Está en la página 1de 127

LA SANTA MISA

MISAL DIARIO

MAYO 2021
CICLO B

Nuestro Misal Diocesano ofrece –siempre que esto sea


posible– una doble paginación. Ejemplo: MR p. 385 [215].
La primera corresponde a la página del Misal Romano [MR]
en su Tercera Edición Típica, difundida por Buena Prensa
en su segunda edición de enero de 2014 y la que va entre
[…] corresponde al Misal Romano editado por la BAC para
la Conferencia del Episcopado Mexicano en su reimpresión
de junio de 2015. Lo mismo se hará en otros casos como en
lo relativo a Prefacios o Bendiciones.
2

LA SANTA MISA
MISAL DIARIO
Año XI, Nº 130, julio de 2020
Dirección del proyecto:
Centro Católico de Comunicaciones

Producción, Comentarios y Moniciones:


Pbro. Salvador López Rojas

Supervisión:
Pbro. Juan José Alvizo Camarena
Pbro. Joaquín Aguillón Hernández

Semblanza histórica:
David Hernández

Diseño editorial y de portada:


Creator Comunicación Gráfica

Censor:
Pbro. Guillermo Rodríguez Benítez
Pbro. Guadalupe González López

Imprimátur:
+ José Francisco Cardenal Robles Ortega

Impreso en:
Creator Comunicaciones, S. de R.L. de C.V.
Isla Flores N.º 3344, Col. Jardines de San José,
Tlaquepaque, Jalisco. C.P. 45085

Tel.: (01 33) 3002 6470

lasantamisa@cccomunicaciones.com.mx

Número de registro:
03-2009-092812352700-01
Certificado por INDAUTOR
ORDINARIO DE LA MISA
L RITOS INICIALES
a CANTO DE ENTRADA
(si no hay canto de entrada, se recita la antífona de entrada propia del día)

S S. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.


P. Amén.

a SALUDO
a) S. La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la co-

n munión del Espíritu Santo estén con todos ustedes.


b) S. La gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y de Jesucristo,

t el Señor, estén con todos ustedes.


c) S. El Señor esté con ustedes.
a P. Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

M El sacerdote invita a los fieles al arrepentimiento:


S. Hermanos: para celebrar dignamente estos sagrados misterios, re-
conozcamos nuestros pecados. (Se hace una breve pausa en silencio.
i Después, todos hacen en común la fórmula de la confesión general:)

s Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes, hermanos, que


he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por

a
mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a santa
María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes, her-
manos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor.
O bien:
S. Al comenzar esta celebración eucarística, pidamos a Dios que
nos conceda la conversión de nuestros corazones; así obtendremos
la reconciliación y se acrecentará nuestra comunión con Dios y con
nuestros hermanos. (Se hace una breve pausa en silencio)
S. Señor, ten misericordia de nosotros.
P. Porque hemos pecado contra ti.
S. Muéstranos, Señor, tu misericordia.
P. Y danos tu salvación.

El sacerdote concluye con la siguiente plegaria:


Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros
pecados y nos lleve a la vida eterna. Amén.
GLORIA
5
L
A continuación, cuando está prescrito, se canta o se dice el himno:
Gloria a Dios en el Cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el
Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos,
a
te glorificamos; te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre
todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo; Señor Dios, Cordero de
Dios, Hijo del Padre; Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de S
nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica;
Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros, a
n
porque sólo Tú eres Santo, sólo Tú Señor, sólo Tú, Altísimo Jesucristo,
con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

ORACIÓN COLECTA
LITURGIA DE LA PALABRA
t
1. El lector va al ambón y lee la Primera Lectura, que todos escuchan
sentados. Para indicar el fin de la Lectura, el lector dice:
a
M
Palabra de Dios.
Todos aclaman:
Te alabamos, Señor.
2. El salmista o el cantor proclama el Salmo, y el pueblo intercala la
respuesta, a no ser que el Salmo se diga seguido sin estribillo del pueblo.
i
3. Si hay Segunda Lectura, se lee en el ambón, como la Primera. s
4. Sigue el Aleluya, el canto antes del Evangelio.
5. Después, el diácono (o el sacerdote) va al ambón; ahí dice:
a
El Señor esté con ustedes.
El pueblo responde:
Y con tu espíritu.
El diácono (o el sacerdote) dice:
Lectura del santo Evangelio según san N.
(Mientras tanto, hace la señal de la cruz sobre el libro y sobre su frente,
labios y pecho; el pueblo se persigna)
El pueblo aclama:
Gloria a ti, Señor.
6. Acabado el Evangelio, el diácono (o el sacerdote) dice:
Palabra del Señor.
Todos aclaman:
Gloria a ti, Señor Jesús.
L 6
7. Después tiene lugar la homilía; esta es obligatoria todos los domingos

a y fiestas de precepto, y se recomienda en los restantes días.


8. Acabada la homilía, si la liturgia del día lo prescribe, se hace la
Profesión de fe:

S CREDO NICENO-CONSTANTINOPOLITANO

a Creo en un solo Dios;


Padre todopoderoso,
Creador del Cielo y de la tierra,
n de todo lo visible y lo invisible.
Creo en un solo Señor, Jesucristo,

t

Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:

a
Dios de Dios, Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre
por Quien todo fue hecho;
M

que por nosotros, los hombres,
y por nuestra salvación bajó del Cielo,

i (en las palabras que siguen, hasta "se hizo hombre", todos se inclinan)


y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre;
s

y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato,

a


padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al Cielo, y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su Reino no tendrá fin.
Creo en el Espíritu Santo, Señor y Dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.
Creo en la Iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo Bautismo
para el perdón de los pecados.
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén.
O bien:
7
L
CREDO DE LOS APÓSTOLES

Creo en Dios, Padre todopoderoso,


a
Creador del Cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor,
(en las palabras que siguen, hasta "María Virgen", todos se inclinan) S
a
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,
nació de santa María Virgen,

n
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos;

t
al tercer día, resucitó de entre los muertos,
subió a los Cielos
y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo, a
la santa Iglesia católica,

M
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne

Amén.
y la vida eterna.
i
ORACIÓN DE LOS FIELES

LITURGIA EUCARÍSTICA
s
Acabada la Liturgia de la Palabra, los ministros colocan en el altar el corpo-
ral, el purificador, el cáliz y el Misal; mientras tanto, puede ejecutarse un can-
a
to adecuado. Conviene que los fieles expresen su participación en la ofrenda,
bien sea llevando el pan y el vino para la celebración de la Eucaristía, o apor-
tando otros dones para las necesidades de la Iglesia o de los pobres.
El sacerdote se acerca al altar, toma la patena con el pan y, mantenién-
dola un poco elevada sobre el altar, dice en secreto:
S. Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra
y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te
presentamos; él será para nosotros Pan de vida.
P. Bendito seas por siempre, Señor.
El diácono, o el sacerdote, echa vino y un poco de agua en el cáliz,
diciendo en secreto:
S. Por el misterio de esta agua y este vino, haz que compartamos la
divinidad de Quien se ha dignado participar de nuestra humanidad.
L 8
Después, el sacerdote toma el cáliz y, manteniéndolo un poco elevado

a sobre el altar, dice en secreto:


S. Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino, fruto de la vid
y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te
presentamos; él será para nosotros bebida de salvación.

S P. Bendito seas por siempre, Señor.


A continuación, el sacerdote, inclinado, dice en secreto:

a S. Acepta, Señor, nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde;


que este sea hoy nuestro sacrificio y que sea agradable en tu presencia,
Señor, Dios nuestro.
n Luego, el sacerdote, de pie a un lado del altar, se lava las manos, dicien-
do en secreto:

t S. Lava del todo mi delito, Señor, limpia mi pecado.


Después, de pie en el centro del altar y de cara al pueblo, extendiendo

a y juntando las manos, dice:


S. Oren, hermanos, para que este sacrificio, mío y de ustedes, sea agra-
dable a Dios, Padre todopoderoso.
P. El Señor reciba de tus manos este sacrificio para alabanza y

M gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
i PLEGARIA EUCARÍSTICA
s S. El Señor esté con ustedes. P. Y con tu espíritu.

a S. Levantemos el corazón. P. Lo tenemos levantado hacia el Señor.


S. Demos gracias al Señor, nuestro Dios. P. Es justo y necesario.

PREFACIO I DE PASCUA
El Misterio Pascual
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación glorificarte
siempre, Señor, pero más que nunca (en esta noche) (en este día) (en
este tiempo), en que Cristo, nuestra Pascua, fue inmolado.
Porque él es el verdadero Cordero que quitó el pecado del mundo: mu-
riendo, destruyó nuestra muerte, y resucitando, restauró la vida.
Por eso, con esta efusión del gozo pascual, el mundo entero se desborda
de alegría y también los coros celestiales, los ángeles y los arcángeles,
cantan sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo...
PREFACIO COMÚN II
9
L
La salvación por Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias a
siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.

S
Pues por amor creaste al hombre, y, aunque condenado justamente, lo re-
dimiste por tu misericordia, por Cristo, Señor nuestro. Por Él, los ángeles
y los arcángeles, y todos los coros celestiales, celebran tu gloria, unidos en
común alegría. Permítenos asociarnos a sus voces, cantando humildemen-
te tu alabanza: Santo, Santo, Santo… a
PREFACIO I DE DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO n
t
El Misterio Pascual y el Pueblo de Dios
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias

a
siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, Señor nuestro. Quien, por su Misterio Pascual, realizó la obra
maravillosa de llamarnos de la esclavitud del pecado y de la muerte al ho-
nor de ser estirpe elegida, sacerdocio real, nación consagrada, pueblo de

M
tu propiedad, para que, trasladados por ti de las tinieblas a tu luz admira-
ble, proclamemos ante el mundo tus maravillas. Por eso, con los ángeles

i
y los arcángeles, con los tronos y dominaciones, y con todos los coros ce-
lestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo…

PREFACIO I DE LOS DIFUNTOS


La esperanza de la resurrección en Cristo s
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gra-
cias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso
y eterno, por Cristo, Señor nuestro. En él resplandece la esperanza de
a
nuestra feliz resurrección; y así, aunque la certeza de morir nos entriste-
ce, nos consuela la promesa de la futura inmortalidad. Pues, para quie-
nes creemos en ti, Padre, la vida no se acaba, se transforma; y disuelta
nuestra morada terrenal, se nos prepara una mansión eterna en el Cielo.
Por eso, con los ángeles y los arcángeles, con los tronos y dominacio-
nes y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu
gloria: Santo, Santo, Santo...
L 10
PLEGARIAS EUCARÍSTICAS
a PLEGARIA EUCARÍSTICA II
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y fuente de salvación

S
darte gracias, Padre santo, siempre y en todo lugar, por Jesucristo, tu
Hijo amado. Él es tu Palabra, por Quien hiciste todas las cosas; Tú nos
lo enviaste para que, hecho hombre por obra del Espíritu Santo y nacido

a de María, la Virgen, fuera nuestro Salvador y Redentor. Él, en cumpli-


miento de tu voluntad, para destruir la muerte y manifestar la Resurrec-
ción, extendió sus brazos en la cruz, y así adquirió para ti un pueblo
n santo. Por eso, con los ángeles y los santos, proclamamos tu gloria,

t
diciendo: Santo, Santo, Santo…
Santo eres en verdad, Señor, fuente de toda santidad; por eso te pedimos
que santifiques estos dones con la efusión de tu Espíritu, de manera
a que se conviertan para nosotros en el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo,
nuestro Señor. El cual, cuando iba a ser entregado a su Pasión volunta-
riamente aceptada, tomó pan, dándote gracias, lo partió y lo dio a sus

M discípulos, diciendo:
“Tomen y coman todos de Él, porque esto es mi Cuerpo,

i que será entregado por ustedes”.

s
Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, y dándote gracias de
nuevo, lo pasó a sus discípulos, diciendo:

a
“Tomen y beban todos de él, porque este es el cáliz de mi Sangre,
Sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada
por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados.
Hagan esto en conmemoración mía”.

Luego dice una de las siguientes fórmulas:


I. Este es el Misterio de la fe.
O bien:
Este es el Sacramento de nuestra fe.
P. Anunciamos tu muerte, proclamamos tu Resurrección.
¡Ven, Señor Jesús!

II. Este es el Misterio de la fe.


Cristo nos redimió.
P. Cada vez que comemos de este Pan y bebemos de este Cáliz,
anunciamos tu muerte, Señor, hasta que vuelvas.
11
III. Este es el Misterio de la fe. Cristo se entregó por nosotros. L
P. Salvador del mundo, sálvanos, Tú que nos has liberado por tu
cruz y Resurrección. a
Así, pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la muerte y Resurrec-
ción de tu Hijo, te ofrecemos el Pan de vida y el Cáliz de salvación, y
te damos gracias porque nos haces dignos de servirte en tu presencia. S
Te pedimos humildemente que el Espíritu Santo congregue en la unidad
a cuantos participamos del Cuerpo y la Sangre de Cristo.
a
Acuérdate, Señor, de tu Iglesia extendida por toda la tierra; n
En los domingos:
Acuérdate, Señor, de tu Iglesia extendida por toda la tierra y reunida
t
aquí en el domingo, día en que Cristo ha vencido a la muerte y nos ha
hecho partícipes de su vida inmortal;
a
y con el Papa N., con nuestro Obispo N., y todos los pastores que cuidan
de tu pueblo, llévala a su perfección por la caridad. M
i
Acuérdate también de nuestros hermanos que se durmieron en la espe-
ranza de la Resurrección, y de todos los que han muerto en tu miseri-
cordia; admítelos a contemplar la luz de tu rostro. Ten misericordia de
todos nosotros, y así, con María, la Virgen, Madre de Dios, su Esposo
San José, los Apóstoles y cuantos vivieron en tu amistad a través de los
tiempos, merezcamos, por tu Hijo Jesucristo, compartir la vida eterna y
s
cantar tus alabanzas. a
Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad
del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.

El pueblo aclama:
Amén.

Sigue el Rito de la Comunión.

PLEGARIA EUCARÍSTICA III


Santo eres en verdad, Padre, y con razón te alaban todas tus criaturas,
ya que por Jesucristo, tu Hijo, Señor nuestro, con la fuerza del Espíritu
Santo, das vida y santificas todo, y congregas a tu pueblo sin cesar, para
que ofrezca en tu honor un sacrificio sin mancha desde donde sale el sol
hasta el ocaso.
L 12
Por eso, Padre, te suplicamos que santifiques por el mismo Espíritu

a estos dones que hemos separado para ti, de manera que se conviertan en
el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro, que nos
mandó celebrar estos misterios.
Porque Él mismo, la noche en que iba a ser entregado, tomó pan, y
S dando gracias te bendijo, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:

a
“Tomen y coman todos de él, porque esto es mi Cuerpo,
que será entregado por ustedes”.

n Del mismo modo, acabada la cena, tomo el cáliz, dando gracias te


bendijo, y lo pasó a sus discípulos, diciendo:

t “Tomen y beban todos de él, porque este es


el cáliz de mi Sangre, sangre de la alianza nueva y eterna,

a
que será derramada por ustedes y por muchos
para el perdón de los pecados. Hagan esto
en conmemoración mía”.
Luego dice una de las siguientes fórmulas:
M I. Este es el Misterio de la fe.

i
O bien:
Este es el Sacramento de nuestra fe.
P. Anunciamos tu muerte, proclamamos tu Resurrección.

s ¡Ven, Señor Jesús!


II. Este es el Misterio de la fe.
a Cristo nos redimió.
P. Cada vez que comemos de este Pan y bebemos de este Cáliz,
anunciamos tu muerte, Señor, hasta que vuelvas.
III. Este es el Misterio de la fe.
Cristo se entregó por nosotros.
P. Salvador del mundo, sálvanos, Tú que nos has liberado por tu
cruz y Resurrección.
Así, pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la Pasión salvadora
de tu Hijo, de su admirable Resurrección y Ascensión al Cielo, mientras
esperamos su Venida gloriosa, te ofrecemos, en esta Acción de Gracias,
el sacrificio vivo y santo.
Dirige tu mirada sobre la ofrenda de tu Iglesia, y reconoce en ella la
Víctima por cuya inmolación quisiste devolvernos tu amistad, para que,
fortalecidos con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, y llenos de su Espíritu
Santo, formemos en Cristo un solo cuerpo y un solo espíritu.
13
Que Él nos transforme en ofrenda permanente, para que gocemos de tu
L
heredad junto con tus elegidos: con María, la Virgen Madre de Dios,
su Esposo San José, los Apóstoles y los mártires (san N.: santo del día
o patrono), y todos los santos, por cuya intercesión confiamos obtener
a
siempre tu ayuda.
Te pedimos, Padre, que esta Víctima de reconciliación traiga la paz y
la salvación al mundo entero. Confirma en la fe y en la caridad a tu
S
Iglesia, peregrina en la tierra, a tu servidor, el Papa N., a nuestro Obispo
N., al orden episcopal, a los presbíteros y diáconos, y a todo el pueblo a
redimido por ti.
Atiende los deseos y súplicas de esta familia que has congregado en tu
n
presencia.
En los domingos:
t
Atiende los deseos y súplicas de esta familia que has congregado en tu
presencia en el domingo, día en que Cristo ha vencido a la muerte y nos a
ha hecho partícipes de su vida inmortal.
Reúne en torno a ti, Padre misericordioso, a todos tus hijos dispersos
por el mundo. A nuestros hermanos difuntos y a cuantos murieron en
tu amistad recíbelos en tu Reino, donde esperamos gozar todos juntos
M
de la plenitud eterna de tu gloria, por Cristo, Señor nuestro, por quien
concedes al mundo todos los bienes.
i
Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad
del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos. s
El pueblo aclama:
Amén. a
RITO DE LA COMUNIÓN
PADRE NUESTRO
Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza,
nos atrevemos a decir:
Padre nuestro, que estás en el Cielo, santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra como
en el Cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras
ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.
Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros
días, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres
de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la
gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.
L 14

a
El pueblo concluye:
Tuyo es el Reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.
Señor Jesucristo, que dijiste a tus Apóstoles: “La paz les dejo, mi paz
les doy”, no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia,

S
y conforme a tu palabra, concédenos la paz y la unidad. Tú que vives y
reinas por los siglos de los siglos. Amén.
S. La paz del Señor esté siempre con ustedes.
a P. Y con tu espíritu.
S. Dense fraternalmente la paz.

n FRACCIÓN DEL PAN

t
Se canta o se dice:
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.

a Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,


ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

M
danos la paz.
El sacerdote, con las manos juntas, dice en secreto:
Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que por voluntad del Padre,
i cooperando el Espíritu Santo, diste con tu muerte la vida al mundo,
líbrame, por la recepción de tu Cuerpo y de tu Sangre, de todas mis

s culpas y de todo mal. Concédeme cumplir siempre tus mandamientos y


jamás permitas que me separe de ti.

a El sacerdote hace genuflexión, presenta el Pan consagrado y el Cáliz,


diciendo:
Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos
los invitados a la cena del Señor.
Y, juntamente con el pueblo, añade:
Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra
tuya bastará para sanarme.

RITO DE CONCLUSIÓN
S. El Señor esté con ustedes.
P. Y con tu espíritu.
S. La bendición de Dios todopoderoso: Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre ustedes.
P. Amén.
S. Pueden ir en paz.
P. Demos gracias a Dios.
sábado 1º de mayo de 2021 15

1° sábado
Blanco

FERIA DE PASCUA
o SAN JOSÉ OBRERO
MR p. 705 [724] / Lecc. I pp. 912 y 1011

Este humilde carpintero de Nazaret, pueblecito de Galilea, es para


los cristianos el modelo en el cumplimiento de su profesión, puesto
que él trabajó todos los días íntimamente unido a Jesús. En la escuela
de Nazaret, José nos enseña que el trabajo es gozo y dolor, servicio a
la comunidad y cercanía con Dios.

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal. 127, 1-2


Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos: comerá del
fruto de su trabajo, será dichoso, le irá bien. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, creador de todas las cosas, que has establecido para
el género humano el precepto del trabajo, concede, propicio, por el
ejemplo y con la protección de san José, que podamos cumplir con las
tareas que nos asignas y alcancemos la recompensa que nos prometes.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la
unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Ahora nos dirigiremos a los paganos.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 13, 44-52
El sábado siguiente casi toda la ciudad de Antioquía acudió a oír la
palabra de Dios. Cuando los judíos vieron una concurrencia tan gran-
de, se llenaron de envidia y comenzaron a contradecir a Pablo con
palabras injuriosas. Entonces Pablo y Bernabé dijeron con valentía:
"La palabra de Dios debía ser predicada primero a ustedes; pero como
la rechazan y no se juzgan dignos de la vida eterna, nos dirigiremos
a los paganos. Así nos lo ha ordenado el Señor, cuando dijo: Yo te he
puesto como luz de los paganos, para que lleves la salvación hasta los
últimos rincones de la tierra".
Al enterarse de esto, los paganos se regocijaban y glorificaban la
palabra de Dios, y abrazaron la fe todos aquellos que estaban destina-
dos a la vida eterna.
16 sábado 1º de mayo de 2021
La palabra de Dios se iba propagando por toda la región. Pero
los judíos azuzaron a las mujeres devotas de la alta sociedad y a los
ciudadanos principales, y provocaron una persecución contra Pablo y
Bernabé, hasta expulsarlos de su territorio.
Pablo y Bernabé se sacudieron el polvo de los pies, como señal de
protesta, y se marcharon a Iconio, mientras los discípulos se quedaron
llenos de alegría y del Espíritu Santo. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 97, 1. 2-3ab. 3cd-4


R. Cantemos las maravillas del Señor. Aleluya.
Cantemos al Señor un canto nuevo pues ha hecho maravillas. Su
diestra y su santo brazo le han dado la victoria. R.
El Señor ha dado a conocer su victoria y ha revelado a las nacio-
nes su justicia. Una vez más ha demostrado Dios su amor y su lealtad
hacia Israel. R.
La tierra entera ha contemplado la victoria de nuestro Dios. Que
todos los pueblos y naciones aclamen con júbilo al Señor. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO del salmo 67, 20


R. Aleluya, aleluya.
Bendito sea el Señor día tras día, que nos lleve en sus alas y nos
salve. R. Aleluya.

EVANGELIO
[¿No es éste el hijo del carpintero?]
Del santo Evangelio según san Mateo 13, 54-58
En aquel tiempo, Jesús llegó a su tierra y se puso a enseñar a la
gente en la sinagoga, de tal forma, que todos estaban asombra-
dos y se preguntaban: "¿De dónde ha sacado éste esa sabiduría y esos
poderes milagrosos? ¿Acaso no es éste el hijo del carpintero?
¿No se llama María su madre y no son sus hermanos Santiago,
José, Simón y Judas? ¿Qué no viven entre nosotros todas sus herma-
nas? ¿De dónde, pues, ha sacado todas estas cosas?" Y se negaban a
creer en él.
Entonces, Jesús les dijo: "Un profeta no es despreciado más que en
su patria y en su casa". Y no hizo muchos milagros ahí por la incredu-
lidad de ellos. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • Fue el Papa Pio XII quien instituyó en 1955


–a diez años de la terminación de la II Guerra Mundial– la fies-
ta de “San José Obrero” para dar un patrono a los trabajadores
sábado 1º de mayo de 2021 17
y un sentido cristiano a la “fiesta del trabajo”. Al “bautizar”
esta celebración la Iglesia desea proclamar el valor real del tra-
bajo y aprobar y bendecir los esfuerzos de la clase trabajadora
en su justa y legítima lucha por obtener una mayor justicia y
libertad, a la luz de su Doctrina Social, sobre todo a partir de
1891 con la Encíclica de León XIII Rerum Novarum y con todos
los documentos pontificios que, haciendo eco de ella, la han
venido poniendo al día… • La figura de San José –el humilde y
empeñoso trabajador de Nazaret– nos oriente hacia Cristo, el
Salvador del hombre, el Hijo de Dios que ha querido compartir
en todo nuestra condición humana. A partir de este ejemplo
luminoso seremos capaces de apreciar el valor santificador del
trabajo honesto y perseverante, como una forma insuperable
de participar en el perfeccionamiento de la obra maravillosa de
la creación y en la edificación de un mundo nuevo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Dios nuestro, fuente de toda misericordia, mira las ofrendas que
te presentamos en la conmemoración de san José, y concédenos,
propicio, que los dones ofrecidos se conviertan en protección para los
que te invocan. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO: Misión de San José.


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte
gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopode-
roso y eterno.
Y alabar, bendecir y proclamar tu gloria en la conmemoración de
san José, porque él es el hombre justo que diste por esposo a la Virgen
Madre de Dios, el fiel y prudente servidor a quien constituiste jefe de
tu familia, para que, haciendo las veces de padre, cuidara a tu Unigé-
nito, concebido por obra del Espíritu Santo, Jesucristo, Señor nuestro.
Por él, los ángeles y los arcángeles, y todos los coros celestiales, ce-
lebran tu gloria, unidos en común alegría. Permítenos asociarnos a
sus voces cantando humildemente tu alabanza: Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Col 3, 17


Todo lo que digan y todo lo que hagan, háganlo en el nombre del
Señor Jesús, dándole gracias a Dios Padre. Aleluya.
18 sábado 1º de mayo de 2021

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Alimentados, Señor, con el manjar celestial, te suplicamos humil-
demente que, a ejemplo de san José, llevemos en nuestro corazón las
pruebas de tu amor y gocemos siempre del fruto de la paz eterna. Por
Jesucristo, nuestro Señor.

ACTIVIDAD DIOCESANA
Jubileo circular: Jueves 29 y Viernes 30 de Abril y Sábado
1° de Mayo: María Puerta del Cielo, La Sagrada Familia, Santa
María de los Ángeles, María Medianera de todas las gracias,
Santa María de Guadalupe (Jardines Universidad), Virgen de
Guadalupe (Villa Guerrero), Sagrado Corazón (Col. Buenos Ai-
res), San Sabás.
domingo 2 de mayo de 2021 19
Domingo 2 de mayo de 2021
V DOMINGO DE PASCUA,
El valor y el reto de «permanecer»…

L a Palabra de Dios continúa indicándonos


el camino y las condiciones para ser co-
munidad del Señor Resucitado. El pasado
Domingo se puso de relieve la relación entre
el creyente y Jesús «Buen Pastor»… Hoy el
evangelio nos propone el momento en el que
Jesús se presenta como la «Vid verdadera»
y nos invita a permanecer unidos a Él para
llevar mucho fruto. Esta relación es el secre-
to de la vida cristiana y el evangelista Juan
la expresa con el verbo «permanecer», que en el pasaje de hoy
se repite siete veces… Se trata de permanecer en el Señor para
encontrar el valor de salir de nosotros mismos, de nuestras
comodidades, de nuestros espacios restringidos y protegidos,
para adentrarnos en el mar abierto de las necesidades de los
demás y dar un respiro amplio a nuestro testimonio cristiano
en el mundo.
El dinamismo de la caridad del creyente no es fruto de es-
trategias, no nace de solicitudes externas, de instancias so-
ciales o ideológicas, sino del encuentro con Jesús y del per-
manecer en Jesús… Él es para nosotros la vida de la que ab-
sorbemos la savia, es decir, la «vida» para llevar a la sociedad
una forma diferente de vivir y de brindarse, lo que pone en
el primer lugar a los últimos… Cuando somos íntimos con el
Señor, somos capaces de dar frutos de vida nueva, de miseri-
cordia, de justicia y de paz, que derivan de la Resurrección del
Señor. Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor
y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada
día, allí donde cada uno se encuentra.
Cada actividad –el trabajo, el descanso, la vida familiar y
social, el ejercicio de las responsabilidades políticas, cultura-
les y económicas– cada actividad, pequeña o grande, si se vive
en unión con Jesús y con actitud de amor y de servicio, es
una ocasión para vivir en plenitud el Bautismo y la santidad
evangélica… Que nos sea de ayuda María, Reina de los santos
y modelo de perfecta comunión con su Hijo divino. Que nos
enseñe Ella a permanecer en Jesús, como sarmientos unidos
a la vid y a no separarnos nunca de su amor. Nada, de hecho,
podemos sin Él, porque nuestra vida es Cristo vivo, presente
en la Iglesia y en el mundo. [Sintetizado de: Papa Francisco,
Regina Coeli, 29-IV-2018].
20 domingo 2 de mayo de 2021
MONICIONES:

ENTRADA: Unidos a nuestros hermanos en la fe, venimos


a alabar al Señor que quiere seguir haciendo maravillas en
favor nuestro e invitarnos a llevar una vida en íntima comu-
nión con Él, por medio de su Hijo… Cristo es la Vid y nosotros
los sarmientos. El que permanece unido a Él –que se ha en-
tregado por nosotros– producirá fruto abundante. ¡Deseosos
de corresponder a su amor, tomemos parte en este encuentro
festivo!

1ª. LECTURA: [Hch 9, 26-31] A la luz del relato de la asom-


brosa conversión de San Pablo, la primera lectura nos narra la
situación de la primitiva comunidad… Animada por el Espíritu,
ella se iba consolidando en la paz y en la unidad.

2ª. LECTURA: [1 Jn 3, 18-24] El amor cristiano, nos dice


la segunda lectura, no puede quedarse en meras palabras o en
vanas promesas… La fe en Cristo ha de ir inseparablemente
unida al amor a Dios y a los hermanos.

EVANGELIO: [Jn 15, 1-8] San Juan nos presenta la re-


lación entre Jesús y sus discípulos a través de la sugestiva
imagen de la Vid y los sarmientos... Si no permanecemos en
Él no podremos hacer nada de valor ni dar los frutos que, con
razón, Él espera de nosotros.

OFRENDAS: Gozosos de participar en la vida de gracia que


el Señor Resucitado nos ofrece, llevemos al altar la ofrenda eu-
carística… Esta ofrenda santa se nos dará luego como alimento
que nos fortalece y que nos sana.

COMUNIÓN: Acerquémonos a la mesa celestial a recibir


el Cuerpo de Cristo que se nos da como el verdadero Pan de
Vida… ¡Que sepamos crecer en la caridad y compartir lo que
somos y lo que tenemos, como hijos de un mismo Padre!

DESPEDIDA: Porque hemos resucitado con Cristo, demos


ahora frutos abundantes al volver a nuestra vida diaria… ¡Pida-
mos al Señor saber confiar en sus promesas, seguros de que
nunca nos defraudará!
domingo 2 de mayo de 2021 21
2 domingo
Blanco

V DOMINGO DE PASCUA
[Se omite la Memoria de SAN ATANASIO,
Obispo y Doctor de la Iglesia]
MR p. 370 [375] / Lecc. I p. 220. LH Semana I del Salterio.

