Está en la página 1de 9

1Seminario de filosofía Práctica

William Fernando Velandia Coconubo


Omar Alfonso Reales Viloria
John Edison Cartagena Pulgarin
Febrero 2020.

Fundación universitaria Católica del Norte


Santa Rosa de Osos
Seminario de filosofía práctica
Introducción

Durante el acontecer de todo el devenir histórico, la filosofía ha buscado dar respuesta a

diversas inquietudes y preguntas que se fundamentan en cualquier contexto. Por medio de

dichos interrogantes se ha posibilitado el estudio e implementación de diversas áreas que

abarca la filosofía, con la finalidad de detallar cada elemento de naturaleza humana y

fundamentándole en la razón.

Surge de tal modo la filosofía de la praxis, la cual se definirá dentro del desarrollo de este

texto, acorde con las características presentadas por Marx y Hegel, quienes guían a la

implementación de un itinerario conjunto entre practica y teoría, el cual se encamina por las

aguas torrenciales de la duda, enfrentando las fuertes olas de la ignorancia, para alcanzar la

anhelada llegada al puerto de la Sabiduría y la verdad desde la praxis.


La filosofía de la Praxis.

Generalidades

En la actualidad, muchos han empezado en considerar la filosofía como un elemento que

interpreta la realidad desde un ámbito netamente especulativo, la cual se ha quedado arraigada en

la tradición del que hacer filosófico, y pareciese estancarle en su proceso de transformación de la

sociedad. Sin embargo, la filosofía como ciencia primera se ha caracterizado por tratar cada uno

de los elementos que cuestionan al hombre, y la filosofía de la praxis no podía ser la excepción.

Para iniciar es pertinente establecer una definición generalizada sobre lo que puede ser la

filosofía de la praxis, que permita entender las posturas que se presentarán en lo que resta del

texto. Así las cosas, la filosofía de la praxis es una trascendencia de la concepción teórica de la

filosofía, que se diferencia de lo netamente especulativo para formar un punto de equilibrio entre

lo teórico y la práctica, con el fin de que se concientice entorno a que la “filosofía no sólo debe

interpretar, sino transformar al mundo” (Palazón, 2006, p. 237)

La importancia de la praxis radica en la superación del conocimiento unilateral práctico y

teórico, pues, “el mundo además de ser interpretado por la filosofía, lo es también de su acción

revolucionaria. No se trata de que, en sí misma, la filosofía modifique la realidad; sí de que

coadyuve a este propósito”. (Palazón, 2006, p. 249). Por tanto, la praxis lo que pretende es una

construcción en el mejoramiento de la sociedad y en el trabajo constante en favor de un mejor

porvenir humano. (Palazón, 2006, p. 247)


Ahora bien, para tener una idea clara de las diferentes concepciones de la praxis es menester,

iniciar por dos grandes filósofos, los cuales fundamentan desde su postura crítica la

trascendentalidad y la aplicación del concepto de praxis que se ha tratado de definir

anteriormente.

Por su parte, considera la praxis como la actividad latente en el hombre mediante la cual este

puede realizarse así mismo, e incluso a determinar al hombre como praxis. Y por otro lado la

postura hegeliana, que “propone una estructura reflexiva, llamada concepto, en la que el yo se

descubre a través de su acción, en lugar de aparecer como un yo absoluto y originario.”

Hegel

Al hablar de realidad desde la mirada de Hegel, se reconoce un pensamiento marcado por

ideas tradicionales sobre el materialismo y el humanismo; aspectos que realzan la configuración

de este fenómeno en contextos como el social y el político. Pues es de anotar que su forma de

pensar, era considerada como revolucionaria o provocadora para el común de la sociedad de la

época. Pero, propiamente al analizar su postura des de la filosofía, se encuentra una similitud al

precisar que “se propone como objeto la realidad y el ser en su conjunto. Y veremos que a la

realidad y al ser en su conjunto se llega mediante el descubrimiento del primer principio” (Reale

& Antiseri, 1998, p.p. 30).

Este pensamiento hegeliano, podría decirse que rechaza todo paradigma dominante en campos

científicos y políticos, reusándose tajantemente a ver la realidad reducida a una sumatoria de

circunstancias casuales; aseguraba que estas se ligaban por factores específicos y no por un

fenómeno natural, como regularmente se creía. Asociaba la realidad, como resulta de compendio
de escenarios que influían en el desarrollo social del ser humano, inherente a sus relaciones.

Reale & Antiseri (1998), realizan una interesante comparación con el círculo, en el que principio

y final coinciden de manera dinámica, como un movimiento en espiral dentro del cual lo

particular siempre está puesto en lo universal y siempre se resuelve dinámicamente en este, el ser

siempre se resuelve en el deber ser, y lo real siempre se resuelve en lo racional (pp. 106-107).

