Está en la página 1de 187

Pedro Andrés de Velasco

DEVOCIONARIO
D E S. J U A N N E F O M U C E N O .
CONTIENE

U N T R I D U O , U N Q U IN A R IO ,
DOS N OVEN AS,

Y OTRAS DEVOCIONES
QUE INSERTO

EN L A V I D A P E ESTE SANTO
$ L DOCTOR

F x , D, P E D R O A N D R E S D E V E L A S C O ,
Caballero del Hábito de San Juan^ Maestro
en A rtes, Doctor en Sagrada Teología $
Examinador y Teólogo de la Nun­
ciatura de España t & c.

SEGUNpA EDICION,

MADRID, EN I A IMPRENTA REAI,,


DEVOCIONARIO
DE

SA N JU AN NEPOM ÜCEN O.
IN D ICE
BE L A S D E V O C IO N E S .

A d v erten cia . Pag· 5


Triduo, esto es, devocion de
tres dias á honor de S . Juan
Nepomuceno. ' g
Quinario, ó devocion para cinco
dias en honor del Santo. 43
Novena de S . Juan Nepomuceno. 5 a
Devocion especial para los
Miércoles. 75
Oración á honra del Santo pa­
ra todos los días. 80
Otra Novena para los Miérco­
les. 83
Tres devotos suspiros d la in­
corrupta lengua de S . Juan
Nepomuceno. 105
Oficio y Preces del Santo. 113
Encomios y Preces en Latin. 128
Oficio de S . Juan Nepomuceno
traducido al Castellano, p a -
ra consuelo de los que no en­
tienden el Latín. 133
Encomios y Preces al Santo,
que se -usan decir en toda ,
; ^Alemania. 148
Gozos del Santo. 153
Himno Latino. 159
Otro id. 162
Un suspiro en el mismo idioma. 164
Epítome de la Vida , también
' en verso Latino. 168
Oraciones Latinas á la Santí-
-·. sima Trinidad. 180
Otra id. al Santo. 183
E L A U T O R .. 3

-I D escando extender la devocion de


San Juan Nepomucem, be procu­
rado recoger diferentes Devociona­
rios , Novenas y Versos que se han
impreso en distintas Provincias y
Rey nos 5 y traduciéndolos al Caste­
llano .los pongono obstante no sa­
ber los nombres de algunos de sus
Autores, los que expresara á te-
ner individual noticia de ellos. De
la Novena impresa en México so­
lo se escribe que está compuesta
por un Religioso Mercenarioj y de
la de Lisboa que es de un Carme-
lita Descalzo. E l Triduo (que es
el primero) le compuso é imprimió
en Roma el ano de 1729 el Padre
Don Gabriel de Valenzuela, Pro­
curador general de las Misiones de
su Religión de Padres Clérigos Re­
glares de San Pablo, E l Quinario
A 2
4
se ha saf ado, de la V id a que salió
á luz en Valencia hacia el año de
I ?r35? y €uy° Áutor dice traduxo
de la que escribió en Italiano el Pa­
dre Galluzzu L a Vida en verso¿
Oficio, Himnos, y demas Oraciones
Latinas, son de Don Juan Be ele-
vos ley, Crucifero de la Orden M i­
litar de la Estrella-roxa, impresas
en la antigua Praga el año de 1^08.
JM o hay duda que la preparación
para celebrar las fiestas de los San­
tos , en los quales se honra á Dios,
es para todos mas fructuosa , quan-
do se hacen aquellas tres cosas que
proponen todos los Padres espiri­
tuales, y á su · imitación propon­
go yo aquí ahora brevemente. L a
primera es , que ántes de hacer al­
gún Triduo ó N oven a, cada uno
debe determinar en su ménte la
gracia que desea conseguir; y si
es temporal, la pida condicional­
mente, es á saber, como sea para
mayor gloria de Dios y salvación
de su alm a; y siempre añada la pe­
tición de alguna gracia espiritual,
6
corno seria el librarse de algún vi­
cio, ó tentación mas dominante , el
conseguir alguna luz y auxilio mas
importante, ó para elegir estado,
ó para mantenerse en gracia en el
y a elegido j ó para una nueva y
mejor vida en lo venidero.
L a segunda cosa qué se ha de
advertir es, que las Novenas, Qui­
narios y Triduos se pueden tam­
bién hacer en qualquíer tiempo
del año, y principalmente quando
uno se halla en alguna grave ne­
cesidad de obtener alguna gracia
particular, y algún especial auxi­
lio dé Dios por el mérito de sus
Santos. Y si alguno estando énfer-
m o , ú de otra manera impedido,
no pudiese poner en execucion t o - ’
das aquellas cosas que aquí se en­
cargan al devoto , podrá suplir por
medio de o tro s, prometiendo él en
el ínterin executarlo todo luego
que esté bueno, en acción de gra-
<?ias por el favor que hubiere reci­
bido.
La tercera finalmente, que quien
en jugar del Triduo quisiese hacer
la N ovena, podrá cada tres dias re­
petir las mismas devociones; pero
advierta que las meditaciones y con­
sideraciones no se han; de leer de
paso, sino con toda la posible apli­
cación y atención, haciendo breves
pausas, y las debidas reflexiones so­
bre cada uno de los puntos, para sa­
car aquel fruto que cada uno en par­
ticular conocerá ser mas conve­
niente y necesario á la salvación
y provecho de su alma. Asegúre­
se, que el Espíritu Santo no de-
xará de asistirle con su luz y con
su g ra c ia : y asi para este fin ántes
de comenzar la oracíon, ó el san­
to exercicio, poniéndose en presen­
cia de Dios con un acto de fe , de
adoracion, y súplica, se encomen­
dará á nuestro Señ or, como tam-
bien á la Virgen Santísima y á ’sú
Santo Angel de guard ia, diciendo:

Spiritus Sanctl gratia üluminet


Sensus et corda nostra.
Maria Mater Sapientice
D oce, illumina, et rege me.
Angele D ei, qtti custos es mei.
Me illumina, custodi
Rege et guter na. Amen.
TRIDUO,
ESTO ES,

D E V O C IO N D E TRES D IA S

k HONOR

DE S. J U A N N E P O M U C E N O ,

LA QUAL

Deben comenzar sus devotos el dia 13


de 'Mayo, celebrándose sil fiesta el 16,
que es ei Aniversario de su glo­
riosa muerte.

D IA P R IM E R O .
N o se puede dudar que en este
gran Santo Juan N e p o m u c e n o flo-
reoiéron grandemente todas las vir­
tudes morales, que los Santos P a­
dres desean en todos los que si­
10
guen á Christo, y especialmente en
sus inmediatos Ministros los Sacer­
dotes ; pero Jas, que: le hacen mas
glorioso y admirable, son á mi pa­
recer las mayores y mas principa­
les de todas} es á saber, la F e,
Esperanza r y ;€aridad , que co­
mo piedras mas resplandecientes y
particulares, componen con la s de­
mas virtudes una preciosa corona
á su santidad. Estas, pues, virtu­
des teologales se proponen á to­
dos sus devotos, para que en estos
tres dias las consideren, y siempre
las imiten*

DE L A F E D EL SAN TO .

PRIMER P U N T O

PARA LA MAÑANA·

P u e s t o en la presencia de Dios,
y adorando la Santísima Trinidad,
como arriba se há apuntado, & c . ,
Considera, que la F e , la qual
en el humano entendimiento es lus
de la divina L u z, -fundamento de
la Religion Christiana, columna de
las virtudes, y raíz de todas las
buenas obras , admirablemente res^
plandeció en el alma y en la men­
te de nuestro Santo : con eíla se
acercó á Dios con tan clara, luz de
él mismo, que siempre andubo ea
su divina presencia toda su vida,
y en todas sus acciones hasta la
muerte preciosa á los ojos de Dios,
como habrás leido: Fe, por la qual
llegó á ser tan perfecto, como Dios
antiguamente pretendió de A b ra ­
ham: Ambula coram me¡ et esto per-
fe c tu s ; y Fe firme, de la qual pre­
cedió toda su fortaleza para resistir
á la impía curiosidad del R ey W en ­
ceslao, y para sufrir con ánimo in­
trépido los tormentos, la cárcel y la
muerte, por mantener la fe jurada
del sacrosanto sigilo de la Confe­
sión. Examina ahora quál sea tu fe?
y cómo correspondes á este gran
don 5 quáles sean tus operaciones
correspondientes á la F e ; quál tu
fortaleza en las ocasiones de pade­
cer por Dios y por tu próximo*
Acuérdate de lo que escribe San
Gregorio Papa, que aquel verdade­
ramente cree , el qual exercita lo
que cree· Fere cred it, qui exer-
cet operando, quod credit, Y es­
te es el significado de esta pala­
bra Jfe, asi llamada por los Lati­
nos , porque se hace aquello que
se dice: Fides eo quod f i a t , quod
dicitur. Esta fue la Fe de S. Juan
Nepómuceno, que debes imitar, si
quieres ser su verdadero devoto.
13
SEGUNDO PUNTO

PARA LA M AÑANA.

la excelencia, utili-
dad y necesidad de esta virtud bien
conocida de San Juan y pues por
medio de ella llegó á aquella gran
santidad, que le adquirió tanto ho­
nor en la tierra, y tanta gloria en
el cielo. Conoció la excelencia por
el objeto de la misma F e , que es
el mismo D io s, y que como ense­
ña el Angélico D octor, explican­
do la segunda carta que mi Após­
tol Pablo escribió á los Corintios,
el mismo Espíritu Santo es causa de
la certidumbre de esta virtud; S p i *
ritus Sanctus est causa hujits cer-
titudinis. Conoció la utilidad que
proviene de esta virtu d, la qual po­
seída , qualquier hombre puede ha­
cer milagros: S i potes credere, dixo
Christo, omnia possibilia sunt ere-?
14
dentu Conoció finalmente la nece­
sidad de ella, y que sin la F e, y sin
el exercieio de las buenas obras, no
podemos llegarnos á D ios, ni agra­
darle: Credere enim opportet acce-
dentem ad Deuw^ sine Fide impossi-
hile est plácete Deo\ ni salvarnos,
porque claro está, según dice el mis­
mo A póstol, que omnes per Fidem
vicerunt regna, operati sunt ju sti-
' tiam , ■ adepti sunt repromissiones;
y según el otro dicho de Christo,
qui non credit, jam judicatus est.
A h o ra examínate acerca de estos
tres conocimientos, que también te
los ha dado Dios por su mera bon­
dad como á San Juan Nepomuce-
no, y mira como correspondes á
ellos, y quanto haces quizá por el
mundo, por la carne, por el de­
monio; y lo que executas para lle­
garte á D io s , para agradar áD io s,
y para gozar de Dios por toda una
eternidad: ó quán poco es ? y un
15
cierto poco que se acerca á nada!
Confúndete, y con el pensamien­
to en Dios dile de corazon:

SOLILOQUIO.

A m orosísim o Dios m ió, yo os


doy gracias por haberme despo­
sado mediante la F e , Sponsabo te
mihi in F id e : me aseguraste por
vuestro Profeta Oseas: mas yo co­
nozco , que he sido un esposo in­
fiel á V o s, porque mas he creído
á vuestros enemigos que á Vos j mas
al mundo, al demonio, y á la car­
ne, y á mi amor propio, que á V o s,
verdad infalible, amor infinito, in­
conmutable bien. N o lo hizo asi
vuestro Siervo y gran Santo el N e-
pomuceno, cuya Fe deseo tener vi­
va y constante en el obrar, y cuyos
grandes méritos interpongo para
con V o s, Señor m ió, suplicándoos^
que mé concedáis morir ea ia verda
l6
dera Fe de la Católica Iglesia con
aquellos de quienes habló el Espí­
ritu Santo: Q u i Fidem suam nun-
quam mutant ab eo.

A N T IP H O N A .

I s t e Sanctus pro lege D ei sui cer-


tavit usque ad mortem, et a ver­
bis impiorum non timuit, fundatus
enim erat supra firmam petram.

Gloria et honore coronasti eum


Domine.
Bf. E t constituisti eum super opera
manuutn tuarum.

O REM U S.

3? raesta qusesumus, Omnipotens


D e u s, ut intercedente Beato Joan­
ne Nepomuceno Martyre tuo, et
a cunctis adversitatibus liberemur
in corpore, et a pravis cogitationi-
bus mundemur in mente. Per D o -
minum nostrum Jesum Christum
Filium tuum. Qui tecura vivit et
regnat & c.

A honra del Santo M ártir te


exercitarás en estos tres Actos de
F e, suplicándole te alcance de Dios
aquello que deseas en primer la­
yar para el alm a, y despues pa­
ra el cmrpo.

ACTO PR IM ER O .

S e ñ o r , yo creo de buena volun­


tad todo lo que os habéis digna­
do revelarme \ no lo creo porque
los demas lo eren ; lo creo porque
lo habéis revelado V o s , soberana
é infalible verdad.
Padre nuestro, A v e M a ría , y
Gloria Patri.
i8
ACTO SEGUNDO.

S í todos los Chrístianos se apar­


tasen de esta F e, yo con vuestra
gracia no quisiera jamas apartar­
me de ella. Gracias os doy con
todo el corazon, porque me habéis
hecho nacer y vivir en esta santa
F e, y protesto que en ella quiero
morir.
Padre nuestro, A v e M aña , y
Gloria P a tri.

ACTO TERCERO.

O D io s! Y o soy hijo de vuestra


Santa Ig le sia , y como tal quiero
vivir y m orir: y asi protesto, que
todos, los pensamientos que al fin
de mi vida me vinieren al corazón,
contrarios á lo que me enseña la
Santa Ig le sia , siempre serán re­
conocidos por mí como mentiras
sugeridas por el padre de todos los
. . ‘ , ... . * 9
embusteros^ que es el demonio. D o­
mine seto eüi credidi, et certus sum.
■ Padre maestro, .-· A v e 'Marta y y
Gloria Pátri.

ir. M e cura prole pía.


%t. Benedicat Virgo María. Ametf.

DIA SEGUNDO.
D E LA ESPERANZA DE L S A N I O .

PRIMER PUNTO

PARA LA MAÑANA.

P u e s t o en lá presencia de Dios,
y adorando profundamente la San­
tísima T rin id ad , &c.
Considera, que la virtud de la
Fe se da la mano con la Esperari-
z a , y la introduce consigo en nues­
tra alma. De aquí es, que Dios por
b a
30
su infinita bondad nos infunde la
luz celestial, y el conocimiento in­
falible de su divinidad, de sus
misterios, y de sus promesas, para
que descubriendo nuestro último
fin, y los medios seguros para lle*-
gar á é l, nos elevemos sobre nos.o»
tros con un deseo ardentísimo de
conseguirle. Este deseo, pues, tan
noble se halló en el corazon de
San Juan Nepomuceno, él qual co­
mo un calor que habían produci­
do en su. alma los rayos de su vi­
va F e , produxo también en ella la
Esperanza, que es lo mismo que
decir un hábito sobrenatural, con
el qual anheló á poseer á Dios co­
mo sumo bien, despreciando todos
los demas bienes que le propuso
el mundo y el impío W enceslao,
si le revelaba lo que había oido á
la Reyna su muger en la sacra­
mental Confesion. Fundado en es­
ta Esperanza, solo de Dios Esperó
21
su salvación eterna, y lo que es
necesario para conseguirla, apo­
yado á su bondad, á sus prometi­
mientos, á los méritos de Jesuchris-
t o , y á la resolución de observar
con su gracia inviolablemente todos
los preceptos de la divina L ey, dé
la Iglesia y del Evangelio, á pesar
de todos sus enemigos , diciendo
generosamente con Job : Etiam si
occiderit me, in ipso sperabo, et
ipse erit Salvatúr fneus: T al fué la
virtud de la Esperanza en S. Juan
Nepomuceno/En tí quál es? Cómo
se halla? Cómo reyna? O Dios, y
quán flaca es! Quán lejos está de
la verdadera Esperanza de los San­
tos! Imita, pues, á Juan en esta gran
virtud 5 sea para tí la Esperanza ert
lo venidero como fue todo el tiem­
po de su vida para el gloriosísimo
Mártir el nombre mas dulce á su
corazon, bálsamo el mas suave á
todas sus llagas , saynete ql mas
22
gustoso á to d a s sus amarguras, al-,
ba de] dia de su eternidad, y pre-.
cursora de 3a felicidad eterna, co­
mo elegantemente lo dixo Filón á
Juan , y á todos nosotros los que;
seguimos á Christo, alegría que el
cielo nos envia al encuentro: Lte-
t itia , fu tu r a Icetitice pnenuntia.

SEGUNDO PUNTO

■i P A R A L A TARDE.

