Está en la página 1de 125

Investigación: Aplicación y eficacia de

MEDIDAS ALTERNATIVAS
A LA PRIVACIÓN DE LIBERTAD
de adolescentes en conflicto con la ley penal

en Alta Verapaz, Chimaltenango y Quiché: análisis de casos


del sistema de justicia oficial en comparación
con el de los pueblos indígenas

Zoel Antonio Franco Chen


Coordinador de la investigación
Zoel Antonio Franco Chen

Recopilación de información
Hugo Daniel Jom Franco
César Otzoy Arrollave
Javier Macario
Hermelindo Choc Ché
Juana Mulul
Elizabeth Vásquez

Revisión
Mario Ávalos Quispal
Ernesto Archila Ortíz

Edición
Perla Polanco Pérez

Fotografía y diseño de portada


Privación de juventud
Por Anggely Enríquez

Diagramación de interiores
Anggely Enríquez

Impresión
Editorial Rukemik Na´ojil
6ª. Avenida 32-49 zona 3
Guatemala, C. A.

Esta investigación se realizó gracias al apoyo financiero de:


DEDICATORIA:
A Lucky y Pedro Antonio, un agradecimiento
especial por su paciencia y apoyo.
4
ÍNDICE

EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL


M AS EDI
INTRODUCCIÓN 9

AS TIV AERN L
METODOLOGÍA 12

CAPÍTULO I 15

A LA
Ámbito territorial de análisis
A) Cobán, Alta Verapaz 15

IÓNCA PRV
B) Chimaltenango 21
C) San Martín Jilotepeque, Chimaltenango 27
D) Santa Cruz del Quiché 30

ED AD TLIBER
CAPÍTULO II 36
La justicia penal juvenil y su sistema de sanciones:
Hacia un modelo de justicia penal juvenil democrático
A) De la situación irregular a la protección integral 37
B) La doctrina de protección integral: Cambio de
concepciones culturales 40
C) La reforma penal juvenil en Guatemala 44
1. Principios y garantías en el proceso penal de adolescentes 47
D) El sistema sancionatorio establecido en la legislación
guatemalteca 50

CAPÍTULO III 53
La Justicia Penal Juvenil en Guatemala: hallazgos en
la investigación
A) Procesos de especialización de funcionarios y funcionarias
del sistema de justicia penal juvenil, en el marco de la reforma
penal juvenil 53
B) Practicas de las y los funcionarios del sistema de justicia
penal juvenil, en el marco de la reforma penal juvenil 55
1. Utilización de normativa nacional e internacional por parte
Z OEL

de las y los funcionarios entrevistados para resolver


A

los procesos penales de adolescentes 56


ONIT

2. Aplicación de sanciones no privativas de libertad 57


F
C RaNCO
HEN

5
3. Criterios considerados para la aplicación de sanciones
no privativas de libertad en los departamentos de Alta Verapaz,
Chimaltenango y Quiché 60
4. Debate sobre la idoneidad de la sanción 60
5. Plan individual y proyecto educativo 63
6. Acompañamiento a los y las adolescentes en el proceso de
ejecución de sanciones no privativas de libertad por parte de las
agencias del sistema de justicia penal juvenil 68
7. Atención recibida por los adolescentes sujetos
de la investigación 69
C) Eficacia de las sanciones no privativas de libertad 72

Conocimientos que funcionarios y usuarios tienen de las agencias


del sistema de justicia penal juvenil 73

Conocimientos que tienen funcionarios y funcionarias del sistema


de justicia penal juvenil sobre la institución responsable de
acompañar el cumplimiento de las sanciones no privativas
de libertad 73

Conocimiento que familiares de los adolescentes, sujetos de la


investigación, tienen sobre las sanciones no privativas de libertad 75

Percepciones 76

Percepciones sobre las cualidades con las que deben contar los
funcionarios especializados para el ejercicio de su función 77

Percepciones sobre la efectividad de las sanciones no privativas


de libertad 78

Participación de la familia y la comunidad 82

La víctima y la reparación 83

6
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
CAPÍTULO IV 86
Adolescentes y sistema de justicia de los pueblos indígenas

AS TIV AERN L
A) La justicia indígena y la normativa nacional e internacional 87
B) Principios fundamentales del sistema de justicia
de los pueblos indígenas 88
C) Características del sistema de justicia de los pueblos indígenas 94

A LA
D) Normas que orientan el sistema de justicia

IÓNCA PRV
de los pueblos indígenas 94
E) Las autoridades 94
1. Estructura organizativa del sistema de autoridades indígenas 96

ED
F) Proceso en el sistema de justicia de pueblos indígenas 98

AD TLIBER
1. La víctima en el proceso 99
G. Casos que resuelven 100
1. Promedio de casos que resuelven al año 101
2. Sanciones aplicadas en los casos resueltos 101
H) Eficacia de las sanciones aplicadas a adolescentes en el sistema
de justicia de los pueblos indígenas 103
1. Faltas o delitos por los que se sancionó a los adolescentes
sujetos de la investigación 103
2. Participación de la familia, la comunidad y las autoridades 105

CAPÍTULO V 107
Sanciones no privativas de libertad en la justicia oficial
y en la justicia indígena: una aproximación a la justicia
con carácter restaurativo 107
A) El sistema de sanciones en el sistema de justicia penal juvenil
y en el sistema de justicia de los pueblos indígenas
A manera de introducción: la justicia restaurativa 108
B) La mediación de la comunidad y la participación activa
de la víctima en la resolución del conflicto 110
C) La reparación a la víctima por el daño causado 113
D) La participación efectiva de la familia y la comunidad en los
ZOEL

procesos restaurativos en lo/as adolescentes sancionados 116


A
F
CONIT
RaNCO
HEN

7
CONCLUSIONES 118
RECOMENDACIONES 121
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 123
REVISTAS CONSULTADAS 124
LEGISLACIONES CONSULTADAS 125

8
La reforma al sistema de justicia

EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL


M AS EDI
INTRODUCCIÓN
penal juvenil guatemalteco que en-

AS TIV AERN L
cuentra sus orígenes en la ratifica-
ción de la Convención Internacional
sobre los Derechos del Niño, por
parte del Estado de Guatemala en

A LA
1990, se constituye en el inicio de
la construcción del nuevo modelo

IÓNCA PRV
ideológico, fundamentado en una
forma renovada de concebir a las y

ED
los adolescentes aprehendidos por

AD TLIBER
el sistema de justicia penal juvenil.

Este nuevo modelo desarrolla, a ni-


vel de legislación ordinaria, la Ley
de Protección Integral de la Niñez y
Adolescencia –Decreto 27-2003–,
vigente desde el 2003, representa
un avance en cuanto a justicia penal
juvenil ya que otorga calidad de su-
jetos de derechos a las y los adoles-
centes de quienes se alegue hayan
infringido las leyes penales. En ese
sentido, la ley contempla una serie
de derechos y responsabilidades
para la niñez y adolescencia, que
asisten a toda y todo adolescente a
quien después de un debido proce-
so, pueda ser declarado responsable
de un hecho. Para el efecto estable-
ce un proceso penal específico que
integra garantías y derechos gene-
rales de todo proceso penal y otras
ZOEL

específicas que son de observación


A

obligatoria, en cualquier fase del pro-


F
CONIT
RaNCO
HEN

9
ceso de adolescentes en conflicto En ese sentido las sanciones no
con la ley penal y que están conte- privativas de libertad están orien-
nidas en la Constitución Política de tadas a propiciar condiciones, por
la República, tratados y convenios una parte, para que la o el adoles-
internacionales en materia de dere- cente asuma la responsabilidad
chos humanos ratificados por Gua- por el hecho delictivo, realice ac-
temala y leyes ordinarias. ciones con el objetivo de restituir,
en la medida de lo posible el daño
El Sistema de Justicia Penal Juve- causado y por otra para prevenir la
nil tiene principios, guías rectores reincidencia. Para esto se requie-
que lo orientan hacia el respeto de re, la participación responsable y
los derechos humanos de la pobla- democrática de amplios sectores
ción adolescente aprehendida y a de la población, de la familia de
cumplir con los objetivos del proce- la víctima y de la o el adolescen-
so penal y con los fines de las san- te que asuma de forma efectiva su
ciones. Estos son el Interés Supe- responsabilidad, factores indispen-
rior del Adolescente, el Derecho de sables para lograr el fin de las san-
Opinión, el Principio de Especiali- ciones. Estos factores se encuen-
zación, el Principio de Última Ratio tran en la experiencia de la justicia
y el Principio Socioeducativo. de pueblos indígenas. Este siste-
ma de justicia considera a la vícti-
Uno de los aspectos cualitativos de ma, la comunidad y al adolescente
la reforma al sistema de justicia pe- como piezas claves para la resolu-
nal juvenil, contenida en la Ley de ción efectiva de un conflicto, lo que
Protección Integral de la Niñez y la le otorga un carácter restaurativo a
Adolescencia, es el sistema san- los procesos que en el marco de
cionatorio. Este sistema sancio- ese sistema se desarrollan.
natorio acorde a los principios de
última ratio, especialización y so- Partiendo de la base que el sistema
cioeducativo, contienen una gama de justicia penal juvenil, presenta
de sanciones a ejecutarse en li- avances en cuanto a la imposición
bertad, las cuales son de primera de sanciones no privativas de li-
observancia para los funcionarios, bertad, por sobre las privativas de
dejando como última posibilidad la libertad, esta investigación se pro-
privación de libertad. pone conocer diferentes factores

10
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
que influyen negativa o positiva- ticia penal juvenil, sus principios,
mente en el efectivo cumplimiento derechos y garantías; así como el

AS TIV AERN L
de las sanciones y en los fines pre- sistema de sanciones que el mis-
vistos para esta. Estos fines deben mo establece. Este capítulo desa-
entenderse como una continuidad rrolla el cambio de paradigma que
para desarrollar los procesos de impulsa la doctrina de protección

A LA
socialización en las y los adoles- integral, en cuanto a justicia penal
centes en conflicto con la ley pe- juvenil se refiere. Posteriormente,

IÓNCA PRV
nal, razón por la cual se entrevis- en el tercer capítulo se aborda la
tó a adolescentes y jóvenes cuya temática de justicia de pueblos in-

ED
sanción tiene más de seis meses dígenas, en el que se presentan

AD TLIBER
de haber finalizado. principios y formas de resolución.
El último capítulo permite conocer
En ese sentido la investigación en las resoluciones emitidas, tanto por
su primer capítulo desarrolla una el sistema de justicia penal juvenil,
descripción de las localidades de- como por el sistema de justicia de
finidas como ámbito territorial de la pueblos indígenas, lo que permite
investigación. El segundo capítulo realizar una comparación de las
desarrolla lo relacionado a la jus- resoluciones, emitidas por ambos.

Z
A
F
COEL
ONIT
RaNCO
HEN

11
METODOLOGÍA La presente investigación está in-
tegrada por información recopilada
sobre el sistema de justicia penal
juvenil l y sobre el sistema de jus-
ticia de pueblos indígenas.

La información se recopiló de
acuerdo a variables e indicadores,
que permiten, por una parte, co-
nocer el avance de especialización
de funcionarios y funcionarias de
las distintas agencias del sistema
de justicia penal juvenil, el sistema
de sanciones contemplados en la
Ley de protección integral de la
niñez y adolescencia, la percep-
ción que distintos actores tienen,
sobre la eficacia de las sanciones
no privativas de libertad, la partici-
pación de la familia, la comunidad
y el acompañamiento de personal
interdisciplinario, así como la opi-
nión que la víctima tiene sobre las
sanciones no privativas de libertad
y su carácter restaurativo.

Por otra parte, se toman variables


que permiten conocer lo relaciona-
do al sistema de justicia de pueblos
indígenas, su sistema de sancio-
nes, la participación de la familia,
la comunidad y la víctima dentro
del proceso y el carácter reparador
de las sanciones aplicadas a ado-
lescentes.

12
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
La circunscripción territorial deli- cioeducativas de la Secretaría de
mitada la comprenden Cobán en Bienestar Social; cuatro jefes de

AS TIV AERN L
Alta Verapaz, Chimaltenango y las unidades académicas de las
San Martín Jilotepeque, en el de- agencias del sistema de justicia
partamento de Chimaltenango; y penal juvenil y doce organizacio-
Santa Cruz del Quiché en Quiché. nes de sociedad civil y/o institucio-

A LA
Esta delimitación fue definida por nes del Estado.
varios factores, entre los que se

IÓNCA PRV
puede mencionar la presencia de La información sobre el sistema
aliados del Instituto de Estudios de justicia de pueblos indígenas,

ED
Comparados en Ciencias Penales se obtuvo a través de entrevistas

AD TLIBER
de Guatemala en estos lugares; a diez adolescentes sancionados
la experiencia en resolución de por autoridades indígenas; seis
conflictos mediante la puesta en víctimas; diez expertos en justicia
práctica del sistema de justicia de de pueblos indígenas; diez organi-
pueblos indígenas; y la viabilidad zaciones y/o instituciones del Es-
de obtener la información. tado. Las autoridades indígenas
participaron en cuatro grupos foca-
Para recopilar la información so- les1: dos en Cobán, Alta Verapaz
bre el sistema de justicia penal ju- (Nim la ha kok y la cabecera); uno
venil, se realizaron entrevistas, en en Pachay Las Lomas, San Martín
cada localidad a un total de diez Jilotepeque, en Chimaltenango y
adolescentes (hombres en su to- uno en Xatinap I, en Santa Cruz,
talidad) que habían cumplido una Quiché. Previo al trabajo con gru-
sanción no privativa de libertad; pos focales se realizó un mapeo
diez familiares de los adolescen- en cada departamento con el obje-
tes entrevistados; ocho víctimas tivo de identificar las comunidades
atendidas por el sistema de justicia que cuentan con experiencia en la
penal juvenil; tres jueces de niñez aplicación del sistema de justicia
y adolescencia y adolescentes en de pueblos indígenas, para la re-
conflicto con la ley penal; seis jue- solución de casos de adolescentes
ces de paz; tres agentes fiscales; y jóvenes; y para definir la viabili-
tres defensores; trece profesiona- dad de su involucramiento en la in-
ZOEL

les del programa de medidas so- vestigación.


A
FONIT

1. Los grupos focales, focus group en inglés, son técnicas con modalidad de entrevista grupal abierta y estruc-
RaNCO

turada, en las que se procura que un grupo de individuos seleccionados por los investigadores discutan y ela-
boren, desde la experiencia personal, una temática o hecho social que es objeto de investigación. Son “focales”
porque focalizan su atención e interés en un tema específico de estudio e investigación; y son de “discusión”
C

porque realizan su principal trabajo de búsqueda por medio de la interacción discursiva y la contrastación de
HEN

las opiniones de sus miembros.


Los grupos focales se centran en la pluralidad y variedad de las actitudes, experiencias y creencias de los

13
participantes y se fundamentan en el principio de complementariedad que, en esencia, subraya la incapaci­dad
humana de agotar la reali­dad con una sola perspectiva, pun­to de vista, enfoque, óp­tica o abordaje. Es por ello
que mediante esta técnica se pueden superar los conceptos de objetividad y subjetividad con uno más amplio
y racional, el de enfoque
La información recopilada de am- que la recopilación de la informa-
bos sistemas permitió realizar una ción se realizó en las localidades
comparación de funcionamiento y donde interactúa cada actor en-
efectividad entre las sanciones im- trevistado. En cuanto a su carácter
puestas en el marco del sistema es exploratorio descriptivo2, por tal
de justicia de pueblos indígenas razón, en un principio se indagó so-
y las sanciones no privativas de bre la existencia de investigaciones
libertad. Por lo anterior, metodoló- previas, se procedió a la revisión de
gicamente la investigación se defi- la normativa y de los datos cuanti-
ne como un estudio de campo, ya tativos.

2. Se pretende conocer los tópicos de investigación que se han realizado y las temáticas disponibles; una vez
se ha hecho una selección de problemas a través de esfuerzos exploratorios, podría avanzarse en caracterizar
aquellos problemas de investigación que por su naturaleza sean de interés, este es el esfuerzo descriptivo.
ICCPG. 2008.

14
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
CAPÍTULO I
Ámbito territorial
En este primer capítulo se pre-
senta la caracterización de los mu-

AS TIV AERN L
de análisis nicipios de Cobán, Alta Verapaz;
Chimaltenango, San Martín Jilote-
peque, en Chimaltenango; y Santa

A LA
Cruz del Quiché, en Quiché, con
el objetivo de contextualizar las

IÓNCA PRV
diferentes circunscripciones terri-
toriales, en que se realizó la inves-
tigación, a efecto de conocer los

ED
diferentes aspectos que presentan

AD TLIBER
como sociedades. Esto incluye la
experiencia, que cada localidad ha
tenido, en materia de justicia penal
juvenil y aplicación del derecho de
pueblos indígenas para resolver
casos que involucran a adolescen-
tes.

A) Cobán, Alta Verapaz


1. Aspectos Generales

Ubicación

El municipio de Cobán se encuen-


tra ubicado a 219 kilómetros de
la capital; de los 17 municipios
que conforman el departamento
de Alta Verapaz, Cobán es la ca-
becera departamental. Limita al Z
Norte con Chisec y Lanquín, al
OEL

oriente con San Pedro Carchá y


AONIT

San Juan Chamelco, al oeste con


F
CRaNCO
HEN

15
Santa Cruz Verapaz y San Cris- están comprendidas entre los 0 y
tóbal Verapaz y al Sur con Tactic, los 14 años; 452 994 entre los 15
tiene una extensión territorial de 2 y 64 años de edad y 35 395 se
132 kilómetros cuadrados, una al- encuentran comprendidos entre
tura de 1 316 metros sobre el nivel los 65 años y más. En cuanto al
del mar, se localiza a una latitud grupo étnico, 810 818 pertenecen
de 15° 27’23 y de longitud de 90° a pueblos indígenas3 y 101 606
22 37”, lo que le brinda un clima son personas no indígenas.
fresco y húmedo, propicio para el
cultivo de diferentes especies. Pobreza y pobreza extrema

División administrativa
La pobreza afecta a 719 245 per-
Según información de la munici- sonas, de estas 706 307 son indí-
palidad, Cobán se organiza en 6 genas y 12 938 son no indígenas.
regiones: la región 1 está integra- En condiciones de pobreza extre-
da por colonias, barrios, residen- ma viven 396 277 personas, de
ciales y lotificaciones; las restan- las cuales el 100% son indígenas
tes regiones están integradas por y de este número 201 660 son
caseríos, fincas y aldeas; llegan- mujeres.
do a sumar 429 comunidades que
componen esta cabecera departa- Estos datos evidencian, que la
mental. población más afectada por la po-
breza y pobreza extrema en el de-
Población partamento de Alta Verapaz, es la
población indígena, realidad que
Para el 2010, según proyeccio- se repite a nivel nacional.
nes del Instituto Nacional de Es-
2. Historia y Conflictividad
tadística, Cobán contaba con una
población de 215 798 habitantes. En este espacio no se pretende
Según la Encuesta de Condicio- hacer una exploración a profundi-
nes de Vida –ECONVI– del 2006, dad de toda la historia del depar-
en el departamento de Alta Vera- tamento, pero sí se hacen acota-
paz había 437 081 hombres y ciones sobre aspectos que han
477 333 mujeres. Con respecto marcado la historia del departa-
al rango etario, 426 025 personas mento de Alta Verapaz y del mu-
3. En el departamento cohabitan dos culturas: q’eqchi’ y poqomchi’; http://cobannoticioso.blogspot.com

16
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
nicipio de Cobán, como cabecera Posteriormente, el conflicto arma-
departamental. En ese sentido se do, afectó mayoritariamente a la

AS TIV AERN L
puede afirmar que este departa- población indígena, las desaparicio-
mento ha pasado por diferentes nes forzadas, asesinatos y aldeas
procesos históricos, algunos de arrasadas4, evidencian la política de
los cuales han tenido trascenden- ataque a la población indígena de

A LA
cia a nivel nacional. Alta Verapaz, por parte del Estado;
la cual era ejecutada por el ejérci-

IÓNCA PRV
En relación a la época de la Con- to de Guatemala, el que cooptaba,
quista, Alta Verapaz fue conquis- perversamente, a jóvenes indíge-
tado a través de la religión, la cual nas, los ponía al servicio de los po-

ED AD TLIBER
encabezó Fray Bartolomé de las deres fácticos y les ordenaba parti-
Casas. Otra etapa importante la cipar en actos de violencia, muchas
marca la llegada de los alema- veces en contra de su misma pobla-
nes, quienes potenciaron la co- ción, en defensa de la patria.
lonización a través de las fincas
cafetaleras, esto propició que la Esta situación histórica, generó en
estructura organizativa ancestral un importante número de la pobla-
sufriera mayor debilitamiento, ya ción, especialmente de quienes
que los dueños de las fincas de- integraron las Patrullas de Autode-
finieron “autoridades” para que fensa Civil y en quienes estuvieron
dirigieran la organización comu- al servicio del ejército, la asunción
nitaria. Estas autoridades, eran de prácticas violentas para enfren-
personas al servicio del dueño de tar conflictos, muchas de las cuales
la finca, por lo tanto sus acciones incluyen armas, por el poco control
se encaminaban a velar por los in- que existe al respecto.
tereses del finquero. Esta etapa, a
pesar de los siglos de diferencia, 3. Relaciones sociales
no dista mucho de la situación en y culturales
la época de la Conquista, ya que
las injusticias también dejaron ci- Las relaciones sociales en el mu-
catrices en la población, especial- nicipio de Cobán, consideradas a
mente la de origen q’eqchi’, que partir de la multietnicidad, están Z

marcadas por una fuerte carga de


OEL

sufrió explotación y fue desarrai-


A

gada de una buena parte de sus racismo. Estas relaciones parten,


ONIT

costumbres ancestrales. de la tolerancia manifestada a tra-


FRaNCO

4. Ver “Nos salvó la sagrada selva”, de Alfonso Huet, Cobán, Alta Verapaz, 2008.
CHEN

17
vés de la aceptación de la exis- La participación de adolescencia y
tencia del grupo étnico indígena, juventud en espacios organizados
por parte del grupo ladino, pero es aún incipiente, se evidencia en
esto no necesariamente conlleva el número limitado de organizacio-
el respeto y reconocimiento a la nes juveniles alrededor de diversas
diversidad cultural y étnica. temáticas. En cuanto a la participa-
ción de personas jóvenes en espa-
Respecto a las relaciones culturales, cios de toma de decisión, es aún un
encuentran una de sus máximas desafío que se plantea para orga-
representaciones en la espirituali- nizaciones juveniles y otras de so-
dad maya, misma que transita por ciedad civil. No obstante en el área
un proceso de resurgimiento, que rural, se evidencia una participación
le permita retomar su espacio, del más activa de jóvenes, pues dentro
cual fue relegada como resultado de las estructuras de autoridades
de la marginalización y estigmatiza- comunitarias (Cocodes, Alcaldías
ción histórica de que fuera objeto, Auxiliares) se encuentran personas
razón por la cual se considera que que, en algunos casos, la edad os-
la recuperación de esta práctica cul- cila entre 23 y 28 años.
tural tomará tiempo. Existen otras
expresiones culturales que también Esto es de suma importancia, toman-
son representativas y permiten un do en cuenta lo que señala el soció-
relacionamiento intercultural más logo Carlos Ochoa García (2008),
visible, tal es el caso de la fiesta ce- en relación a justicia de pueblos in-
remonial pa’a’banc. dígenas: “en las verapaces (Cobán,
San Pedro Carchá y Purulha), tiene
En cuanto a organización comu- preminencia el coordinador de Co-
nitaria, actualmente encuentra su codes, y esto parece explicarse por-
mayor expresión en los Consejos que la mayor parte de las comunida-
Comunitarios de Desarrollo, vistos des son de reciente formación.” El
como mecanismo para que las al- autor señala, además, que “la anu-
deas, caseríos, barrios y colonias lación de toda identidad comunitaria
realicen las gestiones necesarias o territorial, distinta al pueblo y la
para cubrir sus necesidades más finca, fue el resultado de los patro-
urgentes5 y resuelvan los conflictos nes de poblamiento impuestos por
que en estas se presenten. la finca a los mozos colonos, des-

5. http://www.coban.com.gt, página web de la Municipalidad de Cobán, Alta Verapaz.

18
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
de el siglo XIX. En ese contexto (estatal), que atiende casos que
la finca cobró importancia como los centros de salud de los otros

AS TIV AERN L
unidad sociopolítica y pretendía municipios no pueden atender.
articular a las sociedades rurales. También, se encuentra ubicada
No obstante que la formación de la Jefatura del Área de Salud, se
comunidades, en las verapaces, cuenta con un Centro de Salud

A LA
es un fenómeno que se produjo, tipo “B” y 6 puestos de salud tipo
después del conflicto armado in- “C”: Chitocan, Secopur, Choval,

IÓNCA PRV
terno y del casi desmantelamien- Saxoc, Peyan y Salacuín. En
to del sistema de trabajo del colo- cuanto atención como servicio pri-

ED
nato, se tiene experiencias, sobre vado de salud el Hospital Privado

AD TLIBER
resolución de casos por parte de Galeno, presta servicios de salud
las autoridades comunitarias”. para diferentes casos clínicos,
Esta nueva estructura, se consti- además se ubican aproximada-
tuye en un factor que le da, aún mente 40 clínicas privadas, que
más relevancia, a la participación brindan atenciones diversas. En
de jóvenes en los Cocodes. materia de salud es importante
referirse al fácil acceso que las y
4. Servicios públicos, los adolescentes y jóvenes tienen
adolescencia y juventud para adquirir y consumir drogas,
esta realidad la marca el Ministerio
En cuanto a servicios de salud, de Gobernación al señalar al de-
el municipio de Cobán cuenta partamento de Alta Verapaz como
con hospitales públicos y priva- uno de los departamentos con ma-
dos, como el Hospital Regional yor consumo de drogas.

Z
A
F
COEL
ONIT
RaNCO
HEN

19
La oferta educativa la constituyen Según la municipalidad de Cobán,
los centros educativos públicos en el municipio la mayor fuente de
y privados para los diferentes ni- trabajo, tanto para adultos como
veles académicos. El municipio para adolescentes y jóvenes, es la
cuenta con extensiones de univer- relacionada con la actividad agríco-
sidades privadas en buen número la, básicamente para la producción
y la extensión de la universidad de café, frijol, pimienta y cardamo-
estatal, lo que brinda la oportu- mo, este último, a pesar del des-
nidad de acceder a la educación censo en su demanda, aún tiene
superior. aceptación en el mercado interna-
cional. El suelo fértil este municipio
La actividad económica tiene su produce, además, caña, cacao,
núcleo más importante en Co- maíz, plátanos, té, entre otros.
bán, aun cuando otros municipios
cuentan con fuentes económicas Entre otras actividades económicas
diversas, esto encuentra su ex- que cada vez ocupa mayor espacio
plicación en que esta cabecera entre la población están la ganade-
departamental es la ubicación de ría y las artesanías, especialmente
los centros comerciales, la mayor destacan los tejidos, el trabajo en
parte de agencias bancarias, coo- madera –en especial muebles y
perativas y oficinas administrati- máscaras– y la platería cobanera,
vas de diversos comercios, que a muy conocida a nivel nacional.
la vez brindan servicios en otros
municipios y comunidades del de- En cuanto a agencias de justicia y
partamento. seguridad en el municipio se con-
centra la mayoría de Juzgados y
Relacionando lo anterior con fuen- sala de apelaciones. Cuenta ade-
tes de trabajo para jóvenes, es más con la Fiscalía Departamental,
para un limitado sector de la pobla- Defensa Pública Penal, Comisaría
ción joven, que ha tenido acceso a departamental de la Policía Na-
la educación media, partiendo de cional Civil y el centro de adiestra-
que la realidad nos demuestra que miento para oficiales del ejército,
el Estado no siempre garantiza el que apoya misiones de Naciones
acceso este nivel de educación. Unidas en el extranjero.

20
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
5. Violencia y delincuencia re- B) Chimaltenango
lacionada con la adolescencia
1. Aspectos generales

AS TIV AERN L
y juventud
Ubicación
A nivel general la criminalidad que
El municipio de Chimaltenango es

A LA
afecta el departamento de Alta Ve-
la cabecera departamental de 16
rapaz está ligada al crimen orga-

IÓNCA PRV
municipios que integran el depar-
nizado, la presencia de diversas
tamento de Chimaltenango. Está
bandas de narcotráfico y trata de
ubicado a 54 Kilómetros de la ciu-
personas, reflejan esa realidad.

ED
dad capital6.

AD TLIBER
La violencia y delincuencia rela- División administrativa.
cionada con adolescencia y juven-
tud no se constituyen en factores El municipio de Chimaltenango
que incidan considerablemente en está conformado por una cabece-
este contexto de violeto. En las es- ra municipal, que a la vez es la ca-
tadísticas proporcionadas por dis- becera departamental, 64 aldeas y
tintas agencias, como la Defensa caseríos, de los cuales 16 cuentan
Pública, da cuenta que en 2011 in- con más de 2 000 habitantes. Su
gresaron 76 casos de adolescen- población, según el Censo Nacio-
tes; la Policía Nacional Civil repor- nal de Población de 2002 (INE,
ta un total de 38 detenciones de 2002) es de 74 077 habitantes, de
adolescentes y el juzgado de paz los cuales 48 093 son indígenas,
de Cobán reporta haber conocido es decir, más del 65% de la po-
43 casos. blación es indígena y de ellos, la
mayoría, son kaqchikeles (Ávalos,
Sin embargo y a pesar del número 2010).
no muy amplio, es importante te-
ner presente que se debe actuar Población a nivel
de forma pertinente y oportuna en departamental
la prevención para propiciar con-
diciones contrarias a la consolida- Según la Encuesta Nacional de
Z OEL

ción de procesos de criminaliza- Condiciones de Vida –ENCOVI–


A

ción de la adolescencia y juventud para el 2006 el departamento de


ONIT

en el departamento. Chimaltenango tenía un total de


F RaNCO

6. Fuente: http://chimaltenango.webcindario.com
C HEN

21
519 667 habitantes, de los cuales rallado, lo que daría muralla de
251 917 son hombres y 267 750 escudos. Este nombre le fue dado
son mujeres. Del total de la pobla- por haber sido plaza militar fortifi-
ción 208 643 estaban compren- cada, además el origen de la pa-
didos entre las edades de 0 a 14 labra Chimaltenango proviene de
años, 282 972 entre los 15 y 64 la voz mexicana Nahuatl Chimallí,
años; y 28 652 entre los 65 años y que significa escudo o rodela. Se
más (Avalos, 2010). cree que a la llegada de los espa-
ñoles era una plaza fortificada con
Pobreza y pobreza extrema murallas de escudos7.

El total de pobres era de 314 389, En idioma kaqchikel, Chimalte-


de ellos, según niveles de pobre- nango se le conoce como Wo’k’o
za, 100 444 eran pobres extremos que significa escudo, o muralla.
y 213 945 pobres no extremos. Se cuenta que era la muralla hu-
Del total de habitantes por grupo mana que se levantó para impedir
étnico, 388 161 son indígenas, de la entrada de los invasores espa-
los cuales 267 691 son pobres, ñoles a tierras kaqchikeles (Áva-
88 789 pobres extremos, mientras los, 2010).
que 178 902 pobres no extremos
(ENCOVI, 2006) . Es imperativito dar a conocer la
existencia de un guerrero deno-
2. Historia y conflictividad minado Kají Imox, que mantuvo
la resistencia del pueblo kaqchikel
La historia del departamento está en Tecpán Guatemala, desde los
ligada a la resistencia que como templos mayas conocidos como
pueblo originario, presentaron a la Iximché.
invasión española. Esto se trasla-
da a la denominación con la que Por esa resistencia, los españo-
hoy se conoce el municipio, ya les son expulsados y obligados a
que el nombre de Chimaltenango establecerse en lo que se conoce
se puede estructurar de la siguien- como el Valle de Panchoy, hoy An-
te forma: chimal = escudo, broquel tigua Guatemala (Coordinadora
o rodela, y tenango = lugar amu- Juvenil de Comalapa, 2006).

