Está en la página 1de 25

Informe sísmico para el año 2016

INTRODUCCIÓN

El año 2016 es un año con una actividad sísmica muy importante, con un alto
número de eventos tectónicos y un nivel de energía sísmica liberado igualmente
elevado. Todo esto debido a la ocurrencia del Terremoto de Pedernales que tuvo una
magnitud de 7.8 Mw (IG-EPN, Ye et al, 2016; Nocquet et al., 2017; Wu et al., 2017;
GCMT-Catalog: http://www.globalcmt.org/CMTsearch.html) y a las réplicas que lo
siguieron (figuras 1 y 2).

El número de sismos localizados en el Ecuador continental durante el año 2016 y en


las Islas Galápagos es de 6493 con magnitudes entre 2 y 7.8 grados.

Figura 1. Sismicidad registrada y localizada a partir de los datos de las redes de sismógrafos
y acelerógrafos del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional: RENSIG y
la RENAC. Las cotas del relieve (Bathymetry) y la profundidad de los sismos (Depth)
están representadas por las barras de colores.
Figura 2. Número anual de eventos sísmicos: total y con magnitud igual o superior a 4 desde
el año 2000.

La distribución de eventos por mes y por magnitud durante el año 2016 se muestra
en la figura 3. En el catálogo de sismos localizados, la mayoría de eventos tienen
magnitudes menores a 4.0 y se observa que el número de sismos por mes se
incrementó notablemente luego del Terremoto de Pedernales en abril 16
(ocurrencia de numerosas réplicas).

Figura 3. Histogramas con la distribución de los eventos localizados por magnitud y por mes.
ACTIVIDAD POR FUENTE SÍSMICA

A continuación, se presenta, al igual que en informes anuales anteriores, la


ocurrencia de la sismicidad distribuida por fuentes sísmicas (modificadas de Yepes,
et al., 2016) definidas en función de la sismicidad histórica, instrumental y los
mecanismos de ruptura.

Sismicidad en las fuentes de la interfase

La interfase corresponde a la zona de contacto entre la placa oceánica de Nazca que


se subduce (choca y se introduce por debajo del continente) y la placa superior
(Bloque Andino y el Bloque Inca, según la definición de Nocquet et al., 2014, ver
figura 4). Estas fuentes comprenden desde la fosa hasta una profundidad
aproximada de 35 km para las fuentes Talara y Bahía y de 50 km para la fuente
Esmeraldas (ver figura 5).

Las fuentes que mayor actividad presentaron fueron: Esmeraldas y Bahía debido a
la ocurrencia del terremoto de Pedernales. El decaimiento del número de eventos
con el tiempo observado en estas dos fuentes es propio para una secuencia de sismo
principal (terremoto) y réplicas, sin embargo, en la Fuente Esmeraldas se observó
un incremento de la sismicidad en julio y diciembre (ver discusión más adelante).
Figura 4. Postulación del modelo de dos bloques a lo largo de la costa noroccidental de
Sudamérica que explica las observaciones del campo de velocidad medidos en
superficie en mm/año (estaciones GPS permanentes y campañas en rojo y naranja
respectivamente) con respecto a Sudamérica. Nocquet et al., 2014.
Figura 5. Magnitudes y número de eventos por mes en las fuentes de la interfase: Esmeraldas,
Bahía y Talara (modificado de Yepes, et al., 2016). En el mapa se presenta toda la
sismicidad localizada sin distinción de fuentes sísmicas.

Sismicidad en las fuentes sísmicas corticales

Las fuentes sísmicas corticales comprenden las zonas o regiones de fallamiento


cortical activo (fallas activas). En el mapa de la figura 6, se incluyen las fallas
identificadas en el continente (Alvarado, 2012). La profundidad de estas fuentes se
estima hasta 35 km (profundidad máxima de ocurrencia de sismos).

La sismicidad en casi todas las fuentes corticales fue moderada y no presentó


anomalías importantes durante este año. Solamente, la fuente que corresponde a las
cuencas de la Costa, presentó una tasa de sismicidad alta en relación a las demás
fuentes corticales.

