Está en la página 1de 14

Propuesta para Trabajo de Investigación

¿Cómo pueden las emociones afectar la salud?

Mérida, Mayo 2019


Introducción

La comprensión del ser humano ha sido un tema de profundas


discusiones, teorías y reflexiones. Es común que desde la psicología y la
filosofía se aborden tanto las clasificaciones de la personalidad como las
posibles explicaciones sobre la conducta, que a fin de cuentas es la única
expresión observable de la naturaleza interior de los hombre y las
mujeres, teniendo esta a su vez interpretaciones subjetivas muy variadas.

Por ejemplo una conducta claramente observable como el llanto,


puede interpretarse como expresión de la alegría, pero también de la
tristeza, e incluso de situaciones emotivas mucho más complejas. Es por
ello que el análisis de las emociones y su interpretación está sujeto
obligatoriamente tanto a la observación del individuo desde afuera como a
el propio conocimiento que el sujeto tenga sobre si mismo. En este
sentido los efectos que las emociones tienen sobre las personas no se
rigen enteramente por formulas convencionales, sino más bien por esa
interpretación única y personal.

Su cuerpo responde a la manera de pensar, sentir y actuar. Este es


un tipo de “conexión mente/cuerpo”. Cuando usted está estresado,
ansioso o molesto, su cuerpo reacciona de una manera que puede
indicarle que algo no está bien. Por ejemplo, es posible que desarrolle
presión arterial alta o una úlcera de estómago después de un evento
particularmente estresante, como la muerte de un ser querido.

En este trabajo de investigación se indagará en el interesante tema


de la relación que existe entre las emociones del ser humano y su
bienestar en general. Para ello se partirá del principio de que las
emociones pueden ser identificadas y tipificadas claramente por la
persona que las experimenta y esta a su vez tiene pleno juicio para
comprender sus causas y sus consecuencias.
Desde luego que se parte de un marco conceptual ampliamente
aceptado, como lo es el propuesto por Goleman, Gardner y otros, referido
a la inteligencia emocional como una habilidad humana para administrar
el conjunto de sentimientos que el ser humano experimenta a diario, dada
su interacción permanente con el entorno y la propia introspección.

Así lo contenido en el capítulo I, define el problema, su justificación


y objetivos de la investigación. En este apartado destaca la idea
fundamental de la relación que existe entre las emociones percibidas por
los venezolanos en su entorno social en la actualidad y su calidad de vida.
Es importante mencionar además que el problema y su justificación se
alinean con las preguntas de investigación para hacer surgir de forma
natural, un conjunto de objetivos que pretenden descubrir las estrategias
utilizadas de forma empírica por las personas para el control de sus
emociones.

Luego el capítulo II muestra de forma detallada el marco teórico y


referencial de esta investigación. Este contenido abarca diversas
definiciones de inteligencia emocional, control de las emociones y
enfermedades psicosomáticas, entre otras. Con ello se pretende dejar en
claro que las habilidades sociales juegan un papel por demás importante
en el control emocional y por consiguiente en la salud del individuo.

Seguidamente el marco metodológico determinado en el capítulo


III, describe el tipo y diseño de la investigación que se realiza así como la
población que sirve de sujetos de estudio. La técnica de recolección de
datos y el instrumento utilizado para tal fin también son contenidos que se
abordan a este nivel.
Capítulo I: El Problema
Planteamiento del problema

Al analizar el conjunto de necesidades del hombre, se puede


evidenciar que, luego de cubrir lo relacionado con lo estrictamente
fisiológico, existen una serie de necesidades de tipo afectivo y emotivo.
Por esta razón la realización plena del ser pasa por la satisfacción interna
y la conquista de metas gratificantes que promuevan el bienestar. Así los
sentimientos, como la reacción emotiva a los estímulos del entorno y a la
percepción y aceptación de sí mismo, son para el hombre una especie de
medidor de su calidad de vida.

Estos sentimientos pueden considerarse como el producto de la


interpretación de la realidad de cada individuo. De esta manera una
misma realidad puede causar diversos tipos de sentimientos, afectando
de forma positiva o negativa la calidad de vida. Por esta razón es
necesario que las personas puedan controlar de forma asertiva sus
emociones ya que de ello dependerá en gran medida su percepción de
realización.

Esta situación se complica cuando de forma empírica y sin


procesos reflexivos, la situación del entorno del individuo y el
autoconcepto son percibidos de forma negativa ocasionando sentimientos
y emociones consideradas como causantes de incomodidad o malestar.
Entonces si no se controlan o interpretan de forma asertiva y adecuada
pueden terminar generando incluso enfermedades físicas y hasta
incapacitantes, lo cual evidentemente ocasionará mayor grado de
frustración.

