Está en la página 1de 16

UNIVERSIDAD DE EL SALVADOR

FACULTAD MULTIDISCIPLINARIA ORIENTAL


DEPARTAMENTO DE CIENCIAS Y HUMANIDADES
SECCIÓN DE EDUCACIÓN

INFORME DE EL ENFOQUE POR COMPETENCIAS DE LA ENSEÑANZA


(PONENCIA)

CARRERA:
PROFESORADO EN MATEMÁTICA

ASIGNATURA:
DIDÁCTICA GENERAL

DOCENTE:
EDWIND JEOVANNY TREJOS CABRERA

ESTUDIANTE:
José Alejandro Chicas Villalta
Dina Yazmin Guevara Guevara
Verónica Elizabeth Morales Benavides
Carlos Alexis Cisneros Gámez
Brayan Noel Gómez Zelaya

FECHA DE ENTREGA:
MIERCOLES 28 DE ABRIL DEL 2021
INDICE
Introducción..........................................................................................................3
Resumen del enfoque por competencias para la enseñanza..............................4
Desarrollo del enfoque por competencias en la enseñanza................................4
Podemos mencionar que dentro de la educación las competencias se dividen
en 3 partes:.......................................................................................................4
Rol del docente.................................................................................................6
Rol del profesor en el proceso curricular..........................................................7
Nuevas competencias docentes.......................................................................7
Rol del alumno..................................................................................................9
Conclusiones......................................................................................................14
Referencias bibliográficas...................................................................................15

2
Introducción

La enseñanza puede estar dirigida por diferentes perspectivas o enfoques,


cada uno de ellos tiene sus particularidades notorias que lo caracterizan, en
este sentido se puede asegurar que el tema fundamental sobre el cual se
centra, en el nivel de protagonismo y los roles en sí, del educador y del
educando son los principales aspectos en los que se puede diferenciar a un
enfoque de otro. Muchos educadores se apegan a uno de estos enfoques para
utilizarlo en su práctica pedagógica, lo eligen asumiendo que es el más
indicado para lograr resultados favorables en el proceso de enseñanza-
aprendizaje, teniendo en cuenta las características o condiciones del grupo al
cual se está dirigiendo.

El desarrollo que se presenta en este informe, trata específicamente uno de


estos enfoques, nos referimos al enfoque por competencias. En este se
enfatiza sobre el concepto de competencias y los diferentes elementos que
intervienen en ella, tales como: lo conceptual, lo procedimental y lo actitudinal.

Se considera que el enfoque por competencias en la educación, representa


retos importantes para la docencia y para el proceso enseñanza-aprendizaje,
porque este conlleva a dejar de lado muchas prácticas, formas de ser, pensar y
sentir desde una perspectiva en la que se concibe que la función de la escuela
es enseñar (acumular saber), para reproducir formas de vida, cultura e
ideología de la sociedad dominante, a través de un Sistema Educativo que
pondera los programas de estudios cargados de contenidos y la enseñanza de
la teoría sin la práctica.

3
Resumen del enfoque por competencias para la enseñanza.

Este enfoque se basa en procesos de inteligencia y pensamientos,


modificables mediante la intervención pedagógica cuidadosamente planificada
en donde el contenido de la enseñanza implica conocimientos, habilidades y
actitudes, teniendo igual importancia en la interacción: alumnos, profesor y
contenidos. Es aquí donde el docente tiene el papel de facilitador del
aprendizaje y el alumno tiene el de auto-dirigirse, auto-monitorearse, auto-
aprendizaje y auto-evaluarse.

Este enfoque tiene como objetivo principal elaborar una visión del mundo a
través del aprendizaje significativo en los alumnos y además promover el
desarrollo de estrategias cognitivas de exploración y de descubrimiento. Para
que las competencias se construyan es necesario tener un modelo que
identifique las habilidades, conocimientos y actitudes que realmente son
necesarios en el alumno, es importante determinar cómo se medirá, qué
actividades realizar y tener un instrumento de evaluación que permita un
seguimiento transversal, evaluando integralmente al alumno.

Desarrollo del enfoque por competencias en la enseñanza.

