Está en la página 1de 26

MAYAS ORGANIZACIÓN POLITICO-

SOCIAL Y RELIGIÓN

M.A. Arq. Hugo Quevedo


ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LOS MAYAS
Los mayas estaban organizados en ciudades Estado que eran autónomas,
con clases sociales bien diferenciadas. En la clase más importante se
encontraban los nobles y reyes.
FORMA DE GOBIERNO
Los mayas tuvieron un gobierno monárquico, teocrático. En la ciudad
vivían los reyes y nobles. El rey era llamado “Ahau”, era la máxima
autoridad política.
Los mayas creían que los Ahau les permitían comunicarse con los dioses.
Los gobernantes de cada ciudad estaban asesorados por un consejo de
caciques.
Durante el clásico tardío (600 al 900 d. C.) y posclásico temprano (900 al
1,250d. C.) hubo otra forma de gobierno en la península de Yucatán: el
Multepal o gobierno confederado, cuyas ciudades hegemónicas fueron primero
Chichén Itzá y después Mayapán.

En el Multepal no hubo un solo gobernante, sino que el gobierno se ejecutaba


por medio de varias personas a la vez, quienes se consideraban “hermanos”.
Cada uno de los integrantes del consejo de gobierno (Multepal) recibía el título
de Ah Tepal.
Los sacerdotes y sus familias también
hacían parte de las clases más privilegiadas
e influyentes; se creía que tenían poderes
sobrenaturales. Elaboraban los calendarios,
hacían cálculos matemáticos, estudiaban los
astros y dominaban la escritura.
En el campo vivía la mayor parte de la población, dedicada a la
agricultura, alfarería, tejidos, construcción, orfebrería y a los oficios
artesanales. Pagaban altos impuestos.

Los esclavos eran prisioneros de guerra o personas castigadas por


cometer delitos. No tenían derecho alguno y eran tratados como simples
objetos.
ORGANIZACIÓN ECONÓMICA
La agricultura fue la base de la
economía maya. Los sacerdotes
dividían las tierras entre las
comunidades de campesinos y los
funcionarios vigilaban que las
labores se llevaran a cabo de
acuerdo con el calendario.

Los campesinos entregaban al


gobierno parte de sus cosechas
como pago de impuestos.
Los principales cultivos fueron maíz, cacao, aguacate, yuca, algodón,
calabaza y fríjol. Cultivaban parcelas llamadas milpas. Para resolver la
escasez de agua abrían pozos llamados cenotes, donde recogían el agua
de las lluvias.
EL COMERCIO DE LOS MAYAS

Los mayas usaban los


granos de cacao como
moneda.

Desarrollaron una gran


actividad comercial,
intercambiaban los
excedentes de la
agricultura por jade,
obsidiana, plumas de
quetzal y esclavos.
RELIGIÓN MAYA
Su religión era politeísta, al
igual que la mayoría de culturas
de Mesoamérica, sus dioses
eran representaciones de
fenómenos naturales, y de
cuerpos celestes. Se regían por
el principio de la dualidad, bien
y mal, mujer y hombre, entre
otros.

Principales centros
ceremoniales: Palenque,
Tonina, Bonampak, Chichen
Itzá, Tikal, Copán.
PRINCIPALES DIOSES
La religión influencia la vida de los mayas
en los ritos agrícolas, en las ceremonias
públicas, en el arte y la cultura. Su
importancia fue muy grande.
• Hunab Kú: (Su nombre significa «un solo
dios») Dios Creador. Era el principal dios
maya, creador del mundo y de la
humanidad a partir del maíz. Hunab Kú es
el padre y el señor de todos los dioses.
• Itzamná: dios de la sabiduría. Señor de
los cielos, la noche y el día e hijo de
Hunab kú. Se le atribuye la escritura y el
HUNAB KU, La principal deidad
calendario maya. de los mayas
Itzmana, inventor de la escritura, señor de
los cielos, el día y la noche; Hunab-ku era
irrepresentable e incorpóreo, de él
provenían todas las cosas materiales.
Kukulcán: “serpiente emplumada”,
representa al Dios del viento. Las
estelas de Yucatán lo representan con
el aire saliendo de su boca. Suele
representárselo con la nariz
proboscidea (similar a los elefantes),
la lengua y los dientes salidos de la
boca y los numerosos adornos de su
cabeza de perfil con el ojo en forma
de T.
En el Popol Vuh la deidad es referida
como Gucumatz, quien junto con
Tepeu son los dioses formadores del
universo.
Tepeu: Dios del cielo. Uno de los
principales dioses creadores. Físicamente
lo describimos, de rostro extraño, con la
nariz curva y el mentón inferior salido, en
su frente lleva un extraño símbolo, en su
cabeza podemos observar una especie de
sombrero con particularidades
semejantes a un loro y en su mano lleva
una especie de antorcha o sol.
Chac: Dios de la lluvia. Se le representa
como un anciano con ojo de reptil, una nariz
larga enrollada y dos colmillos. Aparece con
frecuencia en la decoración, debido a la
importancia de la lluvia para las cosechas.
Tohil: conocido como el Dios
de Fuego. Poseía una
antorcha encendida, tenía
puestas en sus pantorrillas
una especie de pulseras o
accesorios protectores,
usaba un taparabo blanco,
además de una máscara en
su rostro que poseía un
cuerno, el ojo de reptil y
otras características
extrañas.
• Kinich Ahau: dios Sol, hijo de
Ixchel
Itzamná

