Está en la página 1de 15

Creatividad verbal

PRODUCCIÓN Y COMPRENSIÓN DE METÁFORAS

Estudio Exploratorio sobre Creatividad Verbal Producción y Comprensión de Metáforas en

Niños y Niñas de 4 a 12 Años de Edad

César Augusto Bernal Torres, Fabio Alejandro Galvis Mendiwelson y Jaime Yañez Canal1

Universidad Santo Tomás de Aquino

1
Asesor del trabajo de grado
Creatividad verbal

Contenido

Problema de investigación (enunciado y formulación)

Objetivos (general y específicos)

Justificación y delimitación de la investigación

Marco de referencia (marco teórico, conceptual, etc.)

Hipótesis (cuando sea necesario)

Método (participantes o sujetos, aparatos o equipo, procedimiento -tipo de estudio, diseño de

investigación, instrumentos de recolección de información, fases del estudio-)

Resultados

Análisis y discusión

Cronograma de actividades

Presupuesto

Bibliografía
Creatividad verbal

Problema de investigación

Al revisar la información existente relacionada con la capacidad de producción y comprensión de

metáforas por parte de niños y niñas en edades tempranas, se observa que hay polémica entre los

diferentes teóricos que han estudiado o están estudiando el tema, ya que mientras para algunos

constructivistas de la comprensión, el lenguaje metafórico no requiere ninguna explicación particular,

debido a que tanto la producción como la comprensión obedecen a los mismos principios del lenguaje

literal (Alonso y De Vega 1985) y evolucionan según el mismo tipo de serie ordenada de etapas que

Jean Piaget plantea para muchas esferas del desarrollo mental y que Eric Erikson detectó en el campo

de la personalidad (Gardner, 1987).

De otra parte, investigadores como Desrosiers (1978), Gardner (1987) y Grissolle (1991) entre

otros , concuerdan en afirmar que sin conocimiento alguno del lenguaje retórico, los niños y niñas

recurren espontáneamente al juego de este lenguaje como un medio de expresión del mundo y de su

ser.

También el propio Gardner (1987) al referirse a la metáfora señala que lo que hace tan fascinante

el estudio del lenguaje metafórico, es que cuando se observan las clases de metáforas que producen los

niños y niñas resulta evidente que estas no mejoran con la edad.

Para el mencionado investigador en los primeros años de vida de los niños y niñas es en los que

se producen las más llamativas figuras retóricas y entre ellas la metáfora, mientras que a medida que

mejora la capacidad de comprender el lenguaje retórico con la edad, la producción espontánea parece

declinar con relación a la comprensión.

Fundamentado en los planteamientos anteriores, y dada la importancia que cada día adquiere la

expresión creativa y espontánea en los niños y niñas, esta investigación considera relevante y oportuno

adelantar un estudio, en nuestro contexto, que permita responder a los siguientes interrogantes

relacionados con la producción y comprensión de metáforas por parte de niños y niñas de la ciudad de

Bogotá:

¿Existe relación entre la capacidad de producción y la de comprensión de metáforas por parte de

los niños y niñas de la ciudad de Bogotá?


Creatividad verbal

¿Mejora la capacidad de los niños y niñas de la ciudad objeto del estudio, para comprender

metáforas a medida que aumenta la edad de estos y estas?

¿Desmejora la espontaneidad en la producción de metáforas por parte de los niños y niñas que

participan en el estudio a medida que aumenta la edad?

¿Es similar el tipo de metáfora que producen y comprenden los niños y niñas en las diferentes

edades?

Objetivos del estudio

Objetivo general

Analizar la relación entre la capacidad de producción y la de comprensión de metáforas en un

grupo de niños y niñas de la ciudad de Bogotá.

Objetivos específicos

Evaluar la capacidad de los niños y niñas de la ciudad objeto del estudio, para comprender

metáforas a medida que aumenta la edad de estos y estas.

Determinar la espontaneidad en la producción de metáforas por parte de los niños y niñas que

participan en el estudio a medida que aumenta la edad.

Analizar el grado de similitud del tipo de metáfora que producen y comprenden los niños y niñas

en las diferentes edades.

Justificación y delimitación de la investigación

Justificación

Esta investigación se amerita por la importancia que se le reconoce a la capacidad creativa del ser

humano para responder a los retos cada vez mas complejos a los que hoy nos debemos enfrentar los

seres humanos en los diferentes momentos de nuestras vidas. También porque es una reacción contra el

excesivo énfasis que los psicólogos contemporáneos ponen en el aspecto puramente cognitivo, en

detrimento de la capacidad espontánea y creativa del ser humano.

