Está en la página 1de 13

Fı́sica

Guı́a de Materia
El nucleo atómico
Módulo Electivo
IV Medio

www.puntajenacional.cl

Nicolás Melgarejo, Verónica Saldaña


Licenciados en Ciencias Exactas, U. de Chile
Estudiantes de Licenciatura en Educación, U. de Chile
1. El núcleo atómico
El núcleo atómico de cualquier elemento está constituido por dos tipos de partı́culas: protones y
neutrones, a excepción del hidrógeno ordinario, el cual posee sólo un protón en su núcleo. Los neutrones
vencen la repulsión eléctrica que se genera entre los protones, dándole estabilidad al núcleo atómico, el
que es posible describir a través del número de protones y neutrones que posea, para ello se utilizan las
siguientes cantidades:

El número atómico Z indica la cantidad de protones en el núcleo. Note que si se trata de un átomo
en estado neutro, el número de electrones será igual a Z.

El número de neutrones N indica la cantidad de neutrones en el núcleo.

El número de masa o número másico A indica el número de nucleones en el núcleo, es decir, protones
más neutrones:
A=Z +N (1)

Para indicar estas caracterı́sticas del núcleo de cierto elemento se utiliza la siguiente simbologı́a:
A
ZX

donde X es el sı́mbolo quı́mico del elemento.

. Ejemplo

Determine la cantidad de protones, neutrones y electrones que posee un átomo neutro de cobre 63 Cu.
29

Solución: La cantidad de protones en el núcleo está dada por el número atómico Z = 29. Dado que
se trata de un átomo neutro, el número de electrones también es 29.
El número másico corresponde a la cantidad de protones más neutrones en el núcleo, en este caso A = 63.
Para determinar el número de neutrones calculamos la diferencia entre el número de masa A y el número
atómico Z:
A − Z = 63 − 29 = 34
Por lo tanto, este átomo de cobre tiene 34 neutrones en su núcleo.

1.1. Isótopos
Todos los átomos de un mismo elemento quı́mico tienen igual número atómico Z, es decir, tienen
la misma cantidad de protones, pero puede suceder que el número de neutrones N varı́e. Los núcleos
atómicos de un mismo elemento que se vinculen de este modo se conocen como isótopos.

Ejemplos de iśotopos son los del carbono: 11 12 13 14


6 C, 6 C, 6 C y 6 C. Evidentemente en los cuatro isótopos
el valor Z = 6 permanece constante, variando únicamente el número de neutrones, lo que implica que
cambie el número de masa. El hidrógeno es otro elemento que posee isótopos: 11 H, el hidrógeno corriente;
2 H, el deuterio; y 3 H, el tritio.
1 1

2
1.2. Tamaño y masa nuclear
Experimentalmente se ha demostrado que la mayor parte de los núcleos atómicos son aproximadamente
esféricos y poseen un radio r promedio dado por:

r = 1, 2 · 10−15 ·
3
A [m] (2)
donde A es el número de masa. Claramente a mayor cantidad de protones y neutrones en el núcleo, mayor
será el radio de éste.

Debido a las minúsculas dimensiones con las que se trabaja en fı́sica nuclear, es conveniente utilizar
la unidad de longitud llamada femtómetro [f m], más conocida como fermi, la cual equivale a:
1[f m] = 10−15 [m]
El número másico A no debe confundirse con la masa del núcleo, A es un número entero positivo que
indica la cantidad de protones y neutrones que tiene el núcleo, en cambio la masa del núcleo generalmente
no es un número entero y corresponde a un promedio de las masas de los isótopos de existencia natural
de un elemento dado. Debido a los minúsculos valores de la masa nuclear es conveniente utilizar la unidad
de masa atómica [u], la cual equivale a:
1[u] = 1, 660539 · 10−27 [Kg]

Partı́cula Masa [u] Carga [C]

Protón 1, 007276 1, 60219 · 10−19

Electón 5, 48579 · 10−4 −1, 60219 · 10−19

Neutrón 1, 008665 0

Note que la masa del protón es 1.836 veces mayor que la masa del electrón, por lo tanto, la masa del
átomo se concentra principalmente en su núcleo.

