Está en la página 1de 217

FRANCISCO VERJANO DÍAZ

TÉCNICAS DE TERAPIA, PNL Y COACHING PARA


EL CAMBIO

RECURSOS Y HERRAMIENTAS PARA


PROFESIONALES DEL SECTOR DE ASISTENCIA A PERSONAS

2
© Francisco Verjano Díaz, 2015
© Francisco Verjano Díaz, 2017 (Versión electrónica)

Reservados todos los derechos.

Queda prohibida, salvo excepción prevista en la ley ,cualquier forma de reproducción, distribución,
comunicación pública y transformación de esta obra sin contar con la autorización de los titulares de
propiedad intelectual. La infracción de los derechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la
propiedad intelectual (art.270 y siguientes del Código Penal). El Centro Español de Derechos Reprográficos
(CEDRO) vela por el respeto de los citados derechos.

Ediciones Díaz de Santos


Email:ediciones@editdiazdesantos.com
www.editdiazdesantos.com

ISBN: 978-84-9052-063-5 (Libro electrónico)


ISBN:978-84-9969-980-6

3
EL AUTOR

Francisco Verjano Díaz es médico psiquiatra y director de un servicio de Salud Mental


y Adicciones de Catalunya. Trabaja también como Coach de Sistemas, Relaciones y
Organizaciones. Es también Instructor Nacional de Buceo Autónomo Deportivo.
Su formación en Programación Neurolingüística (PNL), en terapias como la ACT, el
EMDR, o Mindfulness, en Pedagogía deportiva, en técnicas de comunicación y
desarrollo personal, en Coaching de Equipos, le han servido como un vehículo para
evolucionar y compaginar su trabajo con la Formación y la Docencia junto a
profesionales de la Sanidad, de la Formación, de la Psicología, del Trabajo Social, de la
Dirección de Empresas y Organizaciones, y también del Deporte.
Es autor de varios libros y publicaciones.

4
COLABORADORES

Juan Bellido. Psiquiatra y psicoanalista, profesional con un alter ego fascinante como
experto cinéfilo. Ha sido el autor que, como colaborador desinteresado, se ha
ofrecido a compartir afición y trabajo en un libro como este, diseñando y trabajando
la parte de cine, iluminando con la imagen cinematográfica los temas. Agradezco sus
sugerencias y pienso que ha realizado una gran tarea.
Carmen Bonafont. Profesional de la música y del cuidado, matriarca de una gran
familia y que dispone de una capacidad de amar y dar infinita. Ha sido ella quien,
ubicando en los resquicios de sus pocos ratos libres tiempo para leer el texto, ha
sabido reconocer los temas, permitirse la inspiración para conectarlos con músicas
sugestivas y llegar a "ver los sonidos" para sugerirnos sus propuestas. Su trabajo
para situar temas, textos y músicas es doblemente encomiable porque parte de su
misma dificultad.

5
ÍNDICE

El autor
Agradecimientos
Introducción
Presentación

1. ¿Cómo he llegado hasta aquí?


2. El equilibrio, una cuestión de movimiento
3. Cómo mantenerse estable en un mundo inestable
4. ¡Balones fuera! ¡No soy yo, son los otros
5. Aprender a desconectar
6. Ponga un observador en su vida
7. Los mitos de la terapia
8. Nada es, todo cambia
9. El poder de la acción
10. Cuando la batidora se pone en marcha. El círculo de la preocupación
11. Me emociono, luego existo
12. Informar no es comunicar
13. Ponerse en el lugar del otro. La empatía
14. La magia de la comunicación
15. La vida es tal como me la cuento
16. El poder de las semejanzas. Las metáforas
17. ¿Es lo mismo, pero diferente? Similitudes y diferencias entre diferentes
metodologías de ayuda

Bibliografía

6
AGRADECIMIENTOS

La historia de este libro no comienza cuando empiezo a escribirlo, hace ya unos cinco
años, se fue escribiendo mucho más tiempo atrás; aunque yo no lo supiera. Podría
escribir otro libro para plasmar sobre el papel las personas que han dejado algún tipo de
poso sobre mí, pero estaría fuera del objeto del libro hacerlo y por ello obviaré personas
y detalles, conocedor de que cada mención abre nuevas dimensiones a mis recuerdos y
también de que no mencionar no supone que haya existido olvido. Las personas actuales
las tengo más presentes, aunque creo que habrá personas que no por haber sido omitidas
no significa que han sido menos importantes en mi vida, sino más bien que estas ya han
pasado a formar parte de mi ser. Solo es un tema de tiempo.
Como es un libro, no está a salvo de contener errores, omisiones y zonas oscuras.
Debido a ello, y al no pretender que llegue a ser un monólogo, quiero agradecer por
anticipado aquellas críticas de los lectores que puedan hacer de sus temas, contenidos o
forma de presentarlos. Como "críticos oficiales" que han revisado el texto, se encuentran:

Jenny Moix Queraltó. Por sus certeras críticas como psicóloga y escritora. Su
aliento y entusiasmo me contagian y animan a escribir.
Alicia Rodríguez Martos. Escritora de toda la vida. Agradezco sus sugerencias sobre
estilo y redacción, pero sobre todo su amistad incondicional.

