Está en la página 1de 13

HORA SANTA

POR LAS
FAMILIAS
Ave María Purísima…

Por la señal, de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios


Nuestro. En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo. Amén.

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO


Oh Espíritu Santo, si tú le faltas por dentro;
Amor del Padre, y del Hijo, mira el poder del pecado,
cuando no envías tu aliento.
Inspírame siempre
lo que debo pensar, Espíritu Santo,
lo que debo decir, Dame agudeza para entender,
cómo debo decirlo, capacidad para retener,
lo que debo callar, método y facultad para aprender,
cómo debo actuar, sutileza para interpretar,
lo que debo hacer, gracia y eficacia para hablar.
para gloria de Dios,
bien de las almas Dame acierto al empezar,
y mi propia santificación. dirección al progresar,
y perfección al acabar.
Entra hasta el fondo del alma, Amén.
divina luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre, CANTO
Alabanzas
“Es hermoso estar con Él y, reclinados sobre su pecho como el discípulo
predilecto, palpar el amor infinito de su corazón. Si el cristianismo ha de
distinguirse en nuestro tiempo sobre todo por el “arte de la oración”, ¿cómo no
sentir una renovada necesidad de estar largos ratos en conversación espiritual, en
adoración silenciosa, en actitud de amor, ante Cristo presente en el Santísimo
Sacramento?”

Señor: conscientes de que estamos Alma de Cristo


en tu presencia, queremos hacer un
acto de fe en el sacramento de la Alma de Cristo, santifícame.
eucaristía. Cuerpo de Cristo, sálvame.
Por eso hemos entrado en esta Sangre de Cristo, embriágame.
iglesia
Agua del costado de Cristo, lávame.
y nos hemos acercado al tabernáculo,
Pasión de Cristo, confórtame.
donde permaneces día y noche,
¡Oh, buen Jesús!, óyeme.
para ser viático de enfermos y
alimento de los débiles. Dentro de tus llagas, escóndeme.

Te adoramos, te bendecimos y te No permitas que me aparte de Ti.


alabamos por permanecer junto a Del maligno enemigo, defiéndeme.
nosotros, por permitir que te
visitemos, En la hora de mi muerte, llámame.
por poder hablarte, por ser tú Dios Y mándame ir a Ti.
cercano.
Para que con tus santos te alabe.
Te damos gracias por tu palabra, que
Por los siglos de los siglos. Amén.
nos ilumina; por tu eucaristía, que nos
fortalece; por tu amor, que nos salva.
Bendice nuestra familia; haz que CANTO
siempre vivamos unidos en tu amor y
en tu temor. Amen
¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo! ¡Te pido perdón por los que no creen,
no adoran, no esperan, no te aman! (Tres veces).

ACTO DE CONTRICIÓN
Jesús, mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he
cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos he ofendido a
un Dios tan bueno.
Propongo firmemente no volver a pecar y confío que por tu infinita misericordia me
has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna.
Amén.

Oremos:
Dios todopoderoso y eterno, en Cristo tu Hijo has mostrado tu gloria al mundo.
Guía el trabajo de tu Iglesia: Ayúdanos a proclamar tu nombre, a perseverar en la
fe y llevar la salvación a todas las personas.

Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen.