7. Fuente: http://chimaltenango.webcindario.com

22
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Siglos más tarde, en este depar- en un legado y se traducen en res-
tamento, fue relevante la firma puestas violentas para enfrentar

AS TIV AERN L
del acta de Patzicía el 3 de junio los conflictos. Se tiene conocimien-
de 1871, evento que consolidó el to que las agrupaciones que reali-
triunfo del general Justo Rufino Ba- zaban las denominadas “rondas”
rrios y los reformistas, dando auge y que fueron utilizadas como las

A LA
a diversas políticas de la época8. Patrullas de Autodefensa Civil, por
parte del ejército, aún mantienen

IÓNCA PRV
La historia mencionada no exclu- una estructura dentro de la comuni-
ye de acciones violentas, tampoco dad y se atribuyen acciones de “se-

ED
posterior a ella, pues Chimaltenan- guridad ciudadana”, en los munici-

AD TLIBER
go tiene su propia historia reciente, pios de Comalapa, Chimaltenango
con el finalizado Conflicto Armado y San Martin Jilotepeque9.
Interno. Haciendo una gradación
perversa, pero real, se pudo deter- 3. Relaciones sociales
minar que Chimaltenango llevó el y culturales
cuarto lugar del porcentaje de vio-
laciones a los derechos humanos y Dentro del municipio de Chimal-
hechos de violencia relacionados a tenango las relaciones sociales,
la guerra interna. Este porcentaje mayoritariamente, tienen un tinte
es del 6.727% (CEH, 1999. p.p. 54 político, también juegan papel im-
y 63), representa la pérdida de va- portante la diversidad de organiza-
liosas vidas humanas y evidencia ciones sociales que tienen presen-
las políticas del Estado, encamina- cia en el departamento.
das a eliminar, mayoritariamente,
población indígena del departa- En cuanto al aspecto cultural, tie-
mento, lo que se comprueba cla- ne una fuerte presencia la práctica
ramente en las 63 masacres ocu- de la espiritualidad maya, lo que
rridas en contra de esta población se potencia debido a que Iximché
durante el periodo de 1978 a 1996 (Tecpán Guatemala), se encuentra
(CEH, 1999). cercano a la mayoría de munici-
pios y con fácil acceso. La práctica
Estas prácticas violentas, al igual ceremonial maya, también se ve
ZOEL

que en la mayoría de los depar- fortalecida en el centro ceremonial


A

tamentos del país, se constituyen Mixco Viejo (San Martín Jilotepe-


FONIT
RaNCO

8. Idem
9. Se tiene conocimiento que en muchos casos, estas agrupaciones cometieron arbitrariedades en contra de
C

las denominadas maras y pandillas juveniles en Comalapa.


HEN

23
que). Ambos son los remanentes Consejo Comunitario de Desarrollo
preshispánicos más grandes con (Cocode), que tienen experiencias
que cuenta el departamento. No concretas en la resolución de con-
obstante, se debe recalcar que flictos que involucran a adolescen-
solo 30%, aproximadamente, de tes y jóvenes.
las ceremonias se practican en
público, ya que durante el conflicto La participación de adolescentes
armado fueron prohibidas y se les y jóvenes es visible en las organi-
condenó como brujería con penas, zaciones vinculadas a parroquias
incluso, de muerte. católicas e iglesias protestantes, ya
que en una época se constituyeron
Sobre la organización comunita- como la alternativa con más pre-
ria, anteriormente los municipios sencia en distintos municipios y se
de Chimaltenango estaban orga- fortalecieron por la injerencia que
nizados por cantones y, por tanto, los padres de familia tienen sobre
se reunían por comités de canto- sus hijos. Actualmente existen es-
nes o barrios; ahora con la Ley de fuerzos que provienen de las y los
Consejos de desarrollo Urbano y jóvenes para organizar grupos juve-
Rural, Decreto 11-2002, se cons- niles sociales, grupos lúdicos (que
tituyen en Consejos Comunitarios practican el malabarismo y las acro-
de Desarrollo. También tienen pre- bacias), grupos políticos partidistas
sencia y acción las alcaldías indí- o no partidistas y grupos creados
genas, como la de Comalapa, que para el rescate de los valores y cul-
retoma prácticas ancestrales para tura maya kaqchikel.
la resolución de conflictos.
La migración hacia Chimaltenango
En cuanto a justicia de pueblos ha proliferado en los últimos 6 años,
indígenas, la estructura más vi- en cuanto a que personas provienen
sible es el sistema de alcaldías, de departamentos como Quiché y
por tal razón el poder comunitario Totonicapán por razones comer-
está liderado por el Alcalde de la ciales. Como otros departamentos
comunidad, pese a que el Estado de Guatemala, también Chimalte-
a través de la Ley de consejos de nango, por razones de empleo, se
desarrollo urbano y rural introdujo, está dando mucho el fenómeno de
de manera exitosa, la figura del la migración, en condiciones vulne-

24
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
rables, de jóvenes que se dirigen a Escuela Bilingüe anexa a la Pedro
Estados Unidos. Por otro lado, Chi- Molina, Centro Educativo Kastaji-

AS TIV AERN L
maltenango y El Tejar, se han cons- bal y Centro Educativo Kaji Imox.
tituido municipios dormitorios, ya
que son utilizados para descansar Para el 2007 CONALFA reportó
por las noches y trabajar en el día. 295 645 personas de 15 años y

A LA
más en Chimaltenango, de ellos
4. Servicios públicos, adoles- 55 696 eran analfabetas, los cua-

IÓNCA PRV
cencia y juventud. les constituían el 18.84% de anal-
fabetismo en Guatemala.

ED
El municipio de Chimaltenango

AD TLIBER
cuenta con servicios de salud tanto Sobre las actividades económicas
públicos como privados, entre los más importantes del municipio, se
que se encuentra el Hospital Nacio- puede indicar que la mayor pro-
nal, un Centro de Salud, el hospital ducción son los granos básicos,
del Instituto Guatemalteco de Se- verduras, legumbres y gran varie-
guridad Social –IGSS– que atiende dad de frutas que, como se reporta
a sus afiliados, 22 clínicas médicas en comunidades como Chimazat,
y dentales privadas, y cuatro hos- Balanyá, El Caman y El Sitan de
pitales privados que ofrecen todos Patricia, son exportadas a Estados
los servicios de salud. Unidos y Europa10.

En materia educativa el munici- Una de las pocas alternativas labo-


pio cuenta con centros educativos rales existentes en el departamen-
en todas las áreas, tanto públicos to es la industria maquilera, que si
como privados y por cooperativa. bien no requiere de mucha expe-
Asimismo cuenta con cuatro exten- riencia y habilidades a sus trabaja-
siones universitarias de la Univer- dores, por ser un trabajo manual,
sidad Mariano Gálvez, Universidad salarialmente significa una mala
de San Carlos de Guatemala, Uni- remuneración y jornadas extensas
versidad Panamericana y Universi- de trabajo en condiciones contra-
dad Rural. Sin embargo, la educa- rias a los derechos humanos. Otra
ción no es bilingüe en su totalidad alternativa son las fincas y casas
ZOEL

y solo tres centros educativos lle- particulares, caracterizadas por su


A

precariedad respecto al salario,


ONIT

nan esos requisitos, siendo estos:


FRaNCO

10. La tenencia de la tierra en las partes donde siembran los chimaltecos es propia en su mayoría, siendo
estas a orillas de barrancos, laderas muy pendientes para la agricultura.
CHEN

25
inestabilidad e inseguridad por las Organismo Judicial:
condiciones en que deben desa-
Tribunal de Sentencia, Juzgados
rrollarse las actividades en estas
de Primera instancia Penal, Sala
unidades productivas.
de Apelaciones, Juzgados 1° y 2°
de Paz, Juzgado de Primera Ins-
El municipio de Chimaltenango
tancia de la niñez y adolescencia
–particularmente en la cabecera–
y adolescentes en conflicto con la
refleja un crecimiento con la exis-
ley penal, Juzgado de Familia.
tencia de centros comerciales, al-
macenes, y farmacias; y se puede Ministerio Público:
apreciar la presencia de diversas
agencias bancarias, cooperativas Fiscalía Departamental, Fiscalía
y oficinas de programas o proyec- Específica en materia de adoles-
tos gubernamentales y no guber- centes en conflicto con la ley pe-
namentales, las que a la vez que nal.
generan crecimiento económico. Instituto de la Defensa Pública
Penal:
Todos estos elementos favorecen
a la vez que se constituyen en Asistencia técnica para adultos,
nuevas ofertas laborales para pro- defensoría específica para adoles-
fesionales del nivel medio11 que, en centes.
la mayoría de los casos, migran in-
ternamente desde los municipios, Seguridad:
aldeas, cantones y caseríos a la Policía Nacional Civil, Comisaría
cabecera departamental, en busca Departamental, Sección Especia-
de un empleo, debido a la falta de lizada en materia de Niñez y Ado-
oportunidades en sus lugares de lescencia.
origen.
Auxiliatura del Procurador de
Sobre la presencia de agencias del los Derechos Humanos:
sistema de justicia y seguridad, en como garante del respeto a los de-
el municipio de Chimaltenango se rechos humanos de las personas
encuentran ubicadas las siguien- aprehendidas por el sistema de
tes agencias: justicia y seguridad.

11. Información obtenida en la Municipalidad de Chimaltenango y a través de observación directa.

26
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
5. Violencia y delincuencia re-
C) San Martín Jilotepeque,
lacionada con adolescencia y
Chimaltenango

AS TIV AERN L
juventud 1. Aspectos Generales

La información sobre este punto Ubicación

A LA
se centra en la comisión de he-

IÓNCA PRV
chos delictivos por adolescentes
durante el 2011. El municipio de San Martín Jilote-
peque está situado a 21 Kilóme-

ED
La misma da cuenta que, según el tros de la cabecera departamental

AD TLIBER
Juzgado de Niñez y Adolescencia de Chimaltenango y a 75 Kilóme-
y Adolescentes en Conflicto con la tros de la ciudad capital. Está ubi-
Ley Penal, durante el 2011 cono- cado en el extremo norte del De-
ció ocho casos, los Juzgados de partamento de Chimaltenango y
Paz (primero y segundo) 30 casos es limítrofe con los departamentos
y la Policía Nacional Civil, registra de Quiché, Baja Verapaz y Gua-
30 casos. temala.

Estos datos confirman, lo que en Es el municipio de mayor exten-


otros informes se ha manifestado, sión territorial del departamento
que la violencia y delincuencia re- de Chimaltenango (251 kilómetros
lacionada con adolescencia y ju- cuadrados) y tiene las siguientes
ventud se da en menor grado. No colindancias: al norte, con los mu-
obstante esta afirmación, y con- nicipios de Joyabaj (El Quiche) y
siderando los bajos números de Granados (Baja Verapaz); al sur,
comisión de hechos delictivos por Chimaltenango y Comalapa (Chi-
parte de adolescentes, es impor- maltenango); al este Chimalte-
tante revisar si existe una política nango y San Juan Sacatepéquez
criminal oculta, que esté utilizando (Guatemala); y al oeste San Juan
métodos de ejecución extrajudicial Comalapa y San José Poaquil
para enfrentar el fenómeno. (Chimaltenango). Z
A
F
C OEL
ONIT
RaNCO
HEN

27
División administrativa En esta villa se reunió el Poder
y población Legislativo durante cuatro días en
1826, siendo virtualmente la capital
del Estado. Este acontecimiento lo
El municipio cuenta con 12 comu- recuerda una placa de mármol que
nidades: Choatalun, Las Escobas, existe en la Municipalidad. En tal
Las Lomas, El Molino, Patzaj, Chi- oportunidad, la sede del gobierno
jocon, Estancia de la Virgen, Es- nacional estuvo ubicada en la Casa
tancia de San Martín, Varituc, Qui- Real, situada a un costado de la
mal, Xesuj y Xejuyú; y 105 aldeas plaza de San Martín Jilotepeque.
y caseríos (Inforpressca, 2010).
Como municipio cuenta con una San Martín Jilotepeque tuvo sus
población de 58 578, de los cuales antecedentes históricos en el perio-
51 879 son Indígenas kaqchikeles do posclásico maya del siglo XIII,
(INE, 2002) y 6 699 no indígenas; cuando se produjo la diseminación
es decir, 90% de la población de de esta cultura por el sur del depar-
San Martín Jilotepeque es maya tamento de Petén.
kaqchikel. Según el último censo
de población publicado por el INE Relata la historia que el primer
(2002) la población de San Martin asentamiento ocurrió en “Jilotepe-
Jilotepeque asciende a 58 578, de que Viejo”, a donde llegaron los
los cuales 28 044 son hombres y chajomas provenientes de Joyabaj.
30 534 son mujeres. La población Ya establecidos los chajomas, en
comprendida entre 0 y 14 años es Jilotepeque Viejo, se les conoce
de 28 284; y la de 15 a 64 años es también con el nombre de acajal
de 27 698 habitantes. wuinak o sea, “Pueblo de abejas o
colmenas”.
2. Historia y conflictividad
En este lugar, la ciudad alcanzó
El término  “Jilotepque o Xilotepe- gran desarrollo convirtiéndose en
que”, es un nombre náhuatl, for- un centro estratégico de los kaq-
mado por las voces xilotl (mazor- chikeles, en donde se destacan
ca de maíz tierno) y tepetl (cerro), tres parcialidades: Acajal, Cajoma,
lo que nos lleva a la traducción de Kaq’chikel, según el título de Jilote-
cerro de maíz tierno. peque (INE, 2002).

28
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
En la historia de San Martin Jilo- Las organizaciones de jóvenes y
tepeque cabe resaltar a las per- adolescentes en el municipio es

AS TIV AERN L
sonas que iban a trabajar forzo- aún están en un proceso incipien-
samente a las fincas cafetaleras, te; únicamente se organizan para la
algodoneras y azucareras, donde elección de Señorita San Martin o
sufrían maltratos y humillaciones la Hija del pueblo, actividades rea-

A LA
por su condición de indígenas ka- lizadas en el marco de cada feria
qchikeles en la costa sur (Coor- patronal; o para eventos religiosos

IÓNCA PRV
dinadora Juvenil de Comalapa, católicos o protestantes.
2006).

ED
Anteriormente el municipio estaba

AD TLIBER
En cuanto al Conflicto Armado In- organizado por comités de vecinos,
terno se reconoce que uno de los ahora con la Ley de Consejos de
municipios de Chimaltenango que desarrollo Urbano y Rural, Decreto
más registró violaciones a dere- 11-2002, se organizan por Coco-
chos humanos a nivel nacional es des de primer y segundo nivel en
San Martin Jilotepeque, en 6° lu- las comunidades, además, por las
gar, de 1962 a 1996 (CEH, 1999). noches, se reúnen grupos clandes-
tinos de seguridad para “resguardar
3. Relaciones sociales a la población”, siendo estos ex co-
y culturales 12
misionados militares y militares re-
La religión mayoritaria en el munici- tirados13.
pio es la católica, pero actualmente
han proliferado las iglesias evangé- Las relaciones de discriminación y
licas aunque el porcentaje aún es exclusión entre los habitantes no in-
muy bajo. En cuanto a la práctica de dígenas hacia los indígenas se per-
la espiritualidad maya, en el munici- cibe y se hace ver en la población
pio todavía es un tema tabú, pues urbana, particularmente en contra
por ser una población altamente ca- de las y los indígenas que vienen de
tólica esta práctica sigue percibién- las aldeas los días de mercado. En
dose como acto de brujería. Además las instituciones estatales como el
cuenta con uno de los templos más Juzgado de Paz y la Municipalidad,
representativos del departamento el personal es mayoritariamente no
ZOEL

de Chimaltenango, donde cada año indígena; en las escuelas primarias


A

nuevo maya, se celebra el Waq’xaqi la mayoría de maestros son ladinos


ONIT

B’atz’ del calendario solar. o mestizos, quienes consideran que


FRaNCO

12. Los datos que acá se mencionan son recopilados por la Coordinadora juvenil de Comalapa, en 2006, y por
observación propia para la recopilación de los mismos.
13. Caso relatado en Entrevista con Coordinadora de Juventud, Asociación Maya Ukux Be, que han coordi-
C

nado acciones en ese caso


HEN

29
la “la educación bilingüe es inne- En transportes, el municipio cuen-
cesaria en virtud que el idioma ka- ta con dos líneas de servicio ex-
qchikel ya no se habla en el casco traurbano que transita de la ca-
urbano y mucho menos en las co- becera departamental hacia la
munidades14. ciudad capital; además cuenta con
transporte hacia las comunidades
En San Martin se vive un ambiente y con el servicio de moto taxis
de inseguridad y zozobra, en virtud que recorren el casco urbano. En
que ya que no se cuenta con sub cuanto a las actividades econó-
estación de la Policía Nacional Civil micas del municipio, su principal
desde finales del 2009; ello, por el fuente de ingreso es la cosecha
linchamiento de un policía por parte de maíz y frijol, que también sirven
de pobladores del Municipio15. para el consumo local; también se
procesan lácteos como el queso y
Existen, además, bases de organi- la crema.
zaciones campesinas, ya que en la
mayoría de comunidades aún exis- Cuenta con dos bancos: Banrural
ten fincas que en el pasado fueron y G&T Continental. Cuenta con los
expropiadas por terratenientes de servicios de telefonía, correo pos-
San Martín y de la ciudad capital. tal y café internet para acceder a
4. Servicios públicos, todo tipo de información digital.
adolescencia y juventud
D) Santa Cruz del Quiché
En cuanto a las dependencias de 1. Aspectos Generales
justicia, en el municipio se cuenta
únicamente con el Juzgado de Paz, Ubicación
que labora con gran dificultad, ya
que no existe Policía Nacional Civil El municipio de Santa Cruz del Qui-
y, por ende, no hay quien dé cumpli- ché, cabecera departamental del
miento a las medidas de seguridad. departamento de Quiché integrado
Se resalta que durante el período por 21 municipios. Esta cabecera
2009-201016, el juzgado no ha aten- departamental se localiza en la re-
dido algún caso de adolescentes en gión noroccidental de Guatemala, a
conflicto con la ley penal. una distancia de 164 kilómetros de

14. Caso relatado en Entrevista con Coordinadora de Juventud, Asociación Maya Ukux Be, que han coordi-
nado acciones en ese caso, con el objetivo de iniciar un proceso para restaurar el derecho a la educación en
su propio idioma.
15. Información proporcionada por Jueza de Paz de San Martin Jilotepeque.
16. Ibid

30
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
la ciudad capital. Como departamen- indígenas y 40 696 son personas
to, Quiché limita al norte con Méxi- no indígenas. Los datos de pobreza

AS TIV AERN L
co; al sur con los departamentos de extrema reflejan la situación de los
Chimaltenango y Sololá; al este con pueblos indígenas a nivel nacional
los departamentos de Alta Verapaz y ya que de 197 241 personas que
Baja Verapaz; y al oeste con los de- subsisten en estas condiciones,

A LA
partamentos de Totonicapán y Hue- 187 530 es población indígena y 9
huetenango. 711 población no indígena, este as-

IÓNCA PRV
pecto también se evidencia en las
División administrativa y monografías anteriores, lo que de-

ED
población muestra que en el Estado de Gua-

AD TLIBER
temala, persiste una cultura de mar-
Santa Cruz del Quiché en su orga-
ginación, exclusión y abandono de
nización administrativa está forma-
los pueblos indígenas, aspecto que
do por una cabecera municipal, 5
es fácil de traducir en una política
aldeas y 62 caseríos17. Según la En-
fundamentada sobre bases racistas
cuesta Nacional de Condiciones de
que no permiten el desarrollo de las
Vivienda del 2006 –ENCOVI 2006–,
comunidades indígenas del país.
la población del departamento as-
ciende a 769 364 personas; de las 2. Historia y conflictividad
cuales 378 302 son hombres y 391
062 son mujeres. En cuanto a la di- El nombre de Santa Cruz del Qui-
visión etaria, 377 205 personas se ché proviene de la combinación de
encuentran entre 0 y 14 años; 360 vocablos k’iche’s y de la religiosidad
578 entre 15 y 64 años; y 31 481 co- católica. Inicialmente, Quiché pro-
rresponden a personas de 65 años viene de las voces del idioma k’iche’
o más. Del total de la población, la k’i , o kií , que significa muchos, y
que pertenece a pueblos indígenas de che que significa árbol, lo que
asciende a 690 024 y el número de traducido al idioma castellano signi-
personas no indígenas es de 79 149. fica: “Muchos árboles” y, por aproxi-
mación, región de muchos árboles.
Pobreza y pobreza extrema
Los datos del INE dan cuenta que En sus inicios el territorio de Santa Z

Cruz del Quiché en su parte central


OEL

a nivel departamental 623 091 per-


A

sonas viven en condiciones de po- estuvo habitado por pueblos a los


ONIT

breza, de las cuales 582 395 son que les llamaban Wuk Amak, esto
F RaNCO

17. Estudio Municipalidad de Quiché, 2008.


C HEN

31
fue alrededor del siglo XIII. El histo- principales grupos confederados
riador Juan Francisco Ximénez, rela- (Nimá Quiché, Tamub e Ilocab) vi-
ta que el nombre de Santa Cruz del vieron durante algún tiempo en ar-
Quiché le fue puesto por el Obispo monía hasta que por conflictos in-
Francisco Marroquín. Fue el Viernes tergrupales entre 1400 y 1425, los
Santo del 1539, que se lo dejó como Nimá Quiché fundaron Gumarkaah
recuerdo a la Santa Cruz de Cristo, y los Ilocab se trasladaron a un
ya que también los españoles ocupa- lugar cercano que denominaron
ron el pueblo en esa fecha18.  Mukwitz Picolab.

Durante su historia el pueblo de Qui- La fundación de Gumarkaah su-


ché ha sufrido varias invasiones, una cedió durante el reinado de Kucu-
de la cuales fue la que sufrieron los matz, padre del gran Quikab. Con
habitantes mencionados, por grupos Quikab, quien gobernó entre 1,425
guerreros de origen Tolteca que lle- y 1,475, el poderío k’iche’ alcanzó
garon procedentes del área de Ta- su mayor esplendor, llegando a
basco y Veracruz por el Golfo de Mé- zonas tan distantes como Cobán,
xico. Estos se impusieron sobre los Ocós, Huehuetenango, Antigua
habitantes originales, hablantes de Guatemala y Escuintla. Entre 1470
k’iche’, de quienes tomaron su idio- y 1475 se produjeron dos revuel-
ma y estaban integrados en cuatro tas que afectaron la fortaleza de la
grupos encabezados por cuatro cau- nación k’iche’. La segunda de esas
dillos: Balam-Quitzé, Balam-Acab, revueltas tuvo como consecuencia
Iqui-Balam y Mahucutah, y de este la separación de los kaqchikeles,
último se origina lo que después fue que abandonaron su asentamiento
la nación K’iche’. de Chiavar (hoy Chichicastenango)
y se trasladaron a Iximché.
El primer asentamiento k’iche’ se
llamó Jacawitz y estaba ubicado en Como en otros lugares, el pueblo
las cercanías de la actual aldea Chu- quiché también presentó resisten-
juyub. Aproximadamente en 1325 cia a la invasión española, esta fue
llegaron a las cercanías de la actual encabezada por el cacique conoci-
Santa Cruz, en donde fundaron la do como Tecún Umán. Como parte
ciudad fortificada de Chiizmachí o de la resistencia se enfrentaron a
Pizmachí Cajol. En esta ciudad los los españoles y después de varias

18. Fuente: http://www.deguate.com/artman/publish/historia-municipios-guatemala/historia-de-municipio-de-


santa-cruz-del-quiche-quiche.shtml

32
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
batallas, entre ellas la del Pinal, mu- departamento de Quiché sufrió 327
rió el líder de la resistencia, viéndo- de las 626 masacres que sufrió la

AS TIV AERN L
se debilitados implementaron una población indígena a nivel nacional.
estrategia de guerra, invitaron a los Estos datos evidencian la intención
españoles a llegar a Gumarkaah, del Estado de Guatemala de des-
para hacer la paz, pero con la inten- aparecer a pueblos y comunidades,

A LA
ción de tenderles una trampa. Pe- razón por la cual el informe de CEH
dro de Alvarado llegó a Gumarkaah establece que durante la guerra in-

IÓNCA PRV
en abril de 1524 y fue informado del terna hubo genocidio, dirigido espe-
plan por lo que apresó a los dos Se- cíficamente a poblaciones indígenas

ED
ñores de Gumarkaah y los quemó (CEH, 1999).

AD TLIBER
vivos. Luego incendió la ciudad y
en los días siguientes con la ayu- 3. Relaciones sociales
da de los guerreros kaqchikeles y y culturales
mexicanos, terminó con la resisten-
cia organizada de los quichés. La organización y la participación
La historia de violencia más recien- cívica en las comunidades presenta
te, la representa la guerra interna. niveles de desarrollo más elevados
El informe de la Comisión para el que en la cabecera municipal. Este
Esclarecimiento Histórico, CEH, debilitamiento en la cabecera muni-
evidencia que la estrategia impul- cipal es resultado de la militarización
sada por el Estado de Guatemala del municipio, situación que debilitó
atentó directamente contra la vida la estructura municipal como autori-
de la población civil, las justifica- dad y rompió el tejido social existen-
ciones manifestadas, se centran, te como estrategia contrainsurgen-
en que a las poblaciones indíge- te implementada por el ejército de
nas se “consideraba parte de los Guatemala durante la guerra inter-
grupos guerrilleros”, que activaban na. Situación que, en buena medida,
en la época y por tal razón, había marca las relaciones sociales del
que atacarlas. Este departamento municipio.
sufrió el 52% del total de las ma-
sacres que se perpetraron de 1978 En cuanto al aspecto espiritual, la
a 1984. En total el informe de la mayor parte de la población profe-
ZOEL

CEH da cuenta que de 1962 hasta sa la religión católica; sin embargo,


A

1996, lapso que duró el conflicto, el se ve la presencia cada vez mayor


F
CONIT
RaNCO
HEN

33
de diversas iglesias protestantes. La 4. Servicios públicos,
espiritualidad maya todavía es una adolescencia y juventud
práctica con fuerte presencia en el
municipio y el departamento, que Entre los servicios públicos20, que
se practica en sitios arqueológicos, pese a sus limitaciones, se acer-
siendo los más frecuentes Izmachí, can a la adolescencia y juventud, se
Pculbut, Pa’naxit, Chisalín, Chuju- encuentra la educación, ya que el
yub, La Quinta Patohil, Chicorral y municipio cuenta con centros edu-
Gumarcaah. Las relaciones cultura- cativos en todas las áreas y niveles,
les del municipio son diversas, pero tanto públicos como privados y por
destaca la diversidad lingüística que cooperativa.
confluye en el municipio, por ser ca-
becera departamental. Se hablan Desde 1958 inició actividades el Ins-
cuatro idiomas: sakapulteko, k’iche’, tituto Juan de León, atendiendo el
ixil, uspanteko y español19. ciclo básico. También se cuenta con
extensiones de universidades priva-
Un factor de suma importancia, en das (Universidad Mariano Gálvez,
la población de Santa Cruz, Quiché, Universidad Rafael Landívar).
lo constituye el ejercicio del sistema
de justicia de pueblos indígenas. En materia de salud, desde 1943,
Al igual que en Chimaltenango, en Santa Cruz del Quiché cuenta con el
Quiché el poder comunitario se en- Hospital Nacional y más reciente, se
cuentra en el alcalde comunitario. cuenta con atención hospitalaria por
Concepto que encuentra su traduc- parte del Instituto Guatemalteco de
ción en el vocablo q’atb’al tzij, que Seguridad Social –IGGS–; asimis-
significa “sentencia y lugar donde mo cuenta con servicios de centros
se da, también dar término y com- de salud pública, además de dife-
poner” (Ochoa, 2008. p. 51). No es rentes clínicas privadas.
difícil interpretar que la población del
municipio de Santa Cruz y de todo el En cuanto a las de agencias del sis-
departamento de Quiché, tenga una tema de justicia y seguridad, en este
trayectoria ancestral de resolución municipio, se cuenta con la presen-
de conflictos que se presentan en cia de las siguientes:
sus comunidades y muchos de los
cuales involucran a adolescentes.

19. Información obtenida de http://www.deguate.com/artman/publish/historia-municipios-guatemala/historia-


de-municipio-de-santa-cruz-del-quiche-quiche.shtml, página visitada el 5 de noviembre de 2011.
20. Fuente: http://www.guatificate.com/historia-del-municipio-de-santa-cruz-del-quiche-departamento-de-qui-
che.html; entrevistas a funcionarios y organizaciones de sociedad civil

34
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
• Organismo Judicial: 5. Violencia y delincuencia
relacionada con adolescencia y

AS TIV AERN L
Juzgado de Primera Instancia Penal
juventud
y delitos contra el ambiente; Tribunal
de Sentencia, Juzgado de Paz, Juz- Tomando como base los datos pro-
gado de Familia, Juzgado de Niñez porcionados, tanto por parte del

A LA
y Adolescencia y Adolescentes en Juzgado de Niñez y Adolescencia
Conflicto con la Ley Penal.

IÓNCA PRV
y Adolescentes en Conflicto con
la Ley Penal y Juzgado de Paz en
• Ministerio Público: 2011, se establece que en ambos

ED
ingresaron 286 casos, de los cuales

AD TLIBER
Fiscalía Departamental y Fiscalía es- 277 conoció el Juzgado especializa-
pecífica para adolescentes en con- do y 9 el Juzgado de Paz.
flicto con la ley penal.
Las respuestas indicadas varían en-
• Instituto de la Defensa Pública tre dos tipos:
Penal:
La primera es la privación de liber-
Defensa Pública para adultos, que tad, porque según lo informado por
también se ocupa de casos de ado- el Juzgado de Niñez y Adolescencia
lescentes en conflicto con la ley pe- y Adolescentes en Conflicto con la
nal. Ley Penal, desde hace dos años no
se imponen sanciones distintas a la
• Policía Nacional Civil: privación de libertad.

Comisaría departamental y Sección La segunda es, en mayor parte, la


Especializada de la Niñez y Adoles- absolución de las y los adolescentes
cencia. procesados.

Z
A
F
COEL
ONIT
RaNCO
HEN

35
CAPÍTULO II
El presente capítulo en una pri-
mera parte aborda algunos aspec-
La justicia penal juvenil y tos históricos de la niñez y adoles-
su sistema de sanciones: cencia frente al poder judicial, lo
Hacia un modelo de que permite contextualizar desde
justicia penal juvenil los inicios el proceso histórico has-
democrático ta la formulación de las legislacio-
nes fundamentadas en la Doctrina
de la Protección Integral. En ese
sentido se propone revisar bre-
vemente algunos aspectos de la
reforma al sistema de justicia de
menores, que conllevó a la formu-
lación de legislaciones minoristas
basadas en la Doctrina de la Situa-
ción Irregular.