1.3. Spı́n

Desde el punto de vista de la mecánica clásica, el spı́n de una partı́cu-


la subatómica corresponde al giro de ésta sobre su propio eje. El spı́n es
considerado como una propiedad intrı́nseca de la partı́cula, independiente-
mente del medio en que se encuentre. Desde la perspectiva de la mecánica
cuántica, concebir que una partı́cula subatómica gira es algo incorrecto, ya
que no es posible localizar y determinar con exactitud el movimiento de
ésta debido a las implicancias del principio de incertidumbre de Heinsen-
berg.

En 1.925 se evidencia experimentalmente que el electrón posee cierto momento angular intrı́nseco,
aparte de su momento angular orbital, el cual puede describirse con el número cuántico magnético espı́n
1 1 1
ms que puede adoptar dos valores: y − . Si ms = se dice que el estado del electrón es de spı́n arriba,
2 2 2
1
si ms = − el estado del electrón es de spı́n abajo. Ambos estados implican un sentido de giro particular,
2
tal como se muestra en la figura

3
1.4. Quarks
A partir de 1.964 se comienza a hablar de la existencia de partı́culas que constituyen a protones y
neutrones, tales partı́culas fueron bautizadas como quarks por el fı́sico estadounidense Murray Gell-Mann.
Los quarks han podido detectarse en reacciones nucleares producidas al interior de aceleradores de alta
energı́a, son seis partı́culas subnucleares que tienen la propiedad de poseer carga eléctrica fraccionaria y
se les distingue según su “sabor”: up, down, charm, strange, top, y bottom, cada uno de estos tiene un
antiquark con carga eléctrica opuesta.

Hay dos quarks que se destacan por ser la base de los nucleones, el quark up que posee una carga igual
2 1
a + de la carga de un protón y el quark down que porta una carga de − de la carga de un protón.
3 3
El protón está conformado por la combinación de los quarks up, up y down; mientras que el neutrón se
conforma por los quarks up, down y down.

Por su parte, el electrón pertenece a la familia de los leptones, partı́culas elementales que no están
formadas por quarks. Existen seis leptones que se distinguen según su “sabor”: electrón, muón, tau, neu-
trino - electrón, neutrino - muón y neutrino - tau; además de sus respectivos antileptones.
Estas partı́culas, seis quarks y seis leptones, hoy son consideradas como las verdaderas partı́culas elemen-
tales de la materia.

2. Radiactividad
En 1.895 el fı́sico alemán Wilhelm Roentgen descubre los rayos X a partir de la experimentación con
tubos de rayos catódicos, les denominó rayos X porque en esa época su naturaleza era desconocida, pero
actualmente sabemos que los rayos X son ondas electromagnéticas de alta frecuencia, es decir, que portan
gran cantidad de energı́a, lo que les permite atravesar muchas capas de átomos antes de ser absorbidos
o dispersados. Por esta razón comenzaron a ser utilizados para la obtención de radiografı́as médicas, ya
que pueden traspasar los tejidos blandos del cuerpo.

Dos meses después de este hallazgo, el fı́sico francés Henri Becquerel intentó determinar si existı́a algún
otro elemento que emitiese rayos X de manera espontánea. Luego de varios intentos fallidos logró encontrar
un elemento que sı́ producı́a rayos X, el uranio. Posteriormente se hallaron otros elementos que emitı́an
rayos similares, tales como el torio, el actinio, el polonio y el radio, estos dos últimos descubiertos por
Marie y Pierre Curie. Se determinó que la emisión de estos rayos no respondı́an a los cambios de estado
orbital de los electrones, sino a cambios que se producı́an dentro del núcleo atómico, el cual se desintegra
espontáneamente. La desintegración o decaimiento natural del núcleo de ciertos elementos es lo que se
conoce como radiactividad, la cual se genera a partir de la inestabilidad del núcleo atómico.

