Está en la página 1de 20

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

FACULTAD DE CIENCIAS JURIDICAS Y POLITICAS

UNIVERSIDAD DE LOS ANDES

ESCUELA DE DERECHO

DERECHO PENAL

HURTO Y
ROBO
Profesor: Bachiller:

C.I.:

Mérida, Abril del 2017.


INDICE

 Introducción
 Definición de Robo
 Elementos del Robo
 Características del Robo
 Tipos de Robo
 Clases de Robo
 Definición de Hurto
 Elementos del Hurto
 Características del Hurto
 Tipos de Hurto
 Clases de Hurto
 Diferencia en Robo y Hurto
 Conclusión
INTRODUCCIÓN

Para este trabajo se va a hablar sobre el hurto y el robo ya que es un problema que cada día está
más de actualidad y tiene repercusiones muy negativas. Al día de hoy, se pueden conocer
noticias tanto en prensa como en televisión relacionadas con estas acciones delictivas. Este tema
nos afecta a todos ya que, aunque muchos lo ignoren, los hurtos y los robos debilitan la
economía venezolana y agravan la crisis social que vive el país. Muchas personas le quitan
importancia al hecho de hurtar, ya que saben que su pena no es tan relevante como la del robo, y
por eso comenten estos actos sin ningún tipo de pudor.

Ciertos sectores de la sociedad venezolana que antes aseguraban que nunca podría cometer este
tipo de delitos, ahora con la crisis económica y social, ante la imposibilidad de comprarse todo lo
que ellos querrían, al final han sucumbido a este tipo de acciones ilegales. Por otro lado nos
encontramos con personas que cometen el hurto y el robo por necesidad.

Como anteriormente hemos citado, la crisis ha debilitado los bolsillos de muchos venezolanos,
llevando a una gran cantidad de personas a cometer los delitos de robo y hurto, pero estos delitos
no son de igual magnitud. Se podría decir que el hurto es un delito menos grave que el robo, pero
igual de incorrectos ya que ninguno de los dos respeta los principios de la constitución ni cumple
con los deberes de los venezolanos.
Definición de Robo

Desde el Derecho Romano se hacia la distinción entre hurto y Robo, solo en atención a la
violencia contra las personas. Esta modalidad es considerada mucho más grave porque se ve en
ella, además de una lesión contra la propiedad, un ataque a la persona. Este punto de vista lo
sostiene Carrara y es defendido por los penalistas alemanes, que señalan al robo, además de su
autonomía, la característica de atentar contra la propiedad y contra la Libertad.

El robo es un delito contra el patrimonio consistente en el apoderamiento de bienes ajenos, con


intención de lucrarse, empleando para ello fuerza en las cosas o bien violencia o intimidación en
las personas. Son precisamente estas dos modalidades de ejecución de la conducta las que la
diferencia del hurto, que exige únicamente el acto de apoderamiento.

Debe, asimismo, distinguirse entre el robo con fuerza, que es aquel en el que se emplea una
fuerza, una violencia para acceder al lugar donde se encuentra la cosa, del robo con violencia o
intimidación en las personas donde se ejerce una fuerza física o una intimidación compulsiva
para vencer la resistencia de dueño o poseedor de las cosas a su entrega.

En ocasiones, también se definen como robo aquellas acciones en las que, a pesar de no mediar
fuerza o intimidación, existe algún otro elemento que lo distingue del mero hurto. Por ejemplo,
es posible definir como robo a aquel que se produce mediante el uso de una llave falsa o ganzúa.
Esta aplicación se hace por la similitud entre la utilización de una llave falsa con la fuerza que se
puede emplear para romper la puerta que protege del robo.

Elementos del Robo

Además de los elementos señalados en el delito de hurto, como son: Sustracción de una cosa
ajena; Sustracción Fraudulenta; Con ánimo de apropiarse, es necesario para que se pueda
tipificar el delito de robo lo siguientes elementos:

 La violencia sobre las personas;


 La Amenaza Contra las Personas;
 La fuerza en las cosas.

La violencia sobre las personas:

La violencia constituye un elemento de carácter objetivo y esencial dentro de este tipo de delito,
sin embargo varios tratadistas no escatiman esfuerzos para profundizar acerca de este elemento,
que tiene un significado fundamental, ya que muchas veces es la presencia de este elemento
constitutivo lo que agrava sensiblemente la pena de ciertos delitos, o transforma la configuración
jurídica del mismo, como por ejemplo, lo que sucede con el mismo robo y el hurto; el asesinato y
el homicidio simple, la violación frente al estupro, entre otros.