Consecuentemente permite reto-


mar –lo que en otras publicaciones
se ha manifestado– el traslado de
la Situación Irregular a la Protec-
ción Integral, plasmado en las re-
formas a los sistemas de justicia
penal juvenil y su formulación en
legislaciones que se han adecuado
a los postulados de la Convención
Internacional sobre los Derechos
del Niño. Esto se constituye en el
marco propicio para ingresar al sis-
tema guatemalteco. En un segun-
do punto se detallan los principios
y garantías fundamentales en el
proceso penal juvenil de Guatema-
la, el sistema sancionatorio y pos-

36
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
teriormente se hace una revisión específica, ley 10.903, más cono-
de lo fáctico, lo comparativo entre cida como ley Agote. Hasta enton-

AS TIV AERN L
el ser y el deber ser, situación que ces, la única diferenciación norma-
se refleja en los hallazgos de la in- tiva existente se encontraba en los
vestigación. todavía vigentes códigos penales
retribucionistas del siglo XIX, aun-
A) De la situación irregular

A LA
que su alcance no era muy amplio,
a la protección integral ya que se limitaba a reducir las pe-

IÓNCA PRV
nas en 1/3, cuando los autores del
En el transcurso de la historia los delito tenían una edad inferior a los
niños, niñas y adolescentes han

ED
18 años. Señala, además, que el
sido objeto de control social21 de di-

AD TLIBER
niño propietario resolvía sus con-
versas formas, el argumento recu- flictos como adulto. Para el experto
rrente es la “protección” de estos el origen de la especificidad jurídi-
sectores de la población. Una de ca de la infancia es de naturaleza
estas formas de control es el que estrictamente penal.
ejerce el Poder Judicial, que en
sus inicios ejercía el control indis- Los primeros movimientos refor-
tintamente a niños, niñas, adoles- mistas, parten de la indignación
centes y adultos. Este período, en originada por las deplorables con-
que la niñez y adolescencia no era diciones en que niños, niñas y
un grupo social diferenciado jurídi- adolescentes sufrían la institucio-
camente de los adultos, la doctrina nalización (eufemismo con el que
lo define como el de la “indiferencia se designaba a la privación de li-
jurídica”, en que niñas y niños eran bertad), además, que la misma se
tratados como “pequeños adultos” daba en centros destinados para
u “hombres pequeños” (Solórzano, adultos, lo que generaba escena-
2004. p.12). Según Emilio García rios propicios para la promiscuidad
Méndez, en su publicación “Dere- y abusos por parte de las personas
cho de la Infancia y Adolescencia adultas hacia niños, niñas y ado-
en América Latina: de la Situación lescentes. La institucionalización,
Irregular a la Protección Integral”, era aplicada como primera ratio,
el tratamiento jurídico diferenciado era la constante para abordar los ZOEL

se remonta a las primeras décadas conflictos que involucraban a ni-


A

del siglo XX. En 1919 se promulga ñez-adolescencia, situación que


ONIT

en Argentina la primera legislación propiciaba el secuestro y segre-


FRaNCO

21. El control social puede ser informal, cuando es ejercido por la familia, la comunidad, la iglesia, autoridades
comunitarias, etc. Y el control social formal es visto como el ejercido por el Estado a través de sus distintas
C

instituciones, para el caso de este informe veremos el ejercido por el Poder Judicial.
HEN

37
gación de los conflictos sociales; zación exitosa de muchos niños,
sin embargo, este aspecto quedó niñas y adolescentes que eran ju-
intacto en esos movimientos refor- dicializados. Partiendo de la base
mistas, ya que estos se orientaron que eran judicializados por el ser
básicamente a resolver la pro- y no por el hacer, lo que evidenció
blemática de “indiferencia”, pues la formalización de la selectividad
su objetivo fue extraer a la niñez discriminatoria del sistema de jus-
y adolescencia de los centros de ticia. En ese sentido esas legisla-
adultos y así minimizar los altos ciones propiciaron procesos de
niveles de vulnerabilidad a los que segregación, criminalización y es-
eran sometidos al ser instituciona- tigmatización en la niñez y adoles-
lizados; factor que se constituye cencia aprehendida por el sistema
en el aporte significativo de esta de justicia. Además, estas legisla-
reforma. (García Méndez, 1994. ciones brindaban amplia discrecio-
p.18). nalidad al juzgador, para la toma
de decisiones sobre la situación de
Como resultado de esos movi- un niño, niña o adolescente pues-
mientos reformistas, se promul- to a disposición de un juzgado. Es
garon las legislaciones “minoris- importante mencionar que esa dis-
tas” que encontraron su sustento crecionalidad, en la mayoría de ve-
filosófico en la doctrina de la si- ces se tradujo en violaciones a los
tuación irregular. Cada país con- derechos humanos de la niñez y
taba con su propia legislación de adolescencia y en generar proce-
menores. En América Latina estas sos para la consolidación de carre-
legislaciones tenían muchas simi- ras criminales en esta población.
litudes, las cuales se tradujeron en
características comunes. Mary Beloff menciona que en la
división de la población en niños-
Emilio García Méndez, en su obra adolescentes y menores, a los
“Derechos de la Infancia Adoles- menores se les daba esa catego-
cencia en América Latina: de la ría por su condición de persona
Situación a la Protección Integral”, excluida de la educación, la salud,
señala que las legislaciones ca- el deporte, el arte y muchas veces
racterísticas del modelo tutelar por haber sido abandonado por
contribuyeron a generar proce- su familia; precisamente esta era
sos que obstaculizaron la sociali- la población meta de estas legis-

38
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
laciones. Esta división claramente Ley de Tribunales para Menores,
influenciada por el positivismo cri- Decreto 2,043-37, del período

AS TIV AERN L
minológico condicionaba al niño, presidido por Jorge Ubico, del 15
niña o adolescente a procesos de de noviembre de 1937. Posterior-
estigmatización y posterior crimi- mente el 11 de noviembre de 1969
nalización, limitando sus procesos se desarrolla el Código de Meno-

A LA
de socialización. Este punto se re- res, Decreto 61-69 del Congreso
laciona con la “profecía autocum- de la República, y luego el Códi-

IÓNCA PRV
plida”: Si se trata a una persona go de Menores, Decreto 78-79
como delincuente aun cuando no del Congreso de la República, de
haya cometido delito es probable noviembre de 1979. (Solórzano,

ED AD TLIBER
que exitosamente se le pegue esa 2004. p.15).
etiqueta de “desviado” y que, en el
futuro, efectivamente adopte con- Estas legislaciones promovidas a
ductas criminales (Beloff, 2004). nivel de cada país, presentaron
características similares en Lati-
En consecuencia los modelos judi- noamérica y por lo consiguiente
ciales fundamentados en la doctri- produjeron daños similares para
na de la situación irregular tendían la niñez, adolescencia y juven-
hacia los ideales de rehabilitar y co- tud, en el continente. En el caso
rregir al delincuente juvenil y no en de Guatemala, los efectos fueron
la idea de propiciar la culminación graves, puesto que los grandes ni-
de procesos de socialización en la veles de exclusión y desigualdad,
niñez y adolescencia judicializada. que aún hoy en día persisten, ge-
La idea de tratamiento encontró neraron las condiciones propicias
respaldo en el Sistema Reformato- para que miles de niños, niñas y
rio; este sistema se diferencia del adolescentes fueran declarados
penitenciario en que “convierte a en “situación irregular” y por lo
los delincuentes juveniles en futu- consiguiente aprehendidos por
ros ciudadanos, a través del “tra- el sistema judicial con el pretexto
tamiento” y bajo la garantía de las de “protegerles”; sin embargo, lo
sentencias indeterminadas”. (Soló- que se logró fue convertirlos en
rzano, 2004. p.14). víctimas de violaciones a sus de-
ZOEL

rechos humanos, al negárseles la


A

Guatemala por su parte, adopta asistencia de las garantías esta-


ONIT

el modelo tutelar por medio de la blecidas para un debido proceso,


F
CRaNCO
HEN

39
reconocidas a todas las personas del Niño en 1989, inaugurando
en un Estado de derecho, además una nueva etapa denominada
de ser víctimas de un sistema que, “De la protección integral por los
en muchos casos, generó las con- derechos de la infancia y adoles-
diciones propicias para su crimi- cencia”, situación que impulsa un
nalización. movimiento reformista basado en
este nuevo paradigma.
Para ejemplificar, el contexto en
que era vigente el Código de Me-
nores Decreto 78-79, se presen- B) La doctrina de protec-
tan algunos datos: en 1993 ocho ción integral: Cambio de
de cada diez niños eran pobres; concepciones culturales
14% de las niñas y niños eran hi-
jos de madres adolescentes que La aprobación de la Convención
vivían en condiciones de pobreza; sobre los Derechos del Niño –en
la desintegración familiar propi- adelante la Convención–, por la
ciaba que cerca de 5 mil niños y Asamblea General de las Nacio-
niñas vivieran en la calle; 40 mil nes Unidas en 198922 y su vigencia
niños y niñas eran miembros de a partir de 1990, marca un cambio
familias desplazadas por la violen- sustancial en el modelo ideológico
cia generalizada o por la guerra de concebir a la niñez y adoles-
interna; los índices preocupantes cencia. Este nuevo modelo supe-
de analfabetismo (52%), de des- ra la forma de ver al niño, a la niña
nutrición infantil aguda (41.2%), y al o a la adolescente como ob-
de desnutrición infantil (76.1%) y jetos que se deben proteger, por
un déficit de 816 mil viviendas (en tanto les brinda la categoría de
1991). (Paz y Paz y Ramírez Gar- sujetos de derechos, capaces de
cía, 1993. p.p. 7-9). participar activamente en la bús-
queda de la satisfacción de sus
El modelo de situación irregular necesidades, la resolución de sus
entró en crisis a nivel internacional conflictos y asumir una responsa-
en la década de 1980 y dio paso bilidad especial y adecuada a su
a la aprobación de la Convención edad, de acuerdo con sus actos;
Internacional sobre los Derechos constituyéndose en un nuevo pa-
radigma. (Solórzano, 2004. p.8).

22. Adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989, mediante reso-
lución A/RES/44/XX.

40
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
El modelo jurídico impulsado por plementan a la Convención, los
este nuevo paradigma, representa que aún sin tener la fuerza vin-

AS TIV AERN L
el cambio del modelo fundamen- culante, para los Estados, deben
tado en la Doctrina de la Situación ser aplicables, pues en conjunto
Irregular, por el de la protección permiten la adecuada interpreta-
integral, razón por la cual los Es- ción de la Convención, de las le-

A LA
tados parte se comprometieron a yes nacionales y contribuyen a la
cumplir con la aprobación de leyes formulación de políticas públicas

IÓNCA PRV
basadas en los principios de esta específicas en esta materia. Algu-
nueva doctrina. En consecuencia, nos de estos instrumentos son:

ED
las legislaciones adecuadas a es-

AD TLIBER
tos nuevos postulados buscan tanto - Las Reglas Mínimas de las Na-
la protección social de la niñez y la ciones Unidas para la Adminis-
adolescencia como la protección de tración de Justicia de Menores
los derechos y garantías de adoles- –Reglas de Beijing–
centes de quienes se alegue han
infringido la ley penal (Tiffer, Llobet, - Las Reglas de las Naciones Uni-
Dünkel y Frieder, 2002. p.28). das para la Protección de los Me-
nores Privados de Libertad
En el caso de la justicia penal juve-
nil, la Convención es el parte aguas - Las Directrices de las Naciones
hacia la construcción de un modelo Unidas para la Prevención de la
de política criminal democrático y Delincuencia Juvenil –Directrices
especializado, ya que inspira las le- de Riadh–
gislaciones que han instaurado los
sistemas de justicia penal juvenil en - Las Reglas Mínimas de las Na-
los Estados parte, los cuales enfati- ciones Unidas sobre las Medidas
zan en la protección integral de los No Privativas de Libertad –Re-
derechos y garantías de la adoles- glas de Tokio– En consecuencia
cencia aprehendida por la justicia. la doctrina de protección integral
Para instaurar sistemas de justicia otorga a las personas adolescen-
penal juvenil democráticos y espe- tes, de quienes se alegue han
cializados, los Estados cuentan con transgredido las leyes penales, el
ZOEL

otros instrumentos internacionales goce de los derechos y garantías


A

específicos en la materia que com- generales que asisten a toda la


F
CONIT
RaNCO
HEN

41
población, así como derechos es- Principio de Especialización: se
pecíficos que por su condición de traduce en la obligación del Esta-
personas en desarrollo deben obli- do de garantizar que el sistema de
gatoriamente ser observados y res- justicia penal juvenil esté integrado
petados por los Estados parte. En por agencias específicas, distintas
ese sentido, los sistemas de justicia a las establecidas para adultos, la
penal juvenil, adecuados a la Doc- profesionalización de todas y todos
trina de Protección Integral, des- los funcionarios que intervengan en
cansan en los siguientes principios el proceso penal de adolescentes,
rectores-guías: entendido este desde el momento
de la aprehensión hasta el cumpli-
miento de la ejecución de las sancio-
Interés Superior del Niño o Ado- nes. Para realizar este principio se
lescente: entendido como el prin- requiere que el Estado y los diferen-
cipio básico bajo el que se debe tes sectores de la población, formu-
interpretar, integrar y aplicar la nor- len políticas y desarrollen acciones
mativa de la niñez y la adolescen- orientadas a instaurar un sistema
cia; por ello constituye un límite a la penal juvenil, especializado y que
discrecionalidad de las autoridades responda a los objetivos del proceso
en la adopción de decisiones rela- penal de adolescentes y a los fines
cionadas con esta población (Artí- de las sanciones. Por consiguien-
culo 3 de la Convención). te, este principio constituye, para la
justicia penal juvenil, en el impulsor
del cambio cultural que propone la
Derecho de Opinión: la Conven- Constitución Política de la República
ción establece que los Estados par- de Guatemala y la Convención (Artí-
te deberán garantizar al niño y niña, culo 20 de la Constitución Política de
que estén en condiciones de for- la República de Guatemala y 40 de
marse un juicio propio, el derecho la Convención).
de expresar su opinión libremente
en todos los asuntos que les afec- Principio de última ratio para el
ten y a que se tomen debidamente uso de la privación de libertad:
en cuenta esta opinión, en función que rompe con la institucionalización
de su edad y madurez (Artículo 12 aplicada como primera medida en
de la Convención). los sistemas tutelares. Debe ser in-

42
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
terpretado como una limitación para de las sanciones no privativas de li-
el uso de la privación de libertad por bertad. (Llobet, 2007. p.72).

AS TIV AERN L
parte de los órganos judiciales.
Las reformas a los sistemas pena-
Principio sociopedagógico: se les juveniles para su impulso han
interpreta como el propulsor de los requerido la aprobación y vigencia

A LA
procesos que alcancen la responsa- de códigos o leyes específicas, así
bilización por parte del o la adoles- como la instauración de agencias

IÓNCA PRV
cente, así como de la participación especializadas con una visión fun-
activa y efectiva de la víctima en el damentada en los principios de la

ED
proceso penal, en todas sus etapas, Doctrina de Protección Integral, de

AD TLIBER
incluyendo la ejecución de la san- tal manera que permitan, a lo inter-
ción. Para la ejecución de las sancio- no de cada Estado parte, la institu-
nes cobra vital importancia la partici- cionalización de los mismos. En co-
pación de la comunidad y la familia, rrespondencia a estas reformas que
ya que representan las instituciones institucionalizaron el nuevo modelo
naturales de socialización de niñas, de justicia penal juvenil23, presentan
niños y adolescentes. las siguientes características:

Javier Llobet Rodríguez amplía esta “El reconocimiento de las y los ado-
interpretación y manifiesta que en lescentes como sujetos de derecho,
el ámbito penal juvenil la Doctrina en etapa de desarrollo, que signifi-
de Protección Integral, implica que ca también la adquisición paulatina
la reacción estatal frente a la de- de responsabilidades de tipo jurídi-
lincuencia tendrá un énfasis en la co, entre ellas la penal, a partir de
prevención a través de una buena determinada edad, y distinta de la
política social y que, cuando inter- responsabilidad penal de adultos”
venga, el sistema penal tendrá como (Maxera, 2007. p.6).
carácter primordial el principio edu-
cativo, pero concediendo mayores Definen una política criminal especí-
garantías a los menores de edad y fica que integra un proceso penal de
no como justificación de la restric- adolescentes, garantías generales
ción de derechos. Además lleva a la y específicas; un amplio sistema de
ZOEL

búsqueda de la desjudicialización a sanciones24 y la creación de agen-


A

través de la diversidad y la prioridad cias especializadas.


FONIT
RaNCO

23. Llamado también “modelo de responsabilidad”, en relación al principio de exigibilidad, puesto que el o la
adolescente de quien se alegue ha infringido la ley penal, es sujeto de un proceso penal especial, en el que le
C

asisten todas las garantías establecidas para los adultos y otras específicas con fines educativos que deben
HEN

propiciar la asunción de la responsabilidad especial y adecuada a su edad y de acuerdo a sus actos.


24. Estos sistemas integran sanciones no privativas de libertad y sanciones privativas de libertad, en corres-

43
pondencia con el principio de última ratio. Las sanciones están orientadas por el principio sociopedagógico o
socioeducativo. Este principio debe ser fundamento de todas las actuaciones del proceso penal de adolescen-
tes, así como la ejecución de las sanciones, sean no privativas o privativas de libertad.
Brindan mayor participación a la víc- laciones de la situación irregular le
tima, sin que esto signifique perder otorgaban al juez o jueza respecto
de vista el fin sociopedagógico del de la libertad de la niña, niño o ado-
proceso penal de adolescentes, ca- lescente institucionalizado.
racterística que contribuye a lograr
los fines de la sanción impuesta. C) La reforma penal juve-
nil en Guatemala
Establecen la responsabilidad a par-
La reforma penal juvenil en Gua-
tir del hacer y no del ser. Se supera
temala encuentra su origen en la
la noción del derecho penal de autor
ratificación de la Convención In-
por la noción del derecho penal del
ternacional Sobre los Derechos
acto. Otorgan mayor participación
del Niño en 1990. Es importante
a la comunidad para la solución de
mencionar que, previo a la ra-
los conflictos; por ejemplo: en los
tificación de la Convención, la
procesos de ejecución de sanciones
Constitución Política de la Repú-
a ejecutarse en libertad, como en la
blica de Guatemala, vigente des-
ejecución de sanciones privativas de
de 1986, ya contenía avances en
libertad, a través de la apertura de
esta temática26.
los centros para hacer efectiva esta
participación.
Para lograr la adecuación de la
legislación interna a los principios
Superan la visión, de una legislación
de la Convención, Guatemala
hecha para “reformar” a los “meno-
pasó por un largo proceso, consi-
res”, por una que propicia el respeto
y goce de los derechos por parte de derando que la ratificación se ha-
toda la niñez y adolescencia. bía dado a menos de un año de
haber sido aprobada por la Asam-
Establecen mecanismos para mini- blea General de las Naciones Uni-
mizar la intervención penal a través das. En 1996 aparentemente se
de la desjudicialización, así como de había logrado un consenso entre
las formas anticipadas de resolver los sectores que habían participa-
los procesos25. do en la discusión y como resulta-
do se contaba con el Código de la
Proponen la determinación de las Niñez y Adolescencia, aprobado
sanciones, aspecto que rompe con por el Congreso de la República
la alta discrecionalidad, que las legis- pero que no entró en vigencia.

25. En este sentido establecen el criterio de oportunidad, la remisión, la conciliación y mediación, entre otras.
26. El Artículo 20 de la Constitución Política de la República de Guatemala, es entendido como un artículo de
avanzada, en cuanto a justicia penal juvenil se refiere, ya que establece claramente que los menores de edad
son inimputables y que cuando se alegue que hayan infringido las leyes penales, una legislación, procedimien-
tos e instituciones especializadas serán las responsables de esta población.

44
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Posteriormente, en 2003, entra en tos relacionados con las políticas
vigencia la Ley de Protección Inte- públicas de aquellos relacionados

AS TIV AERN L
gral de la Niñez y la Adolescencia con la intervención judicial. Otro
–Decreto 27-2003–, la cual dero- aspecto que ubica a Guatemala en
ga el Código de Menores 78-79, esta clasificación es que su legis-
que se fundamentaba en los prin- lación específica también contie-

A LA
cipios de la Doctrina de Situación ne dispositivos para dar lugar a la
Irregular. Esta nueva Ley encuen- necesaria reforma institucional que

IÓNCA PRV
tra su fundamento en la Doctrina implica una ley basada en la pro-
de la Protección Integral, integra tección integral de derechos.

ED
las características de las legisla-

AD TLIBER
ciones vigentes en otros países. En la otra clasificación que realiza
Establece derechos y responsa- la Dra. Beloff (2004) se encuentran
bilidades para la niñez y adoles- los Estados que optan por leyes es-
cencia, un sistema de protección pecíficas, mismas que pueden fun-
integral (integrado por diferentes damentarse en uno o dos artículos;
organismos), un proceso de ni- sin embargo, las mismas no garan-
ñez amenazada o violada en sus tizan una protección integral, como
derechos humanos y un proceso tal (por ejemplo una legislación es-
penal de adolescentes, último que pecífica sobre la utilización de la
se traduce en el sistema de justi- privación de libertad como última
cia penal juvenil27. ratio, la cual tomaría únicamente
los Artículos 37 y 40 de la Conven-
En relación a los contenidos de las ción). Los Estados con este tipo de
legislaciones en materia de justi- legislaciones no cumplen a cabali-
cia penal juvenil, la Dra. Mary Be- dad el compromiso asumido al ra-
loff hace una clasificación de las tificar la Convención, en el sentido
leyes o códigos, vigentes en los de adoptar las medidas legislativas,
Estados parte de la Convención; administrativas o de otra índole, ne-
según esta clasificación, Guate- cesarias para hacer efectivos todos
mala se ubica entre los Estados los derechos allí reconocidos.
que cuentan con una Ley Integral,
ya que esta regula todos los dere- Lo antes referido permite compren-
ZOEL

chos reconocidos por la Conven- der que la interpretación de la Ley


A

ción, además, distingue los aspec- de Protección Integral de la Niñez


FONIT
RaNCO

27. El sistema de justicia penal juvenil sirve de marco para la presente investigación.
CHEN

45
y la Adolescencia, en el caso de Guatemala ha definido un sistema
adolescentes en conflicto con la de justicia penal juvenil integrado
ley penal, debe hacerse de mane- por distintas agencias específicas:
ra integral. Esto significa que las Sala de la Corte de Apelaciones
y los funcionarios de las distintas de la Niñez y Adolescencia y Ado-
agencias del sistema de justicia lescentes en Conflicto con la Ley
penal juvenil28 irrestrictamente Penal; Juzgados de Adolescentes
deben respetar las garantías pro- en Conflicto con la Ley Penal (en
cesales generales y específicas, la ciudad capital); Juzgados de Ni-
así como garantizar el goce de ñez y Adolescencia y Adolescentes
todos los derechos establecidos en conflicto con la ley penal (doble
en la ley, a fin de que sean posi- competencia en Mixco y en otros
tivos para las y los adolescentes departamentos del interior del
en conflicto con la ley penal, sin país); Juzgados de Paz (ver Artícu-
distinción de que se encuentren lo 103 B: Ley de Protección Inte-
sujeto a medidas de coerción y/o gral de la Niñez y la Adolescencia);
sanciones no privativas o privati- Fiscalía de Menores, del Ministerio
vas de libertad. Público; Unidad de Adolescentes,
del Instituto de la Defensa Pública
La negación del disfrute de dere- Penal; Subsecretaría de Reinser-
chos y garantías a adolescentes ción y Resocialización de Adoles-
que se encuentran en esta con- centes en Conflicto con la Ley Pe-
dición, marca una retórica de la nal, de la Secretaría de Bienestar
situación irregular, ya que estaría- Social de la Presidencia de la Re-
mos de vuelta a la segregación de pública (Programas de Sanciones
este sector de la población. Socioeducativas a ejecutarse en
libertad y Programa de Privación
El objetivo de prevenir esta si- de Libertad) y la Unidad Especia-
tuación, se convierte, también, lizada en materia de Niñez y Ado-
en otra justificación para la es- lescencia, de la Policía Nacional
pecificidad de las agencias y la Civil, estas agencias conforman el
especialización de funcionarios y sistema especializado, por lo tanto,
funcionarias del sistema de justi- son las responsables de garantizar
cia penal juvenil.En ese sentido, el debido proceso penal juvenil.

28 Jueces, juezas, fiscales, defensoras, defensores, Policía Nacional Civil y Secretaría de Bienestar Social.

46
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
1. Principios y garantías en a. Generales
el proceso penal de

AS TIV AERN L
adolescentes 1. Principio de legalidad: nadie
puede ser perseguido penalmente
La Ley de Protección Integral de la por un hecho que, previamente, no
Niñez y Adolescencia –en adelante se encuentre tipificado legalmente

A LA
LPINA–, a partir del Título II define como delito.

IÓNCA PRV
de manera específica el Sistema de 2. Principio de lesividad: la acción
Justicia Penal Juvenil guatemalte- realizada debe dañar un bien jurí-
co29 y establece que la o el adoles- dico tutelado.

ED
cente en conflicto con la ley penal 3. Principio de inocencia: nadie

AD TLIBER
es aquel o aquella cuya conducta puede ser declarado responsable
viole la ley penal30. En ese sentido y hasta que no se haya comprobado
para resolver los casos de adoles- su responsabilidad en un debido
centes de quienes se alegue han proceso.
infringido las leyes penales, este 4. Principio de minoridad: cuando
mismo ordenamiento establece un no se pueda determinar la mayoría
proceso específico, conformado de edad, de una persona aprehen-
por principios y garantías de obser- dida, esta se debe presumir menor
vancia general y otras específicas de edad.
que deberá asistir a la o al adoles- 5. Detención legal: la persona ado-
cente por su condición de persona lescente puede ser aprehendida
en desarrollo. El Estado de Guate- por flagrancia o por orden de juez
mala se encuentra sujeto a una di- competente.
rectriz político-criminal que lo obli- 6. Principio de privacidad: protege
ga a garantizar al máximo que, en la identidad de la o el adolescente
su territorio, se realice una efectiva aprehendido, así como la de su fa-
persecución penal de los delitos milia.
cometidos por adolescentes, en- 7. Principio de confidencialidad:
marcada en un debido proceso y el los datos relacionados al proceso
respeto a los derechos, principios y penal de adolescentes son confi-
garantías establecidos para ese fin. denciales, por lo tanto no pueden Z
En el proceso penal de adolescen- ser publicados. La integración de
OEL

tes estos principios y garantías son: este principio con el de privacidad


A
F ONIT
RaNCO

29. En su conjunto normativo el sistema de justicia penal juvenil guatemalteco está integrado por la Constitu-
ción Política de la República de Guatemala, convenios y tratados internacionales en materia de justicia penal
juvenil, ratificados por Guatemala y la LPINA.
C

30. La LPINA establece que el “Término en conflicto con la ley penal”: Debe entenderse como adolescentes
HEN

en conflicto con la ley penal a aquel o aquella cuya conducta viole la ley penal, Artículo 132, mismo que per-

47
mite la interpretación desde el principio de inocencia, ya que al definir que adolescente en conflicto con la ley
penal, es el que cuya conducta viole la ley penal, inevitablemente nos remite a una resolución sancionatoria.
Por tanto, los adolescentes sujetos a medidas de coerción, por alegatos de haber violentado las leyes pena-
les, deberán ser tratados como inocentes hasta que se cumplan los presupuestos de ser responsabilizados
mediante sentencia firme.
representan, en buena parte, la chos humanos de la población
prevención de la estigmatización y adolescente aprehendida y el de-
la criminalización de adolescentes bido proceso.
en conflicto con la ley penal.
8. Principio de non bis in ídem: b. Durante el proceso
significa que una o un adolescente (investigación, juicio)
no puede ser juzgado dos veces
por el mismo delito, aun cuando 12. Notificación de la detención,
su calificación sea modificada en al o la adolescente: es obligación,
el transcurso de un proceso. Este de las o los agentes que realicen
principio también debe ser obser- la aprehensión, notificar al o la
vado y aplicado por funcionarios detenida sobre los motivos de la
de justicia penal juvenil cuando el detención.
sistema de justicia de pueblos in- 13. Toda persona adolescente de-
dígenas ya resolvió un caso y por tenida deberá ser informada inme-
las autoridades indígenas cuando diatamente de sus derechos de tal
un caso ha sido resulto por el sis- forma que le sean comprensibles.
tema de justicia penal juvenil. 14. Ninguna persona estará obli-
9. Principio del interés superior gada a declarar contra sí misma,
del niño, niña y adolescente. ni contra su cónyuge o pariente
10. Limitación al registro corporal dentro de los grados de ley.
de las y los adolescentes. 15. A las y los adolescentes, desde
11. Presentación inmediata a juez el inicio de la investigación y durante
o jueza competente: se concibe la tramitación del proceso, les serán
como una garantía orientada a respetadas las garantías procesales
proteger la integridad de las y los básicas para el juzgamiento de adul-
adolescentes aprehendidos por el tos31, además, las que les correspon-
sistema de justicia penal juvenil. dan por su condición especial32.
La ley establece que el cumpli- 16. Debido proceso: a las y los ado-
miento de este precepto es obli- lescentes se les respetará su dere-
gación de la jueza o el juez, ante cho al debido proceso, tanto durante
quien se pone a disposición la o el la tramitación del mismo, como al im-
adolescente, quien debe verificar ponerles una medida o sanción.
la legalidad de la detención para 17. Derecho de defensa: al inicio
garantizar el respeto a los dere- de la investigación y durante todo

31. Se considerarán fundamentales las garantías consagradas en la Constitución Política de la República,


en los instrumentos internacionales aceptados y ratificados por Guatemala y en las leyes relacionadas con la
materia.
32. Principio de supletoriedad, ver Artículo 142 de la LPINA.

48
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
el proceso, los adolescentes debe- 21. Principio socioeducativo: las
rán ser asistido por un defensor y sanciones aplicadas en el proceso

AS TIV AERN L
no podrá recibirse ninguna decla- penal de adolescentes deben te-
ración sin la asistencia de estos. ner un fin primordialmente educa-
18. Derecho de igualdad: en todo tivo y aplicarse con la intervención
el proceso y en la ejecución de las de la familia y el apoyo de espe-

A LA
sanciones a las y los adolescen- cialistas.
tes se les respetará el derecho a 22. Principio de última ratio: la

IÓNCA PRV
la igualdad ante la ley y a no ser privación de libertad se utilizará
discriminados por ningún motivo. como último recurso y solo cuando

ED
En caso de personas adolescen- no sea posible aplicar otro tipo de

AD TLIBER
tes que no hablen idioma español sanción33. Este principio, como se
el sistema de justicia penal juvenil mencionó anteriormente, constitu-
debe facilitarles la asistencia de ye una una limitación al uso de la
un intérprete, para que los asista privación de libertad.
en todas las diligencias en que se
necesite su presencia. c. En la ejecución de las
19. Gratuidad: todas las actuacio- sanciones 34
nes del proceso de adolescentes
serán gratuitas y se efectuarán 23. La ejecución de las sanciones,
oralmente. por parte de los adolescentes, se
20. Principios de proporcionalidad realizará mediante un plan indivi-
y racionalidad: las sanciones de- dual de ejecución elaborado por un
berán determinarse atendiendo a equipo técnico-profesional. Esa ela-
la proporcionalidad del daño cau- boración requiere de la participación
sado y a la racionalidad e idonei- y compromiso de las y los adoles-
dad de la misma; a la edad de la centes para cumplir la ejecución de
adolescente, su sexo, origen cul- la sanción impuesta, y de los padres,
tural, circunstancias personales y tutores, responsables o familiares,
familiares; a los esfuerzos de la para acompañar responsablemente
adolescente por reparar los daños; el cumplimiento de la misma.
y a los efectos de la sanción para 24. La selección de las y los fun-
la vida futura del o la adolescente. cionarios, que acompañan al o a la Z
AOEL
ONIT

33. Ultima ratio” de las sanciones privativas de libertad, ver Artículo 248 de la LPINA; y el 13 y 19 de las Reglas
de Beijing. Para el caso de la privación de liberta provisional, aplicada como medida de coerción en centros
F

especializados, la LPINA establece que debe darse en centros distintos a los designados para el cumplimiento
RaNCO

de ejecución de las sanciones. Esta medida de coerción se aplicará cuando exista peligro de fuga y/o de
obstaculización de la averiguación de la verdad; y cuando el hecho atribuido al o a la adolescente implique
grave violencia y sea contra la vida, la integridad física, la libertad individual o sexual de las personas. Para el
C

efecto, y en correspondencia con el principio de inocencia, para la privación de libertad provisional, no cabe
HEN

la elaboración del plan individual y proyecto educativo. En este caso la LPINA establece que el centro contará
con un reglamento propio y específico que garantice la comunicación privada del adolescente con su defensor,

49
visitas periódicas de sus familiares, la continuación de su actividad educativa, así como todos los derechos y
garantías establecidos internacionalmente para adolescentes privados de libertad (Artículo 182 de la LPINA).
34. En este caso se contemplan las sanciones no privativas de libertad, por ser el ámbito específico de esta
investigación.
adolescente en el proceso de eje- sonas en una etapa especial de
cución de las sanciones, será acor- desarrollo y socialización, que por
de a sus aptitudes y capacidades sí misma es distinta, autónoma y
idóneas para el trabajo con esta diversa a la del adulto (Solórzano,
población; se preferirá, en igualdad 2004. p.135).
de condiciones, a las mujeres.
En ese sentido, como señalan Ti-
25. Las y los funcionarios de los ffer, Llobet y Dünkel (2005), el prin-
programas generaran las condicio- cipio de proporcionalidad de las
nes propicias para la participación sanciones cobra particular relevan-
activa de la comunidad y la familia cia ya que, para lograr esa propor-
en la ejecución de las sanciones cionalidad, deberán relacionarse
no privativas de libertad. La LPINA directamente con los principios de
(Artículo 257) otorga al Juzgado idoneidad y de necesidad; lo que
de Control de Ejecución de Me- permitirá alcanzar los objetivos de
didas, la posibilidad de auxiliarse la justicia penal juvenil, partiendo
de juntas municipales, organiza- de que cualquier respuesta a los
ciones gubernamentales y no gu- adolescentes en conflicto con la ley
bernamentales –que desarrollen penal deberá ser proporcionada a
programas en el municipio– para el las circunstancias del delincuente y
control de la ejecución de las san- del delito35.
ciones, quienes estarán obligados
a rendir informes periódicos sobre La LPINA define un sistema san-
el cumplimiento de las mismas. cionatorio que representa uno de
los aspectos cualitativos de la re-
D) El sistema sancionatorio forma al sistema penal juvenil gua-
establecido en la legislación temalteco, ya que establece un ca-
guatemalteca tálogo de sanciones aplicables en
un caso específico toda vez se ha
Las y los adolescentes constitu- declarado la responsabilidad del
yen un grupo social diferenciado adolescente en el hecho delictivo.
y como tal deben ser objeto de
un trato jurídico-penal también di- Este sistema, según la ley, es en
ferenciado, que respete su propia esencia resocializador36, funda-
identidad como grupo y como per- mentado en el principio socioedu-

35. Regla 5, Reglas Mínimas de las Naciones Unidas Para la Administración de la Justicia de Menores –Reglas
de Beijing–.
36. No obstante la LPINA define que el fin del proceso penal es resocializador, término bastante cuestionado
internacionalmente, pues acuña una discriminación negativa hacia las y los adolescentes en conflicto con la
ley penal. Ante esto, el fin del proceso penal y de la ejecución de las sanciones, deben interpretarse como
acciones que permitan al o a la adolescente en conflicto con la ley penal continuar y, posteriormente, culminar

50
sus procesos de socialización.
37. La LPINA define que las sanciones establecidas en el proceso penal de adolescentes son de carácter
socioeducativo, sean no privativas de libertad o privativas de libertad indistintamente (Capítulo VIII Sanciones
Socioeducativas).
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
cativo37; y responde al principio de En ningún caso se podrá invocar
última ratio, ya que contempla una el fin de prevención especial para

AS TIV AERN L
serie de sanciones no privativas imponer una sanción despropor-
de libertad, sugeridas al juzgador cionada, lo que sí puede justificar-
o juzgadora como las primeras se, con ese fin, es la imposición de
sanciones a tomar en cuenta; y una sanción menor a la que pro-

A LA
considera a la privación de libertad porcionalmente corresponde.
como el último recurso, estable-

IÓNCA PRV
ciendo claramente los criterios por Los tipos de sanciones que esta-
los que se puede privar de libertad blece el sistema sancionatorio en

ED
a un o una adolescente. la LPINA son:

AD TLIBER
Como lo señala Justo Solórzano, a) Las sanciones no privativas
especialista en el tema de niñez y de libertad38:
adolescentes en conflicto con la ley
penal, lo que establece la Consti- • Amonestación y advertencia
tución Política de la República de
Guatemala y la doctrina, en materia • Libertad asistida
de justicia penal juvenil, prevalece
el fin de prevención especial sobre • Prestación de servicios a la
el fin de prevención general, pues comunidad
no se pretende imponer sanciones
que generen intimidación en los de- • Reparación del daño al ofendido
más miembros de la sociedad.
• Órdenes de orientación y su-
pervisión
En consecuencia lo que se persigue
es la reinserción del adolescente en • Tratamiento ambulatorio o
su familia y comunidad a través de internamiento terapéutico en
la educación integral (Art. 20 de la un centro especializado de
Constitución Política). Ahora bien, salud, público o privado, para
esto no significa que con la excu- desintoxicación o eliminación
sa de carácter educativo la sanción de adicciones
pueda ir más allá de la culpabilidad
ZOEL

del adolescente. • Privación del permiso de conducir


A
FONIT
RaNCO

38. Ver Artículo 238, incisos a, b, c y d de la LPINA.


CHEN

51
b) Sanciones privativas de
libertad
39

• Privación de libertad domici-


liaria

• Privación de libertad durante


el tiempo libre

• Privación de libertad en cen-


tros especializados durante
fines de semana, compren-
dido desde el sábado, de las
8:00 horas hasta el domingo
a las 18:00 horas

• Privación de libertad en cen-


tros especializados de cum-
plimiento en régimen abierto,
semiabierto o cerrado

39. Ver Artículo 238, inciso e, de la LPINA.

52
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
CAPÍTULO III
Para dar a conocer los hallazgos
de la investigación, en este capí-

AS TIV AERN L
La Justicia Penal Juvenil tulo, se parte de la construcción
en Guatemala: hallazgos del sistema de justicia penal juve-
en la investigación nil especializado, entendido como

A LA
el medio idóneo para cumplir los
fines de las sanciones no privati-

IÓNCA PRV
vas de libertad y como impulsor
del cambio cultural que propone la
reforma penal juvenil que se ins-

ED
taura con la vigencia de la LPINA.

