Está en la página 1de 36

1.

No te vimos en el hermano, fuimos ciegos no lo negamos,


Qué alegría nos diste Señor de los cielos, Señor de este fuimos duros de corazón. De nosotros, piedad, Señor.
grande universo. Qué alegría nos diste, /vestido de luz,
vestido de gloria infinita/. 5.
Por el mundo y por la paz, Señor ten piedad.
Has resucitado y ya te hemos visto, el alma está llena de Por el sol y las estrellas, Señor, ten piedad.
gozo. Tú ya regresaste, estás con nosotros, /te quedas aquí Por los hombres y los niños, Padre ten piedad.
para siempre/. Por aquellos que no aman, Padre ten piedad.
Señor, piedad, piedad de nosotros, piedad.
/¿Qué buscan mujeres aquí?/, el que había muerto no está
más, ya resucitó como había dicho también Él, anuncien a 6.
todos que: Él resucitó, todos que, Él resucitó. /Señor, Tú eres el pan que nos da la vida eterna/.

/Tú venciste al mundo, Jesús/, heredamos la felicidad, y la Dijo Jesús cierto día predicando en Galilea: “Yo soy el
muerte no, no existe ya, venciste Tú, has salvado a todos pan que da vida, anunciado a los profetas”.
ya, hermanos contigo, todos ya, hermanos contigo.
No dominará la muerte a los que coman y beban de este
2. pan y de este vino, que es comida verdadera
Yo soy el Pan de Vida, el que viene a Mí no tendrá
hambre el que crea en Mí no tendrá sed. Nadie viene a Mí Aquí está el vino y el pan que mi Cuerpo y Sangre
si mi Padre no lo llama. encierran, a todo aquel que me coma le daré una vida
nueva.
//Yo le resucitaré//, en el día final.
Fatigados del camino, por las ardientes arenas peregrina
El pan que Yo le daré es mi Cuerpo y vida del mundo, el hoy tu pueblo demandando fortaleza.
que siempre coma de mi carne vivirá en Mí, como yo vivo
en mi Padre. 7.
Tú que siempre nos perdonas porque nos quieres mucho.
Yo soy esa bebida que se prueba y no se tiene sed. El que Tú que siempre nos perdonas. Señor ten piedad.
siempre beba de mi sangre vivirá en Mí, y tendrá la vida
eterna. Tú que siempre nos escuchas porque nos quieres mucho.
Tú que siempre nos escuchas. Cristo ten piedad.
Si Señor, yo creo que has venido al mundo a redimirlo,
que Tú eres el Hijo de Dios, y que estás aquí, alentando Tú que siempre nos ayudas porque nos quieres mucho.
nuestras vidas Tú que siempre nos ayudas. Señor ten piedad.

3. 8.
/Piedad, Señor, piedad/. Este pan y vino, Señor, se transformarán en tu Cuerpo
y Sangre, Señor, en nuestro manjar.
Por las veces que dejé de sonreír, por las veces en que no
quise ayudar, por las veces en que el bulto yo escurrí y la Gracias al sol y al labrador, en el altar florecen hoy las
espalda di a tu santa voluntad. espigas, los racimos que presentamos a Dios.

Por las veces en que yo no perdoné, por las veces que Lo que sembramos con el dolor, lo que pedimos en
evité colaborar; por las veces que en el miedo me escudé, oración, hoy son frutos, son ofrendas que presentamos a
por las veces que he ocultado la verdad. Dios.

Por las veces que no quise intervenir cuando había un 9.


testimonio que mostrar, por las veces en que me Con amor te presento Señor lo mejor de mi vida, te
desentendí prefiriendo siempre contemporizar. presento Señor mi amistad, con amor te presento Señor
para ser mi manjar, la viña, el racimo, el trigal, el pan de
4. mi hogar te presento con amor.
/De nosotros, piedad, Señor/.
/De nosotros, piedad, Señor/. Con mis manos abiertas a Ti, contemplando tu lámpara te
presento Señor mi esperanza; hacia Ti se dirige mi barca
Te ofendimos con el pecado, no escuchamos tu voz de hacia el cielo se va es largo el camino, el remar, ruta
Padre: Tú perdónanos por favor. De nosotros, piedad, pascual, Dios me guía al caminar.
Señor.

1
Con mi ofrenda también yo te doy lo mejor de mis 14.
lágrimas, te presento Señor mi dolor. El Señor ha estado grande, a Jesús resucitó. Con María
Te presento Señor mi oración ofertorio de amor, el grano sus hermanos, entendieron qué pasó.
enterrado ya es flor, la espiga oblación, la semilla Como el viento que da vida, el Espíritu sopló y aquella fe
redención. incierta en firmeza se cambió.

10. Gloria al Señor, es nuestra esperanza y con María se


El silencio está cantando una canción de amor y paz. hace vida su palabra. Gloria al Señor porque en el
El silencio está rezando una oración por los demás. silencio guarda la fe sencilla y grande con amor.

Mucha gente vive sin amor vive en soledad; más aquí, Pues sus ojos se abrieron y también su corazón; la tristeza
en la casa del Señor, /soledad no existe, no/. fue alegría, fue su gozo el dolor.
Esperando con María se llenaron del Señor; porque Dios
El silencio está gritando pidiendo paz, pidiendo amor. está presente si está limpio el corazón.
El silencio sigue hablando con su esperanza en el Señor.
Nuestro tiempo es tiempo nuevo cada vez que sale el sol,
11. y escuchamos su Palabra, fuerza viva de su amor, que
Empecemos ya la marcha por las sendas de la vida; no es disipa las tinieblas y aleja del temor.
necesario equipaje bastan las manos amigas. Son Se hacen fuertes nuestras manos con la Madre del Señor.
estrechos los senderos para andarlos sin amor. Sólo se
llega a buen puerto si se va de dos en dos. 15.
/Sí, me levantaré, volveré junto a mi Padre/.
Un hombre estando solo le es dura la vida, dos juntos
caminando avanzan mejor. Un hombre sin amigos está A Ti, Señor, elevo mi alma, Tú eres mi Dios y mi
sin apoyo y para sostenerse hacen falta dos. Salvador.

En la vida no se puede caminar por separado, hay que Mira mi angustia, mira mi pena; dame la gracia de tu
apoyarse en el otro para sentirse apoyado. Es la vida dura perdón.
senda para andarla sin amor. Sólo se llega a buen puerto
si se va de dos en dos. Mi corazón busca tu rostro oye mi voz, Señor, ten piedad.

12. A Ti, Señor te invoco y te llamo. Tú eres mi roca, oye mi


/Alaba alma mía al Señor/. voz.
/Alaba alma mía, alaba al Señor/.
Sana mi alma y mi corazón porque pequé, Señor, contra
Alabaré al Señor en el templo, alabaré al Señor nuestro Ti.
Dios. Alabaré al Señor ante el pueblo, alabaré al Señor
por su amor. No pongas fin a tu ternura; haz que me guarde siempre tu
amor.
Alabaré al Señor porque es Santo, alabaré al Señor
creador. Alabaré al Señor por sus obras, alabaré con mi 16.
vida al Señor. /Es hermoso ver bajar de la montaña los pies del
mensajero de la paz/.
Le alabaré con tambores y danzas, le alabaré con
trompetas también. Le alabaré con platillos y flautas, El Señor eligió a sus discípulos, los mandó de dos en dos.
alabaré al Señor Sumo Bien.
Los mandó a las ciudades y lugares donde iba a ir Él.
13. "La cosecha es abundante", les dijo el Señor al partir.
Junto a ti María como un niño quiero estar, tómame en tus
brazos guíame en mi caminar. Quiero que me eduques, Pidan al dueño del campo que envíe más obreros a la
que me enseñes a rezar, hazme transparente lléname de mies.
paz.
El Reino de Dios está cerca" a todos anunciarán.
/Madre, Madre, Madre, Madre/.
17.
Gracias Madre mía por llevarme a Jesús, haznos más A tu paso alegras el cielo y nos das luz y calor, por tu sol
humildes tan sencillos como tú. Gracias Madre mía por de alegre vuelo, loado mi Señor. Te deslizas por las
abrir mi corazón, porque nos congregas y nos das tu amor. laderas y en los campos pintas verdor, por tus luces
placenteras, loado mi Señor.
2
Hermano Sol, tu nos traes alegría y del Señor el amor, Somos gente que riega con sus lágrimas, sus caminos que
por tu bello día, loado mi Señor. llevan a la paz. Hoy dejamos con fe, con esperanza,
nuestras vidas, Señor, sobre tu altar.
Tú maduras frutos y mieses, y a las flores das el color, por
el paso de los meses, loado mi Señor. En los campos El esfuerzo, la lucha, la fatiga, que sembramos en surcos
haces fecundos los sudores del labrador, que da pan a todo con dolor, son semilla que en esta Eucaristía, /se
el mundo, loado mi Señor. convierten en pan liberador/.

No distingues malos ni buenos para todos es tu calor, 21.


quieres Tú que nos amemos, loado mi Señor. Con tu Consolad a mi pueblo dice el Señor, hablad al corazón del
manto todos los días pobre y rico cubren dolor, hombre. Gritad que mi amor ha vencido. Preparad el
aprendamos tu alegría, loado mi Señor. camino que viene tu redentor.
 
Recorriendo la hermana tierra a los hombres ves con Yo te he elegido para amar, te doy mi fuerza y luz
amor, por los que no quieren guerra, loado mi Señor. Por para guiar. Yo soy consuelo en tu mirar. Gloria a
aquellos que son pacientes y perdonan de corazón, por la Dios. 
fe de los valientes, loado mi Señor.
Consolad a mi pueblo dice el Señor, mostradle el camino
18. de libertad. Yo te daré fuertes alas, transformaré tus
Busco tus huellas, Señor Jesús, busco palabras de pisadas en senda de eternidad.
eternidad. Quiero encontrar una luz sin fin quiero  
encontrar la verdad. Consolad a mi pueblo dice el Señor, sacad de la ceguera a
mi pueblo. Yo he sellado contigo alianza perpetua, yo soy
De Ti nace la luz, de Ti toda verdad, en Ti podré el único Dios.
encontrar la libertad.
22.
Dime, Señor, dime que he de hacer para alumbrar toda Fui trovador, me llamaban Francisco, cantaba alegre en
oscuridad dime, Señor, como conseguir ser una luz de las noches de Asís, mas ya no quiero cantar a Rolando, ni
verdad. las proezas del gran Amadís.
 
Sólo me importa vivir en Ti, sólo pretendo tu voluntad Fui descubriendo un camino distinto, sentí en mi alma un
qué más, Señor, puedo yo querer si eres Tú mi libertad. vacío total, no quiero amores que pasan y mueren, hoy
sólo canto a mi Rey inmortal.
Hemos sentido que sin tu amor todo se encierra en  
soledad, somos esclavos de una ilusión si con nosotros no /Yo quiero ser evangelio viviente, abandonarme en tus
estás. brazos, Señor; ser como un niño que juega o se
duerme mientras su padre lo envuelve en su amor/.
19.
/Yo seré tu Dios y tu serás mi pueblo/. /Yo habitaré en Vestía trajes lujosos de seda, lucía al cinto un precioso
medio de ti/. puñal, hoy mis señores son esos leprosos y mi vestido este
pobre sayal.
/Aleluya, aleluya/.  
/Aleluya, Aleluya/. Cambié tesoros por dama pobreza, placer y honores por la
santidad, y soy feliz como nunca lo he sido, Dios es mi
20. gozo, mi felicidad.
Te traemos, Señor, nuestras ofrendas, frutos buenos que la
tierra nos dio. Las raíces genuinas de una raza, de este 23.
pueblo llamado tu heredad. Tú, Señor, que enciendes las estrellas. Tú que al sol le das
su resplandor. Tú, que cuidas del pájaro perdido que va
Te ofrecemos, Señor, nuestras culturas, las herencias que buscando un nido guiado por tu amor. Tú, que siembras
hablan de unidad. Sangre mártir de pueblos oprimidos que rosas y trigales, Tú, que al lirio vistes de esplendor nos
construyen en ti su libertad. proteges, Señor, con más cariño, pues quieres más a un
niño, que al pájaro y la flor.
Te traemos, Señor, nuestras canciones, himnos criollos
cantados por la fe. Este pueblo que sigue tu camino, /Padre bueno, Dios alegre, primavera y manantial.
dando todo en Iglesia por tu amor. Dios hermano, Dios amigo, Padre Nuestro, celestial/.

Tú, Señor, que velas por el pobre y al humilde le das tu


protección. Al que amas le ofreces un tesoro que vale más
3
que el oro le das tu corazón. Tú, Señor, que alumbras mi Ya sea como el viento que arranque los matojos surgiendo
camino, Tú, que escuchas siempre mi oración, en tu amor la verdad y limpie los caminos, de siglos de destrozos
pongo yo mi confianza, renace mi esperanza, se acuna mi contra la libertad. También será posible que esa hermosa
canción. mañana ni tú ni yo ni el otro la lleguemos a ver pero habrá
que forjarla para que pueda ser.
24.
Evangelio es decir amigo, es decir hermano. Evangelio es 27.
darte mi tiempo, es darte mi mano. Evangelio es mirarte a Eres mi Pastor, eres mi Señor, nada me falta si me
los ojos, es reír contigo, /es compartir tu pena es llevarte a llevas Tú, en tu corazón.
Cristo/.
En tus verdes y plácidos campos Tú me hiciste, Señor,
Evangelio es llevar la paz siempre contigo. Evangelio es reposar. Y en tus límpidas y puras aguas, oh Jesús mi sed
amar de balde hasta caer rendido. Evangelio es decir "te puedo calmar.
amo" a tu enemigo, /abandonar tu vida en manos de
Cristo/. Los senderos de amor y justicia Tú trazaste, Señor, para
mí, ellos son el camino seguro para un día llegar hasta Ti.
Evangelio es vivir como un pobre que todo lo espera.
Evangelio es mirar al cielo con ojos de niño. Evangelio es Preparaste un banquete divino junto a los que aman por
dar gracias al Padre al nacer el día, /y continuar cantando Ti, ya la mesa está lista y servida se desborda la copa de
al hacer camino/. amor.

Evangelio es sembrar libertad, es vivir unidos. Es llevar Tu bondad y tu misericordia por doquiera me han de
esperanza a un mundo que llora perdido. Evangelio es seguir, y en tu casa habite seguro, por los siglos de los
romper cadenas, es abrir sepulcros. siglos. Amén.
/No lo busques muerto que está entre los vivos/.
28.
25. Todas las cosas tienen su tiempo, todo lo que está debajo
/Canten al Señor un canto nuevo desde lo más lejano de la del sol tiene su hora.
tierra/. Hay tiempo de nacer y tiempo de morir, tiempo de
sembrar y recoger lo sembrado, tiempo de matar y tiempo
/Alábenlo, alábenlo, alaben al Señor/. de curar, tiempo de destruir, tiempo de edificar. Tiempo
de llorar y tiempo de reír, tiempo de entregarse al luto y a
Los que navegan por los mares y las criaturas que habitan la fiesta.
en él. Los países de las costas y sus habitantes.
Tiempo de tirar piedras al río y de recoger las mismas
Que se alegren los desiertos y sus ciudades, que alcen su piedras, tiempo de abrazar y tiempo de dejar los abrazos.
voz desde los montes y proclamen sus alabanzas.
Tiempo de buscar y tiempo de perder, tiempo de guardar
El Señor saldrá como héroe y luchará con ardor como un y tiempo de tirar, tiempo de rasgar y tiempo de coser,
guerrero, alzará la voz dará el grito de batalla y derrotará tiempo de callar y tiempo de hablar.
a sus enemigos.
/Tiempo de amar y tiempo de odiar, tiempo de guerra y
26. tiempo de paz/.
/Y habrá un día en que todos al levantar la vista Tiempo de tirar piedras al río y de recoger las mismas
veremos una tierra que ponga libertad/. piedras, tiempo de abrazar y tiempo de dejar los abrazos.

Hermano aquí mi mano será tuya mi frente y tu gesto de Tiempo de buscar y tiempo de perder, tiempo de guardar
siempre caerá sin levantar, huracanes de miedo frente a la y tiempo de tirar, tiempo de rasgar y tiempo de coser,
libertad. Haremos el camino es un mismo trazado uniendo tiempo de callar y tiempo de hablar.
nuestros hombros para así levantar, aquellos que cayeron
pidiendo libertad. /Tiempo de amar y tiempo de odiar tiempo de guerra y
tiempo de paz/.
Sonarán las campanas desde los campanarios y los Tiempo de tirar piedras al río y de recoger las mismas
campos desiertos volverán a granar, unas espigas altas piedras, tiempo de abrazar y tiempo de dejar los abrazos.
dispuestas para el pan. Para un pan que en los siglos
nunca fue repartido entre todos aquellos que hicieron lo /Tiempo de amar y tiempo de odiar, tiempo de guerra y
posible, por empujar la historia hasta la libertad. tiempo de paz/.

4
29. peregrino vive y canta tu redención, hay nuevos mundos
Querido Padre, cansado vuelvo a Ti. Haz que conozca el abiertos en la nueva creación.
don de tu amistad. Vivir por siempre el gozo del perdón, y 32.
en tu presencia tu fiesta celebrar. Vienen con alegría, Señor, cantando vienen con
alegría, Señor, /los que caminan por la vida, Señor,
Pongo en tus manos mis culpas, oh Señor, estoy seguro de sembrando tu paz y amor/.
que eres siempre fiel. Dame la fuerza para poder andar
buscando en todo hacer tu voluntad. Vienen trayendo la esperanza a un mundo cargado de
ansiedad, un mundo que busca y que no alcanza caminos
/Padre, yo busco tu amor, Padre, vuelvo a Ti. Mira de amor y de amistad.
que tu hijo soy. Padre, vuelvo a Ti. /
Vienen trayendo entre sus manos esfuerzos de hermanos
Lo reconozco, a veces olvidé, que eres mi Padre y que a por la paz, deseos de un mundo más humano que nacen
mi lado estás. Que soy tu hijo y me aceptas como soy; del bien y la verdad.
sólo me pides: vive en sinceridad.
Cuando el odio y la violencia aniden en nuestro corazón,
Quiero sentirte cercano a mí, Señor. Oír tu voz que me el mundo sabrá que por herencia le aguardan tristezas y
habla al corazón. Sentirme libre desde tu libertad, ser dolor.
signo vivo de la fraternidad.
33.
30. Te ofrecemos, Padre Nuestro, con el vino y con el pan,
Queremos construir una ciudad; una ciudad en paz. nuestras penas y alegrías, el trabajo y nuestro afán.
Queremos confirmar en el altar nuestra fraternidad. Sin
que haya esclavos ni haya señores que no puedan cantar Como el trigo de los campos, bajo el signo de la cruz, se
nuestra canción, sin que haya clases ni diferencias que transforman nuestras vidas, en el cuerpo de Jesús.
impidan compartir un mismo pan.
A los pobres de la tierra, a los que sufriendo están, cambia
Todos tenemos los mismos derechos, todos tenemos los su dolor en vino, como la uva en el lagar.
mismos deberes, /todos tenemos un mismo Padre un
mismo cielo/. Estos dones son el signo del esfuerzo de unidad, que los
hombres realizamos en el campo y la ciudad.
Queremos construir una ciudad; una ciudad en paz.
Queremos alcanzar la libertad fruto de la verdad. Allá Es tu pueblo quien te ofrece con los dones del altar, la
entre todos compartiremos las penas, el esfuerzo y el naturaleza entera anhelando libertad.
dolor, allá entre todos descubriremos que el grano de
semilla floreció. Gloria sea dada al Padre y a su Hijo Redentor, y al
Espíritu Divino que nos llena de su amor.
Todos tenemos un mismo maestro, todos tenemos un
mismo evangelio, /todos tenemos un mismo Padre un 34.
mismo cielo/. Dios tuvo un día carne de tu carne y por sus venas tu
sangre circuló, había en su mirada un algo de tus ojos y
31. con tu amor también amó su corazón.
/Camina pueblo de Dios/, nueva ley, nueva alianza, en
la nueva creación. /Camina pueblo de Dios/. Algo de Ti en Dios había, tu mirada Él heredó, heredó
tu sonrisa, tu semblante y tus gestos, de tu piel tuvo el
Mira allá en el calvario, en la roca hay una cruz, muerte mismo color.
que engendra la vida, nuevos hombres, nueva luz. Cristo
nos ha salvado con su muerte y resurrección, todas las Tú le enseñaste los primeros pasos, al que fue senda para
cosas renacen en la nueva creación. la humanidad, las primeras palabras aprendió de tu boca,
Aquél que al mundo, dio palabras de verdad.
Cristo toma en su cuerpo el pecado, la esclavitud, al
destruirlos nos trae una nueva plenitud. Pone en paz a los 35.
hombres, a las cosas y al Creador, todo renace a la vida, Madre, óyeme. Mi plegaria es un grito en la noche.
en la nueva creación. Madre, mírame en la noche de mi juventud.