Sismicidad en las fuentes sísmicas profundas

Las fuentes sísmicas profundas comprenden las zonas de la placa oceánica de Nazca
en subducción bajo el continente donde se registran sismos. De acuerdo a la
naturaleza (e.g. edad/origen), la geometría de estas fuentes puede resultar compleja
de visualizar (figura 7), por tal motivo se presenta en la tabla 1 la profundidad
estimada de estas fuentes.
Fuente Placa involucrada Profundidad Número figura 6
Morona Farallón 100-130 7
Loreto Farallón 130-180 8
Puyo Farallón 100-180 9
Loja Farallón 35-100 6
Caldas Nazca 50-250 2
Sub-Arco volcánico Nazca 50-130 4
Sub-Bahía Nazca 35-50 5
Sub-Esmeraldas Nazca 50-75 3
Sub-Tumaco Nazca 50-75 1

Tabla 1. Definición de las fuentes en la placa subducida indicando su profundidad para mejor
comprensión de la figura 6. Se indica además la placa oceánica involucrada (ver
Yepes et al., 2016).
Figura 6. Magnitudes y número de eventos por mes en las fuentes corticales (modificado de Yepes, et al., 2016). Algunas fuentes no presentan
sismicidad asociada durante este año, por lo cual están excluidas (e.g. 11. Moyobamba). La escala del número de sismos por mes se
conserva con la de la figura 4 para resaltar la diferencia en el grado de actividad.
Figura 7. Magnitudes y número de eventos por mes en las fuentes profundas (modificado de Yepes, et al., 2016). Algunas fuentes no tienen
sismicidad asociada durante este año, por lo cual no constan en la figura (e.g. 1. Sub-Tumaco, 2. Caldas, 3. Sub-Esmeraldas, 8. Loreto).
La escala del número de sismos por mes se conserva con la de las figuras 4 y 5 para resaltar la diferencia en el grado de actividad. Las
fuentes más profundas al sur están delineadas con línea entrecortada.
SÍNTESIS DE LA ACTIVIDAD POR FUENTE SÍSMICA

No. De No. de eventos No. de eventos


eventos & % con con
Zona
con respecto magnitudes magnitudes
al total (6457) entre 4 y 5 superiores a 5
Fuentes en Esmeraldas 1941 (30.1) 137 30
la interfase Bahía 742 (11.5) 54 16
Talara 66 (1.0) 2 1
Fuentes Cuencas de la 692 (10.7) 9 2
Corticales costa
El Angel 157 (2.4) 0 0
Quito- 287 (4.4) 3 0
Latacunga
Pallatanga 344 (5.3) 0 0
Chingual 72 (1.1) 0 0
Napo 137 (2.1) 0 0
Cosanga 300 (4.6) 0 0
Cutucú 217 (3.3) 6 0
Puná 133 (2.1) 4 0
Sur 209 (3.2) 5 0
Pre_Bahía 117 (1.8) 13 1
Pre_Esmeraldas 178 (2.8) 17 4
Fuentes Sub_Bahía 9 (0.1) 1 0
profundas Loja 218 (3.4) 3 0
Sub-arco 157 (2.4) 0 0
volcánico
Morona 25 (0.4) 1 0
Puyo 132 (2.0) 2 0

Tabla 2. Resumen de la actividad sísmica (eventos localizados) por fuente sísmica (ver figuras 4,
5 y 6).

SISMOS Y CRISIS SÍSMICAS IMPORTANTES

A parte del terremoto de Pedernales de 2016 de magnitud 7.8 Mw y sus numerosas


réplicas que se registraron los meses siguientes, los sismos que más causaron alarma e
interés son los registrados en Quito (Fuente Quito-Latacunga, figura 6) y en la costa
(Fuentes Cuencas de la costa, Puná y Sur en la figura 5; fuente Sub-arco-volcánico en la
figura 7).