4
La fuerza nuclear fuerte actúa dentro del núcleo atómico con una magnitud mayor a la que posee la
fuerza eléctrica de repulsión entre los protones, siendo la responsable de mantener compacto al núcleo. La
interacción fuerte es una fuerza de atracción que actúa entre los hadrones (todas las partı́culas compues-
tas por quarks) como protones y neutrones, es de corto alcance ya que se ejerce entre partı́culas que se
encuentren a mas o menos 10−14 [m] de distancia. De este modo, cuando dos protones se hallan separados
por esta distancia, la fuerza nuclear de atracción supera ampliamente a la fuerza de repulsión eléctrica,
pero para protones que se encuentren a una mayor longitud de separación sucederá todo lo contrario,
por ejemplo, en núcleos de mayor tamaño los protones que están en lados opuestos no se encuentran
sometidos a la fuerza nuclear fuerte con tanta intensidad, por lo que la fuerza de repulsión entre ellos es
mayor, perdiéndose estabilidad. Otro motivo por el que los elementos más pesados son más inestables es
la desigual cantidad de neutrones y protones en su núcleo.

En la naturaleza es posible hallar elementos quı́micos que poseen núcleos inestables, lo que implica
que tienen actividad radiactiva, radiactividad natural. Mediante reacciones nucleares es posible crear
elementos con núcleos inestables, los cuales tendrán una actividad radiactiva de naturaleza artificial ya
que fueron producidos en el laboratorio, por lo que se habla de radiactividad artificial.

2.1. Decaimientos alfa, beta y gamma


Todos los elementos con número atómico Z > 82 son radiactivos, emiten tres clases distintas de
radiación: α alfa, β beta y γ gamma.
Rayos alfa: Corresponde a un haz de núcleos de helio, es decir, un haz de partı́culas formadas por
dos protones y dos neutrones, por lo que posee carga eléctrica positiva. Los rayos alfa son los menos
energéticos, por lo que tienen una menor capacidad para penetrar la materia, de hecho pueden ser
detenidas con unas cuantas hojas de papel.

Rayos beta: Corresponde a un haz de electrones, por lo que posee carga eléctrica negativa. Pueden
atravesar fácilmente una hoja de papel, pero se detienen al pasar por una lámina de aluminio.

Rayos gamma: Corresponde a radiación electromagnética cuya frecuencia supera a la de los rayos
X, es decir, es un flujo de fotones altamente energéticos, capaces de penetrar varios centı́metros de
plomo macizo.
Al colocar una campo magnético que atraviese la trayectoria de los rayos, estos se separan. Debido
a sus cargas eléctricas opuestas, los rayos α y β se desvı́an hacia lados opuestos, mientras que el campo
magnético no afecta a los rayos γ ya que no poseen carga eléctrica, por lo que no se desvı́an.

2.2. Proceso de decaimiento radiactivo


En una muestra radiactiva, la rapidez con la que ocurre el proceso de decaimiento es proporcional al
número N de núcleos radiactivos presentes en cualquier instante t de tiempo:

∆N
= −λ · N (3)
∆t
donde λ es la constante de decaimiento o desintegración. El signo negativo indica que la cantidad N de
núcleos radiactivos va disminuyendo a medida que pasa el tiempo t debido a su desintegración.
A partir de la ecuación (3) es posible hallar la expresión para el decaimiento exponencial de un material
radiactivo:

N = N0 · e−λt (4)

5
donde N0 es la cantidad inicial de núcleos radiactivos, es decir, cuando t = 0. Esta expresión nos permite
hallar la cantidad de núcleos radiactivos, que pasado un tiempo t, aún no se han desintegrado.