Cielo y tierra se abrazan nuestra alma halla el perdón, Madre, sálvame. Mil peligros acechan mi vida. Madre,
vuelven a abrirse los cielos para el hombre pecador. Israel lléname de esperanza, de amor y de fe.

5
Madre, mírame; en las sombras no encuentro el camino. Sembrador de palabra sencilla, mi Buen Sembrador;
Madre, llévame que a tu lado feliz cantaré. quiero ser una tierra propicia, que se deje sembrar por tu
voz. Sembrador de amistad y esperanza, mi buen
Madre, una flor, una flor con espinas es bella. Madre, un Sembrador, yo te ofrezco mi fe y mi confianza, y te
amor, un amor que ha empezado a nacer. entrego mi fruto mejor.

Madre, sonreír, sonreír aunque llore en el alma. Madre, Sembrador, mi Buen Sembrador, tu palabra es la
construir, caminar aunque vuelva a caer. semilla, convertida en maravilla y salvación,
Sembrador, mi Buen Sembrador, tu palabra es luz y
Madre, sólo soy el anhelo y la carne que luchan. Madre, es vida, para todo el que confía en tu amor.
tuyo soy, en tus manos me vengo a poner.
Sembrador de la buena noticia, mi Buen Sembrador, tu
36. palabra es como una caricia que disipa en mi mente el
Hazme un instrumento de tu paz, donde haya odio lleve error. Sembrador de seguras promesas, mi Buen
yo tu amor, donde haya injuria tu perdón, Señor, donde Sembrador, tu palabra es la luz que atraviesa la dureza de
haya duda, fe segura en Ti. mi corazón.

Maestro ayúdame a nunca buscar, querer ser 40.


consolado sino consolar, ser entendido como entender, /Donde hay caridad y amor /allí está el Señor/.
ser amado como amar.
Una sala y una mesa, una copa, vino y pan; los hermanos
Hazme un instrumento de tu paz, que lleve tu esperanza compartiendo en amor y en unidad. Nos reúne la
por doquier, donde haya oscuridad lleve tu luz, donde presencia y el recuerdo del Señor, celebramos su memoria
haya pena, tu gozo, Señor. y la entrega de su amor.

Hazme un instrumento de tu paz, es perdonando que nos Invitados a la mesa del banquete del Señor, recordamos su
das perdón, es dando a todos como Tú nos das, muriendo mandato de vivir en el amor. Comulgamos en el cuerpo y
es que volvemos a nacer. en la sangre que Él nos da, y también en el hermano, si lo
amamos de verdad.
37.
En este mundo que Cristo nos da hacemos la ofrenda del Este pan que da la vida y este cáliz de salud nos reúne a
pan, el pan de nuestro trabajo sin fin y el vino de nuestro los hermanos en el nombre de Jesús. Anunciamos su
cantar. Traigo ante Ti nuestra justa inquietud amar la memoria, celebramos su pasión, el misterio de su muerte
justicia y la paz. y de su resurrección.

/Saber que vendrás, saber que estarás partiendo a los 41.


pobres tu pan/. Tú, Señor, cada mañana llamas a mi puerta y me dices
La sed de todos los hombres sin luz, la pena y el triste ven. Yo quiero seguirte con todas mis fuerzas que se haga
llorar, el odio de los que mueren sin fe cansados de tanto tu voluntad. Sabes que no tengo nada que soy muy débil y
luchar. En la patena de nuestra oblación acepta la vida, pecador. Mi vida te ofrezco, mis pies, mis manos; te
Señor. entrego mi corazón.

38. Tú, Señor, has tomado todo lo que soy. Me seduce tu


/Con pena va el pastor, cantando va a volver, trayendo Evangelio y tu verdad, tu amor y tu amistad. Tú,
entre sus brazos la oveja que se fue/. Señor, me has mostrado un modo de vivir. Un camino
de renuncia y caridad, contigo soy feliz.
Huyendo de mi casa un día me alejé. Qué triste me
buscaba al ver que me marché. Tú me has hecho un hombre nuevo, un hombre libre,
capaz de amar. María me enseña a ser sencillo, viviendo
Por ver si me encontraba salió al anochecer. Gritando me en fidelidad.
llamaba no quise responder. Tú me has puesto entre los hombres como testigo de tu
verdad. Ser sal de la tierra, ser luz del mundo, tu fuerza
A solas y con miedo, llorando lo busqué. ¡Y cómo me me bastará.
abrazaba apenas lo encontré!
42.
Los cielos hacen fiesta y cantan cuando ven que Dios está Yo siento tu voz muy dentro de mí diciéndome: "¡Ven
contento, pues vuelvo a estar con Él. sígueme!", con gozo te doy las gracias, Señor: yo quiero
decirte que sí.
39.
6
Sabiendo que Tú me llamas, Señor, quiero decirte que La fe por el desierto a lomos de un asnillo, la fe cuando en
sí. Con mis hermanos y en libertad quiero decirte que las bodas Jesús se hizo esperar; la fe cuando pensaron que
sí. el Hijo estaba loco. La fe sobre el Calvario al borde de
Seguirte será una fiesta feliz, la fiesta de la amistad; acabar.
viviendo más en la Iglesia Jesús, yo quiero decirte que sí.
Guardaste bajo llave las dudas y batallas, formándose el
Acepto mi compromiso de amor; estoy seguro de Ti: misterio al pie del corazón; debajo de tu pecho de amor
abriéndome a todo el mundo, Jesús, yo quiero decirte que inagotable, la historia se escribía de nuestra redención.
sí.
46.
43. /Alabado seas, mi Señor/, el sol y las estrellas proclaman
/Un día caminaban dos amigos a Emaús/, /lloraban su tu grandeza, /las flores y la luna nos cantan tu poder/.
tristeza por la muerte de Jesús/.
/Alabado seas, mi Señor/, cantando el universo te
/De pronto en el camino una sombra se acercó, la ofrece su hermosura, /pues toda criatura es cántico
noche de su pena con su luz se iluminó/. de amor/.

/Morir tiene sentido como el grano que al caer/, /se muere /Alabado seas, mi Señor/, los pájaros y el bosque, los
la semilla para luego florecer/. árboles y el viento, /los ríos y los mares nos cantan tu
poder/.
/Jesús murió clavado en el madero de la cruz, su
muerte nos da vida y la noche se hace luz/. /Alabado seas, mi Señor/, por todos los hermanos que
acogen y perdonen, /por todos que rezan en su
/El grano se hace espiga, la semilla se hace flor/, /la tribulación/.
muerte engendra vida en la victoria del Señor/.
47.
/Ya puedo hallar sentido a nuestra muerte y al dolor, /Quédate con nosotros la tarde está cayendo, quédate/.
Jesús nos ha asumido en el calvario redentor/.
¿Como te encontraremos al declinar el día, si tu camino
/Nosotros caminando, caminando hacia Emaús/, /debemos no es nuestro camino? Detente con nosotros, la mesa está
de invitar a nuestro amigo que es Jesús/. servida, caliente el pan y envejecido el vino.

/Queremos que te quedes no te vayas por favor, el ¿Cómo sabremos que eres un hombre entre los hombres,
mundo está muy triste y necesita de tu amor/. si no compartes nuestra mesa humilde? Repártenos tu
Cuerpo y el gozo irá alejando la oscuridad que pesa sobre
44. el hombre.
Los cielos y la tierra en ti se encontrarán. María dulce
abrazo, que el hombre y Dios se dan. Vimos romper el día sobre tu hermoso rostro, y al sol
abrirse paso por tu frente, que el viento de la noche no
Las viejas profecías que hablaban del Señor, nutrían la apague el fuego vivo que nos dejó tu paso en la mañana.
esperanza de Israel. La flor que nacería en tierra virginal,
un hijo que sería el Emmanuel. 48.
Francisco te invita hoy hermano a encender en tu antorcha
Quien hizo las estrellas te vino a mendigar, tu carne y tu hoy la luz, a mirar nuevamente las flores, a buscar en los
latido de mujer. El Dios omnipotente no quiso renunciar hombres a Dios.
al gozo de acunarse en tu querer.
Francisco te invita hoy hermano, a luchar por justicia
Los magos y pastores que fueron al portal, hallaron en tus e igualdad, a buscar la bondad de los hombres y
brazos a Jesús. Sabemos que a su lado te vamos a alabar el poder del Creador.
encontrar, lo mismo en la alegría que en la cruz. Francisco te invita hoy hermano, a tumbar las
barreras del mal, construyendo y sembrando ilusiones
45. entonando canciones de paz.
Madre de los creyentes, que siempre fuiste fiel, /danos
tu confianza, danos tu fe/. Francisco te invita hoy hermano a estrechar las manos del
traidor, a olvidar las ofensas y odios, a entregar otra vez el
Pasaste por el mundo en medio de tinieblas, sufriendo a amor.
cada paso la noche de la fe, sintiendo cada día la espada
del silencio, a oscuras padeciste el riesgo de creer. 49.

7
Hoy quiero cantarte, Señora de los Ángeles, Reina Sonrisa en la mirada paso alegre al caminar, su fe en la
Soberana, Madre Celestial. Yo soy una alondra, que ha Providencia que le da seguridad. Llevando ante los
puesto en ti su nido, viendo tu hermosura, te reza su hombres un canto de hermandad, palabras que transmiten
cantar. la verdad.
Amigo hermano mío que me enseñas el perdón, viviendo
Luz de la mañana, María, templo y cuna, mar de toda en la alegría para ser algo mejor. Llevando al infinito la
gracia, fuego, nieve y flor. Puerta siempre abierta, vida de oración, Francisco el poverello del Señor.
rosa sin espinas, yo te doy mi vida, soy tu trovador.
Como el pobre de Asís yo quiero ser. Paz y Bien.
Salve surco abierto donde Dios se siembra, te eligió por
Madre, Cristo, el Redentor. Salve esclava y Reina, Virgen 53.
Nazarena, casa, paz y abrazo para el pecador. Hoy, Señor, te damos gracias por la vida, la tierra y el
sol. Hoy, Señor, queremos cantar las grandezas de tu
50. amor.
Tú me dijiste, Señor, que en mi camino, iré encontrando
hambrientos de mi pan; que habrá sedientos que vengan a Gracias Padre, mi vida es tu vida, tus manos amasan mi
mi fuente, enfermos, tristes de frío y soledad. barro, mi alma es tu aliento divino, tu sonrisa en mis ojos
Tú me dijiste que sufres en el pobre, que estás desnudo, está.
no tienes libertad, que en el anciano que espera, Tú me
esperas, en ese niño de hambre morirás. Gracias Padre, me hiciste a tu imagen y quieres que siga
tu ejemplo, brindando mi amor al hermano, construyendo
Aquí me tienes, Señor, yo quiero amarte, amando al un mundo de paz.
pobre y aquel que sufre más. Tuyo es mi pan y el agua
de mi fuente, ven a mi casa y amor encontrarás. Gracias Padre, Tú guías mis pasos, Tú eres la luz y el
camino. Conduces a Ti mi destino como llevas los ríos al
En el camino hay siempre un hombre herido, que necesita mar.
mi ayuda y mi amistad, no mil discursos que hablan de
justicia, no mil palabras que el viento llevará. En el 54.
camino, Jesús, me está mirando y en su mirada hay pena y Te alabo, Señor, por tantas maravillas que me hablan de
soledad, quiero entregarte mi alma y mi alegría, toda mi Ti. Te alabo, Señor, por tantas alegrías que me has hecho
vida en ofrenda de hermandad. sentir. Te alabo, Señor, por este amanecer que me ha
llenado de paz. Te alabo, Señor, en Ti descubro mi
51. libertad.
Por tantas cosas como me has dado en la vida, quiero
decirte: gracias Señor. Me has dado Señor, el don de tu llamada que me invitas a
seguir. Me has dado Señor, tu gracia que me inunda y que
Me diste una casa en donde habitar, y una familia calor me empuja a vivir. Me has dado Señor, hermanos que
del hogar. trabajan y abren su corazón. Me has dado Señor, un ser
irrepetible mi yo.
Me diste el trabajo con que gano el pan, me diste el
descanso para meditar. Me pides, Señor, que forje con mis manos un presente
feliz. Me pides, Señor, que viva mi respuesta
Tú mismo a la tierra viniste, Señor, y diste tu vida por mi pronunciando un sí. Me pides, Señor, mirar hacia adelante
salvación. confiando en tu amor. Aquí estoy, Señor, dispón y haz lo
que quieras de mí.
52.
El viento trae un cántico de amor a la creación, nos viene Te ofrezco Señor, las fuerzas que me has dado y la ilusión
desde un fraile que alaba a su Señor. De estigmas son sus por vivir. Te ofrezco Señor, los triunfos y fracasos, el
manos de fuego el corazón, imagen del maestro hermano gozar y el sufrir. Te ofrezco Señor, el tiempo de
sol. esperanza fruto de tu bondad. Aquí estoy Señor, dispón y
Con dos hermanos suyos hace el mundo conquistar, haz lo que quieras de mí.
confianza en la pobreza y el valor de la humildad. Un
rayo de esperanza, vida en comunidad, de Asís salió la 55.
chispa de la paz. He dejado, Señor, mi casa, mi familia y mi trabajo,
por seguir tus ideales y dedicarme, sólo a Ti.
/Paz y bien en el Señor, todo hombre debe alabar a su He dejado, Señor, mis cosas, amistades e influencias,
Creador. Paz, alegría y bien, un canto a la vida y a la por ser fiel a tu llamada y trabajar en tu heredad.
fe. /

8
Un día Tú me dijiste: ve y vende cuanto tengas y dáselo a Dile a los niños que vengan a mí, que junto a los jóvenes
los pobres, después "ven y sígueme". bendeciré. A los ancianos que busquen la paz y a todos
juntos yo les amaré.
Un día Tú me dijiste: "Ve y renúnciate a ti mismo, y toma
la cruz, después ven y sígueme". Dile a los ciegos que ya pueden ver, a los enfermos que se
sanarán. A los que sufren los consolaré, a los oprimidos,
56. daré libertad.
/Quédate aquí Señor, quédate aquí/.
Si dejas el odio y buscas amor, si cambias la envidia por
Quédate aquí, oh Señor, y danos el pan que alimentará la humildad. Si con el hermano compartes tu pan, el amor
nuestro corazón para caminar. de Cristo se derramará.

Porque buscando la luz a veces, Señor, hay oscuridad en 60.


el caminar si nos faltas Tú. Hermano camino sembrado de noches serenas. Tu
ejemplo es un canto que quiero elevar yo también. Te
Quédate aquí, oh Señor, para compartir lo que Tú nos das escucho en el río y el viento que impulsa mi vela y en
el don de tu amor nos hace cantar. todas las cosas que Tú me enseñaste a ver.

57. Hermano del árbol tu voz es palabra elegida. Floresta que


La Virgen sueña caminos, está a la espera; la Virgen sabe al sol vagabundo aún puede alegrar. Has puesto tu fe
que el Niño está muy cerca. De Nazaret a Belén hay una poderosa montada a mi grupa, cruzando el invierno de un
senda; por ella van los que creen en las promesas. siglo confuso y sin paz.

Los que soñáis y esperáis la Buena Nueva, abrid las Hermano juglar, te acercaste a Dios a través de la
puertas al Niño que está muy cerca. El Señor cerca naturaleza. Hermano juglar, soy un lobo moderno
está: Él viene con la paz. El Señor cerca está: Él trae la buscando en tu amor mil respuestas. Hermano juglar.
verdad.
Hermano de tanta verdad y de tanta ternura, que cumples
En estos días del año el pueblo espera, que venga pronto el viejo misterio de amar y cantar. Estoy decidido a
el Mesías a nuestra tierra. En la ciudad Belén llama a las seguirte y correr la aventura. Sabré comenzar cada día
puertas, pregunta en las posadas y no hay respuesta. dispuesto a cambiar.

La tarde ya lo sospecha: está alerta. El sol le dice a luna Hermano juglar, te acercaste a Dios a través de la
que no se duerma. A la ciudad de Belén vendrá una naturaleza. Hermano juglar, soy un lobo moderno
estrella, vendrá con todo el que quiera cruzar fronteras. buscando en tu amor mil respuestas.