La Amenaza Contra las Personas:

Las amenazas constituyen hechos positivos que infunden el temor de un inminente mal, que
puede ir contra las personas o contra las cosas. Ésta tiene que ser eficiente, esto es tanto la
violencia como la amenaza tiene que tener una relación de medio a fin: el de sustraerse algo, e
Infundir temor en el ánimo de la víctima, lo que constituye un elemento específico del robo. La
amenaza no siempre ni necesariamente debe ser oral, pues basta que sea objetiva para que
cumpla con la finalidad de vencer la posible resistencia del paciente, infundiendo temor en este.
El medio idóneo no se refiere necesariamente a que el ladrón deba valerse de un instrumento
capaz de provocar daño, como una pistola, un cuchillo, etc.

La fuerza en las cosas:

No toda fuerza que se utiliza viene a devenir en robo, pues la fuerza a la que se refiere el Código
Penal, es aquella que sirve para superar o vencer la resistencia que se ponen a la remoción de la
cosa o a su apropiación. La fuerza es un medio físico o moral para obtener ilegítimamente que
una persona haga lo que no quiere, y tal fin se logra mediante un constreñimiento que reduce al
ofendido a la impotencia, a la pasividad, por el empleo de actos materiales, pero también se
subyuga la voluntad con la amenaza, con la coacción, con el temor.

Por fuerza en las cosas, se entiende toda acción biológica, mecánica, química o eléctrica, que
puedan producir en una cosa rotura, destrucción, deterioro, descomposición, u otro daño o
transformación, o que, aún dejándola inalterada, cambie su destino; o sea, impida o modifique la
utilización, el desarrollo o el crecimiento, violando las condiciones ambientales. Y aunque la
mayoría de los autores requiere en el robo la existencia de un daño como consecuencia del
empleo de fuerza, hay casos en que naturalmente ella no lo produce, como cuando se ejerce
fuerza sobre los animales, para detenerlos y que ingresan en la figura del delito de abigeato, que
será analizado posteriormente.
Características del Robo

De la definición de robo se desprenden las notas características de este delito. En primer lugar, el
robo exige que el delincuente se apodere de una cosa mueble, es decir, un bien corporal
susceptible de ser trasladado de un lugar a otro, con lo cual no cabe el robo de edificios o de
derechos. Por otra parte, se exige que quien roba lo haga para obtener un beneficio para sí, un
lucro, por lo que no habrá robo cuando una persona haga uso de un bien con permiso del
propietario.

Por último, el elemento característico del robo que lo diferencia del hurto, es el empleo de
violencia o de fuerza para conseguir el bien. Mientras que, en el caso del hurto, el delincuente se
hace con el objeto sin producir mayor daño al propietario o a sus bienes, en el robo, el
delincuente se emplea con mayor dureza. Es en esta característica en la que debemos detenernos
por ser la que implica una pena más grave en el robo que en el hurto.

 Como decimos, el robo exige que el delincuente emplee violencia o fuerza cuando lo comete.
Hablamos de violencia o de fuerza en las cosas porque no han de entenderse como sinónimos
pues dan lugar a tipos distinto de robo, tanto es así, que en otros países el robo con fuerza se
encuadra dentro de las formas de hurto.

Tipos o clases de Robo

El Robo Impropio. Lo prevé el encabezamiento del artículo 456 del Código Penal Venezolano:
“En la misma pena del artículo anterior incurrirá el individuo que en el acto de apoderarse de la
cosa mueble de otro, o inmediatamente después, haya hecho uso de violencia o amenazas
antedichas, contra la persona robada”.
La diferencia que existe entre el robo propio y el impropio radica en que, en el primero, la
violencia acompaña al apoderamiento, en tanto que, en el segundo, es inmediatamente posterior a
dicho apoderamiento.
La acción constitutiva de esta figura del robo supone que las violencias o amenazadas sean
simultáneas al acto de apoderamiento de la cosa o inmediatamente después para llevarse el
objeto sustraído o procurar la impunidad. Se puede configurar la tentativa de robo impropio, en
el caso de que, el agente, inmediatamente después de haber tratado de apoderarse de la cosa
mueble de otro, usa violencias o amenazas contra las personas para asegurarse la impunidad o
procurarla a cualquier otra persona.

Robo Leve o Arrebaton. Se encuentra establecido en el aparte único del artículo 456 del Código
Penal Venezolano: “Si la violencia se dirige únicamente a arrebatar la cosa a la persona, la pena
será de prisión de dos años a seis años”.
Arrebatar significa quitar una cosa mediante violencia física, a un movimiento inesperado por el
tenedor (tirón, strappo). Existe robo leve cuando la cosa mueble es arrebatada de encima del
tenedor, sin emplear violencia directa sobre él, sino sobre la cosa, que quiere retener lo que es
suyo.
Es necesario que el sujeto activo no se haya trabado en lucha con la víctima; de lo contrario,
existe robo propio. Además, es preciso que el tenedor haya empleado o intentado emplear su
fuerza para conservar la cosa mueble que detenta, y que tal fuerza haya sido vencida por la del
agente; de no ser así, hay hurto con destreza. Si con el tirón se causa una lesión al sujeto pasivo,
tal lesión es intencional (dolo eventual). Existe entonces, concurso material de robo leve y
lesiones personales dolosas.