1. Sismos en Quito

En la zona de Quito, la actividad sísmica ha sido constante durante el año 2016 (ver
figura 6, fuente sísmica Quito-Latacunga). El número de eventos localizados en esta
zona es de 196 con una magnitud promedio de 2.0 (+/- 0.6). Como se observa en la
figura 8, algunos de estos eventos estarían asociado al sistema transpresivo de
Guayllabamba (orientación NE-SO) y otros a al segmento Bellavista-Catequilla del
sistema de fallas inversas de Quito de orientación N-S (Alvarado et al. 2014), mientras
que, en los segmentos central y sur, la sismicidad fue escasa.

Los sismos reportados como sentidos tuvieron magnitudes de hasta 4.7 MLv.

El sismo más importante ocurrió el 8 de agosto, con magnitud Mw 3.8 (MLv 4.7) ubicado
cerca de Puembo y que fue sentido en casi toda la zona. Este evento está relacionado
con el sistema transpresivo de Guayllabamba. En este mismo sector ocurrieron dos
eventos más, con magnitud superior a 4.0, los días 14 de agosto y 4 de septiembre,
igualmente sentidos (figura 8). Otro sismo relevante ocurrió el 15 de marzo (magnitud
4.1) bajo la ciudad, este también fue sentido y está asociado al segmento Ilumbisí – La
Bota.

Figura 8. Sismicidad en la zona de Quito (parte de la fuente sísmica Quito-Latacunga, ver figura
6). Se resaltan los eventos más importantes reportados como sentidos por la población
y los mecanismos focales respectivos (método de primeros arribos, excepto el evento del
8 de agosto que presenta además un mecanismo por inversión de formas de onda, el cual
permite determinar la magnitud de momento Mw).
Los mecanismos focales obtenidos (método de primeros arribos) corroboran las
características de las fuentes donde se originaron estos eventos, es decir, fallas inversas
con direcciones ~N-S en la zona de Quito (sismos 12-enero y 15-marzo) y con
direcciones N-S y NNE-SSO en la zona de Guayllabamba (sismos 8, 14, 19-agosto y 4-
septiembre) reflejando la complejidad de la tectónica dominante en esta zona.

Es importante indicar que, a pesar de que estos eventos tuvieron magnitudes pequeñas,
provocaron valores de aceleración no esperadas dentro de la ciudad. Por ejemplo,
durante los dos sismos mayores del 8 de agosto y 4 de septiembre, las aceleraciones
horizontales registradas en las estaciones de Carapungo (CRPG), CIRC (Círculo Militar),
CMEA (Colegio Militar), LILI (cerca de la parada de La Ecovía-El Comercio), EPNL
(Escuela Politécnica Nacional), IESS (Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social) y FENY
(La Luz) son mayores a 0.5 m/s2, ver tablas 3 y 4 y figura 9
http://www.igepn.edu.ec/informes-sismicos/sismicos-especiales/sism-e-
2016/19726-informe-sismico-especial-n-34a-2016/file.

PGA
PGA E PGA N PGA Z
Estación Lat Long altura Depi (km ) geomeanH
(m/s2) (m/s2) (m/s2)
(m) (m/s2)
AV11 -0,073 -78,371 2057 8,8 0,49 0,38 0,29 0,43
CRPG -0,104 -78,454 2800 10,6 1,80 0,53 0,31 0,97
PRAM -0,145 -78,495 2840 13,7 0,36 0,39 0,24 0,37
CIRC -0,196 -78,488 2791 13,8 1,33 0,58 0,25 0,88
CMEA -0,196 -78,490 2804 14,0 0,91 0,36 0,27 0,57
EPNL -0,212 -78,492 2813 14,9 0,59 0,54 0,22 0,57
TING -0,283 -78,449 2453 16,9 0,30 0,24 0,12 0,26
SANF -0,219 -78,516 2882 17,7 0,39 0,39 0,31 0,39
SADP -0,003 -78,450 2449 18,8 0,20 0,23 0,14 0,22
VIFL -0,249 -78,525 2815 20,2 0,42 0,36 0,24 0,39
LILI -0,272 -78,531 2866 22,2 0,68 0,38 0,29 0,51
ZALD -0,267 -78,541 2851 22,8 0,30 0,31 0,23 0,30
ALLO -0,233 -78,561 3252 22,9 0,20 0,20 0,17 0,20
QUIB -0,296 -78,548 2907 25,4 0,13 0,13 0,10 0,13
APR1 -0,046 -78,614 2981 29,4 0,16 0,15 0,16 0,16
APR2 0,077 -78,968 804 71,1 0,04 0,03 0,03 0,04