Aunado a esto y de forma general en la cultura latinoamericana y


venezolana es frecuente escuchar que las personas que acuden a
servicios de apoyo profesional para el control de sus emociones, como
psicólogos, terapistas o mentores de carácter espiritual, suelen ser
catalogadas como débiles o incapaces de controlar sus vidas de forma
adecuada. Por esta razón es muy bajo el porcentaje de individuos que
ante una situación de estrés, alteración emocional o simple falta de
armonía y paz, buscan la ayuda profesional adecuada.

En lugar de tomar esta alternativa, la mayoría prefiere refugiarse en


algún vicio, aislarse, acudir a personas incorrectas o soportar en silencio.
Esto trae como consecuencia una respuesta o conducta reñida con la
armonía social y familiar, como explosiones de ira, pérdida de control,
oportunidad de ocasionar heridas físicas y emocionales a otras personas
y en el peor de los casos la pérdida de alguna vida.

Es muy común que la presión social por carencias económicas y


frustraciones de tipo académico y profesional causen este tipo de
situaciones no deseadas, sobre todo en un país como Venezuela, donde
la actual situación ha llevado a una buena parte de la población a cambiar
drásticamente su estilo de vida. Las familias se han separado producto de
la emigración poblacional y las necesidades de consumo de productos y
servicios se ven cada día mas mermadas. Se hace evidente entonces que
existe una relación directa entre el clima social y el estado de ánimo de
los ciudadanos.

Por ello esta investigación busca promover el control asertivo de


las emociones en situaciones que tiendan a ser causantes de malestar a
niveles poco tolerables. Es entonces oportunidad de formular algunas
preguntas de investigación que tracen un camino hacia los objetivos que
han de seguirse: ¿Cuáles son las emociones que las personas pueden,
según su propia experiencia, identificar como desencadenantes de
situaciones que afectan su vida cotidiana? ¿Qué estrategias utilizan las
personas de forma empírica para controlar sus emociones? ¿Qué tipo de
resultados se obtienen generalmente al aplicar este tipo de estrategias?
Objetivo general. Mostrar mediante el estudio de casos que el control
asertivo de las emociones inside positivamente en el estado de salud y
promueve el bienestar del individuo.

Objetivos específicos:
- Identificar en un grupo seleccionado de individuos cuales son las
emociones que afectan positiva o negativamente el desarrollo de
su vida cotidiana.
- Analizar las estrategias utilizadas por los individuos del grupo
seleccionado para el control de sus emociones.
- Contrastar las estrategias utilizadas por los individuos del grupo
seleccionado y los resultados que según su experiencia han
obtenido.

Capítulo II: Marco teórico

Inteligencia emocional

Según la versión original de Salovey y Mayer (1990), la inteligencia


emocional consiste en la habilidad para manejar los sentimientos y
emociones, discriminar entre ellos y utilizar estos conocimientos para
dirigir los propios pensamientos y acciones.

Según Mayer y Salovey (1997: 10), “la inteligencia emocional incluye la


habilidad para percibir con precisión, valorar y expresar emoción; la
habilidad de acceder y/o generar sentimientos cuando facilitan
pensamientos; la habilidad de comprender la emoción y el conocimiento
emocional; y la habilidad para regular las emociones para promover
crecimiento emocional e intelectual”. La inteligencia emocional se refiere a
un “pensador con un corazón” (“a thinker with a heart”) que percibe,
comprende y maneja relaciones sociales.
Edward L. Thorndike, por ejemplo, definió ya en 1920 lo que él llamó la
«inteligencia social», esa habilidad básica para comprender y motivar a
otras personas. David Wechsler, por su parte, y llegados los años 40, dejó
claro que ningún test de inteligencia podía ser válido si no se tenían en
cuenta aspectos emocionales. Más tarde, el propio Howard Gardner ya
pondría los primeros cimientos con la séptima de sus inteligencias, la
llamada inteligencia interpersonal, muy parecida sin duda a la emocional.

No obstante, fue en 1985 cuando apareció por primera vez el término


«inteligencia emocional» gracias a la tesis doctoral de Wayne Payne, la
cual, llevaba por título Un estudio de las emociones: el desarrollo de la
inteligencia emocional. Solo 10 años después, un psicólogo y periodista
norteamericano llamado Daniel Goleman inició algo que aún no se ha
detenido y que nos ha hecho descubrir a todos, el gran poder que las
emociones tienen sobre lo que somos, lo que hacemos y en cómo nos
relacionamos.

