Está en la página 1de 54

“¿El Hombre Primitivo?


Un desafío a la ciencia y a la teoría de la
evolución
Daniel Durán, Marzo de 2011
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Chile.

L
A REVISTA “¿EL HOMBRE PRIMITIVO?” ES UN COMIC cristiano que difunde el “creacionismo1
de tierra joven2” como un hecho demostrado y comprobado, mientras que plantea que la
evolución3 es falsa. El autor del comic es el dibujante de historietas Jack T. Chick. El comic fue
publicado por “CHICK Publications”4 en 1976 y hasta el día de hoy se encuentra a la venta a través
de Internet y en muchas librerías cristianas de todo el mundo.

La trama de “¿El Hombre Primitivo?” se inicia durante la filmación de una película que muestra a
hombres primitivos como seres salvajes que conviven con animales prehistóricos, de acuerdo a la
visión “evolucionista”. Entonces se presenta en el estudio un grupo de creacionistas liderado por el
Dr. Domínguez, quienes se reúnen con el productor de la película, Rolando Santana, e intentan
convencerlo de que la visión científica está equivocada porque hay pruebas contundentes que
demuestran que la evolución es falsa, y por lo tanto la filmación de la película debe detenerse. Es en
los diálogos entre estos personajes donde se presentan pruebas, argumentos, referencias a estudios
científicos y publicaciones relacionadas al tema que mostrarían al lector que la evolución es falsa.

1
Creacionismo es la doctrina cristiana que plantea que el origen del el universo y la vida fue creada por el Dios
bíblico de acuerdo al relato del libro de Génesis (Antiguo testamento).
2
La doctrina de la “tierra joven” sostiene que el recuento de la creación en 6 días de Génesis capítulo 1 es
literalmente correcto, y por lo tanto la tierra y el universo tienen aproximadamente 6000 años de antigüedad.
3
En este documento se usa la palabra “evolución” como un sinónimo abreviado de la “teoría de evolución de
las especies por selección natural” de Charles Darwin.
4
El Sitio web oficial en español de “Chick Publications” es http://www.chick.com/es/
Introducción

En el sitio web de CHICK Publications (en su versión en español) presenta al cómic “¿El hombre
Primitivo?” de la siguiente manera5 (énfasis agregados):

Tema: Evolución
Esta historieta tiene aún más información acerca de la evolución que
6
“¿Abuelito?” . Deje copias donde sus amigos las puedan ver. Ellos serán atraídos
por la presentación, pero aprenderán una lección importante... que la evolución
es un fraude.

Esta historieta trata temas que llevarán a los jóvenes a dudar de la evolución,
incluyendo la verdadera razón por la que muchas personas no dicen la verdad...
¡DINERO!

La versión del comic en inglés (original) se titula “Primal man? 7”. Su presentación traducida indica
(énfasis agregados):
8
“Frank Connelly es el productor de una serie de televisión basada en la evolución. Pero su reunión con
los “Cruzados” y su amigo, el Dr. Lind, cambiará su opinión de lo que él está produciendo.

El Dr. Lind ocupará su tiempo con el productor discutiendo varios “hechos” respecto de la evolución.

Con las pruebas presentadas, Frank Connelly es convencido que la evolución no es verdad.

Este comic prueba que la “ciencia” de la evolución solamente puede ser etiquetada como una teoría
engañosa. Muchos han sido lavados de cerebro en sus escuelas y a través de los medios en creer que
la Biblia es falsa y que la evolución es un hecho científico. ¡Ahora es el tiempo de que ellos conozcan la
verdad!”

Es evidente que el autor de la revista considera que cualquiera que afirme que la evolución es
‘verdadera’ falta a la verdad y lo hace por motivos deshonestos, por ejemplo por dinero, y además
que el hecho de creer que la ciencia realmente apoya y demuestra que la evolución es verdadera es
en realidad un ‘lavado de cerebro’, pues la evolución es demostradamente falsa.

En vista de estas premisas9, el objetivo de este estudio es responder las siguientes preguntas:

5
Fuente: http://www.chick.com/es/catalog/comics/0306.asp
6
“Abuelito” es un pequeño tratado con un mensaje apologético cristiano que ataca a la teoría de la evolución.
Se puede leer en Internet en el sitio web de Chick en:
http://www.chick.com/es/reading/tracts/0529/0529_01.asp
7
Fuente: http://www.chick.com/catalog/comics/0106.asp
8
Los nombres de los personajes en el comic original son diferentes de la versión en español. Por ejemplo, los
personajes “Dr. Lind” y “Frank Connelly” del comic en inglés corresponden al “Dr. Domínguez” y “Rolando
Santana” de la versión del cómic en español.
9
Una premisa es una proposición lógica que sirve de apoyo o base a un argumento. Para demostrar que la
conclusión del argumento es verdadera se requiere que todas sus premisas (evidencia, testimonios,
argumentos lógicos, etc.) sean también probadamente verdaderas; si las premisas no han sido demostradas

2
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

1. ¿Son realmente válidas las evidencias, argumentos y pruebas científicas presentadas por la
revista “¿El Hombre Primitivo?”?
2. ¿Es posible concluir que la “teoría de la evolución”10 es falsa a partir de la evidencia
presentada?
3. ¿Es deshonesto afirmar que la teoría de la evolución y/o la ciencia son correctas?

Por lo tanto en este documento se analizarán los argumentos presentados en el cómic, se


explorarán los detalles de las fuentes citadas por la propia revista, se revisará la información
científica de esas fuentes y se las contrastará con las afirmaciones y conclusiones de la revista.

Debe notarse que en este análisis no se discutirá la veracidad ni la interpretación de las doctrinas y
escrituras cristianas presentadas en la misma revista. El análisis se limitará a revisar la validez de los
argumentos y pruebas científicas presentadas por la revista.

verdaderas, es trabajo de quien argumenta probar que las premisas lo son. Por otra parte, si se demuestra que
una o más premisas del argumento son falsas, se sigue que la conclusión del argumento también debe ser
falsa. Para más detalles, se sugiere revisar los artículos de Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Premisa y
http://es.wikipedia.org/wiki/Argumento_(logica).
10
La “Teoría de la Evolución” es la teoría científica presentada en 1859 por Charles Darwin en su libro “El
origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha
por la vida”. En él Darwin postuló que la explicación de la diversidad de la vida en la tierra se debe a las
variaciones en las características de los seres vivos que aparecen espontáneamente y que son transmitidas de
padres a hijos. Cuando esas nuevas variaciones son favorables para la supervivencia de la especie son
preservadas naturalmente en las siguientes generaciones, de manera que en el tiempo ciertas poblaciones se
van diferenciando hasta formar una especie totalmente diferente. Así después de milenios la vida compleja
“evoluciona” naturalmente a partir de la vida original más simple. Una consecuencia de la teoría de Darwin es
que no se requeriría un creador sobrenatural para explicar la vida en la tierra en su forma actual. La evolución
por selección natural incluye al ser humano, quien descendería de seres homínidos primitivos. Los humanos
estaríamos emparentados con los demás primates actuales (chimpancés, gorilas, etc.) pues compartiríamos un
ancestro común con ellos en el pasado remoto.

3
Introducción

{Esta página fue intencionalmente dejada en blanco}

4
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

La antigüedad de los fósiles de Homo

E
NTRE LAS PÁGINAS 16 A 19 SE ENCUENTRA el primer diálogo “científico-argumental” entre
los personajes Rolando Santana (evolucionista), productor a cargo de la filmación de una
película que muestra hombres primitivos de acuerdo a la teoría de la evolución, y el Dr.
Domínguez (creacionista), quien intenta demostrar a Rolando Santana la falsedad de la evolución
con tal de detener la filmación de la película.

Rolando Santana lleva al Dr. Domínguez y a sus compañeros creacionistas a una sala que contiene
una exposición similar a un museo de antropología y paleontología. El diálogo se transcribe a
continuación:

Rolando Santana [RS]: Caballeros, como les decía… éste es nuestro cuarto de datos… Nuestros
archivos tienen cientos de fotografías. Tenemos diapositivas y una gran cantidad de materiales acerca
de la evolución. ¡Observarán en esta tabla el cráneo, la fecha de su especie y su título! [Apunta al
típico diagrama de homínidos caminando de lado ordenados por antigüedad] ¡Vamos desde 25
millones de años atrás hasta el hombre moderno!

Dr. Domínguez [DD]: ¡Seguro que les costó una fortuna!

RS: Literalmente cuesta millones educar a las masas. ¡Ante ti hay pruebas positivas de que la
evolución es real! [Muestra una mesa con restos de huesos y mandíbulas aparentemente de
homínidos].

DD: ¡Muy impresionante!

RS: ¡Ahora, dígame qué piensa de esto, Dr. Domínguez! Antes de empezar… ¡Sé que todo esto va en
contra de sus creencias bíblicas y espero que no se rebaje a utilizar estas tácticas! [Apunta al clásico
un poster con el dibujo de Darwin con un cuerpo de chimpancé, con leyenda “Darwin, Publicado en La
Avispa 1871”+ Por ejemplo, esta cruel caricatura de Darwin dibujada en 1871.

DD: Estoy de acuerdo ¡No sirve para refutar la evolución! Sr. Santana… veamos esto desde un punto
de vista científico… ¿Puedo hacerle unas preguntas un poco fuertes?

RS: Claro que sí… ¡Todo se base en esta evidencia!


11
DD: Sabe que el descubrimiento de la Dra. Leaky hace a esta tabla obsoleta [refiriéndose al
diagrama de sucesión de homínidos]

[Fuente indicada al pie de la viñeta: TIME, el 10 de noviembre de 1975, pg. 93].

RS: No necesariamente. Oí de ese descubrimiento… Bueno, simplemente movemos al hombre 3


millones de años atrás… Sencillamente se traslapan en el tiempo!

11
El diálogo original menciona a la Dra. “Leaky”, pero esto es un error del autor del comic o su traductor al
español, por cuanto se trata de la doctora Mary Leakey.

5
La antigüedad de los fósiles de Homo

DD: ¡Y eso, Sr. Santana, derrumba su teoría de la evolución!

RS: ¿Cómo?

DD: ¡Ese periodo de 3 millones de años elimina 2/3 partes de esa tabla! ¿Cómo puede el hombre
descender del australopiteco… si ya estaba aquí 1 millón de años antes de que el australopiteco aún
apareciera en este planeta?

Este primer diálogo es altamente significativo pues se plantea que existen pruebas científicas que
demuestran que la evolución es falsa. Veamos primero la lógica detrás del argumento.

La teoría de la evolución predice que el hombre moderno es el resultado del proceso evolutivo de
antiguos primates homínidos12. Una rama (ya extinta) de esos homínidos dio origen tanto el hombre
moderno como el resto de los primates actuales. La separación de los ancestros del hombre de esta
rama de primates se habría producido hace varios millones de años atrás, siendo el hombre
moderno13 el producto final de ese proceso.

Los científicos (paleontólogos) han encontrado múltiples restos fósiles de seres homínidos que
atribuyen a ancestros del ser humano, los cuales son de gran antigüedad. Por ello el ser humano
actual debió aparecer mucho más recientemente que sus ancestros evolutivos. Por lo tanto si se
lograra encontrar restos extremadamente antiguos de un Homo Sapiens que incluso fuera anterior a
los restos de sus supuestos ancestros, entonces ese hallazgo echaría por tierra la lógica de cadena
evolutiva propuesta por la teoría de la evolución, la cual quedaría totalmente desacreditada.

En particular, los fósiles de australopitecos14 más antiguos conocidos hasta mediados de 1970
(época de edición de la revista) tenían del orden de 2 millones de años de antigüedad; Si se
encontrase un ser humano de características modernas más antiguo que los australopitecos
significaría que el ser humano moderno no podría haber “evolucionado” a partir del australopiteco
por cuanto ya existía “antes” que él. Eso efectivamente pondría en graves aprietos a las teorías
evolutivas del hombre.

Junto al diálogo se cita como fuente un artículo de la revista Time. El artículo es un reporte de la
conferencia de prensa en que la doctora Mary Leakey anunció sus últimos descubrimientos en
África.

El artículo de TIME fue publicado el lunes 10 de noviembre de 1975 y hoy ese artículo está hoy
disponible en línea15, el cual se transcribe a continuación16 (énfasis agregados):

12
Los homínidos (Hominidae) son una familia de los primates hominoideos, que incluyen al hombre,
orangutanes, chimpancés, bonovos y gorilas. Ver http://es.wikipedia.org/wiki/Hominidae.
13
En este documento se usan “Hombre moderno”, “Homo Sapiens” o “Homo Sapiens Sapiens” como
sinónimos y son intercambiables. Ver http://es.wikipedia.org/wiki/Homo_sapiens.
14
Uno de los más antiguos primates homínidos del que los científicos piensan que evolucionó el ser humano.
15
Fuente: “The Oldest Man”, TIME Magazine, November 10, 1975
http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,913706,00.html

6
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Ciencia: El hombre más viejo

Revista TIME, 10 de noviembre de 1975

Cuando los antropólogos Louis Leakey y su esposa Mary comenzaron su búsqueda de los orígenes del
hombre hacia 1930, ellos se detuvieron por poco tiempo en una seca y remota región de Tanzania
llamada Laetolil (nombre Masai de una escasa flor de la zona). El área de ceniza volcánica tiene fósiles
de muchas criaturas extintas, pero ninguna que fuera vagamente humana. Por ese motivo los Leakey
continuaron su trabajo en un sitio más promisorio llamado Olduvai Gorge, a unas 25 millas (40 km) al
norte en la vecina Kenia. Ahí ellos encontraron los restos de una criatura homínida que empujó el
linaje del hombre hacia atrás a más de 2 millones de años – al menos un millón de años más atrás en
las oscuras sombras de la prehistoria de lo que se había sospechado previamente.

La semana pasada Mary Leakey anunció nuevos descubrimientos que colocan el génesis del hombre
incluso más profundamente en el distante pasado. La evidencia no vino de Olduvai sino de Laetolil.
Después de la muerte de su esposo en 1972, Mary Leakey en un golpe de intuición volvió a Laetolil:
“nosotros no miramos lo suficientemente bien”. Ella comenzó descubriendo quijadas y dientes que
parecían claramente humanos; esto es, ellos pertenecieron al genus Homo (o verdadero hombre), en
vez de los hombres-mono (como Australopithecus, de quien una vez se creyó ser el antecesor del
hombre pero hoy es considerado como un posible callejón sin salida evolutivo). Una pista fue el
diente, el cual mostró que la criatura era carnívora. Para cuando ella terminó su búsqueda el verano
pasado, había descubierto huesos de no menos de 8 adultos y 3 niños. “Pero nosotros no apreciamos
su significado sino hasta el último mes”, Leakey dijo en una conferencia de prensa en Washington la
semana pasada. Eso fue cuando científicos de la Universidad de California en Berkeley terminaron la
datación radioactiva de la ceniza volcánica en los que los fósiles fueron encontrados. Ellos revelaron
que eran de entre 3.35 a 3.75 millones de años de antigüedad.

