Está en la página 1de 37

Salinas, P.

"Modelo educativo y recursos tecnológicos" en:


Lozano, A. y Burgos, J. V. (2010) Tecnología educativa, un
modelo de educación a distancia centrado en la persona. (PP.
277 a 317). Limusa, México.

10. Modelo educativo y recursos tecnológicos.


De Perla Adriana Salinas Olivo.

Los entornos virtuales se caracterizan por ampliar el acceso a la educación,


promover el aprendizaje colaborativo y el trabajo en grupo, promover el
aprendizaje activo, crear comunidades de aprendizaje, estar centrada en el
estudiante y hacer los roles tradicionales del proceso de
enseñanza/aprendizaje más fluidos.
PEDRAZA

Anécdota.

Todos los que en este momento podemos leer el presente libro tenemos algo en común:
hemos vivido más tiempo en la presencialidad que en la virtualidad. Hemos sido testigos del
cambio tecnológico en cualquier esfera de nuestras vidas: Internet por doquier, pagos por medio
de la computadora, comunicación en la red, celulares conectados en línea, información continua
y al momento, educación a distancia, etcétera. Cada uno de nosotros ha trabajado con su propia
mente para entender los cambios vertiginosos a los que hemos sido expuestos en los últimos
años, cambios difíciles de entender bajo los esquemas en los que fuimos formados.

Es impresionante la experiencia de una persona que vivió toda su vida sin la tecnología
como la conocemos en la actualidad y que sorpresivamente se encuentra ante un mundo
donde la misma es el medio de interacción, transacción y comunicación más importante de la
Tierra. También es impresionante la experiencia de una persona que toda su vida vivió bajo una
educación presencial, y posteriormente tiene la oportunidad de introducirse en una educación a
distancia por medio de Internet. Se vuelve necesario hacer conexiones que mantengan en "la
realidad", una realidad que por mucho es diferente a la que se vive actualmente y que es difícil
comprender en un principio. Tenemos que hacer ligas mentales para ubicar los nombres de los

Documento utilizado con fines didácticos. 1


nuevos conceptos propios de la educación a distancia, frases y palabras que eran totalmente
desconocidas tales como: "estudio a distancia por medio de Internet", "ponle la clave", "iconos",
"World Wide Web", "página Web”, "sitio Web", "portal" "entrega de actividades por Internet";
algunas frases más profundas como "red", "ancho de banda", "bajar de la red", "bajar a la
memoria usb", "ingresa el número de tu tarjeta", "usa la biblioteca digital”, "ponlo en el pizarrón
electrónico", "ve al foro de discusión", "convive en el café virtual", y aun más impresionante
cuando dicen "te veo en el chat, "tengo una cita virtual'', "ya terminamos un proyecto virtual".

No cabe duda de que el ser humano, hasta ahora, trata de conservar “un pie" en la
presencialidad para comprender la virtualidad, de otra forma no sería posible integrarse al
concepto total de la era digital. Cuando se escucha por primera vez la frase "plataforma
tecnológica", la mente tiende a adherirse a un objeto físico y nos imaginamos desde un
portaaviones hasta una plataforma petrolera, un pedazo de piso, de acero, un tablero elevado
del suelo, etcétera; con la tecnología, nos podemos imaginar una computadora, un fax, un
celular... Es así como notamos que haciendo la integración de nuestros conceptos presenciales
no llegamos a nada, ahora tenemos que conocer el concepto v romper nuestros esquemas
mentales para posteriormente entender la idea que se nos está presentando. Es necesario ver
una plataforma tecnológica para que el concepto tome vida, se forme y sea entendible. No es lo
mismo que expliquen cómo funciona la plataforma tecnológica que va a contener un curso, a
acceder a ella y visualizar sus espacios navegando entre cada sitio para conocer dónde quedan
las cosas que nos interesan, hasta acostumbrarnos a la adquisición de conocimiento por medio
de la red.

2
Introducción.

Hoy en día, la educación es como todo, cuestión de costumbre, de flexibilidad, de adaptación;


eso que nos consumía mucho tiempo, dinero y esfuerzo realizar, ahora lo tenemos al acceder a
Internet..

Es importante realizar una reflexión sobre lo que significa la palabra educación y lo que ésta
encara en el nuevo siglo. Si bien el término educación ha sido utilizado mundialmente durante
siglos, cada era tiene su propia concepción y aplicación en la sociedad. La enseñanza ha sido
símbolo de movilidad social, sin embargo, las oportunidades de acceso no son lo
suficientemente justas dado que no todas las personas pueden recibirla. No obstante, con las
nuevas tecnologías de información y comunicaciones, la sociedad de la nueva economía y los
cambios mundiales en la forma de comercializar han ido cambiando estas oportunidades,
llegando cada vez más lejos en materia educativa. En este siglo, la educación tiene amplias
posibilidades de ser esparcida a personas geográficamente dispersas y a costos relativamente
bajos a través de entornos virtuales que permiten promover habilidades y conocimientos
necesarios para los nuevos retos mundiales.

Nos enfrentamos ante una revolución social que abarca esferas de economía, finanzas,
equidad social, globalización, educación, tecnología; éstas últimas enfatizan el dinamismo que
caracteriza a la sociedad actual y su forma de moverse en el mundo. Tenemos la habilidad de
usar tecnologías para mediar interacciones entre estudiantes y profesores, y que juntos
construyan un conocimiento capaz de romper paradigmas y traspasar fronteras. La educación
es, entonces, un intercambio de experiencias, una nueva forma de aprender y ofrecer
aprendizaje, nuevas formas de pensar, reflexionar y compartir conocimiento durante toda la
vida.

Documento utilizado con fines didácticos. 3


Educación.

El diccionario de la Real Academia Española (2005) define educación como "acción y efecto
de educar // crianza, enseñanza y doctrina que se da a los n ios y a los jóvenes // instrucción por
medio de la acción docente". Según Ramis (1992), se pueden considerar dos conceptos de
educación: la educación por adiestramiento o encauzamiento, y la educación como desarrollo
del potencial humano que permite incrementar la libertad y responsabilidad de la persona. La
define como:

un proceso continuado que interesándose por el desarrollo integral (físico, psíquico


y social) de la persona, así como por la protección y mejora de su medio natural, le
ayuda en el conocimiento, aceptación y dirección de sí misma para conseguir el
desarrollo equilibrado de su personalidad y su incorporación a la vida comunitaria
del adulto, facilitándole la capacidad de toma de decisiones de una manera
consciente y responsable.

En un breve resumen de la historia de la educación, podemos observar que, por siglos, ésta ha
venido evolucionando desde la enseñanza en la forma de hablar, la formación, el libro impreso
y la conceptualización de la escuela como un lugar de reunión para aprender. Se puede
recordar a los griegos con sus notables enseñanzas, la educación romana heredada de la
cultura griega, los grandes maestros y sabios, y los extraordinarios pupilos. Posteriormente, en
la Edad Media, la educación se tomó como un símbolo diferenciador entre el pueblo y los
sacerdotes. Cuando nace la economía mercantil, se revela un nuevo concepto de educación
que propiciaría la formación de las universidades en el siglo XIII. Hacia los siglos XIV y XV, los
maestros son relacionados con el surgimiento de la sociedad mercadera, el humanismo se
abre paso. Entre los siglos XVI y XVII las escuelas tenían movimientos populares que
proclamaban el derecho a la educación. En el siglo XVIII había cientos de propuestas para la
escuela moderna. La primera mitad del siglo XIX marcó revoluciones políticas y sociales a nivel
mundial; la revolución industrial cambió las condiciones y exigencias de la formación humana.
Hacia la mitad del siglo XIX, encontramos la revolución burguesa y la influencia del marxismo.
La primera mitad del siglo XX tiene prácticas activas en la pedagogía que buscan expandir la
mente de las personas para dirigirse a un sentido profesional. Dentro de la segunda mitad del
siglo XX, uno de los hechos decisivos en la educación es la evolución tecnológica (González,

4
2001). De aquí se parte para la educación en el siglo XXI.

Es importante señalar que dentro de las tendencias mundiales en educación hay cambios
dramáticos debido a la llamada sociedad del conocimiento, misma que demanda cambios
trascendentales en la forma de educar y preparar a los estudiantes de una forma holística y
constante, mediante el desarrollo de habilidades y competencias clave para desenvolverse en
el trabajo. Schwartzman (citado por Alcántara, s/f) examina una serie de tendencias globales
que habrán de conformar el desarrollo futuro de la educación superior en el contexto latinoame-
ricano. Señala en primer término, al movimiento por la universalización de la educación superior,
que incluye aspectos relacionados con las dificultades de los gobiernos de América Latina para
responder a las demandas de la educación. Asimismo, hace referencia al cambio en los
esquemas de administración y menciona el cambio más sorprendente: los contenidos
educativos. El éxito de las universidades consistirá en un mayor y mejor acceso a la
información, comunicación, asistencia técnica e intercambios en una escala global.