Tabla 3. Valores de aceleración registradas en las estaciones acelerográficas en Quito y


alrededores para el evento del 8 de agosto (MLv 4.7, magnitud preferida Mw 3.8). Se
presentan los valores en cada componente (horizontales: E y N; vertical: Z) y la
resultante de las 2 componentes horizontales (geomeanH). Se destacan en amarillo los
valores que excedieron 0.5 m/s2 en las componentes horizontales. Mapa de las
estaciones indicando el valor resultante de la aceleración en las tres componentes en
la figura 9a.
PGA
Depi PGA E PGA N PGA Z
Estación Lat Long altura geomeanH
(km ) (m/s2) (m/s2) (m/s2)
(m) (m/s2)
AV11 -0,07268 -78,37136 2057 8,5 0,27 0,23 0,24 0,25
CRPG -0,10411 -78,45439 2800 11,0 0,62 0,26 0,25 0,41
24MA -0,17688 -78,4738 2837 12,4 0,22 0,26 0,19 0,24
FENY -0,147 -78,4815 2799 12,8 0,51 0,25 0,25 0,35
IESS -0,1756 -78,491 2828 14,2 0,85 0,31 0,22 0,52
CIRC -0,1963 -78,48755 2791 14,5 1,89 0,75 0,43 1,19
CMEA -0,1962 -78,4895 2804 14,7 1,27 0,50 0,32 0,79
EPNL -0,21199 -78,49165 2813 15,6 0,98 0,75 0,25 0,86
TING -0,2825 -78,44858 2453 17,5 0,18 0,20 0,09 0,19
SANF -0,2193 -78,5159 2882 18,4 0,48 0,59 0,40 0,53
VIFL -0,2487 -78,52511 2815 20,9 0,38 0,30 0,21 0,34
LILI -0,2719 -78,5314 2866 22,9 0,40 0,33 0,25 0,36
ALLO -0,23273 -78,56099 3252 23,6 0,22 0,19 0,17 0,21
QUIB -0,29639 -78,54809 2907 26,1 0,14 0,16 0,07 0,15
APR1 -0,04637 -78,61374 2981 29,8 0,12 0,10 0,07 0,11

Tabla 4. Valores de aceleración registradas en las estaciones acelerográficas en Quito y


alrededores para el evento del 4 de septiembre (MLv 4.6). Se presentan los valores en
cada componente (horizontales: E y N; vertical: Z) y la resultante de las 2 componentes
horizontales (geomeanH). Se destacan en amarillo los valores que excedieron 0.5 m/s2
en las componentes horizontales. Mapa de las estaciones indicando el valor resultante
de la aceleración en las tres componentes en la Figura 9b.
a b

Figura 9. Valores de aceleración (PGA) resultante de las tres


componentes durante los sismos del 8 de agosto (a) y 4 de
septiembre (b).
La razón de estos valores de aceleración puede explicarse debido a varios factores, pero
principalmente responde a la ubicación de la falla inversa que se extiende bajo la
ciudad, por lo que la mayor liberación de energía sísmica se da hacia Quito (bloque
levantado). Otro factor es la profundidad de los sismos, que, al ser muy superficiales, la
energía que impacta en la superficie ha sido poco atenuada y finalmente, las ondas
pueden haber sido amplificadas debido a efectos de sitio provocados por la presencia
de cuencas sedimentarias y colinas.