58. Amigo feliz, hermano de Asís.


/Cristo es la resurrección, es la esperanza, el amor.
Cristo es la paz, es camino y verdad. Él es la vida/. 61.
Omnipotente, altísimo, bondadoso Señor, tuyas son la
Nos sintamos invitados a la mesa del Señor, compartamos alabanza, la gloria y el honor, tan sólo Tú eres digno de
como hermanos el pan de comunión, el cáliz del amor. toda bendición y nunca es digno el hombre de hacer de Ti
mención.
El que come de este pan verá la eternidad, el que bebe de
este cáliz verá la salvación, será hijo de Dios. Loado seas por toda criatura, mi Señor y en especial loado
por el hermano sol, que alumbra y abre el día y es bello en
Nuestras vidas son caminos que van a la eternidad, su esplendor y lleva por los cielos noticia de su autor.
nuestra muerte sólo un paso que acerca a la verdad y
todos continuar. Y por la hermana luna, de blanca luz menor y las estrellas
claras que tu poder creó, tan limpias, tan hermosas, tan
El que cree en su palabra recibe la verdad, el que sigue su vivas como son y brillan en los cielos, loado mi Señor.
camino, camina a la ciudad, ciudad de eternidad.
Y por la hermana agua preciosa en su candor, que es útil,
59. casta, humilde, loado mi Señor, por el hermano fuego que
Canta hermano, eleva tu voz, el mundo necesita un alumbra al irse el sol y es fuerte, hermoso, alegre, loado
canto de amor. Ven conmigo, vamos a sembrar, la mi Señor.
Palabra de Dios que a mi pueblo ha de llegar.
Y por la hermana tierra que es toda bendición, la hermana
madre tierra que da en toda ocasión, las hierbas y los
9
frutos y flores de color y nos sustenta y rige, loado mi yo canto que aún vida, que hay amor. Y es que en el
Señor. monte el Maestro una palabra grito: felices los que
construyen con su vida la paz.
Y por los que perdonan y aguantan por tu amor, los males Miles de obreros fatigados, salarios de muerte y hambre,
corporales y la tribulación, felices los que sufren en paz riqueza que es de unos cuantos, pobreza inmensa que es
con el dolor, porque les llega el tiempo de la consolación. de tantos. Y pareciera que no existe justicia ya en esta
tierra, y sin embargo yo canto que aún hay vida, que hay
Y por la hermana muerte, loado mi Señor, ningún viviente amor. Tú alzas tu voz victoriosa y haces crecer nuestra fe:
escapa de su persecución. ¡Ay si en pecado grave quien tiene hambre de justicia se hartará de mi amor.
sorprende al pecador! ¡Dichosos los que cumplen la
voluntad de Dios! Se gasta tanto en armamento, mientras que miles se
quedan sin techo, sin alimento, sin hospital y sin escuela.
No probará la muerte de la condenación, servidle con Y pareciera imposible hablar aquí de alegría y sin
ternura y humilde corazón, agradeced sus dones, cantad embargo yo canto que aún hay vida, que hay amor. Los
su creación, las criaturas todas, load a mi Señor. abatidos y tristes de Dios amigo ideal, felices los que hoy
lloran pues consuelo tendrán.
62.
Hoy te quiero cantar, hoy te quiero rezar. Madre mía del 65.
cielo. Si en mi alma hay dolor, busco apoyo en tu amor, y En la mañana de resurrección, caminan al sepulcro donde
hallo en ti mi consuelo. está el Redentor. Se preguntan al marchar, ¿quien moverá,
quien abrirá? la tumba donde está el Señor.
Hoy te quiero cantar, hoy te quiero rezar, mi plegaria
es canción. /Yo te quiero ofrecer lo más bello y mejor El Señor nuestro Dios resucitó, //aleluya//.
que hay en mi corazón/.
En la mañana de resurrección vivimos la esperanza de un
/Porque tienes a Dios/, Madre, todo lo puedes. /Soy tu futuro mejor. Ser testigos del Señor, exige cambiar, exige
hijo también/. Y por eso me quieres. luchar, por un mundo de justicia y paz.

/Dios te quiso elegir/, como puente y camino. /Que une al 66.


hombre con Dios/, en abrazo divino. Una rama saldrá del tronco de Jesé, y un brote podrá
de su raíz nacer, sobre él reposará el Espíritu de
63. Yahvé Espíritu de sabiduría e inteligencia.
Si miro al cielo y miro al mar, si observo en mi interior, si Espíritu de consejo y de fortaleza, Espíritu para
atento estoy, si sé escuchar, podré sentir su voz. conocer y respetar a Dios, y juzgar apariencias Él no
querrá, las mentiras no escuchará, a los débiles y a los
¿Dónde está la razón? ¿Dónde está esa fuerza pobres justicia les traerá.
misteriosa que nos da su calor?
La respuesta es el amor. El lobo y el cordero vecinos serán, el leopardo y el cabrito
juntos se echarán, el novillo y el cachorro justos comerán,
Si veo a un hombre en su dolor sabiendo sonreír, y un niño pequeño los conducirá.
sufriendo en él, te veo a Ti y quiero ser mejor. La vaca y la osa juntas pastarán, y a sus crías también
juntas las acostarán, el león como los bueyes pasto
Si veo la mirada azul de un alma sin maldad, yo sé que Tú comerá, y un niño de pecho su mano sin miedo en la
en ella estás, me miras Tú Jesús. cueva de la víbora su mano meterá.

Aquel que ofrece su cantar y éste su dolor, el joven su Nadie a su hermano daño le hará, en mi monte santo vida
ilusión de amar y el niño su candor. para siempre habrá, pues así como las aguas llenan el
inmenso mar, nuestra tierra ha conocido al Dios de la paz.
Si un hombre lucha sin cesar sirviendo a los demás, Nuestra es la esperanza y la seguridad, de que el triunfo
latiendo en él tu fuerza está, tu Espíritu la da. de la historia no fracasará, pues la última palabra es de
nuestro Dios, es Palabra de vida, es justicia cumplida, es
64. el Cristo que nos lleva rumbo a la libertad.
Buenas noticias, canciones de esperanza, una luz que
ilumina nuestro andar. Buenas noticias, el triunfo de 67.
la vida es tu Buena Noticia, Jesús. Dentro de mi alma, cantando de alegría, sol de mil
colores estalla un surtidor: quiero amar a todos, lo
Hoy una bomba explotó, cientos de niños murieron. Hoy mismo que María, quiero ser de todos, amando un
nuevamente la muerte, qué tragedia, qué dolor. Y mismo amor.
pareciera que ya no hay, motivos para creer y sin embargo
10
Tú, Señor, me dices que te siga: sé muy bien adónde
debo ir, porque estás en todos mis hermanos y en su amor Bendice alma mía al Señor ¡Dios mío que grande eres!
te estoy amando a Ti. cuántas son tus obras, Señor, la tierra llena está de tus
Tú, Señor, que sólo estás a veces tu dolor profundo y sin criaturas.
hablar, un temblor de manos ya cansadas, un buscar
amigos y soñar. Mi vida es el testimonio que doy de Ti ante los hombres;
dame la fuerza y concédeme tus dones y yo te seguiré
Tú, Señor, hambriento de cariño, hallarás refugio en mi siempre Señor.
jardín, floreció de rosas muy pequeñas, mas tendrás un sol
que compartir. Confírmame en tu Palabra que sea mi vida como el fuego;
que conozcan todas tus acciones y yo me alegraré con el
68. Señor.
Esto que te doy, es vino y pan, Señor; esto que te doy es
mi trabajo. Es mi corazón y mi alma, es mi cuerpo y mi 72.
razón, el esfuerzo de mi caminar. /Ven Espíritu de Dios, ven sobre mí/.

Toma mi vida, ponla en tu corazón, dame tu mano y Dame tu luz, dame tu paz.
llévame. Cambia mi pan en tu carne y mi vino en tu Ven Espíritu de Dios ven sobre mí.
sangre, y a mí, Señor, renuévame, límpiame y sálvame.
Sedúceme, transfórmame.
Esto que te doy, mi vida es, Señor, es mi amor también es Ven Espíritu de Dios ven sobre mí.
mi dolor. Es la ilusión, mis sueños, es mi gozo y mi llorar,
es mi canto y mi oración. Vacíame y lléname.
Ven Espíritu de Dios ven sobre mí.
Esto que te doy, no sólo yo, Señor, esta voz también es de
mi hermano. Es la unión, la paz, el orden, la armonía y Conviérteme, renuévame.
felicidad, es un canto en comunidad. Ven Espíritu de Dios ven sobre mí.

69. 73.
Toda la tierra te alabe Señor, te alabe la luna y el sol. Gloria, gloria, gloria al Señor. Gloria en el cielo, gloria
Toda la tierra te alabe Señor, las estrellas te rindan loor. en la tierra.
Todos los reyes del mundo Señor, se postren ante tu
esplendor. Exulten el cielo, la tierra y el mar y estallen en Te alabamos, Señor, te bendecimos, te adoramos, oh
una canción: Padre, Dios y Rey celestial.

/Aleluya, aleluya, ha llegado el Reino de Dios, ha Eres Cordero de Dios, Hijo del Padre, Tú nos perdonas y
vencido, el Cordero, ha triunfado con armas de amor/. salvas, nos ofreces tu amor.

70. Tú sólo santo y Señor, Tú Jesucristo, con el Espíritu


/Señor, te ofrecemos nuestra juventud/. Santo, en la gloria de Dios.

Estos panes y este vino, te ofrecemos hoy Señor. Los 74.


esfuerzos y sudores, te ofrecemos hoy Señor. Alto, escúchame, no sigas caminando más, hoy quiero
/Después será tu Cuerpo, después será tu Sangre, después decirte lo que hizo Dios en mí. Tienes que saber que un
serán el signo de tu amor/. día yo acepté al Señor, soy un hombre nuevo y ahora vivo
para Él.
Estas manos y estos dones, te ofrecemos hoy Señor. Estos
cantos y estas flores, te ofrecemos hoy Señor. Qué alegría es ser un testigo de Dios, es sentirle por fe
/Después será tu Cuerpo, después será tu Sangre, después en el corazón; y aunque todos me digan que eso no es
serán el signo de tu amor/. verdad, yo le siento en mi vida aún más, mucho más.

La alegría de este día, te ofrecemos hoy Señor. Ilusiones y Dios te quiere a ti, eres importante para Él, tienes que
esperanzas, te ofrecemos hoy Señor. aceptarlo y ahora mismo por la fe. Aunque tengas dudas,
/Después será tu Cuerpo, después será tu Sangre, después Él después las aclarará, deja el conformismo de este
serán el signo de tu amor/. mundo y síguele.

71. 75.
/Danos oh Señor, tu Espíritu y renovarás la faz de la
tierra/.
11
Un joven se acercó a Jesús que sonreía, un joven que Separados durante la semana, nos unimos oh Dios en tu
quería ser mejor. Quiero hacer tu voluntad y no sé qué presencia, como forman un solo pan dorado, las espigas
hacer Señor, Tú que eres la verdad, dime por favor. dispersas por el campo.

/Si tú quieres ser mi amigo, anda y vende lo que tienes /Aleluya, aleluya, el Señor ha reunido a su pueblo/.
y ya libre ven conmigo, yo te ofrezco mucho más/. Hoy es día de gozo, día grande, pues recuerda al Señor
Resucitado. Brilla aún encendido en nuestro pecho, el
Jesús le contempló y era alegre su mirada y urgente la fulgor admirable de la Pascua.
llamada y le amó. Pero el joven se marchó, sin decir
apenas nada como el joven era rico, triste se marchó. Te pedimos oh Dios por Jesucristo, nos concedas entrar
en tu morada, y gozar en la fiesta de tu Reino, del
Hay muchos que al Señor hoy le ofrecen alma y vida, más domingo que dura para siempre.
tristes y en seguida dicen: no. Como yo que al ofrecer, lo
que fácil puedo dar, no le doy lo que Jesús vino a 80.
mendigar. Cual arcilla me tomaste en tu obra Señor, para moldear
con tus manos, esta vida vocación. El barro era duro pero
76. Tú lo has suavizado, con hálito de vida, con fuerza y con
Aleluya, aleluya, aleluya. amor.

Cantad al Señor, porque es grande su misericordia. /Mas llevamos el tesoro en vasijas de barro, Tú guías
Cantad al Señor, porque su amor es grande con nosotros. el camino por la senda del amor/.

Cantad al Señor, porque hizo grandes maravillas. Hoy deseo Alfarero que me enseñes a moldear, mis
Cantad al Señor, porque su diestra es poderosa. pecados y errores convertirlos en bondad, desearía si Tú
quieres, sólo hacer tu voluntad, en mis manos tu tesoro,
77. aunque arcilla de moldear.
Resucitó, aleluya. Aleluya, el Señor resucitó.
81.
Alegría y gozo mis hermanos, Jesucristo el Señor /Alegre la mañana que nos habla de Ti, alegre la
resucitó. Alegría y gozo mis hermanos, que la muerte, mañana/.
vencida, ya murió.
En nombre de Dios Padre, del Hijo y del Espíritu, salimos
Alegría y gozo mis hermanos, el sepulcro vacío se quedó. de la noche y estrenamos la aurora; saludamos el gozo de
Alegría y gozo mis hermanos, el Señor de la muerte es la luz que nos llega resucitada y resucitadora.
vencedor.
Regresa desde el sueño el hombre a su memoria, acude a
Alegría y gozo mis hermanos, los que pobres como Cristo su trabajo, madruga a sus dolores; le confías la tierra y a
hoy vivís. Alegría y gozo mis hermanos, porque vuestro la tarde la encuentras rica de pan y amarga de sudores.
está siendo el Reino al fin.
Y Tú te regocijas, oh Dios, y Tú prolongas en sus
78. pequeñas manos, tus manos poderosas. Y están de cuerpo
Aunque yo dominara las lenguas arcanas y el lenguaje del entero los dos así creando, los dos así, velando por las
cielo supiera expresar, solamente sería una hueca cosas.
campana, si me falta el amor.
Bendita la mañana que trae la gran noticia de tu presencia
/Si me falta el amor no me sirve de nada, si me falta el joven en gloria y poderío; la serena certeza con que el día
amor, nada soy/. proclama que el sepulcro de Cristo está vacío.

Aunque todos mis bienes dejase a los pobres y mi cuerpo 82.


en el fuego quisiera inmolar, todo aquello sería una inútil Rendid a Yahveh santos del Señor gloria y poder al Dios
hazaña, si me falta el amor. de la creación. Rendid honor al glorioso nombre del
Señor y adoradlo en su santo esplendor.
Aunque yo develase los grandes misterios y mi fe las
montañas pudiera mover, no tendría valor, ni me sirve de Sobre los mares resuena la voz de Dios, glorioso es
nada, si me falta el amor. Dios, su voz hace temblar, que poderosa es la voz del
Altísimo.
79. Aleluya. Su voz desgaja los cedros del Líbano.

12
Aleluya. La voz del Señor lanza llamas de fuego. Nos reúne en pueblo de amor.
Aleluya. Sacude los bosques la voz del Altísimo.
Aleluya. Y en su santuario grita: ¡Gloria! Cambia nuestras vidas con tu fuerza. Guárdanos por
siempre en tu presencia. Tú eres verdad, Tú eres la paz.
Sentado está Dios sobre la tempestad, sentado está
Yahveh cual Rey eterno. Las fuerzas da al que pone su Rompe las cadenas que nos atan. Llénanos de gracia en tu
confianza en Él. Yahveh bendice a su pueblo con paz. palabra. Gracias, Señor, gracias, Salvador.
83.
/Habla Señor, habla Señor, que tu siervo escucha/. Nuestras existencias hoy te alaban, nuestros corazones te
dan gracias. Tú eres amor, Tú eres canción.
Tu Palabra es la luz y la verdad, tu Palabra es pan que me
alimenta. 87.
Te pedimos, perdón, Señor, por el bien que nos hemos
84. hecho, por lo que hemos hecho mal, Señor, piedad.
/Gloria, gloria, a Dios en el cielo. Y en la tierra a los
hombres paz/. Perdón por haber vivido sin fijarme en los demás, perdón
por no haber querido en mi hermano, confiar.
Te alabamos y te bendecimos, te adoramos y glorificamos
y nosotros hoy te damos gracias, por tu grande y eterna Perdón porque he permitido, no acusarme y acusar,
gloria. perdón por no haber vivido en pobreza y humildad.

Señor, Dios Padre: PADRE, PADRE. Perdón por no haber oído, la palabra de verdad, perdón
Señor, Dios Hijo: por no haberte visto, compañero en mi caminar.
PIEDAD SEÑOR, PIEDAD, PIEDAD.
Tú que quitas el pecado del mundo: 88.
ESCÚCHANOS, ESCÚCHANOS. Se acerca el Reino de Dios, ya se acerca el Reino de Dios.
Tú que estás sentado a la derecha del Padre: Se acerca la salvación, ya se acerca la salvación.
PIEDAD SEÑOR, PIEDAD, PIEDAD. /Preparad los caminos, preparad los caminos al Señor/.
//Hosanna//.
Sólo Tú eres santo, sólo Tú Señor, sólo Tú altísimo
Jesucristo, con el Santo Espíritu en la gloria de Dios Salid al encuentro de Dios con los pobres viene el Señor
Padre. Amén, amén, amén. salid al encuentro de Dios que el Adviento es salvación.
/Preparad los caminos, preparad los caminos al Señor/.
85. //Hosanna//.
Antes que te formaras dentro del vientre de tu madre,
antes que tú nacieras te conocía y te consagré. Para ser mi Es hora de despertar que se acerca la libertad, es hora de
profeta de las naciones yo te escogí, irás donde te envíe y despertar que el Señor nos trae la paz, /el amor, la justicia,
lo que mande proclamarás. son las sendas para la paz/.
//Hosanna//.
Tengo que gritar, tengo que arriesgar: ay de mí si no
lo hago. ¿Cómo escapar de Ti? ¿Cómo no hablar? si tu 89.
voz me quema dentro. Tengo que andar, tengo que Bendito seas mi Señor, por todas tus criaturas,
luchar: ay de mí si no lo hago. ¿Cómo escapar de Ti? especialmente por el hermano sol que se parece a Ti.
¿Cómo no hablar? si tu voz me quema dentro. Bendito seas mi Señor, por la luna y las estrellas, las has
formado preciosas y bellas, claras en la oscuridad.
No temas arriesgarte porque contigo Yo estaré, no temas
anunciarme porque en tu boca Yo hablaré. Te encargo /Omnipotente Altísimo, mi buen Señor. Tuyos son la
hoy mi pueblo para arrancar y derribar, para edificar gloria y el honor y toda bendición/.
destruirás y plantarás.
Bendito seas mi Señor, por el tiempo nublado y sereno, y
Deja a tus hermanos, deja a tu padre y a tu madre, por el viento que nos despeja, golpeando en nuestra cara.
abandona tu casa porque la tierra gritando está. Nada Bendito seas mi Señor, por la limpia hermana agua, ella
traigas contigo porque a tu lado Yo estaré, es hora de es útil, humilde y casta, se cuela por nuestro interior.
luchar porque mi pueblo sufriendo está.
Bendito seas mi Señor, por nuestro hermano fuego, él es
86. alegre, robusto y bello, nos da luz y calor. Bendito seas mi
Jesús está entre nosotros, Él vive hoy y su Espíritu a Señor por la hermana madre tierra, produce frutos, flores
todos da. Jesús, razón de nuestra vida, es el Señor. y hierba, nos sostiene y nos lleva.

13
93.
Bendito seas mi Señor, por nuestra hermana muerte, de la María, tú eres Madre de los que hemos dejado padre y
que nadie puede escapar, alabad y bendecid. Bendito seas madre por seguir la llamada del Señor. Ayúdanos, ¡oh
mi Señor, por la hermana amistad, la cual es muy Madre!, a llevar a los hombres el mensaje de tu Hijo
necesaria, para el corazón del hombre. Redentor.

