Está en la página 1de 3

Nº DE GRUPO DE EXPOSICIÓN:

FECHA: 28-7-10

TEMA: APRENDIZAJE Y CONDICIONAMIENTO

Burrhus Frederick Skinner propone en su conductismo radical desde el punto de vista

individual la conducta observable determinada por el ambiente que se mide por los rasgos.

Define la conducta operante como la conducta seleccionada por el ambiente. El ser

humano posee una característica principal de adaptarse a su ambiente así como lo ha hecho

desde la evolución. El condicionamiento operante es el que sucede a base de reforzamiento

y se puede eliminar por extinción o el castigo.

Puntualiza algunos principios del aprendizaje como la generalización que es básica para

emitir conductas ante estímulos similares, y consecuentemente la discriminación que supone

saber diferenciar ante determinadas situaciones o estímulos parecidos.

Presenta programas de reforzamiento fijos que son beneficiosos en la adquisición de

conductas nuevas, pero no son resistentes cuando se retira el refuerzo positivo y se vuelve

más probable la extinción. Los programas de reforzamiento intermitentes que los divide en

razón y de tiempo, son funcionales para sostener conductas aún se les retire el reforzamiento

positivo.

También plantea procesos por los cuales puede modificarse las conductas aprendidas como

el moldeamiento que consiste en reforzar las conductas que se aproximan a la conducta final

deseada y el encadenamiento que es una serie compleja de conductas que al realizarlas

hace más probable que suceda la próxima a continuación.


Entendiendo el término personalidad como el reflejo de lo que la persona es y de lo que hace,

su manera de actuar y de comportarse frente a determinadas situaciones; la postura de

Skinner lo concibe como la manera de adaptarse o aprender nuevas conductas que el

ambiente nos presenta , que pueden ser registradas, controladas y predecibles en

determinadas circunstancias. En el transcurso de la vida desde que se es un bebé se

“aprende” los resultados de ciertas conductas que emitimos ante determinados factores,

dependiendo de otros que el llamó “reforzadores” los cuales pueden sufrir una serie de

variaciones contingentes los cuales provocan nuevas respuestas de conducta. De esta

manera la persona va forjando un determinado sistema o patrón de diferentes conductas que

pueden ser repetitivas o no, y que son las que comúnmente observamos en la manera de

actuar de las demás personas.

La teoría de Skinner dio muchos aportes relevantes al estudio de la conducta observable, así
como a las técnicas educativas de su época que han tenido perdurabilidad hasta nuestros
días y que han servido de base para otros planteamientos acerca del aprendizaje.
Sin embargo resulta insuficiente para poder explicar la personalidad total de un individuo
debido a que deja de lado la parte intrapsíquica de la persona como el carácter,
capacidades, talento, inteligencia: sólo se basa en el entorno y el organismo propiamente
físico.

Se le critica por ser demasiado esquemático y reduccionista en su planteamiento. El


aprendizaje no sólo requiere de reforzamientos para realizarse, también puede darse por
medio del modelamiento, o la motivación. Desestima los fracasos, y a veces en nuestra vida
se vuelven necesarios para modificar nuestra conducta como cuando suceden los
sentimientos de inferioridad.
La sociedad salvadoreña presenta conductas que pueden estar basadas en la aplicación de
los principios del aprendizaje que Skinner plantea: en empresas, escuelas, cárceles,
educación en el hogar, violencia, etc.