Está en la página 1de 28

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DE EDUCACION ZONA ARAGUA


COMUNICACIÓN SOCIAL
ALDEA VIRGEN DEL ROSARIO
MUNICIPIO FRANCISCO LINARES ALCÁNTARA

UNIDAD II
ASPECTOS CULTURALES SOCIO ECONÓMICOS Y POLÍTICOS DE LA
MANIFESTACIÓN DE LAS COMUNICACIONES

NOMBRE Y APELLIDO: RUBEN HERNANDEZ


C.I.: V-11.501.900
CORREO: RUBENOSKY7@GMAIL.COM
TELEFONO: +58 424 3684204
UNIDAD CURRICULAR: HISTORIA DE LA COMUNICACION
PROFESOR: GUSTAVO FLORES

ABRIL DE 2021
INTRODUCCION

La comunicación como modo específico en las relaciones humanas, puede consistir en


relaciones de participación recíproca o de comprensión, de interacción humana con los otros
o el conjunto de formas que puede adoptar la convivencia. Los hombres para formar una
comunidad tienen que comunicarse, porque participan unos con otros sus modos de ser y de
esa manera adquieren nuevos significados; pero es preciso tener en cuenta elementos
adversos que atentan contra la comunicación: el rumor y el ruido, y factores que intervienen
en una satisfactoria comunicación: la empatía y la retroalimentación. A pesar de las
limitaciones participativas, los medios de difusión masiva han favorecido un innegable
enriquecimiento cultural a nuestros pueblos ampliando la acción formadora de las escuelas y
otras instituciones, y ofreciendo un esparcimiento accesible para las grandes mayorías. En
las situaciones más opresivas en que la historia latinoamericana se ha visto comprometida en
esta última década, pueden encontrarse rasgos de una comunicación liberadora: Apoyo
mutuo de los sectores marginados económica y socialmente, defensa ante medidas arbitrarias
de represión, ayuda internacional de emergencia, etc, aunque los dones creados para el
progreso y la comunicación no los eximimos de un discernimiento crítico de abismales
murallas de incomunicación que aún existen en Latinoamérica.

Para ello se definirá ciertos temas que permitirán entrar en contexto con los modelos y medios
de comunicación.

- La imprenta antes y después de la revolución industrial (propaganda de guerra)


- El libro y la prensa.
- La era virtual: libros y revistas en soporte digital, radio y TV digital página web y blogs.
- El flujo comunicacional en tiempo anterior a la Revolución Bolivariana: La concentración
del Conocimiento.
- La responsabilidad de la comunicación en el desarrollo económico, social, político y
cultural.
- Los modelos de la comunicación: modelo totalitario, liberal, responsabilidad de los medios
y la sociedad de la información.
DESARROLLO

LA IMPRENTA ANTES Y DESPUÉS DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL


(PROPAGANDA DE GUERRA)

La irrupción de la imprenta en la Edad Media supuso una revolución: los libros podían
copiarse con una rapidez nunca antes vista y su impacto fue incalculable
La historia moderna sería inconcebible sin la invención de la imprenta ya que su uso cambió
por completo la cultura occidental y posteriormente, la historia del mundo. Hasta 1453 los
conocimientos se transmitían mediante manuscritos elaborados por monjes: con la invención
de la imprenta el proceso de copiado se aceleró y en cuestión de unos pocos años los escritos
abarcaron un público enorme gracias a la difusión de conocimientos y el abaratamiento de
los costes de producción.

Los monjes eran hasta el siglo XV las únicas fuentes escritas de peso en la sociedad. El
feudalismo otorgaba el papel de reproducción y difusión de conocimientos a la iglesia
católica, por lo que también aceptaba que esta hiciese un papel censor y marcara la ‘agenda
setting’, los temas de los que se podía hablar y los que quedaban relegados al olvido. Con la
invención de Johannes Gutenberg (Alemania, alrededor de 1453) el trabajo de copista se
amplió y entraron en juego las empresas que manejaban las imprentas y con ellas el capital.

Mientras que los monjes tenían el poder de controlar los escritos en toda Europa los índices
de alfabetización eran ínfimos. Una vez el copiado de libros paso a ser realizado por las
imprentas, estas se regían por los temas que más se solicitaban e imprimían por encargo. Una
vez superada la censura previa, había libertad para imprimir libros de distintas temáticas y
este círculo se fue abriendo con el paso de los años. Una vez la iglesia y las monarquías
absolutas perdieron el poder de controlar absolutamente todo lo que se imprimía, la difusión
de ideas contrarias al feudalismo y a la religión establecida corrieron por toda Europa.

Básicamente la invención de la imprenta hizo posible la multiplicación de textos en la Edad


Media, cuando la edición de libros estaba muy restringida, revolucionó la cultura al ampliar
el número de lectores potenciales al multiplicar el número de libros y reducir su coste, por lo
que la alfabetización recibió un impulso enorme, nunca visto hasta la fecha.
La imprenta supuso la revolución más importante en contra de los poderes absolutos
(monarquías e iglesia) ya que extendió el conocimiento, algo que estos poderes guardaron
para sí mismos durante los diez siglos que duró la Edad Media.
LA EVOLUCIÓN DE LA IMPRENTA SE PRODUJO EN DISTINTOS LUGARES DEL
MUNDO Y EN DIFERENTES ÉPOCAS.

Desde las civilizaciones egipcia, griega y romana y las copias manuscritas mediante pluma
o pincel hasta la prensa moderna han sido muchos los factores que han influenciado
favorablemente.

En China gracias a la difusión de la religión budista y a la necesidad de confeccionar copias


de las oraciones esta evolución tuvo una gran influencia. También lo fue la búsqueda de
materiales de escritura más adecuados ya que el papiro y el pergamino resultaban demasiado
frágiles y finos.

La llegada de los caracteres móviles favoreció el desarrollo de distintas técnicas de grabado,


entre ellas el "aguafuerte" y el "grabado al humo" con planchas de cobre, al igual que la
"aguatinta" que permite simular el efecto de la pintura a la acuarela.
En Europa, durante el siglo XII se produjo una gran actividad intelectual que trajo consigo
una mayor demanda de libros.
Los monjes realizaban cuidadosamente copias para las bibliotecas de los monasterios, pero
esto no satisfacía la demanda de los estudiantes y de esta necesidad surgió la búsqueda de un
método de reproducción de los textos rápido y barato.