Una parte importante de mi agradecimiento y reconocimiento recae sobre las


personas y los equipos de trabajo en los que he ido realizando una parte de mi
formación. En particular a:

• El Servicio de Atención a las Drogodependencias de l'Hospitalet del Llobregat


de Barcelona. Allí aprendí la importancia de la supervisión y del autocuidado
como sistema de trabajo tanto en lo personal como del grupo, de lo necesario de
cuidarse para poder cuidar, y también de la importancia del trabajo en equipo.
Recuerdo con cariño las sesiones maratón que hacíamos para tratar de hacer lo
mejor posible nuestro trabajo. He aprendido mucho al lado de Salvador Badia,
por su firmeza; de Francesc Ruiz, por su discreción; de Joan Fábregas, por sus
agudas observaciones; de Carmen Rodríguez, por su acogedor corazón; de
Esther Usano, por su capacidad de trabajo; de Sandra Llebot, por su humor y
frescura; de Oriol Vallhonrat, por su pensamiento reflexivo; de Ma Ángeles
Fernández, por su aliento. Me acuerdo mucho de todos vosotros.
• La Unidad de Salud Mental de Badia del Vallés. El equipo de trabajo al que
pertenezco en la actualidad. Llegué allí guiado por los invisibles hilos del cambio
y acabé asentando mucho de mi dedicación profesional hasta hoy. Una auténtica

7
escuela de aprendizaje donde las haya, recordándome los asientos sobre los que
se apoya nuestro trabajo cotidiano. Compañeros con los que cada día aprendo y
recuerdo los temas verdaderamente importantes de nuestro trabajo: nuestros
pacientes y nuestras propias relaciones. Personas como Joana Martí, por su
respeto y elegancia; Josep Herrerías, por sus conocimientos y su sempiterna
positividad; y a Marina Catarina, generosa e infatigable, que me ha ayudado a
puntualizar entre ayuda y terapia; Isabel Moya, por su mirada panorámica y
capacidad de aprendizaje; Maribel Ramos, por su ternura y humildad; Elena
Arasanz, por su adaptabilidad (¡a veces, que insoportables podemos ser los
profesionales!) y dulzura; Adam Benages, por su fortaleza; Sonia Bernad, por
su sagacidad y prudencia; y a nuestros jóvenes profesionales, María Giró, por
su agudeza y frescura, y Miguel Jabalera, por su agilidad y sentido del humos.
Son personas que cada día hacen que tengamos presente que somos un equipo
de trabajo guiado por valores como la generosidad, la inteligencia, la humildad,
la capacidad de perdonar, la prudencia, el respeto, la excelencia, la confianza, la
flexibilidad o la imaginación, valores que nos van sirviendo para transitar y
"surfear" por momentos a veces complejos.
• Mis compañeras Carmen Bahima y Goria Molins, de Canvi i Moviment, ambas
son un ejemplo de constancia y amable disciplina encarada hacia la evolución
personal y profesional, con quienes he realizado interesantes intervenciones de
coaching de equipos que son un auténtico laboratorio de experimentación y
aprendizaje.
• Mis compañeros del Institut Gomà, una excelente escuela de coaching, dirigida
hacia las innovaciones. Pepi, Natalia, Herminia Gomà, Ana González, Alex Fiol,
Ángel Carro.
• Ramona García Macià. Exquisita y artesana profesional de la ayuda, de la terapia
y del coaching de las organizaciones. Un privilegio haber podido conocerla y
aprender a su lado cuando trabajamos.
• Mis pacientes y coacheados, fuente permanente de aprendizaje y que confían en
mí para acompañarlos por los caminos y vericuetos de la vida.
• Mis padres, canal a través del que pude acceder a estudios y conocimientos.
Aunque mi padre hace años que nos dejó permanece en mí en forma de
valores. Mis hermanos Manu y Maite, con quienes comparto aficiones. Y en
especial hacia mi propia familia. Agradezco a Sara las "perlas de sabiduría" que
me regala de vez en cuando; admiro en Dani su capacidad de observación y
prudencia a la hora de actuar; y agradezco a Carmen, siempre atenta a nuestras
necesidades, su capacidad para cuidarnos a todos y crear un "equipo" al que
estamos orgullosos de pertenecer.

No puedo por menos también que sentirme agradecido a los que fueron en su
momento mis preparadores y entrenadores deportivos. Con ellos aprendí la importancia
de ser constante para disciplinar el cuerpo en el trabajo psíquico y mental, al igual que las

8
bases de los juegos de equipo.
Y por último, también reconocer sus trabajos como buenos profesionales a Joaquín
Vioque y José Manuel Díaz, de Ediciones Díaz de Santos, siempre receptivos y
colaboradores hacia las propuestas que les hago. Un especial recuerdo para Antonio Vila,
que nos dejó hace poco.