Una raza cercana. Si los huesos en realidad pertenecen a un verdadero Homo, ellos proveen un
enlace más en una creciente cadena de evidencia que indica que antecesores directos del hombre
tuvieron sus raíces en las sabanas de África, caminando erguidos, quizás cazando y utilizando
herramientas – hace tanto cómo 4 millones de años atrás. En 1972, siguiendo los pasos de sus padres,
Richard Leakey descubrió un cráneo casi completo de un ser parecido al hombre cerca del lago
Rudolf, en Kenia, que es de al menos de 2.6 millones de años atrás. Más recientemente, Carl
Johanson de la Universidad CRWU de Cleveland, escarbando en el desértico valle Awash en Etiopía,
descubrió una mandíbula similar a la del hombre que parece ser de al menos 3 millones de años atrás
(TIME, 2 de diciembre de 1974). Si todas estas criaturas en efecto son cercanos a nuestra raza, ellos
podrían, en las palabras de Mary Leakey “no ser diferentes de nosotros”, a pesar de no ser de más de
5 pies de alto (1.52 metros), con una expectativa de vida mucho más corta y con un cerebro algo más
pequeño.

El artículo de TIME explica que Mary Leakey encontró restos de más de 3.35 millones de años de
antigüedad de lo que ella presumía eran seres homínidos. Sin embargo Mary Leakey ni el periodista

16
Todas las fuentes citadas por la revista, y mucho del material usado en el análisis están escritos en idioma
inglés. Para facilidad del lector han sido traducidas, pero en caso de duda se recomienda revisar la fuente
original.

7
La antigüedad de los fósiles de Homo

afirman que fueran Homo Sapiens Sapiens modernos como nosotros. En cambio se reporta que los
restos encontrados pertenecían a seres de menor altura y con un cerebro más pequeño.

Es notorio que el artículo de TIME habla en condicional por lo reciente del descubrimiento: “Si los
huesos en realidad pertenecen…”, “Si todas estas criaturas en efecto son cercanos a nuestra raza”.
En rigor nunca se afirma taxativamente estos hechos, sólo se dan como algo probable o provisional
dado el conocimiento parcial de ese instante.

Entonces, si el artículo no dice que se trate de restos de seres humanos modernos, ¿Por qué es
mencionado por el Dr. Domínguez como una refutación de la evolución?

Lo que es peor, el artículo dice que el hallazgo de Mary Leakey es una “evidencia que indica que
antecesores directos del hombre tuvieron sus raíces en las sabanas de África”, es decir que el artículo
en realidad ¡Apoya la teoría de la evolución!

El artículo además indica que los huesos encontrados eran extremadamente antiguos, de más de 3
millones de años de antigüedad, dato obtenido por datación radioactiva de la ceniza volcánica en
que fueron encontrados. Eso entra en directa contradicción con la doctrina de una la tierra joven
que tiene no más de 10.000 años de antigüedad, argumento que será activamente defendido por el
autor más adelante en la revista, y que también se analiza en este trabajo.

¿Cómo entonces se puede utilizar ese artículo en contra de la evolución? Dado que este artículo de
TIME es de noviembre de 1975, y la primera edición de la revista “Primal Man?” apareció el año
1976 el autor del comic, Jack Chick, tuvo relativamente poco tiempo para verificar el descubrimiento
era de un Homo Sapiens Sapiens.

Pero a pesar del poco tiempo entre los dos eventos (la conferencia y la publicación del comic), ¡La
interpretación de Chick del artículo es de todas formas completamente errónea! Cualquiera que
realmente lea y entienda el artículo se da cuenta que no se puede afirmar a partir de él que los
restos encontrados por Mary Leakey fueran de un hombre moderno; concluir que Mary Leakey
descubrió que el hombre moderno ya estaba presente hace más de 3 millones de años atrás es un
completo error a la vista de que el artículo jamás afirma tal cosa.

Lo que el artículo dice es que los restos son de un “Homo”; Un homínido de la clase Homo es un
homínido “muy” emparentado con nosotros. Pero homínidos de la clase Homo considerados
ancestros del ser humano hay muchos, como el Homo Hábilis, Homo Erectus, etc. y ninguno de ellos
tenía exactamente las mismas características anatómicas ni la capacidad cerebral que tenemos
nosotros; Entonces confundir la mención a un potencial Homo con nosotros en la práctica es una
muestra de desconocimiento flagrante de parte de Chick o una burda mentira. Sólo es posible
afirmar eso impunemente si es que nadie lee el artículo original para darse cuenta del engaño.

Además hoy ya han pasado más de 35 años desde esos descubrimientos. Mary Leakey continuó
trabajando en Laetolil hasta 1978, por lo que hoy conocemos no sólo la primera conferencia de
prensa sino que además las conclusiones de sus descubrimientos.

8
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Hoy se sabe que los restos de homínidos que Mary Leakey reportó en 1975 eran en realidad
“Australopithecus Afarensis”17. La ciencia actual considera que A. Afarensis es un ancestro común
del género Australopithecus y del género Homo:

“El descubrimiento de fósiles de homínidos de sitios considerablemente más antiguos que ninguna
otra parte de África Oriental despertó el interés de Mary Leakey en Laetoli. Aquí, en 1974 y 1975, su
equipo recuperó grandes muestras de Australopithecus afarensis y en los años posteriores, ella excavó
rastros de huellas incluyendo algunas hechas por homínidos. Con aproximadamente 3.7 millones de
años de edad, estas huellas de homínidos son todavía las más directas y antiguas evidencias de la
conducta de los homínidos, y ello demuestra que pudieron caminar erguidos.”

¿Eran los homínidos A. Afarensis como nosotros? ¿Cómo era el Australopithecus afarensis?18:

Australopithecus afarensis existió entre 3.9 y 3.0 millones de años atrás. Afarensis tenía una cara
parecida a la de un mono con una frente baja, un puente de hueso sobre los ojos, una nariz plana y no
tenía barbilla. Tenía una mandíbula sobresaliente con grandes dientes traseros. Su capacidad craneal
19
variaba entre 375 a 550 centímetros cúbicos . Su cráneo es similar al del chimpancé, excepto por la
forma más humanoide de los dientes. El diente canino era mucho menor que el de los monos
modernos, pero más grande y puntiagudo que los de los humanos, y la forma de la mandíbula está
entre la forma rectangular de los simios y la forma parabólica de los humanos. Sin embargo, su pelvis
y huesos de las piernas son lejos más parecidos a los de los humanos modernos, y no dejan dudas de
que eran bípedos (a pesar de que estaban adaptados a caminar más que a correr (Leakey 1994)). Sus
huesos muestran que eran físicamente muy fuertes. Las hembras eran sustancialmente más pequeñas
que los machos, una condición conocida como dimorfismo sexual. Su altura variaba entre los 107 cm y
152 cm. Los dedos de pies y manos están curvados y son proporcionalmente más largos que los
humanos, pero sus manos eran similares a las de los humanos en la mayoría de los otros detalles
(Johanson y Edey 1981). La mayoría de los científicos considera de esta evidencia que Afarensis estaba
todavía adaptada parcialmente a subir a los arboles; otros lo consideran un “equipaje evolutivo” sin
verdadero uso.

El descubrimiento de Mary Leakey no fue un nuevo espécimen del género Homo, a pesar de que ella
así lo creyó y reportó inicialmente en 1975, sino que encontró al ancestro de los géneros Homo que
aparecerían mucho más tarde. Tomo varios años de excavaciones, extracción de los fósiles y análisis
de los restos para llegar a esta conclusión.

De hecho, Lucy, uno de los fósiles homínidos más famosos20, es un Australopithecus afarensis21.

En vista de todo lo anterior, la interpretación de las pruebas que el personaje del Dr. Domínguez (y
en el fondo de su autor, Jack Chick) es totalmente errónea y se miente al declarar que el artículo de

17
Fuente: http://www.iia.unam.mx/actualidades/Actualidades/12/texto12/leakey.html
18
Fuente: http://www.talkorigins.org/faqs/homs/species.html#afarensis
19
El ser humano moderno tiene entre 1300 a 1500 centímetros cúbicos de capacidad craneal, lo cual es lejos
mayor de los 375 a 550 centímetros cúbicos reportados para A. Afarensis.
20
Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/Lucy_(Australopithecus)
21
Fuente: http://www.anthro4n6.net/lucy/

9
La antigüedad de los fósiles de Homo

TIME y el trabajo de Mary Leakey desacrediten a la evolución. Al contrario, las pruebas que se
intenta usar avalan fuertemente la teoría de la evolución.

¿Entonces porque la revista “¿El Hombre Primitivo?” sigue en circulación hasta el día de hoy
difundiendo una información que en la práctica se opone a su propia causa?

Una posibilidad es que el argumento como es descrito en el comic “suena” muy bien y se apoya en
el prestigio de la revista TIME, dándole credibilidad. Al sumar el hecho de que quienes lean el comic
probablemente nunca investiguen los reales descubrimientos de la doctora Mary Leakey ni busque y
lean la cita, basta con declarar que el descubrimiento de Mary Leakey en 1975 “derrumba la teoría
de la evolución” para que muchos lectores lo den por un hecho cierto, en especial si tal afirmación
está de acuerdo a sus propias creencias previas.

Conclusión

El primer argumento del cómic que pretende demostrar ‘la falsedad de la evolución’ en base a las
pruebas aportadas por Mary Leakey en 1975 es demostradamente falso y plantearlo de la forma en
que se hace en la revista raya en la deshonestidad intelectual; Jack Chick es responsable de que la
evidencia que cita en sus obras sea fidedigna y es él quien primariamente debería verificarla antes
de darla por cierta, algo que ya en 1976 podía hacer con sólo leer honestamente el artículo de TIME.

Finalmente no deja de ser paradójico que el “Doctor Domínguez” implícitamente avale el


descubrimiento de un ser homínido de millones de años atrás, lo cual es totalmente incompatible
con la idea de una “tierra joven”. Más adelante el comic dirá que ¡La ciencia es incapaz de datar con
certeza la edad de rocas! (argumento que se analizará en este documento). Esta actitud de “abrazar
o aceptar” como cierta y confiable una posición científica cuando conviene a su argumentación,
pero luego atacar y rechazar el mismo tipo de pruebas como inválidas cuando no le es conveniente,
lamentablemente se puede definir con una palabra: Hipocresía.

10
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Los huesos perdidos del hombre de


Pekín

L
A SEGUNDA PRUEBA DISCUTIDA EN LA PÁGINA 20 DEL CÓMIC se refiere al “Hombre de Pekín”.
El diálogo continúa entre Rolando Santana (evolucionista) y el Dr. Domínguez (creacionista).
Rolando Santana sigue intentando defender la validez de la evolución, e introduce al “Hombre
de Pekín” como prueba a favor de la evolución:

RS: Eh… ¿Qué piensa del hombre de Pekín, Dr. Domínguez? …Claro, sé que los huesos están perdidos.

DD: No me sorprende, Sr. Santana.

RS: ¿Qué quiere decir?

DD: ¡Usted sabe que los huesos de Pekín fueron bien protegidos en China por sus descubridores! Dos
científicos franceses con permiso para estudiarlos determinaron que eran huesos de animales.

RS: ¡Eso es mentira!

DD: Entonces los huesos desaparecieron misteriosamente durante la segunda guerra mundial!

[Fuente indicada al pie de la viñeta: Patrick O’Connel, “Science of Today and the problems of
Genesis”. Christian Book Club of America. Hawthorne, CA 90250 (1969) pp 108-136]

Los huesos de un supuesto homínido fueron encontrados en un lugar en China pero luego fueron
perdidos misteriosamente durante la segunda guerra mundial. Esto podría ser accidental
considerando el caos de la época, pero el comic aporta dos datos clave: el acceso de otros científicos
a las pruebas materiales (los huesos) fue restringido por sus propios descubridores pero dos
científicos franceses (sin identificar) que sí pudieron inspeccionarlos reportaron que eran huesos de
animales, es decir, un fraude. Es entonces cuando desaparecen (o se hacen desaparecer).

En resumen, el comic concluye que el hombre de Pekín es un fraude científico que sus autores
encubrieron haciendo desaparecer la evidencia al ser denunciados públicamente.

Pero ¿Quiénes eran esos científicos franceses? ¿Cómo y porque llegaron a la conclusión de que eran
huesos de animales? La revista no da ningún fundamento claro.

Para dar una respuesta clara a esas interrogantes debemos ahondar en la historia del
descubrimiento del hombre de Pekín.

La verdadera historia del Hombre de Pekín

L
A CIENCIA DENOMINA “HOMBRE DE PEKÍN” A LOS restos de homínidos del tipo Homo Erectus
encontrados en China a principios del siglo XX. Los restos de Homo Erectus son comunes y han
sido encontrados en otros lugares del mundo, así que en ese sentido no es un hallazgo único o

11
Los huesos perdidos del hombre de Pekín

exclusivo de China. Los primeros restos fueron encontrados en 1921 en un yacimiento a 40 km de


Pekín llamado Zhoukoudian. Se llegaron a reunir restos de cerca de 40 individuos, entre ellos 5
calvarias (cráneos sin la parte de la cara) y múltiples dientes. Las muestras desaparecieron en 1941
cuando eran enviadas a Estados Unidos22.

Aunque los restos acumulados hasta 1941 desaparecieron, el cómic no comenta que los restos
fueron estudiados por varios científicos, entre ellos el científico alemán Franz Weidenreich,
anatomista y doctor en medicina, quien entre 1935 y 1941 excavó e investigó el sitio y sus restos.

Weidenreich no realizo sus estudios en secreto sino que al contrario él realizó publicaciones
científicas con notas, fotografías, radiografías y mediciones que son reconocidas hasta el día de hoy
por su calidad y excelencia. Por ese motivo la pérdida material de los huesos se ha llegado a
considerar un daño menor23. Este solo hecho dista bastante de la afirmación que los restos fueron
ocultados o nunca mostrados a la comunidad científica, por lo que la mitad del argumento del cómic
para desacreditar el hallazgo no es cierto.

Tampoco menciona el cómic que las excavaciones continuaban incluso después de 1941. De hecho
duraron hasta 1982, por lo que los hallazgos posteriores a 1941 han confirmado las anotaciones de
Weidenreich. Tampoco menciona que se hicieron nuevas publicaciones como las del paleo-
antropólogo Shia Lan-p`o en 197524, o que nuevos huesos encontrados avalan los primeros
hallazgos, por ejemplo, un resto de cráneo encontrado en 196625, 10 años antes de la publicación
del comic y por lo tanto ya estaba disponible como evidencia para quien quisiese ahondar en el
tema.

¿Entonces qué hay de la historia de los científicos franceses que probaron que eran huesos de
animales? La única fuente citada por el cómic es el libro del sacerdote católico Patrick O’Connel
titulado “Science Today and the Problems of Genesis” de 1969. Sin otra información se puede
presumir que tal afirmación proviene de su obra, y hay que poner cuidadosa atención a la calidad de
esta fuente.

O´Connel estuvo en China en la década de 1930. Es en su libro O’ Connel declara que los huesos son
un fraude, pero está acreditado que él curiosamente nunca visitó el sitio arqueológico, nunca
examinó los fósiles, no tenía experiencia reconocida significativa en antropología y que nunca aportó
ninguna evidencia que respaldara sus declaraciones26.