Madre de los Apóstoles. María: aumenta nuestra entrega y


nuestro amor, nuestra fidelidad a la Palabra, nuestra fe en
el poder de la oración.
90. Madre de los Apóstoles María: incúlcanos el fuego
Venid a la Cena, nos invita el Señor; venid a la Cena el abrasador que tuvieron Pedro y Pablo, respondiendo a la
Señor nos da su amor. El pan ha preparado, llamada del Señor.
revistámonos de amor, Jesús nos ha mandado
recibidle en comunión. 94.
Delante de tus ojos ya no enrojecemos, a causa del
Tomad, comed de El, éste es mi Cuerpo. Tomad, bebed de antiguo pecado de tu pueblo. Arrancarás de cuajo el
El, éste es mi cáliz. Esta es mi Sangre derramada por corazón soberbio y harás un pueblo humilde de corazón
amor. sincero.

Quien come de este pan, en Él resucita. Quien come su Exulten mis entrañas, alégrese mi pueblo. Seremos
manjar, tiene la vida. Tiene la vida prometida por amor. raza nueva para los cielos nuevos.

91. En medio de los pueblos nos guardas como un resto,


Como el ciervo al agua va, vamos hacia Ti, Señor; pues seremos raza nueva para los cielos nuevos. Sacerdotal
de Ti tenemos sed, fuente del eterno amor. estirpe según tu Primogénito.

Caminamos hacia Ti con alegres cánticos: hoy Caerán los opresores y exultarán los siervos, los hijos del
venimos a tu altar para amarte más, Señor. oprobio serán tus herederos. Señalarás entonces el día del
regreso, para los que comían su pan en el desierto.
Quien escucha mi gemir, dice: dónde está tu Dios, el
Señor se encuentra aquí, en la voz de júbilo. Exulten mis entrañas, alégrese mi pueblo, porque el Señor
que es justo revoca sus decretos. La salvación se anuncia
Ya mi llanto ha de cesar: el Señor es Salvador. Cuando donde acechó el infierno, porque el Señor habita en medio
tenga que sufrir, en Ti pensaré, Señor. de su pueblo.

Gloria al Padre eterno, gloria al Hijo Redentor, gloria al 95.


Espíritu, que nos une en el amor. Quédate con nosotros, Señor de la esperanza, el mundo
que Tú amas hoy lucha por vivir y aunque a veces
/Ven Señor Maranatha, Amén, Aleluya/. dudamos de tu presencia en casa, no dejes que la noche
nos sorprenda sin Ti.
92.
/¿Qué ves en la noche? dinos centinela/. Y porque ya anochece, quédate con nosotros, no dejes
que la noche nos sorprenda sin Ti.
Dios como un almendro con la flor despierta, Dios que
nunca duerme busca quien no duerma, y entre las diez Quédate con nosotros, Señor de la pobreza, los pobres y
vírgenes sólo hay cinco en vela. los niños te quieren descubrir, porque a veces no saben
que son tus preferidos, no dejes que la noche nos
Gallos vigilantes que la noche alertan, quien negó tres sorprenda sin Ti.
veces otras tres confiesa, y pregona el llanto lo que el
miedo niega. Quédate con nosotros, Señor de la justicia, los hombres
no aprendemos a dar sin recibir, vivimos, muchas veces,
Muerto lo bajaron a la tumba nueva, nunca tan adentro una justicia falsa no dejes que la noche nos sorprenda sin
tuvo al sol la tierra, daba el monte gritos, piedra contra Ti.
piedra.
Quédate con nosotros, Señor de la promesa, Tú mismo
Vi los cielos nuevos y la tierra nueva, Cristo entre los aseguraste amarnos hasta el fin, por eso humildemente
vivos y la muerte muerta. Dios en las criaturas, ¡y eran volvemos a pedirte, no dejes que la noche son sorprenda
todas nuevas! sin Ti.

14
96. /Oh Señor, ten piedad, perdona las culpas/.
/Aleluya, aleluya, aleluya/.
/Tú sólo Señor, Tú sólo eres Santo/.
La diestra del Señor hizo prodigios, la diestra del Señor /En la gloria de Dios reinas para siempre/.
me ha salvado.
100.
Domina Cristo todo el universo, Cristo el Señor, reina en //Yo soy sal de mi tierra// y sabor a Cristo le voy a dar,
su gloria. ¡qué bien!
Sal para dar sabor, sabor a cristiandad, a mi tierra querida
Alábenlo por siempre las naciones y denle honor y gloria, sabor a Cristo le voy a dar, ¡qué bien!
pueblos todos.
Sal yo voy esparciendo para fertilizar, nazca en mi bella
97. tierra muchos retoños de cristiandad, ¡qué bien!
Hombre justo, entremos en tu silencio, sigamos tu
ejemplo, en un mundo que grita por la paz y la La sal de mi bautismo nadie la va a quitar, ella produce
justicia. Ruega por nosotros San José. frutos, produce frutos de eternidad, ¡qué bien!

En tu silencio encontramos el impulso para rezar, de tu 101.


fidelidad tomamos el riesgo para amar. En el mundo /Somos uno en Espíritu y en el Señor/ y rogamos que un
herido por hambre y división, con el pueblo que busca la día sea total nuestra unión. Y que somos cristianos lo
esperanza y unión. sabrán, lo sabrán, porque unidos estamos en amor.

En tu silencio encontramos el coraje para hablar, de tu /Marcharemos tomados de la mano en unión/.


fidelidad nos brota fortaleza para luchar. En el mundo que Anunciando que en esta tierra vive y obra Dios.
sufre la violencia y opresión, con el pueblo que busca la Y que somos cristianos lo sabrán, lo sabrán, porque
paz y compasión. unidos estamos en amor.

98. /Trabajamos unidos lado a lado en amor/, como guardas


Donde haya duda, ah, ah, ah, que yo lleve la fe. celosos de todo hombre en su honor.
Donde hay odio, oh, oh, oh, que lleve yo el amo. Y que somos cristianos lo sabrán, lo sabrán, porque
Donde haya ofensa, ah, ah, ah, que yo lleve el perdón. unidos estamos en amor.
Donde hay discordia, ah, ah, ah, que yo lleve la unión.
Donde hay desespero, oh, oh, oh, que lleve la esperanza. Gloria al Padre que es fuente de toda bendición, gloria a
Donde hay tinieblas, ah, ah, ah, que lleve yo la luz. Cristo su Hijo, que nos da la salvación. Y al Espíritu
Donde hay tristeza ah, ah, ah, que yo lleve la alegría, ah, Santo que nos une en comunión.
ah, ah,… ah, ah, ah,… ah, ah, ah. Y que somos cristianos lo sabrán, lo sabrán, porque
unidos estamos en amor.
/Señor haz de mí un instrumento de tu paz/.
102.
Oh Maestro, oh, oh, oh, que yo no busque tanto ser Siento tu llamada, me seduces tú Señor, este don lo acepto
consolado, oh, oh, oh, como consolar. con amor, quieres que sea un hombre sembrador de la
Ser comprendido, oh, oh, oh, como comprender. verdad, para el que te busca y no es feliz.
Ser amado, oh, oh, oh, como amar. Hermano de todos quiero abrir mi corazón y con todo el
Porque es dando oh, oh, oh, que se recibe. mundo compartir, llevar esperanza y llevar amor, ser
Olvidando, oh, oh, oh, es que se encuentra. hombre de paz.
Perdonando, oh, oh, oh, se encuentra el perdón.
Muriendo, oh, oh, oh, resucito a la vida eterna, ah, ah, ah, Quiero anunciarte a ti Señor con mi modo de vivir, ser
… ah, ah, ah,… ah, ah, ah. un testigo de tu amor viviendo en fidelidad. No me
dejes Madre en mi caminar llévame a Jesús. Tú me
99. conoces, oh Señor, sabes mi limitación, pero mis
/Gloria a nuestro Dios, gloria en las alturas y paz en la manos aquí están disponibles para Ti. Sé que no me
tierra a toda criatura/. dejas, vives junto a mí, yo te seguiré.

Señor te alabamos y te bendecimos, todos te adoramos y Donde haya un joven yo también quiero vivir compartir
te damos gracias. mi vida en sencillez. Ser un signo alegre de evangelio y
/Gracias mil, oh Señor, por todo lo creado/. amistad junto al que está en necesidad.
María me inspira el modelo a seguir y en silencio vive
Tú eres el Cordero que quita el pecado, atiende a los junto a mí, sé que su presencia no me faltará para
ruegos de quien te ha implorado. caminar.
15
Alabadlo y bendecid su nombre.
103. /Porque el Señor es bueno/.
Este es Cristo, Emmanuel, Dios con nosotros, en este /Para siempre su misericordia/.
sacramento, ven recíbele y adórale, es Jesús, nuestro Y su verdad por los siglos de los siglos.
Señor.

Estrella de David, oh esplendor de Dios, se vuelve Pan de 107.


Vida, en Cuerpo del Señor. Ven en adoración, recibe con Como el ciervo que a las fuentes de agua fresca va veloz,
temblor el santo sacramento, banquete del Señor. los anhelos de mi alma van en pos de Ti, Señor.

Bebe el agua viva que fluye del Señor, toma de su copa la Señor, ven a nuestras almas que por Ti suspiran: ven
sangre de su amor. Río de la gracia nuestra redención, que Señor.
fluye del costado de nuestro Salvador.
Del Señor Dios de los cielos tiene sed mi corazón, cuando
Digno sacerdote, Soberano Dios, Cordero sin mancha que al fin podrá este siervo ver tu rostro gran Señor.
su vida ofreció. Hijo encarnado, Víctima pascual pagado
en rescate por el Padre Dios. Los manteles sobre el ara ya derraman resplandor, vamos
todos al banquete invitados del Señor.
104.
Bendigamos al Señor que nos une en caridad y nos nutre Con canciones de alabanza con canciones en su honor,
con su amor en el pan de la unidad. jubiloso he de acercarme a la mesa del Señor.

Oh Padre Nuestro. Este pan comamos juntos en fraterna y santa unión, este
pan que ha preparado con sus manos el Señor.
Conservemos la unidad que el Maestro nos mandó, donde
hay guerra que haya paz, donde hay odio que haya amor. Allí el cáliz beberemos que rebosa salvación, mientras
tanto el Santo Nombre cantaremos del Señor.
El Señor nos ordenó devolver el bien por mal, ser testigos
de su amor, perdonando de verdad. Allí el pan que da la vida allí el vino que da ardor, es la
Sangre del Cordero es el Cuerpo del Señor.
Al que vive en el dolor y al que sufre en soledad, démosle
de corazón un consuelo fraternal. Pues, Señor, te has hecho nuestro tómanos en posesión,
ahora y siempre ser queremos sólo tuyos, gran Señor.
El Señor que nos llamó a vivir en unidad, nos congregue
con su amor en feliz eternidad. 108.
Como un grito en mi vida tu palabra escuché, ¿quién irá
105. para hablar por mí? ¿A quién enviaré? A esa voz que me
Caminamos hacia el sol esperando la verdad, la mentira la apremia, quiero yo responder, ya me tienes aquí estoy,
opresión, cuando vengas cesarán. Señor envíame.

/Llegará con la luz la esperada libertad/. Tómame, envíame; quiero hacer tu voluntad, sé que
Tú pensabas desde siempre en mí para pregonar tu
Construimos hoy la paz, en la lucha y el dolor, nuestro verdad, para ser testigo de tu amor sin fin, para dar a
mundo surge ya en la espera del Señor. todos la paz.

Te esperamos: Tú vendrás a librarnos del temor; la Has venido a mi lado, me has hecho comprender, lo que
alegría, la amistad son ya signos de tu amor. quieres de mí Señor que esperas de mi fe. Tú has querido
que hiciera sólo tu voluntad. Ya me tienes aquí, Señor,
106. dispuesto a caminar.
Cantad alegres a Dios habitantes de toda la tierra,
servidle con alegría, servidle con alegría, venid ante su Muchos toda su vida buscan sin descansar, no conocen
presencia con regocijo. que Tú, Señor, en esta vida estás. ¿Cómo van a
encontrarte? no te pueden oír. ¿Cómo van a creer, Señor,
/Reconoced que Dios es Dios/. si nadie habla de Ti?
/Él nos hizo y suyos somos/.
Pueblo suyo somos y ovejas de su prado. 109.
Vamos a preparar el camino del Señor, vamos a
/Entrad por sus puertas con gratitud/. construir la ciudad de nuestro Dios. Vendrá el Señor
/Por sus atrios con alabanza/. con la aurora. Él brillará en la mañana, pregonará la
16
verdad. Vendrá el Señor con su fuerza, Él romperá las Jesús es el Señor, lo conocerán, Él es la vida, es la verdad.
cadenas, Él nos dará la libertad. Jesús es el Señor, lo conocerán, es el camino de libertad.
Jesús es el Señor, no olviden su voz, es el Redentor de
Él estará a nuestro lado, Él guiará nuestros pasos, Él nos nuestro pueblo.
dará la salvación. Nos limpiará del pecado, ya no seremos
esclavos, Él nos dará la libertad.
Caminará con nosotros nunca estaremos ya solos, Él nos 113.
dará la salvación. Él cumplirá la promesa y llevará Llegó Jesús a Nazaret donde se había criado y según
nuestras penas, Él nos dará la libertad. acostumbraba fue el Sábado a la sinagoga. Se puso en pie
entre sus hermanos, para leer las Escrituras y del profeta
110. Isaías este pasaje proclamó:
/Cristo nos da la libertad, Cristo nos da la salvación,
Cristo nos da la esperanza, Cristo nos da el amor/. “El Espíritu del Señor está sobre mí, Él me ha ungido
para dar a los pobres buenas nuevas a cautivos
Cuando luche por la paz y la verdad: ¡la encontraré! libertad.
Cuando cargue con la cruz de los demás: ¡me salvaré! Los ciegos de nuevo verán, los oprimidos tendrán
¡Dame, Señor, tu palabra! ¡Oye, Señor, mi oración! liberación. Un año de gracia les proclamo: lo que
oyeron, lo que digo, hoy se ha cumplido aquí, en mí”.
Cuando sepa perdonar de corazón: ¡tendré perdón!
Cuando siga los caminos del amor: ¡veré al Señor! Todos de Él se admiraban y aprobaban sus palabras, pero
¡Dame, Señor, tu palabra! ¡Oye, Señor, mi oración! intrigados preguntaron: ¿No es ese el hijo de José?
Seguramente le dirían: “médico cúrate a ti mismo”. Más
Cuando siembre la alegría y la amistad: ¡vendrá el amor! en verdad ningún profeta es bien oído en su país.
Cuando viva en comunión con los demás: ¡seré de Dios!
¡Dame, Señor, tu palabra! ¡Oye, Señor, mi oración! Ya tu misión has proclamado y esa misión es el camino,
de los que vamos construyendo tu Reino con lo que
111. vivimos.
Un pueblo que camina por el mundo gritando "ven Ponte de pie Jesús y habla, levanta al triste y oprimido,
Señor". Un pueblo que busca en esta vida la gran alza tu voz, danos tu vida, porque Tú eres el Ungido.
liberación.
114.
Los pobres siempre esperan el amanecer de un día más Una noche de sudor en una barca en pleno mar, mientras
justo y sin opresión, los pobres hemos puesto la el día amanece ya, aún tus redes vacías están. Pero la voz
esperanza en Ti, libertador. que te llama otro mar te enseñará y a la orilla de sus
corazones sus redes lanzará.
Salvaste nuestra vida de la esclavitud, esclavos de la ley
viviendo en el temor. Nosotros hemos puesto la esperanza Ofreces toda tu vida como María al pie de la cruz y
en Ti, Dios del amor. serás siervo de todo hombre, siervo por amor,
sacerdote la humanidad.
El mundo por la guerra sangra sin razón, familias
destrozadas buscan un hogar. El mundo tiene puesta su Avanzaba en el silencio y entre lágrimas esperaba que la
confianza en Ti, Dios de la paz. semilla antes esparcida, cayera sobre tierra fértil. De fiesta
está tu corazón, porque el trigo que ondea ya, ha
112. madurado bajo el sol y se puede almacenar.
/Cerca está el Señor/, cerca de mi pueblo, cerca del que
lucha con amor. 115.
/Cerca está el Señor/, es el peregrino que comparte mi Quédate Señor, quédate conmigo, quédate, soy un
dolor. peregrino. Quédate Señor, largo es el camino, de tu
pascua y de tu luz seré testigo, de tu pan y tu vino,
También está el Señor, lo conocerán en el que lucha por la mendigo, de tu pan y tu vino, mendigo, quédate Señor.
igualdad; también está el Señor, lo conocerán en el que
canta la libertad; también está el Señor, no olviden su voz, Oh Señor, mi Señor, caminando a tu lado escucho tu voz.
sufre el gran dolor del oprimido. Oh Señor, mi Señor Tú renuevas mi amor y me llamas tu
amigo y a tu lado mi camino, se orienta contigo Señor,
También está el Señor, lo conocerán en el obrero en su para ser tu testigo.
taller; también está el Señor, lo conocerán en el anciano
en su vejez; también está el Señor, no olviden su voz, en Emaús, preparada la cena los ojos despiertan, ven la luz.
el hospital, junto al enfermo.

17
Emaús, el camino es posada las brazas son llamas con
Jesús. Anochece en Emaús y amanece la esperanza con Aunque te digan algunos que nada puede cambiar, lucha
Jesús. por un mundo nuevo, lucha por la verdad.

116. Si por el mundo los hombres sin conocerse van, no


/Nos envías por el mundo a anunciar la Buena Nueva/. niegues nunca tu mano al que contigo está.
/Mil antorchas encendidas y una nueva primavera/.
Aunque parezcan tus pasos inútil caminar, tú vas
/Si la sal se vuelve sosa quien podrá salar al mundo/. haciendo camino, otros lo seguirán.
/Nuestra vida es levadura, nuestro amor será fecundo/.
120.
/Siendo siempre tus testigos, cumpliremos el destino/. Iglesia soy, y tú también. En el bautismo renacimos a una
/Sembraremos esperanza y alegría en los caminos/. vida singular. Y al confirmar hoy nuestra fe, lo
proclamamos compartiendo el mismo pan.
/Cuanto soy y cuanto tengo, la ilusión y el descontento/.
/Yo te ofrezco mi semilla, y tú pones el fermento/. No vayas triste en soledad, ven con nosotros y verás a
los hermanos caminando en el amor. Ven con nosotros
117. y serás en la familia un hijo más, iremos juntos,
De toda mancha y sombra original tu Hijo Dios te caminando en el amor.
quiso preservar, /no te privó María del dolor de la
pobreza y de trabajar/. Yo la veré envejecer, pero a mi madre aún con arrugas y
defectos la querré. ¡La quiero más! pues sé muy bien que
El Evangelio te presenta así trabajadora en tu Nazaret, atenta ha envejecido sin dejarme de querer.
a Dios y dándonos tu amor, tu casa humilde y el pobre taller.
La Iglesia es tan maternal, que me ha engendrado, me
Si quiso Dios hacer de ti un jardín, pues decidió nacer de alimenta y acompaña sin cesar. La Iglesia es tan maternal
una mujer, Él te eligió para sembrarse en ti, y florecer, que nunca duda en abrazarme y perdonar.
María, florecer.
Tensiones hay, y las habrá, porque nosotros somos
118. hombres y no ángeles de luz. Pero al final, sólo al final, la
Un mandamiento nuevo nos da el Señor: que nos Iglesia humilde encontrará su plenitud.
amemos todos como el nos amó.
121.
La señal de los cristianos, es amarnos como hermanos. A los hombres amó Dios como nadie amó jamás, de la
mano Él nos conduce y es luz en la oscuridad, cuando
Quien a sus hermanos no ama, miente si a Dios dice que partimos el pan nos une la caridad, es el pan de la unidad,
ama. el pan de Dios.