En las ciudades universitarias se repartían los manuscritos entre los copistas y después las
volvían a unir en un solo ejemplar, esto terminó convirtiéndose en un auténtico negocio de
librería.

Entre 1436 y 1450 se sabe con seguridad que Gutenberg (inventor de la imprenta) construyó
un aparato que permitía fundir las letras metálicas satisfactoriamente. Y sería en 1455 cuando
inauguraría la industria editorial con "La Biblia de Gutenberg".

La expansión del invento llegó a Italia y a Roma y sería en 1464 cuando en Francia emplearon
la técnica y posteriormente en Oxford en 1479.
La primera obra impresa en España se escribió en Valencia y data de 1470. La obra se titula
Obres e trobes en labor de la Verge María.
De Europa el salto fue a América en los años 1533 y 1534 y se extendió progresivamente a
Méjico, lima, Perú, Guatemala, La Habana, Santiago de Chile, Guadalajara, Santiago de
Cuba y Puerto Rico ya en el 1802.
En Argentina la imprenta se construyó en 1700 y en Buenos Aires empezó a funcionar en
1781.

Hasta el S.XVIII la técnica consistía en colocar los caracteres sobre la platina, encima del
papel y presionar con la prensa de madera y mármol.

En Francia, en 1777, Didot construyó una prensa toda de hierro y del mismo tamaño que la
hoja de imprimir, que fue perfeccionándose posteriormente.
Kónig, en 1814 inventaría la máquina de cilindros; el molde plano pasaba sobre la superficie
cilíndrica donde estaba colocado el papel y el entintado era ya automático.

Gracias a la revolución industrial y a los adelantos técnicos nacieron las imprentas


nacionales. La máquina de reacción, en la que el papel, impreso por una cara, retrocedía y
era impreso por la otra; Surgió en 1854.

Un año después se harían tiradas de 10.000 ejemplares a la hora en la máquina rotativa de


Hue gracias a la utilización del papel continuo y del molde cilíndrico que permitía la
impresión por las dos caras.

La impresión de los periódicos se realizaría a partir de entonces en máquinas con


composición en Linotipía y la de las revistas y libros se realizaría en Monotipia.
A principios del siglo 20 apareció la foto-componedora, esta técnica supuso una revolución
porque permitía el resultado de una imagen con los mismos colores que el original mediante
métodos fotográficos. A partir de cuatro películas, que representan la cuatricromía; negro,
magenta, amarillo y cian y de los textos fotografiados se realizaba la impresión.

A partir de ahí la evolución en cuanto a los procesos de impresión se ha visto empujada a la


necesidad de una mayor rapidez en los tiempos de impresión y al abaratamiento de los costes;
Sería König quien innovaría de forma radical el sector al presentar la máquina que disponía
de un cilindro giratorio que sujeta el papel en su paso a través del tipo. En la actualidad, la
impresión de libros se realiza con máquinas de este tipo.

Una de las últimas porciones del imperio colonial español que recibió, en 1808, los beneficios
de la imprenta fue la capitanía general de Venezuela. En el estado actual de los conocimientos
sobre el tema, debemos descartar que la obra de José Luis de Cisneros, Descripción exacta
de la provincia de Benezuela, con pie de imprenta de Valencia, 1764, se hubiese impreso en
Venezuela. Del mismo modo, no está demostrado que el Novenario del Santísimo
Niño (1762-1764) hubiese salido de taller venezolano. Tampoco las «imprentas de camino»,
de indudable existencia en Caracas, antes de 1808, pueden ser consideradas imprentas
efectivas en el país. El taller de Trinidad, desde donde se había impreso el periódico Courier
de la Trinité Éspagnole (1789), en tiempos en que esa isla era posesión hispana y pertenecía
a la capitanía general e intendencia de Venezuela, careció de trascendencia pública para el
territorio continental de Venezuela. La imprenta que traía Francisco de Miranda, en 1806, a
bordo del Leander, nave capitana de su expedición, no llegó a tocar tierra venezolana.

El primer taller, que funcionó de un modo estable y que produjo obras en la actual Venezuela,
fue el de Mateo Gallagher y James Lamb, impresores establecidos en Trinidad (ya posesión
británica). Llamados por las autoridades españolas de Venezuela, desembarcaron con su
imprenta en La Guaira el 23 de septiembre de 1808, la instalaron en Caracas después de llegar
a un acuerdo económico con aquellos y el primer impreso aparecido fue el número 1 del
semanario Gaceta de Caracas, el 24 de octubre de dicho año. Si pensamos en México (1539)
y en Lima (1584), que disponen de imprenta en el siglo XVI, y en Cuenca (Ecuador, 1626-
1627), o Guatemala (1660), realmente es tardía la introducción de la imprenta en suelo
venezolano, casi 3 siglos después de haberse establecido la primera en el continente
americano. En los primeros 4 años, desde 1808 hasta 1812, existieron contadísimos talleres:
en Caracas, el de Gallagher y Lamb (1808), y el de Juan Baillío (1810); otro, en Cumaná
(1810); y otro en Valencia (1812); pero el fracaso de la Primera República, en 1812,
representa una interrupción grave en el desarrollo inicial de la imprenta venezolana.

Aunque el fragor de la lucha armada en pro de la independencia predomina sobre la tarea


artesanal de los impresores, la imprenta venezolana nace con signo singular, acaso único en
los anales de la historia moderna. Fue muy pronto algo más que un hecho local y aun
nacional, pues alcanzó, a los pocos meses, un valor especialísimo al convertirse en el
instrumento de expresión de las ideas emancipadoras, que esparcieron por América y Europa
las doctrinas y las noticias de los comienzos de la revolución de la independencia. La pobreza
de medios de que disponían los primeros talleres, iba compensada por la riqueza de
pensamiento de cuanto producían. Apenas proclamada la independencia, en julio de 1811, se
decretó la libertad de prensa, consagrada luego en el artículo 181 de la Constitución de
Venezuela, sancionada en diciembre de ese año. «Será libre el derecho de manifestar los
pensamientos por medio de la imprenta», rezaba el documento. Era la consecuencia de la fe
puesta decididamente al servicio de un ideal. La obra impresa en tan modestos talleres circuló
por toda América, la hispánica y la sajona; y contribuyó, sin duda, a fijar los temas principales
de la revolución liberal y de la emancipación nacional hispanoamericana, impulsada por el
movimiento iniciado en Caracas. Todo ello con una colección de impresos sencillos: pocos
libros, bastantes folletos, muchas hojas sueltas y media docena de periódicos, algunos de
existencia efímera. Tal fue el signo de los primeros 4 años de imprenta en Venezuela. Cuando
Caracas cae en poder de los realistas, siguen activos los mismos talleres de imprenta, con
escasa producción, salvo la Gaceta de Caracas, utilizada entonces (1812-1813 y 1815-1821)
para defender y justificar el régimen colonial y atacar a los dirigentes republicanos; sin
embargo, desde mediados de 1820 a mediados de 1821, debido a haberse restablecido en
España y sus posesiones el régimen liberal (aunque siempre monárquico), se producen en
Caracas polémicas entre constitucionalistas y absolutistas a través de numerosos periódicos,
como La Araña, La Aurora de Venezuela, El Celador de la Constitución, El Fanal de
Venezuela, La Mariposa Negra, De todo y de algo más. La Mosca Libre, La Segunda
Aurora y La Lotería Tipográfica. Los impresores principales de este período fueron Juan
Gutiérrez Díaz y Juan Pey, españoles ambos.

