Está en la página 1de 2

EL DIVORCIO

El matrimonio se disuelve, sea cual fuere la forma y el tiempo de su celebración, por la muerte o la
declaración de fallecimiento de uno de los cónyuges y por el divorcio. Por tanto el divorcio, a
diferencia de la separación matrimonial disuelve el vinculo matrimonial, por lo que los cónyuges
pueden contraer nuevo matrimonio.

Para poder divorciarse es necesario que hayan transcurrido tres meses desde la celebración del
matrimonio, salvo que se acredite la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la
libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos
de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio (artículo 81 Código Civil).

No es necesario, al igual que ocurre en la separación matrimonial, que se invoque causa alguna para
solicitar el divorcio, simplemente manifestar la voluntad de disolver el mismo.

Si los cónyuges decidieran reconciliarse con posterioridad a que se haya dictado sentencia, los
divorciados podrán contraer entre sí nuevo matrimonio.

Para solicitar el divorcio no es necesario, como hacia años, estar separado judicialmente. Se puede
interponer una demanda de divorcio directamente para interesar la disolución del vínculo.

 
Con el divorcio se perderán los derechos sucesorios que se establecen por la Ley a favor del
respectivo cónyuge.

Divorcio de mutuo acuerdo


El procedimiento de divorcio de mutuo acuerdo, al igual que ocurría con el de separación
matrimonial,  requiere previamente un acuerdo plasmado por escrito entre los cónyuges, al que se
denomina convenio regulador, en el que ambos manifiestan su deseo de divorciarse y regulan todas
las consecuencias que el divorcio lleva aparejado tanto en su aspecto familiar (relación con los hijos,
guarda y custodia, régimen de visitas, pensión de alimentos) como en su aspecto patrimonial (uso de
la vivienda familiar, cargas del matrimonio, liquidación del régimen económico, etcétera).

Junto con la demanda de divorcio, que deberá ser redactada y firmada por un Abogado y
Procurador, deberá acompañarse el certificado literal del matrimonio expedido por el Registro Civil
donde se halle inscrito, así como los certificados de nacimiento de los hijos, si los hubiere, además es
imprescindible que se acompañe la propuesta del convenio regulador firmado por los cónyuges.

Una vez presentada la demanda de divorcio, se citará por el Juzgado competente a las partes para
que  ratifiquen el convenio regulador a presencia judicial, previo informe del Ministerio Fiscal que
deberá emitir en caso de que el matrimonio tuviere hijos menores de edad, ya que es la figura que
vela por sus  intereses en este procedimiento.

 Ratificado el convenio, se dictará la correspondiente sentencia de divorcio que se inscribirá de


oficio en el Registro Civil correspondiente.
 

Divorcio contencioso
Si no existe acuerdo por ambos cónyuges en la solicitud del divorcio o en los acuerdos que han
de recogerse en el convenio regulador que ha de acompañar la demanda, cualquiera de los
cónyuges puede solicitar del Juzgado que se inicie un procedimiento de divorcio que finalmente
termine con la declaración del mismo y por tanto la disolución del matrimonio.  Como no es
necesario invocar causa alguna para solicitar el divorcio, siempre que el matrimonio lleve celebrado
más de tres meses, el procedimiento va a terminar mediante la sentencia de divorcio. Ya no estamos
en la época en la que se tenía que probar la causa del divorcio para que el Juez procediera a
declarar divorciados a los cónyuges.

Al igual que ocurre en la separación contenciosa, el procedimiento contencioso supone un mayor


coste anímico, económico y, temporal para ambas partes. Junto con la demanda de divorcio, al igual
que en la contestación que presente el cónyuge demandado, deberán aportarse todas las pruebas de
las que vaya a valerse cada uno cuando se celebre el juicio, aunque se permite que en el acto de la
vista se aporten algún tipo de prueba como documentos o testigos.

Cuando los cónyuges carecen de medios económicos puede solicitarse justicia gratuita para tramitar
su divorcio. En Granada, para tramitar un divorcio por jusiticia gratuita hay que dirigirse al Colegio
de Abogados de Granada, que se encuentra ubicado en c/ Carcel Alta s/n.

También se puede solicitar con la demanda de divorcio contencioso, que el Juzgado adopte
mientras se tramita el procedimiento, una serie de medidas provisionales destinadas a regular de
un modo transitorio aspectos concernientes a los hijos, vivienda, pensión de alimentos, régimen de
visitas, cargas del matrimonio, etc.. Dichas medidas provisionales serán sustituidas por las definitivas
que se acuerden en la sentencia de divorcio que se dicte.

También podría gustarte