Está en la página 1de 35

SOMOS CAMINO LIBRE

María Paz y Facundo, desde Entre Ríos, Argentina.


¿SABÍAS QUE PODÉS OBTENER LA VERSIÓN IMPRESA DE LA REVISTA? Llegan
directamente a tu casita dos números juntos, cada dos meses. Es una buena
opción si te gusta leer en papel y de paso nos ayudás a que la revista crezca.
Envianos un correo electrónico a caminolibrearg@gmail.com si te interesa
acceder a esta opción.

Colaborá con la revista para mantenerla viva y pujante. ¿Cómo podés


hacerlo?
·->Desde Argen na, podés donar desde aquí:
h ps://linktr.ee/caminolibre
Si preferís hacer una transferencia, pedinos los datos a nuestro mail.

->Si estás fuera de Argen na podés hacerlo mediante PayPal en:


paypal.me/caminolibre
Para publicitar tu producto, emprendimiento o servicio en nuestra revista.
Escribinos a caminolibrearg@gmail.com
· - > E nv i á t u s e s c r i t o s , n o ta s , tex t o s l i te ra r i o s o i l u st ra c i o n e s a
caminolibrearg@gmail.com para que los publiquemos en alguno de los números.

¿QUERÉS APRENDER MÁS SOBRE PLANTAS MEDICINALES Y NATURISMO?


Página de Facebook: “Camino Libre”
Canal de Youtube: “Camino Libre”
¿QUERÉS CONVERSAR E INTERCAMBIAR SOBRE ESAS TEMÁTICAS CON OTROS?
Grupo de Facebook: “Plantas (usos, reconocimientos, datos). Naturismo. Camino Libre”
¿TE GUSTARÍA ADQUIRIR ALGUNO DE NUESTROS TALLERES Y LIBROS VIRTUALES?
Entrá a h ps://caminolibre.org/cursos-online/

Revista Camino Libre está protegida por


Creative Commons
Reconocimiento 4.0 Internacional License.
Podés utilizar y compartir libremente nuestros
textos siempre y cuando menciones la autoría
correspondiente y mantengas la misma licencia.

3
ÍNDICE
5 Editorial
6 Raíces medicinales.

14 Los encantos de Don Diego de la Noche.


17 Señales de luz.
21 El autocuidado es evolucionario.
24 Hacerse cimarrón.
27 Una historia real.
32 Recetas para disfrutar el otoño.
35 Demorarse en el silencio. Notas sobre un huerto/jardín .
39 Próximo y ÚLTIMO número

Psicoterapia Individual
Grupos Terapéuticos Virtuales
Escritoterapia
Talleres de Escritura Terapéutica Online

Contacto: +5493854138742
Fb: @LaSachaPsicologa
Editorial

ecibimos el otoño en el hemisferio sur: se apaga el


verano y los días se acortan ver ginosamente invitando
a un cálido recogimiento, encendemos sahúmos y
estufas de leña, consumimos infusiones de canela y
bolsa de pastor para energizar la sangre aletargada, damos largas
caminatas pateando las hojas secas que caen de los árboles.
Mueren en los primeros frescos las plantas cálidas y brotan, en
consecuencia, las que adoran los días nublados.
Es importante prestar atención a este ciclo natural al que se
a enen y doblegan todos los seres vivientes, sabernos humildes y
sensibles también a los cambios estacionales, repensando las
tác cas y hábitos de los próximos tres meses. Modificarnos
mansamente con el ritmo del sol aporta tranquilidad a nuestra
vida, mientras que ir en contra del ciclo natural acarreará
inevitablemente un desajuste interno que tarde o temprano se
manifiesta enfermándonos.

“Qué noble paz en este alejamiento


de todo; oh prado bello que deshojas
tus lores; oh agua fría ya, que mojas
con tu cristal estremecido el viento!”

Otoño, Juan Ramón Jiménez.


por Camino Libre

C ada parte de una planta ene sus mis cismos y par cularidades:
las coloridas flores, las hojas al viento, los frondosos troncos de los
árboles, la ansiada fruc ficación. Las raíces son especialmente una
porción de planta que guardan en ellas secretos que aún
desconocemos, conversaciones fluidas entre congéneres
se suceden bajo la erra sin que aquí, erra-arriba, nos
demos cuenta. En ese mundo subterráneo ocurren cosas
que a veces no comprendemos: los dientes de león mueren
estacionalmente pero luego rebrotan de aquélla larga raíz
blanca que ni siquiera imaginábamos, las damas de noche
se esparcen incrontrolablemente porque esconden raíces
tuberosas que duermen esperando el calor, árboles
monstruosamente grandes y fuertes pueden morir en un
suspiro si los hombres las mamos su poderoso sistema
radicular oculto. Las raíces y otros órganos subterráneos
representan un sólido arque po y enseñanza para la
humanidad: primero hay que echar erra allí donde
nadie está mirando, en la oscuridad y la
quietud, para poder emerger luego
con brillantez a recibir la luz
del sol y el
elogio ajeno.

6
¡OJO! No todo lo que crece bajo la erra es realmente una raíz, aunque
comparten energé camente muchas cualidades. A con nuación
enlistaremos algunas plantas medicinales que no son raíces propiamente
dichas pero sí crecen bajo erra. Para que conozcan las diferencias les dejo
esta sencilla clasificación:

Ÿ TUBÉRCULO: tallo modicado


y engrosado que sirve para
almacenar nutrientes, como por
ejemplo la papa o las oxalis.

Ÿ RIZOMA: otro tallo modicado


que crece de forma horizontal, de
cada nudo del rizoma surge un
nuevo brotecito. Ejemplos de
este tipo son el jengibre o las
achiras.

Ÿ BULBO: ¡sí, como el ajo y la


cebolla! Es una modicación en
la base de las hojas que también
sirve como órgano almacenador.