AD TLIBER
Se relaciona a la especialización
de las agencias y funcionarios del
sistema de justicia penal juvenil,
prácticas de las y los funcionarios
del sistema de justicia penal juve-
nil, conocimientos relacionados al
sistema de justicia penal juvenil y
su sistema sancionatorio y la efi-
cacia de las sanciones no privati-
vas de libertad.

A) Procesos de especiali-
zación de funcionarios y
funcionarias del sistema
de justicia penal juvenil,
en el marco de la reforma
penal juvenil

Como se ha mencionado, en otros


informes, la especialización se
ZOEL

considera como principio guía-


A

rector de la justicia penal juvenil


ONIT

y constituye un factor que impul-


F
CRaNCO
HEN

53
sa el cambio cultural que propone marco general y no en uno espe-
la Doctrina de Protección Integral cífico en materia de justicia penal
(Franco, 2010). Es importante juvenil. Los temas, según coinci-
aclarar que para lograr un siste- dieron las y los entrevistados, se
ma penal juvenil especializado se abordan de manera muy relativa y
requiere de la especialización de en un plazo muy corto.
principios rectores (los conteni- Esto evidencia que el funcionario
dos en la Constitución Política, la al ocupar el cargo lo hace con una
Convención y demás instrumen- formación mediana en la materia.
tos internacionales y la LPINA); Esta situación se trata de solventar
especialización del marco norma- posteriormente a través de cursos
tivo (nacional e internacional), es- de actualización, mismos que no
pecialización del proceso penal y siempre son brindados por la ins-
de la ejecución de las sanciones; titución, sino que se aprovecha la
y la especialidad de la formación y capacidad instalada en organiza-
capacitación de todas y todos los ciones sociales y organismos in-
administradores de justicia (Durá y ternacionales.
Manavella, 2011).
Para contar con elementos con- En tal sentido de los nueve jueces
cretos acerca de la especializa- entrevistados41 cinco manifestaron
ción de los funcionarios de justicia haber recibido cursos de actualiza-
penal juvenil, se entrevistó a las y ción durante el período 2008-2010
los propios funcionarios, así como y cuatro manifestaron no haber
a directores de las unidades de ca- sido beneficiados con esos cursos.
pacitación del Organismo Judicial, De las y los fiscales entrevistados
Ministerio Público e Instituto de la solo uno manifestó haber recibido
Defensa Pública Penal y de la Se- cursos de actualización, mientras
cretaría de Bienestar Social40, en la que dos manifestaron no haber re-
ciudad capital. cibido este tipo de cursos. De las
y los defensores, dos manifestaron
Según la información obtenida, los haber recibido cursos y uno indicó
procesos formativos implemen- que no recibió ningún curso de ac-
tados por las distintas agencias tualización. En cuanto a las y los
que integran el sistema de justicia profesionales y directores del Pro-
penal juvenil se desarrollan en un grama Medidas Socioeducativas,

40. La Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia de la República carece de una unidad de capacitación.
Los cursos de actualización se brindan en el marco de convenios con instituciones, organizaciones de socie-
dad civil y organismos internacionales.
41. Dos en Cobán (un Juez de Niñez y Adolescencia y Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal y un Juez
de Paz); cuatro en Chimaltenango (un Juez de Niñez y Adolescencia y Adolescentes en Conflicto con la Ley

54
Penal y tres Jueces de Paz); y tres en Quiché (un Juez de Niñez y Adolescencia y Adolescentes en Conflicto
con la Ley Penal y dos Jueces de Paz).
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
ocho manifestaron haber recibido fiscales y defensores son genera-
cursos de actualización, mientras les en una mayor proporción.

AS TIV AERN L
que cinco no fueron beneficiados.
Lo antes descrito, permite inter-
Los contenidos de los cursos que pretar que las unidades de capa-
han recibido jueces, juezas, fisca- citación, institucionalizadas en la

A LA
les, defensores42 y profesionales mayoría de las agencias del siste-
multidisciplinarios, para la actua- ma de justicia penal juvenil, care-

IÓNCA PRV
lización de sus conocimientos, cen de políticas que desarrollen
según las y los entrevistados, se procesos sistemáticos, que se

ED
refieren a la LPINA, oralización del orienten a la profesionalización de

AD TLIBER
proceso penal, resolución de con- las y los funcionarios. Esto eviden-
flictos, reformas al código proce- cia que los contenidos brindados,
sal penal, técnicas de entrevistas según la información recopilada a
a adolescentes, protección de ni- través de los cursos de actualiza-
ños, niñas y adolescentes, violen- ción, en la mayoría de los casos,
cia intrafamiliar, investigación cri- son de carácter general y por otro
minal, nuevos tipos penales sobre no se enmarcan en procesos pe-
violencia sexual, discriminación y riódicos establecidos, que permi-
racismo, teoría del delito, justicia tan el fortalecimiento sistemático
penal juvenil, medidas desjudicia- del sistema de justicia43.
lizadoras, teoría de género, comu-
nicación, oratoria forense, dere- B) Practicas de las y los
chos humanos, derechos del niño, funcionarios del sistema
crianza con amor, elaboración del
de justicia penal juvenil,
plan y proyecto educativo y psico-
logía forense, entre otros. Según en el marco de la reforma
la información brindada por las y penal juvenil
los profesionales de los equipos
multidisciplinarios del programa Las prácticas de las y los funcio-
de medidas socioeducativas, los narios del sistema de justicia pe-
cursos que han recibido son espe- nal juvenil evidencian el avance de
cíficos en materia de justicia penal sus procesos de especialización,
ZOEL

juvenil; y en el caso de los conteni- aun cuando estos no sean parte


A

dos impartidos a jueces y juezas, de políticas institucionales. El co-


FONIT
RaNCO

42. Funcionarios asignados a los departamentos de Alta Verapaz, Chimaltenango y Quiché.


43. Esto significa que el proceso de especialización de las y los funcionarios de justicia penal juvenil es débil,
C

carece de carreras que permitan la profesionalización y por ende no se ha cumplido con lo que establece la
HEN

Constitución Política, la LPINA y los compromisos adquiridos por el Estado, mediante ratificación de la Con-
vención Internacional sobre los Derechos del Niño y demás instrumentos internacionales especializados en

55
la materia.
nocimiento de las prácticas de las de la normativa, sino muchas veces
y los funcionarios es importante ya se dan en la manera de interpretar
que permite identificar los avances la misma y en su posterior aplica-
y debilidades, con fines de cons- ción, aspecto que puede repercutir
truir estrategias para fortalecer el negativamente en el o la adoles-
avance y superar las debilidades cente, pues se corre el riego de
que aún se presentan. resolver con una visión distinta a la
que exige la finalidad del proceso y
En ese sentido se debe partir de co- la sanción44.
nocer qué normativa se está aplican-
do en los juzgados para resolver los En ese sentido es importante men-
procesos penales de adolescentes, cionar que la normativa nacional e
aspecto que va ligado a la formación internacional contempla paráme-
propia de las y los funcionarios de tros mínimos de interpretación y
justicia penal juvenil, en cuanto a la actuación para cumplir con la fina-
normativa específica. lidad del proceso y la sanción, es
así que la Constitución Política de
1. Utilización de normativa la República de Guatemala en su
nacional e internacional Artículo 20 establece que “el trata-
miento para los menores que trans-
por parte de las y los fun-
gredan la ley debe estar orientado
cionarios entrevistados hacia una educación integral pro-
para resolver los procesos pia para la niñez y juventud, este
penales de adolescentes tratamiento deberá ser por institu-
ciones y personal especializado”.
La información brindada por las y La Convención en su Artículo 40
los funcionarios entrevistados da establece que “los Estados Par-
cuenta que la mayoría utilizan la te reconocen el derecho de todo
normativa nacional e internacional niño de quien se alegue ha infrin-
para resolver los casos de adoles- gido las leyes penales o a quien se
centes en conflicto con la ley penal; acuse o declare culpable de haber
sin embargo, la necesidad de ac- infringido esas leyes a ser tratado
tualización del conocimiento persis- de manera acorde con el fomento
te, pues los problemas no siempre de su sentido de la dignidad y el
se manifiestan en la no utilización valor, que fortalezca el respeto del

44. El proceso penal de adolescentes en un primer momento está enfocado a establecer si el o la adolescente,
es o no responsable del hecho delictivo por el cual se le acusa. El segundo momento y posterior a establecer
la existencia de la responsabilidad es determinar la idoneidad de la sanción que debe orientarse al efectivo
cumplimiento de los fines de la sanción, que en el caso de adolescentes es el fin socioeducativo, razón por la
cual el proceso penal de adolescentes ha establecido el debate sobre dicha idoneidad; para esto el juzgador
debe, obligatoriamente, asistirse de un profesional de psicología y de pedagogía, idealmente de trabajo social,

56
que le apoye en brindar información sobre la mejor sanción a imponer de acuerdo a las circunstancias del
adolescente (aptitudes, intereses, nivel académico, por citar algunos) y el delito cometido (ver Artículos 220,
221 y 222 de la LPINA).
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
niño por los derechos y las liber- ciplinarios del Programa de Medi-
tades fundamentales de terceros y das Socioeducativas y deberán,

AS TIV AERN L
en la que se tengan en cuenta la obligatoriamente, contar con la
edad del niño y la importancia de participación activa del adolescen-
promover la reintegración del niño te, idealmente con la participación
y de que este asuma una función de la familia, entendida en sentido

A LA
constructiva en la sociedad”. amplio46. El Juzgado de Control de
Ejecución de Medidas es el res-

IÓNCA PRV
En correspondencia con los artí-
culos arriba citados la LPINA crea ponsable de ejercer el control ju-
una jurisdicción especializada in- risdiccional, de la evolución en el

ED
tegrada por dos Salas de la Corte cumplimiento de la ejecución de la

AD TLIBER
de Apelaciones, dos Juzgados de sanción en base al plan individual
Adolescentes en Conflicto con la y al proyecto educativo. Asimismo
Ley Penal (con jurisdicción en la deberá dar acompañamiento a la
ciudad capital), Juzgados de Niñez ejecución de las sanciones para
y Adolescencia y Adolescentes en resolver cualquier incidente que se
Conflicto con la Ley Penal (con pueda presentar47.
dos competencias y con presencia
en varios departamentos del inte- 2. Aplicación de sancio-
rior del país), dos Juzgados de nes no privativas de
Control de Ejecución de Medidas,
libertad
una Fiscalía específica, la Unidad
específica del Instituto de la De- Cuando se menciona la aplicación
fensa Pública Penal y la Autoridad de sanciones no privativas de li-
Competente en reinserción y reso- bertad, legalmente establecidas,
cialización: Secretaría de Bienes- nos encontramos ante la formali-
tar Social de la Presidencia45. zación del principio de última ratio,
que limita el uso de la privación
Para la ejecución de las sancio- de libertad y propone sanciones
nes la ley establece que la misma distintas a la misma, ya que están
se realizará mediante un plan in- ligadas a este principio y se con-
dividual y proyecto educativo. La vierten en las primeras opciones a Z
elaboración del plan es responsa- imponer por el juzgador. Este tipo
OEL

bilidad de los y las profesionales de sanciones deben verse como


AONIT

que integren los equipos multidis- parte de un sistema sancionato-


FRaNCO

45. Para cumplir con esta obligación la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia ha creado la Subse-
cretaría de Reinserción y Resocialización de Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal, la cual está com-
puesta por dos Programas el de Medidas Socioeducativas, responsables de acompañar la ejecución de las
C

sanciones no privativas de libertad y el de Privación de Libertad. Para el efecto de este estudio nos referiremos
HEN

únicamente al Programa de Medidas Socioeducativas.

57
46. Padres, madres, tías o tíos, abuela o abuelos, hermana o hermanos, padrinos, madrinas y otros, que se
puedan calificar como idóneos.
47. Ver Artículo 257 de la LPINA.
rio penal específico y no fuera no contenía como propósito alcan-
de este, pues aunque su cumpli- zar el fin educativo que actualmen-
miento sea en libertad, inevitable- te tiene la sanción de libertad asis-
mente restringe libertades a las y tida por ejemplo.
los adolescentes a quienes se les
impone, pues su origen es de ca- En ese sentido, el sistema de justi-
rácter punitivo48. A partir del 2003 cia penal juvenil presenta avances
Guatemala integra a su política cuantitativos que se visualizan en
criminal específica para adoles- la aplicación de mayor número de
centes, respuestas distintas a la sanciones no privativas de liber-
privación de libertad49; si bien es tad, por sobre las sanciones priva-
cierto el Código de menores, con- tivas de libertad. La siguiente tabla
templaba la libertad vigilada, esta ilustra esa comparación.

Tabla 1
Aplicación de sanciones
Total de Sentencias Tipo de Sanción No. de Sanciones No. de Sanciones
AÑO Emitidas no privativas privativas de libertad
de libertad y mixtas

Condenatorias: 397

2009 418 Absolutorias: 21 329 15450


Condenatorias: 48651

2010 516 Absolutorias: 30 304 241


Tabla elaborada en base a información de CENADOJ 2009-2010

48. Al respecto de la privación de libertad, ligada al principio de última ratio, Alessandro Baratta en su obra
Criminología Crítica y Crítica al Derecho Penal, señala que la criminología inspirada en el labeling approach,
y que relacionada a la potencialización de carreras criminales, pone en duda la concepción reeducativa de la
pena. La intervención del sistema penal, especialmente las penas que privan de libertad, en lugar de ejercer
un efecto reeducativo sobre el delincuente, determinan, en la mayor parte de los casos, una consolidación de
la identidad de desviado del condenado y su ingreso a una verdadera y propia carrera criminal.
49. La Justicia Penal Juvenil, señala Jaime Martínez Ventura, tiene dos grandes objetivos: la responsabilidad
y la educación de las personas menores de edad que se encuentran en conflicto con la ley penal. Establece
un amplio catalogo sancionatorio con plazos y fines diferentes a los establecidos para adultos. De esa compa-
ración, entre penas para adultos y sanciones para adolescentes, viene el cuestionamiento sobre la supuesta
benignidad de las sanciones. Este cuestionamiento es refutado consistentemente por el Artículo 20 de la
Constitución Política, la ratificación de la Convención por parte del Estado de Guatemala y por otros instru-
mentos internacionales en la materia, también, adoptados por Guatemala. En su conjunto esta normativa fa-
cilita el análisis y compresión de que una sanción, aparentemente blanda, para una persona menor de edad,
en realidad es bastante severa, ya que es en la adolescencia, donde transcurren los años más valiosos de
la vida de una persona y en ese período se pone en juego la asimilación de valores o contravalores, y puede
ser decisivo si la persona se adapta a las reglas de convivencia o sigue una carrera de conductas negativas.
50. En las 154 sanciones privativas de libertad se incluyen 32 que tienen sanción mixta, es decir se aplicó

58
una privación de libertad con libertad asistida, por tal motivo se hace la integración al número de sanciones
privativas de libertad. Datos de CENADOJ.
51. En el caso de cuatro sanciones, los datos de CENADOJ las señalan como sanciones que no especifican
el tipo impuesto.
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Los datos anteriores permiten La información anterior puede ver-
comparar el tipo y número de san- se de dos enfoques, el primero

AS TIV AERN L
ciones que se aplican a través del responde a una visión aglutina-
proceso penal de adolescentes. dora que reporta datos en sentido
Los mismos revelan que las san- positivo, y se relaciona a que los
ciones no privativas de libertad, en funcionarios del sistema de justi-

A LA
su conjunto diverso, superan a las cia penal juvenil, en correspon-
sanciones privativas de libertad dencia con el principio de última

IÓNCA PRV
en sus diferentes modalidades, ratio, analizan prioritariamente la
durante el plazo de los dos años imposición de sanciones no priva-

ED
comparados. Sin embargo, la revi- tivas de libertad, por lo que usan la

AD TLIBER
sión de datos por sanción denota amplia gama legalmente estable-
que la privación de libertad es la cida y como resultado se tienen
que en número, sigue a la libertad los datos antes mencionados.
asistida; en 2009 se impusieron
155 sanciones de libertad asis- Por otra parte y con un enfoque
tida, seguida por la privación de más restrictivo, se puede inter-
libertad en sus diferentes modali- pretar, tomando como base que
dades, incluyendo las mixtas, con el margen de diferencia entre el
un total de 154 y posteriormente la número de sanciones de libertad
amonestación y advertencia con asistida y de sanciones privativas
87 sanciones. En 2010 los datos de libertad es reducido en 2009 a
relacionados con la imposición de favor de la libertad asistida y su-
sanciones privativas de libertad perado en 2010, que se corre el
(en sus distintas modalidades y riesgo que la privación de libertad
mixtas mediante la aplicación de en sus diferentes modalidades,
privación de libertad y sanciones aunque alternada con otro tipo de
no privativas de libertad) superan sanciones, pueda constituirse en
la sanción de libertad asistida, ya la regla.
que la privación de libertad se im-
puso en 241 casos y la libertad Retomando lo descrito en páginas
asistida en 160 ocasiones y la anteriores, esta situación debe re-
amonestación y advertencia, al visarse, pues significa una retórica
ZOEL

igual que en 2009 es la tercera a la aplicación de la privación de


A

más aplicada, con 84 casos. libertad como regla general.


F
CONIT
RaNCO
HEN

59
En cuanto a los tipos de delitos recopilada permite conocer que al-
por los que se aplican sanciones gunos coinciden, pero en otros las
no privativas de libertad, se citan diferencias se marcan de acuerdo a
los grandes rubros, en 2009, de- la función que desempeñan, es así
litos contra la vida 4852; contra la que para jueces y juezas, el interés
libertad sexual e indemnidad de superior, la gravedad del delito, pro-
las personas 28; contra la libertad mover que él o la adolescente asu-
individual de las personas 7; con- man la responsabilidad de manera
tra el patrimonio 177. En 2010, de- efectiva y objetiva; las circunstan-
litos contra la vida 8553; contra la li- cias personales, sociales, familiares
bertad sexual e indemnidad de las y educativas; y los que la LPINA es-
personas 53; contra la libertad in- tablece para imponer una sanción
dividual de las personas 9; contra no privativa de libertad.
el patrimonio 174. Llama la aten-
ción que a pesar de que la nue- Para los y las fiscales, la propor-
va legislación cuenta con la remi- cionalidad y racionalidad de la san-
sión54, aún se procesa penalmente ción y la gravedad del delito. Los
la posesión para el consumo, en defensores por su parte manifesta-
2009 se aplicaron 7 sanciones y ron que los criterios que revisan son
12 sanciones, relacionadas con la resocialización, la edad del o la
esta acción en 2010 tipificada en adolescente, el interés superior y no
la ley contra la narcoactividad y solo que el impacto sea socialmen-
delitos contra el ambiente. te fuerte.

3. Criterios considera- 4. Debate sobre la idonei-


dos para la aplicación de dad de la sanción.
sanciones no privativas
El proceso penal de adolescen-
de libertad en los depar- tes, como señala la LPINA, tiene
tamentos de Alta Verapaz, como objetivo establecer la exis-
Chimaltenango y Quiché tencia de una transgresión a la ley
penal, determinar el grado de par-
En cuanto a los criterios sobre los ticipación del o la adolescente en
cuales las y los funcionarios basan el hecho que se le atribuye e im-
la aplicación de sanciones no pri- poner una sanción proporcional.
vativas de libertad, la información Asimismo todas las actuaciones y
52. Incluye cuatro homicidios culposos.
53. Incluye cuatro homicidios culposos.
54. Artículo 193 de la LPINA.

60
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
decisiones deben orientarse a la en cuenta sus circunstancias perso-
reinserción del adolescente en su nales y las del delito cometido, ade-

AS TIV AERN L
familia y en la sociedad55. En ese más, se debe imponer de acuerdo al
sentido se ha definido que el fin interés superior del o la adolescente
último del proceso penal de ado- en el caso específico.
lescentes es socioeducativo, para

A LA
lo cual la ley ha definido el debate Esta disposición que contiene un
sobre la idoneidad de la sanción. enfoque multidisciplinario, por lo con-

IÓNCA PRV
siguiente, complementa el enfoque
La idoneidad de la sanción se de- jurídico del o la Juzgador/a, en virtud

ED
fine en una audiencia en la que de su formación y permite una mejor

AD TLIBER
se discute sobre la idoneidad de atención para él o la adolescente.
la sanción a imponer56. Esta au-
diencia de idoneidad es posterior La tabla No. 2 contiene información
a la desarrollada para establecer sobre la participación o no partici-
la existencia del hecho punible y pación de profesionales de peda-
para comprobar el grado de parti- gogía y psicología en el debate de
cipación del o la adolescente, en la la idoneidad de la sanción, según
comisión del mismo. Este momen- la revisión de 23 expedientes con
to define si la sanción a imponer el objetivo de conocer si las prác-
será de privativa de libertad o no, ticas de las y los funcionarios de
además se torna importante en justicia distan o no de lo estableci-
la medida que la o las sanciones do en la ley específica.
marcaran el futuro inmediato del
adolescente y, muy probablemen- Los datos contenidos en la tabla
te, el resto de su vida. muestran que lo establecido en
la ley, sobre la obligatoriedad que
Para establecer la idoneidad de la tiene el juez o la jueza de asistirse
sanción, la LPINA establece que el de un o una profesional de psico-
juez o jueza obligatoriamente deben logía y pedagogía para establecer
ser asistidos por un o una profesio- la idoneidad de la sanción, no se
nal de psicología, por un o una pro- cumplió en 11 de los 23 casos, lo
fesional de pedagogía57; esto permi- que porcentualmente significa que
ZOEL

te que la decisión sobre la sanción a el 47% no tuvo acceso a un debi-


A

imponer, al o la adolescente, tome do proceso; interpretación a partir


FONIT
RaNCO

55. Artículo 171 LPINA.


56. Artículo 220, debate sobre la idoneidad de la sanción, LPINA.
C

57. Ídem
HEN

61
de la integralidad de la ley, esto se al o la adolescente, vacío que es
traduce en que el sistema de justi- importante señalar, ya que esta
cia penal juvenil, al no contar con falencia dificulta alcanzar los fines
equipos interdisciplinarios necesa- de la sanción y que estos deben
rios para garantizar la idoneidad partir de la decisión que se tome
de la sanción, recurre a la discre- respecto a la sanción penal juve-
cionalidad de jueces o juezas al nil que se impondrá al o a la ado-
momento de imponer una sanción, lescente.

Tabla No. 2
Participación o no participación de profesionales de
psicología y pedagogía en el debate sobre la idoneidad de la
sanción mediante revisión de expedientes

Expediente Número

Sí58 3

No 59 5

No aparece 8
información60

No61 6

Sí62 1

Total 23

Fuente: elaboración propia ICCPG en base a expedientes de adolescentes


sancionados en el periodo 2008-2009 y el primer semestre de 2010.

58. Alta Verapaz.


59. Chimaltenango.
60. Chimaltenango y Quiché.
61. Quiché.
62. Quiché.

62
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
5. Plan individual y permitan superar la situación que
proyecto educativo atraviesa, en consecuencia deben

AS TIV AERN L
promover la participación activa del
El Plan Individual y Proyecto Edu- o la adolescente para construir su
cativo constituye la herramienta proyecto de vida o asumir proacti-
guía para la ejecución de las san- vamente la generación de condi-

A LA
ciones, en este caso específico ciones idóneas con ese fin.
para las no privativas de libertad.

IÓNCA PRV
Esta herramienta es de suma im- El plan individual y proyecto educa-
portancia para propiciar distintos tivo es específico y debe responder
procesos orientados a que los y

ED
a las circunstancias del adolescen-

AD TLIBER
las adolescentes culminen sus te y del delito; debe tomar en cuen-
procesos de socialización, o por ta, para su efectividad, los intere-
lo menos no obstaculicen grave- ses, aptitudes y expectativas de
mente su desarrollo en virtud de estos. En otras palabras, el plan in-
haberse iniciado previamente en dividual y proyecto educativo debe
su ámbito natural. Los principios construirse para el adolescente
que lo guían son el de interés su- desde las expectativas e intereses
perior, el socioeducativo y el de del mismo y no desde las expec-
mínima afectación. tativas del o la profesional, ya que
con eso se estaría construyendo
Su elaboración debe ser resulta- un plan con visión de adulto le res-
do del trabajo interactivo entre el taría efectividad.
equipo multidisciplinario y el o la
adolescente. Idealmente el equipo Factores relevantes a
multidisciplinario deberá propiciar considerar en la elaboración
la participación de la familia en su del plan individual y proyec-
elaboración, para tener más posi- to educativo según funciona-
bilidad de ser efectivo. Las accio- rios y funcionarias del siste-
nes por lo consiguiente, deben ir
ma de justicia penal juvenil
encaminadas a generar en el o en
la adolescente la asunción de res-
ponsabilidades, en primera instan- Según las y los funcionarios en-
Z OEL

cia por el daño causado, esto no trevistados para lograr el efecti-


A

significa promover procesos de cul- vo cumplimiento y los fines de la


ONIT

pa, sino procesos resilientes que le sanción impuesta al o a la ado-


F
C RaNCO
HEN

63
lescente, la elaboración del plan tante mencionar que dos jueces
individual y proyecto educativo, entrevistados mencionaron no co-
debe tomar en cuenta los siguien- nocer los contenidos de los planes y
tes factores: el interés superior, uno indicó que no integran aspectos
cultura del adolescente, situación relevantes, únicamente los datos
o entorno familiar, situación emo- generales del o la adolescente.
cional y psicológica, voluntad del
o la adolescente, origen étnico, Opinión, de funcionarios y
edad, relacionamiento personal, funcionarias, sobre la eficacia
situación socioeconómica, nivel del plan individual y proyecto
educativo, pertinencia cultural, en- educativo para propiciar
torno comunitario, participación de el desarrollo individual y
la comunidad y de la familia.
social del o la adolescente
Contenidos que integran el que cumple una sanción
plan individual y proyecto no privativa de libertad
educativo según funcionarias Las opiniones de jueces, juezas,
y funcionarios fiscales y defensores entrevistados
De acuerdo al conocimiento que tie- en relación a la eficacia del plan in-
nen las y los funcionarios de justicia dividual y proyecto educativo para
penal juvenil, en su mayoría coin- propiciar en las y los adolescentes
ciden que los planes individuales y sancionados la culminación de sus
proyectos educativos contienen lo procesos de socialización es divi-
siguiente: datos generales de iden- dida, pero la mayoría opina nega-
tificación, conducta del o la adoles- tivamente; cinco jueces, dos de-
cente previo a la comisión del delito, fensores y un fiscal, manifestaron
informe psicológico, situación so- que el plan no contribuye a esos
cioeconómica, involucramiento de fines. Los argumentos aportados
la familia y círculo social, proyección son, entre otros, que la Secretaría
educativa, valoración del bien jurí- de Bienestar Social carece de re-
dico vulnerado, propuesta de tera- cursos humanos y materiales su-
pia psicológica, plan de actividades ficientes63, los planes son débiles
(pláticas sobre diferentes temas, en su formulación y contenido, no
reuniones familiares, etc.), terapias evitan la estigmatización de ado-
individuales y grupales. Es impor- lescentes, la información sobre el

63. Al respecto es importante mencionar que el Programa de Medidas Socioeducativas se encuentra centra-
lizado en un 99%, en la ciudad capital. Únicamente cuenta con una delegación regional en Quetzaltenango.
Esta situación es considerada adversa por algunos funcionario, ya que no permite una atención inmediata
y periódica al o a la adolescente; razón que no permite contribuir a la construcción de un plan individual y
proyecto educativo.

64
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
cumplimiento también es débil, su tipo de sanción impuesta, el delito
ejecución inicia de forma tardía, cometido, las costumbres de la co-

AS TIV AERN L
no son apegados a la realidad y munidad donde ha cometido el de-
no propician la participación co- lito o de donde es originario, su re-
munitaria de manera propositiva. sidencia, el contexto social del o la
En cuanto al resto de funcionarios, adolescente, la pertenencia a una

A LA
cuatro jueces, dos fiscales y una mara o pandilla, la accesibilidad
defensora, manifestaron que el para los equipos interdisciplinarios

IÓNCA PRV
plan individual y proyecto educati- donde pueda realizar actividades
vo sí cumple con los fines de las para aprovechamiento del ocio, el

ED
sanciones, ya que toma en cuenta origen étnico y en ocasiones es la

AD TLIBER
los intereses del o la adolescente, decisión propia del equipo interdis-
propicia la inserción a la sociedad, ciplinario.
permite la continuidad de su pro-
ceso educativo-académico, toma Factores relevantes que se
de manera adecuada la situación toman en cuenta para la
económica del o la adolescente, elaboración del plan
define objetivos a corto y largo individual y proyecto
plazo, propicia la participación de educativo por parte de los
la familia y la comunidad y sí se equipos interdisciplinarios
da un seguimiento adecuado por
parte de los equipos interdiscipli-
del programa de medidas
narios de la Secretaría de Bienes- socioeducativas de la
tar Social, el plan logra ser eficaz. Secretaría de Bienestar Social
Factores tomados en cuenta Los profesionales entrevistados
para definir el lugar de indicaron que los aspectos que
cumplimiento de ejecución toman en cuenta para la elabora-
de la sanción según ción del plan individual y proyecto
educativo para el cumplimiento de
funcionarios y funcionarias
la ejecución de las sanciones no
Según las y los funcionarios los privativas de libertad son: aspec-
factores que definen el lugar para tos familiares, sociales, educati- Z
la ejecución de las sanciones im- vos, psicológicos, interés superior,
OEL

puestas a adolescentes en conflic- condición socioeconómica, nivel


AONIT

to con la ley penal responden a: el educativo, voluntad del o la ado-


F
CRaNCO
HEN

65
lescente para cumplir con el plan, gado, en muchas ocasiones estas
origen étnico, conocimientos técni- no son las idóneas ya que no se
cos, religión, idioma, edad, antece- revisa la problemática que afec-
dentes previos al hecho cometido, ta al o a la adolescente a la hora
adicciones, reincidencia en hechos de definirse la sanción y el plazo
delictivos, estabilidad psicológica y a imponer; sin embargo, las y los
emocional, objetivos y metas que profesionales coinciden en que la
se pretenden con el cumplimiento mayoría de los casos se logran los
de la ejecución del plan individual y objetivos debido al involucramien-
proyecto educativo. Lo anterior, se- to de los padres de familia, la co-
gún las y los profesionales, se inte- munidad, funcionarios judiciales
gra en un formato que visualiza lo y la voluntad del o la adolescente
relacionado al área de trabajo so- para cumplir con los compromisos
cial, psicología y pedagogía; la es- adquiridos en el plan. Agregan,
tructura del mismo permite integrar que el mismo tendría mayor efec-
antecedentes, perfil, situación psi- tividad si el Estado apoyara al o a
cológica y emocional del o la ado- la adolescente, para salir del en-
lescente, lo que brinda información torno en que se ha desenvuelto y
pertinente para el acompañamien- que muchas veces lo ha llevado a
to en la ejecución de la sanción. involucrarse en hechos delictivos,
en especial cuando se trata de
Eficacia del plan individual adolescentes que pertenecen a
y proyecto educativo para maras o pandillas. Es importante
propiciar la culminación de tomar en cuenta la mínima afecta-
procesos de socialización ción en el ámbito laboral y escolar
del o la adolescente del o la adolescente, ya que de no
sancionada según opinión garantizarse la privacidad y confi-
dencialidad, el relacionamiento de
de profesionales interdisci- compañeras y compañeros, sea
plinarios del programa de de estudio o trabajo, no le será
medidas socioeducativas favorable, por el contrario será so-
metido a procesos de estigmatiza-
La eficacia del plan individual y ción, lo que limitaría la efectividad
proyecto educativo, según las y del plan individual y del proyecto
los entrevistados, parte desde la educativo elaborado para cumplir
imposición de la sanción en el juz- los fines de la sanción.