Antes de hacer referencia al enfoque como tal responderemos ¿qué es una


competencia? Una competencia en la educación, es un conjunto de
comportamientos sociales, afectivos y habilidades cognoscitivas, psicológicas,
sensoriales y motoras que permiten llevar a cabo adecuadamente una
profesión UNESCO en (1996). “Capacidad es la que brinda las herramientas
necesarias a la hora de desempeñarse adecuadamente en un área
determinada del saber”

Podemos mencionar que dentro de la educación las competencias se


dividen en 3 partes:

4
Conceptuales: esta se refiere a que hay una parte teórica en el proceso de
enseñanza-aprendizaje que debe ser manejada adecuadamente.
Procedimentales: es aquella forma donde el estudiante será el actor principal
en la realización de los procedimientos que demandan los contenidos, ósea
que va a desarrollar la capacidad de saber hacer.
Actitudinal: se relacionan directamente con el “saber-ser” o “saber-actuar” en
el que constituyen manifestaciones de nuestra salud emocional y nuestra
habilidad para interactuar con los demás y llevar a cabo nuestras tareas.

La educación basada en competencias, tiene ventajas que inciden


significativamente en diferentes áreas del proceso educativo, abriendo
perspectivas más dinámicas, integrales y críticas.
La educación basada en competencias se centra en la necesidad, estilos de
aprendizaje y potencialidades individuales para que el alumno llegue a manejar
con maestría las destrezas y habilidades señaladas desde el campo laboral.
“En este sentido hablar del enfoque por competencias no nos estamos
limitando solo a que el alumno tenga conocimientos de lo que se está
hablando, sino que también tenga la capacidad para saber aplicar dichos
conocimientos a una actividad práctica”. Así las competencias se acercan a la
idea de aprendizaje total, en la que se lleva a cabo un triple reconocimiento:
 Reconocer el valor de lo que se construye.
 Reconocer los procesos a través de los cuales se ha realizado tal
construcción (meta-cognición).
 Reconocerse como la persona que ha construido.

La construcción de competencias no puede realizarse de manera aislada, sino


que tiene que hacerse a partir de una educación flexible y permanente, desde
una teoría explícita de la cognición, dentro de un marco conceptual, en un
contexto cultural, social, político y económico. La educación basada en
competencias se refiere, en primer lugar, a una experiencia práctica y a un
comportamiento que necesariamente se enlaza a los conocimientos para lograr
sus fines. Deja de existir la división entre teoría y práctica porque de esta

5
manera la teoría depende de la práctica, implica la exigencia de analizar,
resolver problemas y de encontrar alternativas frente a las situaciones que
plantean dichos problemas, la capacidad de trabajar en equipos
multidisciplinarios y la facultad de aprender a aprender y adaptarse. GONCZI,
A., (1997)

Podemos decir entonces que la educación basada en competencias se apoya


en los 4 pilares de la educación, aprender a conocer, aprender a hacer,
aprender a vivir juntos y aprender a ser.

Rol del docente

El profesor como facilitador deberá (Argudín, 2006):

 Organizar el aprendizaje como una construcción de competencias por


parte de los alumnos.
 Diseñar el desarrollo de los temas con base en actividades realizadas
por los alumnos.
 Diseñar estrategias para plantear la enseñanza y el aprendizaje como
investigación.
 Diseñar actividades dirigidas a la utilización de modelos, simulación de
experimentos, y al trabajo en distintos escenarios.
 Dirigir las actividades de los alumnos, haciendo posible que estos
adquieran una posición integral para la tarea y se interesen por la
misma.
 Facilitar oportunamente la información que sea necesaria para que los
alumnos contrasten la validez de su trabajo.
 Establecer nuevas formas de organización que favorezcan las
interacciones entre el aula, la institución y el medio exterior.
 Diseñar e introducir nuevas formas de evaluación, basadas en el
resultado y desempeño.

6
Un facilitador debe ser considerado como una persona que propicia en el
alumno, descubrirse a sí mismo como seres humanos responsables, con
sentido ético y con el valor de saber lo que implica la propia existencia y razón
de ser como entes presentes (Iniciarte y González, 2009).

Rol del profesor en el proceso curricular

El docente posee una riqueza acumulada de conocimientos sobre la operación


curricular, muchas veces superior a la del experto que lo diseñó, ya que éste es
el que en realidad lo vive, sufre y también, lo disfruta. Es el maestro quien más
tiene que aportar al currículum (González, 1995). Por esto, es necesario tratar
de encontrar vías que permitan trabajar de forma colaborativa a docentes y
diseñadores de currículum, para abordar las problemáticas concretas de la
operación curricular, y ciertamente es en este punto donde los maestros con
sus conocimientos prácticos tienen mucho que dar (González, 1995).

