Está en la página 1de 17

I - EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS CONCEPTOS DE NATURALEZA, SOCIEDAD Y AMBIENTE

CAPÍTULO I
EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS CONCEPTOS DE
NATURALEZA, SOCIEDAD Y AMBIENTE
En este capítulo inicial definiremos los conceptos fundamentales de esta asignatura: naturaleza, ambiente y sociedad, sugiriendo
de qué manera están interrelacionados. A lo largo del libro, profundizaremos en aspectos puntuales de esta relación, subrayando
la responsabilidad que tenemos todas las personas de ser respetuosos con el medio ambiente, contribuyendo a su preservación.

¿A QUÉ NOS REFERIMOS CUANDO HABLAMOS DE LA NATURALEZA?

La Real Academia Española de la Lengua define a naturaleza como “conjunto, orden y disposición de todo
lo que compone el universo”. Esa definición es amplia, pero sin embargo no ayuda a comprender qué es o
cuáles son sus atributos. Como se verá en esta sección, la idea de naturaleza no es única y varía según la época
y la disciplina consideradas. En algunos casos se define por oposición a lo artificial, es decir que lo natural
es aquello que no ha sido modificado por el hombre; en otros, se utiliza el binomio sociedad-naturaleza en
referencia a situaciones supuestamente antagónicas que enfatizan las diferencias entre los productos de la
acción humana y aquellos en los que el hombre no ha intervenido.

Es interesante tener en cuenta que las definiciones basadas en estas contraposiciones implican una valoración
en ocasiones positiva y en otras, negativa de esas diferencias. La valoración varía según el contexto cultural
y la época. Por ejemplo, para el Romanticismo, la noción de naturaleza implicaba un fuerte rechazo a los

9
AMBIENTE, DESARROLLO Y SOCIEDAD - J. R. DADON, J. I. OLDANI, M. C. RODRÍGUEZ

cambios ocurridos a partir de la Revolución Industrial. Sus propulsores se oponían a la industrialización de


las ciudades, a la idea del progreso basado en la modificación artificial del entorno, al reemplazo del trabajo
humano por las máquinas y a la visión del universo como una gigantesca maquinaria. Consideraban que esos
cambios alejaban al ser humano de sus fuentes originarias y proponían el retorno a una situación primigenia
que definían como idílica. Por el contrario, otros pensadores veían esos cambios como sustanciales mejoras
que permitían al hombre vivir más tiempo en mejores condiciones y realizar hazañas nunca antes logradas.
Para los defensores de la idea del progreso, la naturaleza era imperfecta y las limitaciones que imponía eran
superadas gracias al conocimiento y la acción.

Las concepciones de la naturaleza como ente viviente se remontan a los albores de la humanidad y persisten
hoy día en numerosas culturas y sociedades. Distintas iniciativas como por ejemplo el movimiento hippie,
el ecologismo y numerosas agrupaciones campesinas de América Latina han retomado argumentos contra
la artificialidad, adaptándolos al lenguaje moderno y a cada situación local. Algunas de esas concepciones
sostienen que es necesario cambiar los hábitos de conducta para redu-
cir el impacto de la tecnología sobre los procesos naturales,
mientras que otras creen que la naturaleza es sagrada y que
el hombre puede relacionarse con ella mediante rituales,
oraciones, ofrendas y sacrificios, etc. que expresen su res-
peto o devoción.

Otros pensadores consideran que el ámbito humano por


excelencia son las ciudades y no la naturaleza intacta.
En las ciudades el hombre modela el entorno según sus
necesidades y encuentra mayor seguridad y confort.
Es común que sostengan también concepciones meca-
nicistas, para las cuales la naturaleza es un conjunto
de interacciones entre procesos fisicoquímicos, de

La Tierra es nuestra casa común y todos debemos cuidarla.

10
I - EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS CONCEPTOS DE NATURALEZA, SOCIEDAD Y AMBIENTE

modo que si esos procesos son estudiados adecuadamente es posible manejarlos,


o al menos predecir sus efectos.