66
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Sobre el lugar para el cumpli- educativo, pues ya está limitada por
miento de la ejecución de la orden judicial y por la limitación de

AS TIV AERN L
sanción ubicar a un o una adolescente en un
lugar adecuado, partiendo de los in-
Las y los profesionales que in- tereses, habilidades y aptitudes de
tegran los equipos interdiscipli- la persona sancionada.

A LA
narios del programa de medidas
socioeducativas definen el lugar Contenidos de planes indivi-

IÓNCA PRV
para cumplimiento de la ejecución duales y proyectos educati-
de la sanción de acuerdo a los vos integrados en expedien-
siguientes criterios: lugar de resi-

ED
tes judiciales

AD TLIBER
dencia, perfil del o la adolescente,
ambiente favorable, cercanía de Para tener mayores elementos en
padres o tutores o responsables, relación a los contenidos del plan
destrezas y habilidades, situación individual y del proyecto educativo
socioeconómica, estabilidad psi- que elaboran los equipos interdis-
cológica y emocional, pertenen- ciplinarios del programa de medi-
cia a una mara o pandilla, delito das socioeducativas se revisaron
cometido, problemas de adicción, 23 expedientes en los juzgados,
religión, entorno, relacionamiento de los cuales solo nueve conte-
social, en caso de prestación de nían el plan individual y proyecto
servicios a la comunidad se con- educativo, ya que el resto estaba
sidera que la institución preste un en proceso o la sala de apelacio-
servicio gratuito a la misma. nes. En ese sentido, la revisión
permitió evidenciar que los planes
En algunos casos el juez o jueza contemplan la participación de la
remite al joven al programa de me- familia y la comunidad para resta-
didas socioeducativas, designando blecer y/o fortalecer los vínculos
el lugar para el cumplimiento de la de estas dos instituciones con el
ejecución de la sanción, lo que a o la adolescente; sin embargo no
criterio de las y los profesionales no se define claramente la estrategia
es adecuado, porque no se tiene la para promover esa participación
información suficiente y pertinente activa en el proceso, situación que
Z OEL

para definir el lugar, además, esto habrá que revisar por su relevan-
A

dificulta, desde un inicio, la elabo- cia en el logro de los fines de las


ONIT

ración del plan individual y proyecto sanciones. Los planes revisados


F
C RaNCO
HEN

67
establecen que se deben realizar el o la adolescente sancionada.
orientaciones individuales y fami- El contacto inicial entre funcio-
liares como escuelas para padres, narios de justicia, profesionales y
visitas domiciliarias, orientación en adolescente no debe ser el único,
valores y religiosos. Todas estas por lo que el plan debe definir una
acciones se encuentran en un cro- serie de acciones que los y las
nograma a cumplirse en el tiempo profesionales deben desarrollar
determinado para la ejecución de para atenderlo y darle un acom-
la sanción. Todo ello evidencia que pañamiento consecuente y profe-
el sistema de justicia penal juvenil sional, que permita restructurar o
no ha definido criterios mínimos fortalecer sus vínculos familiares
para la elaboración del plan in- y/o sociales, continuar con sus es-
dividual y del proyecto educativo tudios y explorar sus habilidades
como una práctica sistemática. personales con el objetivo de que
Esto en buena medida no permi- esto en conjunto le permita cum-
te que los mismos se constituyan plir efectivamente la ejecución de
en una herramienta, que facilite el la sanción y lograr los fines de la
cumplimiento de la ejecución de la misma64.
sanción y por ende sus fines.
Para establecer el acompaña-
6. Acompañamiento a los miento que se brinda a las y los
y las adolescentes en el adolescentes que cumplen san-
ciones no privativas de libertad,
proceso de ejecución de
por parte de las diferentes agen-
sanciones no privativas cias que integran el sistema de
de libertad por parte de las justicia penal juvenil, se indagó,
agencias del sistema de en las y los profesionales de los
justicia penal juvenil equipos interdisciplinarios del pro-
grama de medidas socioeducati-
De acuerdo a la información ver- vas, como responsables de velar
tida por cada profesional de los por el cumplimiento efectivo de la
equipos interdisciplinarios es facti- sanción y que la misma constitu-
ble deducir que el plan individual y ya una posibilidad de construir un
proyecto educativo se constituyen plan de vida a través de la culmi-
en el marco de expectativas para nación de los procesos de sociali-

64. La construcción de un proyecto de vida que le permita culminar sus procesos de socialización.

68
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
zación, para lo cual se requiere de mación para el trabajo, se suman
la intervención integral del sistema para que las y los adolescentes

AS TIV AERN L
de justicia especializada. Al res- continúen su vida, con relaciones
pecto indicaron que, como profe- sólidas con su familia y comuni-
sionales del programa específico, dad. En el caso de adolescentes
brindan atención en psicología, pe- que pertenecen a maras o pandi-

A LA
dagogía y trabajo social; además, llas, una de las profesionales, ma-
de orientaciones individuales y gru- nifestó que es muy difícil trabajar

IÓNCA PRV
pales, se gestiona su continuidad con ellos pues no siempre se dejan
educativa en los centros de edu- apoyar, debido al compromiso que

ED
cación pública, atención en salud, tienen con estas agrupaciones.

AD TLIBER
alfabetización, escuelas de padres
y capacitación técnica (panadería, Los profesionales de los equipos
repostería, cocina y estética) a tra- interdisciplinarios, manifestaron
vés del centro de capacitación y que el Juzgado de Control de Eje-
formación integral, ubicados en la cución de Medidas y la Defensa
ciudad de Guatemala. Pública son las únicas agencias
que brindan acompañamiento a
Este apoyo y acompañamiento las y los adolescentes, durante su
contribuye a que los adolescentes proceso de ejecución de la san-
continúen con sus procesos de ción, esto es importante para lo-
socialización y restablezcan vín- grar los objetivos del plan.
culos familiares y sociales. Las y
los profesionales indican que esto 7. Atención recibida por
es resultado de la atención perso- los adolescentes sujetos
nalizada para propiciar la asunción de la investigación
de responsabilidades y cambio de
actitudes por parte del o la ado- Previo a conocer la atención que
lescente, asimismo los procesos el sistema de justicia penal juvenil
que promueven la automotivación brindó a los adolescentes, sujetos
y recuperación de la autoestima, de esta investigación, es importan-
son otros factores que contribuyen te conocer las circunstancias endó-
a ese fin. La gestión que apoya la genas y exógenas que pudieron
ZOEL

continuidad de procesos educati- facilitar el involucramiento de los


A

vos, laborales, académicos y for- adolescentes, en los hechos delicti


F
CONIT
RaNCO
HEN

69
vos por los que fueron sancionados, contribuciones al logro de lo que
en el sistema penal juvenil. Sobre se planteó en su plan individual y
la atención recibida, la información proyecto educativo.
brindada por los adolescentes per-
mite evidenciar debilidades y avan- Con respecto al apoyo recibido por
ces. Las debilidades señaladas se parte de otros funcionarios o fun-
relacionan con el número limitado cionarias del sistema de justicia
de visitas recibidas por parte de penal juvenil, ocho de los adoles-
los equipos interdisciplinarios del centes indicaron que no tuvieron
programa de medidas socioeduca- ningún apoyo de jueces o juezas,
tivas de la secretaría de bienestar defensores o fiscales; uno mani-
social. festó que el Juzgado de Primera
Instancia lo acompañó una sola
Otro aspecto mencionado por un vez, cuando ejecutaba su sanción
adolescente es que en un principio y a otro le dio consejos para se-
se le mencionó que recibiría trata- guir estudiando, otro indicó que el
miento psicológico y asistencia pe- abogado defensor le dio consejos,
dagógica, pero en realidad no se pero no especificó sobre qué.
cumplió, mientras que otro mencio-
nó no haber recibido ni una visita La mayoría coinciden en que los y
y ningún apoyo. Los otros adoles- las funcionarias estuvieron presen-
centes, por el contrario informaron tes únicamente en el debate y al
que el equipo interdisciplinario que emitir la sentencia. Esto último da
le apoyó, pero que no es suficien- a los adolescentes la sensación de
te, pues el apoyo recibido por la fa- que el sistema solo ejerce la activi-
milia fue fundamental para cumplir dad punitiva, por lo que al lograrse
la ejecución de la sanción y recu- esto, las agencias desaparecen.
perar su relacionamiento social y Esta situación contraviene lo es-
familiar. Visitas domiciliares, pláti- tablecido para el proceso penal de
cas sobre diversos temas (sexua- adolescentes y la ejecución de las
les, valores, etc.), apoyo psicoló- sanciones, ya que la jurisdicción
gico y terapias grupales y asumir especializada cuenta con el Juz-
la responsabilidad por el hecho gado de Control de Ejecución de
cometido, son otros aspectos que Medidas, el defensor o defenso-
los adolescentes valoran como ra de ejecución y el o la fiscal de

70
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Variables Indicadores

AS TIV AERN L
El rango de edad de los adolescentes entrevistados se encuentra com-
Edad
prendido entre los 15 y 20 año años

Ocho adolescentes se identifican como indígenas: cuatro kaqchikeles, un


Identidad Étnica
poq’omchí , un q’echí’, dos quichés, dos ladinos y uno no respondió

A LA IÓNCA PRV
Los 11 adolescentes entrevistados se expresan en el idioma español.
Idioma
Pero 8 tiene un idioma maya como idioma materno

Departamentos de origen de los adolescentes sujetos de la investigación

ED AD TLIBER
Alta Verapaz 3 Chimaltenango 6 Quiché 2
Lugar
de nacimiento Cobán 2 Chimaltenango 2 San Pedro Jocopilas 1
San Cristóbal 1 Parramos 1 Santa Cruz del Quiché 1
(Procedencia)
Itzapa 3

Conformación del Los adolescentes 8 viven con sus padres, 1 vive con su madre, 1 con su
Grupo Familiar madre y hermano, 1 con suegros y 1 con familiares

Estado civil De los 11 entrevistados 9 son solteros y 2 casados

Alta Verapaz: 2 en Cobán; 1 en San Cristóbal Verapaz


Lugar de vivienda
anterior a su Chimaltenango: 2 en cabecera departamental; 1 en parramos y 3 en Itzapa
detención
Quiché: 1 en San Pedro Jocopilas y 1 en Santa Cruz del Quiché

Nivel Educativo Ciclo Básico del Nivel Medio

Realización de acti- 6 adolescentes indicaron trabajar y 5 no


vidades laborales

Tipos de Trabajo Agrícolas para apoyo familiar, no perciben ingresos 3 de ellos


Ayudante de Albañil
Carpintero
Cargador

Ingresos mensuales: Entre Q400.00 y Q1,200.0065 ZOEL

Actividad Robo agravado 1, violación 2, violación en grado de tentativa 1, encubri-


A

delictiva: miento propio 5, abusos deshonestos 1 y 1 no respondió


FONIT
RaNCO

65. El salario mínimo para actividades agrícolas es de Q63.70 diarios, lo que equivaldría a Q1,911.00 mensua-
les. Fuente: http://www.mintrabajo.gob.gt:8080/org/funciones/trabajo/servicios/salario-minimo
CHEN

71
ejecución; sin embargo, según los contribuyen positivamente al cum-
adolescentes entrevistados, estos plimiento efectivo de la ejecución
funcionarios estuvieron ausentes de las sanciones no privativas de
de todo su proceso de ejecución libertad, así como aquellos que las
de la sanción, lo que evidencia de- limitan.
bilidad en la concepción de siste-
ma integral de justicia penal juvenil En ese sentido se ha considerado
que propone la LPINA. partir del conocimiento que tienen
las y los funcionarios, actores cla-
C) Eficacia de las ves de sociedad civil, redes so-
sanciones no privativas de ciales de las distintas agencias o
programas que integran el sistema
libertad
de justicia penal juvenil, ya que
El sistema de justicia penal juvenil el desconocimiento puede cons-
guatemalteco presenta avances tituirse en un factor que limite la
importantes especialmente desde eficacia de las sanciones. A par-
el punto de vista cuantitativo, ya tir de allí, se propone conocer las
que como se ha evidenciado, en las percepciones de adolescentes y
prácticas de los y las funcionarias familiares, sobre la eficacia de las
actualmente el sistema de justicia sanciones, las valoraciones sobre
penal juvenil cuenta con mayor nú- la efectividad de las sanciones que
mero de jóvenes cumpliendo san- les fueron impuestas, la participa-
ciones no privativas de libertad, por ción de la familia y la comunidad
sobre quienes cumplen sanciones y mecanismos de coordinación in-
privativas de libertad. terinstitucional, para lograr eficacia
en las sanciones no privativas de
Sin embargo aún se tienen va- libertad. Para el efecto se realiza-
cíos de conocimiento en cuanto ron entrevistas a adolescentes que
a la efectividad que estas sancio- ya han cumplido una sanción de
nes puedan tener para prevenir la manera efectiva y a representan-
reincidencia66 de los y las adoles- tes de diversos sectores67, en tres
centes en la comisión de hechos departamentos del país: Alta Vera-
delictivos, razón por la cual es paz, Chimaltenango y Quiché. La
importante identificar factores que información obtenida en el depar-
66. La prevención de la reincidencia se constituye en la máxima de la prevención de nivel terciario del delito, y
se define como el conjunto de estrategias que previenen el reingreso y la reincidencia de personas en conflicto
con la ley penal. Esta clase de prevención promueve el proceso de inserción y reintegración social de perso-
nas que están siendo procesadas por algún delito o que han recibido una sanción o condena penal, para evitar
que vuelvan a cometer un hecho delictivo o provoquen un daño social (INTERPEACE-POLJUVE-ICCPG, 12
estrategias para prevenir la violencia relacionada con la adolescencia y la juventud; 2010. p.76). Esto significa
que la prevención de la reincidencia debe verse en dos aspectos: el primero prevenir que la persona adoles-
cente, en este caso, vuelva a ser aprehendida por el sistema, lo que significa reincidencia de la aprehensión;

72
y en el otro referido a prevenir la reincidencia en la comisión de un hecho delictivo, posterior a la ejecución de
una sanción impuesta en un debido proceso.
67. Jueces, Juezas, Fiscales, defensores, representantes de organizaciones de sociedad civil, de instituciones
del Estado, familiares de adolescentes y víctimas.
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
tamento de Guatemala básicamen- conoce una agencia o programa
te fue por entrevistas realizadas a que integra el sistema especiali-

AS TIV AERN L
profesionales multidisciplinarios del zado y las sanciones distintas a la
Programa de Medidas Socioeduca- privación de libertad, difícilmente
tivas68 de la Subsecretaría de Rein- se hará uso de la misma y por lo
serción y Resocialización de Ado- consiguiente no habrán posibili-

A LA
lescentes en Conflicto con la Ley dades de generar mecanismos de
Penal de la Secretaría de Bienestar coordinación interinstitucional a fin

IÓNCA PRV
Social de la Presidencia. de que las sanciones puedan cum-
plir con los objetivos para los que

ED
El avance desde un enfoque cuan- fueron impuestas.

AD TLIBER
titativo que presenta el sistema de
justicia penal juvenil se manifiesta Conocimientos que tienen
en el número de sanciones no pri- funcionarios y funcionarias
vativas de libertad en relación a las
del sistema de justicia pe-
sanciones privativas de libertad.
nal juvenil sobre la institu-
Conocimientos que funcio- ción responsable de acom-
narios y usuarios tienen de pañar el cumplimiento de
las agencias del sistema las sanciones no privativas
de justicia penal juvenil de libertad
Si bien es cierto, la ley establece El nivel de conocimiento que tienen
la creación de los órganos que in- funcionarios, funcionarias y actores
tegran el sistema de justicia penal sociales, sobre la institución res-
juvenil, es importante saber que ponsable de dar acompañamiento
tanto conocimiento existe al res- a la ejecución de las sanciones es
pecto, ya sea a nivel de funciona- limitado ya que según la informa-
rios y funcionarias del sistema de ción brindada se puede establecer
justicia penal juvenil, de las y los que el Programa de Medidas So-
usuarios, como a nivel social. Esto cioeducativas no es muy conocido,
parte de la lógica de que si no se tanto en el ámbito judicial como Z
AOEL
ONIT

68. El Programa de Medidas Socioeducativas es el responsable de velar por el cumplimiento de la ejecución de


las sanciones no privativas de libertad. Con ese objetivo cuenta con profesionales de Trabajo Social. Psicología y
Pedagogía, quienes son lo/as responsables, conjuntamente con el o la adolescente y la familia de elaborar el Plan
F

Individual y Proyecto Educativo, para el efectivo cumplimiento de las sanciones. La gran dificultad que se presenta
RaNCO

en este caso es que el Programa aún no ha podido institucionalizar delegaciones, al menos los departamentos
donde se cuenta con Juzgados de Niñez y Adolescencia y Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal, el único
C

departamento que cuenta con una delegación de tres profesionales es Quetzaltenango; sin embargo, esta es insu-
HEN

ficiente para la cantidad de casos que tienen que atender. Para el resto de departamentos las y los profesionales
asignados en la ciudad capital, deben movilizarse, para realizar, tanto el plan individual y proyecto educativo, como

73
para las visitas domiciliarias. Y para la atención de terapia grupal y familiar, quienes deben movilizarse de los de-
partamentos hacia la ciudad capital son los y las adolescentes junto con sus grupos familiares, lo que representa
desembolsar gastos de movilización y alimentación y hospedaje eventualmente.
en el ámbito social de los lugares nes no privativas de libertad es la
donde se recopiló la información69. Secretaría de Bienestar Social, a
Uno de nueve jueces entrevistados la vez tienen mayor claridad sobre
mencionó directamente a la secreta- las funciones que debe cumplir el
ría como la institución responsable Programa de Medidas Socioedu-
de dar acompañamiento a la ejecu- cativas. Una de las entrevistadas
ción de sanciones no privativas de mencionó al ICCPG, siglas que
libertad; seis mencionaron desco- identifican al Instituto de Estudios
nocer un programa orientado a esa Comparados en Ciencias Penales
función y dos que mencionaron, en- de Guatemala70, como la organiza-
tre varias organizaciones e institu- ción responsable de acompañar la
ciones, a la Secretaría de Bienestar ejecución de las sanciones, esto
Social –SBS–, pero no consideraron puede ser resultado de una con-
que esta tenga un programa especí- fusión, ya que desde hace varios
fico para ese acompañamiento, in- años el ICCPG impulsa procesos
cluso uno de los Jueces entrevista- para fortalecer el sistema de jus-
dos mencionó que la Secretaría de ticia penal juvenil y el uso de las
Bienestar Social carece de recursos sanciones no privativas de liber-
para realizar las visitas de manera tad. Los tres defensores públicos
adecuada. Este desconocimiento entrevistados respondieron que no
conlleva que no se tenga clara la conocían ningún programa.
función del Programa de Medidas
Socioeducativas por parte de los y Con respecto a los actores socia-
las juezas entrevistadas y por con- les clave, que incluye representan-
siguiente no existan mecanismos tes de sociedad civil e instituciones
de coordinación y comunicación del Estado, diez manifestaron que
entre jueces, juezas y Programa de no conocen ningún programa y
Medidas Socioeducativas, aspecto únicamente dos mencionaron que
que incide negativamente en alcan- existen programas para el acom-
zar los fines del proceso. pañamiento a la ejecución de las
sanciones no privativas de libertad.
Por su parte, dos de los tres fisca- Uno de los entrevistados conside-
les entrevistados afirmaron que la ra que la Municipalidad implemen-
institución responsable de acom- ta esos programas y que la función
pañar la ejecución de las sancio- es designar tareas al o a la ado-

69. Alta Verapaz, Chimaltenango y Quiché.


70. El Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala, es una organización de sociedad
civil, que, a través del Programa Justicia Penal y Seguridad Juvenil, busca fortalecer el sistema de justicia
penal juvenil y las políticas de seguridad, a través del desarrollo de procesos formativos en materia de justicia
penal juvenil y derechos humanos dirigidos a varios sectores de la población y al sistema de justicia especiali-
zado; a la vez impulsa el uso de las sanciones no privativas de libertad y promueve la participación comunita-

74
ria, con este objetivo, en los departamentos de Alta Verapaz, Chimaltenango y Quiché.
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
lescente, tales como apoyar en la constituye el soporte natural del
bodega municipal y en limpieza de o la adolescente. En ese sentido,

AS TIV AERN L
tragantes. La otra persona mencio- el apoyo de la familia se concibe
nó que es la Secretaría de Bienes- como un factor fundamental para
tar Social la institución responsable que el o la adolescente sancionada
y que da seguimiento en casos de cumpla la ejecución de la sanción y

A LA
sanciones de Prestación de Servi- prosiga en un proceso de socializa-
cios a la Comunidad impuestas por ción adecuado. Para ello se debe

IÓNCA PRV
el Juzgado de Paz. tomar en cuenta que no se conta-
rá con una participación activa por

ED
Esta realidad presenta un desafío parte de la familia, entendida en un

AD TLIBER
a la Secretaría de Bienestar Social sentido amplio, si esta carece de
de la Presidencia de la República conocimiento del proceso penal de
para dar a conocer de manera ob- adolescentes y sobre las sancio-
jetiva el trabajo que realiza para nes no privativas de libertad.
dar acompañamiento a las y los
adolescentes que cumplen sancio- Para establecer el conocimiento que
nes no privativas de libertad y con familiares de los adolescentes, suje-
esto lograr que este tipo de sancio- tos de la investigación, tienen sobre
nes sean vistas como respuestas las sanciones no privativas de liber-
eficaces que el sistema de justicia tad se entrevistó a familiares de los
penal juvenil brinda para prevenir mismos. La información recopilada
la reincidencia delincuencial en da cuenta que la mayoría tiene co-
adolescentes. nocimiento, especialmente, sobre las
sanciones de prestación de servicios
Conocimiento que familia- a la comunidad y libertad asistida, ya
res de los adolescentes, que fueron las impuestas a los ado-
sujetos de la investigación, lescentes. Esta información, según
tienen sobre las sanciones las personas entrevistadas, fue reci-
no privativas de libertad bida en el juzgado, en algunos casos,
y la mayoría fue brindada por parte
El cumplimiento de la ejecución de de las y los profesionales de los equi-
la sanción requiere el apoyo funda- pos interdisciplinarios del programa
ZOEL

mental de varios actores, entre los de medidas socioeducativas de la


A

cuales resalta la familia71, ya que Secretaría de Bienestar Social. Es


FONIT
RaNCO

71. La familia debe entenderse como aquella que supera la visión tradicional de núcleo familiar, que se limita
a padres, madres y hermanos. La familia en un sentido amplio abarca a otros actores que pueden intervenir
C

positivamente en la ejecución de la sanción, tal es el caso de tíos, primos, padrinos, abuelos y otros. Esto le
HEN

brinda al sistema de justicia penal juvenil, una amplia gama de posibilidades, para lograr el apoyo familiar para
el adolescente que cumple una sanción y lograr que su proceso de socialización se vea lo menos afectado,

75
negativamente, posible, por lo tanto el sistema de justicia no puede justificar omisión para dar al adolescente
un proceso de atención y acompañamiento debidos.
importante mencionar que en uno de conciben a la población de quien
los casos se manifestó no conocer ni se alegue han transgredido la ley
el proceso, ni el fin de la sanción, lo penal o quien ha sido declarado
que evidencia el vacío en ese senti- responsable de un hecho delicti-
do, el cual debe ser superado. Asi- vo y por consiguiente se le ha im-
mismo manifestaron conocer que el puesto una sanción; en este caso
castigo aplicado por las autoridades se refiere específicamente a las
indígenas es otra posibilidad para sanciones no privativas de liber-
sancionar al adolescente y lograr que tad. Esto entonces nos remite al
no reincida en la comisión de hechos plano ideológico que compone esa
delictivos o faltas. concepción.

Es importante afirmar, que dar cono- Como se mencionó anteriormen-


cimiento a las y los familiares, sobre te, el principio de especialización
el proceso penal de adolescentes, la impulsa el cambio cultural, que
ejecución y el fin de las sanciones, es propone la Doctrina de Protección
básico para lograr su involucramien- Integral, para los sistemas de justi-
to en el proceso de ejecución de las cia penal juvenil, pues se convierte
sanciones. Relacionando esta premi- en la herramienta para el traslado
sa, con la información recopilada, se de conocimientos e interiorización
puede decir que el sistema en la ma- por parte de las y los funcionarios,
yoría de los casos brindó información de los postulados que de esta ema-
a las y los familiares entrevistados, lo nan; lo que permite tener una con-
que significa que es una práctica del cepción objetiva del adolescente y
sistema de justicia penal juvenil que los fines que debe cumplir el pro-
está sujeta a mejoras. ceso y la sanción penal juvenil. Por
otra parte encontramos las per-
Percepciones cepciones que los funcionarios/as,
adolescentes, familiares y otros
Cuando se abordan las percepcio- actores tienen de la efectividad de
nes se entra al ámbito de la subje- las sanciones no privativas de li-
tividad, para el caso de la justicia bertad, este aspecto es clave para
penal juvenil, que es el que nos legitimar la credibilidad de este tipo
ocupa, se traducen en la forma en de sanciones y por lo consiguiente
que los funcionarios y funcionarias para su fortalecimiento, por lo que

76
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
se integra en este apartado. En venil, conocimientos sobre la le-
ese sentido se puede decir que gislación nacional e internacional,

AS TIV AERN L
las percepciones pueden interfe- sensibilidad, conciencia social, co-
rir, positiva o negativamente en nocimiento del lugar, humanismo,
el resultado de una acción, por lo vocación de servicio e identifica-
que es importante tener informa- ción con el o la adolescente. Esto

A LA
ción al respecto. debe interpretarse como un esce-

IÓNCA PRV
nario propicio para desarrollar pro-
Los datos sobre el sistema de cesos efectivos de especialización,
justicia penal juvenil se presen- a través del desarrollo de acciones

ED
tan de manera colectiva, ya que encaminadas a institucionalizar la

AD TLIBER
los mismos tienden a un alto nivel actualización sistemática de co-
de coincidencia en los tres depar- nocimientos y fortalecimiento de
tamentos donde se realizó la in- aspectos personales en las y los
vestigación y se enmarcan en los funcionarios de justicia penal ju-
mismos ordenamientos jurídicos. venil, factores determinantes para
lograr que el proceso penal de ado-
Percepciones sobre las lescentes y las sanciones cumplan
con los fines para los que han sido
cualidades con las que
propuestos.
deben contar los funcio-
narios especializados No obstante lo anterior, llama la
para el ejercicio de su atención que algunos funcionarias/
función os, especialmente jueces, juezas
y defensora/es, consideran que la
La información recopilada con paternidad, es fuente de sensibi-
base en las entrevistas realiza- lización; sin embargo, esto es un
das, en relación a las cualidades punto a reflexionar, ya que la línea
que deben tener las y los funcio- divisoria entre paternidad y función
narias/os del sistema de justicia jurisdiccional suele ser muy delga-
penal juvenil, se relacionan a que da o invisibilizada, cuando de tra-
deben ser profesionales, en las bajo con niñez y adolescencia se
diferentes especialidades que se trata, pues en muchas ocasiones,
ZOEL

requiere para la especialización sin darse cuenta, el funcionario o


A

del sistema de justicia penal ju-


ONIT

funcionaria cambia de posición, de


F
CRaNCO
HEN

77
manera intermitente, entre una trevistadas/os, que la efectividad
función y la otra, lo que resta ob- depende de la coordinación entre
jetividad a las decisiones que se las diferentes agencias que inter-
tomen en torno al proceso penal vienen en el sistema penal juvenil,
o ejecución de sanciones penales ya que si una no se orienta a cum-
juveniles, y, por lo consiguiente plir con los fines del proceso pe-
se encuentra dentro de acciones nal y de la sanción, es difícil lograr
características del modelo tutelar. que las sanciones, sea el tipo que
sea, puedan ser efectivas.
Percepciones sobre la
En cuanto a los adolescentes en-
efectividad de las sancio-
trevistados, las opiniones de és-
nes no privativas de tos coinciden con la mayoría de
libertad las y los funcionarias/os ya que
según la información brindada por
Según las entrevistas realizadas medio de las entrevistas, la mayo-
a funcionarios y funcionarias del ría manifiesta que las sanciones
sistema de justicia penal juvenil, no privativas de libertad y en es-
en su mayoría opinan que las pecial la prestación de servicios
sanciones a ejecutarse en liber- a la comunidad permite que los y
tad, brindan mayor efectividad las jóvenes, es más efectiva, ya
para lograr que las y los adoles- que les permitió recuperar la rela-
centes continúen procesos exito- ción con la comunidad, pero sobre
sos de socialización y atribuyen todo con la víctima; únicamente
esto a que el o la adolescente uno de los adolescentes mani-
no es extraído/a de su entorno festó que la cárcel era la sanción
familiar, comunitario, escolar y más pertinente.
de relacionamiento social, por lo
que sus lazos naturales para su Otro grupo entrevistado fue el
socialización, se mantienen, en de los/as familiares de los ado-
un menor número consideran que lescentes entrevistados, quienes
la privación de libertad, acompa- manifestaron que en relación a
ñada de programas educativos las sanciones que consideraban
en los centros es la mejor opción. más efectivas, son las no privati-
Además, consideran las y los en- vas de libertad en sus diferentes

78
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
modalidades, pero se da una in- las que se perciben con mayores
clinación más a la libertad asistida posibilidades para cumplir con el

AS TIV AERN L
y a la prestación de servicios a la fin de prevención terciario. Las ra-
comunidad, 5 y 4 respectivamente, zones básicas que se pueden ex-
de 12 familiares entrevistadas/os. traer, es que se cumplen en el ám-
bito natural del o la adolescente,

A LA
El objetivo de poner en un mismo propicia la responsabilización ya
nivel las percepciones de funcio- que se deben generar procesos de

IÓNCA PRV
narios, adolescentes y familiares, interacción entre joven y comuni-
es tener un panorama, de lo que dad. Cobra relevancia el factor de

ED
como grupo social opinan al res- la participación de la comunidad y

AD TLIBER
pecto. En ese sentido tanto fun- de la familia, como sustento de esa
cionarios, adolescentes y familia- percepción.
res, en su mayoría coinciden en
que la privación de libertad genera Para dar mayor sustento a las per-
las condiciones propicias en las y cepciones, la afirmación brindada
los adolescentes para que reinci- por nueve de los adolescentes, da
dan, además, mencionan una se- cuenta que las sanciones no priva-
rie de factores que influyen en esa tivas de libertad, en buena medida,
percepción, lo que se evidencia en les permitieron construirse proyec-
que algunas de las respuestas tie- tos de vida, reestructurar su rela-
nen una fuerte tendencia a la es- cionamiento social y familiar, asu-
tigmatización del o la joven que ha mir la responsabilidad por el hecho
sido privado/a de libertad. Frases cometido, recuperar su autoestima
como de allí salen peor, es una como resultado del apoyo recibido,
muestra de esa etiqueta que difi- construirse metas y retomar sus
culta aún más la inserción del o la estudios.
joven en su comunidad, cuando ha
sido privado/a de libertad. Uno mencionaron que el apoyo re-
cibido por parte de los profesionales
Por lo anterior, se puede afirmar de la secretaría de bienestar social,
que de acuerdo a la información fue muy poco, que fue más el apoyo
brindada por las y los entrevista- familiar el recibido; mientras que uno
ZOEL

das/os, las sanciones socioeduca- manifestó que no ve la posibilidad de


A

tivas a ejecutarse en libertad, son construirse un proyecto de vida, debi-


F
CONIT
RaNCO
HEN

79
do a que no recibió ningún tipo aten- que coincidió la mayoría de los y las
ción. Pero la coincidencia es que el familiares, es que los funcionarios
cumplir una sanción en su comuni- judiciales no brindaron ningún apo-
dad, les permitió no volver a cometer yo a los adolescentes, únicamente
delitos y replantearse su proceso de estuvieron al momento del debate,
socialización en un plan de vida, con tal y como se plantea en párrafos
metas definidas, las que se enfocan anteriores, brindados por los ado-
en el estudio y el trabajo. lescentes.