Cristo, Luz, Verdad y Vida, al perdón y amor invita. Es mi Cuerpo, tomad y comed, es mi Sangre, tomad y
bebed, pues yo soy la vida, yo soy el amor, oh Señor
Perdonemos al hermano, como Cristo nos perdona. haz que vivamos en tu amor.

En trabajos y fatigas, Cristo a todos nos anima. A los hombres amó Dios como nadie amó jamás, para la
gente del pueblo es el hijo de José, con sus manos trabajó
Comulguemos con frecuencia, para amarnos a conciencia. como hacían los demás, conoció los sufrimientos y el
dolor.
Nuestra fe no desfallezca, que el Señor es nuestra fuerza.
A los hombres amó Dios como nadie amó jamás, y su
Quiten odios y rencores, de todos los corazones. amor tan grande fue que lo condujo hasta la cruz, pero
más pudo el amor que la muerte y el dolor, vencedor tres
Si al enfermo visitamos, a Dios mismo consolamos. días después resucitó.

En la vida y en la muerte, Dios nos ama para siempre. A los hombres amó Dios como nadie amó jamás en la
cruz el Salvador su propia vida nos dejó, y toda la
119. humanidad es el Cuerpo del Señor, nada puede separarnos
Mientras recorres la vida, tú nunca sólo estás, contigo por de su amor.
el camino, Santa María va.
El Señor nos da su amor como nadie nos lo dio, Él reúne a
/Ven con nosotros al caminar, Santa María, ven/. los amigos en la mesa del Señor, en el mundo todos son
18
carne y sangre del Señor, nada puede separarnos de su
amor. Cuando hablas Tú se transforma la vida, cuando hablas
Tú crece nuestra confianza, cuando hablas Tú se ilumina
122. el día, cuando hablas Tú colmas nuestra esperanza.
Amar es entregarse olvidándose de sí; /buscando lo que al
otro pueda hacer feliz/. Cuando hablas Tú se abre un sendero nuevo, cuando
hablas Tú curas nuestra ceguera, cuando hablas Tú se
Que lindo es vivir para amar, que grande es tener levanta tu pueblo, cuando hablas Tú das la paz verdadera.
para dar. /Dar alegría, felicidad, darse uno mismo eso
es amar/. 126.
Si amas como a ti mismo, y te entregas a los demás, Danos una ilusión, un camino mejor, un mensaje
/verás que no hay egoísmo que no puedas superar/. distinto que despierta el amor. Danos hoy de ese pan
que fomenta la unidad, que reanima entre tus hijos,
123. signos de comunidad.
Andando por el camino te tropezamos Señor, te hiciste el
encontradizo, nos diste conversación; tenían tus palabras Ya que en Ti hemos sido creados e igualmente redimidos,
fuerza de vida y amor, ponían esperanza y fuego en el haz ahora que tu pueblo, cimentado en la fe no vacile en
corazón. su esperanza, sino que pueda crecer.

/Te conocimos, Señor, al partir el pan. Tú nos conoces, Hemos sido liberados de miserias y pecados, revestidos
Señor, al partir el pan/. de hombres nuevos, de ternura y de bondad, de humildad
y mansedumbre, de paciencia y santidad.
Llegando a la encrucijada Tú proseguías, Señor, te dimos
nuestra posada, techo, comida y calor; sentados como Desde que te conocimos tu noticia da sus frutos. Tu
amigos a compartir el cenar, allí te conocimos al Palabra es proclamada y la Iglesia está afianzada, en tu
repartirnos el pan. nombre liberada, guiada hacia la eternidad.

Andando por los caminos te tropezamos, Señor, en todos 127.


los peregrinos que necesitan amor: esclavos y oprimidos Bueno es alabar al Señor y a su nombre folklores cantar,
que buscan la libertad, hambrientos, desvalidos, a quienes de mañana su gloria anunciar y de noche su fidelidad.
damos el pan. Con las seis cuerdas del guitarrón y marimbas de rítmico
son, pues tus hechos me alegran, Señor, son tus obras mi
124. felicidad.
Cristo te necesita para amar, para amar, Cristo te necesita
para amar. /El justo florecerá como la palma primaveral y se
multiplicará, como cedro del Líbano/.
/No te importen las razas ni el color de la piel, ama a
todos como hermanos y haz el bien/. Son tus obras excelsas, Señor. Y es profundo tu eterno
pensar. El que es necio no ve tu poder, y el que peca
Al hambriento y mendigo dale amor, dale amor, al ignora tu amor. Aunque abunden las obras del mal, y cual
hermano y amigo dale amor. hierba nazca el pecador, a las ruinas sus obras irán porque
tú eres el santo, Señor.
Al triste y oprimido dale amor, dale amor, al que sufre
miseria dale amor. Exaltaste del justo el poder y lo ungiste con óleo de amor.
Pues sus ojos del mal apartó, y su oído lo bueno escuchó.
Al que vive a tu lado dale amor, dale amor, al que viene En tus atrios plantado, Señor, y en tu casa naciendo cual
de lejos dale amor. flor. Con sus obras perennes de amor, tu justicia proclama
sin fin.
Al que habla otra lengua dale amor, dale amor, al que no
te saluda dale amor. 128.
Dolorosa de pie junto a la cruz, /tú conoces nuestras
125. penas, penas de un pueblo que sufre/.
Cuando hablas Tú se abren nuestros oídos, cuando hablas
Tú se enciende una luz, cuando hablas Tú se despierta el Dolor de los cuerpos que sufren enfermos, el hambre de
dormido, cuando hablas Tú, cuando hablas Tú. gentes que no tienen pan, silencio de aquellos que callan
por miedo, la pena del triste que está en soledad.
Cuando hablas Tú se reúnen los hombres, cuando hablas
Tú se goza el corazón, cuando hablas Tú se alegran los
pobres, cuando hablas Tú nace una canción.
19
El drama del hombre que fue marginado, tragedia de Alegría y paz hermanos que el Señor resucitó.
niños que ignoran reír, la burda comedia de huecas
promesas, la farsa de muertos que deben vivir. Sobre la cruz Cristo venció y el sufrimiento iluminó.
Alegría y paz hermanos que el Señor resucitó.
Dolor en los hombros sin tregua oprimidos, cansancio de Porque esperó, Dios le libró y de la muerte lo sacó.
brazos en lucha sin fin, cerebros lavados a base de Alegría y paz hermanos que el Señor resucitó.
slogans, el rictus amargo del pobre infeliz.
Marchad a unir la tierra en paz con vuestro gozo y vuestro
El llanto de aquellos que suman fracasos, la cruz del amor.
soldado que mata el amor, pobreza de muchos sin libro en Alegría y paz hermanos que el Señor resucitó.
las manos, derechos del hombre truncados en flor.
Todos cantad aleluya, todos gritad aleluya.
129. Alegría y paz hermanos que el Señor resucitó.
En Jesús puse toda mi esperanza, Él se inclinó hacia
mí /y escuchó mi clamor/. El pueblo en Él vida encontró, la esclavitud ya terminó.
Alegría y paz hermanos que el Señor resucitó.
Me sacó de la fosa fatal, del fango cenagoso, asentó mis
pies sobre la roca, mis pasos consolidó. 133.
Nació de una Virgen en mísero establo, pastores y magos
Puso en mi boca un canto nuevo, una alabanza a nuestro le fueron a ver. Vivió en Galilea como un artesano, dio
Dios, muchos verán y creerán en Él y en Jesús confiarán. ejemplo de vida, trabajo y amor.

En Ti se gocen y se alegren todos los que te buscan, /Y no le creyeron/, subió, pues al monte llevando una
repitan siempre y sin cesar: ¡qué grande es nuestro Dios! cruz.

130. Volvió del desierto y entróse en el pueblo y hablaba a la


/Estoy pensando en Dios, estoy pensando en su amor/. gente del amor de Dios; contaba a los hombres que había
venido para rescatarlos de la esclavitud.
Olvida el hombre a su Señor y poco a poco se desvía y
entre angustia y cobardía va perdiéndose el amor; Dios le ¡Qué extraño ese hombre! Parece un profeta, quizás es
habla como amigo, huye el hombre de su voz. Elías o es el mismo Juan. Camina en las aguas, da vista a
los ciegos, levanta a los muertos, otorga el perdón.
Yo siento angustias cuando veo que después de dos mil
años y entre tantos desengaños pocos viven por amor; ¡Qué humilde ese hombre! Comió con los pobres y a los
muchos hablan de esperanza más se alejan del Señor. pecadores hermanos llamó; pasaba las noches orando a su
Padre, dándole alabanzas, gloria y honor.
Todo podría ser mejor si en fervor y en alegría fuesen las
madres María y los padres San José y sus hijos imitasen a Y lo traicionaron, lo crucificaron, vertió por los hombres
Jesús de Nazaret. su sangre en la cruz, pero al tercer día salió del sepulcro,
es Rey de reyes, es Cristo Jesús.
Todo podría ser mejor si mi pueblo procurase caminar sin
alejarse del camino del Señor; pero el hombre no hace 134.
suyos los senderos del amor. No podemos caminar con hambre bajo el sol, danos
siempre el mismo pan, tu Cuerpo y Sangre, Señor.
131.
Gloria al Señor, que reina en el cielo. Y en la tierra Comamos todos de este pan, el pan de la unidad; en un
paz a los hombres que ama Él. cuerpo nos unió el Señor por medio de su amor.

Señor te alabamos, Señor te bendecimos, todos te Señor yo tengo sed de Ti, sediento estoy de Dios; pero
adoramos, demos gracias al Salvador. pronto llegaré a ver el rostro del Señor.

Tú eres el Cordero, que quita el pecado, ten piedad de Por el desierto el pueblo va cantando su dolor; en la noche
nosotros y escucha nuestra oración. brillará tu luz, nos guía la verdad.

Tú sólo eres Santo, Tú sólo el Altísimo. Con el Espíritu 135.


Santo en la gloria del Padre. Amén. Oh cielos, lloved de lo alto, oh nubes, mandadnos al
Santo, oh tierra, ábrete tierra y brote el Salvador.
132.
Hoy el Señor resucitó y de la muerte nos libró. Somos desierto, somos arena, /maranatha/.
20
Somos un viento sin horizontes, /maranatha/.
Peregrino que a veces vas sin un rumbo en tu caminar,
Nuestras tinieblas no se disipan, /maranatha/. peregrino que vas cansado de tanto andar. Buscas fuentes
Nuestras cadenas nadie las rompe, /maranatha/. para tu sed y un rincón para descansar, vuelve amigo que
Un frío intenso nos paraliza, /maranatha/. aquí en Egipto lo encontrarás.
Tenemos hambre, nadie nos nutre, /maranatha/.
Peregrino sin un porqué, peregrino sin una luz, peregrino
136. por el camino que va a la cruz. Dios camina en tu
Oh Señor envía tu Espíritu que renueve la faz de la soledad, ilumina tu corazón, compañero de tus senderos
tierra. buscando amor.

Oh Señor que mi alma te bendiga, oh Dios, Tú eres 139.


grande, vestido de esplendor y belleza. Pueblo de reyes, asamblea santa, pueblo sacerdotal,
pueblo de Dios, bendice a tu Señor.
Sobre el agua construyes tus moradas, oh Dios, en las
alturas y en alas del viento Tú caminas. Te cantamos, oh Hijo amado del Padre; te alabamos
eterna palabra salida de Dios. Te cantamos, oh Hijo de la
Es el viento quien lleva tus mensajes, oh Dios, por los Virgen María; te alabamos, oh Cristo nuestro hermano,
espacios y tienes un esclavo en el fuego. nuestro Salvador.

Asentaste la tierra firmemente, oh Dios, en sus cimientos Te cantamos a Ti, esplendor de la gloria; te alabamos
y no temblará por los siglos. estrella radiante que anuncias el día. Te cantamos, oh luz
que iluminas nuestras sombras; te alabamos antorcha de la
Y las fuentes, Señor, por Ti brotaron, oh Dios, en las nueva Jerusalén.
montañas y en medio de valles se deslizan.
Te cantamos Mesías que anunciaron los profetas; te
Les fijaste durísimas fronteras, oh Dios, y nunca más alabamos oh Hijo de Abraham e Hijo de David. Te
podrán extenderse por la tierra. cantamos Mesías esperado por los pobres; te alabamos, oh
Cristo nuestro Rey de humilde corazón.
Con los frutos que vienen de la tierra, oh Dios, nos
alimentas, Tú haces germinar el pan nuestro. Te cantamos Mediador entre Dios y los hombres, te
alabamos oh Ruta viviente, camino del cielo. Te cantamos
Gloria a Dios que creó estas maravillas gloria al Señor Sacerdote de la nueva alianza, te alabamos, Tú eres
cantemos todos, al Padre, al Hijo y al Espíritu. nuestra paz por la sangre de la cruz.

137. Te cantamos Cordero de la Pascua eterna, te alabamos, oh


Otra vez hoy venimos juntos a cantar, qué feliz al Víctima que borras nuestros pecados. Te cantamos, oh
Señor le rogamos que así pueda siempre ser. templo de la nueva alianza, te alabamos, oh piedra
angular y roca de Israel.
Como amigos hoy celebraremos nuestra comunión de
amor, que arda siempre el fuego de nuestra amistad y Te cantamos, Pastor que nos conduces al Reino, te
podamos así cantar. alabamos, reúne a tus ovejas en un redil. Te cantamos, oh
Cristo, manantial de la gracia, te alabamos, oh fuente de
Tengan libertad todos los hombres, y si no es así hemos agua viva que apaga nuestra sed.
de orar, porque en este mundo triunfe la hermandad, y
podamos así cantar. Te cantamos, oh Viña plantada por el Padre, te alabamos,
oh Viña fecunda, nosotros tus sarmientos. Te cantamos,
Es dichoso aquél que lucha recio por salvar al mundo del oh Cristo, maná verdadero, te alabamos, oh Pan de la
dolor, a su lado vamos juntos a luchar y podremos así Vida, que el Padre nos da.
cantar.
Te cantamos, Imagen del Dios invisible, te alabamos, oh
138. Rey de justicia y Rey de la paz. Te cantamos, primicias
Peregrino: ¿a dónde vas? Si no sabes adonde ir, peregrino de aquellos que duermen, te alabamos, a Ti, el Viviente,
por un camino que va a morir. Si el desierto es un arenal, principio y fin.
el desierto de tu vivir, ¿quién te guía y te acompaña en tu
soledad? 140.
Qué alegría cuando me dijeron: ¡vamos a la casa del
/Sólo Él, mi Dios, que me dio la libertad, sólo Él, mi Señor! Ya están pisando nuestros pies tus umbrales
Dios, me guiará/. Jerusalén.
21
Jerusalén está fundada como ciudad bien compacta, allá
suben las tribus, las tribus del Señor.
Según la costumbre de Israel a celebrar el Nombre del 144.
Señor; en ella están los tribunales de justicia en el palacio /Te presentamos el vino y el pan, bendito seas por
de David. siempre Señor/.

Desead la paz a Jerusalén vivan seguros los que te aman, Bendito seas, Señor, por este pan que nos diste, fruto de la
haya paz dentro de tus muros y en tus palacios seguridad. tierra y del trabajo de los hombres.

Por mis hermanos y compañeros voy a decir: “la paz Bendito seas, Señor, el vino Tú nos lo diste, fruto de la
contigo”; por la casa del Señor nuestro Dios te deseo todo tierra y del trabajo de los hombres.
bien.
145.
141. En la capilla hay repiques de campanas navideñas, y en el
¡Qué bien todos unidos! Mano con mano en el luchar, pesebre una Virgen desvelada sufre y sueña. Contempla al
¡Qué bien todos hermanos! En el sufrir y en el gozar. Niño dormido, mira su frente serena, y una sonrisa
ilumina su carita de azucena.
Nosotros queremos, Señor, amarte amando la tierra;
queremos dejar tras nosotros un mundo mejor, una vida /Dam, dim, dam, las campanitas sonando están/.
más bella.
Cada mañana en la torre de la Iglesia campesina, las
Nosotros queremos, Señor, correr con la antorcha campanas se despiertan a pesar de la neblina. Llegando la
encendida; queremos dejar al relevo un fuego mejor, una noche buena, lanzan alegres al viento una plegaria
llama más viva. amorosa adorando al Rey del cielo.

142. 146.
¿Quién será la mujer que a tantos inspiró poemas bellos Una mañana el sembrador salió a los campos para
de amor? Le rinden honor la música y la luz, el mármol, sembrar; una mañana el sembrador sembró en mi vida su
la palabra y el color. bondad.
¿Quién será la mujer que el rey y el labrador invocan en
su dolor, el sabio, el ignorante, el pobre y el señor, el Cada mañana el sembrador, sembrando está en mi
santo al igual que el pecador? corazón. Cada mañana el sembrador, espera el trigo
de mi amor.
/María es esa mujer, que desde siempre el Señor se
preparó, para nacer como una flor en el jardín que a Una mañana el sembrador sembró el camino y el
Dios enamoró/. pedregal; una mañana el sembrador no pudo entrar en mi
heredad.
¿Quién será la mujer radiante como el sol, vestida de
resplandor? La luna a sus pies, el cielo en derredor y Una mañana el sembrador en tierra buena quiso sembrar;
ángeles cantándole su amor. ¿Quién será la mujer una mañana el sembrador tan sólo espinas pudo hallar.
humilde que vivió en un pequeño taller? Amando sin
milagros, viviendo de su fe, la esposa siempre alegre de Una mañana el sembrador en cada grano cien quiere
José. hallar; una mañana el sembrador sembró en mi vida con
afán.
143.
Señor enséñanos a orar a hablar con nuestro Padre 147.
Dios, Señor enséñanos a orar a abrir las manos ante Vengo ante Ti mi Señor reconociendo mi culpa, con la fe
Ti. puesta en tu amor que Tú me das como a un hijo. Te abro
mi corazón y te ofrezco mi miseria, despojado de mis
Orar con limpio corazón que sólo cante para Ti, con la cosas, quiero llenarme de Ti.
mirada puesta en Ti, dejando que hables Señor. Orar
buscando la verdad, cerrar los ojos para ver, dejamos /Que tu Espíritu Señor abrase todo mi ser, hazme dócil
sentir Señor, andar por tus huellas de paz. a tu voz, transforma mi vida entera/.