El Dr. Colin Groves, paleo-antropólogo y profesor de antropología biológica de la Universidad


Nacional de Australia, realizó un análisis del libro de O’Connel. El Dr. Groves indica que los
argumentos de O’Connel tienen serias falencias:

22
Fuente: http://www.sindioses.org/cienciaorigenes/mentiras/mentiras07.html
23
Fuente: http://www.answers.com/topic/weidenreich-franz
24
“The Cave Home of Peking Man”, Chia Lan-p`o, 1975
25
Fuente: http://www.unesco.org/ext/field/beijing/whc/pkm-site.htm
26
Fuente: http://www.talkorigins.org/faqs/homs/a_peking.html

12
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

“O’Connel argumenta que el Dr. Weidenreich dijo que en 1936 se descubrieron 3 cráneos, pero que
jamás se publicaron fotografías, excepto de 3 cráneos incompletos, es decir, modelos, en un pequeño
artículo de 1937”.

Sin embargo Groves refuta a O’Connel y explica que:

“Eso es un sinsentido. Fotografías y Rayos X de todos ellos (cráneos X, XI y XII) fueron publicados en la
monografía de Weindenreich de 1943, la cual O´Connel menciona pero no parece haber siquiera
echado un vistazo (fotografías de estos cráneos también fueron publicadas por Weidenreich en la
revista Nature (Febrero 13, 1937, 139:169). O’Connel incluso se refiere a este artículo pero de alguna
27
manera se confunde a sí mismo al pensar que eran fotografías de modelos)” .

Si la historia de los “dos científicos franceses” proviene del libro de O’Connel, es altamente probable
que sea falso; El sacerdote Patrick O’Connel aporta información de escasa credibilidad por cuanto
sus conclusiones parecen buscar apoyo para sus convicciones religiosas más que surgir desde la
evidencia disponible. Dicho de otra forma, O’Connel intenta proteger sus propias convicciones de la
realidad material del descubrimiento, pues ignoró flagrantemente la evidencia física y real
encontrada por los científicos durante años de investigación.

Conclusión

El segundo argumento del cómic de que los restos de Homo Erectus conocidos como “Hombre de
Pekín” son un fraude carece de todo valor, y no puede ser tomado en serio como una prueba o
demostración en contra de los datos científicos acumulados por casi 90 años de investigación que
avalan la legitimidad científica de ese hallazgo.

27
Fuente: http://www.talkorigins.org/faqs/homs/oconnell_cg.html

13
Los huesos perdidos del hombre de Pekín

{Esta página fue dejada intencionalmente en blanco}

14
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Los fraudes del “Hombre de Piltdown”


y el Hesperopiteco

E
L TERCER ARGUMENTO PRESENTADO POR EL CÓMIC en la página 20 se refiere a dos casos de
hallazgos cuestionados: el “Hombre de Piltdown” y el “hesperopiteco”. El diálogo continúa
entre Rolando Santana (evolucionista) y el Dr. Domínguez (creacionista) como continuación
del diálogo anterior respecto del hombre de Pekín:

DD: Perdone, Sr. Santana, pero tenemos que poner al hombre de Pekín junto con otras especies
dudosas, como el hombre de Piltdown, que fue “reconstruido” con la quijada de un mono moderno y
un cráneo humano fosilizado… y el hesperopiteco, una terrible metida de pata, fue reconstruido a
base de un diente de puerco extinto.

RS: [Hablando a su secretaria por intercomunicador, claramente agobiado] Elena… ¿Puedes traerme
un alka-seltzer?

[Fuente indicada al pie de la viñeta: “Evolution & Christian Faith”, por el Dr. Bolton Davidheiser, The
Presbyterian and Reformed Publishing Co. (1969) pp. 340-349]

En base al análisis del punto anterior se puede afirmar que el descubrimiento hombre de Pekín no
es en lo absoluto una “especie dudosa”. Sin embargo debe reconocer que el hombre de Piltdown
fue un fraude, pero específicamente fue un fraude para la ciencia y que la propia ciencia
desenmascaró.

La mandíbula del hombre de Piltdo wn

L
A HISTORIA DEL HOMBRE DE PILTDOWN SE INICIA EN 1908 cuando el arqueólogo aficionado
Charles Downson encontró un cráneo en la zona de East Essex, Inglaterra. Más tarde el
antropólogo Sir Arthur Smith Woodward investigó los restos y anunció en 1912 a la comunidad
científica que era un descubrimiento válido. Le tomó a la ciencia 40 años de posteriores
investigaciones para concluir que se trataba de un fraude28.

El principal problema que confundió a los científicos era que todos los hallazgos de homínidos
primitivos indicaban que a mayor antigüedad de los restos encontrados, menor era el tamaño del
cerebro. Sin embargo el hombre de Piltdown tenía un cerebro del tamaño del hombre moderno
pero con rasgos en su mandíbula prominente que lo asemejaba a un simio.

Ya en 1915 el paleontólogo francés Marcellin Boule concluía que la mandíbula era de un simio, al
igual que lo haría Franz Weidenreich en 1923, quien concluyó que se trataba de un cráneo de
humano moderno y una mandíbula de un orangután. Lamentablemente en ese instante las
opiniones de Boule y Weindenreich no se consideraron concluyentes para la comunidad científica.

28
Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/Piltdown_Man

15
Los fraudes del “Hombre de Piltdown” y el Hesperopiteco

Pero a medida que aparecían hallazgos fidedignos de cráneos de homínidos fósiles, la evidente
disparidad de ellos con el hombre de Piltdown hizo que los científicos se tornaran cada vez más
escépticos de que el hombre de Piltdown fuera real.

El 21 de noviembre de 1953, un equipo de científicos ingleses utilizaron lo último en tecnología de


esa época y finalmente expusieron al “hombre de Piltdown” como un fraude deliberado: En vez de
tener casi 1 millón de años, los fragmentos del cráneo sólo tenían 500 años de antigüedad y la
mandíbula correspondía a un orangután29.

En un sentido el cómic dice la verdad: El “hombre de Piltdown” fue una farsa. Aunque las principales
sospechas sobre el engaño recaen sobre su descubridor, Charles Downson, nunca se ha podido
determinar si otras personas intervinieron en el montaje o también fueron engañadas.

Por lo tanto se puede afirmar que el hombre de Piltdown fue un montaje y una farsa para la ciencia,
y no de la ciencia; desde el principio el mundo científico planteó sus dudas, y fue la propia ciencia la
que terminó develando la verdad, utilizando para ello sus propios métodos y procedimientos.

El hombre de Nebraska: un diente no es suficiente

E
L SEGUNDO CASO SE TRATA DEL “HOMBRE DE NEBRASKA”, TAMBIÉN conocido como el
‘hesperopiteco’. Su historia se inicia en 1917, cuando el ranchero y geólogo de Nebraska
Harold Cook encontró un diente en 1917. Posteriormente en 1922 Cook envió el diente a
Henry Fairfield Osborn, paleontólogo y presidente del Museo de Historia Natural de América.
Osborn identificó el diente como de un mono, y rápidamente hizo una publicación postulando el
hallazgo de una nueva especie, la cual denominó “Hesperopithecus haroldcookii”30.

El científico inglés Grafton Elliot Smith consideró que el diente era de un ancestro del hombre y se
entusiasmó mucho con el descubrimiento. En cambio otros científicos, incluidos Osborn, lo
consideraron como un “primate avanzado de alguna clase”. Osborn nunca manifestó que se tratara
de un hombre-mono o de un ancestro del hombre:

“Yo no he dicho que el Hesperophitecus sea un hombre-mono o que esté en la línea directa de los
ancestros humanos, porque considero que es muy posible que podamos descubrir monos antropoides
(Simiidae) con dientes muy parecidos a los del hombre (Hominidae), *…+. Hasta que no estemos
seguros de su dentinción, o bien encontremos partes de su cráneo o esqueleto, no podemos estar
seguros de si Hesperopithecus es un miembro de las ramas Simiidae o Hominidae” (Osborn, 1922).

El caso se hizo conocido por la opinión pública cuando el “Illustrated London News” publicó un
artículo de Smith que contenía un dibujo del supuesto hombre de Nebraska realizado por Amedee
Forestier:

29
Fuente: http://www.bbc.co.uk/history/archaeology/excavations_techniques/piltdown_man_01.shtml
30
Fuente: http://www.talkorigins.org/faqs/homs/a_nebraska.html

16
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

En el mismo artículo del periódico se indicaba que no era posible reconstruir la imagen de un
animal a partir de un diente. Pero el dibujo no era una reconstrucción ni pretendía ser precisa o
científica, sino sólo especulativa. El propio Smith admite en el artículo que:

“El Sr. Forestier ha hecho un destacable boceto que cubre algunas ideas de las posibilidades de este
descubrimiento. Como no sabemos nada de la forma de la criatura, su reconstrucción es la mera
expresión del genio brillante de un artista imaginativo. Pero si, como las peculiaridades del diente
sugieren, Hesperopithecus fuera un corredor primitivo como el Pithecantropus, él puede ser una
criatura tal como el Sr. Forestier imagina” (Smith, 1922).

Sin embargo Henry Osborn no buscaba posibilidades o especulaciones sino que quería llegar a la
verdad científica del tema. Por ello encargó a su colega William King Gregory la misión de investigar
el descubrimiento en 1923. Gregory retomó el trabajo de campo en la primavera de 1925 en el lugar
en que Cook hizo el primer hallazgo, pero las nuevas pruebas que fueron encontradas primero
sembraron dudas y luego Gregory confirmó la sospecha científica: el diente correspondía a un tipo
de jabalí extinto.

Ante la evidencia Gregory honestamente anunció su retractación pública de los artículos donde él
apoyó la interpretación de que el Hesperopiteco era un tipo de simio (escritos en 1923). Su
retractación se publicó en una página y media de la revista Science en 192731, y también fue titular
del New York Times y del London Times en 192832.

Por lo tanto ambos casos, Piltdown y Nebraska, son fallas y errores en la historia de la paleontología.
Uno es un caso de engaño deliberado (Piltdown) y el segundo un error por aventurarse demasiado
pronto en conclusiones sin esperar a encontrar pruebas definitivas (Nebraska).

31
Fuente: http://www.talkorigins.org/faqs/homs/wolfmellett.html
32
Fuente: http://www.talkorigins.org/faqs/homs/taylor.html

17
Los fraudes del “Hombre de Piltdown” y el Hesperopiteco

Sin embargo, debe reconocerse que en ambos casos el método científico funcionó, pues fueron los
propios hombres de ciencia quienes fueron capaces de llegar a la verdad, develando y exponiendo
los errores o fraudes en cuanto fue posible confirmar que realmente así era.

Volviendo a la tesis del cómic, el argumento que pretende igualar al hombre de Piltdown y al
hombre de Nebraska con el hombre de Pekín es erróneo, pero lo peor es que además se los intenta
vincular a un supuesto grupo de “otras especies dudosas” de homínidos, de los cuales el hombre de
Piltdown y Nebraska serían “ejemplos”.

¿Existen otros hallazgos de fósiles de homínidos que se consideren dudosos? Eso se deja implícito en
la afirmación del comic, pero no se aporta ninguna prueba o cita respecto de la identidad de tal
grupo.

¿Múltiples hallazgos paleontológicos dudosos?

S
I LOS CREACIONISTAS CONSIDERAN QUE HAY UN GRAN CONJUNTO de hallazgos
paleontológicos dudosos, lo apropiado es que ellos realicen sus propias investigaciones
científicas serias, y que demuestren con evidencia tangible que existen tales casos de fraude o
error; Si sus razonamientos son válidos y la evidencia irrefutable, la ciencia no tendría más remedio
que reconocer el error y descartar cada hallazgo defectuoso encontrado por ellos.

Sin embargo, hasta ahora la ciencia y los científicos han ido refinando sus métodos y los
descubrimientos reportados hasta ahora están firmemente comprobados como válidos en base a la
mejor evidencia disponible, sin que se sepa de tales supuestos hallazgos dudosos.

El cómic deja en el aire la idea de que los dos casos conocidos de fraude y error en la paleontología
son parte de un gran conjunto de fósiles homínidos fraudulentos, conjunto que en la práctica ¡No
existe! La conclusión inevitable es que Chick intenta manipular los hechos para convencer al lector
de que existen grandes problemas en la paleontología sin aportar pruebas concretas que
demuestren que esos otros casos dudosos existan y que sean realmente un engaño como él supone.
El decir que existen muchos casos a partir de dos de un universo muy basto de hallazgos es una
falacia de generalización apresurada33, y es tan absurdo como lo sería afirmar que debido a los
escándalos de los tele-evangelistas Jimmy Swaggart o Peter Popoff34, todos los demás pastores y
evangelistas fueran un fraude. ¨

Conclusión

Por lo tanto la conclusión de la revista “¿El Hombre Primitivo?” de que hay un gran número de
hallazgos de restos de homínidos de dudosa validez carece de sustento.

33
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Generalización_apresurada
34
Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_Christian_evangelist_scandals

18
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Tristemente la conclusión que el comic pretende colocar en la mente del lector está en
concordancia con su objetivo expreso de llevar “a los jóvenes a dudar de la evolución”35, sin
embargo la conclusión es refutada por la solidez de la evidencia científica y la clara ausencia de otros
casos comprobados de fraude o error en la paleontología.

35
Descripción del editor de la revista, disponible en http://www.chick.com/es/catalog/comics/0306.asp.

19
Los fraudes del “Hombre de Piltdown” y el Hesperopiteco

{Esta página fue dejada intencionalmente en blanco}

20
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

La datación radiométrica está mal

E
L CÓMIC DEJA DE TRATAR EL TEMA DE LA EVOLUCIÓN y cambia al tema de la antigüedad de
la tierra. El comic plantea que la ciencia es incapaz de datar cosas con certeza, por lo tanto las
afirmaciones científicas de dataciones no son fidedignas. La necesidad de refutar a la ciencia
en esta área va de la mano con el hecho de que el creacionismo de tierra joven requiere que la
tierra tenga entre 6000 a 10000 años de antigüedad para poder considerar que el relato bíblico de la
creación se ajusta literalmente a la realidad física de la tierra y el universo; por ello cuando la ciencia
hace afirmaciones de la existencia de fósiles o hitos geológicos de cientos, miles o millones de años
de antigüedad, sólo una de las dos posturas puede ser ciertas: la biblia o la ciencia, pero no ambas
simultáneamente.

Los argumentos que intentan refutar la validez de las dataciones radioactivas hechas por la ciencia
se presentan en la página 23 del cómic, donde se mencionan tres casos. El diálogo es entre Rolando
Santana (evolucionista) y el Dr. Domínguez (creacionista):

RS: Dr. Domínguez… ¡Volvamos al descubrimiento de la Sra. Leakey. Eso también desacredita a la
Biblia, que sitúa a Adán y Eva hace alrededor de 10,000 años o menos!

DD: ¡La técnica para establecer las fechas está mal!

RS: Ay, ¡por favor! ¿Cómo es posible que usted dude de la exactitud del carbono 14 y los otros
métodos radiométricos?

DD: ¡Permítame contarle unos datos pocos conocidos!

RS: ¡Cómo no!

DD: Sometieron a un molusco vivo a la prueba de carbono 14… ¡Dio que había muerto hace 3000
años!

RS: Dice usted que estaba vivo?

DD: ¡Sí, vivo!

Otros creacionistas: ¡Increíble! ¡JA JA JA!

[Fuente al pie de la viñeta: Science, Vol 141 (1963) p. 634 M. Kieth y G. Anderson]

D: Examinaron unas piedras de lava con el método del argón potásico… ¡Dio que tenían más de 3 mil
millones de años!

RS: ¡Porque fue entonces que ocurrió la erupción de ese volcán!

DD: ¡No!... ¡La erupción fue en 1801!