Robo de Documentos. Se encuentra tipificado en el Artículo 457 del Código Penal, y establece:
“Quien por medio de violencias amenazas de un grave daño a la persona o a sus bienes, haya
constreñido a alguno a entregar, suscribir o destruir en detrimento suyo o de un tercero, un acto o
documento que produzca algún efecto jurídico cualquiera, será castigado con prisión de cuatro
años a ocho años”.
Naturaleza: Según la opinión del Penalista Italiano Manzini, la cual es la más acertada, pues dice,
que el robo de documentos es un caso particular de robo y no de extorsión, porque el agente
obtiene en el acto el resultado que persigue, mientras que la extorsión requiere un intervalo de
tiempo para que el resultado se actualice. Por otro lado, la coacción que el Código señala como
medio de comisión en el robo de documentos coincide con la coacción indicada por el art. 455
(robo propio); en cambio, la extorsión sólo puede cometerse merced a la violencia psíquica. Este
delito es de sujeto activo y sujeto pasivo indiferente. Sujetos Acción Consiste en constreñir al
sujeto pasivo a entregar, suscribir o destruir un documento que produzca algún efecto jurídico.
El robo de documentos es un delito doloso, y el dolo reside en la conciencia y voluntad de
obligar a la víctima a entregar, suscribir o destruir el documento jurídico. El delito se consuma
con la entrega, suscripción o destrucción del documento. Admite la tentativa, más no la
frustración.

Robo Agravado. El Artículo 458 del Código Penal regula: “Cuando algunos de los delitos
previstos en los artículos precedentes se haya cometido por medio de amenazas a la vida, a mano
armada o por varias personas, una de las cuales hubiere estado manifiestamente armada, o bien
por varias personas ilegítimamente uniformadas, usando hábito religioso o de otra manera
disfrazadas, o si, en fin se hubiere cometido por medio de un ataque a la libertad individual, la
pena de prisión será por tiempo de diez a diecisiete años; sin perjuicio a la persona o personas
acusadas, de la pena correspondiente al delito de porte ilícito de armas”. Las agravantes del robo
son alternativas, vale decir, basta una de ellas para agravar el robo. Además, son materiales y,
por ende, comunicables.
Amenazas a la vida, a mano armada. En el delito de robo está la de las amenazas de un daño
grave e inminente contra las personas que, como se dijo, pueden dirigirse contra su vida, su
integridad personal, su honor, su libertad, cuando el delincuente utiliza como medio para
coaccionar a la víctima el ofrecimiento serio de quitarle la vida, la pena de presidio que debe
imponérsele es mayor.

Robo de Vehículos Automotores. Este delito se encuentra tipificado en el Artículo 5º de La Ley


Sobre el Hurto y Robo de Vehículos Automotores, que expresa: “El que por medio de violencia
o amenazas de graves daños inminentes a personas o cosas, se apodere de un vehículo automotor
con el propósito de obtener provecho para sí o para otro, será sancionado con pena de presidio de
ocho a dieciséis años. La misma pena se aplicará cuando la violencia tenga lugar inmediatamente
después del apoderamiento y haya sido empleada por el autor o él participe para asegurar su
producto o impunidad”.
Se encuentra tipificado en el Artículo 6º: La pena a imponer para el robo de vehículo automotor
será de nueve a diecisiete años de presidio si el hecho punible se cometiere: Por medio de ataque
a la libertad individual, en cuyo caso se estimará siempre la existencia de un concurso real de
delitos. Valiéndose de la actividad realizada por menores de edad. Aprovechándose de las
condiciones de inferioridad física o indefensión de la víctima. Aprovechando situaciones de
calamidad, infortunio o peligro común. Sobre vehículos automotores que estén destinados al
transporte público, colectivo o de carga. Sobre vehículo automotor que pertenezca a los cuerpos
policiales de seguridad pública o sobre vehículos destinados al transporte de valores. De noche o
en lugar despoblado o solitario. Mediante penetración o permanencia arbitraria, engañosa o
clandestina en lugar habitado o en sus dependencias inmediatas, aunque allí no se encuentren sus
moradores.

Definicion De Hurto

Estos delitos se encuentran tipificados en el Libro Segundo, Título X, De los Delitos Contra la
Propiedad, Capítulo I, Del Hurto, artículos del 451 al 454.