9
INTRODUCCIÓN

Sería una realidad de mucho peso ignorar que existen métodos y disciplinas que desde
hace muchos años trabajan con las personas normales que tienen problemas en su deseo
de evolucionar y que no acostumbran a encontrar respuestas dentro de las ofertas
convencionales y algunas de ellas (reconocidas o no) ofrecen técnicas que desvelan al ser
humano su propio funcionamiento en el sentido de "darse cuenta" o tomar consciencia.
En este libro un objetivo importante ha sido potenciar un principio de realidad para
conocer nuestro propio funcionamiento. Constituye para mí una diferencia básica con
otros textos y trabajos, ya que es la diferencia entre dar consejos o dar herramientas de
trabajo.
No he buscado centrarme en la patología ni en los cuadros descriptivos, para ello ya
existen excelentes tratados y manuales técnicos descriptivos, y nada más lejos de la
intención de este autor la de convertir este texto en un erudito manual donde se reúnan
las causas, justificaciones y sistemas de la terapia. A dicho fin se encaminan muchas de
las remisiones que estén al final del libro, para que así el lector pueda investigar respecto
a los temas que puedan interesarle o sobre los autores que se dedican a la investigación
del proceso terapéutico o de otras técnicas.
Al igual que una paella es la mezcla en proporciones adecuadas de variados y
exquisitos ingredientes, he aportado ingredientes de las terapias y del crecimiento
personal, perfilando aspectos comunes y compartidos de la terapia, del counselling,
elementos del coaching (véase su definición en el Capítulo 17), del uso del lenguaje, de la
dinámica de grupos, de la inteligencia emocional, de la psicología orientada a procesos,
de la programación neurolingüística (PNL), etc.
Pero, ¿dónde formarse si las formaciones convencionales, aquellas con las que nos
lanzamos al mundo profesional no nos dotan de herramientas que nos permitan sentirnos
mínimamente seguros en nuestro trabajo? A veces en los cursos y formaciones que
colaboro se plantean los casos de pacientes o clientes difíciles. Podemos pensar en que
hay casos y situaciones difíciles, pero puede llegar un momento en que todos los casos
sean difíciles porque el difícil lo sea uno mismo. Mi intención es clara: estimular el
crecimiento y el equilibrio personal del profesional de la ayuda. Me dirijo a personas
jóvenes que se inician y también a los no tan jóvenes abiertos a nuevas aportaciones.
Vivimos momentos en los que se produce la integración de muchos conocimientos o
del reconocimiento de las interconexiones existentes entre campos aparentemente
distintos del saber humano. Se abren nuevos horizontes y elementos que antes nos
parecían divergir hoy parecen relacionarse de una forma insospechada. Por poner solo un
ejemplo, en las últimas décadas se ha ido teniendo constancia –y desarrollando
consciencia– de cómo la actividad humana ha ido impactando y teniendo repercusión
sobre la salud global de la Tierra. De manera similar, cuando yo estudiaba aprendíamos

10
que la capacidad regenerativa y de aprendizaje del cerebro estaban limitados por la edad,
y así era un dogma inviolable. Cada día más estudios científicos apuntan hacia cómo el
entorno en que vivimos influye en las capacidades y moldea el cerebro, apuntando hacia
que el hombre es una intercreación entre la Biología y la Cultura*. Hoy conocemos
que el cerebro cambia, cambia con la actividad que realicemos y se habla de
neuroplasticidad. ¿Cuántos dogmas más no veremos caer con el paso de los años?
Aunque pudiera parecernos que gocemos de una aparente libertad y poder de
decisión en nuestra sociedad, vivimos unas elevadas tasas de estrés. El estrés es como
una zarza, en la que nos vamos enredando sin darnos cuenta a medida que nos movemos
y cuando tomamos consciencia de que nos hemos enganchado, ya se ha constituido en
una jaula donde nuestra capacidad de decidir se anula, donde nos sentimos encerrados, y
sin habernos dado cuenta de ello podemos habernos convertido en seres reactivos frente
a los estímulos de nuestro entorno. Para darnos cuenta de ello habremos de tomar
consciencia de nuestra situación y ese es uno de los objetivos del libro. Consciencia de
que vivimos en un mundo muy materialista, consumista y que genera sufrimiento y
estrés, siendo este último el disparador de muchos de nuestros malestares, que pueden
acabar por convertirse en verdaderos trastornos o enfermedades físicas, psíquicas y
emocionales.

* Damasio AR. El error de Descartes. Barcelona. Editorial Destino. 1999; Pág. 122.

11
PRESENTACIÓN

Me gustaría poderme presentar como experto pero no quiero hacerlo. Como alguien dijo
una vez, el experto es aquel que tenía miedo a reconocer que no lo sabía todo, ya que si
lo llegaba a reconocer no podría llamarse a sí mismo experto. Ese es mi caso.
Me contentaré pues, con decir "que llevo algunos años en este campo" y que sigo
mostrándome sorprendido de las cosas que continúo aprendiendo y descubriendo.
Algunas veces son cosas nuevas y, muchas veces, cosas conocidas que me son
presentadas bajo nuevas perspectivas.
Teniendo la fortuna de poder trabajar como médico psiquiatra, como profesional de
la ayuda, como coach individual y de equipos, y también como formador, entiendo que
mis trabajos son algo parecido a un camino de ida y vuelta, en el que ayudas a las
personas a descubrir y poder elegir entre varias opciones cuando ya creen que las que
poseen están agotadas, y muchas otras veces eres tú el que acaba recibiendo aprendizajes
del cliente y cuestionando tus propias creencias limitantes. Creo que ninguna otra
actividad influye en la psicología y en la vida entera tan hondamente como estas rutinas.
Otro aspecto del ejercicio de la escritura de un libro es algo egoísta. Tiene para mí
una gran utilidad: el esfuerzo de detenerme a reflexionar, recopilar, ordenar, en definitiva,
pararme a pensar sobre lo que hago. La construcción de un texto es una forma de revisar
todo lo que hago en mi profesión, obligándome a identificar fallos y aciertos, aprender de
mis errores y convertirse entonces en un impulsor para crear nuevas experiencias.
Siempre me han gustado aquellos libros, de cualquier clase y género, que te enseñan
cosas útiles para aplicar en tu vida. Y me han maravillado más aquellos que sin ser
específicamente de terapia, como puedan ser los de literatura, me han enseñado también
cosas para aplicar en terapia. Hay mucho de esos libros aquí.
Los ejercicios que planteo son solo una propuesta para conocer a través de la
experimentación. He convertido este libro en algo así como una caja de bombones.
Dentro de ella no hay dos bombones que sean iguales, todos tienen diferentes formas,
olores, sabores, colores o texturas. A algunas personas les gustarán más los de un sabor,
a otros les atraerá la forma y a otros la textura o el color. Pero todos son bombones y
están contenidos en la misma caja.
Otra propuesta que ofrezco a los lectores es la de poder remitirlo al final de cada con
el capítulo al visionado de películas ilustrativas sobre los temas que acaba de leer. "Una
imagen vale más que mil palabras", y la imagen tiene el poder de captar y activar nuestra
atención por encima, incluso, de la misma lectura. De ahí haber querido complementar
los temas con la magia del cine.
He tratado de no predicar, de no aburrir, sino más bien de orientar, y me he sentido
un divulgador. No invento nada, considero mi papel como un traductor de conocimientos
especializados y a veces poco accesibles. Me siento algo así como una pequeña antena

