Está en la página 1de 23

INFORME ASESORÍA

Mes de Diciembre de 2018

Descripción breve:
Penitenciarias Sistema cerrado.

Juan de Dios Parra Sepúlveda


Asesor
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

Contenido
Introducción...................................................................................................................................2

La Gendarmería de Chile.................................................................................................................3

Diversificación de las penas aplicables.......................................................................................5

Aumento del número de plazas en las cárceles..........................................................................5

Cárceles concesionadas vs públicas........................................................................................6

Informe Corte suprema..................................................................................................................7

Reincidencia en Chile....................................................................................................................11

Gasto en el sistema penitenciario.................................................................................................11

Pena sustitutiva y pena efectiva...................................................................................................12

Conclusiones.................................................................................................................................16

Bibliografía....................................................................................................................................19

P á g i n a 1 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

Introducción

El sistema penitenciario ha estado puesto en tela de juicio durante largos años. Diferentes han
sido los motivos que han generado quejas en el sistema penitenciario:

- Mala situación del personal de gendarmería

- Maltrato de presos en penitenciarías

- Hacinamiento y encarcelamiento excesivo

- Malos tratos a visitantes de las penitenciarías

- Tratos diferenciados según condena del preso

- Violencia entre internos

- Falta de personal

Durante este tiempo ha habido diferentes medidas para solucionar la problemática en el


sistema.

Actualmente la gendarmería de Chile atiende a una población de alrededor de 140.000 personas


(12% mujeres); 51.013 en el susbsistema cerrado (8% mujeres); de los cuales están en régimen
de control un total de 42.343 presos (8% mujeres). Observamos que la población de mujeres en
el sistema penitenciario es mucho menor que en el caso de los hombres.

Tipo de población Hombres Mujeres Total


Total Atendidos 124.881 15.724 140.605 100%
Subsistema cerrado 46.838 4.175 51.013 36,28%
Régimen de control cerrado 38.750 3.593 42.343 30,11%
Régimen de control semiabierto 660 106 766 0,54%
Régimen de control abierto 7.428 476 7.904 5,62%
Subsistema abierto 52.998 8.678 61.676 43,86%
Medidas alternativas 3.353 830 4.183 2,98%
Penas sustitutivas 49.645 7.848 57.493 40,89%
Subsistema postpenitenciarios 25.045 2.871 27.916 19,85%
Fuente Unidad de Estadística, Subdirección técnica.
P á g i n a 2 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

Existe dentro de este modelo un total de 53 cárceles, seis de ellas concesionadas. Todas están
vigiladas por la Gendarmería de Chile.

La Gendarmería de Chile
Este cuerpo, fue creado en 1921, es dependiente del ministerio de Justicia y tiene el deber de
resguardar la seguridad en los tribunales de justicia y procurar el cumplimiento de las condenas
cumpliendo específicamente con su función de:

“atender, vigilar y contribuir a la reinserción social de las personas que por


resolución de autoridades competentes, fueren detenidas o privadas de libertad,
además de otras funciones que les señale la ley”

(Articulo 1° de la Ley Orgánica de Gendarmería de Chile, Decreto Ley 2.859).

Sin embargo, el grupo de funcionarios que realizan esas funciones no están felices cumpliendo
con su trabajo. Por ese motivo realizaron un paro el día 5 de noviembre que fue seguido por el
97 % de los funcionarios.

Alguna de las peticiones fue el hecho que deben realizar turnos durante un mínimo de 12 días
seguidos para poder optar a uno libre. Eso es debido a que desde el 2011, según informan los
sindicatos, hay unas 1000 plazas sin cubrir (faltantes); lo que les obliga a realizar jornadas
extraordinarias. También denuncian la falta de personal entre el personal no uniformado.
Además, también manifiestan la inconformidad con el estancamiento en los cargos de oficiales y
suboficiales al quedar los cargos de Gendarmería estancados desde 2011.

En total, creen los sindicatos, que por parte del gobierno habría un ahorro de unos 49.000
millones de pesos en honorarios.

El presidente nacional de los gendarmes, Oscar Ulloa, dijo que es imposible poder desarrollar un
buen trabajo con un sistema que definió como “explotador y al décimo día ya nadie trabaja
como corresponde”, insistió.

Además de las mejores salariales y de prestaciones (de AFP y Salud), también pidieron la
Incorporación de la Planta No Uniformada al Estatuto de Personal de Gendarmería de Chile con
requisito de ingreso, cursos de perfeccionamiento que lleve a la profesionalización del cuerpo
no uniformado.

