Está en la página 1de 5

PLAN DE ACCIÓN PARA DAR SOLUCIÓN AL CONFLICTO

SOCIO-POLÍTICO EN COLOMBIA.

Mateo Enrique Hernández Pedraza


Abril 2020.

Universidad ECCI.
Bogotá. D.C.
Catedra para la Paz.
Hace 120 años inició la Guerra de los Mil Días, la última y más cruenta guerra civil del
siglo XIX en Colombia (Ochoa, 2019). Este conflicto enfrentó a liberales y
conservadores y dejó un saldo de 100.000 muertos, una crisis económica y la separación
definitiva de Panamá en 1903.Dicha guerra se disputo entre 1899 a 1902. El problema
inicio por inconformidades y enfrentamientos entre el partido liberal y el gobierno del
partido nacional. Otros factores que intervienen para que se desarrolle una guerra fueron
el mal manejo del presidente Manuel Antonio San clemente, y el desorden económico
que se presentaba en la época. La guerra estalla en Santander donde se genera la primera
batalla a cargo de Pablo Emilio Villar, luego de esto se desatan distintas confrontaciones,
algunas de las más sangrientas son la batalla de Peralonso (los liberales ganan esta
confrontación), y la batalla de Palo Negro, la cual deja un saldo de 4000 muertos. A pesar
de que el partido liberal gano una de las batallas más importantes, su ejército se debilito y
terminaron derrotados. Por ello Rafael Uribe busca la paz por medio del tratado de
Wisconsin.
Panamá y su separación de Colombia se centran en el contexto de la construcción del
canal interoceánico de Panamá, mostrando el desarrollo del conflicto en el Istmo a partir
de la intervención de Estados Unidos y la presencia de tropas provenientes del interior de
Colombia.

Teniendo en cuenta el contexto anterior, es importante proponer otra solución viable al


conflicto, considerando que el tratado que se firmó dio fin a la guerra paulatinamente,
pero genero diferentes problemas y pérdidas para Colombia. Si se desarrolla un análisis
de los diferentes tratado de paz por los cuales ha pasado Colombia, se evidencia un
margen de error. El cuál es la falta de cumplimiento de los puntos establecidos, en la
mayoría de tratados se ponen varios puntos sobre la mesa y se espera que se le dé
cumplimiento a todos. Sin embargo cuando se barca mucho y se pretende dar solución a
conflictos de décadas es complicado que las partes cumplan lo acordado en tiempo
record. Por ello los involucrados terminan volviendo a lo de antes, debilitando el proceso
que se había generado.

Una solución viable, para evitar lo mencionado anteriormente es generar un proceso de