Delimitación

La investigación será un estudio exploratorio, con una muestra intencional de niños y niñas de

dos instituciones escolares de la ciudad Bogotá.


Creatividad verbal

Marco de referencia

La metáfora como figura retórica ha interesado a muchos pensadores durante cientos de años.

Sin embargo, los estudios sobre la metáfora en el niño, son realmente limitados, especialmente en lo

relacionado con producción y comprensión.

Las pruebas más encantadoras y esclarecedoras respecto al lenguaje figurado en el niño, dice

Dale (1989), las ofrece Kornei Chukousky. Chukousky famoso escritor y traductor de cuentos para

niños soviéticos, quien a través de los años coleccionó y analizó cientos de anécdotas sobre lenguaje

infantil, de donde llegó a considerar a la etapa que va de los 2 a los 5 años, el período de la genialidad

lingüística.

Los estudios efectuados por el psicólogo Richard Billow, muestran que los preescolares son

especialmente propensos a producir figuras retóricas imaginativas, aunque después de los 6 años,

aproximadamente, ese empleo novedoso de las palabras parece declinar en el habla espontánea

(Gardner, 1987).

Respecto a la comprensión, Grissolle (1991) sostiene que con una educación preescolar basada

en el lenguaje figurado propio del habla cotidiana, si se habilita a los pequeños para comprender estas

construcciones verbales, los menores logran tal comprensión , aunque dichas expresiones estén lejos de

ser producidas por los propios pequeños.

Para probar esta hipótesis el propio Grissolle (1991) llevó a cabo un estudio en escuelas

colombianas, cuyo objetivo fue evaluar la capacidad del niño, en torno a la comprensión de fábulas.

La muestra la constituyeron niños de 2° y 3° de primaria, cuyas edades oscilaron entre 6 y 10

años. Los resultados mostraron que si bien al comienzo los niños no entendían nada, luego de

familiarizarse con el género, pudieron establecerse relaciones hasta hacerse expertos en la comprensión

de las fábulas, a tal punto que muchos de ellos las pudieron producir.

Es claro que los anteriores planteamientos, hacen referencia ya sea a la producción o a la

comprensión, pero ninguno muestra relación entre ambos factores, por consiguiente, en adelante, se

abordan los estudios que plantean alguna comparación entre los dos procesos, con el fin de mostrar el

estado actual de estos estudios y el interés que despierta el tema para su estudio.
Creatividad verbal

Después de un detallado análisis sobre las diferentes investigaciones en las que se compara la

producción y comprensión del lenguaje literal, durante los primeros años del niño, Dale (1989)

concluye que si bien en dichos estudios la hipótesis subyacente plantea que el niño entiende

determinados rasgos gramaticales antes de empezar a generarlos, los resultados parecen indicar que hay

casos en que la comprensión probablemente precede a la producción, otros en que son simultáneos y

aun otros en que la comprensión es posterior a la producción.

De otra parte, investigaciones de orientación estructuralista, consideran que el lenguaje

metafórico no requiere ningún estudio ni explicación particular, ya que la producción y comprensión

obedece a los mismos principios que el lenguaje literal (Alonso y De Vega, 1985).

Sin embargo, estudios recientes desarrollados por Gardner y colaboradores (1987), aportan

nuevos datos a la discusión, relacionada con la producción y comprensión de metáforas. De una parte,

según el autor, cuando se analiza la producción de metáforas, parece que es en los primeros años de

vida en los que se encuentran las más llamativas metáforas que a cambio de mejorar con la edad,

declinan a medida que el niño mejora su capacidad de comprensión de metáforas de otras personas, o

por el advenimiento de la conducta convencionalizada y gobernada por reglas. De otra parte, los datos

indican que la comprensión se va desarrollando lentamente en el transcurso de la infancia. Lo que hace

pensar que en el caso de la metáfora, la producción aventaja a la comprensión. Para su investigación,

Gardner (1987) realizó tres estudios. El primero consistió en examinar las grabaciones del habla

espontánea de un niño que habían sido recopiladas durante un período de tres años a intervalos de dos

semanas, por el psicolinguista Roger Brown.