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 97,1-2


Canten al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas y
todos los pueblos han presenciado su victoria. Aleluya.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA
Dios todopoderoso y eterno, lleva a su plenitud en nosotros el
sacramento pascual, para que, a quienes te dignaste renovar por el
santo bautismo, les hagas posible, con el auxilio de tu protección,
abundar en frutos buenos, y alcanzar los gozos de la vida eterna. Por
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la uni-
dad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Les contó cómo había visto al Señor en el camino.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 9, 26-31
Cuando Pablo regresó a Jerusalén, trató de unirse a los discípulos,
pero todos le tenían miedo, porque no creían que se hubiera conver-
tido en discípulo.
Entonces, Bernabé lo presentó a los apóstoles y les refirió cómo
Saulo había visto al Señor en el camino, cómo el Señor le había
hablado y cómo él había predicado, en Damasco, con valentía, en el
nombre de Jesús. Desde entonces, vivió con ellos en Jerusalén, iba
y venía, predicando abiertamente en el nombre del Señor, hablaba
y discutía con los judíos de habla griega y éstos intentaban matarlo.
Al enterarse de esto, los hermanos condujeron a Pablo a Cesarea y lo
despacharon a Tarso.
En aquellos días, las comunidades cristianas gozaban de paz en
toda Judea, Galilea y Samaria, con lo cual se iban consolidando, pro-
gresaban en la fidelidad a Dios y se multiplicaban, animadas por el
Espíritu Santo. Palabra de Dios.
22 domingo 2 de mayo de 2021
SALMO RESPONSORIAL del salmo 21, 26b-27. 28 y 30. 31-32
R. Bendito sea el Señor. Aleluya.
Le cumpliré mis promesas al Señor delante de sus fieles. Los po-
bres comerán hasta saciarse y alabarán al Señor los que lo buscan: su
corazón ha de vivir para siempre. R.
Recordarán al Señor y volverán a él desde los últimos lugares del
mundo; en su presencia se postrarán todas las familias de los pueblos.
Sólo ante él se postrarán todos los que mueren. R.
Mi descendencia lo servirá y le contará a la siguiente generación,
al pueblo que ha de nacer, la justicia del Señor y todo lo que él ha
hecho. R.
SEGUNDA LECTURA
[Este es su mandamiento: que creamos y que nos amemos.]
De la primera carta del apóstol san Juan 3, 18-24
Hijos míos: No amemos solamente de palabra; amemos de ver-
dad y con las obras. En esto conoceremos que somos de la verdad
y delante de Dios tranquilizaremos nuestra conciencia de cualquier
cosa que ella nos reprochare, porque Dios es más grande que nuestra
conciencia y todo lo conoce. Si nuestra conciencia no nos remuerde,
entonces, hermanos míos, nuestra confianza en Dios es total.
Puesto que cumplimos los mandamientos de Dios y hacemos lo
que le agrada, ciertamente obtendremos de él todo lo que le pidamos.
Ahora bien, este es su mandamiento: que creamos en la persona de
Jesucristo, su Hijo, y nos amemos los unos a los otros, conforme al
precepto que nos dio.
Quien cumple sus mandamientos permanece en Dios y Dios en
él. En esto conocemos, por el Espíritu que él nos ha dado, que él per-
manece en nosotros. Palabra de Dios.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 15, 4. 5


R. Aleluya, aleluya.
Permanezcan en mí y yo en ustedes, dice el Señor; el que per-
manece en mí da fruto abundante. R. Aleluya.

EVANGELIO
[El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante.]
Del santo Evangelio según san Juan 15, 1-8
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Yo soy la ver-
dadera vid y mi Padre es el viñador. Al sarmiento que no da
fruto en mí, él lo arranca, y al que da fruto lo poda para que dé más
fruto.
domingo 2 de mayo de 2021 23
Ustedes ya están purificados por las palabras que les he dicho.
Permanezcan en mí y yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar
fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes,
si no permanecen en mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que
permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante, porque sin mí
nada pueden hacer. Al que no permanece en mí se le echa fuera, como
al sarmiento, y se seca; luego lo recogen, lo arrojan al fuego y arde.
Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan
lo que quieran y se les concederá. La gloria de mi Padre consiste en
que den mucho fruto y se manifiesten así como discípulos míos". Pa-
labra del Señor.
Se dice Credo.

ORACIÓN DE LOS FIELES:


Invoquemos a Cristo –camino, verdad y vida– y, como
pueblo sacerdotal, pidámosle por las necesidades de todo el
mundo:

1. Para que Cristo, esposo de la Iglesia, llene de alegría pas-


cual a todos los que se han consagrado a la extensión de su
Reino, roguemos al Señor.
2. Para que Cristo, piedra angular del edificio, ilumine con
el anuncio evangélico a los pueblos que aún desconocen la
buena nueva de su Evangelio, roguemos al Señor.
3. Para que Cristo, estrella luciente de la mañana, seque las
lágrimas de los que lloran y aleje las penas de los que sufren,
roguemos al Señor.
4. Para que Cristo, testigo fidedigno y veraz, nos conceda
ser sal y luz para los hombres que desconocen la victoria de su
Resurrección, roguemos al Señor.

Dios nuestro, que nos has unido a Cristo como sarmientos


a la verdadera vid, danos tu Espíritu Santo, para que –amán-
donos los unos a los otros– demos frutos abundantes de san-
tidad y de paz. Por Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina por los
siglos de los siglos.

Se dice Credo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Dios nuestro, que por el santo valor de este sacrificio nos hiciste
24 lunes 3 de mayo de 2021
participar de tu misma y gloriosa vida divina, concédenos que, así
como hemos conocido tu verdad, de igual manera vivamos de acuerdo
con ella. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I-V de Pascua, pp. 499-503 [500-504].

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 15, 1.5


Yo soy la vid verdadera y ustedes los sarmientos, dice el Señor;
si permanecen en mí y yo en ustedes darán fruto abundante. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Señor, muéstrate benigno con tu pueblo, y ya que te dignaste
alimentarlo con los misterios celestiales, hazlo pasar de su antigua
condición de pecado a una vida nueva. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne, p. 595 [603].

ACTIVIDAD DIOCESANA
Visita al Santuario de los Mártires:
Decanato de Dulce Nombre de Jesús.

3 lunes
Rojo
Fiesta
LA SANTA CRUZ]
MR p. 708 [727] / Lecc. I p. 1012.

En la Iglesia universal la fiesta de la Santa Cruz se celebra el 14


de septiembre, al día siguiente de la dedicación de la "Iglesia de la
Resurrección", levantada en Jerusalén sobre el sepulcro de Jesucris-
to. Antes de la reforma litúrgica del Vaticano II esta fiesta se llamaba
"La exaltación de la Santa Cruz". Entonces también se celebraba
otra fiesta, la del "Hallazgo de la Santa Cruz", el día 3 de mayo.
Dado que en México la celebración de la Santa Cruz en este día está
muy arraigada, sobre todo en el sector de la construcción, el Epis-
copado Mexicano pidió autorización a la Santa Sede para seguirla
celebrando el 3 de mayo en vez del 14 de septiembre, con lo cual
siempre cae dentro del Tiempo Pascual. Ciertamente la cruz es el
trofeo de la victoria pascual de Cristo sobre la muerte.
lunes 3 de mayo de 2021 25
ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Gal 6, 14
Que nuestro único orgullo sea la Cruz de nuestro Señor Jesucristo,
porque en él tenemos la salvación, la vida y la resurrección, y por él
hemos sido salvados y redimidos. Aleluya.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA
Señor Dios, que quisiste que tu Unigénito sufriera la cruz para sal-
var al género humano, concédenos que quienes conocimos su miste-
rio en la tierra, merezcamos alcanzar en el cielo el premio de su reden-
ción. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Si alguno era mordido y miraba la serpiente de bronce quedaba cu-
rado.]
Del libro de los Números 21, 4-9
En aquellos días, el pueblo se impacientó y murmuró contra Dios
y contra Moisés, diciendo: “¿Para qué nos sacaste de Egipto? ¿Para
que muriéramos en el desierto? No tenemos pan ni agua y ya estamos
hastiados de esta miserable comida”.
Entonces envió Dios contra el pueblo serpientes venenosas, que
los mordían y murieron muchos israelitas. El pueblo acudió a Moisés
y le dijo: “Hemos pecado al murmurar contra el Señor y contra ti.
Ruega al Señor que aparte de nosotros las serpientes”. Moisés rogó
al Señor por el pueblo y el Señor le respondió: “Haz una serpiente
como ésas y levántala en un palo. El que haya sido mordido por las
serpientes y mire la que tú hagas, vivirá”. Moisés hizo una serpiente
de bronce y la levantó en un palo; y si alguno era mordido y miraba la
serpiente de bronce, quedaba curado. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 77, 1-2. 34-35. 36-37. 38


R. No olvidemos las hazañas del Señor.
Escucha, pueblo mío, mi enseñanza; presten oído a las palabras de
mi boca. Abriré mi boca y les hablaré en parábolas; anunciaré lo que
estaba oculto desde la creación del mundo. R.
Cuando Dios los hacía morir, lo buscaban y madrugaban para vol-
verse hacia él. Se acordaban de que Dios era su auxilio; el Dios al-
tísimo, su redentor. R.
Lo adulaban con su boca, le mentían con su lengua; su corazón
26 lunes 3 de mayo de 2021
no era sincero con él ni eran fieles a su alianza. R. No olvidemos las
hazañas del Señor.
Pero él sentía lástima de ellos, les perdonaba su culpa y no los
destruía. Muchas veces dominó su ira y apagó el furor de su cólera. R.
ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO
R. Aleluya, aleluya.
Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos, porque con tu santa cruz
redimiste al mundo. R. Aleluya.

EVANGELIO
[El Hijo del hombre tiene que ser levantado.]
Del santo Evangelio según san Juan 3, 13-17
En aquel tiempo, Jesús dijo a Nicodemo: "Nadie ha subido al
cielo sino el Hijo del hombre, que bajó del cielo y está en el
cielo. Así como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene
que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en él
tenga vida eterna.
Porque tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para
que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.
Porque Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que
el mundo se salvara por él". Palabra del Señor.
REFLEXIÓN: • Al buscar los orígenes de esta celebración
tan popular de la «Cruz de Mayo» –primero en España y luego
en sus Colonias– hay que referirse necesariamente a las fiestas
paganas en torno a un simbólico «árbol», que representaba lo
exuberante de la Naturaleza, y que se celebraban desde muy
antiguo en el mes de mayo, a mitad de la primavera. Como su-
cedió con otras fiestas y otros ritos similares, la Iglesia buscó
pronto darle un nuevo contenido y una diferente orientación
a estas celebraciones. Para ello se valió, sobre todo, del cé-
lebre episodio de la supuesta visión del emperador Constan-
tino antes de enfrentar a los bárbaros el 12 de octubre de 312
a orillas del Danubio en una desigual batalla. Las palabras
aparecidas en el cielo: «In hoc signo vinces» (“Con este signo
vencerás”) fueron muy efectivas y vinieron a cambiar radical-
mente la vida del monarca, quien luego de hacerse bautizar
envió a su madre, santa Elena, a Jerusalén en busca de la
verdadera Cruz de Cristo… • Después de la reforma del Vati-
cano II, en atención a una bien entendida religiosidad popular
–y sobre todo mirando al sufrido mundo de los trabajadores de
la construcción– nuestros Pastores pidieron mantener en esta
lunes 3 de mayo de 2021 27
fecha tradicional, lo que a nivel de Iglesia universal se festeja
como: “La Exaltación de la Santa Cruz”, el 14 de septiembre…
• El uso litúrgico que pide siempre una Cruz cercana al altar
cuando se celebra la Santa Misa, hace referencia a la figura
bíblica de la serpiente de bronce que Moisés enarboló en el
desierto. San Juan entendió muy bien este simbolismo en el
relato de la Pasión cuando, citando al profeta Zacarías 12, 10,
escribió: «Mirarán al que traspasaron» (Jn 19, 37). Teniendo en
cuenta a los tantos “crucificados” de esta tierra, celebremos
con fe gozosa este memorable Signo de nuestra Redención.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Te rogamos, Señor, que este sacrificio, que en el altar de la cruz
borró el pecado del mundo entero, nos purifique de todas nuestras
ofensas. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO: La victoria de la Cruz gloriosa.


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios
todopoderoso y eterno.
Porque has puesto la salvación del género humano en el árbol de
la Cruz, para que, de donde tuvo origen la muerte, de allí resurgiera
la vida; y el que en un árbol venció, fuera en un árbol vencido, por
Cristo, Señor nuestro.
Por él, celebran tu majestad los ángeles, te adoran las dominacio-
nes, se estremecen las potestades. Te celebran, unidos en la alegría,
los cielos, las virtudes celestiales y los bienaventurados serafines. Per-
mítenos asociarnos a sus voces cantando humildemente tu alabanza:
Santo, Santo, Santo...

Se puede decir también el prefacio I de la Pasión del Señor, p. 497


[498].

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 12, 32


Cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí, dice
el Señor. Aleluya.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Señor nuestro, Jesucristo, fortalecidos con este alimento santo, te
pedimos que conduzcas a la gloria de tu resurrección a quienes redi-
miste por el madero vivificante de la cruz. Tú que vives y reinas por
los siglos de los siglos.
28 martes 4 de mayo de 2021

ACTIVIDAD DIOCESANA
Jubileo circular: Lunes 3, Martes 4 y Miércoles 5: Sagra-
dos Corazones de Jesús y María, Ntra. Sra. de la Sole-
dad (Tlaquepaque), San Alfonso María de Ligorio (Plaza
Guadalupe), Ntra. Sra. de Belén, San Pascual Bailón
(Zalatitán), San Isidro (Col. Silva Romero), Cristo Rey
(Corta Pico), San Antonio de Padua (La Quemada).

4 martes
Rojo

Fiesta,
SANTOS FELIPE Y SANTIAGO, Apóstoles
MR p. 710 [729] / Lecc. I p 1015.

El único dato que se conserva acerca de Santiago es que pertenecía


al grupo de los doce Apóstoles. Felipe, lo mismo que Pedro y Andrés,
era oriundo de Betsaida y había sido discípulo de Juan el Bautista.
En la Última Cena le dijo a Jesús: "Señor, muéstranos al Padre". El
Señor le contestó: "Felipe, quien me ve a mí, ve también al Padre".

ANTÍFONA DE ENTRADA
Estos son los santos varones que Dios eligió con amor verdadero y
les dio la gloria eterna. Aleluya.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, que cada año nos alegras con la festividad de los
santos apóstoles Felipe y Santiago, concédenos, por su intercesión,
tener parte en la pasión y resurrección de tu Unigénito, para que
merezcamos llegar a contemplarte eternamente. Por nuestro Señor
Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu
Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Después se le apareció a Santiago y luego a todos los apóstoles.]
De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios 15, 1-8
martes 4 de mayo de 2021 29
Hermanos: Les recuerdo el Evangelio que yo les prediqué y que
ustedes aceptaron y en el cual están firmes. Este Evangelio los sal-
vará, si lo cumplen tal y como yo lo prediqué. De otro modo, habrán
creído en vano.
Les transmití, ante todo, lo que yo mismo recibí: que Cristo murió
por nuestros pecados, como dicen las Escrituras; que fue sepultado
y que resucitó al tercer día, según estaba escrito; que se le apareció
a Pedro y luego a los Doce; después se apareció a más de quinientos
hermanos reunidos, la mayoría de los cuales vive aún y otros ya mu-
rieron. Más tarde se le apareció a Santiago y luego a todos los apósto-
les. Finalmente, se me apareció también a mí. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 18, 2-3. 4-5


R. El mensaje del Señor llega a toda la tierra.
Los cielos proclaman la gloria de Dios y el firmamento anuncia
la obra de sus manos. Un día comunica su mensaje al otro día y una
noche se lo trasmite a la otra noche. R.
Sin que los cielos pronuncien una palabra, sin que resuene su voz,
a toda la tierra llega su sonido y su mensaje hasta el fin del mundo. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 14, 6. 9


R. Aleluya, aleluya.
Yo soy el camino, la verdad y la vida, dice el Señor. Felipe, el que
me ve a mí, ve también al Padre. R. Aleluya.

EVANGELIO
[Tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y todavía no me cono-
cen?]
Del santo Evangelio según san Juan 14, 6-14
En aquel tiempo, Jesús dijo a Tomás: "Yo soy el camino, la
verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí. Si ustedes
me conocen a mí, conocen también a mi Padre. Ya desde ahora lo
conocen y lo han visto".
Le dijo Felipe: "Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta". Jesús
le replicó: "Felipe, tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y to-
davía no me conoces? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿En-
tonces por qué dices: “Muéstranos al Padre”? ¿O no crees que yo
estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les
digo, no las digo por mi propia cuenta. Es el Padre, que permanece
en mí, quien hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre
está en mí. Si no me dan fe a mí, créanlo por las obras.
30 martes 4 de mayo de 2021
Yo les aseguro: el que crea en mí, hará las obras que hago yo y las
hará aún mayores, porque yo me voy al Padre; y cualquier cosa que
pidan en mi nombre, yo la haré para que el Padre sea glorificado en el
Hijo. Yo haré cualquier cosa que me pidan en mi nombre". Palabra
del Señor.
REFLEXIÓN: • De las tres intervenciones que hace Felipe
en el evangelio de San Juan (Cfr. 1, 45; 6, 5-7; y 14, 8), el
antiguo discípulo del Bautista, queda más en nuestra memo-
ria aquella frase famosa: «Muéstranos al Padre», que de alguna
manera evoca la petición hecha por Moisés: «Señor, muéstranos
tu gloria» (Ex 33, 18). Una antigua tradición señala a Turquía
como el lugar de su martirio… • De Santiago –hijo de Alfeo,
apodado “el menor”, o también el “hermano del Señor– sabe-
mos que llegó a ser el jefe de la Iglesia Madre de Jerusalén. A
él Pedro hace que le notifiquen de su liberación (Hech 12, 17)
y con él toma contacto Pablo una vez convertido (Gal l, 18s).
Él juega un papel muy importante en el llamado “Concilio de
Jerusalén" (Hech 15, 13-29). Su mensaje, en la Carta a él atri-
buida, en torno a la esterilidad de la fe sin obras, sigue siendo
muy actual… • Los datos biográficos de estos dos Apóstoles
pasan a segundo término, frente al hecho mismo de recordar-
los. Ellos –como los otros pertenecientes al grupo de los Doce
que permanecieron fieles– son el fundamento de nuestra fe en
la Palabra de Dios y en los Sacramentos que nos transmiten,
por su testimonio, la vida nueva en Cristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Acepta, Señor, los dones que te presentamos en esta festividad de
tus santos apóstoles Felipe y Santiago, y concédenos vivir nuestra fe
con un corazón puro y sincero. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I o II de los Apóstoles, pp. 531-532 [532-533].


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 14,8-9
Señor, muéstranos al Padre y nos basta. Felipe, el que me ha visto
a mí, ha visto a mi Padre. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Purifica, Señor, nuestros corazones por este sacramento que aca-
bamos de recibir, para que, contemplándote en tu Hijo, con los após-
toles Felipe y Santiago, merezcamos alcanzar la vida eterna. Por
Jesucristo, nuestro Señor.
miércoles 5 de mayo de 2021 31
Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne, p. 602 [610].

5 miércoles
Blanco

FERIA DE PASCUA
MR p. 373 [378] / Lecc. I p. 919

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 70, 8. 23


Mi boca, Señor, se llene de alabanzas, para que pueda cantarte; y
así mis labios se llenarán de júbilo. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, que amas la inocencia y la devuelves a los que la han
perdido, atrae hacia ti el corazón de tus siervos, para que, rescatados
por ti de las tinieblas de la incredulidad, ya nunca se aparten de la luz
de tu verdad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina
contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los
siglos.

PRIMERA LECTURA
[Se decidió que Pablo y Bernabé fueran a Jerusalén a ver a los após-
toles.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 15, 1-6
En aquellos días, vinieron de Judea a Antioquía algunos discípulos
y se pusieron a enseñar a los hermanos que, si no se circuncidaban
conforme a la ley de Moisés, no podrían salvarse.
Esto provocó un altercado y una violenta discusión con Pablo y
Bernabé; al fin se decidió que Pablo, Bernabé y algunos más fueran
a Jerusalén para tratar el asunto con los apóstoles y los presbíteros.
La comunidad cristiana los proveyó para el viaje, y ellos atravesaron
Fenicia y Samaria, contando a los hermanos cómo se convertían los
paganos, y los llenaban de gozo con esta noticia.
Al llegar a Jerusalén, fueron recibidos por la comunidad cristiana,
los apóstoles y los presbíteros, y ellos refirieron todo cuanto Dios
había hecho por su medio. Pero algunos de los fariseos convertidos
intervinieron, diciendo: "Hay que circuncidar a los paganos y exi-
girles que cumplan la ley de Moisés".
Entonces se reunieron los apóstoles y los presbíteros para exami-
nar el asunto. Palabra de Dios.
32 miércoles 5 de mayo 2021
SALMO RESPONSORIAL del salmo 121, 1-2. 3-4a. 4b-5
R. Vayamos con alegría al encuentro del Señor. Aleluya.
¡Qué alegría sentí, cuando me dijeron: "Vayamos a la casa del Se-
ñor"! Y hoy estamos aquí, Jerusalén, jubilosos, delante de tus puertas.
R.
A ti, Jerusalén, suben las tribus, las tribus del Señor, según lo que a
Israel se le ha ordenado, para alabar el nombre del Señor. R.
Por el amor que tengo a mis hermanos, voy a decir: "La paz esté
contigo". Y por la casa del Señor, mi Dios, pediré para ti todos los
bienes. R.
ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 15, 4. 5
R. Aleluya, aleluya.
Permanezcan en mí y yo en ustedes, dice el Señor; el que per-
manece en mí da fruto abundante. R. Aleluya.

EVANGELIO
[El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante.]
Del santo Evangelio según san Juan 15, 1-8
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Yo soy la ver-
dadera vid y mi Padre es el viñador. Al sarmiento que no da
fruto en mí, él lo arranca, y al que da fruto lo poda para que dé más
fruto.
Ustedes ya están purificados por las palabras que les he dicho. Per-
manezcan en mí y yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar
fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes,
si no permanecen en mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que
permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante, porque sin mí
nada pueden hacer. Al que no permanece en mí se le echa fuera, como
al sarmiento, y se seca; luego lo recogen, lo arrojan al fuego y arde.
Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan
lo que quieran y se les concederá. La gloria de mi Padre consiste en
que den mucho fruto y se manifiesten así como discípulos míos". Pa-
labra del Señor.
REFLEXIÓN: • Llegamos ahora al momento en que se nos
describe la situación interna de la Iglesia de Antioquía, pre-
cisamente en vísperas del llamado Concilio de Jerusalén. Algu-
nos conversos del judaísmo afirmaban –sin mayor fundamento
y sin argumentación convincente– que los discípulos venidos
del paganismo debían someterse totalmente a la Ley mosaica.
Esta postura suscita naturalmente violentas discusiones, por
lo que Pablo, Bernabé y algunos otros hermanos deciden ir
jueves 6 de mayo 2021 33
a Jerusalén para consultar a los líderes de la primera de las
comunidades cristianas... • La imagen vid / viña es muy fre-
cuentemente aplicada al pueblo elegido (Cfr. Sal 79), especial-
mente cuando fue incapaz de dar los buenos frutos de él legíti-
mamente esperados (Cfr. Is 5, 1-7). La adhesión del creyente
a Cristo es esencial para que su vida espiritual sea fecunda.
Jesús es la vid verdadera y nosotros los sarmientos. Esta ale-
goría subraya la comunicación y la circulación de vida divina
que ha de existir entre Cristo y los que de verdad creen en Él.
Esta íntima unión con Cristo viene aquí puesta de realce con la
rica e inmejorable expresión: «Permanezcan en mí» (Jn 15, 4-6).

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Concédenos, Señor, vivir siempre llenos de gratitud por estos mis-
terios pascuales que celebramos, para que, continuamente renovados
por su acción, se conviertan para nosotros en causa de eterna felici-
dad. Por Jesucristo, nuestro Señor.
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN
Resucitó el Señor y nos iluminó a nosotros, los redimidos con su
Sangre. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Señor y Dios nuestro, escucha nuestras oraciones, para que la
participación en los sacramentos de nuestra redención nos ayude en
la vida presente y nos alcance las alegrías eternas. Por Jesucristo,
nuestro Señor.
6 jueves
Blanco

FERIA DE PASCUA
MR p. 374 / Lecc. I p. 922
ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Éx 15, 1-2
Cantemos al Señor, pues su victoria es grande. Mi fortaleza y mi
alabanza es el Señor, él es mi salvación. Aleluya.
ORACIÓN COLECTA
Dios misericordioso, cuya gracia convierte en justos a los
descarriados y en dichosos a los afligidos, actúa con tu poder y con-
cede tus dones, para que en quienes ya infundiste la justificación por
la fe no decaiga la firmeza de su perseverancia. Por nuestro Señor
Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu
Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
34 jueves 6 de mayo de 2021
PRIMERA LECTURA
[Juzgo que no se debe importunar a los paganos que se convierten a
Dios.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 15, 7-21
Por aquellos días, después de una larga discusión sobre el asunto de
la circuncisión, Pedro se levantó y dijo a los apóstoles y a los presbíteros:
"Hermanos: Ustedes saben que, ya desde los primeros días, Dios
me eligió entre ustedes para que los paganos oyeran, por mi medio, las
palabras del Evangelio y creyeran. Dios, que conoce los corazones,
mostró su aprobación dándoles el Espíritu Santo, igual que a nosotros.
No hizo distinción alguna, ya que purificó sus corazones con la fe.
¿Por qué quieren irritar a Dios imponiendo sobre los discípulos ese
yugo, que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido soportar? No-
sotros creemos que nos salvaremos por la gracia del Señor Jesús, del
mismo modo que ellos".
Toda la asamblea guardó silencio y se pusieron a oír a Pablo y a Ber-
nabé, que contaban las grandes señales y prodigios que Dios había hecho
entre los paganos por medio suyo. Cuando terminaron de hablar, San-
tiago tomó la palabra y dijo:
"Hermanos, escúchenme. Pedro nos ha referido cómo, por primera
vez, se dignó Dios escoger entre los paganos un pueblo que fuera suyo.
Esto concuerda con las palabras de los profetas, porque está escrito:
Después de estos sucesos volveré y reconstruiré de nuevo la casa de Da-
vid, que se había derrumbado; repararé sus ruinas y la reedificaré, para
que el resto de los hombres busque al Señor, lo mismo que todas las
naciones que han sido consagradas a mi nombre. El Señor que hace estas
cosas es quien lo dice. Él las conoce desde la eternidad.
Por lo cual, yo juzgo que no se debe molestar a los paganos que se
convierten a Dios; basta prescribirles que se abstengan de la fornicación,
de comer lo inmolado a los ídolos, la sangre y los animales estrangulados.
Si alguien se extraña, Moisés tiene, desde antiguo, quienes lo predican en
las ciudades, puesto que cada sábado se lee en las sinagogas". Palabra
de Dios.
SALMO RESPONSORIAL del salmo 95, 1-2a 2b-3. 10
R. Cantemos la grandeza del Señor. Aleluya.
Cantemos al Señor un nuevo canto, que le cante al Señor toda la
tierra; cantemos al Señor y bendigámoslo. R.
Proclamemos su amor día tras día, su grandeza anunciemos a los
pueblos, de nación en nación, sus maravillas. R.
Caigamos en su templo de rodillas. "Reina el Señor", digamos a
los pueblos, gobierna a las naciones con justicia. R.
jueves 6 de mayo de 2021 35
ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 10, 27
R. Aleluya, aleluya.
Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor; yo las conozco y ellas
me siguen. R. Aleluya.
EVANGELIO
[Permanezcan en mi amor para que su alegría sea plena.]
Del santo Evangelio según san Juan 15, 9-11
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Como el Padre
me ama, así los amo yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen
mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo
cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les
he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea ple-
na". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • En el marco del Concilio de Jerusalén nos


vienen referidas las intervenciones de Pedro, de Pablo y de Ber-
nabé, más el inspirado y muy “bíblico” discurso de Santiago,
que traza líneas concretas de un comportamiento cristiano
inspirado en la caridad. Es un debate a nivel de responsables,
pero de frente a la comunidad (Hech 22, 12). La Asamblea
reconoce que los venidos del paganismo no tienen que ser im-
portunados con la imposición de la Ley de Moisés, ya que sólo
la gracia del Señor Jesús, muerto y resucitado, abre las puer-
tas de la salvación... • Es este un breve pero muy denso pasaje
del discurso de la Última Cena. Amor hacia el Señor Jesús y
observancia amorosa de sus mandamientos: en esto habrá de
consistir, de ahora en adelante, nuestro gozo pleno y seguro.
Como el Padre ama al Hijo, así el Hijo ama a sus discípulos.
Llevando con esmero a la práctica la Ley que Él nos ha dado,
permaneceremos en su amor y disfrutaremos de la plenitud de
«su» alegría. La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida
entera de los que se encuentran con Jesús (Cfr. EG 1).

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Dios nuestro, que por el santo valor de este sacrificio nos hiciste
participar de tu misma y gloriosa vida divina, concédenos que, así
como hemos conocido tu verdad, de igual manera vivamos de acuerdo
con ella. Por Jesucristo, nuestro Señor.
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN 2 Cor 5, 15
Cristo murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí
mismos, sino para él, que murió y resucitó por ellos. Aleluya.
36 viernes 7 de mayo de 2021
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Señor, muéstrate benigno con tu pueblo, y ya que te dignaste
alimentarlo con los misterios celestiales, hazlo pasar de su antigua
condición de pecado a una vida nueva. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ACTIVIDAD DIOCESANA
Jubileo circular: Jueves 6, Viernes 7 y Sábado 8: La Divina Provi-
dencia (Sta. Ana Tepetitlán), Ntra. Sra. del Divino Amor, San Pablo
Apóstol, Cristo Rey (Rancho la Cruz), Virgen de Guadalupe (San
José del Castillo), San Antonio de los Vázquez, Santa Teresita del
Niño Jesús (La Barca). Sagrado Corazón de Jesús (Huaxtla).