La expedición de Pablo Morillo (1815) trajo una imprenta, cuya suerte no se ha precisado;
es posible que se hundiera con el San Pedro Alcántara. Al intensificarse el conflicto armado,
la imprenta republicana, que carece de asiento firme, no publica periódicos de 1815 a
mediados de 1818; en talleres volantes de campaña, se imprimían a veces los boletines y
partes de guerra, en hojas sueltas, durante las marchas del ejército, a medida que acaecían los
hechos, para dar cuenta al país del desenvolvimiento de la acción guerrera. Estos impresos
fueron editados en número reducido por la misma naturaleza de su publicación, y corrían de
mano en mano en condiciones poco propicias para ser conservados. Se comprende entonces
la extrema rareza de estas publicaciones, de las cuales se conoce a veces un solo ejemplar
preservado milagrosamente de la destrucción por haber acompañado algún informe a
gobiernos del exterior. Son particularmente raros, como hojas sueltas, los boletines del
Ejército Libertador de Venezuela en 1813 y 1814, aunque la mayor parte de ellos se
publicaban también en la Gaceta de Caracas. Estas hojas impresas volverán a aparecer en la
Expedición de Los Cayos (1816), con la imprenta que trajo el general Simón Bolívar, la cual
cayó poco después en manos de los realistas en Ocumare de la Costa.

Cuando el régimen republicano se afirma en Angostura (1817) vuelve la imprenta a ser el


instrumento de expresión del ideario emancipador, a través de las columnas de El Correo del
Orinoco (1818-1822); este gran periódico terminará realmente su misión con la victoria de
Carabobo (24.6.1821), que devuelve a Caracas la capitalidad política de Venezuela, cuando
esta se hallaba ya integrada en la Gran Colombia. Poco antes de la batalla de Carabobo se
había introducido la imprenta en Maracaibo; un taller nuevo, adquirido en Estados Unidos,
era conducido a Cúcuta para servir de imprenta al Congreso, pero las autoridades de
Maracaibo convencieron al impresor Andrés Roderick de que se quedará allí, y al poco
tiempo empezó a publicarse El Correo Nacional (1821). Manuel Segundo Sánchez denominó
muy justamente «incunables venezolanos» a los impresos datados desde 1808 hasta 1821.

La producción bibliográfica en Venezuela nace en 1808. La escasez de elementos y aun la


pobreza de los primitivos talleres no permitían ciertamente acometer impresiones en un gran
número de ejemplares: los testimonios documentales de que disponemos hablan de tirajes de
libros y folletos en 400 ejemplares, o de hojas sueltas, decretos y proclamas en número de
100 ejemplares; pero la potencia misma de su contenido hizo que las obras de las primeras
imprentas venezolanas de Caracas, Valencia, Angostura, ejercieran notable influencia en los
círculos que en diversos países de América y Europa seguían con interés el desarrollo del
movimiento emancipador venezolano; sorprende la comprobación de la repercusión de
periódicos como la Gaceta de Caracas, de 1810-1812 y El Correo del Orinoco, de 1818-1822,
en ciudades como Filadelfia, Boston, Buenos Aires, Lima, Bogotá, México, Montevideo,
Santiago de Chile, o Londres, París, Madrid, Roma, Maguncia o San Petersburgo, a las pocas
semanas de haber aparecido en el valle de Caracas o en las riberas del Orinoco.

Los altibajos de la Guerra de Independencia hicieron que por largos intervalos tanto los
republicanos como los realistas, alternativamente, carecieran de imprentas; al cambiar de
manos las pocas ciudades en las cuales las había, las publicaciones adoptaban un signo
político radicalmente distinto al que hasta entonces habían tenido, aunque con frecuencia no
solo los talleres sino los impresores eran los mismos y los periódicos (como aconteció con
la Gaceta de Caracas) conservasen el mismo título bajo regímenes opuestos; un impresor era
un profesional demasiado valioso para que se le mantuviera en prisión o se le fusilase como
desafecto: cuando el jefe realista Francisco Tomás Morales se apoderó de Maracaibo, en
1822, tomó prisionero a Roderick, el impresor de El Correo Nacional, y lo puso a trabajar en
un periódico que también se publicó en Maracaibo, El Posta Español de Venezuela. Simón
Bolívar, convencido del valor social de la imprenta, procuró en todo momento disponer de
tan poderoso órgano de difusión. Hasta la batalla de Carabobo, en 1821, todas las actividades
convergen al objetivo eminente: la conquista de la libertad nacional.

Entre 1821 y 1830, cuando Venezuela se halla integrada a la República de Colombia,