C o n s id e r a , qüe el hábito de es­


ta gran virtud , no obstante que
se nos infunda en el santo Bautis­
mo , con todo eso si no le perfec­
cionamos con e4 exercicio, pierde
la fuerza de tal m anera, que es
en nosotros como una espada den-:
tro de la vayn a, la qual aunque
tenga los filos muy finos como de
diam ante, si se está envaynada no
hace prueba que valga. ¡O quán
33
heroycamente se exércitó en ella
el Nepomuceno, puesto que aban­
donado de todas las criaturas, aco­
metido de los a lh a g o s,y finalmen­
te de la rabia de un Rey impío,
privado de todo consuelo sensible,
atormentado y afligido, no perdió
el ánim o, ni la confianza en Dios,
ántes bien de su mismo abandono
y de sus mismas penas sacó moti­
vo para mayormente avivar su Es­
peranza en el S eñ o r, y tuvo gus­
to de hallarse en aquel estado, pa­
ra hacer áD ios mayor obsequio, di­
ciendo con D a v id : Ego autem sent-
per sperabo, et adjiciam super otn-■
nem laudéth tuanA A si lo debes tú
executar, para imitar á este Santo
en los trabajos de esta vida, en el
padecer pobreza, injustas persecu­
ciones, abandono de los parientes
y am igos, poca salud , enferme­
dades y dolores del cuerpo, y las
aflicciones del alm a, con las qua-
les Dios prueba tu virtu d , tu con^
fianza en é l , y tu constancia en la
carrera christiana; no pierdas ja­
mas de vista la Esperanza, no, no:
'Nolite amittere confidentiam ves^
tram , qu¿e magnam habet remune-
rationem, deciá el Apóstol S. Pa­
blo á los H ebreos, y lo dice á to­
dos los devotos de San Juan Ne^
pomuceno, con el qual juntamen­
te dirás de todo corazon, lleno de
espíritu y vigor : In Domino sperans
non infirmabor.

SOLILOQUIO.

T e s o r o inestimable , Dios mío,


Dios de mi a lm a , bien conozco
con la luz de la Fe que me habéis
dado las hermosas calidades de
la segunda virtud teologal la Es­
peranza; conozco también su exce­
lencia y porque no es virtud de es­
te mundo, según me enseña San
*5
Agustín: Non est spes nostra de
boc sá cu lo , ab amore hujus mun-
di vocatt sum as, ut aliud scecu-
lum speremus. Y bienaventurado es
aquel que espera solamente en V os:
Beatus v i r , cujas est nomen Do~
tnini spes ejus: conozco asimismo
su utilidad, porque V o s , mi Dios,
estáis pronto á dar la mano á quien
espera en Vos , como lo hicisteis
con vuestro Santo Mártir Juan,
ya que oculi omniam in te sperant
Domine, aperis tu manum tuant,
et imples otnne animal benedictione.
¿Q uién fué el que esperó en Vos
que quedase confuso? ¿ Quién el
que ofreció alguna súplica ante el
trono de vuestra clemencia con
confianza de recibir la g ra cia , que
fuese defraudado su deseo? A h !
que domus Israel speravit in D o­
mino'. y de aquí qué se siguió? Ad-
jn to r, et protector eorum est. Es­
to mismo nos da á entender S. Pa­
s6
t ío : Spes autem non confundit. Fi­
nalmente conozco la necesidad de
esta virtud, porque spe. enim sal-
v i f a c t i sutnus. ¿Pero de qué me
servirán estos conocimientos, sin o
procuro muy de veras exercitarme
en esta virtud tan benignamente
infusa en mi alma? Suplicoos , por
los méritos de este gran Mártir,
que os digneis de avivar toda mi
Esperanza en V os solo: yo os ofrez­
co estos actos en cada hora y en
cada instante; y á imitación de mi
Abogado diré con Isaías, que de.
hoy en adelante in silentio et in spe-
erit fortitudo mea.

A N T IP H O N A .

Is'te Sanctus pro lege D ei sui cer-


tavít usque ad mortem, et a ver-
bis impiorum non timuit, fundatus
enim erat aupra firmam petrain.
a?
if. Gloria ét honore corönasti eum
Domine,
3?. E t constituisti eum super opera
manuum tuarum.

O REM U S.

IPtiesta qu®sumus , Omnipotens


Deus, ut intercedente Beato Joan­
ne Nepomuceno Martyre tuo, et
a cunctis adversitatibus liberemur
in corpore, et a pravis cogiiationi-
bus mundemur in mente. Per Do­
minum nostrum & c.

E ste segundo dia te exercitarás


en estos tres Actos de Esperanza
del modo arriba dicho.

PRIM ER ACTO.

S é que mis pecados presentes y pa^


sados me hacen indigno, ó Señor,*
de la mayor de vuestras miserieor-
¿8
dias , que es el morir bien , y sal­
varm e; mas no obstante esto, es­
pero en V o s , en vuestra infinita'
bondad, en vuestras promesas, y
en los méritos de nuestro Señor Je-
suchristo, muerto por mi salud, y

, ,
por la redención de todo el mundo.
Padre nuestro Ave Marta

SEGUNDO ACTO .
S i al fin de ini vida se soltase to­
do el infierno contra m í, y crecie­
sen á millares mis enemigos, ¿qué
mal me podrían hacer, si me ha­
llo protegido de V o s ? Ellos con­
fian en sus engaños; mas y o , Se­
ñor , confio ¿en vuestro n o m b r e y
aunque os he hecho grandísimas
ofensas co a mis pecados , ó ama­
do Redentor, no os haré jamas es­
ta de no confiar ahora y siempre
en Vos.
,
Padre nuestro Ave Marta &c. ,
29
TERCER ACTO.

C u b ie r t o todo de pecados entro


á lavarme en vuestra sangre , Se­
ñor, protestando que os quiero ha­
cer siempre hasta el último punto
de mi vida este obsequio de espe­
rar en V o s, ya que estimáis, y re­
putáis honor vuestro el ver que
quien es mas vil y desdichado, con­
fie mas en Vos : Ego autem semper
sperabo, et adjiciam super laudém
tuam.
- Padre nuestro A v e M a ria , y
Gloria Patri.

ir. M e cum prole pia.


?r. Benedicat V irgo Maria. Amen.
DIA TER C ER O .
DE LA CARIDAD DEL SANTO.

PRIMER PUNTO

' PARA LA MAÑANA.

P u e s t o en presencia de D io s, y
adorando profundamente la Santí­
sima Trinidad, &c.
v Considera que S. Juan Nepomuce-
no conoció las tres grandes qualida-
des de esta virtud divina, es á saber,
la excelencia , que es el mismo Dios,
D eas c baritas e s t$la utilidad, por­
que un solo acto de ella nos da á
Dios por nuestro am ante, nos da
el cielo por nuestra herencia, y nos
borra qualquiera gran mancha de
cu lp a , como fuá dicho á la M ag­
dalena : Rsm itm tur ei peccata muí-
3*
t a , quoniam dilexit multum; y la
necesidad, porque sin amar á Dios
no podemos llegar á gozar de Dios,
diciendo San Agustín : Amor est,
quo anima v iv it , et sine quo mo~
ritu r , perdit quo v iv it , qui Deum
non d ilig it: y mi Apóstol Pablo,
si no tengo caridad, nada so y, ni
seré jam as, aunque hiciese muchos
m ilagros, y hablase con lengua de
ángel. M uy b ien , d ig o , conoció
Juan estos preciosos dotes y qua-
lidades de esta reyna de las vir­
tudes, la Caridad , y por eso pro­
curó con tanta ansia el tenerla. Este
amor le despojó de todo afecto á los
bienes de este mundo, de todo Ínte­
r e s , y de qualquiera otra cosa que
no fuese D io s : este amor le hizo
vencer todo respeto humano, re­
prehendiendo la impiedad del R ey
W enceslao, su vida desastrada, y
su malvada curiosidad : este amor
le fortaleció, y dió constancia pa-
32
*a sufrir la cárcel, los tormentos,
el fu ego , y otras crueldades exe-
culadas contra el inocente y santo
Sacerdote de D io s, á fin de que
violase el sacrosanto sigilo de la
Confesion: este amor finalmente le
hizo Mártir glorioso de Jesuchris-
to , arrojado á las aguas del rio
M oldava, pudiéndose decir de él
aquellas palabras del Sabio: A%u¿e
wultce non potuerunt extínguete
charitatem.
A h o r a , pues, examínate un po­
co acerca del exercicio de esta vir­
tud divina y reyna de toda la Ca­
ridad. Cómo amas á D ios? Qué
tal es tu amor ? ¡ O qué poco , si
quieres confesar la verdad! ¡O qué
amor indigno de un christiano;
amor terreno , amor de las criatu­
ras, de las riquezas, y de otras co­
sas dignas de ser aborrecidas , y no
amadas ! Humíllate, y haz propó­
sito de imitar á Juan en el amar á
D io s, y amarle solamente sobre
todo.

SEGUNDO PU N TO

PARA LA TARDE.

C o n s id e r a , que el verdadero
amor, de Dios es a q u el, que según
San Lorenzo Justiniano, se mani­
fiesta en tres cosas, las quales sus
verdaderos amantes practican, y
son pensar en Dios con gusto , dar
por Dios de buena g a n a , y pade­
cer voluntariamente por Dios. Es­
tas tres cosas practicó uno de es­
tos verdaderos amantes de Dios
Juan Nepomuceno. En Dios pen­
só siempre con gran placer; á Dios
hizo donacion de todo su corazon,
como á su único tesoro, siendo ve­
rídico el dicho de Christo, ubi est
thesaurus tuus, ibi est cor tuum\
esto e s, contemplar siempre gusto-
sámente en Dios. Y tú cómo pien­
sas en Dios? Cómo le amas ? ¡ O qué
bien dixo San Agustín sobre aque­
llas palabras amor meus, pondus
meum! ¿Cómo se puede hallar en la
alma un grande amor de su Dios,
sí en lugar de encontrarse en ella
una perpetuá dependencia de él mis­
m o, se encuentra un perpetuo ol­
vido? Pasemos adelante al dar de
buena gana por Dios. Juan hizo
á Dios donacion de todo sí mismo,
de su a lm a , de su cuerpo, su vi­
d a ,.y su sangre; porque bien co­
noció, que la Caridad es una ver­
dadera amistad del alma con el Se­
ñor , y que por eso trae consigo,
no solamente una recíproca bene­
volencia , sino también una mutua
comunicación de bienes. Por lo
qual no basta que el Señor por su
parte derrame sobre nuestra alma
§us gracias, si la alma por la suya
no corresponde con la liberalidad
3S
proporcionada á sil posibilidad.
Non slt porrecta manus tua ad ac-
cipiendum, et ad dandum collecta,
avisa el Espíritu Santo; porque este
no seria modo de proceder amiga­
ble, sino interesado. ¿ Y quién sa­
be si tú quizá en lo pasado lo ha­
brás practicado de esta manera,
apartándote de las verdaderas re­
glas de esta divina virtud la Cari­
dad? Finalmente padecer volunta­
riamente por el amado, esta si que
es la señal mas cierta de todas;
porque si bien lo consideras, quien
da no hace caso de sus cosas por
amor de la persona, á la qual ama;
pero quien padece, todavía se ade­
lanta m as, supuesto que no hace
caso de sí mismo, y esto es el pa­
decer voluntariamente por Dios,
que tan admirablemente exercitó
Juan Nepomuceno. Este sí que pa-
leció de buena gana por D io s , y
por la observancia de sus precjep-
C 2
36
tos: ya lo habras leído en su Vi^
da: tómale por tu exemplo, y no
quieras ser del número de ciertas
almas delicadas que siguen al Se­
ñor , diciendo que le aman, y se
unen con él mientras está en el T a­
bor; pero luego le abandonan quan*
do ven que se encamina hácia el
Calvario. En ningún tiempo seas
uno de aquellos de quienes dice el
Espíritu Santo: E st amicus secun­
dum tempus y et non permanebit in
die tribul/itionis*
En esta virtud de la Caridad pro­
cura estar firme y constante como
Juan Nepomuceno , y siempre li­
benter de Deo cogitare , libenter
pro Deo dare , libenter pro Deo
patL
SOLILOQUIO.

¡C3 qué verdad es , Señor mío


clementísimo, que yo me he por­
tado con V os, y os he mostrado
3?
aquella amistad que tiene el azo­
gue con el oro! O que bella amis­
tad! Este mineral se hace muy es->
trecho amigo del oro abrazándo­
le entrañablemente, y cubriéndo­
le todo al rededor, y después de
haberse unido de este modo, al pri­
mer toque del fuego le dexa entre
las llamas , y vuela, convirtiéndo­
se en hum o, y se desvanece como
un relámpago. O mi D ios! Veis
aquí mi am istad, mi virtu d , y mi
caridad para con V os tan amoro­
so 5 todo es apariencia, y ningu­
na substancia: apenas os abrazo,
y me uno á Vos por medio de vues­
tra divina gracia, quando ó el amor
de mí mismo, ó del mundo y sus
vanidades, ó del demonio y sus su­
gestiones, me hace separar de V os,
alejarme de V o s , y abandonar á
Vos y á vuestra santa L e y , y la
Ley del agradecimiento, de la amis­
tad verdadera, y de la buena cor­
respondencia. E a , Bondad infinita,
perdonadme por los méritos de es­
te esclarecido héroe y verdadero
amante vuestro Juan Nepomuce-
n o ; póngaos yo al modo que Vos
mismo dixisteis , como sello enci­
ma de| corazon. Pone me ut signa-
culum super cor tuum. Mantened
siempre vivo y encendido el fuego
de esta virtud divina en el altar de
mi interior, conforme os agradaba
antiguamente en el Levítico: Ignis
in altari semper ardebit, para que
yo me éxercite en los actos conti­
nuados de una amistad perfecta,
que jam as, jamas me separe de Vos
en esta vid a, y me lleve á la otra á
alabaros y amaros , siendo mi ob­
jeto de amor y de bienaventuran­
za p o r toda la eternidad.

A N T IP H O N A .

I s t e Sanctus pro lege D ei sui cer-


39
tavit usque ad mortem, et a ver­
bis impiorum non timuit, fundatus
enim erat supra firmam petram.

t . Gloria et honore coronasti eum


Domine.
5f. Et constituisti eum super opera
manuum tuarum.

O R E M U S.

P raésta qujesumus , Omnipotens


D eu s, ut intercedente Beato Joan­
ne Nepomuceno M artyre tuo , et
a cunctis adversitatibus libéremur
in corpore, et a pravis cogitationi-
bus mundemur in mente. Per D o­
minum nostrum & c.

En este tercer dia del Triduo te


exercitaräs en los siguientes tres
Actos de Caridad, como se dixo
arriba. ,
4o
PR IM ER ACTO.

13ios de mi alma, porque sois, in-


finitameiue. bueno , infinitamente
santo :, é infinitamente digno de
am or, os amo y estimo, sobre to­
das las cosas 5 y para que todos co­
nozcan que esto es verdad, estoy
pronto , Señor, á daros la vida,
quando sirva para cumplir vuestra
santísima voluntad.
Padre nuestro, A v e María , y
Gloria Patri,

SEGUNDO ACTO.

Y porque V os , Señor, mandais


que con Vos ame á mi próximo, os
doy muy humildes gracias por tan
dulce precepto, y abrazo con to-
. das las fuerzas de mi corazon uno
á uno á todos . mis próximos, de­
seándoles mucho bien, y encomen­
dándoles á vuestra benignísima Ca­
4i
ridad. Am o á todos los que me han
ofendido; los perdono de corazon,
según deseo que me perdonéis; y
en la unión de aquella Caridad, con
la qual rogasteis en la cruz por
los que os crucificaban, os ruego
también concedáis á los que me
han ofendido otro tanto bien quajti-
to mal ellos me han hecho ó de­
seado. Amor meus Jesús , et ego
semper tecum.
Padre nuestro, A v e M a ría , y
Gloría Pa tri,

T E R C E R ACTO,

QUE PUEDE SERVIR DE ACTO


DE CONTRICION.

(3 Bondad inconmutable! O infi­


nita Magestad! N o me arrepiento
tanto por el infierno que he mere­
cido, ni por el paraíso que he per­
dido, quanto me arrepiento , por-
42
que pecando, os he disgustado en
gran m anera, y ultrajado vuestro
honor sum o, y amado bien mió,
y porque os he hecho la mayor in­
juria que os pueda hacer una cria­
tura, que es el no querer obedece­
ros. Perdonadme por vuestra mis­
ma bondad; haced, bien á quien os
ha hecho m al; yo propongo fir­
memente de nunca mas ofenderos,
y de obedecer como buen hijo vues­
tros santísimos, mandamientos· Cor
contritum et humiliatum Deus non
despides , palabras de Santa Tere*
sa á la hora de la muerte.
Padre nuestro, A v e María , y
Gloria Patru '~

jf, Me cum prole pia·


Ijf. Benedicát Virgo Maria. Amen.
QUINARIO, 43
ó
DEVOCION PARA CIN CO DIAS
EN HONOR

D E S. J U A N N E P O M U C E N O ,
FECUNDÍSIMO

TAUMATURGO DE PRODIGIOS.

DIA PRIMERO.
E
’ mpiece por un Acto de Contrición,
. diciendo Señor mió Jesuchristo,
&c.