Orar hablándote de Ti, de tu silencio y de tu voz, de tu Puesto en tus manos Señor, siento que soy pobre y débil,
presencia que es calor, dejamos descubrir por Ti. Orar más Tú me quieres así, yo te bendigo y te alabo. Padre en
también en sequedad, las manos en tu hombro Señor. mi debilidad Tú me das la fortaleza, amas al hombre
Mirarte con sinceridad, aquí nos tienes háblanos. sencillo, le das tu paz y perdón.
22
Los caminos de la tierra están llenos de amistad, siempre
hay alguien que te quiera con cariño de verdad.

148. Los caminos recorridos y los que hay que recorrer, en un


Ven, ven, Señor no tardes; ven, ven, que te esperamos; gran camino unidos a la gloria van también.
ven, ven, Señor no tardes; ven pronto Señor.
Los caminos de la vida te conducen en verdad, al buen
El mundo muere de frío, el alma perdió el calor, los Dios que te convida a estar en la eternidad.
hombres no son hermanos, el mundo no tiene amor.
Los caminos de la tierra nos conducen hacia Dios,
Envuelto en sombría noche el mundo sin paz no ve, vayamos con alegría al encuentro del Señor.
buscando va una esperanza, buscando, Señor, tu fe.
152.
Al mundo le falta vida, al mundo le falta luz, al mundo le Somos un pueblo que camina y juntos caminando
falta el cielo, al mundo le faltas Tú. podremos alcanzar, otra ciudad que no se acaba, sin
penas ni tristezas, ciudad de eternidad.
149.
Ven Señor, no tardes en llegar y la paz al mundo le Somos un pueblo que camina, que marcha por el mundo
darás, con tu luz podremos caminar, la noche se buscando otra ciudad. Somos errantes peregrinos en busca
vuelve claridad. de un destino, destino de unidad. Siempre seremos
caminantes, pues solo caminando podremos alcanzar, otra
El misterio de un pecado vino a ser una promesa, el ciudad que no se acaba sin penas ni tristezas, ciudad de
milagro de una culpa fue causa de redención. eternidad.

Del cantar de los profetas fue brotando una esperanza; la Sufren los hombres mis hermanos buscando entre las
sonrisa de una Virgen dio al mundo la salvación. piedras la parte de su pan. Sufren los hombres oprimidos
los hombres que no tienen ni pan ni libertad. Sufren los
Por la senda de la vida se abren nuevos horizontes, en las hombres mis hermanos, más Tú vienes con ellos y en Ti
sombras de las penas un nuevo sol brillará. alcanzarán, otra ciudad que no se acaba sin penas ni
tristezas, ciudad de eternidad.
La tristeza de los hombres se convierte en alegría, el
rencor de las naciones se ha convertido en amor. Danos valor para la lucha, valor en las tristezas, valor en
nuestro afán. Danos la luz de tu palabra que guíe nuestros
150. pasos en este caminar. Marcha, Señor, junto a nosotros
Señor, toma mi vida nueva antes de que la espera desgaste pues sólo en tu presencia podremos alcanzar, otra ciudad
años en mí. Estoy dispuesto a lo que quieras no importa lo que no se acaba sin penas ni tristezas, ciudad de eternidad.
que sea Tú llámame a servir.
Dura se hace nuestra marcha andando entre las sombras
Llévame donde los hombres necesiten tus palabras, de tanta oscuridad. Todos los cuerpos desgastados ya
necesiten mis ganas de vivir, donde falte la esperanza, sienten el cansancio de tanto caminar. Pero tenemos la
donde falte la alegría, simplemente por no saber de Ti. esperanza de que nuestras fatigas al fin alcanzarán, otra
ciudad que no se acaba sin penas ni tristezas, ciudad de
Te doy mi corazón sincero para gritar sin miedo, tu eternidad.
grandeza Señor; tendré mis manos sin cansancio, tu
historia entre mis labios, y fuerza en la oración. 153.
/Pan de vida te presentamos trigo sagrado de tu creación/.
Y así, en marcha iré cantando, por calles predicando lo
bello que es tu amor. Señor, tengo alma misionera, Cristo vive, Cristo reina, bendito seas mi salvador.
condúceme a la tierra que tenga sed de Dios.
/Vino tinto, vino de uvas, sudor de hombre, sangre de
151. Dios/.
Los caminos de este mundo te conducen con amor hasta
el cielo prometido donde siempre brilla el sol. 154.
Cristo está conmigo, junto a mí, va el Señor, me
Y cantan los prados, cantan las flores con armoniosa acompaña siempre en mi vida hasta el fin.
voz: y mientras que cantan prados y flores, yo soy feliz
pensando en Dios.

23
Ya no temo, Señor, la tristeza, ya no temo, Señor la
soledad, porque eres, Señor, mi alegría, tengo siempre tu Recordad mi nuevo mandamiento por el cual os
amistad. reconocerán, que os améis los unos a los otros, como Yo
os amé, hasta mi vida entregar.
Ya no temo, Señor, a la noche, ya no temo, Señor, la Yo soy la verdad, soy el camino, soy la vida y la
oscuridad, porque brilla tu luz en las sombras ya no hay resurrección, quien me sigue no andará perdido pues yo
noche, Tú eres luz. soy la luz, yo soy vuestra salvación.

Ya no temo, Señor, los fracasos, ya no temo, Señor, la Tomad y comed éste es mi Cuerpo, que se entrega por
ingratitud, porque el triunfo, Señor, en la vida, Tú lo vuestra salud. Tomad y bebed ésta es mi Sangre, que yo
tienes, Tú lo das. derramé por vosotros en la cruz.

Ya no temo, Señor, los abismos, ya no temo, Señor, la Nosotros, Señor, te damos gracias por habernos dado
inmensidad, porque Tú eres, Señor, el camino, Tú la vida vuestra luz, nosotros, Señor, te seguiremos, gracias por tu
y la verdad. amor, tu gracia y bendición.

Ya no temo, Señor, a la muerte, ya no temo, Señor, la 158.


eternidad, porque Tú estás allá esperando que yo llegue Yo te doy las gracias, oh Señor entre los pueblos, y te
hasta Ti. canto alabanzas entre naciones.

155. Tu amor es firme y grande, firme y grande hasta el cielo y


/Si yo no tengo amor, yo nada soy, Señor/. tu lealtad, tu fidelidad hasta las nubes.

El amor es comprensivo, el amor es servicial, el amor no /Ensalzado sea Dios sobre los cielos y su gloria esté
tiene envidia, el amor no busca el mal. sobre la tierra/.

El amor nunca se irrita, el amor no es descortés, el amor 159.


no es egoísta, el amor nunca es doblez. Por Ti, mi Dios, cantando voy, la alegría de ser tu
testigo, Señor.
El amor disculpa todo, el amor es caridad, no se alegra de
lo injusto sólo goza en la verdad. Me mandas que cante con toda mi voz, no sé como cantar
tu mensaje de amor. Los hombres me preguntan ¿cuál es
El amor soporta todo, el amor todo lo cree, el amor todo mi misión? Les digo: testigo soy.
lo espera, el amor es siempre fiel.
Es fuego tu palabra que mi boca quemó, mis labios ya son
Nuestra fe, nuestra esperanza, junto a Dios terminarán, el llamas y ceniza mi voz, da miedo proclamarte pero Tú me
amor es algo eterno, nunca, nunca pasará. dices: “no temas, contigo voy”.

156. Tu palabra es una carga que mi espalda dobló, es brasa tu


Tú, has venido a la orilla, no has buscado ni a sabios ni a mensaje que mi lengua secó, déjate quemar si quieres
ricos, tan sólo quieres que yo te siga. alumbrar, no temas, contigo estoy.

Señor, me has mirado a los ojos, sonriendo has dicho 160.


mi nombre. En la arena, he dejado mi barca, junto a El que me sigue en la vida, sal de la tierra será; más si la
Ti, buscaré otro mar. sal se adultera, los hombres la pisarán.

Tú, sabes bien lo que tengo, en mi barca, no hay oro ni Que sea mi vida la sal, que sea mi vida la luz. Sal que
espadas, tan sólo redes y mi trabajo. sala, luz que brilla, sal y fuego es Jesús.

Tú, necesitas mis manos, mi cansancio que a otros Sois como la luz del mundo que a la ciudad alumbra, ésta
descanse, amor que quiera seguir amando. se pone en la cima donde el monte se encumbra.

Tú, pescador de otros lagos, ansia eterna de almas que Que brille así vuestra luz ante los hombres del mundo,
esperan, amigo bueno que así me llamas. que pasen las buenas obras de lo externo a lo profundo.

157. 161.
No me habéis vosotros elegido, fui yo mismo quien os Noche de paz, noche de amor, todo duerme en derredor,
elegí. Ya no os llamo siervos sino amigos, permaneceréis sólo velan mirando la faz de su Niño en angélica paz,
para siempre junto a mí. /José y María en Belén/.
24
Noche de paz, noche de amor, en los campos al pastor Como están los ojos de los esclavos, fijos en las manos de
coros celestes proclaman salud, gracias y glorias en su sus señores, así están nuestros ojos en el Señor, esperando
plenitud, /por nuestro buen Redentor/. su misericordia.
Noche de paz, noche de amor, en Belén de Judá, cantan Como están los ojos de la esclava, fijos en las manos de
los ángeles gloria al Señor, en un pesebre ha nacido Dios. su señora, así están nuestros ojos en el Señor, esperando
Gloria a Dios en el cielo, paz a los hombres y amor. su misericordia.

Noche de paz, noche de amor, mira ya cual resplandor Misericordia, Señor, misericordia, que estamos saciados
luce en el rostro del Niño Jesús, en el pesebre del mundo de burlas, misericordia, Señor, misericordia, que estamos
la luz, /astro de eterno fulgor/. saciados de desprecios.

162. Nuestra alma está saciada del sarcasmo de los satisfechos,


Abba, Abba, Padre, somos el barro, Tú el alfarero, tu nuestra alma está saciada del desprecio de los orgullosos.
obra Señor, tu obra Señor.
166.
Formemos, formemos en tu amor, la imagen de Cristo /Gloria a Dios, gloria a Dios, gloria al Padre/.
Jesús, de Cristo Jesús. /A Él le sea la gloria/. /Aleluya, amén/.

Padre: haznos uno en Ti, haznos uno en Ti, como Él en /Gloria a Dios, gloria a Dios, gloria al Hijo/.
Ti, y Tú en Él. /A Él le sea la gloria/. /Aleluya, amén/.

Gloria, gloria y loor a Ti, gloria y loor a Ti, por siempre, /Gloria a Dios, gloria a Dios, gloria Espíritu Santo/.
amén, por siempre amén. /A Él le sea la gloria/. /Aleluya, amén/.

163. 167.
Como el Padre me amó, yo os he amado, /permaneced Cuántas veces siendo un niño te recé, con mis besos te
en mi amor/. decía que te amaba. Poco a poco con el tiempo
alejándome de ti, /por caminos que se alejan me perdí/.
Si guardáis mis palabras y como hermanos os amáis,
compartiréis con alegría el don de la fraternidad. Si os Hoy he vuelto Madre a recordar, cuántas cosas dije
ponéis en camino, sirviendo siempre a la verdad, fruto ante tu altar. Y al rezarte puedo comprender /que una
daréis en abundancia, mi amor se manifestará. madre no se cansa de esperar/.

No veréis amor tan grande, como aquél que os mostré, yo Al regreso me encendías una luz, sonriendo desde lejos
doy la vida por vosotros, amad como yo os amé. Si me esperabas. En la mesa la comida aún caliente y el
hacéis lo que os mando y os queréis de corazón, mantel, /y tu abrazo en mi alegría de volver/.
compartiréis mi pleno gozo de amar como Él me amó.
Aunque el hijo se alejara del hogar, una madre siempre
164. espera su regreso. El regalo más hermoso que a los hijos
Más cálido que el sol de la mañana, más dulce que la miel da el Señor, /es su madre y el milagro de su amor/.
de los panales; más fresco que el olor a hierba nueva, más
tierno que la luna y más hermoso. 168.
/Caminaré en presencia del Señor/.
¡Qué bien todos unidos a tu mesa!, ¡qué suave
compartir con los hermanos!, es como ungüento fino Amo al Señor porque escucha mi voz suplicante, porque
que resbala, incienso que se eleva a tu presencia. inclina su oído hacia mí el día que lo invoco.

Un solo pueblo, una sola familia, que sabe comprenderse Me envolvían redes de muerte, caí en tristeza y angustia.
mutuamente; que tiene una esperanza que lo anima, que Invoqué el nombre del Señor: ¡Señor, salva mi vida!
vive del amor y amando vive.
El Señor es benigno y justo, nuestro Dios es compasivo.
Las ramas de este árbol siempre joven, los miembros de El Señor guarda a los sencillos, estando yo sin fuerzas me
Jesús resucitado; un signo de tu amor hacia los hombres, salvó.
un sacramento vive que es tu Cuerpo.
Alma mía recobra tu calma, que el Señor fue bueno
165. contigo; arrancó mi alma de la muerte, mis ojos de las
A Ti levanto mis ojos, a Ti que habitas en el cielo. A Ti lágrimas, mis pies de la caída.
levanto mis ojos, porque espero en tu misericordia.
25
169. Danos un corazón, grande para amar, danos un
/Confiad siempre en Dios/, es el camino recto. corazón, fuerte para luchar.

A menudo nada sabes del mañana, estás desorientado y Hombres nuevos, creadores de la historia, constructores
lleno de cuidados, nada ves, todo te parece estar sin de nueva humanidad, hombres nuevos que viven la
salida, pero tú sabes que el Señor te ayudará. existencia como riesgo de un largo caminar.

Tú ves a la gente llena de codicia, trabajar tan solo para Hombres nuevos, luchando en esperanza, caminantes
ganar oro, tú también sientes ganas de tener como ellos, sedientos de verdad, hombres nuevos sin frenos ni
pero tú sabes que tu oro es el Señor. cadenas, hombres libres que exigen libertad.

Estás sin descanso hasta por la noche, todo acobardado y Hombres nuevos, amando sin fronteras, por encima de
te falta ánimo, siempre vas muy de prisa, siempre vas razas y lugar, hombres nuevos al lado de los pobres,
como huyendo, pero tú solamente hallas paz en Él. compartiendo con ellos techo y pan.

170. 173.
El camino que lleva a Belén, baja hasta el Valle que la Si quieres tus sueños ver, ve despacio y firme pequeño
nieve cubrió, los pastorcillos quieren ver a su Rey, le comienzo gran final, sentir el trabajo y crecer.
traen regalos en su humilde zurrón, /viejo zurrón/. Ha
nacido en un portal de Belén el Niño Dios. Si quieres libre vivir, no te apures mucho, haz pocas cosas
pero hazlas bien, no desanimes y triunfarás.
Yo quisiera poner a tus pies algún presente que te agrade
Señor, más Tú ya sabes que soy pobre también y no poseo Día a día, piedra a piedra, construyes tu secreto. Día a
más que un //viejo tambor//. En tu honor frente al portal día también crecerás la gloria de Dios verás.
tocaré, con mi tambor.
174.
El camino que lleva a Belén lo voy marcando con mi Día y noche va tu Espíritu, Señor, conmigo.
viejo tambor, nada mejor hay que yo pueda ofrecer, su Día y noche pienso que Tú estás en mí.
ronco acento es un canto de amor /al Redentor/. Cuando
Dios me vio tocar ante Él me sonrió. Si camino entre los hombres: va tu Espíritu, Señor,
conmigo. Al servirles cada día pienso que Tú estás en mí.
171.
Señor ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida. Si anochece en el camino: va tu Espíritu, Señor, conmigo.
Nosotros hemos creído que Tú eres el Hijo de Dios. Si en la noche pierdo el rumbo pienso que Tú estás en mí.

Soy el pan que les da la vida eterna, el que viene a Mí no Si me encuentro triste y solo: va tu Espíritu, Señor,
tendrá hambre; el que viene a Mí no tendrá sed, así ha conmigo. En las luchas de la vida pienso que Tú estás en
hablado Jesús. mí.

No busquen alimento que perece, sino aquel que perdure Cuando va muriendo el sol: va tu Espíritu, Señor,
eternamente; el que ofrece el Hijo del hombre que el conmigo. Al dormir confío en Ti, pienso que Tú estás en
Padre les ha enviado. mí.

No es Moisés quien les dio el pan del cielo, es mi Padre Cuando tenga que morir: va tu Espíritu, Señor, conmigo.
quien da pan verdadero; porque el pan de Dios bajó del Guarda mi alma para Ti, pienso que Tú estás en mí.
cielo y da la vida al mundo.
175.
Pues si yo he bajado del cielo, no es para hacer mi Hacia Ti morada santa, hacia Ti, tierra del Salvador.
voluntad, sino la voluntad de mi Padre, que es dar la vida Peregrinos, caminantes, vamos hacia Ti.
al mundo.
Venimos a tu mesa, sellaremos tu pacto, comeremos tu
Soy el pan vivo que del cielo baja, el que come de este carne, tu sangre nos limpiará. Reinaremos contigo, en tu
pan por siempre vive; pues el pan que daré es mi carne, morada santa, beberemos tu sangre, tu fe nos salvará.
que da la vida al mundo.
Somos tu pueblo santo que hoy camina unido, Tú vas
El que viene al banquete de mi cuerpo, en Mí vive y yo entre nosotros, tu amor nos guiará. Tú eres el camino, Tú
vivo en él; brotará en él la vida eterna y lo resucitaré. eres la esperanza, hermano de los pobres, Amén, Aleluya.