P á g i n a 3 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

Aunque no existen reclamos importantes sobre el estado de las instalaciones que regentan,
parece que en algunos casos no están bien acondicionadas ni para los presos ni para el uso del
personal de gendarmería. Todo ello lleva a la situación en que este cuerpo de funcionarios es el
que tiene el mayor porcentaje de suicidios de entre todos los funcionarios.

Comparación internacional
Según el informe "Diez Datos Económicos sobre el Delito y Encarcelamiento en los EE.UU", Chile
se encuentra en la segunda posición dentro de los países de la OCDE en cuanto a
encarcelamiento cada 100.000 habitantes, con una cantidad de 266 encarcelados habitantes
(OCDE 2015)

Es por ello que las cárceles chilenas deben albergar un alto porcentaje de población respecto a
la población total del país. Al mismo tiempo, el país ha ido realizando medidas para aumentar el

1
(China tiene 1, 65 millones de detenidos con 118 detenidos cada 100.000 personas, aunque con más muchos retiene
a más personas mediante otras formas de detención que no han sido informados)

P á g i n a 4 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

número de plazas carcelarias, así como otras medidas para incluir penas sustitutivas para
algunos condenados con menor peligrosidad.

Brasil 324
Uruguay 321
Perú 270
Colombia 240
Chile 233
Ecuador 222
Paraguay 199
Argentina 186
Venezuela 178
Bolivia 156
Dentro de América del sur (2018), Chile se encontraría en un lugar intermedio respecto al
número de presos en las cárceles según el “World Prison Population List”. Más del 53% de
países del mundo tiene una población recluida inferior a 150 personas cada 100.000 habitantes,
la media estaría en 145 personas. La media en América del sur es de 233 personas, mientras que
en Europa es 81.

Diversificación de las penas aplicables


La ley 18.216, que tiene la última modificación en el año 2016 articula algunas de las penas
sustitutivas para los diferentes delitos y ayudarían a disminuir las personas que entran a las
distintas penitenciarías:

Artículo 1°.- La ejecución de las penas privativas o restrictivas de libertad


podrá sustituirse por el tribunal que las imponga, por alguna de las siguientes
penas:

a) Remisión condicional.

b) Reclusión parcial.

c) Libertad vigilada.

d) Libertad vigilada intensiva.


P á g i n a 5 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

e) Expulsión, en el caso señalado en el artículo 34.

f) Prestación de servicios en beneficio de la comunidad.

Aunque estas medidas han disminuido el efecto del aumento de presos en el país, las plazas en
las penitenciarías han tenido que seguir creciendo debido también al crecimiento del número de
imputados, detenidos o procesados que han entrado a formar parte del número habitual de
presos.

Aumento del número de plazas en las cárceles

En 2005 Ricardo lagos empezó la inauguración de hasta ocho cárceles concesionadas en el país
(seis llegaron a su finalización), las cuales iban a terminar con el hacinamiento del sistema
penitenciario chileno, que estaba provocando problemas de diferentes índoles a la población
carcelaria. Por ejemplo, en un primer momento la habilitación de Santiago I desocupó la Ex
Penitenciaria, sin embargo ambos centros se sobrepoblaron de nuevo. El problema de la
sobrepoblación se solucionó modificando el contrato de los centros concesionados y
permitiendo la densificación del espacio; es decir, aumentando el número de literas por
habitación.

Actualmente sigue existiendo una sobrepoblación en las cárceles y el Estado debe pagar multas

al privado por la sobrepoblación. En el caso de que un centro penitenciario concesionado tenga


sobrepoblación hay un pago extra por cada reo que sobrepasa la capacidad del recinto. Así, por
ejemplo, cuando Santiago I estuvo sobrepoblada en 2013, le costó al estado 1.400 millones de
pesos; por ello, actualmente, las cárceles concesionadas no experimentan casi
sobreexplotación.

Aunque se esperaba que las cárceles concesionadas trajeran mejoras al sistema, no fue tanto
así.

Finalmente se construyeron seis penales concesionados: Alto Hospicio, La Serena, Rancagua,


Santiago I, Valdivia y Puerto Montt. Igualmente han sido cuestionados (desde 2013), al no
aportar nada nuevo al sistema. El ministro de justicia, Hernán Larraín, explicaba:

P á g i n a 6 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

"El resultado desde el punto de vista de la reincidencia, que es el indicador para ver el éxito, es
cero desde el punto de vista de la diferenciación (de las privadas) con las cárceles normales"…
“La reincidencia está estancada en el 50% al año de egreso”.

Cárceles concesionadas vs públicas.