O R A C IO N
P A R A TODOS LOS DIAS.

C 3 mnipotente y Sempiterno Dios,


que en la inmensidad de vuestra glor
44
ría os gozan, Veneran y alaban los
Cortesanos celestiales bienaventu­
rados, hermoseados con diferentes
aureolas, y de Coros de Apóstoles,
de Doctores , de Confesores, de
Vírgenes, y de Mártires: ofrez-
coos los merecimientos de todos es­
tos bienaventurados Siervos vues­
tros en este mundo, y gloriosos en
la celestial patria, y los de vues­
tro' gran Siervo San Juan Nepo-
muceno, Apóstol de Bohemia en
sus fervorosísimos sermones, Doc­
tor sapientísimo por enseñar vues­
tra L e y , Confesor en su santa vi­
da y heroycas virtudes, virgen en
la castidad, gran defensor de ella,
é invictísimo Mártir de Christo en
la debida observancia del sigilo de
la confesion, y protector de la hon­
ra y fama de sus devotos: ofrez-
coos, Señor, todos los méritos de
vuestro gran Santo, y os suplico
por su intercesión, y piedad de Ma­
45
ría Santísima, me concedáis gra­
cia para vivir según la indefectible
regla de vuestros Mandamientos*
confesando contrito mis pecados, y
exercitando el sufrimiento y pacien­
cia en las tribulaciones que vues­
tra divina Providencia quisiere en­
viarme, para conseguir una feliz
muerte , y descansar en la bien­
aventuranza en vuestra presencia,
y compañía de los Bienaventura­
dos. Amen*

ORACION AL SANTO
P A R A E L P R IM E R . D I A .

33 ios y Señor de los Apóstoles,


sobre quienes difundisteis los do­
nes de vuestro Soberano Espíritu,
y llenasteis de abrasado zelo para
predicar el Evangelio por el uni­
verso mundo: yo os ofrezco los mé­
ritos de vuestro gran Siervo S, Juan
Nepomuceno, á quien adornasteis
46
con ardiente zelo de vuestra divi­
na gloria , por medio ,del qual con-
duxo tantas almas á la eterna bien­
aventuranza : suplicoos, Dios y Se^
ñor mió, me concedáis enderece yo
mi vida y mis obras á vuestra ma­
yor gloria, y salvación de mi alma,
y me concedáis la gracia que pido
en esta devocion. Amen·

Aquí rezara cinco Padre nues~


tros y cinco Ave Marías, en.re­
verencia de las cinco estrellas que
descubrieron en las aguas el cuer­
po del. Santo, por cuya intercesión
pedirá á Dios la gracia que desea
conseguir.

ORACION AL SANTO

PA R A ACABAR.

G lo rio sísim o San Juan Nepomu-


ceno, á quien enriqueció Dios de.
, w
soberanos dones , y fervorosísimas
virtudes ; , dé zelo en la predica­
ción ; de humildad en el desprecio
de las mayores dignidades; de vir^
ginal castidad en el trato con los
próximos; de misericordia en la li­
beralidad con los pobres; de cons­
tancia en un mar de tribulaciones;
y de fortaleza en el cruel marti­
rio del tirano : suplicoos , Santo
m ió , que como Patrono que sois
de la honra y buen crédito de vues­
tros devotos, me asistais en las tri­
bulaciones que padezco , consi­
guiendo de la eterna Piedad me
conceda gracia para servirle y
amarle, y el favor que por vues­
tra intercesión le suplico. Amen.

DIA SEGUNDO.
D ios y Señor de los Doctores,
que en vuestra soberana Corte lu­
cen con aureola de ilustrados, y con
48
sabiduría infusa, para que con su
doctrina enseñen vuestra divina
L ey: ofrezcoos, Dios y Señor mió,
los merecimientos de vuestro gran
Siervo San Juan Nepomuceno , á
quien adornasteis con los dones de
Sabiduría y Consejo, para que con
su doctrina alumbrase, y enseñar­
se á tantos, á quien reduxo á llo­
rosa confesion de sus culpas, y fir­
me resolución de ordenar bien su vi­
da : suplicoos me concedáis verda­
dera contrición de mis culpas pasa­
das, llorosa y entera confesion de
ella s, con firme propósito de enta­
blar una vida christiana, arrepen­
tida y fervorosa, y juntamente me
concedáis la gracia que pido en es­
ta devocion. Amen.

DIA TERCERO.
D i o s y Señor de los Confesores,
que con la inocencia de su vid a,
y exercjcio de la humildad, cari­
dad, y demas virtudes , confesa­
ron vuestra santísima L ey con las
buenas obras, observancia de vues­
tros santísimos mandamientos, y
santos exemplos: ofrezcoos los me­
recimientos de vuestro gran Siervo
San Juan Nepomuceno, cuya san-,
ta vida enseñó con el exemplo á
guardar vuestra L ey , y al despre­
cio de las mayores honras y digni­
dades del mundo, admitiendo solo
la que podia ser en obsequio de la
misericordia , y beneficio de los po­
bres : suplicoos, Señor y Dios mió,
por los méritos de vuestro Santo,
me concedáis verdadera humildad,
desprecio de todo bien mundano,
y aprecio de la verdadera virtud,
y juntamente la gracia que pido en
esta devocion. Amen.

D
S° DIA QUARTO.
D i o s y Señor de las Vírgenes,
que con la blanca palma de su pu­
reza os alaban y glorifican en
compañía de vuestra purísima M a­
d re, Virgen de las Vírgenes, y
Reyna de la castidad : ofrezcoos,
Señor y Dios m ió, los merecimien­
tos de vuestro Siervo San Juan N e-
pomucenó* ángel en su pu reza, y
defensor de la buena fama de la
Casta Emperatriz : suplicoos, Dios
y Señor mió-, me concedáis el don
de la castidad , y la gracia que os
pido en esta devocion. Amen.

DIA QUINTO.
TI)ios y Señor de los Mártires,
cuya invicta fortaleza selló con su
sangre la verdad de vuestra santí­
sima L e y , dando su vida en testi­
monio de su f e : ofrezcoos ios me-
5i
recimientps de vuestro gran Sier­
vo San Juan Nepomuceno, que dio
constante su vida en defensa y tes­
timonio del sacrosanto sigilo de la
Confesion : suplicóos , 'Dios y Se­
ñor mió , me concedáis, que en el
secreto de mi corazon y de mi al­
ma os confiese , alabe y glorifique,
y la gracia que os pido en esta
devocion. Amen.

ADVERTENCIAS.
Será bien que en uno de los cin­
co .dias quien hiciere esta: devo­
ción confiese y comulgue , y dé al­
guna limosna en reverencia del San­
to , que con tanto anhelo se apli­
có á esta obra dé misericordia.
. También será bien lea algún pár­
rafo de. la Vida de San Juan Ne­
pomuceno ; y .sobre lo que leyere se
recoja algún rato á considerar las
virtudes del Santo , y pedirle su
protección. ..... . . . »
NOVENA '
DE

S. JUAN NEPOMUCENO.

DEVOCIONES
' 4 QUE A HONRA

D E E S T E G L O R IO S O M A R T IR
PUEDEN HACER.

-LOS QUE SOLICITAN SU PATROCINIO.

ORACION

En que se pide al Santo ’verdadero


dolor de los pecados , y gracia
para haeer una buena
confesion.

O .gloriosísimo M ártir San Juan


Nepomuceno, poderosísimo A b o­
53
gado, y fidelísimo Director de las
alm as, que por medio de la. ver­
dadera penitencia esperan el per-
don de sus pecados: yo te escojo
por mi Patrón especial, y me en­
comiendo á tu piedad , para que te
dignes de alcanzarme de la divina
Clemencia el que yo , miserable pe­
cador , sepultado en las malas eos-'
tumbres de tantos vicios, resucite, y
me conserve en adelante en la vida
de la gracia ; y que cou humilde
confianza y verdadera resolución
me confiese enteramente de todos
ellos. A mayor gloria de Dios T ri­
no y U no, que vive y reyoa por los
siglos de los siglos. Amen.

O TRA
V ' v'
Para pedir cada dia su favor en or­
den á conservar la buena fam a.

C3m nipotentey misericordipsísimo.


54 . .........................
D io s, yo te suplico mé concedas,1
que pues tengo puesta mi confian­
za en los méritos de tu gran Sier­
vo San Juan Nepomuceno, sea li­
bre por tu piadosísima misericor­
dia de toda infamia, deshonra y
confusion , asi temporal como eter­
na, en está y en la otra vid a , por
tu precioso Hijo nuestro SeñorJe-
suchristo, que por medio de una
infame muerte de Cruz nos redi­
mió , y que vive y reyna glorioso
contigo eíi unidad del Espíritu San­
to consolador verdadero de los
tristes y afligidos, por los siglos de
los siglos. Amen.

OTRA

Para pedir amias tosas cada dia,

(3 gran Dios y Señor nuestro,


que por la muchedumbre de tus mi­
sericordias té dignaste de llevar
55
triunfante y victorioso al Reyno de
tu gloria á tu fidelísimo Siervo San
Juan Nepornuceno;} concédenos que
por sus méritos é intercesión ha­
gamos una entera y ¿olorosa con­
fesión de nuestros pecados, y que
seamos libres de los cuidados, des­
consuelos , afrentas, deshonras, y
demas trabajos temporales de esta
vid a, como fuere para mayor glo­
ria tuya, y provecho de nuestras
almas. Que vives y reynas Padre*
Hijo y Espíritii Santo , un solo Dios
verdadero, por to áo slo s siglos de
los siglos. Amén.
NOVENA
QUE

A SAN JU AN N EPO M U CEN O

PUEDEN HACER SUS DEVOTOS.

A D V E R T E N C IA S .

i H a b ie n d o Dios nuestro Señor


concedido á su gran Siervo San
Juan Nepomuceno el especial pa­
trocinio de la honra y buena fama,
y en orden á hacer una. entera y
d olorosa confesión j el fin princi­
pal de esta Novena ha de ser su­
plicar á su Magestad por la inter­
cesión de este Santo, nos conceda
la gracia de ser libres de la ma­
yor deshonra é infamia, que es el
pecado m ortal, y hacer una ente­
ra y dolorosa confesion de quan-
tos hubiéremos com etido, solici-
57
lando por este medio la perseve­
rancia final en la gracia j para que
asi consigamos vernos libres de
aquella terribilísima confusion,
afrenta é infam ia, que á vista de
todo el mundo padecerán los ré-
probos en el juicio universal, y
despues á vista de los demonios
por toda la eternidad en el infierno.
2 Por eso desde el primer dia
de Ja N ovena, el que la hace co­
menzará á disponerse para una conr
fesion si la quiere hacer gen eral,ó
ha mucho tiempo que no se con­
fiesa , exáminándo exactamente su
conciencia, procurando moverse al
dolor verdadero de sus culpas.
3 Procure asimismo oír cada
día con toda devocion y reveren­
cia una ó muchas Misas, ofreciéndo­
las en acción de gracias por los do­
nes y beneficios con que se dignó
el Señor favorecer á San Juan N e -
pomuceno.
58
4 L a limosna á los pobres, los
silicios, ayunos y demas mortifica­
ciones de estos d ia s, serán según
la posibilidad , salud y fuerzas de
cada uno; y para no erra r, siem­
pre es acertado gobernarse por la
prudente dirección del Confesor.
5 La Novena puede hacerse en
qualquiera tiempo del año 5 pero
siendo el dia de San Juan Nepo­
muceno á 16 de M a y o , se podrá
regularmente comenzar el dia y del
mismo mes para acabarla el 15,
víspera de su fiesta; en la qual,
hecha y a la confesion, se ha de
recibir el santísimo Cuerpo de nues­
tro Señor Jesuchristo con la mas
viva f e , reverencia y devocion que
sé pudiere.
DIA PRIMERO
Tuesto de rodillas delante de algún
C rucifico, y s i también se pudieré
delante de alguna imagen de San
Juan Nepomuceno, hecha la señal
de la cruz ie comenzará con '
■ · el siguiente r :'

A C TO DE CONTRICION·.

S e ñ o r mió, Jesuchristo^ crucifica­


do por mi amor, que no quieres la
muerte del ,pecador, sino, que se
convierta y v iv a ; postrado aíite tu
divina Magestad te pido perdón de
mis pecados 5 dé los qüales riñe pe­
sa de todo corazon, por haber si­
do ofensas dé tu infinita incom­
prehensible bondad, y porque te
amo sobre todas las cosas : pro­
6o
pongo firmemente con tu divina
gracia nunca mas pecar, y confe­
sar enteramente mis pecados; y te
suplico, por tus preciosísimas L la­
gas , por tu dolorosa y afrentosa
Pasión y Muerte, y por los méri­
tos de tu gran Siervo y fortísimo
Mártir San Juan Nepomuceno, me
concedas el morir ántes que vol­
ver á ofenderte, y. el qqe perse­
vere constante en tu gracia y ser­
vicio hasta el último instante de
mi vida. Amen.

O R A C IO N

jQue se varía todos los dias.

G lo rio sísim o Mártir S» Juan N e­


pomuceno, cuyo nacimiento al mun­
do quiso. Dios honrar con resplan­
decientes lu c e s , que baxáron del
cielo sobre tu c a s a , en señal y pre?
61
nuncio de que nacías para alum­
brar á su salvación : yo te suplico
humildemente que me alcances de
la divina Bondad una luz celestial
que alumbrando mi entendimiento,
inflame mi voluntad en el amor
Verdadero dé Dios, y me haga co­
nocer la vanidad de los hombres
de la tierra para despreciarlos, y
la solidez de los eternos para bus­
carlos. Y pues Dios te ha. hecho
especial Patrón de la buena fama,
alcánzame el que yo conozca, pa­
ra aborrecerla, la infamia y des­
honra suma que causa el pecado
mortal, haciendo al alma enemiga
de Dios, y esclava del demonio; y
que por medio de una éntera y do-
lorosa confesion de todas mis cul­
pas , consiga la honra verdadera,
que está en ser hijo y amigo de
Dios por la gracia. Amen.

Aquí rezará tres veces el Padre


6s
nuestro y A ve M arta , con Gloria
P a tr i , y acabará con la siguiente

O R A C IO N .

.(Omnipotente Dios y Señor de to­


do lo criado, á quien solamente se
debe toda honra , gloria y alaban­
za : yo te suplico humildemente
por los méritos é intercesión de
íu bienaventurado Mártir San Juan
Nepomuceno , que te dignes de
apartar de mí toda infamia, des­
honra y confiision pública , por
qualquiera parte que me amenace,
y especialísimamente me libres de
aquella confusión, vergüenza y des-
honra, que padecerán á vista de to­
do el tnundo los prescitos en el dia
del juicio universal; y que de suer­
te use yo de las honras de la. tier-r
ra, que no pierda la eterna honra
qú£;tienes prevenida. á..tus .escogí-
63
dos en el cielo. Por Jesuchristo
nuestro Señor, que con su afren­
tosa muerte nos redimió de la eter­
na confusion, y contigo y el Espíri­
tu Santo vive y reyria Dios por to­
dos los siglos de los siglos. Amen.

DIA SEGUNDO.
En este y en todos los siguientes se
rezarán las mismas Oraciones, y solo
se varía la segunda, en cuyo lu­
gar dirás este dia :

G loriosísim o Mártir S. Juan N e­


pomuceno , á quien Dios hizo emi­
nente en las ciencias , colmándote
de admirable sabiduría , para que
asi gobernases con acierto las al­
mas por la estrecha senda que lle­
va al cie lo : yo te suplico humil­
64
demente me alcances la verdade­
ra sabiduría, que es saber amar á
Dios, guardando sus santos man­
damientos , y cumpliendo perfecta­
mente su santísima voluntad. Y
pues Dios te ha hecho especial Pa­
trón de la buena fam a, alcánzame
el que yo conozca, para aborre­
cerla , la infamia y deshonra suma
que causa el pecado mortal, ha­
ciendo al alma enemiga de Dios, y
esclava del demonio, y que por
medio de una entera y dolorosa
confesion de todas mis culpas, con­
siga la honra verdadera, que está
en ser hijo y amigo de Dios por la
gracia. Amen.