2.2.1. Vida media


La vida media τ es un parámetro que sirve para caracterizar el decaimiento de un núcleo de un
elemento particular, corresponde al tiempo que demora la mitad del número de núcleos radiactivos en
decaer o desintegrarse. Como N0 representa la cantidad inicial de núcleos radiactivos en la muestra, la
N0
mitad de ellos será . Reemplazamos este valor en la expresión (4) y despejamos el valor de la vida
2
media haciendo t = τ :
N0
= N0 · e−λτ
2
Simplificando y aplicando logaritmo natural a cada lado de la ecuación, función inversa a la exponen-
cial, obtenemos la expresión para la vida media τ :
0, 693
τ= (5)
λ

. Ejemplo

Determine la constante de desintegración para un núcleo radiactivo de radio 22688 Ra que tiene una vida
media igual a 1, 6 · 103 años. Luego determine la cantidad de núcleos radiactivos presentes en un tiempo
igual a la vida media, sabiendo que inicialmente la muestra es de 1.000 núcleos de radio.

Solución: Para determinar el valor de la constante de desintegración λ, aplicamos la ecuación (5) de


donde la despejamos:
0, 693
λ=
τ
Al considerar que un año equivale a 3, 16 · 107 segundos, transformamos la vida media τ del radio y la
reemplazamos en la expresión anterior:
0, 693
λ= = 1, 4 · 10−11 [s−1 ]
5 · 1010 [s]

La cantidad N de núcleos radiactivos presentes en un tiempo t = τ está dada por la ecuación (4), pero
por definición en un tiempo igual a la vida media la cantidad de núcleos radiactivos debe ser igual a
la mitad de la cantidad inicial N0 de núcleos de radio, donde según el enunciado N0 =1.000. Ası́ en un
tiempo t = τ hay 500 núcleos de radio que áun no han decaı́do.

Desafı́o...
En una muestra radiactiva hay N0 núcleos inicialmente, ¿cuántos núcleos radiactivos
quedarán al cabo de cuatro vidas medias? Respuesta

6
2.2.2. Decaimiento alfa
Si un núcleo radiactivo emite una partı́cula alfa, es decir, un núcleo de helio 42 He, pierde dos protones
y dos neutrones. De este modo el número atómico Z decrece dos unidades y el número de masa A decrece
4 unidades. La emisión de rayos alfa de un elemento radiactivo X también puede ser expresada de la
siguiente manera:
A A−4 4
Z X −→ Z−2 Y + 2 He (6)
donde X es denominado núcleo padre e Y núcleo hija.

. Ejemplo
El uranio-238 es un elemento que se convierte en torio-234 a través del proceso de decaimiento alfa. ¿Cómo
representa esquemáticamente esta transformación?

Solución: Sabemos que en el proceso de decaimiento alfa se libera un núcleo de helio, por lo que el
número de protones en el núcleo del uranio-238 disminuye en dos unidades, mientras que su número
másico se reduce en 4 unidades (2 protones más 2 neutrones). Note que el núcleo padre es el uranio 238
92 U
y el núcleo hija corresponde al torio 234
90 T h:
238
92 U −→ 234 4
90 T h + 2 He

Para confirmar que la expresión está correcta, verifique que se cumplan estas reglas generales:

La suma de los números másicos A debe ser igual en ambos lados de la expresión. En este ejemplo
238 = 234 + 4

La suma de los números atómicos Z debe ser la misma en ambos lados de la ecuación. En este
ejemplo 92 = 90 + 2

Durante el proceso de decaimiento se libera cierta cantidad de energı́a, llamada energı́a residual Q, la
cual se manifiesta en forma de energı́a cinética del núcleo hija y del núcleo de helio. Para determinar el
valor de Q se utiliza la siguiente expresión:
 
M eV
Q = (mx − my − mα ) · 931, 5 (7)
u

donde mx corresponde a la masa del núcleo padre, my es la masa del núcleo hija y mα la masa de la
partı́cula alfa igual a 4, 03188[u].