7
CAÑA (Caña común, Arundo donax).
Esta especie originaria de Asia ha colonizado con rapidez
el mundo entero, creciendo especialmente cerca de
cursos de agua o zonas húmedas. Tiene amplios usos
en la producción de artesanías, ¡y sus rizomas son una
gran medicina! Es diuré ca y sudorífica, ayudando en
tratamientos an inflamatorios y an febriles.
Tradicionalmente lo beben las madres que desean
cortar la producción de leche. Para u lizarlo
recolectaremos los rizomas ernos cuando las
cañas aún no han florecido. Se dejan secar y se
cortan en trozos pequeños para almacenarlos en
frascos de vidrio y emplearlos cuando los
necesitemos. La preparación óp ma es una
decocción, hirviendo 30 gramos de rizoma seco en un litro de agua por
espacio de 15 minutos, dejando decantar y bebiendo dos tazas por día.

TOPINAMBUR (Helianthus tuberosus)


Un pariente cercano del girasol, con flor más pequeña
pero un abultado tubérculo oculto bajo erra. Una vez que
la planta florece y se seca, se procede a remover la erra
para cosechar los tubérculos. Puede encontrarse silvestre
en campos y al borde de la ruta. Sus bondades medicinales
se asimilan al incluirlo en la dieta: lo más sencillo es hervirlos
hasta que estén ernos, para luego pelarlos y comerlos como si
fuese una papa. Su par cular composición lo vuelve
provechoso para los diabé cos, personas con colesterol alto,
defensas bajas o enfermedades autoinmunes. Idealmente
debería consumirse al menos tres veces por semana para
poder beneficiarse de sus propiedades.

8
GRAMA (Elytrigia repens)
La famosa grama o gramilla, con ella no hay excusas
de “no la encuentro” o “en mi zona no crece”: está
presente en el mundo entero. Excelente depura va y diuré ca,
elimina cálculos y desinflama. Se emplean las raíces y los rizomas
en decocción, a razón de 10 gr (si están secos, si están frescos
usaremos 15 gr) por cada litro de agua, hirviendo por 15 minutos.
Podemos beber entre 3 y 4 tazas por día.

REGALIZ o OROZUZ (Glycyrrhiza glabra)


Esta planta es famosa por su raíz de aroma anisado y sabor dulzón.
Es cul vada en buena parte del mundo y también se ha naturalizado
en ciertas zonas, creciendo espontáneamente. Se machacan las
raíces en mortero (de plantas mayores a 3 años) y se emplean
en decocción para calmar la tos, expectorar y disminuir la
mucosidad, ayudar a la diges ón y aplacar la acidez
estomacal; a razón de 10 gr de raíces en un litro de agua,
hervido durante diez minutos. ¡Atención! A pesar de ser muy
buena deberíamos dejar su consumo puntual para cuando la
necesitemos y no volverla un hábito sinsen do, pues
ene un componente (glicirrina) que se vuelve
tóxico en altas concentraciones sanguíneas;
además puede subir la presión arterial si es
consumida con demasiada asiduidad.

FAROLITO o BATATILLA (Pfaffia tuberosa, Pfaffia


gnaphaloides)
Esta planta presente en la mayor parte de Sudamérica es
fácilmente reconocible por sus par culares flores. Las
plantas del género Pfaffia son llamadas “Bata lla” como
muchas otras plantas silvestres que poseen un tubérculo
preponderante y usado por el humano.
9
Esta parte se puede cosechar en el otoño ya que florece en la
primavera-verano. Es refrescante, diuré ca y depura va. Se usa en
infusión de unos 15 gramos de su tubérculo y raíces
machacados por cada litro de agua para limpiar heridas. La
misma dosis de se emplea en uso interno a fin de controlar la
acidez estomacal, la ictericia, bajar la fiebre, tratar afecciones de
los riñones y trastornos gastrointes nales. La variedad amazónica
(Pfaffia paniculata) es u lizada como tonificante, es mulante,
regulador hormonal, inmunoes mulante, an tumoral y es
comercializada como “Ginseng brasilero” o “Paratudo” (Para todo).
En Paraguay se u liza sobre todo Pfaffia glomerata para el tereré
como leve purgante.

PELOSILLA (Chaptalia nutans)


Planta silvestre también llamada “No soy feliz” cuyas
solitarias flores rosadas nos transmiten melancolía al
presentarse cabizbajas en la cúspide del tallo. Luego de flor,
forma un “panadero” muy similar al del diente de león.
Muy u lizada en Argen na, Brasil, Paraguay y Uruguay.
Unos 15 gramos de sus raíces en 1 litro de agua en
cocción para tomarlo como té, en el mate
y el tereré. Se puede cosechar durante
cualquier época del año.
Los Guaraníes en Misiones usan la
decocción de la raíz para tratar cuadros
depresivos. El pueblo na vo Kuna de Colombia
u liza la raíz de esta hierba cocida para comba r las
lombrices intes nales en los niños.

10
CÚRCUMA (Curcuma longa)
La cúrcuma es una planta de flores blancas
exuberantes y rizomas color naranja furioso, te
cuento esto en caso de que sólo conozcas la versión en
polvo. Es sumamente medicinal: hepatoprotectora,
calma la artri s y dolores ar culares, ayuda a la diges ón y
elimina parásitos intes nales. No te preocupes si sólo
conseguís el polvito en tu zona, porque también lo
podés usar con fines medicinales: se infusionan
cinco gramos de ese polvo en un litro de agua y
beber cuando aún está calen to. En caso de que
alguna vez consigas el rizoma entero en la
verdulería podrías intentar plantar algún trozo nudoso, es fac ble que la
planta crezca y puedas cosechar tu propia cúrcuma si le das el espacio
suficiente.