Para Goleman (1995), esta dimensión responde a otro modo de entender


la inteligencia más allá de los aspectos cognitivos, tales como la memoria
y la capacidad para resolver problemas. Hablamos ante todo de nuestra
capacidad para dirigirnos con efectividad a los demás y a nosotros
mismos, de conectar con nuestras emociones, de gestionarlas, de
automotivarnos, de frenar los impulsos, de vencer las frustraciones…

La inteligencia emocional empieza con la conciencia de uno mismo y


también con la conciencia social. Es decir, cuando somos capaces de
reconocer las emociones (y su impacto) en todo lo que nos rodea.

Asimismo supone entender que gran parte de nuestros comportamientos


y decisiones se basan en emociones. El ser humano es una criatura
emocional que un buen día aprendió a pensar y a razonar. Este puede
parecer un aspecto algo polémico pero no está exento de verdad.
Entenderlo, asumirlo nos permitirá tener un mayor control sobre nuestro
comportamiento.

Las dimensiones que conforman la Inteligencia Emocional según Daniel


Goleman

Daniel Goleman define que dentro de su enfoque sobre la inteligencia


emocional hay cuatro dimensiones básicas que la vertebran. Son las
siguientes.

1. Autoconciencia emocional: Hace referencia a nuestra capacidad para


entender lo que sentimos y de estar siempre conectados a nuestros
valores, a nuestra esencia. Algo así supone tener una especie de brújula
personal bien calibrada que nos permitirá guiarnos en todo momento por
el camino más acertado. Siempre que tengamos en cuenta esas
realidades internas, ese mundo emocional, sabremos y actuar en
consecuencia.

2. Auto-motivación: La auto-motivación destaca la habilidad por


orientarnos hacia nuestras metas. De recuperarnos de los contratiempos
y focalizar todos nuestros recursos personales en una meta, en un
objetivo. Si aunamos optimismo, constancia, creatividad y confianza
sobrellevaremos cualquier dificultad para seguir conquistando triunfos y
logros.

3. Empatía: En nuestra forma de relacionarnos e interaccionar hay un


aspecto que va más allá de las palabras. Hablamos de la realidad
emocional de cada uno. Esa que se expresa con gestos, con un tono de
voz particular, con determinadas posturas, miradas, expresiones…
Descifrar todo ese lenguaje, ponernos en el lugar del otro y descubrir
aquello por lo que está pasando es la empatía.
Esa capacidad nos permite no solo obtener información sobre aquellos
que tenemos en frente. Sino que además, nos ayuda a establecer
vínculos más fuertes, lazos sociales y afectivos más profundos.

Además, reconocer las emociones y los sentimientos de los demás es el


primer paso para comprender e identificarnos con las personas que los
expresan. Las personas empáticas son las que, en general, tienen
mayores habilidades y competencias relacionadas con la IE.

4. Habilidades sociales: Y tú ¿cómo te relacionas con los demás? ¿Te


comunicas con efectividad y de modo asertivo? ¿Sabes manejar los
conflictos o las diferencias? Todas esas dinámicas comportamentales
potencian o limitan nuestra capacidad para disfrutar o no de nuestras
relaciones. De construir entornos laborales sanos, cómodos y productivos.
De dar forma a relaciones de pareja, familiares o de amistad más
satisfactorias.

Daniel Goleman nos recuerda en sus libros la necesidad de ser


competentes en estas cuatro áreas. No vale dominar una o tres. La
persona emocionalmente inteligente es eficaz en todas ellas. En caso de
no hacerlo, podríamos tener, por ejemplo, al clásico directivo entrenado
en inteligencia emocional pero que solo ha llegado a a asumir la auto-
conciencia, pero no su capacidad de empatizar con los demás, de
entender esos mundos ajenos a las propias necesidades y valores.
Debemos ver por tanto estas cuatro áreas como un todo.

Enfermedades psicosomáticas

La palabra psicosomática viene de mente (psique) y cuerpo (soma).


Existen enfermedades que se convierten en graves debido a cuadros de
estrés o ansiedad. Siempre hay un aspecto que tiene que ver con la
mente, y es la forma en que cada individuo reacciona ante un mismo
síntoma. Dos personas pueden padecer igual afección y sin embargo
llevarlo de modo diferente. Por ejemplo, una puede caer en depresión y la
otra sentir que no es tan grave.

Hay ciertas enfermedades mentales que llevan a tener problemas físicos,


como aquellas que nos hacen dependientes. Por ejemplo, cuando no
podemos asearnos o alimentarnos por nosotros mismos.

