Está en la página 1de 2

Ahorro = Reservas = Inversión

Para comenzar a practicar el ahorro es bueno reflexionar sobre el esfuerzo que significa
obtener el dinero, entrar en cuenta del trabajo, tiempo y dedicación que hubo de nuestra
parte para obtenerlo. Reflexionar en cada oportunidad cuanto nos ha costado ganarlo, y
analizar si realmente vale la pena el gasto que estamos por efectuar, considerando
siempre con cuidado a la hora de gastar y sacar de nuestra billetera cada moneda y
billete.

El proceso de mejorar financieramente es progresivo, nada será de la noche a la mañana,


todo con sus tiempos y aprendiendo cada vez un poco más en el camino. Una vez que el
proceso se halla iniciado, todo será más fácil, ahorrar tendrá para nosotros un sentido
especial cuando veamos que las cantidades aumentan con el tiempo, también buscar e
investigar para invertir será más divertido al ver que obtenemos resultados y nuestra
situación mejora cada vez más. Donde antes no había nada ahora encontramos dinero
que trabaja para nosotros, antes no teníamos nada para mostrar y ahora vemos con
orgullo el fruto de nuestra nueva manera de observar y administrar el dinero.

Comenzar con establecer una parte de los ingresos - 10% - que será destinado para el
ahorro y posterior inversión. Quizás le parezca que su actual situación no le permita tal
movimiento, pero en tranquilidad y con calma haga un mapa de sus gastos mensuales y
encontrará aquellos que pueden ser reducidos o simplemente eliminados. El número de
ítems en los que puede ahorrar son numerosos, analice sus finanzas y decídase que va a
comenzar a ahorrar ese 10%.

Habrá gastos que decidirá, a pesar de ser superfluos, conservar por capricho, deseo o lo
que fuera, pero habrá otros que eliminará por completo para reportar mejoras inmediatas
(compra de periódicos; pedidos de comida; vestuario de marca; salidas; etc.). Cocinar en
vez de pedir comida de afuera, comprar solo un par de veces el periódico, elegir
vestuario que no sea necesariamente el más caro (y aún así de excelente calidad) o
demorar un poco más la actualización del mismo, son algunas de las posibilidades en las
que podemos ahorrar interesantes cantidades de dinero.

Al comenzar a ahorrar en esos gastos que se pueden eliminar o reducir e invertir dicho
dinero notaremos que cada vez nos cuesta menos efectuar ese tipo de ¨privaciones¨, ya
que al ver resultados reales en dinero a nuestro favor, el esfuerzo es mucho menor y
mayor la gratificación con los resultados obtenidos.

Solo es necesario que analice su propia vida para que encuentre las maneras más
adecuadas de incrementar sus ahorros en su caso en particular.

* Que cantidad de dinero pasó por sus manos en, por ejemplo, los últimos cinco años?.
* Que fue de todo ese dinero, como lo gastó, como se comportó con el?.
* Que puede deducir y aprender de esta reflexión?.

Destine el dinero para todos sus gastos y cuentas pero habiendo previamente estudiado
con cuidado el mapa de los mismos. Antes de pagar nada ni a nadie páguese a usted
mismo, usted y los suyos son más importantes que nadie más. Páguese y separe sus
¨semillas¨ para luego si destinar los fondos para el resto. Dichas semillas serán árboles
con el tiempo, árboles que producirán más semillas para seguir expandiéndose.
Comenzar con el 10% es una cifra razonable, porcentaje que puede incrementar con el
transcurso del tiempo si así lo desea.

A medida que avance ahorrar le costará cada vez menos, y será uno de sus mejores
hábitos, realmente vale la pena dedicar tiempo para trabajar en el. El hecho de percibir
que contamos con una cantidad de dinero que crece con el tiempo agudizará nuestros
sentidos en busca de nuevas formas y medios para hacer crecer dichas sumas. Veremos
oportunidades y medios que antes, al no tener el compromiso firme no detectamos ni
tuvimos en cuenta, pero que ahora con nuestro cambio de actitud y con un objetivo claro
aprovecharemos de manera productiva.

Aquellos centavos que antes hubieran terminado en alguna compra sin sentido o en
algún gasto posible de suprimir o reemplazar, ahora estarán en su poder y no en manos
de alguien más, prestos a crecer y ser invertidos con el tiempo y de la mejor manera
según sean sus propios intereses. Habrá algo más que pequeños ahorros al principio,
otros mecanismos internos que quizás al principio no detecte se estarán poniendo en
movimiento a su favor, solo haga la prueba y compruébelo usted mismo, no se quede
sin intentarlo.

Los fondos que logremos serán invertidos como consecuencia de un amplio estudio y no
por presentimiento o consejo inapropiado. Invertir es fundamental para obtener activos
que luego produzcan flujos de fondos que formarán parte de una serie de ingresos
alternativos, los que nos permitirán decir que el dinero trabaja para nosotros. Debemos
invertir sabiamente y luego de investigar de forma responsable, de lo contrario corremos
serio riesgo de perder los ahorros logrados.

Cualquier inversión debe se el fruto de una cuidadosa investigación. Perder el dinero


que con decisión hemos ahorrado por simple imprudencia nos puede hacer desistir del
camino emprendido. Evitar la tentación de invertir en operaciones especulativas sobre la
que tenga poca información, ni hablar de las salas de juego, a menos que usted quiera
regalar su dinero.

Contar con reservas será nuestra forma de trabajar en nuestras finanzas pero también
nos permite la posibilidad de contar con fondos para afrontar situaciones difíciles e
imprevistas que pudieran presentarse en nuestra vida o en la de nuestros familiares.
Pocos cuadros de situación son tan incómodos o difíciles de afrontar como atravesar
circunstancias adversas sin tener el dinero suficiente para hacer frente a las mismas.