7 viernes
Blanco
FERIA DE PASCUA
MR p. 375 [380] / Lecc. I p. 924

ANTÍFONA DE ENTRADA Apoc 5, 12


Digno es el Cordero que fue sacrificado, de recibir el poder, la
riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor. Aleluya.
ORACIÓN COLECTA
Concédenos, Señor, conformar dignamente nuestra vida a los
sacramentos pascuales, para que, al celebrarlos llenos de alegría, nos
protejan y nos salven con su fuerza perdurable. Por nuestro Señor
Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu
Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
PRIMERA LECTURA
[El Espíritu Santo y nosotros hemos decidido no imponerles más car-
gas que las estrictamente necesarias.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 15, 22-31
En aquellos días, los apóstoles y los presbíteros, de acuerdo con
toda la comunidad cristiana, juzgaron oportuno elegir a algunos de
entre ellos y enviarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé. Los elegidos
fueron Judas (llamado Barsabás) y Silas, varones prominentes en la
comunidad. A ellos les entregaron una carta que decía:
"Nosotros, los apóstoles y los presbíteros, hermanos suyos, salu-
damos a los hermanos de Antioquía, Siria y Cilicia, convertidos del
paganismo. Enterados de que algunos de entre nosotros, sin mandato
nuestro, los han alarmado e inquietado a ustedes con sus palabras,
hemos decidido de común acuerdo elegir a dos varones y enviárselos,
en compañía de nuestros amados hermanos Pablo y Bernabé, que han
viernes 7 de mayo de 2021 37
consagrado su vida a la causa de nuestro Señor Jesucristo. Les envia-
mos, pues, a Judas y a Silas, quienes les transmitirán, de viva voz, lo
siguiente:
'El Espíritu Santo y nosotros hemos decidido no imponerles más
cargas que las estrictamente necesarias. A saber: que se abstengan de
la fornicación y de comer lo inmolado a los ídolos, la sangre y los
animales estrangulados. Si se apartan de esas cosas, harán bien'. Los
saludamos".
Los enviados se despidieron y cuando llegaron a Antioquía,
reunieron a la comunidad cristiana y les entregaron la carta. Al leer
aquellas palabras alentadoras, todos se llenaron de júbilo. Palabra de
Dios.
SALMO RESPONSORIAL del salmo 56, 8-9. 10-12
R. Alabemos y cantemos al Señor. Aleluya.
Dispuesto está mi corazón, Dios mío, para cantar tus alabanzas.
Despiértate, alma mía, despiértense mi cítara y mi arpa, antes de que
despunte el alba. R.
Tocaré para ti ante las naciones, te alabaré, Señor, entre los
pueblos, pues tu lealtad hasta las nubes llega y tu amor es más grande
que los cielos. Levántate, Señor, en las alturas y llena con tu gloria el
mundo entero. R.
ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 15, 15
R. Aleluya, aleluya.
A ustedes los llamo amigos, dice el Señor, porque les he dado a
conocer todo lo que le he oído a mi Padre. R. Aleluya.
EVANGELIO
[Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros.]
Del santo Evangelio según san Juan 15, 12-17
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Este es mi man-
damiento: que se amen los unos a los otros como yo los he
amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos que el que da la
vida por ellos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando.
Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo;
a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que
le he oído a mi Padre.
No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido
y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca,
de modo que el Padre les conceda cuanto le pidan en mi nombre. Esto
es lo que les mando: que se amen los unos a los otros". Palabra del
Señor.
REFLEXIÓN: • Pablo y Bernabé, a quienes se unen Judas y
38 sábado 8 de mayo de 2021
Silas, son los encargados de transmitir a la comunidad cristiana
de Antioquía las decisiones que los más altos responsables de
la Iglesia –asistidos por el Espíritu Santo– han tomado respecto
a la observancia de la Ley de Moisés. Sus palabras son motivo
de regocijo para los cristianos provenientes del paganismo. Es-
tas históricas decisiones constituyen la superación de una vital
controversia de la que la Iglesia sale fortalecida en la comunión,
y purificada en la práctica, más dinámica y eficaz, de su ac-
ción apostólica... • Sintomática y, a la vez, muy expresivamente,
esta parte del discurso de la Última Cena se abre y se cierra
con las mismas palabras: el singular mandamiento de Jesús
de amarnos unos a otros «como yo los he amado». Por algo se
le llama a este «su» mandamiento, porque Él lo ha practicado,
antes que con las palabras, con el ejemplo. Por eso, como Él
dio su vida por nosotros, así debemos estar dispuestos –cuando
esto nos sea requerido– a dar incluso nuestra propia vida por la
salvación de los hermanos.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Santifica, Señor, por tu piedad, estos dones y al recibir en oblación
este sacrificio espiritual, conviértenos para ti en una perenne ofrenda.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN
El Crucificado resucitó de entre los muertos y nos ha redimido.
Aleluya.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Al recibir, Señor, el don de estos sagrados misterios, te suplicamos
humildemente que lo que tu Hijo nos mandó celebrar en memoria
suya, nos aproveche para crecer en nuestra caridad fraterna. Por Jesu-
cristo, nuestro Señor.

8 sábado
Blanco

FERIA DE PASCUA
MR p. 376 [381] / Lecc. I p. 926

ANTÍFONA DE ENTRADA Col 2, 12


Ustedes, por el bautismo, han sido sepultados con Cristo, y con él
han sido resucitados, porque han creído en el poder de Dios, que lo
resucitó de entre los muertos. Aleluya.
sábado 8 de mayo de 2021 39
ORACIÓN COLECTA
Dios todopoderoso y eterno, que te dignaste concedernos la vida
celestial haciéndonos renacer por el bautismo, te rogamos que, puesto
que al justificarnos nos hiciste capaces de la inmortalidad, nos conce-
das también llegar, con tu ayuda, a la plenitud de tu gloria. Por nuestro
Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del
Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
PRIMERA LECTURA
[¡Ven a Macedonia y ayúdanos!]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 16, 1-10
En aquellos días, Pablo fue a Derbe y luego a Listra. Había allí
un discípulo, llamado Timoteo, hijo de padre griego y de madre judía
cristiana. Timoteo gozaba de muy buena fama entre los hermanos de
Listra e Iconio. Pablo quiso llevarlo consigo y lo circuncidó, en aten-
ción a los judíos de aquellas regiones, pues todos sabían que su padre
era pagano.
En todas las ciudades por donde iban pasando, daban a conocer las
decisiones tomadas por los apóstoles y los presbíteros de Jerusalén,
para que las pusieran en práctica. De esta manera las comunidades
cristianas se fortalecían en la fe y el número de creyentes aumentaba
cada día más.
Como el Espíritu Santo les había prohibido predicar la palabra en
la provincia de Asia, Pablo y Timoteo atravesaron Frigia y Galacia. Al
llegar a los límites de Misia, se propusieron ir a Bitinia, pero el Espíri-
tu de Jesús no se lo permitió. Entonces atravesaron Misia y llegaron a
Tróade. Por la noche, Pablo tuvo una aparición: vio a un macedonio,
que de pie ante él, le rogaba: "¡Ven a Macedonia y ayúdanos!"
Después de esta visión, determinamos salir para Macedonia, convenci-
dos de que Dios nos llamaba a predicar allí el Evangelio. Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL del salmo 99, 2. 3. 5
R. El Señor es nuestro Dios y nosotros su pueblo. Aleluya.
Alabemos a Dios todos los hombres, sirvamos al Señor con alegría
y con júbilo entremos en su templo. R.
Reconozcamos que el Señor es Dios, que él fue quien nos hizo y
somos suyos, que somos su pueblo y su rebaño. R.
Porque el Señor es bueno, bendigámoslo, porque es eterna su mi-
sericordia y su fidelidad nunca se acaba. R.
ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Col 3, 1
R. Aleluya, aleluya.
Si han resucitado con Cristo, busquen las cosas del cielo, donde
está Cristo, sentado a la derecha de Dios. R. Aleluya.
40 sábado 8 de mayo de 2021
EVANGELIO
[Ustedes no son del mundo, pues, al elegirlos, yo los he separado del
mundo.]
Del santo Evangelio según san Juan 15, 18-21
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Si el mundo los odia,
sepan que me ha odiado a mí antes que a ustedes. Si fueran del
mundo, el mundo los amaría como cosa suya; pero el mundo los odia
porque no son del mundo, pues al elegirlos, yo los he separado del mundo.
Acuérdense de lo que les dije: 'El siervo no es superior a su señor'. Si a
mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán, y el caso que
han hecho de mis palabras lo harán de las de ustedes. Todo esto se lo van
a hacer por mi causa, pues no conocen a aquel que me envió". Palabra
del Señor.
REFLEXIÓN: • Habiéndose separado de Bernabé y de Juan
Marcos, durante su segundo viaje misionero Pablo encuentra en
Listra al joven Timoteo y lo lleva consigo en el recorrido por las
comunidades cristianas a las que informaban de las decisiones
tomadas en Jerusalén. Luego, en una visión nocturna, un mace-
donio le ruega que vaya en ayuda de su pueblo. El itinerario de
Pablo y de sus compañeros por Asia Menor ha terminado. Ahora el
Espíritu quiere que los mensajeros del Evangelio pasen a Grecia,
donde les espera una abundante cosecha… • El término «mundo»
es entendido aquí en sentido negativo: como el conjunto de «todo»
y de «todos» los que se oponen abiertamente a Dios y a su enviado
Jesucristo. El tema central es aquí el permanente odio del mundo
contra los discípulos, algo que no ha de sorprenderlos. Ellos son y
serán perseguidos porque no pertenecen al mundo, sino al Señor.
Siempre han de recordar que –antes de ellos– fue perseguido su
Maestro. Lógicamente este mundo, que no conoce ni reconoce a
Dios, tampoco estará dispuesto a aceptar a sus enviados.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Recibe, Señor, con bondad, estas ofrendas de tu familia santa, para
que, con la ayuda de tu protección, conserve los dones recibidos y
llegue a poseer los eternos. Por Jesucristo, nuestro Señor.
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 17, 20-21
Padre, te ruego por ellos, para que sean uno en nosotros y el mun-
do pueda creer que tú me has enviado, dice el Señor. Aleluya.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Protege, Señor, con amor constante a quienes has salvado, para que,
una vez redimidos por la pasión de tu Hijo, se llenen ahora de alegría
por su resurrección. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.
domingo 9 de mayo de 2021 41
Domingo 9 de mayo de 2021
VI DOMINGO DE PASCUA
Amarnos como Él nos ama…

E n este tiempo pascual, la Palabra de


Dios continúa indicándonos estilos de
vida coherentes para ser la comunidad del
Señor Resucitado. Entre estos, el evangelio
de hoy presenta el mandato de Jesús: «Per-
manezcan en mi amor»… Pero, ¿qué es per-
manecer en el amor de Jesús? Es habitar en
la corriente del amor de Dios para hacer que
nuestro amor no pierda por el camino su ar-
dor y su audacia. También nosotros, como
Jesús, debemos acoger con gratitud el amor que viene del Pa-
dre y permanecer en este amor, tratando de no separarnos con
el egoísmo y el pecado. Es importante tomar conciencia de que
el amor de Cristo no es un sentimiento superficial, sino una
actitud fundamental del corazón, que se manifiesta en el vivir
como Él quiere. Este es un programa arduo pero no imposible.
En más de una ocasión Jesús ha indicado quién es el «otro»
a quien hay que amar no con palabras sino con los hechos…
Es aquel que encuentro en mi camino y que, con su rostro
y con su historia, me interpela. Es aquel que, con su misma
presencia, me impulsa a salir de mis intereses y de mis seguri-
dades. Es aquel que espera mi disponibilidad –sea quien sea
y en cualquier situación en que se encuentre– empezando por
quien está cerca de mí en la familia, en la comunidad, en el
trabajo, en la escuela... Y este amor por los demás no se puede
reservar a momentos excepcionales, sino que se debe convertir
en la constante de nuestra existencia.
Nosotros somos amados por Dios en Jesucristo, que
nos pide amarnos como Él nos ama. Pero eso no podemos
hacerlo si no tenemos en nosotros su mismo Corazón. El amor
es concreto y se realiza en la vida de cada día, de otra mane-
ra sería algo meramente ilusorio. Jesús nos pide cumplir sus
mandamientos, que se resumen en esto: «que se amen los unos
a los otros como yo los he amado»… La eucaristía –a la cual
estamos llamados a participar cada domingo– tiene el fin de
formar en nosotros el Corazón de Cristo, de tal forma que toda
nuestra vida sea guiada por sus actitudes generosas… Que la
Virgen María nos ayude a permanecer en el amor de Jesús y a
crecer en el amor hacia todos, especialmente los más débiles,
para corresponder plenamente a nuestra vocación cristiana.
[Sintetizado de: Papa Francisco, Regina Coeli, 6-V-2018].
42 domingo 9 de mayo de 2021
MONICIONES:

ENTRADA: La liturgia de este domingo nos invita a vivir –


en su doble e inseparable dimensión– el gran «mandamiento
del amor»… El Señor Jesús quiere ser nuestro amigo y, por
eso, nos invita a permanecer unidos a Él a fin de dar frutos
abundantes. Sigamos viviendo con fervor estos días de alegría
en honor de Cristo Resucitado, y que estos santos misterios
que celebramos transformen nuestra vida y se manifiesten en
nuestras obras.

1ª. LECTURA: [Hch 10, 25-26. 34-35.44-48] Por una libre e


iluminadora intervención del Espíritu Santo se nos describe
ahora la conversión del pagano Cornelio… La salvación que
Dios nos ofrece en Cristo no conoce límites ni fronteras.

2ª. LECTURA: [1 Jn 4, 7-10] San Juan nos lleva a lo que


podríamos llamar el «corazón» del mensaje de todo el Nuevo
Testamento… En su Hijo muy amado, Dios ha tomado la ini-
ciativa de acercarse a la humanidad y de ofrecerle una vida
nueva.

EVANGELIO: [Jn 15, 9-17] En el evangelio Jesús invita a sus


discípulos a permanecer en su amor, practicando el amor a los
demás a ejemplo suyo… Ellos han de amar porque “se saben
amados” con un amor precedente, ilimitado y gratuito.

OFRENDAS: Llevemos nuestros dones al altar, deseosos de


vivir en paz con Dios y en armonía fraternal con nuestros próji-
mos,… ¡Que el Espíritu de amor nos los devuelva convertidos
en frutos duraderos de gracia y salvación!

COMUNIÓN: Llegando al extremo de dar su vida por nosotros,


Jesús nos ha enseñado lo que significa el verdadero amor…
¡Que –acercándonos a Él bien dispuestos– logremos dejar de
simples «siervos» y aprendamos a ser leales «amigos».

DESPEDIDA: Si de veras hemos renacido a una vida nueva en


Cristo, lo debemos manifestar con nuestras obras… ¡Vayamos
ahora a amar a Dios, sirviendo generosamente a nuestros se-
mejantes!
domingo 9 de mayo de 2021 43

9 domingo
Blanco

VI DOMINGO DE PASCUA,
MR p. 377 [382] / Lecc. I p. 223. LH Semana II del Salterio.

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Is 48, 20


Con voz de júbilo, anúncienlo; que se oiga. Que llegue a todos los
rincones de la tierra: el Señor ha liberado a su pueblo. Aleluya.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA
Dios todopoderoso, concédenos continuar celebrando con in-
cansable amor estos días de tanta alegría en honor del Señor resu-
citado, y que los misterios que hemos venido conmemorando se
manifiesten siempre en nuestras obras. Por nuestro Señor Jesucristo,
tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es
Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[El don del Espíritu Santo se ha derramado también sobre los paga-
nos.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 10, 25-26. 34-35. 44-48
En aquel tiempo, entró Pedro en la casa del oficial Cornelio, y éste
le salió al encuentro y se postró ante él en señal de adoración. Pedro lo
levantó y le dijo: "Ponte de pie, pues soy un hombre como tú". Luego
añadió: "Ahora caigo en la cuenta de que Dios no hace distinción de
personas, sino que acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de
la nación que fuere".
Todavía estaba hablando Pedro, cuando el Espíritu Santo
descendió sobre todos los que estaban escuchando el mensaje. Al oír-
los hablar en lenguas desconocidas y proclamar la grandeza de Dios,
los creyentes judíos que habían venido con Pedro, se sorprendieron
de que el don del Espíritu Santo se hubiera derramado también sobre
los paganos.
Entonces Pedro sacó esta conclusión: "¿Quién puede negar el agua
del bautismo a los que han recibido el Espíritu Santo lo mismo que
nosotros?" Y los mandó bautizar en el nombre de Jesucristo. Luego
le rogaron que se quedara con ellos algunos días. Palabra de Dios.
44 domingo 9 de mayode 2021
SALMO RESPONSORIAL del salmo 97, 1. 2-3ab. 3cd-4
R. El Señor nos ha mostrado su amor y su lealtad. Aleluya.
Cantemos al Señor un canto nuevo, pues ha hecho maravillas. Su
diestra y su santo brazo le han dado la victoria. R.
El Señor ha dado a conocer su victoria y ha revelado a las nacio-
nes su justicia. Una vez más ha demostrado Dios su amor y su lealtad
hacia Israel. R.
La tierra entera ha contemplado la victoria de nuestro Dios. Que
todos los pueblos y naciones aclamen con júbilo al Señor. R.

SEGUNDA LECTURA
[Dios es amor.]
De la primera carta del apóstol san Juan 4, 7-10
Queridos hijos: Amémonos los unos a los otros, porque el amor
viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.
El que no ama, no conoce a Dios, porque Dios es amor. El amor que
Dios nos tiene se ha manifestado en que envió al mundo a su Hijo
unigénito, para que vivamos por él.
El amor consiste en esto: no en que nosotros hayamos amado a
Dios, sino en que él nos amó primero y nos envió a su Hijo, como
víctima de expiación por nuestros pecados. Palabra de Dios.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 14, 23


R. Aleluya, aleluya.
El que me ama, cumplirá mi palabra, dice el Señor; y mi Padre lo
amará y vendremos a él. R. Aleluya.
EVANGELIO
[Nadie tiene amor más grande a sus amigos, que el que da la vida
por ellos.]
Del santo Evangelio según san Juan 15, 9-17
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Como el Padre
me ama, así los amo yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen
mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo
cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les
he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea ple-
na.
Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo
los he amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos que el que
da la vida por ellos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les
mando. Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace
su amo; a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo
domingo 9 de mayo de 2021 45
lo que le he oído a mi Padre.
No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido
y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca,
de modo que el Padre les conceda cuanto le pidan en mi nombre. Esto
es lo que les mando: que se amen los unos a los otros". Palabra del
Señor.
Se dice Credo.
ORACIÓN DE LOS FIELES:
Unidos a Cristo, que intercede siempre por nosotros,
elevemos, llenos de confianza, nuestras súplicas al Padre:

1. Para que el que estaba muerto y ahora vive por los siglos
de los siglos conceda a la Iglesia ser testimonio perseverante de
su Resurrección, roguemos al Señor.
2. Para que el resucitado –que dio a los Apóstoles su paz-
quiera concederla también en abundancia a todos los pueblos,
roguemos al Señor.
3. Para que el vencedor de la muerte transforme los padeci-
mientos de todos los que sufren, en aquella alegría que nadie
les podrá quitar, roguemos al Señor.
4. Para que el que tiene las llaves de la muerte nos conceda
celebrar un día su Resurrección con los ángeles y los santos en
su Reino eterno, roguemos al Señor.

Dios nuestro, que has sido el primero en amarnos, envián-


donos a tu Hijo, para que vivamos por medio de Él, haz que
–llenos del Espíritu Santo– aprendamos a amarnos los unos a
los otros como Cristo nos ha amado. Por Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Suba hasta ti, Señor, nuestra oración, acompañada por estas ofren-
das, para que, purificados por tu bondad, nos dispongas para celebrar
el sacramento de tu inmenso amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I-V de Pascua, pp. 499-503 [360].

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 14, 15-16


Si me aman, cumplirán mis mandamientos, dice el Señor; y yo
rogaré al Padre, y él les dará otro Abogado, que permanecerá con
ustedes para siempre. Aleluya.
46 lunes 10 de mayo de 2021
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Dios todopoderoso y eterno, que, por la resurrección de Cristo, nos
has hecho renacer a la vida eterna, multiplica en nosotros el efecto de
este sacramento pascual, e infunde en nuestros corazones el vigor que
comunica este alimento de salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne, p. 595 [603].

ACTIVIDAD DIOCESANA
Visita al Santuario de los Mártires:
Decanato de La Paz.

10 lunes
Verde / Blanco

Memoria
SAN JUAN DE ÁVILA,
Presbítero y Doctor de la Iglesia,
MR pp. 909 [948] Oración Colecta propia / Lecc. I p. 929

Nació el 6 de enero de 1500 en Almodóvar del Campo, Ciudad Real.


Cuando contaba treinta años se ordenó sacerdote y estaba a punto de
viajar a México cuando el obispo de Sevilla lo animó a permanecer
en España para impulsar las misiones populares. Destacó por la cali-
dad de su doctrina y la sabiduría de sus consejos, en unas circunstan-
cias en las que la Iglesia y la sociedad del siglo XVI necesitaban
guías experimentados que las renovaran, a la luz de las enseñan-
zas del Concilio de Trento. Falleció en Montilla, Córdoba, el 10 de
mayo de 1569. Fue beatificado por León XIII en 1894 y canonizado
en 1970 por Pablo VI. En 2012 Benedicto XVI lo proclamó Doctor
de la Iglesia y en 2021 el Papa Francisco estableció su celebración
como Memoria.

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sir 15, 5


En medio de la Iglesia abrió su boca, y el Señor lo llenó del es-
píritu de sabiduría e inteligencia, y lo revistió de gloria. Aleluya.
lunes 10 de mayo de 2021 47
ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, que en san Juan de Ávila diste a tu pastores y fieles
un maestro sobresaliente por la santidad y dedicación de su vida, te
pedimos que también en nuestros días pueda tu Iglesia crecer en per-
fección gracias a la generosa entrega de tus ministros. Por nuestro
Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del
Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[El Señor tocó el corazón de Lidia para que aceptara el mensaje de
Pablo.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 16, 11-15
Por aquellos días, zarpamos de Tróade y navegamos rumbo a Sa-
motracia; al día siguiente, hacia Neápolis y de ahí a Filipos, colonia
romana y ciudad principal de la región de Macedonia.
En Filipos nos quedamos unos días. El sábado salimos de la ciudad
y nos fuimos por la orilla del río hasta un sitio donde solían tenerse las
reuniones de oración. Allí nos sentamos y trabamos conversación con
las mujeres que habían acudido.
Entre las que nos escuchaban, había una mujer, llamada Lidia, de
la ciudad de Tiatira, comerciante en púrpura, que adoraba al verdade-
ro Dios. El Señor le tocó el corazón para que aceptara el mensaje de
Pablo. Después de recibir el bautismo junto con toda su familia, nos
hizo esta súplica: "Si están convencidos de que mi fe en el Señor es
sincera, vengan a hospedarse en mi casa". Y así, nos obligó a aceptar.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL Isaías 149, 1-2. 3-4. 5-6a.9


R. El Señor es amigo de su pueblo. Aleluya.
Entonen al Señor un canto nuevo, en la reunión litúrgica proclá-
menlo. En su creador y rey, en el Señor, alégrese Israel, su pueblo
santo. R.
En honor de su nombre, que haya danzas, alábenlo con arpa y tam-
boriles. El Señor es amigo de su pueblo y otorga la victoria a los
humildes. R.
Que se alegren los fieles en el triunfo, que inunde el regocijo sus
hogares, que alaben al Señor con sus palabras, porque en esto su
pueblo se complace. R.
48 lunes 10 de mayo de 2021
ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Jn 15, 26. 27
R. Aleluya, aleluya.
El Espíritu de verdad dará testimonio de mí, dice el Señor, y tam-
bién ustedes serán mis testigos. R. Aleluya.

EVANGELIO
[El Espíritu de verdad dará testimonio de mí.]
Del santo Evangelio según san Juan 15, 26–16, 4a
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Cuando venga el
Consolador, que yo les enviaré a ustedes de parte del Padre, el
Espíritu de verdad que procede del Padre, él dará testimonio de mí y
ustedes también darán testimonio, pues desde el principio han estado
conmigo.
Les he hablado de estas cosas para que su fe no tropiece. Los ex-
pulsarán de las sinagogas y hasta llegará un tiempo, cuando el que les
dé muerte creerá dar culto a Dios. Esto lo harán, porque no nos han
conocido ni al Padre ni a mí. Les he hablado de estas cosas para que,
cuando llegue la hora de su cumplimiento, recuerden que ya se lo
había predicho yo". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • En Filipos, colonia romana y ciudad princi-


pal de la región griega de Macedonia, resuena por primera vez
la buena nueva del Evangelio en lo que hoy conocemos como
Europa. Como era su costumbre, Pablo y sus compañeros,
aprovechando cualquier circunstancia propicia, predican con-
vincentemente el mensaje de Jesús en la asamblea de oración.
Entonces Lidia –una rica comerciante en púrpura, a la que el
Señor «le tocó el corazón»– se convierte con toda su familia y, a
partir de ese momento, ella se prodiga generosamente en favor
de los misioneros, hospedándolos en su casa... • El evangelio
da por descontado el que el discípulo deba sufrir persecución
y contradicciones como el mismo Jesús. Él promete a sus dis-
cípulos que vendrá el Espíritu [en griego: «Pará-kletos», es decir,
Abogado, Consolador], el cual les revelará la plenitud de su
misterio y de su misión. Él anuncia a los suyos persecuciones
y la misma muerte como «honor dado a Dios», a fin de pre-
pararlos a experimentar, anticipadamente, el «escándalo de la
cruz» (Cfr. Gal 5, 11; 1 Cor 1, 23). De esta manera, tendrán la
oportunidad de dar por Él el más precioso de los testimonios.
martes 11 de mayo de 2021 49
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Que te agrade, Dios nuestro, el sacrificio que alegres te pre-
sentamos en la fiesta de san Juan de Ávila, por cuyas enseñanzas te
alabamos y nos entregamos enteramente a ti. Por Jesucristo, nuestro
Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Lc 12, 42


Éste es el siervo fiel y prudente, a quien el Señor puso al frente de
su familia, para darles a su tiempo la ración de trigo. (Aleluya)

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


A quienes alimentas con Cristo, pan de vida, instrúyenos, Señor,
por Cristo, verdadero maestro, para que en la festividad de san Juan
de Ávila, aprendamos tu verdad y la llevemos a la práctica en la cari-
dad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ACTIVIDAD DIOCESANA
Jubileo circular: Lunes 10 Martes 11 y Miércoles 12: San
Juan Bautista (Sta. Ana Tepetitlán), Ntra. Sra. de Altagracia,
La Purísima Concepción (Tetlán), La Asunción (Santuario de
Guadalupe), San Martín de Porres (El Rosario), Reina de Méxi-
co, San Miguel Cuyutlán), San José de la Floresta (Chapala).

11 martes
Blanco
FERIA DE PASCUA
MR p. 379 [384] / Lecc. I p. 931

ANTÍFONA DE ENTRADA Apoc 19, 7. 6


Alegrémonos, regocijémonos y demos gracias, porque el Señor,
nuestro Dios omnipotente, ha empezado a reinar. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA
Dios omnipotente y misericordioso, concédenos poder alcanzar
una verdadera participación en la resurrección de Jesucristo, tu Hijo.
Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios
por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Cree en el Señor Jesús y te salvarás, tú y tu familia.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 16, 22-34
50 martes 11 de mayo de 2021
En aquellos días, la gente de la ciudad de Filipos se alborotó contra
Pablo y Silas, y los magistrados ordenaron que los desnudaran y los
azotaran. Después de azotarlos mucho, los metieron en la cárcel y le
ordenaron al carcelero que los vigilara bien. Siguiendo esta orden, él
los metió en el calabozo de más adentro y les aseguró los pies en el
cepo.
A eso de la medianoche, Pablo y Silas estaban en oración, cantan-
do himnos al Señor, y los otros presos los escuchaban. De pronto so-
brevino un temblor tan violento, que se sacudieron los cimientos de
la cárcel, las puertas se abrieron de golpe y a todos se les soltaron las
cadenas.
El carcelero se despertó, y al ver las puertas de la cárcel abiertas
de par en par, pensó que los presos se habían fugado y sacó su espada
para matarse. Pero entonces Pablo le gritó: "No te hagas ningún daño;
aquí estamos todos". El carcelero pidió una lámpara, se precipitó ha-
cia dentro, y temblando, se arrojó a los pies de Pablo y Silas. Después
los sacó de allí y les preguntó: "¿Qué debo hacer para salvarme?"
Ellos le contestaron: "Cree en el Señor Jesús y te salvarás, tú y tu
familia". Y les explicaron la palabra del Señor a él y a todos los de su
casa.
El carcelero se los llevó aparte, y en aquella misma hora de la
noche les lavó las heridas y enseguida se bautizó él con todos los
tuyos. Después los invitó a su casa, les preparó la mesa y celebraron
una fiesta familiar por haber creído en Dios. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 137, l-2a. 2bc-3. 7c-8


R. Señor, tu amor perdura eternamente. Aleluya.
De todo corazón te damos gracias, Señor, porque escuchaste
nuestros ruegos. Te cantaremos delante de tus ángeles, te adoraremos
en tu templo. R.
Señor, te damos gracias por tu lealtad y por tu amor: siempre que
te invocamos nos oíste y nos llenaste de valor. R.
Tu mano, Señor, nos pondrá a salvo, y así concluirás en nosotros
tu obra. Señor, tu amor perdura eternamente; obra tuya soy, no me
abandones. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Jn 16, 7. 13


R. Aleluya, aleluya.
Yo les enviaré al Espíritu de verdad, y él los irá guiando hacia la
verdad plena, dice el Señor. R. Aleluya.
martes 11 de mayo de 2021 51

EVANGELIO
[Si no me voy, no vendrá a ustedes el Consolador.]
Del santo Evangelio según san Juan 16, 5-11
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Me voy ya al que
me envió y ninguno de ustedes me pregunta: '¿A dónde vas?'
Es que su corazón se ha llenado de tristeza porque les he dicho estas
cosas. Sin embargo, es cierto lo que les digo: les conviene que me
vaya; porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Consolador; en
cambio, si me voy, yo se lo enviaré.
Y cuando él venga, establecerá la culpabilidad del mundo en ma-
teria de pecado, de justicia y de juicio; de pecado, porque ellos no han
creído en mí; de justicia, porque me voy al Padre y ya no me verán
ustedes; de juicio, porque el príncipe de este mundo ya está conde-
nado". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • En la segunda parte del libro de los Hechos


de los Apóstoles, San Lucas frecuentemente parece preocupa-
do de establecer un cierto paralelismo entre Pedro y Pablo, am-
bos, como lo vemos hoy, en algún momento encarcelados (Cfr.
Hech 12, 1-19). Pablo y Silas –arrestados, azotados y encarce-
lados en Filipos, tras una revuelta provocada por los judíos–
son liberados, a su vez, por una evidente intervención divina.
El prodigio induce a su aterrado carcelero a convertirse con
toda su familia. La fuerza del Evangelio no puede ser «encade-
nada» (Cfr. 2 Tim 2: 9)… • En la Última Cena –ya con el vivo
presentimiento de la muerte inminente de Jesús– los Apósto-
les estaban inundados de una inmensa tristeza. El Señor los
invita a estar contentos y hasta a regocijarse por su próxima
partida, pues sólo después de ella podrá enviarles el «Paráclito»,
es decir, el Espíritu Consolador. Él, en definitiva, «establecerá
la culpabilidad del mundo». De esta forma descubrirá el pecado
de quienes han rechazado a Jesús, proclamará su exaltación
a la derecha del Padre y mostrará abiertamente su definitiva
victoria sobre el Maligno.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Concédenos, Señor, vivir siempre llenos de gratitud por estos mis-
terios pascuales que celebramos, para que, continuamente renovados
por su acción, se conviertan para nosotros en causa de eterna felici-
dad. Por Jesucristo, nuestro Señor.
52 miércoles 12 de mayo de 2021

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Lc 24, 46. 26


Era necesario que Cristo padeciera y resucitara de entre los muer-
tos, y así entrara luego en su gloria. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Señor y Dios nuestro, escucha nuestras oraciones, para que la
participación en los sacramentos de nuestra redención nos ayude en
la vida presente y nos alcance las alegrías eternas. Por Jesucristo,
nuestro Señor.

12 miércoles
Blanco / Rojo

FERIA DE PASCUA
o SANTOS NEREO y AQUILEO,
o SAN PANCRACIO, Mártires
MR pp. 711 y 886 [730 y 925] / Lecc. I p. 933

Eran soldados en tiempo del emperador Diocleciano. De acuerdo con


los informes que nos da el Papa Dámaso, no eran aún cristianos cu-
ando estalló la persecución; pero el valor de los mártires los impulsó
a creer en Jesucristo. Fueron degollados en Roma (304).