Muchas enfermedades son agravadas por estrés y ansiedad, si bien no es


algo comprobable, la mayoría de las personas sienten que así es; por
ejemplo, aquellas que tienen úlcera, sufren de psoriasis, caída de
cabello…

Los trastornos psicosomáticos son otra forma de manifestación en el


cuerpo físico de lo que nos sucede a nivel mental. Es decir, alguien que
tiene ansiedad siente palpitaciones, sin que esto sea una enfermedad
física.

En este sentido la experiencia general ha demostrado que existe un


conjunto de enfermedades y afecciones de la salud que se encuentran
ligadas a la dimensión emocional y efectiva de las personas. Entre estas
enfermedades se encuentran de forma cotidiana el síndrome del intestino
irritable, las úlceras, el acné provocado por estrés y varias afecciones de
carácter inmunitario, ya que es común observar que el estado de ánimo
se encuentra directamente relacionado con los mecanismos de defensa
del organismo ante las enfermedades.

La mayoría de las enfermedades psicosomáticas más comunes están


relacionadas con el estrés, por lo tanto, la clave para no sufrirlas es
reducirlo al máximo posible a través de terapias, actividades relajantes y
haciendo todo aquello que te produzca bienestar.
Capitulo III: Marco metodológico

Diseño de la investigación:

Esta será una investigación de Campo Descriptiva que Según el autor


(Santa Palella y Feliberto Martins (2010) citado por Emir Arismendi (2013),
define: La Investigación de campo consiste en la recolección de datos
directamente de la realidad donde ocurren los hechos, sin manipular o
controlar las variables. Estudia los fenómenos sociales en su ambiente
natural. El investigador no manipula variables debido a que esto hace
perder el ambiente de naturalidad en el cual se manifiesta. Además según
el autor Fidias G. Arias (2012) la investigación de campo se define como
aquella que consiste en la recolección de todos directamente de los
sujetos investigados, o de la realidad donde ocurren los hechos (datos
primarios), sin manipular o controlar variables alguna, es decir, el
investigador obtiene la información pero no altera las condiciones
existentes. De allí su carácter de investigación no experimental.

Población y muestra:

La población o sujetos de la investigación está conformada por 16


Personas (8 hombres y 8 mujeres), que tienen características similares.
En este caso personas de 35 a 45 años., casados y con hijos.

La razón de esta selección obedece al supuesto del nivel de madurez que


poseen las personas con este perfil y la necesidad de obtener respuestas
verdaderamente orientadoras y edificantes en la investigación.

Técnica de recolección de datos


Para este fin se ha seleccionado la encuesta como método para obtener
información directamente de la población. En este caso la encuesta
utilizada posee preguntas abiertas, pero bien direccionadas
intencionalmente, de forma que los encuestados puedan describir su
realidad, pero siendo específicos.

Instrumento de recolección de datos

La guía de encuesta para la recolección de la información es la siguiente:

Guía de encuesta

Lugar y fecha:_______________
Hora:_________

La presente guía de encuesta tiene por finalidad cumplir los objetivos


específicos del trabajo de investigación titulado “¿Cómo pueden mis
emociones afectar mi salud?”

1.- Mencione las tres emociones positivas que en su criterio prevalecen


en su vida cotidiana.

2.- Mencione las tres emociones negativas que en su criterio prevalecen


en su vida cotidiana.

3.- Menciones tres actividades que tengan relación directa con el


despertar de emociones positivas en su vida cotidiana.

4.- ¿Con que frecuencia desarrolla estas actividades?


- Diariamente
- Interdiariamente
- Dos o tres veces por semana
- Semanalmente
- Quincenalmente
- Mensualmente.

5.- Menciones situaciones o acontecimientos que le despiertan emociones


negativas.

7.- ¿Qué acciones recurrentes ha tomado ante la presencia o despertar


de emociones negativas en su vida?

Nombre y apellido del entrevistado:_____________________________.


Sexo: ____ Edad: __________, Estado civil ________________.
Referencias bibliográficas

Daniel Goleman (1996) Inteligencia Emocional. Madrid: Kairós

Daniel Goleman (2012) El cerebro y la Inteligencia Emocional. Barcelona:


Ediciones B

https://lamenteesmaravillosa.com/daniel-goleman-teoria-la-inteligencia-
emocional/

http://www.rafaelbisquerra.com/es/inteligencia-emocional/inteligencia-
emocional-segun-salovey-mayer.html

https://www.psicologia-online.com/definiciones-de-estres-laboral-segun-
autores-806.html

Arias, F. (2006). El proyecto de investigación: introducción a la


metodología científica (5ª ed.). Caracas: Episteme.

También podría gustarte