denominada hoy Gran Colombia, las actividades editoriales se centran principalmente en la
publicación de periódicos y de un gran número de folletos que atienden fundamentalmente
los problemas de la organización política y la ordenación económico-social de la que es
actualmente la República de Venezuela; se publican periódicos doctrinales de gran
significación, como el ya citado Correo Nacional (Maracaibo, Andrés Roderick, 1821); El
Iris de Venezuela (Caracas, imprenta de Juan Gutiérrez Díaz y luego de Valentín Espinal,
1822); El Colombiano (Caracas, impreso por William Johnson y Arturo Carlos Luthman,
1823-1826), bilingüe, en castellano e inglés; El Observador Caraqueño (Caracas, Imprenta
de Valentín Espinal, 1824-1825); o se ejecutan empresas de gran aliento como la Colección
de documentos relativos a la vida pública del Libertador de Colombia y del Perú, Simón
Bolívar, para servir a la historia de la independencia de Sur América (Caracas, 1826-1829,
imprenta de Devisme, en 21 volúmenes; hay uno adicional, de 1833, imprenta de Damirón y
Dupouy), realizado por Francisco Javier Yanes y Cristóbal de Mendoza, así como se
comienza la publicación de libros necesarios para la educación, entre ellos la reedición de
la Historia de la conquista y población de la provincia de Venezuela, de José de Oviedo y
Baños (Caracas, imprenta de Domingo Navas Spínola, 1824); La idea general o principios
elementales del derecho de gentes, extracto de Vattel y otros autores (Caracas, imprenta de
Tomás Antero, 1824); el libro de Juan Meserón, Explicación y conocimiento de los principios
generales de la música (Caracas, Tomás Antero, 1824); El arte de escribir, de Condillac
(Caracas, Tomás Antero, 1824); la Noticia sobre la geografía política de Colombia (Caracas,
imprenta de Fermín Romero, 1824); El manual político del colombiano (Caracas, Tomás
Antero, 1824); los Discursos de Francisco Antonio Zea (Caracas, Domingo Navas Spínola,
1825); los Elementos del derecho natural, por Juan Jacobo Burlamaqui (Caracas, Devisme
Hermanos, 1826); la Colección de los decretos expedidos por S.E. El Libertador desde su
entrada en Bogotá por noviembre de1826 hasta su partida de Caracas el 5 de julio de 1827
(Caracas, Tomás Antero, 1828); el Breve diccionario de sinónimos de la lengua castellana, de
José López de la Huerta (Caracas, Valentín Espinal, 1828); el Epítome sobre la Vacuna, de
José María Vargas (Caracas, Devisme Hermanos, 1828); el Compendio de historia romana,
desde la fundación de Roma hasta la ruina de su imperio de occidente, por Olivier Goldsmith
(Caracas, Valentín Espinal, 1829); el Tratado de la elocución o del perfecto lenguaje y buen
estilo respecto al castellano, por Mariano Mandramani y Calatayud (Caracas, Valentín
Espinal, 1829); los Elementos de la lengua latina, por Pablo Arroyo Pichardo (Caracas,
Tomás Antero, 1829); la Memoria política sobre si conviene en Chile la libertad de cultos, de
Juan de Egaña (Caracas, G. y F. Devisme, 1829).

Los sucesos que condujeron a la desmembración de la Gran Colombia (1830), interrumpieron


por un tiempo la producción de obras escolares y doctrinales hasta la definitiva separación
de Venezuela de la entidad política gran colombiana.
Al reconstituirse la República en 1830, cobra nuevos bríos la actividad editorial en el país. A
partir de 1830, las iniciativas alcanzan mayor vuelo. Además de las imprentas establecidas
en las ciudades anteriormente mencionadas, las hay ya ese año en Puerto Cabello (1825) y
Guanare (1826). Las publicaciones periódicas, que siguen siendo numerosas, se enriquecen
con revistas literarias, todavía con marcado carácter local, pero que nos indican una mayor
sensibilidad por las corrientes estéticas vigentes en la cultura occidental.

El país va cobrando un ritmo de desarrollo intelectual que ha permitido que la etapa entre
1830 y 1848 sea considerada como la del tiempo de afianzamiento y progreso de la
República. La litografía es introducida en Venezuela en 1823 por el coronel Francisco
Avendaño, quien instala un taller en La Guaira que luego es trasladado a Caracas, pero los
primeros trabajos biográficos que se conocen, hechos en Venezuela, son láminas sueltas
ejecutadas a mediados de la década de 1830, y luego aparece ya asociada con producciones
tipográficas como El Promotor (1843-1844).

Junto a periódicos como El Conciso (Caracas, Tomás Antero y Valentín Espinal, 1832), El
Liberal (Caracas, A. Damirón y George Corser, 1836), Correo de Caracas (Caracas, Valentín
Espinal, Núñez y Márquez, George Corser y después imprenta propia, 1840), surgen revistas,
de poca duración, pero muy significativas, como La Oliva (Caracas, Valentín Espinal,
1836), La Guirnalda (Caracas, Valentín Espinal, 1839), El Liceo Venezolano (Caracas,
George Corser, 1842), en cuyas páginas encuentran acogida la creación literaria y el espíritu
crítico de la generación que trabajaba entusiastamente para sentar las bases de la sociedad
republicana. La ambición editorial evoluciona en el país y se aspira a la publicación de obras
que influyan en el mundo hispánico.

EL LIBRO Y LA PRENSA.

En el siglo XVII continua la censura de los gobernantes sobre la difusión y producción de


libros. A lo que hay que añadir fuertes impuestos sobre el papel y los libros importados.

En esta centuria disminuye la producción de libros clásicos y de autores medievales. También


se producen menos libros religiosos, aun así, los libros sobre temas religiosos constituyen las
tres cuartas partes de la producción total de libros.

Además, destacan y cobran importancia los libros escritos en lenguas vernáculas, tanto los
destinados a las literaturas modernas y nacionales, que tienen en esta época su momento de
máximo esplendor, como los destinados a la producción científica. También ganan terreno
las obras que describen cómo es la vida en otros países y culturas.
Uno de los aspectos más negativos es la mala calidad de las impresiones comparadas con el
siglo anterior y con los siglos posteriores. Lo que se traduce en que los libros se imprimen en
mal papel con tipos desgastados están mal entintados y contiene muchas erratas.

Con la aparición de la imprenta empiezan a circular informes escritos sobre avisos, noticias
y acontecimientos, destinados a personas de alta relevancia social.

A finales del siglo XVI (1588-1598) surgen, con motivo de las Ferias de Francfort, los
primeros repertorios de noticias de aparición periódica, los Messrelationem. Se publican
semestralmente y contienen noticias sobre acontecimientos políticos y militares.
Ya en el siglo XVII aparecen las primeras publicaciones periódicas con carácter semanal.
Suelen incluir noticias sobre distintas partes de Europa, adornadas con algún grabado o mapa.

Normalmente estas publicaciones reciben ayuda del gobierno, con la condición de no dar
información contraria al país, aunque algunos impresores tuvieron que comprar el privilegio
para poder publicarlas. Las publicaciones periódicas gozaron de mucho éxito y se
extendieron rápidamente. En Alemania eran conocidas como avisa o relacion, en Italia como
gazzeas o corantos, en Francia como gazees y en España como mercurios o gacetas.