DIA TERCERO.
G lo rio s o Mártir San Juan Nepo-
múceno, á quien Dios adornó de
un fervoroso zelo de la salvación
de las almas , para que por medio
de tu predicación apostólica ense­
ñaras á todos las eternas verda­
des: yo te suplico humildemente
me enseñes la celestial doctrina del
santo temor de Dios , con .el qual
acierte á servirle y agradarle en
todas mis palabras, obras y pensa­
mientos. Y pues Dios te ha- hecho
especial Patron de la buena: fama,
alcánzame el que yo conozca y pa­
ra aborrecerla, la infamiayi;deso­
llón ra suma que causa el pecado
m ortal, haciendo al alma enemiga
de Dios y esclava del demonio $ y
que por medio de una entera y- .do­
lorosa confesion de todas.mis-; cul­
pas , consiga la honra verdadera,
que está en ser hijo y amigo de
Dios por la gracia. ?Amen; : j .··;
66

DIA QUARTO.
G loriosísim o Mártir S. Juan N e-
pomuceno, que con humildad pro­
funda , y generosa magnanimidad
despreciaste grandes dignidades de
la tierra, teniendo por la dignidad
mayor el servir solamente al Rey
del cielo : yo te suplico humilde­
mente me alcances del Señor la vir­
tud de la verdadera humildad, pa­
ra que huyendo toda humana am­
bición , aspire solamente á todo lo
que fuere servicio suyo. Y pues
Dios te ha hecho especial Patrón
de la buena fama, alcánzame el que
yo conozca, para aborrecerla, la in­
famia y deshonra suma que causa
el pecado mortal, haciendo al alma
enemiga de Dios, y esclava del de­
monio; y que por medio de una en­
tera y dolorosa confesion de todas
mis cu lpas, consiga la honra ver­
dadera, que está en ser hijo y ami­
go de Dios por la gracia. Amen*

DIA QUINTO.
G lo rio sísim o Mártir S. Juan N e -
pomuceno, que señalado Limosne­
ro del R e y , mostraste entrañas de
verdadero padre con los pobres, so­
corriéndolos liberalísimamente en
sus necesidades, sin excepción de
personas : yo te suplico humilde­
mente me alcances de nuestro Se ­
ñor la virtud de la misericordia, y
compasion de las miserias de mis
próximos, nacida de una verdade­
ra caridad y amor de Dios. Y pues
el mismo Señor te ha hecho espe­
cial Patrón de la buena fama, al­
cánzame el que yo conozca, para
aborrecerla, la infamia y deshon-
£2
68
ra suma que causa el pecado mor­
tal , haciendo al alma enemiga de
Dios y esclava del demonio5 y que
por medio de una entera y doloro­
sa confesion de todas mis culpas,
consiga la honra verdadera, que
está en ser hijo y amigo de Dios
por la gracia. Amen*

DIA SEXTO.
G lo rio sísim o Mártir S. Juan Ne»
pomuceno, que sin temor alguno
de desagradar al Rey de la tier­
ra , y mirando solamente á com­
placer al del cielo , perseveras­
te constante hasta la muerte en
la resolución de no violar el sa­
crosanto sigilo de la Confesion: yo
te suplico humildemente me al­
cances de nuestro. Señor una seme­
jante entereza para despreciar los
69
respetos humanos en todo lo que
toca á la observancia de su santa
L ey y divino servicio. Y pues Dios
te ha hecho especial Patrón de la
buena fama, alcánzame el que yo
conozca, para aborrecerla, la infa­
mia y deshonra suma que causa el
pecado m ortal, haciendo al alma
enemiga de Dios y esclava del de­
monio; y que por medio de una en­
tera y dolorosa confesion de todas
mis culpas, consiga la hon ra ver­
dadera, que está en ser hijo y ami­
go de Dios por la gracia. Amen.

DIA SEPTIMO.
G loriosísim o Mártir S. Juan Ne-
pomuceno, que despues de haber
padecido muchos y rigurosos tor­
mentos , perdiste por fin la vida su­
mergido en un rio por la gloria
?o
de Dios , y por no faltarle á la fi­
delidad qué com o buen Siervo le
debías: yo te suplico humildemen­
te rae alcances de nuestro Señor el
padecer todos los tormentos de es­
ta vida ántes que ofenderle, y que
me asistas propicio y favorable en
la hora de mi muerte. Y pues Dios
te ha hecho especial Patrón de la
buena fam a, alcánzame el que yo
conozca, para aborrecerla, la in­
famia y deshonra suma que causa
el pecado mortal, haciendo al alma
enemiga de Dios y esclava del de­
monio; y que por medio de una en­
tera y dolorosa confesion de todas
mis culpas , consiga la honra ver­
dadera, que está en ser hijo y ami­
go de Dios por la gracia. Amen.
DIA OCTAVO
'Lirloriosísimo Mártir S. Juan N e - .
pomuceno, cuyo sepulcro ha hon­
rado Dios con maravillosos prodi­
gios, queriendo que sea á todos ve­
nerable , y castigando con severas
penas á los que atrevidamente han
intentado profanarle: yo te suplico
humildemente me alcances del Se­
ñor, que pues mi pecho tantas ve­
ces ha sido como sepulcro de Je­
sús sacramentado, quantas le he
recibido comulgando, le mire yo
como cosa sagrada, no profanán­
dole jamas con algún mal pensa­
miento y amor menos ordenado, Y
pues Dios te ha hecho especial Pa­
trón de la buena fam a, alcánzame
el que yo conozca, para aborrecer­
la , la infamia y deshonra suma que
causa el pecado mortal, haciendo
al alma enemiga de Dios y escla­
va del d e m o r í i o y que por me­
dio de una entera y dolorosa con­
fesión de todas mis culpas, consi­
ga la' honra verdadera, que está
en ser hijo y amigo de Dios por
la gracia. Amen.

; DIA. :NOVENO* ■■
G lo rio sísim o Mártir S. Juan Ne-
pomuceno, á quien Dios ha pre^
miado con indecible gloria en el
c ie lo , y á quien ha hecho célebre
en la tierra , obrando prodigio­
sos milagros á favor de tus devo­
tos, que en sus necesidades implo­
ran tu patrocinio: yo te suplico
humildemente me alcances del Se­
ñor el don de tu cordial y verda­
dera devocion, y una grande con-
^3
fiánza en tu soberana proteceioa
en todos mis trabajos y necesida­
des de cuerpo y alma. Y pues Dios
te ha hecha especial Patrón de la
buena fama , alcánzame el que yo
conozca, para aborrecerla , la in­
famia y deshonra suma que cau­
sa el pecado m ortal, haciendo al
alma enemiga de Dios y esclava
del demonio; y que por medio de
una entera y dolorosa confesion de
todas mis culpas , consiga la hon­
ra verdadera, que está en ser hi­
jo y amigo de Dios por la gracia*
Amen.

Acabada la Novena se ha de co­


mulgar el dia siguiente 16 de Ma­
yo , que es el de San Juan Nepomu-
ceno\ y después de haber dado las
debidas gracias al Señor , se puede
hacer la siguiente oferta , la qual
se puede renovar todos los dias, ó.
por lo menos los Miércoles de cada
?4
semana, por haber sido Miércoles
el dia en que murió el Santo.

O FE R TA .

P rodigiosísimo Santo, y fortísimo


Mártir de Christo San Juan N e -
pomuceno: yo en presencia de mi
Santo Angel de guarda te esco­
jo desde este dia por mi especial
Patrón, Tutelar y A bogado, pa­
ra que me favorezcas y ampares
ahora y en la hora de mi muerte.
Y propongo firmemente hacer to­
dos los años tu N ovena, y pro­
curar en quanto pudiere que otros
sean tus devotos. Y o te suplico que
defiendas siempre mi honra , en
quanto conduxere para la mayor
honra y gloria de Dios ; y que no
permitas que por temor y vergüen­
za calle yo pecado alguno en la
confesion, sino que me aproveche,
como debo, de esta celestial me­
?5
dicina^ que con su preciosa san­
gre me dispuso mi Redentor; y en
llegando á la hora de mi muerte
me asistas favorab le, y librando
mi alma de las garran del demo­
nio, la recibas en tus nanos, y la
presentes á Dios , á quien en tu
compañía alabe y bendiga por los
siglos de los siglos. Amen.

DEVOCION ESPECIAL

PARA LOS M IERCOLES.

P o r haber sido Miércoles el dia


del triunfante martirio de S. Juan
Nepom uceno, suelen sus devotos
todos los Miércoles del año , ó los
de nueve semanas, dedicar á sus ob­
sequios, Puédese este dia confesar
y comulgar, oir M isa, hacer algu­
na limosna, y otras buenas obras á
honra suya , y rezar las tres oracio­
nes siguientes á la Santísima T ri­
?6
nidad, alternando con las oracio­
nes el Padre nuestro , A v e Maria,
y Gloria Patri
/
ORACION
Á ÓIOS PADRE.

poderoso y sempiterno
D ios,qne libraste al casto Joseph
de la calumnia de su señora; á Su­
sana del falso crimen que la im­
ponían 5 y á tu Siervo D avid de
las maldiciones de S em ei: concé­
denos propicio y favorab le, que
Jos que admiramos la caridad exi­
m ia, y prodigiosa fortaleza de tu
amado Sacerdote San Juan N epo-
m uceno'en ocultar los delitos del
próximo, y defender su honra, ex­
perimentemos también su patroci­
nio contra las calumnias de los
hom bres, y malicia de los demo­
nios, para que en esta vida sea­
mos libres de toda infam ia, y en
el día ie l juicio no padezcamos
vergonzosa confusion. Por Jesu-
christo tu Hijo nuestro Señor.
Amen.
Padre nuestro, A ve M aría , y
Gloria Patri.

O R A CIO N
Á DIOS HIJO.

S eñ o r nuestro Jesuchristo , Hijo


de Dios vivo, que concebido por
el Espíritu Santo, y naciendo en
el silencio de la noche de la Vir­
gen M aría, conservaste por medio
de tu padre putativo San Joseph
la honra de esta tu bendita Madre
libré de toda sospecha de m al; con­
cédenos propicio y favorable, que
en todos los peligros de deshonra
é infamia merezcamos tener por de­
fensor de nuestro buen nombre á
tu grande Siervo San Juan Nepo-
muceno. Que vives y reynas con
jr8
Dios Padre en unidad del Espíritu
Santo Dios por todos los siglos de
los siglos. Amen.
Padre nuestro , Ave María , y
Gloria Patru

O R A C IO N
Á DI OS ESPIRITU SANTO.

3
C Santísimo E spíritu, consola­
dor de las almas, que apareciendo
en figura de lenguas de fuego á
los Apóstoles , les ensenaste á ha­
blar no otra cosa que palabras san­
tas y provechosas; concédeme pro­
picio y favorable, que las lenguas
de los maldicientes no vulneren
nuestra fa m a , ni nos causen mo­
lestia y pesadumbre; sino que to­
dos tus fieles, siguiendo los ejem ­
plos de San Juan Nepomuceno, ha­
blen siempre palabras de edifica­
ción , santas y provechosas. Que
con el Padre y el Hijo vives y rey-
79
ñas por todos los siglos de los si­
glos. Amen.
Padre nuestro, A v e M a ñ a , y
Gloria Patri.

Luego se hará la oferta puesta


arriba , que comienza: Prodigiosí­
simo Santo , &c.
8o
ORACION
Á HONRA

D E S. J U A N N E P O M U C E N O ;
la qtíal se puede rezar todos los
dias , á fin de ser preservados de
qualquier peligro de alma,
y cuerpo.

O gloriosísimo San Juan Nepo-


niuceno, yo N ., humildísimo de­
voto vuestro, recurro á Vos mi
Abogado clementísimo, cuya pure­
za y santidad de vida fue indica­
da por las estrellas, que al tiem­
po de vuestro nacimiento se apare­
cieron encima de la casa de vues­
tra madre, y en el de vuestra muer­
te sobre las aguas del río Molda­
va : V os, cuyo pensamiento desde
la cuna fue de honrar la Religión,
practicar la humildad , conservar
el candor de la angelical pureza;
8i
cuya constancia y fortaleza fue tan
grande, que pudo resistir á la tira­
nía furiosa de un Rey 5 cuya cari­
dad fué tan-ardiente1 que no pudo
una muerte''bárbara entibiarla, y
cuya virtud-tan rara, que muchos
de aquellos especiales dotes que se
viéron - repartidos en los demas
Santos, en Vos admiráron unidos.
A Vos , digo, santísimo Protec­
tor, por aquella vuestra lengua san­
tísima, que habiéndose mantenido
incorrupta despues de la muerte,
con ella publicáis á todos la gra­
cia de Dios, merecida en virtud de
vuestra predicación, y de la cons­
tancia invencible en guardar el si­
gilo de la Confesion sacramental,
por cuya fiel observancia no temis­
te padecer los mas crueles tormen­
tos: á Vos con la mas humilde de­
voción imploro , para que os dig­
néis tomar baso de vuestra pro­
tección á mí y á todos los mioss
82
y mis cosas, y defendernos , asi
en la vida como en la muerte, de
qualquier peligro que amenace al
alm a, ó al cuerpo, ó al honor, de
manera que siendo todas nuestras
intenciones, pensamientos^ pala­
bras y obras ordenadas á Dios,
puedan finalmente merecernos la
bienaventuranza eterna·
83
OTRA NOVENA
DE S. JU A N N E P O M U C E N O

PARA LOS MIERCOLES.

PROEM IO.

] L a poderosa intercesión y estu­


pendos milagros que hasta ahora
ha experimentado el orbe christia-
no, en el curso de algunos centena­
res de años, en el Santo Confesor
Mártir S. Juan Nepomuceno, fue­
ron causa de varias devociones y
particulares obsequios á este San­
to , cuya veneración creció de tal
manera en nuestros tiempos, prin­
cipalmente en Alemania, Bohemia,
Austria, Moravia, Silesia, Croacia,
Transilvania, Italia, España, Por­
tugal y M éxico, que apenas se en­
cuentra Ciudad ó V illa en que no se
í 2
vea altar erecto al San to, ó á al·
guna imágen devota para su públi­
co- culto. Siendo innumerables las
diferentes gracias que el sumo Dios
se dignó conceder por su infinita
misericordia , y por los méritos de
este gran Santo á sus devotos, de
suerte que de mil personas una se­
rá la que no haya conseguido su
piadoso intento, de la qual tan vi­
va confianza brotan las mas fervo­
rosas súplicas de-varios, y loables
modos de buenos chri st i ati oscon
sumo provecho de sus almas, por
la intercesión de este gran Santo
para con D io s: multiplicándose en­
tre otras devociones una devota
N ovena de M iércoles, dia dedica­
do á su martirio, con la acostum­
brada Confesión y Comunion, ó á
lo menos el primero y último dia?
si se prosigue por nueve dias con­
tinuos, según cada uno pudiere, y
le permitieren sus negocios y esta­
8sí
do, y por esto se ha compuesto un
pequeño. manuaL.de:oraciones- ¡, las
mas- particulares y aprobadas r re­
cogidas de muchos libros publica­
dos á honor del Santo, para los
nueve: Miércoles ,· ó los hueve dias
continuos, atendiendo. á la mayor
devocion de ambos sexos, para; se­
guir los afectos experimentados en
SU interior. ,: r : ■

ADVERTENCIAS ^ -

PARA, - HACE R E S T A N O V E N A
.con fruto de las almas. ^

Primeramente se ha de visitar.tor
dos los Miércoles su altar con co­
razón contrito , confesando y., co­
mulgando. : .. .«
En segundo lugar * quando- se
vaya á la Iglesia se ha de renovar
el piadoso intento por el qual se
86
hace· la N ovena, y encomendarse
con toda confianza al Santo.
Lo tercero, considerar por el
discurso del día, si los negocios lo
permiten , las1virtudes del Santo,
el fervor interior con que hizo sus
oraciones, penitencias, ayunos, dis­
ciplinas & c,; quán exemplar, hu­
milde y casto vivió en su estadoj
quán caritativo y piadoso con los
pobres; cómo estuvo siempre fir­
me y constante en las mayores per­
secuciones la'fórtáleza de su chris-
tiano corazon, con que despreció
las grandiosas ofertas de un Rey,
y guardó el saicróVarito sigilo de la
Confesíon contra un tirano enco­
lerizado, á' costa de remetidos tor-
íriéhtos, y : dé liria gloriosa muerte.
" 'rLó quarto,' repetir el oficio, him­
nos , y otras oraciones devotas al
Santo con la déBídá’ atención.
' · ' LÓ! quinto , hacer celebrar de
qiaáñdo en quando una Misa en su
honor, si fuere posible, ó dar al-
guna limosna ayunar ó exercitar-
se en otra obra piadosa.
Lo sexto, traer consigo alguna
imágen del Santo, ó tenerla á lo
menos en el corazon venerándola,
y besándola con afecto*
Lo séptimo, la víspera de los
nueve M iércoles, destinados á la
Confesion y Comunion, tomar algu­
na mortificación y abstinencia, con
consejo del Director espiritual, en­
treteniéndose el día siguiente en
leer libros espirituales, ó meditan^
do la Pasión del S eñ or, resignán­
dose en su divina volun tad, y hu­
yendo quanto fuere posible conver­
saciones excusadas.
Y si acaso se hace en nueve dias
continuos, confesará y comulgará
el primero y el último, como se ha
dicho; y se visitará cada dia su al­
tar , rezando las mismas oraciones
de los nueve M iércoles, cada-dia
88
la suya, 'y considerando todos los
dias con ateneiQti las, obras virtuo­
sas del S a n to s .■. ; = - -

ORACION PREPARATORIA.