2. Sismos en la costa, zona sur

En la zona central y sur de la costa se registraron algunos eventos de magnitud


moderada (magnitud reportada preliminarmente MLv > 4.1) que fueron sentidos por
la población (figura 10). Estos eventos no tuvieron relación con el terremoto de
Pedernales (abril-2016) sino que responden a la actividad en otras fuentes sísmicas.

Los eventos registrados el 4 y 6 de marzo en la Provincia de Manabí (zona Jipijapa)


fueron de carácter superficial y estarían asociados a la actividad de la falla de Jipijapa.

En la Provincia del Guayas, los eventos del 22-abril y 16-diciembre son algo más
profundos y se originarían el sistema Puná-Pallatanga; el evento del 19-noviembre al
ser aún más profundo se asocia a una ruptura en la placa subducida.

El evento del 22-marzo en la Provincia del Oro respondería a un mecanismo de ruptura


en la placa subducida al igual que el evento del 19-noviembre en la zona del Golfo de
Guayaquil.
Figura 10. Sismicidad en la zona costa sur. Se presentan los mecanismos focales (método de
inversión de formas de onda) de los eventos más importantes reportados como
sentidos por la población. Constan las magnitudes reportadas de forma preliminar
(MLv) y las magnitudes obtenidas con la inversión de formas de onda (Mw) que son
las magnitudes preferidas.

3. Terremoto de Pedernales

El 16 de abril, a las 18h58 (TL) (23h58 UTC) se registró un evento sísmico que por su
magnitud y los daños que causó es catalogado como terremoto. Este evento tuvo su
epicentro frente a la zona de Muisne a una profundidad de 17 km. La magnitud
momento de este sismo fue de 7.8 Mw. Este terremoto fue precedido 11 minutos antes,
por un sismo de magnitud 5.4 MLv con epicentro similar y una profundidad de 22 km.

Debido a los grandes daños registrados en la zona de Pedernales, el terremoto tomó el


nombre de esta población. En la figura 11 se presenta el mapa de intensidades y de los
registros de los acelerógrafos para el evento.
Figura 11. Mapa de intensidades ocasionadas por este sismo en el territorio ecuatoriano (escala
EMS-98). Se indican además las señales de los acelerógrafos en las distintas localidades.
Estas señales evidencian la aceleración con la que se movió el suelo y que se relaciona
con los efectos observados (intensidad) en estos sectores.

Réplicas

El terremoto de Pedernales, como es común en un sismo de magnitud grande, fue


seguido por una gran cantidad de réplicas que definieron la zona de ruptura que está
comprendida entre Punta Galera al norte y Cabo Pasado al sur (figura 12). Hasta el 31
de diciembre de 2016 se contabilizaron 2879 réplicas.

Dentro del contexto de las fuentes sísmicas de la interfase (figura 5), la zona de ruptura
abarcó la zona sur de la fuente Esmeraldas. Las réplicas mayores (8 réplicas con
magnitudes mayores a 6.0, Tabla 5) ocurrieron en los límites señalados anteriormente.
Sin embargo, otras se localizaron fuera de esta zona y además se concentraron en
pequeños sectores como se observa en la figura 13 donde se presenta la ocurrencia de
eventos con el tiempo en función de la latitud (de norte a sur a lo largo de la costa) y se
destacan con elipses el tiempo y lugar donde se presentó un incremento sustancial del
número de eventos.

Figura 12. Mapa con la ubicación de las réplicas de acuerdo al tiempo (escala de colores). Se
destaca el sismo principal (estrella con borde negro) y las réplicas mayores (estrellas
con borde blanco) que superaron los 6 grados de magnitud (detalle ver tabla 3). Se
incluyen los mecanismos focales por inversión de diferentes fuentes: 1: GCMT, 2: Scardec
GEOSCOPE, 3: SWIFT-RENSIG (Tabla 6).
Fecha* Magnitud Etiqueta Fig. 12
16/04/2016 23:58:34 7.80 0, sismo principal
17/04/2016 07:13:57 6.07 1
17/04/2016 21:35:16 6.46 2
20/04/2016 08:33:43 6.43 3
22/04/2016 03:03:39 6.16 4
22/04/2016 03:20:08 6.01 5
18/05/2016 07:57:00 6.74 6
18/05/2016 16:46:42 6.94 7
11/07/2016 02:11:04 6.22 8

Tabla 5. Réplicas más grandes (M>=6) del terremoto de Pedernales. Para su ubicación referirse a
los números en la figura 12. *La fecha y la hora constan en UTC, para tiempo local, restar
5 horas.