172. 176.
26
Este es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría
y nuestro gozo. Dad gracias al Señor porque es bueno, El Señor es la fuerza de su pueblo, su gran libertador. Tú
porque es eterna su misericordia. Aleluya, aleluya. le haces vivir en confianza, seguro en tu poder.
Que lo diga la casa de Israel, es eterna su misericordia; 179.
que lo diga la casa de Aarón, es eterna su misericordia; /El Señor es mi Pastor nada me faltará/.
que lo digan los fieles del Señor, es eterna su
misericordia. En praderas de frescura me apacienta, hacia aguas de
reposo me conduce, por senderos de justicia me guía y
Escuchad hay cantos de victoria en las tiendas de los consuela mi alma.
justos; la diestra del Señor es poderosa, es excelsa la
diestra del Señor; la diestra del Señor es poderosa, es Aunque pase por valles de tinieblas no temeré mal
excelsa la diestra del Señor. alguno, junto a mí tu vara y tu cayado me infundirán
aliento.
Abridme las puertas del triunfo y entraré para dar gracias
al Señor; ésta es la puerta del Señor, los vencedores Ante mí preparas una mesa enfrente de mis enemigos, con
entrarán por ella. Yo no he de morir, yo viviré para aceite unges mi cabeza y mi copa rebosa.
contar las hazañas del Señor.
Dicha y gracia me acompañarán todos los días de mi vida,
La piedra que el cantero desechó es ahora la piedra y en la casa del Señor habitaré a lo largo de los días.
angular, es el Señor quien lo ha hecho, esto ha sido un
milagro patente. Te doy gracias porque me escuchaste, 180.
porque fuiste mi salvación. Aquí hay un muchacho que solamente tiene cinco panes y
dos peces, mas, ¿qué es eso para tanta gente? Aquí hay un
177. muchacho que solamente tiene un corazón dispuesto a
El Señor resucitó, Aleluya, no hay tristeza ni temor, dar, mas, ¿qué es eso para tanta gente? Aquí está este
aleluya. corazón que quiere serte fiel, mas, ¿qué es eso si no te
tiene a Ti? ¿Si no te tiene a Ti?
El camino que Él trazó, aleluya, lleva al corazón de Dios,
aleluya. Toma este corazón, toma cuanto tengo y cuanto soy,
toma mi pasado, mi presente y mi futuro. ¡Todo
Su palabra sobre el mar, aleluya, es la calma y es la paz, cuanto tengo tómalo!
aleluya.
Mi corazón tomaste, mis panes bendijiste, a la gente
Sobre el mar del corazón, aleluya, es la paz que da el repartiste, y a todos alcanzó. Mi vida está en tus manos, y
amor, aleluya. quieres repartirla, como hiciste con mis panes aquel día
¡Oh Señor! Aquí están mis palabras, aquí están mis
Tu tormenta se calmó, aleluya, en tu barca está el Señor, acciones, aquí están mis ilusiones, mas, ¿qué es eso sin tu
aleluya. amor Señor? Aquí está este corazón que quiere serte fiel,
mas, ¿qué es eso si no te tiene a Ti? ¿Si no te tiene a Ti?
Por el Padre que me amó, aleluya, por el fuego y el calor, Aquí está este corazón, con mis panes y mis peces, toma
aleluya. todo y ¡repártelo Señor!

Por la dicha del amor, aleluya, por la luz y por el sol, 181.
aleluya. Hemos entrado al servicio de una vida de rectitud, pureza
y santidad, para estar consagrados a Dios como su pueblo
Por el llanto y el dolor, aleluya, por la muerte que murió, escogido.
aleluya.
Somos incienso que se quema ante el trono de nuestro
178. Dios en adoración.
/El Señor es mi fuerza, mi roca y salvación/. Ante tu presencia, Señor, venimos hoy a ofrecerte toda
nuestra vida.
Tú me guías por sendas de justicia, me enseñas la verdad.
Tú me das el valor para la lucha, sin miedo avanzaré. El reino que Dios nos da, perdura para siempre.
Participamos del desfile victorioso de Jesucristo, el Señor,
Iluminas las sombras de mi vida, al mundo das la luz. Hijo Amado del Padre.
Aunque pase por valle de tinieblas yo nunca temeré.
El amor del Señor, gobierna nuestras vidas. No tenemos
Yo confío el destino de mi vida al Dios de mi salud. A los razón porque desfallecer, pues Cristo es quien nos
pobres enseñas el camino, su escudo eres Tú. sostiene, llenándonos de su Espíritu.
27
Es el Señor, nos acompaña al caminar, con su ternura a
nuestro lado siempre va; si los peligros nos acechan por
doquier, nuestro amigo Jesús nos salvará.
182.
Id amigos por el mundo anunciando el amor,
mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed 185.
amigos los testigos de mi resurrección, id llevando mi Juntos como hermanos, miembros de una Iglesia,
presencia, con vosotros estoy. vamos caminando al encuentro del Señor.

Sois la semilla que ha de crecer, sois estrella que ha de Un largo caminar por el desierto bajo el sol; no podemos
brillar; sois levadura, sois grano de sal, antorcha que debe avanzar sin la ayuda del Señor.
alumbrar. Sois la mañana que vuelve a nacer, sois espiga
que empieza a granar; sois aguijón y caricia a la vez, Unidos al rezar, unidos en una canción; viviremos nuestra
testigos que voy a enviar. fe con la ayuda del Señor.

Sois una llama que ha de encender resplandores de fe y La Iglesia en marcha está, a un mundo nuevo vamos ya,
caridad; sois los pastores que han de guiar al mundo por donde reinará el amor, donde reinará la paz.
sendas de paz. Sois los amigos que quise escoger, sois
palabra que intento gritar, sois reino nuevo que empieza a 186.
engendrar justicia, amor y verdad. María, tú, que velas junto a mí y ves el fuego de mi
inquietud, María, Madre, enséñame a vivir con ritmo
Sois fuego y savia que vine a traer sois la ola que agita la alegre de juventud
mar; la levadura pequeña de ayer fermenta la masa del
pan. Una ciudad no se puede esconder ni los montes se Ven, Señora, a nuestra soledad, ven a nuestro corazón, a
han de ocultar; en vuestras obras que buscan el bien los tantas esperanzas que han muerto, a nuestro caminar sin
hombres al Padre verán. ilusión. Ven y danos la alegría que nace de la fe y del
amor, el gozo de las almas que confían en medio del
183. esfuerzo y del dolor.
Junto a Ti al caer de la tarde y cansados de nuestra
labor, te ofrecemos con todos los hombres el Ven y danos tu esperanza para sonreír en la aflicción, la
trabajado, el desando, el amor. mano que del suelo nos levanta, la gracia de la paz en el
perdón. Ven y danos confianza, sonrisa que en tu pena
Con la noche las sombras nos cercan y regresa la alondra floreció, sabiendo que en las dudas y tormentas jamás nos
a su hogar, nuestro hogar son tus manos, oh Padre y tu abandona nuestro Dios.
amor nuestro nido será.
187.
Cuando al fin nos recoja tu mano para hacernos gozar de Mi alma glorifica al Señor, mi Dios, gózase mi espíritu
tu paz, reunidos en torno a tu mesa nos darás la perfecta en mi Salvador, Él es mi alegría, es mi plenitud, Él es
hermandad. todo para mí.

Te pedimos, Señor, que nos nutras con el pan que del Ha mirado la bajeza de su sierva, muy dichosa me dirán
cielo bajó y renazca en nosotros la vida con la fe, la todos los pueblos, porque en mí ha hecho grandes
esperanza, el amor. maravillas el que todo puede, cuyo Nombre es santo.

184. Su clemencia se derrama por los siglos sobre aquellos que


Juntos cantando la alegría de vernos unidos en la fe y le temen y le aman, desplegó el gran poder de su derecha,
el amor, juntos sintiendo en nuestras vidas la alegre dispersó a los que piensan que son algo.
presencia del Señor.
Derribó a los potentados de sus tronos y ensalzó a los
Somos la Iglesia peregrina que Él fundó, somos un pueblo humildes y a los pobres, los hambrientos se saciaron de
que camina sin cesar. Entre cansancios y esperanzas hacia sus bienes y alejó de sí vacíos a los ricos.
Dios nuestro amigo Jesús nos llevará.
Acogió a Israel su humilde siervo acordándose de su
Hay una fe que nos alumbra con su luz, una esperanza que misericordia, como había prometido a nuestros padres, a
empapó nuestro esperar. Aunque la noche nos envuelva Abraham y descendencia para siempre.
en su inquietud nuestro amigo Jesús nos guiará.
188.
Bendito, bendito, bendito sea Dios. /Los ángeles
cantan y alaban al Señor/.
28
De sayal vestido en su realeza, va a buscar al hombre
Creo Jesús mío que estás en el altar, oculto en la hostia te pecador, por que es su Señor quien le da fuerzas, y le dio
vengo a adorar. sus llagas por amor.

Pies descalzos y un sayal, un camino a la verdad es


Por amor al hombre moriste en la cruz, y al cáliz vivir en armonía y en servicio a los demás.
desciendes por nuestra salud. Pies descalzos y un sayal, es buscar en la hermandad
un sentido a nuestras vidas y alcanzar la santidad.
Espero Jesús mío de tu suma bondad, poder recibirte con Un motivo para amar.
fe y caridad.
Va silbando al viento una tonada dando gracias al
Oh cielos, oh tierra, decid a una voz, bendito por siempre, hermano sol que ilumina a blancos y morenos como el
bendito sea Dios. providente Creador.

189. Va por el camino pies descalzos, lleno de esperanza y


Cantemos al amor de los amores, cantemos al Señor; Dios libertad. Es Francisco quien va dirigiendo, con sus
está aquí, venid adoradores, adoremos a Cristo Redentor. enseñanzas y su paz… y su paz.

Gloria a Cristo Jesús, cielos y tierra, bendecid al Fuerte es el valor de aquellos hombres que dejan su casa y
Señor, honor y gloria a Ti, Rey de la gloria, amor por su lugar por llevar a Cristo entre los pobres; van con pies
siempre a Ti, Dios del amor. descalzos y un sayal… y un sayal.

Unamos nuestra voz a los cantares del coro celestial; Dios 192.
está aquí, al Dios de los altares alabemos con gozo Cuánto gozo me dio al oír: ¡vamos ya, hacia la casa de
angelical. Dios! A tus puertas Jerusalén. ¡Vamos ya hacia la
casa de Dios!
Los que buscáis solaz en vuestras penas y alivio en el
dolor; Dios está aquí, y vierte a manos llenas mil tesoros Fuerte y bien construida es la ciudad de Sión, en ella se
de divinal dulzor. reúnen las tribus del Señor.

Oh rara caridad y real fineza, oh dulce memorial; Dios Llegamos a alabar a Dios que nos mandó venir, aquí está
está aquí con toda su riqueza, con su Cuerpo y su Sangre la justicia del trono de David.
divinal.
Que haya en ti Jerusalén completo bienestar, que reine en
Por nuestro amor oculta en el Sagrario su gloria y tus murallas la paz que Dios te da.
resplandor; para nuestro bien se queda en el santuario
esperando al justo y pecador. A todos mis hermanos diré que tengas paz, que el Dios a
quien servimos te dé felicidad.
190.
Caridad y comprensión: Aleluya, y verdad en el amor: 193.
Aleluya. Den al Señor sus alabanzas, denle poder, honor y
gloria, a una voz canten un himno al Señor.
Entusiasmo en la acción: Aleluya, alegría en la unión:
Aleluya. En siete días creó Dios al mundo, Adán pecó y perdió el
cielo; Jesús vino para redimirnos, murió en la cruz y nos
Allá queremos llegar: Aleluya, para más y más amar: salvó.
Aleluya.
A Moisés Dios dijo: “Haz mi pueblo libre, yo seré tu guía,
Nuestra entrega debe ser: Aleluya, un canto del corazón: siempre sígueme”. Salidos ya de Egipto y el mar pasado
Aleluya. cantaron y bailaron, se llenaron de júbilo.

En la entrega debe haber: Aleluya, alegría, gozo y paz: Jesús dijo a Pedro: “Ven te llamo, el camino es duro, más
Aleluya. iré contigo”. Pedro respondió: “Soy un pecador”, tiró sus
redes y al Señor corrió.
191.
Va por el camino pies descalzos Entrégate hermano al Señor Jesús, Él te ama aunque seas
repartiendo al mundo paz y bien, es su compañera la pecador, Él pagó el precio de tu salvación y ahora eres
pobreza, es su libertad no poseer. una nueva creación.

29
194. Alabad a nuestro Dios en su santuario, en la hermosura de
/Dios al mundo amó a su Hijo dio, para que todo aquél su templo, por sus proezas alabadle a Él.
que crea en Él: no se pierda mas tenga vida eterna/. Alabadlo por la grandeza de su Nombre, con el sonido de
bocinas, salterio y arpa a la vez cantad.

Alabadlo con el alegre pandero, con el candor de la danza,


195. cantad con gozo al Señor.
Dios está aquí, tan cierto como el aire que respiras, tan Alabadlo con cuerdas, flautas y címbalos, de júbilo
cierto como la mañana se levanta, tan cierto como que te resonante, que en su lenguaje todo lo que respira alabe al
canto y me puedes oír. Señor.

Lo puedes buscar mirando quien está a tu lado, lo puedes /Lo que respira alabe al Señor/. Amén.
hallar muy dentro de tu corazón.
201.
196. Mira nuestra ofrenda mírala Señor, todo te ofrecemos
El Niño Dios ha nacido en Belén, aleluya, aleluya. para unirnos más.
Quiere nacer en nosotros también, aleluya, aleluya.
Porque tu misa, es nuestra misa, porque tu vida, es
/Aleluya, aleluya/. nuestra vida. Porque tu misa, es nuestra misa, porque
/Aleluya, aleluya/. tu vida, es nuestra luz.
Aleluya.
¿Qué podemos darte nuestro Creador? Sólo nuestra nada
Sólo los pobres y humildes le ven, aleluya, aleluya. tómala Señor.
Sólo el amor nos conduce hasta Él, aleluya, aleluya.
202.
Hay en los cielos mensajes de paz, aleluya, aleluya. No sé como alabarte ni qué decir, Señor, confío en tu
Para los hombres de fe y voluntad, aleluya, aleluya. mirada que me abre el corazón. Toma mi pobre vida que
sencilla ante ti, quiere ser alabanza por lo que haces en
197. mí.
En tu casa estamos, oh Señor, con alegría, porque
comprobamos ser hermanos ser hermanos de un Padre /Gloria, gloria a Dios/.
común. /Gloria, gloria a Dios/.

/Somos tus hijos que en torno a tu altar en Ti Siento en mí tu presencia, soy como Tú me ves, bajas a
queremos amarnos, Señor/. mi miseria me llenas de tu paz. Indigno de tus dones, más
por tu grande amor, tu Espíritu me llena, ¡gracias te doy,
Bajo tu mirada bondadosa nos ponemos hoy, para que Señor!
bendigas a tus hijos y les des tu amor.
Gracias por tu Palabra, gracias por tu amor, gracias por
Recordamos, oh Señor, el sacrificio de tu amor y un nuestra Madre, gracias te doy Señor. Gracias por mis
reinado eterno esperamos Cristo Redentor. hermanos, gracias por el perdón, gracias porque nos
quieres juntos en Ti, Señor.
Esta tu familia representa para Ti, Señor, a todos los
hombres que en tu nombre esperan tu salud. 203.
Oh deja que el Señor te envuelva en su Espíritu de amor,
198. satisfaga hoy tu alma y corazón.
Eres mi protector, llenas mi corazón con cánticos de Entrégale lo que Él te pide y su Espíritu vendrá sobre ti y
liberación de angustia me guardarás. vida nueva te dará.
Confiaré en Ti, confiaré en Ti. El débil dirá fuerte soy con
poder del Señor. /Cristo, oh Cristo ven y llénanos de Ti/.

199. Alzamos nuestra voz con gozo, nuestra alabanza a Ti, con
Escucha, Señor, mi oración, considera mi pensamiento, dulzura te entregamos nuestro ser.
atiende a la voz de mi clamor, mi Rey y mi Dios. Entrega toda tu tristeza en el nombre de Jesús y abundante
vida hoy tendrás en Él.
Porque a Ti oraré, oirás mi voz de mañana ¡Oh Dios de
mañana me presentaré ante Ti esperaré. 204.
Pan y vino sobre el altar son ofrenda de amor, pan y
200. vino serán después tu Cuerpo y Sangre, Señor.
30
Por los niños que empiezan la vida, por los hombres sin 208.
techo ni hogar, por los pueblos que sufren la guerra te Si vienes conmigo y alientas mi fe, si estás a mi lado
ofrecemos el vino y el pan. ¿A quién temeré?

Por los hombres que viven unidos, por los hombres que A nada tengo miedo, a nadie he de temer, Señor si me
buscan la paz, por los pueblos que no te conocen te protegen tu amor y tu poder. Me llevas de la mano, me
ofrecemos el vino y el pan. ofreces todo bien, Señor, Tú me levantes si vuelvo a caer.

Por aquellos a quienes queremos, por nosotros y nuestra Que largo mi camino, que hondo mi dolor, ni un árbol me
amistad, por los vivos y por los difuntos te ofrecemos el da sombra, ni escucho una canción. ¿Será que a nadie
vino y el pan. puedo mirar ni sonreír? Señor, Tú sólo quedas, Tú sólo
junto a mí.
205.
Señor, Dios nuestro, qué admirable es tu Nombre /en En cosas que se mueren yo puse el corazón, fue tierra mi
toda la tierra/. tesoro, fue vana mi ilusión. En cosas que se mueren me
voy muriendo yo, Tú sólo vives siempre, Tú sólo mi
Cuando contemplo el cielo obra de tus dedos, la luna y las Señor.
estrellas que has creado, /¿qué es el hombre para que te
acuerdes de él, el ser humano para darle poder?/. 209.
Todos unidos formando un solo cuerpo, un pueblo que en
Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de la Pascua nació, miembros de Cristo en sangre redimidos,
gloria y dignidad, le diste el mando sobre las obras de tus Iglesia peregrina de Dios.
manos, todo lo sometiste bajo sus pies. Vive en nosotros la fuerza del Espíritu que el Hijo desde
el Padre envió; Él nos empuja, nos guía y alimenta,
Rebaños de ovejas y toros y hasta las bestias del campo, Iglesia peregrina de Dios.
las aves del cielo, los peces del mar, todo lo sometiste
bajo sus pies. Somos en la tierra semilla de otro reino, somos
testimonio de amor, paz para las guerras y luz entre
206. las sombras, Iglesia peregrina de Dios.
Señor, Tú me has creado, me llamaste por nombre y
tuyo soy. Por siempre cantaré tus bondades y Rugen tormentas y a veces nuestra barca parece que ha
caminaré libre hacia el Reino de gloria. perdido el timón, miras con miedo no tienes confianza,
Iglesia peregrina de Dios.
Si camino por el mar mi Dios está allí, y las aguas de los Una esperanza nos llena de alegría, presencia que el Señor
ríos no me ahogan. prometió; vamos cantando, Él viene con nosotros, Iglesia
peregrina de Dios.
Si camino por el fuego también Dios está conmigo, y las
llamas no queman ni me abrazan. Todos nacidos en un solo bautismo, unidos en la misma
comunión, todos viviendo en una misma casa, Iglesia
Dios nos llama pueblo suyo, pues preciosos somos ante el peregrina de Dios.
Señor, y prepara lo mejor para su pueblo. Todos prendidos en una misma suerte, ligados en la
misma salvación, somos un cuerpo y Cristo es la cabeza,
Somos siervos del Señor y no hay por qué temer, pues Iglesia peregrina de Dios.
Dios está aquí y nos hizo para su gloria.
210.
207. Una espiga dorada por el sol, el racimo que corta el
Si escuchas la voz del viento llamando sin cesar, si Viñador, /se convierten ahora en pan y vino de amor,
escuchas la voz del tiempo mandándote esperar. en el Cuerpo y la Sangre del Señor/.

La decisión es tuya, La decisión es tuya. Son muchos Compartimos la misma comunión, somos trigo del mismo
los invitados, son muchos los invitados, pocos los sembrador; /un molino la vida nos tritura con dolor, Dios
decididos, pocos los decididos. nos hace eucaristía en el amor/.