La dirección y el sentido que tomarán las universidades de acuerdo al desarrollo de nuestro


mundo actual se pueden pronosticar de acuerdo con los cambios en la dinámica de todas las
esferas de nuestras vidas. Al respecto, Mayorga (1999) menciona que posiblemente el desafío
que más englobe a nuestras universidades en el siglo XXI será el de contribuir significativamente
a construir una sociedad basada en el conocimiento, que afronte con eficacia y equidad los
grandes problemas de la región. Por su parte, Aponte (2002) dice que varias tendencias de
cambio demarcan la trayectoria para la transformación de la universidad del futuro en la
sociedad de conocimiento. La reestructuración de la economía y los procesos de globalización
por el impacto de la revolución tecnológica que desató la crisis de acumulación de riqueza
durante la década de los setenta, a final de siglo XX, ha provocado cambios y transformación en
las instituciones de la sociedad.

Existen instituciones y autores que señalan la necesidad inminente de un cambio educativo.


Según la UNESCO (2004), hay tres retos que pueden ser vistos como influyentes en el
ambiente educativo:

• Una nueva demografía. Tiene como implicaciones el incremento de la población mundial,

el crecimiento urbano, la migración internacional, el envejecimiento de sociedades y las


enfermedades de gente mayor. Todo esto constituye un reto para los sistemas educativos.

Documento utilizado con fines didácticos. 5


• Globalización. La tecnología, el intercambio económico, la integración política y cultural
requieren sistemas educativos para reducir las inequidades y la marginación, asimismo la
prevención de la brecha de conocimiento entre las naciones y el desarrollo de la tecnología,
entre otros retos.
• Crecimiento del conocimiento. Las tecnologías de información y el desarrollo están ligados

intrínsecamente; el desarrollo debe ser definido en términos de conocimiento y los usos


humanos en que puede ser puesto son una sociedad rica y con bienestar determinadas
por su capacidad de entrenar y educar a su gente para compartir y generar conocimiento
en todas las esferas de la vida.

Por otra parte, Aponte (2002) menciona que Aragunde y J. Bení- tez sostienen que el concepto
"universidad" intenta acuñar la idea de una institución a través de "la universalidad de los
conocimientos, actitudes y habilidades” que caracterizan el desarrollo del pensamiento de la
civilización occidental. En su nuevo contexto, actualmente, las universidades son instituciones
abiertas, organizaciones complejas que albergan procesos dinámicos de autogestión y tienen
que mantener un intercambio y comunicación constante con la sociedad. La educación, por lo
tanto, juega un papel esencial en el direccionamiento de estas paradojas e inequidades. Un
sistema educativo con un buen funcionamiento es esencial para las sociedades modernas.
Una educación superior es el pivote de la renovación de los sistemas educativos y en el
desarrollo en general, pues ofrece la influencia de instituciones y programas en todas las
actividades sociales.

Según Villanueva (1995), la década de los noventa confirmó el asentamiento de un


escenario de modernización de las sociedades latinoamericanas dentro de un contexto mundial
en el que la tecnología avanzada y la producción y reproducción del conocimiento constituyen
los factores esenciales del desarrollo, entendido en su amplio sentido social. Dentro de ese
orden de cosas, la educación es percibida como el quehacer donde se forman las capacidades
de las naciones para avanzar en el desarrollo social. De acuerdo a las demandas educativas
mundiales, las instituciones escolares se han dado a la tarea de estructurar estas necesidades
dentro de sus currículos y modelos educativos, enfocándolos hacia cambios que benefician a
las sociedades del nuevo milenio.

6
Modelos Educativo.

La sociedad actual requiere de un sistema educativo capaz de desarrollar en los alumnos


habilidades útiles que apoyen su desempeño en la era de la información. En una época de
transformaciones tan aceleradas como la actual y de demandas tan exigentes sobre el
aparato escolar, la rigidez de un sistema educativo es considerada como un elemento de
retraso, más que de progreso. Entendidos como instrumentos al servició del cambio social, del
desarrollo económico y de la producción del conocimiento, los sistemas educativos son objeto
de demandas múltiples y cada vez más exigentes. De ellos se espera que contribuyan a crear
sociedades abiertas, activas y equitativas; economías dinámicas y competitivas; sistemas
políticos democráticos y pluralistas; personas, en fin, equilibradas, tolerantes y socialmente
integradas (Tiana, 1996).

Sobre el contexto histórico de la universidad, Ibarra (2003) menciona la escuela como


producción cultural de una sociedad particular que no puede permanecer aislada. La
universidad debe tener la capacidad de responder a las necesidades de su entorno con
propuestas adecuadas a sus valores y su cultura. Además debe ser capaz de ver al futuro, de
identificar los nichos y los cauces apropiados para una transformación de la sociedad hacia un
estadio donde el hombre pueda lograr un desarrollo más justo y pleno. Para responder a las
expectativas de su entorno, debe poseer la capacidad de proponer respuestas y soluciones a
las necesidades materiales y espirituales de esa sociedad. Debe, asimismo, formar a los
profesionales que la sociedad demanda sin olvidar que son personas que, para situarse en
esa sociedad y contribuir a resolver sus necesidades, requieren de una formación
humanística.

Una de las mayores exigencias de nuestra era es que la educación se enfoque a desarrollar
habilidades y competencias que permitan a los individuos desempeñarse en un mundo con
características volubles, donde impera la adaptación y el saber hacer. Aguerrondo (1999a) se-
ñala que la competencia es un saber hacer, con saber y con conciencia. Es decir, incluye al
saber, pero incluye conciencia de lo que se hace. El autor hace referencia a un conjunto de
propiedades personales que se están modificando permanentemente. En este sentido, sale a
relucir la necesidad de cambiar los modelos educativos que se han establecido entre
instituciones e individuos durante mucho tiempo. El contexto mundial actual dicta nuevas

Documento utilizado con fines didácticos. 7


funciones, nuevas habilidades, nuevas formas de hacer; requiere de personas capaces de
aprender y adaptarse a su medio para poder competir en la llamada globalización. Dado lo an-
terior, Martín (2002) menciona que es importante tomar al estudiante como centro en un
modelo educativo, en el cual el proceso gire alrededor de su aprendizaje. Es decir, aquellos
modelos en donde el profesor y su enseñanza eran el centro, deben evolucionar con el fin de
centralizarlo en el alumno y su aprendizaje.

Las escuelas ya no necesitan de la actitud pasiva de los alumnos y de la activa por parte de
los profesores. Se requiere de cambios de paradigmas para lograr resolver problemas prácticos
que sumerjan a los alumnos en la vida real y que proporcionen habilidades que les permitan
desenvolverse en la nueva economía. Alva (2000) menciona que el nuevo modelo educativo
debe centrar al aprendizaje en la motivación, resolución de problemas y trabajo colaborativo;
añade que el estudiante del siglo xxi deberá ser responsable de su propio proceso de
aprendizaje, participativo y colaborativo con capacidad de autorreflexión y generador de
conocimiento. Todas estas características son muy importantes en el nuevo contexto
económico y social.

Al respecto, Alcántara (s/f) hace mención a la UNESCO, que recomienda que las
respuestas de la educación superior a los continuos cambios de hoy deberán estar guiadas por
tres principios rectores: relevancia, calidad e intemacionalización. La relevancia se refiere al
papel y el sitio que ocupa la educación superior en la sociedad; la calidad, al fortalecimiento y
evaluación que requieren de la participación activa del personal docente y de investigación;
finalmente, el principio de la internacionalización considera que el aumento en los intercambios
entre universidades de distintos países ha de redundar en un mayor entendimiento entre las
culturas y también en una mayor difusión del conocimiento. Del mismo modo, los mecanismos
de cooperación constituyen un elemento de la mayor importancia para el fortalecimiento
institucional de muchas universidades de los países con menos niveles de desarrollo.

El cambio educativo se ha venido gestando de una manera muy fuerte; los efectos de la
globalización y competitividad han rendido frutos al basarse en las tecnologías de información y
una infraestructura que provee los cimientos para la consolidación de competencias clave en las
personas. Los sistemas educativos mundiales han tomado conciencia de la necesidad de una
instrucción acorde con los lineamientos que marca el nuevo siglo. En este sentido, se han
realizado esfuerzos por la mejora de la calidad educativa, dado que la formación y la educación

8
son los motores que mueven el desarrollo de un país. Al respecto, Martín (2002) señala que la
preocupación por el cambio educativo se orienta a asegurar el desarrollo de las naciones en un
mundo caracterizado por la globalización, la rapidez del cambio, la aceleración de la invención
tecnológica y la expansión de la información y comunicación.

Uno de los apoyos con los que cuentan las instituciones para lograr este propósito son las
tecnologías de información. Cada vez son más las instancias educativas y gubernamentales
que adhieren proyectos mediados por tecnología a sus programas educativos y proyectos de
nación. Las iniciativas mundiales sobre proyectos educativos mediados por tecnologías se
incrementan a pasos agigantados. Según la UNESCO (2004), en su portal The Virtual
University and e-Leaming, dice que las tecnologías de información y comunicaciones ofrecen a
las universidades un cambio y una oportunidad. Usando las tecnologías, la universidad puede
incrementar flexibilidad a sus estudiantes más allá de su área usual. Sin embargo, es necesario
que las universidades apliquen políticas apropiadas y planeen una administración efectiva para
un nuevo modelo de enseñanza-aprendizaje.