21
La datación radiométrica está mal

[Fuente al pie de la viñeta: Funkhouser y Naughton, Journal of Geophysical Research, Vol 73, el 15
de julio de 1968, p. 4601]

DD: A las piedras tomadas de la luna le han dado fechas con varias técnicas radiométricas.

RS: ¡Y estoy seguro que todos tenían la misma fecha!

DD: ¡No!... Variaban desde 700 millones a 28 mil millones de años! … ¡Todo es conjetura… pero le han
lavado el cerebro al público para que crean que tienen todas las respuestas!

[Fuente al pie de la viñeta: John G. Read, What is the scientific Certainty of Evolution? Scientific
Representations. P.O. Box 2384, Culver City, CA, 90230]

El personaje del Dr. Domínguez presenta tres pruebas que considera refutan a la ciencia. Se afirma
que la ciencia es incapaz de datar correctamente seres vivos o rocas dado que la ciencia entrega
resultados que son evidentemente falsos. La conclusión, planteada al principio del diálogo, es que
“¡La técnica para establecer las fechas está mal!”, por lo tanto cualquier datación reportada “es sólo
conjetura”, y quien dé por ciertas tales dataciones lo hace porque “le han lavado el cerebro”.

Las pruebas en que se basa tal conclusión son referencias a dos publicaciones científicas y una
publicación creacionista. Examinaremos qué evidencia proveen esas publicaciones y se verá si es
posible llegar a la conclusión expuesta por la revista a partir de ellas.

Algo no puede ser cierto y falso al mismo ti empo

A
NTES DE AHONDAR EN LAS PRUEBAS, HAY UNA OBJECIÓN que el propio autor de la revista
coloca en boca de su personaje evolucionista Rolando Santana. Sorprendentemente
pareciera que Jack Chick no se percató de cuan falaz es el razonamiento usado para
descartar esa objeción, cayendo en una seria contradicción lógica.

El personaje evolucionista hace ver que el estudio de la Dra. Mary Leakey (mencionado como
primera evidencia en contra de la evolución, ver su análisis en páginas anteriores) muestra que los
fósiles homínidos encontrados tienen una antigüedad más de 3 millones de años, lo cual desbarata
la idea que la tierra pueda tener “10.000 años o menos” ¿La respuesta creacionista? La datación
radiométrica en general está mal, y para demostrar cuan poco confiable es tal datación, enumera
tres errores flagrantes de la ciencia.

En el diálogo de la páginas 16 a 19 (previamente analizado), el Dr. Domínguez usa el estudio de Mary


Leakey como evidencia válida y concluyente de que la evolución del hombre “queda obsoleta” y que
dicho estudio “derrumba la teoría de la evolución” (página 19 del cómic), porque ¡Las fechas no
cuadran! Pero para afirmar que el dato de las fechas es una prueba válida para el argumento usado
por el Dr. Domínguez, ¡Se requiere que la datación radiométrica que entregó tales fechas sea válida
y fidedigna!.

¿Cómo una prueba que sirve para “derrumbar” la posición del contrincante puede ser tildada
entonces de falsa por la misma persona que la usó previamente a su favor? ¿Es honesto utilizar un

22
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

argumento o evidencia a favor de una postura en forma categórica cuando conviene, pero minutos
después decir que tal argumento o evidencia es inválido y desacreditarlo cuando no conviene?

Lamentablemente tal actitud cae en el cinismo y la hipocresía: Si el creacionismo considera que la


datación radiométrica “está mal”, usarla como una prueba fidedigna y definitiva la primera vez es
directamente deshonesto. Por otro lado, si al principio un creacionista dice honestamente que la
datación científica es válida, entonces la segunda vez está mintiendo descaradamente. Ninguna de
las dos posibilidades deja bien parada a la posición creacionista.

Al utilizar el estudio de Mary Leakey a favor y en contra simultáneamente el autor del comic muestra
que no entiende conceptos básicos de lógica, y se percibe que el deseo del autor de descreditar la
teoría de la evolución es tan fuerte que es capaz de torcer sus propios argumentos en forma tan
aberrante que llega a contradecirse a sí mismo.

Si este documento fuera una transcripción de un debate o un simple documento propagandístico, la


contradicción expuesta anteriormente bastaría para desacreditar a ojos de los lectores o el público
el argumento del comic y se podría cerrar la discusión respecto del tema de la datación radiométrica
en este momento.

A pesar de lo contradictorio de la lógica que utiliza Jack T. Chick, a continuación se analizan las tres
pruebas aportadas en detalle. Sin embargo para entender las pruebas presentadas en su contexto
científico es necesario entender cómo funciona la ciencia, en especial que ocurre en ciencias cuando
una observación no se encuadra con el conocimiento establecido.

Qué es el método científico, y que hace ante lo inesperado

Y
a que la ciencia intenta observar la realidad para entender su funcionamiento, cada vez que
se observa un fenómeno nuevo o desconocido los científicos crean hipótesis que logren
explicar el comportamiento de los fenómenos observados, para luego someter tales hipótesis
a exhaustivas pruebas que las validen o refuten.

Una hipótesis es una proposición que intenta explicar porqué un fenómeno ocurre de la manera
observada, y se acepta en forma provisional a la espera de que nuevas observaciones, pruebas y/o
experimentos confirmen que la hipótesis es validada o verificada36.

En ciencia no basta creer que una hipótesis sea cierta solamente porque fue postulada por
científicos de renombre o porque parezca tener (o tenga) sentido.

Para determinar si una hipótesis es válida, los científicos diseñan y realizan experimentos que
permitan obtener nuevas observaciones que demuestren o refuten la hipótesis en cuestión.

Si una hipótesis logra superar todos los experimentos pues la realidad se apega a las predicciones e
implicancias derivadas de la hipótesis, y cualquier intento de falsarla es inútil37, entonces los

36
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Hipotesis_(metodo_cientifico)

23
La datación radiométrica está mal

científicos pueden decir con un alto de seguridad que han encontrado una regularidad, una ley o un
principio natural que se cumple todas y cada una de las veces en el mundo natural. De este tipo de
hipótesis exitosas nacen las leyes y teorías científicas38.

¿Pero entonces qué ocurre cuando los científicos consideran que tienen una ley o teoría
científicamente comprobada, pero de pronto aparece una observación o evidencia que contradice a
las leyes y teorías ya establecidas?

Si la ciencia fuera un cuerpo dogmático, cualquier intento de contradecir o poner en duda la


veracidad del conocimiento científico establecido sería descartado de plano. Pero a pesar de la
incredulidad de los opositores de la ciencia, la ciencia no se basa en dogmas o creencias ciegas e
inmutables, y por lo tanto tales desviaciones de la teoría deben ser y son investigadas por los
científicos.

Cuando los científicos encuentran un fenómeno que contradice el conocimiento establecido, ellos
dedican sus más serios esfuerzos en determinar con precisión porqué ocurre tal desviación ¿Es
realmente un fenómeno anómalo? ¿Las mediciones y las observaciones fueron correctas?

Si no hay errores detectables en el procedimiento o mediciones realizadas entonces algo más debe
estar ocurriendo, y la investigación debe continuar.

Si se descubre que ninguna ley o teoría científica conocida es capaz de explicar correctamente el
fenómeno extraño entonces se busca generar una nueva teoría que explique el fenómeno. En el
proceso varias teorías científicas alternativas pueden ser desarrolladas, y se idean experimentos que
permitan obtener una observación experimental que confirme cuál de ellas es la correcta y que a su
vez descarte a todas las alternativas restantes.

Una vez que la investigación científica llega a una respuesta definitiva, el fenómeno puede terminar
en dos categorías:

 Se descubre un nuevo principio o ley natural antes desconocido que explica el


comportamiento de las observaciones previas y también de las observaciones consideradas
“anómalas”. Con ello aumenta el conocimiento de la ciencia. Por ejemplo esto fue lo que
ocurrió con la teoría de la relatividad respecto de la teoría gravitacional de Newton, o bien
 Se descubren factores previamente desconocidos que afectaban la observación, pero que al
tomarlos en cuenta permiten explicar la desviación sin necesidad de descartar las leyes y
teorías científicas previas, lo que refuerza la confianza en el conocimiento establecido.

Este comportamiento de la ciencia no es filosofía para el papel, sino que es algo que pasa a diario en
ciencia. Por ejemplo el planeta Neptuno fue descubierto gracias a las observaciones de divergencias
en la órbita de Júpiter y Saturno respecto a lo que predecía la teoría gravitacional de Newton39.

37
Para una descripción del concepto de falsacionismo ver http://es.wikipedia.org/wiki/Falsacionismo.
38
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Filosofía_de_la_ciencia
39
Fuente: http://www.historiasdelaciencia.com/?p=270

24
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Después de observar cuidadosamente las características de las irregularidades orbitales, algunos


astrónomos postularon que un planeta desconocido que estuviera en cierta posición específica del
firmamento podría explicar las anomalías observadas usando la teoría gravitacional newtoniana ya
conocida. Así en 1846 al observar la zona del cielo predicha se descubrió un tenue punto de luz que
se movía respecto del fondo de estrellas: Neptuno fue descubierto y se confirmó que las anomalías
de la órbita de Júpiter y Saturno se explicaban completamente con las leyes conocidas hasta esa
época.

Entonces considerando como funciona la ciencia y su método científico: si la ciencia considera que la
datación por carbono 14 u otros medios radiométricos funcionan con gran precisión, pero de pronto
aparecieran dos estudios científicos que muestran aberrantes divergencias con respecto a la teoría
¿Por qué no se ha echado por la borda los métodos de datación radiométrica? ¿Se descubrieron los
motivos de la divergencia? ¿Es la teoría detrás de la datación radiométrica inválida? Para dar
respuesta a estas preguntas debemos por fin analizar la evidencia presentada desde un punto de
vista científico.

Para comprender lo que el estudio plantea es necesario entender que es el carbono-14, cómo se
produce, y por qué sirve para datar cuando vivieron seres orgánicos.

Principios básicos de la datación por carbono 14

El carbono es un tipo de átomo40 que posee un núcleo atómico formado por 6 protones y
alternativamente 6, 7 u 8 neutrones, los cual da lugar a los isótopos41 carbono-12 (6p + 6n, 98.9%
del carbono atmosférico), carbono-13 (6p + 7n, 1.1% del carbono atmosférico) y carbono-14 (6p +
8n, sólo trazas). Los dos primeros son estables pero el último es radiactivo.

El carbono 14 es inestable y radiactivo porque en algún momento uno de los neutrones de su núcleo
emitirá un electrón, transformando a ese neutrón en un protón y por lo tanto el átomo pasa a ser
nitrógeno-14 (7p + 7n).

40
La materia física está formada por átomos. Cada átomo está formado por partículas de carga eléctrica
negativa llamadas electrones, partículas de carga eléctrica positiva llamadas protones y partículas neutras (sin
carga eléctrica) llamadas neutrones. Protones y neutrones están densamente empaquetados al centro del
átomo, formando el núcleo atómico, el cual concentra casi la totalidad de la masa del átomo. El núcleo se
encuentra rodeado de electrones que “orbitan” en torno a él. La principal característica de un átomo es la
cantidad de protones que tiene su núcleo: Si la cantidad de protones del núcleo cambia, el átomo pasa a ser
un elemento diferente. Ver http://es.wikipedia.org/wiki/Teoria_atomica.
41
Los isótopos son elementos con iguales propiedades químicas pues poseen idéntica cantidad de protones en
su núcleo atómico, pero con diferente masa por poseer diferentes cantidades de neutrones. Por ejemplo todo
átomo de carbono tiene siempre 6 protones en su núcleo, o en caso contrario dejaría de ser carbono, pero la
cantidad (variable) de neutrones que puede contener su núcleo da origen a sus 3 isotopos conocidos.

25
La datación radiométrica está mal

El carbono-14 se produce naturalmente en la atmosfera cuando átomos de nitrógeno-14 (7p + 7n)


son golpeados por neutrones de alta energía provenientes de la radiación cósmica, lo que genera un
átomo de carbono-14 (6p + 8n) y un átomo de hidrogeno (1p)42.

La semivida o vida media de un átomo de carbono-14 es de 5740 años, lo cual significa que si se
reúne una cantidad determinada de átomos de carbono-14, después de 5740 años la mitad de ellos
habrá decaído y se habrá transformado en nitrógeno-14, quedando solamente la mitad del carbono-
14 original.

Ya que la vida en la tierra está basada en el carbono, los árboles y los seres vivos terrestres toman
constantemente carbono de la atmosfera o bien lo reciben en sus alimentos y lo integran a sus
cuerpos. De esta manera el carbono-14 está siendo permanentemente renovado en el cuerpo de los
organismos vivos.

Pero cuando un organismo muere el flujo de carbono-14 se detiene. Desde ese instante la cantidad
de carbono-14 que poseía comienza a decaer lentamente. Como la duración de la semivida del
carbono-14 es conocida, si la proporción de carbono-14 respecto de los otros isotopos de carbono
de una muestra biológica es medida entonces es posible estimar con gran precisión cuál es la fecha
probable en que el organismo murió. Esa estimación es lo que se denomina “datación por carbono-
14”, y permite fechar la data de muerte de organismos biológicos que hayan vivido hasta 60.000
años atrás con errores de apenas 1 a 10 años en el mejor de los casos43. Por ejemplo, si se toma una
muestra de los restos biológicos antiguos, sería posible estimar que tal organismo murió “entre 600
y 610 años atrás”, permitiendo contextualizar completamente la época en que tal organismo vivió.

Sin embargo para que la datación por carbono-14 sea fidedigna se tienen que dar dos condiciones
básicas:

1. La concentración de carbono-14 en la atmosfera debe ser relativamente constante.


2. El organismo tiene que haber estado en contacto con el carbono-14 atmosférico.

El primer supuesto se requiere para que la proporción de C-14 respecto de los isotopos C-12 y C-13
sea también relativamente constante. Eso se ha comprobado que es relativamente cierto, porque la
cantidad de carbono-14 atmosférico sufre pequeñas variaciones en el tiempo debido a cambios en
la radiación cósmica u ocasionalmente ocurren fenómenos geológicos que liberan carbono a la
atmosfera, como los volcanes, lo que cambia proporción de carbono-14 respecto de los otros
isótopos del carbono.

42
Debe notarse que si bien la atmosfera es la principal fuente del carbono-14 existente al alcance de los seres
vivos, cualquier átomo de nitrógeno-14 expuesto a radiación de neutrones de alta energía puede dar lugar a
carbono-14. Por ello es posible encontrar carbono-14 de fuentes subterráneas donde existan a su vez otros
elementos radioactivos que provean tal radiación. Esto ha llevado a múltiples argumentos erróneos por parte
de grupos creacionistas que intentan demostrar una “tierra joven”, pero se escapa al ámbito de este análisis.
Para más información de este tema se recomienda revisar http://www.talkorigins.org/faqs/c14.html.
43
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Datación_por_radiocarbono

26
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Para solucionar el problema de variabilidad de la proporción de los isótopos de carbono los


científicos han estudiado la tasa de carbono-14 de muestras biológicas que son fechables en el
tiempo con precisión, como por ejemplo muestras dendrocronológicas de árboles milenarios
(muestras del carbono de los anillos de crecimiento del árbol, cada anillo corresponde a un año) o
muestras de coral. Después de estudiar muchas de estas muestras los científicos han podido calibrar
los resultados de las pruebas de carbono-14 para muestras de hasta 50.000 años de antigüedad, de
acuerdo a los últimos valores de calibración obtenidos en 2009 por la organización INTCAL (curvas
INTCAL09)44.