Para disciplinas como la Biología, el ser humano es sólo una de las millones de
especies que viven en el planeta, de modo que también forma parte de lo que
llamamos naturaleza. Las relaciones de la especie humana con su entorno pueden
estudiarse de la misma manera que en las demás especies, ya que todas interactúan
con el medio ambiente y lo modifican, en ocasiones de manera muy notable; ejemplo
de ello son los castores, que actúan como verdaderos ingenieros ambientales. Este enfo-
que es relativamente más reciente que los anteriores y se fundamenta en que los seres vivos
son sistemas abiertos, que constantemente intercambian materia y energía con su entorno
inmediato. De acuerdo al mismo, los seres vivos y su entorno constituyen sistemas acopla-
dos, o bien, si se consideran en conjunto, son compartimientos contiguos e interconectados
dentro un mismo sistema. Este enfoque se verá con mayor detalle en la sección siguiente.

Los seres humanos formamos parte


de la naturaleza y estamos obligados
a ser respetuosos con ella.

11
AMBIENTE, DESARROLLO Y SOCIEDAD - J. R. DADON, J. I. OLDANI, M. C. RODRÍGUEZ

¿QUÉ ES EL AMBIENTE?

Hablar de ambiente o medio ambiente se ha vuelto en las últimas décadas un tema de discusión primordial
en diversos ámbitos, sean académicos, profesionales, políticos, culturales, periodísticos, e incluso en las
relaciones más personales de cada uno de nosotros. Las transformaciones e impactos que las actividades
humanas ocasionan sobre el ambiente han llevado a que la sociedad en su conjunto, en particular a través
de los medios de comunicación, considere a la problemática ambiental como un tema central y cotidiano.

Sin embargo, estos debates, charlas, noticias y opiniones referidas a la temática ambiental, muchas veces
no logran mostrar en forma clara y precisa qué sabemos sobre el ambiente, y generan confusión mezclando
conceptos y significados diferentes. Por lo tanto, comenzaremos por aclarar qué entendemos por ambiente.

En una primera aproximación, podemos decir que el ambiente es todo aquello que rodea y tiene efectos
sobre un organismo vivo. Es un entorno integrado por condiciones externas al organismo, ya sean factores
vivientes y no vivientes. De manera más formal, para las ciencias naturales el ambiente está formado por
la totalidad de factores bióticos y abióticos que afectan a un organismo individual o a una población en
cualquier momento de su ciclo de vida. Los factores bióticos son aquellos relacionados con los organismos
vivos, como la producción de alimentos, la descomposición de materia orgánica, la cobertura vegetal, las
redes tróficas, etc. Los factores abióticos no son dependientes de los organismos vivientes, como el clima,
el régimen hidrológico, la composición mineral de los suelos, la topografía, etc.

Si bien esa definición incluye al ser humano dentro del conjunto de los seres vivos, es conveniente aclarar que
al hablar de ambiente en relación con las personas incluimos no sólo los factores naturales sino también los
culturales, producto en mayor o menor grado de la intervención humana (lo que se conoce como “artificial”).

Puede así definirse al ambiente como el entorno o medio con el cual interactúa el ser humano. La legislación
argentina utiliza esta concepción de manera explícita y se refiere al ambiente incluyendo tanto los recursos
naturales como los culturales, como por ejemplo en la Ley General del Ambiente (Ley 25.675).

12
I - EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS CONCEPTOS DE NATURALEZA, SOCIEDAD Y AMBIENTE

Una definición más compleja, considera al ambiente como un gran sistema, integrado por subsistemas natu-
rales (bióticos y abióticos), y por subsistemas no naturales, estos últimos con componentes sociales, políticos
y económicos. Por este motivo, al hablar de ambiente es importante diferenciar si nos estamos refiriendo al
ambiente de una determinada región, al ambiente donde se desenvuelve una determinada especie, al am-
biente urbano o inclusive al ambiente de nuestro hogar. En realidad, todos ellos son recortes de un sistema
más grande y complejo.