Parece ser que la publicación periódica más antigua surge en el año 1605 en Estrasburgo de
la mano del impresor Johan Carolus. Su titulo es Relation aller Fürnemmen und
gedenckwürdigen Historien. En el siglo XVII también aparecen las revistas eruditas, debido
a la necesidad de informar sobre los avances científicos y técnicos, así como sobre la
abundante bibliografía científica. No olvidemos que en este siglo XVII se produce una
revolución científica, gracias a aportaciones como las de Galileo Galilei, René Descartes e
Isaac Newton. Se pasa del razonamiento especulativo a la experimentación y al método
hipotético-deductivo.

En 1665 nace Le Journal des Sçavants en Francia, patrocinada por el ministro Colbert, cuya
finalidad es orientar la vida intelectual del país informando sobre las novedades literarias y
científica. Al año siguiente aparecen publicaciones semejantes en Inglaterra, al siguiente en
Italia y así sucesivamente se extienden a otros países. En 1672 aparece en Francia el Mercure
Galant, que se publica mensualmente y que en doscientas páginas relata las fiestas sociales,
las reuniones académicas, las actividades teatrales y la vida de las personalidades más
famosas del momento. Como consecuencia de la censura sobre la impresión de libros y
publicaciones, y como oposición a la prensa oficial, surge la prensa clandestina, que trae
formatos nuevos como los libelos, hojas de noticias y los canards
LA ERA VIRTUAL: LIBROS Y REVISTAS EN SOPORTE DIGITAL, RADIO Y TV
DIGITAL PÁGINA WEB Y BLOGS.

En pleno siglo XXI, la tecnología forma parte de la vida cotidiana de las personas, sin lugar
a dudas. El mundo tiene disponible un amplio abanico de aparatos, para todo uso, que ayudan
a hacer la vida más agradable y más segura.

Las formas de comunicación populares de hace pocos años, estaban en declive, como el
periódico o la radio. Hoy en día, el internet es un gigante que controla hasta el más mínimo
detalle de todo entorno. Se puede acceder a la información de cualquier materia en cuestión
de segundos, lo que antes ameritaba largas horas de investigación y lectura.

Por tal motivo, ahora, los medios de comunicación se encuentran en la era virtual, todos los
conforman han entrado de lleno a esta era. Por ejemplo, los periódicos, las revistas y otros
medios impresos se enfrentan en el dilema cuando se trata de internet. Por un lado, estas
necesitan contar con la presencia en línea para ser competitivas, pero, por otro lado, si suben
a la red gratis el contenido de sus versiones impresas, se arriesgan a perder circulación.

Al principio estos medios de comunicación esperaban que sus sitios web significarán nuevos
ingresos y que atrajeron a un nuevo grupo de lectores en línea, que compensaran cualquier
pérdida que sufrieron en la circulación de las versiones impresas.

Además, la revolución virtual continúa impactando en la industria de los libros. Por tanto, el
tema más comentado en el cambio del siglo fue el libro electrónico (e-book), un desarrollo
que tuvo el potencial de reformar la industria editorial.

Hasta la radio se va envolviendo en la era virtual. Miles de estaciones de radios tienen sitios
web y muchas ofrecen archivos de audio. Casi todos estos sitios se utilizan principalmente
como suplemento de la estación al aire y de su señal análoga tradicional.

EL FLUJO COMUNICACIONAL EN TIEMPO ANTERIOR A LA REVOLUCIÓN


BOLIVARIANA: LA CONCENTRACIÓN DEL CONOCIMIENTO.

Estamos siendo testigos de una nueva geopolítica mundial del conocimiento Altamente
estratificada, lo cual implica alta concentración de conocimiento y alta absorción de talentos
en algunas regiones y países. Esto no es nuevo, ha ocurrido así a través de la historia. Es bien
conocida la concentración de conocimiento en la Academia de Platón, en el Liceo de
Aristóteles, en la biblioteca de Alejandría, en la escuela de traductores de Toledo, en
determinadas universidades europeas desde la edad media, entre muchos otros focos del
conocimiento occidental.

También se constata, a lo largo de la historia, la importancia que las instituciones académicas


han otorgado a la contratación de profesores de prestigio para atraer alumnos de otras
latitudes. Más que la infraestructura, el éxito de las instituciones académicas depende, en
gran medida, de la contratación y retención de profesores eminentes, quienes a su vez atraen
estudiantes talentosos. También es conocido el afán de los estudiantes por acceder a los
mejores centros del conocimiento, como el famoso peregrinaje que hacían los estudiantes
desde la creación de las universidades medievales, buscando de una ciudad a otra al mejor
profesor que pudiera darles el conocimiento que deseaban.

Influencias y consecuencias políticas, sociales, culturales, y económicas de los medios de


comunicación La prensa oral y escrita, el cine, la televisión, y el último invento, internet, sin
olvidarnos de las empresas de publicidad y mercado, son los factores más importantes para
la dominación. Se utilizaron y se utilizan para apoyar el ejercicio del poder de los grandes
grupos antaño políticos y hoy económicos. Los Medios de Comunicación, la prensa oral y
escrita, cumplen la función básica y efímera de describir la realidad social.

De esta manera los ciudadanos están informados en forma objetiva y rápida del acontecer
nacional e internacional que afecta sus vidas. Su acción es eficaz e inmediata al entrar el
individuo en una interacción de ideas y a la apelación que el medio hace a sus sentidos.
Es interesante notar que lo efímero y la objetividad juegan con la otra función de los medios
que es la de atraer e influenciar la opinión individual y colectiva aun cuando ello signifique
dejar de lado la veracidad. Lo efímero se actualiza a través de matices o ampliando la
información en días sucesivos. Para quienes tienen acceso al cable, las cadenas informativas
bombardean con la misma noticia para influenciar simultáneamente determinada opinión en
los rincones más diversos.
La objetividad es parcial ya que está condicionada por la línea de un grupo o del propio
periodista. Las noticias que nos llegan ya sea por el medio escrito, oral o visual no presentan
el hecho ocurrido, sino que lo modifican/alteran para cumplir con un determinado objetivo,
el político, no siempre claro para el receptor. Para ello apela a la sensibilidad del mismo.

Los medios de comunicación pueden ser cómplices de los procesos políticos o aporte en la
tarea de la transformación social. "El poder de la prensa es primordial" escribe Theodore
White en The Making of the President. "Establece la agenda de discusión pública. Es un
avasallador poder político que no puede ser controlado por ninguna ley.