No. Lat. (°) Lon. (°) Prof. Rumbo Buzamiento Slip Rumbo Buzamiento Slip Mw
(km)
1 -80.25 -0.12 22 27 21 124 171 73 78 7.8
2 -79.97 0.348 25 32 22 126 173 72 76 7.8
3 -80.20 0.40 15 41 25 136 172 73 71 7.8

Tabla 6. Parámetros de los mecanismos focales de la figura 12. La ubicación del mecanismo hace
referencia al hipocentro (latitud, longitud, profundidad) determinados, excepto para el
mecanismo 1 (de GCMT) que hace referencia al centroide (coordenadas de la zona donde
se liberó la mayor cantidad de momento sísmico o energía que para el caso de sismos
grandes, no coincide con el epicentro). Fuentes: 1: GCMT, 2: Scardec GEOSCOPE, 3:
SWIFT-RENSIG.

Un segmento de la zona norte de la fuente Esmeraldas presentó actividad sísmica


tiempo después del terremoto (Figura 13: elipses 5, 7, 10 y 11 en julio, agosto y
diciembre) con sismos de hasta 5.7 MLv. (http://www.igepn.edu.ec/informes-
sismicos/sismicos-especiales/sism-e-2016 : informes sísmicos especiales 27, 28, 37,
39, 40 y 41). Adicionalmente, la fuente de Bahía presentó actividad sísmica pocos días
(elipse 2) y meses (elipses 3 y 9) después del terremoto. En la figura 14 se presenta el
número acumulativo y número diario de eventos en cada una de las fuentes Esmeraldas
y Bahía que sirve como una guía comparativa de cómo se presentó la sismicidad luego
del Terremoto de Pedernales.
Figura 13. Ocurrencia de las réplicas del terremoto de Pedernales en función de la latitud (línea N-S a lo largo de la costa). Se marca el límite
de las fuentes de la interfase involucradas (referencia Figura 4). La estrella negra indica el epicentro del terremoto de Pedernales.
Figura 14. Comparación de la actividad sísmica registrada en las dos fuentes sísmicas de la
interfase durante el presente año. Arriba: Número acumulado de eventos. Abajo:
Histograma diario del número de eventos en cada fuente.

Modelos de deslizamiento

Co-sísmico

La extensión de la zona de ruptura se evidencia también con la modelización del


deslizamiento co-sísmico (deslizamiento en la interfase durante el terremoto)
reportada por Nocquet et al. (2017), figura 15.

En la figura 15 se muestra que la ruptura no fue homogénea: cerca del epicentro


(estrella blanca) el deslizamiento en la zona de contacto entre las dos placas, fue de
alrededor 3 m mientras que el máximo deslizamiento ocurrió al sur de Pedernales y fue
del orden de 7 m.

Figura 15. Reconstrucción de la distribución espacial del deslizamiento co-sísmico en metros (al
momento del terremoto) en la interfase (zona de contacto entre las dos placas a 20
km de profundidad) utilizando señales de GPS estáticos, movimiento del suelo
(acelerógrafos, HRGPS o high-rate GPS) y datos telesísmicos. La estrella blanca
muestra el epicentro del terremoto (Nocquet et al., 2017).

La distribución heterogénea del deslizamiento en profundidad, así como la historia de


la ruptura (duración y tamaño), se reflejó en superficie de una forma también desigual
tal como lo registró la red de GPS y los acelerógrafos.

En la figura 16 se presenta la reconstrucción de la ruptura en profundidad utilizando


las observaciones de los HRGPS (high-rate GPS) y los acelerógrafos. El modelo
resultante indica que la ruptura se propagó hacia el sur (fenómeno de directividad) y
en este punto, que en superficie coincide con Cabo Pasado, el deslizamiento fue del
orden de ~7m.