JENGIBRE (Zingiber officinale)


El Jengibre es un rizoma que hace añares es
apreciado por el pueblo chino, quienes se
encargaron de inves gar experimentalmente
todos sus usos medicinales posibles. Es un
excelente tónico sanguíneo, es mula la
circulación del cuerpo y de paso funciona como
potente afrodisíaco. Calma los dolores de
estómago, empachos, cólicos; suaviza los dolores
menstruales y es espectacular para levantar el
cuerpo en casos de gripe y malestar. Ayuda a bajar el
colesterol, baja la presión sanguínea y es bueno para
el corazón. ¿Le podemos pedir algo más? ¡Claro!,
también lo podés consumir como condimento
picantón en cualquier comida.
11
Para beneficiarnos de su medicina lo prepararemos en infusión, cortando
rodajitas o trocitos del rizoma, entre 5 y 10 gramos para 1 litro de agua. A
algunas personas les resulta demasiado picante, ir ajustando la dosis. Se
puede añadir al agua del termo del mate para consumirlo ocasionalmente
de ese modo. Si enterramos el rizoma y lo mantenemos siempre húmedo
obtendremos una planta de jengibre con facilidad.

CEBOLLA (Allium cepa).


Enteramente noble: es económica, si la enterrás
brota con facilidad, versá l para todas las
comidas y una concentrada medicina. Reduce
los niveles de glucosa en sangre, es
diuré ca y expectorante.
Desinflama el cuerpo y colabora
con la diges ón, además es un óp mo
tónico cardíaco. Se prepara una
infusión con una cebolla chica o
media cebolla grande cada dos
tazas de agua, se debe pelar y picar
para infusionarla, dejamos
descansar 10 minutos, colamos y
bebemos. Especialmente para
niños y enfermedades respiratorias
se puede preparar un jarabe cortando
la cebolla en rodajas y dejándola en un
recipiente con un poco de azúcar mascabo o
miel. Al cabo de media hora se formará un jarabe que se toma a cucharadas
hasta mejorar los síntomas. Otra opción es cortar cebollas por la mitad y
dejarlas cerca de las personas con problemas para respirar, pues ayuda a
purificar y humidificar el ambiente.

12
ZANAHORIA (Daucus carota)
La zanahoria es una umbelífera
de raíz grande y deliciosa,
cul vada justamente por su
poder nutri vo. Desinflama los intes nos
al comerla cruda, bastará simplemente con
pelar y comer dos raíces de zanahoria
medianas. Es un potente diuré co, calma los
dolores e inflamaciones de vejiga e hígado; para
éste fin se debe infusionar dos cucharadas grandes
de zanahoria rallada en una taza de agua caliente,
colar y beber. Podemos consumir hasta cuatro tazas
diarias. De forma externa es efec va para madurar
forúnculos, sanar quemaduras, pezones agrietados,
heridas, granos e irregularidades en la piel: para
u lizarla basta con rallar una buena can dad y
simplemente aplicar sobre la zona afectada, podemos
ayudarnos con una tela para amarrar la zanahoria y
dejarla actuando por varias horas.

qantu.laminas
Qantu laminas
Concordia, ER
Envíos a toda Argentina
Las plantas compañeras
Los encantos de
Don Diego de la Noche

E ntre todas las plantas que me


acompañaron de niña el Don Diego
de la Noche fue una de las que
aprendí a reconocer por sus flores y
perfume. Sabía encontrarlo entre pinares
de las sierras cordobesas. Alguna vez
alguien lo había plantado y se había
es rado por la zona. Las flores eran de
colores variados. Había amarillas, blancas,
fucsias y combinaciones de ellas, son flores
a modo de trompeta y salen en ramilletes. Las
que más me gustaban eran las con pin tas o las
que eran mitad de un color y mitad de otro. Las hojas
eran grandes y de un verde oscuro brillante, lo que
para las plantas de la zona era muy extraño. Otra
rareza es que a diferencia de las plantas locales
no tenía espinas y el fruto no era comes ble.
El olor de las hojas era fuerte y desagradable,
supongo que eso alejaba a las vacas y no se las comían.
El nombre de la planta como de costumbre lo aprendí por mi abuela. También
me llamaba mucho la atención como se abrían al atardecer en un ra to, podías
ver cómo iban abriéndose a una velocidad suave y constante y como su
perfume dulce y penetrante iba recorriendo el lugar. Tanta magia me llevó a
juntar las semillas de las plantas de mis colores preferidos, mi abuela se
acordaba que se reproducía por papas…pero probamos con las semillas por no
andar trasportando la planta entera.
Para sorpresa nuestra las semillas brotaron y las plantas se desarrollaron y
cuando llegó el momento de la floración dieron flores…pero como podrán
suponer las combinaciones que había elegido ¡¡¡¡no exis an!!!!. De adulta
aprendí de los vericuetos de la gené ca y por qué no habían salido los colores
que había buscado con tanto esmero.
Para sorpresa de mi abuela encontramos las papas del Don Diego cuando ya
estaba cul vado en casa. Para sorpresa de mi madre el pa o se vio invadido por
estas hermosas plantas, pero que a ella dejaron de gustarle porque le daba un
trabajo enorme mantenerlas controladas en un rincón. De ahí empezaron las
tareas familiares de cada año, en otoño cuando la planta se quemaba con la
helada sacar papas y dejar solo alguna para que la planta no se es rara por todo
el pa o. Hasta el día de hoy cuando crece alguna por ahí mi mamá busca
comba rlas…debo decir que sin mucho éxito…por lo que sigue tolerando
algunas y siguen dando flores.
Al Don Diego de la noche también se lo conoce como maravilla, bella noche,
buenas tardes. En portugués el nombre más
común se asocia con su función medicinal, allí
suele llamarse batata de purga. El nombre
cien fico es Mirabilis jalapa y pertenece a la
familia de las Nyctaginaceas. Su significado se
relaciona con el nombre de “maravilla o
admirable” y jalapa al lugar de México donde
se la registró (Xalapa, Veracruz). El Don
Diego, es una planta americana aunque
su nombre la relacione con historias de
españoles adinerados y galanes de la noche. Esta
planta es originaria de zonas semi-aridas que van
desde el Sur de Estados Unidos hasta Chile y Argen na.
Su distribución fue pasando por muchos países, entre los
que destacan Perú, donde se están haciendo estudios para determinar si
esta fue su zona de origen. Para el siglo XVII los conquistadores
españoles la llevaron a Europa con fines medicinales y
ornamentales y de allí con sus viajes se expandió a todo el
mundo.
En la actualidad es frecuente encontrarla con uso ornamental pero sus usos
más an guos refieren a su importancia como medicinal. Las raíces tuberosas se
u lizan como purgantes y emé cas (sirve para es mular el vómito). También se
u liza la decocción de su raíz como diuré co y en jarabe de la raíz como
an parasitario. Además se u liza para regularizar el ciclo menstrual, como
an concep vo y para curar golpes y edemas de manera externa a través del
emplasto con sus hojas o raíces. Sus usos han llamado la atención de la
fármacobotánica, por lo cual se pueden encontrar infinidad de ensayos sobre
los extractos de la planta con fines diferentes, entre ellos destacan ensayos para
usos referidos a an virales, an bacterianos y para disminución de plagas en
plantas a través de su uso como repelente natural. Sus usos como medicinal son
de larga data, sin embargo deben ser acompañados por una persona sabia
respecto de las proporciones de su u lización y formas de empleo ya que ene
compuestos que pueden generar intoxicación y diarreas severas u lizados de
forma interna. Sus usos externos en cambio son más seguros para la mano
inexperta.
Sus polinizadores son polillas nocturnas de la familia Sphingidae. Las polillas
son atraídas por el aroma, los colores y nada más y nada menos que la
fluorescencia que generan sus flores, cosa que las personas no podemos
visualizar. Así que como verán esta apreciada planta es una gran caja de
sorpresas…Así la historia, el Don Diego de la Noche nos acompaña perfumando
las tardecitas de verano.
Hasta la próxima aventura,
les saluda
Violeta
violetafurlan@gmail.com