De este estudio se observó que entre los 2 y 5 años de edad, el niño produjo 185 frases

catalogadas por los investigadores, como metáforas auténticas. Casi todas ellas eran nuevas

denominaciones para objetos comunes a su medio. Pero para todas las edades consideradas, las

metáforas del niño se fundaban en el modo de manipular un objeto, en la forma de éste, o en ambos

factores. Ni una sola de sus metáforas fue conceptual o expresiva, es decir, ninguna hacía referencia a

intenciones o características psicológicas en la consideración de cualidades.


Creatividad verbal

En el segundo estudio, en el que también se examinó la transcripción del habla de otros dos

chicos durante sus juegos espontáneos efectuados a lo largo de un período similar, se observó que estos

niños también produjeron frecuentes metáforas, pero manifestaron una notoria diferencia en cuanto al

tipo de éstas. Mientras casi todas las metáforas producidas por uno de ellos se fundaban en la

manipulación de los objetos, las del otro estaban basadas en similitudes preceptuales en gran medida

independientes de todo apoyo gestual. Este hecho llevó a pensar a los investigadores que los dos tipos

diferentes de metáforas que se encuentran en el lenguaje temprano, pueden ser resultado de las

diferencias individuales más que ser producto de una determinada etapa del desarrollo mental.

El tercer estudio realizado por Gardner y Margareth Mccarthy (1987), fue de tipo transversal y a

gran escala con niños preescolares. En lugar de considerar el habla espontánea de los niños, se

confeccionó un juego en el que el niño y el experimentador se turnaban para dar nombres

“supuestos”, a una serie de objetos.

En general, este estudio a gran escala, corroboró los resultados de los estudios longitudinales.

Una vez más, sus metáforas se basaron principalmente en el aspecto exterior, en especial en la forma de

los objetos. Sin embargo, se encontró que en este estudio no se produjo ninguna disminución con la

edad.

En el caso de la comprensión del lenguaje figurado, Gardner (1987) sostiene que cuando se

presentan al niño frases en las que establece un vínculo entre el universo físico y el universo de los

rasgos psicológicos, los niños más pequeños hacen interpretaciones en las que tienden a proponer

explicaciones mágicas para estas metáforas.

Los niños de 5 y 7 años, buscan resolver el problema por vía de alteración de la relación entre los

dos términos de la metáfora. En lugar de equiparar los dos términos, los asocian (ej.: ante la metáfora,

“los niños son el espejo de los padres” los niños dicen que “los padres compran espejos para los

niños”). Sólo a mediados de la etapa escolar entre los 8 y 9 años de edad, comienzan a percibir los

niños que se está hablando de un proceso psicológico, pero es al comienzo de la pre-adolescencia, entre

los 11 y 12 años, cuando se dan las verdaderas interpretaciones del lenguaje metafórico.
Creatividad verbal

En síntesis: ¿Qué puede concluirse de este conjunto de estudios y de los hallazgos empíricos

respecto a la producción y comprensión de metáforas en el niño?

Cuando menos, que el lenguaje figurado en el niño es un terreno por explorar que puede dar

grandes aportes a la discusión que hoy se plantea la psicología del desarrollo, respecto a si la diferencia

del desarrollo mental obedece más a diferencias en los contenidos que maneja el niño o a diferencia en

las estructuras mentales y, además, si éstas determinan, a su vez, que cada forma superior de

organización sea una forma de comprensión o de toma de conciencia de lo que en el nivel anterior era

sólo producción.

Hipótesis

En virtud de lo anterior, la presente investigación se orientará a profundizar sobre las siguientes

hipótesis:

H1: en el caso de la metáfora en niños y niñas la producción aventaja a la comprensión.

H2: la capacidad de los niños y niñas de la ciudad en la que se realizará el estudio, para

comprender metáforas mejora a medida que aumenta la edad de estos y estas.

H3: la espontaneidad en la producción de metáforas por parte de los niños y niñas que participan

en el estudio declina a medida que aumenta la edad.

H4: existe similitud del tipo de metáfora que producen y comprenden los niños y niñas en las

diferentes edades.
Creatividad verbal

Método

Tamaño de la muestra

La muestra la conformarán 128 niños y niñas de entre 4 y 12 años de edad, que cursan estudios

básicos en dos colegios de la ciudad de Bogotá. Todos los niños y niñas participarán en el estudio en

forma voluntaria.

Material

Para el estudio se utilizaran diferentes implementos de la vida cotidiana, tales como: lapiceros,

llaveros, hojas de papel, paraguas, almohadillas, trozos de madera, títeres, cuadernillos con metáforas y

grabadora manual.