Confusión en charlas ambientales

Es importante poder diferenciar los distintos significados que comúnmente otorgamos a los términos al hablar de la pro-
blemática ambiental. Es frecuente utilizar las palabras ambiente o medio ambiente, naturaleza y ecología como si fueran
sinónimos; lo mismo ocurre con ecólogo, ecologista y ambientalista. Al usarlas de manera errónea se generan malentendidos.

La primera cuestión que aparece es… ¿debemos hablar de ambiente o medio ambiente? El término correcto es ambiente.
La confusión surgió a partir de la traducción al español del término inglés environment. Sergio Federovisky (2011) cuenta
que en una conferencia internacional, los traductores tenían como alternativas las palabras medio, ambiente, entorno
y que por error la coma fue omitida, quedando la expresión medio ambiente. Si bien resulta redundante debido a que
ambas palabras tienen el mismo significado, está ya tan arraigada que resulta difícil corregirla.

Otro error frecuente es confundir ambiente con ecología. La Ecología es la disciplina científica que estudia las relaciones
entre los seres vivos y su entorno, es decir, entre los seres vivos y el ambiente que los rodea. En consecuencia, el ambiente
es el objeto de estudio de la Ecología. Es muy común escuchar… “yo estoy a favor de cuidar la ecología”, cuando en verdad
lo que se quiere decir es….”yo estoy a favor de cuidar el ambiente”.

Por otra parte, el ecólogo es un científico que realiza investigaciones según los métodos de la Ecología. En cambio, el
ambientalista o ecologista es un individuo que apoya o participa en acciones ciudadanas sociales y políticas destinadas a
solucionar problemas ambientales.

En cuanto a la diferencia entre ambiente y naturaleza, Reboratti (2000) explica que la confusión surge porque el concepto
de ambiente es relativamente nuevo, mientras que la noción de naturaleza es muy antigua y suele aplicarse a todo aquello
compuesto por elementos naturales. Una buena forma de diferenciarlos es considerar a la naturaleza como un conjunto
de elementos y relaciones terrestres sin una delimitación precisa. El ambiente, en cambio, trata sobre relaciones y com-
ponentes biológicos y no biológicos de un determinado sitio.

13
AMBIENTE, DESARROLLO Y SOCIEDAD - J. R. DADON, J. I. OLDANI, M. C. RODRÍGUEZ

El ambiente como sistema dinámico

Durante mucho tiempo se consideró equivocadamente al ambiente como algo estático e invariante, debido
a que los procesos naturales actuaban en gran escala y las actividades humanas eran realizadas en escalas
comparativamente mucho menores. Sin embargo, a medida que se estudiaban las causas de muchos pro-
blemas ambientales resultó evidente que el ambiente se encuentra en constante cambio y evolución. Los
paisajes naturales pueden modificarse en cortos períodos debido a procesos físicos, como la erosión, las
erupciones volcánicas, las sequías o las inundaciones, estableciendo nuevas condiciones para los seres vivos
que desarrollan su ciclo vital en ellos.

Por otra parte, si bien el entorno ha influenciado y condicionado desde épocas muy remotas el desarrollo
de las poblaciones humanas, también éstas han influido sobre su entorno. Existen evidencias que indican
que los incendios que el hombre prehistórico iniciaba periódicamente para cazar animales contribuyeran a
alterar la fisonomía y la composición de los bosques nativos europeos. La Revolución Agrícola (iniciada unos
10.000 años atrás), la Revolución Industrial (que comenzó a fines el siglo XVIII) y la Revolución Verde (en la
segunda mitad del siglo XX) han remodelado a su turno los paisajes y la dinámica de los sistemas naturales.

Si bien en las ciudades se encuentra el mayor grado de artificialidad, también las áreas rurales se encuentran
muy modificadas por la mano del hombre y son escasos los rincones del planeta que pueden considerarse
todavía prístinos. El impacto de las actividades humanas es muy extenso e inclusive éstas producen modifi-
caciones drásticas, tanto en el lugar donde se llevan a cabo como en las áreas aledañas y también pueden
producir efectos en regiones muy alejadas.