Macramé GAIA
-Artesanías personalizadas
-Mates
-Bijou
-Llaveros
-Tapices
Señales de luz

por C. María Oliva*

I maginemos que estamos viajando


en aeronave por el espacio sideral,
oscuro, lleno de cuerpos flotantes
en mayor o menor medida
dis nguibles. De pronto, detrás de un
aerolito al que veníamos orbitando a modo
de escudo, emerge una esfera luminosa,
brillante, cálida y dorada. Una estrella
resaltando majestuosa en medio de la oscuridad. Me gusta pensar que, más o
menos así, es como se aparecen las flores ante de los ojos de los polinizadores.
Una gran estrella flotante, tal vez perfumada, en medio del con nuum verde.

Y es que, observando con atención el comportamiento que relaciona a las


especies involucradas, y con recursos y saberes tecnológicos, hemos alcanzado
a obtener un registro aproximado de la manera en que algunos insectos y
pájaros localizan su valioso alimento, el mismo que ayuda a las plantas a
prolongarse a través del empo. La señal que emite la planta es el color de sus
flores.

Las flores son el almacenaje de alimento y materia gené ca más hermoso que la
naturaleza pueda haber diseñado, a la vez que, son el medio de comunicación
con el que la planta recurre a estas criaturas volá les. Y sí, porque, para alcanzar
el polen, los animales alados deben ubicar la plataforma de aterrizaje de los
pétalos y, por lo general, entrar en un túnel en donde aguarda el sabroso néctar.
Ahora bien, ¿cómo localizan los
discos florales? A la distancia y
desde el aire, estos polinizadores
las detectan como acentos de luz entre
la vegetación que nuestros ojos humanos
ven de color verde.

Los pájaros, insectos y en especial las abejas son


los máximos responsables de la reproducción de
ciertas flores, siendo que los colores brillantes los
atraen. Mientras juntan el polen y el néctar, lo van
esparciendo allí por donde pasan, entre las demás flores,
provocando la polinización. Recientes estudios realizados a
través del Conicet, en la Universidad Nacional del Comahue(1),
corroboran la atracción de los polinizadores del área, hacia las
flores de colores que van de la gama del amarillo al rojo, siendo las
amarillas las más visitadas.

Ahora bien, consideremos la naturaleza sica del color en muy pocas palabras. El
color es una onda de energía electromagné ca que viaja por el espacio y que, al
rebotar con los átomos de un determinado objeto, regresa al espacio. Nuestra
manera de percibir este fenómeno, es mediante el color que vemos reflejado en
el objeto. Cada color es una onda de luz cuya frecuencia vibratoria es específica.
Las ondas que vibran más bajo reflejan morados y rojos, y las que vibran más
alto, índigos y violetas. Dentro de este espectro luminoso se hallan todos los
colores que vemos.

La naturaleza ene sublime coherencia prolija. Noten que, en las estaciones y


áreas más frías, donde abunda el blanco que es la reflexión total de luz, se harán
presentes las flores azules y violetas, en mayor proporción que en aquellos
lugares copiosos, de luz tenue, frondosos y cálidos, como las selvas tropicales,
en donde las flores se ves rán de una paleta más rojiza. Esta apreciación merece
su desarrollo en otro ensayo. De todos modos, los colores y las flores están por
todas partes. Y los polinizadores enen sus preferencias. Pero, ¿cómo se
fabrican los colores?
Los colores en las flores se deben a pigmentos existentes en las moléculas que se
acumulan en los pétalos. Algunos de estos pueden ser los carotenoides, que son
los que conforman el color rojo, naranja o amarillo; o los flavonoides, que son los
encargados de producir pigmentos de tono azul.

Casi todos los tonos azules y púrpuras se deben a pigmentos llamados


antocianinas. Estos cambian de color en función del grado de acidez o
alcalinidad y el po de antocianina. Los rojos también pueden darse por la
presencia de pigmentos cromoplás cos. Los amarillos por xantofilas, y el blanco
por la presencia de diminutas bolas de aire que entran en las células que los
forman(2).

