Está en la página 1de 5

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA DEFENSA

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL

POLITÉCNICA DE LA FUERZA ARMADA NACIONAL BOLIVARIANA

UNEFANB - NÚCLEO NUEVA ESPARTA

VI Semestre Licenciatura en Administración y Gestión Municipal

Cátedra: DIN VI

Seguridad y Defensa
de la Nación

Realizado por:
Dana Guerra
C.I. 28.166.493
1. Concepción reflexiva de la Seguridad y Defensa de la Nación

Tradicionalmente, la Defensa de la Nación se configura por un conjunto de acciones y previsiones


que adopta un gobierno permanentemente, para salvaguardar la integridad de la República y las
vidas y bienes de la colectividad. Tiene como propósito preservar la continuidad de la vida social, y
protegerla ante los diversos peligros y amenazas que puedan afectarla, independientemente de
las características de estos eventos adversos. De esta manera, está orientada a generar los
máximos niveles posibles de Seguridad social.

La Defensa de la Nación va más allá del ámbito exclusivo del conflicto bélico, ya que configura un
conjunto de variables que tipifican una serie de acciones y medidas dirigidas a mantener y
fortalecer la Seguridad de la Nación, la cual coadyuva con el desarrollo integral, mientras que la
Defensa de la Nación, representa la capacidad del Estado para proteger el capital humano y los
recursos del país. La defensa es una de las principales causas de la seguridad, si bien no produce
por sí sola la condición de seguridad deseada, ya que ésta requiere también del Desarrollo
Integral. En tanto la defensa se orienta principalmente a neutralizar riesgos y amenazas externas
contra el interés nacional, el Desarrollo Integral aporta los componentes de estabilidad y orden
interno necesarios para la seguridad, además de los recursos económicos.

La Defensa de la Nación salvaguarda la soberanía e intereses nacionales considerando la


disposición, integración y acción coordinada de todas las energías y fuerzas morales y materiales
de una Nación ante cualquier forma de agresión o amenaza que se concreta y afecta la vida
normal de la sociedad. Es decir, la Seguridad de la Nación establece las condiciones, acciones y
normas y procedimientos tendientes a prevenir y mitigar los efectos de cualquier amenaza a la
integridad de la Nación, y la Defensa de la Nación activa un conjunto de medidas cuando se
concreta dicha amenaza. En este sentido, la defensa se configura como un concepto integrador
que concierne a todos los componentes del Estado: a los ciudadanos en tanto que individuos, a la
sociedad articulada a través de todos sus elementos constitutivos, y a los poderes públicos.

De esta manera, la Seguridad de la Nación, se fundamenta en el desarrollo integral, se manifiesta


en una condición y acciones que propenden por un lado, a garantizar el goce y ejercicio de los
derechos ciudadanos y por el otro, proteger a la sociedad y al medio ambiente de las amenazas y
peligros, produciendo a nivel individual y social un sentimiento de confianza y disfrute de sus
derechos, la percepción de estar alejado de eventos adversos y la preservación de la soberanía,
medio ambiente e integridad nacional. Por otro lado, la Defensa de la Nación se configura tal como
lo expresa la Ley Orgánica de Seguridad de la Nación, como un conjunto de sistemas, métodos,
medidas y acciones de defensa, cualesquiera sean su naturaleza e intensidad, que en forma activa
formule, coordine y ejecute el Estado con el objeto de salvaguardar la independencia, la libertad,
la democracia, la soberanía, la integridad territorial y el desarrollo integral de la Nación. En
cuentas resumidas, son acciones que se activan en caso de concretarse una amenaza o evento
adversos.
2. Guerra Popular Prolongada

La guerra popular es la incorporación de todo el pueblo a la guerra, donde se expresa la lucha de


masas y ésta impulsa la lucha armada revolucionaria y todas las formas de lucha para poder
resolver la contradicción de clase de nuestra sociedad, es decir, es el pueblo en armas como la
máxima expresión política militar organizada de una manera revolucionaria.

Se moviliza a todo el pueblo creando las condiciones para igualar nuestras fuerzas con el enemigo
en un determinado tiempo largo. Dicha estrategia militar debe ser dirigida por una conducción
revolucionaria, ya que sin un verdadero partido socialista y revolucionario, la dirección de la
guerra popular nos conduce a resultados muy pobres.

La participación de todo el pueblo se da a partir de la creatividad para desarrollar la lucha armada


revolucionaria en colaboración con los revolucionarios para su subsistencia, el cumplimiento de las
tareas y el reclutamiento para fortalecer al partido. Los objetivos de la guerra popular es romper
con el sometimiento imperialista y resolver las contradicciones de clases para abrir paso al
socialismo.

Los principios de la guerra popular se basan en el hombre como factor decisivo, así como en la
realización de combates ya que entre más los haya, más se fortalece la lucha revolucionaria.

3. Estado de excepción

Es una medida que es tomada por el primer mandatario (presidente) de una nación, en situaciones
extraordinarias, que son consideradas perjudiciales para el Estado, la finalidad de este decreto es
proteger a las personas, organismos e instituciones que hacen vida en dicho país, ya que las
capacidades ordinarias para resolver estas amenazas no son suficientemente efectivas.

