Está en la página 1de 3

PACIFICO-TSUNAMI (Resumen)

Tras arrasar costa japonesa, el tsunami avanza debilitado por


el Pacífico
Redacción Internacional, 11 mar (EFE).- El tsunami provocado
por el potente terremoto de 8,9 grados que se registró hoy en el
noreste nipón amenaza a la práctica totalidad del los países
costeros del Pacífico, tras arrasar el litoral japonés y pasar,
más debilitado, por Rusia, Taiwán y Filipinas.

La costa oeste de Estados Unidos y Canadá ha sido la última


en sumarse a la alerta de ola gigante, que inicialmente se
emitió para Japón, Rusia, Filipinas, las islas Marianas, Guam,
Taiwán, las Islas Marshall, Indonesia, Papúa Nueva Guinea,
Micronesia y Hawai (EEUU).

El Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico también incluyó


como países amenazados a México, Guatemala, El Salvador,
Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Honduras, Chile, Ecuador,
Colombia y Perú han sido añadidos en el último boletín del
Centro, que también alerta a Australia, Nueva Zelanda, Fiji,
Samoa y la Polinesia.

"La evaluación del nivel del mar confirma que se ha generado


un tsunami que puede causar importantes daños", advertía en
su página web el Centro, que pedía a las autoridades "medidas
apropiadas ante esta amenaza".

En Japón, según los últimos datos oficiales, al menos 60


personas murieron y decenas están desaparecidas, entre ellas,
los cien pasajeros de un barco arrastrados por las aguas en la
costa oriental.

El tsunami causó olas de hasta diez metros y se llevó por


delante docenas de vehículos y casas en Sendai, una ciudad de
un millón de habitantes donde las imágenes de televisión
mostraron numerosos automóviles arrastrados por las aguas y
la pista del aeropuerto anegada.

En Rusia se registraron olas de hasta tres metros de altura en


Shikotán, en el archipiélago de las Kuriles, que se encuentra a
unas decenas de millas marinas de la isla japonesa de
Hokkaido.
"En estos momentos, la situación en las Kuriles está
absolutamente bajo control", aseguró Alexandr Joroshavin,
gobernador de la región de Sajalín, quien explicó que miles
habitantes de las islas han sido evacuados.

A su paso por Taiwán, las olas se habían debilitado, pues sólo


llegaron a ser de hasta medio metro en el noreste y este, donde
se interrumpió la actividad laboral y se evacuaron
embarcaciones. En la mayoría de las costas, las olas no
superaron los 20 centímetros.

"No ha sido tan fuerte como se esperaba y el oleaje no ha


superado los 50 centímetros", dijo el director del Servicio
Meteorológico Central (SMC) de la isla, Kuo Kai-men.

También con menor fuerza de la prevista llegó a las costas del


este de Filipinas, donde las olas formadas alcanzaron como
mucho un metro de altura.

El Instituto de Vulcanología y Sismología señaló que las


primeras olas de cerca de un metro de altura provocadas han
alcanzado las costas de las provincias de Catanduanes, Isabela
e Ilocos y de las islas Batanes, en el extremo norte de la isla de
Luzón.

El Gobierno del territorio estadounidense de Guam, adonde


han llegado también las primeras olas, indicó que mantendrá la
alerta de tsunami hasta 13:00 GMT.

En Australia, la Oficina de Meteorología informó de que no se


preveía la llegada de tsunami, mientras que en la vecina Nueva
Zelanda las autoridades ya han levantado la alerta.

También, las islas de Hawai han comenzado a evacuar las


zonas más próximas al mar y otras partes de la costa del
Pacífico, desde Canadá hasta México.

En Honolulu, según CNN, en la zona costera de Waikiki,


plagada de hoteles de lujo, los residentes fueron llevados a los
pisos más altos, y se comenzó a hacer acopio de agua y
alimentos.

En Canadá, las autoridades también han ordenado la


evacuación de áreas de la costa del Pacífico.

El sistema de emergencia de la provincia de Columbia Británica


advirtió de que el maremoto puede afectar las islas Haida
Gwaii, en el norte de la provincia, así como la costa occidental
de la isla de Vancouver.

En el otro extremo del Pacífico, Chile fue uno de los primeros


en decretar el estado de alerta, aunque las evacuaciones, por el
momento, sólo se han llevado a cabo en la isla de Pascua.

En Ecuador, el presidente, Rafael Correa, decretó el estado de


excepción y la evacuación de todas las zonas costeras del país
y de las Islas Galápagos, adonde está previsto que la ola llegue
a las 17.30 de la tarde (23:30 GMT).

"Si no pasa nada, qué bueno, pero no podemos correr


riesgos", afirmó el mandatario. EFE

int-mr/rml