Está en la página 1de 4

Gustavo Paz Barboza

Centro Regional de Profesores del Norte


Rivera. Uruguay

Trabajo Final “las misiones de la Universidad”

Actualmente me desempeño en una institución encargada en la formación de docentes.


Para la formación en educación las cuestiones de la investigación y la extensión resultan
fundamentales, entre otras cosas por la propia naturaleza de la actividad docente, la cual
se encuentra en contacto directo con la comunidad y tiene entre sus propósitos la
transformación de la sociedad y la construcción de prácticas que contribuyan al
desarrollo de perspectivas críticas y la autonomía de los sujetos.

Lo cierto es que aun teniendo en cuenta estas consideraciones, en el campo de la


formación docente, la producción de conocimiento a través de la investigación es
relativamente nueva y quizás por ello se haya convertido en una preocupación
generalizada, desde las autoridades educativas, los cuerpos docentes, los estudiantes y el
propio estado. Siguiendo estas líneas podríamos decir que encontramos muchas
coincidencias con Carlos Aveledo y Arturo López Dávalos (s/f) en cuanto su
afirmación, “Las universidades nacieron como instituciones integradas por
comunidades de maestros y estudiantes cuya principal misión era la formación de
líderes, intelectuales y clérigos.” (p.1) En este sentido las instituciones de formación
docente mantienen mucho –o lo han hecho hasta ahora- esos rasgos fundacionales de las
universidades, que las ubican más bien dentro de concepciones muy tradicionales, en
donde la formación del “liderazgo” y el carisma se presentan muchas veces como
prioridad. Cabe señalar también que esta tendencia viene siendo desafiada desde las
políticas que promueven y estimulan la investigación hasta la incorporación creciente de
las generaciones más jóvenes a los espacios formativos.

Como se señaló anteriormente, la creciente preocupación por la investigación y la


extensión ha significado en muchos casos la idea de empezar siempre desde cero y
desde marcos disciplinares cerrados, proceso que resulta poco productivo desde el
punto de vista del conocimiento, de su utilización y reutilización así como desde el
punto de vista de la demanda social del mismo, “adaptar conocimiento existente, esto
también tiene que hacer una política científica, mucho conocimiento ya está, está en
el estante y a lo mejor hay que adaptarlo o engarzarlo socialmente con las necesidades
locales; articular nuevos conocimientos con saberes tradicionales(…)” (2012: p.241)
Gustavo Paz Barboza

Centro Regional de Profesores del Norte


Rivera. Uruguay
Un punto crucial es el fortalecimiento del contacto con la comunidad y el entorno
social, la identificación de la demanda y las necesidades sociales y la posibilidad de oír
la voz de la gente en un ámbito que posibilite el desarrollo de relaciones horizontales, ya
que aun en la actualidad existe una suerte de separación entre el campo institucional y el
social, lo que es muy cuestionado en el discurso pero difícil de procesar en las prácticas
profesionales cotidianas, en donde la producción, divulgación e intercambio de saberes
asume la forma de comunicación autorreferencial en unos casos y en otros destinada a
personas que son los destinatarios pasivos de formas de conocimiento que no los
implican, o sí los implican pero que no podrían entender por el hecho de no pertenecer
a la comunidad de investigadores o profesionales de la disciplina.

Como señala Javier Bráncoli (2010): “No existe un lugar exclusivo del saber ni espacios
donde, a priori, la producción del saber quede excluida. El conocimiento surge de las
prácticas a partir de su reflexividad desarrollada desde todos los ámbitos, haciendo uso
de las diversas capacidades de todos los actores intervinientes y mediante la labor
interdisciplinaria. Solo con esta convicción se puede resignificar la labor de extensión
universitaria como parte esencial de la labor de la universidad en la sociedad.” (p.13)
Bajo esta concepción, entendemos que una de las principales barreras a superar desde
las instituciones de formación en educación es la de restringir su ámbito de acción
exclusivamente a las prácticas educativas curriculares y formales. El desarrollo de una
fuerte ética profesional, el compromiso social del profesional de la educación y la
concepción de la misma en un sentido amplio significarían un paso fundamental para
repensar las prácticas y redimensionar el campo de conocimiento y usos de los mismos
de cara a las necesidades de la sociedad.