Artículo 451. Todo el que se apodere de algún objeto mueble, perteneciente a otro para
aprovecharse de él, quitándolo, sin el consentimiento de su dueño, del lugar donde se hallaba,
será penado con prisión de un año a cinco años. Si el valor de la cosa sustraída no pasare de una
unidad tributaria (1 U.T.), la pena será de prisión de tres meses a seis meses.
Se comete también este delito cuando el hecho imputado recaiga sobre cosas que hagan parte de
una herencia aún no aceptada, y por el copropietario, el asociado o coheredero, respecto de las
cosas comunes o respecto de la herencia indivisa, siempre que el culpable no tuviere la cosa en
su poder. La cuantía del delito se estimará hecha la deducción de la parte que corresponde al
culpable.

Elementos del Delito de Hurto

a) La acción: consiste en apropiarse, es decir, en tomar las cosas muebles ajena, los medios
empleados para ello pueden ser los más diversos. Pero la acción debe estar caracterizada de un
modo negativo, para diferenciar el hurto del robo, es decir, debe realizarse sin fuerza en las cosas
y sin violencia o intimidación en las personas. Esto se deduce de una interpretación sistemática
con el delito de robo, donde sí se exige que el delito se realice valiéndose el sujeto de alguno de
estos medios.
b) La tipicidad: Se delimita negativamente con un requisito añadido: sin la voluntad de su
dueño. El consentimiento, tácito o presunto, actúa normalmente como causa de justificación,
pero en este caso puede considerarse ya directamente como una causa de exclusión de la
tipicidad de la tipicidad. Normalmente, en caso de conflicto entre la voluntad del poseedor y la
del propietario, este último es de mejor derecho, salvo que la posesión tenga una protección
específica autónoma incluso frente al propietario, o que la apariencia de la posesión permita
suponer que el sujeto que consiste tiene legitimación para ello.

c) El apoderamiento: se trata de apoderarse o tomar una cosa mueble ajena sustrayéndosela al


que lo posee. La acción de aprehender o tomar directa o indirectamente la cosa,
 Apoderamiento directo: se realiza cuando al autor empleando su energía física
tangiblemente se adueña de la cosa. “se trata aquí del hecho de “tomar la cosa”, lo que
equivale a apoderarse de ella; que el agente tome posesión material de la misma o que la
ponga bajo su control. La aprehensión, “no es una manifestación completa de la voluntad
del ladrón sino hasta que por el desplazamiento se consuma el acto material
incriminado”.
 El apoderamiento es indirecto cuando el agente logra adquirir la cosa sin derecho ni
consentimiento, como cuando los obtiene empleando animales amaestrados o
instrumentos mecánicos. Es éste el elemento esencial del delito, que permite diferenciarlo
de los otros delitos patrimoniales.

El apoderamiento, requieren normalmente un desplazamiento de la cosa del patrimonio, del


sujeto pasivo al del sujeto activo. Esto exige de parte del sujeto activo, una acción material, de
“Tomar o Apoderarse”.

d) Tipo objetivo u objeto material: es la cosa mueble ajena sobre la que recae la acción del
sujeto activo. Por cosa mueble, objeto del mundo exterior que sea susceptible de apoderamiento
material y de desplazamiento, entre las cosas materiales también se comprenden los animales y
aquellos elementos de inmuebles que pueden ser separados y trasladados a otro lugar, estatuas
adosadas a la pared y materiales de construcción. Cosa Mueble; En este aspecto, entendemos que
la denominación “cosa” todo lo que puede ser objeto de un derecho patrimonial, adquiere un
significado genérico como, sustancia corporal o material susceptible de ser aprehendida y que
tenga un valor económico, ya que, si no tiene un valor crematístico, entonces no podrá hablarse
de delito de hurto. Las cosas fuera de comercio pueden ser objeto de delito patrimonial del
mismo modo que las sujetas a comercio.

Tipos o clases De Hurto

Hurto Simple:
Artículo 451. Todo el que se apodere de algún objeto mueble, perteneciente a otro para
aprovecharse de él, quitándolo, sin el consentimiento de su dueño, del lugar donde se hallaba,
será penado con prisión de un año a cinco años. 
Si el valor de la cosa sustraída no pasare de una unidad tributaria (1 U.T.), la pena será de prisión
de tres meses a seis meses. 
Se comete también este delito cuando el hecho imputado recaiga sobre cosas que hagan parte de
una herencia aún no aceptada, y por el copropietario, el asociado o coheredero, respecto de las
cosas comunes o respecto de la herencia indivisa, siempre que el culpable no tuviere la cosa en
su poder. La cuantía del delito se estimará hecha la deducción de la parte que corresponde al
culpable.