El segundo supuesto debiera cumplirse en forma natural en cualquier vegetal que esté en contacto
con la atmosfera y de cualquier animal o insecto que se alimente de vegetación terrestre o de otros
animales que lo hagan. Pero ¿Podría darse el caso que un ser viviente no cumpla esa condición?

Efectivamente, hay casos en que el ser viviente puede estar expuesto a fuentes de carbono no
atmosférico que pueden ser deficientes en carbono-14, por ejemplo seres acuáticos que vivan en
aguas con gran cantidad de carbono “muerto” proveniente por ejemplo de la disolución de piedras
calcáreas o de la descomposición de material orgánico mucho más antiguo. La consecuencia será
que una prueba de datación por carbono-14 sobre ese tipo de organismos mostrará cantidades
anormalmente bajas de carbono-14 y hará que la fecha aparente de su datación sea mucho más
antigua que la real.

Moluscos vivos con datación por carbono 14 alteradas

L
A PRIMERA PRUEBA DE LA “INVALIDEZ” CIENTÍFICA DE LA DATACIÓN se basa en que un
molusco vivo fue sometido a una prueba de carbono 14. El sentido común indica que la
datación debería haber arrojado que tenía 0 o a lo más muy pocos años de antigüedad; pero la
datación arrojó erróneamente que “había muerto hace 3000 años”. Visto en forma simplista este
resultado parece ser un motivo suficiente para quemar las naves y descartar el método de datación
por carbono 14.

La fuente original es el estudio “Radiocarbon Dating: Fictitious Results with Mollusc Shells”
(“Datación por radio-carbono: Resultados ficticios con conchas de moluscos”) de M. L. Keith y G. M.
Anderson, miembros del departamento de geoquímica y mineralogía de la Universidad Estatal de
Pensilvania, publicado en la revista Science el 16 de agosto de 196345. El abstract del paper46 dice:

“Se presenta evidencia que muestra que conchas de moluscos modernos de rio pueden tener edades
radiométricas en C14 anómalas, debido principalmente a la incorporación de carbono inactivo
(deficiente en carbono 14) proveniente del humus, probablemente a través de su cadena alimenticia,

44
Fuente: http://news.sciencemag.org/sciencenow/2010/01/15-03.html
45
Fuente: http://www.sciencemag.org/cgi/content/abstract/sci;141/3581/634
46
Un “paper” es un formato de publicación científica que se caracteriza por su precisión y formalidad. En un
paper los científicos reportan los resultados de sus trabajos para la revisión de sus pares. El “abstract” es un
resumen que todo paper incluye al principio del documento, en donde se explica cual fue el
estudio/investigación/experimento realizado, y se explica brevemente la conclusión o resultado obtenido.

27
La datación radiométrica está mal

como también por la ruta del dióxido de carbono del humus en descomposición. El efecto resultante,
sumado a la contribución variable del dióxido de carbono atmosférico, el dióxido de carbono de la
fermentación del barro del fondo y, localmente, del carbono proveniente de rocas calcáreas disueltas,
hace que la actividad inicial del carbono 14 de antiguas conchas de agua dulce sea indeterminada,
pero dentro de ciertos límites. Consecuentemente los errores en la datación por radio carbón de las
conchas puede ser tan grande como varios miles de años para moluscos de río”.

El experimento de Keith y Anderson en 1963 buscaba encontrar animales que estuvieran expuestos
a proporciones anormalmente bajas de carbono-14, y comprobaron que una concha de un molusco
vivo bajo esas condiciones tenía una datación de carbono-14 equivalente a un molusco que hubiera
vivido hace 2.300 años atrás47.

Cómo se explicó en el punto anterior respecto del método de la datación por carbono 14, este
resultado era completamente esperable dadas las condiciones que el propio abstract del paper
describe. Por ello es importante notar que los científicos eran plenamente conscientes de esta
limitación de la prueba de carbono-14, y Keith & Anderson hicieron el experimento para observar
cuanto afecta el carbón “muerto” en las muestras a la hora de interpretar el resultado de la
medición de la cantidad de carbono-14 de una muestra a la hora de datarlo.

También hay que entender que los problemas de datación por carbono-14 de este tipo se limitan
para moluscos u otros organismos que vivan en lagos o ríos donde se sabe que puede haber
deficiencia de carbono-14 y que eso puede alterar la medición, por lo que en esos casos los
científicos deben tomar precauciones especiales a la hora de datar ese tipo de muestras. Pero tal
limitación no es aplicable para seres vivientes terrestres de todas las épocas (hasta 60.000 años
atrás) que hayan estado en contacto directo con la atmosfera y por lo tanto las pruebas de datación
por carbono-14 sobre ese tipo de organismos son muy confiables.

Por lo tanto, el argumento del cómic de que en general las pruebas de radio-carbón son una
conjetura científica de gran inexactitud porque ciertos moluscos presentan alteraciones en su
datación simplemente no es cierto.

Lo que el comic intenta es sembrar una duda sobre el lector al hacer pensar que todas las
dataciones de carbono-14 están sometidas a la posibilidad de error presentada por el estudio de
Keith y Anderson, pero eso es sólo posible en base a una mala interpretación del objetivo y alcance
de los resultados del estudio de 1963, que estaban intentando todo lo contrario: demostrar el
problema como algo real de que preocuparse y estudiarlo para no caer en él a futuro.

El comic intenta extrapolar la conclusión que a partir del resultado (mal interpretado) de un único
estudio todo el método de datación por carbono-14 está viciado, por lo tanto el comic vuelve a caer
en la falacia de la generalización apresurada48.

47
Fuente: http://www.talkorigins.org/indexcc/CD/CD011_3.html
48
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Generalizacion_apresurada

28
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Datación de flujos de lava versus el método de argón potásico

L
A SEGUNDA PRUEBA PRESENTADA POR EL CÓMIC HABLA de que los científicos erróneamente
dataron una muestra de lava de una erupción de 1801 como si tuviera una edad de 3 mil
millones de años al usar el método de datación de argón potásico (K-Ar). Refutar este tipo de
datación es importante para el autor de “¿El Hombre Primitivo?” porque la mayoría de los hallazgos
paleontológicos que se utilizan como pruebas de la teoría de la evolución se supone que tienen
millones de años de antigüedad gracias a la datación de muestras de los estratos geológicos en los
que se encontraron los fósiles. Pero tales resultados son válidos sí y sólo sí los métodos de datación
como el K-Ar son confiables; refutar tal confiabilidad destruiría el piso argumental de gran parte de
las pruebas de la evolución.

El estudio citado pertenece a los científicos Funkhouser y Naughton y se titula “Radiogenic helium
and argon in ultramafic inclusions from Hawai” (“Helio y argón radiogénico en inclusiones
ultramáficas en Hawai”), publicado en el Journal of Geophysical Research en 1968.

Primero hay que entender qué fue lo que Funkhouser y Naughtom estaban estudiando en Hawai y a
que resultado llegaron. El estudio en la página 4603 del journal indica:

“La matriz de rocas de los nódulos de Hualalai hizo erupción durante 1801-1802 [Richter y Murata,
1961] y, de hecho, puede decirse que no contenía argón radiogénico medible dentro del error
49
experimental (Tabla 2)…” .

La frase anterior muestra dos cosas sorprendentes: primero que los científicos eran plenamente
conscientes de que la muestra de lava tenía cerca de 200 años de antigüedad, lo que descarta
cualquier posibilidad de que hayan sido engañados con una muestra de origen desconocido y que la
hayan datado mal sin saberlo. Lo segundo y más sorprendente, es que ellos indican que la lava no
contenía nada de argón medible, ¡Por lo tanto es imposible datarla con el método de K-Ar, pues de
haberlo aplicado indicaría que es lava absolutamente reciente!

Entonces, ¿Qué fue lo que dataron con el método de K-Ar si esa lava no era lo que los científicos
querían datar? Cómo el título del paper indica, lo que ellos buscaban entre la lava eran xenolitos (o
“inclusiones”), que son rocas que pueden ser expulsadas junto con la lava volcánica desde el fondo
de la tierra si la lava no es lo suficientemente caliente para fundirlas. Estas rocas subterráneas
pueden ser por lejos mucho más antiguas y de diferente composición que la lava misma50. Entonces,
lo que los científicos estaban datando no era directamente la lava reciente (que se sabía era de
1801), sino que estaban datando los trozos de rocas (inclusiones) incrustados en la lava que
provienen de lo profundo de la tierra. Lo que los científicos querían determinar la antigüedad de
esos xenolitos.

En el fondo lo que el estudio quería averiguar era si el método de datación K-Ar podía aplicarse a
xenolitos. Y su conclusión fue que no, porque dichas rocas antiguas ajenas a la lava fresca contenían

49
Fuente: http://members.cox.net/ardipithecus/evol/lies/lie023.html
50
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Xenolito

29
La datación radiométrica está mal

un exceso de argón. De hecho este estudio y otros similares sobre 26 flujos de lava mostraron que
un tercio de ellos contenía exceso de argón, lo que significa que el método K-Ar no es confiable en
esos casos, pues el exceso de argón puede hacer parecer que muestra es erróneamente más antigua
de lo que realmente es. Gracias a este estudio hoy en día tal tipo de error no es inesperado para los
científicos, quienes pueden tomar medidas para evitarlo.

De hecho, G. Brent Dalrympe, un experto en datación radiométrica, comenta de estos resultados


que:

“Entonces la gran mayoría de los flujos de lava históricos que han sido estudiado dan dataciones
correctas, como es esperado, o tienen cantidades excesivas de argón-40 que podrían ser
insignificantes en toda roca excepto en las rocas más jóvenes. Por ello la técnica de datación argón-
argón (Ar-Ar), la cual ahora es utilizada en reemplazo del los métodos K-Ar en la mayoría de los
estudios, tiene la capacidad de automáticamente detectar, y en muchos casos corregir, la presencia
51
de argón-40 en exceso, si es que está presente” .

Por lo tanto gracias al estudio de Funkhouser y Naughton el problema del argón en exceso que
podría viciar la datación radiométrica de rocas y lava antigua hoy está solucionado.

¿Entonces porque Jack Chick menciona este estudio como un serio problema para la datación
radiométrica, sin en la práctica este estudio resolvió un gran problema?

Resulta claro que nuevamente el autor tergiversó y sacó de contexto este estudio para intentar
introducir dudas y problemas donde no los hay. El resultado del experimento mostró una fecha
aparentemente incorrecta porque los científicos estaban comprobando que el método K-Ar tenía
problemas con rocas que contienen exceso de argón (aunque pueda ser preciso en otros casos), y tal
“error” no ocurrió porque la ciencia estuviera “conjeturando” dichos resultados.

De hecho gracias a este estudio y otros similares se demostró que el método Ar-Ar es más preciso,
por lo que hoy en día es el método usado para datación de flujos de lava, y por ello hoy se tienen
dataciones más exactas y confiables que antes, cosa que Jack Chick por supuesto no pretende
mencionar en su cómic, pues destruye su argumento de una ciencia basada en “conjeturas”.

Por lo tanto, el segundo ejemplo que intenta desacreditar a la ciencia en sus técnicas de datación
también falla en su objetivo, y concluir que en general la datación radiométrica no es confiable
basado en (la tergiversación de) los resultados de un único estudio es repetidamente caer en la
falacia de la generalización apresurada.

Rocas lunares con dataciones inverosímiles

E
L TERCER CASO DE DATACIÓN DUDOSA EN EL CÓMIC menciona muestras de rocas lunares.
Esas rocas habrían sido datadas por diferentes métodos radiométricos. El personaje
evolucionista entonces afirma (¿ingenuamente?) que todas esas dataciones deben haber

51
G. Brent Dalrymple. “Radiometric Dating Does Work! Some Examples and a Critique of a Failed Creationist
Strategy.” Reports of the National Center For Science Education 20: 14-19. 2000

30
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

coincidido (cosa que sería en realidad extraña, ya que cada método puede tener sus propias
condiciones y márgenes de error diferentes). La respuesta del Dr. Domínguez es aplastante: tales
dataciones variaban entre 700 a 28.000 millones de años, un error de 40 veces. De ahí que el
personaje creacionista concluya que para la ciencia “todo es conjetura” a la hora de hacer
dataciones, y que creer en ella es sólo posible porque “le han lavado el cerebro” a la gente.

El comic indica como referencia de los datos anteriores al libro de John G. Read, “What is the
scientific certainty of evolution”, sin fecha.

Para saber que tan significativa es esta prueba sería necesario conocer qué muestras de roca se
habla, si la datación fue sobre una única muestra o sobre diferentes, qué métodos se usaron, etc.
Obviamente nada de eso se menciona en el cómic.

Lamentablemente, la obra citada de John G. Read es prácticamente desconocida e inubicable en


Internet. Sólo se encuentran menciones a esta obra, la mayoría en páginas creacionistas, que a su
vez se limitan a repetir el mismo argumento sin aportar mayores detalles.

Por otra parte su autor, John G. Read, tampoco parece tener un perfil que permita saber quién es él
o en que basa la información que publicó. Al parecer no debe ser un científico, pues es posible
encontrar menciones a otras publicaciones suyas como “The Day of the Lord” (El día del Señor), lo
cual lo acerca más al mundo religioso que a la ciencia.

Con ello, uno podría ignorar la mención a esa prueba ya que tales datos no son comprobables… de
esa fuente.

Pero ya que los científicos publican sus resultados encontrar información de datación de rocas
lunares no debiera ser un problema. Para examinar que se conoce del tema se recurrirá a la fuente
en línea del “Lunar and Planetary Institute”52.

Una publicación de 2010 encontrado en el sitio de LPI53 nos dice que:

“Del contenido de isotopos radiactivos se estableció la edad de las rocas lunares. Las más viejas de
ellas, usando el estudio de Uranio-Plomo, se formaron hace 4.46 billones de años. Resultados
similares da el uso del método de Estroncio. Esto es casi la misma edad (4.6 billones de años) de las
rocas más antiguas y meteoritos. Fue entonces cuando, hace unos 4.5 billones de años se formó el
sistema solar, incluyendo la tierra, la luna y los fragmentos que nos llegan a nosotros en forma de
meteoritos.”

Entonces, la investigación actual más reciente es capaz de datar las rocas más antiguas de la luna
hace 4,6 billones de años, incluso utilizando métodos diferentes. Si 4,6 billones de años equivale a

52
“El LPI (Instituto Lunar y Planetario) es un instituto de investigación que provee servicios de soporte a NASA
y a la comunidad científica planetaria, y conduce investigación científica planetaria bajo el liderazgo de un staff
de científicos, investigadores visitantes y postdoctorados.” Ver http://www.lpi.usra.edu/lpi/about.shtml.
53
RESEARCH OF IRON ABUNDANCES IN LUNAR REGOLITH AND A MODEL OF EVOLUTION OF THE LUNAR
SURFACE. Lu Yangxiaoyi, 2010. http://www.lpi.usra.edu/meetings/lunargeo2010/pdf/3007.pdf

31
La datación radiométrica está mal

4.600 millones de años, ¿de dónde sale el dato utilizado por el comic que la ciencia dató esas rocas
de 28.000 millones de años? ¿Qué fuente utilizó John G. Read para llegar a esos valores?