En diciembre de 2017 fue escrito un artículo comparando los sistemas penitenciarios
concesionados y públicos, pasados 10 años de su creación (por SANHUEZA, Guillermo y PÉREZ,
Francisca).

(https://scielo.conicyt.cl/pdf/politcrim/v12n24/0718-3399-politcrim-12-24-01066.pdf)

En él se explica que la creación de cárceles ha traído mejoras en la infraestructura. De acuerdo a


la evidencia empírica que recolectaron. Sin embargo, se ha reportado mayores maltratos en el
sistema concesionado.

Finalmente, si bien se detecta mayor reinserción de los presos en las cárceles concesionadas,
cabe decir que los presos no son llevados a las cárceles aleatoriamente, sino que las cárceles
son designadas. Así que no es posible decir que las cárceles concesionadas sean ni mejor ni peor
que las públicas dado que reciben público diferente, por ejemplo, Santiago I recibe únicamente
procesados, detenidos e imputados, pero no condenados.

En agosto de 2018 había un total de 44.651 presos en el sistema cerrado, 30.028 (66%) estaban
reclusos en penitenciarías tradicionales y 14.623 (34%) en penitenciarias concesionadas, es
decir, dos tercios de los presos en sistema cerrado permanecen en penitenciarias tradicionales.

Del total de presos en penitenciarías chilenas


Presos chilenos sistema 14.185 son personas que están detenidas,
cerrado procesadas o imputadas, representando el
31,8% del total (68,2% Condenadas).
Condenados
32% De este número de presos imputados,
procesados o detenidos (y no condenados) más
68% Imputados,
detenidos, de la mitad están presos en cárceles
procesados
concesionadas; por ejemplo el 100% de presos
de la penitenciaría concesionaria Santiago I
P á g i n a 7 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

(concesionada) no han sido condenados; es por ello que la reincidencia de presos no es un valor
fiable (tal como está calculado) para ver la eficacia de las cárceles.

Septiembre 2018
Podemos comprobar que las cárceles
Ocupación cárceles Ocupación cárceles
concesionadas no aumentan el concesionadas tradicionales. Ejemplos.
porcentaje de ocupación por encima Alto Hospicio 97,9% Arica 100,8%
La Serena 77,5% Calama 178,7%
del 100%, mientras que otras Rancagua 80,2% Valparaíso 139,8%
cárcelestradicionales de similares Santiago I 99,6% Santiago Sur 196,5 %
Colina 2 151,4%
características en zonas cercanas sí lo Valdivia 56,5% Temuco 108,2%
estarían haciendo. Puerto Montt 65,1% Biobío 92,8 %
Fuente
https://html.gendarmeria.gob.cl/doc/estadisticas/indice_plazas(sept)18.pdf

Informe Corte suprema


En febrero de este año (2018) la Corte Suprema dio a conocer un informe de la situación actual
de diferentes recintos penitenciarios emitido por la fiscalía Judicial. Diferentes fiscales visitaron
53 recintos penitenciarios revisando:

- el decreto 518 (sobre el reglamento de establecimientos penitenciarios)

- la ley 19.856 (sobre el trabajo, la formación y la rehabilitación en centros penitenciarios)


y

- el artículo 19 de la constitución ( respecto a la dignidad de las personas);

De este modo, el ministerio público se cerciora que la Gendarmería Nacional dé cumplimiento a


la Ley orgánica de Gendarmería: “Atender, vigilar y rehabilitar a las personas que por resolución
de las autoridades competentes, fueran detenidas o privadas de libertad”.

P á g i n a 8 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

En esta investigación se encontraron diferentes elementos que requerirían mayor atención:

Hacinamiento y sobrepoblación en recintos penitenciarios


Existen recintos con un nivel de ocupación muy superior al soportado, lo cual estaría en
contradicción con los reglamentos penitenciarios, la legislación (que habla de trabajo, formación
y rehabilitación) y también en contra dela constitución, vulnerando el derecho a la integridad
física.

Aunque las estadísticas de Gendarmería indican que la sobrepoblación no supera el 1%, se da la


situación que esa sobrepoblación sólo se da en algunos recintos penitenciarios (tradicionales),
mientras que otros mantienen una ocupación inferior al 50%.

La sobrepoblación se daría en 25 de los 53 centros. Por ejemplo, se daría el caso del Centro de
detención Preventiva de Santiago Sur en donde su capacidad es de 2.384 presos y que estaría
albergando 4.486; lo que significaría que cada plaza estaría ocupada por 1,88 personas, mientras
que en otros recintos de la misma ciudad no serían ocupados, como sería el caso de Colina I,
que tendría 1.278 plazas sin ocupar, siendo que por cada plaza habría 0,4 personas,
contradiciendo al artículo 19 de la constitución en que expresa que en Chile no hay ni personas
ni grupos privilegiados. Ello significa que, no habiendo suficientes camas, algunos presos deben
dormir en el suelo2.