O Padre eterno! Dios de las m i­


sericordias y de todos nuestros
verdaderos consuelos ; habiéndonos
Vos mismo enseñado que debemos
invocar vuestro santísimo nombre
en nuestras necesidades en este va­
lle de miserias, asegurándonos que
seremos oidos: por tanto y o , aun­
que indignísima criatura vuestra,
y vilísimo gusano de la tie rra , os
hago ahora la oferta de Jesuchris·^
to vuestro amantísimo H ijo, el qual
para mayor gloria vuestra y au­
mento del honor de San Juan N g-
pomuceno, acabo de recibir sacra­
mentado, con la mas profunda hu­
mildad y arrepentimiento de mis
culpas; y os suplico por el mismo
Señor JesuchristOy mí. benignísima
Redentor, y por la santísima ¿iem^
pre Virgen M aría, y por la pode-?
rosa intercesión y méritos de vues­
tro fiel Siervo y Mártir San Juan
Nepomuceno , me amparéis en ; la
presente necesidad y¡ angustia, que
sabéis , para que..yo. pueda rendi­
ros las - debidas gracias y alaban­
zas con mi Santo Abogado S.-Jqan
Nepomuceno ,.para siempre y eter­
namente. A si sea.

ORACION
Á S A N JU A N N E PO M U C E N 0
P A R A E L P R IM E R M IERCO LES.

O glorioso Confesor y M ártir


del Señor , mi Abogado y Pro­
tector , á Vos vengo, aunque in­
digno siervo (ó sierva) con toda
confianza y amor filia l, á represen-

taros como· á padre mi grave ne­
cesidad N. (aquí puede decir la
que fuere); y os suplico por aque­
lla caridad con que quiso Dios con­
solar á vuestros piadosos y estéri­
les padres con un parto tan feliz,
y manifestar al mismo tiempo vues­
tra futura santidad con el admira­
ble resplandor que baxó sobre vues­
tra casa, que me alcancéis, ó glo­
rioso Santo, de su divina Mages-
tad la gracia de ser oido por vues­
tra poderosa intercesión en mi sú­
plica, y que mi trabajo se conmu­
te en gusto; y asi como Vos aho­
ra alabais, y amais á Dios eterna­
mente , así también yo pueda ala­
barle por todos los siglos. Amen.
Nueve Padre nuestros, y nueve
Ave Marias.
9*

SE G U N D O M IE R C O L E S .

. O R ACIO N .

O Padre eterno! Dios de las mi­


sericordias y y- de todos;;nuestros
verdaderos consuelos , &c. como
arriba. . ’ ; T';

O R A CIO N A L S A N T O .

A h o r a vengo segunda vez pos­


trado á V o s , ó amántísimó padre
San Juan Nepomuceno , para mo­
veros á piedad con duplicada es­
peranza filial en mi grave necesi­
dad N ., suplicándoos por aquel
amor con que el sumo Dios os qui­
so,guiar y gobernar en vuestra in­
fancia y tierna edad , para que ca­
minaseis en una continua inocencia
y virtud exemplar á la juventud:
9a
alcanzadme del Altísimo que sea
consolado mi afligido corazon, pa­
ra mayor honra y. gloria de Dios,
y de vuestro santo nombre. Amen.
Nueve Eadre nuestros , y nueve
A ve Marios,
'x - . . . . . .

TERCER M IE R C O L E S .

O RACION.

O Padre eterno! Dios: de las m i­


sericordias. , y de todos nuestros
verdaderos consuelos, &c. como
ántes.

O R A CIO N A L SA N TO .

(3 glorioso Mártir de Christo, y


gran protector de la honra S. Juan
Nepomuceno ; tercera vez vengo
delante de vuestra santa imágen,
93
y os saludo por el dulcísimo cora-
zon de Jesús, y os suplico por
aquel amor coa que el omnipoten­
te Dios os destinó a la dignidad
sacerdotal, que miréis con ojos de
padre mi tristeza y lamentos; y
pues podéis tanto con el Altísimo,
alcanzadme , ó benignísimo padre,
alivio y socorro en mi necesidad N .,
para que yo pueda por esta gracia
en Vos y por V os alabar siempre
y dar las gracias á D io s, autor de
todo bien. Amen*
. Nueve Padre nuestros, y nueve
Ave Martas.

JQUARTO MIERCOLES.

O RACION .

C 3 Padre eterno! Dios de las mi­


sericordias, y de todos nuestros
94
verdaderos consuelos, &c. lo mis­
mo que arriba.

O R A CIO N .

C 3 poderoso bienhechor en toda»


las necesidades San Juan Nepomu-
peno, quarta vez recurro á Vos yo
miserable pecador (ó pecadora),
oprimido de mi grave pena y aflic­
ción, suplicándoos postrado á vues­
tros pies, por aquel amor con que
Dios os concedió tanto fervor en
predicar su santo Evangelio, que
representeis mi ardiente deseo N .
al omnipotente Señor; y que mi­
réis, como singular Protector que
lo sois mió, las angustias de mi co­
razón , apiadándoos de m í, para
que quanto ántes me halle libre de
ellas, por vuestra eficaz interce­
sión con el sumo bien. Amen.
Nueve Padre nuestros, y nueve
A v e Mañas.
95

Q U IN T O M IE R C O L E S .

O RACIO N .

O Padre eterno! Dios de las mi­


sericordias , y de todos nuestros
verdaderos consuelos , &c. como
se ha dicho.

O R A C IO N A L S A N T O .

O secretísimo Confesor, y amo ­


rosísimo Limosnero de los pobres
S. Juan Nepomuceno; vuelvo quin­
ta vez arrodillándome á vuestros
santos pies, y levantando la voz
coii el mayor esfuerzo de mi co­
razón :, y os suplico por aquella
singular gracia que recibisteis de
Dios nuestro Señor para sufrir mu­
chas veces prisiones y martirio, án-
tes que revelar la confesion de la
penitente Reyna, que me libréis de
mis presentes afanes N. en el modo
que· lo han experimentado vues­
tros millares de devotos: ayúda­
me , ó gran Santo, también á mí,
que estoy afligido, y no permitáis
que yo me aparte de Vos sin con­
suelo. Amén,
* Nueve Padre nuestros , y nueve
A ve Marías.

SEXTO M IE R C O L E S . .

O R ACIO N .

C3 Padre eterno! Dios de las mi­


sericordias , y de todos nuestros
verdaderos consuelos, &c. como
en las anteriores.
9?
O RACIO N A L S A N T O .

O s Saludo mil veces, ó pasmoso


protector de la honra S. Juan Ne-
pomuceno; sea esta la sexta de mis
peticiones, con la qual vengo yo,
mísero pecador (ó pecadora), á
vuestro santo altar , en donde con
lágrimas y suspiros, mas que nun­
ca exclamo á Vos incesantemente,
y os suplico con toda sumisión, por
la gracia que os concedió Dios de
sufrir la muerte con heroyca for­
taleza , se ablande vuestro corazon
verdaderamente de padre, pues fué
siempre tan compasivo con los atri­
bulados ; haced que yo experimen­
te vuestro poderoso socorro en mi
súplica,que bien sabéis N.5 librad­
me de tantas aflicciones, ó Santo
mió, para mayor honra y gloria de
Dios y salvación de mi alma. Amen.
Nueve Padre nuestros, y nueve
Ave Martas.
o
98

S E P T IM O M I E R C O L E S .

O RACION .

O Padre eterno! Dios de las mi­


sericordias y y de todos nuestros
verdaderos consuelos , &c* como
en las demas se ha dicho.

O R A CIO N A L SAN TO .

O preciosa joya de la Catedral de


Praga, y Mártir glorioso San Juan
Nepomuceno; vuelvo séptima vez á
ponerme delante de Vos para con­
suelo de micorazon afligido, y lle­
no de afanes : ea oidme benigna­
mente, y atended á mi necesidad:
suplicoos por aquel amor con que
el omnipotente Dios quiso honrar
á vuestro bendito y santo : cuerpo
ahogado en el rio Moldava , con
99
celestiales resplandores , que reci­
báis en vuestro corazon mis repeti­
das instancias N ., y con paternal
cariño mudad con vuestra interce­
sión mi tristeza en gozo ,. para que
sea aliviado mi ánimo lleno de an­
gustias , y goce aquel deseado des­
canso, para que esté mas capaz de
alabaros á Vos despues del sumo
bien con las debidas gracias. Amen:
Nueve Padre nuestros, y nueve
Ave Marías.

OCTAFO M IE R C O L E S .

O RACIO N .

C3 Padre eterno! Dios de las mi­


sericordias , y de todos nuestros,
verdaderos consuelos , &c. como
allá se dixo.

а з
100

O R A CIO N A L SA N TO .

JFelicísimo ciudadano del celestial


paraíso . San Juan Nepomuceno;
dignaos de admitirme la octava vez
delante de vuestra imágen , que
vengo con. aquella misma angustia
que ántes. de Vos depende, ó be­
nignísimo pad re, el alivio de las
aflicciones' que sabéis; tened pie­
dad de m í, por aquel amor con que
os elevó Dios á su gloria, y os ha
coronado con ía diadema del mar­
tirio: libradme de la pena N . , que
ahora pongo á vuestros pies santí­
simos; que no me he de ir hasta tan­
to que uséis misericordia conmigo.
Amen.
Nueve ' Padre nuestros , y nueve
Ave Martas.
101

N O V E N O M IE R C O L E S ,
Y ULTIMO DE LA NOVENA.

ORACION.
O Padre eterno! Dios de las mi­
sericordias , y de todos: nuestros
verdaderos consuelos , &c. como
en las otras.

O RACIO N A L SA N T O .

A h o r a con esta nueve veces, ven­


go á acabar mi Novena delante de
vuestro santo a lta r; ó padre benig­
nísimo , Confesor y Mártir glorioso
en el cielo San Juan Nepomuceno:
humillado y angustiado me hallo
con mi largo padecer 5 por tanto
clamo á Vos de lo íntimo de mi
corazon, para que os digneis de
socorrerme en la misma grave ne­
cesidad N ., que me combate, supli-
TOS
eandoos por aquella celestial glo­
ria y bienaventuranza que gozáis
con excesiva dulzura á la vista del
Altísimo : rniradme con benigna
compasion, y haced que pueda yo,
aunque indignísimo pecador (ó pe­
cadora) experimentar en mis ur­
gencias lo poderosa que es vuestra
intercesión para con su divina Ma-
gestad, y me sirva dé ésto para
multiplicar vuestras alabanzas por
todo el tiempo de mi vida , y siem­
pre con mas fervor* Amen.
Nueve Padre nuestros, y nueve
A ve Martas*

O R A C IO N

Á DIOS MUESTRO SEÑOR .

D ios eterno , omnipotente , mise­


ricordioso , y sumo bien, que ha­
béis privilegiado de muchas parti­
culares gracias, y coronado ente-
rameóte en el cielo á vuestro fiel
Siervo y glorioso Mártir San Juan
Nepotnuceno, y también dispusis­
teis que fuese especialísimo Aboga­
do de nosotros, miserables peregri­
nos , en nuestras humanas urgen­
cias: suplicoos con todo mi corazon,
alma y fuerzas, por los infinitos mé­
ritos de Jesuchristo vuestro" ama tití-
sinio Hijo, y de la purísima siempre
Virgen y Madre María Santísima,*
y por la intercesión del mismo Sier­
vo vuestro San Juan Nepomuceno^
tengáis misericordia de mí; y no
siendo contra vuestra divina vo^
Juntad y salud de mi alma, os dig­
neis de oirme en esta mi grave aflic­
ción y necesidad. A si sea.

O R A C IO N A L S A N T O

para el último dia.

Y a terminó la Novena ofrecida


104
con devocion particular á vuestro
culto, ó amorosísimo padre y pro­
tector San Juan Nepomuceno, en
unión del dulcísimo corazon de Je­
sús; y clamo sin cesar aun todavía
como un hijo á V os, que sois buen
padre y amparo mió: ayudadme con
vuestro paternal amor, y rio dexeis
que quede desvanecida mi firme es­
peranza. Pero si acaso lo ordenase
de otra manera Dios nuestro Señor,
queriendo que yo sufra mas tiempo
esta pesada cru z, conseguidme, o
gran Santo, el celestial don de una
verdadera paciencia, mérito y con­
formidad con la divina voluntad,
para que todo redunde en mayor
gloria y honor del Altísimo, y sirva
de satisfacción al mismo Señor por
mis graves pecados, y asi consiga
la vida eterna. Amen.
I05
TR ES DEVOTOS SUSPIROS

Á LA LENGUA INCORRUPTA

DE S. JU A N N E PO M U C E N O .

SUSPIRO PRIMERO.

O Lengua incorrupta de la pure­


za y castidad virginal de S. Juan
Nepomuceno , conservada hasta
ahora de la Omnipotencia divina
por muchos siglos; alcanzadme la
enmienda de mi pasada vida , con
un íntimo aborrecimiento de mis
culpas , que hasta ahora he come­
tido sin número, ofendiendo á to­
do un Dios con tantos quebranta­
mientos de la divina L ey, y man­
chas de la pureza bautismal, me­
tiéndome á propósito en las redes
del demonio, sumergiéndome por
mi capricho en estas vanidades
io 6
mundanas, mas seguidas de m í, y
apreciadas que los divinos precep­
tos y las santísimas virtudes: quitad
esta deplorable ceguedad de mi
mente, y de mi corazon todo em­
barrado de este lodo terreno* O li­
rio hermoso del paraíso, que acom-
pañais al Cordero inmaculado, ayu­
dadme para que resista á las tenta­
ciones pecaminosas de los sentidos
en pensamientos, palabras ú obras:
conseguidme que nunca jamas ofen­
da á un Dios tan bueno y miseri­
cordioso para conmigo, vilísimo gu­
sano de la tierra; ántes sí haga una
seria reflexión á mi desamor, que
para con su divina Magestad he te­
nido, con aquella debida peniten­
cia que me conviene tener ántes de
la tremenda sentencia en la muerte·

SU SPIR O S E G U N D O ,

o Lengua milagrosa del sacro


iojr
sigilo de la Confesion San Juan N e­
pomuceno , como señal prodigiosa
del silencio usado en aquel santo
tribunal, y de la verdad evangéli­
ca , enseñada en los pulpitos al pue­
blo Christiano con infatigable zelo
y ardiente amor*, oid mis ardientes
suspiros, testimonios de mi íntima
veneración á Vos. O Santo Abo­
gado mió, haced que mi lengua to­
da manchada hasta ahora, y mur­
muradora , mediante un verdadero
arrepentimiento se mude de hoy en
adelante, y sane de estos defectos^
para que juntamente con la vuestra
dé copiosas alabanzas á D ios, y
exercite la virtud de la caridad
con mis próximos: apartad mi co^
razón de los placeres momentáneos,
y de las honras y riquezas munda­
nas, moviéndole á la conquista de
los verdaderos, celestiales, inmu­
tables y eternos tesoros : que mi
mente pase de las obscuras tinie-
io8
blas de las culpas á la hermosa luz
del Sol divino, con la qual ilumi­
nada y encendida de un santo de­
seo de padecer por su amor, se ade­
lante siempre mas y mas en la per­
fección con que Dios quisiere enri­
quecerla.

SUSPIRO TERCERO.

o Lengua gloriosa del constante


martirio, sufrido por el crucifica­
do Jesús, de San Juan Népomuce-
no, ya toda empleada en,las divi­
nas alabanzas allá en la celestial
Jerusalen; á Vos se dirigen mis fer­
vorosas súplicas de lo íntimo de mi
alma} hacedlas eficaces delante de
la Magestad de Dios, para conse­
guirme que yo sea, á imitación
vuestra, animoso y fuerte en mis
trabajos ; y no siendo digno del
martirio por Jesuchristo , lo con­
mute en otras tantas cruces, peni-
109
tencias y mortificaciones, con una
seria enmienda y contrición de mis
pecados, para que despojado del
todo del viejo Adán, de aquí en
adelante pueda esperar la divina
misericordia. Santo Abogado mió,
y mi singular Patrono, apiadaos
de mí, miserable pecador (ó peca­
dora )} y asi como fuisteis un Sera-
fin de amor, conseguidme una so­
la llama de vuestro encendido co-
razon para consumir los vicios, é
inflamarme en las virtudes, para
que por medio de vuestra fiel guia,
despues de este penoso destierro y
valle de lágrimas, tenga yo tam­
bién finalmente la bella suerte de
llegar, vencidas las asechanzas del
enemigo infernal, á poseer y go­
zar con Vos aquella dichosa patria
del Cielo , y alabar á Dios por to­
da la eternidad. A si sea.
I1Q
O R A C IO N

E S C R I T A EN ALEM AN,
Bohemo, y Latin ante el sepulcro
dé nuestro Santo.

insigne Mártir, y Patrono mió, oriun­


do de Nepomuk, villa pequeña del
Reyno de Bohemia, y Canónigo de
la Iglesia Catedral de San Vito de
la Ciudad de Praga: Vos que por­
que no quisisteis revelar al Rey
Wenceslao IV el sigilo de la Confe­
sión de laReyna su esposa, de quien
él se quería vengar, porque le re­
prehendía de su escandalosa vida,
y despues de diversos torrpentos,
fuisteis precipitado desde el puen­
te al rio Moldava ; pero coronado
vuestro sagrado cuerpo de lucidas
estrellas, índices irrefragables de
vuestra inocencia y santidad, fuis­
teis llevado en solemne procesion
del Clero y Pueblo al suntuoso tem­
plo de San V ito , donde hasta hoy
todos los que desprecian vuestro
sepulcro son publicamente despre­
ciados 5 y que dexasteis santificada
y célebre la memoria de cómo se
debe guardar el sigilo de la sacra­
mental Confesion: por estos vues­
tros merecimientos, y por los fa­
vores que Dios os h iz o , os pedi­
mos con toda humildad y confian­
za nos alcancéis de nuestro Señor,
que aplaque su divina i r a , y nos
libre de todas las penas que merece­
mos por nuestras culpas,com o son
peste , hambre y guerra, y de to­
das las demas adversidades del
cuerpo y alma , y que nos dé gra­
cia para que ántes de la hora de
la muerte confesemos nuestros pe­
cados, y hagamos penitencia de
ellos , evitemos todo peligro , des­
honra del mundo , y escándalo de
los próximos 5 y unidos amorosa­
mente con Dios concluyamos loa­
blemente la vida temporal, y al­
cancemos la eterna, por los mere­
cimientos de nuestro Señor Jesu-
christo; que con el Padre y el Es­
píritu Santo vive y reyna por to­
dos loe siglos de los siglos. Amen.
OFICIO 1 3

T PRECES

DE S. J U A N N E P O M U C E N O ,

PATRONO DE LOS PENITENTES,

Y QUE PELIGRAN EN LA FAMA.