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Mt 25, 34


Vengan, benditos de mi Padre, y tomen posesión del Reino, pre-
parado para ustedes desde la creación del mundo. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA
Dios todopoderoso, ya que hemos conocido la fortaleza con la cual
confesaron la fe los gloriosos mártires Nereo y Aquileo, concédenos
experimentar su piedad al interceder por nosotros ante ti. Por nuestro
Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del
Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Les anuncio a ese Dios que ustedes veneran sin conocerlo.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 17, 15. 22–18, 1
En aquellos días, los cristianos que ayudaron a Pablo a escapar
de Berea, lo llevaron hasta la ciudad de Atenas. Pablo los envió de
regreso con la orden de que Silas y Timoteo fueran a reunirse con él
miércoles 12 de mayo de 2021 53
cuanto antes.
Un día, mientras los esperaba en Atenas, Pablo sentía que la in-
dignación se apoderaba de él, al contemplar la ciudad llena de ídolos.
Entonces se presentó en el Areópago y dijo:
"Atenienses: Por lo que veo, ustedes son en extremo religiosos. Al
recorrer la ciudad y contemplar sus monumentos, encontré un altar
con esta inscripción: 'Al Dios desconocido'. Pues bien, yo vengo a
anunciarles a ese Dios que ustedes veneran sin conocerlo.
El Dios que hizo el mundo y todo cuanto hay en él, siendo el Señor
del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por hombres, ni
es servido por mano de hombres, como si necesitara de algo o de al-
guien; porque él es quien da a todos la vida, el aliento y cuanto tienen.
De un solo hombre sacó todo el género humano para que habi-
tara toda la tierra, determinó las épocas de su historia y estableció
los límites de sus territorios. Dios quería que lo buscaran a él y que
lo encontraran, aunque fuera a tientas, pues en realidad no está lejos
de nosotros, ya que en él vivimos, nos movemos y somos. Como lo
ha dicho alguno de los poetas de ustedes: 'Somos de su mismo linaje'.
Por lo tanto, si somos linaje de Dios, no debemos pensar que Dios
es como una imagen de oro, plata o mármol, labrada artísticamente
por los hombres según su imaginación. Dios no tomó en cuenta la
ignorancia de la gente en tiempos pasados, pues ahora quiere que to-
dos los hombres se conviertan, porque tiene determinado un día en el
cual ha de juzgar al universo con justicia, por medio de un hombre
designado por él, y ha dado a todos la prueba de esto, resucitándolo
de entre los muertos".
Al oír hablar de la resurrección de los muertos, algunos se burlaron
y otros dijeron: "De esto te oiremos hablar en otra ocasión". Entonces
Pablo se retiró. Sin embargo, algunos se adhirieron a él y creyeron.
Entre ellos se contaban Dionisio, el areopagita; una mujer, que se lla-
maba Dámaris, y algunos más. Después de esto, Pablo salió de Atenas
y se fue a Corinto. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 148, 1-2. 1l-12ab. 12c-14a. 14bcd


R. La gloria del Señor sobrepasa cielo y tierra. Aleluya.
Alaben al Señor en las alturas, alábenlo en el cielo; que alaben al
Señor todos sus ángeles, celestiales ejércitos. R.
Reyes y pueblos todos de la tierra, gobernantes y jueces de este
mundo; hombres, mujeres, jóvenes y ancianos, alaben al Señor y den-
le culto. R.
El nombre del Señor alaben todos, pues su nombre es excelso, su
54 miércoles 12 de mayo de 2021
gloria sobrepasa cielo y tierra y ha hecho fuerte a su pueblo. R.
Que alaben al Señor todos sus fieles, los hijos de Israel, el pueblo
que ha gozado siempre de familiaridad con él. R. La gloria del Señor
sobrepasa cielo y tierra. Aleluya.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 14, 16


R. Aleluya, aleluya.
Yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador, que se quedará
para siempre con ustedes, dice el Señor. R. Aleluya.
EVANGELIO
[El Espíritu de verdad los irá guiando hasta la verdad plena.]
Del santo Evangelio según san Juan 16, 12-15
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Aún tengo mu-
chas cosas que decirles, pero todavía no las pueden compren-
der. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él los irá guiando hasta
la verdad plena, porque no hablará por su cuenta, sino que dirá lo que
haya oído y les anunciará las cosas que van a suceder. Él me glorifi-
cará, porque primero recibirá de mí lo que les vaya comunicando.
Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho que tomará de lo
mío y se lo comunicará a ustedes". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • Pablo se las ingenia para predicar el Evan-


gelio incluso en el Areópago de Atenas, donde se solían reunir
los más doctos de la ciudad. Hay que reconocerle al Apóstol
su excepcional esfuerzo de adaptación a la mentalidad de
sus oyentes, por quienes muestra, por cierto, una extremada
simpatía. A pesar de todo, tal esfuerzo no obtiene resultados
brillantes. Pocos de los presentes se convierten y la mayoría,
cuando oyen «hablar de la resurrección», le piden –con una eva-
siva cortesía– posponer ese tan “espinoso” debate para otra
e indefinida ocasión… • Muchas cosas tendría aún por decir
Jesús a los suyos, mas de momento no podrían llegar a en-
tenderlas. Sólo la acción reveladora y transformadora del Es-
píritu Santo continuará su obra, una vez que Él haya vuelto al
Padre. Este «Espíritu de verdad» que Jesús enviará a su Igle-
sia, la guiará a la plena comprensión de su persona y de su
mensaje. Tal Espíritu no añadirá, por cierto, nada nuevo, sino
que arrojará nueva luz en torno a la revelación previamente
realizada por Jesús durante su vida terrena. De esta manera
este excepcional Intercesor contribuirá a la plena glorificación
del Salvador Resucitado.
jueves 13 de mayo de 2021 55

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Al conmemorar la muerte dichosa de tus justos, te ofrecemos, Se-
ñor, aquel mismo sacrificio en el que tuvo su origen todo martirio. Por
Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Apoc 2, 7


Al vencedor le daré a comer del árbol de la vida, que está en el
paraíso de Dios. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Al celebrar en este divino banquete la celestial victoria de los
santos mártires Nereo y Aquileo, te pedimos, Señor, que concedas
la victoria a quienes nos alimentamos con este pan de vida, y que, ya
vencedores, nos lleves a comer del árbol de la vida en el paraíso. Por
Jesucristo, nuestro Señor.

13 jueves
Blanco / Azul

FERIA DE PASCUA
o NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA
MR pp. 712 y 876 [731 y 916] / Lecc. I p. 943

El 13 de mayo de 1917, en Cova de Iría, Portugal, tuvo lugar la


primera aparición de la santísima Virgen a tres pastorcitos: Lucía,
de diez años, Francisco, de ocho, y Jacinta, de siete. El 13 de mayo
de 2000, el Papa Juan Pablo II declaró beatos a Jacinta y Fran-
cisco durante su viaje al santuario de las apariciones. En este día
contemplamos a la que, en el orden de la gracia, es nuestra Madre
clementísima, quien suscita en muchos fieles la oración por los peca-
dores y la profunda conversión de los corazones.

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 29, 12


Cambiaste mi llanto en gozo, Señor, y me vestiste de fiesta. Ale-
luya.

ORACIÓN COLECTA
Dios y Padre nuestro, que nos diste a la Madre de tu Hijo como
Madre nuestra, concédenos que, perseverando en la penitencia y en la
oración en favor de la salvación del mundo, podamos promover cada
56 jueves 13 de mayo de 2021
vez con más eficacia el reinado de Cristo, Hijo tuyo y Señor nuestro.
Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios
por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Pablo se estableció en la casa de Aquila, trabajaba y predicaba en
la sinagoga.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 18, 1-8
En aquellos días, Pablo salió de Atenas y se fue a Corinto. Allí
encontró a un judío, llamado Aquila, natural del Ponto, que acababa
de llegar de Italia con su mujer, Priscila, en acatamiento a las órdenes
de Claudio, que expulsó de Roma a todos los judíos. Pablo se acercó a
ellos, y como eran del mismo oficio, se quedó a vivir y a trabajar con
ellos. Su oficio era fabricar tiendas de campaña. Cada sábado Pablo
discutía en la sinagoga y trataba de convencer a judíos y griegos.
Cuando Silas y Timoteo llegaron de Macedonia, Pablo se dedicó
por completo a la predicación y afirmó delante de los judíos que Jesús
era el Mesías. Como éstos lo contradecían y lo insultaban, se rasgó
las vestiduras y dijo: "Que la sangre de ustedes caiga sobre su propia
cabeza: yo soy inocente. De ahora en adelante, iré a hablar a los pa-
ganos".
Salió de allí y entró en la casa de Tito Justo, que adoraba a Dios, y
cuya casa estaba al lado de la sinagoga.
Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor, junto con toda su
familia. Asimismo, al oír a Pablo, muchos de los corintios creyeron y
recibieron el bautismo. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 97, 1. 2-3ab. 3cd-4


R. El Señor nos ha demostrado su amor y su lealtad. Aleluya.
Cantemos al Señor un canto nuevo, pues ha hecho maravillas. Su
diestra y su santo brazo le han dado la victoria. R.
El Señor ha dado a conocer su victoria y ha revelado a las nacio-
nes su justicia. Una vez más ha demostrado Dios su amor y su lealtad
hacia Israel. R.
La tierra entera ha contemplado la victoria de nuestro Dios. Que
todos los pueblos y naciones. aclamen con júbilo al Señor. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Jn 14, 18


R. Aleluya, aleluya.
No los dejaré desamparados, dice el Señor; me voy, pero volveré a
ustedes y entonces se alegrará su corazón. R. Aleluya.
jueves 13 de mayo de 2021 57
EVANGELIO
[Su tristeza se transformará en alegría.]
Del santo Evangelio según san Juan 16, 16-20
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Dentro de poco
tiempo ya no me verán; y dentro de otro poco me volverán a
ver". Algunos de sus discípulos se preguntaban unos a otros: "¿Qué
querrá decir con eso de que: 'Dentro de poco tiempo ya no me verán,
y dentro de otro poco me volverán a ver', y con eso de que: 'Me voy al
Padre'?" Y se decían: "¿Qué significa ese 'un poco'? No entendemos lo
que quiere decir".
Jesús comprendió que querían preguntarle algo y les dijo: "Es-
tán confundidos porque les he dicho: 'Dentro de poco tiempo ya no
me verán y dentro de otro poco me volverán a ver'. Les aseguro que
ustedes llorarán y se entristecerán, mientras el mundo se alegrará.
Ustedes estarán tristes, pero su tristeza se transformará en alegría".
Palabra del Señor.
REFLEXIÓN: • La Buena Nueva y el testimonio apostóli-
co continúa su recorrido por el mundo. De Atenas Pablo va a
Corinto donde anuncia el Evangelio y crea una vibrante co-
munidad, a la que dedicará –con total y absoluto desinterés–
muchos de sus cuidados. En esa bulliciosa ciudad y zona por-
tuaria encuentra un par de creyentes judeo-cristianos, Aquila
y Priscila su mujer, en cuya casa se estableció. Sin embargo,
frente a un obstinado rechazo y siguiendo las memorables di-
rectrices dadas en su momento por Jesús a sus discípulos,
comienza a predicar a los gentiles, muchos de los cuales se
convirtieron… • Después de haber hablado de la tarea del Es-
píritu como Defensor y Consolador, ahora Jesús, ante la se-
gura proximidad de su muerte, intenta consolar a sus descon-
certados discípulos. Él se alejará en un cierto momento –el
corto período que va de la pasión a la Pascua– para luego esta-
blecer una “nueva presencia” entre los suyos. Durante ese sin-
gular tiempo de prueba ellos llorarán, mientras que el mundo
se gozará. Pero cuando lo hayan visto resucitado, su tristeza se
convertirá en intensa y desbordante alegría.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Recibe, Padre santo, la ofrenda de nuestra humildad que, llenos de
alegría, te presentamos al celebrar la conmemoración de la santísima
Virgen María y concédenos que, asociados al sacrificio de Cristo, re-
cibamos el consuelo en la vida presente y los gozos de la salvación
eterna. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.
58 viernes 14 de mayo de 2021
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN
Alégrate, Virgen Madre, porque Cristo ha resucitado del sepulcro.
Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Fortalecidos con los sacramentos pascuales, te rogamos, Se-
ñor, que quienes celebramos la memoria de la Madre de tu Hijo,
manifestemos la vida de Jesús en nuestra carne mortal. Por Jesucristo,
nuestro Señor.

ACTIVIDAD DIOCESANA
Jubileo circular: Jueves 13, Viernes 14 y Sábado 15: Capilla
del. Sagrado Corazón (Las Pintas), Madre Misionera y Reina de
los Mexicanos, San Martín de las Flores, Santiago Apóstol (Col.
Oblatos), Ntra. Sra. de Sta. Anita, San Martín de Porres (La
Crucita), Señor de Esquipulas (Buenavista), Virgen de Guada-
lupe (Zapotitán de Hidalgo).

14 viernes
Rojo

Fiesta,
SAN MATÍAS,
Apóstol
MR p. 712 [732] / Lecc. I p. 1017

Siguió a Jesús "desde que éste fue bautizado hasta su ascensión". Por
este motivo, cuando Judas desertó y hubo necesidad de completar el
número de los doce Apóstoles, Pedro lo propuso para que se uniera
al grupo apostólico y "se convirtiera en testigo de la resurrección"
del Señor.

ANTÍFONA DE ENTRADA Jn 15,16


No son ustedes los que me han elegido, dice el Señor; soy yo quien
los ha elegido y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto
permanezca. Aleluya.
Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, que asociaste a san Matías al colegio de los
Apóstoles, concédenos, por su intercesión, que, teniendo la dicha de
viernes 14 de mayo de 2021 59
ser amados por ti, merezcamos ser contados entre tus elegidos. Por
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la uni-
dad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Echaron suertes, le tocó a Matías y lo asociaron a los once apósto-
les.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 1, 15-17 20-26
En aquellos días, Pedro se puso de pie en medio de los hermanos y
dijo: "Hermanos, tenía que cumplirse aquel pasaje de la Escritura en
que el Espíritu Santo, por boca de David, hizo una predicción tocante
a Judas, quien fue el que guió a los que apresaron a Jesús. Él era de
nuestro grupo y había sido llamado a desempeñar con nosotros este
ministerio. Ahora bien, en el libro de los Salmos está escrito: Que
su morada quede desierta y que no haya quien habite en ella; que su
cargo lo ocupe otro. Hace falta, por tanto, que uno se asocie a nosotros
como testigo de la resurrección de Jesús, uno que sea de los que nos
acompañaron mientras convivió con nosotros el Señor Jesús, desde
que Juan bautizaba hasta el día de la ascensión".
Propusieron entonces a dos: a José Barsabá, por sobrenombre "el
Justo", y a Matías, y se pusieron a orar de este modo: "Tú, Señor,
que conoces los corazones de todos, muestra a cuál de estos dos has
elegido para desempeñar este ministerio y apostolado, del que Judas
desertó para irse a su propio lugar".
Echaron suertes, le tocó a Matías y lo asociaron a los once apósto-
les. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 112, 1-2. 3-4. 5-6. 7-8


R. Lo puso el Señor entre los jefes de su pueblo. Aleluya
Bendito sea el Señor, alábenlo sus siervos. Bendito sea el Señor
desde ahora y para siempre. R.
Desde que sale el sol hasta su ocaso, alabado sea el nombre del
Señor. Dios está sobre todas las naciones, su gloria, por encima de los
cielos.R.
¿Quién hay como el Señor? ¿Quién iguala al Dios nuestro, que
tiene en las alturas su morada, y sin embargo de esto, bajar se digna
su mirada para ver tierra y cielo? R.
El levanta del polvo al desvalido y saca al indigente del estiércol,
para hacerlo sentar entre los grandes, los jefes de su pueblo. R.
60 viernes 14 de mayo de 2021
ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Jn 15, 16
R. Aleluya, aleluya.
Yo los he elegido del mundo, dice el Señor, para que vayan y den
fruto y su fruto permanezca. R. Aleluya.
EVANGELIO
[No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido.]
Del santo Evangelio según san Juan 15, 9-17
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Como el Padre
me ama, así los amo yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen
mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo cum-
plo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he
dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea plena.
Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los
he amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos, que el que da la
vida por ellos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando.
Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo;
a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que
le he oído a mi Padre.
No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido
y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca,
de modo que el Padre les conceda cuanto le pidan en mi nombre. Esto
es lo que les mando: que se amen los unos a los otros". Palabra del
Señor.
REFLEXIÓN: • Dios tiene sus caminos –no siempre com-
prensibles para nosotros los humanos– y ha querido establecer
su Iglesia también sobre el cimiento firme de esta “duodécima
columna”. En lugar de Judas Iscariote, el traidor, los Once
eligieron en el momento oportuno a Matías, ya que él había
seguido a Jesús durante su ministerio público, comenzando
por el bautismo de Jesús, realizado por el ministerio de Juan
el precursor en el río Jordán, hasta el día de la ascensión del
Señor a los cielos (Cfr. Hech 1, 15-26). Con base en estos an-
tecedentes pudo él –como los demás apóstoles– llegar a ser
testigo cualificado del Crucificado que luego fue Resucitado…
• Según una antigua tradición –que se remonta al historiador
Eusebio de Cesarea– él habría sido uno de los “setenta y dos
discípulos”, de los que nos habla el Evangelio. En el calendario
postconciliar San Matías viene ahora celebrado el 14 de mayo
[en lugar del anterior 24 de febrero], fecha que normalmente
cae en tiempo de Pascua, más cerca del probable tiempo de su
elección como miembro del colegio apostólico.
sábado 15 de mayo de 2021 61
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Acepta, Señor, los dones que tu Iglesia te presenta con devoción en
la festividad de san Matías, y, por ellos, fortalécenos con el poder de
tu gracia. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Prefacio I o II de los Apóstoles, pp. 531-532 [532-533].

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 15,12


Éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo
los he amado, dice el Señor. Aleluya.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Señor, tú que das con abundancia a tu familia estos dones celes-
tiales, por la intercesión de san Matías dígnate recibirnos en la clari-
dad de tu luz, para que tengamos parte con los santos. Por Jesucristo,
nuestro Señor.

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne, p. 602 [610].

15 sábado
Blanco

FERIA DE PASCUA
o SAN ISIDRO LABRADOR
MR pp. 714 y 921 [733 y 960] / Lecc. I p. 947

Nació cerca de Madrid. Fue labrador, trabajó la tierra de sol a sol


y murió en la pobreza. Nunca fue a la escuela, pero del contacto ín-
timo y constante con Dios aprendió una gran serenidad de carácter.
Recibía a todos los pobres que se presentaban en su casa. Murió a
los 60 años (1130). Especialmente el mundo campesino le tiene gran
veneración.

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 20, 2-3


De tu poder, Señor, se alegra el justo, se alegra en el triunfo que le
has dado. Le otorgaste lo que él tanto anhelaba. Aleluya.
ORACIÓN COLECTA
Señor, Dios nuestro, que en la humildad y sencillez de san Isidro
Labrador nos dejaste un ejemplo de vida oculta con Cristo en ti, con-
cédenos que el trabajo de cada día humanice nuestro mundo y sea
también una plegaria de alabanza a tu nombre. Por nuestro Señor Je-
sucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu
Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
62 sábado 15 de mayo de 2021
PRIMERA LECTURA
[El judío Apolo demostró, por medio de la Escritura, que Jesús es el
Mesías.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 18, 23-28
En aquellos días, después de haber estado en Antioquía algún
tiempo, emprendió Pablo otro viaje y recorrió Galacia y Frigia, con-
firmando en la fe a los discípulos.
Un judío, natural de Alejandría, llamado Apolo, hombre elocuente
y muy versado en las Escrituras, había ido a Éfeso. Aquel hombre es-
taba instruido en la doctrina del Señor, y siendo de ferviente espíritu,
disertaba y enseñaba con exactitud lo concerniente a Jesús, aunque no
conocía más que el bautismo de Juan.
Apolo comenzó a hablar valientemente en la sinagoga. Cuando
lo oyeron Priscila y Aquila, lo tomaron por su cuenta y le explicaron
con mayor exactitud la doctrina del Señor. Como él deseaba pasar a
Grecia, los hermanos lo animaron y escribieron a los discípulos de
allá para que lo recibieran bien. Cuando llegó, contribuyó mucho,
con la ayuda de la gracia, al provecho de los creyentes, pues refutaba
vigorosamente en público a los judíos, demostrando, por medio de las
Escrituras, que Jesús era el Mesías. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 46, 2-3. 8-9. 10


R. Dios es el rey del universo. Aleluya.
Aplaudan, pueblos todos; aclamen al Señor, de gozo llenos, que
el Señor, el Altísimo, es terrible y de toda la tierra, rey supremo. R.
Porque Dios es el rey del universo, cantemos el mejor de nuestros
cantos. Reina Dios sobre todas las naciones desde su trono santo. R.
Los jefes de los pueblos se han reunido con el pueblo de Dios,
Dios de Abraham, porque de Dios son los grandes de la tierra. Por
encima de todo Dios está. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Jn 16, 28


R. Aleluya, aleluya.
Salí del Padre y vine al mundo, ahora dejo el mundo y vuelvo al
Padre, dice el Señor. R. Aleluya.
EVANGELIO
[El Padre mismo los ama, porque ustedes me han amado y han creído
que salí del Padre.]
Del santo Evangelio según san Juan 16, 23b-28
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Yo les aseguro:
cuanto pidan al Padre en mi nombre, se lo concederá. Hasta
sábado 15 de mayo de 2021 63
ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que
su alegría sea completa.
Les he dicho estas cosas en parábolas; pero se acerca la hora en
que ya no les hablaré en parábolas, sino que les hablaré del Padre
abiertamente. En aquel día pedirán en mi nombre, y no les digo que
rogaré por ustedes al Padre, pues el Padre mismo los ama, porque
ustedes me han amado y han creído que salí del Padre. Yo salí del Pa-
dre y vine al mundo; ahora dejo el mundo y vuelvo al Padre". Palabra
del Señor.
REFLEXIÓN: • Pablo inicia su tercer viaje misionero, que
tiene como meta Éfeso. En esta ciudad encuentra a Apolo, una
figura notable de “laico cristiano”, a quien los cónyuges Aquila
y Priscila explican «con mayor exactitud» la doctrina del Señor.
Los Hechos lo recuerdan sólo aquí, mientras que Pablo lo men-
ciona hasta siete veces en su primera Carta a los Corintios.
Este creyente culto y fervoroso se distingue especialmente por
las acaloradas discusiones con los judíos, a los que demostra-
ba –«por medio de las Escrituras»– que Jesús era, verdadera-
mente, el Mesías anhelado... • La fe y el amor de Jesús hacen
que los discípulos se abran –en forma espontánea y natural– al
amor del Padre. Jesús los exhorta a orar con perseverancia,
asegurándoles que sus plegarias serán de verdad escuchadas.
Efectivamente, la oración hecha «en nombre de Jesús» es algo
que debe nacer de una profunda amistad e intimidad con Él.
De ahí surgirá, en consecuencia, una actitud diáfana y confia-
da. Ella llevará luego a los suyos a apropiarse de sus mismos
sentimientos, deseos y aspiraciones, de manera que puedan
asemejarse más y más a Él.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Por esta ofrenda que te presentamos, Señor, en la conmemoración
de san Isidro, concede a tus fieles los dones de la unidad y de la paz.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Mt 16, 24
El que quiera venir conmigo, que renuncie a sí mismo, que tome
su cruz y que me siga, dice el Señor. Aleluya.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Que los sacramentos recibidos, Señor, en la conmemoración de
san Isidro, santifiquen nuestras mentes y nuestros corazones, para que
merezcamos participar de la naturaleza divina. Por Jesucristo, nuestro
Señor.
64 sábado 15 de mayo de 2021
15 sábado
Blanco
Solemnidad,
LA ASCENCIÓN DEL SEÑOR
Misa de la Vigilia
Esta Misa se dice en la tarde del día que precede a la solemnidad,
ya sea antes o después de las primeras Vísperas de la Ascensión.

MR p. 383 [386] / Lecc. I p. 936 [Del día siguiente].


LH Semana III del Salterio.
ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 67, 33. 35
Canten a Dios, reinos de la tierra, toquen para el Señor, que
asciende sobre los cielos; su majestad y su poder resplandecen sobre
las nubes. Aleluya.
Se dice Gloria.
ORACIÓN COLECTA
Dios eterno, cuyo Hijo subió hoy al cielo en presencia de sus
Apóstoles, te pedimos nos concedas que él, de acuerdo a su promesa,
permanezca siempre con nosotros en la tierra, y nos permita vivir con
él en el cielo. Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu
Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Dios nuestro, cuyo Unigénito, nuestro mediador, vive para siem-
pre y está sentado a tu derecha para interceder por nosotros, concéde-
nos acercarnos llenos de confianza al trono de la gracia y obtener así
tu misericordia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I o II de la Ascensión, pp. 504-505 [505-506]. Si se usa el Canon


Romano, se dice Reunidos en comunión, p. 558 [560]. En las otras Ple-
garias eucarísticas también se dicen las partes propias para esta Misa.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Heb 10, 12


Cristo ofreció un solo sacrificio por el pecado, y se sentó para
siempre a la derecha de Dios. Aleluya.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Te pedimos, Señor, que los dones que hemos recibido de tu altar,
enciendan en nuestros corazones el deseo de la patria celeste, para
que, siguiendo las huellas de nuestro Salvador, tendamos siempre a
la meta a donde nos ha precedido. Él, que vive y reina por los siglos
de los siglos.
Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne, p. 596 [603-604].
domingo 16 de mayo de 2021 65
Domingo 16 de mayo de 2021
VII DOMINGO DE PASCUA, LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR,
55ª. JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES:
«Ven y lo verás». (Jn 1, 46). De las comunidades en las redes so-
ciales a la comunidad humana.
Testigos responsables de la «Buena Nueva»…

H oy celebramos la solemnidad de la Ascen-


sión del Señor, una fiesta que contiene dos
elementos. Por una parte orienta nuestra mira-
da al cielo, donde Jesús glorificado se sienta a
la derecha de Dios (Cfr. Mt 16, 19) y, por otra,
ella nos recuerda el inicio de la misión de la
Iglesia. Esta solemnidad nos exhorta, por tan-
to, a levantar la mirada al cielo, para dirigirla
inmediatamente después a la tierra, llevando adelante las
tareas que el Señor resucitado nos confía… A esto nos invita el
evento de la Ascensión, que viene inmediatamente después de
la misión que Jesús confía a sus discípulos: «Vayan por todo
el mundo y proclamen la Buena Nueva a toda la creación»…
Este colosal proyecto sólo puede ser realizado con la fuerza que
Dios mismo concede a los apóstoles. En ese sentido, Jesús les
asegura que tal misión será sostenida por el poder del Espíritu
Santo.
La misión confiada por Jesús a los apóstoles ha proseguido
a través de los siglos, y prosigue todavía hoy. Y ella requiere
la colaboración de todos nosotros los bautizados. La Ascen-
sión del Señor al cielo –mientras inaugura una nueva forma de
presencia de Jesús en medio de nosotros– nos pide que tenga-
mos ojos y corazón para encontrarlo, para servirlo y para testi-
moniarlo a los demás. Se trata de ser hombres y mujeres bus-
cadores de Cristo a lo largo de los caminos de nuestro tiempo,
llevando su palabra de salvación hasta los confines de la tierra.
Cristo Resucitado nos envía a ser signos concretos y visibles
de esperanza… En este itinerario encontramos a Cristo mismo
en nuestros hermanos –especialmente en los más necesitados–
en aquellos que sufren en carne propia la dura y mortificante
experiencia de las viejas y nuevas pobrezas… Que la Virgen
María –que como Madre del Señor muerto y Resucitado animó
la fe de la primera comunidad de discípulos– nos ayude tam-
bién a nosotros a mantener «nuestros corazones en alto», así
como nos exhorta a hacer la Liturgia. Y que al mismo tiempo
nos ayude a tener «los pies en la tierra» y a sembrar, con va-
lentía, el Evangelio en las situaciones concretas de la vida y
de la historia. [Sintetizado de: Papa Francisco, Regina Coeli,
13-V-2018].
66 domingo 16 de mayo de 2021

MONICIONES:

ENTRADA: Llenos aún del gozo de la Pascua, venimos a


celebrar la fiesta de la Ascensión del Señor a los cielos… No
hemos venido a celebrar “un domingo más”, sino una fiesta
muy significativa, a una semana de cerrar otro ciclo pascual
con la solemnidad de Pentecostés. Esta fiesta ha de llevar-
nos a vivir con más conciencia la realidad del misterio de la
presencia del Señor resucitado y glorificado en su Iglesia y en
cada uno nosotros los creyentes, por la acción transformadora
de su Espíritu.
1ª. LECTURA: [Hch 1, 1-11] En la introducción al libro de
los Hechos el relato de la Ascensión ocupa un solo versícu-
lo, pero de gran trascendencia… Jesús culmina su misión al
volver –como Intercesor– a la derecha del Padre, para velar por
los suyos.
2ª. LECTURA: [Ef 4, 1-13] Utilizando la imagen del cuerpo,
San Pablo exhorta a los efesios a comprometerse en la unidad
eclesial… Ésta se manifestará en una maravillosa pluralidad
de carismas y ministerios, dones de Cristo glorificado y de su
Santo Espíritu.
EVANGELIO: [Mc 16, 15-20] El Señor resucitado envía a
sus discípulos a llevar el Evangelio a todas las naciones, sin
ningún tipo de prejuicios o barreras… Él les asegura que su
predicación estará siempre asistida por su presencia reconfor-
tante.
OFRENDAS: La ascensión a los cielos de quien es nuestra
«Cabeza», nos anime a presentar nuestros humildes dones al Se-
ñor… Que Cristo –que ha vuelto al lugar que le es propio– nos
acepte como ofrendas agradables a sus ojos.
COMUNIÓN: En la Eucaristía podemos gustar anticipada-
mente algo de lo mucho que nos espera en la gloria eterna…
¡Acerquémonos con fe y devoción a recibir a Aquel que nos ha
prometido su asistencia hasta el fin del mundo!
DESPEDIDA: El Señor Jesús no se ha ido al cielo para de-
sentenderse de nosotros, sino para prepararnos un lugar…
¡Que tampoco nosotros nos olvidemos nunca de los hermanos
que más nos necesitan!
domingo 16 de mayo de 2021 67

16 domingo
Blanco

Solemnidad,
LA ASCENCIÓN DEL SEÑOR
[Se suprime la Memoria de SAN JUAN NEPOMUCENO, Mártir]
MR p. 385 [387] / Lecc. I p. 936. LH Semana III del Salterio.