CANTO
ADORACIÓN
Señor Jesús:
Nos presentamos ante ti sabiendo que nos llamas y que nos amas tal como
somos.
"Tú tienes palabras de vida eterna y nosotros hemos creído y conocido que tú eres
el Hijo de Dios" (Jn. 6,69).
Tu presencia en la Eucaristía ha comenzado con el sacrificio de la última cena y
continúa como comunión y donación de todo lo que eres.
Aumenta nuestra FE.
Por medio de ti y en el Espíritu Santo que nos comunicas, queremos llegar al
Padre para decirle nuestro SÍ unido al tuyo.
Contigo ya podemos decir: Padre nuestro.
Siguiéndote a ti, "camino, verdad y vida", queremos penetrar en el aparente
"silencio" y "ausencia" de Dios, rasgando la nube del Tabor para escuchar la voz
del Padre que nos dice: "Este es mi Hijo amado, en quien tengo mi complacencia:
Escuchadlo" (Mt. 17,5).
Con esta FE, hecha de escucha contemplativa, sabremos iluminar nuestras
situaciones personales, así como los diversos sectores de la vida familiar y social.
Tú eres nuestra ESPERANZA, nuestra paz, nuestro mediador, hermano y amigo.
Nuestro corazón se llena de gozo y de esperanza al saber que vives "siempre
intercediendo por nosotros" (Heb. 7,25).
Nuestra esperanza se traduce en confianza, gozo de Pascua y camino apresurado
contigo hacia el Padre.
Queremos sentir como tú y valorar las cosas como las valoras tú. Porque tú eres
el centro, el principio y el fin de todo.
Apoyados en esta ESPERANZA, queremos infundir en el mundo esta escala de
valores evangélicos por la que Dios y sus dones salvíficos ocupan el primer lugar
en el corazón y en las actitudes de la vida concreta.
Queremos AMAR COMO TÚ, que das la vida y te comunicas con todo lo que eres.
Quisiéramos decir como San Pablo: "Mi vida es Cristo" (Flp. 1,21).
Nuestra vida no tiene sentido sin ti.
Queremos aprender a "estar con quien sabemos nos ama", porque "con tan buen
amigo presente todo se puede sufrir". En ti aprenderemos a unirnos a la voluntad
del Padre, porque en la oración "el amor es el que habla" (Sta. Teresa).
Entrando en tu intimidad, queremos adoptar determinaciones y actitudes básicas,
decisiones duraderas, opciones fundamentales según nuestra propia vocación
cristiana.
CREYENDO, ESPERANDO Y AMANDO, TE ADORAMOS con una actitud sencilla
de presencia, silencio y espera, que quiere ser también reparación, como
respuesta a tus palabras: "Quedaos aquí y velad conmigo" (Mt. 26,38).
Tú superas la pobreza de nuestros pensamientos, sentimientos y palabras; por
eso queremos aprender a adorar admirando el misterio, amándolo tal como es, y
callando con un silencio de amigo y con una presencia de donación.
El Espíritu Santo que has infundido en nuestros corazones nos ayuda a decir esos
"gemidos inenarrables" (Rom. 8,26) que se traducen en actitud agradecida y
sencilla, y en el gesto filial de quien ya se contenta con sola tu presencia, tu amor
y tu palabra.
En nuestras noches físicas y morales, si tú estás presente, y nos amas, y nos
hablas, ya nos basta, aunque muchas veces no sentiremos la consolación.
Aprendiendo este más allá de la ADORACIÓN, estaremos en tu intimidad o
"misterio".
Entonces nuestra oración se convertirá en respeto hacia el "misterio" de cada
hermano y de cada acontecimiento para insertarnos en nuestro ambiente familiar y
social y construir la historia con este silencio activo y fecundo que nace de la
contemplación.
Gracias a ti, nuestra capacidad de silencio y de adoración se convertirá en
capacidad de AMAR y de SERVIR.
Nos has dado a tu Madre como nuestra para que nos enseñe a meditar y adorar
en el corazón. Ella, recibiendo la Palabra y poniéndola en práctica, se hizo la más
perfecta Madre.
Ayúdanos a ser tu Iglesia misionera, que sabe meditar adorando y amando tu
Palabra, para transformarla en vida y comunicarla a todos los hermanos.
Amén.
OFRECIMIENTO
Por las parejas casadas, Por los padres y los abuelos, Por los niños, Por los que
no están casados, para que las sociedades protejan y amparen la vida familiar, y
reconozcan la dignidad única de la familia como célula fundamental de la sociedad
humana.

Por las familias:


Señor te pedimos para que te hagas presente señor en ellas y seas su señor y
salvador, derrama tu amor para que sepamos dialogar, entendernos, ayudarnos y
acompañarnos para sostenernos en el duro caminar de la vida. Que en cada
hogar halla amor, perdón, sabiduría y comprensión. Que tu señor seas la luz en
cada familia y que podamos unirnos para orar y pedir por cada una de nuestras
necesidades y también agradecerte por todo lo que nos das día a día.