Ejemplos de ello son el hallazgo de residuos sólidos contaminantes en las costas antárticas, llevados por las
corrientes oceánicas desde otros continentes, y los efectos en la atmósfera de los compuestos clorofluocar-
bonados (CFCs), producidos mayormente en áreas industriales y urbanas pero que afectan el clima de todo
el mundo. En la actualidad, resulta incontrovertible que las actividades humanas son capaces de modificar y
transformar radicalmente el ambiente, ocasionando muchas veces graves perjuicios a las mismas poblaciones
humanas y a su funcionamiento.

14
I - EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS CONCEPTOS DE NATURALEZA, SOCIEDAD Y AMBIENTE

El estudio científico del ambiente

Para la adquisición de nuevos conocimientos ambientales se utiliza el método científico. Este método se basa en
la obtención de datos por medio de observaciones sistemáticas (muestreos) y experimentos controlados. La infor-
mación es utilizada para desarrollar modelos, que son representaciones sintéticas de aquello que se estudia. Los
mapas, por ejemplo, son modelos del territorio donde se resumen las características destacadas y se las localiza
en relación a sistemas de referencia (coordenadas geográficas como latitud y longitud, altitud, etc.).

Los modelos se formulan o construyen (según sea el caso) para resumir la información obtenida, interpretar
los fenómenos estudiados y/o predecir efectos relacionados con los mismos. Algunos modelos describen las
relaciones entre componentes mediante expresiones matemáticas (modelos matemáticos), sentencias (mo-
delos verbales) o gráficos (modelos gráficos). Otros son modelos materiales a escala: en una pecera es posible
simular la estratificación invernal del agua de un lago; piletones de agua con olas artificiales pueden ser usados
para predecir el movimiento de los sedimentos luego de construir un puerto.

En ciencias naturales, los modelos matemáticos


nos permiten correlacionar variables.

15
AMBIENTE, DESARROLLO Y SOCIEDAD - J. R. DADON, J. I. OLDANI, M. C. RODRÍGUEZ

El método científico es objetivo y reproducible. Esto implica que si se repiten los mismos pasos experimenta-
les o se miden los mismos atributos en nuevos muestreos, los datos resultantes serán similares y permitirán
arribar a similares conclusiones.

Los estudios ambientales abordan problemas complejos y multifacéticos en los que intervienen varias discipli-
nas. Cada una aporta conocimientos teniendo en cuenta sus finalidades y métodos específicos, que pueden
ser muy diferentes entre sí, como se indica en la Tabla 1.

Tabla 1. Comparación entre la manera en la cual la Ecología y la Economía consideran los mismos componentes, de acuerdo a
sus objetivos y respectivos marcos teóricos

Ejemplos Para la Ecología es/son: Para la Economía es/son:


Clima Factor abiótico Condicionante
Minerales Componentes abióticos Recursos no renovables
Suelo Componente abiótico Recurso renovable
Poblaciones animales y vegetales Componentes bióticos Recursos renovables
Simbiosis entre especies, polinización por insectos Interacciones bióticas Servicios ambientales
Descomposición de la materia orgánica, retención Procesos naturales Servicios ambientales
de humedad en el suelo, ciclos biogeoquímicos

Fuente: elaboración propia

Las ciencias naturales tienen como objeto de estudio los procesos físicos, químicos, geológicos, hidrológi-
cos, geomorfológicos y biológicos, mientras que las ciencias sociales comprenden los procesos territoriales,
sociales, económicos y culturales. Por ejemplo, el biólogo estudia la dinámica poblacional de un pez para
determinar la captura máxima permisible para explotarlo comercialmente sin que la población se extinga o se
deteriore; el economista considera a la misma especie como un recurso económico potencialmente explotable
y desarrolla un modelo que predice la evolución del valor de mercado en función del volumen de captura;

16
I - EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS CONCEPTOS DE NATURALEZA, SOCIEDAD Y AMBIENTE

el sociólogo analiza las consecuencias de la introducción de una nueva fuente de trabajo en la comunidad
local; el antropólogo estudia qué papel cumplen tanto esa especie como los pescadores en la cultura local; el
abogado asesora acerca del marco legal que debe aplicarse. Esos conocimientos son necesarios para decidir
si la pesca de esa especie es recomendable como nueva actividad para esa comunidad.