La complicidad de los medios de comunicación con los procesos corruptos que quiebran
económicamente a los países luego de colaborar con su desmantelamiento es parte de la
estrategia para fortalecer sus negocios y extenderlos.

LA RESPONSABILIDAD DE LA COMUNICACIÓN EN EL DESARROLLO


ECONÓMICO, SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL.

La influencia de los medios y la aparición de nuevas plataformas tecnológicas de


información, hacen que el hombre se adapte a nuevos códigos comunicativos para percibir
lo que sucede a su alrededor. Una de las premisas más discutidas en la investigación de
medios es la de que los Medios Masivos de Comunicación o mass media influyen sobre las
personas, modificando sus modelos de vida, costumbres, hábitos de consumo y modelando
sus opiniones.

Hoy en día, debemos ir un poco más allá en esta búsqueda y analizar a los medios
entendiéndolos como espacios de producción social de la realidad. Actualmente, tanto los
tradicionales como los nuevos medios de comunicación, se constituyen en una herramienta
persuasiva que nos permite mantenernos en contacto con cualquier parte del mundo sin
importar el idioma ni la distancia. Pero quienes trabajamos en el manejo de información y
elaboración de mensajes debemos tener en cuenta que la calidad de los contenidos, tiene una
alta incidencia en la formación de pensamiento colectivo; es decir, comunicadores,
periodistas y publicistas somos moldeadores de opinión.

¿Somos entonces responsables socialmente? Claro que sí. La responsabilidad social


construye sus pilares sobre la ética profesional y está presente en cada uno de nuestros actos,
sin importar el oficio que desempeñemos. Una persona que hace caridad o es filántropo no
necesariamente es responsable con su entorno; un Profesional de la comunicación (en este
término convergen múltiples disciplinas) debe comprender que su labor es pública (nadie
escribe, presenta un noticiero o crea una pieza publicitaria para sí mismo) y en esa medida,
asume su rol para contribuir al desarrollo sostenible de su comunidad a fin de mejorar la
calidad de vida.

Durante una conferencia del Círculo de Periodistas de Bogotá, un asistente expresaba lo


siguiente: “una noticia mal presentada causa efectos irreparables. El escarnio público
inmerecido es una de las injusticias más grandes contra un ser humano. Es, de alguna manera,
quitarle la libertad. O peor, sentenciar sin fórmula de juicio. Lo escrito, escrito queda, lo
audiovisual ídem”. Se requiere un manejo ético y ponderado de la información, de lo que se
dice o expresa. Estos elementos los perfecciona la academia. Sin embargo, no puede ser una
camisa de fuerza, porque hay quienes han logrado ser más periodistas “sin título” que otros
quienes a pesar de haber pasado por una universidad no ejercen con imparcialidad y
responsabilidad, y más bien logran desorientar y desinformar al público.

A pesar de la segmentación de públicos producto de la aparición de los nuevos medios


digitales, aún las masas populares, que no tienen fácil acceso a la tecnología, tienden a
aferrarse a valores transitorios y superficiales, por lo que son fácilmente seducidas por los
más media. Sólo cuando se adquiere un pensamiento crítico y fundamentado podemos
escapar de la euforia sensacionalista con que algunos manejan la información y construir
nuestro punto de vista. A lo mejor usted tiene este pensamiento crítico de “no tragar entero”
lo que ve, lee y escucha en los medios y por ende no es fácilmente seducible, pero, aunque
no lo creamos el concepto de “audiencia de masa” es aún mayoritario en nuestro país
(Colombia) y muchos medios, en especial la TV, ejercen procesos de manipulación y
alineación cultural. Para no dejar cabos sueltos, debo precisar que la alineación cultural
aparece cuando la sociedad es invadida por el desarrollo de la comunicación de masas y los
individuos aceptan cotidianamente (casi sin percibirlo) el uso y la influencia de los distintos
medios de comunicación, donde el individuo es consumidor o receptor y en ningún momento
es emisor.

Por otro lado, es claro que ya no existen 2 cadenas de televisión, el radio viejo de a.m., ni el
televisor a blanco y negro de tubo; ahora vivimos en autopistas de información en las que la
audiencia escoge entre cientos de opciones que lee, escucha o mira. El cerebro entonces, a
diferencia de lo que sucedía en la mitad del siglo pasado, hoy recibe mensajes continuos y
debe decodificarlos rápidamente y lo preocupante es que no todas las audiencias logran
completar este proceso, por lo que el mensaje en muchos casos no logra su efectividad. Esta
oleada mediática se convirtió en una competencia por saber quién entrega primero la noticia,
sacrificando en muchos casos la veracidad y la calidad de lo que se informa, y en un reto para
los publicistas y comunicadores que ven como sus mensajes pierden efectividad ante la
Los medios de comunicación

La idea, o mejor dicho, las ideas –múltiples, de diferente procedencia– sobre los objetivos y
el desarrollo del socialismo Siglo XXI- parecen confluir en un hasta ahora no definido,
mucho menos delimitado, marco conceptual en cuanto a su aplicabilidad socio–política, en
el cual destaca una genérica señalización de las metas de refundación democrática de las
sociedades contemporáneas, a través de una transformación de las estructuras sociales
existentes.

En un sentido societario –de clases, grupos hegemónicos, estratos medios, sectores


excluidos–, ese nuevo socialismo sería la alternativa al predominante sistema de explotación
capitalista, a través de una efectiva justicia social, la cual se expresaría en la conformación
de una real igualdad de todos, mediante la participación activa de los sectores populares, es
decir, aquellos que en un sistema capitalista no tienen acceso a la toma de decisiones ni son
percibidos como iguales.

En el caso venezolano, esa nueva relación de los diferentes estratos sociales y las estructuras
de los poderes económicos y financieros, vendría a completar y profundizar, en la esfera de
lo político, un tipo de democracia que, en la Constitución de 1999, fue denominada como
"participativa y protagónica". Su propia definición implicó una primera ruptura con uno de
los más significativos valores de la democracia liberal, de larga y profunda simbolización
político-social: al modificar la adjetivación y reemplazar la denominación "representativa"
por "participativa y protagónica", se abrió el camino para un replanteamiento de las formas
de convivencia social en términos de igualdad real y no solo formal.

Por otra parte, en todos los planteamientos que hasta ahora han surgido en el país en relación
con los cambios socio-políticos en el marco del socialismo siglo XXI, la insistencia en el uso
de la palabra "democracia" y sus derivados semánticos implica una diferenciación, expresa e
intencional, de los regímenes llamados "socialistas" del siglo pasado y de los que actualmente
existen.

