Está en la página 1de 3

FORO.

VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

La actividad humana solamente puede ser transformadora y mediatizada en


condiciones de relación social, en el vínculo con los diferentes agentes
socializadores y el primero de ellos  es la familia, donde se dan las vivencias y
experiencias de todo tipo, incluidas las violentas, que irán conformando la
subjetividad de los individuos.

La palabra violencia, esta relacionada con molestar, maltratar, violar, forzar. Se


puede decir que siempre implica el uso de la fuerza, para producir un daño. La
palabra violencia viene del latín violare, significa infringir, quebrantar, abusar de
otra persona por violación o por astucia. Se define también como una fuerza o
coacción ejercida sobre una persona”

Acerca de la violencia el Dr. Roberto de Uries  plantea la violencia como:


“Expresión de agresividad manifiesta o incubierta que tiene consecuencias
negativas para todo aquel que se ponga  en contacto directo con ella. La
violencia es la agresividad destructiva”.

En sus múltiples manifestaciones, la violencia siempre es una forma de


ejercicio de poder mediante el empleo de la fuerza (ya sea física, psicológica,
económica, política, etc.) e implica la existencia de un  arriba  y un abajo, reales
o simbólicos, que adoptan habitualmente la forma de roles complementarios:
Padre-hijo, hombre-mujer, maestro-alumno, patrón-empleado, joven-viejo,
etcétera.

La conducta violenta es posible dado la condición de desequilibrio de poder,


este puede estar motivado culturalmente o por el contexto, o producido por
maniobras en las relaciones interpersonales de control en la relación, ese
desequilibrio de poder dentro de la relación puede ser permanente o
momentáneo. Cuando es permanente, las causas son: culturales,
institucionales, etc. Y cuando es momentáneo se explica por si solo,
contingencias ocasionales, por lo conceptualmente, la violencia se caracteriza
por fortalecimiento (fuerza, poder) y aclara que no es sólo fuerza física sino
también cuando hay coacción, presión: versal, emocional, sexual, entre otros.
Se considera la violencia intrafamiliar como toda acción u omisión cometida en
el seno de la familia por uno o varios de sus miembros que de forma
permanente ocasione daño físico, psicológico o sexual a otros de sus
miembros, que menoscabe su integridad y cause un serio daño a su
personalidad y/o a la estabilidad familiar.

Acerca de las causas de la violencia familiar se podría citar  factores de orden


sociocultural, económico, psicológico, ideológico y educativo, formación desde
la familia de patrones socioculturales violentos incluyendo patrones de
consumo de sustancias tóxicas, ausencia de ayuda y solidaridad.

La desorganización familiar implica, específicamente, desatención a la


proliferación de conductas agresivas, no preocupación por promover patrones
de conducta adecuados de convivencia social y paz entre sus miembros. Esto
está relacionado en muchos casos al ejercicio de una autoridad desmedida por
alguno de los miembros de la familia, el jefe familiar fundamentalmente sea
hombre o mujer.

Pobre capacidad de comunicación y de sensibilidad dentro de la institución


familiar que impide procesar la información y ponerla en función del desarrollo
armonioso de los intereses de cada uno de los miembros y de la familia en
general, que garantice el flujo de un sistema de orientación valorativa que
incluya el desarrollo de valores como: la solidaridad, la paz, la justicia, el amor,
frente a expresiones como la violencia, la agresividad, el no respeto a los
demás en el seno familiar.

Dificultades de índole económico-social que afectan a las familias en la


actualidad sumiéndolas en situaciones de necesidades que propician
disgustos, roces, posiciones de egoísmo ante las carencias y la imposibilidad
de resolver las necesidades materiales y espirituales de cada uno de sus
miembros.

ENMANUEL LOPEZ.