ANTÍFONA DE ENTRADA Hech 1, 11


Hombres de Galilea, ¿qué hacen allí parados mirando al cielo? Ese
mismo Jesús, que los ha dejado para subir al cielo, volverá como lo
han visto marcharse. Aleluya.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA
Te rogamos nos concedas, Dios todopoderoso, que al reafir-
mar, en este día, nuestra fe en la ascensión a los cielos de tu Uni-
génito, nuestro Redentor, nosotros vivamos también con nuestros
pensamientos puestos en las cosas celestiales. Por nuestro Señor Je-
sucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu
Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Se fue elevando a la vista de sus apóstoles.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 1, 1-11
En mi primer libro, querido Teófilo, escribí acerca de todo lo que
Jesús hizo y enseñó, hasta el día en que ascendió al cielo, después de
dar sus instrucciones, por medio del Espíritu Santo, a los apóstoles
que había elegido. A ellos se les apareció después de la pasión, les dio
numerosas pruebas de que estaba vivo y durante cuarenta días se dejó
ver por ellos y les habló del Reino de Dios.
Un día, estando con ellos a la mesa, les mandó: "No se alejen de
Jerusalén. Aguarden aquí a que se cumpla la promesa de mi Padre, de
la que ya les he hablado: Juan bautizó con agua; dentro de pocos días
ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo".
Los ahí reunidos le preguntaban: "Señor, ¿ahora sí vas a resta-
blecer la soberanía de Israel?" Jesús les contestó: "A ustedes no les
toca conocer el tiempo y la hora que el Padre ha determinado con su
68 domingo 16 de mayo de 2021
autoridad; pero cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes, los
llenará de fortaleza y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaría y hasta los últimos rincones de la tierra".
Dicho esto, se fue elevando a la vista de ellos, hasta que una nube
lo ocultó a sus ojos. Mientras miraban fijamente al cielo, viéndolo ale-
jarse, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dije-
ron: "Galileos, ¿qué hacen allí parados, mirando al cielo? Ese mismo
Jesús que los ha dejado para subir al cielo, volverá como lo han visto
alejarse". Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 46, 2-3. 6-7. 8-9


R. Entre voces de júbilo, Dios asciende a su trono. Aleluya.
Aplaudan, pueblos todos; aclamen al Señor, de gozo llenos; que
el Señor, el Altísimo, es terrible y de toda la tierra, rey supremo. R.
Entre voces de júbilo y trompetas, Dios, el Señor, asciende hasta
su trono. Cantemos en honor de nuestro Dios, al rey honremos y can-
temos todos. R.
Porque Dios es el rey del universo, cantemos el mejor de nuestros
cantos. Reina Dios sobre todas las naciones desde su trono santo. R.

Lo que va entre […] Se puede suprimir por motivos pastorales.

SEGUNDA LECTURA
[Hasta que alcancemos en todas sus dimensiones la plenitud de Cristo.]
De la carta del apóstol san Pablo a los efesios 4, 1-13
Hermanos: Yo, Pablo, prisionero por la causa del Señor, los ex-
horto a que lleven una vida digna del llamamiento que han recibido.
Sean siempre humildes y amables; sean comprensivos y sopórtense
mutuamente con amor; esfuércense en mantenerse unidos en el es-
píritu con el vínculo de la paz.
Porque no hay más que un solo cuerpo y un solo Espíritu, como
es también sólo una la esperanza del llamamiento que ustedes han
recibido. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y
Padre de todos, que reina sobre todos, actúa a través de todos y vive
en todos.
Cada uno de nosotros ha recibido la gracia en la medida en que
Cristo se la ha dado. [Por eso dice la Escritura: Subiendo a las alturas,
llevó consigo a los cautivos y dio dones a los hombres.
¿Y qué quiere decir "subió"? Que primero bajó a lo profundo de la
tierra. Y el que bajó es el mismo que subió a lo más alto de los cielos,
para llenarlo todo.]
domingo 16 de mayo de 2021 69
Él fue quien concedió a unos ser apóstoles; a otros, ser profetas;
a otros, ser evangelizadores; a otros, ser pastores y maestros. Y esto,
para capacitar a los fieles, a fin de que, desempeñando debidamente su
tarea, construyan el cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a es-
tar unidos en la fe y en el conocimiento del Hijo de Dios, y lleguemos
a ser hombres perfectos, que alcancemos en todas sus dimensiones la
plenitud de Cristo. Palabra de Dios.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Mt 28, 19. 20


R. Aleluya, aleluya.
Vayan y enseñen a todas las naciones, dice el Señor, y sepan que yo
estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo. R. Aleluya.

EVANGELIO
[Subió al cielo y está sentado a la derecha de Dios.]
Del santo Evangelio según san Marcos 16, 15-20
En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo:
"Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda
criatura. El que crea y se bautice, se salvará; el que se resista a creer,
será condenado. Estos son los milagros que acompañarán a los que
hayan creído: arrojarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas
nuevas, cogerán serpientes en sus manos, y si beben un veneno mor-
tal, no les hará daño; impondrán las manos a los enfermos y éstos
quedarán sanos".
El Señor Jesús, después de hablarles, subió al cielo y está sentado a
la derecha de Dios. Ellos fueron y proclamaron el Evangelio por todas
partes, y el Señor actuaba con ellos y confirmaba su predicación con
los milagros que hacían. Palabra del Señor.

Se dice Credo.

ORACIÓN DE LOS FIELES:


Pongamos nuestra mirada en Jesús –que ha atravesado el
cielo para interceder por nosotros– y pidámosle por las necesi-
dades de todos los hombres:
1. Para que Cristo venga en ayuda de su Iglesia, que lucha
en medio de las dificultades del mundo, y no permita que sus
fieles se dejen cautivar por los bienes de la tierra, roguemos al
Señor.
2. Para que Jesús –que prometió que, al ser elevado sobre
la tierra, atraería a todos hacia sí– revele su nombre a los hom-
70 domingo 16 de mayo de 2021
bres que aún no lo conocen, roguemos al Señor.
3. Para que el Señor, llene de esperanza a los que sufren en-
fermedades en el cuerpo o angustias en el espíritu, roguemos
al Señor.
4. Para que el Señor nos envíe el Espíritu Santo, a fin de que
nos enseñe a amar los bienes de arriba y a no dejarnos cauti-
var por las cosas de la tierra, roguemos al Señor.

Padre todopoderoso, que has resucitado a tu Hijo, y lo has


hecho Señor del universo, reconoce la voz de tu amado en las
oraciones de la Iglesia y concédenos lo que te hemos pedido.
Por Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina, por los siglos de los
siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Al ofrecerte, Señor, este sacrificio en la gloriosa festividad de la
ascensión, concédenos que por este santo intercambio, nos elevemos
también nosotros a las cosas del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I o II de la Ascensión, pp. 504-505 [505-506]. Si se usa el


Canon Romano, se dice Reunidos en comunión, p. 558 [560]. En las
otras Plegarias eucarísticas también se dicen las partes propias para
esta Misa.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 28, 20


Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. Ale-
luya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Dios todopoderoso y eterno, que nos permites participar en la
tierra de los misterios divinos, concede que nuestro fervor cristiano
nos oriente hacia el cielo, donde ya nuestra naturaleza humana está
contigo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne, p. 596 [603-604].

ACTIVIDAD DIOCESANA
Visita al Santuario de los Mártires:
Decanato de Sagrario Metropolitano.
lunes 17 de mayo de 2021w 71
17 lunes
Blanco

FERIA DE PASCUA
o SAN PASCUAL BAILÓN, Religioso
MR p. 926 [965] / Lecc. I p. 949

Nació en Torrehermosa, Zaragoza, España, el 16 de mayo de 1540


y murió en Villarreal, Castellón, 17 de mayo de 1592. Fue un fraile
franciscano muy devoto de la sagrada Eucaristía. Es venerado como
santo por la Iglesia católica con el nombre de san Pascual Bailón
o Baylón. Fue beatificado por el papa Pablo V el 19 de octubre de
1618 y canonizado por Alejandro VIII el 16 de octubre de 1690. Fue
declarado patrono de todas las asociaciones y congresos eucarísticos
por el papa León XIII el 28 de noviembre de 1897.

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 15, 5


El Señor es la parte de mi herencia y mi cáliz; tú, Señor, me
devuelves mi heredad. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA
Señor Dios, que concediste a san Pascual Bailón la gracia de imitar
a Cristo pobre y humilde, concédenos, por su intercesión, caminar
con fidelidad, viviendo nuestra propia vocación, para que logremos
alcanzar la perfección que nos has propuesto en tu Hijo. Él, que vive
y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos
de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[¿Han recibido el Espíritu Santo, cuando abrazaron la fe?]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 19, 1-8
En aquellos días, mientras Apolo estaba en Corinto, Pablo atravesó
las regiones altas de Galacia y Frigia y bajó a Éfeso. Encontró allí
a unos discípulos y les preguntó: "¿Han recibido el Espíritu Santo,
cuando abrazaron la fe?" Ellos respondieron: "Ni siquiera hemos oído
decir que exista el Espíritu Santo". Pablo replicó: "Entonces, ¿qué
bautismo han recibido?" Ellos respondieron: "El bautismo de Juan".
Pablo les dijo: "Juan bautizó con un bautismo de arrepentimien-
to, pero advirtiendo al pueblo que debían creer en aquel que vendría
después de él, esto es, en Jesús".
Al oír esto, los discípulos fueron bautizados en el nombre del Se-
72 lunes 17 de mayo de de 2021
ñor Jesús, y cuando Pablo les impuso las manos, descendió el Espíritu
Santo y comenzaron a hablar lenguas desconocidas y a profetizar.
Eran en total unos doce hombres.
Durante los tres meses siguientes, Pablo frecuentó la sinagoga y
habló con toda libertad, disputando acerca del Reino de Dios y tratan-
do de convencerlos. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 67, 2-3. 4-5ac. 6-7ab


R. Cantemos a Dios un canto de alabanza. Aleluya.
Cuando el Señor actúa sus enemigos se dispersan y huyen ante su
faz los que lo odian; cual se disipa el humo, se disipan; como la cera
se derrite al fuego, así ante Dios perecen los malvados. R.
Ante el Señor, su Dios, gocen los justos y salten de alegría. En-
tonen alabanzas a su nombre. En honor del Señor toquen la cítara. R.
Porque el Señor, desde su templo santo, a huérfanos y viudas da
su auxilio; él fue quien dio a los desvalidos casa, libertad y riqueza a
los cautivos. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Col 3, 1


R. Aleluya, aleluya.
Si han resucitado con Cristo, busquen las cosas del cielo, donde
está Cristo, sentado a la derecha de Dios. R. Aleluya.

EVANGELIO
[Tengan valor, porque yo he vencido al mundo.]
Del santo Evangelio según san Juan 16, 29-33
En aquel tiempo, los discípulos le dijeron a Jesús: "Ahora sí
nos estás hablando claro y no en parábolas. Ahora sí estamos
convencidos de que lo sabes todo y no necesitas que nadie te pre-
gunte. Por eso creemos que has venido de Dios".
Les contestó Jesús: "¿De veras creen? Pues miren que viene la
hora, más aún, ya llegó, en que se van a dispersar cada uno por su lado
y me dejarán solo. Sin embargo, no estaré solo, porque el Padre está
conmigo. Les he dicho estas cosas, para que tengan paz en mí. En el
mundo tendrán tribulaciones; pero tengan valor, porque yo he vencido
al mundo". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • En Éfeso, durante el tercer viaje misione-


ro, Pablo se encuentra con algunos llamados «discípulos», es
decir, neo-convertidos que –como había sido antes el caso de
Apolo– «sólo conocían el bautismo de Juan», y jamás habían
lunes 17 de mayo de 2021 73
oído hablar del Espíritu Santo. Él inmediatamente se toma la
fatiga de completar su incipiente instrucción religiosa. Luego
los bautiza y les impone las manos. Así ellos reciben, con el
Espíritu, dones y carismas extraordinarios. Sólo el bautismo
«en el nombre del Señor Jesús» puede introducirlos en la nueva
economía de la salvación... • La fe no es sólo una certeza huma-
na y ella no llega a eliminar nunca del todo las naturales dudas
y oscuridades. Jesús predice a unos, de momento, “entusias-
tas” discípulos que un día ya muy próximo se dispersarán y
lo dejarán solo. Por supuesto que será una soledad aparente,
pues Él estará siempre con el Padre. Después también ellos
se encontrarán en muchas tribulaciones, mas deberán tener
confianza, ya que unidos a Él –que venció al «príncipe de este
mundo»– también ellos participarán un día de su eterna y per-
manente victoria.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Dios misericordioso, que, despojando a san Pascual Bailón del
hombre viejo, te dignaste formar en él un hombre nuevo conforme
a tu imagen, concédenos, propicio, que nosotros, igualmente renova-
dos, te ofrezcamos este sacrificio de reconciliación, agradable a tus
ojos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Mt 19, 27-29


Yo les aseguro que ustedes que han dejado todo para seguirme,
recibirán cien veces más y heredarán la vida eterna. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Por la eficacia de este sacramento, te rogamos, Señor, que, a ejem-
plo de san Pascual Bailón, nos conduzcas siempre por el camino de tu
amor, y que la obra buena que empezaste en nosotros, la perfecciones,
hasta el día en que se manifieste Jesucristo. Él, que vive y reina por
los siglos de los siglos.

ACTIVIDAD DIOCESANA
Jubileo circular: Lunes 17 Martes 18 y Miércoles 19: Sagra-
do Corazón de Jesús (Tesistán), San José de los Poetas, San
Francisco (Zoquipan), Templo Expiatorio, Santa Cruz de Jesús
y María, San Mateo (Santa Cecilia), Virgen de Guadalupe (El
Salto), San Antonio Matute.
74 martes 18 de mayo de 2021
18 martes
Blanco / Rojo

FERIA DE PASCUA
o SAN JUAN I, Papa y Mártir
MR pp. 715 y 894 [734 y 933] / Lecc. I p. 952

Fue Papa de 523 a 526. Teodorico, rey arriano, lanzó una perse-
cución contra todos los que sostuvieran la verdadera fe católica acer-
ca de Cristo. El Papa Juan fue uno de los primeros en ser castigados:
primero fue enviado por el rey a Constantinopla con una embajada
destinada a fracasar; después, también por órdenes del rey, fue confi-
nado en una cárcel de Ravena, en donde murió de hambre.

ANTÍFONA DE ENTRADA
El Señor lo eligió sumo sacerdote de su pueblo y derramó sobre él
toda clase de bendiciones. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, recompensa de las almas fieles, que consagraste este
día con el martirio del Papa san Juan primero, escucha las plegarias de
tu pueblo y concede que, quienes veneramos sus méritos, imitemos la
constancia de su fe. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y
reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos
de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Quiero llegar al fin de mi carrera y cumplir el encargo que recibí del
Señor Jesús.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 20, 17-27
En aquellos días, hallándose Pablo en Mileto, mandó llamar a los
presbíteros de la comunidad cristiana de Éfeso. Cuando se presen-
taron, les dijo:
"Bien saben cómo me he comportado entre ustedes, desde el primer
día en que puse el pie en Asia: he servido al Señor con toda humildad,
en medio de penas y tribulaciones, que han venido sobre mí por las
asechanzas de los judíos. También saben que no he escatimado nada
que fuera útil para anunciarles el Evangelio, para enseñarles públi-
camente y en las casas, y para exhortar con todo empeño a judíos y
griegos a que se arrepientan delante de Dios y crean en nuestro Señor
Jesucristo.
martes 18 de mayo de 2021 75
Ahora me dirijo a Jerusalén, encadenado en el espíritu, sin saber
qué sucederá allá. Sólo sé que el Espíritu Santo en cada ciudad me
anuncia que me aguardan cárceles y tribulaciones. Pero la vida, para
mí, no vale nada. Lo que me importa es llegar al fin de mi carrera y
cumplir el encargo que recibí del Señor Jesús: anunciar el Evangelio
de la gracia de Dios.
Por lo pronto sé que ninguno de ustedes, a quienes he predicado
el Reino de Dios, volverá a verme. Por eso declaro hoy que no soy
responsable de la suerte de nadie, porque no les he ocultado nada y les
he revelado en su totalidad el plan de Dios". Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 67, 10-11. 20-21


R. Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya.
A tu pueblo extenuado diste fuerzas, nos colmaste, Señor, de tus
favores y habitó tu rebaño en esta tierra, que tu amor preparó para los
pobres. R.
Bendito sea el Señor, día tras día, que nos lleve en sus alas y nos
salve. Nuestro Dios es un Dios de salvación porque puede librarnos
de la muerte. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Jn 14, 16


R. Aleluya, aleluya.
Yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador, que se quedará
para siempre con ustedes, dice el Señor. R. Aleluya.

EVANGELIO
[Padre, glorifica a tu Hijo.]
Del santo Evangelio según san Juan 17, 1-11a
En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: "Padre,
ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo también
te glorifique, y por el poder que le diste sobre toda la humanidad, dé
la vida eterna a cuantos le has confiado. La vida eterna consiste en que
te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has
enviado.
Yo te he glorificado sobre la tierra, llevando a cabo la obra que me
encomendaste. Ahora, Padre, glorificame en ti con la gloria que tenía,
antes de que el mundo existiera.
He manifestado tu nombre a los hombres que tú tomaste del mundo
y me diste. Eran tuyos y tú me los diste. Ellos han cumplido tu palabra
y ahora conocen que todo lo que me has dado viene de ti, porque yo
les he comunicado las palabras que tú me diste; ellos las han recibido
76 martes 18 de mayo de 2021
y ahora reconocen que yo salí de ti y creen que tú me has enviado.
Te pido por ellos; no te pido por el mundo, sino por éstos, que tú
me diste, porque son tuyos. Todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío.
Yo he sido glorificado en ellos. Ya no estaré más en el mundo, pues
voy a ti; pero ellos se quedan en el mundo". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • La primera parte del discurso de Mileto es


pronunciado por Pablo como emotiva despedida ante los pres-
bíteros y responsables de la Iglesia de Éfeso. Esta alocución
constituye una especie de testamento espiritual y pastoral –lle-
no de ternura y de esperanzadas recomendaciones– a quienes
él había generado a la fe. En estas circunstancias tan conmo-
vedoras, el Apóstol ha de confesar que él no conoce con clari-
dad cuál será su futuro y, sin embargo, mantiene un único y
firme ideal: cumplir, hasta el final, la misión que el Señor le
ha confiado... • Se proclama hoy el primer gran movimiento
de la oración sacerdotal, que sella las inolvidables confidencias
compartidas por Jesús con los suyos durante la última tarde
de su vida. Ha llegado la hora de la pasión y de la muerte, que
es también la «hora de su glorificación». En ella Jesús glorifica
al Padre, porque da al hombre la vida eterna, que consiste
en conocer –en sentido vivencial y no meramente teórico– al
Padre y a Jesucristo a quien Él ha enviado. En esta gloria sus
discípulos descubrirán, por la fe, la divinidad de su Maestro y
Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Recibe, Señor, este sacrificio que, para tu gloria, tu pueblo ofrece
en honor del Papa san Juan I, y concédenos alcanzar la eterna sal-
vación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Jn 10, 11


El buen Pastor da la vida por sus ovejas. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Señor, Dios nuestro, los sacramentos que hemos recibido fortalez-
can en nosotros el fuego de la caridad que encendió con ímpetu a san
Juan, Papa y mártir, y lo llevó a entregarse siempre por tu Iglesia. Por
Jesucristo, nuestro Señor.
miércoles 19 de mayo de 2021 77
19 miércoles
Blanco

FERIA DE PASCUA
MR p. 395 [396] / Lecc. I p. 954

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 46, 2


Pueblos todos, aplaudan y aclamen a Dios con gritos de júbilo.
Aleluya.

ORACIÓN COLECTA
Dios misericordioso, concede benignamente a tu Iglesia que, con-
gregada por el Espíritu Santo, te sirva con todo su corazón y permane-
zca con sinceridad en comunión fraterna. Por nuestro Señor Jesucris-
to, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y
es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Ahora los dejo en manos de Dios, que puede hacerlos crecer y alcan-
zar la herencia prometida.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 20, 28-38
En aquellos días, Pablo dijo a los presbíteros de la comunidad cris-
tiana de Éfeso: "Miren por ustedes mismos y por todo el rebaño, del
que los constituyó pastores el Espíritu Santo, para apacentar a la Igle-
sia que Dios adquirió con la sangre de su Hijo.
Yo sé que después de mi partida, se introducirán entre ustedes
lobos rapaces, que no tendrán piedad del rebaño y sé que, de entre
ustedes mismos, surgirán hombres que predicarán doctrinas perversas
y arrastrarán a los fieles detrás de sí. Por eso estén alerta. Acuérdense
que durante tres años, ni de día ni de noche he dejado de aconsejar,
con lágrimas en los ojos, a cada uno de ustedes.
Ahora los encomiendo a Dios y a su palabra salvadora, la cual
tiene fuerza para que todos los consagrados a Dios crezcan en el es-
píritu y alcancen la herencia prometida. Yo no he codiciado ni el oro
ni la plata ni la ropa de nadie. Bien saben que cuanto he necesitado
para mí y para mis compañeros, lo he ganado con mis manos. Siem-
pre he mostrado que hay que trabajar así, para ayudar como se debe
a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: 'Hay más
felicidad en dar que en recibir".
Dicho esto, se arrodilló para orar con todos ellos. Todos se pu-
sieron a llorar y abrazaban y besaban a Pablo, afligidos, sobre todo,
78 miércoles 19 de mayo de 2021
porque les había dicho que no lo volverían a ver. Y todos lo acompa-
ñaron hasta el barco. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 67, 29-30. 33-35a 35b.36c


R. Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya.
Señor, despliega tu poder, reafirma lo que has hecho por nosotros,
desde Jerusalén, desde tu templo, a donde vienen los reyes con sus
dones. R.
Cántenle al Señor, reyes de la tierra, denle gloria al Señor que
recorre los cielos seculares, y que dice con voz como de trueno:
"Glorifiquen a Dios". R.
Sobre Israel su majestad se extiende y su poder, sobre las nubes.
Bendito sea nuestro Dios. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Jn 17, 17


R. Aleluya, aleluya.
Tu palabra, Señor, es la verdad: santifícanos en la verdad. R. Aleluya.

EVANGELIO
[Padre, que ellos sean uno, como nosotros.]
Del santo Evangelio según san Juan 17, 11b-19
En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: "Padre
santo, cuida en tu nombre a los que me has dado, para que sean
uno, como nosotros. Cuando estaba con ellos, yo cuidaba en tu nom-
bre a los que me diste; yo velaba por ellos y ninguno de ellos se perdió,
excepto el que tenía que perderse, para que se cumpliera la Escritura.
Pero ahora voy a ti, y mientras estoy aún en el mundo, digo estas co-
sas para que mi gozo llegue a su plenitud en ellos. Yo les he entregado
tu palabra y el mundo los odia, porque no son del mundo, como yo
tampoco soy del mundo. No te pido que los saques del mundo, sino
que los libres del mal. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy
del mundo.
Santifícalos en la verdad. Tu palabra es la verdad. Así como tú me
enviaste al mundo, así los envío yo también, al mundo. Yo me santi-
fico a mí mismo por ellos, para que también ellos sean santificados en
la verdad". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • La segunda parte del discurso de Mileto in-


cluye una mirada al futuro remoto y –junto con una fervorosa
oración y unos muy afectuosos saludos– delinea una conclu-
sión con recomendaciones muy concretas acerca de la grave
miércoles 19 de mayo de 2021 79
responsabilidad de los pastores frente a sus comunidades.
Luego, al evocar unas célebres palabras atribuidas a su Se-
ñor, Pablo les recuerda a estos «ancianos» de la Iglesia de Éfe-
so que él ha predicado el Evangelio con absoluto desinterés.
Les advierte también que, después de su inevitable partida, se
infiltrarán entre ellos «lobos rapaces», que tratarán de defor-
mar la doctrina por él predicada... • Este es el segundo gran
movimiento de la oración sacerdotal de Jesús. Él, dirigiéndose
ahora al Padre –que está por glorificarlo con una inminente
muerte y resurrección– se apresta a confiarle definitivamente
la comunidad de sus discípulos. Su Iglesia debe ser «una», ín-
timamente ligada a Dios y a los hermanos. Ella debe estar en
el mundo sin ser del mundo, actuando en él como «fermento».
Debe, además, saber aceptar valientemente las penalidades y
continuar anunciando el acontecimiento pascual, fuente pe-
renne y universal de salvación.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Acepta, Señor, el sacrificio que tú mismo nos mandaste ofrecer,
y, por estos sagrados misterios, que celebramos en cumplimiento de
nuestro servicio, dígnate llevar a cabo en nosotros la santificación que
proviene de tu redención. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 15, 26-27


Cuando venga el Abogado que yo les enviaré, el Espíritu de la
verdad que procede del Padre, dará testimonio de mí, dice el Señor, y
también ustedes darán testimonio. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Que la participación en este sacramento celestial, multiplique en
nosotros tu gracia, Señor, y, purificandonos con su poder, nos haga
siempre más capaces de seguir recibiendo tan admirable don. Por Je-
sucristo, nuestro Señor.
80 jueves 20 de mayo de 2021
20 jueves
Blanco

FERIA DE PASCUA
o SAN BERNARDINO DE SIENA, Presbítero
MR pp. 715 y 904 [735 y 944] / Lecc. I p. 956

Se puede decir que este franciscano prosiguió la obra del dominico


Vicente Ferrer, como predicador popular que exhortaba a los cris-
tianos a levantar la vista por encima de los conflictos de este mundo.
Desde Milán hasta Roma recorría aldeas y ciudades predicando el
amor infinito de Dios y ofreciendo el nombre de Jesús como la protec-
ción para toda clase de males.

ANTÍFONA DE ENTRADA
Éstos son los hombres santos que se hicieron amigos de Dios, in-
signes predicadores del Evangelio. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, tú que diste a san Bernardino de Siena, presbítero, un
extraordinario amor al santo nombre de Jesús, concédenos también a
nosotros, por su intercesión y sus méritos, vivir siempre inflamados
por el espíritu de tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que
vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los
siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Tendrás que dar testimonio de mí en Roma.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 22, 30; 23, 6-11
En aquellos días, el comandante, queriendo saber con exactitud de
qué acusaban a Pablo los judíos, mandó que le quitaran las cadenas,
convocó a los sumos sacerdotes y a todo el sanedrín, y llevando con-
sigo a Pablo, lo hizo comparecer ante ellos.
Como Pablo sabía que una parte del sanedrín era de saduceos y
otra de fariseos, exclamó: "Hermanos: Yo soy fariseo, hijo de fariseos,
y me quieren juzgar porque espero la resurrección de los muertos".
Apenas dijo esto, se produjo un altercado entre fariseos y sadu-
ceos, que ocasionó la división de la asamblea. (Porque los saduceos
niegan la otra vida, sea de ángeles o de espíritus resucitados; mien-
tras que los fariseos admiten ambas cosas). Estalló luego una terrible
gritería y algunos escribas del partido de los fariseos, se pusieron de
jueves 20 de mayo de 2021 81
pie y declararon enérgicamente: "Nosotros no encontramos ningún
delito en este hombre. ¿Quién puede decirnos que no le ha hablado un
espíritu o un ángel?"
El alboroto llegó a tal grado, que el comandante, temiendo que
hicieran pedazos a Pablo, mandó traer a la guarnición para sacarlo de
allí y llevárselo al cuartel.
En la noche siguiente se le apareció el Señor a Pablo y le dijo: "Ten
ánimo, Pablo; porque así como en Jerusalén has dado testimonio de
mí, así también tendrás que darlo en Roma". Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 15, l-2a y 5. 7-8. 9-10. 11


R. Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.
Protégeme, Dios mío, pues eres mi refugio. Yo siempre he dicho
que tú eres mi Señor. El Señor es la parte que me ha tocado en heren-
cia; mi vida está en sus manos. R.
Bendeciré al Señor, que me aconseja, hasta de noche me instruye
internamente. Tengo siempre presente al Señor y con él a mi lado,
jamás tropezaré. R.
Por eso se me alegran el corazón y el alma, y mi cuerpo vivirá tran-
quilo, porque tú no me abandonarás a la muerte ni dejarás que sufra
yo la corrupción. R.
Enséñame el camino de la vida, sáciame de gozo en tu presencia y
de alegría perpetua junto a ti. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 17, 21


R. Aleluya, aleluya.
Que todos sean uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti, somos uno.
Así el mundo creerá que tú me has enviado, dice el Señor. R. Aleluya.

EVANGELIO
[Que su unidad sea perfecta.]
Del santo Evangelio según san Juan 17, 20-26
En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: "Padre,
no sólo te pido por mis discípulos, sino también por los que van
a creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como
tú, Padre, en mí y yo en ti somos uno, a fin de que sean uno en no-
sotros y el mundo crea que tú me has enviado.
Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno, como
nosotros somos uno. Yo en ellos y tú en mí, para que su unidad sea
perfecta y así el mundo conozca que tú me has enviado y que los
amas, como me amas a mí.
82 jueves 20 de mayo de 2021
Padre, quiero que donde yo esté, estén también conmigo los que me
has dado, para que contemplen mi gloria, la que me diste, porque me
has amado desde antes de la creación del mundo.
Padre justo, el mundo no te ha conocido; pero yo sí te conozco y
éstos han conocido que tú me enviaste. Yo les he dado a conocer tu
nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que me
amas esté en ellos y yo también en ellos". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • Todo en la vida de Pablo se desenvuelve


según las exigencias de un plan divino. Ahora, prisionero, es
llevado ante los ancianos del Sanedrín en Jerusalén. Luego –
aprovechando hábilmente las divisiones entre fariseos y sadu-
ceos– les habla abiertamente de la resurrección. Para el Apóstol
esta fe es objeto y motivo de una inquebrantable esperanza.
Este proceso contra Pablo no es más que una de las tantas
etapas de su ininterrumpido testimonio a la verdad del Evan-
gelio, que concluirá con su valiente martirio en Roma... • La
liturgia nos propone el último movimiento de la grandiosa ple-
garia con la que culmina Jesús sus vibrantes confidencias a
los «suyos» en la Última Cena. Es entonces cuando la mirada
de Cristo se extiende a la inmensa multitud de los que, a lo
largo del tiempo, llegarán a creer en Él. Para ellos Jesús pide
al Padre el don de la «unidad», que nace nada menos que del
amor de Dios y que, en consecuencia, luego se actuará –como
el único signo verdaderamente convincente ante el mundo– en
un auténtico amor fraterno.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Mira, Dios todopoderoso, las ofrendas que presentamos en la fes-
tividad de san Bernardino de Siena, y concédenos expresar en la vida
los misterios de la pasión del Señor, que ahora celebramos. Por Jesu-
cristo, nuestro Señor.
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Ez 34, 15
Yo mismo apacentaré a mis ovejas; yo mismo las haré reposar,
dice el Señor. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Por la eficacia de este sacramento, confirma, Señor, a tus siervos
en la verdad de la fe, por la que san Bernardino de Siena nunca cesó
de trabajar, dedicándole toda su vida, para que en todas partes la pro-
fesemos, de palabra y de obra. Por Jesucristo, nuestro Señor.
viernes 21 de mayo de 2021 83

ACTIVIDAD DIOCESANA
Jubileo circular: Jueves 20, Viernes 21 y Sábado 22: Sagrado
Corazón (San Isidro), Santa María Goretti, Santa Ana (Calzada
del Obrero), Padre Eterno, Ntra. Sra. de Guadalupe (Col. Jalis-
co), La Cruz Blanca, Virgen de Guadalupe (La Yesca), Jesús
Divino Preso (Zapotlanejo), Inmaculada Concepción (Ameca).

21 viernes
Rojo

Fiesta,
SANTOS CRISTÓBAL MAGALLANES
y COMPAÑEROS MÁRTIRES *
MR pp. 716 y 886 [735 y 925] / Lecturas propias.