12
receptora de alguna información que está presente en el mundo y que la dispone para su
uso en una sociedad como la nuestra.
No sé si lo habré conseguido. Dejo entonces para el lector, la respuesta a una de las
cuestiones más espinosas y que solo podrá responder después de leer el libro.
¿Le ha sido útil?
¿Le gustó alguno de los bombones?

FRANCISCO VERJANO

13
1
¿CÓMO HE LLEGADO HASTA AQUÍ?

Profesional de la ayuda: sujeto que tras muchas conversaciones con los pacientes, es
capaz de decir lo que le pasa a él.
P ETER SELLERS

Podemos englobar y conceptuar a las profesiones de ayuda y a sus trabajadores (helping


professionals) como aquellas profesiones que se dedican al cuidado de las personas, que
nutren el crecimiento humano o que abordan los problemas de bienestar físico,
educativo, psicológico, intelectual, emocional o espiritual de una persona. En estas se
incluyen la medicina, la psiquiatría, la psicología, la enfermería, la psicoterapia o
terapia psicológica, el trabajo social, la educación, el coaching, el entrenamiento o
desarrollo personal. A lo largo de este texto voy a llamarlos muchas veces, simplemente,
"profesionales de la ayuda".

EJERCICIO

14
De ser el caso, ¿se ha preguntado alguna vez el lector cómo ha llegado o que es lo que ha
ocurrido en su vida para que acabara invirtiendo su tiempo sobre el terreno de la ayuda,
de la terapia, o del coaching? ¿Qué es lo que nos ha conducido a asumir unas funciones o
un rol determinado en nuestra vida? Por rol entenderemos la función que la persona
asume en relación al grupo de referencia, ya sea profesional, ya sea social.
Puedo recordar una anécdota en un curso realizado hace varios años y que todavía
me hace sonreír. Habíamos realizado una intensa experiencia vivencial y después,
durante una sesión grupal, hablábamos sobre nuestros hallazgos y descubrimientos
relacionándolos con nuestra implicación en el trabajo como profesionales de la ayuda.
Una de las participantes nos explicaba su visión sobre sí misma como profesional de la
ayuda y su relación con los pacientes. Recuerdo muy bien lo que decía: "Mientras mis
pacientes mejoran, yo en cambio continúo igual, dando vueltas, una y otra vez en el
mismo lugar", para acabar dando un puñetazo en la mesa sobre la que tomábamos notas
Aunque la mujer exponía cómo se sentía ella misma frente a su rol como profesional
de la ayuda, también denotaba sus propias dificultades como ser humano, sus problemas.
Aquella experiencia activó una reflexión personal. Por cómica que fuera aquella imagen,
no dejaba de reflejar una situación que muchas veces se corresponde con la realidad:
¿Hago o enseño a hacer a los demás aquello que yo no me siento capaz de hacer
conmigo mismo? ¿No estaría prescribiendo a los otros lo que debería prescribirme a mí,
aquello que más precisaba aprender? Muchas veces, el profesional de la ayuda se
convierte en un agudo y experto observador de lo ajeno, mientras que mantiene una
miope observación sobre lo propio. Por ejemplo, el experto en parejas que se ya ha
separado varias veces, la experta nutricionista que padece problemas de bulimia, el
experto en ansiedades que esconde miedos inconfesables, etc.

¿QUÉ ES UN PROFESIONAL DE LA AYUDA?

Profesionales que jamás consultan consigo mismos… ¡Les resultaría demasiado caro!
P ETER SELLERS

Seguramente la misma pregunta de "por qué soy profesional de la ayuda" sea ya de por
sí tramposa. Pensar sobre las razones que nos puedan haber empujado hacia el
desempeño del rol de ayuda nos enviará hacia la búsqueda de motivos, justificaciones y
argumentos que nos expliquen la misma. Nuestra mente se aboca a la búsqueda de
razones que nos expliquen la causa de nuestra ocupación, la mente se orienta hacia el
pasado y busca enlazar hechos, sucesos, relacionarlos, explicarlos, más no por ello el tipo
de pensamiento que se produce es verdadero y fiable en el sentido de encontrar causas y
efectos. En esta forma de pensar las "causas", estas parecen originarse en algo ajeno a
nosotros, y pasamos a convertirnos o sentirnos receptores de cosas que han ocurrido.