Si escuchas la voz de Dios llamando sin cesar, si escuchas Como granos que han hecho el mismo pan, como notas
la voz del mundo queriéndote engañar. que tejen un cantar, /como gotas de agua que se funden en
el mar los cristianos un cuerpo formarán/.
El trigo ya se perdió, creció y de nada sirvió; y el mundo
pasando hambre, pasando hambre de Dios.
31
En la mesa de Dios se sentarán, como hijos su pan /¡Gloria in Excelsis Deo!/
comulgarán; /una misma esperanza caminando cantarán,
en la vida como hermanos se amarán/. Es la alegre bienvenida del caudillo de Israel que
desciende a dar la vida y la paz al pueblo fiel.

Aunque débil hoy se muestra en profunda humillación, Él


211. sostiene con su diestra de los orbes la extensión.
No sólo el vino y el pan te venimos a ofrecer, queremos
darte algo más te entregamos nuestro ser. Todos aquí vengan mortales, en un pesebre lo hallarán, al
que perdona nuestros males que hoy ha nacido en Belén.
/Como lo hizo María que tu mensaje escuchó, y dijo un
sí generoso para aceptar su misión/. Forman su corte unos pastores que de rodillas a sus pies
cantan alegres sus canciones a Jesús, María y José.
Quedan sobre este altar, nuestras vidas, oh Señor, haz que
sepamos luchar para conservar tu amor. Noche buena, noche hermosa, de clemencia y de perdón,
gloria canta el firmamento y la tierra canta amor.
212.
Venid fieles todos, a Belén marchemos con gozo 215.
triunfante y llenos de amor. Cristo ha nacido, Cristo el Clara, misterio de Dios, peregrina de Dios. Clara, tan sólo
Rey divino. una voz que hace vida el amor. Clara, ilumina al seguir el
silencio interior. Clara, respuesta de hoy, esperanza y
//Venid y adoremos// al Señor. valor.

Del valle al establo suben los pastores, ofrecen sus dones Pobre entre los pobres, gana el corazón. Eres fuerte y
al Dios de Israel. Demos por dones nuestros corazones. joven símbolo de paz y enamorada /de la vida/, //vida//.

Bendita la noche que nos trajo el día, bendita la noche de Clara, mirada de Dios, alegría del mundo.
la Navidad. Desde su pesebre el Señor nos llama. //Clara, imagen de Dios//.

La luz de la estrella a los magos guía, alumbra el misterio 216.


de Navidad. Fieles sigamos esa luz del cielo. Ya no hay razas, ya no hay color, sólo hay trigo, sólo hay
amor y el mismo sol que vemos tú y yo, es de todos y es
El Dios invisible vístese de carne y aquí se disfraza bajo de Dios.
blanco pan; ¡qué excelso misterio, qué gran sacramento! Cuando un hombre te dé de comer y en sus manos agua a
beber, recíbelo, qué importa su piel, te lo da de buena fe.
213.
Una joven nazarena que rezaba trabajando, escuchó la voz /Todos comemos del mismo pan, todos buscamos a
del cielo que le hablaba en su interior, y aceptando Dios. Todos bebemos de un manantial y el agua no
conmovida dijo: “sí, que tu Palabra se haga carne de mi tiene color/.
carne, que se cumpla en mí, Señor”.
Cuando el sol se asoma en el mar, cuando el hombre
/Santa María llena de gracia, puerta del cielo, madre empieza a sembrar, te miro a ti, me miras tú a mí y
de amor. Puente y camino que recorremos para bebemos libertad.
encontrarnos nosotros y Dios/. Y si buscas techo y hogar algún hombre te lo dará;
recíbelo, qué importa su color, te lo da de corazón.
Te levantas enseguida y te pones en camino, todo el cielo
en tus entrañas y un afán por ayudar. Dios camina con tus 217.
pasos, nos sonríe en tu sonrisa, nos ayuda con tus manos y En los ojos del pobre, en el rostro del mundo yo veo a
nos mira en tu mirar. Francisco perdido de amor. Es indio, es obrero, es negro
y latino joven, mujer, campesino y menor.
Si te llaman la dichosa entre todas las mujeres, porque
Dios cuajó en tu seno y de ti quiso nacer. Más dichosa Hoy Francisco es pasión, grito y ternura, clama por los
eres madre, porque escuchas su palabra y al cumplirla en cambios que este pueblo espera: justicia a los pequeños y
tu vida nos enseñas a creer. del evangelio. Reconstruir la Iglesia es pasión del pobre.

214. Hay niños desnudos de esta paz armada. Hay Francisco-


Ya resuena melodiosa de la célica región, con la nueva pueblo siendo perseguido. Jóvenes marcados sin hogar ni
venturosa, por los valles la canción: sueños; hay un continente siendo oprimido.

32
Con los desposeídos: solidaridad. Con los que no temen
perder nada mas, luchan en la vida por su dignidad, con la Vives en confianza esperando que algún día sea mejor,
resistencia que crea la paz. pero tu esperanza se sostiene en el Cristo Redentor.

Canta Francisco, hermano de los pobres, lo que te Vives la alegría de la vida si contigo va el Señor. Sufres
atreviste a cambiar. Canta un nuevo sueño, sueño de en tu cuerpo y en tu alma está escrito el amor.
esperanza, que la libertad ya va a llegar.
Canta Francisco, la voz de los pobres, lo que te Canta tu alabanza con el canto que te ofrece el corazón,
atreviste a cambiar. Canta un nuevo sueño, sueño de oh Jerusalén, Él es tu fuerza, tu verdad y tu perdón.
chiquillo. ¡Nuevo cielo y tierra va a llegar!
222.
Hay Claras, Franciscos que son marginados, canta a la Todos unidos en la vida, vamos buscando un
América: liberación. Niños sin futuro, hermanos del horizonte. //Arriésgate// hay algo más. //Arriésgate//
mundo, por la nueva tierra sufren parto y cruz. sin vacilar.

218. Ningún camino es largo para el que cree, ningún esfuerzo


El Señor nos ha reunido junto a Él, el Señor nos ha es grande para el que ama, ninguna cruz es vacía para el
invitado a estar con Él. /En su mesa hay amor, la que lucha.
promesa del perdón y en el vino y pan su corazón/.
Cambiemos las promesas en realidades, luchemos como
Cuando Señor tu voz llega en silencio a mi, y mis hermanos por la justicia, sembremos hoy la aurora de un
hermanos me hablan de Ti, sé que a mi lado estás, te nuevo día.
sientas junto a mi. Acoges mi vida y mi oración.
El pan que trabajamos con nuestras manos, el cáliz que
219. llevamos con alegría traerá la primavera a nuestras vidas
Oh Señor, delante de Ti, mis manos abiertas reciben tu
pan. Oh Señor, espiga de amor, llena mi corazón. 223.
El amor es la palabra limpia que hace vivir, es el fruto de
Y entre tus manos, oh Señor, guárdanos, guárdanos; la tierra buena y es sufrir, es decirle al hermano pobre:
dinos lo que es amor. “sólo no estás”. No dejes que pase tu tiempo sin más.

Oh Señor, sendero de amor, mi alma en silencio escucha /El amor es nuestro canto a la vida que se va, y que
tu voz. Oh Señor, Maestro y Pastor, dinos lo que es amor. espera un amanecer a la verdad/.

Oh Señor, con fe y hermandad, mi pueblo celebra la fiesta El amor es el regalo eterno que nos da Dios, es tener el
pascual. Oh Señor, en torno a tu altar, llena nuestra corazón abierto y es perdón, es la fe y la esperanza cierta
amistad. del mas allá. No dejes que pase tu tiempo sin más.

220. El amor es el camino largo y sin final, es la luz que


Gracias quiero darte por amarme; gracias quiero darte yo inunda sombras en la oscuridad, es la vida que nos brinda
a Ti, Señor. Hoy soy feliz porque te conocí. Gracias por un tiempo de oportunidad. No dejes que pase tu tiempo
amarme a mí también. sin más.

Yo quiero ser, Señor amado, como el barro en manos 224.


del alfarero. Toma mi vida, hazla de nuevo. Yo quiero Tantas cosas en la vida nos ofrecen plenitud y no son más
ser un vaso nuevo. que mentiras que desgastan la inquietud. Tú has llenado
mi existencia al quererme de verdad, yo quisiera Madre
Te conocí y te amé. Te pedí perdón y me escuchaste; si te buena amarte más.
ofendí, perdóname, Señor, pues te amo y nunca te
olvidaré. En silencio escuchabas la Palabra de Jesús y la hacías pan
de vida meditando en tu interior. La semilla que ha caído
221. ya germina, ya está en flor, con el corazón en fiesta
//Canta Jerusalén//. cantaré.

Eres pueblo Santo elegido por la gracia del Señor, juntos /Ave María, Ave María/.
caminamos en la fe que nos conduce a nuestro Dios.
Desde que yo era muy niño has estado junto a mí, y
Eres tú la tierra que promete a los hombres el Señor, eres guiado de tu mano aprendí a decir sí, al calor de la
la promesa de los siglos donde nace el Salvador.
33
esperanza nunca se apagó mi fe, y en las noches más Señor, Tú has sido grande para mí, en el desierto de mi
oscuras fuiste luz. vida, háblame.

No me dejes Madre mía ven conmigo a caminar, quiero Yo quiero estar dispuesto a todo, toma mi ser, mi
compartir mi vida y crear fraternidad. Muchas cosas en la corazón es para Ti. /Por eso canto tus maravillas, por
vida son el fruto de tu amor, la plegaria más sencilla eso canto tu amor/.
cantaré.
Te alabo Jesús por tu grandeza, mil gracias te doy por tu
225. grana amor. Heme aquí, Señor, para acompañarte. Heme
Madre de los pobres, de los peregrinos, te pedimos hoy aquí ¿qué quieres de mí?
por América Latina. Tierra que visitas con los pies Señor tu has sido grande para mí, en el desierto de mi
descalzos, apretando fuerte un niño entre tus brazos. vida háblame.

América despierta, sobre tus ceros despunta la luz de 228.


una mañana nueva. Día de la salvación que ya se Señor, yo no soy nada, ¿por qué me has llamado?, has
acerca, sobre los pueblos que estaban en tinieblas ha pasado por mi puerta y bien sabes que soy pobre y que
brillado una gran luz. soy débil. ¿Por qué te has fijado en mí?

Luz de un niño frágil que nos hace fuertes, luz de un niño Me has seducido Señor, con tu mirada, me has
pobre que nos hace ricos. Luz de un niño esclavo que nos hablado al corazón y me has querido. Es imposible
hace libres, esa luz que un día nos diste en Belén. conocerte y no amarte, es imposible amarte y no
seguirte. Me has seducido Señor.
Madre de los pobres hay mucha miseria porque falta
siempre el pan en muchas casas. El pan de la verdad falta Señor, quiero seguirte, darte todo lo que me pides, aunque
en muchas mentes, el pan del amor que falta en muchos hay veces que me cuesta dártelo, tú lo sabes, tuyo soy.
hombres. Anda siempre a mi lado.

Alivia la pobreza porque la viviste, alivia la miseria de los Señor, me atrae tu nombre, no son sólo palabras si lo
que más sufren. Arranca el egoísmo que nos empobrece digo, aunque hay días en que no veo tu luz. Tú te
para compartir y avanzar al Padre. encuentras en mi silencio. Me quieres como tu amigo.

226. 229.
Eres mi riqueza, eres mi Señor. Eres la Fiesta del banquete, mesa del Señor. Pan de
alegría de mi corazón. Eucaristía, Sangre de Redención.

No son más dichosos los que tienen más poder, los Este pan que nos das por manjar, es el pan de unidad y de
atormentados por la sed de poseer. No son más felices los fraternidad.
que más dinero tienen, los que siempre van buscando su
interés. Hacia Ti vamos hoy a tu altar. Tú nos das la ilusión en
nuestro caminar.
No son más dichosos los mendigos del placer, los que al
agua turbia vienen a calmar su sed. No son más felices los Escuché hoy tu voz en mi caminar, conocí al Señor en la
esclavos de la envidia, los que olvidan sonreír y fracción del pan.
agradecer.
Pan de vida eterna, Cuerpo del Señor. Cáliz de la Alianza,
Los que siembran odio en lugar de hacer el bien, los que fuente de salvación.
ganan siempre y tienen miedo de perder. No son más
felices los hinchados y engreídos, que desprecian lo 230.
pequeño en su altivez. El Señor os dará su Espíritu Santo; ya no temáis,
abrid el corazón, derramará todo su amor.
Mucho más dichosos los que aman la verdad, los que van
brindando su alegría y su bondad. Los que nos ofrecen el Él transformará hoy vuestra vida, os dará la fuerza para
amor de cada día y reciben el amor de los demás. amar. No perdáis vuestra esperanza, Él os salvará. Él
transformará todas las penas, como a hijos os acogerá,
227. abrid vuestros corazones a la libertad.
Yo siento Señor, que Tú me amas. Yo siento Señor, que te
puedo amar. Háblame Señor, que tu siervo escucha. Fortalecerá todo cansancio si al orar dejáis que os dé su
Háblame ¿qué quieres de mí? paz. Brotará vuestra alabanza, Él os hablará. Os inundará

34
de un nuevo gozo con el don de la fraternidad. Abrid /AI pecho llevo una cruz, y en mi corazón lo que dice
vuestros corazones a la libertad. Jesús/.

231. Yo sé que no tengo la edad ni la madurez de quien ya


Oh, oh, oh, hay que nacer del agua. Oh, oh, oh, hay que vivió. Más sé que es de mi propiedad, buscar la verdad y
nacer del Espíritu de Dios. /Oh, oh, oh, hay que nacer del gritar con mi voz.
agua y del Espíritu de Dios, hay que nacer del amor/. El mundo va herido y cansado de un negro pasado de
/Jesús es el camino alábalo que vive/. //Alábalo// que vive. guerras sin fin. Hoy teme a la bomba que hizo, la fe que
deshizo y espera por mí.
/Jesús es la verdad alábalo que vive/. //Alábalo// que vive.
Yo quiero dejar mi recado: no tengo pasado; pero tengo
/Jesús es nuestra vida alábalo que vive/. //Alábalo// que amor, el mismo de un crucificado, que quiso dejarnos un
vive. mundo mejor.
Yo digo a los indiferentes que soy de la gente que cree en
/Jesús es nuestra luz alábalo que vive/. //Alábalo// que la cruz, y creo en la fuerza del hombre, que sigue el
vive. camino de Cristo Jesús.

232. 235.
Todo mi ser canta hoy por las cosas que hay en mí, Abre tu tienda al Señor, recíbelo dentro, escucha su
gracias te doy mi Señor, tu me haces tan feliz. Tú me has voz. Abre tu tienda al Señor, prepara tu fuego que
regalado tu amistad, confío en Ti, me llenas de tu paz. Tú llega el amor.
me haces sentir tu gran bondad, yo cantaré por siempre tu
fidelidad. El adviento es esperanza, la esperanza es salvación, ya se
acerca el Señor. Preparemos los caminos, los caminos del
/Gloria a Ti, Señor, por tu bondad, gloria, gloria, amor, escuchemos su voz.
siempre cantaré tu fidelidad/.
Que se rompan las cadenas, que se cante libertad, el Señor
Siempre a tu lado estaré alabando tu bondad, a mis nos va a salvar. Sanará nuestras heridas, nuestro miedo y
hermanos diré el gran gozo que hallo en Ti. En Ti podrán soledad, Él será nuestra Paz.
siempre encontrar fidelidad, confianza y amistad, nunca
fallará tu gran amor, ni tu perdón, me quieres tal como Por la ruta de los pobres va María, va José, van camino de
soy. Belén. En sus ojos mil estrellas, en su seno Emmanuel, Él
será nuestro Bien.
233.
Eres Madre, muy sencilla, criatura del Señor, Virgen 236.
pobre, Madre mía, llena de gracia y amor. Fuiste arcilla Sencillamente grande, sencillamente hermoso, tu amor
entre sus manos y el Señor te modeló, aceptaste ser su esplendoroso llenó todo mi ser. El hizo cielo y tierra, creó
esclava, siempre dócil a su voz. ríos y mares y a su misma imagen con amor me formó.

/Yo quiero ser arcilla entre sus manos, yo quiero ser //A cambio de nada// Oh Señor, a cambio de nada.
vasija de su amor/. Quiero dejar lo mío para Él, para
Él. Yo quiero ser arcilla entre sus manos, yo quiero ser Él derramó su sangre en una cruz bendita, he sido
vasija de su amor. Quiero dejar lo mío para Él, para liberado, ya no hay condenación. Después que me ha
Él. creado y con su amor salvado, su Espíritu me ha dado,
quiero servirle a Él.
No entendías sus palabras pero respondes con fe, dejas
que su amor te guíe, confiando sólo en Él. Por su espíritu 237.
de vida te dejaste transformar, te abandonas en sus manos /Creo en Jesús/, Él es mi amigo, es mi alegría Él es mi
para hacer su voluntad. amor. /Creo en Jesús/, Él es mi Salvador.

234. Él llamó a mi puerta, me enseñó a compartir su heredad.


Yo vengo del sur y del norte, del este y oeste, de todo Seguiré a su lado, llevaré su mensaje de paz.
lugar. Caminos y vida recorro, llevando socorro queriendo
ayudar. Ayudó al enfermo, y le trajo la felicidad; defendió al
Mensaje de paz es mi canto y cruzo montañas y voy hasta humilde, combatió la mentira y el mal.
el fin. El mundo no me satisface, lo que busco es la paz,
lo que quiero es vivir. Enseñó a Zaqueo a partir su hacienda y su pan. Alabó a la
viuda porque dio cuanto pudo ella dar.

35
238.
Proclama mi alma la grandeza de Dios, se alegra mi espíritu en
Dios mi Salvador. Porque ha mirado la humildad de su sierva;
desde ahora me felicitarán todas las generaciones.

Porque el Poderoso ha obrado y hace maravillas en


nosotros, grande es su amor para todos, grande es su amor,
y por siempre, grande es su amor.

Hace proezas con su brazo, corrige a los soberbios, y con todo


el corazón ensalza a los humildes, llena de bienes a los pobres.
Su promesa por siempre durará, como dijo a nuestros padres.

239.
Pescador, que al pasar por la orilla del lago me viste secando
mis redes al sol, tu mirar se cruzó con mis ojos cansados y
entraste en mi vida buscando mi amor.

Pescador, en mis manos has puesto otras redes que puedan


ganarte la pesca mejor, y al mirarte contigo en la barca,
me nombraste, Señor, pescador.

Pescador, entre tantos que había en la playa, tus ojos me vieron


tu boca me habló. Y a pesar de sentirse mi cuerpo cansado, mis
pies en la arena siguieron tu voz.

Pescador, manejando mis artes de pesca, en otras riveras mi


vida quedó, al querer que por todos los mares del mundo
trabajen mis fuerzas por ti, pescador.
Pescador, mi trabajo de toda la noche, mi dura faena hoy nada
encontró. Pero tú que conoces los mares profundos, compensa
si quieres mi triste labor.

240.

36

También podría gustarte