Está en la página 1de 1

Michaud, en la introducción de su texto “El arte en estado gaseoso”, establece como en el

mundo contemporáneo se ha transformado la cuestión de la belleza, cómo esto está en


nuestras miradas, los imperativos de nuestras ideas y en el contexto temporal que transitamos.
En el siglo XXI, vivimos los tiempos de triunfo de la estética, de la adoración de la belleza y
a la vez en una paradoja donde el mundo es cada vez más carente de obras de arte, como si al
escasear el arte, lo artístico se expandiera y coloreara todo, pasando al estado de gas o de
vapor.
Retomó una frase que dice el autor Michaud en su libro, “Este mundo es exageradamente
bello”. Así es como empieza su libro haciendo mención a la gran estetización de la vida que
vivimos actualmente. Michaud reitera que los hombres del siglo XX hemos vivido bajo el
triunfo de la estética y consecuentemente, de su idolatría.
Los objetos más comunes tienen un diseño bien pensado, la publicidad ocupa cada día nuevas
formas y está en cada parte de nuestras vidas, podemos llevar a todas partes con nosotros
nuestra música preferida o nuestras películas favoritas, y las grandes empresas compiten entre
ellos para ofrecer a los ciudadanos entornos cotidianos más “bellos” y eventos públicos más
impresionantes. Todo este conjunto de procesos, que Michaud sintetiza en la fórmula "el
triunfo de la estética", obliga a replantearse algunas de nuestras creencias más firmes sobre el
entorno y la función del arte.
La idea central es que, en un mundo socialmente bello, las obras de arte tienden a
desaparecer. Que la belleza está en nuestras miradas y los imperativos de nuestras ideas; que
según las sociedades, religiones y modos de producción, este mundo puede ser vivido como
un mundo de dolor, de felicidad, de trabajo, pero nunca como feo o bello; que triunfo la
estética, la adoración de la belleza: los tiempos de su idolatría.
El conocimiento superior es el racional y el conocimiento que obtenemos a través de los
sentidos es un conocimiento inferior. Y este lo abordamos con el nombre de estética.

Valdivieso Daniela 83606/0.