2.2.3. Decaimiento beta


Cuando un núcleo radiactivo experimenta un decaimiento beta, éste puede ser de dos tipos:

Decaimiento beta positivo: Si un protón p del núcleo se transforma en un neutrón n, liberándose


un positrón β + y un neutrino ν, se produce lo que se conoce como decaimiento β + :

p −→ n + β + + ν

7
? Un positrón es una partı́cula idéntica al electrón en todos los aspectos, excepto que tiene una
carga positiva, por este motivo es considerada la antipartı́cula del electrón.
? Un neutrino es una partı́cula sin carga eléctrica, la cual posee una masa en reposo menor a la
1
del electrón, casi nula. Tiene un espı́n igual a e interactúa muy débilmente con la materia.
2

Un núcleo padre X que sufre un decaimiento β + puede ser representado por la expresión:
A
ZX −→ A +
Z−1 Y + β + ν (8)
donde Y es el núcleo hija.
Decaimiento beta negativo: Si un neutrón n del núcleo se transforma en un protón p, liberándose
un electrón β − y un antineutrino ν̄, se produce lo que se conoce como decaimiento β − :
n −→ p + β − + ν̄

? Un antineutrino es la antipartı́cula del neutrino.

Un núcleo padre X que sufre un decaimiento β − puede ser representado por la expresión:
A −
ZX −→ A
Z+1 Y + β + ν̄ (9)
donde Y es el núcleo hija.

. Ejemplo
El carbono-14 luego se sufrir un decaimiento β − da origen a nitrógeno-14. ¿Cómo representa esquemáti-
camente este proceso?

Solución: Sabemos que en un decaimiento β − se emite un electrón y un antineutrino, mientras que


en el núcleo un neutrón se transforma en un protón. En este ejemplo el núcleo padre es el carbono-14 14
6 C
y el núcleo hija es el nitrógeno-14 14
7 N :
14 −
6 C −→ 14
7 N + β + ν̄

Note que como un neutrón se trasforma en protón, el número de nucleones en el núcleo es el mismo,
por lo tanto, el número másico A se mantiene constante en los núcleos padre e hija, pero el número
atómico Z aumenta en una unidad ya que debido a esta transformación hay un protón más en el núcleo
hija.

2.2.4. Decaimiento gamma


Cuando un núcleo radiactivo decae emitiendo un rayo gamma, sólo varı́a su estado energético. Cuando
el núcleo se encuentra en un estado excitado producto de un previo decaimiento radiactivo o por una
colisión violenta con otra partı́cula, éste necesita volver a un estado de menor energı́a a través de la
emisión de una onda electromagnética de alta frecuencia:
A 0
ZX −→ A
ZX + γ (10)
donde A 0
Z X representa al núcleo excitado de cierto elemento radiactivo X y γ corresponde a la cantidad
de fotones emitidos, los cuales poseen una energı́a muy alta que varı́a entre 1[M eV ] y 1[GeV ].

8
3. Relación entre masa y energı́a
Albert Einstein relacionó la masa m y la energı́a E de la materia a través de la ecuación:

E = m · c2 (11)

donde c corresponde a la velocidad de la luz igual a 3 · 108 m


 
s . La gran magnitud de la velocidad de la
luz determina que una masa muy pequeña corresponda a una enorme cantidad de energı́a. Ası́, la masa
de toda materia en reposo es energı́a concentrada, la cual se denomina energı́a en reposo y existe a pesar
de que no exista interacción entre la materia con algo más.
Para crear masa se necesita energı́a y se libera energı́a cuando desaparece la masa, es decir, masa y
energı́a son dos expresiones distintas de la misma cosa.

. Ejemplo
Determine la energı́a en reposo de un electrón, exprese su resultado en [eV ].

Solución: La energı́a en reposo se determina calculando a cuánta energı́a E es equivalente la masa


m del electrón igual a 9, 11 · 10−31 [kg]. Para ello utilizamos la ecuación (11):
 h m i2
E = 9, 11 · 10−31 [kg] · 3 · 108 = 8, 2 · 10−14 [J]
s
Para dimensiones tan pequeñas resulta conveniente utilizar la unidad de energı́a electrón-volt [eV ] en vez
del Joule [J], donde:
1[eV ] = 1, 6 · 10−19 [J]
Realizando la transformación obtenemos:

E = 0, 511 · 106 [eV ] = 0, 511[M eV ]

4. Reacciones nucleares
Al bombardear un núcleo con partı́culas energéticas es posible provocar un cambio en la estructura y
las propiedades de éste. La colisión que se produce entre el núcleo X usado como blanco y la partı́cula
energética a es llamada reacción nuclear, la cual genera un nuevo núcleo Y y una partı́cula b:

a + X −→ Y + b (12)

4.1. Captura neutrónica


Reacción nuclear en la que un neutrón n con baja energı́a es capturado por un núcleo A
Z X después de
colisionar con él. Luego de esto, durante un perı́odo muy corto de tiempo, el núcleo queda en un estado
excitado A+1 0
Z X , por lo que sufre un decaimiento gamma:

A+1 0 A+1
n+A
Z X −→ Z X −→ Z X + γ (13)

9
4.2. Fisión nuclear
Reacción nuclear en la que un neutrón n con baja energı́a colisiona con un núcleo pesado, provocando
que éste lo capture y quede en un estado excitado por un perı́odo muy corto de tiempo. Posterior a este
lapso, el núcleo se fisiona o divide en dos núcleos más pequeños, liberando neutrones y gran cantidad de
energı́a.
La fisión más común es la obtenida por el núcleo de uranio-235, la cual puede ser representada por la
siguiente expresión:

n + 235 236 0
92 U −→ 92 U −→ X + Y + neutrones + energı́a

donde 236 0 −12 [s]. Los núcleos hijas resultantes X


92 U es el núcleo en estado excitado, el cual dura unos 10
e Y son llamados fragmentos de fisión, en particular, en la fisión del uranio existen casi 90 núcleos hijas
que pueden formarse, pero como ejemplo tomaremos al bario-141 y al kriptón-92:

n + 235 141 92
92 U −→ 56 Ba + 36 Kr + 3 neutrones + energı́a

Como los neutrones no poseen carga eléctrica no son


repelidos por los núcleos atómicos, pudiendo actuar co-
mo “balas” capaces de causar la fisión de núcleos de
uranio. Cada uno de los tres neutrones liberados en la
reacción anterior colisiona a un nuevo núcleo de uranio,
liberándose tres neutrones de cada choque, es decir, un
total de nueve. Si cada uno de estos nueve neutrones
fisiona a un núcleo de uranio, entonces se liberarán 27
neutrones más, y ası́ sucesivamente. A esta secuencia se
le denomina reacción en cadena.
La masa combinada de los fragmentos de fisión y
los neutrones que se producen luego de esta reacción es
menor que la masa original del núcleo de uranio. La can-
tidad diminuta de masa restante se convirtió en energı́a
de acuerdo a la ecuación (11).

4.3. Fusión nuclear


Reacción nuclear en la que dos núcleos ligeros se combinan para formar un núcleo más pesado. La
masa del núcleo final es menor que la suma de las masas de los dos núcleos ligeros, esta pérdida de masa
se debe a la liberación de gran cantidad de energı́a de acuerdo a la ecuación (11).
Se requiere de una elevada temperatura para que se produzca este tipo de reacciones, condiciones que
se cumplen en estrellas como el Sol en donde la temperatura asciende a unos 1, 5 · 107 [K], produciéndose
reacciones de fusión entre la abundante cantidad de hidrógeno, deuterio y tritio que poseen los astros.
Cuando la materia alcanza temperaturas del orden de 108 [K] se dice que se encuentra en estado de plasma,
el cual consta de iones positivos y electrones libres.
Una de las reacciones de fusión más prometedoras para el futuro del planeta es la que relaciona al
deuterio 21 H y el tritio 31 H, isótopos del hidrógeno:

2
1H + 31 H −→ 42 He + n + 17, 59[M eV ]

10
El producto de esta reacción es un núcleo de helio, un
neutrón y una energı́a de 17,59[M eV ]. La fusión nuclear
controlada es la fuente de energı́a que solucionarı́a las
futuras problemáticas energéticas en la Tierra, actual-
mente se trabaja en el ITER, proyecto técnico-cientı́fico
orientado a la creación de una fuente energética renova-
ble, de potencia continua y a gran escala, que basa su
funcionamiento en procesos de fusión nuclear de núcleos
de deuterio y tritio. Se estima estará listo el año 2.016
y si llegara a funcionar generarı́a 500[M W ] de potencia
durante ciclos de 10[min].