Respondemos “Sagrada familia de Nazaret testimonio de fe, Bendícenos…”


 Por los hijos herederos de la fe: Señor, te encomendamos nuestros hijos,
que son los herederos de nuestra fe. Ayúdalos para que reciban esta
herencia con un corazón dispuesto. Que vivan la Fe en ti, siendo tu Señor
el centro de sus vidas.

 Por los abuelos, padres y sacerdotes trasmisores de la fe: Señor, te


pedimos por los padres, abuelos y sacerdotes, para que al igual que el
anciano Simeón se dejen guiar por tu Santo Espíritu, en la importante tarea
de la transmisión de la fe a las familias.

 Por los oprimidos la pobreza y la economía de las familias: Te pedimos


Señor por las familias de Nicaragua y del mundo entero, que están en estos
momentos pasando diferentes necesidades.

 Restaura Señor en cada una de ellas su economía, para que en tus fuerzas
señor logremos salir adelante, con mucha fe y obedientes a ti, como José y
María fueron obedientes a tu palabra.
 Por la salud y que termine esta pandemia que afecta al mundo entero: Por
la salud del mundo entero y la liberación de esta pandemia covid 19,
heredando una buena salud física y espiritual a toda la humanidad.

 Por las necesidades de todos los presentes, Consagremos a todos nuestros


familiares, perseguidores y enfermos al corazón inmaculado de María para
que ella los bendiga.

Se puede agregar más peticiones.

Reparemos el Corazón de Jesús


Todos:
Cuerpo y Sangre de Jesús, os quiero, os amo y os adoro. Os pido perdón y
misericordia por todos los sacrilegios cometidos. (Tres veces).

Oremos todos unidos


Oh Dios que quisiste que en la Sagrada Familia viéramos el modelo de toda la
familia cristiana, te pedimos por todas las familias del mundo para que a ejemplo
de ella tengamos a Dios en el primer lugar y que todo este subordinado a él. Que
el sufrimiento familiar sea abrazado con profundo espíritu de fe y de esperanza.
Que las asperezas y duras vicisitudes de la vida no turben la armonía familiar, que
todo se considere a la luz de Dios porque Jesús es el centro de nuestros afectos,
que dirigidos por el Espíritu seamos dóciles a sus mociones para hacer en todo la
voluntad de Dios en todas nuestras familias. Amén.

CANTO
ACCIÓN DE GRACIAS:
Llenos de agradecimiento expresemos algunas de las muchísimas cosas con las
que Dios ha bendecido a la humanidad por medio de las familias.
Demos gracias al Señor por su designio sobre la vocación y la misión de las
familias, por ser el lugar propicio donde se confeccionan las vocaciones, y por lo
que representan en la vida de la humanidad y de la sociedad.

Respondemos diciendo: Te damos gracias, Señor.

 Padre, Hijo y Espíritu Santo, Familia Divina; por brindarnos hoy la


oportunidad de contemplar tu imagen en la familia, por todo lo que nos
permites ver de Ti en ella.

 Te damos gracias porque los esposos forman una sola carne al unirse en
matrimonio, convirtiéndose en los padres que orientan y educan a sus hijos
para que lleguen a Ti, en el camino de la vida, mediante la oración, la
participación en la eucaristía y el ejemplo de fe, esperanza y amor a Dios.

 Te damos gracias por las familias que saben acoger con amor generoso a
sus hijos, por su esfuerzo en educarlos en los valores del amor, el perdón y
la paz, y guiarlos hacia ti.

 Te damos gracias por las esposas y los esposos que unen


irrevocablemente su destino en una relación de recíproca entrega, al
servicio de la comunión y de la vida.

 Te damos gracias por las familias que son comunidad de amor y vida a
semejanza Tuya y que irradian a los demás tu presencia al vivir el
Evangelio en el interior de la familia, en su trabajo y en la sociedad.

 Te damos gracias por las familias que viven fieles a ti en medio del
sufrimiento y la separación de sus miembros.
 Te damos gracias por las familias que rezan el rosario, para bien propio y
de la humanidad, que saben que en María tienen a una Madre que los
guías hacia su Hijo Jesús.

BENDICIÓN
V/. Les diste el Pan del Cielo.
R/. Que contiene en sí todo deleite.

