Está en la página 1de 2

El Fracaso de Tics en el Aula.

11 de noviembre de 2017

Durante mucho tiempo nos hemos esforzado por buscar nuevas estrategias, basándonos en las nuevas didácticas modernas,
algunas metodologías atractivas importadas desde el extranjero y que allá resultaron exitosas. Al parecer, por creer que el
problema está en la motivación de los estudiantes, los profesores pusimos énfasis en la necesidad de incorporar en las aulas
juegos, pizarras interactivas , celulares y todo tipo de materiales y herramientas tecnológicas para llevar a cabo clases más
innovadoras y entretenidas. (Según la Real Academia de la Lengua; entretenerse es distraerse, dejar de hacer lo que se está
haciendo, hacer algo más llevadero y fácil), y muchas son las ocasiones, en que los estudiantes no les dan la utilidad y el
sentido educativo que el docente pretende en las aulas; por lo general al cabo de un rato; los estudiantes:

• Usan WhatsApp
• Ven videos en youtube.
• Escuchan música.
• sacan fotos.
• grabando videos (dándoles un mal uso).
• Usan Facebook.
• Instagram.
• Juegan en aplicaciones.
• etc.

La incorporación de computadoras y celulares al aula entró con fuerza, se nos habló por distintos medios sobre los beneficios
que tendrían estas nuevas tecnologías sobre todo que las clases serían más motivadoras para las nuevas generaciones, ya
que los jóvenes son habituales usuarios, también la escuela debía alfabetizar y desarrollar las distintas competencias en el
uso de las tics, preparando a niños y niñas para los retos del futuro, y además estas nuevas herramientas ayudan a innovar
y mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje que desarrollamos en las aulas y centros educativos, etc. pero un estudio
realizado por la OCDE “Estudiantes, Ordenadores y Aprendizaje, que utiliza la base de datos del examen que realizó en
2012 a los alumnos de 15 años de buena parte del mundo” arrojó los siguientes resultados:

• Los países que han hecho fuertes inversiones en las tecnologías para el sector educativo no han visto ninguna
mejora evidente en el rendimiento de los estudiantes en los resultados de la prueba Pisa en Lectura, Matemáticas o
Ciencias.
• los estudiantes que viven completamente ajenos a la tecnología no sacan tan buenos resultados como los que usan
las pantallas de forma moderada. Pero, cuando hay un uso por encima de lo normal, las notas vuelven a bajar.
• Aquellos estudiantes que pasan mucho tiempo conectados a internet se sienten más marginados en el colegio, llegan
más tarde a clase y faltan más a la escuela que los que usan la Red con moderación.
• Los estudiantes que usan computadoras con mucha frecuencia en la escuela obtienen resultados sustancialmente
peores en la mayoría de los resultados de aprendizaje.
• La tecnología parece ayudar poco en la reducción de la brecha de habilidades entre los estudiantes de familias
pudientes y los de orígenes humildes.
• Los países que encabezan el ránking de buenos resultados -Singapur, Corea, Hong Kong, Japón y Shanghai (China)-
son precisamente los que tienen los más altos porcentajes de alumnos que no usan internet en el día a día de su
escuela.
• Que hay una decena de países que han hecho un esfuerzo importante en los últimos años por llenar de ordenadores
los colegios y que, de forma paralela, han visto como caían sus resultados en Matemáticas entre 2003 y 2012

Quizás nos confundimos tratando de realizar mejoras en innovación educativa, y nos centramos en desarrollar estrategias
puntualizando el uso de los computadores y celulares , para que no nos tildaran que nos quedamos en el pasado, de que las
escuelas no se adaptan a los avances tecnológicos, que por eso los niños se aburren en las salas de clases, no quieren ir
a la escuela y olvidamos que muchas de las habilidades esenciales para hacer búsquedas en línea también pueden
enseñarse y aprenderse utilizando las técnicas de lectura normales y análogas.

En chile , debido a los malos resultados en escritura según la prueba Simce 2016 los expertos coinciden con la agencia de
calidad en que el uso de los dispositivos tecnológicos estaría afectando la manera en la que los jóvenes se comunican.

Pilar Calderón, decana de la Facultad de Educación de la U. Central explicó que el uso de las redes sociales y plataformas
de comunicación de los jóvenes se traduce en “una disminución del uso del lenguaje, ya que el que ellos usan es uno digital,
que es más iconográfico -propio de los bebés- y comprimido que el lenguaje que se puede desarrollar a través de la literatura”.

¿Será que caímos en la tentación de buscar estímulos externos, dejando de lado el sentido del aprendizaje en pos de
conseguir la anhelada motivación de nuestros estudiantes? Llegó la hora de reflexionar y reconocer que no hemos sabido
dar uso a la tecnología para generar experiencias de aprendizaje, ni lo hemos entendido como recurso educativo en el aula.

También podría gustarte