Esta particularidad en la percepción de un sistema socialista es de primordial importancia


cuando se pretende, como en este caso, abordar la función y el sentido de la comunicación
social en las estructuras societarias de nuevo signo que implican desarrollar relaciones de
poder de carácter participativo y contralor por parte de las mayorías.
La comunicación social es una actividad que genera determinados efectos al diseminar una
amplia gama de contenidos que van desde lo meramente evasivo hasta la información y la
opinión sobre la actualidad, pasando por distintas gradaciones de estimulación consumista y
persuasiones a asumir valores culturales, políticos, estéticos y de comportamiento. Esta
pluralidad de mensajes y diversidad de fines de la comunicación social obligan a delimitar el
área a considerar. Aunque todos los mensajes que se emiten tienen indudable importancia en
la conformación de los valores de una sociedad, vamos a limitarnos en esta oportunidad al
análisis de los contenidos periodísticos, dada su relación directa con el tema político
planteado

LOS MODELOS DE LA COMUNICACIÓN: MODELO TOTALITARIO, LIBERAL,


RESPONSABILIDAD DE LOS MEDIOS Y LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN.

Las teorías comunicativas han ido variando a lo largo de la historia de los medios de
comunicación. Así observamos como diversos paradigmas o modelos responden a las
cuestiones más importantes dentro del campo comunicativo.

Modelo totalitario
La tendencia de toda propaganda es el totalitarismo porque es un medio para conquistar el
estado. Por eso, la radio, los libros, las leyes, etc. deben estar sometidas a los fines del partido,
que son los fines del estado y, por tanto, los de la sociedad.

Propaganda totalitaria significa control del pensamiento a través del sometimiento de la línea
del partido único por medio de un lenguaje propio capaz de conseguir una imagen agresiva
y atractiva científicamente “programadas”. Los ejemplos más rotundos son la Italia fascista,
la Rusia soviética y la Alemania nazi.

Son idénticos en cuanto a medios utilizados, organización institucional, tácticas empleadas,


aunque difieren en cuanto a perfección y desarrolla. El modelo propagandista italiano se
asienta en dos fases:
- Como instrumento para la conquista del poder.
- Como instrumento para consolidar este poder.

Modelo liberal
Los estados democráticos, bajo la presión popular, se vieron obligados a desmantelar las
organizaciones oficiales de propaganda que habían montado durante la guerra, aunque
siguieron desarrollando tácticas “científicas”. Esta organización en los países no totalitarios
de occidente tiene una estructura:

- Alrededor de 1930, los diferentes estados ponen en funcionamiento redes de “expansión


cultural” y propaganda en el exterior, por lo que suecos, franceses, y otros crean colegios,
oficinas informativas, transmitiendo así su ideología.
En 1932, Gallup crea el Instituto de Opinión Pública en los EE.UU. para elaborar sondeos de
opinión científicos y así conocer la evolución constante de la opinión pública para obrar en
consecuencia. Este tipo de instrumentos puede que beneficien a la opinión pública, pero
voces como Habermas avisaban que estos elementos pueden ser utilizados para tantear y
dirigir la opinión pública.

- En 1937, la orientación de la propaganda exterior va a cambiar de sentido. Abandona el


eufemismo cultural para proclamarse oficialmente como política e intentar crearse como
“contra propaganda “. Así, en enero de 1938, la BBC inicia los servicios exteriores con
programas en árabe, español, para competir, entre otros, con los italianos. Inmediatamente,
cada ministerio crea departamentos de información.

La gran diferencia entre el modelo totalitario y el liberal es que en el liberal la propaganda se


lleva a cabo en un sistema liberal donde los medios no son del estado y que, además, obliga
a los estados a mantener una imagen liberal. En cambio, las fórmulas, técnicas y trucos de la
persuasión fueron similares en ambos modelos y es esa similitud de contenido lo que define
la 4ª Generación de medios de masas.

Esta 4ª Generación de medios de masas la situamos en el periodo de entreguerras y aparecen


una gran cantidad de medios. Aparecen también el cine y la radio, lo que hace una clara
competencia a la prensa, aunque también se lo hacen el cartel (vistoso) y el cómic.
De esta forma, vemos que iniciando los 30, la población occidental es capaz de recibir
información por un medio diferente a los periódicos: la radio. Se van asentando los magazines
y aparece un nuevo periódico diario llamado “tabloide”, porque su tamaño es ½ del tamaño
de la hoja corriente de entonces.

Los tabloides traen consigo un nuevo tipo de Periodismo: páginas totalmente ilustradas,
sensacionalismo con aportaciones interesantes, generaliza el uso de la foto (el fotoperiodismo
cobra importancia), etc.
Esta 4ª Generación aportó la fuerte competitividad que se establece entre los nuevos medios
y los ya establecidos, y esta competencia resulta ser una agresividad en su comportamiento
y en el lenguaje, que influyen en el desarrollo y la evolución del viejo lenguaje escrito.
CONCLUSION

La comunicación es elemento estructural o dimensión fundamental de la persona y de la


comunidad humana, y por lo tanto es un factor que no puede concebirse aislado en el
individuo o en el cuerpo social. Se sitúan efectos dentro de un tejido de interrelación y de
condicionamientos que la misma comunicación contribuye poderosamente a formar.

De esta forma, la comunicación es causa y efecto al mismo tiempo de lo que la persona y la


sociedad son y hacen. De lo cual resulta una reformulación concreta de la comunicación, para
que esta responda mejor a la condición y exigencia del hombre, implica de modo previo,
concomitante o consiguiente, una intervención en el conjunto social siguiendo la misma
dirección.
REFERENTES BIBLIOGRAFICOS

- https://historia.nationalgeographic.com.es/a/chasquis-mensajeros-inca_15459
- https://es.wikipedia.org/wiki/Medio_de_comunicaci%C3%B3n
- https://www.uv.es/uvweb/master-historia-formacion-mundo-occidental/es/blog/
- https://bibliofep.fundacionempresaspolar.org/dhv/entradas/i/imprenta/#:~:
- https://es.scribd.com/document/320665841/El-Flujo-Comunicacional-
- Tema 3
- Tema 4

Unidad II

1 20/04/2021
LA IMPRENTA ANTES Y DESPUÉS DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL
(PROPAGANDA DE GUERRA)
Los monjes eran hasta el siglo XV las únicas fuentes escritas de
peso en la sociedad.