Dos cosas pueden afirmarse respecto de la cifra de 28 mil millones de años: La ciencia no apoya esos
valores, y virtualmente no es posible encontrar una fuente seria y fidedigna que los apoye. Sin más
pruebas, de este último argumento de Jack Chick solamente se puede afirmar que los datos que
menciona son poco conocidos… y equivocados de acuerdo a la ciencia actual.54, 55

Conclusión

D
EL ANÁLISIS DE LAS TRES PRUEBAS PRESENTADAS EN EL CÓMIC DE CHICK para desacreditar
a la ciencia y para sembrar dudas de cómo la ciencia realiza la datación radiométrica,
ninguna logra siquiera estar cerca de demostrar que la ciencia es incapaz de realizar
dataciones confiables y fidedignas. El autor, ya sea por desconocimiento o en forma intencional,
ignora o no entiende qué era lo que los dos estudios científicos citados querían realmente medir, y
en el caso de la tercera fuente alude a datos imposibles de corroborar con ningún reporte serio, y
definitivamente no apoyados por la ciencia.

Tristemente un lector promedio que lea el diálogo del cómic no tiene cómo saber que los reportes y
citas de los estudios científicos mencionados por Chick están totalmente sacados de contexto, que
fueron mal interpretados y que de verdad no apoyan sus afirmaciones. En ese sentido Jack Chick
intenta hacer afirmaciones convincentes declarando que tales estudios apoyan su conclusión, pero
una mirada más atenta del tema y contenido de esos estudios desintegra tal conclusión.

Por lo tanto queda una pregunta abierta ¿Quién realmente hace conjeturas e intenta “lavar el
cerebro” de las personas? ¿Es la ciencia o Jack T. Chick?

54
Referencia sugerida: http://www.lroc.asu.edu/EPO/Trivia/genesisrock.php
55
Referencia sugerida: http://www.psrd.hawaii.edu/April04/lunarAnorthosites.html

32
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Huellas humanas al lado de huellas de


dinosaurios

S
IGUIENDO EN LA LÍNEA DE DEMOSTRAR QUE LA TIERRA NO ES ANTIGUA como la ciencia dice,
¡Qué mejor demostración sería que los humanos y dinosaurios hayan vivido juntos, y no
separados por al menos 65 millones de años como dice la ciencia! Si esas pruebas existieran,
sería una piedra definitiva en los engranajes de gran parte de las teorías científicas aceptadas
actualmente, incluyendo por supuesto la teoría de la evolución.

El cómic en la página 25 presenta el siguiente diálogo entre Rolando Santana (evolucionista), el Dr.
Domínguez (creacionista), y los personajes creacionistas Jim Carter (creacionista) y Tim Clark
(creacionista), que hasta ese punto se mantenían al margen de la conversación.

TC: Señor Santana, en la escena que muere Borg [uno de los personajes de la película de cavernícolas
filmada por Rolando Santana que el grupo de creacionista intenta impedir]… ¿Por qué no usaron un
dinosaurio?

RS: JA JA JA… Bueno, Sr. Clark…. ¡Esa preguntita demuestra lo poco que sabe de la evolución!

DD: Sr. Santana, Tim le hizo una pregunta legítima… ¿Por qué no usaron un dinosaurio?

RS: Porque, Dr. Domínguez, es un hecho científico que los dinosaurios murieron hace 70 millones de
años… ¡Decir que el hombre vivió en tiempos de los dinosaurios sería poco científico y
completamente ridículo!

JC: [Hablando al Dr. Domínguez] ¡Entonces no debemos decírselo!

RC: ¿Decirme qué?

JC: [Hablando al Dr. Domínguez] ¡Dale tú las malas noticias!

DD: ¡Hallaron huellas humanas junto a huellas de dinosaurios cerca del río Paluxy en Texas!

RS: [Muy afectado, afirmándose en un mueble] ¡Uy!... ¡Me van a matar!

[Fuente indicada al pie de la viñeta: The Great Dinosaur Mistake por Segraves… Beta Books pp. 34-
39]

Este diálogo menciona una prueba impresionante: huellas de humanos lado a lado junto con huellas
de dinosaurios. Pero ¿Es eso real? ¿Son realmente huellas humanas?

La fuente citada por el comic un el libro de Kelly L. Segraves56. En el Segraves afirma que:

56
“The Great Dinosaur Mistake”, The Parent Company, Kelly L. Segraves. Capítulo “Hombres y dinosaurios”,
disponible en línea en http://www.parentcompany.com/great_dinosaur_mistake/tgdm15.htm

33
Huellas humanas al lado de huellas de dinosaurios

“Otro *científico+ que observó *las huellas en Paluxy+ dijo que dado que definitivamente
parecían como huellas humanas, ellas debían haber sido hechas por un animal extinto el que
tenía un pie como el hombre. Estos científicos no podían reconocer huellas de seres humanos
junto con las de dinosaurios por la premisa de que los dinosaurios y los humanos no vivieron
juntos: recuerden, ellos declaran que los dinosaurios murieron hace 70 millones de años
atrás” 57

Claramente Segraves parte de la premisa opuesta a los científicos. Pero lo importante no debiera ser
cual es el punto de partida, ni sus creencias o convicciones previas, sino cuál es la evidencia física
que permite llegar a una u otra conclusión.

Afortunadamente las huellas de Paluxy River son muy conocidas y es posible examinar las pruebas
con facilidad y desde múltiples fuentes de ambos bandos, sin tener que depender del libro de
Segraves.

Un primer problema es que no se puede afirmar que una huella sea de un ser humano sólo porque
“parecen” ser humanas. Debe entenderse que la ciencia no es un tema de fe o de sentido común o
de opiniones subjetivas, sino que basa sus conclusiones en la evidencia. La sola existencia y forma de
una huella es en sí evidencia, pero no lo es todo… ¿Qué son entonces estas huellas del río Paluxy?

Las huellas del río Paluxy se conocen desde mucho tiempo atrás. Los residentes de Glen Rose, un
pueblo cercano al río Paluxy las conocían ya a principios del siglo XX. En 1950 Clifford L. Burdick
escribió un artículo declarando que se trataba de huellas de “hombres gigantes”, cuyas fotografías y
argumentos se difundieron en el libro “The Genesis Flood” (El diluvio del Génesis, 1961).

El libro de Burdick llamó la atención de Stanley E. Taylor, quien a partir de 1968 organizó grupos
creacionistas para investigar la zona y filmó varios documentales. Entre 1969 y 1970 excavó la zona
conocida como el “Sitio Taylor”, donde encontró más huellas que él definitivamente concluyó
fueron realizadas por seres humanos, las cuales iban al lado de otras claramente de dinosaurios. En
1973 filmó la película “Footprints on the Stone” (Pisadas en la roca).

A partir de ese momento, las huellas han sido citadas en numerosos libros, artículos y medios, y
muchos creacionistas hasta el día de hoy adjudican estas huellas a la categoría de la más dramática
evidencia en contra de la teoría de la evolución58. Pero ¿Son pruebas irrefutables esas huellas?
Antes de continuar, es interesante ver algunas imágenes de las huellas:

57
Fuente: Kell L. Segraves, http://www.parentcompany.com/great_dinosaur_mistake/tgdm16.htm
58
Fuente: http://www.talkorigins.org/faqs/paluxy/tsite.html

34
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

A pesar que desde los ‘70 los grupos creacionistas dicen que las huellas son indudablemente
humanas, todos los especialistas y científicos que las han revisado concuerdan en que presentan
tres dedos, una morfología típica de un dinosaurio, y por lo tanto no pueden ser humanas.

Pero no sólo los científicos “evolucionistas” descartan que las huellas sean humanas. En 1970 un
equipo liderado por Berney Neufeld, investigador creacionista de la Universidad de Loma Linda,
también concluyó que las huellas claramente poseían tres dedos, aunque ellos no podían explicarse
porqué tenían una forma tan alargada. Esto fue publicado en 1975 por Neufeld59. Parece que al
personaje del Dr. Domínguez no le contaron estas “malas noticias” de su propio bando, y lo que es
penoso es que esta información ya estaba disponible para el tiempo de la primera edición “¿El
Hombre Primitivo?” en 1976.

Entre 1980 y 1985, el biólogo Glen J. Kuban investigó cuidadosamente el sitio de Paluxy, y en 1986
publicó sus resultados formalmente60. Su conclusión fue que las huellas supuestamente humanas
eran sin lugar a dudas huellas de dinosaurios de tres dedos. En 1984 él y el Dr. Ronnie Hasting
examinaron las huellas del sitio Taylor y se dieron cuenta que no solamente le faltaban impresiones
de dedos para ser humanas, sino que debido a la exposición al aire y otros fenómenos físico-
químicos las huellas comenzaron a tomar una coloración diferente que remarcaba la naturaleza tri-
dactil en forma innegable en todas las huellas atribuidas a seres humanos, incluso en algunas de las
huellas en que los dedos no habían dejado marcas impresas visibles.

59
"Dinosaur Tracks and Giant Men", Origins, Vol. 2, No. 2, pp. 64-76
60
Origins Research, Vol. 9, No. 1, Spring/Summer 1986, pp. 2-10

35
Huellas humanas al lado de huellas de dinosaurios

Cuando Kuban y Hasting se dieron cuenta de este fenómeno, re-examinaron las fotografías y el filme
de Taylor y las imágenes del equipo de Loma Linda, y se dieron cuenta que las huellas en los 70 ya
mostraban el fenómeno de coloración que dejaba clara la naturaleza tri-dáctil de las huellas, pero
que por motivos “desconocidos” ni Taylor ni Neufeld notaron o reportaron ese detalle61.

Después de tal evidencia, Kuban contactó a ICR (Institute for Creation Research)62:

“Yo [Kuban] recientemente [circa 1985] desafié al Instituto para la Investigación Creacionista (ICR) a
venir a Glen Rose para reexaminar las “huellas humanas” en el sitio Taylor. John Morris [defensor
creacionista de la autenticidad de las huellas como humanas] aceptó el desafío, y junto con
63
representantes de “Películas por Cristo” (invitados por Morris), nos reunimos en octubre y
noviembre de 1986 en el sitio de Paluxy, donde vimos y discutimos la evidencia juntos. Como
64
resultado de estas reuniones, el ICR recientemente publicó un artículo “Impacto” , admitiendo que
las huellas de Taylor parecen ser “obviamente de dinosaurios”, y que “ninguno de los 4 rastros de
huellas en el sitio de Taylor pueden ser hoy reconocidas como incuestionablemente humanas”.
65
También “Películas por Cristo” ha sacado de circulación la película “Pisadas en la piedra” . Sin
embargo, el artículo de ICR “Impacto” evade una franca admisión de los pasados errores al minimizar
sus declaraciones originales, y al enfatizar un número de supuestos “misterios” acerca de las huellas,
y selectivamente omite mucha de la información que hace ver claramente que todas las huellas del
66
sitio Taylor son de dinosaurios .”

Por si quedan dudas respecto de si después del reconocimiento de la ICR queda espacio para decir
que las huellas son humanas, basta recordar que ICR es una de las principales instituciones
creacionistas que hasta el día de hoy combate la teoría de la evolución.

Por lo tanto, los personajes del Dr. Domínguez, Jim Carter y Tim Clark, con esa seguridad que
muestran en el cómic respecto de las malas noticias para la evolución por las pruebas de Paluxy no
sólo estaban ya equivocados en 1976 debido al estudio de Neufeld, sino que el cómic el día de hoy
¡Está directamente diciendo algo reconocidamente erróneo incluso por el propio ICR! En 1976
podrían ser entendibles o perdonables sus dichos por cuanto sus afirmaciones era una postura
válida en una controversia aún no aclarada, pero después de 1986 la revista tendría que haber sido
sacada de circulación mientras no fuera corregida.

61
Fuente: http://www.talkorigins.org/faqs/paluxy/tsite.html
62
El ICR es famoso por intentar dar peso científico al creacionismo bíblico y por combatir ardientemente a la
ciencia “evolucionista”. El ICR ha realizado números estudios y publicaciones, pero hasta la fecha ninguna de
sus publicaciones ha logrado demostrar al mundo científico la validez de sus conclusiones y creencias. El sitio
web del ICR es http://www.icr.org/.
63
Filmes por Cristo fue la productora que produjo el filme de Taylor de 1973.
64
Morris, John D., 1986, "The Paluxy Mystery," Acts/Facts/Impacts, Vol. 15, No. 1. Se puede ver online (en
inglés) en el sitio de ICR: http://www.icr.org/article/255/
65
Taylor, Paul, 1985, "Notice Regarding the Motion Picture 'Footprints in Stone'," 12 de abril de 1985.
66
Fuente: http://www.talkorigins.org/faqs/paluxy/sor-ipub.html

36
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Conclusión

Hasta el día de hoy Chick Publications sigue vendiendo y distribuyendo la revista “¿El Hombre
Primitivo?” con la información de que las huellas de Paluxy River prueban que seres humanos y
dinosaurios coexistieron. La validez de tales afirmaciones respecto de las huellas Paluxy River se han
demostrado falsas, y eso ha sido reconocido explícitamente incluso por los más duros defensores
del creacionismo como el ICR, por lo que el argumento de la revista al respecto es completamente
indefendible.

Lamentablemente eso muestra “cuán comprometido” con la verdad está el autor de la revista. Y,
como un dato aún más triste, muchos creacionistas aún consideran que las huellas del río Paluxy son
una evidencia definitiva contra la evolución67.

67
Puede revisarse fotos detalladas de las huellas en http://www.bible.ca/tracks/taylor-trail.htm mostradas
como evidencia de que son “14 secuencias de huellas humanas en la misma plataforma con al menos 134
huellas de dinosaurios”.

37
Huellas humanas al lado de huellas de dinosaurios

{Esta página fue dejada intencionalmente en blanco}

38
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

La erosión demuestra una tierra joven

S
IGUIENDO EL ATAQUE A LA IDEA DE QUE LA TIERRA pueda ser extremadamente antigua, la
página 30 del cómic presenta el argumento de que la tierra no puede tener la antigüedad que
los científicos afirman que tiene, basado en un cálculo a partir de información extraída de un
artículo del “Institute for Creation Research” (ICR) de 1974.

El diálogo es entre Rolando Santana (evolucionista) y el Dr. Domínguez (creacionista):

DD: Señor Santana, ¿Qué si la tierra tuviera sólo 10.000 años?

RS: ¡Me volvería loco! …¡Porque eso apoyaría a la Biblia!

DD: Según los geólogos evolucionistas uniformistas, la tierra tiene cerca de 4.5 mil millones de años…
¿Verdad?

RS: Sí, ¡es verdad!

[Fuente citada al pie de la viñeta: McGraw-Hill Encyclopedia of Science and Technology, Vol. 6 p.
151]

DD: ¿Sabes cuánto tiempo le tomaría a la erosión (cómo la de la lluvia y los ríos) para llevárselo todo
bajo el nivel del mar?

RS: ¡Miles de millones de años!

D: ¡NO! … Sólo 14 millones de años. Si la tierra tuviera mil millones de años, nuestros continentes se
hubieran erosionado ya unas 70 veces.

[Al pie de la viñeta aparece un gran recuadro con el siguiente texto]

La cantidad total de sedimento que fluye en el océano es de 27.5 mil millones de toneladas cada año.
Hay 30.4 millones de millas cúbicas de corteza continental sobre el nivel del mar que tienen una masa
de 383 mil billones de toneladas.