Hurto Agravado:
Artículo 452. La pena de prisión por el delito de hurto será de dos a seis años, si el delito se ha
cometido: 
1. En las oficinas, archivos o establecimientos públicos, apoderándose de las cosas conservadas
en ellos, o de otros objetos destinados a algún uso de utilidad pública. 
El fundamento de esta agravante estriba en la duplicidad de la ofensa, porque, además de
vulnerar la propiedad, se lesiona a la Administración Pública y, por ende, se perjudica el interés
social. Por otra parte, es notable la alarma pública que causa este acto. Es un delito de sujeto
activo indiferente. En lo que atañe a la culpabilidad, es necesario que el agente capte el sentido y
el alcance de las circunstancias ya señaladas, en las cuales se apoya la agravante. Es preciso que
conozca el carácter del lugar donde efectúa la acción y el destino público de la cosa hurtada
(elemento intelectual y elemento afectivo del dolo). De lo contrario, el hurto es simple. Si la cosa
sustraída es de las destinadas notoriamente a la defensa pública o a la pública reparación o alivio
de algún infortunio, el hurto es calificado (art 453, 110). 
2. En los cementerios, tumbas o sepulcros, apoderándose ya de las cosas que constituyen su
ornamento o protección, bien de las que se hallan sobre los cadáveres o se hubieren sepultado
con éstos al mismo tiempo. 
Este es el llamado hurto funerario. La agravante se fundamenta en la duplicidad de la ofensa:
además de lesionar la propiedad, el agente vulnera sentimientos éticos-sociales relativos al
respeto debido a los difuntos. El tipo en estudio encierra una referencia espacial: el hurto ha de
cometerse en los cementerios, tumbas o sepulcros. El objeto material está formado por las cosas
que constituyen ornamento ( cruces, floreros, busto, etc.) o defensa (cercas, cadenas, muros, etc.)
de los cementerios, tumbas o sepulcros, así como por las cosas que se hallan sobre los cadáveres
o han sido sepultadas con éstos (prendas, libros, etc.)
3. Apoderándose de las cosas que sirven o están destinadas al culto, en los lugares consagrados a
su ejercicio, o en los anexos y destinados a conservar las dichas cosas.
El fundamento de esta agravante estriba en que el agente, además de lesionar la propiedad, viola
el respeto que merecen las cosas y los lugares sagrados. Este tipo agravado entraña una
referencia espacial: el hurto sacrílego es el cometido en los lugares consagrados al ejercicio del
culto, como las iglesias y capillas o en sus anexos, como las casas parroquiales. Para que la
agravante opere es menester que al dolo de apoderamiento, con conciencia de la ajenidad de la
cosa, se añada el conocimiento de la condición sacra del objeto y del lugar, que desaparecería al
acreditarse error sobre tales extremos.
4. Sobre una persona, por arte de astucia o destreza, en un lugar público o abierto al público. 
Esta agravante se fundamenta en la particular peligrosidad del agente que, casi siempre, es un
delincuente habitual. El tipo estudiado incluye una referencia espacial: el hurto es agravado si se
comete en un lugar público o abierto al público. El ordinal en examen plantea dos hipótesis, en lo
atinente a los medios de comisión: hurto con astucia y hurto con destreza. El arte de astucia
implica engaño, que debe dirigirse únicamente a distraer la atención de la víctima. La destreza
consiste en cualquier clase de habilidad (como soltura de manos u otra agilidad). El hurto con
destreza es el cometido por los llamados carteristas.
5. Apoderándose de los objetos o del dinero de los viajeros, tanto en los vehículos de tierra,
aeronaves o por agua, cualquiera que sea su clase, como en las estaciones o en las oficinas de las
empresas públicas de transporte.
El sujeto pasivo calificado de este hurto es el viajero, es decir, la persona que se traslada o se
hace trasladar de un lugar a otro, y realiza un recorrido largo, mayor que el ordinario. La acción,
como en todas las formas del hurto, estriba en el apoderamiento. El objeto material está
constituido por las cosas o el dinero de los viajeros. El tipo agravado que analizamos encierra
una referencia espacial: el hurto debe perpetrarse en el propio vehículo (avión, ferrocarril, barco,
etc.) o en las estaciones o en las oficinas de las empresas públicas de transporte.
6. Apoderándose de los animales que estén en los establos, o de los que por necesidad se dejan
en campo abierto. 
Este ordinal prevé el hurto de ganado menor (ovino, porcino, cabrio), así como también el hurto
de ganado mayor (bovino y equino).
7. Apoderándose de las maderas depositadas en las ventas de leña amontonadas en algún lugar, o
de materiales destinados a alguna fábrica, o de productos desprendidos del suelo y dejados por
necesidad u otro motivo en campo raso u otros lugares abiertos. 
El fundamento de esta agravante estriba en la disminución de la protección privada de la
propiedad. El objeto material plantea tres hipótesis:
- Maderas depositadas en las ventas de leña.
- Materiales destinados a alguna fábrica. Estos materiales (ladrillos, cemento, arena, cal, etc.) han
de encontrarse en el sitio de la construcción. En el lugar abierto de la fábrica es menor la defensa
privada de los materiales indicados.
- Productos desprendidos del suelo y dejados por necesidad en campo raso u otros lugares
abiertos.
El apoderamiento ha de efectuarse en campo raso u otro lugar abierto (referencia espacial).
8. Apoderándose de los objetos que en virtud de la costumbre o de su propio destino, se
mantienen expuestos a la confianza pública.
Son objetos expuestos a la confianza pública los que están desprovistos de custodia, sin más
amparo que la probidad colectiva. Encontramos el fundamento de esta. Agravante en la violación
de la confianza puesta en la comunidad. Como ejemplos de cosas que se suelen dejar expuestas a
la confianza pública, pueden citarse las siguientes: los floreros y los muebles colocados en la
parte exterior de las casas, los relojes de las calles, los bloques de mármol sacados de las
canteras, las sillas de los parques, etc.