Del año 1915 a 1937, y principalmente en la persecución religiosa de


1926 a 1929, veinticinco mexicanos: 22 sacerdotes diocesanos y tres
laicos, se distinguieron entre los cientos de cristianos sacrificados en
México por los enemigos de la fe católica. Con admirable constan-
cia perseveraron fieles a su compromiso bautismal y a su identidad
sacerdotal y ofrecieron su vida por Cristo Rey y santa María de Gua-
dalupe, en diversos lugares de las diócesis de Aguascalientes, Autlán,
Colima, Chihuahua, Chilpancingo-Chilapa, Durango, Guadalajara,
Morelia, San Juan de los Lagos y Zacatecas.

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Mt 25, 34


Vengan, benditos de mi Padre, y tomen posesión del Reino, pre-
parado para ustedes desde la creación del mundo. Aleluya.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA
Dios todopoderoso y eterno, que concediste a san Cristóbal Ma-
gallanes, presbítero, y a sus compañeros, que fueran fieles a Cristo
Rey hasta el martirio, concédenos, por su intercesión, que, perseve-
rando en la confesión de la fe verdadera, podamos ser siempre fieles
a los mandatos de tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que
vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los
siglos de los siglos.
84 viernes 21 de mayo de 2021
PRIMERA LECTURA
[Ninguna criatura podrá apartarnos del amor que nos ha manifesta-
do Dios en Cristo Jesús.]
De la carta del apóstol san Pablo a los romanos 8, 31-35. 37-39
Hermanos: Si Dios está a nuestro favor, ¿quién estará en contra
nuestra? El que no nos escatimó a su propio Hijo, sino que lo entregó
por todos nosotros, ¿cómo no va a estar dispuesto a dárnoslo todo,
junto con su Hijo? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? Si Dios
mismo es quien los perdona, ¿quién será el que los condene? ¿Acaso
Jesucristo, que murió, resucitó y está a la derecha de Dios para inter-
ceder por nosotros?
¿Qué cosa podrá apartarnos del amor con que nos ama Cristo?
¿Las tribulaciones? ¿Las angustias? ¿La persecución? ¿El hambre?
¿La desnudez? ¿El peligro? ¿La espada?
Ciertamente de todo esto salimos más que victoriosos, gracias a
aquel que nos ha amado; pues estoy convencido de que ni la muerte
ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni el presente ni el futuro,
ni los poderes de este mundo, ni lo alto ni lo bajo, ni creatura alguna
podrá apartarnos del amor que nos ha manifestado Dios en Cristo
Jesús. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 123, 2-3. 4-5. 6.7. 8-9


R. Nuestra alma se salvó como un ave de la trampa del cazador.
Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte cuando los hombres
nos asaltaron, nos habría devorado vivos el fuego de su cólera. R.
Las aguas nos hubieran sepultado, un torrente nos hubiera llega-
do al cuello, un torrente de aguas encrespadas. Bendito sea el Señor,
porque no permitió que nos despedazaran con sus dientes. R.
Nuestra vida se escapó como un pájaro de la trampa de los caza-
dores. La trampa se rompió y nosotros escapamos. Nuestra ayuda nos
viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO


R. Aleluya, aleluya.
Señor, Dios eterno, alegres te cantamos a ti nuestra alabanza. A ti,
Señor, el ejército glorioso de los mártires te aclama. R. Aleluya.

EVANGELIO
[El que me sirve será honrado por mi Padre]
Del santo Evangelio según San Juan 12, 24-26
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Yo les aseguro
viernes 21 de mayo de 2021 85
que si el grano de trigo sembrado en la tierra, no muere, queda infe-
cundo; pero si muere, producirá mucho fruto. El que se ama a sí mis-
mo, se pierde; el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se ase-
gura para la vida eterna.
El que quiera servirme que me siga, para que donde yo esté, tam-
bién esté mi servidor. El que me sirve será honrado por mi Padre".
Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • Sangre y Martirio. Estas dos palabras pu-


eden llegar a ser preciosas y muy significativas, sobre todo
para un cristiano enamorado de Dios. Estas palabras debi-
eron resonar profundamente en nuestros mártires de Cristo
Rey. Sangre: lugar donde reside la vida, que sólo pertenece a
Dios, según el pensamiento hebreo. Martirio: testimonio que
da el que vio, oyó, palpó, estuvo presente o experimentó algo.
En este caso: «mártires» que dan testimonio del «Verbo de la
Vida», Cristo Jesús (Cfr. 1 Jn 1)… • Nuestros santos mártires –a
quienes el Señor les concedió este gran regalo como coronación
de una vida santa y virtuosa– muy bien han unido estos dos
vocablos, pues con su sangre han rubricado el amor por Cristo
y por la Iglesia, siendo «testigos», hasta la muerte, de que han
conocido y amado a Jesucristo, el Señor… • ¿Acaso podrá al-
guno dar la vida por alguien que no ama o no conoce? Hemos
de decir que difícilmente lo podría hacer. Sólo quien conoce y
ama a Dios. Sólo quien lo ha experimentado y lo ha sentido
presente, actuante y operante en su propia historia, es capaz
de dar la vida por Él. [Sintetizado de: Hacia los Altares. N° 15,
pp. 28-29].

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Al conmemorar la muerte dichosa de tus tus santos Cristóbal Ma-
gallanes y Compañeros mártires, te ofrecemos, Señor, aquel mismo
sacrificio en el que tuvo su origen todo martirio. Por Jesucristo,
nuestro Señor.

Prefacio de los santos mártires, MR pp. 535-536 [536-537]

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Apoc 2, 7


Al vencedor le daré a comer del árbol de la vida, que está en el
paraíso de Dios. Aleluya.
86 viernes 21 de mayo de 2021
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Al celebrar en este divino banquete la celestial victoria de los san-
tos Cristóbal Magallanes y Compañeros mártires, te pedimos, Señor,
que concedas la victoria a quienes nos alimentamos con este pan de
vida, y que, ya vencedores, nos lleves a comer del árbol de la vida en
el paraíso. Por Jesucristo, nuestro Señor.

22 sábado
Blanco

FERIA DE PASCUA
o SANTA RITA DE CASIA, Religiosa
MR pp. 716 y 926 [736 y 965] / Lecc. I p. 961

Nació en Roccaporena en 1381. A pesar de sentirse llamada a la vida


religiosa, atendió a la voluntad de sus padres -buscando con esto
agradar a Dios-y se casó con un hombre que resultó ser violento, y
a quien toleró pacientemente sus crueldades durante 18 años, recon-
ciliándolo finalmente con Dios. Al morir su marido y sus dos hijos,
ingresó en el monasterio de la Orden de San Agustín en Casia, de
la Umbría italiana, y dio a todos ejemplo sublime de paciencia y de
amor a Jesucristo. Murió el 22 de mayo de 1457.

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Os 2, 21-22


El Señor se desposó con ella para siempre en la fidelidad y en la
misericordia. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA
Concédenos, Señor, la fortaleza y sabiduría de la cruz con las que
te dignaste enriquecer a santa Rita de Casia, para que, padeciendo con
Cristo en la tribulación, podamos participar más íntimamente en su
misterio pascual. Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu
Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Pablo permaneció en Roma y predicaba el Reino de Dios.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles. 28, 16-20. 30-31
En aquellos días, cuando llegamos a Roma, se le permitió a
Pablo vivir en una casa particular, con un soldado de guardia. Tres
días después de su llegada, convoco a los judíos principales, y una
viernes 21 de mayo de 2021 87
vez reunidos, les dijo:
"Hermanos, sin haber hecho nada en contra de mi pueblo, ni de
las tradiciones de nuestros padres, fui preso en Jerusalén y entregado
a los romanos. Ellos, después de interrogarme, querían ponerme en
libertad, porque no encontraron en mí nada que mereciera la muerte.
Pero los judíos se opusieron y tuve que apelar al César, sin pretender
por ello acusar a mi pueblo. Por esta razón he querido verlos y hablar
con ustedes pues llevo estas cadenas a causa de la esperanza de Is-
rael".
Dos años enteros pasó Pablo en una casa alquilada; ahí recibía a
todos los que acudían a él, predicaba el Reino de Dios y les explicaba
la vida de Jesucristo, el Señor, con absoluta libertad y sin estorbo al-
guno. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 10, 4. 5 y 7


R. El Señor verá a los justos con complacencia. Aleluya.
Desde su santo templo allá en el cielo, donde tiene su trono y su
morada, los ojos del Señor miran al mundo y examina a los hombres
su mirada. R.
Examina a inocentes y malvados y aborrece al que ama la vio-
lencia. Pues es justo el Señor y ama lo justo, a los justos verá con
complacencia. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Jn 16, 7. 13


R. Aleluya, aleluya.
Yo les enviaré el Espíritu de verdad, y él los irá guiando hacia la
verdad plena, dice el Señor. R. Aleluya.

EVANGELIO
[Este es el discípulo que ha escrito estas cosas, y su testimonio es
verdadero.]
Del santo Evangelio según san Juan 21, 20-25
En aquel tiempo, Jesús dijo a Pedro: "Sígueme". Pedro,
volviendo la cara, vio que iba detrás de ellos el discípulo a
quien Jesús amaba, el mismo que en la cena se había reclinado sobre
su pecho y le había preguntado: 'Señor, ¿quién es el que te va a traicio-
nar?' Al verlo, Pedro le dijo a Jesús: "Señor, ¿qué va a pasar con éste?"
Jesús le respondió: "Si yo quiero que éste permanezca vivo hasta que
yo vuelva, ¿a ti qué? Tú, sígueme".
Por eso comenzó a correr entre los hermanos el rumor de que ese
discípulo no habría de morir. Pero Jesús no dijo que no moriría, sino:
88 viernes 21 de mayo de 2021
'Si yo quiero que permanezca vivo hasta que yo vuelva, ¿a ti qué?'
Ese es el discípulo que atestigua estas cosas y las ha puesto por
escrito, y estamos ciertos de que su testimonio es verdadero. Muchas
otras cosas hizo Jesús y creo que, si se relataran una por una, no ca-
brían en todo el mundo los libros que se escribieran. Palabra del
Señor.

REFLEXIÓN: • La verdadera misión de Pablo a los gentiles


comienza realmente con su afortunada y providencial llegada
a Roma: las puertas del Occidente están por abrirse definitiva-
mente al cristianismo. Una vez ahí, él puede vivir finalmente
por su cuenta, lo mismo que reunir a los líderes de la comuni-
dad judía, para predicarles sin restricciones la Buena Nueva.
Las últimas palabras del libro de los Hechos de los Apóstoles
–que ha sido proclamado durante este tiempo pascual– po-
nen de relieve la constante preocupación de Pablo: evangelizar
siempre y en cualquier situación… • Son estos también los ver-
sículos conclusivos del cuarto Evangelio. Cuando éstos fueron
escritos, el Apóstol Juan ciertamente ya habría muerto. Ellos
reflejan la preocupación de las comunidades cristianas por el
«discípulo a quien Jesús amaba». En ellos se refleja también
la gran veneración que en ellas se tenía por Pedro, el príncipe
de los Apóstoles que, además, se atrevió a interrogar a Jesús
por la suerte del predilecto. Los dos privilegiados discípulos,
por otra parte, pudieron dar gloria al Señor de una manera
diferente: Pedro con el martirio y Juan con una larga vida dedi-
cada al anuncio del Evangelio.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Dios misericordioso, que, despojando a santa Rita de Casia del
hombre viejo, te dignaste formar en ella un hombre nuevo conforme
a tu imagen, concédenos, propicio, que nosotros, igualmente renova-
dos, te ofrezcamos este sacrificio de reconciliación, agradable a tus
ojos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Lam 3, 24-25


El Señor es la parte que me ha tocado en herencia, y buscarlo es
mi mayor bien. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Por la eficacia de este sacramento, te rogamos, Señor, que, a ejem-
sábado 22 de mayo de 2021 89
plo de santa Rita de Casia, nos conduzcas siempre por el camino de tu
amor, y que la obra buena que empezaste en nosotros, la perfecciones,
hasta el día en que se manifieste Jesucristo. Él, que vive y reina por
los siglos de los siglos.

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS

22 sábado
Rojo

Misa vespertina de la Vigilia


MR p. 401 [400] / Lecc. I p. 964

Esta Misa se dice en la tarde del sábado, antes o después de las


primeras Vísperas del domingo de Pentecostés. Se proponen dos for-
mas, la segunda de las cuales [pp. 402-406] [402-405] está enrique-
cida con elementos propios de las Vigilias.

ANTÍFONA DE ENTRADA Rom 5, 5; 8, 11


El amor de Dios ha sido infundido en nuestros corazones por el
Espíritu Santo, que habita en nosotros. Aleluya.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA
Concede, Dios todopoderoso, que resplandezca sobre nosotros el
fulgor de tu gloria, y tú, luz de luz, mediante la iluminación del Es-
píritu Santo, reafirma los corazones de quienes, por tu gracia, rena-
cieron a una vida nueva. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que
vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los
siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Se llamó Babel, porque ahí confundió el Señor las lenguas de todos
los hombres.]
Del libro del Génesis 11, 1-9
En aquel tiempo, toda la tierra tenía una sola lengua y unas mismas
palabras. Al emigrar los hombres desde el oriente, encontraron una
llanura en la región de Senaar y allí se establecieron.
Entonces se dijeron unos a otros: "Vamos a fabricar ladrillos y a
90 sábado 22 de mayo de 2021
cocerlos". Utilizaron, pues, ladrillos en vez de piedra, y asfalto en vez
de mezcla. Luego dijeron: "Construyamos una ciudad y una torre que
llegue hasta el cielo para hacernos famosos, antes de dispersarnos por
la tierra".
El Señor bajó a ver la ciudad y la torre que los hombres estaban
construyendo y se dijo: "Son un solo pueblo y hablan una sola lengua.
Si ya empezaron esta obra, en adelante ningún proyecto les parecerá
imposible. Vayamos, pues, y confundamos su lengua, para que no se
entiendan unos con otros".
Entonces el Señor los dispersó por toda la tierra y dejaron de
construir su ciudad; por eso, la ciudad se llamó Babel, porque allí
confundió el Señor la lengua de todos los hombres y desde ahí los
dispersó por la superficie de la tierra. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 103, 1-2a. 24 y 35c. 27-28. 29bc-30


R. Envía, Señor, tu Espíritu, a renovar la tierra. Aleluya.
Bendice al Señor, alma mía; Señor y Dios mío, inmensa es tu gran-
deza. Te vistes de belleza y majestad, la luz te envuelve como un
manto. R.
¡Qué numerosas son tus obras, Señor, y todas las hiciste con
maestría! La tierra está llena de tus criaturas. Bendice al Señor, alma
mía.R.
Todos los vivientes aguardan que les des de comer a su tiempo; les
das el alimento y lo recogen, abres tu mano y se sacian de bienes. R.
Si retiras tu aliento, toda creatura muere y vuelve al polvo. Pero
envías tu espíritu, que da vida, y renuevas el aspecto de la tierra. R.

SEGUNDA LECTURA
[El Espíritu intercede por nosotros con gemidos que no pueden ex-
presarse.]
De la carta del apóstol san Pablo a los romanos 8, 22-27
Hermanos: Sabemos que la creación entera gime hasta el presente
y sufre dolores de parto; y no sólo ella, sino también nosotros, los
que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente,
anhelando que se realice plenamente nuestra condición de hijos de
Dios, la redención de nuestro cuerpo.
Porque ya es nuestra la salvación, pero su plenitud es todavía
objeto de esperanza. Esperar lo que ya se posee no es tener esperanza,
porque, ¿cómo se puede esperar lo que ya se posee? En cambio, si
esperamos algo que todavía no poseemos, tenemos que esperarlo con
paciencia.
sábado 22 de mayo de 2021 91
El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, porque nosotros no
sabemos pedir lo que nos conviene; pero el Espíritu mismo intercede
por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y
Dios, que conoce profundamente los corazones, sabe lo que el Es-
píritu quiere decir, porque el Espíritu ruega conforme a la voluntad de
Dios, por los que le pertenecen. Palabra de Dios.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO


R. Aleluya, aleluya.
Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en
ellos el fuego de tu amor. R. Aleluya.

EVANGELIO
[Brotarán ríos de agua que da la vida.]
Del santo Evangelio según san Juan 7, 37-39
El último día de la fiesta, que era el más solemne, exclamó
Jesús en voz alta: "El que tenga sed, que venga a mí; y beba,
aquel que cree en mí. Como dice la Escritura: Del corazón del que
cree en mí brotarán ríos de agua viva".
Al decir esto, se refería al Espíritu Santo que habían de recibir los
que creyeran en él, pues aún no había venido el Espíritu, porque Jesús
no había sido glorificado. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • La Vigilia de Pentecostés merece, dentro de


la liturgia de este tiempo pascual, una especial atención. Ha
de ser una noche en la que la meditación de la Palabra de vida
sea realizada, explicada o cantada con gozo y devoción. Sólo el
Espíritu Santo nos permite superar la ruptura iniciada en el
antiguo y emblemático Babel. Sólo Él puede hacernos superar
la confusión de las lenguas y de los corazones –que nos en-
frentamos unos a otros– derribando todos los obstáculos. Sólo
su gracia puede transformar el mundo y construir la paz… • El
pueblo de Dios, que había encontrado en el Sinaí su primera
configuración, ahora se amplía hasta la desaparición de todas
las fronteras. El nuevo pueblo de Dios, la Iglesia, es un pueblo
que proviene de todos los pueblos. La Iglesia debe llegar a ser
siempre nuevamente lo que ya es: constructora de «puentes» y
no de «muros». Ella debe abrir las fronteras entre los pueblos
y derribar las barreras entre las clases y las razas. En ella no
puede haber ni olvidados ni despreciados. En la Iglesia sólo ha
de haber hermanos y hermanas, libres en Cristo Jesús.
92 sábado 22 de mayo de 2021
Se dice Credo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Derrama, Señor, sobre estos dones la bendición de tu Espíritu San-
to, para que, por medio de ellos, reciba tu Iglesia tan gran efusión de
amor, que la impulse a hacer resplandecer en todo el mundo la verdad
del misterio de la salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de Pentecostés, como en la Misa del día, p. 408 [407]. Si se


usa el Canon Romano, se dice Reunidos en comunión, p. 558 [560].
En las otras Plegarias eucarísticas también se dicen las partes propias
para esta Misa.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 7, 37
El último día de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: El que
tenga sed, que venga a mí y beba. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Que nos aprovechen, Señor, los dones que hemos recibido, para
que estemos siempre llenos del fervor del Espíritu Santo que derra-
maste de manera tan inefable en tus Apóstoles. Por Jesucristo, nuestro
Señor.

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne, pp. 596-597 [604-


605]. Para la despedida del pueblo, el diácono, o en su ausencia, el
mismo sacerdote, canta o dice:

Anuncien a todos la alegría del Señor resucitado. Vayan en paz, ale-


luya, aleluya.
O bien: Pueden ir en paz, aleluya, aleluya. R. Demos gracias a Dios,
aleluya, aleluya.
domingo 23 de mayo de 2021 93
Domingo 23 de mayo de 2021
DOMINGO DE PENTECOSTÉS
El Espíritu: fuente de «eterna juventud»…

C on la fiesta de Pentecostés culmina el tiempo


pascual, centrado en la muerte y resurrección
de Jesús. Esta solemnidad nos hace recordar y
revivir el derramamiento del Espíritu Santo sobre
los apóstoles y los demás discípulos, reunidos
en oración con la Virgen María en el Cenáculo…
Aquel día se inició la historia de la santidad cris-
tiana, porque el Espíritu Santo es la fuente de la
santidad, que no es el privilegio de unos pocos, sino la vocación
de todos. Por el bautismo, de hecho, estamos todos llamados a
participar en la misma vida divina de Cristo y con la confirmación,
a convertirnos en testigos suyos en el mundo… «El Espíritu Santo
derrama santidad por todas partes, en el santo pueblo fiel de Dios»
(Gaudete et exsultate, 6). Efectivamente, «fue voluntad de Dios el
santificar y salvar a los hombres, no aisladamente –sin conexión
alguna de unos con otros– sino constituyendo un pueblo, que le
confesara en verdad y le sirviera santamente. (L G 9).
Ya por medio de los antiguos profetas el Señor había anunciado
insistente y repetidamente al pueblo este designio suyo. Y todas
esas profecías se realizan en Jesucristo, «mediador y garante de
la efusión perenne del Espíritu» (Misal Romano, Prefacio después
de la Ascensión). Desde aquel día de Pentecostés, y hasta el fin de
los tiempos, esta santidad –cuya plenitud es Cristo– se entrega a
todos aquellos que se abren a la acción del Espíritu Santo, y se
esfuerzan en serle dóciles. Es el Espíritu el que hace experimentar
una alegría plena.
Hoy que nos reunimos una vez más para experimentar esta
efusión del Espíritu, es bueno recordar que, viniendo a nosotros,
Él vence la sequedad, abre los corazones a la esperanza, estimula
y favorece la maduración interna en la relación con Dios y con el
prójimo. Es lo que dice San Pablo: «Si los guía el Espíritu, ya no es-
tán ustedes bajo el dominio de la ley. Porque los frutos del Espíritu
son: amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad,
mansedumbre, dominio de sí» (Gal 5, 18. 22). Todo esto hace el
Espíritu en nosotros. Por eso, hoy festejamos esta riqueza que el
Padre nos da… Pidamos a la Virgen María que obtenga hoy un
Pentecostés renovado para la Iglesia, una renovada juventud que
nos dé la alegría de vivir y testimoniar el Evangelio e «infunda en
nosotros un intenso anhelo de ser santos para la mayor gloria de
Dios» (Gaudete et exsultate, 177). [Sintetizado de: Papa Francisco,
Regina Coeli, 20-V-2018].
94 domingo 23 de mayo de 2021

MONICIONES:

ENTRADA: Se cumplen los cincuenta días de nuestras fies-


tas pascuales. Hoy los cristianos celebramos, con gozo y grati-
tud, el gran regalo que nuestro Señor Jesucristo hace a su
Iglesia y a la Humanidad, esto es, el don de su Espíritu Santo…
Como miembros del único Cuerpo de Cristo, vengamos a pedir
una vez más: “¡Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus
fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor!”.
1ª. LECTURA: [Hech 2, 1-11] San Lucas nos presenta la
irrupción del Espíritu Santo en el contexto de la fiesta judía
de Pentecostés… Este acontecimiento equivale a una «nueva
creación», que –superando los efectos nocivos del antiguo “Ba-
bel”– marca, además, el nacimiento de la Iglesia.
2ª. LECTURA: [1Cor 12, 3b-7. 12-13] San Pablo nos ofrece
un ideal de Comunidad, que –en cuanto Cuerpo de Cristo–
ha de reflejar la unidad dentro de la diversidad… Los dones
y carismas que el Espíritu reparte abundantemente entre sus
fieles, han de ponerse siempre al servicio de los demás.
EVANGELIO: [Jn 20, 19-23] Según la tradición reflejada en
el evangelio de San Juan, el Resucitado concede los dones del
Espíritu Santo a sus discípulos la tarde misma de su Pascua…
De este modo, quedarán inmediatamente investidos para la
misión que han de ejercer en todo tiempo y lugar.
OFRENDAS: Las ofrendas que presentamos serán luego
transformadas en el Cuerpo y en la Sangre del Señor… ¡Pidá-
mosle saber compartir nuestros bienes materiales y espiritu-
ales con los más necesitados!
COMUNIÓN: Los seguidores de Jesús, por el bautismo
nacemos y crecemos a una vida nueva, que viene de lo alto… Al
participar de la mesa de su Eucaristía, supliquémosle que nos
conserve en su gracia y en su amor.
DESPEDIDA: Transformados por la fuerza del Espíritu
Santo, vayamos a poner en práctica lo que el Señor nos ha
mandado… ¡Que el “Dulce Huésped del alma” nos sostenga en
nuestro testimonio cristiano!
domingo 23 de mayo de 2021 95
23 domingo
Rojo
Solemnidad,
DOMINGO DE PENTECOSTÉS
MR p. 408 [407] / Lecc. I p. 229

ANTÍFONA DE ENTRADA Rom 5, 5; cfr. 8, 11


El amor de Dios ha sido infundido en nuestros corazones por el
Espíritu Santo, que habita en nosotros. Aleluya.
Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, que por el misterio de la festividad que hoy celebra-
mos santificas a tu Iglesia, extendida por todas las naciones, concede
al mundo entero los dones del Espíritu Santo y continúa obrando en
el corazón de tus fieles las maravillas que te dignaste realizar en los
comienzos de la predicación evangélica. Por nuestro Señor Jesucristo,
tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es
Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar.]
Del libro de los Hechos de los Apóstoles 2, 1-11
El día de Pentecostés, todos los discípulos estaban reunidos en
un mismo lugar. De repente se oyó un gran ruido que venía del cie-
lo, como cuando sopla un viento fuerte, que resonó por toda la casa
donde se encontraban. Entonces aparecieron lenguas de fuego, que se
distribuyeron y se posaron sobre ellos; se llenaron todos del Espíritu
Santo y empezaron a hablar en otros idiomas, según el Espíritu los in-
ducía a expresarse.
En esos días había en Jerusalén judíos devotos, venidos de todas par-
tes del mundo. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron descon-
certados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma.
Atónitos y llenos de admiración, preguntaban: "¿No son galileos, to-
dos estos que están hablando? ¿Cómo, pues, los oímos hablar en nues-
tra lengua nativa? Entre nosotros hay medos, partos y elamitas; otros
vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en
Frigia y en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con
Cirene. Algunos somos visitantes, venidos de Roma, judíos y proséli-
tos; también hay cretenses y árabes. Y sin embargo, cada quien los oye
hablar de las maravillas de Dios en su propia lengua". Palabra de Dios.
96 domingo 23 de mayo de 2021
SALMO RESPONSORIAL del salmo 103, 1ab y 24ac. 29bc-30. 31y 34
R. Envía, Señor, tu Espíritu a renovar la tierra. Aleluya.
Bendice al Señor, alma mía; Señor y Dios mío, inmensa es tu gran-
deza. ¡Qué numerosas son tus obras, Señor! La tierra está llena de tus
criaturas. R.
Si retiras tu aliento, toda creatura muere y vuelve al polvo; pero
envías tu espíritu, que da vida, y renuevas el aspecto de la tierra. R.
Que Dios sea glorificado para siempre y se goce en sus creaturas.
Ojalá que le agraden mis palabras y yo me alegraré en el Señor. R.

SEGUNDA LECTURA
[Hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo
cuerpo.]
De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios 12, 3b-7.
12-13
Hermanos: Nadie puede llamar a Jesús "Señor", si no es bajo la
acción del Espíritu Santo.
Hay diferentes dones, pero el Espíritu es el mismo. Hay diferentes
servicios, pero el Señor es el mismo. Hay diferentes actividades, pero
Dios, que hace todo en todos, es el mismo. En cada uno se manifiesta
el Espíritu para el bien común.
Porque así como el cuerpo es uno y tiene muchos miembros y to-
dos ellos, a pesar de ser muchos, forman un solo cuerpo, así también
es Cristo. Porque todos nosotros, seamos judíos o no judíos, esclavos
o libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar
un solo cuerpo, y a todos se nos ha dado a beber del mismo Espíritu.
Palabra de Dios.
Ven, Dios Espíritu Santo, Eres pausa en el trabajo;
y envíanos desde el cielo brisa, en un clima de fuego;
tu luz, para iluminarnos. consuelo, en medio del llanto.

Ven ya, padre de los pobres, Ven, luz santificadora, y entra


luz que penetra en las almas, hasta el fondo del alma
dador de todos los dones. de todos los que te adoran.

Fuente de todo consuelo, Sin tu inspiración divina


amable huésped del alma, los hombres nada podemos
paz en las horas de duelo. y el pecado nos domina.
domingo 23 de mayo de 2021 97
Sin tu inspiración divina Concede a aquellos que po-
los hombres nada podemos nen en ti su fe y su confianza
y el pecado nos domina. tus siete sagrados dones.

Lava nuestras inmundicias, Danos virtudes y méritos,


fecunda nuestros desiertos danos una buena muerte
y cura nuestras heridas. y contigo el gozo eterno.

Doblega nuestra soberbia,


calienta nuestra frialdad,
endereza nuestras sendas.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO


R. Aleluya, aleluya.
Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en
ellos el fuego de tu amor. R. Aleluya.

EVANGELIO
[Como el Padre me ha enviado, así también los envío yo: Reciban el
Espíritu Santo.]
Del santo Evangelio según san Juan 20, 19-23
Al anochecer del día de la resurrección, estando cerradas las
puertas de la casa donde se hallaban los discípulos, por miedo
a los judíos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: "La paz
esté con ustedes". Dicho esto, les mostró las manos y el costado.
Cuando los discípulos vieron al Señor, se llenaron de alegría. De
nuevo les dijo Jesús: "La paz esté con ustedes. Como el Padre me ha
enviado, así también los envío yo".
Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: "Reciban el
Espíritu Santo. A los que les perdonen los pecados, les quedarán per-
donados; y a los que no se los perdonen, les quedarán sin perdonar".
Palabra del Señor.
Se dice Credo.

ORACIÓN DE LOS FIELES:


Puesto que hemos recibido el Espíritu que nos hace decir
“Padre”, dirijamonos, hermanos, con sentimientos de filiales
al Señor.

1. Para que el Señor Jesús –que, exaltado a la diestra de


Dios, ha recibido el Espíritu Santo– lo envíe abundantemente
98 domingo 23 de mayo de 2021
sobre la Iglesia que peregrina en esta tierra hacia la patria
eterna, roguemos al Señor.
2. Para que la luz del Espíritu Santo aleje las tinieblas de
los hombres, los lleve al pleno conocimiento de la verdad, con-
vierta el odio en amor y los sufrimientos en alegría, roguemos
al Señor.
3. Para que la fuerza del Espíritu Santo guíe por los cami-
nos de la conversión a los que son víctimas de sus propios en-
gaños o de los errores del mundo, roguemos al Señor.
4. Para que el Espíritu de sabiduría nos haga penetrar en
los secretos de Dios, nos recuerde continuamente lo que Cristo
dijo y fortalezca más y más nuestra fe, roguemos al Señor.

Que tu amor de Padre, Señor, Dios todopoderoso, escuche


complacido las súplicas de tu pueblo que, lleno de gozo, ha re-
cibido ya –como primer don tuyo– el Espíritu Santo prometido,
que contigo y tu Hijo vive y reina por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Concédenos, Señor, que, conforme a la promesa de tu Hijo, el Es-
píritu Santo nos haga comprender con más plenitud el misterio de
este sacrificio y haz que nos descubra toda su verdad. Por Jesucristo,
nuestro Señor.

PREFACIO: El misterio de Pentecostés.


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios
todopoderoso y eterno.
Porque tú, para llevar a su plenitud el misterio pascual, has en-
viado hoy al Espíritu Santo sobre aquellos a quienes adoptaste como
hijos al injertarlos en Cristo, tu Unigénito.
Este mismo Espíritu fue quien, al nacer la Iglesia, dio a conocer a
todos los pueblos el misterio del Dios verdadero y unió la diversidad
de las lenguas en la confesión de una misma fe.
Por eso, el mundo entero se desborda de alegría y también los
coros celestiales, los ángeles y los arcángeles, cantan sin cesar el him-
no de tu gloria: Santo, Santo, Santo…

Si se usa el Canon Romano, se dice Reunidos en comunión, p. 558


[560]. En las otras Plegarias eucarísticas también se dicen las partes
propias para esta Misa.
domingo 23 de mayo de 2021 99
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Hech 2, 4. 11
Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y proclamaban las mara-
villas de Dios. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Dios nuestro, tú que concedes a tu Iglesia dones celestiales con-
sérvale la gracia que le has dado, para que permanezca siempre vivo
en ella el don del Espíritu Santo que le infundiste; y que este alimento
espiritual nos sirva para alcanzar la salvación eterna. Por Jesucristo,
nuestro Señor.