En cuanto a los y las familiares, ma- La anterior información cobra, más


nifestaron que las sanciones, pese relevancia, cuando se revisan los
a cumplirse con apoyo limitado por datos sobre reincidencia proporcio-
parte del programa de medidas so- nados por profesionales del progra-
cioeducativas, logran sus fines, ya ma de medidas socioeducativas de
que los adolescentes: la Secretaría de Bienestar Social.
• Pudieron continuar con sus
trabajos La tabla que a continuación se pre-
senta detalla el número de casos
• Lograr un trabajo en el lugar que registran reincidencia, en cuan-
donde cumplió la sanción to a sanciones aplicadas a adoles-
centes.
• Integrarse a la comunidad
como una persona propositiva Como se puede verificar en los da-
tos, la reincidencia de adolescentes
• Construirse una identidad y es mínima, en relación a la totalidad
relacionamiento con la comu- de casos que se registraron en los
nidad años 2009 y 2010. Esto desde un
primer enfoque, comprueba que
• Retomar sus estudios este tipo de sanciones tiene un im-
portante nivel de eficacia, en cuanto
Aspectos que les permiten conti- a prevención terciaria se refiere, y,
nuar con su vida en un ambiente por lo consiguiente permite al o a la
distinto al que los llevo a tener con- adolescentes que continúe con sus
flictos con la ley penal y así preve- proceso de socialización fuera del
nir la reincidencia. Otro aspecto en ámbito penal juvenil.

80
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Tabla No. 4
Casos de reincidencia

AS TIV AERN L
Número de adolescentes que han vuelto a ser sancionados por el sistema de justicia penal

A LA
juvenil Datos 2009-201072

IÓNCA PRV
Número de casos de adolescen- Número de sanciones aplicadas a
tes que reingresan al sistema de adolescentes que han reincidido en
justicia el sistema de justicia penal juvenil.

ED
Año 2009, 75 casos: 6 reincidentes.

AD TLIBER
Año 2010, 75 casos: 3 reincidentes 1
Año 2009, 42 casos: 2 reincidentes.
Año 2010, 90 casos: ninguno 1

2009: 3 reincidentes
En 2010: 4 reincidentes. 1
En 2009, 80 casos: 6 reincidentes.
En el año 2010, 60 casos: 2 reincidentes 1

2009 y 2010, ningún caso. 1


Año 2009, 49 casos: 1 reincidente
Año 2010, 65 casos: 1 reincidente 1
Año 2010: 1 1

Año 2010, 90 casos: 5 reincidentes 1


2009-2010 aproximadamente 170 casos: 10 reincidentes 1
Si, ha habido reincidentes, peor no tiene el dato exacto 1
No respondió 1
Total 13 Z OEL

Fuente: elaboración propia ICCPG entrevistas realizadas a personal directivo y técnico del Programa de Medidas
A

Socioeducativas de la SBS.
F ONIT
RaNCO

72. Datos tomados de los casos que se le asignaron a las y los profesionales durante el año 2009 y 2010.
C HEN

81
Participación de la familia y ticia penal juvenil y los profesionales
la comunidad interdisciplinarios del programa de
medidas socioeducativas y la nor-
La participación de la familia y la mativa nacional e internacional, defi-
comunidad son dos factores clave nen que la participación de la familia
para el cumplimiento efectivo de la y la comunidad es clave, estos fac-
sanción por parte del adolescente tores aún no han sido consolidados,
sancionado. Este extremo fue confir- para lograr mejores resultados de las
mado por los adolescentes que ma- sanciones no privativas de libertad,
nifestaron que, no obstante que la lo que refleja debilidad en el sistema,
atención por parte del Programa de para impulsar procesos verdadera-
Medidas Socioeducativas había sido mente educativos y participativos.
débil, el apoyo de la familia fue clave.
Por otro lado familiares de adoles- Los datos que evidencian esta situa-
centes manifestaron que los vecinos ción parten del desconocimiento de
y vecinas fueron testigos de que los los funcionarios y actores sociales
adolescentes cumplieron con las sobre la existencia de redes socia-
sanciones que se les impuso, as- les alrededor de esta temática. Es
pecto que se valora positivamente, así que de las y los nueve jueces/
pues genera mayor responsabilidad Juezas entrevistado/as uno señalo
en ellos. conocer una red que aborda la temá-
tica, de tres fiscales uno dijo cono-
La participación de la familia se en- cer una Red Social y ninguno de los
cuentra contemplada en el artículo Defensores al igual que los actores
256 de la Ley de Protección de la clave entrevistados.
Niñez y la Adolescencia y Directriz
11 de las Directrices de Rihad. La Con respecto a la participación de
participación de la comunidad se en- instituciones gubernamentales y no
cuentra regulada en el artículo 257 gubernamentales, uno de los jue-
del mismo ordenamiento jurídico, la ces, manifestó tener conocimiento
Regla 25.1 de las Reglas de Beijing, que la Municipalidad de la localidad,
la directriz 32 de las Directrices de asociaciones, escuelas, centro de
Rihad y Regla 13.4 de las Reglas salud y SBS, son las instituciones y
de Tokio. Pese a que la información organizaciones que participan en la
brindada por los funcionarios de jus- supervisión de la ejecución de las

82
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
sanciones. La participación de la co- ción en Quetzaltenango, la cual cu-
munidad es más evidente cuando se bre Quetzaltenango, San Marcos,

AS TIV AERN L
trata de la sanción de prestación de Totonicapán, Huehuetenango y
servicios a la comunidad, ya que ins- Quiché, lo que representa una car-
tituciones y organizaciones sociales, ga laboral fuerte para los tres pro-
con presencia en las localidades, fesionales que integran esa delega-

A LA
brindan un espacio para el cumpli- ción y por ende procesos débiles de

IÓNCA PRV
miento de esa sanción. seguimiento a los casos.

En cuanto a la participación de la fa- Lo anterior evidencia la falta de me-


canismos de coordinación entre las

ED
milia un juez indicó que la familia no

AD TLIBER
tiene una participación activa ya que diferentes agencias del sistema y la
se le limita o no sabe que puede par- sociedad civil, aspecto que se tra-
ticipar. Un defensor manifestó que es duce en un desafío, para todos los
sectores mencionados, en aras de
más factible trabajar con la familia,
fortalecer las sanciones no privati-
ya que la comunidad muchas veces vas de libertad y construir un mode-
es reacia en contra del adolescente lo de justicia penal juvenil democrá-
infractor de la ley penal, lo que difi- tico, que responda a los fines de las
culta su inserción en la comunidad. sanciones.
Los profesionales del Programa de
Medidas Socioeducativas, respon- La víctima y la reparación
sables de implementar, junto al ado-
lescente y la familia, el plan individual La víctima históricamente ha sido
y proyecto educativo, manifestaron la gran olvidada de los sistemas
que la familia no siempre participa, penales, tanto de los sistemas pe-
su participación se da solo en al- nales antiguos que respondían a
gunos casos, esto a pesar de que, modelos inquisitivos, como en los
según las y los entrevistados, la fa- modernos. El Derecho Penal aún
milia constituye un valioso acompa- no ha sabido cómo lograr que la víc-
ñamiento al o a la adolescente. tima se constituya en un actor cla-
ve para la resolución del conflicto.
La situación se complica aún más, En los sistemas penales juveniles,
en virtud de el Programa de Medidas fundamentados en la Doctrina de la
ZOEL

Socioeducativas, está centralizado, Protección Integral la víctima juega


AONIT

únicamente cuenta con una delega- un papel importante, ya que este es


F
CRaNCO
HEN

83
un proceso con fines pedagógicos73. justicia penal juvenil (Jueces y Jue-
La Convención Internacional sobre zas, Fiscales y Defensores) y a las
los Derechos del Niño lo señala en propias víctimas (8 en total). Según
su Artículo 40, que los Estados par- la información brindada por Jueces
te deberán promover acciones, para sobre la participación de la víctima,
que el adolescente de quien se ale- es que ésta tiene derecho de actuar
gue haya infringido las leyes penales por ser parte procesal, a la repara-
o los declarados responsables de un ción del daño sufrido, la presencia
hecho delictivo, fortalezca el respeto en todas las audiencias y acusar al
por los derechos humanos y liberta- adolescente, entre otras.
des de terceros, lo que se traduce
en el respeto de los derechos de la Por su parte las y los Fiscales se-
víctima. ñalaron que la participación se da
a través del apoyo psicológico y de
Esto también, debe interpretarse psiquiatría que eventualmente el
como uno de los factores que pro- Ministerio Público, brinda a las vícti-
mueven la eficacia de las sanciones mas, también, el ser beneficiaria del
no privativas de libertad, en virtud, resarcimiento y la participación en
de que al no garantizarse a la vícti- audiencias. La Defensa mencionó
ma la reparación del daño sufrido, que el constituirse como querellan-
la posibilidad de que él o la adoles- te adhesivo y actor civil son formas
cente responsable del mismo, pue- que se le ofrecen a la víctima para
da retomar o construir sus lazos con una participación activa, ya que
la comunidad, pues la sensación de
puede exigir ser beneficiaria de un
impunidad permea el proceso penal
de adolescentes. En ese sentido se eventual resarcimiento. En cuanto
pretende generar conocimiento so- a las víctimas entrevistadas, las 8
bre el tratamiento que el sistema de manifestaron que los funcionarios
justicia penal juvenil guatemalteco, de justicia les permitieron participar
brinda a la víctima en el proceso pe- en el proceso; siete manifestaron
nal de adolescentes. que esa participación fue el permi-
tirles brindar su declaración y pedir
La información recopilada para co- algo en contra del joven, una mani-
nocer la participación de la víctima festó que se le permitió conversar
en el proceso penal de adolescentes con el muchacho para poder llegar
tuvo como fuente a funcionarios de a un acuerdo con él.

73. Maxera, Rita, ponencia “Mecanismos restaurativos en las nuevas legislaciones penales juveniles: Latino-
américa y España. Memoria Seminario taller “Las sanciones alternativas a la prisión y la justicia penal juvenil
en Centroamérica”. DNI-COSTA RICA. San José, Costa Rica. 25 y 26 de octubre 2007.

84
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Con respecto a la reparación del una acto que evidencie una política
daño a la víctima, la aplicación de judicial de propiciar la participación

AS TIV AERN L
sanciones un enfoque restaurati- activa de la víctima, ambas acciones
vo, según las y los funcionarios, las son parte de sus derechos humanos,
sanciones no privativas de libertad que como víctima le asisten.
son las que cumplen con ese ob-
jetivo, inclusive uno de los Jueces Con relación a las sanciones no pri-

A LA
entrevistados manifestó que la pri- vativas de libertad, las víctimas les

IÓNCA PRV
vación de libertad no repara nada. dan singular valor, ya que no solo se
Al respecto señalan a la reparación han sentido reparadas con su aplica-
del daño como la sanción que más ción, sino también ven un cambio, en

ED
se acerca a una justicia con carácter los adolescentes que cumplieron con

AD TLIBER
reparador, seguida de la sanción de las sanciones.
prestación de servicios a la comuni-
dad y libertad asistida. Esto confirma que se cuenta con
conocimiento, provisto por la infor-
En el caso de las víctimas, siete ma- mación proporcionada por diferen-
nifestaron haberse sentido repara- tes actores, sobre la eficacia de las
das por el sistema de justicia, una sanciones no privativas de libertad,
manifestó que no y hace referencia para prevenir la reincidencia en la
a la privación de libertad como la comisión de hechos delictivos por
sanción que le hubiera brindado sa- parte de adolescentes, confirmando
tisfacción. así los discursos que previamente
se han construido en ese sentido,
Esta información nos permite cono- por parte de expertos; no obstante,
cer dos aspectos relacionados con también la información da cuenta de
las víctimas que se presentan al debilidades en el sistema de justicia
sistema de justicia penal juvenil; ya penal juvenil, las cuales deben ser
que por una parte la víctima conti- superadas, para lo cual es impor-
núa siendo vista como un referente tante el involucramiento de distintos
de información o como un testigo sectores de la población, con el ob-
potencial, por parte del sistema de jetivo de fortalecer las instancias de
justicia y así la toma. El hecho de justicia penal juvenil y por lo consi-
permitirles que brinden su declara- guiente consolidar la eficacia de las
ción y pedir un resarcimiento no es sanciones no privativas de libertad. Z
A
F
COEL
ONIT
RaNCO
HEN

85
CAPÍTULO IV
Adolescentes y siste-
La población indígena de origen
Maya representa un importante
ma de justicia de los número de los habitantes de Gua-
pueblos indígenas temala, la cual según el último
censo de población realizado en
el año 2002, por el Instituto Na-
cional de Estadística –INE-, cons-
tituye casi el 41.20%, equivalente
a un aproximado de 4.6 millones
de personas, de las 11.2 millones
que habitaban el país. Esta pobla-
ción está integrada por 22 comu-
nidades lingüísticas, según se re-
conoce oficialmente, aspecto que
representa una de las manifesta-
ciones de la diversidad que la ca-
racterizan. Cuenta con sistemas de
organización propios, que presen-
tan diferencias y similitudes entre
una comunidad y otra. Asimismo,
desarrolla un sistema de justicia
fundamentado en principios y va-
lores comunitarios, que tiene sus
propias variantes de acuerdo a la
comunidad que lo pone en prácti-
ca, y que pueden manifestarse en
las respuestas que dan a los con-
flictos suscitados en ellas. En con-
secuencia y desde el enfoque de
derechos, el sistema de justicia de
los pueblos indígenas se convierte
en garante del derecho de acceso
a la justicia de las personas perte-
necientes a pueblos indígenas.

86
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
En esa misma línea de interpre- ma oficial, representado por los
tación Rachel Sieder/Carlos Y. tribunales de justicia cuya máxima

AS TIV AERN L
Flores en su obra “Autoridad, Au- autoridad es la Corte Suprema de
tonomía y Derecho Indígena en la Justica, y el sistema jurídico de los
Guatemala de la Posguerra” seña- pueblos indígenas con sus propias
lan que, en Guatemala, la práctica características y diversas formas

A LA
del derecho indígena es un reflejo de resolver conflictos, que emanan
de las diferencias culturales, una de sus propias normas estableci-

IÓNCA PRV
respuesta a la violencia del pasa- das para regular la convivencia en
do y presente, y un recurso para el las comunidades indígenas.

ED
acceso a la justicia de la población

AD TLIBER
excluida. En la época de la pos- En Guatemala existe normativa
guerra el derecho indígena –o “de- que reconoce el sistema de justicia
recho maya”– se ha convertido en de pueblos indígenas; así la Cons-
un elemento central de la política titución Política de la República
identitaria del movimiento maya. de Guatemala, integra a su legis-
Lo anterior significa que el derecho lación normas de rango constitu-
indígena se ha vuelto un terreno cional relacionadas a los pueblos
altamente disputado. En ese sen- indígenas. Asimismo, a través de
tido, este capítulo tiene como ob- normativa ordinaria como el Có-
jetivo generar conocimiento sobre digo Municipal (Decreto 12-2002),
el proceso y las respuestas que la Ley de Consejos de Desarrollo
el Sistema de Justicia de Pueblos Urbano y Rural (Decreto 11-2002),
Indígenas brinda a los conflictos y la Ley Marco de los Acuerdos
derivados del rompimiento de las de Paz (Decreto 52-2005). En
normas comunitarias, específica- cuanto a normativa internacional,
mente por parte de adolescentes. Guatemala es Estado parte del
Convenio 169 de la Organización
Internacional del Trabajo sobre
A) La justicia indígena y la
Pueblos Indígenas y Tribales en
normativa nacional e países independientes, vigente en
internacional el país desde 1997, aprobado por
la Conferencia General de la Orga-
ZOEL

Guatemala es un país multicultu- nización Internacional del Trabajo,


A

ral donde coexisten dos sistemas el 27 de junio de 1989 y es uno de


ONIT

jurídicos predominantes, el siste- los instrumentos internacionales


F
CRaNCO
HEN

87
con mayor relevancia para los ciones de autoridades y normas.
derechos de los pueblos indíge- Este se sistema se caracteriza por
nas; obliga a los Estados parte haber sido construido, tejido y de-
a reconocer y respetar las formas sarrollado por los antiguos abuelos
de resolución de conflictos de los mayas en el entorno de la vida dia-
pueblos indígenas. La normativa ria, continuada y preservada; y ha
internacional integra la Decla- perdurado en el tiempo y el espacio
ración de las Naciones Unidas hasta nuestros días por la transmi-
sobre los Derechos de los Pue- sión oral de la memoria histórica
blos Indígenas, aprobada por la (Sieder, Rachel. 2011. p.23). Se
Asamblea General de las Nacio- sabe que este sistema tiene como
nes Unidas, el 13 de septiembre fin último el retorno de la armonía a
de 2007, de la cual Guatemala las comunidades y a los individuos,
también es Estado Parte. La rea- mediante la búsqueda del equili-
lidad aún evidencia prácticas y brio entre comunidad, individuos y
decisiones contrarias al reconoci- cosmos. Según Jesús Gómez74 la
miento del sistema de justicia de armonía, el equilibrio, la sacralidad
los pueblos indígenas, se eviden- y el respeto profundo a la vida en
cia por acciones directas y la falta su más amplia manifestación, son
de políticas orientadas al recono- principios de la cultura maya y por
cimiento, de un sistema de justi- ende del sistema jurídico maya.
cia que encuentra sus orígenes Otros autores agregan la obedien-
en las prácticas ancestrales de cia y el servicio como parte de es-
los pueblos originarios del país, y tos principios filosóficos.
que existía previo a la llegada de
los europeos. Esto se complementa con lo expre-
sado por los entrevistados en Co-
B) Principios fundamenta- bán, Alta Verapaz, Chimaltenango,
les del sistema de justicia Chimaltenango y Santa Cruz del
de los pueblos indígenas Quiché, en Quiché75, pues señalan
el consenso, la cooperación, la no
El sistema de justicia de los pue- violencia, la complementariedad, el
blos indígenas integra un conjunto diálogo y la equidad como principios
de valores, principios, elementos que rigen la aplicación de la justicia
filosóficos, estructura propia, fun- indígena.

74. Licenciado en Sociolilngüistica y guía espiritual Maya.


75. Entrevistas a expertos en justicia indígena.

88
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Tabla No. 5
Normativa nacional e internacional que respalda el ejer-

AS TIV AERN L
cicio del sistema de justicia de pueblos indígenas
Normativa Nacional

A LA
Constitución Política de la República de Guatemala:

IÓNCA PRV
Artículo 2. Dispone que el Estado de Guatemala, garantiza a los
habitantes de la República la libertad, la justicia, la seguridad, la

ED
paz y el desarrollo integral de la persona.

AD TLIBER
Artículo 4. Dispone que en Guatemala todos los seres humanos
son libres e iguales en dignidad y derechos.

Artículo 44. Establece que la persona humana tiene derechos in-


herentes, aunque no se encuentren expresados en la Constitu-
ción, que los que se encuentran regulados no excluyen a aquellos
expresados en la carta magna.

Artículo 46. La preeminencia de los tratados internacionales en


derechos humanos sobre el derecho interno.

Artículo 57. Establece que toda persona tiene derecho a parti-


cipar libremente en la vida cultural y artística de la comunidad.

Artículo 58. Establece el derecho a la identidad cultural de las


personas y las comunidades, de acuerdo a sus valores, su lengua
y su costumbre.

Artículo 66. Para protección a grupos étnicos, y establece que


el Estado reconoce, respeta y promueve las formas de organi- Z
zación social de origen Maya. Con estos preceptos el Estado de
OEL

Guatemala reconoce, desde su normativa de más alta jerarquía,


AONIT

el derecho que tiene el pueblo indígena del goce a sus formas


F
CRaNCO
HEN

89
diversas de organización y costumbres.

La normativa ordinaria Guatemalteca también integra preceptos


que reconocen la diversidad de los pueblos indígenas para re-
solver sus conflictos.
Código Municipal

Artículo 2. El municipio es la unidad básica de la organización


territorial del Estado y espacio inmediato de participación ciuda-
dana en los asuntos públicos. Se caracteriza por sus relacio-
nes permanentes de vecindad, multietnicidad, pluriculturalidad y
multilingüismo, organizado para realizar el bien común de todos
los habitantes de su distrito.

Artículo 8. Dispone que la autoridad ejercida por las autoridades


tradicionales propias de las comunidades y el derecho consue-
tudinarios son elementos básicos que integran el municipio.

Artículo 18. Los vecinos podrán organizarse en asociaciones co-


munitarias, incluyendo las formas propias y tradicionales surgi-
das en el seno de las diferentes comunidades, en la forma que
las leyes de la materia y este Código establecen.

Artículo 20. Las comunidades de los pueblos indígenas son for-


mas de cohesión social natural y como tales tienen derecho al
reconocimiento de su personalidad jurídica, debiendo inscribir-
se en el registro civil de la municipalidad correspondiente, con
respeto de su organización y administración interna que se rige
de conformidad con sus normas, valores y procedimientos pro-
pios, con sus respectivas autoridades tradicionales reconocidas
y respetadas por el Estado, de acuerdo a disposiciones consti-
tucionales y legales.

90
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Artículo 55. Dispone que el gobierno municipal debe reconocer,

AS TIV AERN L
respetar y promover las alcaldías indígenas, cuando éstas exis-
tan, incluyendo sus propias formas de funcionamiento adminis-
trativo

A LA
Artículo 56 establece que el Concejo Municipal, de acuerdo a

IÓNCA PRV
los usos, normas y tradiciones de las comunidades reconocerá a
las alcaldías comunitarias o alcaldías auxiliares, como entidades
representativas de las comunidades, en especial para la toma

ED
de decisiones y como vínculo de relación con el gobierno local.

AD TLIBER
Este artículo deja abierta la posibilidad de que la comunidad par-
ticipe de acuerdo a sus principios, valores, procedimientos y tra-
diciones pueda elegir o designar al alcalde comunitario o auxiliar,
ya que es el responsable de representar a su comunidad ante las
autoridades municipales, además, esta elección le brinda legiti-
midad al momento de mediar en un conflicto.
La Ley de Consejos de Desarrollo Urbano y rural

Artículo 13. Establece la integración de los Consejos Comuni-


tarios de Desarrollo: a) La Asamblea Comunitaria, integrada por
los residentes en una misma comunidad; y,b) El Órgano de Coor-
dinación integrado de acuerdo a sus propios principios, valores,
normas y procedimientos o, en forma supletoria, de acuerdo a la
reglamentación municipal existente.

Artículo 1476. Entre otras funciones señala: Promover, facilitar y


apoyar la organización y participación efectiva de la comunidad
y sus organizaciones, en la priorización de necesidades, proble-
mas y sus soluciones, para el desarrollo integral de la comunidad.
Artículo 15 establece los Consejos Comunitarios de Segundo Ni- Z
vel77.
A
FOEL
ONIT
RaNCO

76. Entre otras funciones está la de promover la participación comunitaria en la resolución de sus conflictos.
77. Este se organiza en donde existan más de 20 Consejos Comunitarios de Desarrollo, los representantes
son designados por los coordinadores de los Consejos Comunitarios de Desarrollo.
CHEN

91
La Ley marco de los acuerdos de Paz

Este Decreto convierte en Ley los Acuerdos de Paz, dentro de


los que se encuentra el Acuerdo sobre Identidad y Derechos de
los Pueblos Indígenas. Este Acuerdo firmado el treinta y uno de
marzo de 1995, dispone el reconocimiento y respeto al papel de
las Autoridades Indígenas. Asimismo, reconoce que la normati-
vidad tradicional de los pueblos indígenas ha sido y sigue siendo
un elemento esencial para la regulación social de la vida de las
comunidades y, por consiguiente, para el mantenimiento de su
cohesión. En consecuencia este acuerdo se integra al engranaje
que propicia condiciones para el reconocimiento y respeto del
derecho indígena.
Sentencias emitidas por órganos jurisdiccionales

Sentencia de la Corte Suprema de Justicia de Guate-


mala, emitida el siete de octubre de 2004

La Sentencia dictada por la Corte Suprema de Justicia contenida


en el expediente (218-2003), reconoce el valor de “cosa juzgada”
la decisión adoptada por autoridades comunitarias. Esto debe
interpretarse como una reafirmación del reconocimiento del de-
recho indígena en Guatemala78.
Normativa Internacional.
Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en
Países Independientes, de la Organización Internacio-
nal del Trabajo –OIT–

Artículo 5. Sobre la protección de las prácticas culturales, la in-


tegridad de los valores e instituciones de los pueblos indígenas.

78. ASÍES/OACNUDH. Acceso de los pueblos indígenas a la justicia desde el enfoque de derechos humanos:
Perspectivas en el derecho indígena y en el sistema de justicia oficial. 2008. Pg. 31.

92
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Artículo 8. Dispone que los Estados al aplicar su legislación na-

AS TIV AERN L
cional, a los pueblos interesados, deberán tomarse debidamente
en consideración sus costumbres o su derecho consuetudinario.

Artículo. 9 establece que deberán respetarse los métodos a los

A LA
que los pueblos interesados recurren tradicionalmente para la re-
presión de los delitos cometidos por sus miembros.

IÓNCA PRV
La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Dere-
chos de los Pueblos indígenas

ED AD TLIBER
El 13 de septiembre de 2007 la Asamblea General de Naciones
Unidas aprobó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los
Derechos de los Pueblos Indígenas. Esta declaración que el Es-
tado de Guatemala la a aprobado, establece que los pueblos in-
dígenas tienen derecho a conservar y reforzar sus propias ins-
tituciones políticas, jurídicas, económicas, sociales y culturales,
manteniendo a la vez su derecho a participar plenamente, si lo de-
sean, en la vida política, económica, social y cultural del Estado79.

En el artículo 34, se refiere entre otros, al sistema de justicia de los


pueblos indígenas y establece que los pueblos indígenas tienen
derecho a promover, desarrollar y mantener sus estructuras ins-
titucionales y sus propias costumbres, espiritualidad, tradiciones,
procedimientos, prácticas y, cuando existan, costumbres o siste-
mas jurídicos, de conformidad con las normas internacionales de
derechos humanos.

Z
A
FOEL
ONIT
RaNCO

79. Artículo 5 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.
CHEN

93
C) Características del siste- íntimamente ligados a las diferen-
ma de justicia de los pue- tes normas, que rigen a la comu-
blos indígenas nidad y al individuo. La unificación
de estas normas integra lo que
Dentro de las características del se denomina el Pixab, que es un
sistema de justicia de los pueblos conjunto de valores morales, prin-
indígenas se señala que: cipios, enseñanzas, advertencias
a) Es religioso y consejos, que funciona como un
b) Es educativo código de comportamiento y con-
c) Es formativo vivencia comunitaria81.
d) Es preventivo
e) Es transformador Como consecuencia, el Pixab
f) Es integral atendiendo a las características,
g) Es oral correctivas, educativas y de con-
h) Es público sejo del sistema de justicia de
i) Es dinámico pueblos indígenas, tiene como fin
j) Es unificador80. último la reintegración a la comu-
Para su materialización el sistema nidad del o la adolescente respon-
de justicia de pueblos indígenas se sable de romper las normas comu-
integra por: nitarias82.
a) Normas (Pixab)
b) Autoridades E) Las autoridades
c) Organización
Las autoridades comunitarias83
d) Procesos
son las que tienen competencia
e) Sistema sancionatorio.
para ejercer “función judicial” con
el objetivo de resolver conflictos
D) Normas que orientan el en las comunidades. Las mismas
sistema de justicia de los están investidas con la legitimidad
pueblos indígenas que les otorga el ser designadas
por las propias comunidades84; ca-
Los principios del sistema de justi- lidad que les brinda respaldo para
cia de los pueblos indígenas están la resolución de los conflictos que

80. ASÍES/OACNUDH. Acceso de los pueblos indígenas a la justicia desde el enfoque de derechos humanos:
Perspectivas en el derecho indígena y en el sistema de justicia oficial. 2008. Pg 28.
81. ASÍES/OACNUDH. Acceso de los pueblos indígenas a la justicia desde el enfoque de derechos humanos:
Perspectivas en el derecho indígena y en el sistema de justicia oficial. 2008. Pág. 28.
82. Entrevista a experto en justicia de pueblos indígenas de Santa Cruz del Quiché.
83. Es importante aclarar que las Autoridades Indígenas no son consideradas como portadoras de obligacio-
nes en el sentido de ser responsables jurídicamente, de cumplir obligaciones internacionales de derechos
humanos. Al respecto el estudio de ASÍES/OACNUDH señala (…) Sin embargo, les son aplicables los mínimos
establecidos en normas generales de derechos humanos como: la no discriminación, la prohibición de lo traros

94
y penas crueles inhumanas y degradantes.
84. Esta calidad les designa como portadores de obligaciones respecto de las comunidades indígenas que
las han nombrado.
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
les son puestos ante su conoci- En el caso de los alcaldes re-
miento85. Esa “función judicial” se gionales, se valora el trabajo de

AS TIV AERN L
materializa en la aplicación de la la persona con la Municipalidad
normativa para la resolución del y las alcaldías comunitarias; sin
conflicto y tienen como misión pre- embargo, la característica funda-
servar la paz, la tranquilidad y la mental es la elección por parte de

A LA
armonía de la comunidad. la comunidad, a través de los al-
caldes comunitarios, atendiendo

IÓNCA PRV
Según la información recabada requisitos como: la edad (18-60
mediante trabajo de grupos foca- años91), la honestidad y probidad,

ED
les, con autoridades comunitarias y saber leer y escribir. Expertos

AD TLIBER
de Nimlahakok, Cobán, Alta Vera- entrevistados92, señalan que las
paz; Pachay Las Lomas de San autoridades comunitarias deben
Martín Jilotepeque, Chimaltenan- poseer cualidades como concilia-
go y Xatinap I, Santa Cruz del Qui- dor, sabedor de la realidad comu-
ché, los alcaldes comunitarios86, nitaria, liderazgo, imparcialidad,
y demás miembros, son electos solvencia moral, buena conducta,
mediante voto secreto y por escri- vocación de servicio, respetuoso
to en asambleas de la comunidad y capacidad de escuchar, entre
(máxima autoridad) por la confian- otras. Resulta interesante que a
za que se les tiene87, o a través de estas autoridades, de segunda
las organizaciones comunitarias instancia93 como ellos indican, se
como sucede en algunas aldeas y les tiene incluidos en el presu-
caseríos de Chimaltenango88. puesto anual de la municipalidad;
es decir, reciben un salario por
El período para ocupar el cargo es sus servicios a la comunidad94.
de un año89. Lo mismo sucede con Además se señalan otras auto-
el presidente y miembros del CO- ridades como Aj’om (Comadro-
CODE salvo que duran en el cargo nas), Ajq’ijab’, K’amol be’, (Guías
dos años90. espirituales) y los ancianos.

85. Desde el enfoque de los derechos, el que una persona ponga en conocimiento su caso ante las autorida- Z
des indígenas, se interpreta como el derecho que tienen las víctimas al acceso a la justicia.
OEL

86. Anteriormente se manejaba el tema de alcalde auxiliar (auxiliar de quién), luego se cambio lo del alcalde
A

comunitario, como una figura que vela por toda la comunidad. Esta disposición, también, está regulada en el
ONIT

artículo 56 del Código Municipal.


87. Grupo focal, comunidad Nimlahakok, Cobán Alta Verapaz, 30-11-10.
88. Grupo focal, comunidad Pachay las lomas, San Martín Jilotepeque Chimaltenango, 10-12-10.
F

89. Grupo focal, comunidad Xatinap I, Santa Cruz del Quiché, 01-12-10.
RaNCO

90. En algunas comunidades el alcalde comunitario es, a su vez, el presidente del cocode
91. Esta edad puede variar de un lugar a otro, aumentando la edad mínima para poder ocupar el cargo de
C

autoridad.
HEN

92. Expertos sobre Justicia Indígena, entrevistados en Alta Verapaz, Chimaltenango y Quiché.
93. Se los considera de segunda instancia porque su competencia es más amplia territorialmente hablando

95
(cada región cuenta con más de 15 comunidades, llegando hasta las 35), y porque resuelven los casos no
resueltos por los alcaldes auxiliares de cada comunidad.
94. Grupo focal, Alcaldes regionales de Cobán, Alta Verapaz, 29-11-10.
A partir de la estructura colonial, a la facultad de conocer situacio-
se adapta, también, la figura del nes y conflictos en todo tipo de
Alcalde Auxiliar o Comunitario, materias, y de todo monto o gra-
su funcionamiento es muy cere- vedad que se susciten dentro de
monial. Al aprobarse el Código su ámbito territorial y que la misma
Municipal y la Ley de Consejos de decida asumir.
Desarrollo Urbano y Rural, tam- c) Competencia Personal, las au-
bién se crea otra estructura de toridades indígenas tienen compe-
autoridad comunitaria, denomina- tencia sobre las personas indíge-
da cocode, los cuales en muchas nas. También tiene competencia
ocasiones interactúan con el Al- sobre las personas no indígenas
calde Indígena. Los COCODES que se encuentren dentro de su
cuentan con una estructura formal ámbito territorial y realicen hechos
occidental, ejercen funciones de o actos que afecten derechos indí-
administración de justicia, mien- genas o comprometan bienes jurí-
tras que el Alcalde Indígena es el dicos indígenas.
que tiene más poder, pues en la d) Competencia Temporal, referida
mayoría de los casos tiene más le- a que las autoridades o una de las
gitimidad en la comunidad (Exper- partes no pueden remitir un caso
to, Quiché. 2011). que ha sido regulado y resuelto por
el Derecho Indígena de acuerdo a
También es importante señalar que su competencia, ya que esto res-
las autoridades indígenas cum- taría reconocimiento a lo resuelto
plen sus funciones de acuerdo a por el sistema de justicia de Pue-
distintas competencias, las cuales blos Indígenas. (Ochoa, Carlos;
les son otorgadas por la investidu- 2008. p.p. 39, 40, 41)
ra que portan, estas competencias
señala Carlos Ochoa en el informe 1. Estructura organizativa
sobre “Encuentros con de Autori- del sistema de autoridades
dades Comunitarias sobre Justicia indígenas
y Derecho Indígena” son:
a) Competencia territorial, se refiere Las alcaldías comunitarias están
al territorio o espacio al que extien- conformadas por un alcalde, un vi-
den su jurisdicción y competencia. cealcalde, alguaciles, un secretario
b) Competencia Material, referida (a) y un tesorero (a). El alcalde es la

96
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
autoridad más importante de la co- El Alcalde Comunitario cuenta con
munidad, el vicealcalde representa el apoyo de dos alguaciles, y cuan-

AS TIV AERN L
al alcalde cuando éste no se encuen- do el caso es muy grave convoca a
tra. Los alguaciles, tienen delegadas los Ajq’ijab’ y a los K’amalbe. Una
determinadas comisiones entre las de las normas establecidas es que,
que sobresalen las de seguridad, para toda actuación en beneficio

A LA
educación, salud y transporte y re- de la comunidad, se reúnan todos
presenten a la alcaldía comunitaria95.