paz por etapas. Esto hace referencia a exponer lo deseado por partes y con cambios
pequeños para cada uno de los involucrados en el proceso. Un proceso por etapas puede
llegar a ser más efectivo, porque el margen de error se minimiza y es posible corregir las
falencias o problemas que surjan a medida que se van estableciendo objetivos y las partes
comienzan a encaminar su visión a él bien común. En una primera instancia frenar la
violencia y permitir a los grupos exponer el porqué de sus acciones sin enfrentarse de
manera agresiva, porque se busca un punto neutral para dar inicio a mesas de
concertación y análisis en búsqueda de la paz y soluciones a los problemas que causaron
que desatara una guerra. Dentro de los procesos de paz es importante que intervengan
mediadores externos que sean neutrales e imparciales, esto permitirá un desarrollo pulcro
de las negociaciones. Estos procesos deben estar sujetos a verificación por parte de
organizaciones externas como la ONU, la cual se encarga de velar por los derechos
humanos y fomentar las relaciones de paz entre naciones.
Para que sea un plan de acción completo y efectivo se aplicaran cinco fases. En la
primera se establecerá aquello que es primordial, como el cese al fuego y el reintegro de
las personas a sus lugares de origen, luego se establecerán mesas de diálogo para que se
desarrollen y se expongan los puntos de cada parte, establecer objetivos y metas claras a
cumplir en determinado tiempo. Objetivos como una nueva democracia en la cual la
participación sea equitativa y exista la transparencia electoral, promover la participación
de las personas para evitar que el poder se centre en un gremio específico y este no
cumpla ni acate las demás opiniones de los interesados. Por otro lado, entender que
políticas son beneficiosas para el país y sus comunidades; porque en muchas ocasiones se
promueven proyectos en los cuales Colombia por ubicación y desarrollo no le benefician,
y se dan mejores oportunidades a países extranjeros de aprovechar esos proyectos.
Cuando se cumpla el tiempo establecido, confrontar nuevamente a las partes, las cuales
deberán exponer de qué forma se dio cumplimiento a lo acordado y los beneficios que
trajo (teniendo en cuenta que se busca que los objetivos apunten a un cese al fuego, y una
vida mejor para los involucrados).
A partir de las mejoras iniciar la segunda fase en la cual, la búsqueda de equidad y
reintegración a una vida pacífica y civilizada es primordial. Para que se genere una
reintegración; ambas partes deben crear los espacios para ayudar y formar a aquellas
personas que por la guerra han perdido oportunidades; espacios de educación, enseñanza
de diferentes oficios los cuales promuevan el desarrollo personal de la persona y sea
capaz de ser una persona productiva en la sociedad. También es importante una sincera
disculpa de ambas partes por las muertes y pérdidas materiales que han generado los
enfrentamientos. En muchas ocasiones pensamos que el perdón no es importante en estos
procesos, pero es esencial debido a que muchas luchas se han generado debido a
problemas mínimos que no se han llegado a resolver, incluso a partir del rencor y la furia
se pueden generar conflictos más grandes, que afectan a más personas. Esta segunda fase
requiere de tiempo debido a la gran cantidad de secuelas y consecuencias que genera una
guerra, por ello debe establecerse pasos claros dentro de las discusiones entre ellos el
respeto y la dignidad sin importar el partido político al cual pertenezca la persona; porque
se busca una solución para ambas partes, y se deben brindar los mismos beneficios al
momento de negociar, siempre y cuando cumplan con los derechos humanos y las leyes
de la nación.
En la tercera fase de este proceso ya se debe reflejar el fin de la guerra, a pesar de
establecer un gran acuerdo de paz, van a seguir existiendo consecuencias, pero la idea es
minimizarlas y evitar que estas transciendan. En esta etapa se establecen acuerdos a
futuro los cuales deben cumplirse a pesar de que cambien los gobiernos. Es importante
que aquellas personas que cometieron delitos de cualquier índole, sean conscientes que
deben pagar de alguna forma ante la sociedad, porque los afectados no aceptaran una
reincorporación de las personas sin que estas se revindiquen de alguna manera. Por lo
general las personas son juzgadas y enviadas a la cárcel cierta cantidad de años
dependiendo del delito que hayan cometido. Una propuesta para evitar que la persona
pierda años de vida en una cárcel es que esté pagando su condena, pero a la vez se
imparta una educación en las cárceles. En diferentes ocasiones están personas también
tienen enseñanzas para dar y en el pasado fueron productivos en algún oficio, por lo cual
pueden aprovechar el tiempo y reincorporarse gradualmente a una sociedad.

En la cuarta fase se deben dar importancia al patrimonio material de las personas que en
esta guerra se generaron grandes pérdidas de cultivos, los animales murieron en los
enfrentamientos. Por ello s iniciar la reconstrucción agrícola, la cual es fundamental en el
desarrollo de un país y genera múltiples empleos, y la reactivación económica.
Igualmente realizar un mapeo de las especies de fauna y flora, que se vieron afectadas
para contribuir en su recuperación y bienestar a futuro. Para este momento muchas
familias serán damnificadas de la guerra, no tendrán una vivienda propia, por ello generar
un proceso de reasignación de tierras para que puedan construir viviendas y dedicarse a
sus actividades ya sean de agricultura, ganadería, etc…
Es importante brindar el apoyo necesario a estas familias, y a las personas que
colaboraron con su liderazgo para organizar a las masas a dar fin al conflicto, velar por la
vida de aquellos líderes; evitar que se produzcan atentados en contra de ellos, por parte de
las personas que no están a favor de un tratado de paz.