15
En cambio, pensar sobre "cómo" he podido llegar a desempeñar este trabajo es una
forma mucho más abierta de explorar los caminos que hemos transitado para realizar un
itinerario. Se abren itinerarios que permiten identificar posibilidades y nos crean
consciencia de la multicausalidad de muchas circunstancias de la vida. La realidad del
hoy queda convertida en un tema de elección, y sentir que podemos elegir nos permite
sentirnos más libres.
La confluencia de factores personales, sociales, culturales, de moda, los modelos
cercanos, etc., convergen para configurar un mapa sobre el que nos movemos y
tomamos nuestras decisiones. Quizás conocer desde dónde venimos nos pueda ayudar
un poco a situarnos frente a nuestro trabajo y nuestro rol.

16
Dependiendo del momento histórico y social, la figura del profesional de la ayuda ha
adquirido diversas tonalidades cromáticas. En ocasiones, tendiendo a verse como algo
oscuro, casi secreto; en otras como algo de moda, prestigioso, profesional, e incluso
como una nueva y moderna emergencia profesional y laboral.

El rol de profesional de la ayuda

Cuando hablamos del rol nos estamos refiriendo a aquello que somos en función de los
demás, a la función que asumimos y desempeñamos en nuestro entorno social,
reconocida por nosotros mismos y por los que nos rodean. El rol aparece como un
modelo ordenado de modos de conducta en relación a una determinada posición del
individuo en un contexto interactivo, que en este caso será el ámbito de la ayuda. Es la
suma de modos de conducta esperados de un individuo, en la que se apoya la conducta
de los otros miembros del grupo.
El rol está en función de nuestras propias expectativas, de las expectativas de los
demás, y del tipo de interacción que se establece entre el grupo y nosotros.
Como a los chamanes ancestrales, a los profesionales de la ayuda se les concede un
lugar privilegiado en nuestra sociedad. Algunas personas consideran al profesional de la
ayuda un santo, digno de gran respeto y admiración(1).
Es muy difícil convertirse solo en un mero observador del padecimiento de otros
seres y por eso es humano experimentar muchas veces un impulso solidario a ayudar a
nuestros semejantes, a tratar de aliviar su sufrimiento, a evitar que alguien se hunda en
sus problemas. Nos sentimos útiles por ayudar a otras personas. Curiosamente, ese

17
impulso también se registra en la naturaleza.
Pero en ocasiones este sentimiento humano, solidario, de apoyo y soporte, puede
devenir en una insana tendencia a volcarse sobre el cuidado o la ayuda ajena en evitación
del propio afrontamiento de las dificultades personales y puede convertirse en una
"necesidad de ser necesitado". Desde nuestra propia perspectiva, acostumbra a ser muy
fácil identificar y resolver los problemas de los demás, pero ¿resolvemos con la misma
facilidad que aconsejamos a otros nuestros propios problemas?
¿Puede Vd. reconocerse en algunas de las anteriores exposiciones? Sin lugar a dudas
que habrá más caminos y razones, todas igual de válidas y respetables, todas igual de
efectivas. Conocer las propias nos puede dar un mayor autoconocimiento personal.
Como destacan Eber y O'Brien(2), muchas películas han retratado al profesional de
la ayuda y el proceso de la psicoterapia de manera estereotipada. Crean una cierta
imagen pública del profesional de la ayuda y de la sesión terapéutica. Casi siempre se
presenta al profesional de la ayuda como el sabueso incansable que intenta, a menudo
por medios nada convencionales, descubrir el único acontecimiento traumático reprimido
que subyace bajo el conflicto emocional, a lo que sigue una curación aparentemente
instantánea. Aunque entretenido, este modo de presentar las cosas tiende a resultar más
bien simplista, sentimental y novelesco.
Dicho de otra manera, aunque haya tenido hasta el momento la seguridad de actuar
desde mi pensamiento sobre las funciones que me son asignada por mi "rol", en la
práctica cotidiana este pocas veces se define con claridad, y en el campo de la ayuda y el
cuidado a las personas, es en muchas ocasiones una dilución de funciones que no
facilitan nuestra intervención, sino todo lo contrario, nos enturbian y dificultan el trabajo
a realizar.

FACTORES PERSONALES

Las grandes decisiones de la vida humana están, por lo general, más relacionadas con
los instintos y otros misteriosos factores inconscientes que con la voluntad consciente y
la sensatez bien intencionada.
C.G. JUNG

Podemos hablar de las expectativas o satisfacciones que espera lograr aquella persona
que se forma y trabaja como profesional de la ayuda: La probable independencia laboral,
la satisfacción económica, la variedad de su trabajo, el posible reconocimiento y
prestigio, el desarrollo y satisfacción emocionales, el enriquecimiento de experiencias y
realización personales pueden formar parte de este bagaje.
Si entendemos como motivaciones funcionales o más sanas, aquellas que nos
ayudan a mejorar y crecer como seres humanos, identificaremos la curiosidad y el
carácter inquisitivo, la capacidad de escuchar y de conversar, la empatia y la
comprensión emocional. Estar familiarizado con los propios sentimientos promueve una

18
naturalidad, una legitimidad que según se ha demostrado, a su vez propicia el desarrollo y
la curación psicoterapéutica de los demás(3), la capacidad de introspección, la capacidad
de aceptación(4) la tolerancia de la ambigüedad, la capacidad de dar calor humano y
atención, la tolerancia de la intimidad, la comodidad frente al poder, la capacidad de reír,
constituyen elementos sanos en la relación terapéutica.
Por otro lado y como motivaciones disfuncionales o menos sanas, figurarían las
perturbaciones emocionales, el enfrentamiento indirecto de los propios problemas de la
vida, la soledad y el aislamiento, el deseo de poder, la necesidad de amor, la rebelión
indirecta, los factores relacionados con la familia de origen, las experiencias emocionales
tempranas, y las características de los padres (conyugales, etc.). La "necesidad de ser
necesitado" sería el núcleo insano por el que una persona precisaría afirmar su "utilidad"
ayudando siempre a los demás.