La visión económica:
el ambiente como fuente de recursos… y receptor de residuos

La sociedad, entendida como una agrupación y organización de individuos que establecen diversos tipos
de relaciones sociales, cooperativas, comunicativas y culturales, percibe al ambiente de distintas maneras e
interactúa constantemente con él. Ambiente y sociedad son dos conceptos estrechamente interrelacionados
entre sí. Esa interrelación nace a partir de que el ambiente ofrece una amplia diversidad de recursos nece-
sarios para la vida humana y el desarrollo de la sociedad, como agua, aire, suelo, minerales, bosques, etc.

Estos recursos suelen clasificarse como renovables (se regeneran en corto plazo a partir de procesos naturales)
y no renovables (se regeneran muy lentamente, en cientos, miles o millones de años). Los primeros pueden
ser aprovechados indefinidamente mientras no se altere la regeneración de los mismos, mientras que los
segundos son finitos y su aprovechamiento está limitado por su cantidad y disponibilidad.

Por otro lado, el ambiente también es utilizado como receptor de los residuos y productos no deseados de
la actividad humana. Residuos domiciliarios, desechos industriales, compuestos tóxicos y otros productos
son incorporados al ambiente en cantidades crecientes, dejando a la capacidad autodepurativa del ambiente
la tarea de deshacerse de ellos.

La sociedad trata de apropiarse y utilizar los recursos que ofrece un sistema ambiental complejo a través de
la tecnología, que es el conjunto de herramientas, materiales, conocimientos y habilidades con los cuales la
sociedad interactúa con el ambiente. Gallopín (1982) afirma que en esa interacción, mediada por la tecnolo-
gía, hay acciones humanas sobre el ambiente que generan a su vez respuestas del ambiente; es decir, existen
riesgos implícitos en las actividades y usos que hace el hombre del ambiente. Esas respuestas a las acciones

17
AMBIENTE, DESARROLLO Y SOCIEDAD - J. R. DADON, J. I. OLDANI, M. C. RODRÍGUEZ

humanas se conocen como impactos ambientales. Por eso, es importante que la sociedad reconozca quiénes
llevan a cabo las acciones, por qué motivos lo hacen, qué tecnología utilizan, quiénes reciben los impactos
ambientales y cómo son afectados por ellos. Por su parte, visto desde el ambiente, es importante identificar
qué componentes son afectados, cómo funcionan, qué cambios se manifiestan en los patrones y cuáles son
las respuestas (impactos) que aparecen.

acción humana
(tecnología)
SOCIEDAD AMBIENTE

respuesta ambiental
(impactos)

Gallopin considera que la tecnología tiene un rol fundamental en esa interacción. Las prácticas, herramientas
y conocimientos que una sociedad utiliza para adquirir recursos, en un determinado momento histórico,
pueden impactar con mayor o menor medida sobre su entorno. Debe tenerse en cuenta con qué intensidad
y frecuencia se aplica la tecnología, para evaluar si se llega a la sobreexplotación y por ende, al deterioro o
agotamiento de los recursos naturales.

18
I - EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS CONCEPTOS DE NATURALEZA, SOCIEDAD Y AMBIENTE

También importa la calidad de la tecnología aplicada, es decir, si las herramientas o técnicas utilizadas son
adecuadas para mantener el desarrollo en el tiempo. Así, una actividad económica puede ser destructiva,
conservativa o constructiva, dependiendo de la intensidad de aplicación de tecnologías y la calidad de éstas.
Por esto, es necesario el desarrollo tecnológico mantenga un equilibro en su intensidad y su calidad, a fin de
proporcionar a la sociedad los recursos necesarios sin degradar los sistemas ambientales que los brindan.

