Está en la página 1de 5

Programa: LICENCIATURA EN EDUCACIÓN BÁSICA CON ÉNFASIS EN INFORMÁTICA

Materia: EVALUACIÒN DE MATERIALES EDUCATIVOS DIGITALES


Docente: JHAIR BERBEN HENRIQUEZ
Periodo: 2018 I

Introducción

Los paradigmas actuales de educación prestan una relevante importancia a los


aprendizajes por encima de la enseñanza, esto se debe a la necesidad de que todos
aquellos que se encuentren inmersos en un proceso de formación puedan transferir los
aprendizajes adquiridos a la realidad social inmediata y globalizada, siendo capaz de
transformarla y mejorarla progresivamente. Razón por la cual, lo que se debe evaluar en
este momento son los aprendizajes adquiridos por los estudiantes, pero esta tarea en sí
misma es compleja, considerando que no solo se limita a identificar mediante una
calificación cuanto sabe el estudiante, sino, que requiere recolectar mayor cantidad de
información generalmente de orden cualitativo, que permita responder ¿Cómo aprende?
¿Qué aprende? ¿Cuándo aprende? ¿Qué le facilita el aprendizaje? ¿Qué limita su
aprendizaje?.... dejando de lado la estricta medición del conocimiento debido a que ésta
pasa a ser un medio mas no el fin.

Por lo tanto al finalizar esta unidad, el estudiante lograra diferenciar la medición de la


evaluación en función de los enfoques y teorías que sustentan su aplicación educativa y
analizar su avance progresivo en el tiempo.

El propósito educativo de cada una de ellas y los cambios que se han gestado hasta la
actualidad. Se definen a continuación:

Objetivo general:

Analizar la evaluación de los materiales Educativos Digitales en función de los enfoques y


teorías del aprendizaje.

Contenidos:

1. Evaluación y medición

2. Modelos de evaluación según los enfoques y teorías de aprendizaje

2.1. Evaluación educativa en el paradigma experimental

2.2. Evaluación educativa en el paradigma alternativo


Programa: LICENCIATURA EN EDUCACIÓN BÁSICA CON ÉNFASIS EN INFORMÁTICA
Materia: EVALUACIÒN DE MATERIALES EDUCATIVOS DIGITALES
Docente: JHAIR BERBEN HENRIQUEZ
Periodo: 2018 I

1. Evaluación y Medición

Históricamente existió un momento en el cual la humanidad se empezó a preocupar por


tratar de conocer la naturaleza, su funcionamiento y sobre todo, tratar de comprender los
fenómenos que se manifestaban.

Esta época, esta designada históricamente a partir del siglo XVI cuando el hombre
comienzan a tratar de descubrir la “verdad” que anteriormente solo estaba sujeta por lo
expuesto por la iglesia como máxima autoridad, sin embargo, las acciones del mismo,
empezaron a ser cuestionadas, obligando al ser humano a tratar de comprender su
propósito en el universo, la naturaleza de sus actos y el aprovechamiento de los recursos
disponibles para progresar en una vida con mayor autonomía y control sobre lo que
sucede a su alrededor.

Desde esta perspectiva, es lógico comprender que el hombre comienza a desarrollar


diferentes métodos que le permitiesen demostrar “la verdad”, debiendo ser cuidadosos,
estrictos, aguardando procedimientos lógicos y sobre todo objetivos, por lo tanto,
demostrar la veracidad de los fenómenos estudiados era imprescindible para la época, de
lo contrario, podían ser juzgados por el hombre, corriendo el riesgo de ser considerados
“desequilibrados mentales” o pero aun “brujas o hechiceros”.

Ante este riesgo, el hombre crea una diversidad de métodos capaces de comprobar los
fenómenos estudiados, apoyándose en sistemas controlados de medición y evaluación,
surgiendo así, lo que conocemos hoy como el método científico, enmarcados en
diferentes corrientes del pensamiento como el Empirismo, Materialismo Dialéctico,
Positivismo, Fenomenología y Estructuralismo, originando diferentes vías en la búsqueda
del conocimiento.

Por consiguiente, es lógico pensar que existen diversas concepciones de evaluación, desde
su aplicación científica hasta la actualidad.