(383 mil billones de toneladas / 27.5 mil millones de toneladas por año ) = 14 millones de años

Creation: Acts, Facts, Impacts, 1974 por el Institute for Creation Research (ICR), San Diego, CA, pp 166-
167.

Se puede ver que para el autor del cómic el ICR es una fuente confiable y autorizada cuando está a
favor sus argumentos, pero no lo es de suficiente peso cuando el ICR reconoce que algo es falso,
como en el caso de las huellas de Paluxy, como vimos en el punto anterior.

Hay que reconcer que el cálculo mostrado es matemáticamente correcto si se quiere calcular que el
tiempo total para desgastar los continentes: 14 millones de años, suponiendo que los datos

39
La erosión demuestra una tierra joven

aportados son correctos (velocidad de erosión y tamaño de la masa continental). Y también es


matemáticamente correcto que 1000 millones de años divididos en 14 millones es alrededor de 71.

¿Significa que si fuera verdad que la tierra tenga millones de años, los continentes se deberían haber
erosionado 70 o más veces? Cómo eso claramente no ha ocurrido (aún tenemos continentes a la
vista), ¿Demuestra eso que la tierra no puede ser tan vieja, como plantea el ICR?

En realidad, el razonamiento, aunque matemáticamente es correcto, es absolutamente FALAZ en su


lógica. Analice la siguiente analogía que aclara lo absurdo del argumento:

Suponga que en el primer día de trabajo de una persona le encargan que estime cuanto tiempo falta
para terminar de procesar un cierto tipo de solicitudes. La persona cuenta el número de solicitudes
pendientes y encuentra que hay en total 383. Luego observa a quienes procesan las solicitudes y
estima que entre todos ellos pueden procesar alrededor de 27.5 solicitudes diarias. Utilizando
matemática básica, la persona divide 383 en 27.5 y concluye que tienen que quedar alrededor de 14
días de trabajo para terminar con todas las solicitudes. Con resultados en mano va donde su jefe y le
da la noticia:

- Jefe, terminé la tarea que me encomendó: Se requieren 14 días para terminar con todas
las solicitudes.

- Eso es excelente, ¡Es poco tiempo! Ya llevamos demasiado trabajando con esas solicitudes.

- ¿Cuánto tiempo llevan trabajando en esto?

- Uf, demasiado tiempo; de hecho llevamos… uhm… ¡Casi 1000 días de trabajo!

- Pero jefe, ¡Eso es imposible! Si fuera verdad, ¡Obviamente ustedes deberían haber
terminado de resolver esas solicitudes más de 70 veces, que es 1000 dividido en 14! Sin
duda Ud. y su gente son unos mentirosos o están locos…

¿Nota una falla garrafal en la lógica? Una pista: no es el hecho que una persona trate de mentiroso a
su jefe en su primer día de trabajo.

Se puede observar que tanto en el razonamiento original como en la analogía es válido determinar
“cuánto tiempo falta por…” a partir de los datos de “cuánto *material/solicitudes+ queda*n+” y de
“qué tan rápido se [desgastan/procesan+”. En ambos casos el resultado de 14 millones de años o 14
días, respectivamente, es matemática y lógicamente correcto, aunque a condición de que los datos
también sean correctos y que la tasa de desgaste (o procesamiento) permanezca constante a futuro.

Sin embargo es ABSURDO deducir a partir de esos dos mismos valores “desde hace cuanto tiempo
atrás” se está “produciendo el desgaste/procesando solicitudes”. Los datos aportados no dan
ninguna información de que tan grandes eran originalmente los continentes ni de cuantas
solicitudes se han procesado hasta hoy desde el inicio, como tampoco es posible saber a priori la

40
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

velocidad a la que se han desgastado los continentes o procesado las solicitudes en el pasado, sólo
basado en ese par de datos.

Dicho de otra forma, es absurdo usar datos del remanente que queda (cantidad) y velocidad
(cantidad por unidad de tiempo) para determinar el punto de partida en el pasado.

Volviendo al ejemplo dado en el cómic, podría ser perfectamente cierto que falten 14 millones de
años para erosionar completamente a los continentes, pero ¡Eso no permite saber que tan grandes
eran los continentes en su estado original ni cuán rápido se erosionaban en el pasado! Sacar la
conclusión de que la tierra no puede ser antigua a partir de tales datos es simplemente absurdo.

Por lo tanto la lógica usada en el argumento lo desacredita automáticamente como un argumento


válido, y este podría ser el fin de la discusión al respecto.

Pero para mucha gente tal argumento puede parecer un razonamiento válido, lo que sumado al
juego de los números y las menciones de millones y miles de millones, ayudan a que mucha gente
incautamente se rinda a creer que debe ser cierto. Lamentablemente para Jack T. Chick no es
correcto concluir que la tierra sea joven basado en ese argumento.

La fuente de este razonamiento erróneo es el artículo del ICR de 1974 “Los océanos dicen ¡No!” de
Stewart E. Nevins68. Sin embargo incluso los números de Nevins son erróneos; el físico Glenn R.
Morton, en un artículo publicado en 2001 titulado “El equivocado argumento de la erosión”69 analiza
los planteamientos de Nevins, y los refuta detalladamente. Como ejemplo usa el caso de las tierras
altas de Escocia. Morton explica que:

“Las tierras altas de Escocia son relativamente bajas cuando se comparan a los rangos de montañas
de alrededor del mundo. Ellas son viejas, y se levantaron durante el periodo ordovícico (segundo
periodo de la era paleozoica) hace mas de 400 millones de años atrás. Usando la lógica de los
creacionistas, nosotros podemos calcular que porque ellas ahora son bajas y podrían erosionarse en
menos de 14 millones de años, ¡Entonces ellas no podrían ser más viejas que eso! Pero la pregunta
es, ¿Hay alguna evidencia de que las tierras altas de Escocia se hayan erosionado por 400 millones de
años o más? De hecho, la hay.

Gran parte de la cobertura sedimentaria de las tierras altas ya ha sido erosionada y ha desaparecido.
Las rocas ígneas es todo lo que queda: granito, granito batolítico, etc. Pero ¿Cuánto ha sido
erosionado? Es posible decirlo viendo los minerales que se encuentran en el granito. Algunos
minerales requieren altas temperaturas y presiones para llegar a formarse. Encontramos esta
situación cuando miramos a las rocas ígneas de las tierras altas de Escocia. En la costa este, cerca de
Scourie, Escocia, los minerales observados en su superficie se formaron de entre 35 a 50 kilómetros
de profundidad (R.A. Strachan “Eary Earth History and Development of the Archaean Crust”, en Nigel
Woodcock y Rob Strachan, editores, Historia Geológica de Gran Bretaña e Irlanda, Londres 2000,
p.49).

68
Fuente: http://www.icr.org/article/56/
69
Fuente: http://home.entouch.net/dmd/erosion.htm

41
La erosión demuestra una tierra joven

Lo que esto significa es que todas las rocas que alguna vez hubo sobre ellas (¡De 35 a 50 kilómetros
de alto!) ya han sido erosionadas. ¿Cuántos años podría tomar? Es a menudo citado por los
creacionistas que una erosión de 1 pulgada por cada mil años puede desgastar continentes en 14
millones de años. Usando ese valor de una pulgada por cada mil años le tomaría entre 1,2 a 2 billones
de años el erosionar las tierras altas hasta lograr el nivel actual. Interesantemente, las edades
radiométricas de esas rocas son de 2.7 billones de años. Dada la falta de conocimiento de las tasas
reales de erosión, esas estimaciones son increíblemente cercanas y el granito es suficientemente
duro de manera que la tasa de erosión puede ser incluso menor a una pulgada por cada mil años.”

Conclusión

El argumento de la erosión rápida es erróneo, no sólo por cuanto su lógica es completamente


torcida e inaplicable, sino que además se derrumba cuando se toman en cuenta los datos reales de
las rocas que vemos hoy, los cálculos llevan a dataciones para la edad de la tierra de millones de
años, tal como la ciencia lo postula hasta el día de hoy.

Por lo tanto Jack Chick nuevamente usa un argumento falaz para defender sus posturas que
tampoco se sostiene al revisar la evidencia.

42
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

El inexistente polvo lunar demuestra


un universo joven

L
A ÚLTIMA PRUEBA DE LA REVISTA TRATA DE PRUEBAS CÓSMICAS relacionadas nuevamente
con la luna. En la página 30, se presenta una viñeta con un dibujo de la luna, y con dos cuadros
de información, seguido de la conversación del Dr. Domínguez (creacionista) con el Rolando
Santana (evolucionista), este último ya a punto de colapsar después de las innumerables
“aplastantes pruebas” que el Dr. Domínguez le ha mostrado. Veamos los datos y el diálogo:

DD: Esto también te va a gustar… si 14.300.000 toneladas de polvo meteórico caen sobre la tierra
cada año…

[Fuente citada: Scientific American, Febrero de 1960, p. 132.]

DD: … la misma cantidad cae sobre la luna. En 5 mil millones de años, tendría más de 137 pies de
profundidad.

[Fuente citada: “The Creation Explanation” Kofahl & Sergraves, Harold Shaw Publishers, p. 190
(1975)]

DD: ¿Cómo es que en el primer vuelo a la luna, las huellas de Neil Amstrong sólo se enterraron en
unos dos milímetros de polvo?

RS: Caray… Es… ¡Es que la luna es joven! ¡Me voy a enfermar!

Este último argumento parte con una falacia non-sequitur70: Aun suponiendo que el dato de
Scientific American fuera correcto para la cantidad de polvo cósmico que cae en la tierra, no se
puede concluir (no se sigue) que la misma cantidad de polvo cósmico tenga que necesariamente
caer sobre la luna por un motivo evidente: la fuerza de gravedad de la tierra y de la luna además de
sus tamaños son completamente diferentes.

Pero es Chris Stassen71 quien da una explicación clara y precisa que refuta el argumento del polvo
lunar:

“El argumento: una única medición del flujo de polvo meteórico a la tierra da un valor de millones de
toneladas por año. Aunque esto es insignificante comparado con el proceso de erosión de la tierra
(cerca de una caja de zapatos llena de polvo por cada 4000 metros cuadrados cada año), no hay tal
proceso en la luna. La luna debería recibir una cantidad similar de polvo (quizás un 25% a lo más por
unidad de superficie debido a la menor gravedad), y debería haber una gran capa de polvo (cercana a
100 pies de grosor, 30 metros) si la luna tiene varios billones de años de antigüedad.

En su libro “Creacionismo Científico”, Henry Morris dice respecto de la tasa de flujo de polvo:

70
Para una explicación de la falacia Non Sequitur ver http://es.wikipedia.org/wiki/Non_sequitur
71
Fuente: http://www.talkorigins.org/faqs/moon-dust.html

43
El inexistente polvo lunar demuestra un universo joven

“La mejor medida ha sido tomada por Hans Pettersson, quien obtuvo el valor de 14 millones de
72
toneladas por año” (Morris 1974, p.152)

Pettersson estuvo en la punta de una montaña y recolectó polvo con un dispositivo diseñado para
medir niveles de smog. Él publicó sus cálculos donde medía la cantidad de níquel que recolectó,
asumiendo que el níquel estaba solamente presente en el polvo meteórico, y asumió que sólo un
porcentaje del polvo meteórico era níquel, lo cual le hizo llegar a ese valor (pero ya la primera
suposición era errada y eso causó que publicara un resultado con una vasta sobreestimación).

Los cálculos de Pettersson resultaron en un valor de cerca de 15 millones de toneladas por año. Él
creía que tal estimación era una sobreestimación, y él indicó en su paper que 5 millones de toneladas
por año era un número mucho más probable.

Mediciones mucho más exactas ya estaban disponibles a partir de los datos recolectados por los
satélites (sin posibilidad de contaminación terrestre) para el tiempo en que Morris publicó
“Creacionismo Científico” (1974). Estas mediciones más precisas daban un valor de unas 18 mil a 25
mil toneladas por año. Además estas mediciones estaban de acuerdo con los niveles de polvo
meteórico atrapado en los sedimentos de la tierra (es decir, el valor fue verificado por un chequeo
cruzado independiente).

Morris eligió usar los datos obsoletos con problemas conocidos, y los llamó la “mejor” medición
disponible. Sus cálculos están basados en un numero que es cerca de mil veces más grande. Con los
valores adecuados, la profundidad esperada del polvo meteórico en la luna es de menos de un pie
(menos de 30 centímetros).

Para más información, vea (Dalrymple 1984, pp. 108-111) o (Strahler 1987, pp. 143-144).

Hay un reciente paper técnico creacionista en este tópico que admite que el grosor del polvo en la
luna es concordante con la edad científicamente aceptada y de la historia del sistema solar (Snelling y
Rush 1993). Su abstract concluye que:

“Por lo tanto aparece que la cantidad de polvo meteórico y restos de meteoritos en la


superficie lunar, incluso tomando en cuenta los postulados de un intenso bombardeo
temprano, no contradice las escalas evolucionistas de multi-billones de años (aunque no la
prueba). Desafortunadamente, los intentos de contra respuesta de los creacionistas hasta
ahora han fallado debido a argumentos espurios o cálculos fallidos. Entonces, hasta que
nueva evidencia esté disponible, los creacionistas no deberían seguir usando el polvo de la
73
luna como evidencia en contra de una edad vieja de la luna y del sistema solar”

Incluso a pesar de que los propios creacionistas han refutado este argumento, (y las refutaciones de
la comunidad científica han estado disponibles al menos una década antes de eso), el argumento del
“polvo lunar” continua siendo propagado en su literatura [creacionista] “popular”…”

72
Morris, Henry, 1974. Scientific Creationism, California, Creation- Life Publishers. 217 pp. ISBN 0-89051-001-6
73
Abstract y texto completo del paper creacionista se encuentran disponible en el sitio de ICR:
http://www.icr.org/article/moon-dust-solar-system/ y también en el sitio web creacionista “Answer in
Genesis”: http://www.answersingenesis.org/tj/v7/i1/moondust.asp

44
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Conclusión

El argumento del polvo cósmico es inservible para la postura creacionista, tanto así que ha sido
refutado ¡Por los propios creacionistas del ICR! Incluso el ICR sugiere que tal argumento no sea
utilizado para no caer en mayor descrédito.

Sin embargo hasta el día de hoy el argumento sigue “vigente” en la revista “¿El Hombre Primitivo?”,
la cual intenta convencer a la gente de la falsedad de la teoría de la evolución y de la falsedad de la
ciencia. No queda más que concluir que hasta hoy esta revista vende mentiras como verdades con
tal de probar “la verdad”...

Y este es otro grave motivo por el cual un editor serio o preocupado por la verdad debería haber
corregido su publicación, o en su defecto haberla sacado de circulación. El hecho que ninguna de
esas dos cosas haya ocurrido muestra la poca seriedad de Chick Publications.

45
El inexistente polvo lunar demuestra un universo joven

{Esta página fue dejada intencionalmente en blanco}

46
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Problemas de tono y prejuicios hacia la


postura “evolucionista”

L a revista “¿El hombre primitivo?” es una publicación de corte marcadamente creacionista.


En ella el autor presenta a los personajes “evolucionistas” no sólo como personas
equivocadas, sino que además los muestra como malvados y egoístas, mientras que los
personajes creacionistas son buenos, caritativos y, por supuesto, están en lo correcto de acuerdo a
la interpretación creacionista.

