Está en la página 1de 2

TEXTO NARRATIVO CON DIÁLOGOS

ANTES DE LA LECTURA:
¿Crees que los hechos que leerás en este texto son reales? ¿Por qué?
____________________________________________________________________________

¿Quiénes serán los personajes?


_____________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________

¿Dónde crees que se desarrolla la historia?


_______________________________________________________________________ ______
_______________________________________________________________________

EL GATO LE ENSEÑA MAÑAS AL TIGRE

En una altísima y solitaria montaña vivía un tigre pesado y torpes, incapaz de correr
con la agilidad digna de su especie. A pesar de la fuerza de sus garras, casi nunca
lograba atrapar las presas que codiciaba para calmar su hambre.
Un día, cuando salía de su cueva, observó a un gato que con destreza sorprendente
saltaba entre las cimas de los montes. Los movimientos tan flexibles y precisos del gato
despertaron la envidia del tigre, que se dijo suspirando: "Si pudiera saltar así,
terminarían todos mis problemas. Iré a pedirle al gato que me enseñe sus secretos”.
Sin pensarlo dos veces se acercó al animalito, y con fingido respeto le dijo:
-Maestro gato, ¿serías tan amable de enseñarme a saltar valles y montes con tan
admirable agilidad?
El gato sabía muy bien que el tigre era un animal ingrato y de malos sentimientos y
pensó, con justa razón, que enseñarle sus secretos era exponer su propia vida, por esto
le respondió con claridad:
-Sé que enseñarte mis secretos puede ser peligroso para mí. No me atrae la idea de
ser tu maestro.
El tigre se inclinó su cabeza varias veces hasta el suelo, y juró con gran decisión y
sinceridad aparente .que sería respetuoso y agradecido toda su vida.
-Maestro gato, si es necesario alguna vez, expondré mi vida por ayudarte. Dalo por
seguro.
Compadecido el gato de la torpeza del tigre e impresionado por sus palabras, el gato
aceptó la propuesta, aunque no muy convencido.
-Está bien. Te enseñaré mis habilidades si me prometes no ser desagradecido. Mañana
mismo empezare mis lecciones.
El tigre se puso de rodillas y meneo la cola varias veces en señal de contento.
-Cuando sepa saltar entre montañas y pueda cazar mis presas con habilidad, ¡no me
olvidaré de ti, maestro-le dijo zalamero.(…)
En pocos días, el maestro transmitió al tigre casi todas sus técnicas y conocimientos,
hasta conseguir que el alumno pudiera franquear los montes y valles con gran
velocidad y destreza. Solo le quedaba una lección. Pero el gato no se la enseñó, por no
quedar sin defensa en manos de tan peligroso y astuto animal. En efecto, había notado
en su mirada un deseo de complacer su apetito con la carne del maestro gato que
tantas cosas buenas le había enseñado. Para comprobar sus intenciones dijo al tigre:
-Ya te he enseñé todo lo que podía enseñarte. Desde ahora puedes arreglártelas solo.
El tigre, lamiéndose el hocico con su lengua, pensó que había llegado el momento de
satisfacer su apetito y que el gato no tendría recursos para librarse de sus garras.
-Maestro gato, le dijo, tratando de distraerlo con astucia –Mira en este árbol hay algo
extraño que se mueve.
El gato volteó la cabeza en la dirección que le señalaba y el tigre abrió sus fauces,
mostró sus afilados dientes y se lanzó de un salto hacia su víctima.
Rápido como un rayo, el gato trepó de un salto al árbol más próximo y desde una de
las ramas, gritó con furia al cobarde animal.
-¡Hipócrita e ingrato! ¡Eres un mentiroso y desagradecido traidor! Incapaz de buenos
sentimientos, ibas a devorar a tu propio maestro. Felizmente no te enseñé el arte de
trepar a los árboles; ¡si no me hubieras comido de postre!
Furioso y desesperado el tigre se lanzó contra el árbol sin poder trepar. Mordió la
corteza con toda su rabia, pateó el suelo, rugió con violencia, pero todo fue inútil. Dio
vueltas al árbol una y otra vez, incapaz de alcanzar al ágil y diestro
profesor.Este,saltando de rama en rama, tuvo tiempo para acariciarse los bigotes con
calma y lanzar miradas de compasión y cólera al fiero animal que quedo a sus pies.
Luego, con inimitable agilidad y sin el menor ruido, el gato desapareció de un salto
entre los arboles de la montaña.

DESPUÉS DE LA LECTURA:
¿Podría afirmarse que los hechos que se narran en la lectura son producto de la imaginación
del autor?

¿Tus respuestas en la sección ANTES DE LA LECTURA, fueron acertadas? Explica el porqué

¿Cuál crees que es el mensaje del texto?


_____________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________