Es oportuno reflexionar sobre la complejidad para el docente de comprender el término


de evaluación en el contexto educativo, aun cuando la mayoría considera que su cálculo
estadístico resulta ser simple y objetivo. ¿Será que algunos docentes intuyen que es
necesario incluir criterios socio-culturales susceptibles de comprender, analizar y cambiar
en el contexto educativo globalizado?
Programa: LICENCIATURA EN EDUCACIÓN BÁSICA CON ÉNFASIS EN INFORMÁTICA
Materia: EVALUACIÒN DE MATERIALES EDUCATIVOS DIGITALES
Docente: JHAIR BERBEN HENRIQUEZ
Periodo: 2018 I

Desde esta perspectiva educativa, es comprensible como la evaluación también ha sufrido


diferentes cambios y en su mayoría las concepciones están sujetas a Programa: las teorías
pedagógicas que las sustentan donde tradicionalmente las prácticas evaluativas se ha
visto sesgada ante la mera necesidad de medir, llevando a cabo un conteo y control de
datos con el apoyo de instrumentos que, generalmente no han sido depurados, sino que
asignan calificativos por simple tradición numérica y arroja expedientes llenos de cifras a
los que no se da un uso en el perfeccionamiento de los esquemas educativos.

Esta práctica evaluativa, no sucede de una forma deliberada, en realidad, el propósito de


quienes realizan la evaluación, en su mayoría, se atañe a la arraigada creencia de hacerlo
de la manera más eficientemente y objetiva posible ante la exigencia administrativa, por
lo tanto, se acostumbra hacer instrumentos prescriptivos para ser aplicados en un periodo
de tiempo corto, resultando ser económicos en dinero, esfuerzo y tiempo, considerando
que al momento de realizar el análisis de los datos resultantes de las aplicaciones el
procedimiento es rápido aun cuando no son del conocimiento del sujeto evaluado.

Es decir, el evaluador, está centrado en desarrollar una práctica restringida al uso de


instrumentos y/o métodos de medición que deben cumplir estrictos criterios de
confiabilidad validez y pertinencia, los cuales son utilizados en repetidas ocasiones, y al
momento de emitir conclusiones se limita a exponer un resultado final comparando los
objetivos prescritos con los conocimientos obtenidos, las conductas realizadas y las
prácticas desarrolladas.

Sin embargo, siendo la educación un proceso dinámico en sí mismo, condicionado a los


cambios externos e internos, donde la Tecnología de la Información y la Comunicación ha
causado grandes estragos, es relevante ahondar un poco sobre la validez de un
instrumento de evaluación ante la insaciable necesidad del evaluador de medir y emitir
resultados “objetivos”, aun cuando es conocido por todos que la exactitud, la objetividad
y la totalidad, no es precisa en las ciencias sociales.

En esta perspectiva, ¿Será la medición el método exclusivo para emitir juicios valorativos
en función de la educación que se exige la sociedad actual? Ante tal paradoja es preciso
ahondar sobre lo que se entiende por validez, debido a que éste concepto explica la
relación entre medición y evaluación.

Al respecto, Cronbach (1949), en la década de los 40 explicó la definición de validez como


“la extensión con que una prueba mide lo que pretende medir”, definición que fue
Programa: LICENCIATURA EN EDUCACIÓN BÁSICA CON ÉNFASIS EN INFORMÁTICA
Materia: EVALUACIÒN DE MATERIALES EDUCATIVOS DIGITALES
Docente: JHAIR BERBEN HENRIQUEZ
Periodo: 2018 I