La contaminación:
¿un fenómeno natural o producto de la sociedad?

Se denomina contaminación a la introducción, producto de las actividades y usos humanos, de sustancias o


energía que deterioran la calidad del aire, agua, suelo u otros recursos naturales para determinados usos.
Esas sustancias pueden ser sintéticas, cuando no son resultado de procesos que ocurren espontáneamente
en la naturaleza, o bien naturales; en ambos casos, hablamos de contaminación cuando se encuentran en
cantidades excesivas. Nos referimos a la contaminación térmica cuando la cantidad de calor en el medio
supera los valores normales.

Esta definición implica que:

• la contaminación es exceso de alguna


sustancia o energía que no se produci-
ría en ausencia del ser humano; y

• el ser humano la causa y a la vez, se per-


judica por ella. Si bien esta definición
se refiere al ser humano de manera
genérica, más adelante se verá los res-
ponsables y los afectados pertenecen
a grupos, comunidades, sectores eco-
nómicos o inclusive, países diferentes.
Con el comienzo de la Revolución Industrial, a fines del siglo XVIII en Ingla-
terra, aumentó considerablemente la contaminación ambiental.

19
AMBIENTE, DESARROLLO Y SOCIEDAD - J. R. DADON, J. I. OLDANI, M. C. RODRÍGUEZ

¿Existe contaminación sin la intervención humana? Por ejemplo, la descomposición de hojas de abeto o ce-
dro rojo en una laguna pequeña puede matar a peces e invertebrados, ya que estas hojas liberan sustancias
tóxicas que se difunden en el agua. No hay en este caso actividad humana alguna que haya intervenido en
este proceso de envenenamiento progresivo del agua. Por eso, no se habla en estos casos de contaminación,
porque los tóxicos son producidos por las plantas sin intervención de seres humanos.
Con frecuencia se escucha hablar de contaminación en un sentido figurado o por analogía. Así, hay quienes
hablan de “contaminación por especies” cuando aparecen de nuevas plagas provenientes de otras áreas. Se
refieren a la introducción de especies biológicas que no existían previamente en la región, equiparándolas
a sustancias químicas contaminantes. Sin embargo, este caso tampoco es un ejemplo de contaminación y la
analogía puede llevar a confusión.

Las actividades humanas son un factor fundamental de contaminación.

Por otra parte, es conveniente señalar que contaminación es el término que en español corresponde a dos
palabras distintas de la lengua inglesa: contamination y pollution. La última a veces es incorrectamente tra-
ducida como “polución”, cuyo significado en español se refiere a otra cosa.
La contaminación altera el funcionamiento normal de los sistemas ambientales y, sobre todo, reduce la dis-
ponibilidad de recursos. El suelo contaminado tiene menor productividad, disminuye el rendimiento y las
cosechas que se obtienen tienen menor calidad o contienen compuestos tóxicos. El agua con niveles bajos
a moderados de sustancias contaminantes no es potable pero aun es apta para otros usos, como riego o
baño; con niveles altos no debe ser usada. El aire contaminado causa enfermedades, deterioro de edificios,
mortandad del ganado o pérdida de cosechas. En todos los casos hay personas afectadas.

20
I - EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS CONCEPTOS DE NATURALEZA, SOCIEDAD Y AMBIENTE

Actividad
Juicio al DDT

A continuación se transcriben algunos fragmentos de testimonios presentados en diferentes reportajes y en audien-


cias preliminares del juicio que el Estado de Wisconsin (Estados Unidos de Norteamérica) llevó adelante contra el
diclodifeniltricloroetano (DDT), un compuesto muy utilizado contra las plagas y en particular, para combatir a los
mosquitos transmisores de la malaria y otras enfermedades. Analice cada uno utilizando información actualizada.
Compare los pro y los contra de prohibir la fabricación y uso de DDT. Si Ud. hubiera sido uno de los jueces, ¿cuál
hubiera sido su decisión? ¿Por qué?