Hurto Calificado:
Artículo 453. La pena de prisión para el delito de hurto será de cuatro años a ocho años en los
casos siguientes: 
1. Si el hecho se ha cometido abusando de la confianza que nace de un cambio de buenos
oficios, de un arrendamiento de obra o de una habitación, aún temporal, entre el ladrón y
su víctima, y si el hecho ha tenido por objeto las cosas que bajo tales condiciones
quedaban expuestas o se dejaban a la buena fe del culpable.
2. Este es el llamado hurto con abuso de confianza. El fundamento de la calificante
descansa, por una parte, en la deslealtad del agente para con su víctima y, por la otra, en
las especiales facilidades de que ha gozado el sujeto activo para cometer el hurto. La
confianza a que nos referimos nace en: de un cambio de buenos oficios en virtud del cual
una persona cree en la honradez de otra, tomando en consideración las relaciones
precedentes que ha habido entre ambas.
De un arrendamiento de obra. Una interpretación sistemática de la ley, nos convence de
que el Código se refiere a la prestación de servicios, concretada en una relación laboral o
contrato de trabajo.
De una habitación, aun temporal, entre el ladrón y su víctima. Aquí habitación significa
convivencia o cohabitación. No es necesario que el sujeto activo y el pasivo vivan en el
mismo cuarto. Basta con que vivan en la misma casa.
En el hurto con abuso de confianza, el agente se apodera de la cosa que ha quedado a su
merced, gracias a la confianza que le tiene la víctima.
3. Si para cometer el hecho el culpable se ha aprovechado de las facilidades que le ofrecían
algún desastre, calamidad, perturbación pública o las desgracias particulares del hurtado. 
Esta calificante tiene un fundamento objetivo-subjetivo. Por una parte, la disminución de
la defensa privada (razón objetiva), que es el criterio admitido por Carrara; y, por la otra,
la temibilidad especial que pone de manifiesto quien se vale del infortunio común o
individual para hurtar (razón subjetiva), explican la calificación del delito. Existe hurto
calamitoso cuando el sujeto activo aprovecha, para cometer el delito, una desgracia del
servidor de la tenencia ajena (un doméstico, v. gr.). No opera esta calificante si el hurto se
comete contra una persona dormida, porque el sueño natural no es una desgracia. El
agente se aprovecha, para cometer el hurto de alguna de las siguientes situaciones:
Un desastre o calamidad. Es decir, una desgracia extraordinaria, un acontecimiento
desdichado y grandemente deplorable, determinado por cualquier causa, que afecta a una
parte considerable o a toda la población de un lugar o de una región. Ejemplos:
terremotos, inundaciones, grandes incendios, etc.
Una perturbación pública. Se trata, en este caso, de las conmociones causadas por una
multitud en estado de confusión o alboroto (motín, asonada, huelga violenta, un triunfo
deportivo, etc.).
Una desgracia particular del hurtado. La causa de este infortunio puede ser física o moral
Puede tratarse de una enfermedad, como la epilepsia, la apoplejía o el infarto.
4. Si no viviendo bajo el mismo techo que el hurtado, el culpable ha cometido el delito de
noche o en alguna casa u otro lugar destinado a la habitación. 
Este es el hurto nocturno, en este ordinal se prevé, alternativamente, dos calificantes:
Cometer el hurto de noche; perpetrarlo en un lugar destinado a la habitación.
Los fundamentos de esta calificante: violación de la morada, mayor peligro para sus
habitantes y disminución de la defensa privada. El tipo calificado que analizamos
contiene, además de la referencia temporal ya explicada (de noche), una referencia
espacial: el hurto ha de cometerse en alguna casa u otro lugar destinado a la habitación.
Para que exista el hurto calificado que nos ocupa, deben cumplirse tanto la referencia
temporal cuanto la referencia espacial.
5. Si el culpable, bien para cometer el hecho, bien para trasladar la cosa sustraída, ha
destruido, roto, demolido o trastornado los cercados hechos con materiales sólidos para la
protección de las personas o de las propiedades, aunque el quebrantamiento o ruptura no
se hubiere efectuado en el lugar del delito. 
Este es el hurto con fractura, los fundamentos de esta calificante son: la mayor
peligrosidad del agente, que demuestra audacia y especial decisión; y la mayor alarma
social que el delito causa. La acción consiste en destruir, romper, demoler o trastornar los
cercados hechos con materiales sólidos para la protección de las personas o de las
propiedades, para perpetrar el hurto. Para que haya fractura, es preciso que la fuerza se
ejerza sobre las cosas destinadas a proteger la propiedad.
6. Si para cometer el hecho o trasladar la cosa sustraída, el culpable ha abierto las
cerraduras, sirviéndose para ello de llaves falsas u otros instrumentos, o valiéndose de la