Para Picardo (2002), un modelo pedagógico en la educación con tecnologías es la


configuración de una plataforma Web, que no sólo integre los espacios tradicionales de aulas y
bibliotecas virtuales, sino que además cuente con guías didácticas diseñadas para la
orientación, sustentadas en una concepción psicopedagógica coherente y un manejo versátil, a
través de tutores especializados. Por su parte, Marx (1999), en uno de sus estudios respecto a la
relevancia del futuro de la educación, menciona 16 características principales de las escuelas y
de los sistemas educativos capaces de preparar a los estudiantes en la era de la información y
del conocimiento global:

• Las definiciones de “escuela", "maestro", y "alumno" son reformuladas por el mundo digital.

• Todos los estudiantes tienen igualdad de oportunidades para acceder a una educación de

excelencia, independientemente de dónde vivan.


• Los educadores trabajan en función de altas expectativas y alcanzan estándares que son
comprendidos en su totalidad por los estudiantes, sus familias y sus comunidades.
• Un proyecto basado en un "currículum para la vida" compromete a los estudiantes con
problemas del mundo real, con tópicos y preguntas relevantes para la humanidad en general.
• Los maestros y administradores reciben una capacitación adecuada y efectiva en función de

la era del conocimiento y la información global.

Documento utilizado con fines didácticos. 9


• Los estudiantes, las escuelas, los sistemas escolares, y las comunidades están
interconectados entre ellos mismos y con el mundo a través de tecnologías informáticas
interactivas.
• Los sistemas escolares plantean, realizan y aplican investigaciones significativas al diseñar
programas que llevan a mejorar constantemente los logros de los estudiantes.
• Los estudiantes aprenden a pensar, razonar, hacer valer sus decisiones y demostrar valores

inherentes a la democracia.
• La infraestructura escolar provee un ambiente de aprendizaje seguro y estimulante que
contribuye a incrementar la pasión por el aprendizaje para toda la vida.
• Existe un liderazgo cooperativo y la dirección escolar está exclusivamente enfocada en
problemáticas relacionadas con el aprendizaje de los estudiantes.
• Los estudiantes aprenden sobre otras culturas, aprenden a respetarlas y a ver el mundo
como una gran comunidad.
• Las escuelas promueven la creatividad y el trabajo en equipo en todos los niveles, y los
maestros ayudan a sus estudiantes a transformar la información en conocimiento y el
conocimiento en sabiduría.
• La evaluación, el progreso y el desempeño del estudiante se centran en los talentos, las
habilidades y las aspiraciones individuales.
• Existe una visión centrada en el estudiante y en la colaboración que provee una base sólida

para una educación comunitaria.


• El progreso continuo es el objetivo primordial de cada escuela y de cada sistema escolar.

• Las escuelas son el punto neurálgico de la comunidad.

Como se puede apreciar, la base de la transformación social y económica de la nueva era de la


información es la educación, se necesita una evolución de los sistemas educativos mundiales
para crear en los alumnos posibilidades de competencia mundial y desarrollar habilidades que
permitan el desempeño imparcial entre los individuos en el mundo.

10
La tecnología educativa y la educación a distancia.

Tal y como se ha mencionado anteriormente, el papel de las tecnologías de información en las


escuelas toma un papel básico para la enseñanza. Waldegg (2002a) menciona que la
investigación educativa reciente sobre el uso de las nuevas tecnologías de información y
comunicaciones (ntic) ha desarrollado una serie de nuevos conceptos y enfoques que han
hecho evolucionar notablemente el campo de la enseñanza y el aprendizaje. Estos trabajos
muestran que las ntic permiten poner en práctica principios pedagógicos en virtud de los cuales
el estudiante es el principal actor en la construcción de sus conocimientos, y que puede aprender
mejor en el marco de una acción concreta y significante y, al mismo tiempo, colectiva.

Area (2004) señala que la educación a distancia se hace presente en numerosos países. En
la actualidad, con el desarrollo de nuevos sistemas y tecnologías de información digitales, la
educación a distancia está alcanzando un papel relevante en la oferta formativa de los países
occidentales, e incluso existen organizaciones que realizan sus actividades a través de Internet..

Uno de los organismos involucrados en el desarrollo de la educación en este siglo es la


unesco (2004), la cual menciona que las comunidades educativas se han inclinado a adoptar
tecnologías de información y comunicaciones para apoyar las funciones de enseñanza-
aprendiza- je y actuar como mercados internacionales. Por su parte, Aguerrondo (1999b) señala
que el saber tecnológico dentro del sistema educativo no se agota con la necesaria introducción
de las ntic. NO se trata de la vieja escuela con computadoras ni del modelo clásico con un área
que se llame educación tecnológica. Este estilo de pensamiento supone modos específicos de
operar de la mente y también modos de aprender. Es la base que redefine la manera de
entender el aprendizaje en el paradigma clásico y también la base que hace posible el desarrollo
de competencias. Requiere, también, el desarrollo de adecuadas propuestas de enseñanza y
de organización de la tarea de aprendizaje dentro y fuera de la escuela. Como vemos, la
tecnología educativa no es una moda o una nueva forma de aplicar el proceso enseñanza-
aprendizaje, es una disposición al cambio de paradigma necesario para el desempeño del
individuo en la sociedad de la información.

Dado el desarrollo tecnológico en las sociedades actuales, el concepto de tecnología


educativa ha sufrido cambios a lo largo del tiempo. Marqués (1999) menciona a Cabero (1999)
al señalar que la tecnología educativa es un término integrador, vivo, polisémico y contradictorio.

Documento utilizado con fines didácticos. 11


En este sentido, la Association for Educational Communications and Technology (1997) define
tecnología educativa como un proceso que integra personas, procedimientos e ideas para
analizar problemas en el aprendizaje humano, implementando, evaluando y administrando
soluciones para estos problemas (gente, materiales, técnicas, etcétera). La tecnología educativa
proporciona al profesor herramientas para la mejora del proceso enseñanza-aprendizaje. Hoy
en día, el Internet nos apoya en tal labor y hace que los estudiantes "salgan" de las cuatro
paredes a las que siempre han sido expuestos, y que cuenten con otras formas de aprender. La
computadora, con sus características de navegación por Internet, multimedia, información a
través de redes, etcétera, se convierte en un medio de intercambio de información y
comunicación.

Al respecto, Waldegg (2002b) dice que hoy en día la computadora, con sus características
de multimedia y la posibilidad de conectarse a redes a distancia, ricas en información de todo
tipo, no es sólo un mecanismo para manejo de información, es, sobre todo, un mecanismo para
comunicar e intercambiar. La enorme accesibilidad a información diversificada favorece la
apertura de los campos disciplinarios. Los recursos de las NTIC ponen el acento en la
necesidad de establecer vínculos entre las disciplinas escolares, los diversos aprendizajes
escolares y la realidad extraescolar. Sin embargo, para que la información que circula en las
computadoras, a través de las redes, pueda enriquecerse y transformarse en saber, se debe
acompañar de un cambio en el papel del maestro: de ser proveedor de saber en el aula, a ser
mediador y facilitador del aprendizaje dentro de un contexto interdisciplinario

Una de las dimensiones de la tecnología educativa es lo que se llama educación a distancia,


que, por medio de un ambiente donde los miembros de un grupo están separados
geográficamente, existe una interacción en doble sentido, estableciendo tanto sincronía como
asin- cronía en la relación que los estudiantes y profesor tienen dentro de dicho espacio. Chan
(s/f) establece que la educación a distancia no es un invento de fin de siglo. Esta modalidad
educativa tiene antecedentes en diversas experiencias que en el mundo se han dado desde
épocas remotas dadas las necesidades de educar personas que estaban en diferentes
pueblos. En el siglo xx, la educación a distancia nace como modalidad alternativa asociada al
concepto de oportunidad para poblaciones tradicionalmente alejadas de los sistemas escolares.
Saba (2000) establece que la educación a distancia ha sido estudiada comparativamente con la
educación presencial, y se ha revelado que no hay diferencias significativas entre ambas
modalidades.

12
De una forma general, la educación a distancia es considerada como un modelo en donde
no es necesario que profesores y estudiantes estén en un mismo lugar y tiempo. Básicamente
la educación es llevada por medio de plataformas tecnológicas con contenidos de cursos, uso
de correo electrónico, CD-Rom, video, texto, audio, entre otros. Hoy en día, se utiliza también el
correo electrónico y otras posibilidades que ofrece Internet. La Asociación Hispanoamericana de
Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones (2001) hace hincapié en que la
educación a distancia es una situación educativa en la que el instructor y los alumnos están
separados en el tiempo, el espacio o ambos. Los cursos de educación o formación a distancia
son llevados a lugares remotos de forma sincrónica o asincrónica, incluyendo correspondencia
escrita, texto, gráficos, audio, cinta de video, CD-Rom, formación en línea, audio y
videoconferencia, televisión interactiva y fax. La educación a distancia no excluye el aula
tradicional.