Senador Estatal Gaylord Nelson:


“En el lapso de una generación, el DDT ha contaminado la atmósfera, el mar, los lagos y las corrientes y se ha infil-
trado en los tejidos vivos de la mayor parte de los seres vivientes del planeta”

Charles F. Wurster (biólogo):


”… este insecticida va escalando la cadena alimentaria a medida que un organismo se come a otro, concentrándose
y amplificándose en cada eslabón, hasta llegar a manifestarse en síntomas subletales”

Hickey y Robert Risebrough (biólogos):


“El DDT hace que el hígado del ave produzca enzimas que destruyen las hormonas sexuales, con lo cual inhiben el
metabolismo cálcico. Impotentes para absorber suficiente calcio, las aves ponen huevos de cáscara muy delgada,
que se agrietan o rompen fácilmente”

Kenneth Macek (biólogo):


“…las truchas de arroyo mostraron una mortalidad mucho más elevada después de estar expuestas a la acción del
DDT durante 6 meses”

Wayland Hayes (toxicólogo):


“El paludismo segaba dos millones de vidas por año cuando no se usaba el DDT, y gracias a su existencia se redujo
a 15.000 personas por año. Si prohibiera totalmente en este país, ello provocaría un efecto funesto en el resto del
mundo”.

Fuente: Ingersoll, B., 1973. Wisconsin somete a juicio al DDT. En: Orígenes y Control de la Contaminación Ambiental
(M.A. Strobbe, ed.), C.E.C.S.A., México.

21
AMBIENTE, DESARROLLO Y SOCIEDAD - J. R. DADON, J. I. OLDANI, M. C. RODRÍGUEZ

La contaminación se ha transformado en un problema crónico, en especial para el habitante de las ciuda-


des. Acecha en cada calle donde transitan vehículos, que vuelven irrespirable el aire y aturden los oídos. La
cantidad de basura por habitante urbano aumenta cada año, pero nadie desea nuevos basurales cerca de
su vivienda. En muchos lugares, el suelo está saturado de compuestos tóxicos. No resulta saludable tomar
el agua de ríos y arroyos que atraviesen centros poblados. Las ciudades no los únicos lugares con problemas
de contaminación de algún tipo. De hecho, existen pocos lugares sobre el planeta que estén completamente
libres de plaguicidas o plomo.

Los gobiernos actúan con celeridad cuando se producen casos resonantes, pero raramente implementan
las medidas indispensables para suprimir las fuentes de contaminantes. La opinión pública y los medios de
comunicación masivos ocasionalmente reclaman controles, pero la mayor parte del tiempo permanecen
callados. Muchas personas no le prestan atención, creyendo que se exagera acerca de su peligrosidad.

El hombre moderno se ha acostumbrado a convivir con la contaminación ambiental. Sin embargo, sus efectos
afectan más a algunos sectores de la sociedad que a otros.

La sociedad moderna atribuye valor económico al ambiente y otorga recursos naturales a distintos sectores
de la sociedad; también asigna espacios de acuerdo a consideraciones ambientales. Las ciudades están sec-
torizadas siguiendo varios criterios, entre ellos, la calidad ambiental. Por ejemplo, las viviendas con mejores
vistas, rodeadas de espacios verdes y en barrios tranquilos son más caras que las ubicadas en áreas ruidosas,
fabriles y superpobladas.

En las grandes ciudades latinoamericanas muchas áreas marginales pertenecientes al dominio público están
ocupadas por asentamientos informales carentes de servicios básicos, como redes de provisión de agua, gas
y electricidad, redes cloacales, etc. En ellos viven muchas personas carenciadas, segregadas del resto de la
población y sufriendo problemas crónicos, como contaminación del suelo, el agua y/o el aire, la salinización
del agua subterránea, la proximidad de basurales, inundaciones recurrentes, aluviones, etc.