Factores socioculturales e históricos

Muchos caminos conducen a emprender el ejercicio de la psicoterapia. Entre quienes la


practican(5) en Estados Unidos, hay aproximadamente 29.000 psiquiatras, 26.000
psicólogos internos, 31.000 asistentes sociales psiquiátricos, 10.000 enfermeras
psiquiátricas y más de 10.000 consejeros diversos, poseedores de gran variedad de

19
títulos, entre ellos los de Doctor en Medicina, Doctor en Filosofía, Doctor en Psicología,
Doctor en Educación, Licenciado en Trabajo Social, Licenciado en Ciencias y Licenciado
en Filosofía y Letras. La formación obligatoria o necesaria abarca desde dos años hasta
más de ocho, además de varios miles de horas de experiencias supervisadas tras la
licenciatura, necesarias para la obtención del título o el reconocimiento estatal. Los
profesionales de la ayuda en activo siguen una amplia variedad de orientaciones o puntos
de vista teóricos, que abarcan desde el modelo cognoscitivo y breve al psicoanalítico y
prolongado.
Es muy dificultoso recoger datos (falta de un registro oficial y común a todo el
territorio nacional) sobre el número total de profesionales que pueden estar dedicándose a
la ayuda en nuestro país, tanto en el ámbito público como privado. El estudio más fiable
que existe se encargó a una empresa privada(6). Daré unas cuantas cifras como
aproximaciones:

• En cuanto a psicólogos, específicamente se han contabilizado un total de


12.641 que realizan actividades relacionadas con la psicología clínica en toda
España, de los cuales 4.663 trabajan en el ámbito público (36,89%) y 7.978
en el ámbito privado (63,11%).
• En cuanto a psiquiatras, se calcula la existencia de seis por cada 100.000
habitantes. Existe muchas diferencias en la Unión Europea, desde Suiza,
donde hay 30 psiquiatras por cada 100.000 habitantes hasta los tres que tienen
que repartirse los albaneses.
• En cuanto a enfermería, en la Unión Europea, según datos de la Organización
Mundial de la Salud recogidos en el Informe sobre recursos humanos
sanitarios en España y la UE realizado por el Consejo General de
Enfermería, hay un total de 1.621.903 médicos y 3.965.327 enfermeras, por
tanto podemos hablar de que Europa cuenta con 5.587.230 profesionales
sanitarios velando por la salud de los 490.468.964 de ciudadanos que viven en
dicho entorno. La media europea de médicos por cada cien mil habitantes es
de 330, y la cantidad de enfermeras por ese mismo volumen de población es
de 808, mientras que en España la cifra es de 445 y de 531, respectivamente.
• En cuanto a datos de los profesionales del Trabajo Social, en el momento
actual España cuenta, aproximadamente, con 4,4 trabajadores sociales por
cada 100.000 habitantes. según datos del Consejo General de Colegio de
Trabajadores Sociales, de un total aproximado de 42.000 profesionales en
todo el territorio español, a finales del 2004, el 60%, aproximadamente se
encuentran colegiados y cada año se gradúan en las diferentes escuelas 3.000
nuevos profesionales.

Existen, además, grandes disparidades en estas cifras en cuanto a las Comunidades


Autónomas.
No existen datos respectos a otros perfiles profesionales en los que también las

20
funciones de ayuda son un centro de atención. En cuanto al coaching, tampoco existen
datos referidos a estos profesionales.

Eficiencia

La desmitificación de la práctica de la psicoterapia ha provocado un examen más


exhaustivo de su utilidad. Conocer y popularizar hasta llegarse a "normalizar" la práctica
de la psicoterapia o el coaching también ha conducido hacia análisis más específicos y
económicos de su rentabilidad. Hoy comienza a exigirse a los profesionales de la ayuda
una justificación de la efectividad y la eficacia de su tratamiento.

Elección de orientaciones y modelos de trabajo

Hablando sobre los modelos (entendidos como sistemas que representan partes de la
realidad), una persona tan relevante en nuestro mundo como ha sido Albert Einstein dijo
en su libro El significado de la relatividad, que "la única justificación para nuestros
conceptos y sistemas conceptuales es que nos sirven para representar lo complejo de
nuestras experiencias. Más allá de esto, no tienen ninguna legitimidad".
Apoyarnos en orientaciones y en modelos nos sirve para la familiarización con el
conjunto de presupuestos sobre la naturaleza y el comportamiento humano, abordando
las dicotomías entre:

• Los problemas y el libre albedrío y el determinismo.


• La naturaleza y la educación.
• Las experiencias infantiles y las experiencias posteriores de la vida.
• La singularidad del individuo y la universalidad del comportamiento humano.
• El optimismo y el pesimismo sobre la naturaleza humana.