Procedimiento

Como instrumento de recolección de información se utilizará un formato constituido por dos

pares de cuestionarios: un par para evaluar producción y comprensión de metáforas basadas en

fundamentos físicos y un segundo par para evaluar producción y comprensión de metáforas

conceptuales o expresivas. La información solicitada a través de los formatos, se registrará mediante la

ayuda de la grabadora manual.

Se comenzará por elaborar los formatos o cuestionarios de evaluación, para lo cual se requerirá

de un jurado calificador conformado por cinco jueces para su validación.

Una vez validado el instrumento mediante el concepto de jueces y una prueba piloto de 25 niños,

se entrará en contacto directo con las directivas del plantel y los niños con quienes se desarrollará la

experimentación.

El encuentro y trabajo con los alumnos, previo a la evaluación, se hará con el objeto de

sensibilizar a los niños, mediante actividades distintas de las que la escuela presenta normalmente, y

crear motivación en los niños para participar en dichas actividades. Se trata, en suma, de juegos

susceptibles de provocar la actividad creadora especialmente a nivel verbal. Debido a que las visitas

facilitarán la integración con el medio escolar y crearán un clima pedagógico permisivo, se obtendrá la

colaboración de los niños.


Creatividad verbal

Partiendo de los pasos anteriores, se procederá a desarrollar el trabajo de campo específico de la

investigación, siguiendo dos fases: una orientada a evaluar producción, con la participación de 64 niños

y niñas. Otra, a evaluar comprensión, con participación de igual número de niños y niñas. Distintos a

los de la fase 1, pero con las mismas características.

La fase I se realizará en dos sesiones: “A”y “B”.

La sesión “A”, orientada a evaluar la producción de metáforas basada en fundamentos físicos de

los objetos, consistirá en un juego con títeres, en el que los niños y el experimentador se turnan para

dar nombres “supuestos” a una serie de objetos, tales como un plato, un lápiz o un trozo de madera;

durante el ejercicio los niños podrán manipular de manera voluntaria los objetos.

La sesión “B”, orientada a evaluar producción de metáforas conceptuales o expresivas, consistirá

en presentar al grupo de niños, frases en las que se establece un vínculo entre el universo físico y el

universo intelectual, o de los rasgos psicológicos de los niños y niñas que participarán en el estudio.

En esta prueba, se le pedirá al niño cambiar la última parte de la frase modelo con las palabras

que cada niño quiera: ej.: los investigadores presentarán la frase “los niños son unos angelitos” y, acto

seguido, pronunciará la misma frase, pero cambiará las últimas palabras así: “los niños son unos ositos”

etc.

Cuando se den más de tres ejemplos de modificación de la frase, se volverá a pronunciar sólo la

parte inicial de la frase de forma interrogativa así: “¿Los niños son…?” con el propósito de elicitar en los

niños la intención de completar dicha frase. La metodología será la misma para todas las frases.

La Fase II, igual que la Fase I, también se desarrollará en dos sesiones: “C” y “D”.

La sesión “C”, orientada a evaluar la comprensión de metáforas basadas en fundamentos físicos

de los objetos, se le presentarán a los niños y niñas cinco frases. Cada frase mostrará el cambio de

nombre de un objeto por otro, en virtud de una relación de semejanza y se le preguntará a los niños y

niñas “¿Qué piensa usted de eso?”. ej.: el investigador presentará al grupo de niños y niñas la frase

“un niño que se encontraba sentado en una silla del salón de clase expresó: este caballo está cansado”

y se interroga a los niños y niñas ¿Qué piensan ustedes de eso? ¿Qué quiso decir el niño o niña con

esta frase? El procedimiento es el mismo para todas las frases.


Creatividad verbal

La sesión “D”, orientada a evaluar la comprensión de metáforas conceptuales o expresivas,

consistirá en presentar al niño o niña, cinco frases en las que se establece un vínculo entre el universo

físico y el universo de los rasgos psicológicos o conceptuales, para pedirles que interpreten su

significado. ej.: los investigadores presentarán la frase”los niños(a) son los espejos de los padres” y,

dirigiéndose a los niños y niñas, les dirán: “para ustedes, ¿qué significa eso?”, ¿Qué significa que los

niños o niñas son los espejos de los padres?