Como vemos, existen muchas definiciones de educación a distancia, y todos los autores
convergen en dos factores importantes: la tecnología para llevar aprendizaje y la separación
geográfica de los miembros del grupo. De una forma más particular, Orellana (s/f) define la
educación a distancia como la modalidad de enseñanza-aprendizaje institucional/ formal en la
cual el profesor y alumnos no interactúan cara a cara para el logro de los objetivos de
enseñanza. Educación formal e institucional en la cual el grupo de aprendizaje se encuentra
separado (Simon- son, Smaldino, Albright & Zvacek 2006), la educación a distancia se define
por su vocación de acercamiento entre instituciones y educandos, (Chan s/f). Así mismo,
Barrantes (1992) menciona varios autores como García (1986) diciendo que es una estrategia
educativa basada en la aplicación de la tecnología de aprendizaje; estrategia para
operacionalizar los principios y fines de la educación para que los sujetos sean protagonistas de
su aprendizaje (Ramos, 1985). Wikipedia (2006) menciona como una de las características de
esta modalidad la flexibilidad de horarios. Alcalá (1980), por su parte, menciona que son forma
de estudio que no son guiadas o controladas directamente por la presencia de un profesor en el
aula, pero se beneficia de la planificación y guía de los tutores a través de un medio de
comunicación que permita la interrelación profesor-alumno. Por su parte, Cardona (2000)
establece que las técnicas didácticas virtuales permiten brindarle al alumno una serie de
posibilidades que en el esquema tradicional no lo encuentra.

Documento utilizado con fines didácticos. 13


Con base en las definiciones anteriores, se puede considerar que dentro de las
características sobresalientes de la educación a distancia se encuentran las siguientes:
• Separación geográfica entre el profesor y el estudiante.

• Flexibilidad de horarios.

• Influencia de una organización educativa.

• Uso de tecnologías de información para envío de contenidos.

• Uso de Internet como herramienta de conocimiento.

• Comunicación en doble sentido entre estudiantes y profesores.

• Comunicación sincrónica y asincrónica.

•El estudiante es responsable de su aprendizaje.

• Profesores tutores especializados para apoyar el proceso enseñanza-aprendizaje.

La educación a distancia es un proceso en el que el profesor y el alumno no se relacionan


físicamente, sino por medios tecnológicos. Dadas las demandas actuales, la difusión de esta
modalidad ha crecido a pasos agigantados, permitiendo la educación de niños y adultos y
ofreciendo oportunidades de desarrollo sin precedentes para una formación permanente.

Muchas instituciones a nivel mundial se han concentrado en la necesidad de establecer la


educación a distancia como una modalidad viable para la preparación de alumnos. Crovi
(2005) señala los desafíos que la UNESCO tiene en relación a la tecnología; menciona
concretamente la creación de redes, realización de transferencias tecnológicas, la formación de
recursos humanos para estas actividades, la elaboración de materiales didácticos y el
intercambio de conocimientos. Existen posibilidades de que estos sistemas ayuden a corregir
las graves desigualdades existentes con respecto a la educación. Sin embargo, no se hace
referencia a cuestiones ineludibles como el abismo digital, entendido esto como las diferencias
que existen entre los países del primer mundo y los no desarrollados en materia de
infraestructura tecnológica, así como su uso y apropiación, diferencias que representan un reto
a vencer antes de empezar a aprovechar los beneficios de la convergencia. No obstante, es
innegable que una de las principales ventajas de la educación a distancia es que ya no es
necesario que profesores y alumnos estén en el mismo lugar, reduciendo al mismo tiempo, de
esta forma, innumerables costos inherentes a la educación presencial.

14
La educación virtual, una modalidad de la educación a distancia, es una realidad en el
mundo actual. Guerrero (2003) establece que la educación nunca se ha visto tan beneficiada
como con el uso de Internet. Esta modalidad es accesible para cualquier persona con acceso a
Internet, con lo que se inaugura un nuevo espacio de colaboración e investigación entre las
personas. La integración de tecnologías de información y comunicaciones apoya estos
procesos de enseñanza y favorece el potencial de desarrollo en una nueva cultura de
información.

Actualmente existe una revolución en la educación. Mayorga (1999) señala que la increíble
ampliación del acceso a la información que permite la conexión a Internet, las nuevas formas de
interactividad y los nuevos usos de las computadoras y los dispositivos multimedia como
recursos didácticos, agregados a los medios antes disponibles, tienen el poder de revolucionar
las metodologías de la educación, con un énfasis cada vez mayor en el aprendizaje que en la
enseñanza.

Es importante mencionar que las universidades enfrentan retos sin precedentes y encaran
una nueva forma de preparar a los individuos mediante modelos educativos flexibles que
permitan la educación continua y la adaptación a la fuerza de trabajo. Al respecto, Alcántara (s/t)
dice que es conveniente no dejar de lado este reto, las universidades deben encontrar formas y
mecanismos para adaptar sus funciones a los nuevos modos de producción y difusión del
conocimiento. La universidad ha sido gradualmente desplazada de su papel monopólico en la
producción de conocimientos de alto nivel, al proliferar el número de establecimientos
gubernamentales y privados en los que se realiza investigación y desarrollo. La educación a
distancia, entonces, brinda opciones para que las universidades desafíen los retos que impone
el mundo actual.

En la educación del futuro será más importante aprender a aprender que memorizar
contenidos específicos; la búsqueda y el uso de la información para resolver problemas que la
transmisión de datos; los métodos activos y personalizados que los pasivos y estandarizados
(Mayorga 1999). Todo ello puede cambiar también la concepción y la realidad de lo que significa
ser maestro: de transmisor de conocimientos a facilitador del proceso de aprendizaje, que
aprende continuamente de él mismo.

Documento utilizado con fines didácticos. 15


Concluimos entonces que la educación a distancia ha dado un giro positivo hacia el
direccionamiento de la forma de aprender y de desarrollar habilidades entre los individuos. Tal y
como lo dice Alva (2000), la nueva "era de la información'' obliga a la educación a cambiar
desde sus bases para conseguir en los estudiantes una formación integral y como parte de ella,
la habilidad de "aprender a aprender, a hacer, a vivir y a convivir". Hoy en día, una persona
"educada” debe ser sobre todo y ante todo, flexible. La flexibilidad es precisa para la
supervivencia, para adaptarse a nuevas situaciones, adquirir nuevos conocimientos, cuestionar
viejos paradigmas.

Plataformas tecnológicas.

Las instituciones actuales se enfrentan a retos y oportunidades sin precedentes. Con el Internet y
las tecnologías existentes se han abierto nuevas formas en el proceso enseñanza-aprendizaje
que integran interacción y comunicación en espacios virtuales, y provocan que las instituciones
se enfrenten a nuevos retos de eficiencia en la educación, que abarcan las necesidades de
aprendizaje de los alumnos.

Alva (2003) menciona que la incorporación de la tecnología a la vida actual ha creado redes
internacionales de comunicación, nuevos "espacios virtuales" para el conocimiento y las
relaciones humanas, a pesar de la distancia. Las herramientas de la información entendidas
como computadoras, el Internet, redes satelitales, bases de datos, plataformas de enseñanza
virtuales, entre otros recursos, realmente brindan la oportunidad de crear procesos alternativos y
creativos de aprendizaje en donde el profesor pierda su rol protagónico, los estudiantes jueguen
un papel proactivo y la distancia física pierda poco a poco su importancia.

Las NTIC han abierto nuevas avenidas para la comunicación, cooperación y colaboración
entre los individuos geográficamente dispersos, también han venido a revolucionar al mundo. La
educación no se puede quedar atrás. Arteaga y Fabregat (s/f) mencionan que en el mundo
actual la tecnología empieza a jugar un papel importante en los procesos de aprendizaje. Lo que
nos obliga a reflexionar sobre los elementos involucrados en su uso v a buscar nuevas formas
de enseñar y aprender fácilmente. Posterior al año 2000, la educación ha tomado un giro tec-
nológico con la incursión de las computadoras al aula de clases; de ahí, que la pedagogía se
haya inclinado a estudiar las formas en que las tecnologías pueden ser utilizadas en el proceso

16
enseñanza-aprendizaje.

Juárez y Waldegg (2003) mencionan que la mayoría de los dispositivos diseñados para
aprovechar las computadoras y el Internet con fines educativos pretende modelar los espacios y
servicios de una institución educativa real y simular las condiciones a las que están habituados
maestros y estudiantes. Por su parte, Litwin (2005) dice que el entorno tecnológico permite que
el trabajo de los alumnos en espacios diseñados para su aprendizaje se expanda en forma
ilimitada en la red; Gimeno Sacristán (citado en Litwin, 2005) señala que las tecnologías
permiten mostrar lo local en una dimensión global e ir construyendo la interculturalidad como
espacio intermedio.

Las tecnologías actualmente son un medio para llevar educación a distintos lugares del
planeta, por lo tanto, su uso es imprescindible hoy en día. Bates (1996) establece cuatro razones
para usar tecnología en las escuelas:
• Mejorar el acceso a la educación y la capacitación.

• Mejorar la calidad de aprendizaje.

• Reducir costos educativos.

• Mejorar el costo-eficiencia de educación.