La filosofía que construye el profesional de la ayuda, influido por su entorno


cultural, sus rasgos de personalidad y el momento sociohistórico que vive, le permiten ir
realizando, seguramente de forma inconsciente, su elección sobre los modelos, teorías y
técnicas a los que se adscribe para realizar sus trabajos.
También tienen gran influencia los modelos que han influido durante el periodo de
aprendizaje, que se conjugan con las preferencias personales, con los propios valores,
con las experiencias vitales, con la filosofía de vida, etc.; aunque si en algo puede existir
coincidencias entre los diversos autores que han investigado el tema de las elecciones de
orientaciones terapéuticas ha sido en destacar la importancia de la personalidad
individual.
Incluso en el caso del "eclecticismo", existe una gran tendencia a utilizar un conjunto
particular de técnicas. El eclecticismo es una escuela filosófica que procura conciliar las
doctrinas que parecen mejores o más verosímiles, aunque procedan de diversos sistemas.
Aplicado a nuestro tema, ecléctica sería aquella persona que no se adscribe en concreto a
una orientación ideológica o modelo, procurando conciliar las doctrinas que parecen

21
mejores o más verosímiles, aunque procedan de diversos sistemas.
En mi opinión, cualquier teoría, modelo, orientación, terapia es una parte
fragmentaria de un todo mayor, que es el psiquismo humano, y mi propuesta es pasar de
modelos del tipo "comprender lo que nos pasa" hacia modelos del tipo "hacer para que
nos pase", pues es entonces cuando empezamos a comprender. Algunos modelos pueden
ser buenos para explicar e intervenir en algunas situaciones, pero generalizados en su
aplicación acostumbran a llevarnos al fracaso. También algunos modelos son buenos para
explicar, mientras que otros lo son para intervenir. En el mejor de los casos, los modelos
no habrán de valorarse por su supuesta veracidad sino por su utilidad.
No es por casualidad que los profesionales de la ayuda escogen la orientación de
terapia que le es más afín con su propia visión del mundo. Indudablemente, una
organización intelectual seria, ordenada, coherente consigo misma en cuanto a generar un
propio cuerpo o mundo lógico ayudará a cualquier profesional de la ayuda o persona a
ordenarse y ganar coherencia.
Pero, y esto es importante tenerlo presente, cualquier construcción comprensiva del
mundo, del universo, de la vida, no deja de ser más que eso, un intento de reducir a
términos comprensibles lo que todavía para el ser humano es un hecho incomprensible:
nuestra propia existencia y la realidad como tal.

PELIGROS DE LA PRÁCTICA PSICOTERAPÉUTICA

Estar advertido de antemano es estar previamente armado


J.D. GUY

Con un lúcido análisis sobre el rol social de los chamanes o curanderos, Bugental nos
dice que estos han sido siempre miembros marginales de la sociedad, reconocidos como
un "mal" necesario, pero no obstante aislados y evitados. La mezcla de miedo y respeto,
aborrecimiento e intriga, atracción y repulsión que muchos sienten hacia estas personas
las separa del grupo principal de la sociedad, incapaces de participar plenamente en las
actividades normales de la mayoría, aunque son delegadas para aliviar las necesidades de
la minoría que padece. Por lo general, el curandero trabaja solo, luchando contra
enemigos invisibles.
No todo son bonanzas en el campo de la ayuda y de la terapia, también existen
peligros como el aislamiento, que podrá ser físico con respecto:

• A los colegas.
• Al mundo externo.
• A la familia y amigos.
• A la inactividad y a la fatiga psíquica.
• A la comunicación confidencial.

O psíquico, con respecto:

22
• A la información personal.
• A los problemas personales.
• Al control emocional.
• Al mantenimiento de la actitud interpretativa.
• A la idealización y la omnipotencia.

Factores diversos como las condiciones laborales, poco cuidadas por lo general en
nuestro país, o el tipo de relación (dependientes del servicio, de la política o estrategia
social del momento, del tipo de formación recibida por el profesional, etc.) contribuyen al
desarrollo de cuadros como el estrés o el síndrome de Burnout. El síndrome de Burnout
o del "quemado", que puede darse en cualquier dedicación profesional, es aquel en el que
la persona llega a un agotamiento emocional quela hace sentirse impotente e incapaz para
realizar su trabajo.

CONCLUSIONES

Cualquier profesional o persona que se esté formando y que, como mínimo, tenga el
deseo de llegar a serlo, habrá de plantearse como metas:

1. Establecer una buena relación con el paciente o cliente, recogiendo las


informaciones necesarias.
2. Definir y concretar su estado actual.
3. Acompañar para encontrar los objetivos del paciente o cliente, ayudando a
clarificarlos.
4. Ayudar a pasar de un estado presente o actual que produce dolor,
sufrimiento o malestar, a otro estado deseado, usando las técnicas
adecuadas.

Parafraseando a Jean Rigaux, no cabría llegar a decir que un profesional de la


ayuda, coach, o conductor de grupos y equipos sea "una persona que asista a los
espectáculos para observar a los espectadores". Precisará implicarse –de forma
controlada y automanejada– para poder realizar esa tarea con eficacia.
El profesional de la ayuda puede experimentar un aislamiento que es a la vez
físico y psíquico, influyendo tanto sobre sus relaciones profesionales como
personales. Idealizado por algunos, e injustamente criticado por otros, desempeña un
rol importante, pero poco comprendido en nuestra sociedad. El trabajo del
profesional de la ayuda abarca tanto lo real como lo irreal, lo visible como lo invisible.
Tiene una cierta extrañeza que le aísla del mundo común y cotidiano que la mayoría
de la gente experimenta. Para el profesional de la ayuda, las cosas no son siempre tan
simples y claras como pueden parecer a los demás. Cada pensamiento, cada
sentimiento y cada conducta tienen significaciones y motivaciones subyacentes.
Resulta realmente irónico que la práctica de la psicoterapia produzca mayor

23
capacidad de intimidad en los pacientes y aumente el aislamiento y la soledad de
algunos profesionales de la ayuda. Es importante tomar medidas activas para reducir
o eliminar los riesgos asociados con este aislamiento.