Hegel comprende la realidad desde la construcción del pensamiento, desde la forma de

interacción del ser humano, sus inclinaciones religiosas, su formación como ser sociable y de las

experiencias adquiridas a lo largo de su vida. Estas son consideradas, nociones fundamentales al

momento de generar una visión integral de la realidad; bien los sustenta Gadamer (2000), al

mencionar que no hay más remedio que reconocer que por detrás de estas propiedades hay, en

verdad, fuerzas que ejercen entre sí una acción recíproca. (p.p 50)

Sumado a lo anterior, Hegel asume la realidad desde 3 ideas consideradas como

trascendentales en el ser, el intelecto, la religión y la sociedad; creando un andamiaje armónico

con las personas, la familia, la sociedad y la política. Pues no se puede dejar de lado, la

formación que obtuvo este reconocido filósofo, bajo la influencia religiosa y con estudios

teológicos. Es así que, “de forma análoga la religión aspira a alcanzar, a través de

representaciones no conceptuales y de la fe, determinados objetivos que la filosofía busca

alcanzar mediante los conceptos y la razón” (Reale & Antiseri, 1998, p.p. 23).

Así mismo, Hegel propone la dialéctica como un método para comprender la realidad y

aportando una explicación a los comportamientos del ser humano. Pues como lo afirman Reale
& Antiseri (1998), “la dialéctica al igual que la realidad en general y, por lo tanto, lo verdadero

consiste en este movimiento circular que hemos descrito, y que no se detiene jamás. Hegel llega

incluso a compararlo con una especie de “exaltación báquica””. (p. 112).

Karl Marx

El marxismo representa una innovación radical en la filosofía. Su novedad estriba en ser una

nueva práctica de la filosofía, pero lo es justamente por ser una filosofía de la praxis. El

problema teórico (filosófico) fundamental es, por tanto, el problema práctico de la

transformación del mundo humano, social; o sea: el de la autoproducción o cumplimiento del

hombre, en un contexto históricosocial dado, en y por la praxis. Este concepto de praxis se da

cumplidamente en la forma ejemplar de ella que es el trabajo humano, tal como lo define Marx

en El Capital, y no puede identificarse con el althusseriano de " práctica" que ve lo determinante

en el proceso de transformación mismo haciendo abstracción del momento subjetivo1.

Se nos presenta en todo el estudio que hace Adolfo Sánchez en su libro filosofía de la praxis

hablando acerca de la conciencia ordinaria a la filosofía de la praxis. El, principalmente

desarrollando todo el pensamiento de Karl Marx que es un pensamiento totalmente práctico, ya

que él no hace una teoría filosófica, y lo que hace es crear una sociedad más justa. Va a dar su

punto de vista sobre esta lucha de clase entre la burguesía, la clase poseedora de los medios de

producción y el proletariado, en la cual deja claro que atacando esa lucha de clase que nadie es

explotado por nadie.

1
SANCHEZ. V. A. (1977). La filosofía de la praxis como nueva práctica de la filosofía. Cuadernos Políticos, número
12, editorial Era, México, D.F.,
Esta lucha de clases que es la queda evidenciada y la que con mucha fuerza ataca Marx en toda

su filosofía, para acabar con la desigualdad y acabar con todo ese pensamiento que se tiene de

crear una sociedad esclavista.

Tenemos que tener en cuenta que este Marxismos tienen que verse verdaderamente como una

filosofía de la acción transformadora y revolucionaria que quiere decir de crear una sociedad más

justa. El marxismo opera en toda la historia de la filosofía y se concibe de un modo distinto. Me

gustaría compartir la idea de en la tesis sobre XI sobre Feuerbach cuando dice; “Los filósofos se

han limitado a interpretar el mundo de distintos modos ...” ya en el segundo plano quiere de una

u otra manera mostrarnos que si se puede hacer un verdadero cambio cuando describe; “En el

segundo, se pasa de la filosofía como interpretación a la filosofía como teoría de la

transformación del mundo, de la praxis, pues —como dice Marx— “de lo que se trata es de

transformarlo”2.

Esta es la idea fundamental que da fuerza a su pensamiento filosófico, en la que va más allá de la

filosofía. Y lo que se quiere crear es una nueva forma de la sociedad. Y lo que busca es acabar

con esa clase social y quitar esa mentalidad esclava que se tenía de la opresión hacia los más

pobres. En esta se centra todo su pensamiento filosófico de su praxis.

2
SANCHEZ. V. A. (2003). Filosofía de la praxis. De la conciencia ordinaria a la conciencia filosófica de la praxis.
Mexico. siglo XXI editores, s. a. de c. v. Pág. 64
Conclusión.
Bibliografía:

Reale, G. y Antiseri, D. (1998). Historia Del Pensamiento Filosófico y Científico. Tomo Tercero.

Del Romanticismo hasta hoy. Barcelona, España: Editorial Herder.

Gadamer, H. G. (2000). La dialéctica de Hegel. Disponible en:

http://www.maraserrano.com/MS/articulos/HEGEL_Gadamer%20Hans%20Georg_La

%20Dialectica%20De%20Hegel_oct_27.pdf.

Sánchez, A. (1977). La filosofía de la praxis como nueva práctica de la filosofía. Cuadernos

Políticos (12), pp.64-68. Recuperado de

http://www.arquitectovictorhernandez.com/uploads/6/5/6/2/65622245/doc_d_-_s

%C3%A1nchez_vazquez_-_filosof%C3%ADa_de_la_praxis.pdf.

Palazón, M. R. (2006). La praxis en la filosofía de Adolfo Sánchez Vázquez. Andamios, Revista

de Investigación Social, 3(5), 237-256. http://www.scielo.org.mx/pdf/anda/v3n5/v3n5a12.pdf