5. Fuerzas fundamentales de la naturaleza


Todas las partı́culas en la naturaleza están sujetas a cuatro fuerzas fundamentales: fuertes, electro-
magnéticas, débiles y gravitacionales:

Fuerza fuerte: Es la fuerza que posee mayor magnitud entre las fuerzas fundamentales, pero es
de corto alcance, siendo despreciable para partı́culas que se encuentren a una distancia mayor a
10−14 [m]. Es la responsable de que protones y neutrones se mantengan ligados en el núcleo atómico.

Fuerza electromagnética: Fuerza de largo alcance cuya magnitud es inversamente proporcional


al cuadrado de la distancia de separación entre las partı́culas interactuantes. Es la responsable de
la ligadura de los átomos y de las moléculas.

Fuerza débil: Es una fuerza nuclear de corto alcance que actúa a nivel de los quarks, tiende a
producir inestabilidad en ciertos núcleos, siendo la responsable de la mayorı́a de los procesos de
decaimiento radiactivo.

Fuerza gravitacional: Fuerza de gran alcance que se caracteriza por ser la más débil de todas las
fuerzas fundamentales dado que a nivel subatómico su efecto es despreciable, pero en el macrocosmos
es la responsable de mantener unidos sistemas de planetas, galaxias, etcétera.

Fuerza Intensidad relativa Alcance Partı́cula mediadora

Fuerte 1 Corta ≈ 1[f m] Gluón


1
Electromagnética 10−2 Larga ∝ Fotón
r2
Débil 10−9 Corta ≈ 1[f m] Bosones W ± y Z
1
Gravitacional 10−38 Larga ∝ Gravitón
r2

Desafı́o...
¿Qué fuerza fundamental de la naturaleza determina el tamaño de los átomos?
Respuesta

11
Desafı́os resueltos
3 Desafı́o I: Después de un tiempo τ , igual a la vida media del elemento radiactivo, quedan por
N0 N0
definición núcleos. Luego de dos vidas medias la mitad de habrá decaı́do, es decir, quedarán
2 2
N0 N0
núcleos radiactivos. Después de tres vidas medias quedarán y luego de cuatro vidas medias
4 8
N0
quedarán núcleos radiactivos.
16
Te habrás dado cuenta que en general después de n vidas medias, la cantidad de núcleos radiactivos
N0
que quedan son n , donde N0 es la cantidad inicial de núcleos radiactivos de la muestra. Volver
2
3 Desafı́o II: La fuerza de atracción eléctrica que ejercen los protones del núcleo sobre los electrones
que se mueven a su alrededor, provoca que los radios de las órbitas de los electrones disminuyan.
Ası́, la fuerza fundamental que determina el tamaño de un átomo es la fuerza electromagnética.
Volver

12
Bibliografı́a
[1 ] Fı́sica 4◦ Educación Media, Santillana (2010)
Felipe Moncada Mijic, Pablo Valdés Arriagada.

[2 ] Fı́sica Tomo II, Tercera edición, Mc Graw-Hill. México (1992)


Raymond A. Serway.

[3 ] Fı́sica General, Tercera edición, Harla. México (1981)


Beatrı́z Alvarenga, Antônio Máximo.

[4 ] Fı́sica Conceptual, Novena edición, Pearson Educación. México (2004)


Paul Hewitt.

[5 ] Manual de preparación PSU ciencias módulo optativo, Fı́sica, Ediciones Universidad


Católica de Chile, Chile (2004)
Miguel Ormazabal Dı́az-Muñoz, Oscar Bravo Lutz, Luz Marı́a Gazzolo Torrealba.

13