Así, mientras en algunos recintos se ha llegado a albergar a presos por el triple de su capacidad,
en otros centros no se llega nunca a la capacidad máxima, situación denunciada desde hace ya
15 años.

Horarios de encierro
De los 53 centros, únicamente 7 establecimientos tienen menos de 14 horas de privación de
libertad. Por ejemplo, en el Centro de detención Preventiva de Santiago Sur, hay un encierro de
15:30 horas, desde las 8:30 a las 17:30. Las 8:30 horas de desencierro son utilizadas también
para alimentación y saneamiento; ya que muchas celdas no disponen de baño ni de luz o
ventilación. Esta situación pareciera incompatible para la resocialización y la seguridad mental
de las personas encerradas.

2
Datos correspondientes a la fiscalización de la fiscalía, no a los datos proporcionados por gendarmería.
P á g i n a 9 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

Desde el año 2003 se dio a conocer la situación a Gendarmería de Chile, incluso el ministro de
Justicia anunció enfrentar el problema carcelario.

Horarios de alimentación
En alrededor de nueve horas son entregadas todas las comidas a los presos en las penitenciarias.
Eso significa que habría hasta 16 horas sin entrega de ningún tipo de alimentación. Además,
cuando la alimentación es entregada a los presos existe repartición desigual de la misma, siendo
que en algunas cárceles no existe comedor.

Tratamiento de consumo problemático


77% de los recintos que fueron visitados por los fiscales no cuentan con Comunidad terapéuticas
para el tratamiento de consumo problemático de alcohol o drogas.

Acceso insuficiente al agua


En algunos recintos existen problemas estructurales que provocan que los presos no puedan
contar con agua durante todo el día, sino únicamente durante unas horas.

Actividad laboral y educacional


Se observa que en los centros se da enseñanza básica y media (a cargo de las municipalidades),
pero no existe una actividad laboral ni capacitación para todos los internos que debería entregar
el Ministerio de Justicia; incumpliendo la legislación.

Infraestructura
Se ha comprobado también deficiencias en la infraestructura en las instalaciones como agua,
alcantarillado que rebosa o espacios para servir diferentes comidas.

Mezcla de población penal


Al existir tales problemas de hacinamiento hay ocupación intensiva de población penal y mezcla
de presos con diferentes posibilidades de reinserción o reincidencia (imputados, procesados,
detenidos y condenados deben albergarse repetidamente en las mismas celdas).

Todos estos elementos hacen que las responsabilidades de Gendarmería propuestas por la ley
sean de difícil cumplimiento:

P á g i n a 10 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

“atender, vigilar y contribuir a la reinserción social de las personas


que por resolución de autoridades competentes, fueren detenidas o
privadas de libertad”

Sería el ministerio de justicia el encargado de rencauzar esta situación, al manejar el


presupuesto de esas instituciones.

Tasa de reincidencia
En principio, uno de los propósitos de la prisión, tal como fue diseñada modernamente, es
cambiar o “rehabilitar” a los internos para que no cometan nuevos delitos. Por este motivo, las
tasas de reincidencia deberían ser un importante elemento para la realización de políticas
publicas; sin embargo, las prisiones son un mecanismo rehabilitador el menor financiamiento de
todo el sistema de seguridad ciudadana, impidiendo las capacidades de rehabilitación.

No obstante, la importancia de la reincidencia, no existe un modelo claro para medir las a tasas
de reincidencia ni una medición específica para calcularla. El porcentaje de reincidencia
calculado en el país depende de factores como la definición de reincidencia (re-arresto, nuevo
delito, nueva condena o re-encarcelamiento); de la tasa de resolución de crímenes del país,
intereses y objetivos de las instituciones (instituciones penitenciarias, programas de reinserción
o entidades académicas o fundaciones); todo ello puede generar suspicacias y poca claridad.

Podemos observar que en diferentes países las tasas de reincidencia en delitos generales rondan
el 40%; en Chile rondarían el 52,9% y Brasil el 49,4%; otros países de Latinoamérica tendrían una

P á g i n a 11 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

reincidencia menor, posiblemente al tener una administración menos eficiente en el registro de


antecedentes. (En Argentina 34%).

Diferentes organizaciones ponen el énfasis en la alta reincidencia de los presos encarcelados en


sistemas penitenciarios cerrados en Chile.

