Está en la página 1de 2

Lo inconsciente no solo esta lo que se reprime hay recuerdos que no siempre son parte de nuestra

conciencia, se puede entonces tener un recuerdo de lo que no se es consciente, pero si esta en


parte inconsciente. Admitiendo que la censura es susceptible a la conciencia, muchas veces
asumimos que una persona por como esta actuando, posee una conciencia similar a la de uno.

Siguiendo con la idea la conciencia maneja entonces la afectividad y motilidad, de ser así ella no
escapa del sistema inconsciente, es entonces que como, por ejemplo, un representante que viene
de la mano con un afecto, donde la represión si aparece, tiene que entonces aparecer otro
representante que pueda sustituir el representante que fue reprimido y así se descargue el afecto
que venía con el representante, termina apareciendo en la conciencia como angustia.

En la elaboración onírica el papel de la represión es un proceso que actúa como una sustracción de
energía, puesto que la energía inconsciente se conserva. Cuando la representación quiere acceder
al preconsciente se topa con que esta censurada o reprimida, y pasa entonces hacer retirada la
investidura inconsciente. Desde esta perspectiva la esencia de la represión es rechazar algo de la
conciencia y mantenerla alejado de ella.

Si lo que esta reprimido busca emerger en la conciencia, entonces sigue existiendo en el


inconsciente y buscara ponerse en conexión con elementos ya reprimidos. Esto sucede cuando
existe un debilitamiento de contracatexis, siendo esta la energía que se representa entre los
diversos sistemas.

En la lucha entre la vida consiente y la vida inconsciente aparece la formación del inconsciente
(principio de placer y principio de realidad) entre ellos se manifiestan los sueños. Siguiendo con la
dinámica es cierto pensar que los sueños nos dan un acceso casi directo a lo inconsciente. Dan pie
a una realización de deseo de carácter sexual.

En primer lugar, la condensación un contenido manifiesto del sueño que es más breve que el
latente y por ser manifiesto es solo la historia del contenido del sueño y el desplazamiento hace
que el elemento latente quede remplazado por algún elemento lejano a él, de manera que su
discurso latente es el significado de esta dicha historia.

Las manifestaciones de los restos diurnos conectan con un hecho inconsciente siendo estas
representaciones de hechos más cercanos a la reproducción del sueño, y quedan almacenados en
el preconsciente muy bien almacenado de manera significativa.

Por otra parte, los sueños, el deseo inconsciente tiene que pasar por el trabajo del sueño,
someterse al proceso de condensación, desplazamiento y lo que ya se ha descrito antes, además
existe un deseo disfrazado en el aspecto manifiesto del sueño, si muy bien es intencional, se debe
a la censura que el sujeto ejerce contra la libre expresión de deseo y es conocido como
deformación onírica.

Existe dos sistemas diferentes a los que Freud hace referencia a que el aparato psíquico tiene que
tener capacidad de memorizar modificaciones del sistema y que a su vez pueda recibir nuevos
estímulos para el aparato psíquico que servirá de modificación. La regresión es una respuesta al
aparato psíquico a la imposibilidad de que la representación se haga presente de la progresión
normal y de alguna forma lo remite a una regresión.