Está en la página 1de 1

Verne y Wcils, la C.’. I‘.

por ser u n
género híbrido, está en lo más íntimo
del hombre d e nuestros días: la neu-
$b%r\,’b rótica necesidad de escuchar noticias
(los locutores de ,noticiarios son los
profetas d e la época); la conducta
de los paranoicos; las píldoras que
hacen “ver” la última realidad de
las cosas; las computadoras que ac-
túan como “terapeutas”; la busca ‘de
paraísos que .“crean*’ las máquinas;
HUGO las mutaciones genéticas; los comple-
CORREA: .¡os de agresión (Robert Sheckley des-
entre Io$ grandes cribe un mundo donde está permitido
de la C. F. matar, pero hasta cierto límite: siete
víctimas; el. universo de los sueños
que se hacen realidad; las “delicade-
zas” de ciertos robots; los mecanis-
irqT mos de proyección; la sombra edipia-
í . na; los sadosicólogos, etc.
Dentro de esa; fronteras, la C. F.
roza otros campos literarios -la no-
vela de terror- y se desliza en la
poesía -Bradbury-, en la sociolo-
A literatura arranca de la vida, y no al revés, y cuando se la
L - a secas, como si estuviera separada de ella, termina en
ensena
aburrimiento: los alumnos terminan por odiar la poesía, la novela o el teatro,
gía (“Mercaderes del espacio”) o la
religión (las novelas de C. S. Lewis).
porque se las atiborran de datos, de erudición a la violeta Los que tienen prejuicios contra ella
o de bibliografía indigesta. Entrar, por c?jemplo,en el estudio y la consideran bastarda, sólo piensan
de la sicología a través de los relatos de ciencia-ficción es una manera en los “comics”, pero olvidan que un
inteligente de establecer las relaciones que existen entre ellas y d n e r o literario no es ni meior ni
una forma siitil y profunda d e entretenerse. Así lo han hecho los autores w o r que otro, y que sólo. hay malos,
de un libro destinado a la enseñanza, recientemente aparecido mediocres, buenos o grandes escri-
en las Estados Unidos (Introductory PsyFhology through science fiction, tores. Los relatos de C. F. -a veces-
por Harvey A. Kati: Patricia Werrick y Martin H. Greenberg, no son sino cuentos de hadas moder-
Rand MC Nally College Publishing, Chicago). nos. ¡Pero con qué hadas y con
los que la enseñan, lo cual, natural- qué osos! i,Y quién no se ha senti-
21 relatos mente, no es ninguna novedad, pero d o -y se siente- atraído por Ips
P
conviene recordarla siempre una y cuentos de hadas? Hay en ellos más
otra vez. terror, belleza y soledad que en mu-
El libro incluye 21 relatos encabe- chas obras que hoy pasan por impor-
zados por sendas notas que nos intro- tantes y para homtkes “maduros”.
ducen en algunos de los aspectos Aparte d e su utilidad pedagógica,
s i c o I. ó g i c o s que dividen la
En la C. F. todo es posible este libro es una excelente antología,
obra: sicobiología, proceso de apren- y se lo puede leer prescindiendo de
dizaie, sensación y percepción, proce- todas las explicaciones sico¡ógicas.
sos sociales, procesos de desarrollo, En este mundo todo es posible, in-’ En ella están incluidos algunos de
personalidad, terapia y procesos anor- cluso lo imposible, y conviene seña- los meiores autores de C. F. Y una
males. Cada uno de ellos está desti- lar que eo muchas ocasiones se ade- sorpresa, no exenta de prestigio pa-,
nado a explorar los conceptos sico- lantó al descubrimiento de cosas que ra la literatura chilena. La antoJogía
lógicos que brotan de los cuentos. Y ‘hoy nos parecen pan’de todos los días. incluye un notable cuento de Hugo
tanto unos como otros responden a Ella no es, después de todo, sino Correa, que ilustra el capítulo sex-
las eternas preguntas que el hombre otro género literario más,, y como to. Es. un reconocimiento para un
se ha hecho, y hace, sobre su destino éstos, hunde sus raíces no sólo en la escritor (traducido ya no sólo al in-
y sobre ésas sus terribles simas de las sicología más profunda, sino en el glés, sino al alemán: una revista es-
cuales hablaba Hopkins en un her- mito y en las sagas. Lo que la hace pañola le dedicó todo un número)
moso poema, De este fecundo corto- ciencia (el término ciencia-ficción es que ha dado lecciones, en lo que a
circuito salia una sola conclusión. Y equívoco), es su entronque con lo imaginación se refiere, a nuestra
es que los escritores -sobre todo contemporáneo y su aplicación en narrativa. N o en vano Correa tiene
los grandes escritores, desde Dosto- la técnica de nuestros días. Sin nece- sangre celta,’y a los celtas hay que
ievsky a Joycc- saben, sin haberla sidad de remontarse a Lucian0 de prohibirles, por decreto, que ima-
estudiado nunca, más sicología quc Samosata, y después de pasar por ginen.’P.)

También podría gustarte