Sanctus, Sanctus, Sanctus, Domi­


nus Deus Sabaoth , pleni sunt cceli
et terra gloria ejus.

AB M A T U T IN U M .

ir. Domine labia mea aperies.


Et os meum anuntiabít laudem
tuam.
if. Deus in adjutorium meum in-
tende.
Domine ad adjuvandum me fes-
tinä.
Gloria Patri, et F ilio , et Spirltui
H
ii4
Sancto. Sicut erat in principio, et
mine, et semper, et in sscula s$-
eulorum. Amen.
A lleluia, <vel Laus tibi Domine,
Rex eterna; gloriae. .
Esto último solo se dice desde la
Dominica de Septuagésima hasta
la Pasqua de Resurrección.

H TM N U S.

: ÍV firacu lis, virtutibus,


Coeli favore plene,
O digne cunctis laudibus,
A ve Nepomucene.

Quot ora sunt mortalium^


r Invito, me juvate,
Joannis ad praeconium
Ubique consonate.
Domine non elongaveris auxi-
lium tuum a me.
5?. Domine adjuvandum me respice.
H.g
O R E M U S.

1 3 eus,cui soli debeíur omnis ho­


nor et gloria, per gloriosa merita
sancti Martyris tui joannis N epo-
muceni, te suppliciter exoro ut om-
nem infamiam et confussionem pu-
blicam , undecumque mihi impen-
dentem , misericorditer avertere.
digneris, et concede s ic , uti hono-
re temporali, ut seternam confus­
sionem, evadere, et in ctelesti glo­
ria mereamur colocari: per Jesum
Christum Filium tuum, quí ab eter­
na confussione, ignominiosa morte
crucis nos redemit, et nunc tecum
viv it, et regnat Deus in ssecula ss-
culorum. Amen.
II6
AD PRIMAM.

Hi. Deus in adjutorium meum in-


tende.
B;. Domine ad adjuvandum me fes­
tina,
Gloria Patri, et Filio, et Spiritui
Sancto. Sicut erat in principio, et
nunc, et semper, et in saecula sae-
culorum. Amen.
A llelu ia, vel Laus tibi Domine,
Rex eterna glorias.

H YM N U S.

O rbis diu jam prolibus,


Aurora gratiarum,
T e dedit parentibus
Sydus , M aria, rarum.

Conceptus es, tuum natus es,


Sub Virginis favore,
U t nos suo, nunc impetres,
Dignetur hsec amore.
if. A d te Domine levavi animam
meam.
Domine Deus , in te confido,
non erubescam.

OREM U S.

I 3 e u s , cui solí debetur omnis ho­


nor et gloria, per gloriosa merita
sancti Martyris tui Joannis Nepo-
muceni, te suppliciter exoro ut om-
nem infamiam et confussionem pu-
blicam, undecumque mihi impen-
dentem , miserieorditer avertere
digneris, et concede sic , uti hono-
re temporali , ut asternam confus­
sionem, evadere, et in easlesti glo­
ria mereamur colocari: per Jesum
Christum Filium tuum, qui ab eter­
na confussione, ignominiosa morte
crucis nos redemit, et nunc tecum
vivit, et regnat Deus in ssécula sse-
culorum. Amen.
n8
AD TERTIAM.

Deus in adjutorium meum in-


tende. '·■
#. Domine ad adjuvandum me fes­
tina.
Gloria Patri, et Filio, et Spiritui
Sancto. Sicut erat in principio, et
nunc, et semper, et in specula sae-
culorum. Amen.
A lleluia, vel Laus tibi Domine,
Rex eternae glorise.

H YM N US.

C re s c e b a t áetas numinis
Plus creveras amore,
Hoc factus inviricibilis,
Et hostis a furore.

Immobilern sors blanda te,


- Víditque sa;va stare,
Sic coelites, Deumque me,
Patronus sic amare.
1X9
f , Custodi animam meam , et erue
me.
IJí. Non erubescam quóniam spera-
vi in te.

O REM U S.

33eus> cui sol i debetur omnis ho­


nor et gloria, per gloriosa merita
sancti Martyris tui Joannis Nepo-
muceni, te suppliciter exoro ut om>
nem infamiam et confussionem pu-
blicam, undecumque mihi impen-
dentem , «íisericorditer avertere
digneris, et concede s ic , uti hono-
re teinporali , ut Eeternam confus­
sionem, evadere, et in ccelesti glo­
ria mereamur colocari: per Jesum
Christum Filium tuum, qui ab eter­
na confussione, ignominiosa morte
crucis nos redemit, et nunc tecum
v iv it, et regnat Deus in saecula sae-
culorum. Amen.
120
AD SEXTAM.

y . Deus in adjutorium meum in-


tende.
ft. Domine ad adiuvandum me fes-
tina.
Gloria Patri, et Filio, et Spirkui
Sanctó. Sicut erat in principio, et
nunc, et semper, et in saecula sas-
eulorum. Amen.
A llelu ia, vel Laus tibi Domine,'
Rex eternie gloria?.

H TM N US.

U t Stella Cleri fulseras,


Ut Doctor eminebas,
Prseclare semper segeras,
Latere sed studebas.

Tam candidi, quam lilium,


Tui fuere mores,
Fac puritate noxium,
Ut horream quod horres.
121
3^. Justum adjutorium meum a D o­
mino.
Qui salvos facis rectos corde.

O REM U S.

J 3 eus, cui soli debetur omnis ho­


nor et g lo ria , per gloriosa merita
sancti Martyris tui Joannis Nepo-
muceni, te suppliciter exoro ut om-
nem ínfamíam et confussionem pu-
blicam , undecumque mihi impen-
dentem , misericorditer avertere
digneris, et concede s ic , uti hono-
re temporali, ut aeternam confus­
sionem , evadere, et in cc&lesti glo ­
ria tnereamur colocari: per Jesum.
Christum Filium tuum, qui ab eter­
na confussione, ignominiosa morte
crucís nos redemit, et nunc tecum
vivit, et regnat Deus in saecula sse-
culorum. Amen»
122
A I) N O N AM . ■

‘t . Déüs ín adjutoriura meum in-


tende.
IV. Domine ad adjuvandum me fes­
tina.
Gloria Patri, et Filio, ét Spiritui
Sancto. Sicut erat in principio, et
nunc, et semper , et in saecula s s -
cülorum. Amen.
A llelu ia, vel Laus tibi Domine,
Rex eternse gloriae.

H TM N US.

S a c ra tua facundia,
A u cto ritate, celo,
Mortalium sunt millia
Arnica facta ccelo.

Si videris (sum lábilís")


In crimen incidentem,
Extende dextram prsesto sis,
Ut erigas clientem.
I23
y . Domine Deus meus in te speravi.
Salvum me fac ex ómnibus per-
sequentibus me, et libera me.

O REM U S.

J 3 e u s , cui soli debetur omnis ho­


nor et gloria, per gloriosa merita
sancti Martyris tui Joannis Nepo-
muceni, te suppliciter exoro ut om-
nem infamiam et confussionem pu-
blicam, undecumque mihi impen-
dentem , misericorditer avertere
digneris, et concede sic,uti hono-
re temporali, ut asternam confus-
sionem , evadere, et in ctslesti glo­
ria mereamur colocari: per Jesum
Christum Filium tuum, qui ab eter­
na confussione, ignominiosa morte
crucis nos redemit, et nunc tecum
vivit, et regnat Deus in saecula sse-
culorum. Amen.
324
AD F ESPERAS.

if. Deus in adjutorium meum in-


tende.
R. Domine ad adjuvandum me fes­
tina.
. Gloria Patri, et Filio, et Spiritui
Sancto. Sicut erat in principio, et
nunc, et semper, et in saecula sae-
culorum. Amen.
A lle lu ia , vel Laus tibi Domine,
Rex eternas gloriae.

H TM NUS.

A-bsconderes, quod regiae


Arcana pcenitentis,
Praeceps in undas Moldavae
Tunc, actus es, tumentis.

N osti, beatas patrias


A d litus hinc venire,
N e nos, in hujus aequore
Mundi sinas perire.
3^ N e tradideris me in animas tri-
bulantium me.
ty; Quoniam insurrexerunt in me
testes iniqui.

O REM U S*

J D e u s , cui soli debetur omnis ho~


ñor et gloria, per gloriosa merita
sancti Martyris tui Joannis N epo-
muceni, te suppliciter exoro ut om*.
nem infamiam et confussionem pu-
b licam , undecumque mihi impen-
dentem , misericorditer avertere
digneris, et concede s ic , uti hono-
re tem porali, ut aeternam confus­
sionem, evadere, et in coelesti glo­
ria mereamnr colocari: per Jesum
Christum Filium tuum, qui ab eter­
na confussione, ignominiosa morte
crucis nos redernit, et nunc tecum
v iv it, et regnat Deus in ssecula sae*
culorum. Amen.
126;
A D COMPLETORIUM.
Converte nos Deus salutaris nos-
ter,
IV. Et averte iratn tuam a nobis.
f . Deus in adjutorium meum in-
tende..
Domine ad adjuvandum me fes-,
tina.
Gloria Patri, et F ilio , &c.
A llelu ia ,.v e l Laus tibi, &c.

H TM NUS.

C ^ u i laurea nunc Marty rum


Nepomucene gaudes,
Admitte vota supplicum,
Prasces piasque laudes.
Linguas coerce noxtas
Calumniis furentes,
Has pelle famae viperas,
Tuere te colentes.
Hr. Domine deduc me in justitia tua.
Propter inimicos meos dirige in
conspectu tuo viam ineam.
I2jr
O REM U S.

J 3 e u s , cui soli debeturomnis ho­


nor et g lo ria , per gloriosa merita
sancti M artyris tui Joannis N epo-
m uceni,te suppliciter exoro ut om-
nem infamiam et confussionem pu-
blicam , undecumque mihl impen-
dentem , misericorditer avertere
digneris, et concede sic, mi hono-
re temporali, ut seternam confus­
sionem , evadere, et in coelesti glo­
ria mereamur co lo ca ri: per Jesum
Christüm Filium tuum, qui ab eter­
na confussione, ignominiosa morte
crucis nos redem it, et nunc tecum
vivit, et regnat Deus in sécula sse-
culorum. Amen.

COM M ENDATIO.

S u s c ip e , quas dedimus,
Joannes Beate,
T ibi preces supplices,
128
N oster advocate,
Fieri dum vivimus, .
Ne siflas infames,
Et -nostros post obitum
Coslis infer manes.

ENCOMIOS
Y PR EC ES

A S. J U A N N E P O M U C E N O ,
que se usan decir al Santo
en toda Alemania.

S á n ete Joannes Nepomucene,*


Maríani cultus promotor arnabilis,
Pnecursoris Domini pedisseque,
Dilecti discipuli Joannis imitator
Virgine,
Nove Joannes silentiarie,
Nostri temporis magne ac certe
Thaumaturgue,
Arcanarum ccelestium conscie,
129
A Spiritu Sancto scientiis desuper
instructe,
Doctrinse pariter, ac sanctitatis lau­
rea insignite,
Praefulgens lumen Metropolitan®
Pragensis Ecclesiae,
Tribunalis clementissimi assessoris
indefesse,
Absconditorum humani cordis se­
cretarle,
Honoris ac famae defensor asgregie,
In periculis confussionis, ac igno­
minias patrone certissime,
Linguae custos vigilantissime,
Mendatiis a simulationis osor má­
xime,
Veritatls prsedicator intrepide,
Confessa riorum speculum nitidissi-
mum,
Sacerdotum exemplar clarissimum,
Prselatorum lumen fulgidissimum,
Paenitentium assilum tutissimum,
Admirabile inviolati sacrosanct®
confessionis sigilli monumentum*
130
In scrupulis ac animae angustiis so-
Jamen suavissimum,
Christi patientís cultor eximise,
In cruciíixi vulneribus assiduse,
In subitis casibus ductor ac direc­
tor fidelissime,
Clientum tuorum patrone mirifice,
Pro Ecclesiae juribus bellator stre-
nue,
Columbinas simplicitatis, ac agninae
mansuetudinis exemplum,
Vitas innocentia, ac virginali casti-
monia prafulgens,
De vitae statu deliberantium fax lu-
cidissima,
Probatissima afflictorum medicina,
Saltis animarum, quam propriae vi­
tae amantior,
V ir cordis ac oris sincerissime,
QuiRegis terreni minas comemnens,
Ccelestis Regis gratiam meruisti,
Quia morte peccati solvens animas,
Mortem corporis incurristi,
Pro custodito confessionis sigillo.in
13 X
flumen precipítate,
A ccelo sub aquis latens stellarum
inditio manifestate,
Confesor ja c Martyr generossissime,
Tot radiis sanctitatis, quod astris
lucens,
Cujus amoris flammas aquae malt©
non potuerunt extinguere,
Cujus sepulchri honor a Deo defen-
ditur,
Qui honorantes te honoribus auges,
Contemnentes ignominia afficis,
Aliorum bonae de me existimationis
tutor, ac conservator laudabilis,
Auxiliator in necessitatibus promp-
tissime,
Sanctie Dei mihi in patronum e
millibus electe,
Omnium actionum mearum splen­
dor mirifice.
Sancte Joannes Nepomucene,
Per intercessionem, et merita Sanc-
ti Joannis Nepomuceni, libéra­
nos Domine.
i%
132
U t; cultum ac venerationem Sancti
Joannis Nepomuceni, propaga­
re digneris.
U t ómnibus ejusdem clientibus fa -
cile aurem praebeas.

O REM U S.

Tl^eus ? cni soli debetur omnis ho­


nor et g lo ria , per gloriosa merita
sancti Martyris tui Joannis N epo­
muceni, te suppliciter exoro ut om-
nem infamiain et confussionem pu­
blicara, undecumque mihi impen-
dentem , misericorditer avertere
digneris , et concede sic , uti hono-
re temporali, ut ^ternam confus­
sionem, evadere, et in ccelesti glo­
ria mereamur colocari: per Jesum
Christum Filium tuum, qui ab eter­
na confussione , ignominiosa morte
crucis nos redemit, et nunc tecum
v iv it,e t regnatDeus in saecula sse-
culorum. Amen,
OFI CI O
D E S. J U A N N E P O M U C E N G ;

TRADUCIDO AL CASTELLANO

PARA CONSUELO

DE LOS QUE NO ENTIENDEN EL LATIN.

A M A T T INES.
ty* Abre mis labios divino Señor·
S?. Dirá mi boca tu santo loor.
Dios á mi favor y amparo atiende*
B?. Ven aprisa, Señor , ayúdame y
defiende.
Gloria sea al Padre, Gloría al
eterno H ijo , G loria al Espíritu San­
to, pór siglos infinitos. Amen.

HIMNO.

13ios te salve Juan,


Compendio de gracias,
*34
Cifra de milagros,
De virtudes mapa.
D el cielo mil favores,
Tan querido alcanzas,
Que con mil loores
E l mundo te exálta.
C antad, pues, ó hombres,
Con voz entonada,
De Juan las dichas,
De este Santo las gracias.
ir. N o apartéis, Señor, de nosotros
vuestro auxilio.
R.Ayudadmeconvuestro patrocinio.

O R A C IO N .