Una forma de enriquecer el diseño curricular desde la aportación práctica del


docente, es que éste, analice la congruencia entre la intencionalidad y la
operación del currículum. El propósito es encontrar las discrepancias entre
teoría y práctica y de este modo poder diseñar estrategias docentes
alternativas que abonen a una operación curricular más intencionada. Esto
enaltece la acción del maestro, al igual que le da un papel más protagónico en
el quehacer educativo (González, 1995).

Nuevas competencias docentes

En la actualidad las competencias en un ambiente educativo no solo implican


nuevos desempeños y aprendizajes para los alumnos, sino también en el
docente, quien ahora debe analizar y redireccionar su práctica profesional de
tal forma que sea consciente de la forma en que debe construir sus propias
competencias y en consecuencia el construir el conocimiento de y con sus
aprendices (Lozano y Herrera, 2011).

7
Las competencias docentes son aquellas que el docente desarrolla cuando
observa el contexto social, político y económico en el que está inmerso, de tal
forma que le permite analizar y redireccionar su práctica profesional para
establecer cuáles son las capacidades cognitivas y conductuales que debe de
tener al ejercer (Lozano y Herrera, 2011). Existen diversas clasificaciones de
las competencias docentes, como las que propone Frade (2009), Perrenoud
(2007), SEP (2010), entre otras. Sin embargo, todas convergen en los ejes
centrales de su definición.

En Tobón (2010) se presenta la propuesta realizada por el Instituto CIFE de las


competencias que deben poseer los docentes, dicha propuesta tomó como
base experiencias de formación y evaluación de más de 5000 docentes en
Latinoamérica, pertenecientes a diferentes niveles educativos. De acuerdo con
estos estudios, las competencias esenciales que debe poseer un docente son
las siguientes:

 Trabajo en equipo. Realizar proyectos y actividades cooperativas para


alcanzar las metas institucionales respecto a la formación de los
alumnos, acorde con el modelo educativo y los planes de acción de los
programas académicos.
 Comunicación. Comunicarse asertivamente de forma oral y escrita con
la comunidad, colegas y alumnos, para mediar de forma significativa la
forma humana integral y promover la cooperación, acorde con los
requerimientos de las situaciones educativas y del funcionamiento
institucional.
 Planeación del proceso educativo. Planificar los procesos didácticos
para que los alumnos se formen de manera integral, con las
competencias establecidas en el perfil de egreso, de acuerdo con el ciclo
académico y el período de estudio correspondiente.
 Evaluación del aprendizaje. Valorar el aprendizaje de los alumnos para
determinar los logros y los aspectos a mejorar, de acuerdo con las
competencias establecidas y unos determinados referentes pedagógicos
y metodológicos.

8
 Mediación del aprendizaje. Orientar los procesos de aprendizaje,
enseñanza y evaluación para que los alumnos desarrollen las
competencias del perfil de egreso, acorde con los criterios y evidencias
establecidas.
 Gestión curricular. Participar en la gestión curricular a partir de los
equipos de docencia, investigación y extensión, para llegar a la calidad
académica, de acuerdo con los roles definidos en el modelo educativo y
un plan de acción.
 Producción de materiales. Producir materiales educativos para mediar
el aprendizaje de los alumnos, acorde con determinados propósitos de
aprendizaje.
 Tecnologías de la información y la comunicación. Aplicar tecnologías
de la información y la comunicación para que los alumnos desarrollen
aprendizajes significativos y las competencias del perfil de egreso,
acorde con las posibilidades del entorno y las metas educativas.
 Gestión de la calidad del aprendizaje. Gestionar la calidad de los
procesos de aprendizaje para facilitar la información humana integral de
los alumnos, con base en la reflexión metacognitiva, la investigación de
la práctica docente y el compromiso ético.

Es importante señalar que las competencias docentes precisan de un


mejoramiento continuo. Esto implica revisar continuamente el plan de trabajo,
las acciones emprendidas, las necesidades de los alumnos, la orientación
brindada y la mediación de recursos. De esta forma, cada profesor se convierte
en un profesional autónomo que construye día a día su idoneidad mediante la
búsqueda de la excelencia y el desarrollo de competencias (Tobón, 2010).