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne, pp. 596-597


[604-605]. Para despedir al pueblo, el diácono o, en su ausencia, el
mismo sacerdote canta o dice:

Anuncien a todos la alegría del Señor resucitado. Vayan en paz, ale-


luya, aleluya. O bien: Pueden ir en paz, aleluya, aleluya. R. Demos
gracias a Dios, aleluya, aleluya.

ACTIVIDAD DIOCESANA
Santuario de los Mártires: Ordenaciones sacerdotales.
100 lunes 24 de mayo de 2021
24 lunes
Blanco

Memoria,
SANTA MARÍA, MADRE DE LA IGLESIA
MR 1128 [1175] / Lecturas propias.

En un Decreto de la Congregación para el Culto Divino y la Disci-


plina de los Sacramentos del 24 de marzo de 2018, se comunicó la
decisión del papa Francisco de incluir en el Calendario Universal la
memoria de la Bienaventurada Virgen María, «Madre de la Iglesia».
Su celebración se hará el lunes después de Pentecostés. Es bueno
recordar que ya el 21 de noviembre, en la conclusión de la tercera
sesión del Concilio Vaticano II, san Pablo VI había aplicado solemne-
mente a la bienaventurada Virgen María este tan preciado título.

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Hech 1, 14


Los discípulos perseveraban unánimes en la oración junto con
María, la Madre de Jesús.

ORACIÓN COLECTA
Dios, Padre de misericordia, cuyo Unigénito, clavado en la cruz,
proclamó como Madre nuestra a su propia Madre, María santísima,
concédenos, por su cooperación amorosa, que tu Iglesia, siendo cada
día más fecunda, se alegre por la santidad de sus hijos y atraiga a su
seno a todas las familias de los pueblos. Por nuestro Señor Jesucristo,
tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es
Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya.]
Del libro del Génesis 3, 9-15. 20
Después de que el hombre y la mujer comieron del fruto del árbol
prohibido, el Señor Dios llamó al hombre y le preguntó: “¿Dónde es-
tás?” Este respondió: “Oí tus pasos en el jardín; y tuve miedo, porque
estoy desnudo, y me escondí”. Entonces le dijo Dios: “¿Y quién te ha
dicho que estabas desnudo? ¿Has comido acaso del árbol del que te
prohibí comer?” Respondió Adán: “La mujer que me diste por com-
pañera me ofreció del fruto del árbol y comí”. El Señor Dios dijo a la
mujer: “¿Por qué has hecho esto? Repuso la mujer: “La serpiente me
engañó y comí”.
lunes 24 de mayo de 2021 101
Entonces dijo el Señor Dios a la serpiente: “Porque has hecho esto,
serás maldita entre todos los animales y entre todas las bestias sal-
vajes. Te arrastrarás sobre tu vientre y comerás polvo todos los días de
tu vida. Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y
la suya; y su descendencia te aplastará la cabeza, mientras tú tratarás
de morder su talón”.
El hombre le puso a su mujer el nombre de “Eva”, porque ella fue
la madre de todos los vivientes. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 86, 1-3. 4-5. 6-7


R. Cosas admirables se dicen de ti, Ciudad de Dios
Jerusalén gloriosa, el Señor ha puesto en ti su templo. Tú eres más
querida para Dios que todos los santuarios de Israel. R.
De ti, Jerusalén, ciudad del Señor, se dirán maravillas. Egipto y
Babilonia adorarán al Señor; los filisteos, con Tiro y Etiopía, serán
como tus hijos. R.
Y de ti, Jerusalén, afirmarán: “Todos los pueblos han nacido en ti
y el Altísimo es tu fortaleza”. R.
El Señor registrará en el libro de la vida a cada pueblo, convertido
en ciudadano tuyo; y todos los pueblos te cantarán, bailando: “Tú eres
la fuente de nuestra salvación”. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Lc 1, 28


R. Aleluya, aleluya.
Oh feliz Virgen, que engendraste al Señor; oh santa Madre de la
Iglesia, que en nosotros alimentas el Espíritu de tu Hijo, Jesucristo.
R. Aleluya.

EVANGELIO
[Ahí está tu hijo – Ahí está tu madre.]
Del santo Evangelio según san Juan 19, 25-34
En aquel tiempo, junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la
hermana de su madre, María la de Cleofás, y María, la Magda-
lena.
Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo que tanto quería,
dijo a su madre: “Mujer, ahí está tu hijo”. Luego dijo al discípulo:
“Ahí está tu madre”. Y desde entonces el discípulo se la llevó a vivir
con él.
Después de esto, sabiendo Jesús que todo había llegado a su tér-
mino, para que se cumpliera la Escritura dijo: “Tengo sed”. Había allí
un jarro lleno de vinagre. Los soldados sujetaron una esponja empa-
102 lunes 24 de mayo de 2021
pada en vinagre a una caña de hisopo y se la acercaron a la boca. Jesús
probó el vinagre y dijo: “Todo está cumplido”, e inclinando la cabeza,
entregó el espíritu.
Entonces, los judíos, como era el día de la preparación de la Pas-
cua, para que los cuerpos de los ajusticiados no se quedaran en la cruz
el sábado, porque aquel sábado era un día muy solemne, pidieron a
Pilato que les quebraran las piernas y los quitaran de la cruz. Fueron
los soldados, le quebraron las piernas a uno y luego al otro de los
que habían sido crucificados con él. Pero al llegar a Jesús, viendo
que ya había muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los
soldados le traspasó el costado con una lanza e inmediatamente salió
sangre y agua. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • Esta Memoria litúrgica de la Santísima Vir-


gen María como «Madre de la Iglesia» podríamos decir que nos
lleva al redescubrimiento de un muy afortunado «título» y a una
muy antigua «devoción», en torno a la Madre de Dios y Madre
nuestra. Efectivamente, la maternidad de María comienza con
la Anunciación: con su «sí» decidido y generoso la Virgen per-
mite al Señor entrar en la historia. Y su maternidad, también
por voluntad divina, no termina al pie de la Cruz (Cfr. Jn 19,
25-34), sino que se eternizará a lo largo de todos los tiem-
pos, a partir de su presencia decisiva en el nacimiento de la
Iglesia el día de Pentecostés (Cfr. Hech 1,14... • Recogiendo
esta preciosa tradición –que queda muy bien plasmada en lo
que el capítulo VIII de la Constitución Lumen Gentium nos dice
acerca de María– San Pablo VI quiso conceder solemnemente
a María el título de «Madre de la Iglesia», el 21 de noviembre de
1964, al concluir la tercera sesión del Concilio Vaticano II. Por
cierto, la conmemoración litúrgica de la maternidad eclesial
de María existirá ya en el Misal Romano de 1975. Después, en
el pontificado de San Juan Pablo II, habrá ya la posibilidad,
concedida a las Conferencias Episcopales, de añadir el título
de «Madre de la Iglesia» a las Letanías lauretanas y, con oca-
sión del Año Mariano de 1988, la Congregación para el Culto
Divino publicará otros formularios de misas votivas con el tí-
tulo de «María Madre e imagen de la Iglesia»… • La piedad de
la Iglesia hacia la Santísima Virgen es un elemento intrínseco
del culto cristiano, cumpliendo así la profecía de la Virgen, que
dijo: «Me llamarán Bienaventurada todas las generaciones» (Lc
1, 48). Esta celebración –extendida ahora a toda la Iglesia por
lunes 24 de mayo de 2021 103
el Papa Francisco a partir de 1918– ha de recordarnos a todos
los discípulos de Jesús que, si queremos crecer y llenarnos
del amor de Dios, es necesario fundamentar nuestra vida en
tres realidades: la Cruz, la Hostia y la Virgen. Estos son los
tres misterios que Dios ha dado al mundo para ordenar, fecun-
dar y santificar nuestra vida interior y para conducirnos hacia
nuestro Salvador Jesucristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Recibe, Señor, nuestras ofrendas y conviértelas en sacramento
de salvación, por cuya eficacia y por la intervención amorosa de la
santísima Virgen María, Madre de la Iglesia, nos llenemos de santo
fervor y merezcamos quedar más íntimamente asociados, con ella, a
la obra de la redención. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Jn 2, 1. 11


Hubo unas bodas en Caná de Galilea a las que asistió María, la
Madre de Jesús. En esa ocasión, Jesús dio principio a sus milagros,
manifestó su poder y sus discípulos creyeron en él.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Habiendo recibido esta prenda de redención y vida, te suplicamos,
Señor, que tu Iglesia, por la protección maternal de la santísima Vir-
gen, instruya a todas las naciones, anunciándoles el Evangelio, y llene
al mundo entero con la efusión de tu Espíritu. Por Jesucristo, nuestro
Señor.

ACTVIDAD DIOCESANA
• Aniversario de la trágica muerte (Aeropuerto de Guadala-
jara, 24 de Mayo, 1993) del Emmo. Sr. Cardenal D. Juan Jesús
Posadas Ocampo.
Jubileo circular: Lunes 24 Martes 25 y Miércoles 26: El
Tepeyac, San Martín de Porres (Fracc. Monraz), San Alberto
Magno, San Rafael Arcángel, Santo Niño de Plateros, María de
Nazaret, La Divina Providencia (Col. Santa María), San Marcos
(Mismo Mpio.), Cuquío, Jal.
104 martes 25 de mayo de 2021
25 martes
Verde / Blanco

Feria o
SAN GREGORIO VII, Papa,
o SANTA MARÍA MAGDALENA DE PAZZI, Virgen,
o SAN BEDA EL VENERABLE
Presbítero y Doctor de la Iglesia
MR pp. 717 y 894 [737-932] / Lecc. II p. 373

Este famosísimo "monje Hildebrando", que se convirtió en el Papa


Gregorio VII (1073-1085), domina la historia de la Edad Media.
Reunía una clara visión de las necesidades de su tiempo con un temple
inquebrantable, y persiguió un objetivo único: arrancar a la Iglesia
de manos del poder feudal y restaurar la disciplina entre los clérigos.
El año de 1077 fue verdaderamente increíble: ¡El Papa excomulga y
depone al emperador del Sacro Imperio Romano Germánico!

ANTÍFONA DE ENTRADA
El Señor lo eligió sumo sacerdote, le abrió sus tesoros y derramó
sobre él toda clase de bendiciones.

ORACIÓN COLECTA
Concede, Señor, a tu Iglesia el espíritu de fortaleza y el celo por la
justicia con que hiciste brillar la vida del Papa san Gregorio séptimo,
para que, apartándose del mal, practique cuanto es recto, con libertad
y amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[El que guarda los mandamientos ofrece un sacrificio de acción de
gracias.]
Del libro del Eclesiástico (Sirácide) 35, 1-15
La ofrenda más grata al Señor es la que ofrece aquel que cumple su
ley. El que guarda los mandamientos ofrece un sacrificio de acción de
gracias, el que hace favores al prójimo ofrenda el mejor trigo, el que
da limosna ofrece un sacrificio de alabanza.
Apartarse del mal es darle gusto al Señor, evitar la injusticia es
sacrificio de expiación por el pecado; no te presentes, pues, ante Dios
con las manos vacías: todo esto es mandato del Señor.
La ofrenda del justo enriquece el altar y su aroma sube hasta el
martes 25 de mayo de 2021 105
Altísimo. La ofrenda del justo es agradable a Dios y su memorial no
será olvidado.
Honra al Señor con ánimo alegre y no seas tacaño al pagarle tus
primicias. Haz tu ofrenda de buena gana y santifica con gozo tus diez-
mos.
Dale al Altísimo según la medida en que él te ha dado a ti; dale tan
generosamente como puedas, porque el Señor sabe recompensar y te
dará siete veces más.
No pienses en sobornar al Señor, porque él no recibirá tus dones, ni
confíes en la ofrenda de cosas mal habidas, porque el Señor es un juez
que no se deja impresionar por apariencias. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 49, 5-6. 7-8. 14 y 23


R. Dios salva al que cumple su voluntad.
Congreguen ante mí a los que sellaron sobre el altar mi alianza. Es
Dios quien va a juzgar y el cielo mismo lo declara. R.
Israel, pueblo mío, escucha atento; en contra tuya yo, tu Dios, de-
claro: No voy a reclamarte sacrificios, pues siempre están ante mí tus
holocaustos. R.
Mejor ofrece a Dios tu gratitud y cumple tus promesas al Altísimo.
Quien las gracias me da, ése me honra, y yo salvaré al que cumple mi
voluntad. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr .Mt 11, 25


R. Aleluya, aleluya.
Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has
revelado los misterios del Reino a la gente sencilla. R. Aleluya.

EVANGELIO
[Recibirán cien veces más en esta vida, junto con persecuciones; y en
el otro mundo, la vida eterna.]
Del santo Evangelio según san Marcos 10, 28-31
En aquel tiempo, Pedro le dijo a Jesús: "Señor, ya ves que no-
sotros lo hemos dejado todo para seguirte".
Jesús le respondió: "Yo les aseguro: Nadie que haya dejado casa,
o hermanos o hermanas, o padre o madre, o hijos o tierras, por mí y
por el Evangelio, dejará de recibir, en esta vida, el ciento por uno en
casas, hermanos y hermanas, madres e hijos y tierras, junto con perse-
cuciones, y en el otro mundo, la vida eterna. Y muchos que ahora son
los primeros serán los últimos, y muchos que ahora son los últimos,
serán los primeros". Palabra del Señor.
106 martes 25 de mayo de 2021
REFLEXIÓN: • En esta lectura el autor sagrado nos pre-
senta dos elementos típicos de la religiosidad de su tiempo –
el culto y la moral– como realidades estrechamente ligadas y
complementarias. El amor al prójimo, la limosna y el aban-
dono de la injusticia, por ejemplo, son tanto o más aceptables
a Dios que los mismos sacrificios y ofrendas rituales. Pero
los gestos exteriores exigen, al mismo tiempo, adecuadas dis-
posiciones interiores, tales como la práctica de la justicia, el
desprendimiento generoso y el buen ánimo para esforzarse en
dar de acuerdo a las propias posibilidades... • Pedro resalta –y
por cierto con bastante complacencia– el contraste entre él y
sus compañeros, frente al muy calculador «joven rico» (Cfr. Mt
19, 20) que, poco antes, ha renunciado a seguir a Jesús. Es
entonces cuando Él promete a los suyos una recompensa cen-
tuplicada. Primero ya desde este mundo, aunque no exenta de
infaltables contrariedades, y después la recompensa perfecta
en el futuro, en la vida eterna. Entonces el orden terrenal de
quienes serán los «primeros» y quienes los «últimos» vendrá de-
finitivamente redimensionado.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Recibe, Señor, este sacrificio que, para tu gloria, tu pueblo ofrece
en honor de san Gregorio séptimo, y concédenos alcanzar la eterna
salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Jn 10, 11


El buen Pastor da la vida por sus ovejas.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Señor, Dios nuestro, los sacramentos que hemos recibido
fortalezcan en nosotros el fuego de la caridad que encendió con ím-
petu al Papa san Gregorio séptimo y lo llevó a entregarse siempre por
tu Iglesia. Por Jesucristo, nuestro Señor.
miércoles 26 de mayo de 2021 107
26 miércoles
Blanco

Memoria,
SAN FELIPE NERI,
Presbítero
MR p. 719 [738] / Lecc. II p. 377

Nació en Florencia, pero se educó en Roma. Supo tomar con alegría


la austeridad de las bienaventuranzas. Era realmente confortante
contemplar a este sacerdote extasiado ante la Eucaristía y entregado
a los jóvenes, enfermos y encarcelados. Ésta fue la clave del éxito del
Oratorio del Amor Divino, que fundó (1515-1595).

ANTÍFONA DE ENTRADA Rom 5, 5; cfr. 8, 11


El amor de Dios ha sido infundido en nuestros corazones por el
Espíritu Santo, que habita en nosotros.

ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, que nunca dejas de glorificar la santidad de aquellos
siervos tuyos que te son fieles, haz que el fuego del Espíritu Santo nos
encienda en aquel mismo ardor que tan maravillosamente inflamó el
corazón de san Felipe Neri. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que
vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los
siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Que todas las naciones reconozcan que no hay otro Dios fuera de ti.]
Del libro del Eclesiástico (Sirácide) 36, 1-2a. 5-6. 13-19
Míranos y ten piedad de nosotros, Señor, Dios del universo; in-
funde tu temor a todas las naciones, para que ellas sepan, como no-
sotros lo sabemos, que no hay otro Dios fuera de ti.
Repite tus prodigios y haz nuevos portentos; reúne a todas las tri-
bus de Jacob, y devuélveles la tierra que antaño poseyeron.
Ten compasión del pueblo que lleva tu nombre: de Israel, a quien
elegiste por primogénito. Ten compasión de tu ciudad santa, Jerusalén,
que es el lugar de tu reposo.
Llena a Sión con la fama de tus maravillas y a tu pueblo con tu glo-
ria; cumple las promesas que hiciste a tus primeros hijos, realiza las
profecías pronunciadas en tu nombre. Recompensa a los que esperan
en ti, para mostrar que tus profetas son dignos de fe.
108 miércoles 26 de mayo de 2021
Por amor a tu pueblo escucha las súplicas de tus siervos; y que
toda la tierra reconozca que tú eres el Señor, el Dios eterno. Palabra
de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 78, 8. 9. 11 .13


R. Muéstranos, Señor, tu misericordia.
No recuerdes, Señor, contra nosotros las culpas de nuestros padres.
Que tu amor venga pronto a socorrernos, porque estamos totalmente
abatidos. R.
Para que sepan quién eres, socórrenos, Dios y salvador nuestro.
Para que sepan quién eres, sálvanos y perdona nuestros pecados. R.
Que lleguen hasta ti los gemidos del cautivo; con tu brazo poder-
oso salva a los condenados a muerte. Y nosotros, pueblo tuyo y
ovejas de tu rebaño, te daremos gracias siempre y de generación en
generación te alabaremos. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Mc 10, 45


R. Aleluya, aleluya.
Jesucristo vino a servir y a dar su vida por la salvación de todos.
R. Aleluya.

EVANGELIO
[Ya ven que nos estamos dirigiendo a Jerusalén, y el Hijo del hombre
va a ser entregado.]
Del santo Evangelio según san Marcos 10, 32-45
En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos iban camino de
Jerusalén y Jesús se les iba adelantando. Los discípulos estaban
sorprendidos y la gente que lo seguía tenía miedo. Él se llevó aparte
otra vez a los Doce y se puso a decirles lo que le iba a suceder: "Ya
ven que nos estamos dirigiendo a Jerusalén y el Hijo del hombre va a
ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas; van a conde-
narlo a muerte y a entregarlo a los paganos; se van a burlar de él, van
a escupirlo, a azotarlo y a matarlo; pero al tercer día resucitará".
Entonces se acercaron a Jesús Santiago y Juan, los hijos de Ze-
bedeo, y le dijeron: "Maestro, queremos que nos concedas lo que va-
mos a pedirte". Él les dijo: "¿Qué es lo que desean?" Le respondieron:
"Concede que nos sentemos uno a tu derecha y otro a tu izquierda,
cuando estés en tu gloria". Jesús les replicó: "No saben lo que piden.
¿Podrán pasar la prueba que yo voy a pasar y recibir el bautismo con
que seré bautizado?" Le respondieron: "Sí podemos". Y Jesús les dijo:
"Ciertamente pasarán la prueba que yo voy a pasar y recibirán el bau-
miércoles 26 de mayo de 2021 109
tismo con que yo seré bautizado; pero eso de sentarse a mi derecha o
a mi izquierda no me toca a mí concederlo; eso es para quienes está
reservado".
Cuando los otros diez apóstoles oyeron esto, se indignaron contra
Santiago y Juan. Jesús reunió entonces a los Doce y les dijo: "Ya
saben que los jefes de las naciones las gobiernan como si fueran
sus dueños y los poderosos las oprimen. Pero no debe ser así entre
ustedes. Al contrario: el que quiera ser grande entre ustedes que sea
su servidor, y el que quiera ser el primero, que sea el esclavo de todos,
así como el Hijo del hombre, que no ha venido a que lo sirvan, sino a
servir y a dar su vida por la redención de todos". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • Esta espléndida invocación del Sirácide es


una sentida plegaria por Israel, entonces penosamente espar-
cida entre las naciones y, al mismo tiempo, oprimida en su
patria por invasores paganos (Cfr. Dan 3, 26-45). Es una apre-
miante invitación a que Dios renueve los memorables prodigios
del Éxodo, para una nueva liberación del llamado «pueblo de
Dios» (Deut 28, 10; Jer 14, 9), y a que se manifieste a las na-
ciones como el único y verdadero Señor La condición de esta
solicitud es que el pueblo mismo pueda ofrecer un válido y
eficaz testimonio de la viva presencia divina en medio de él…
• Jesús predice por tercera vez la ruta mesiánica que, deci-
didamente, pretende recorrer en su camino hacia Jerusalén.
Ante la perspectiva de su inminente pasión, la petición de San-
tiago y de Juan demuestra ser no sólo temeraria sino, además,
absolutamente imprudente. Es en esas dramáticas circunstan-
cias cuando Jesús no puede sino reafirmar como válida –tam-
bién para ellos– la que es ya su inamovible elección: no «ser ser-
vido sino servir», misma que implica en sí toda la originalidad y
la fecundidad del Evangelio.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Al ofrecerte, Señor, este sacrificio de alabanza, te rogamos que, a
ejemplo de san Felipe, nos mostremos siempre alegres y bien dispues-
tos, para promover la gloria de tu nombre y el servicio del prójimo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 15, 9


Así como el Padre me ha amado a mí, así yo los he amado a
ustedes, dice el Señor; permanezcan, pues, en mi amor.
110 jueves 27 de mayo de 2021

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Saciados, Señor, por este manjar celestial, te rogamos que, a imi-
tación de san Felipe, nos hagas anhelar siempre este mismo sustento
por el cual verdaderamente vivimos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

27 jueves
Blanco

Fiesta,
JESUCRISTO,
SUMO Y ETERNO SACERDOTE
MR p. 721 [741] / Lecc. II p. 1071

Jesucristo ejerce su sacerdocio durante toda su vida terrena y, sobre


todo, en su pasión, muerte y resurrección. El sacrificio perfecto es
el que ofreció en la cruz en ofrenda total como respuesta amorosa
al amor del Padre y por nuestra salvación, y es el mismo Jesucristo,
Sumo y Eterno Sacerdote de la Nueva Alianza, quien, por el ministe-
rio de los sacerdotes, ofrece el sacrificio eucarístico, que es el mismo
de la cruz.

ANTÍFONA DE ENTRADA Heb 7, 24


Cristo, mediador de la nueva alianza, por el hecho de permanecer
para siempre, posee un sacerdocio perpetuo.
Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA
Dios nuestro, que para gloria tuya y salvación de todos los hom-
bres constituiste sumo y eterno sacerdote a tu Hijo, Jesucristo, con-
cede a quienes él ha elegido como ministros suyos y administra-
dores de los sacramentos y del Evangelio, la gracia de ser fieles en el
cumplimiento de su ministerio. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por
los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Él fue traspasado por nuestros crímenes.]
Del libro del profeta Isaías 52, 13-53, 12
He aquí que mi siervo prosperará, será engrandecido y exaltado,
jueves 27 de mayo de 2021 111
será puesto en alto. Muchos se horrorizaron al verlo, porque estaba
desfigurado su semblante, que no tenía ya aspecto de hombre; pero
muchos pueblos se llenaron de asombro. Ante él los reyes cerrarán la
boca, porque verán lo que nunca se les había contado y comprenderán
lo que nunca se habían imaginado.
¿Quién habrá de creer lo que hemos anunciado? ¿A quién se le
revelará el poder del Señor? Creció en su presencia como planta débil,
como una raíz en el desierto. No tenía gracia ni belleza. No vimos en
él ningún aspecto atrayente; despreciado y rechazado por los hom-
bres, varón de dolores, habituado al sufrimiento; como uno del cual
se aparta la mirada, despreciado y desestimado.
Él soportó nuestros sufrimientos y aguantó nuestros dolores; no-
sotros lo tuvimos por leproso, herido por Dios y humillado, traspasa-
do por nuestras rebeliones, triturado por nuestros crímenes. Él soportó
el castigo que nos trae la paz. Por sus llagas hemos sido curados.
Todos andábamos errantes como ovejas, cada uno siguiendo su
camino, y el Señor cargó sobre él todos nuestros crímenes. Cuando lo
maltrataban, se humillaba y no abría la boca, como un cordero llevado
a degollar; como oveja ante el esquilador, enmudecía y no abría la
boca.
Inicialmente y contra toda justicia se lo llevaron. ¿Quién se preo-
cupó de su suerte? lo arrancaron de la tierra de los vivos, lo hirieron de
muerte por los pecados de mi pueblo, le dieron sepultura con los mal-
hechores a la hora de su muerte, aunque no había cometido crímenes,
ni hubo engaño en su boca.
El Señor quiso triturarlo con el sufrimiento cuando entregue su
vida como expiación, verá a sus descendientes, prolongará sus años
y por medio de él prosperarán los designios del Señor. Por las fatigas
de su alma, verá la luz y se saciará; con sus sufrimientos justificará mi
siervo a muchos, cargando con los crímenes de ellos.
Por eso le daré una parte entre los grandes, y con los fuertes repar-
tirá despojos, ya que indefenso se entregó a la muerte y fue contado
entre los malhechores, cuando tomó sobre sí las culpas de todos e
intercedió por los pecadores. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 39, 7-8a. 8b-9. 10-11a-b.17


R. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.
Cuántas maravillas has hecho, Señor y Dios mío, cuántos planes
en favor nuestro. Nadie se te puede comparar. R.
En tus libros se me ordena hacer tu voluntad; esto es, Señor, lo
que deseo: tu ley en medio de mi corazón. R. He anunciado tu justicia
112 jueves 27 de mayo de 2021
en la gran asamblea; no he cerrado mis labios, tú lo sabes, Señor. R.
Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.
No callé tu justicia, antes bien, proclamé tu lealtad y tu auxilio. Tu
amor y tu lealtad no los he ocultado a la gran asamblea. R.

SEGUNDA LECTURA
[Con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los que ha san-
tificado.]
De la carta a los hebreos 10, 12-23
Hermanos: Cristo ofreció un solo sacrificio por los pecadores y
se sentó para siempre a la derecha de Dios; no le queda sino aguar-
dar a que sus enemigos sean puestos bajo sus pies. Así, con una sola
ofrenda, hizo perfectos para siempre a los que ha santificado.
Lo mismo atestigua el Espíritu Santo, que dice en un pasaje de
la Escritura: La alianza que yo estableceré con ellos, cuando lleguen
esos días, palabra del Señor, es ésta: Voy a poner mi ley en lo más
profundo de su mente y voy a grabarla en sus corazones. Y prosigue
después: Yo les perdonaré sus culpas y olvidaré para siempre sus pe-
cados. Ahora bien, cuando los pecados han sido perdonados, ya no
hacen falta más ofrendas por ellos.
Hermanos, en virtud de la sangre de Jesucristo, tenemos la seguri-
dad de poder entrar en el santuario, porque él nos abrió un camino
nuevo y viviente a través del velo, que es su propio cuerpo. Asimis-
mo, en Cristo tenemos un sacerdote incomparable al frente de la casa
de Dios.
Acerquémonos, pues, con sinceridad de corazón, con una fe total,
limpia la conciencia de toda mancha y purificado el cuerpo por el
agua saludable. Mantengámonos inconmovibles en la profesión de
nuestra esperanza, porque el que nos hizo las promesas es fiel a su
palabra. Palabra de Dios.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Is 42, 1


R. Aleluya, aleluya.
Miren a mi siervo, a quien sostengo; a mi elegido, en quien tengo
mis complacencias. En él he puesto mi espíritu, para que haga brillar
la justicia sobre las naciones. R. Aleluya.
jueves 27 de mayo de 2021 113
EVANGELIO
[Hagan esto en memoria mía.]
Del santo Evangelio según san Lucas 22, 14-20
En aquel tiempo, llegada la hora de cenar, se sentó Jesús con
sus discípulos y les dijo: "Cuánto he deseado celebrar esta Pas-
cua con ustedes, antes de padecer, porque yo les aseguro que ya no la
volveré a celebrar, hasta que tenga cabal cumplimiento en el Reino de
Dios". Luego tomó en sus manos una copa de vino, pronunció la ac-
ción de gracias y dijo: "Tomen esto y repártanlo entre ustedes, porque
les aseguro que ya no volveré a beber del fruto de la vid hasta que
venga el Reino de Dios".
Tomando después un pan, pronunció la acción de gracias, lo partió
y se lo dio diciendo: "Esto es mi cuerpo, que se entrega por ustedes.
Hagan esto en memoria mía". Después de cenar, hizo lo mismo con
una copa de vino, diciendo: "Esta copa es la nueva alianza, sellada
con mi sangre, que se derrama por ustedes". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • El jueves posterior a Pentecostés celebra-


mos la fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. En ella
recordamos y agradecemos el que Jesús sea el Sacerdote de la
Nueva Alianza que nos ha reconciliado con Dios y nos ha lla-
mado a formar parte de su santa Iglesia. Nos ha comunicado,
además, una nueva vida en el Espíritu y nos ha convertido en
«pueblo sacerdotal», llamado a extender el Reino de Dios entre
todos los hombres. Dentro de este pueblo, Él elige libremente a
algunos para que lo representen como singulares servidores de
la Palabra, de los Sacramentos y de la Caridad… • Esta fiesta
invita, por tanto, a toda la Iglesia a contemplar la santidad y
la belleza del sacerdocio de Cristo, animando a los fieles en
su común compromiso bautismal –impulsando una intensa y
continua oración por la santificación del clero– y exhortando
a todos los que son llamados con el sacramento del Orden al
sacerdocio ministerial a vivir un firme y fiel compromiso de
superación personal, en la entrega total a Dios y a la Iglesia.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Que Jesucristo, nuestro Mediador, haga que te sean aceptables, Se-
ñor, nuestras ofrendas y que su sacrificio redentor nos haga vivir cada
día más unidos a él, para que toda nuestra vida sea grata a tus ojos. Por
Jesucristo, nuestro Señor.
114 jueves 27 de mayo de 2021
PREFACIO: El sacerdocio de Cristo y el ministerio de los sacer-
dotes.
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios
todopoderoso y eterno.
Ya que, por la unción del Espíritu Santo, constituiste a tu Unigé-
nito Pontífice de la alianza nueva y eterna, y en tu designio salvífico
has querido que su sacerdocio único se perpetuara en la Iglesia.
En efecto, Cristo no sólo confiere la dignidad del sacerdocio real a
todo su pueblo santo, sino que, con especial predilección, elige a algu-
nos de entre los hermanos, y mediante la imposición de las manos, los
hace partícipes de su ministerio de salvación, a fin de que renueven,
en su nombre, el sacrificio redentor, preparen para tus hijos el ban-
quete pascual, fomenten la caridad en tu pueblo santo, lo alimenten
con la palabra, lo fortifiquen con los sacramentos y, consagrando su
vida a ti y a la salvación de sus hermanos, se esfuercen por reproducir
en sí mismos la imagen de Cristo y te den un constante testimonio de
fidelidad y de amor.
Por eso, Señor, con todos los ángeles y santos, te alabamos, cantan-
do llenos de alegría: Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 28, 20


Sepan que yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del
mundo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Que el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, que hemos ofrecido en el
sacrificio y recibido en la comunión, sean para nosotros, Señor, el
principio de una vida nueva, a fin de que, unidos a ti por el amor,
demos frutos que permanezcan para siempre. Por Jesucristo, nuestro
Señor.