J 3 i o s , á quien solo se debe la


honra y gloria , humildemente os
suplico por los merecimientos del
glorioso Mártir San Juan Nepomu-
ceno , que mé libréis por vuestra
misericordia de toda la confusion
é infamia pública que por qualquier
título me amenace 5 y concededme
que use de tal manera de la honra
temporal, que pueda librarme de
la infamia eterna del infierno,. y
conseguir la inmortal gloria del cie­
lo : por los méritos de Jesuchristó,
Hijo vuestro,y Señor mió, el qual
con su ignominiosa muerte de cruz
nos libró de la confusion eterna, y
ahora vive y reyria con Vos por to­
dos los siglos de los siglos. Amen.

A P R IM A .

f . Dios á mi favor y amparo at iende.


fy. Ven aprisa, Señor , ayúdame y
defiende.

HIMNO.

M . kía Santísima,
Aurora sagrada,
Fue de nuestro Santo
La Lucina casta.
Siendo estériles los padres,
; í 36
Siendo la noche opaca,
Salió Juan al mundo,
; ; Gomo estrella de alba.
Pues agradais tanto
A la Inmaculada,
Pedidla que en todo
Sü favor nos valga.
f . A V o s , Señor, levanté mi alma.
En Vos confiado, no temo las in­
famias.

O R A C IO N .

D i o s , á quien solo se debe la


honra y gloria , humildemente os
suplico por los merecimientos del
glorioso Mártir San Juan Nepomu-
ceno, que me libréis por vuestra
misericordia de toda la confusion
é infamia pública que por qualquier
título me amenace; y concededme
que use de tal manera de ia honra
temporal, que pueda librarme de
la infamia eterna del infierno, y
n?
conseguir la inmortal gloria del cie­
lo : por los méritos de Jesuchristo,
Hijo vuestro, y Señor m ió, el qual
con su ignominiosa muerte de cruz
pos libró de la.confusion eterna} y
ahora vive y reyna con Vos por to­
dos los siglos de los siglos. Amen.

A T E R C IA .

f . Dios á mi favor y amparo atiende.


Ven aprisa, Señor?, ayúdame y
defiende.

HIMNO.

C r e c í a en la edad,
Pero mas abultaba
En el amor de Dios,
En que se abrasaba.
Por eso invencible,
Peligros contrasta,
Demonios desprecia,
Vicios avasalla.
i 38
Alcánzanos Mártir,
Por esta constancia,
Una caridad
En todo abrasada.
Líbram e, Señor , y guarda mi
alma.
N o quede confusa mi esperanza.

O R A C IO N .

D i o s , á quien solo se debe la


honra y gloria, humildemente os
suplico por los merecimientos del
glorioso Mártir San Juan Nepomu-
cen o , que me libréis por vuestra
misericordia de toda la confusion
é infamia pública que por qualquier
título me amenace ; y concededme
que use de tal manera de la honra
temporal, que pueda librarme de
la infamia eterna del infierno, y
conseguir la inmortal gloria del cie­
lo : por los méritos de Jesuehristo,
Hijo vu estro ,y Señor mió, el qual
con su ignominiosa muerte de cruz
nos libró de la confusion eterna; y
ahora vive y reyna con Vos por to­
dos los siglos de los siglos. Amen.:

A SEXTA.

if. Dios á mi favor y amparo atiende*


5?. Ven apriesa, Señor, ayúdame y
defiende.

HIMNO.

C ^ u al estrella pura
Entre sombras pardas,
A los mas Teólogos,
Juan sobrepujaba.
Lirio de pureza,
Azucena blanca
E r a ; pero humilde
Todo disfrazaba.
Pues fuiste mas puro,
Que la flor mas blanca,
Dadnos odio santo
14°
Contra impuras manchas*
3K De mi Dios espero justa protec­
ción.
R, Porque salva á los justos de buen
corazon*

O R A C IO N *

D i o s , á quien solo se debe la


honra y g lo ria , humildemente os
suplico por los merecimientos del
glorioso Mártir San Juan Nepomu-
ceno , que me libréis por vuestra
misericordia de toda la confusion
é infamia publica que por qnalquier
título me amenace 5 y concededme
que use de tal manera de la honra
temporal, que pueda librarme de
la infamia eterna del infierno, y
conseguir la inmortal gloria del cie­
lo : por los méritos de Jesuchristo,
Hijo vuestro, y Señor mió, el qual
con su ignominiosa muerte de cruz
nos libró de la confusion eterna 5 y
i4i
ahora vive y reyna con Vos por to­
dos los siglos de los siglos. Amen·
A NONA
f . D iosa mi favor y amparo atiende.
R?. Ven aprisa, Señor, ayúdame y
defiende.

HIMNO.

"Vuestra retórica,
Con dulces palabras,
Conduxo á los cielos
Muchas mil almas.
Si ves que las culpas,
Y a con sus borrascas,
Nos ponen en peligro
De perder la gracia,
Acódenos, Santo,
Con mano apresurada,
Para que escapemos
D e toda desgracia.
f . En Vos esperé, mi Dios y Señor.
Sálveme de todo vuestro favor.
1 4 2

O R A C IO N .

D i o s , á quien solo se debe la


honra y gloria, humildemente os
suplico por los merecimientos del
glorioso M ártir San Juan Nepomu-
ceno, que me libréis por vuestra
misericordia de toda la confusion
c infamia pública que por qualquier
título me amenace 5 y concededme
que use de tal manera de la honra
tem poral, que pueda librarme de
la infamia eterna del infierno , y
conseguir la inmortal gloria del cie­
lo : por los méritos de Jesuchristo,
Hijo vuestro, y Señor m ió, el qual
con su ignominiosa muerte de cruz
nos libró de la confusión eterna; y
ahora vive y rey na con Vos por to­
dos los siglus de los siglos. Amen,
143
A V IS P E R A S .

if. Dios á mi favor y amparo atiende.


8r. Ven aprisa, Señor, ayúdame y
defiende.

HIMNO.

P o rq u e no quisistes
Descubrir las faltas
Que la buena Reyna
Tenia confesadas,
Arrojado fuiste,
Con fiereza bárbara,
A l Moldava hinchado,
Que á Bohemia baña.
Pues de él saliste
A dichosa playa,
Librad de naufragios
A quien os aclama.
No me entregueis á los que me
atribularon.
$. Que mil testimonios contra mí
conjuráron.
144 O R A C IO N .

3 3 io s, á quien solo se debe la


honra y g lo ria , humildemente os
suplico por los merecimientos del
glorioso Mártir San Juan Nepomu-
ceno, que me libréis por vuestra
misericordia de toda la confusioa
é infamia pública que por qualquier
título me amenace} y concededme
que use de tal manera de la honra
temporal , que pueda librarme de
la infamia eterna del infierno , y
conseguir la inmortal gloria del cie­
lo: por los méritos de Jesuchristo,
Hijo vuestro, y Señor m ió, elq ual
con su ignominiosa muerte de cruz
nos libró de la confusión eterna; y
ahora vive y reyna con Vos por to­
dos los siglos de los siglos. Amen·
*45
a co m pleta s :

f . Conviértanos Dios nuestro Sal­


vador:
g?. Y de nos aparte la ira y rigor.
t . Dios á mi favor y amparo atien­
de. ■
i¡í. Ven aprisa, Señor, ayúdame y
defiende.

HIMNO.

^ f á r t i r glorioso,
Que en la soberana ..
Corte de Dios Trino
Traéis rica gala:
Oid nuestras súplicas,
Y nuestras palabras;,
Y á las lenguas torpes
Pon una mordaza.
N o permitáis nunca
Peligre la fama
De quien os invoca
Entre sus desgracias.
K
14 6
t . Dirige, Señor, con vuestra jus­
ticia:
Todos quantos pasos diere en
mi vida.
O R A C IO N .
D i o s , á quien solo se debe la
honra y g lo ria , humildemente os
suplico por los merecimientos del
glorioso Mártir San Juan Nepomu-
ceno, que me libréis por vuestra
misericordia de toda confusion é
infamia pública que por qualquier
título me amenace; y concededme
que use de tal manera de la honra
temporal, que pueda librarme de
la infamia eterna del infierno, y
conseguir la inmortal gloria del cie­
lo: por los méritos de Jesuchristo,
Hijo vuestro, y Señor m ió, el qual
con su ignominiosa muerte de cruz
nos libró de la confusion eterna; y
ahora vive y reyna con Vos por to­
dos los siglos de los siglos. Amen.
14?
O f r e c im ie n t o ,

R e c i b id , ó Santo,
Con risueña cara,
..... Estos nuestros ruegos,
Y estas nuestras ansias.
N o permitáis nunca
Que sea infamada
La honra de quien
Vuestro nombre aclama.
Deshaced rumores,
Con que nos infama
La lengua de vívora,
La lengua que mata.
Y quando veamos
La vida acabada,
Llevadnos al cielo
Por medio de la gracia.
Amen.
148
ENCOMIOS
Y PRECES

Á S. JU AN NEPOM UCENO,

que se usan decir al Santo en toda


Alemania en Latín ; y traduci­
dos al Castellano ? son
... los siguientes·

S a n Juan Nepomuceno,
Amable promotor del culto María-
no,
D el Precursor del Señor imitador
parecido.
Virgen á imitación de San Juan el
amado Discípulo,
Otro nuevo San Juan Silenciario,
G ran d e, y cierto Taumaturgo de
nuestro tiempo,
Sabedor de los celestiales arcanos,
Por el Espíritu Santo superiormen­
te instruido,
í 49
Señalado con la laureola de la doc­
trina y santidad,
Luz refulgente de la Metropolitana
Iglesia de Praga,
Abogado y Asesor del Tribunal
clementísimo,
Secretario de los arcanos del cora-
zon humano,
Egregio defensor de lá fama y el
honor, - n- /
En los peligros de ignominia y con­
fusión patrono certísimo;
De la lengua custodio vigilantísimo;
Grande destructor de la mentira y
engaño, :,
De la verdad Predicador esforzado^
De los Predicadores espejo purí­
simo, -
De los Sacerdotes exemplar clarí­
simo;
Luz clarísima de los Prelados, ^
De los Penitentes amparo segurí­
simo, ...
Admirable monumento del invio-
1 5 °

lable secreto de la santa Confe­


sión;
En los escrúpulos y en las angus­
tias del alma consuelo suavísimo,
Eximio reverenciador de la Pasión
de Jesuchristo,
Continuo en las llagas del Cruci­
ficado,
En los peligros repentinos director,
D e tus encomendados patrón aman-
tísimo, y guiador fidelísimo,
Esforzado guerrero por los dere­
chos Eclesiásticos,
Exemplo de sencillez de palom a,y
de mansedumbre de cordero;
En la inocencia de vida y castidad
virginal clarísimo,
Hacha lucidísima de los que desean
la deliberación de su estado,
Selectísima medicina de afligidos,
Mas amante de la salud de las al­
mas que de su propia vida,
Varón sincerísimo de boca y cora-
zon,
i 5i
Deápreciador de las amenazas de
un Rey terreno:
Tú que mereciste la gracia del
Rey del cielo,
T ú que sacando las almas de la
muerte del pecado incurriste en
la muerte del cuerpo,
Arrojado en un rio por guardar el
sigilo de la Gonfesion,
Oculto debaxo de las aguas r con
indicativo de estrellas fuiste ma­
nifestado del cielo:
Confesor y Mártir generosísimo,
Luciente con tantos rayos de san­
tidad como astros,
Cuyas llamas de amor no pudieron
apagar las muchas aguas de un
río,
' Cuyo honor de tu sepulcro es de­
fendido de Dios:
A los que te honran aumentas el
honor,
A los que te desprecian llenas de
ignominia y confusion:
Ig2
Defensor y laudable conservador
en los juicios ágenos;
En las necesidades socorredor pron­
tísimo,
Santo de Dios escogido entre mi­
llares por mi Patrono;
Esplendor mirífico de todas mis a c ­
ciones, San Juan Nepomuceno.
O D io s ! Por los méritos é ínter-
cesión de tu Siervo San Juan
Nepomuceno, líbranos, Señor,
de todo mal.
D ign ao s, Señ or, de propagar el
culto y la veneración de S. Juan
Nepomuceno, para que inclinéis
vuestro oido fácilmente á todos
los devotos de este Santo. O ye­
nos Señor.

O R A C IO N .

D i o s , á quien solo se debe la


honra y g lo ria , humildemente os
suplico por los merecimientos del
JS3
glorioso M ártir San Juan Nepomu-
ceno, que me libréis por vuestra
misericordia de toda confusion é
infamia pública que por cualquier
título me am enace; y concededme
que use de tal modo de la honra
tem poral, que pueda librarme de
la infamia eterna del infierno, y
conseguir la inmortal gloria del cie­
lo: por los méritos de Jesuchristo,
Hijo vuestro, y Señor mió, eí qual
con su ignominiosa muerte de cruz
nos libró de la confusion eterna; y
ahora vive y reyna con Vos por to­
dos los siglos de los siglos. Amen.
*54
GOZOS
DE

SAN JU A N N E PO M U C E N O .

GLOSA.

Pues sois astro luminoso,


Juan de Bohemia· prodigio,
Sirva tu luz de vestigio
En este mar proceloso.

13e estéril vientre fecundo


Naciste parto en el suelo,
Haciendo la costa el cielo,
Para luz de todo un mundo:
Del que nació sin segundo
Sois diseño milagroso:
Sirva tu luz de vestigio
En este mar proceloso.
Ilustró tu nacimiento
Un tan brillante reflexo,
Que á nadie dexó perplexo
De tu santo encendimiento,
D e presagio lucimiento
Del Septentrión prodigioso:
Sirva tu luz de vestigio
En este mar proceloso.
De Sacerdote ordenado
Fue tan ardiente tu afecto,
Que de Dios solo el respecto
Pudo hacerte amartelado:
Tanto que en Dios transformado,
Fuiste en nada perezoso:
Sirva tu luz de vestigio
En este mar proceloso.
Fue tan activo tu fuego,
Que predicando exhalado,
En muchos fué fecundado,
Sin un punto de sosiego;
Antes bien encendió luego
A l que mas escandaloso:
Sirva tu luz de vestigio
En este mar proceloso.
1э 6
Lo que el corazon humano
Para Dios reserva solo.,
Claro fue á tu vista polo,
Para guia de tu mano:
Diste asi el celeste grano.
En frutos maravilloso:
Sirva tu luz de vestigio
En este mar proceloso*
Armóte el Poder divino
Con el vigor de su brazo,
Que no sirvió de embarazo
E l rigor á tu destino:
Г Como so l, en tu camino
C orriste, gigante brioso:
Sirva tu luz de vestigio
En este mar proceloso*
Quiso el Príncipe, indiscreto,
Satisfacer sus rezelos,
Aborto de indignos zelos,
Por el sagrado secreto;
Mas saliste, en tal aprieto,
Laureado Mártir glorioso;
Sirva tu luz de vestigio
En este mar proceloso*
De las luces descubierto,
Y luminarias honrado,
Quiso Dios fuese pagado
De tu secreto el acierto:
V ive en todos por afecto,
Y a que en tí es Dios poderoso:
Sirva tu luz de vestigio
■En este mar proceloso.
Vence tres siglos y medio
D e corrupción lo enfadoso;
O lengua, miembro glorioso,
Sin mutaciones te dió:
G o z a , pues, el justo premio
De tu arcano silencioso:
Sirva tu luz de vestigio
En este mar proceloso.
En milagros un portento
Eres para tus devotos,
Que pagan , rendidos, votos
D e sanidades sin cuento:
Asistes del firmamento,
En tempestades piadoso:
Sirva tu luz de vestigio
En este mar proceloso.
158
D e la fama el esplendor,
Como sois Santo de punto,
Conserváis en todo asunto,
Respirando tu favor:
Con que el crédito acreedor,
Proclama tu zelo honroso:
Sirva tu luz de vestigio, &c.
ií. Ruega por nosotros San Juan
Nepomuceno:
5?. Para que seamos dignos de al­
canzar las promesas de nues­
tro Señor Jesuchristo.

. O R ACIO N .
./\tiende, Señor, á nuestras súpli­
cas, que en memoria de tu Mártir
el Confesor San Juan Nepomuce­
no te presentamos , para que li­
bres de toda infamia é irrisión tem­
poral , arrepentidos y confesados
antes de morir, merezcamos llegar
al puerto de la eterna felicidad.
Por nuestro Señor Jesuchristo, que
contigo vive y reyna, &c.
159
HYMNUS
IN LAUDEM

S. JO A N N IS N EPO M Ü CEN I.

Ut precursor Christi natus,


Thoro prodis sterili,
Et quod mundo sis donatus
Debes Matri Virgini.
Indicavit tantam prolem,
Jubar lucidissimum,
Da virtutum luce probem,
Me Mariae filium.
O quam Sancta juventutis,
Prima erant studia,
Quam praeclara tum virtutis,
Dabas jam praeludia.
N ec mini inauguratus,
V is Sacerdos fueras,
Quantus celus, quis connatuS
Convertendi animas!
26o
U t Joanries totus amor,
Totus eras grada,
U t Baptista totus terror,
Detonans in scelera,
Cum Baptista moriendo
Vitam d a s , et sanguinem:
Huno loquendo te silendo,
Lingua fecit Märtyrern.
H ic Herodem} tu tyrannum
Wenceslaum senseras,
. Sed furorem tarn insanum*
V icit major Sanctitas*
Frustra undis tumulabit,
Tuam res memoriam,
Coslum stellis indicavit,
Tam illustrem gloriam.
Nunc Patronus alien®,
Famae potens coleris,
Lingua , quam id praestes bene
Incorrupta, loquens,
U t igitur te honorare
Lingua mea valeam,
Velis oro commodare,
Tuam labis nesciam.
1 61
O R A T IO .