Los datos de reincidencia estarían elaborados a partir de los presos en sistema, aunque la falta
de trasparencia hace difícil un análisis y un estudio que podría ser de interés para poder realizar
políticas públicas de utilidad.

Reincidencia en Chile
La cifra de reincidencia en Chile viene determinada por la cifra entregada anualmente por
gendarmería, aunque se reconoce que no existe una metodología que sea adecuada para
realizar su medición. Esa cifra es muy importante a la hora de adoptar medidas que permitan
una mejor convivencia en Chile.

Parece ser que más de la mitad de los presos que entran en alguno de los diferentes sistemas
cerrados que tiene gendarmería, vuelve a delinquir. En comparación con otras regiones del
mundo parece un sistema ineficaz.

Gasto en el sistema penitenciario


Podemos comprobar que el gasto realizado por el sistema carcelario chileno es la mitad que el
gasto realizado por Estados Unidos. Teniendo en cuenta que ese país tiene el triple de presos
que chile (cada 100.000 habitantes) y que sus estándares de calidad son mucho más altos que
los chilenos, mantener a los presos en las condiciones actuales (malas), le sale caro al país.

P á g i n a 12 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

Podemos comprobar que otros países con mayor cantidad de presos, como Uruguay, gastan
menos dinero en mantener a los presos. El sistema carcelario Chileno es costoso, de mala
calidad y únicamente ayuda a aumentar a seguridad ciudadana cuando los delincuentes están
encerrados.

Pena sustitutiva y pena efectiva


Podemos comprobar como la ley 20.603 referente a las penas sustitutivas ha ido ganando fuerza
y en el tiempo le ha ido ganando terreno al sistema penitenciario tradicional, al otorgar mayores
garantías de reinserción y menores tasas de reincidencia, como se ha demostrado.

P á g i n a 13 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

Fuente Gendarmería de Chile

https://html.gendarmeria.gob.cl/doc/estadisticas/REINCIDENCIA_2010.pdf

Conclusiones de Paz ciudadana y el instituto de asuntos públicos


Estas dos entidades analizaron la bibliografía referida al tema y encontraron diferentes puntos
críticos que deberían ser mejorados en el sistema penitenciario chileno, como son:

a) Existencia de un número importante de recintos penitenciarios con altos niveles de


hacinamiento.

El hacinamiento repercute en la dificultad para contar con espacios apropiados para desarrollar
actividades de intervención. Aunque en el pasado se culminó la construcción de cárceles (en
P á g i n a 14 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

2007) y se densificó los espacios (en 2013), añadieron literas para que los espacios carcelarios
cupieran más personas en los espacios existentes, dado el crecimiento de la población
penitenciaria, sería necesario realizar alguna medida para aumentar los espacios disponibles, ya
que actualmente algunos espacios están sobreocupados.

b) Existencia de una cultura institucional influenciada por un enfoque militar.

Existe en las cárceles un enfoque que premia la jerarquía, obediencia y autoridad, en los
términos en que habitualmente lo hacen los organismos uniformados (Morales et al., 2014). Sin
embargo, como señala Bennett, las labores de reinserción social, cuyo sentido es facilitar y
apoyar la reintegración a la comunidad, “no encaja[n] bien con un modelo militar”. Así, el mismo
autor indica que, si bien es bueno contar con un servicio disciplinado y eficiente, es necesario
recordar que “el personal penitenciario no son soldados preparados para ir a la guerra, ni los
reclusos son el enemigo” (en Morales, 2014b: 4), lo que justifica que los servicios de reinserción
sean provistos por personal civil3.

c) Prevalencia de las funciones de custodia y seguridad de la Gendarmería en desmedro


de la reinserción. (DESUC, 2010)23.

Existe una escasa asignación presupuestaria e incluso inexistencia de un modelo de


intervención (Consejo para la Reforma Penitenciaria, 2010). Ello repercute en el mantenimiento
de un insuficiente personal dedicado a tareas de rehabilitación y reinserción, a lo cual se debe
sumar la escasez de herramientas de capacitación entregadas al personal uniformado y no
uniformado desde Gendarmería y el ministerio. Pese a que durante la última década la
institución penitenciaria ha registrado importantes ampliaciones de su personal, dichos
incrementos han sido permanentemente mayores en la planta uniformada, asociada a
‘Vigilancia’. (Morales et al., 2014)25.

d) Deficiencias en el proceso de clasificación y segmentación de la población atendida.