Para atraer a los colibríes, ciertas flores producen color rojo y naranja. Existen
algunas especies que producen pétalos de colores brillantes o patrones
ultravioleta para poder atraer abejas. Y esta composición va mucho más allá,
siendo que, si observamos bien, notaremos los pasajes su les que pueden llevar
a que una flor amarilla tenga puntos
púrpuras, o una flor blanca,
bordes rosados. Sumando a esta
magnífica paleta, la estructura
morfólogica de la flor, que merece
también otro apartado extenso.
Formas y colores de las flores son
el puerto de llegada para que los
transportes de vida que son los
polinizadores, estacionen,
recarguen energía, y sigan vuelo.

En conclusión, podemos
comprender entonces, que más allá
del deleite que provocan a nuestra
visión del mundo, las flores cumplen su
rol indispensable en la corriente infinita
de la vida que conecta a todos los seres
de este planeta.
Podemos ser capaces de sumarnos a este equipo. Sembremos flores en nuestro
jardín, ya sabremos que estamos construyendo aeropuertos para nuestros leves
amigos animales, agasajándolos con su alimento, y colaborando con la
milagrosa prolongación co diana de la vida de quienes nos sos enen a todxs,
nuestras amigas las plantas.

(1). La importancia del color: morfos florales, tasas de visita y éxito reproduc vo en el arbusto Sarothamnus
scoparius. Sabrina Gavini y Alejandro Farji. Centro Regional Universitario Bariloche, Universidad Nacional del
Comahue. Laboratorio Ecotono, INIBIOMA. CONICET.
h ps://www.researchgate.net/publica on/317532855_La_importancia_del_color_morfos_florales_tasas_de_
visita_y_exito_reproduc vo_en_el_arbusto_Sarothamnus_scoparius
(2). h ps://www.floraqueen.es/blog/las-flores- enen-dis ntos-colores/

(*) Sobre la autora de este texto: Ar sta visual y naturalista vocacional,


especializada en Botánica general. Ilustradora naturalista y retra sta de
animales y plantas silvestres y domés cos. Contacto: canelafoyke@gmail.com
El AutoCuidado es
Evolucionario
por La Sacha Psicóloga

L as mujeres tenemos tan me do el chip del Ser para Otrxs que, así
estemos cansadas, estresadas, con hambre, sueño, enfermas…
seguimos trabajando. Desde el feminismo, se promueve la admiración
a las que dan su vida por “la causa” y se cri ca, implícita o explícitamente, a
aquellas que ponen límites. En espacios terapéu cos y prác cas espirituales
se promueve el Autocuidado ligado al consumo de bienes y servicios, a la que
solo una elite puede acceder.
Según la lógica patriarcal, los hombres deben ser el centro de atención de las
mujeres y desentenderse de sus emociones. Cuando los hombres se niegan a
ser cuidados y eligen hacerse cargo de sus emociones y renunciar a sus
privilegios son vistos con desconfianza por las mujeres y como anormales por
otros hombres.
Todxs tenemos una voz dentro que responde al sistema patriarcal y que
puede ser femenina o masculina pero que es fácilmente reconocible porque
siempre busca hacernos sen r CULPA Y VERGÜENZA.
Con cada palabra–la gazo, nuestra auto–imagen se va debilitando hasta
quedar reducida a nada. Si no
nos hacemos conscientes de
nuestras emociones y
dejamos nuestra
autovaloración en manos del
Pa t r i a r c a I n t e r i o r, m á s
temprano que tarde,
sen pensaremos que no
somos dignas de amor y
cuidado, del propio.

21
Aunque la maquinaria patriarcal parezca infalible, no lo es. Por eso es
necesario, revisar y repasar cada una de nuestras acciones supuestamente
revolucionarias y an -sistema, no vaya a ser que lejos que las fuerzas
“revolucionarias” alimenten la maquina en lugar de frenarla.

Me gusta pensar en el AutoCuidado como la forma orgánica de expresión de la


fuerza de la creación, la que da vida a todo lo que Es. Estoy convencida que cada
acto de AutoCuidado por modesto que parezca ene un efecto mul plicador y
es un nuestro grano de arena para construir un sistema alterna vo. Cuando nos
cuidamos, cuando asumimos la responsabilidad de nuestra vida, cuando
dejamos de cargarnos el mundo a la espalda, y decimos No, y ponemos limites
principalmente a esa voz que nos culpa, cas ga y avergüenza, y principalmente
cuando tomamos una bocanada de aire y sen mos la dicha de estar vivas.

El AutoCuidado no es solo un conjunto


de prác cas sino un ritual sagrado de
compromiso con la vida, un
acto crea vo, un camino
de evolución de la
consciencia individual y
colec va. Un camino que se
inició con la vida misma y
que con nuará más allá
de nuestras vidas. Pero
mientras estamos aquí, es
indispensable que
recuperemos la memoria
de nuestro compromiso
con la Vida en general y
con la humanidad en
par cular y que
renunciemos a los
privilegios en este empo
de adversidades.

22
AutoCuidado no es egoísmo infan l, no es me
cuido a mi y lxs demás no importan. No es me
encierro en mi burbuja de luz, en mi eco-aldea o
en mis creencias religiosas, polí cas o
conspiranoicas lejos de lxs herejes, tóxicxs,
dormidxs, capitalistas y todo lo que sea diferente
a mi credo.

Vienen a mí los versos de una canción que se


llama Aguantando el Temporal de Juan Cruz
Suarez, el Poeta del Rio Dulce:

“En empos de empos de adversidad prevalecerá la unión, Primaria


Fuerza de Vida, Mís ca Voz del Clamor…”

Aguantemos el Temporal, Escuchemos la Voz de la Vida clamando ser


Cuidada!