3
I eu s, qui ob invictum Sancti
Joannis Sacramentale silentium, no­
va Ecclesiam tuam M artyrii coro­
na decorasti; da nobis ejus iiker-
cessione , et exemplo linguam came
custodire, ac omnia potius mala,
quajn animse detrimentum in hoc
saeculo tolerare* Per Dominum nos­
trum Jesum Christum Filium tuum.
IÓ2
HYMNUS
DE EODEM SANCTI JOANNE.

Joannes Nepomucene, vir beate,


Philosophe, Theologe laureatej
O Patrone graciose famae bonas
Invasoren^ tua gratia depone,
Inter notos, et ignotos mea fama
Vulnera tu r, laceratur 5 tu me ama.
Tu centenos y et millenos defendisti,
Confidentes, et orantes protexisti:
Me sperantem, et orantem intuere,
Me digneris, non graveris, hic fo-
vere.
Non omittas, non permitas nomem
rapi
Lingua mala,. inhumana, pares api,
Quod si mali verbo malo famam
figant
Nomen meum, ob cor tuum, ne
transfigant.
Seis me totum, esse tuum, hic
clientem,
T e pátronurh hosco meura , hic
clementem,
Procurabo, non cessabo, honorare
Nomen tuum, Deo sacrum , hic
amare.
Sit insignum omne donum, quod te
amein,
Cor me pungit, amor u n git, ad te
clamem.
Meam vitam, bonam famam-patque
nomen,
In te pono corde prono , bonum
ornen.
O Joannes! ó juvamen, ó solamen!
Fac ut Reum , Jesum meum, sem­
per amem. Amen.
164 SU SPIRIUM
AD SANCTUM

JO A N N E M N EPO M U CEN U M .

S a lv e majalis floscule,
Joannes graciose,
A v e , salve, Narcissule,
Flos florum gloriose.
Candore vincis iilium,
A rege qua mvis ustus,
Inter favillas ignium
Stas, auri more, justus.
A h coelicum solsequium!
Fac , quod tibi priestainus,
Suscipias obsequium,
In quo nunc proni stamus.
Serva Regnum Bohemias,
Et pads fer olivam,
Felicitatem patriae
Praestavis redivivam.
Sit aer nobis, obsecra,
Salubris, salutaris,
Pestis venenum reseca,
Ut aura sit vitalis,
Tu regni Pater diceris
Provisione panis:
Tu benedic, et proderis,
Nec spes er it inanis,
De fama, bono nomine,
Constantem gere curam,
Obscurum fove lumine,
Sortemque pelle duram,
N e coram justo judice
Ut rei accusemur,
Reaque mentis vindice
Patenter infamemur.
Tune esto conscienti®
Tu tutor, et patronus:
F a c, sit judex dementi*
In vota nostra pronus.
Tandem post vitse labil is
Exactum rite cursum,
Sis advocatus stabilis
. * A d te nos leva sursura.
t . Adjuva nos Deus salutaris nos-
i6 ó
fy. Et propter honoirem nominis tui
libera nos.
ir. Sancti, quorum remissae sunt ini-
quitates.
B». Et quorum tecta sunt peccata.
if. Locuti sunt adversum me lingua
dolosa, et sermonibus odii cir-
cumdederunt me.
Br. Et expugnaverunt me gratis.
ir. Pro· eo , ut me diligerent, de-
trahebant mihi.
Rr. E go autem orabam.
ir. Tu autem Domine ne elongeris
a me.
Br. A d defensionem meam respice.
i!. Aufer ä me opprobrium, et con-
temptum.
B¿. Quia testimonia tua exquisivi.
ir. Dominus mihi adjutor.
B?. Et despiciam inimicos meos.
ir. Domine exaudí orationem meam.
Et clamor meus ad te veniat.
167
O REM U S.

J 3 eus , qui ob invictum Sancti


Joannis Sacraméntale silentium, no­
va Ecclesiam tuam Martyrii coro­
na decorasti: da nobis ejus inter-
cessione, et exemplo linguám caute
custodire, ac omnia potius mala,
quam animíe de trimen turn in hoc
sasculo tolerare. Per Dominum nos­
trum Jesum Christum Filium tuum.
i68
ODE
VITAM ET MORTEM

D1VI

JOANNIS NEPOMUCENI
breviter decantans , i ti gratiam,
qui deketantur carmine,
recusa.

I n Bohemorum regtone mollis


Monte consurgit viridante collis,
Hunc Adalbertus precibus beavit,
Imbre rigavit.
Est loco Nomen Pomuk a virore,
Atque ccelestis pluvise madore,
Dum pluit ccelum locuples refracta,
E cataracta.
Hausit hic érelo pariente vitam,
Matris oratu sterilis petitam,
Luce ccelesti, radiisque plenus
N epomucenus.
Inde Joannes tulit ille nomen,
169
Erret 11t magnas pietatis omen,
DumDeusMatri dedit hocbenignus
Nobile pignus.
Clarior virtus nituit parentis,
Quam jubar stirpis, titulique gentis,
Stemma transcendít pietas nitore
Nobiliore.
Flamma per totum radiosa tectum
Luce lambebat fluitante lectum,
Blandiens matri, gasnitsque proli,
iÉmula soli.
Orta dum primum ratio micabat,
Indolum Musis teneram dicabat
In dies docta poliens recentem
Pallade mentem.
Literatura studuit polite,
Fluxit ex ejus labiis perite
Gratiis lingua facilis referta
Suada diserta.
Mente complexus fuít Ule pura
Ccelicas Leges, Cahonumque jura,
Atque pras cunctis fuit una di»
Cura Sophia;.
Unde Doctoris tulit eruditi
Ijro
Lauream Prague, genioque mitti,
Pulpitum sacrum Cathedramque
scandit,
Dogmata pandit.
Numini soli studium placendi
Addidit fortes stimulus sciendi;
Haec e ra t, vana levitate spreta,
Unica meta.
Sol Cathedralis fuit ille Cleri,
Luce virtutum meruit stuperi,
Lilium vitae, speculum proborum,
Normaque morum.
Praedicatoris titulum periti
In Sacra Divi tulit aede viti,
Praga dum docto stupuit loquentem,
Imbre fluentem.
In via cceli pretiosus index
Ore facun d o, scelerumque vindex
Insequebatur petulantiores
Fulmine mores.
D octor excelsus,simul et profundus,
Mentis elatae sine labe mundus,
Imperatoris quoque cor revinxit,
E t sibi strinxit.
Unde celsarum via dignitatum,
A d gradus altos, et Episcopatum,
Atquc promissis opibus refería,
Stabat aperta.
Sed recusabat streperi caducum
Nauseans mundi fragilemque fu-
cum;
Et locupletes reditus daturam
Prsposituram.
Hoc erat solum titulo beatus,
Quod foret pressi gregis advoca tus,
Regio ditans opis indigentes,
iEre clientes.
Pauperum tutor, p ater,et patro-
nus,
Di ves afectu, manibusque pronus,
Summa cunctorum fuit haic hono-
rum,
E t titulorum,
Imperatricis fuit administer,
Censor, et judex, animse magister,
Arbiter morum, medicusque mentís,
Menda fatentis.
Hue adoptabat medicum salutis,
IJ72
Esset nt docte, mediisque tutis,
Lesa si noxis foret Imperatrix,
Sana cicatrix.
Imperatoris frnt haec marita,
Moribus castis, niveaque vita,
Non vagi cordis, sine iabe fcedae
Nescia tsedse.
Gloria gentis nituit vetusta,
Plus piae mentis specie venusta:
Addidit fulgor radians A vor um,
Stirps Bavarorum·
Imperatori fuit ilia nupta,
Qui fide mundo, superisque rupta
Sceptra tentavit maculosa ssevis
Tingere naevis.
Hinc ei laudem sine luce nigri
Imperatoris sine Marte pigri,
Csesarum quando pia jura leesit,
Nomen adhaesit.
E rgo jam conjux saturata falsis
Gaudiis m undi, salibusque salsis,
Se Deo soli famulam dicabat,
Corque sacrabat*
II1^ calcabat pede vanitates,
Sseculi fumos, et inanitates,
Quidquid objectat fugiens amcena,
Gloria scena;
Unde calcari supero coacta,
Spiritus Sancti stimulis adacta,
Ccepit errores, animseque laevos
Tergere nasvos.
V isa non raro fuit illa sacro
Consciam mundans animam lava­
cro,
M o re , quo mentes decer Orthodo-
xas,
Plangere noxas*
Ignis insani penetrante telo,
Saucii cordis dominante celo,
Suspicax Caesar tulit inde msestum
Pectoris sestum.
Uade Joannem fuxiis nefandis,
M ollibus, du ris, precibusque blan­
dís,
Compulit, praessit, pepulit minando,
Sollicitando.
U rs it, ut nulla ratione celet,
Quos ei conjuxtoties revelet
i ?4
Cordis occultos , animique gressus,
Atque recessus.
Interim Caesar magis aestuabat,
E t mora bilem magis asperabat,
U t furens ripam mare, quando tur-
get,
Fortius urget.
Cuneta confundit, rogat et minatur,
FulminatySuadet, tonat, et prseca-
tur,
Verba permiscet sua blanda felle,
Aspera melle.
Omne conamen videt esse cassum,
Namque Joannjs nihil inde quassum,
Cor erat duro nihil aestimante
Ex adamante.
Ergo succensa truculentus ira,
Tendit immitis, rabieque dira,
jiEris, et ferri feritate vasta
Membra catasta.
Artubus tensis, huinerisque nudis
Applicat taedas, facibusque crudis,
Mentis iratas quia flamma prurit,
Corpus adurit.
*75
Flamma bacchatur, nihil ilia mo-
llit,
Non Dei legem cruciando tolit,
Est Sacri constans, etinhseret illi
Cura sigilli.
Ignis hoc aurum nequiit domare,
Fulsit adjecto magis igne clare, .
Perculit cautem Tygris ilia , stulta
Hac catapulta.
Fusca nox terram tenebris. tegebat,
Quando mortales sopor opprime-
bat,
Sola cum stellis vigilabat una
Lampadem luna.
Csesaris quando nova curiosum
Impetu foedse facis aestuosum.
Pectufc invasit stimulans libido,
Casca cupido.
Criminis nullo comitante teste
Caesar exultans reputat sceleste
Obtegi spurcam , tenebris opacam
Nocte cloacam.
Unde J o a n n e m citat, et lacessit,
Invalescenti furor igne crescit,
176
Pareat Regí jubet, aut fatendo,
Aut moriendo.
Illé constant! renuit repulsa:
Elegit lingua patius revulsa
Per minas crudse necis, atque for-
tem
Tendere mortem.
Hue, ait Csesar, propera satelles,
Sub truces fluctus stolidum prope-
lles,
Pertinax merges caput in profunda
Fluminis unda.
Sic sepulchrales adit ille fluctus,
Gaudium D ivis, hominumque luc-
. tus,
Nihilque fassuro bibit inde lentum
Ore fluentum.
Funebrem corpus fluvium subibat,
Spiritus ccelum properans adibat,
Atque post orci superata castra
Ibat ad astra.
Arbitrans Caesar latitate tuto
Nocte patratum scelus , ore mu-
to,
Criminis larvam tullt e nigrarum
Spe tenebrarum.
Sed Deus vid it: stupuere crimen,
Quae solent eceli peragrare limen
Pensiles stellse, vigilantque belli
Orbis ocelli.
Squalvit tristi nigra térra lessu,
Advolaverunt properante gressy
Incolas cceli, nítido frequentes
Agmine mentes.
Funebrem pompam sacra turba
struxit,
Igne coelesti, facibusque luxit
Deferens corpus radiante fundo,
Amne fecundo.
Civitas miro stupefacta visu
Ocius toto ruit acta nisu,
Et trucisacrumquod ab imbre rorat,
Corpus honorat.
Illud advolvit manibus modestis,
Pianctibus sanctis, animisque mees-'
tisj
Hasret ad littus' populi corona
Poplite prona.
M
if8
Luce tarn daratti cupide petitam
Protulit numquam mare margari-
tarn, -■■ ■

'
Quam sub his undis nituit decora* -
Lktoris ora.
Hoc sacrum pignus reperere cives
G loria claruin, pretioque dives;
Sumpsit hoc sanctum sibi Praga do­
num,
Urbsque Patronum,
Dumque Joanném tumulare tentat,
Patriae patri lacrymis parental,
Inferens tandem veneranda pulchro,
Ossa se'pulchro.
Quis· sacri miros tumuli favoret,
CcElitus lapsus numeret nitores;
Quando virtutum patefecit ille
M illia mille.
Computu stringi numerante stellse,
Et maris possent potius procellae,
Quam recenseri numerus sacrorum
Prodigiorum.
Coelica prsesens ope Thaumatuargus,
A rte coelestis medica quirurgus
1 79
Corporis p e llit, sitnul et dolentis
_
:
S /
Vulnera mentis.
Fama si nomen nigra decolorat,
A u t honor tinctus macula laborat,
Hic solet faedam removere tabem>
' Tergere labem.
Culpa si terre profitenda fontem*
E t verecundo cremat igne frontem,
Et metu vano pudibundiora
Strangulat ora.
Ilíe coelesti cor igne volvit,
Pectoris pressi glaciem resolvit,
Pellit angorem, remoramque tollit,
Marmora mollit.
i8o

ORATIONES
VIRI PCENITENTIS»

D IV IJ O A N N IS N EPO M U CEN I

OBSEQUIOSI CLIENTIS.

O R A TIO

AD DEUM PATREM.

C3mnipotens sempiterneDeus, qui


Joseph justum de calumnia , Su-
sannam de falso crimine, et servum
tuum David de maledictis Semei li-
berasti: concede propitius, «t, qui
Sacerdotis tui Joannis Nepomuce-
ni eximiam in tegendis proximi de­
lictis charitatem, et defendendo ho-
nore fortitudinem recolimus, ejus
i8 i
etiam patrocinium contra detracto-
rem hominem, et accusatorem dia-
bolum tam ad avertendam infa-
miam in hoc mundo, quam ad prae-
cavendam confussionem in extrcmo
juditio sentiamus. Per Dominum
nostrum Jesum Christum Filium
tuum.

O R A TIO

AD DEUM FILIUM.

13 omine Jesuchriste, Fili Dei vi-


v i, qui conceptus de Spiritu Sanc-
t o , in noctis silentio natus ex M a­
ria V irgin e, hujus Matris tuae im-
maculatae honorem ab omnis mali
suspitione per nutritium tuum,Sanc­
tum Joseph, illse suum praestitisti:
concede propitius,, ut in diffamatio-
nis periculis defensorem boni nomi-
nis etiam Sanctum Joannem Nepo-
mucenum habere mereamur. Q ui
1 8 si
vivís et regnas cum Deo Patre in
unitate Spiritus Sancti D eu s: per
omnia ssecula saeculorum. Amen.

O R A T IO

AD SPIRITUM SANCTUM.

S p iritu s Sánete, Consola tor optí-


me, qui linguarum ignearum specie
apparens Apostolis sana, et sancta
omnia eos loqui docuisti, effice tua
gratia, quaesumus, ut linguae ma-
lignantium nec nostram lacerent
fam ain, nec excrucient vitam ? sed
Sancti Joannis Nepomuceni exem-
pla sectando , cuncta ad aedificatio-
nem proferant , et destructionem
allatura reticeant· Amen.
183

ORATIO.
Sante Joannes Nepomucene: sus-
pirantisj et ex vera poenitentia ve-
niam sperantis animae custos inte-
gerrime , et director fidelissime! te
hodie in specialem Patronum , et
Advocatum elig o , tuse pietati, et
cura committo, ut me miserum, et
mala consuetudine gravium pecca-
torum , prsesertim vitio N . , sepul­
tura quia in anima vere mortuum,
ad vitam gratiae tua intercessions
revo care, et confessuro cordis non
tantum lacrym am , sedad confiten-
dum audaciam impetrare digneris
ab illo , qui non vult mortem pecca-
toris, sed ut convertatur, et vivat,
quem quod toties tantisque crim i-
nibus offenderim , ex amore erga
ilium doleo cum proposito firmissi-
1 84
mo peccata mea plangendi, et plan-
genda numquam amplius admitten-
di. Amen.