Por su parte, Bello (2005) dice que la pedagogía habla de la educación para los medios, de
alfabetización audiovisual y de alfabetización informativa. Las nuevas tecnologías posibilitan la
construcción de un nuevo espacio social; para crear un ambiente de aprendizaje virtual es
necesario rodear la educación a distancia de las herramientas y recursos necesarios para que
se lleve a cabo el proceso enseñanza-aprendizaje. Estos ambientes generalmente resuelven
las necesidades mediante la integración de contenidos de la interacción a fin de que se
construya y transfiera conocimiento entre los miembros de un grupo. Uno de los conceptos más
relevantes actualmente en la educación son las llamadas "plataformas tecnológicas", en cuyo
contenido radica información relacionada con cursos, de tal forma que profesores y alumnos
pueden estar sincronizados en actividades propias de la materia.

Nuñes (s/f) establece que existen múltiples posibilidades para seleccionar una herramienta
tecnológica de educación digital y menciona sus características.
•Herramientas de comunicación sincrónica (simultánea) y asincrónica (diferida).

•Sistema de matriculación y gestión académica.

Documento utilizado con fines didácticos. 17


• Sistema para el desarrollo de cursos en línea.

• Calendario y tablón de anuncios.

•Correo electrónico.

• Páginas personales.

• Guías de estudio y materiales de consulta.

• Sistema de evaluación y autoevaluación.

• Sistema de soporte para el estudiante y el profesorado.

Tenemos que ser capaces no sólo de transmitir información, sino de lograr la asimilación
efectiva de conocimiento. Con la tecnología, los nuevos modelos educativos se han planeado
con miras a propiciar espacios que brinden las herramientas necesarias que permitan desarro-
llar habilidades individuales y grupales, de tal forma que el aprendizaje se transfiera entre los
miembros de un grupo a través de las diferentes tecnologías (Arteaga y Fabregat, s/f).

Todas estas necesidades de educación se tratan de ubicar dentro de lo que llamamos


"plataformas tecnológicas", las cuales son una especie de espacios virtuales que por medio de
recursos tecnológicos contienen materiales con un contenido específico que permite la
construcción y transferencia de conocimiento entre los miembros de un grupo.

Estos entornos permiten el diseño de cursos con los recursos necesarios para administrar,
enseñar y evaluar las actividades educativas. La Universidad Politécnica de Madrid (2005) dice
que estas plataformas apoyan en el diseño de cursos sin que sea necesario tener cono-
cimientos de programación, más bien, son una especie de plantillas que permiten la distribución
de lecturas y actividades dando pie a la planeación del diseño de cursos para que los alumnos
tengan acceso a materiales didácticos que incluyen texto, audio y video, además de contener
espacios que dan pie a la interacción entre los miembros que conforman los grupos, para que el
proceso enseñanza-aprendizaje sea continuo y fluido enriqueciendo a cada uno de los
participantes.

Una interesante definición de plataformas tecnológicas la ofrece Delgado (2005), quien


sostiene que éstas son sistemas que proveen todos o la mayor parte de los servicios que están
a disposición de los estudiantes en un campus universitario real. Son básicamente soportes de
contenido que administran la entrega de información e incorporan recursos como el chat, listas
de interés y similares.

18
Complementando el concepto, y de una forma más técnica, Ramírez (2004) establece que
una plataforma tecnológica está formada por diferentes servidores en Internet y programas de
desarrollo propio que permiten integrar todos los servicios que ofrece un centro escolar en un
único entorno de trabajo. La inclusión de escenarios educativos virtuales así como la
elaboración de contenido y la capacitación de profesores en estas nuevas modalidades son
inminentes para la enseñanza en este naciente espacio social virtual.

Uno de los aspectos más importantes a tomar en cuenta con las plataformas tecnológicas
es que se requieren desarrollar de tal forma que sean congruentes con los objetivos educativos
de la institución. Además, es muy importante que sean creadas mediante la interacción de
pedagogos y tecnólogos para realizar un ambiente de aprendizaje que contribuya con un valor
agregado a través de soluciones hechas a la medida y cuenten con la asesoría permanente del
uso de la herramienta. De esta forma, el ambiente virtual generado estará listo para la
construcción y transferencia de conocimiento entre los miembros de un grupo.

Sobre las plataformas tecnológicas, Delgado (2005) dice que son de fácil desarrollo. El
profesor puede sostener el curso una vez implemen- tadas las medidas técnicas necesarias.
Un aspecto sumamente importante al tomar en consideración la elección de una plataforma
tecnológica es que, más allá de administrar los contenidos, lo importante en ella es en la
propuesta pedagógica o modelo educativo que la sustenta y el sentido coloquial implícito.

Estos espacios que se encuentran dentro de una plataforma tecnológica favorecen la


administración del curso, ofreciendo contenidos adaptados estratégicamente para que haya
congruencia de contenidos, interacción y actividades propias de cada objetivo en particular.

Dentro de cada plataforma se encuentran variaciones, Ramírez (2004) dice que las más
frecuentes son:
• Administración y gestión de cursos.
• Elaboración y distribución de contenidos.
• Servicio de mensajería.
• Herramientas para trabajo colaborativo.
• Acceso a catálogos, directorios y bibliotecas en línea.
• Servicio de tutorías.
• Sistema de control y seguimiento del alumno.

Documento utilizado con fines didácticos. 19


• Sistemas de evaluación y autoevaluación.
• Diseño de planes personalizados de formación.

Existe una enorme variedad de plataformas en el mercado. Sus funciones son distintas
dado que cubren diferentes necesidades. En la siguiente tabla se muestran los nombres de
algunas de ellas:

Es importante considerar que las plataformas contengan elementos que conduzcan hacia
la colaboratividad para que su funcionalidad tenga el éxito esperado. Waldegg (2002b)
menciona que muchos de los desarrollos recientes que integran las nuevas tecnologías de
información y comunicaciones a la enseñanza, están basados en modelos de aprendizaje
colaborativo, que hacen uso intensivo del potencial comunicativo e interactivo de las nuevas

20
tecnologías, aprovechando, al mismo tiempo, el acceso a fuentes universales de información
y conocimiento científico.

Con la variedad existente de estos entornos de aprendizaje, en congruencia con las


necesidades de interactividad, aprendizaje, transferencia de conocimiento, objetos educativos,
etcétera, se complica la decisión en la selección de la misma. En este sentido, Delgado (2005)
sugiere que lo primero que se debe saber al evaluar las plataformas es cuáles deberían ser los
criterios a tomar en cuenta para seleccionarla de tal forma que promueva aprendizaje
significativo y colaborativo. Continúa diciendo que, al seleccionar una plataforma, una
característica fundamental debe ser la interactividad (donde exista una acción recíproca entre
estudiantes y docentes, de tal forma que cada participante se pueda comunicar para alcanzar
los objetivos del curso). Además, dice que son importantes los siguientes aspectos:

• Una interfaz amigable y clara que permita generar en el estudiante la confianza necesaria

para ubicarse con facilidad en todas las áreas que conforman la plataforma.
• Disponer de instrumentos de evaluación formativa para hacer el seguimiento al
estudiante, en vez de una evaluación que sea exclusivamente sumativa.
• El aprendizaje colaborativo es un componente clave en los procesos educativos a
distancia; las facilidades que brinde la plataforma deben ser determinantes para su
adecuada utilización.
• Requerimientos mínimos del sistema, de modo que el acceso se haga sin mayor
dificultad desde cualquier computadora. Implica entornos compatibles con diferentes
navegadores, disponibilidad de equipos actualizados, etcétera.
•Manejo ágil de inscripciones y perfiles de entrada de los usuarios del sistema.

Por su parte, Juárez y Waldegg (2003) mencionan que la verificación de qué tan adecuado
es un dispositivo para los fines de una experiencia didáctica específica, suele obedecer a tres
procedimientos distintos pero complementarios:
a) La valoración de los participantes en la experiencia de aprendizaje respecto al
desempeño del dispositivo que utilizan.
b) La verificación de los requerimientos del dispositivo a partir del modelo teórico que
fundamenta el diseño de la situación de aprendizaje.
c) La comparación de estándares que definen el diseño, desarrollo y evaluación de
software, con las características del dispositivo utilizado.

Documento utilizado con fines didácticos. 21


Como podemos observar es necesario considerar algunos aspectos relacionados con la
plataforma y su funcionalidad entre los participantes de un grupo, para que cubra de forma
específica las necesidades institucionales y que los miembros de un grupo puedan tener una
experiencia de aprendizaje fluida. No obstante, antes de cualquier evaluación de plataforma
tecnológica, nos tenemos que preguntar si es necesario seleccionar entre las ya existentes o
crear una plataforma propia. Delgado (2005) menciona algunos aspectos a considerar para
tomar esta decisión:

• Una plataforma desarrollada por la propia institución provee un mayor grado de liberad y

adaptación al perfil institucional, que aquellas plataformas desarrolladas por firmas


comerciales.
• Las plataformas comerciales suelen ofrecer opciones con un fuerte respaldo tecnológico y

calificados equipos técnicos; en cambio las propias suelen pasar por muchos problemas ya
superados por las anteriores.
• El soporte pedagógico de una plataforma comercial no es el más adecuado o puede estar

desconectado del entorno sociocultural en el cual se inserta la institución que requiere la


plataforma.
• Los costos de desarrollo frente a los que implican la adquisición de una plataforma, pues

hay que someterla a la experimentación.