Para que un gobierno declare el “estado de excepción” la problemática debe ser considerada
grave y de carácter urgente tal es el caso de: guerra exterior, guerra civil, catástrofes naturales,
perturbación grave al orden público, circunstancias anormales de orden social y económico. Las
vías a seguir para que un presidente tome esta decisión es la siguiente: primero debe reunirse en
consejo de ministros para aprobar dicha medida, luego de esto el decreto debe ser presentado al
parlamento en forma de documento o ley dentro de los 8 días posteriores de decretarlo, para que
luego sea aprobado o no en el parlamento, luego debe ser presentado al Tribunal supremo de
Justicia para que éste decrete su constitucionalidad.
4. Concepto estratégico para la Defensa de la Nación

La seguridad de la Nación en Venezuela está fundamentada en la corresponsabilidad entre el


Estado y la sociedad civil, concepto que sienta las bases para dar cumplimiento a los principios de
independencia, democracia, igualdad, paz, libertad, justicia, solidaridad, promoción y conservación
ambiental y afirmación de los derechos humanos, así como en la satisfacción progresiva de las
necesidades individuales y colectivas de la sociedad nacional.

La seguridad será siempre la base fundamental del desarrollo sustentable y productivo para
atender con eficiencia a la población y lograr su bienestar.

En este sentido, los dirigentes de la nación que se encuentran al frente del Estado, tiene el
compromiso de diseñar y mantener una política integral de seguridad y defensa del espacio
geográfico, salvaguardando con ello la integridad territorial, la soberanía, la identidad nacional, la
diversidad y el ambiente, sin descuidar el desarrollo cultural, económico, social y la integración.
Por otro lado, deben producir un conjunto de decisiones y acciones políticas enunciadas y
coordinadas con el Poder Público Nacional, direccionados en los ámbitos económico, social,
político, cultural, geográfico, ambiental y militar, en búsqueda permanente de la defensa y
desarrollo integral de la nación.

El Consejo de Defensa de la Nación es el máximo órgano de consulta para la planificación y


asesoramiento del Poder Público en los asuntos relacionados con la defensa integral de la Nación,
su soberanía y la integridad de su espacio geográfico. Tiene el peso fundamental en lo atinente a la
dirección, coordinación y evaluación del planeamiento estratégico integral de la seguridad y
defensa de la nación, así como las fases prospectivas de este importe proceso.

Al órgano de seguridad le corresponde, como elemento vital del proceso de planeamiento, la


construcción detallada del “Concepto Estratégico de la Nación” sustentado en un acucioso estudio
que permita identificar el verdadero problema de seguridad y sus posibles soluciones. El órgano
principal en la toma de decisiones en este aspecto es el Presidente o Presidenta de la República a
quien le corresponde la aprobación de esta importante herramienta que necesariamente dará la
orientación para desarrollar el proceso de planeamiento de Seguridad y Defensa.

El Concepto Estratégico Nacional, según como lo plantea Littuma (Ibídem), es la norma que orienta
a la Estrategia Nacional en sus acciones generales para el fortalecimiento y aplicación de los
instrumentos y técnicas del Poder Nacional; pero, también es el curso de acción indicado, como
resultado de la apreciación estratégica de la realidad nacional e internacional. En tal sentido,
constituye la decisión vital en el proceso de planificación que guía la actuación del Estado para
alcanzar la efectividad en la aplicación de la Política de Seguridad Nacional.
Por otra parte, comprende los Objetivos Nacionales actuales que permiten visualizar los fines a
alcanzar y las políticas de consecución que establecen los cursos de acción estratégica para
obtener los objetivos establecidos y el acondicionamiento espacial de las futuras acciones. En el
mismo orden de ideas, el Estado debe disponer de una sólida política nacional que le permita
atender exitosamente todos los aspectos de su seguridad; por tal motivo, hoy en día se ha
establecido la corresponsabilidad, la cual se concibe como un principio constitucional de la
novísima constitucionalidad social y de la democracia que se puede ejercer en la República
Bolivariana de Venezuela, en los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico. La
corresponsabilidad es uno de los principios fundamentales que sustenta el modelo de Estado y de
sociedad creado en la Constitución vigente en donde el Estado tiene unas funciones y
responsabilidades específicas, y los ciudadanos tienen unos derechos y unas obligaciones que
cumplir para fortalecer la seguida de la nación.

En este sentido, los objetivos que se desean lograr deben ser cuidadosamente definidos y
ajustados permanentemente para que los fines correspondan a los recursos y los recursos sean
proporcionados para los fines propuestos. Es así como el Estado debe mantener muy claro sus
objetivos y su poder en permanente equilibrio, sus propósitos estrechamente relacionados con sus
recursos y a la vez adecuarlos a tus posibles emprendimientos.

5. Unión cívico militar

La Unión Cívico-Militar hace referencia a la participación por parte de la sociedad y la Fuerza


Armada, es decir, se plantea la relación existente entre ellos, donde se busca solucionar todos los
problemas que se presentan en la población y asimismo se incremente el desarrollo socio-
económico de toda la población civil en todos sus niveles. Esta unión se maneja con una serie de
conocimientos, equipos y recursos necesarios para que se mantenga una buena unión. También es
importante saber cómo ciudadano o como venezolano toda tipo de información de esta unión
para tener conocimientos, ya que, es muy importante porque se trata de nuestra nación y de su
desarrollo, y todo esto con el objeto de mejorar la relación de la población civil hacia la fuerza
armada.

Por otro lado es importante mencionar que la integración Cívico-Militar tiene como objetivos de
sus acciones mejorar las relaciones de la sociedad hacia la Fuerza Armada como la colaboración en
zonas afectadas por operaciones militares y desastres naturales, es decir tiene el deber y la
obligación de velar por cualquier situación que se presente dentro de la sociedad.

Para concluir, se trata de una alianza forjada entre la FANB y el pueblo para forjar la unión y
defender la nación. Es una colaboración para desarrollar una sociedad “verdaderamente
democrática” en el ámbito político, social y económico.