La segmentación de presos se basa actualmente en criterios de seguridad; el instrumento


utilizado para dichos fines adscribe a los infractores en las categorías de ‘alto’, ‘mediano’ o ‘bajo’
compromiso delictual, lo cual no está directamente orientado a la estimación del riesgo de

3
Durante los últimos años, una serie de países latinoamericanos, tales como Panamá, Honduras, Ecuador
o Uruguay, han aprobado modificaciones orgánicas cuyo objeto es pasar la administración del sistema
penitenciario de organismos uniformados (cuerpos de policía o fuerzas armadas) a instituciones civiles de
carácter técnico.
P á g i n a 15 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

reincidencia o la magnitud de las necesidades criminógenas que, de acuerdo a la evidencia


especializada, deberían ser abordadas a través del tratamiento penitenciario. Además, son
calificaciones altamente imprecisas (por autorreporte, utilizar lenguaje grosero o tener tatuajes)
y no existen recalificaciones posteriores (Morales et al. 2014)26.

e) Desconocimiento y desconexión entre el funcionamiento de los distintos niveles que


integran el sistema.

No existe comunicación entre las cuatro subsistemas (cerrado, semicerrado, abierto y


postpenitenciario) ni existe un plataforma común informatizada que pueda ser utilizada como
soporte para las funciones de información o estadísticas penitenciarias que podrían ayudar a
conocer en mayor grado la situación (DESUC, 2010, CESC, 2009, CESC-FPC, 2014)27.

f) Deficientes mecanismos de control, internos y externos, que permitan supervigilar el


quehacer institucional.

La Auditoría Interna de Gendarmería tendría como principal función conseguir el logro de los
indicadores de desempeño institucional. Por su parte, en los recintos penitenciarios
concesionados se considera la fiscalización de los servicios por parte de un Inspector Fiscal del
Ministerio de Obras Públicas como un mecanismo que carece de la especialización. (Martínez y
Espinoza, 2009; DESUC, 2010; BID-FPC, 2013). Por su parte, el control jurisdiccional de la
ejecución de la pena es realizado, sin estar exento de dificultades, por jueces de Garantía y
fiscales de Cortes de Apelaciones.

g) Gestión institucional centrada en el examen de procesos y no en la obtención de


resultados:

No se busca la disminución de la reincidencia delictiva o el apoyo a la reinserción social, u otros


elementos que vayan a favorecer a la sociedad; los indicadores utilizados son aquellos
asociados al producto estratégico ‘Vigilancia’. Aquellos relacionados con la ‘Atención’ y la
‘Asistencia’ aún son insuficientes (Morales et al., 2014).

El sistema penitenciario chileno enfrenta los siguientes desafíos:

Ajustar la cultura institucional de la actual administración del sistema penitenciario,


identificada con modos de organización y funcionamiento propios de cuerpos uniformados,
los cuales han brindado históricamente mayor preeminencia a las funciones de vigilancia y
seguridad de los recintos penitenciarios, por sobre la promoción de la reinserción social

P á g i n a 16 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

(observable a través de la asimétrica asignación de los recursos institucionales). Para ello,


debe desarrollarse un nuevo modo de conceptualizar la labor institucional, en que el control
de la población esté orientado a brindar el soporte necesario para un adecuado tratamiento
penitenciario, centrado en la disminución del riesgo de reincidencia y en la entrega de
herramientas útiles para el desarrollo de una vida alejada de la actividad delictiva. En
definitiva, esta nueva perspectiva requiere el desarrollo de un correlato institucional propio
de un organismo técnico, de carácter civil y especializado en funciones de reinserción social
de infractores. Concordante con lo anterior, la administración penitenciaria debe reorientar
una serie de procesos internos, asumiendo una perspectiva técnica coherente con el
objetivo de la reinserción social. Esta reorientación, no solo incluye procesos específicos
como la clasificación y segmentación de la población atendida, sino que implica un ajuste
total del modo en que se entregan los servicios al interior de la institución, fortaleciendo las
acciones relativas al tratamiento penitenciario, el cual debería ser provisto de manera
integral y coordinada desde el ingreso al sistema hasta el egreso y retorno a las
comunidades de origen. Del mismo modo, la administración penitenciaria debería dar mayor
énfasis a las labores asociadas a la supervisión de las sanciones cumplidas en libertad,
buscando generar un contexto institucional que logre sustentar el impulso generado a partir
de la entrada en vigencia de la Ley N° 20.603 relativa a las penas sustitutivas.

Conclusiones
Es conocido que el sistema penitenciario Chileno tiene diferentes deficiencias que se están
alargando indefinidamente en el tiempo. Estas deficiencias hacen que las herramientas para
atender, vigilar y contribuir a la reinserción social no sean las más óptimas, siendo incluso
negativas.