acogida y contradictoria para varios autores de la época, sin embargo, en 1971 hizo un
comentario que reavivó la controversia: “La validación es el proceso de examinar la
precisión de una predicción o inferencia específica hecha a partir de los puntajes de una
prueba’, es decir, la validez se refiere no a las puntuaciones o datos en sí obtenidos en una
prueba, sino a las inferencias que se realizan a partir de ellas bajo determinadas
circunstancias. Por su parte, Silva y Martorell, (1991) confirman que lo que se valida no es
el instrumento, sino la interpretación de los datos obtenidos por medio de un
procedimiento específico. En esta perspectiva, es necesario reflexionar sobre las razones
por las cuales se evalúa, y aclarar por qué el docente debe valorar en términos educativos
la utilidad real de la información obtenida de una prueba, sobre la prioridad del
cumplimiento administrativo de la evaluación, ante todo hay que reconocer que los
docentes siente una sensación de seguridad numérica aun cuando ésta generalmente
induce al poco análisis de los resultados obtenidos en las evaluaciones, priorizando los
intereses crediticios (“aprobó o no”, “15 alumnos reprobaron”, la mayoría de los
estudiantes son pésimos) sobre los logros académicos (“hasta qué punto se ha aprendido
este contenido”).

Por lo tanto es preciso preguntarse: ¿Qué factores dificultan el aprendizaje efectivo? ¿Qué
estrategias pueden dar mejores resultados? ¿Qué recursos tecnológicos son los más
apropiados Para facilitar el aprendizaje? ¿Cómo conformar comunidades de aprendizaje a
través de la mediación didáctica para mejorar su desempeño educativo? ¿Cómo gestionar
el conocimiento en entornos virtuales de aprendizaje? Por consiguiente, no es fortuito
que en el sistema educativo actual los procedimientos e instrumentos de evaluación
realizados en la actualidad son poco planeados y generalmente no están bien
estructurados, además, se evidencia una serie de factores que distorsionan la medición de
lo que los estudiantes realmente saben, como relacionar la conducta a la calificación, las
altas posibilidades de fraude o las pruebas que privilegian lo memorístico sobre lo
reflexivo.

Razón por la cual, es comprensible que al discernir el término evaluar inmediatamente se


asocie la expresión con la tarea de realizar mediciones o calificar las características de un
objeto, hecho o situación en particular, sin embargo, lo importante de la evaluación no es
tener una calificación del alumno al final del proceso, ni acumular una serie de resultados
para obtener bajos o altos promedios, sino que todos y cada uno de los datos sirven para
hacer una interpretación de los avances alcanzados por los alumnos en determinado
momento del proceso de enseñanza y aprendizaje para así poder tomar las decisiones
Programa: LICENCIATURA EN EDUCACIÓN BÁSICA CON ÉNFASIS EN INFORMÁTICA
Materia: EVALUACIÒN DE MATERIALES EDUCATIVOS DIGITALES
Docente: JHAIR BERBEN HENRIQUEZ
Periodo: 2018 I

adecuadas y continuar o regresar a algún momento del proceso, es decir, lo importante es


la calidad del proceso para lograr la excelencia educativa.

Partiendo de estas premisas, se evidencia que la tarea de evaluar es una actividad


compleja y al mismo tiempo constituye una función fundamental en la labor del docente,
lo cual exige analizar el proceso educativo con mucho detenimiento para emitir juicios
valorativos que faciliten la oportunidad de enfrentarse a una serie de asuntos y problemas
difíciles de carácter psicopedagógico, teórico y práctico, que requiere de un acto reflexivo
para la toma de decisiones.

Sin embargo, éste propósito evaluativo no es compartido por todos los educadores, lo
cual es susceptible de generar confusiones y debates personales para decidir si asume la
evaluación como medida del éxito de la enseñanza en términos de las adquisiciones
observables en los alumnos o si ésta debe de ir más allá de la acumulación de
conocimientos, para convertirse en un proceso reflexivo en el cual se consideran diversos
factores que inciden de una u otra forma en los aprendizajes significativos de los alumnos,
en el cual queda claro que lo importante entre medir y evaluar el aprendizaje no es la
cantidad de conocimientos que se aprenden, sino la calidad del desempeño del alumno.

Ante estas circunstancias es preciso comparar las diferencias entre evaluar y medir.

TALLER 1 EVALUACIÓN DE MATERIALES EDUCATIVOS DIGITALES

1. Tomando como referencia la lectura anterior construye un cuadro comparativo en el


que se establezcan las diferencias entre estos dos aspectos.

CUADRO COMPARATIVO

EVALUAR MEDIR

2. Representa a través de una línea de tiempo las diferentes concepciones de


evaluación, argumentada a la luz de autores que sustentes este concepto.

También podría gustarte