IÓNCA PRV
los electos comunitariamente. De
Los COCODES están conformados acuerdo al Código Municipal el Al-
por un presidente, vicepresidente, calde Auxiliar debe dirigir, pero en la

ED
secretario, tesorero y vocales encar- práctica el Presidente del COCODE

AD TLIBER
gados de determinadas comisiones. dirige de acuerdo a su capacidad de
Los alcaldes regionales funcionan resolver casos comunitarios y justi-
como autoridades de segunda ins- cia, se recibe la denuncia, se cita a
tancia cuando los alcaldes comuni- las partes, sino se presenta la parte
tarios no pueden resolver los casos acusada se manda a los alguaciles
que se les presentan96. Comúnmente para que la conduzca, como una
esta situación se da cuando los deli- manifestación de coerción100. Otra
tos son graves o una de las partes forma de representación es la que
no está de acuerdo con la resolución tienen los ancianos, con facultades
emitida por las autoridades comuni- para resolver conflictos, la participa-
tarias97. Además de esta función, los ción la realizan para representar a
alcaldes regionales funcionan como su grupo o comunidad y no por car-
enlace de las comunidades con la go101. Las autoridades comunitarias
municipalidad y llevan todo tipo de y las regionales no tienen horario
trámites civiles98. Adicionalmente en de trabajo, y salvo los primeros, no
algunos municipios existe la figura perciben ningún salario u honora-
del alcalde indígena que tiene com- rio102. Además, como ellos mismos
petencia y jurisdicción en todo el mu- informan, su organización se debe
nicipio, tal es el caso de Santa Cruz al mal funcionamiento del sistema
del Quiché99. La autoridad la ejercen de justicia juvenil oficial “cuando se
dependiendo de su actitud, la misma priva a los menores –o adultos, en
debe ser estrecha entre los miem- todo caso- se pierden los valores y
ZOEL

bros de la comunidad. vienen peores a las comunidades103.


AONIT

95. Grupo focal, Nimlahakok; y comunidad Xatinap I, Santa Cruz del Quiché, 29-11-10 y 01-12-10 respectivamente.
F

96. Ibídem
RaNCO

97. Por autoridades comunitarias debe entenderse a los miembros de las alcaldías comunitarias y miembros del Cocode.
98. Según lo informado los trámites más recurrentes son los nacimientos, reconocimientos y defunciones.
C

99. Grupo focal, comunidad Xatinap I, Santa Cruz del Quiché, 01-12-10.
HEN

100. Entrevista a experto en Santa Cruz del Quiché.


101. Entrevista a Experto en Cobán, Alta Verapaz. En ese sentido los ancianos se constituyen en las autoridades

97
políticas y administrativas (ASÍES/OACNUDH, 2008:42)
102. Cuando las Autoridades Indígenas resuelven conflictos, lo hacen con la convicción d estar cumpliendo un servicio
en sus respectivas comunidades y éstas exigen la rendición de cuentas de su autoridad (ASÍES/OACNUDH, 2008:17).
103. Grupo focal, comunidad Nimlahakok, Cobán Alta Verapaz, 30-11-10.
Resalta la alta participación de jóve- y se da a conocer la sanción a
nes y mujeres en el seno de estas or- toda la comunidad. En primer
ganizaciones104. lugar se intenta resolver el caso
permitiendo que la víctima y el
F) Proceso en el sistema de agresor (incluidos sus padres) se
justicia de pueblos indígenas pongan de acuerdo. Si esto no
es posible, las autoridades inter-
El sistema de justicia de los pueblos vienen proponiendo soluciones
indígenas, en los casos en que ado- y buscando la conciliación de
lescentes han transgredido las nor- las partes. En casos muy graves
mas, por lo general, define acciones se busca consejo y asesoría de
previas a la intervención directa de ancianos u organizaciones106, se
las Autoridades Indígenas. La más convoca a toda la comunidad y
recurrente es la comunicación de la en vista de todos, incluidos los jó-
víctima con el/la adolescente y su venes y menores de edad, se da
padres, para informar sobre los he- a conocer la sanción impuesta y
chos. De no aceptarse la responsa- se busca su aval, lo que significa
bilidad por parte del/la adolescente que la resolución tiene respaldo
y los padres se recurre a las autori- de la comunidad lo que garanti-
dades comunitarias para que entren za su legitimidad107. El objetivo es
a conocer el caso y se someta al/la que el acto sirva de ejemplo a los
adolescente a un proceso para esta- presentes y éstos, a su vez, sean
blecer la veracidad de la acusación, garantes del cumplimiento de la
eventualmente el proceso concluirá sanción, otorgándole a este acto
con una decisión “sancionatoria o público, carácter de prevención
absolutoria”. El proceso que se lle- general. La estigmatización se evi-
va a cabo para solucionar un con- ta mediante la participación activa
flicto de adolescentes –al igual que y responsable de la comunidad ya
el resto de casos– debe premiar los que esta propicia las condiciones
siguientes pasos: negociación (víc- para que el o la adolescente resta-
tima-victimario), mediación del al- blezca los lazos con su comunidad
calde comunitario, conciliación y re- y recupere la identidad con ésta, lo
paración del daño en privado105; sin que facilita el proceso de una efecti-
embargo, cuando el delito es grave va reintegración del o la adolescen-
o de alto impacto, se busca asesoría te a lo interno de su comunidad108.

104. Observación de grupos focales.


105. Grupo focal, comunidad Xatinap I, Santa Cruz del Quiché, 01-12-10.
106. Grupo focal, comunidad Nimlahakok, Cobán Alta Verapaz, 30-11-10.
107. Ibídem
108. Esta reintegración que tiene un carácter correctivo y educativo que le permite al o a la adolescente apreciar

98
el lugar donde vive, a partir de su contribución al fortalecimiento y conservación de las normas comunitarias
(Ochos, Carlos. Encuentro de Autoridades Comunitarias sobre Justicia y Derecho Indígena. ICCPG.2011: 19)
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Los alcaldes regionales, por su luda (antes no era así, era violen-
parte, resuelven los conflictos sólo to) y es amable con la gente. Se

AS TIV AERN L
cuando las autoridades comu- le sacó la vergüenza y hubo muy
nitarias no lo pueden hacer; sin buena reacción. Se dio un cambio
embargo, al igual que estas últi- muy importante en él”110.
mas, su función es la de permitir 1. La víctima en el proceso

A LA
la negociación, mediar y buscar
la conciliación y reparación de los

IÓNCA PRV
daños. Los alcaldes regionales co- La persona afectada o dañada
nocen los casos a través de las ac- –víctima– participa como parte
pidiente o proponente del caso.

ED
tas redactadas por las autoridades

AD TLIBER
comunitarias, las cuales, en caso Para ello se le da espacio para
de no resolverse tampoco en esta que haga valer sus pretensiones y
instancia, sirven a los órganos ju- se ponga de acuerdo con el agre-
diciales para su conocimiento109. sor y la familia. Comúnmente los
casos inician a su solicitud.111 La
El proceso llevado por autoridades importancia de su participación ra-
indígenas se puede ilustrar en la dica en que el sistema de justicia
siguiente cita: indígena la considera parte cen-
tral del proceso, ya que es a ella
“Uno de los jóvenes, junto a sus a quien deben reparar el daño, en
padres presentó la denuncia por consecuencia las Autoridades de-
amenazas y se le escuchó. Se ben atender su solicitud y realizar
citó al otro joven, también, con la lo que ésta contenga, siempre y
presencia de sus padres y también cuando ésta se congruente con
se le escuchó. Se le dio a enten- el daño que ha recibido y con los
der que su comportamiento no era principios que rigen el sistema de
adecuado, que estaba mal, pero justicia indígena112.
podía cambiar; que respetara a
sus padres y que le pidiera perdón Esta participación protagónica de
al ofendido. También se le hizo ver la víctima, permite que la sanción
a los padres su responsabilidad impuesta al/la adolescente tenga
(…) dos reuniones bastaron para como hilo conductor la reparación
ZOEL

cerrar el caso (…) actualmente al del daño sufrido por ésta, aspecto
A

pasar por las calles el joven sa- que propicia la satisfacción en la


FONIT
RaNCO

109. Ibídem
110. Grupo focal, comunidad Xatinap I, Caso de amenazas de un adolescente a un joven. Santa Cruz del
C

Quiché, 01-12-10.
HEN

111. Ibidem
112. Ver artículo 8; numeral 2 del Convenio 169 de la OIT.

99
víctima, al sentirse reparada. El fue efectiva, la misma implicó reali-
protagonismo que adquiere la víc- zar acciones, no solo en beneficio de
tima, también, se ve reflejado en ella como víctima, sino de la comuni-
la petición de la posible sanción dad, lo que le dio al joven una lección
a imponer, lo que la coloca como para que no siguiera haciendo daño
conocedora de la sanción que se o robando114, además, de que este
le impone y le permite participar tipo de sanciones e intervenciones,
en la supervisión del cumplimiento propician que el joven pueda apren-
de la sanción. Además, el sistema der a trabajar para no verse en la ne-
tiene como premisa que víctima y cesidad de seguir con sus actitudes
victimario, pueda sostener pláticas negativas, ya que muchas veces lo
para aclarar la situación que origi- hacen por necesidad115. En cuanto a
nó el conflicto, es decir pone a la reparación económica, solo un caso
víctima frente al agresor, pero no fue resuelto por esa vía directa, y fue
en condiciones de confrontación, para cubrir gastos medicos por lesio-
por el contrario los coloca desde la nes causadas a una persona adulta.
visión del enfoque en la solución113, En ese sentido la víctima, manifestó
lo que facilita los procesos. que se sintió reparada, pues el joven
asumió la responsabilidad de reinte-
Esto se confirma con la informa- grar los gastos médicos, a través de
ción proporcionada por las víctimas entregar una cuota semanalmente y
atendidas por el sistema de justicia con el apoyo de su señora madre,
de pueblos indígenas, ya que las este arreglo fue de común acuerdo
seis entrevistadas, manifestaron entre las partes, luego de que inter-
sentirse reparadas y satisfechas vinieran las autoridades indígenas,
con las resoluciones emitidas por lo que a criterio de la víctima le hizo
las autoridades. Esto, a criterio de sentirse satisfecho116.
las personas, se logró con la parti-
cipación que le brindaron las auto- G. Casos que resuelven
ridades, desde el momento en que
presentaron su denuncia, hasta La Justicia de Pueblos Indígenas
presentar la petición, sobre la san- conoce casos de acuerdo a la gra-
ción a imponer. El total manifestó vedad de la infracción y en base a
sentirse reparadas y satisfechas, eso decide sobre su intervención, es
ya que la reparación de los daños decir que cuenta con un mecanismo

113. Es una técnica del enfoque sistémico que rompe con el paradigma del árbol de problemas, por lo consi-
guiente se enfoca en las posibles soluciones que pueden contribuir a resolver un conflicto.
114. Entrevista a víctima atendida por autoridades indígenas en Chimaltenango.
115. Entrevista a víctima atendida por autoridades indígenas de Cobán, Alta Verapaz.
116. Entrevista a víctima atendida por autoridades indígenas en Quiché.

100
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
de selección de casos, de acuerdo 1. Promedio de casos que
a diferentes factores. Si la infracción resuelven al año

AS TIV AERN L
es muy grave, se consulta a la co-
munidad para decidir, si el caso se Con relación al número, los ca-
remite sistema de justicia oficial117, o sos que resuelven son pocos:
si se resuelve en la comunidad. 12 al año y 1 al mes aproxima-

A LA
damente en las comunidades122.
Los casos que comúnmente las au-

IÓNCA PRV
Los alcaldes regionales informan
toridades conocen son: robos, hur- de tres casos por año123. También
tos, violencia intrafamiliar, conflicto informan que una vez impuesta la

ED
de tierras (colindancias), delitos sanción, los jóvenes no vuelven a

AD TLIBER
contra el honor y el pudor, daños a cometer hechos delictivos y faltas,
la propiedad, escándalos por uso y es decir, no hay reincidencia, y
abuso del alcohol, lesiones leves y además que el porcentaje de mu-
graves, casos de familia, riñas tu- jeres involucradas en estos actos
multuarias y amenazas. es muy bajo.
Los delitos que no resuelven son
2. Sanciones aplicadas en
los de violación, asesinato y homici-
dio118. Uno, porque no son casos re- los casos resueltos
currentes, dos porque su resolución Las sanciones o castigos apli-
implica alto riesgo para ellos, aspec- cados por el Sistema de Justicia
to ligado íntimamente a la violencia de los Pueblos Indígenas, tienen
que existe, por lo que sale del con- un carácter correctivo, educati-
trol de la comunidad119, tres, en el vo, reparador, de consenso y pre-
caso de los Alcaldes regionales, ori- ventivo. Estas consideran que el
ginado porque la municipalidad les arrepentimiento y la vergüenza
prohíbe conocer y resolver este tipo pública, son catalizadores que
de delitos120, y cuatro, por debilidad permiten al adolescente reflexio-
del manejo o desconocimiento del nar sobre la infracción cometida y
derecho indígena como un derecho el daño causado por ésta.
colectivo que asiste a las comunida-
des, lo que hace creer que solo el Para su aplicación de estas san-
ZOEL

Estado debe y puede resolver esos ciones, que podría decirse inte-
A

casos121.
ONIT

gran un sistema sancionatorio,


FRaNCO

117. Entrevista Autoridad Indígena de Santa Cruz del Quiché en 2011. Como se cita anteriormente, el remitir
el caso, por parte de la comunidad, al sistema de justicia oficial, significa per se una sanción o castigo, ya que
C

se considera que este es oneroso, lo implica gastos para el infractor, además, es tardado y priva de libertad.
HEN

118. Algunos delitos graves si se resuelven si hay consentimiento de la víctima, debido a que es más oneroso
y tardado en el sistema de justicia oficial.

101
119. Grupos focales de Nimlahakok y Xatinap I.
120. Grupo focal, Alcaldes regionales de Cobán, Alta Verapaz, 29-11-10.
121. Entrevista a Experto en Santa Cruz del Quiché. 2011.
122. Grupos focales de Nimlahakok y Xatinap I.
123. Grupo focal, Alcaldes regionales de Cobán, Alta Verapaz, 29-11-10.
encuentran su legitimidad en las e) reparación del daño
formas de resolución de conflictos f) chicotazos o varejonazos125 en
propias de las comunidades. Ade- púbico por parte del mismo padre
más cuentan con reconocimiento (dependiendo la gravedad del delito)
jurídico en la normativa nacional e g) envío a la justicia oficial126
internacional vigente en Guatema- h) amenaza de destierro y des-
la124. Es importante señalar que el tierro.
sistema de justicia de pueblos in-
dígenas no contempla la privación Además, cuando las faltas son
de libertad, dentro de sus sancio- contra la comunidad, la suspen-
nes, la sanción más severa es el sión de los servicios básicos (agua,
destierro. luz, etc.)127. Todas las sanciones,
no importando cual sea, siempre
Al igual que en el sistema de jus- tienen el acompañamiento de las
ticia oficial, las sanciones, son im- Autoridades mediante los conse-
puestas después de un proceso jos y recomendaciones. Cuando
donde se ha establecido que él o se trata de delitos graves y que
la adolescente es responsable de son resueltos frente a toda la co-
la infracción cometida, ya sea en munidad, esas recomendaciones y
contra de otra persona o de la co- concientización van dirigidas hacia
munidad misma. toda la comunidad.
Dentro de las sanciones que se El lugar para el cumplimiento de las
aplican al o a la adolescente se sanciones se define de acuerdo a
encuentran: diferentes factores: las necesida-
a) llamadas de atención por parte des de la comunidad, los intereses
de los padres reparadores de la víctima, el lugar
b)supervisión y control por parte donde vive el/la adolescente, su ac-
de los familiares tividad actual –trabaja o estudia–,
c) trabajo comunitario (cargar pie- su situación económica y familiar,
dras para las carreteras, limpia de el daño causado, el lugar donde se
siembras comunitarias, traslado cometió el hecho y que sea visible
de bienes a la comunidad, faenas al público y de fácil acceso para la
por dos o tres días, limpiar las ca- supervisión, por parte de la familia,
lles la carretera) la comunidad y las autoridades res-
d) multas ponsables.

124. Esa normativa se encuentra citada en el apartado “El sistema de Justicia de los Pueblos Indígenas en la
normativa nacional e internacional”
125. Los varejones deben ser específicamente de ramas de membrillo. Estos son conocidos como xicay, y se
aplican de acuerdo a la gravedad del daño y de lo que la víctima haya pedido, pero se establece un parámetro
que va de 13 a 20 xicay.

102
126. Este acto se considera sanción, en virtud que las autoridades indígenas consideran que en la justicia
oficial se pierden recursos económicos, tiempo y desgaste emocional. Además, en caso de encontrársele
culpable posiblemente sea privado de libertad.
127. Grupo focal, comunidad Xatinap I, Santa Cruz del Quiché, 01-12-10.
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
La participación de la familia y la H) Eficacia de las sancio-
comunidad en la supervisión del nes aplicadas a adoles-

AS TIV AERN L
cumplimiento de la sanción, cobran centes en el sistema de
relevancia ya que con esto se cum-
ple con el principio de integralidad,
justicia de los pueblos
además, la familia debe retomar su indígenas

A LA
papel de orientadora, mediante pláti-
cas que se desarrollan mientras el/ la La eficacia de las sanciones aplica-

IÓNCA PRV
joven cumplen la sanción impuesta128 das a adolescentes en el sistema
de justicia de los pueblos indíge-
Cuando la comunidad aplica la pena nas está estrechamente relaciona-

ED
da a la capacidad que tienen las

AD TLIBER
máxima, el destierro129, el joven o
menor de edad ya no puede volver Autoridades Indígenas para dar
a la comunidad, salvo que se pague respuesta a los casos que conocen
el derecho130 y los padres asuman y a la calidad de esas respuestas,
el compromiso de reconducirlo y las cuales deben ir orientadas a
guiarlo. Además, estas sanciones generar condiciones para prevenir
son informadas a las autoridades la reincidencia del o la adolescen-
de comunidades cercanas para su te, mediante la recuperación de
conocimiento y prevención131. los lazos adolescente-comunidad-
víctima.
Algunos expertos entrevistados ma-
nifestaron que dentro de las san- 1. Faltas o delitos por los
ciones más efectivas, para que el
adolescente se reintegre a su comu-
que se sancionó a los
nidad y no vuelva a cometer faltas adolescentes sujetos de la
están: el trabajo comunitario, el re- investigación
sarcimiento a la víctima, los consejos
y el perdón, es decir las sanciones Previo a conocer la experiencia de
en las que propicien la participación los adolescentes originada por la
de la familia, la víctima y la comu- infracción cometida y la posterior
nidad132. Todas, agregaron, tienen sanción, es importante saber quié-
una importante carga reparadora,
nes son los adolescentes entrevis-
no solo para la víctima directa, sino
Z
tados. Para el efecto se entrevistó
OEL

a la comunidad, pues las mismas le


a diez adolescentes y jóvenes.
A

devuelven la armonía rota por la in-


ONIT

fracción cometida133.
FRaNCO

128. Entrevista a Expertos en Justicia Indígena en Alta Verapaz, Chimaltenango y Quiché.


129. En algunas comunidades el destierro no es negociable en cuanto a los bienes que se dejan. Se respetan
C

los derechos de propiedad (se paga), pero ese pago lo decide y/o cuantifica la comunidad (Grupo focal, comu-
HEN

nidad Xatinap I, Santa Cruz del Quiché, 01-12-10)


130. El dinero o especie que se paga es utilizado para obras comunitarias y nunca a título personal.

103
131. Esta sanción, sin embargo, es la menos utilizada.
132. Grupos focales de Nimlahakok y Xatinap I y Pachay las Lomas
133. Entrevistas a Expertos sobre Justicia Indígena en Alta Verapaz, Chimaltenango y Quiché.
Tabla No. 6
Caracterización de los adolescentes entrevistados 134
Variables Datos

Edad El rango de edad de los adolescentes entrevistados se encuentra com-


prendido entre los 16 y 23 año años.
10 jóvenes y adolescentes en total: Q’eqch’i -4-; K’iché -3-; y Kaq’chikel
Identidad Étnica
-3-.
Idioma Idioma maya local.
Lugar Nacionales guatemaltecas:
de Origen
Alta Verapaz 04 Chimaltenango 3 Quiché 3

Comunidad Roc na San Antonio Iztapa Xatinap Sacapulas -03-


pa sacuc, Cobán –01– Chimaltenango
-04- –01– Comalapa –01–.

Conformación del 08 manifestaron vivir con ambos padres, y 02 en compañía de su madre.


Grupo Familiar

Estado civil De los 10 adolescentes entrevistados 9 son solteros y 1 es unido.

a. Alta Verapaz: Comunidad Roc ha pa sacuc -04-.


Lugar de vivienda
anterior a su b. Chimaltenango: San Antonio Iztapa -01-; Chimaltenango -01- y Comalapa -01-.
detención
c. Quiché: Comunidad Xatinap Sacapulas -03-

Nivel Educativo De los 10 entrevistados 6 manifestaron contar con por lo menos un nivel básico y 4
que contaban con algún grado del nivel primario o con primaria completa.
Al momento de su 3 manifestaron estar estudiando, 4 manifestaron que no se encontraban
captura
estudiando y en 3 casos no aparece información relacionada.
En cuanto a trabajo 6 manifestaron estar trabajando al momento de su
captura y 4 manifestaron no trabajar.

Tipos de Trabajo 5 jóvenes realizaban tareas agrícolas familiares y uno manifestó trabajar
como ayudante de camioneta.

Ingresos mensuales: Por ser aporte familiar en 5 de los casos no percibían ningún salario, en el
caso del ayudante no se pudo establecer.

134. Las entrevistas se realizaron en los departamentos de Alta Verapaz, Chimaltenango y Quiché. Los diez
entrevistados fueron adolescentes y jóvenes hombres.

104
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Los delitos y/o las faltas, por las lescentes y jóvenes, es que contri-
cuales, a los adolescentes entre- buyen a que no vuelvan a infringir

AS TIV AERN L
vistados se les abrió proceso y las normas comunitarias (…) ya
posteriormente se les sancionó, volvemos a cometer errores por-
por parte de las Autoridades Indí- que nos ayudan a reflexionar; no,
genas se indican a continuación: porque da vergüenza ser juzgados

A LA
pelea, escándalo en la comunidad, en público; no porque hacen que
robo y hurto de dinero en efectivo. uno tome conciencia de su error137;

IÓNCA PRV
Como resultado se aplicaron las si- son algunas de las expresiones de
guientes sanciones: los jóvenes sancionados sobre la

ED
a) Llamada de atención eficacia de las sanciones.

AD TLIBER
b) xicay
c) trabajo comunitario consistente 2. Participación de la fa-
en: limpiar el camino y jalar pie- milia, la comunidad y las
dras, trabajo en la carretera y aca-
autoridades
rreo de piedras
d) la devolución del dinero en La participación de la familia, de
efectivo la comunidad y de las autoridades
e) Pedir disculpas. comunitarias, se constituye en un
El plazo por el cual fue impuesta elemento clave para la justicia de
la sanción va del tiempo necesa- los pueblos indígenas. Estas ins-
rio para cargar piedras, hasta dos tancias juegan un rol importante
meses. Las sanciones fueron im- de acompañamiento al adolescen-
puestas entre abril del año 2009 y te, durante el período de ejecución
enero de 2010135. de la sanción o sanciones.

En cuanto a la reincidencia de los Por una parte la comunidad ejerce


jóvenes, en la participación de in- una función de supervisión de tipo
fracciones, nueve de los entrevis- general138 en base al conocimiento
tados manifestaron haber sido san- sobre la sanción que les hacen las
cionados una vez. Uno manifestó autoridades, por otra, el acompa-
que previamente al caso comenta- ñamiento que realizan las autorida-
do ya se le había sancionado una des consiste en brindar consejos al
ZOEL

vez136. La percepción que estas adolescente, verificación in situ del


A

sanciones han dejado en los ado- cumplimiento de la sanción, plati-


FONIT
RaNCO

135. Las entrevistas a los adolescentes se realizaron entre abril y junio del año en curso, durante ese tiempo
los adolescentes no habían vuelto a cometer infracciones en las comunidades.
C

136. Entrevistas a adolescentes. de Alta Verapaz, Chimaltenango y Quiché 2011.


HEN

137. Entrevistas a adolescentes de Alta Verapaz, Chimaltenango y Quiché. 2011.


138. La comunidad se constituye en un tipo de testigo del cumplimiento de la ejecución de la sanción por parte

105
del adolescente.
cas para fomentar su sentido de privilegia la participación activa de
pertenencia con la comunidad y los padres de familia, responsa-
para reflexionar sobre el mal com- bles de velar porque el adolescen-
portamiento que originó la imposi- te cumpla con la sanción140.
ción de la sanción, estas acciones
van más allá del mínimo necesario Todo este proceso de acompaña-
que se le exige a las autoridades, miento ha permitido, a los adoles-
lo que permite brindar un efectivo centes entrevistados, considerar
acceso a la justicia para la víctima, que ha generado condiciones para
para el adolescente, la familia y la poder construirse un plan de vida,
comunidad139. La familia asume acorde a las normas comunitarias
una actitud proactiva, para que el basadas en el respeto, la paz y la
adolescente cumpla efectivamen- armonía.
te con la ejecución de la sanción,
acompaña al adolescente al lugar La sanción despertó el sentido
de cumplimiento y lo anima me- de responsabilidad, más allá, de
diante pláticas. La familia, tam- lo personal: yo pienso que debo
bién, se convierte en recipiendaria trabajar para sacar adelante a mi
de los consejos, pues se parte del familia. Quiero darle estudio a mi
hecho, de que una de las causas hijo, que ya viene en camino141;
por las cuales el adolescente co- propició la recuperación de los la-
mete una infracción, se debe al zos entre comunidad y adolescen-
debilitamiento del control familiar te: si ahora yo me relaciono con
sobre el adolescente; en otra pa- toda la comunidad sin ningún pro-
labras que los padres han fallado blema. Bueno algunos sí hablan,
en los procesos de su educación. pero son pocos. Dicen, ya cum-
Cuando los delitos son leves, se plió su castigo, ya no debe nada142.

139. Esto nos pone frente a la garantía de acceso material a la justicia, pues pronostica resultados satisfac-
torios a las partes.
140. Grupos focales de Nimlahakok y Xatinap I y Pachay las lomas.
141. Entrevista a adolescente de Roc na pa sacuc
142. Ibídem

106
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
CAPÍTULO V Un análisis comparativo
En este capítulo se realiza una com-

AS TIV AERN L
Sanciones no privativas paración de varios aspectos que
de libertad en la justicia contribuyen a la eficacia de las san-
oficial y en la justicia ciones aplicadas por el sistema de
indígena: una justicia de pueblos indígenas y las

A LA
respuestas que dan a los conflictos
aproximación a la justicia

IÓNCA PRV
originados por infracciones come-
con carácter restaurativo tidas por adolescentes. El mismo
no tiene como fin señalar si uno es

ED
mejor que el otro, por el contrario,

AD TLIBER
se busca desplegar información re-
lacionada con cuatro factores, que
brinden un aporte a los procesos de
reflexión y definición de estrategias
en la búsqueda de una justicia con
carácter restaurativo, en la justicia
penal juvenil. A continuación se pre-
senta el sumario de los aspectos
objeto de la comparación:

a) Sobre el sistema de sanciones

b) La mediación de la comunidad y
la participación activa de la víctima
en la resolución del conflicto

c) La reparación efectiva del daño: la


restitución y el servicio comunitario

d) La participación efectiva de la fa-


milia y la comunidad en el proceso Z

de (re) inserción y/o (re) socializa-


A OEL

ción del adolescente.


F
C ONIT
RaNCO
HEN

107
A manera de introducción: Dentro del derecho penal juvenil se
la justicia restaurativa reconoce que los conflictos en ge-
neral causados por adolescentes,
La justicia restaurativa es un avan- así como el delito en específico
ce en la búsqueda de la reparación causan heridas en la víctima, en las
del daño ocasionado por una trans- comunidades y el mismo ofensor146.
gresión a las normas comunitarias En ese sentido la justicia restaurati-
o a las leyes penales. Esta no solo va visualiza más allá del infractor/a,
concibe a la infracción como un he- en este caso adolescente, frente al
cho que trasgrede las leyes, va más sistema de justicia, ya que consi-
allá y reconoce que el hecho daña a dera a la víctima, al victimario y a
víctimas, comunidades y al mismo la comunidad, como partes esen-
infractor143. En vez de medir cuanto ciales para la solución del conflicto,
castigo fue infringido, mide cuánto y busca la reparación147 del daño
daño es reparado o prevenido144. causado por la infracción.

Este tipo de justicia que se constitu- A) El sistema de sanciones


ye en un paradigma distinto al tra- en el sistema de justicia
dicional punitivo, no es novedoso, penal juvenil y en el siste-
pues encuentra sus antecedentes en ma de justicia de los pue-
las prácticas de los indios maorí de blos indígenas
Nueva Zelanda, de los indios esta-
dounidenses, los canadienses y, en El sistema de sanciones en los sis-
general, por las culturas aborígenes temas de justicia, se activa cuando
de Yukón, entre otras145. Las culturas en un espacio y tiempo se suscita
mesoamericanas, también, tienen un una infracción a las normas comu-
amplio recorrido histórico en prácti- nitarias o a las leyes penales. En
cas restaurativas, la cultura maya con ese sentido, tanto el sistema de
su sistema de justicia, recoge vasta justicia penal juvenil y el sistema
experiencia al respecto. de justicia de pueblos indígenas,

143. En ese sentido la Justicia Restaurativa interpreta que la persona responsable de un hecho delictivo,
también, es afectada por éste, ya que este irrumpe en su bienestar espiritual, emocional, lo que afecta su
personalidad, autoestima y relaciones sociofamiliares. En ese sentido es que el proceso restaurativo no debe
visualizarse como la búsqueda de reparar el daño a la víctima(s) (víctima y directa y comunidad), y reprimir
al/la adolescente, en este caso- a través de una sanción, sino que esta sanción, también, debe ir orientada a
restaurar el daño causado en el infractor por el acto mismo cometido. En ese sentido se puede decir que los
principios específicos, de la justicia penal juvenil y los del sistema de justicia de pueblos indígenas, tienen
esa orientación.
144. Fuente: http://www.pfi.org/cjr/espanol/quees, consultada el 4 de noviembre de 2011.
145. Mena Pacheco, Olga Marta. Ponencia Sistema de Sanciones Alternativas y Justicia Restaurativa en el
Derecho Penal Juvenil. Memoria Seminario Taller Las Sanciones Alternativas a la prisión y la Justicia Penal
Juvenil de Centroamérica. DNI-CR. 2007. Pg. 57
146. Ídem. Pg. 58.

108
147. La reparación debe entenderse, por una parte, como la acción restitutiva, por parte del/la adolescente
a favor la víctima y la comunidad, del daño causado por la infracción. Por otra parte, la reparación debe ser
integral, razón por la cual es importante contar con mecanismos que permitan recuperar al adolescente, de los
efectos negativos que pudieron ocasionarse por la misma infracción.
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
integra un sistema de sanciones cia, dispone de un catálogo de
aplicables a adolescentes que sanciones no privativas de liber-

AS TIV AERN L
han transgredido las leyes pena- tad, que dan la pauta para la im-
les o normas comunitarias, algu- plementación de procesos restau-
nas de las cuales pueden propiciar rativos.
procesos restaurativos148 ya que

A LA
generan condiciones adecuadas Por otra parte, este mismo orde-
para la efectiva participación de namiento jurídico establece que,

IÓNCA PRV
víctima-victimario-comunidad, con previo al desarrollo normal del
el propósito de lograr un resultado proceso penal de adolescentes,

ED
restaurativo149 se puede dar la Conciliación, ésta

AD TLIBER
es una de las formas de termina-
En el caso del sistema de justicia ción anticipada del proceso, la
penal juvenil la Ley de Protección cual adquiere características de
Integral de la Niñez y Adolescen- proceso restaurativo150.