Este fenómeno sucede especialmente en el entorno cerrado, en donde existen los más bajos
estándares de calidad y eficacia al tratar de atender y reinsertar a los presos en la comunidad.
En el medio libre hay tasas mayores de reinserción que en el medio cerrado, pudiéndolo atribuir
a diferentes motivos.

La seguridad ciudadana depende de que las personas no cometan delitos. Una vez se cometió
un delito se encierran a las personas en las penitenciarías, luego, durante la condena, el estado
debería generar un plan para proporcionar una salida al delincuente, sin embargo, en los
P á g i n a 17 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

centros cerrados se encierra a los delincuentes y no se realiza ninguna acción sobre ellos,
esperando que un grupo de treinta o cuarenta delincuentes encerrados en una celda recapacite.
No sorprende que eso no suceda.

Sabemos que no se dedica suficiente tiempo, espacio ni esfuerzos a resocializar a los


delincuentes, los cuales, al acabar la condena las únicas habilidades sobre las que pudieron
haber reflexionado, aprendido o ensayado fueron las criminalísticas, puesto que pasaron más
tiempo entre criminales que en espacios de reinserción social o de reflexión. El resultado de ello
es que el criminal no se reinserta en la sociedad y sigue utilizando las habilidades de que dispone
u otras nuevas adquiridas para ganarse la vida, sobrevivir o mantener a su familia.

Sin embargo, este hecho es sabido desde hace más de una década y nadie quiere o puede
ponerle fin. Por ello, el número de delincuentes cada 100.000 habitantes es el mayor de la OCDE
(exceptuando Estados Unidos). El número de delincuentes no ha disminuido dado que no existe
intervención suficiente. Tal vez por esos motivos es un país con una reincidencia tan alta y con
tan alto porcentaje de delincuentes encerrados.

Tal vez se debería desocupar algunas plazas, aunque actualmente quedan plazas vacantes que
no quieren ser ocupadas, habiendo cárceles casi vacías y otras que desbordan presos 4.

El problema fundamental del sistema penitenciario chileno es que no ha habido modernización


del sistema y está anclado en un sistema arcaico que utiliza el “vigilar y castigar”. Éste es el título
del libro del psicólogo Focault en que en 1975 explicó las nuevas metodologías existentes para
ser utilizadas en las penitenciarías. Había diferentes puntos importantes, en los que se trataba:

X Principio de la corrección: La detención penal debe tener como función esencial la transformación del
comportamiento del individuo. (no hay en chile formación ni tratamiento para los presos).

4
Algunas voces han hablado de la pena de muerte como solución, aunque es aberrante esa idea en una sociedad democrática, el
problema es que la mayoría de presos, lo están por hurto simple u otros delitos no merecedores de la pena de muerte. La pena de
muerte debería empezar por aquellas personas que mataron a otras y no por otros crímenes distintos, ya que sino el estado podría
empezar a realizar una masacre de personas inhumana. Así pues, en tal caso se debería empezar por aquellos presos que más
personas mataron u ordenaron matar. Esas personas fueron aquellas que violaron los derechos humanos. Además, en tal caso,
habría la ventaja que esos presos en concreto ocupan cuatro plazas carcelarias por persona, lo que liberaría cuatro veces más
espacio que el que ocupa un preso común.

P á g i n a 18 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

X Principio de la clasificación: Los detenidos deben estar repartidos según criterios como su edad, sus
disposiciones, las técnicas de corrección que se van a utilizar con ellos y las fases de su transformación.
(Imputados, detenidos, procesados y condenados por diferentes delitos que duermen en la misma celda)

X Principio de la modulación de las penas: El desarrollo de las penas debe poder modificarse de acuerdo
con la individualidad de los detenidos. (Existe poca interrelación entre el preso y la supervisión; así como
poca coordinación entre sistemas penitenciarios y post-penitenciarios).

X Principio del trabajo como obligación y como derecho: El trabajo debe ser uno de los elementos
esenciales de la transformación y de la socialización progresiva del detenido. (Únicamente el 20% de los
presos tienen la posibilidad de trabajar)

X Principio de la educación penitenciaria: La educación del detenido es una precaución en interés de la


sociedad a la vez que una obligación frente al detenido. (Únicamente existe formación básica ofrecida por
las municipalidades, la formación laboral de los centros es insuficiente)

X Principio del control técnico de la detención: El régimen de la prisión debe ser controlado por un
personal especializado que posea la capacidad moral y técnica para velar por la buena formación de los
individuos. (El equipo de control es un ente jerarquizado que incumple la legislación cuando está a cargo
de los presos pegándolos y maltratándolos o provocando que se maltraten entre ellos 5, faltos de ética y
moral).