• Los elementos básicos de Internet, tales como el correo electrónico, los foros de discusión y

los entornos de trabajo colaborativo, podrían ser utilizados antes de entrar a definir una
plataforma específica. El énfasis en la comunicación de estudiante y tutores, además de
entre los mismos estudiantes.
• La utilización de la plataforma para el envío de los materiales y brindar apoyo bibliográfico.

Según Juárez y Waldegg (2003), enfocados en la evaluación de aspectos interactivos en las


plataformas, señalan como uno de los objetos evaluables élgroupware (programa informático
colaborativo que conecta a los usuarios a través de la Internet), ya que actualmente existen dos
acercamientos para su evaluación. El primero proveniente del ámbito de la "usabilidad" que se
enfoca a la parte interna del software y de su interfaz con el usuario. Este acercamiento analiza la
facilidad de uso del artefacto tecnológico en el proceso de realización de tareas específicas,
dentro de contextos específicos. La usabilidad pretende determinar en qué medida el artefacto
dificulta o facilita interacciones, tales como la comunicación entre distintos usuarios, la búsqueda,
el dibujo, la escritura, la modelación, la visualización o el aprendizaje, en función del objetivo de la

22
herramienta. El segundo acercamiento es el llamado sistèmico, que agrega al enfoque de
usabilidad el estudio de los efectos del software sobre los usuarios, los grupos de trabajo e
incluso la estructura de las organizaciones donde el groupware se inserta.

En su esencia, la comparación de las herramientas entre sí puede detonar en cinco aspectos


importantes a considerar:
a) Funcionalidad. La funcionalidad se refiere, dentro del lenguaje de la ingeniería de software,
a aspectos tales como la confiabilidad, la eficiencia y la robustez del sistema. Qué tan
accesibles son los dispositivos cuando se trabaja en diferentes circunstancias, qué tanto se
puede trabajar en ellos sin que se produzcan bloqueos o largos tiempos de espera, qué
facilidad hay para usar otros dispositivos paralelamente, etcétera.
b) Eficacia y usabilidad. La eficacia y usabilidad del software se refiere a si favorece (u
obstaculiza) tareas específicas de trabajo colaborativo, como comunicación, planeación,
coordinación, asesoría, etcétera.
c) Efectos sobre lo individual. Se refiere a las cuestiones de orden psicológico relevantes para
evaluar lo que el sistema provoca en los usuarios; por ejemplo, si el usuario puede ubicar
su trabajo con relación al grupo, si puede desarrollar ciertas tareas por sí mismo, etcétera.
d) Efectos sobre el trabajo en grupo. Este apartado se refiere a los efectos atribuibles al
software que favorecen el trabajo de grupo; este aspecto es distinto a la usabilidad en el
sentido de que se pone el énfasis en las relaciones intergrupales propiciadas por el soft-
ware, más que en las tareas específicas.
e) Efectividad pedagógica. Se refiere a la capacidad del software para promover la
colaboración efectiva en línea para alcanzar las metas educativas.

Además de las necesidades anteriores, Delgado (2005) menciona que los instrumentos o
herramientas que las plataformas deben tener para dar soporte a un campus virtual se clasifican
en:
• Herramientas para el seguimiento del curso por parte del estudiante.

• Herramientas para la gestión del curso por parte del profesorado.

•Herramientas para la administración del curso.

Es probable que no encontremos una plataforma que se adapte completamente al modelo


educativo de determinada institución; sin embargo, es necesario hacer un estudio detallado
sobre las bondades que ofrecen cada una de ellas en relación a lo que se busca.

Documento utilizado con fines didácticos. 23


Mencionados los autores anteriores, y dada la vasta cantidad de plataformas tecnológicas
en el mercado que ofrecen servicios de alta calidad y funcionalidad y se complementan con las
necesidades de las instituciones, profesores y alumnos, se sugiere hacer una primera eva-
luación con respecto a la selección de la plataforma tecnológica que mejor se ajuste a las
necesidades de la escuela. A continuación, se proponen ocho factores que permiten evaluar
rápida y efectivamente la plataforma, apoyando la reducción de la enorme cantidad de platafor-
mas por evaluar.

Factores visuales:
• Claridad en colores.

•Navegación amigable.

• iconos intuitivos.

• Organización de pantallas.

•Botonería accesible.

•Factibilidad de idiomas.

Factores técnicos:
• Capacidad masiva.

• Velocidad de respuesta.

•Requerimientos tecnológicos mínimos por parte del usuario.

•Compatibilidad del software con el proveedor de Internet.

• Confiabilidad.

•Seguridad.

•Sustentabilidad.

•Capacidad de innovar.

Factores administrativos:
•Registro de miembros del curso (estudiantes, profesores, programadores, diseñadores,

etcétera).
•Administración de archivos (entrega, visualización, compartir, etcétera).

•Asignación de roles de usuarios.

•Vista a pantallas y espacios específicos.

Factores de comunicación
•Foros.

• Chats.

24
•Sistema de avisos.

•Correo electrónico.

•Comunicación multimedia (video, audio, texto, etcétera).

•Portafolios individuales.

•Mensajería interna.

Factores de control
•Cantidad de accesos a la plataforma tanto de alumnos como de profesores.

•Recibo de documentos.

•Estadísticas de acceso.

•Variabilidad de creación de exámenes.

•Seguridad.

Factores de ayuda:
• Guía de ayuda.

•Ayuda en línea.

•Tutoriales.

Factores de manejo y administración de contenidos por parte del usuario:


•Accesos.

•Procesos amigables al subir, cambiar y quitar contenidos.

• Facilidad de edición.

•Prevista.

Otros:
• Costos.

•Servidores adecuados en cantidad y calidad.

• Capacitación a personal técnico.

• Capacitación a personal que sustenta el curso.

•Apoyo continuo del proveedor.

Una vez finalizada la clasificación anterior, obtendremos un número menor de plataformas


tecnológicas a evaluar. Entonces será necesario considerar una serie de aspectos con el fin de
seleccionar aquella que se adecúe mejor a las necesidades de la institución y que, a su vez,
permita la creación de ambientes de aprendizaje propicios para el desarrollo de habilidades útiles

Documento utilizado con fines didácticos. 25


para el desempeño de los individuos. Para ello, se considera la siguiente clasificación cuyo fin es
abarcar de manera general las condiciones institucionales:
Modelo educativo. La herramienta tecnológica tiene que crear un ambiente de aprendizaje lo
suficientemente eficaz para ser congruente con los requerimientos pedagógicos que se
establecen en la institución.
Centrado en el alumno. Dadas las necesidades de un mundo globalizado como el nuestro, la
educación se establece como el centro de desarrollo de conocimiento y habilidades para los
alumnos. La educación centrada en el alumno hace referencia no sólo a un cambio en la forma
de aprendizaje, sino a un cambio de rol de estudiantes y profesores.
Estilos de aprendizaje. Los estilos de aprendizaje se caracterizan por la forma en que los
estudiantes aprenden y las características educativas que los favorecen. Cuando se requiere
aprender, cada individuo utiliza sus propios métodos o estrategias. Una plataforma tecnológica
generalmente contiene todos los insumos para que los diversos estilos de aprendizaje tengan
cabida, apoyando y respetando la forma de aprender de los alumnos.
Masividad. Una de las características de la educación a distancia es la enorme cantidad de
personas que se pueden alcanzar para efectos de enseñanza-aprendizaje. Es preciso que
dentro de la evaluación de las plataformas tecnológicas a utilizar, se tome en cuenta la
planeación de alcance humano que se tenga preparado para cada curso, y de esta forma
seleccionar la plataforma que sostenga dicha necesidad.

Además de los factores anteriores, al evaluar la herramienta se deben tener claros aspectos
más específicos en relación a espacios y herramientas que serán útiles en el desarrollo del
curso para la construcción de conocimiento. Por ello también es ineludible evaluar los siguientes
factores (EduTools, 2005):
Herramientas de comunicación. Su enfoque principal es el de proporcionar un espacio
tecnológico donde tanto alumnos como profesores intercambien información por medio de foros
de discusión, transferencia de archivos, comunicación interna sincrónica y asincrónica. En la
actualidad la mayor parte de las plataformas tecnológicas ofrecen estos servicios, e inclusive
tienen capacidad para soportar video en línea.
Administración y gestión de cursos. La presentación varía dependiendo de las diferentes
plataformas, pero en este espacio se pueden encontrar recursos como el directorio de
participantes y profesores, inscripciones, agenda, consulta de calificaciones, buzón de
sugerencias, entre otros. Así mismo, se pueden encontrar catálogos, recursos técnicos, bibliote-
cas en línea, etcétera.