Desde las civilizaciones egipcia, griega y romana y las copias


manuscritas mediante pluma o pincel hasta la prensa moderna
han sido muchos los factores que han influenciado
favorablemente.

En China gracias a la difusión de la religión budista y a la


necesidad de confeccionar copias de las oraciones esta evolución
tuvo una gran influencia.

Una de las últimas porciones del imperio colonial español que


recibió, en 1808, los beneficios de la imprenta fue la capitanía
general de Venezuela

Cuando el régimen republicano se afirma en


Entre 1436 y 1450 se sabe con seguridad que Gutenberg (inventor de Angostura (1817) vuelve la imprenta a ser el
la imprenta) construyó un aparato que permitía fundir las letras instrumento de expresión del ideario emancipador, a
metálicas satisfactoriamente. Y sería en 1455 cuando inauguraría la través de las columnas de El Correo del
industria editorial con "La Biblia de Gutenberg". Orinoco (1818-1822)
2 20/04/2021
Con la aparición de la imprenta empiezan a circular
EL LIBRO Y LA PRENSA.
informes escritos sobre avisos, noticias y
acontecimientos, destinados a personas de alta
relevancia social.

A finales del siglo XVI (1588-1598) surgen, con motivo de


las Ferias de Francfort, los primeros repertorios de
noticias de aparición periódica, los Messrelationem. Se
publican semestralmente y contienen noticias sobre
acontecimientos políticos y militares.

Ya en el siglo XVII aparecen las primeras publicaciones


periódicas con carácter semanal. Suelen incluir noticias
sobre distintas partes de Europa, adornadas con algún
grabado o mapa.
Como consecuencia de la censura sobre la
impresión de libros y publicaciones, y como
En el siglo XVII continua la censura de los gobernantes sobre la oposición a la prensa oficial, surge la prensa
difusión y producción de libros. A lo que hay que añadir fuertes clandestina, que trae formatos nuevos como los
impuestos sobre el papel y los libros importados. libelos, hojas de noticias y los canards
3 20/04/2021
LA ERA VIRTUAL: LIBROS Y REVISTAS EN SOPORTE DIGITAL, RADIO Y TV DIGITAL
PÁGINA WEB Y BLOGS.

En pleno siglo XXI, la tecnología forma parte de la vida


cotidiana de las personas, sin lugar a dudas. El mundo tiene
disponible un amplio abanico de aparatos, para todo uso, que
ayudan a hacer la vida más agradable y más segura.

Las formas de comunicación populares de hace pocos años,


estaban en declive, como el periódico o la radio. Hoy en día, el
internet es un gigante que controla hasta el más mínimo
detalle de todo entorno. Se puede acceder a la información de
cualquier materia en cuestión de segundos, lo que antes
ameritaba largas horas de investigación y lectura.

Por tal motivo, ahora, los medios de comunicación se encuentran en la era virtual, todos los conforman han entrado de
lleno a esta era. Por ejemplo, los periódicos, las revistas y otros medios impresos se enfrentan en el dilema cuando se
trata de internet. Por un lado, estas necesitan contar con la presencia en línea para ser competitivas, pero, por otro lado,
si suben a la red gratis el contenido de sus versiones impresas, se arriesgan a perder circulación.
4 20/04/2021
EL FLUJO COMUNICACIONAL EN TIEMPO ANTERIOR A LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA: LA
CONCENTRACIÓN DEL CONOCIMIENTO.
Estamos siendo testigos de una nueva geopolítica
mundial del conocimiento Altamente
estratificada, lo cual implica alta concentración de
conocimiento y alta absorción de talentos en
algunas regiones y países.

Esto no es nuevo, ha ocurrido así a través de la


historia. Es bien conocida la concentración de
conocimiento en la Academia de Platón, en el
Liceo de Aristóteles, en la biblioteca de
Alejandría, en la escuela de traductores de Toledo,
en determinadas universidades europeas desde la
edad media, entre muchos otros focos del
conocimiento occidental

Los medios de comunicación pueden ser cómplices de los procesos políticos o aporte en la
tarea de la transformación social. "El poder de la prensa es primordial" escribe Theodore White
en The Making of the President. "Establece la agenda de discusión pública. Es un avasallador
poder político que no puede ser controlado por ninguna ley.

5 20/04/2021
LA RESPONSABILIDAD DE LA COMUNICACIÓN EN EL DESARROLLO ECONÓMICO,
SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL.
La influencia de los medios y la aparición de
nuevas plataformas tecnológicas de
información, hacen que el hombre se adapte a
nuevos códigos comunicativos para percibir lo
que sucede a su alrededor.

Una de las premisas más discutidas en la


investigación de medios es la de que los
Medios Masivos de Comunicación o más media
influyen sobre las personas, modificando sus
modelos de vida, costumbres, hábitos de
consumo y modelando sus opiniones.

La comunicación social es una actividad que genera determinados efectos al diseminar una amplia gama de
contenidos que van desde lo meramente evasivo hasta la información y la opinión sobre la actualidad, pasando
por distintas gradaciones de estimulación consumista y persuasiones a asumir valores culturales, políticos,
estéticos y de comportamiento
6 20/04/2021
LOS MODELOS DE LA COMUNICACIÓN: MODELO TOTALITARIO, LIBERAL, RESPONSABILIDAD DE LOS
MEDIOS Y LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN.

Modelo totalitario
La tendencia de toda propaganda es el totalitarismo porque es un medio
para conquistar el estado. Por eso, la radio, los libros, las leyes, etc.
deben estar sometidas a los fines del partido, que son los fines del
estado y, por tanto, los de la sociedad.

Propaganda totalitaria significa control del pensamiento a través del


sometimiento de la línea del partido único por medio de un lenguaje
propio capaz de conseguir una imagen agresiva y atractiva
científicamente “programadas”. Los ejemplos más rotundos son la Italia
fascista, la Rusia soviética y la Alemania nazi.
La gran diferencia entre el modelo totalitario y el liberal es que en el
liberal la propaganda se lleva a cabo en un sistema liberal donde los
medios no son del estado y que, además, obliga a los estados a
mantener una imagen liberal. En cambio, las fórmulas, técnicas y trucos
de la persuasión fueron similares en ambos modelos y es esa similitud de
contenido lo que define la 4ª Generación de medios de masas.
7 20/04/2021
Gracias
Rubén Hernández

8 20/04/2021