Por ejemplo, después de recibir todas las pruebas creacionistas, el personaje de Rolando Santana se
enfrenta a sus otros colegas evolucionistas diciéndoles que “El Dr. Domínguez me ha convencido de
que la evolución es todo basura”. En una reunión al final, Santana reconoce que “He oído ambos
lados y estoy convencido de que los caballeros *creacionistas+ tienen razón. No lo dudo *… pero+ voy
a seguir haciendo películas de la evolución”. Ante la protesta del Dr. Domínguez de que “¿[Y lo hará]
aunque lave el cerebro y dañe el alma de estos niños?...”, Rolando Santana concluye diciendo
“Caballeros, ustedes sirvan a su Dios… que yo serviré al mío… EL DINERO… ¡Y mientras más mejor!”.

Es decir, el autor del cómic decidió mostrar que el personaje de Rolando Santana no sólo está
“equivocado” por creer en la evolución, sino que además es perverso y cuasi criminal, por cuanto él
ahora “sabe” que la evolución no es cierta, pero igual mantiene su postura negando “la verdad”;
Jack T. Chick no vacila en presentar a sus adversarios como lo peor: quienes no acepten que la
evolución es falsa son personas que ¡Están dispuestos a sacrificar el alma de los niños por dinero!

Esa forma de caricaturizar o denostar la postura adversaria dista mucho de ser ecuánime y honesta.

Además los argumentos que el “perverso” Rolando Santana hace al Dr. Domínguez, ¡Resultan ser en
general correctos! Pero el autor del comic los presenta de la peor forma posible para que se vean
fácilmente desacreditados. Sin embargo los razonamientos a favor de la evolución y la ciencia
presentados por la propia revista son apoyados hasta el día de hoy por la ciencia, tal como el análisis
de las “pruebas” lo demuestra.

Considerando lo anterior, la forma en que se presenta la historia es hostil e injusta hacia la ciencia y
sus partidarios en forma artificial y artera.

Una actitud correcta y honesta en cualquier tema controvertido es no “satanizar” a quienes piensen
diferente. El intentar hacer ver mal artificialmente al adversario para que el público se identifique
con la postura que uno defiende es caer en la falacia ad hominem; Lo correcto en un tema
controvertido es presentar prueba válidas y argumentos sólidos que demuestren que la postura que
uno defiende es cierta, y en ese caso es irrelevante que tan buena o mal persona sea la contraparte.

Todo lo anterior hace que la revista sea un pésimo ejemplo ético y de pésima argumentación.

47
{Esta página fue dejada intencionalmente en blanco}

48
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Conclusiones finales

C
OMO SE HA MOSTRADO EN ESTE TRABAJO, TODOS Y CADA UNO de los argumentos
creacionistas presentados en la revista de Chick “¿El hombre Primitivo?” no son válidos o
bien parten de premisas falsas, por lo que fallan totalmente en desacreditar la autoridad de
la ciencia y la validez de la teoría de la evolución. Incluso al contrario, las pruebas utilizadas en
muchos casos refuerzan a la postura “evolucionista”.

Los únicos argumentos que se hacen en la revista en la forma son “correctos” son las menciones al
Hombre de Piltdown y el Hombre de Nebrasca, los cuales efectivamente fueron un engaño y un
error, respectivamente. Pero cuando a reglón seguido el autor deshonestamente declara que
“muchos” otros hallazgos antropológicos caen en la misma categoría de fraude, su razonamiento es
erróneo y cae en una falacia de generalización indebida, invalidando irremediablemente su
argumento.

Al analizarse en el detalle los argumentos presentados en la revista, cada uno de ellos presenta
alguno de los problemas siguientes:

1. Descontextualización: se declara que ciertos estudios científicos “apoyan” al creacionismo,


pero al investigar el detalle de dichos estudios se ve que no lo apoyan, o incluso se oponen a
él. Esto ocurre porque se utiliza información parcializada que da la impresión de ser
problemática para la ciencia y la evolución solamente si se ignora el contexto del estudio.
Pero cuando se analiza el estudio y sus resultados en su contexto entonces se observa que
no es válido utilizar sus resultados de la forma en que se hace en la revista. Ejemplos de este
tipo de problemas son las menciones a los estudios de Mary Leakey, los supuestos
problemas de datación de carbono-14 y argón-potasio.
2. Ignorancia: el autor declara ciertas pruebas como concluyentes para su postura, sin
embargo tal apoyo se basa únicamente en el desconocimiento del autor del comic de la
validez de los resultados o estudios que alude, o bien ignora información relevante que
contradice su postura. Por ejemplo en el caso de las pruebas en contra del Hombre de
Pekín, existen fuertes pruebas científicas que lo avalan. Cuando el autor o sus fuentes no
entienden o ignoran la evidencia disponible, llegan a concluir erróneamente que las pruebas
científicas tiene problemas insalvables cuando en la práctica no hay tales problemas.
3. Uso de información desactualizada: al buscar argumentos para desacreditar la evolución,
cualquier estudio que apoye la postura creacionista es usado y dado como cierto sin
verificar si los datos utilizados son los mejores conocidos a la fecha. En muchos casos incluso
en 1976 ya existían resultados más precisos que demuestran que el argumento planteado es
erróneo. Es el caso del argumento del polvo lunar y las huellas del río Paluxy.
4. Uso de lógicas erradas y falaces: con tal de convencer se echa mano a argumentaciones
torcidas que en realidad no demuestran honestamente lo que dicen demostrar o bien que
caen directamente en falacias lógicas. Es el caso de los argumentos de erosión (falacia non-

49
Conclusiones finales

sequitur), los casos “Piltdown” y “Nebrasca” que implican a muchos otros hallazgos de
restos homínidos dudosos (falacia de generalización apresurada), o el problema de lógica
básica de usar el estudio de Mary Leakey como verdadero o como falso simultáneamente.
5. Continuación de uso de argumentos demostrados como erróneos: un estudio y sus
resultados pueden ser considerados válidos al principio, pero cuando nueva evidencia
demuestra su falsedad, lo honesto es que los resultados anteriores se dejen de usar. En el
caso de la ciencia, cuando el Hombre de Piltdown o el Hombre de Nebrasca fueron
demostrados como falsos y erróneos, la ciencia nunca más los ha utilizado como evidencia a
favor de las posturas científicas. En cambio en el caso de los creacionistas las huellas de
Paluxy fueron demostradas como no humanas en 1986 incluso por el propio ICR, y en el
caso del argumento del polvo lunar este fue desacreditado por propios estudios
creacionistas en 1993. Sin embargo la revista “¿El Hombre Primitivo?” sigue hoy a la venta
transmitiendo los mismos argumentos originales que son hoy demostradamente falsos.

Después de analizar todas y cada una de las pruebas esgrimidas, es un hecho que ninguna de ellas
logra hacer mella en la veracidad de los resultados científicos que apoyan la teoría de la evolución y
una tierra geológicamente de 4500 millones de años de antigüedad.

Por lo tanto, la revista “¿El hombre primitivo?” no demuestra la falsedad de la teoría de la evolución
ni demuestra la invalidez de las dataciones de las eras geológicas.

Y finalmente, dado que hasta ahora la realidad demuestra que la ciencia tiene razón en sus
interpretaciones de las eras geológicas y la teoría de la evolución, cualquiera que acepte dichos
conocimientos como válidos y correctos no está en lo absoluto mintiendo, siendo deshonesto, ni
está actuando por lavado de cerebro.

50
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

Epílogo: creencia, fe y ciencia


NOTA: esta es la opinión personal del autor de este documento. La validez (o invalidez) de los puntos
que a continuación se abordan no cambian ni alteran todo lo anteriormente expuesto.

E
S COMÚN QUE LOS CREACIONISTAN PIENSEN QUE la forma de operar de la ciencia es similar
al de la religión: En la religión muchas cosas deben aceptarse por fe, y los creacionistas
suponen que la ciencia también funciona basada en la fe. Se imaginan que los científicos
“creen” en las verdades científicas porque alguna autoridad científica lo dice y a partir de ahí los
científicos creen por fe que todo aquello es cierto.

Después de ese razonamiento los creacionistas suelen afirmar que las teorías científicas son sólo
“hipótesis sin fundamento”, “especulación” o “mentiras para lavar el cerebro de la gente”, y que no
hay razones para “creer” en ellas tal como los científicos lo hacen, de la misma forma que un
cristiano diría que no hay razones para creer en el Islam o el Budismo.

Cuando una persona cree por fe que algo es verdadero, significa que no posee pruebas concretas
que avalen su creencia, y en el fondo tal persona es un tipo de persona religiosa. En cambio si esa
persona considera que algo es verdadero porque hay pruebas que soportan tal afirmación, la
persona ya no cree, sino que ahora sabe que eso es cierto, y en tal caso la fe es innecesaria para
sostener la veracidad de su afirmación.

Los creacionistas suponen que la ciencia es en el fondo un tipo de religión porque desconocen la
evidencia que avala las afirmaciones de la ciencia, o niegan en forma dogmática que tal evidencia
sea válida, por lo tanto asumen que los científicos sólo pueden creer por fe.

Sin embargo la afirmación que la ciencia es un tipo de religión está totalmente equivocada. En
ciencia, el conocimiento basado en la fe no es científicamente válido.

Si un científico considera que algo es cierto lo hace porque tal “creencia” está basada en evidencia;
si algo no se puede probar o no se puede obtener evidencia que apoye cierta conclusión, el método
científico hará que tal idea sea desechada más temprano que tarde por la propia ciencia. Y aún más,
si la evidencia finalmente contradice cierta idea previa, tal “creencia” será descartada de la ciencia.

La ciencia no “cree” en cosas, sino que asume que ciertas cosas son ciertas porque “la mejor
evidencia disponible” así lo demuestra. Una consecuencia inesperada de esta filosofía científica es
que todos y cada uno de los postulados científicos aceptados siempre son tomados por ciertos en
forma provisional. En cualquier momento puede aparecer nueva evidencia que requiera reevaluar
todo lo antes conocido y aceptado, por lo que tomar el conocimiento actual como una verdad
inamovible es algo que los científicos evitan hacer por principio.

Lo anterior tiene una profunda implicancia que para muchos opositores a la ciencia es difícil de
creer: si aparece nueva evidencia que contradiga lo previamente conocido o aceptado, los científicos

51
Epílogo: creencia, fe y ciencia

no van a ignorar tal evidencia, no van a proscribirla ni declararán que ella es un sacrilegio. Al
contrario, los científicos intentarán estudiar con acuciosidad ese fenómeno para determinar por qué
esa evidencia es contradictoria con todo lo conocido, y si se descubre que el origen de la
contradicción es que las ideas previas estaban equivocadas (o incompletas), la ciencia dejará de lado
el antiguo conocimiento con tal de abrazar el nuevo recién descubierto, ya que el nuevo
conocimiento será más preciso, más confiable y más exacto en términos de describir la realidad.

Este proceso ha ocurrido en el pasado y volverá a pasar una y otra vez mientras el método científico
se aplique correctamente.

Cuando un científico demuestra que el conocimiento científico convencional está equivocado o es


incompleto, ese científico no es proscrito, castigado u olvidado, sino que se hace merecedor de los
más grandes premios y las más altas distinciones, como por ejemplo el premio Nobel.

En cambio en la religión se cree por fe. En especial se requiere fe para todo lo que no se puede
probar. Y como hay muchas cosas que no se puede probar, la religión exige creerlo porque la
tradición, la autoridad, la revelación o un libro sagrado así lo dicen. Esas verdades de fe se
denominan dogmas, verdades reveladas, doctrinas, etc. Pero cuando la realidad contradice a la fe
¿Las autoridades religiosas investigan quién tiene la razón, si es la realidad o la fe? ¿Estudian sin
prejuicios cuál es la opción correcta? En general la respuesta es un rotundo no; lo normal es que las
personas religiosas cierren filas en torno al dogma para defenderlo de la realidad.

Es por eso que la ciencia es odiada y despreciada por muchas personas religiosas. Las verdades
científicas que exponen la realidad entran en conflicto fácilmente con las verdades religiosas, y la
reacción natural de muchos no es buscar la verdad, sino defender su “Verdad”, cualquiera haya sido
antes del conflicto, aún si eso implica dar la espalda a la realidad.

Hay grupos cristianos como los menonitas (Amish) de Estados Unidos que se han aislado del mundo
moderno, de la ciencia y de la tecnología por considerar que esos conocimientos son diabólicos, de
manera que ellos viven en comunidades rurales donde no existe (ni usan) la energía eléctrica, la
televisión, la radio, la telefonía celular ni fija, ni nada que sea más reciente de dos siglos… Sin
embargo hay algo admirable en los menonitas: en su desconfianza por la tecnología y la ciencia,
ellos han sido absolutamente consecuentes en no utilizar ni acceder a los beneficios ni comodidades
que la ciencia y tecnología han traído al resto de la humanidad. Ellos han renunciado a conciencia a
sus ventajas.

Los creacionistas dudan que el método científico revele el mejor nivel de verdad que el ser humano
pueda alcanzar por sus propios medios, y en cambio llaman a los resultados científicos especulación
y mentira; sin embargo cuando un creacionista necesita transportarse de un continente a otro no
duda en usar un avión que es capaz de elevarse por los aires gracias a los descubrimientos
científicos. En ese caso para ellos no es un problema que ese tipo de descubrimientos hayan usado
el mismo método científico que ellos desprecian con pasión cuando se trata de geología o evolución
biológica.

52
“¿El Hombre Primitivo?”: Un desafío a la ciencia y a la teoría de la evolución

¿Debería entonces exigirse que las personas hagan una declaración de “fe en la ciencia” antes de
aprovechar sus beneficios? ¿Debería excluirse de sus beneficios a quienes nieguen que la ciencia es
fidedigna? ¡No!, la ciencia y sus beneficios deben ser un bien para toda la humanidad, no sólo para
un grupo de elegidos o para sus fieles. Sus beneficios deben ser accesibles a todos quienes quieran y
puedan disfrutarlos, sin hacer diferencias por sus creencias personales a favor o en contra.

Pero para que esos beneficios alcancen a las personas, se necesita que la ciencia siga trabajando
libremente, sin ataduras ni censuras, y que el conocimiento científico permee cada vez más a la
sociedad, a niños, adultos y ancianos.

Es por eso que cuando el creacionismo intenta desacreditar a la ciencia y sus descubrimientos con
tal de afirmar sus posturas y creencias religiosas, cuando intentan lavar el cerebro de la gente
diciendo que los científicos son seres malignos, egoístas, falsos y mentirosos, en realidad están
haciendo un gran daño a la humanidad.

Si la postura creacionista tiene éxito en imponer a los ojos de la sociedad la falsa percepción de que
la ciencia es algo maligno, falso y fraudulento, ese día la ciencia podría desaparecer gracias al
descrédito y la falta de apoyo, o peor aún, gracias a la persecución y la intolerancia. Si tal negro día
llega, los beneficios actuales y futuros que la ciencia puede ofrecer a la humanidad se perderían
irremediablemente, y llevarían a la humanidad a un nuevo periodo de oscurantismo donde nadie ni
nada podría cuestionar al dogma religioso, y quien osara desafiarlo merecería la hoguera
inquisitorial, tal como ya ocurrió en el pasado.

53
Epílogo: creencia, fe y ciencia

{Esta página fue dejada intencionalmente en blanco}

54

También podría gustarte