verdadera llave pérdida o dejada por su dueño, o quitada a éste, o indebidamente habida o
retenida. 
El fundamento de esta calificante estriba en que el agente ha vencido la especial
protección de que el tenedor ha rodeado a la cosa, al ponerla bajo llave. Es preciso que el
autor haya abierto la cerradura, es decir, que la llave o la ganzúa haya actuado sobre el
mecanismo interno de la cerradura. En otros términos, es necesario que se haga funcionar
la cerradura. Si el agente rompe la cerradura, hay hurto con fractura. 
7. Si para cometer el hecho o para trasladar la cosa sustraída el culpable se ha servido de
una vía distinta de la destinada ordinariamente al pasaje de la gente, venciendo para
penetrar en la casa o su recinto, o para salir de ellos, obstáculos y cercas tales que no
podrían salvarse sino a favor de medios artificiales o a fuerza de agilidad personal. 
El hurto con escalamiento es calificado porque el agente vence la defensa privada de la
propiedad, por un medio artificial o empleando su agilidad. El ladrón demuestra una
especial temibilidad; por eso, el hurto despierta mayor alarma pública. El escalamiento
puede ser interno o externo. Para que exista la calificante que analizamos, es menester
que el agente haya vencido obstáculos y cercas tales que no podrían salvarse sino a favor
de medios artificiales o a fuerza de agilidad personal. No existe hurto con escalamiento si
el muro es discontinuo. Tampoco rige esta calificante cuando el agente se vale de un
medio (una escalera) que el propietario mismo había puesto o dejado en ese sitio.
8. Si el hecho se ha cometido violando los sellos puestos por algún funcionario público en
virtud de la ley, o por orden de la autoridad. 
El fundamento de esta calificante radica en la duplicidad de la lesión juridica: el delito
ofende la propiedad y la Administración Pública. Los sellos han de ser puestos por el
funcionario competente, en virtud de la Ley, por orden de la autoridad. Por ejemplo, en
los casos de embargos, secuestros, etc., o en los casos de inventario de las cosas que
forman parte de una herencia. Se comete el delito rompiendo, despegando o cortando los
sellos.
9. Si el delito de hurto se ha cometido por persona ilícitamente uniformada, usando hábito
religioso o de otra manera disfrazada. 
La calificante se explica porque la persona disfrazada espera no ser reconocida por su
víctima y, por ello, confía en quedar impune. Esa confianza determina que actúe con
mayor decisión y audacia. Es mayor la peligrosidad del ladrón, y notable la alarma
pública. De la redacción de este ordinal se infiere que el uso ilícito de uniforme y el uso
indebido de hábito religioso son formas de disfraz. Si un militar o un sacerdote, que usan
lícitamente y hasta obligatoriamente el uniforme o el hábito, hurtan, no opera esta
calificante.
10. Si el hecho se ha cometido por tres o más personas reunidas. 
El fundamento de esta calificante reside en la mayor potencialidad delictiva y, por
consiguiente, en la menor potencialidad defensiva, que entraña el hurto en examen. El
hurto es calificado cuando intervienen en su perpetración tres o más personas reunidas, en
calidad de autores o cómplices.
11. Si el hecho se ha cometido valiéndose de la condición simulada de funcionarios públicos,
o utilizando documentos de identidad falsificados. 
El fundamento de esta calificante reside en la lesión irrogada a la credibilidad que han de
merecer los funcionarios públicos y los documentos de identidad, para el normal
desarrollo de la vida colectiva. La simulación de autoridad es, en este caso, un medio que
facilita el apoderamiento de la cosa mueble, objeto material del delito. El otro medio de
perpetración del hurto calificado que consagra este ordinal, es la utilización de
documentos de identidad (pasaportes, cédulas) falsificados.
12. Si la cosa sustraída es de las destinadas notoriamente a la defensa pública o a la pública
reparación o alivio de algún infortunio. 
Para que opere la calificante, la cosa sustraída ha de estar destinada notoriamente a la
defensa pública o a la pública reparación o alivio de algún infortunio. Notorio es lo
público y sabido de todos. Para que rija la calificante, es menester que el agente conozca
las circunstancias fácticas en las cuales se asienta aquélla (elemento intelectual del dolo).
Con esta calificante se protege enérgicamente la seguridad pública. Por otro lado, se tiene
en cuenta la especial temibilidad de la persona que sustrae las cosas que están destinadas
a reparar o aliviar algún infortunio (las cosas que se recogen para auxiliar a los
damnificados por un terremoto, inundación, etc.). 
Si el delito estuviere revestido de dos o más de las circunstancias especificadas en los
diversos numerales del presente artículo, la pena de prisión será por tiempo de seis años a
diez años.