La Sacha Psicóloga
Autoconocimiento Femenino
Contacto: +5493854138742
@LaSachaPsicologa

Si deseas colaborar con mi página puedes hacer una donación


por Mercado pago o Pay pal a sublimevision29@gmail.com

23
por José Beccar Varela

R etomar la senda de la salud natural


no se trata solamente de
reemplazar una pas lla por un yuyo.
Se trata de ir integrando en un todo
c o h e r e n t e u n p ro c e s o g l o b a l d e
reancestralización, de resilvestración.
Como dicen en la llanura: "hacerse
cimarrón". Cimarrón es aquel animal que
escapa de sus amos, abandona la
domes cación y se resilvestra.
Tratar de hoy, en esta era cyberespacial,
de darle a nuestro diseño forjado durante
dos millones de años paleolí cos, aquello
que espera, y de dejar de darle aquello
que no espera.
Incorporar las plantas medicinales a la
vida como vía de reequilibrio es maravilloso. Es la medicina más an gua y la que
sigue sosteniendo la salud humana en casi todas las regiones del mundo no
domes cado aún. Ellas llevan dentro la vía de conexión con la erra, el alma y el
universo.
Revisar la ecuación movimiento/alimento.
Siempre el alimento fue un premio al movimiento. Comías sólo si te habías
movido.
Ac vidad de baja y mediana intensidad por largos períodos, a veces intensa y
explosiva, variada, plenamente funcional.
Caminar largas distancias y a todas partes. Subir escaleras, a veces trotar
suave. A veces correr, hacer fuerza, saltar trepar.
El sedentarismo crónico era ejercido solamente por personas enfermas o
impedidas sicamente.
24
Hoy la ecuación se ha inver do: el movimiento como cas go por haber
comido de más y alimentos pésimamente elegidos.
Si bien por supuesto no existen hoy alimentos de la edad de piedra, aplicar el
principio de semejanza siempre es un buen criterio. Todavía lo hacen pueblos
cazadores recolectores actuales.
Reancestralizar el alimento: ¿qué come el homo sapiens en estado natural, no
domes cado post agriculturización? Pues todo aquello que pudiera cazar,
pescar y recolectar.
Con las variantes de cada la tud y época del año, la alimentación humana
nunca salió de ese marco durante toda la larga historia de nuestra especie,
hasta solo unos ocho o diez mil años atrás. Tan sólo un parpadeo en nuestro
camino.
Ni qué hablar del horror de la industria de mercaderías mas cables llamados
"alimentos" de los úl mos 200 años. Todo eso que viene en cajas, polvos,
paquetes, latas.
No estar comiendo todo el día. No somos
rumiantes, koalas ni simios come hojas.
Somos hijos de la escasez. El estado
basal del humano es el ayuno,
interrumpido una o dos veces por
ingesta de alimento altamente
nutri vo.
Dormir de noche.
Vivir de día.
Somos animales diurnos.
Acoplarse a los ciclos de las
estaciones: no se puede vivir
linealmente, haciendo exactamente
lo mismo todos los días del año.
Reconexión con la vitalidad interior,
con las potencias que siguen la endo
en nuestra psiquis salvaje. Sintonizar
con el animismo que vibra en toda la
naturaleza.
Buscar la tribu de afinidad, la cooperación, la cacería, el fuego, el compar r el
alimento.
Pensarnos bien entre todos, defendernos, reír, crear, tener sexo, acceder a
estados de totalidad y fusión y grabarlo en las cuevas para la eternidad.
Somos seres de las cavernas viviendo de repente en la era intergalác ca. El
desequilibrio es atroz. Entender profundamente de dónde venimos, sacar la
ideología y la religión de nuestra biología. Dejar de intervenir
permanentemente creando soluciones absurdas.

"Ya no maltrates a tu animal,


Pues no lo debes vencer,
Sino amar y salvar,
Te lo digo antes de que estés
Ahogado por la pared".

Es volver al Tao, al origen. Es simple. Aplicar el principio de semejanza y


reconectarse con la especie. Volver a la caverna. ¡Prende la antorcha y entra!

José Beccar Varela


Terapeuta en medicina china y plantas medicinales.
Consultorio en San Isidro, Buenos Aires.
Tel. 1168443671

¿Querés conectarte y aprender de la naturaleza?


<<Adquirí nuestros cursos y e-books>>
-Cosmética Natural
-Plantas Medicinales
-Alimentación Saludable
-Espiritualidad Natural
en nuestra nueva web:
www.caminolibre.org
26
UNA HISTORIA REAL
por Flor Holística

S iempre supe que iba a ayudar a mucha gente. Lo que no sabía era cómo,
cuándo, dónde y por qué. Pero estaba muy segura de ello. Hoy puedo
decir que he aclarado todas esas dudas del pasado.
La Numerología no sólo entró a mi vida como una gran herramienta de
autoconocimiento, para guiar mi camino, permi rme crecer y evolucionar a
cada paso. Sino que, además, me brinda la posibilidad de hacer lo mismo con
los otros. Una tarea que asumo con mucha responsabilidad y amor.
Tal es así, que tengo innumerable can dad de casos e historias maravillosas
para compar r de mis consultantes, quienes siempre se encargan de hacerme
llegar su cariño y agradecimiento, por la información brindada a través de los
números. La cual, en la mayoría de los casos,
puede transformar vidas.
Si bien los datos con los que se trabaja
en la consulta son totalmente
confidenciales, siento la necesidad de
contar una historia. Una historia de
vida que, como tantas en esta
sociedad, está totalmente
normalizada y naturalizada, aunque
no debiera ser así. Por eso, mi
necesidad de visibilizarla.
La consulta numerológica la
realiza una mujer que ya ha
pasado los 80 años, como
obsequio de un familiar
que estaba preocupado
por su salud emocional.

