Está en la página 1de 4

Ecuación

Saltar a navegación, búsqueda


Una ecuación es una igualdad entre dos expresiones algebraicas, que se denominan
miembros de la ecuación. En ella aparecen números y letras (incógnitas) relacionados
mediante operaciones matemáticas.

En muchos problemas matemáticos, las condiciones del mismo se expresan en forma


de una o más ecuaciones. Se llama solución de la ecuación a cualquier valor de las
variables de la ecuación que cumpla la igualdad; es decir, a cualquier elemento del
conjunto de números o elementos, sobre el que se plantea la ecuación, que cumpla la
condición de satisfacer la ecuación (hacer válida la identidad).
Al igual que en otros problemas matemáticos, es posible que ningún valor de la
incógnita haga cierta la igualdad, como también puede que todo valor posible de la
incógnita cumpla la igualdad. En este último caso, estas expresiones se llaman
identidades. Si en lugar de una igualdad se trata de una desigualdad entre dos
expresiones matemáticas, se denominará inecuación.
Una ecuación funcional es una ecuación en la que las constantes y variables que
intervienen no son números reales sino funciones. Si en la ecuación aparece algún
operador diferencial se llaman ecuaciones diferenciales.
Ecuación polinómica
Una ecuación polinómica es una igualdad entre dos polinomios. Realizando las
mismas transformaciones y en el mismo orden, en los dos miembros de la ecuación,
puede conseguirse que uno de ellos se reduzca a cero, razón por la cual se suele
considerar que una ecuación polinómica es aquella que en el primer miembro aparece
un polinomio y en el segundo aparece el cero. Ejemplo:

sumando 2xy en ambos miembros, obtenemos:

Ecuación de primer grado [editar]


Se dice que una ecuación es de primer grado cuando la variable (x) no está elevada a
ninguna potencia, es decir, su exponente es 1.
Una ecuación de primer grado tiene la forma canónica:

con a diferente de cero.


Su solución es la más sencilla:
Resolución de ecuaciones de primer grado [editar]
Dada la ecuación:

1- Transposición:
Primero, se agrupan los monomios que poseen la variable x en uno de los miembros de
la ecuación, normalmente, en el izquierdo. Podemos hacerlo teniendo en cuenta que:
Si sumamos (o restamos) un mismo monomio (o número) en los dos términos, la
igualdad no varía.
En términos coloquiales, se suele decir: si el número está sumando (Ej: +9), pasa al
otro lado restando (-9); y si el número está restando (Ej: -6), pasa al otro lado
sumando (+6)
La ecuación quedará así:

Como puede verse, todos los términos que poseen la variable x han quedado en el
primer miembro (a la izquierda del signo igual), y todos los números enteros han
quedado en el segundo miembro (a la derecha).
2- Simplificación:
El siguiente paso es convertir la ecuación en otra equivalente más simple y corta.
Realizamos la simplificación del primer miembro:

Y simplificamos el segundo miembro:


La ecuación simplificada será:

3- Despejar:
Ahora es cuando llegamos al objetivo final: que la variable quede en un término de la
igualdad.
Si multiplicamos por un mismo monomio (o número) en los dos términos, la
igualdad no varía.
En términos coloquiales: si el número está multiplicando (Ej: ·2), pasa al otro lado
dividiendo (en forma fraccionaria) (n/2) (el número pasará sin cambiar el signo).
Si dividimos entre un mismo monomio en los dos términos, la igualdad no varía.
En términos coloquiales: si el número está dividiendo (expresado en forma
fraccionaria) (Ej: n/5), pasa al otro lado multiplicando (·5) (el número pasará sin
cambiar el signo).
Coloquialmente: en la ecuación, debemos pasar el número 95 al otro lado y, como está
multiplicando, pasa dividiendo (sin cambiar de signo):