Cuadro comparativo No. 1


Sistemas de sanciones del sistema de justicia penal juvenil y
del sistema de justicia de pueblos indígenas

Sistema de Justicia Penal Juvenil Sistema de Justicia de Pueblos Indígenas


Amonestación y Advertencia
Llamadas de atención por parte de los padres
Libertad Asistida
Supervisión y control por parte de los familiares
Prestación de Servicios a la Comunidad
Trabajo comunitario
Reparación del daño al ofendido
Multa
Órdenes de orientación y supervisión
Reparación del daño

Consejos

Pedir perdón al ofendido

Chicotazos o varejonazos –xicay– en público con rama


de membrillo y aplicados en un número representativo
de acuerdo a la cosmovisión Maya
Z
Fuente: Ley de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia (sistema de justicia penal juvenil); información brindada por Autorida-
OEL

des Indígenas, a través de grupos focales (sistema de justicia de pueblos indígenas).


AONIT

148. Según señala Rita Maxeira, el documento justicia restaurativa. Informe del Secretario General. Adición,
F

Informe del a reunión del grupo de expertos sobre justicia restaurativa (E/CN.15/2002/5/Add.1). Del consejo
RaNCO

Económico y Social de las Naciones Unidas, define: (…) por “proceso restaurativo” se entiende todo proceso
en que la víctima, el delincuente y, cuando proceda, cualesquiera otras personas o miembros de la comunidad
afectados por un delito, participen conjuntamente de forma activa en la resolución de cuestiones derivadas
C

del delito, por lo general con la ayuda de un facilitador. Entre los procesos restaurativos se puede incluir la
HEN

mediación, la conciliación, la celebración de conversaciones y las reuniones para decidir sentencias. Ponencia

109
“Mecanismos restaurativos en las nuevas legislaciones penales juveniles: Latinoamérica y España. DNI-CR-
2007. Pg. 6.
149. Ibídem
150. Arts. 185-192, Ley de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia.
Sin embargo y a pesar de contar Es importante aclarar que las
con este catálogo, que en la prác- sanciones aplicadas por Autori-
tica puede propiciar resultados res- dades Indígenas, listadas en este
taurativos para la justicia penal ju- apartado, no se encuentran re-
venil, en la implementación de las guladas en un manual o código,
sanciones, únicamente la sanción el listado se elaboró de acuerdo
de prestación de servicios a la co- a la información brindada por Au-
munidad se da la participación del toridades, Expertos y los propios
victimario y la comunidad, aunque Adolescentes.
la participación de la víctima en
este caso, aún sea bastante aún B) La mediación de la co-
débil. Contrario sucede cuando se munidad y la participación
aplica la sanción de obligación de
activa de la víctima en la
reparar el daño, allí la víctima ejer-
ce el papel central, la comunidad resolución del conflicto
no interviene.
La víctima y la comunidad son
La amonestación y advertencia; las partes indispensables en los sis-
órdenes de orientación y supervi- temas de justicia. Generar las
sión y la Libertad Asistida, aún no condiciones para su participa-
son vistas como posibilidades para ción activa y responsable es uno
instaurar procesos restaurativos. de los retos que cada sistema se
plantea, cuando de construir pro-
Por su parte, las sanciones apli- cesos de justicia restaurativa se
cadas en el sistema de justicia de trata. En Guatemala la coexisten-
pueblos indígenas tienen como fin cia de dos sistemas jurídicos (jus-
último la restitución de la armonía, ticia penal juvenil y justicia de los
la paz y el equilibrio, que se han pueblos indígenas), permite co-
roto, como resultado de la infrac- nocer las experiencias que cada
ción cometida por el adolescente, sistema ha adquirido en relación
ya que se orienta a reparar el daño a la participación de estas dos
ocasionado a la víctima y a la co- importantes partes, conocimiento
munidad. En ese sentido cada una que permitirá contribuir la instau-
de las sanciones impuestas tiene ración de modelos de justicia ju-
carácter restaurativo. veniles con carácter restaurativo.

110
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Cuadro comparativo No. 2
Participación de la víctima y la comunidad en el sistema de

AS TIV AERN L
justicia penal juvenil y en el sistema de justicia de pueblos
indígenas

A LA
Sistema de Justicia Penal Juvenil Sistema de Justicia de Pueblos Indígenas

IÓNCA PRV
La participación comunitaria –entendida Las Autoridades Indígenas son parte de la co-
ésta como la participación de diferentes munidad y elegidas por ésta, es la máxima ex-
sectores sociales–, en el sistem a de jus- presión de participación comunitaria.

ED
ticia penal juvenil se limita a la fase de la
ejecución de las sanciones. En esta par- En el sistema de justicia de pueblos indígenas la

AD TLIBER
ticipan organizaciones de sociedad civil e comunidad en su totalidad, tiene una participa-
instituciones del Estado. ción clave y proactiva.

Se constituye como una de las partes interesa-


das en la solución del conflicto.

Vigila el desarrollo del proceso.

Respalda o refuta la sanción aplicada al adoles-


cente, producto de la decisión tomada por las
Autoridades Indígenas.

La víctima en el sistema de justicia penal La participación de la víctima se da en varios


juvenil, aún sigue tomándose como refe- momentos. Previo a iniciarse un proceso don-
rente para obtener información, especial- de intervengan las Autoridades, está facultada
mente durante le investigación. Su parti- para reunirse con el/la adolescente infractor/a
cipación se da a través de la declaración, para lograr alcanzar un arreglo. En esta primera
como algo recurrente. reunión, también, participan los padres del o la
adolescente infractor/a.
Eventualmente se le ha preguntado, qué
pide en contra del adolescente, tal y como En el proceso la víctima presenta las peticiones,
se estableció en las entrevistas, no así las cuales deben ser consideradas como priori-
que requeriría del adolescente para la res- tarias para resolver el conflicto. Estas peticio-
titución del daño que ha causado. nes deben ser analizadas, de tal manera que no
signifiquen violaciones a los derechos humanos
La figura del querellante adhesivo, del o la adolescente, tales como torturas, malos
tratos, penas crueles inhumanas o degradan-
tes151. Por el contrario deben ir orientadas a la
reparación del daño sufrido por la víctima.
Z
A
F OEL
ONIT
RaNCO

151. Artículo 8 Convenio 169 de la OIT.


C HEN

111
Según se demuestra en el cuadro otras palabras, la comunidad elige
anterior, el sistema de justicia pe- a sus funcionarios judiciales, lo
nal juvenil, limita la participación que da legitimidad para una real
de la comunidad en el proceso exigencia en la rendición de cuen-
penal de adolescentes, esa limita- tas sobre sus acciones, situación
ción encuentra justificación en la que se evidencia en la práctica.
prevención de la estigmatización y
criminalización del/a adolescente La participación de la víctima en
en conflicto con la ley penal, y está el sistema de justicia penal juvenil,
respaldada por la Ley, al estable- aún se visualiza en función de la de-
cer como principios y derechos, el claración que ésta presta ante los
de la privacidad152 del debate y la juzgados competentes, si bien es
confidencialidad153 de los datos del cierto, este acto procesal es parte
proceso. La participación de la co- de su participación, también lo es,
munidad se reserva, según la ley, que es una participación limitada o
para la fase de ejecución de las simbólica, pues en la mayoría de
sanciones. los casos no traspasa la línea de la
declaración. En ese sentido la po-
En el caso del sistema de justicia lítica criminal del Estado de Guate-
de pueblos indígenas, la comuni- mala, aún no ha podido descifrar la
dad tiene una participación más manera de involucrar a la víctima
protagónica, ya que se constituye en el proceso y por lo tanto propi-
como una de las partes interesa- ciar procesos restaurativos que la
das en la resolución del conflicto, tengan como beneficiaria. Esto a
vigila el desarrollo del proceso, pesar de que la Ley de Protección
respalda o refuta la decisión toma- Integral de la Niñez y la Adoles-
da por las Autoridades Indígenas. cencia, señala al ofendido como
Esta participación se deriva de que uno de los sujetos procesales154 y
la comunidad en general constitu- lo faculta para participar en todo el
ye la Asamblea General, máxima proceso y para formular los recur-
autoridad de las comunidades, la sos correspondientes de conformi-
cual delega los cargos de repre- dad con el Código Procesal Penal.
sentación y para la resolución de No obstante lo anterior en el caso
conflictos en las autoridades, me- de las sanciones no privativas de
diante un proceso de elección. En libertad, las víctimas entrevistadas

152. Artículo 152. Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia.


153. Artículo 153. Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia.
154. Ver artículo 164 de la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia y 116 del Código Procesal
Penal.

112
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
manifestaron sentirse reparadas C) La reparación a la vícti-
con la sanción impuesta al adoles- ma por el daño causado

AS TIV AERN L
cente, ya que se le reparó, de dife-
rente manera, el daño sufrido y el La reparación del daño es una de las
adolescente aprendió a respetar a máximas de los sistemas de justicia
las demás personas, especialmen- con carácter restaurativo, el objetivo

A LA
te a través del trabajo comunitario. es restituir el daño causado a la vícti-

IÓNCA PRV
La víctima en el sistema de justicia ma directa, a la comunidad como víc-
de pueblos indígenas tiene partici- tima colateral y al mismo adolescente
pación en todas las etapas del pro- infractor.

ED
ceso, que eventualmente llevará a

AD TLIBER
la imposición de una sanción al/la Por una parte, para lograr esa repa-
adolescente responsable de una ración se debe contar con la petición
infracción. El sistema de justicia de y opinión expresa de las víctimas,
los pueblos indígenas la considera de tal manera que la respuesta(s)
como actora clave en la resolución del sistema de justicia se oriente(n)
de los conflictos que le son com- a satisfacer la petición de la víctima;
petentes. En consecuencia la víc- y por la otra, las sanciones impues-
tima está facultada para recurrir a tas deben permitir al/la adolescente
reuniones con el/a infractor/a y con reflexionar por el hecho cometido,
los padres de este/a, para agotar asumir su responsabilidad y generar
la posibilidad de llegar a un acuer- condiciones para que pueda conti-
do reparador. De no alcanzarse el nuar con sus procesos efectivos de
acuerdo, presenta su caso a las socialización.
Autoridades Indígenas, quienes
convocan a las partes para que En el caso específico de la víctima,
presenten sus argumentos. La víc- es importante tener claro que la re-
tima presenta sus peticiones de paración no se refiere a devolver una
reparación e incide en la sanción cosa al estado natural en que se en-
que se deba aplicar al/la adoles- contraba previo a la comisión de un
cente. También, participa en la delito, eso sería una utopía, se trata
supervisión del cumplimiento de por lo consiguiente de alternativas
ejecución de la sanción impuesta, que satisfagan a la víctima (víctima
ZOEL

lo que se interpreta como parte del directa y comunidad) y se sienta re-


AONIT

proceso restaurativo. parada por el daño sufrido.


F
CRaNCO
HEN

113
Cuadro comparativo No. 3
Reparación a la víctima
Comparación del sistema de justicia penal juvenil y sistema de
justicia de pueblos indígenas
Sistema de Justicia Penal Juvenil Sistema de Justicia de Pueblos Indígenas

En cuanto a la reparación a la víctima En relación a la víctima.

Procesos limitados para la reparación del daño Se orienta a reparar el daño sufrido.
causado.
La reparación es considerada a partir de la petición de
Limitada participación de la víctima para lograr la víctima.
la reparación del daño sufrido.
Se tiene una diversidad de sanciones reparadoras.
El sistema de sanciones integra algunas de ca-
rácter restaurativo, pero la más efectiva es la
obligación de reparar el daño.

Hacia la comunidad. Hacia la comunidad.

Limitada participación de la comunidad, no per- La reparación la definen las necesidades de la comu-


mite una reparación efectiva en todos los casos. nidad

La prestación de servicios a la comunidad es El servicio comunitario, expresado en diversidad de


la sanción más cercana a reparar el daño y su formas, es una de las sancione más recurrentes para
cumplimiento se fundamenta en necesidades de la reparación dirigida a la comunidad
la comunidad.

Hacia el/la adolescente Hacia el/la adolescente

Promueve la responsabilización penal, como re- Promueve la reflexión en el adolescente.


sultado de la infracción cometida. Promueve su identidad comunitaria
Promueve su responsabilización.
Brinda atención interdisciplinaria, que propone
restaurar la personalidad y el autoestima del/la Propone acciones que le permitan recuperar su autoes-
adolescente. tima

Elaboración propia en base a información recopilada en el sistema de justicia penal juvenil y sistema de justicia de
pueblos indígenas

El cuadro comparativo que se pre- la comisión del mismo, como con-


senta, permite verificar que el sis- secuencia se impone una sanción
tema de justicia penal juvenil gua- socioeducativa. La obligación de
temalteco establece un proceso reparar el daño, es la sanción for-
penal para fundar la existencia de mulada con orientación a reparar el
un hecho delictivo y el grado de daño a la víctima, para esto no ne-
participación del adolescente en cesita un mecanismo a implemen-

114
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
tar para hacerse efectiva, la misma Es importante tener en cuenta que
es una obligación que nace de la las limitaciones parten de aspectos

AS TIV AERN L
sentencia dictada por juez/a com- estructurales, Guatemala cuenta
petente. La obligación de reparar con un solo Juzgado para el con-
el daño es una sanción con carác- trol de la ejecución de las sancio-
ter restaurativo, ya que la misma nes y el mismo está ubicado en la

A LA
implica que el adolescente realice ciudad capital; aunado a esto el

IÓNCA PRV
acciones a favor de la víctima, con Programa de Medidas Socioedu-
el fin de resarcir el daño causado cativas se encuentra centralizado
o restituir la cosa dañada por la y los departamentos meta de esta

ED
conducta delictiva155; la puesta en investigación no cuentan con dele-

AD TLIBER
práctica de las otras sanciones no gación del Programa. En ese sen-
ha sido orientada a obtener resul- tido, la atención la brindan profe-
tados restaurativos. sionales nombrados para la sede
central, lo cual limita la supervisión
En relación a la reparación del profesional de la sanción, incidien-
daño dirigida a restituir a la comu- do en que no se logren resultados
nidad, la sanción de Prestación restaurativos integrales.
de Servicios a la Comunidad está
revestida de carácter restaurativo, La falta de coordinación con otras
pero lógicamente requiere de la instancias no gubernamentales y
participación efectiva de la comu- gubernamentales es otra de las
nidad; aspecto que aún está por ofertas que aún no ha sido explo-
consolidarse, en virtud de que las rada por el sistema de justicia pe-
Redes Sociales no han cobrado nal juvenil, por lo que la comuni-
fuerza, alrededor de esta temática, dad escasamente se involucra en
en los departamentos de Alta Ve- estos procesos.
rapaz, Chimaltenango y Quiché.
El adolescente, por su parte, re- El sistema de justicia de pueblos
cibe apoyo psicológico, de trabajo indígenas, por su parte, establece
social y pedagógico; este proceso dentro de su proceso acciones a rea-
de acompañamiento requiere for- lizar por parte de la víctima, que son
talecerse, para lograr mejores re- previas a la intervención de las Auto-
ZOEL

sultados en la población objetivo ridades. De darse ésta intervención


AONIT

de este Programa. se está en la posibilidad de imponer


FRaNCO

155. Ver artículo 244 Ley de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia.


CHEN

115
un mecanismo con un carácter repa- rezcan la recuperación personal
rador, ya que el/la adolescente debe del/la adolescente afectado, por
realizar acciones a favor de la vícti- la infracción cometida. Estas dos
ma para resarcir el daño causado. La instituciones la familia y la comu-
reparación parte de la petición de la nidad- son claves, no solo para lo-
víctima, factor que incide directamen- grar el cumplimiento de las sancio-
te en la efectiva reparación del daño nes, sino que esta tenga un efecto
y consecuentemente la satisfacción social más amplio que permita al
de la víctima. La comunidad prioriza adolescente la culminación de sus
las necesidades para que el adoles- procesos de socialización y por lo
cente pueda resarcir el daño, con ac- consiguiente la identificación con
ciones que benefician directamente su comunidad.
a la comunidad. El adolescente logra
El cuadro comparativo No.4 per-
recuperar la confianza, en sí mismo,
mite conocer que la participación
rota por el delito cometido, así como
de la familia en el cumplimiento
su personalidad su autoestima y la
de ejecución de las sanciones im-
relación sociofamiliar, resultado del
puestas en el proceso penal de
acompañamiento que le brindan con-
adolescentes, es importante para
diciones idóneas para su reintegra-
lograr los fines de las sanciones;
ción sociofamiliar.
sin embargo, esta no se da en
D) La participación efec- todos los casos, lo que evidencia
que el Sistema de Justicia Penal
tiva de la familia y la co-
Juvenil aún no ha logrado institu-
munidad en los procesos cionalizar mecanismos para lo-
restaurativos en lo/as ado- grar esa participación en todos los
lescentes sancionados casos. Uno de los factores es el
desconocimiento por parte de la
Las sanciones impuestas a ado- familia, respecto del rol que de-
lescentes tienen un enfoque edu- ben jugar en la ejecución de las
cativo y están orientadas a su in- sanciones. Con relación a la par-
corporación o reincorporación en ticipación comunitaria, esta se da
la comunidad o en un grupo social más cuando se trata de la sanción
establecido, mediante la imple- de prestación de servicios a la co-
mentación de acciones que favo- munidad, pero es aún débil.

116
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
Cuadro comparativo No. 4
Comparación sobre la participación de la familia y la comuni-

AS TIV AERN L
dad en los procesos que involucran a adolescentes

Sistema de Justicia Penal Juvenil Sistema de Justicia de Pueblos Indígenas

A LA
Participación de la familia Participación de la familia

IÓNCA PRV
El sistema de justicia penal juvenil aún no La familia tiene una participación efectiva en
ha logrado establecer mecanismos para todo el proceso y como verificación del cumpli-
lograr la participación de la familia en to- miento en la ejecución de la sanción.
dos los casos.

ED
La familia juega un rol principal para la reintegra-

AD TLIBER
El apoyo brindado por la familia, en los ción del/la adolescente a la familia y a la comuni-
casos conocidos, fue importante para lo- dad, contribuye a prevenir la reincidencia.
grar que los jóvenes lograran continuar
con sus procesos de socialización y no
reincidieran en la comisión de hechos de-
lictivos.
Participación de la comunidad Participación de la comunidad

La participación es escasa o poco cono- La comunidad participa en todas las etapas del
cida. proceso.

La comunidad participa algunas veces Juega un rol de vigilancia para el cumplimiento


para supervisar la ejecución de la sanción efectivo de la sanción.
de prestación de servicios a la comunidad,
lo que brinda respaldo al Programa de Me- Brinda acompañamiento al adolescente, me-
didas Socioeducativas. diante consejos y pláticas al momento de rea-
lizar las acciones contenidas en la sanción im-
puesta.

La familia juega un rol clave en el el efectivo cumplimiento de la san-


Sistema de Justicia de Pueblos ción y acompañar al adolescente a
Indígenas, ya que este sistema es- través de pláticas y consejos. Esta
tablece que ésta debe acompañar participación comunitaria se refiere
al adolescente, desde el inicio del a la comunidad en general y a las
proceso, hasta finalizada la san- Autoridades Indígenas. Los resulta-
ción. Ese acompañamiento está dos son procesos efectivos de rein-
orientado a recuperar la relación del tegración del adolescente con su
Z OEL

adolescente con la familia. La co- comunidad y que se puedan trazar


A ONIT

munidad tiene la facultad de vigilar metas de desarrollo para el futuro.


F
C RaNCO
HEN

117
CONCLUSIONES En cuanto al acceso especializado,
que requiere el modelo de justicia
penal juvenil, la institucionalización
de procesos para la especialización
de funcionarios y funcionarias, es
aún una deuda de las agencias, esto
se evidencia en la inexistencia de
procesos sistemáticos, orientados a
construir carreras de especialización
en materia de justicia penal juvenil.

Esta situación se agrava en la Se-


cretaría de Bienestar Social, ya que
ésta, depende exclusivamente de
apoyos externos para desarrollar
procesos formativos y de actualiza-
ción que fortalezcan la actuación de
los equipos interdisciplinarios, as-
pecto que muchas veces se refleja
en la débil elaboración del plan indi-
vidual y proyecto educativo.

No obstante aún se tienen falencias


importantes en los procesos de es-
pecialización, se ven avances en el
sistema de justicia, uno de estos es
de carácter cuantitativo y se refleja
en la imposición de sanciones no
privativas de libertad, en mayor nú-
mero que las sanciones privativas
de libertad. Esta realidad, eviden-
cia que funcionarios y funcionarias
del sistema de justicia penal juve-
nil, aplican de manera positiva, los
principios de última ratio, mínima
intervención y mínima afectación.
Las prácticas en cuanto a la decisión

118
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
sobre la idoneidad de la sanción, es regionalización, pues actualmente
algo que preocupa, ya que según la cuenta con una sola delegación en

AS TIV AERN L
información vertida por las y los en- Quetzaltenango, situación que difi-
trevistadas, en muchos procesos no culta brindar un acompañamiento
se cuenta con el apoyo de personal pertinente para alcanzar los objeti-
interdisciplinario cuando se lleva a vos trazados en el Plan Individual
cabo la audiencia de idoneidad de la y Proyecto Educativo.

A LA
sanción, esto pone en riesgo el efec-

IÓNCA PRV
tivo cumplimiento de la sanción im- Las sanciones no privativas de
puesta y por lo consiguiente los fines libertad para su efectividad re-
para los cuales se ha codificado. quieren de la participación de la

ED
familia, la comunidad, la víctima

AD TLIBER
Esta afirmación parte de la lógica de y el adolescente. Estos aspectos
que, para imponer una sanción, no deben estar contemplados en el
solo se debe ver la transgresión a plan individual y proyecto educa-
la ley, sino que debe ir más allá, se tivo. Sin embargo, la información
tiene que conocer el ambiente, nivel revela que la participación de la
académico y aspectos psicológicos comunidad y la víctima son aún
y emocionales del adolescente, para débiles; y la familia no lo hace en
que la sanción cumpla con sus fines. todos los casos, lo que denota que
los planes individuales y proyectos
En cuanto a la supervisión en la eje- educativos carecen de una visión
cución de las sanciones no privativas estratégica que logre el involucra-
de libertad, existen fuertes falencias, miento de estos actores en la eje-
las cuales se manifiestan, tanto en cución de las sanciones, lo que se
la elaboración del plan individual y traduce en prácticas débiles por
proyecto educativo, como en el débil parte de los equipos interdiscipli-
acompañamiento que dan los equi- narios del programa de medidas
pos interdisciplinarios, a los adoles- socioeducativas de la Secretaría
centes, extremo que se comprueba de Bienestar Social de la Presi-
en que las visitas realizadas fueron dencia de la República.
muy pocas y la atención psicológica y
pedagógica fue muy débil o en algu- Los datos revelan que la partici-
nos casos ni se brindó. Esta situación pación de la familia en el proceso
encuentra una de sus causas, en la de ejecución de las sanciones, es Z
falta de voluntad por parte del Estado fundamental, ya que no aunque el
OEL

para fortalecer el Programa de Medi- Estado no garantice su participa-


AONIT

das Socioeducativas-, a través de su ción efectiva, la información de los


F
CRaNCO
HEN

119
casos revela que el acompañamien- partes continuen con su vida en el
to de la familia, en los casos que se entorno de su comunidad.
llevó a cabo, se constituye en el fac-
tor clave para que el adolescente El sistema de sanciones de los sis-
puediera cumplir la sanción y plan- temas de justicia penal juvenil y de
tearse metas a futuro. pueblos indígenas, tiene similitudes,
partiendo de que las sanciones de-
En la prevención terciaria, los casos ben ir orientadas a la reparación del
investigados, evidencian que no se daño, en el caso de la justicia penal
dio reincidencia en el 100% de los juvenil, la ley define formalmente dos
mismos, por lo que la naturaleza sanciones con ese carácter: la obli-
de las sanciones no privativas de gación de reparar el daño y la pres-
libertad permiten lograr esos fines, tación de servicios a la comunidad;
eso no significa que el proceso de sin embargo, la Ley de Protección
acompañamiento no deba revisar- Integral de la Niñez y la Adolescen-
se, no solo se trata con cumplir la cia contempla sanciones, que puede
sanción y no reincidir, sino que a la dársele un contenido dirigido a bus-
vez, le permita al o a la adolescente, car resultados restaurativos con el
la construcción de un proyecto de fin de obtener mejores resultados.
vida a mediano y largo plazo.
En el caso del sistema de justicia de
El sistema de justicia de pueblos in- pueblos indígenas, las sanciones
dígenas parte de garantizar el acce- que por él se aplican, van, funda-
so a la justicia su propio idioma. Este mentalmente, orientadas a repa-
sistema considera prioritaria la partici- rar el daño a la víctima, mediante
pación de la familia, la comunidad, la acciones que se realizan a petición
víctima y el adolescente, en la solu- de ésta; a la comunidad partiendo
ción del conflicto, en todo el proceso. de las necesidades de la misma y
al/la adolescente, para recuperar su
En cuanto al sistema de sanciones, autoestima y responsabilidad, a tra-
se orienta a la reparación del daño a vés del acompañamiento de la co-
la víctima, a la comunidad y al mismo munidad y las Autoridades, no solo
adolescente, lo que se traduce, que para supervisar el cumplimiento de
este sistema de justicia cuenta con un la sanción, sino para dar consejos al
enfoque restaurativo, lo que da como adolescente con el objetivo de mo-
resultado, que los jóvenes sanciona- tivar su integración a la comunidad
dos no reincidan, la víctima quede y por lo consiguiente la construcción
satisfecha y en consecuencia ambas de su identidad comunitaria.

120
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
RECOMENDACIONES Las distintas agencias del siste-
ma de justicia penal juvenil, deben

AS TIV AERN L
desarrollar procesos sistemáticos
que se orienten a la especialización
de cada funcionario y funcionaria,
partiendo de que el principio de es-

A LA
pecialización, es un principio rector

IÓNCA PRV
de la justicia penal juvenil y por lo
tanto se constituye en la base que
permite impulsar un cambio cultu-
ral cualitativo, en la búsqueda de la

ED AD TLIBER
consolidación de un sistema de jus-
ticia penal juvenil democrático, tal y
como lo propone la Constitución Po-
lítica de la República de Guatemala,
la Convención Internacional Sobre
los Derechos del Niño y la Ley de
Protección Integral de la Niñez y
Adolescencia.

Al Estado de Guatemala, garantizar


la presencia de equipos interdiscipli-
narios para establecer la idoneidad
de la sanción, ya que esta decisión,
se constituye en una acción clave,
en virtud, de que es desde ese mo-
mento en que se debe visualizar
integralmente, el proceso que debe
seguir el o la adolescente para el
efectivo cumplimiento de la ejecu-
ción de la sanción y lograr, a la vez,
los fines planteados para esta.

La Secretaría de Bienestar Social,


debe institucionalizar, los procesos
ZOEL

de capacitación al personal del pro-


A

grama de medidas socioeducativas,


F
CONIT
RaNCO
HEN

121
con el objetivo de especializar a propiciar condiciones para lograr
los equipos interdisciplinarios y una participación más activa de
así brindar una mejor atención a la la víctima en todas las fases del
población sujeta a una sanción no proceso. El sistema de justicia de
privativa de libertad. pueblos indígenas ha logrado su-
perar esa ausencia de participa-
La regionalización del programa ción, por lo que el conocer esas
de medidas socioeducativas de la experiencias, puede motivar ac-
Secretaría de Bienestar Social de ciones para lograr ese cometido,
la Presidencia de la República es esto con el objetivo de tener resul-
fundamental, para lograr un mejor tados que devuelvan la paz y la
acompañamiento a las y los ado- armonía, de una manera integral,
lescentes sujetos a cumplimiento a la víctima, a la comunidad y al/la
de las sanciones no privativas de mismo/a adolescente infractor/a.
libertad y con esto garantizar que Los medios de comunicación de-
las sanciones cumplan el fin para ben jugar un rol importante, como
el que han sido impuestas. comunicadores de esta temática,
aspecto clave para impulsar pro-
El sistema de justicia penal juvenil, cesos serios de participación res-
deben buscar mecanismos para ponsable y democrática de la co-
integrar a la víctima en el proceso, munidad en la resolución de sus
esos mecanismos deben partir de conflictos.

122
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Armijo, G. (1997). Enfoque procesal de la ley penal juvenil. Costa Rica: Litografía e

AS TIV AERN L
Imprenta LIL, S.A.

Baratta, A. (2004). Criminología crítica y crítica del derecho penal. Buenos Aires: siglo
xxi editores argentina, s.a.

A LA
Bellof, M. (2001). El sistema de justicia penal juvenil en: Inimputabilidad y responsabili-

IÓNCA PRV
dad penal de adolescentes transgresores de la ley. Guatemala: Proyecto “Implementa-
ción de la Convención sobre los derechos del niño” Organismo Judicial -UNICEF.

Binder, A. (2006). Política criminal, derecho penal y sociedad democrática. Guatemala:

ED
Impresos Unidos, S.A.

AD TLIBER
Huet, A. (2008). Nos salvó la sagrada selva. Cobán, Alta Verapaz: Maya Na’oj.

García Méndez, E. (1994). Derecho de la infancia adolescencia en América Latina. Co-


lombia: Editorial Gente Nueva.

Gómez Gómez, D. (2009). Diagnóstico centroamericano estándares arts. 37 y 40 CDN,


Justicia Penal Juvenil. Costa Rica: Colorgraf S.A.

Janssens, N. (2007). La privación de libertad. Guatemala.

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en
Guatemala (OACNUDH); Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES).
(2008). Acceso de los pueblos indígenas a la justicia desde el enfoque de los derechos
humanos: perspectivas en el derecho indígena y en el sistema de justicia oficial. Gua-
temala.

Ochoa García, C. (2008). Encuentros de autoridades comunitarias sobre justicia y dere-


cho indígena. Guatemala.

Paz y Paz, C. Ramírez G. L. (1993). Niños, niñas y adolescentes privados de libertad.


Guatemala: DISA comunicación.

Rodríguez, A. (2007). Sistema penal y víctima: una propuesta de atención integral desde
el apoyo comunitario. Guatemala: Editorial Rukemik Na’ojil.

Samayoa, C.V. (2007). Las ejecuciones extrajudiciales de jóvenes estigmatizados. Gua-


temala: La otra mitá/.
ZOEL

Samayoa, C.V. (2011). Ejecuciones extrajudiciales de jóvenes estigmatizados en Cen-


AONIT

troamérica: estudio de situación de Guatemala, El Salvador y Honduras, 2009. Guate-


mala: Serviprensa S.A.
F
CRaNCO
HEN

123
Solórzano, J. (2006). Los derechos humanos de la niñez. Guatemala: Argrafic.

Solórzano, J. (2004). La ley de protección integral de la niñez y la adolescencia, una


aproximación a sus principios, derechos y garantías. Guatemala: Ediciones Superiores.

Solórzano, J. (2006). La ley de protección integral de la niñez y la adolescencia, una


aproximación a sus principios, derechos y garantías. Guatemala: Argrafic.
Tiffer Sotomayor, F. Llobet Rodríguez, J. Dünkel, F. (2002). Derecho Penal Juvenil. Costa
Rica: Imprenta y litografía Mundo Gráfico.

Universidad de San Carlos, Facultad de Ciencias Económicas. (1979). Corrientes del


pensamiento social. Guatemala: Departamento de Publicaciones.

Vasquez Smerilli, G.J. (2004). La reparación del daño producido por un delito: “hacia una
justicia reparadora”. Guatemala: Impresores Unidos S.A.

REVISTAS CONSULTADAS
Maxera, R., Carranza, E., Mena Pacheco, O.M., y Llobet Rodríguez, J. (2007). Me-
moria seminario-taller, las sanciones alternativas a la prisión y la justicia penal juvenil
de Centroamérica. Costa Rica: Colorgraf S.A.

Peñazola, M.I. (2011). Cuaderno educativo, sistema especializado de justicia penal


juvenil en centroamérica. Costa Rica: Colorgraf.

Proyecto poljuve Guatemala. (2011). 12 estrategias para prevenir la violencia rela-


cionada con la adolescencia y la juventud. Guatemala: Glifo Litografía y Servicios.
Solórzano, J. (2005). Más ley penal y menos derecho penal. Crítica a las iniciativas
de ley “antimaras”, desde una perspectiva dogmática, criminológica y político-crimi-
nal. Revista Centroamericana justicia penal y sociedad, 22.

124
EN ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL
M AS EDI
LEGISLACIONES CONSULTADAS

AS TIV AERN L
Constitución Política de la República de Guatemala

Convención internacional sobre los derechos del nIño.

Reglas mínimas de las Naciones Unidas para la administración de la justicia de me-

A LA
nores.

IÓNCA PRV
Directrices de las Naciones Unidas para la prevención de la delincuencia juvenil.

Reglas mínimas de las Naciones Unidas sobre las medidas no privativas de la liber-
tad.

ED AD TLIBER
Ley de Protección Integral de la NIñez y la Adolescencia.

Z
A
F
COEL
ONIT
RaNCO
HEN

125

También podría gustarte