Rol del alumno

El alumno de hoy, debe:


 saber trabajar en equipos colaborativos,
 ser capaz de auto-dirigirse, auto-evaluarse y auto-monitorearse,

9
 tener habilidades de auto-aprendizaje que le permitan aprender para
toda la vida,
 saber resolver problemas,
 ser empático, flexible, creativo y responsable.
El primer paso es enseñar a los alumnos a identificar las características
predominantes de su persona, así como su estilo de aprendizaje y de esta
manera reflexionar con ellos sobre sus fortalezas y áreas de oportunidad lo que
les permitirá desarrollar sus capacidades al máximo.
Resulta pertinente citar a Alonso, et. al. (1997) con esta magnífica idea. "La
propuesta de los estilos de aprendizaje ofrece a los docentes y a los alumnos
datos significativos sobre el aprendizaje individual y el aprendizaje de los otros
miembros del grupo, con los que debe compartir su caminar diario en el aula"
(p. 59)

Una metodología basada en competencias

Para poder hablar de una metodología basada en competencias es necesario,


primero, contar con docentes que dispongan de dichas competencias para ser
capaces de evocar las mismas en los alumnos. De tal forma, la metodología
misma debe ser considerada como competencia (UPM 2005), tomando en
cuenta componentes de orden sistémico e instrumental. Bennet, Dunne y Carré
(1999) disciernen, según contenidos, si el aprendizaje de las competencias
genéricas tiene que asociarse más al entorno académico o a las experiencias
de trabajo simuladas o directas, o vincularlas a través de proyectos. En su
artículo citan a Dummond y otros (1997) que consideran tres enfoques de
tratamiento de las competencias genéricas en la enseñanza superior: infundido
o integrado en el currículum, cursos paralelos o independientes y conexión con
el puesto de trabajo o proyectos basados en el trabajo.

Entonces, de acuerdo a estas tendencias, vamos a retomar el enfoque por


competencias propuesto por Cepeda (2004), el cual plantea que la metodología
para potenciar el enfoque por competencias en la educación debe distinguir los
siguientes pasos:

10
1. Evaluación de necesidades, en la que se van a fijar los supuestos teóricos-
previos en los que se basará dicha evaluación (destinatarios, receptores de la
evaluación, finalidad, propósitos, objetivos de la evaluación, papel del
evaluador, etc.)

2. Especificación de competencias, en la cual se pretenden establecer las


características de la calidad formal/intrínseca del programa, la
adecuación/adaptación al contexto y la aceptación en el mismo.

Para este análisis se necesita tener en cuenta, por una parte, la relación entre
los rasgos del profesional que se pretende formar, y las necesidades sociales
dadas y, por otra, los cambios que haya habido en conocimientos científicos y
en las tecnologías que el egresado se supone dominará y utilizará en el
ejercicio de su profesión (ISFOL 2003).
Los enunciados de competencias deben ser:
- Específicos
- Reales
- Que precisen una habilidad
- Redactados en tiempo presente
- Jerarquizados por áreas de conocimiento:
- Definir qué es lo que el educando necesita para manejar de esa rama del
conocimiento.
- Definir cuánto se la va a dar de cada área dependiendo de las
características de los educandos, la carrera y necesidades de egreso.

3. Determinación de componentes; en esta tercera fase se persigue


específicamente responder a las competencias principales para el desempeño
profesional y establecer los criterios para que el programa reúna las
condiciones para poder ser evaluado. Es decir, en este apartado vamos a elegir
el modelo a implementar en cuanto a la concepción de competencias. En este

11
sentido, nuestra propuesta nos lleva a retomar la clasificación propuesta por
Tuning (2007), que dicta que las competencias pueden ser:

Instrumentales: Aquí se incluyen todas aquellas competencias que ofrecen a


los alumnos los conocimientos y habilidades para enfrentarse a sus problemas
técnicos del día a día. A su vez, estas se dividen en:
• Habilidades cognoscitivas, la capacidad de comprender y manipular ideas y
pensamientos.
• Capacidades metodológicas para manipular el ambiente: ser capaz de
organizar el tiempo y las estrategias para el aprendizaje, tomar decisiones o
resolver problemas.
• Destrezas tecnológicas relacionadas con el uso de maquinaria, destrezas de
computación y gestión de la información.
• Destrezas lingüísticas tales como la comunicación oral y escrita o
conocimiento de una segunda lengua.

Interpersonales: Capacidades individuales de expresar los sentimientos, y


habilidades críticas y de autocrítica. Son destrezas sociales como la capacidad
de trabajar en equipo o la expresión de compromiso social. Facilitan los
procesos de interacción social.

