Está en la página 1de 5

Se propone al inicio de este trabajo la lectura y abordaje de dos figuras míticas preponderantes no sólo

por la potencialidad metafórica de estas, sino también por su perdurable continuidad en el imaginario
cultural de occidente que ha hecho que también se hayan usado y aun hoy se permanezcan como
alegorías de la experiencia humana y por ende, tal y como Aristóteles plantea la relación de
correspondencia entre el conocimiento y los sentidos, correlato de una historia de la percepción que
podríamos denominar, historia de la experiencia estética.

se hayan usado y aun hoy se permanezcan como alegorías..

Porque se apiada o siente empatía Hefesto (técnica, herrero) de Prometeo

Las cadenas de bronce de Hefesto a Prometeo como la técnica perfecta Verso 18

Verso 169 Ufanarse arrogantemente de su técnica perfecta

Sísisfo y Prometeo son útiles, la diferencia es que uno es individual y el otro un bien común.

No son formas de la experiencia, ni formas de la percepción, ambos son formas del arte, están en

medio de la obra creada y el impulso o la inspiración

Esfuerzos inútiles – Hiperrealismo, Prometeo comunicativo y útil

Sísifo es un esfuerzo de la individualidad, del genio, la conceptualidad.

Los dos se han excedido (hybris)

El parecido es que ninguno vive el presente

Procedimientos del arte, la estética está antes y después

1
Lo que se describe es una experiencia también. Ecfrasis antes de Prometeo

Falsificadores

Derrida apunta a una textualidad general indiferenciada, la deconstrucción viene a ser un

método de lectura de textos, de operaciones textuales y estrategias heurísticas

2
El arte no solo reduce a la técnica, se vuelve idealista, por eso mismo…

Conformaciones ingenuas, pensarlo desde las piezas mismas…

No tomo postura por ninguno de los autores aquí expuestos… (Marion, Derrida, Bourriaud,

Gadamer)

El problema consiste en que la teoría ha mantenido una constante discusión que oscila entre la

técnica y la experiencia sensible, haciendo carga en un intento de una definición del arte en estas

dos vías, que resulta perjudicial para el arte

Hay una necesidad constante en la experiencia estética, esta consiste en hallar nuevas formas de

exploración tanto para una revisión de conceptos como para una enseñanza que prescinda de ellos. Se

establece aquí la problematización del aprendizaje y encuentro con el arte a través de una tercera vía que

no sea solamente la sensible o solamente la conceptual, sino más bien lo gnoseológico que no prescinde

de la experiencia sensible porque opta por los datos(lo dado) al tiempo que aprovecha

la experiencia individual. Con esto no se trata de buscar una pedagogía del o en el arte, sino una
epistomología que en el futuro nos proporcione una pedagogía

Explorar la potencialidad simbólica de Sísifo y Prometeo a través de la écfrasis

La educación sensible

Bildung

Los conceptos representación e hiperrealidad nos conducen al tema de la interpretación

(Acaso, 2096b), porque hay que darle la vuelta a la tortilla y darle el poder al espectador,

desterrando el mito de que es el emisor el creador del mensaje. Si soy yo, el receptor, quien

3
construyo el significado, soy yo, el receptor, el constructor del mensaje. Soy yo la que cuando ve

La naranja mecánica interpreto que el malo de la película es el ministro del Interior y no e\pobre

Alex; soy yo la que, cuando me retuerzo ante el anuncio de Benetton en el que yace postrado un

enfermo y su familia, interpreto la visión de una nueva pietá donde el moribundo tiene sida; soy

yo la que pienso en el mal de las vacas locas cuando contemplo las vísceras de diferentes

animales mantenidos en formol en la obra de Damien Hirst. No son ni Kubrick, ni Toscani, ni

Hirst: el constructor del mensaje soy yo, a partir de sus propuestas, pero esponjadas por mi

cultura, mi imaginación, mi vida y el contexto donde consumo dichas representaciones, el que las

termino, las hago, las fabrico. Darle este poder al espectador, inflar su autoestima, reconocer su

papel. Es labor de una educación artística comprometida con lo que está pasando ahora, tanto en

el terreno de las artes visuales como en el de las imágenes informativas y comerciales, analizarlos

procesos de interpretación y proclamar el valor del receptor en la construcción del mensaje.

Dicho desarrollo se lleva a cabo dialogando con el concepto de alegoría de Schelling:   

Página 21 lecciones sobre estética Hegel

Entonces, si abriéramos unas lecciones sobre el arte o la estética con una pregunta
de este tipo («¿Qué es el arte?», «¿Cuál es el origen del arte?», «¿Qué quiere decir
arte?», etc.), la forma de la pregunta constituiría ya una respuesta. El arte se vería
entonces predeterminado o pre-comprendido en ella. Una oposición conceptual que
sirvió tradicionalmente para comprenderlo seguiría, como siempre, actuando: por

4
ejemplo, la oposición entre el sentido, en tanto contenido interno, y la forma (...)
Este sentido informaría desde el interior, como un contenido, distinguiéndose de las
formas que informa. Para pensar el arte en general acreditamos, entonces, una serie
de oposiciones (sentido/forma, interior/exterior, contenido/continente, significado/
significante, representado/Representante, etc.) que estructura, precisamente, la
interpretación tradicional de las obras de arte. (Derrida 2005, p. 33).

Derrida, J. (2005). La verdad en pintura. Buenos Aires: Paidós SAICF.

“Una buena traducción debe ser abusiva” (Derrida, Diseminación)

Sísifo y Prometeo, dos imágenes familiares en la Historia del Arte.

Sísifo y Prometeo, dos figuras simétricas en la historia del arte.

Los caminos de la Historia del arte: Los ascensos y descensos de Sísifo y Prometeo.

Sísifo y Prometeo, unidad y oposición en el Arte.

También podría gustarte