En términos generales este proceso no tendrá un fin definitivo porque siempre se


generaran dudas acerca de diferentes temas en cuanto a lo que sucedió durante la guerra.
Por ello la quinta fase es ese punto en el cual ya se ha terminado la guerra en un contexto
específico, pero no se ha dado claridad a todos los procesos aún. En esta última fase se
busca que entidades externas y los involucrados en el proceso analicen los beneficios que
les ha traído, el fin de la guerra. También se evalúa que consecuencias se han superado de
manera satisfactoria, y cuales todavía deben ser puestas en consideración para terminar
con ellas. Si al final de la guerra de los mil días se hubiera aplicado un plan por fases para
enfocarse punto por punto de manera organizada, es posible que se generara una
reacción rápida y eficaz para evitar la pérdida de Panamá, asumir de manera responsable
la construcción del canal y apropiarnos de los proyectos, hubiera permitido que Panamá,
actualmente fuera parte de Colombia. Por último es importante entender que los procesos
de paz están llenos de incertidumbre y altibajos, que como se menciona al principio es un
proceso largo y con dificultades. Por ello se deben crear estrategias para evitar la
integración de grupos que atenten contra el proceso o generen que las personas que ya se
habían incorporado cambien de opinión y vuelvan a ser parte de las comunidades y
grupos que deciden utilizar las armas y la violencia para contrarrestar políticas e ideales
con los cuales no están de acuerdo. Es importante aclarar que aquellos puntos que
todavía faltan por cumplirse deben tener justificaciones claras del porque no se han
generado los procesos y evitar discusiones en cuanto a puntos que no se cumplieron,
llegar a un acuerdo y dar cumplimento en el menor tiempo posible. Dentro de los
diálogos pueden surgir algunas consideraciones más personales en cuanto a peticiones de
las personas, debe incorporarse un espacio de concertación y diálogo para brindar apoyo
a este tipo de peticiones o consideraciones; dando la importancia que cada actor
involucrado se merece. La paz es un derecho de todos, por medio del dialogo es posible
llegar a la concertación y establecer equidad.
A partir de lo anterior se concluye que, para la realización de un tratado de paz se
requiere de toda una infraestructura de apoyo para que pueda realizarse correctamente, en
la que detalles aparentemente sin importancia juegan un papel determinante para que los
delegados que participan en ella se sientan en comodidad para entablar las
conversaciones que se requieren. Lo óptimo en un proceso es contar con pocos actores.
Pero no siempre es así y a veces hay que negociar con una multiplicidad de ellos. Ocurre
en ocasiones que un actor se divide en facciones cuando entra a negociar, normalmente
porque hay personas que quieren sacar provecho de la negociación y quieren mantener
parcelas de poder, aunque sea mediante el uso de las armas.  Dado que los conflictos
internos suelen tener una dimensión regional ya sea por el comercio de armas en la
zona, o por la generación de personas que han de refugiarse en los países vecinos, es
habitual que los países vecinos tomen parte del conflicto y mantengan posturas
hostiles. Ese es otro de los riesgos de un proceso. Por último es importante comprender
que ambas partes entran en un proceso de paz en búsqueda de garantías muy específicas
las cuales a medida que avance el proceso se podrán flexibilizar, para llegar a un punto
neutral y lograr esa paz tan anhelada. Tener claro que un proceso de paz no evitara
futuras guerras ni distinciones entre partidos políticos pero se tendrá una experiencia de
cómo es posible solucionar conflictos sin llegar a instancias extremistas, ni generar
destrucción y estancar la producción de un país el cual todavía cuenta con secuelas de
diferentes guerras y enfrentamientos que se han desarrollado a lo largo de la historia de
nuestro país.

Bibliografía.

CNMH. (11 de Marzo de 2015). Centro de memoria historica. Obtenido de


https://centrodememoriahistorica.gov.co/tag/acuerdos-de-paz/
Colombia, C. d. (2 de Enero de 2016). Cartilla ABC del acuerdo final. . Obtenido de
https://www.cancilleria.gov.co/sites/default/files/cartillaabcdelacuerdofinal2.pdf
Delgado, L. (1970). Ecured. Obtenido de https://www.ecured.cu/Guerra_de_los_mil_d
%C3%ADas_(Colombia,_1899-1902)#:~:text=La%20Guerra%20de%20los
%20Mil%20D%C3%ADas.,como%20un%20departamento%20de%20Colombia.
Fisas, V. (1 de Febrero de 2010). Escolaapu. Obtenido de
https://escolapau.uab.cat/img/qcp/introduccion_procesos_paz.pdf
la Línea Conflicto, P. y.-P. (Enero de 2019). Pares. Obtenido de
https://pares.com.co/2019/01/04/procesos-de-paz-en-colombia/
Meto, J. O. ( 10 de Diciembre de 2016). Revista de economía institucional . Obtenido de
http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0124-
59962016000200019
Paz., O. d. (1 de Junio de 2016). Oficina del alto Comisionado para la Paz. Obtenido de
http://www.odc.gov.co/Portals/1/Docs/acuerdo_final_paz.pdf

También podría gustarte