• Ixchel: diosa de la Luna, las


inundaciones, el embarazo,
el tejido y esposa de
Itzamná.

Kinich Ahau
• Wakax Yol K’awil o Nal: dios del maíz
o de la agricultura.
• Ah Puch, Kisin, Kimil, Yun cax o Hun
Ahaw: dios de la muerte.
• Kakupakat: dios de la guerra.

Kakupakat

Wakax Yol K’awil

Ah Puch
CEREMONIAS MAYAS
Las pirámides son sus templos y los fieles asistían a las ceremonias al aire libre, abajo y al
frente, de la pirámide-templo.
Elementos de las ceremonias:
• Los auto sacrificios. Se perforaban la lengua, los lóbulos, y órganos sexuales y
ofreciendo la sangre recogida. La sangre se quemaba junto con papel, resinas
vegetales, hule y los instrumentos mismos del auto sacrificio como las espinas de
mantarraya, las cuerdas, entre otros.
• Los sacrificios humanos (prisioneros de guerra, esclavos o personas escogidas por su
nacimiento), a quienes se les extirpaba el corazón o decapitaba.
• Los bailes, cantos, dramatizaciones, rezos.
• El ayuno y la abstinencia sexual.
• El uso de hongos alucinógenos, bebidas fermentadas (balché), tabaco silvestre, comidas
especiales y flores psicotrópicas.
• Las ofrendas de animales, plantas, flores, estatuas, incienso, ornamentos (plumas,
conchas), turquesa, obsidiana, jade, cobre y oro, entre otros.
Sacrificio Maya
CENOTES MAYAS
La palabra maya Dzonot de dónde
viene “cenote” significa abismo y para
la mitología maya, estas formaciones
rocosas unidas en el subsuelo por
mantos de agua transparente,
representan auténticos lugares
sagrados, lugar donde se une el
mundo de los vivos y el submundo o
Xibalbá.

Al fondo de los cenotes se han


recuperado ofrendas de oro, barro y
restos de personas ofrecidas en
sacrificios rituales para los dioses del
inframundo.
CONCEPCIÓN DEL MUNDO
Se observa un alto grado de continuidad en las creencias y prácticas
religiosas desde el Clásico Tardío hasta el Postclásico.
Los mayas concebían la existencia de tres regiones cósmicas
superpuestas: el Cielo, la Tierra y el Inframundo, cada una dividida
en varias capas. Dichas regiones adoptaban forma cuadrangular,
orientada hacia las direcciones cardinales, las cuales se asociaban
con colores propios:
1.Rojo para el Este.
2.Negro para el Oeste.
3.Blanco para el Norte.
4.Amarillo para el Sur.
El mundo actual era sostenido por
cuatro hermanos guardianes
llamados Bacabes, localizados en
los cuatro puntos cardinales. En el
centro del mundo maya se
encontraba el Yaxché, o ceiba
sagrada, cuyas ramas se elevaban a
los cielos y cuyas raíces penetraban
en el inframundo.
La superficie de la Tierra misma era
frecuentemente conceptualizada
como la rugosa espalda de un
cocodrilo. El Inframundo no se
trataba de un lugar de castigo para
los muertos, a la manera del
infierno cristiano. Sin embargo,
estaba habitado por deidades
especialmente peligrosas, que
podían ocasionar múltiples
calamidades a los seres humanos.

Creían que, antes que el suyo,


habían existido otros mundos
destruidos todos por el diluvio.
Los mayas concebían al
cosmos compuesto por 13
cielos, uno sobre otro, siendo
la tierra la capa más baja.
Sobre cada cielo presidían
trece dioses, llamados los
Oxlahuntikú.

Bajo la tierra había otros


nueve cielos, también en
capas, sobre los que presidían
los Bolontikú. El último de
estos cielos era el Mitnal, el
«infierno» maya, reino de Ah
Puch, señor de la muerte.
MUCHAS GRACIAS

También podría gustarte