En superficie, hacia el norte el acelerógrafo de AATC (Atacames) registró un


desplazamiento pequeño del orden de 5 cm, mientras que, hacia el sur del epicentro, en
PDNS (Pedernales), CABP (Cabo Pasado) y FLFR (Flavio Alfaro) fue de entre 50 a 100
cm. Este fenómeno de directividad explica también por qué los daños observados
fueron más grandes en la zona sur de la ruptura.
b

Figura 16. a. Reconstrucción espacial y temporal del deslizamiento co-sísmico (al momento del
terremoto) en profundidad. Se presenta el deslizamiento co-sísmico acumulado en
intervalos de 6 segundos (escala en color, igual que la figura 15). b. Mapa con los
acelerógrafos y los HRGPS (high-rate GPS) utilizados para la reconstrucción temporal
y espacial del deslizamiento. c. Desplazamiento registrado en los acelerógrafos. La
estrella blanca muestra el epicentro del terremoto (Nocquet et al., 2017).
Post-sísmico

La distribución de las réplicas dentro de la zona de fractura, así como de otros eventos
fuera de esta zona luego del terremoto se puede explicar también por el afterslip o
deslizamiento post-sísmico que se registró luego del evento. Este tipo de deslizamiento
en la interfase luego de un terremoto ocurre como resultado de la relajación de los
esfuerzos en ciertas regiones de la falla. Adicionalmente, la falta de deslizamiento (slip
deficit) en zonas someras (a poca profundidad) de la falla luego de un sismo, puede
conducir a la ocurrencia de afterslip (Marone et al., 1991). Las características de los
deslizamientos post-sísmicos es que ocurren en la misma falla, pueden durar desde
varios días hasta varios meses después del sismo principal y la cantidad de
deslizamiento que liberan pueden ser cercanos o superiores al 50% del promedio del
deslizamiento durante el sismo principal (Schwartz and Rokosky, 2007).

El estudio por parte de Rolandone et al. (2018) determinó, a partir de datos de CGPS
(GPS continuos) permanentes e instalados luego del terremoto, la ocurrencia de
afterslip en varias zonas del plano de falla durante el primer mes luego del terremoto
(figura 17 y tabla 7).

Figura 17. A. Resultado del modelamiento del deslizamiento post-sísmico acumulado registrado
hasta un mes después del terremoto en la interfase. B, C y D. Evolución del
deslizamiento post-sísmico. La escala de colores indica la cantidad de deslizamiento
post-sísmico en cm. Las flechas amarillas indican la cantidad de movimiento post-
sísmico observado por los GPS (en superficie). Las flechas rojas y verdes indican la
cantidad de movimiento post-sísmico modelado y predicho. Se incluye el modelo del
deslizamiento co-sísmico que se presentó en la figura 15 (líneas negras continuas)
(Rolandone et al., 2018).
Zona Deslizamiento Magnitud
post-sísmico equivalente
a 0.4 – 0.7 m 7.1 Mw
b 0.4 – 1.0 m 7.0 Mw
c 0-4 – 0.8 m 6.7 - 6.8 Mw
d 0.15 – 0.4 m 6.7 - 6.8 Mw

Tabla 7. Cantidad de deslizamiento post-sísmico acumulado durante el primer mes después del
terremoto en cada una de las zonas. El deslizamiento post-sísmico libera energía
acumulada como lo hace un sismo sin generar ondas sísmicas, en un largo período de
tiempo, en este caso, un mes (Rolandone et al. 2018).

La figura 17 incluye además las réplicas (puntos negros) durante el primer mes y se
observa que la localización de éstas coincide con las zonas que experimentaron el
afterslip lo cual lo hace el motor para su generación. Además, de lo observado en la
figura 15, el deslizamiento co-sísmico ocurrió a 20 km de profundidad, teniéndose un
déficit de deslizamiento a menor profundidad, lo cual a su vez explica la ocurrencia del
afterslip y las réplicas a menor profundidad (cerca de la fosa).