En el ámbito de la formación docente, además, es importante cuestionarse el por qué y


el para qué de la investigación y extensión. Especialmente porque se presenta como
campo problemático en la lógica dialéctica entre la democratización y el elitismo1.

Resulta muy significativa la reflexión de Eduardo Rinesi (2012), “(…) me parece que
uno puede pensar el compromiso social en la función de extensión de las universidades
de otra manera. Sin culpas, sin suponer que estamos haciendo extensión porque hay
1
Se ha introducido esa idea de dialéctica entre la democratización y elitismo en el entendido que refleja
muchas de las características del campo de la formación docente. El cual es democrático en el sentido
que es abierto y gratuito, pero en donde pesan con mucha fuerza las diferencias en cuanto al capital
cultural de los estudiantes .
Gustavo Paz Barboza

Centro Regional de Profesores del Norte


Rivera. Uruguay
alguna gente que necesariamente quedará fuera de la universidad; sin suponer que
hacemos extensión y que allí servimos a la sociedad porque después en todo lo otro que
hacemos somos perfectamente independientes y autónomos, porque lo que investigamos
lo investigamos porque nos interesa a nosotros y nada más.” (p.14) Se deberían concebir
las interacciones en un plano más ético y no únicamente como una instancia formal.

Algunas de las experiencias de vinculación desarrolladas en la institución en la cual me


desempeño profesionalmente fue desarrollada durante este año entre el departamento
académico de historia y organizaciones de Derechos Humanos, con un ciclo de charlas y
conferencias en las cuales participaban algunos ex-presos políticos de la última
dictadura cívico militar, quienes contaban su experiencia ante auditorios compuestos por
estudiantes de diversas instituciones y el público invitado. Una de las grandes
preocupaciones de los compañeros de historia, que también es una preocupación general
en la institución pasa por el hecho del desconocimiento generalizado de la historia
reciente y el papel pasivo que han jugado al respecto las instituciones educativas en los
diferentes niveles de enseñanza, sea obviando el tratamiento desde una visión crítica y
problematizadora, sea aceptando viejas teorías conservadoras impulsadas desde algunos
grupos de poder, como por ejemplo la “teoría de los dos demonios”.

Estos ciclos de charlas y conferencias permitieron dar mayor visibilidad y legitimidad a


los grupos participantes, sobre todo considerando el contexto en el cual desarrollamos
nuestras actividades, en el marco de una ciudad del interior del Uruguay en donde
predominan o se impone cierta hegemonía cultural muy conservadora y tradicional. A su
vez también abren la posibilidad de un mayor involucramiento social por parte de
docentes y estudiantes en temáticas e inquietudes sociales, posibilitando un intercambio
más fluido y directo y ampliando también el ámbito de participación y acción de los
profesionales de la educación. Asumiendo posturas más críticas y comprometidas y
trabajando junto a diversas organizaciones civiles en torno al ejercicio de una
ciudadanía más activa y comprometida.
Gustavo Paz Barboza

Centro Regional de Profesores del Norte


Rivera. Uruguay

Referencias bibliográficas:

Abeledo, C.; López, A. (s/f) La investigación en la universidad: ¿por qué y para qué?

Báncoli, J. (2010) Donde hay una necesidad, nace una organización. Surgimiento y
transformaciones de las asociaciones populares urbanas. Facultad de Ciencias Sociales,
Ediciones Ciccus, Argentina.

Estébanez, M. (2012) Producción de conocimiento y necesidades sociales. Aportes de


la universidad al fortalecimiento de las políticas públicas. Universidad y políticas
públicas. El desafío ante las marginaciones sociales. Jornadas interdisciplinarias de la
UBA sobre marginaciones sociales.

Rinesi, E. (2012) ¿Cuáles son las posibilidades reales de producir una interacción
transformadora entre Universidad y Sociedad?. I Jornadas Nacionales ̈Compromiso
Social Universitario y Políticas Públicas. Debates y Propuestas ̈. Mar del Plata, 25 y 26
de agosto de 2011.

También podría gustarte