Está en la página 1de 2

El rol del investigador en ciencias sociales comprende el enfoque y el conjunto

de métodos, técnicas y procedimientos de recolección de información


necesaria para construir preguntas y obtener respuestas pertinentes y fiables
acerca de un problema. Dicho problema no tiene que ser, necesariamente, de
trascendencia social inmediata, sino que puede referirse a la creación de
conocimiento sobre algún asunto presente o futuro que pueda generar gran
trascendencia en un momento determinado. El proceso de investigación en el
ámbito social debe producir un conocimiento de la realidad social en el que
ambas perspectivas son necesarias. La complejidad de las sociedades requiere
de métodos de análisis que contemplen “nuevos paradigmas en materia de
investigación en el ámbito social”4. Mediante este proceso de investigación, la
solución a los problemas que se presentan durante el mismo, requiere de la
articulación entre la concepción del mundo del investigador, la teoría y el
método que usa, para de esta forma poder obtener resultados idóneos que
aporten a los hechos o situaciones sujeto de estudio .

El rol de un investigador, sin importar cuál sea su área de conocimiento, se


focalizada hacia la búsqueda de la verdad por medio de la sistematización de
sus procesos inherentes a la investigación, de tal manera que ésta vaya
dirigida al objetivo que se plantea. En cuanto enfoque cuantitativo se
caracteriza por plantear un problema concreto, delimitado y específico en
primer lugar, para pasar después a revisar la literatura y de allí avanzar a la
creación de un marco teórico que le guíe, estableciendo en base a esto una
hipótesis que someterá a prueba para refutarla o declararla como correcta. Por
este proceso se le califica de lineal.
Por su parte, el enfoque cualitativo es más natural y susceptible de
interpretación. Se basa en una experimentación del mundo social para suponer
una teoría más o menos satisfactoria y se moverá hacia aquello que le vaya
aportando de manera orgánica, menos estructurada. Busca interpretar las
sensaciones, pensamientos, aquello que no sólo carece de tangibilidad sino
que es además de difícil cuantificación.
Sin embargo, es necesario considerar que el rol no es algo estático, sino que
varía y se renegocia a lo largo de la investigación y que no lo marca de
antemano el investigador, sino que va a ser redefinido continuamente por los
sujetos investigados. Por ello se hace necesario mantener una reflexión
continua a lo largo de la investigación sobre el rol que se está desarrollando y
ver en cada momento si facilita o no el acceso a la información El investigador
que observa resulta también observado. Las personas observadas ejercen de
sujetos observadores. Aparte de los roles que el investigador va eligiendo. El
investigador será una unidad actuante. Tratar de aprehender el proceso
interpretativo permaneciendo distanciado como un observador objetivo y
rechazando el rol de unidad actuante, equivale a arriesgarse al peor tipo de
subjetivismo; suspende sus propias creencias, perspectivas, predisposiciones.
Esto significa ser prudente, porque las teorías y las investigaciones disponibles
son un arma de doble filo: pueden orientar acertadamente o pueden llevar a la
confusión de lo que hoy investigamos con aquello que ya se investigó.