Cada sesión se realizará con grupos de ocho niños y niñas , para los siguientes rangos de edad: 4

< 5, 5 < 6, 6 < 7, 7 < 8, 8 < 9, 9 < 10, 10 < 11, 11 < 12 años. Cada grupo de ocho niños y niñas,

participarán en dos pruebas, todas relacionadas con el mismo proceso, es decir, el grupo que

participará en producción de metáforas basadas en fundamentos físicos y producción de metáforas

conceptuales. Otro grupo diferente, hará parte de las pruebas de comprensión. El proceso será el

mismo para todos los rangos de edad.

Resultados

En primer lugar, se procederá a identificar cuáles expresiones o interpretaciones se definen como

metáforas y cuáles no, para cada tipo de metáfora (metáforas basadas en fundamentos físicos y

metáforas conceptuales o expresivas), según el rango de edad de los niños. Para esto se utilizará la

“Guía para la Caracterización de Producción y Comprensión de Metáforas”, elaborada para este

estudio.

El segundo paso consistirá en crear una tabla de frecuencias, en la que se registrará la

cuantificación de las puntuaciones obtenidas para cada rango de edad, según cada una de las pruebas.

Con los datos que se obtengan de estos dos pasos; se procederá a probar las hipótesis del

estudio, que plantea que en el caso de la metáfora la producción aventaja a la comprensión. Para ello

se utilizará la prueba estadística conocida como Rangos de Spearman (As) cuya fórmula es:

6?
2
d
rs =
? ?
1

nn ?1
2

Se confrontarán, entonces, las puntuaciones de producción versus las puntuaciones de

comprensión para los diferentes rangos de edad, según cada tipo de metáfora.
Creatividad verbal

Discusión de resultados

La discusión de los resultados se realizará relacionando los resultados del trabajo de campo de

esta investigación en función del planteamiento del problema, los objetivos y las hipótesis con los

planteamientos presentados en el marco de referencia, según los resultados de las investigaciones

realizadas por los estudiosos y expertos en el tema.


Creatividad verbal

Cronograma de actividades

ELABORAR LA GRÁFICA DE GANTT

Las siguientes serán las diferentes actividades a realizar durante el trabajo de campo para el

desarrollo de la investigación.

Actividades

Ajustar el documento del anteproyecto del trabajo de investigación (1 semana)

Diseñar y validar el instrumento de recolección de la información (3 sem.)

Preparar las actividades a realizar con los niños y niñas (2 sem.)

Establecer contacto con los niños y niñas que participarán del estudio (2 sem.)

Evaluar la capacidad de producción de metáfora por parte de los niños y niñas (fases I y II) (2

sem.)

Evaluar la capacidad de comprensión de metáforas por parte de los niños y niñas (fases I y II) (2

sem.)

Procesar la información obtenida de las fases I y II, tanto de la evaluación de la capacidad de

producción como de la evaluación de la comprensión. (2 sem.)

Analizar y discutir los resultados (1.sem.)

Redactar el informe final (2 sem.)

Entrega del informe final de la investigación

Presupuesto de inversión para la investigación

El siguiente es el presupuesto de inversión requerido para la realización de la investigación a

realizar:
Creatividad verbal

Fuente de ingresos Destinación de la inversión

Recursos propios de los investigadores Honorarios investigadores

$5.000.000 $ 6.000.000

Aportes de los colegios Adquisición de material bibliográfico

$ 2.000.000 $2.000.000

Aportes Universidad Materiales y equipos para la realización de los talleres

$3.000.000 $500.000

Asesoría especializada $500.000

Papelería y trascripción del documento

$500.000

Transporte $500.000

Total aportes $10.000.000 Total inversión $10.000.000


Creatividad verbal

Bibliografía

ALONSO Q. M. L. y DE VEGA R. M. (1985). Estudios de sicología “Similitud no literal: un análisis

microestructural de la metáfora”. Aprendizaje S.A. Madrid.

AMALDI P. (1974). De la infancia a la adolescencia. Voz infanza. España.

BEJARANO A. J. y GERLEIN C. (1987). Cantidad y tipo de instrucciones y comportamiento creativo

en niños preescolares. Tesis de grado, Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, D.C.

DESROSSIERS, R. (1978). La creatividad verbal en los niños. Oikos Tav, S.A. España.

GARDNER H. (1979). Desarrollo Humano. Paidos. Buenos Aires

GARDNER H. (1993). Las artes y el desarrollo humano. Paidos. Buenos Aires

GRISSOLLE, J. (1991). La creación literaria en los niños. Cómo estimular la creatividad. ECOE.

Bogotá.

NOBILE A. (1992). Literatura infantil y juvenil. España. Ed. Morata.

PARSONS M.J. (1987). Como entender arte. Paidos.