Se comprueba que el ejercicio está teóricamente resuelto, ya que tenemos una igualdad
en la que x equivale al número 525/95. Sin embargo, debemos simplificar.
Resolvemos la fracción (numerador dividido entre denominador) en caso de que el
resultado diera exacto; si diera decimal, simplificamos la fracción y ése es el resultado.
En la ecuación, vemos que el resultado de la fracción es decimal (525:95 =
5,5263157894737)
por tanto, simplificando, la solución es:

Resolución de ecuaciones de primer grado: problema [editar]


Pongamos el siguiente problema: número de canicas que tengo más tres es igual al
doble de las canicas que tengo menos dos. ¿Cuántas canicas tengo? El primer paso para
resolver este problema es expresar el enunciado como una expresión algebraica:

Se prodría leer así: X número de canicas + 3 canicas es igual a 2 por el número x de


canicas menos 2 canicas.
El enunciado está expresado, pero no podemos ver claramente cuál es el valor de x; para
ello se sigue este procedimiento:

Primero se pasan todos los términos que dependen de x al primer miembro y los
términos independientes al segundo. Para ello tenemos en cuenta que cualquier término
que se cambia de miembro cambia también de signo. Así obtenemos:

Que, simplificado, resulta:

Esta expresión nos lleva a una regla muy importante del álgebra, que dice que si
modificamos igualmente ambos miembros de una ecuación, el resultado es el mismo.
Esto significa que podemos sumar, restar, multiplicar, dividir, elevar y radicar los dos
miembros de la ecuación por el mismo número, sin que ésta sufra cambios. En este
caso, si multiplicamos ambos miembros por -1 obtendremos:

El problema está resuelto.


Ecuaciones de segundo grado [editar]
Todas las ecuaciones de segundo grado tienen dos soluciones (una a veces, que se repite
con la otra). Para la resolución de ecuaciones de segundo grado tenemos que distinguir
entre tres tipos distintos de ecuaciones:
Ecuaciones de la forma ax² + c = 0 [editar]
Este tipo de ecuaciones son las más sencillas de resolver, ya que se resuelven igual que
las de primer grado. Tengamos por ejemplo:

Pasamos -16 al segundo miembro

Ahora pasamos el exponente al segundo miembro, haciendo la operación opuesta; en


este caso, raíz cuadrada

La ecuación ya está resuelta


Ecuaciones de la forma ax² + bx = 0 [editar]
Tengamos:

En este tipo de ecuaciones, lo primero que hacemos es declarar x como factor común de
ambas expresiones:

Esta expresión es una multiplicación cuyo resultado es 0; por lo tanto, uno de los
factores tiene que ser igual a 0. Así que, o el primer factor (x)00 es igual a cero (ésta es
la primera solución), o:

Por lo tanto, las dos soluciones válidas para esta ecuación son 0 y -3.

Ecuaciones de la forma ax² + bx + c = 0 [editar]


Si tenemos la ecuación cuadrática:
Para resolver ecuaciones cuadráticas utilizamos la fórmula general:

Si sustituimos las letras por los números, siendo:


a = coeficiente de la incógnita elevada al cuadrado.
b = coeficiente de la incógnita elevada a uno.
c = coeficiente de la incógnita elevada a cero (el número libre).

A partir de esta fórmula obtenemos las soluciones de esta ecuación, que son: -2 y -3
Si el resultado obtenido dentro de la raíz es un número negativo, las soluciones son
números imaginarios.
Método II
También podemos resolver ecuaciones cuadráticas del siguiente modo:
Si hallamos dos números que sumados resultan igual a b, y multiplicados son igual a c,
la expresión:

es equivalente a:

siendo m y n los dos valores (o raíces) de la expresión.


En el ejemplo anterior, m = -2 y n = -3, puesto que: 2 + 3 = 5 y 2 x 3 = 6.
luego, la igualdad:
es equivalente a:

Demostración
Partiendo de la iguldad:
operando, obtenemos:
Luego, para a = 1, resulta:

m y n son dos números que sumados resultan igual a b, y multiplicados son igual a c.