27
Apenas recibió el voucher de regalo, Beatriz me contacta entusiasmada,
aunque sin siquiera saber de qué se trataba la Numerología, para coordinar la
consulta. Como esto sucedió en medio de la cuarentena y además habitamos
diferentes ciudades, planeamos realizar el encuentro por videollamada. Le pedí
su nombre completo y fecha de nacimiento, datos indispensables para el
análisis numerológico, y nos despedimos hasta el día acordado.
En cuanto me dispongo a analizar los datos proporcionados, empiezo a
conocer a Beatriz. Encuentro que su camino de vida, el número que indica a qué
vinimos a este mundo, muestra que su principal propósito es desarrollar sus
ideales, ayudando a los demás desinteresadamente. Por esto, porta
caracterís cas de persona muy generosa, bondadosa, sensible, compasiva,
abnegada, que se preocupa y aflige por las necesidades de los otros. Tanto que,
muchas veces, las personas con esta vibración se olvidan de sí mismas.
Ligado a este camino de vida, se encuentran varios aspectos que proponen
como principal tarea asumir responsabilidades y mantener ac tudes de
protección y contención con sus semejantes, así como favorecer la alianza y
unión entre las personas. Labor que se puede desarrollar tanto en el hogar,
como en la comunidad, a través de alguna profesión humanista, por ejemplo.
Además de poseer estas caracterís cas, encuentro que Beatriz cuenta con
otros números con una marcada conexión con el mundo espiritual. Tal es así,
que se observa la presencia de un alto psiquismo inconsciente y de dominio
paranormal presentes, en este caso, para ser desarrollados y, con esa
herramienta, lograr el aprendizaje propuesto por su camino de vida: ayudar a
los otros.
Otro dato saliente en este análisis, muestra la fuerte presencia de otro número,
que supone la posibilidad de ser fuente de inspiración para los demás,
ayudándolos a encontrar su camino y acercarse a un mundo más espiritual, más
consciente, predicando ideas de amor y paz.
Si bien el análisis numerológico es mucho más extenso que esta breve
introducción, con estos pocos datos alcanza para que conozcan rápidamente a
esta gran mujer.

28
Al llegar el día y hora acordados para nuestro encuentro virtual, finalmente nos
conocemos “en persona”, nos vemos las caras y nos abrazamos el alma a través
de la pequeña pantalla.
Comenzamos a conversar para entrar en clima, le cuento acerca de la
Numerología y de cómo sería la sesión que teníamos por delante. Sin embargo,
antes de que pueda hablarle sobre sus principales números, toma la palabra y
comienza a contarme su historia.
Beatriz, a sus ochenta y tantos años, había quedado viuda hacía un empo y,
además, estaba transitando por un proceso de enfermedad que le requería
tratamientos, controles médicos periódicos y muchos cuidados. Sumado a
esto, a su edad, ya no se sen a vital para hacer demasiadas ac vidades, por lo
que, la mayor parte del empo se encontraba sola, en su casa.
Estaba muy triste, deprimida, viviendo de un modo que no quería. Y aunque su
familia estaba muy presente, se sen a sola y vacía.
La dejé hablar, tenía gran necesidad de ser escuchada. Solo en cuanto podía le
brindaba la información analizada, tratando de no interrumpir demasiado su
relato.
Me contó muchísimas cosas, anécdotas, vivencias, historias suyas, de su
familia y de su marido.
Ahí fui enlazando la información analizada previamente con la proporcionada
por Beatriz y llegamos juntas a la conclusión que, si bien tenía hermosos
números, un gran potencial a desarrollar y muchas cosas por hacer todavía, se
había sen do limitada toda su vida.
Sabía que tenía condiciones de orden y trabajo. Sin embargo, había trabajado
muy pocos años de su vida, para dedicarse de lleno a la crianza de sus hijos,
atender a su marido y mantener un hogar armonioso.
También sabía que poseía una gran intuición y una percepción fuera de lo
común. Aspectos que no logró desarrollar ni aprovechar, debido a que su
esposo no lo compar a.

29
Al llegar el día y hora acordados para nuestro encuentro virtual, finalmente nos
conocemos “en persona”, nos vemos las caras y nos abrazamos el alma a través
de la pequeña pantalla.
Comenzamos a conversar para entrar en clima, le cuento acerca de la
Numerología y de cómo sería la sesión que teníamos por delante. Sin embargo,
antes de que pueda hablarle sobre sus principales números, toma la palabra y
comienza a contarme su historia.
Beatriz, a sus ochenta y tantos años, había quedado viuda hacía un empo y,
además, estaba transitando por un proceso de enfermedad que le requería
tratamientos, controles médicos periódicos y muchos cuidados. Sumado a
esto, a su edad, ya no se sen a vital para hacer demasiadas ac vidades, por lo
que, la mayor parte del empo se encontraba sola, en su casa.
Estaba muy triste, deprimida, viviendo de un modo que no quería. Y aunque su
familia estaba muy presente, se sen a sola y vacía.
La dejé hablar, tenía gran necesidad de ser escuchada. Solo en cuanto podía le
brindaba la información analizada, tratando de no interrumpir demasiado su
relato.
Me contó muchísimas cosas, anécdotas, vivencias, historias suyas, de su
familia y de su marido.
Ahí fui enlazando la información analizada previamente con la proporcionada
por Beatriz y llegamos juntas a la conclusión que, si bien tenía hermosos
números, un gran potencial a desarrollar y muchas cosas por hacer todavía, se
había sen do limitada toda su vida.
Sabía que tenía condiciones de orden y trabajo. Sin embargo, había trabajado
muy pocos años de su vida, para dedicarse de lleno a la crianza de sus hijos,
atender a su marido y mantener un hogar armonioso.
También sabía que poseía una gran intuición y una percepción fuera de lo
común. Aspectos que no logró desarrollar ni aprovechar, debido a que su
esposo no lo compar a.