Oremos.
Oh Dios, que en este Sacramento admirable nos dejaste el memorial de tu Pasión.
Concédenos venerar de tal modo los misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que
experimentemos continuamente en nosotros los frutos de tu redención. Que vives
y reinas por los siglos
de los siglos. - Amén.

CANTO

Letanías
Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero
Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del
Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el Nombre de María, Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo Esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.
JACULATORIAS
V. Jesús manso y humilde de corazón,
R. haz mi corazón semejante al tuyo.
V. Sagrado Corazón de Jesús,
R. en Vos confío.

Todos
¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo! ¡Te pido perdón por los que no creen,
no adoran, no esperan, no te aman! (Tres veces).
Alabemos al Santísimo Sacramento del altar,
y a María concebida, sin pecado original.

En los cielos y en la tierra sea por siempre alabado,


el corazón amoroso de Jesús Sacramentado.

Vuestro cuerpo sacrosanto benignísimo Señor,


prenda sea que nos una hasta la eternidad.

Infinitamente sea alabado, mi Jesús Sacramentado.


Infinitamente sea alabado, mi Jesús Sacramentado.
En los cielos y en la tierra por siempre sea alabado, mi Jesús Sacramentado.

ORACIÓN A LA SAGRADA FAMILIA

Jesús, María y José en ustedes contemplamos el esplendor


del verdadero amor,
a ustedes, confiados, nos dirigimos.
Santa Familia de Nazaret, haz también de nuestras familias lugar de comunión y
cenáculo de oración, auténticas escuelas del Evangelio y pequeñas iglesias
domésticas.
Santa Familia de Nazaret, que nunca más haya en las familias episodios de
violencia, de cerrazón y división; que quien haya sido herido o escandalizado sea
pronto consolado y curado.
Santa Familia de Nazaret, haz tomar conciencia a todos del carácter sagrado e
inviolable de la familia, de su belleza en el proyecto de Dios.
Jesús, María y José, escuchad, acoged nuestra súplica. Amén.

Jesús José y María


os doy mi corazón y el alma mía
Jesús, José y María
asistidme en mi última agonía.
Jesús, José y María
con Vos descanse en paz el alma mía.

“Estoy seguro de que, así como san José protegió y defendió de los peligros
a la Sagrada Familia, así también los defiende, los cuida y los acompaña a
ustedes. Y con él, también Jesús y María, porque San José no puede estar
sin Jesús y María” (Papa Francisco)
Oración por la familia
Que ninguna familia comience en La familia comience sabiendo por qué
cualquier de repente, Que ninguna y donde va y que el hombre retrate la
familia se acabe por falta de amor. gracia de ser un papá.
La pareja sea el uno en el otro de La mujer sea cielo y ternura y afecto y
cuerpo y de mente y que nada en el calor y los hijos conozcan la fuerza
mundo separe un hogar soñador. que tiene el amor.
Bendecid oh Señor las familias,
Amén.
Que ninguna familia se albergue
debajo del puente y que nadie Bendecid oh Señor la mía también.
interfiera en la vida y en la paz de los
dos. Bendecid oh Señor las familias,
Amén.
Y que nadie los haga vivir sin ningún
horizonte y que puedan vivir sin temer Bendecid oh Señor la mía también.
lo que venga después.
Que marido y mujer tengan fuerza de La mujer sea cielo y ternura y afecto y
amar sin medida y que nadie se vaya calor y los hijos conozcan la fuerza
a dormir sin buscar el perdón. que tiene el amor.
Que en la cuna los niños aprendan el
don de la vida, la familia celebre el
milagro del beso y del pan. Bendecid oh Señor las familias,
Amén.
Que marido y mujer de rodillas
contemplen sus hijos, que por ellos Bendecid oh Señor la mía también.
encuentren la fuerza de continuar. Bendecid oh Señor las familias,
Y que en su firmamento la estrella Amén.
que tenga más brillo pueda ser la Bendecid oh Señor la mía también
esperanza de paz y certeza de amar.
Bendecid oh Señor la mía también.
La familia comience sabiendo por qué
y donde va y que el hombre retrate la
gracia de ser un papá.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria al Padre …