Espigamiento en Fundo Ajeno:


Artículo 454. El que, sin estar debidamente autorizado para ello, haya espigado, rateado o
rebuscado frutos en fundos ajenos, cuando en ellos no se hubiere recogido enteramente la
cosecha, será castigado con multa de cinco unidades tributarias (5 U.T.) a veinticinco unidades
tributarias (25 U.T.), a querella de parte. En caso de reincidencia, la pena será de arresto de tres a
quince días.
La acción consiste en espigar, ratear o rebuscar frutos. Objeto material, Está constituido por los
frutos escapados a la cosecha, que aún no se ha recogido enteramente. Un elemento del tipo en
estudio requiere que el agente no esté autorizado para espigar en fundo ajeno. El delito se
consuma con el apoderamiento, lo mismo que el hurto. Por tanto, es admisible la tentativa. Este
delito es de acción privada, enjuiciable por querella de la parte agraviada.

Diferencias entre Robo y Hurto

En ambos delitos una persona se apodera de un bien ajeno, ahora la diferencia es que en
el robo existe violencia, intimidación o fuerza para lograr el objetivo y quedarse con el
patrimonio de otro. En este caso, el delincuente logra vencer la resistencia de su víctima.
También se considera robo aquellas acciones en que el individuo use su fuerza para abrir una
puerta de un auto por ejemplo, ya que la fuerza no necesariamente tiene que ir dirigida a una
persona.
Por otro lado, ya mencionamos que el hurto también tiene como objetivo apoderarse de un bien
ajeno sólo que no existe ni la violencia ni la intimidación ni la fuerza. El delincuente
simplemente se adueña del bien.
En cuanto a las penas, es mucho mayor la pena por robo que por hurto debido a que el uso de la
violencia, intimidación o fuerza hace que sea mucho más peligroso para la víctima.
CONCLUSION

En conclusión, el delito no es mas que una conducta, acción u omisión típica
(tipificada por la ley), antijurídica (contraria a Derecho), culpable y punible. Supone
una conducta infraccional del Derecho penal, es decir, una acción u omisión
tipificada y penada por la ley. Por ello, se puede decir, que la acción de apoderarse,
no  es  mas  que,  adueñarse,  es  decir,  lograr  de  algún  modo  el  dominio  sobre  la  cosa,
para lo cual el autor tiene que necesariamente sustraerla del poder de otro.

Se puede decir, que apoderamiento ilegítimo, es tomar la cosa sin consentimiento
del dueño, es decir, un apoderamiento arbitrario de lo ajeno para adquirir la facultad
de disponer realmente de ello, el delito de hurto, es todo acto realizado por una
persona que se apodera de algún objeto mueble, perteneciente a otro para
aprovecharse de él, quitándolo, sin el consentimiento de su dueño, del lugar donde se
hallaba.

Se puede concluir diciendo, que con la ejecución del hurto se viola la posesión de
las cosas muebles, considerada como mero estado de hecho, cualquiera fuere su
origen, represente o no el ejercicio de un derecho subjetivo sobre la cosa misma.
BIBLIOGRAFIA

 Arteagas S., A. (1995). “Derecho Penal Venezolano.” Caracas: Paredes Editores


 Código Penal de Venezuela. (2000). Gaceta Oficial de la República Bolivariana
de Venezuela Nº 5.494 Extraordinario. Fecha: Octubre 20 de 2000.
 Grisanti, A. (2007). Manual de Derecho Penal. Parte Especial. Caracas,
Venezuela: Vadell Hermanos Editores.