X Principio de las instituciones anejas: La prisión debe ir seguida de medidas de control y de asistencia
hasta la readaptación definitiva del antiguo detenido (hay poca relación entre sistemas penitenciarios y
post penitenciarios, además el ministerio de justicia invierte más en prisiones que en otros sistemas más
eficaces).

De este modo, podemos comprobar que el sistema penitenciario chileno no ha logrado entrar
en una modernización que en algunos países empezó hace más de cuarenta años, y que parece
que tendrá que esperar cuarenta años más.

De este modo el sistema penitenciario, que es muy costoso para el país, sigue cobijando
delincuentes, enseñándoles a odiar una sociedad y a un estado que los maltrata por ser pobres,
sin darles otra alternativa de vida que continuar mejorando su “expertice”.

5
En la penitenciaría de Rancagua dejaron 15 presos esposados en una celda de una banda rival para que
fueran violados.
P á g i n a 19 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

Bibliografía

Carnevali, R., & Maldonado, F. (2013). El tratamiento penitenciario en Chile: especial atención a
problemas de constitucionalidad. Ius et Praxis, 19(2), 384-418. Consultado el 26 de Noviembre
de 2018.

https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-00122013000200012

Balance Gestión Integral Año 2017. Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Gendarmería
Chile. Consultado el 26 de Noviembre de 2018.

https://html.gendarmeria.gob.cl/doc/BGI_2017_dipres.pdf

"Diez Datos Económicos sobre el Delito y Encarcelamiento en los EE.UU". The Hamilton Project
Melissa S. Kearney, Benjamin H. Harris, Elisa Jácome, and Lucie Parker.Consultado el 26 de
noviembre de 2018.

http://www.hamiltonproject.org/assets/legacy/files/downloads_and_links/v8_THP_10CrimeFac
ts.pdf

Todos juntos. Por qué reducir la desigualdad nos beneficia...en Chile. OCDE 2015. Consultado el
26 de noviembre de 2018.

http://www.oecd.org/chile/OECD2015-In-It-Together-Highlights-Chile.pdf

Reglamento establecimientos penitenciarios. Decreto 518 Biblio teva del Congreso Nacional de
Chile. Consultado el 29 de noviembre de 2018.

https://html.gendarmeria.gob.cl/doc/transparencia/ley20285/doc_2009/normativa/doc/Decret
o518.pdf

P á g i n a 20 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

Establecimientos Penitenciarios Gendarmería Consultado el 29 de noviembre de 2018.

http://www.gendarmeria.gob.cl/establecimientos.jsp

Estadísticas Reincidencia 2011. Consultado el 29 de noviembre de 2018.

https://html.gendarmeria.gob.cl/doc/estadisticas/REINCIDENCIA_2011.pdf

Yagüe, C. R. (2018). Un análisis de las estrategias contra la sobrepoblación penitenciaria en


España a la luz de los estándares europeos. Consultado el 29 de noviembre de 2018.

http://criminet.ugr.es/recpc/20/recpc20-05.pdf

Oficio N° 14-2015 Corte Suprema. Visitas realizadas por fiscales a Recintos Penitenciarios
durante el año 2017

https://www.cooperativa.cl/noticias/site/artic/20180219/asocfile/20180219123321/informe_fi
scalia_carceles.pdf

Cárceles concesionadas en Chile: evidencia empírica y perspectivas futuras a 10 años de su


creación. Consultado el 29 de noviembre de 2018.

https://scielo.conicyt.cl/pdf/politcrim/v12n24/0718-3399-politcrim-12-24-01066.pdf

Frente de trabajadores penitenciarios ANFUP-ANOP-ADIPTGEN-ANSOG-AGECH. Comunicado a


la opinión pública. Consultado el 30 de noviembre de 2018.

https://www.24horas.cl/incoming/article2849964.ece/BINARY/PINCHA%20AQU%C3%8D
%20PARA%20REVISAR%20EL%20PETITORIO%20EN%20DETALLE

P á g i n a 21 | 24
Informe Asesoría
Juan de Dios Parra Sepúlveda

Sistema carcelario en Chile: propuestas para avanzar hacia una mayor efectividad y reinserción.
Pontificia Universidad Católica de Chile. Políticas Públicas UC. Consultado el 1 de diciembre de
2018.

https://politicaspublicas.uc.cl/wp-content/uploads/2017/05/Art%C3%ADculo-Sistema-
carcelario-en-Chile.pdf

P á g i n a 22 | 24