Compilación y elaboración del informe


MS, AC

Análisis y procesamiento de la información


JS, GP, MO, AL, JCS, JGB, DP, SV, PJ, PM

REFERENCIAS

Alvarado, A. (2012), Néotectonique et cinématique de la deformation continentale en


Equateur, PhD Thèse, Université de Grenoble, 259p (en francés).

Alvarado, A., L. Audin, J. M. Nocquet, Lagreuletm M., M. Segovia, Y. Font, G. Lamarque, H.


Yepes, P. Mothes, F. Rolandone, P. Jarrín and X. Quidelleur (2014), Active tectonics in
Quito, Ecuador, assessed by geomorphological studies, GPS data and crustal seismicity,
Tectonics, 33, doi : 10.1002/2012TC003224.

EMS-98 Scale : http://media.gfz-


potsdam.de/gfz/sec26/resources/documents/PDF/EMS98_Spanish.pdf).
GCMT: Global Centroid Moment Tensor; www.globalcmt.org.

Marone, C., Scholz, Ch. and Bilham, R. (1991), On the mechanics of Earthquake Afterslip,
Journal of Geophysical Research, Vol. 96, No. B5, pp. 8441-8452.

Nocquet, J.-M., J. C. Villegas-Lanza, M. Chlieh, P. Mothes, F. Rolandonne, P. Jarrín, D.


Cisneros, A. Alvarado, L. Audin, F. Bondoux, X. Martin, Y. Font, M. Régnier, M., Vallée, T.
Tran, C. Beauval, J. M. Maguiña Mendoza, W. Martinez, H. Tavera and H. Yepes (2014),
Motion of continental slivers and creeping subduction in the northern Andes, Nature
Geoscience, DOI: 10.1038/NGEO2099.

Nocquet, J.M., Jarrín, P., Vallée, M., Mothes, P.A., Grandin, R., Rolandonne, F., Delouis, B.,
Yepes, H., Font, Y., Fuentes, D., Régnier, M., Laurendeau, A., Cisneros, D., Hernández, S.,
Sladen, A., Singaucho, J.C., Mora, H., Gómez, J., Montes, L, and Charvis, P. (2017),
Supercycle at the Ecuadorian subduction zone revealed after the 2016 Pedernales
earthquake, Nature Geoscience,
http://www.nature.com/ngeo/journal/v10/n2/full/ngeo2864.html.

Rolandone, F., Nocquet, J.-M., Mothes, P., Jarrín, P., Vallée, M., Cubas, N., Hernández, M.,
Plain, M., Vaca, S. and Font, Y. (2018), Areas prone to slow slip events impede
earthquake rupture propogation and promote afterslip, Science Advances, 4:eaao6596.

Schwartz, S. and Rokosky, J. (2007), Slow slip events and seismic tremor at Circum-
Pacific subduction zones, Reviews of Geophysics, 45, RG3004.

Ye, L., Kanamori, H., Avouac, J.P., Li, L., Cheung, K.F. and Lay Th. (2016), The 16 April
2016, Mw 7.8 (Ms 7.5) Ecuador earthquake: A quasi-repeat of the 1942 Ms 7.5
earthquake and partial re-rupture of the 1906 Ms 8.6 Colombia-Ecuador earthquake,
Earth and Planetary Science Letters,
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0012821X1630485X.

Yepes, H., L. Audin, A. Alvarado, C. Beauval, J. Aguilar, Y. Font, and F. Cotton (2016), A
new view for the geodynamics of Ecuador: Implication in seismogenic source definition
and seismic hazard assessment, Tectonics, 35, doi: 10.1002/2015TC003941.
Wu, J., Cai, Y., Li, W. and Feng, Q. (2017), Strong aftershock study based on Coulomb
Stress Triggering- A case study on the 2016 Ecuador Mw 7.8 Earthquake, Applied
Sciences, http://www.mdpi.com/2076-3417/7/1/88.

También podría gustarte