Está en la página 1de 4

Consejos para el estudio

El título del presente libro se ha sacado de la


Biblia, del libro de los Hechos de los Apóstoles, capí-
tulo 17, versículo 11, en donde leemos acerca de
unos habitantes de la ciudad de Berea, que “recibie-
ron la Palabra (de Dios) con toda solicitud, escudri-
ñando cada día las Escrituras”.
En efecto, nada hay más importante que conocer
las Santas Escrituras, las cuales le pueden “hacer
sabio para la salvación por la fe que es en Cristo
Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y
útil para enseñar, para redargüir, para corregir,
para instruir en justicia, a fin de que el hombre de
Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda
buena obra” (2 Timoteo 3:13-17).
El objetivo del libro «Cada día las Escrituras» es
ayudarle en su lectura diaria y consecutiva de la
Biblia, la Palabra de Dios. Después de leer en ella la
porción de texto sugerida, estas breves explicacio-
nes o exhortaciones prácticas le servirán para sacar
mayor provecho de su lectura. Recuerde que la
Biblia es una fuente inagotable. Así, con la ayuda
del Señor, usted ciertamente descubrirá en los ver-
sículos que estudie muchos otros tesoros espiritua-
les, además de los que hemos intentado extraer.

De la serie Cada día las Escrituras


© Ediciones Bíblicas – 1166 Perroy (Suiza/Switzerland)
Consejos para el estudio

Cómo emplear este comentario bíblico


1. Es provechoso leer por la mañana, con la mente
reposada. Así usted entenderá y recordará mejor
lo que haya leído. Además, su corazón se fortalece-
rá para la lucha y los afanes del día; usted estará
provisto de “la espada del Espíritu, que es la Pala-
bra de Dios” (Efesios 6:17). Dicha Palabra es “viva
y eficaz, y más cortante que toda espada de dos
filos” (Hebreos 4:12). ¡Cuántas veces experimenta-
rá que la Palabra de Dios es “viva” cuando note
cómo la porción que haya leído por la mañana se
aplica precisamente a sus experiencias del día!
2. Al abrir su Biblia pida a Dios, en una corta ora-
ción, que le ayude a entender lo que Él desea
enseñarle.
3. Lea atentamente en la Biblia la porción diaria
indicada en el encabezamiento de cada página de
«Cada día las Escrituras».
4. Luego hágase por ejemplo las siguientes pregun-
tas: ¿Qué me enseña este pasaje sobre Dios? ¿Qué
me enseña sobre el Señor Jesucristo? ¿Qué pro-
mesas contiene? ¿Me son dados ejemplos a
seguir, órdenes o exhortaciones?
5. No cierre su Biblia, y lea ahora el texto corres-
pondiente en este comentario. Cada vez que vea
una cita bíblica, búsquela en las Escrituras.

De la serie Cada día las Escrituras


© Ediciones Bíblicas – 1166 Perroy (Suiza/Switzerland)
Consejos para el estudio

6. Utilice el espacio libre debajo del texto para ano-


tar referencias, pensamientos, o preguntas con
relación a la porción bíblica estudiada.
7. Si algo le parece demasiado difícil, no se desalien-
te. Siga con su lectura, pues Dios le ayudará a
comprender su Palabra poco a poco.
8. Termine su encuentro con Dios por la oración.
Pídale también que le ayude a poner en práctica
lo que ha aprendido de Su Palabra. Es importan-
te que la lectura de la Biblia sea seguida por la
puesta en práctica de sus enseñanzas.

Tengámoslo siempre presente, ¡la Biblia es la


Palabra de Dios! Cristo es el tema principal de las
Sagradas Escrituras: “Éstas se han escrito para que
creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para
que creyendo, tengáis vida en su nombre” (Evange-
lio según Juan 20:31).
Nadie puede alcanzar la salvación y la vida eter-
na por sus “buenas obras” o sus “méritos”, pues la
Biblia afirma que “no hay justo, ni aun uno… Por-
que no hay diferencia, por cuanto todos pecaron y
están destituidos de la gloria de Dios… La paga del
pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida
eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos
3:10, 22-23; 6:23).

De la serie Cada día las Escrituras


© Ediciones Bíblicas – 1166 Perroy (Suiza/Switzerland)
Consejos para el estudio

Dios ofrece su salvación gratuitamente a todos


los que se arrepientan, confiesen sus pecados y cre-
en en Jesús, el Salvador. “Dios nuestro Salvador…
quiere que todos los hombres sean salvos y vengan
al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:3-4).
¡Que Dios bendiga la lectura de las Sagradas
Escrituras para su alma! ¡Quiera Él que aprenda a
amarlas y, por medio de ellas, a conocer mejor y
amar cada vez más al Señor Jesucristo!
A lo largo de este devocionario se encontrarán las
siguientes abreviaturas:
v. (versículo)
cap. (capítulo)
comp. (comparar con)
sig. (siguiente/s)
A veces aparecen citas sin que se indique a qué
libro de la Biblia se refieren. Por ejemplo: (cap.
14:6). Si anteriormente el autor citó el libro del
Evangelio de Juan, esta referencia indica que se
trata del capítulo 14 y versículo 6 del mismo libro.

De la serie Cada día las Escrituras


© Ediciones Bíblicas – 1166 Perroy (Suiza/Switzerland)