Sistémicas: Son las destrezas y habilidades que conciernen a los sistemas


como totalidad. Suponen una combinación de la comprensión, la sensibilidad y
el conocimiento que permiten al individuo ver cómo las partes de un todo se
relacionan y se agrupan. Estas capacidades incluyen la habilidad de planificar
los cambios de manera que puedan hacerse mejoras en los sistemas como un
todo y diseñar nuevos sistemas. Las competencias sistémicas o integradoras
requieren una combinación de comprensión, sensibilidad y conocimientos; para
ello es preciso adquirir previamente competencias instrumentales e
interpersonales.
4. Identificación de procedimientos para el desarrollo de competencias, se
pretende establecer los recursos didácticos, métodos de enseñanza,

12
experiencias vivenciales y la utilización de audiovisuales, y otros aspectos que
buscan la identificación de las actividades diseñadas, y que nos permiten
establecer los indicadores de evaluación. Éstas, según Cepeda, pueden ser:

- Cobertura del programa.


- Realización de actividades: Se han llevado a la práctica todas y cada una de
las actividades planeadas.
- Ejecución de la temporalización: Muy relacionada con la anterior, hace
referencia que se han llevado a cabo las actividades previstas en los períodos
de tiempo prefijado, es decir hay un ajuste entre la ejecución real y la
planeación diseñada.
- Funciones de los agentes implicados: Cada agente implicado en el programa
ha llevado a la práctica las actividades de las que era responsable, tal y como
se diseñó.
- Utilización de los recursos disponibles: Se han empleado los recursos
materiales y humanos que se habían previsto.

5. Definición de evaluación de competencias. Igual que la metodología, este


elemento estructural de los programas está dispuesto para el docente a nivel
de políticas y algunas sugerencias. Los elementos de un programa de
contenidos tomados en cuenta hasta este momento, son esenciales para la
dosificación.
6. Validación de competencias procedimientos y medios de evaluación, la
última fase de este modelo, en que se trata de realizar una evaluación de
resultados del logro de los niveles de aprendizaje y efectos del programa.

13
Conclusiones

El enfoque por competencias es una alternativa muy interesante que tienen a


su disposición los educadores para ejercer el proceso de enseñanza-
aprendizaje. Esto debido a que las bases de este enfoque van dirigidas
específicamente para que el alumno asocie los conocimientos adquiridos, los
procesos cognitivos y a la vez ejercerlos en hechos o actividades de la vida
cotidiana.

El enfoque por competencias es entonces una herramienta que permite


determinar si el alumno posee las capacidades, demostrándolas en una
actividad práctica en donde se puede observar la aplicabilidad de la parte
teórica aprendida y la actitud que este tenga. Muchas veces suele pensarse
que la capacidad y los conocimientos del alumno se miden con base a una
calificación obtenida, sin embargo, en este enfoque se hace referencia a que
una evaluación es importante, pero; al mismo tiempo esto no va reflejar los
conocimientos y la capacidad que un alumno en verdad posee.

14
Referencias bibliográficas

GONCZI, A., (1997), Instrumentación de la educación basada en


competencias. Perspectivas de la teoría y la práctica en Australia, En:
Argüelles, A. (compilador). Competencias laborales y educación basada en
normas de competencia, Limusa, SEP, CNCCL.CONALEP, México.

Tecnológico de Monterrey. Observatorio de Innovación Educativa. (2015). El rol


del profesor en la EBC. Edu Trends | Educación Basada en Competencias, 14 -
15. Recuperado de: https://observatorio.tec.mx/edutrendsebc

BENETT, N., DUNNE, E. & CARRE, C. (1999). Patterns of core and generic
skill provision in higher education. Higher Education, 37(1), 71-93.

CEPEDA, Martín. Metodología de la enseñanza basada en competencias.


Revista Iberoamericana de educación, ISSN: 1681-5653, disponible en
http://www.rieoei.org/ deloslectores/709Cepeda.PDF, consultado en 15/04/10

ESCUDERO MUÑOZ, Juan M. Las competencias profesionales y la formación


universitaria: posibilidades y riesgos. Red U. Revista de Docencia Universitaria,
número 1 http://www. redu.um.es/Red_U/1/ Universidad de Murcia.
jumaes@um.es Consultado el 04/02/2009

ISFOL, Il punto su… certificazione delle competenze (The point about…


competence certification), 2003 Disponible en www.isfol.it/DocEditor/
test/File/Studi_Isfol_Spa_5.pdf, consultado en 04/13/10

15
http://www.cca.org.mx/profesores/cursos/cep21/modulo_2/rol_alumno.htm#:~:t
ext=El%20rol%20del%20alumno&text=ser%20capaz%20de%20auto
%2Ddirigirse,%2C%20flexible%2C%20creativo%20y%20responsable

16