26
Herramientas de productividad. Dentro del paquete que llevan las herramientas de
productividad, en las plataformas se encuentra todo lo relacionado con la administración del
curso por parte del profesor y de los alumnos. El calendario es una de estas herramientas,
donde los profesores son capaces de relacionar eventos y avisos, así como entregas de
actividades propias de la planeación del curso. El botón de ayuda es otro de los factores que se
debe tomar en consideración para ofrecer orientación a profesores y alumnos respecto a la
herramienta tecnológica. Los buscadores son un apoyo para que los profesores y alumnos
encuentren fácilmente notas, discusiones, correos, etcétera.
Instrumentos de participación del estudiante. Estas herramientas apoyan en la creación de
grupos de trabajo entre los estudiantes; cada herramienta tiene diferentes atributos, como
archivos compartidos, foros de discusión, listas de correos, chat, pizarrón electrónico,
audioconferencia, entre otras. Asimismo, estas herramientas permiten la creación de exámenes
con resultados inmediatos. Los portafolios de estudiantes son uno de estos atributos que se
pueden encontrar en esta clasificación, donde los estudiantes pueden crear sus propias páginas
personales.
Herramientas de administración. Es importante evaluar los diferentes aspectos que cubren
estas herramientas, desde la autentificación para entrar a la plataforma hasta la autorización de
cursos que define los niveles de acceso de los diferentes usuarios de acuerdo con su rol.
Herramientas de control del curso. Se refiere a la administración del curso por parte de
profesores para liberar actividades, avisos, subir archivos, materiales, entre otros. Muchas
plataformas cuentan con aspectos estadísticos relacionados con la cantidad de veces que un
estudiante o profesor accede a cualquier espacio en la página y el tiempo que dispuso de ello.
También son útiles en el control y seguimiento de los alumnos en el curso.
Diseño y configuración del curso. Las plataformas tecnológicas actuales cuentan con
interfaces amigables que permiten que el mismo profesor diseñe su curso, es decir, ya no es
necesaria la programación de páginas para lograr crear plantillas que incluyan texto y que
categoricen los contenidos del curso en una botonera de avisos, calendario, unidades, foros,
bibliografía, ligas y otros recursos. Por otra parte, la configuración del curso, es decir, como luce,
en algunas plataformas permite a las instituciones aplicar sus propias imágenes, así como
cambiar iconos, colores, nombres en el menú, etcétera.
Sistemas de evaluación y autoevaluación. Los sistemas de evaluaciones deben ser
considerados en cada plataforma dependiendo de la necesidad de los cursos en particular o de
la institución misma.
Especificaciones técnicas. Este apartado es esencial en la evaluación de las plataformas

Documento utilizado con fines didácticos. 27


dado que es una función específica del aspecto informático. El hardware y software que utilizan
las diversas plataformas debe ser estudiado con el propósito de que la institución tenga la
capacidad de soportar tecnológicamente los servicios que se le brindará al alumno mediante
determinada plataforma tecnológica. Se debe tomar en cuenta desde el navegador en donde la
plataforma puede correr, hasta las diferentes bases de datos necesarias para que el software
funcione fluidamente y los servidores necesarios para su implementación.
Costos. Una forma de evaluar las plataformas tecnológicas son los costos. Regularmente
estos son negociados de acuerdo con las especificaciones de la empresa que tiene la licencia.
Sin embargo, cada plataforma se maneja diferente en este rubro: existen algunas en el mercado
donde el precio se basa en el equivalente de alumnos de tiempo completo en la institución. El
software se basa en la suscripción anual y en algunas ocasiones la empresa se compromete a
dar apoyo técnico.

Con base en la clasificación anterior, en la siguiente tabla se hizo una comparación entre cuatro
plataformas actuales tomadas al azar. La definición de estas plataformas se menciona a
continuación:
Blackboard 6. Esta plataforma provee capacidades poderosas que permite a la educación
superior mejorar los resultados y realzar la ense- ñanza-aprendizaje. Este sofh’are se ha
aplicado en instituciones educativas en todo el mundo.
EduSystem. La plataforma tiene como objetivo fomentar en los individuos las habilidades
necesarias para el siglo xxi. Los componentes de la plataforma para alcanzar dichos objetivos
son los modelos de las escuelas, profesores, comunidades en línea, investigación y desarrollo,
infraestructura de comunicaciones, desarrollo de currículo, etcétera.
FirstClass 7.0. Este ambiente educativo, además de tener un bajo costo, contiene aspectos
colaborativos y de comunicación. La tecnología se ha desarrollado según las necesidades de
los clientes permitiéndoles romper con las barreras tradicionales de comunicación.
WebCT Campus Edition 4.0. La plataforma está construida en una fundación técnica
robusta que incluye ambiente virtual con un set completo de herramientas de planeación e
implantación del curso, además de administrar resultados en un sistema en línea fácil y
confiable de usar.
Web. El Web es una opción más en la educación en línea. Aquí se puede planear y difundir
un curso a través de Internet con los mínimos requerimientos técnicos. Además, puede
programarse en lenguajes amigables y su funcionalidad es ilimitada.
En la tabla 2 se integra una serie de criterios de comparación tecnológica, con la idea de

28
ofrecer una visión rápida y completa de las plataformas tecnológicas y sus características
(EduTools, 2005):

Documento utilizado con fines didácticos. 29


Con las comparaciones anteriores, tendremos la oportunidad de visualizar las ventajas y
desventajas por medio de una tabla comparativa que resuma las bondades de cada
plataforma. Se sugiere realizar un análisis semejante incluyendo las características necesarias
para cada institución.

Es imposible negar que el factor económico sea determinante en la elección de la plataforma


tecnológica a utilizar. Delgado (2005) menciona que podemos encontrar plataformas muy caras
en donde la función de la administración de la escuela se vincula a la capacidad de
financiamiento de las tecnologías necesarias para entrar en funciones. Pero debemos
considerar opciones gratuitas que pueden ser accesibles por medio de un convenio.

30
Las plataformas tecnológicas abren camino para que sea posible la conectividad de
estudiantes, profesores, ciudadanos, escuela, etcétera, dentro de un espacio virtual accesible en
cualquier momento, lugar y espacio, donde se transforman las condiciones de aprendizaje y se
traspasan las fronteras de las escuelas como las hemos conocido hasta ahora. Una plataforma
tecnológica adecuada a las necesidades de las escuelas supone servicios avanzados con
conexión a Internet, con conectividad universal a todo tipo de información, uso de materiales
educativos, herramientas de interacción y comunicación, formación de comunidades de
aprendizaje, transferencia de conocimiento y construcción del mismo, entre otras ventajas. Los
estudiantes suelen ser más responsables en su proceso enseñanza-aprendizaje y se fomenta
el pensamiento crítico y la toma de decisiones mediante un cambio de roles donde el profesor
ya no es más el centro del conocimiento, sino que hace las veces de un facilitador del mismo,
permitiendo que los alumnos desarrollen habilidades útiles ante la sociedad de la nueva
economía.
Es importante considerar que las plataformas siempre buscan cierta facilidad en uso y
rapidez de acceso, además del manejo de una interfaz sencilla para la navegación por parte del
usuario; no servirá de mucho tener la mejor opción de vanguardia en nuestra institución si no
coincide con las necesidades propias de cada escuela. Mayorga (1999) menciona que no hay
que olvidar que los nuevos medios tecnológicos son justamente eso: medios, que por sí
mismos no pueden transformar la educación y que pueden emplearse bien o mal.
Al momento de hacer la selección de la plataforma que mejor se adapte a nuestros sistemas
escolares, hará falta ensayar y analizar los resultados; posteriormente, hacer desarrollos e ir
integrando lo que mejor funcione en cada una de nuestras instituciones.

Conclusiones.

La educación ha venido desarrollando métodos y modelos de acuerdo con las necesidades


sociales existentes. Esta evolución ha desencadenado una serie de estrategias que permiten
preparar a los individuos para la sociedad y el trabajo de nuestra época. La llamada revolución
tecnológica es ahora la encargada de marcar pautas en las instituciones educativas, ofreciendo
programas con desarrollo de habilidades y de competencias necesarias para que el individuo
encare los retos de la era de la información.

Documento utilizado con fines didácticos. 31


El desarrollo económico y la producción del conocimiento son ahora los engranes principales
que mueven al mundo mediante aparatos educativos robustos que sostengan la demanda de
recurso humano preparado para el desempeño de tareas propias de las organizaciones. Los
modelos educativos actuales ofrecen una amplia gama de posibilidades en el desarrollo de
habilidades necesarias para la creación de sociedades abiertas, economías sólidas, personas
enfocadas al desarrollo de su comunidad, sistemas políticos democráticos, etcétera. El contexto
mundial demanda una nueva forma de hacer las cosas, la educación forma parte esencial de
este cambio mediante la instrucción de habilidades que permiten la adaptación de los individuos
a la sociedad.

La tecnología ha sido fuente de dinamismo en la educación para el desarrollo de habilidades


individuales y de grupo. Por esta razón, la evolución de la educación a distancia ha tenido su
asentamiento en la tecnología y la ha tomado como medio para impartir enseñanza. Con el
Internet, las barreras entre el salón de clases y el mundo exterior empiezan a dermmbarse a
medida que profesores y alumnos establecen conexiones directas en un espacio que los
presenta como miembros de un grupo. El empleo de comunicación e interacción por medio de
infraestructuras tecnológicas ha dado pie a la creación de ambientes semejantes a las formas de
comunicación convencionales. Hoy en día, la educación se transmite a través de computadoras
y redes por medio de lo que se conoce como plataformas tecnológicas, que se han perfec-
cionado a través de los años, y que lo seguirán haciendo, sufragando las necesidades
institucionales e individuales.