ACTIVIDAD DIOCESANA:
Jubileo circular: Jueves 27 y Viernes 28 y Sábado 29: Ntra.
Sra. del Refugio de pecadores, Santa Margarita Reina, María
Madre de la Iglesia, San Francisco de Asís (Zalatitán), La Lu-
pita, Virgen de Guadalupe (Ixtlahuacán del Río, Santuario de
Guadalupe (Zapotlanejo), Sagrado Corazón de Jesús (Parques
de Zapopan).
viernes 28 de mayo de 2021 115
28 viernes
Verde
Feria o
Misa para pedir buen tiempo
MR p. 1094 y 1107 [1140 y 1153] / Lecc. II p. 386

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 43, 26


Ven, Señor, en nuestra ayuda y redímenos por tu misericordia.

ORACIÓN COLECTA
Dios todopoderoso y eterno, que nos sanas corrigiéndonos y nos
animas perdonándonos, concédenos poder alegrarnos por el anhelado
buen tiempo, y hacer siempre uso de los dones de tu bondad para
gloria de tu nombre y salvación nuestra. Por nuestro Señor Jesucristo,
tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es
Dios por los siglos de los siglos.
PRIMERA LECTURA
[Nuestros padres fueron hombres ilustres y su gloria jamás se ex-
tinguirá.]
Del libro del Eclesiástico (Sirácide) 44, 1. 9-13
Hagamos el elogio de aquellos hombres ilustres que fueron
nuestros padres. Hay hombres de los que no se conserva memoria:
murieron, y es como si no hubieran existido; vivieron, y es como si no
hubieran vivido ni dejado descendencia.
¡Qué diferentes fueron aquellos hombres de bien! Sus méritos
jamás se han olvidado; han dejado una posteridad que los prolonga y
su herencia pasa de hijos a nietos.
Su linaje permanece fiel a la alianza del Señor. Para siempre
existirá su descendencia y su gloria jamás se extinguirá. Palabra de
Dios.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 149, 1-2. 3-4. 5-6a y9b


R. El Señor es amigo de su pueblo.
Entonen al Señor un canto nuevo, en la reunión litúrgica proclá-
menlo. En su creador y rey, en el Señor, alégrese Israel, su pueblo
santo. R.
En honor de su nombre, que haya danzas, alábenlo con arpa y tam-
boriles. El Señor es amigo de su pueblo y otorga la victoria a los
humildes. R.
Que se alegren los fieles en el triunfo, que inunde el regocijo sus
hogares, que alaben al Señor con sus palabras, porque en esto su
116 viernes 28 de mayo de 2021
pueblo se complace. R. El Señor es amigo de su pueblo.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Jn 15, 16


R. Aleluya, aleluya.
Yo los he elegido del mundo, dice el Señor, para que vayan y den
fruto y su fruto permanezca. R. Aleluya.
EVANGELIO
[Mi casa será casa de oración para todos los pueblos. Tengan fe en
Dios.]
Del santo Evangelio según san Marcos 11, 11-26
Después de haber sido aclamado por la multitud, Jesús entró en
Jerusalén, fue al templo y miró todo lo que en él sucedía; pero
como ya era tarde, se marchó a Betania con los Doce.
Al día siguiente, cuando salieron de Betania, sintió hambre. Vien-
do a lo lejos una higuera con hojas, Jesús se acercó a ver si encontraba
higos; pero al llegar, sólo encontró hojas, pues no era tiempo de higos.
Entonces le dijo a la higuera: "Que nunca jamás coma nadie frutos de
ti". Y sus discípulos lo estaban oyendo.
Cuando llegaron a Jerusalén, entró en el templo y se puso a
arrojar de ahí a los que vendían y compraban; volcó las mesas de los
que cambiaban dinero y los puestos de los que vendían palomas; y
no dejaba que nadie cruzara por el templo cargando cosas. Luego se
puso a enseñar a la gente, diciéndoles: "¿Acaso no está escrito: Mi
casa será casa de oración para todos los pueblos? Pero ustedes la han
convertido en una cueva de ladrones".
Los sumos sacerdotes y los escribas se enteraron de esto y busca-
ban la forma de matarlo; pero le tenían miedo, porque todo el mundo
estaba asombrado de sus enseñanzas. Cuando atardeció, Jesús y los
suyos salieron de la ciudad.
A la mañana siguiente, cuando pasaban junto a la higuera, vieron
que estaba seca hasta la raíz. Pedro cayó en la cuenta y le dijo a Jesús:
"Maestro, mira: la higuera que maldijiste se secó".
Jesús les dijo entonces: "Tengan fe en Dios. Les aseguro que si uno
le dice a ese monte: 'Quítate de ahí y arrójate al mar', sin dudar en su
corazón y creyendo que va a suceder lo que dice, lo obtendrá. Por eso
les digo: Cualquier cosa que pidan en la oración, crean ustedes que
ya se la han concedido, y la obtendrán. Y cuando se pongan a orar,
perdonen lo que tengan contra otros, para que también el Padre, que
está en el cielo, les perdone a ustedes sus ofensas; porque si ustedes
no perdonan, tampoco el Padre, que está en el cielo, les perdonará a
ustedes sus ofensas". Palabra del Señor.
sábado 29 de mayo de 2021 117
REFLEXIÓN: • La última parte del libro del Sirácide está
dedicada al elogio de los antepasados, que constituyen un no-
ble ejemplo para las generaciones futuras. Para la Biblia “hom-
bres ilustres” son los virtuosos –un poco como para la tradición
griega eran los héroes y para nosotros son los mártires y los
santos–. También de nuestra historia personal lo único que
realmente quedará será la historia de nuestro amor a Dios y
al prójimo... • Jesús maldice y hace que se seque la higuera,
en la que inútilmente había intentado buscar frutos: es esta
una acción evidentemente simbólica y profética. Marcos asocia
este episodio al de la expulsión de los mercaderes del templo,
pues ambos tienen en común el tema de la oración y el de un
rechazo implícito por parte del pueblo elegido. El episodio del
templo revela a Jesús como profeta de los últimos tiempos, que
promete un “nuevo templo” como signo de la presencia defini-
tiva de Dios entre su pueblo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Recibe, Señor, los dones que te ofrecemos confiadamente, y haz
que la amargura de la tristeza que sufrimos, se convierta en sacrificio
de suave fragancia. Por Jesucristo, nuestro Señor.
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 16, 23-24
Cuanto pidan al Padre en mi nombre, se lo concederá. Pidan y
recibirán, para que su alegría sea completa, dice el Señor.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Te suplicamos, Señor, que, confortados y fortalecidos por el divino
manjar, podamos sobrellevar con valentía las futuras dificultades, y
ayudar generosamente a los hermanos que se hallan afligidos. Por Je-
sucristo, nuestro Señor.

29 sábado
Blanco

Memoria,
SAN PABLO VI, Papa
MR p. 894 [933] / Lecc. II p 390

Pablo VI (Giovanni Battista Montini) nació el 26 de septiembre de


1897 en Concesio (Brescia). El 29 de mayo de 1920 fue ordenado
presbítero. Desde 1924 prestó su colaboración a los Sumos Pontífices
Pío XI y Pío XII. Nombrado arzobispo de Milán en 1954, en 1958
118 sábado 29 de mayo de 2021
fue elevado a la dignidad cardenalicia por san Juan XXIII y, tras la
muerte de éste, fue elegido para la cátedra de Pedro el 21 de junio
de 1963. Llevó a cumplimiento el Concilio Vaticano II y dio inicio a
numerosas iniciativas, signo de su gran solicitud por la Iglesia y el
mundo contemporáneo, Ejerció el magisterio supremo en favor de la
paz, promovió el progreso de los pueblos y la inculturación de la fe,
así como la reforma litúrgica y el diálogo ecuménico. El 6 de agosto
de 1978 entregó su alma a Dios en Castel Gandolfo.

ANTÍFONA DE ENTRADA
El Señor lo eligió sumo sacerdote, le abrió sus tesoros y derramó
sobre él toda clase de bendiciones. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA
Señor Dios, que has confiado tu Iglesia a la guía del papa san Pablo
VI, apóstol valiente del Evangelio de tu Hijo, haz que, iluminados por
sus enseñanzas, podamos colaborar contigo para difundir en el mundo
la civilización del amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que
vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los
siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
[Le doy gracias al que me ha concedido sabiduría.]
Del libro del Eclesiástico (Sirácide) 51, 17-27
Te doy gracias y te alabo, Señor, y bendeciré tu nombre para siempre.
Desde mi adolescencia, antes de que pudiera pervertirme, decidí
buscar abiertamente la sabiduría. En el templo se la pedí al Señor y
hasta el fin de mis días la seguiré buscando. Dio su flor y maduró,
como racimo de uvas, y mi corazón puso en ella su alegría.
Mi pie avanzó por el camino recto, pues desde mi juventud seguí
sus huellas; tan pronto como le presté oídos, la recibí y obtuve una
gran instrucción. La sabiduría me ha hecho progresar, por eso glorifi-
caré al que me la concedió.
Decidí ponerla en práctica, busqué ardorosamente el bien y no
quedé defraudado. Luché por ella con toda mi alma, cumpliendo cui-
dadosamente la ley.
Levanté mis brazos hacia el cielo y deploré conocerla tan poco.
Concentré en ella mis anhelos y con un corazón puro la poseí. Desde
el principio ella me conquistó, por eso jamás la abandonaré. Palabra
de Dios.
sábado 29 de mayo de 2021 119
SALMO RESPONSORIAL del salmo 18, 8. 9. 10. 11
R. Los mandatos del Señor alegran el corazón.
La ley del Señor es perfecta del todo y reconforta el alma; inmu-
tables son las palabras del Señor y hacen sabio al sencillo. R.
En los mandamientos del Señor hay rectitud y alegría para el
corazón; son luz los preceptos del Señor para alumbrar el camino. R.
La voluntad de Dios es santa y para siempre estable; los mandatos
del Señor son verdaderos y enteramente justos. R.
Más deseables que el oro y las piedras preciosas las normas del
Señor, y más dulces que la miel de un panal que gotea. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Col 3, 16. 17


R. Aleluya, aleluya.
Que la palabra de Cristo habite en ustedes abundantemente. Há-
ganlo todo dando gracias a Dios Padre por medio de Cristo. R. Ale-
luya.

EVANGELIO
[¿Con qué autoridad haces todo esto?]
Del santo Evangelio según san Marcos 11, 27-33
En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos llegaron de nuevo a
Jerusalén, y mientras Jesús caminaba por el templo, se le acer-
caron los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos, y le pregun-
taron: "¿Con qué autoridad haces todo esto? ¿Quién te ha dado auto-
ridad para actuar así?"
Jesús les respondió: "Les voy a hacer una pregunta. Si me la con-
testan, yo les diré con qué autoridad hago todo esto. El bautismo de
Juan, ¿era cosa de Dios o de los hombres? Contéstenme".
Ellos se pusieron a razonar entre sí: "Si le decimos que de Dios,
nos dirá: 'Entonces ¿por qué no le creyeron?, y si le decimos que de
los hombres..." Pero, como le tenían miedo a la multitud, pues todos
consideraban a Juan como verdadero profeta, le respondieron a Jesús:
"No lo sabemos". Entonces Jesús les replicó: "Pues tampoco yo les
diré con qué autoridad hago todo esto". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN: • El autor del Sirácide –conocido como Ecle-


siástico en la tradición latina– al llegar al final de su libro, recu-
erda con satisfacción los esfuerzos realizados desde su juventud
por adquirir la sensatez. Esta lectura es un elogio de la «sabi-
duría», don precioso del Altísimo, y que es lo único que en reali-
dad permite al hombre su plena madurez. Y esto será posible
120 sábado 29 de mayo de 2021
siempre y cuando se la busque con diligencia lo mismo en los
privilegiados momentos de oración que en los afanes de la vida
ordinaria. Como se nos recalca frecuentemente en las Santas
Escrituras, el fundamento de la verdadera sabiduría es el «te-
mor de Dios» (Prov 1, 7)... • A la superficial e inquisitoria curio-
sidad de sus adversarios, Jesús les “responde” tendiéndoles una
trampa, cuyo fin es desenmascarar su mala fe y su obstinada
cerrazón. De esta forma inesperada Él les muestra no sólo su
inteligencia, sino también, e indirectamente, el origen divino de
su misión. Esto nos enseña que para quien está mal dispuesto
o simplemente prejuiciado, cualquier respuesta clarificadora es
inútil, algo que sabemos por propia experiencia. Lo verdadera-
mente acertado es abrirnos lealmente a la persona y al mensaje
de Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Recibe, Señor, este sacrificio que, para tu gloria, tu pueblo ofrece
en honor de san Pablo VI, y concédenos alcanzar la eterna salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Jn 10, 11


El buen Pastor da la vida por sus ovejas. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Señor, Dios nuestro, los sacramentos que hemos recibido fortalezcan
en nosotros el fuego de la caridad que encendió con ímpetu a san
Pablo VI y lo llevó a entregarse siempre por tu Iglesia. Por Jesucristo,
nuestro Señor.
domingo 30 de mayo de 2021 121
Domingo 30 de mayo de 2021
IX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
LA SANTÍSIMA TRINIDAD
Un Dios que «crea», «redime» y «santifica»…

H oy, domingo después de Pentecostés,


celebramos la fiesta de la Santísima Trini-
dad. Una fiesta para contemplar y alabar el mis-
terio del Dios de Jesucristo, que es Uno en la
comunión de tres Personas: el Padre, el Hijo y el
Espíritu Santo… Las lecturas bíblicas nos ha-
cen entender que Dios no quiere tanto revelar-
nos que Él existe, sino más bien que es el «Dios
con nosotros» y que está interesado en nuestra historia personal
y que cuida de cada uno, empezando por los más pequeños y
necesitados… Él es «Dios allá arriba en el cielo» pero también «aquí
abajo en la tierra» (Dt 4, 39). Por tanto, nosotros no creemos en
una entidad lejana o en una entidad indiferente. ¡No! Creemos en
el Amor que ha creado el universo y ha generado un pueblo, se
ha hecho carne, ha muerto y resucitado por nosotros, y –como
Espíritu Santo– todo transforma y todo lo lleva a plenitud.
San Pablo nos comunica el ardiente deseo que Dios tiene de
ser llamado «Padre», es más de ser llamado «Papá», con la total
confianza de un niño que se abandona en los brazos de quien
le ha dado la vida (Cfr. Rom 8, 14-17). El Espíritu Santo –recu-
erda el Apóstol– actuando en nosotros hace que Jesucristo no se
reduzca a un lejano personaje del pasado, sino que lo sintamos
cerca, nuestro contemporáneo, y que experimentamos la alegría
de ser hijos amados por Dios.
Finalmente, en el evangelio, el Señor resucitado promete per-
manecer con nosotros para siempre. Y precisamente gracias a
esta presencia suya y a la fuerza de su Espíritu podremos realizar
con serenidad la misión que Él nos confía… Por tanto, la fiesta
de la Santísima Trinidad nos hace contemplar el misterio de Dios
que incesantemente crea, redime y santifica, siempre con amor
y por amor, y a cada criatura que lo acoge le da la posibilidad de
reflejar un rayo de su belleza, bondad y verdad… No se puede
ser cristiano sin estar en comunión y sin pertenecer a un mismo
pueblo… Que la Virgen María nos ayude a cumplir con alegría la
misión de testimoniar al mundo –sediento de amor– que el sen-
tido de la vida es precisamente el amor infinito, el amor concreto
del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. [Sintetizado de: Papa
Francisco, Ángelus, 27-V- 2018].
122 sábado 29 de mayo de 2021

MONICIONES:

ENTRADA: La celebración de la Eucaristía es siempre una


alabanza al Padre, por Cristo, en el Espíritu Santo. Hoy, sin
embargo, nos reunimos expresamente para festejar, con una
celebración propia, a la Trinidad Santa… Cristo es el único que
podría habernos revelado este tan alto “misterio de misterios”.
¡Al Dios Uno y Trino presentémosle el sincero homenaje de
nuestra adoración y de nuestra acción de gracias!

1ª. LECTURA: [Dt 4, 32-34. 39-40] No es a partir de


reflexiones teóricas y abstractas como el libro del Deuteronomio
nos habla del Dios verdadero… Lo hace, en cambio, evocando
sus grandes manifestaciones salvadoras a lo largo de los siglos.

2ª. LECTURA: [Rom 8, 14-17] El Espíritu, nos dice San


Pablo, guía a los creyentes en el camino de la historia, como el
Señor guiaba a su pueblo escogido en el desierto… Ese mismo
Espíritu nos introducirá un día en la gloria eterna con Cristo.

EVANGELIO: [Mt 28, 16-20] El texto evangélico nos narra la


aparición de Jesús en Galilea, con la que concluye el evangelio
de San Mateo… En él queda descrita muy claramente la misión
universal que Jesús llama a cumplir a sus discípulos.

OFRENDAS: Con la ofrenda de la Iglesia, agradezcamos a la


Santísima Trinidad el que nos haya revelado el gran misterio de
su amor… Gracias a este amor se nos comunica la dignidad de
hijos y, por tanto, de herederos de una vida nueva.

COMUNIÓN: Somos un pueblo en marcha y en camino ha-


cia la casa del Padre… ¡Participemos, bien dispuestos, de la
mesa eucarística que nos convierte en la familia de los hijos
predilectos de Dios!

DESPEDIDA: Hemos contemplado, una vez más, el profun-


do misterio de amor del Dios Uno y Trino… Como pueblo con-
gregado “en la unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”,
¡vayamos a vivir lo que aquí hemos celebrado!
domingo 30 de mayo de 2021 123
30 domingo
Blanco

IX DEL TIEMPO ORDINARIO


MR p. 447 [445] / Lecc. II p. 196. LH Semana I del Salterio.

ANTÍFONA DE ENTRADA
Bendito sea Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, porque ha tenido
misericordia con nosotros.
Se dice Gloria.
ORACIÓN COLECTA
Dios Padre, que al enviar al mundo la Palabra de verdad y al Espíritu
santificador, revelaste a todos los hombres tu misterio admirable, con-
cédenos que, profesando la fe verdadera, reconozcamos la gloria de la
eterna Trinidad y adoremos la Unidad de su majestad omnipotente. Por
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad
del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
PRIMERA LECTURA
[El Señor es el Dios del cielo y de la tierra, y no hay otro.]
Del libro del Deuteronomio 4, 32-34. 39-40
En aquellos días, habló Moisés al pueblo y le dijo: "Pregunta a los
tiempos pasados, investiga desde el día en que Dios creó al hombre
sobre la tierra. ¿Hubo jamás, desde un extremo al otro del cielo, una
cosa tan grande como ésta? ¿Se oyó algo semejante? ¿Qué pueblo ha
oído, sin perecer, que Dios le hable desde el fuego, como tú lo has oído?
¿Hubo algún dios que haya ido a buscarse un pueblo en medio de otro
pueblo, a fuerza de pruebas, de milagros y de guerras, con mano fuerte
y brazo poderoso? ¿Hubo acaso hechos tan grandes como los que, ante
sus propios ojos, hizo por ustedes en Egipto el Señor su Dios?
Reconoce, pues, y graba hoy en tu corazón que el Señor es el Dios
del cielo y de la tierra y que no hay otro. Cumple sus leyes y man-
damientos, que yo te prescribo hoy, para que seas feliz tú y tu descen-
dencia, y para que vivas muchos años en la tierra que el Señor, tu Dios,
te da para siempre". Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL 32, 4-5. 6 y 9. 18-19. 20 y 22
R. Dichoso el pueblo escogido por Dios.
Sincera es la palabra del Señor y todas sus acciones son leales. El
ama la justicia y el derecho, la tierra llena está de sus bondades. R.
La palabra del Señor hizo los cielos y su aliento, los astros; pues el
Señor habló y fue hecho todo; lo mandó con su voz y surgió el orbe. R.
Cuida el Señor de aquellos que lo temen y en su bondad confían; los
salva de la muerte y en épocas de hambre les da vida. R.
124 domingo 30 de mayo de 2021
En el Señor está nuestra esperanza, pues él es nuestra ayuda y
nuestro amparo. Muéstrate bondadoso con nosotros, puesto que en ti,
Señor, hemos confiado. R. Dichoso el pueblo escogido por Dios.
SEGUNDA LECTURA
[Ustedes han recibido un espíritu de hijos en virtud del cual podemos
llamar Padre a Dios.]
De la carta del apóstol san Pablo a los romanos 8, 14-17
Hermanos: Los que se dejan guiar por el Espíritu de Dios, ésos son
hijos de Dios. No han recibido ustedes un espíritu de esclavos, que
los haga temer de nuevo, sino un espíritu de hijos, en virtud del cual
podemos llamar Padre a Dios.
El mismo Espíritu Santo, a una con nuestro propio espíritu, da tes-
timonio de que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, somos también
herederos de Dios y coherederos con Cristo, puesto que sufrimos con él
para ser glorificados junto con él. Palabra de Dios.
ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Ap 1, 8
R. Aleluya, aleluya.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Al Dios que es, que era
y que vendrá. R. Aleluya.
EVANGELIO
[Bauticen a las naciones en el nombre del Padre y del Hijo y del Es-
píritu Santo.]
Del santo Evangelio según san Mateo 28, 16-20
En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea y subi-
eron al monte en el que Jesús los había citado. Al ver a Jesús, se
postraron, aunque algunos titubeaban.
Entonces Jesús se acercó a ellos y les dijo: "Me ha sido dado todo
poder en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, y enseñen a todas las na-
ciones, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu
Santo, y enseñándolas a cumplir todo cuanto yo les he mandado; y se-
pan que yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo".
Palabra del Señor.
Se dice Credo.
ORACIÓN DE LOS FIELES:
Oremos a Dios nuestro Padre, que por Jesucristo nos ha
revelado su amor y que escucha complacido los gemidos con
que el Espíritu intercede por nosotros:
1. Para que Dios Padre, lleve el mundo a su plenitud y haga
nacer aquel cielo nuevo y aquella tierra nueva que nos ha pro-
metido, en la que la humanidad encontrará la felicidad y podrá
contemplar su rostro glorioso, roguemos al Señor.
2. Para que el Hijo Unigénito de Dios, que se hizo hombre
domingo 30 de mayo de 2021 125
para desposarse con la Iglesia, infunda en ella un amor seme-
jante al suyo, roguemos al Señor
3. Para que el Espíritu del Señor, sea padre para los pobres,
consuelo para los tristes, salud para los enfermos y fuerza para
los decaídos, roguemos al Señor.
4. Para que los que conocemos el misterio de la vida íntima
de Dios, tengamos celo para anunciarlo a quienes lo descono-
cen, a fin de que también ellos encuentren gozo y descanso en el
Dios, tal y como se nos ha revelado, roguemos al Señor.
Dios altísimo, que has querido que en las aguas del bautis-
mo llegáramos a ser hijos en tu Hijo único, escucha al Espíritu
que nos hace clamar: «Padre», y haz que –obedientes al mandato
de tu Hijo– seamos anunciadores de la salvación que ofreces a
todos los pueblos. Por Jesucristo, nuestro Señor.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Por la invocación de tu nombre, santifica, Señor, estos dones que te
presentamos y transfórmanos por ellos en una continua oblación a ti.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
PREFACIO: El misterio de la Santísima Trinidad.
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte
gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso
y eterno.
Que con tu Hijo único y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, un solo
Señor, no en la singularidad de una sola persona, sino en la trinidad de
una sola substancia.
Y lo que creemos de tu gloria, porque tú lo revelaste, eso mismo
lo afirmamos de tu Hijo y también del Espíritu Santo, sin diferencia ni
distinción.
De modo que al proclamar nuestra fe en la verdadera y eterna di-
vinidad, adoramos a tres personas distintas, en la unidad de un solo ser
e iguales en su majestad.
A quien alaban los ángeles y los arcángeles, y todos los coros ce-
lestiales, que no cesan de aclamarte con una sola voz: Santo, Santo,
Santo...
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Gal 4, 6
Porque ustedes son hijos de Dios, Dios infundió en sus corazones el
Espíritu de su Hijo, que clama: Abbá, Padre.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Que la recepción de este sacramento y nuestra profesión de fe en
la Trinidad santa y eterna, y en su Unidad indivisible, nos aprovechen,
Señor, Dios nuestro, para la salvación de cuerpo y alma. Por Jesucristo,
nuestro Señor.
126 lunes 31 de mayo de 2021

ACTIVIDAD DIOCESANA
Visita al Santuario de los Mártires:
Decanato de Zapopan Estadio.

31 lunes
Blanco / Azul

Fiesta,
VISITACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
MR p. 720 [740] / Lecc. II p. 1067.
Entre las fiestas de la Anunciación y el nacimiento de san Juan Bautista
se celebra ésta, de la Visitación. Es la fiesta del encuentro de María con
Isabel, y sobre todo, de una manera misteriosa, del encuentro de aquellos
dos niños: el precursor y el Mesías, encerrados todavía en el seno de sus
madres. Es una fiesta que estalla en alegría con el "Magníficat".

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 65, 16


Cuantos temen a Dios vengan y escuchen, y les diré lo que ha hecho
por mí.
Se dice Gloria.
ORACIÓN COLECTA
Dios todopoderoso y eterno, que inspiraste a la santísima Virgen
María, cuando llevaba ya en su seno a tu Hijo, el deseo de visitar a
Isabel, concédenos que, siguiendo las inspiraciones del Espíritu Santo,
podamos con María proclamar siempre tu grandeza. Por nuestro Señor
Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu
Santo y es Dios por los siglos de los siglos.
PRIMERA LECTURA
[El Señor será el rey de Israel dentro de ti.]
Del libro del profeta Sofonías 3, 14-18
Canta, hija de Sión, da gritos de júbilo, Israel, gózate y regocíjate de
todo corazón, Jerusalén. El Señor ha levantado su sentencia contra ti, ha
expulsado a todos tus enemigos. El Señor será el rey de Israel en medio
de ti y ya no temerás ningún mal.
Aquel día dirán a Jerusalén: "No temas, Sión, que no desfallezcan
tus manos. El Señor, tu Dios, tu poderoso salvador, está en medio de ti.
Él se goza y se complace en ti; él te ama y se llenará de júbilo por tu
causa, como en los días de fiesta. Apartaré de ti la desgracia y el oprobio
que pesa sobre ti". Palabra de Dios.
lunes 31 de mayo de 2021 127
SALMO RESPONSORIAL Is 12, 2-3. 4bcd. 5-6
R. El Señor ha hecho maravillas con nosotros.
El Señor es mi Dios y salvador, con él estoy seguro y nada temo.
El Señor es mi protección y mi fuerza y ha sido mi salvación. Sacarán
agua con gozo de la fuente de salvación. R.
Den gracias al Señor, invoquen su nombre, cuenten a los pueblos sus
hazañas, proclamen que su nombre es sublime. R.
Alaben al Señor por sus proezas, anúncienlas a toda la tierra. Griten
jubilosos, habitantes de Sión, porque el Dios de Israel ha sido grande
con ustedes. R.
ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Lc 1, 45
R. Aleluya, aleluya.
Dichosa tú, santísima Virgen María, que has creído, porque se
cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor. R. Aleluya.
EVANGELIO
[¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme?]
Del santo Evangelio según san Lucas 1, 39-56
En aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de
las montañas de Judea, y entrando en la casa de Zacarías, saludó
a Isabel. En cuanto ésta oyó el saludo de María, la criatura saltó
en su seno.
Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo, y levantando la voz,
exclamó: "¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!
¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme? Apenas
llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa
tú, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte
del Señor".
Entonces dijo María: "Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se
llena de júbilo en Dios, mi salvador, porque puso sus ojos en la humil-
dad de su esclava.
Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque ha
hecho en mí grandes cosas el que todo lo puede. Santo es su nombre y
su misericordia llega de generación en generación a los que lo temen.
Ha hecho sentir el poder de su brazo: dispersó a los de corazón al-
tanero, destronó a los potentados y exaltó a los humildes. A los hambri-
entos los colmó de bienes y a los ricos los despidió sin nada.
Acordándose de su misericordia, vino en ayuda de Israel, su siervo,
como lo había prometido a nuestros padres, a Abraham y a su descen-
dencia, para siempre".
María permaneció con Isabel unos tres meses, y luego regresó a su
casa. Palabra del Señor.
128 lunes 31 de mayo de 2021
REFLEXIÓN: • El mes en que la devoción popular cristiana
acostumbra dedicar un culto especial a la Madre de Dios, se
cierra con la fiesta litúrgica que recuerda el segundo «misterio
gozoso»: la visita de nuestra Señora a su prima Santa Isabel.
María va presurosa a casa de Isabel para ofrecerle los servicios
que una mujer joven podía hacer en favor de una mujer de edad
avanzada, que está a punto de convertirse en mamá. María fue
impulsada también por el deseo de comunicar a su parienta
la alegría que experimentaba por las «maravillas» que el Señor
había realizado en ella... • Esta fiesta que desde el siglo XIII em-
pezaron a celebrar los franciscanos, Bonifacio IX la introdujo en
el calendario universal y Clemente VIII fue quien compuso los
textos litúrgicos, precedentes a la reforma del Vaticano II. Esta
fiesta antes se tenía el 2 de julio. El actual calendario –a fin de
armonizar mejor con los evangelios– la ha trasladado a este día,
ubicándola entre el 25 de marzo de la “Anunciación del Señor”
y el 24 de junio, “el nacimiento de Juan, el bautista”… • Que al
conmemorar este venturoso encuentro, dejemos que el Señor
siga visitando a su pueblo santo y haga de cada uno de nosotros
un auténtico “portador de Cristo”.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Señor, recibe con agrado este sacrificio de salvación que ofrecemos
a tu majestad, así como te fue grato el gesto de amor de la santísima
Madre de tu Unigénito. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Lc 1, 48-49
Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque ha
hecho en mí grandes cosas el que todo lo puede. Santo es su nombre.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Dios nuestro, que la Iglesia proclame tu grandeza, porque haces co-
sas grandes en tus fieles, y así como Juan Bautista se alegró al sentir la
presencia oculta de tu Hijo, haz que tu pueblo pueda reconocer siempre
con alegría en este sacramento al mismo Cristo viviente. Él, que vive y
reina por los siglos de los siglos.

ACTIVIDAD DIOCESANA
Jubileo circular: Lunes 31 de Mayo; Martes 1°2 y Miércoles 2
de Junio: Catedral Basílica, La Asunción de María, Cruz Santa
(Pintas de Arriba), San Alfonso María de Ligorio (Tlaquepaque),
San Francisco de Asís (Col. Jalisco), La Inmaculada Concepción,
Mártires Mexicanos de Cristo Rey, Sagrado Corazón (San José
del Castillo), Ntra. Sra. del Rosario (Santa Cruz de las Flores),
Ntra. Sra. del Refugio (Totatiche), El Sagrado Corazón y Sta.
María de Guadalupe (El Verde).