La asignación de fondos municipales destinados a dar solución a esos problemas es siempre motivo de pre-
siones, ya que cada sector de la población presenta reclamos diferentes, e inclusive opuestos, con respecto

22
I - EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS CONCEPTOS DE NATURALEZA, SOCIEDAD Y AMBIENTE

del ambiente. Un ejemplo de ello es el caso de la costa del Río de la


Plata, cuya franja costera está afectada por contaminación cró-
nica. Burijson (2004) ha señalado que allí, los municipios
más pobres deben gastar sus fondos en la instalación
de servicios básicos destinados a las áreas mar-
ginales con asentamientos informales,
mientras que los municipios con mayores
recursos destinan su presupuesto a ais-
larse de la contaminación.

Los habitantes de las ciu-


dades sufrimos múltiples
formas de agresiones,
producto de nuestras propias
actividades.

23
AMBIENTE, DESARROLLO Y SOCIEDAD - J. R. DADON, J. I. OLDANI, M. C. RODRÍGUEZ

LA VISIÓN SOCIAL DEL AMBIENTE

La sociedad utiliza al ambiente como fuente de recursos y servicios con valor económico, pero esa relación
no necesariamente se limita a ser utilitaria. El Romanticismo (una corriente de pensamiento que surgió en
Europa a mediados del siglo XIX) consideraba que el ser humano era parte de la naturaleza y debía retornar
a ella, considerada como fuente de belleza e inocencia. La contemplación del paisaje inspiraba admiración
y conciencia de la propia finitud, despertaba sensaciones y emociones inéditas. Estas ideas románticas se
reflejaron en la pintura, la literatura y la música, además de la filosofía, la historiografía y el pensamiento po-
lítico y subsisten hasta hoy. La predilección por los paisajes silvestres, la impresión que nos causan el océano
y la cordillera, el disfrute de las vacaciones en la playa o de la sierra, por ejemplo, es en buena medida una
herencia de los románticos.

El higienismo primero y el sanitarismo después fueron escuelas médicas que se opusieron, como el Roman-
ticismo, a los excesos de la Revolución Industrial, aunque en este caso desde el punto de vista de la salud
humana. Cuando los experimentos de Koch y Pasteur demostraron que los microorganismos eran la causa
de muchas enfermedades, los médicos higienistas propusieron medidas que modificaron radicalmente la
vida cotidiana, rediseñaran las viviendas y las ciudades, además de cambiar los hábitos personales y sociales.
Revolucionaron la noción de ambiente, en especial del ambiente urbano, aunque se referían principalmente
a los factores físicos (luz solar, aire limpio, agua pura) y biológicos (alimentos frescos, dieta variada, etc.).
Posteriormente se propusieron teorías que afirmaban que las condiciones de vida y de trabajo podían estar
implicadas en ciertas enfermedades como la tuberculosis e inclusive, el alcoholismo; de ese modo, proponían
una concepción más integral que incluía ya no solamente los componentes naturales sino también los sociales.

En esa concepción, los problemas ambientales deben considerarse en realidad problemas socioambientales,
es decir, problemas ocasionados por las relaciones entre la sociedad y su entorno natural; para que existan
es indispensable que ambos componentes estén presentes.

En síntesis, la problemática ambiental debe estar fundamentada en estudios científicos, que permitan cono-
cer y comprender los procesos naturales y sociales participantes. Debe proponer soluciones que permitan

24
I - EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS CONCEPTOS DE NATURALEZA, SOCIEDAD Y AMBIENTE

aprovechar los recursos teniendo en cuenta a todos los sectores económicos y a todos los integrantes de la
sociedad. Las tres visiones (científica, económica y social) deben ser complementarias, ya que los problemas
ambientales pueden ser causados por algunos pero terminan afectando al conjunto de la sociedad.

Como se verá en los capítulos siguientes, la misma conclusión puede aplicarse a todo el planeta. Ningún
sector económico o social, ni tampoco ningún país, queda al margen de los problemas ambientales. En la
actualidad, estos ya han sido incorporados a la agenda de todos los gobiernos y se discuten en los niveles
gubernamentales más altos.

Cambiando malos hábitos personales


y sociales podemos contribuir a
resolver muchos problemas medio-
ambientales.

25

También podría gustarte