La cantidad de plataformas se incrementa a pasos acelerados, y la necesidad de hacer una


comparación entre cada una de ellas de acuerdo a las necesidades educativas de cada
institución es inminente. Por ello, para evaluar la plataforma tecnológica a utilizar, es necesario
hacer un estudio entre aquellas que se acercan a las necesidades institucionales de cada
escuela para establecerlas en cada curso y que provoquen el impacto que se espera en materia
pedagógica.

Es importante tener presente que las tecnologías de la información son ante todo y sobre
todo, herramientas. Las tecnologías de la información deben alinearse con las estrategias,
contenidos y necesidades de la educación. Una vez que logremos entender este principio
podemos trabajar en capitalizar el universo de potencialidades que presentan las nuevas
tecnologías.

32
Referencias bibliográficas.

Aguerrondo, I. (1999a). Argentina y la educación para el tercer milenio.


Consultada el 25 de noviembre de 2005 en: http://www.
utdt.edu/eduforum/ensayo 12.htm

(1999b). El nuevo paradigma de la educación para el siglo.


Organización de Estados Iberoamericanos. Consultada el 8 de diciembre de
2005 en: http://ww.campus-oei.org/administracion/aguerrondo.htm#4

Alcántara, A. (s/f). Tendencias mundiales en la educación superior: El papel de los


organismos multilaterales. México: ceiich-unam. http:// www.unam
.mx/ceiich/educacion/alcantara.htm

Alva, M. (2003). Las tecnologías de la información y el nuevo paradigma


educativo. Consultada el 21 de noviembre de 2005 en: http ://contexto-
educativo. com. ar/2003/5/nota-03. htm

Aponte, E. (2002). Hacia la universidad de autogestión del conocimiento.


Consultada el 12 de noviembre de 2005 en: http://cie. uprrp. edu / cuaderno
18/cl 8_art3. htm

Area, M. (2004). Nuevas tecnologías, educación a distancia y la mer-


cantilización de la formación. Revista Electrónica de Investigación Educativa.
Consultada el 23 de noviembre de 2005 en: http://
www.campusoei.org/revista/deloslectores/578Area.PDF

Arteaga, C. y Fabregat, R. (s/f)) Integración del aprendizaje individual y del


colaborativo en un sistema hipermedia adaptativo. Consultada el 27 de enero
2006 en: http://lsm.dei.uc.pt/ribie/ docfiles/txt2003 729191353paper-170.pdf

Asociación Hispanoamericana de Centros de Investigación y Empresas de


Telecomunicaciones (2001). Glosario de e-leaming. Consultada el 23 de

Documento utilizado con fines didácticos. 33


diciembre de 2005 en: http://www.ahciet-tforma.com/
glosario/default.asp?idm=10040&id=10120&ids=20472

Association for Educational Communications and Technology (1977). The


Definition of Educational Technology by the Association for Educational
Communications and Technology. Consultada el 2 de noviembre de 2003:
http://courses.educ.ksu.edu/EDETc886/ ProSemB/Chandima/AECTdefinition.
html

Bates, A. (1996). The Impact of Technological Change on Open and Distance


Leaming. Consultada el 21 de septiembre de 2005 en:
http://www.tonybates.ca/papers/brisbane.html

Bello, E. (2005). Educación virtual: aulas sin paredes. Consultada el 8 de


noviembre de 2005 en: http://www.educar.org/articulos/ educacionvirtual.asp

Cardona, G. (2000). Educación virtual y necesidades humanas. Consultada el 3


de octubre de 2005 en: http://contexto-educa- tivo.com.ar/2001/2/nota-03.htm

Chan, M. (s/f). Educación distancia y competencias comunicativas. Revista de


educación y cultura del snte. Consultada el 23 de noviembre de 2005 en:
http://www.latarea.com.mx/articu/arti- cul 1/mechan ll.htm

Crovi, D. (s/f). Educación vía Red: El futuro se avecina. Consultada el 10 de


noviembre de 2005 en: http://www.eca.usp.br/alaic/bole- tinlO/deliaartigo.htm

Delgado, K. (2005). Las plataformas en la educación a distancia. Revista


Iberoamericana de Educación. Consultada el 12 de enero de 2006 en:
http://www.campus-oei.org/revista/deloslectores/ 1300Delgado.pdf

EduTools. (2005). Course Management Systems. Consultada el 10 de


noviembre de 2005 en: http://www.edutools.info/course/com- pare/index.jsp

34
Gabinete de tele-educación-GATE (2005). Listado de plataformas. Universidad
Politécnica de Madrid. Consultada el 3 de noviembre de 2005 en:
http://wvtw.gate.upm.es/

González, M. (2001). Historia de la educación. Consultada el 28 de octubre de


2005 en: http://www.universidadabierta.edu.mx/
SerEst/Apuntes/GonzalezMaribel_HistoriaEducacion.htm

Guerrero, J. (2003). Educación virtual. Consultada el 8 de diciembre de 2005


en: http://weWog.educ.ar/educacion-tics/archives/000224.php

Ibarra, J. L. (2003). La universidad necesaria. Revista Electrónica de Investigación


Educativa. 5 (1). Consultada el 12 de enero de 2006:
http://redie.uabc.mx/vol5nol/contenido-ibarra.html

Infomed (2005). Apoyo a la educación. ¿Qué es la educación a distancia?


Consultada el 10 de noviembre de 2005 en: http://www. infomed.sld.
cu/libros/distancia/cap 1 .html

Juárez, M. y Waldegg, G. (2003). ¿Qué tan adecuados son los dispositivos Web
para el aprendizaje colaborativo? Revista Electrónica de Investigación y Educativa. 5 (2).
Consultada el 12 de febrero de 2006 en:
http://redie.ens.uabc.mx/vol5no2/contenido-juarez.html

Litwin, E. (2005). Tecnologías educativas en tiempos de Internet. Buenos Aires:


Amorrortu.

Marqués, P. (1999). La tecnología educativa: conceptualización, líneas de


investigación. Consultada el 8 de noviembre de 2005 en:
http://dewey.uab.es/pmarques/tec.htm

Martín, M. (2002). El modelo educativo del Tecnológico de Monterrey. México: Instituto


Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Documento utilizado con fines didácticos. 35


Marx, G. (1999). Estudiantes, escuelas y sistemas educativos: Tendencias para
el siglo XXI. Consultada el 23 de noviembre de 2005 en:
http://www.utdt.edu/eduforum/ensayol2.htm

Mayorga, R. (1999). Los desafíos a la universidad latinoamericana en el siglo


XXI. Revista Iberoamericana de educación. Consultada el 12 de enero 2006 en:
http://www. campus-oei. org/revista/rie21 a02. htm

Orellana, A. (s/f). Tecnología instruccional y educación a distancia. ¿Qué es la


educación a distancia? Consultada el 3 de septiembre de 2005 en:
http://www.nova.edu/~orellana/educadores.htm

Picardo, O. (2002). Pedagogía informacional: Enseñar a aprender en la


sociedad del conocimiento. Revista Iberoamericana de Ciencia, Tecnología, Sociedad e
Innovación: 1681-5645.

Ramírez, G. (2004). Una alternativa tecnológica para un sistema de educación


presencial asistido por Internet. Consultada el 8 de noviembre de 2005 en:
http://www.ateneonline.net/datos/61_ 03_Ramirez_Guadalupe.pdf

Ramis, A. (1992). Definición de educación. Consultada el 8 de noviembre de


2005 en: http://www.mallorcaweb.net/arc98/Educacion/ conceptos.html

Saba, F. (2000). Internacional Review of Research in Open and Distance


Learning. Consultada el 8 de noviembre de 2005 en: http://
www.irrodl.org/content/vl. 1/farhad.html

Tiana, A (1996) La evaluación de los sistemas educativos. Revista Iberoamericana


de Educación. 10 (Evaluación de la calidad de la educación). Consultada el 21 de
noviembre de 2005 en: http:// www.oei.org.co/oeivirt/riel0a02.htm

Villanueva R. (1995). La educación en la encrucijada del desarrollo.


Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la
Cultura. Consultada el 23 de enero de 2006 en: http://www.campus-

36
oei.org/oeivirt/rie07a06.htm

Waldegg, G. (2002a). El uso de las nuevas tecnologías para la enseñanza y el


aprendizaje de las ciencias. Revista Electrónica de Investigación Educativa. 4 (1).
Consultada el 3 de noviembre de 2005 en:
http://redie.ens.uabc.mx/vol4nol/contenido-waldegg.html

(2002b). El uso de las nuevas tecnologías para la enseñanza


y el aprendizaje de las ciencias. Revista Electrónica de Investigación Educativa. 4 (1).
Consultada el 12 de diciembre de 2005 en: http://
redie.uabc.mx/vol4nol/contenido-waldegg.html

Documento utilizado con fines didácticos. 37

También podría gustarte