30
Sabía que tenía el don para ayudar al resto y eso hizo,
ayudó a todos. Priorizó los problemas y necesidades
de los demás, incluso por sobre las suyas.
Si bien, durante la consulta, la alentaba para que
pueda buscar el lado posi vo de las situaciones
vividas y para que intente hacer lo que sienta o tenga
ganas en este momento de su vida, ella se sen a
frustrada. Se dio cuenta, haciendo su balance de vida,
que se había descuidado, que nunca se valoró. Que vivió
para los demás y ahora, que sen a la necesidad de vivir para ella, de hacer las
cosas que antes no había podido, el cuerpo sico la limitaba.
Si bien la historia habla por sí misma, me resulta importante resaltar la
importancia del autoconocimiento en primera instancia. Conocernos para
saber qué queremos y qué no, hacia dónde iremos y cómo, con qué
herramientas contamos para desenvolvernos en esta vida y qué debemos
trabajar o fortalecer para ser mejores cada vez y así lograr evolucionar.
Destacar, por otro lado, la necesidad de valorarnos, de cuidarnos y
priorizarnos. De no ubicarnos en segundo lugar, ni por debajo de nadie. ¿Cómo
puedo ayudar a los demás si ni siquiera me valoro?
Por úl mo, los invito a no postergarse, a ir detrás de sus sueños, a vivir la vida
que les gustaría vivir, con quien elijan y donde quieran.
No podemos evitar el paso del empo, pero sí podemos elegir cómo
transitarlo. Seamos conscientes y construyamos la realidad que deseamos.
¡Aclaración! por si se quedaron preocupados por Beatriz: luego de la consulta
numerológica, le propuse realizar una armonización energé ca, ya que era
notorio que su energía no se encontraba fluyendo correctamente, para sumar a
los ejercicios propuestos durante el encuentro. Nos mantuvimos en contacto
diario durante los primeros días y me fue contando de los cambios posi vos en
su estado de ánimo, por lo que la sesión fue sumamente beneficiosa, dentro de
sus posibilidades, comenzó a transformar no sólo sus pensamientos pesimistas
sino, además, varios hábitos de su vida co diana.

31
ATADO DE SAHÚMO PURIFICADOR con AGUARIBAY.
El AGUARIBAY (Anacahuita en Uruguay, especies Schinus molle y
Schinus areira) es un árbol que tradicionalmente es empleado para
expectorar y combatir enfermedades respiratorias. Lo encontrarás con
facilidad de forma silvestre o en el
arbolado urbano, destacándose por sus
llamativos y pequeños frutos: la
famosa pimienta rosa. Éste bello
árbol nativo nos purica con su
humo, tanto interiormente como
exteriormente, pues ayuda a
mantener limpios los ambientes
cerrados que tienden a
sobrecargarse en otoño e
invierno. Su aroma picantón
y penetrante nos ayuda a
despejar las vías
respiratorias y renovar el
aire.
Para hacerlo podemos preparar
un sencillo atado de sahúmo, ¿cómo
hacerlo?:

• · Primero recortamos algunas ramas


con hojas y las dejamos secar un par de
días. El Aguaribay es muy resinoso, por lo
que seguirá estando pegajoso a pesar de estar secándose unos
días. Es un árbol que suele ser muy podado por su gran tamaño,
aprovechar las ramas que dejan en las veredas es una gran idea.

32
• · Después de dejarlo secar por unos días tomamos un puñado
de hojas y tallos del largo de la palma de nuestra mano. Con
un hilo de algodón grueso o un trozo de lana hacemos
anudamos el paquetito de hojas en el centro. Debería
quedarnos una tira bastante larga de hilo de un lado, y del otro
una más cortita.

• · Enrollamos todo el paquetito de hojas en toda su longitud,


bien tirante. Hay que enrollar y enrollar con muchas ganas y
muy apretadito, hasta que nalmente se termine el hilo. Ahí
hacemos uso de la tirita de hilo pequeña e inicial que dejamos
en un principio, y volvemos a practicar un nudo entre las dos
puntas.

• · Lo ideal es que dejemos secar este atadito sobre una tela o un


papel por una semana. Cuando esté lindo y crujiente,
prenderlo fuego por un extremo y sahumar toda la casa con él.
El atado también puede contener frutitos de pimienta, pero
debes tener en cuenta que a la hora de prenderlo fuego las
pelotitas caen al suelo quemándose y esto puede causar
accidentes. Es factible mezclar las hojas de Aguaribay con
otras plantas aromáticas como Romero, Albahaca, Menta,
Artemisa.

33
MEZCLAS AROMÁTICAS PARA COLOCAR SOBRE LA ESTUFA.
Llega el fresco y con él las ganas de tener la casa calentita y con un
acogedor aroma a hierbas. Anotá estas ricas mezclas para colocar una
ollita con agua sobre la estufa y dejarte llevar por el olorcito. Además,
todas ellas purican el ambiente por sus cualidades medicinales.

• Hojas y ramas de eucaliptus, junto con hojas de menta


• Clavitos de olor, rodajas de jengibre y granos de anís
• Hojas o semillas de aguaribay con corteza de pino o ciprés
• Cáscaras de cítricos
• Corteza de canela con cáscaras secas de manzana

Simplemente tenés que colocar la mezcla que elijas en un


recipiente que resista el calor con poca agua sobre la estufa y
dejate llevar. Podés ir añadiendo agua a medida que se evapora.
En caso de que no tengas estufa se puede optar por poner esa
misma olla con hierbas en la cocina, a fuego bajísimo, dejando que
aromatice y limpie el aire de la casa.

34
Demorarse en el silencio. Notas sobre un huerto/jardín
por Pablo Aranda
IX
Ama-necer. El cielo se descubre con mano parsimoniosa. La
condensación del gas, el pasaje a líquido: llueve y el huerto/jardín
recibe a boca abierta. La tierra humedecida festeja sedienta. El
cielo, río suspendido, cae.Todo se vuelve uno: las raíces discurren
en la trama total. No hay afuera. En la unión común, y a través de
estas notas bucólicas, yo, que era un gran escapista, encontré en el
huerto/jardín otro ritmo, otro tiempo: mi propia imagen latente,
la metonimia del todo. La tierra, el diseño inteligente. Tan es así
que, a veces, cuando duermo me sueño árbol: logro escuchar sus
breves e ininterrumpidos deslizamientos, sus charlas de pájaros, su
tronco desquebrajándose. Allí en la con-centración yo tejo red de
resonancias. “Therestissilence”.

35
PRÓXIMO Y ÚLTIMO NÚMERO
Sale a la luz el 21 de Abril de 2021
Tematica principal
“Cortezas Medicinales”

Si queres recibir impresa en tu casa esta


y cualquier edicion, contactanos a:
caminolibrearg@gmail.com
¡Compartí!