EJERCICIOS PROPUESTOS

Hacer otras cosas diferentes a las que se realizan dentro del rol terapéutico.
Algunos profesionales de la ayuda han comprobado que la diversificación de sus
deberes profesionales para dar cabida a la supervisión, la consulta, la enseñanza, la
administración, la escritura y la investigación han provocado un mayor grado de
satisfacción general con su profesión. Los que disfrutan de la variedad y el estímulo que
se obtienen trabajando en escenarios múltiples señalan estar muy satisfechos de ello.
Parece que para estas personas la libertad de adoptar varios roles y contextos reduce el
aburrimiento y el aislamiento, mientras que aumenta la energía y las motivaciones.

• Realizar otro tipo de actividad. Rompiendo con el mito de que "cuando estoy
cansado psíquicamente, lo preferible es descansar físicamente", nos puede ser
mucho más eficaz colocarnos en otras actividades que nos permitan variar
nuestra atención a otros temas. Las actividades de tipo manual activan otras
áreas de nuestro organismo y así podemos desfijar la atención.
• Promover cambios de rol. Desatraparse del rol habitual. Por ejemplo, ejercer
de alumno en temas diversos, asistir a clases para aprender temas nuevos y
diferentes, establecer otras relaciones, y sobre todo para acceder a otras
percepciones sobre la vida.
• Educarse en mantener otra mirada diferente cuando el contexto no es ya el de
la terapia. Dicho de otra manera, evitar las interpretaciones o la búsqueda
incesante de motivaciones justificativas del comportamiento y de los
problemas de los demás.

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

Las vicisitudes del terapeuta, sus trayectos, la influencia de su vida personal y junto a ello
su trabajo, lo podemos encontrar en algunas películas:

• Terapias alternativas (2007) Dir: Rodolfo Durán.


Es una película argentina en la que un psiquiatra de mediana edad, que trabaja en un
consultorio privado y en un centro público, ve cómo sus actitudes cínicas,
escépticas, fruto de la mediocridad y la inmadurez, dan un vuelco al tener que
hacerse cargo de un hijo y de un joven paciente suicida.
• El cielo abierto (2001). Dir: Miguel Albadalejo.
El psiquiatra, interpretado por el actor Sergi López, es abandonado por su mujer,
quedándose a vivir con su suegra. El conocimiento de una sencilla peluquera de

24
barrio provocará cambios en la vida del protagonista. Colabora en el guión y el
argumento la escritora Elvira Lindo.
• Elígeme (choose me). Film del año 1984, con guión y dirección de Alan
Rudolph, y que recibió varios premios en su momento.
Oscilando entre el drama, la comedia y el romance. Plantea la situación de la doctora
Nancy Love (Geneviève Bujold), que protagoniza un programa radiofónico en el
que asesora y aconseja sobre los problemas de las relaciones entre hombres y
mujeres como experta terapeuta. Sin embargo, ella misma padece la problemática de
su bloqueo afectivo y sexual, que se evidencia cuando conoce a un peculiar
personaje (Keith Carradine).

REFERENCIAS MUSICALES

• Bolero de Ravel
Un tema que comienza de forma sencilla y pausada, Poco a poco al mismo
tema se le va añadiendo más instrumentos y más orquestación. Puede tomarse como
paralelismo de cómo el profesional se va involucrando cada vez más, de cómo
puede ir ganando más conocimientos a medida que avanza el tiempo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Guy y Liaboe, Citados por J.D. Guy, en: La vida personal del psicoterapeuta. El
impacto de la práctica clínica en las emociones y vivencias del terapeuta.
Barcelona. Editorial Paidós. 1995.
2. Eber y O'Brien, Psychoterapy in the movies. Psychoterapy: theory, research and
practice. 1982, Citados por J.D. Guy, en La vida personal del psicoterapeuta. El
impacto de la práctica clínica en las emociones y vivencias del terapeuta.
Barcelona. Editorial Paidós. 1995; pp: 116-120.
3. C. Rogers, Citado por J.D. Guy, pág. 35, en: La vida personal del psicoterapeuta.
El impacto de la práctica clínica en las emociones y vivencias del terapeuta.
Barcelona. Editorial Paidós. 1995.
4. Citado por J.D. Guy, en: La vida personal del psicoterapeuta. El impacto de la
práctica clínica en las emociones y vivencias del terapeuta. Barcelona. Editorial
Paidós. 1995; pp: 36-40.
5. Goldberg, 1986, citado por J.D. Guy, en: La vida personal del terapeuta. El
impacto de la práctica clínica en las emociones y vivencias del terapeuta.
Barcelona. Editorial Paidós. 1995; p: 22.
6. La recopilación de información se realizó a través de la empresa Prysma. Además,
para el análisis de datos, se contó con la colaboración de Rosario Martínez Arias,
Catedrática de Metodología de la Universidad Complutense de Madrid.

25
26
2
EL EQUILIBRIO, UNA CUESTIÓN DE
MOVIMIENTO

No necesitas en tu vida más que aquellos objetos que te servirán de ayuda en la


realización de tu propósito fundamental. Todo aquello que tal vez deseas pero no
necesitas puede desviarte de tu propósito. Solo se alcanza el éxito cuando todo lo
demás se subordina en función de tu objetivo primordial.
P. YOGANANDA

EJERCICIO

Para empezar este capítulo le propongo al lector este ejercicio:


En primer lugar, coja un lápiz o bolígrafo y señale en las escalas del 0 (nada) al 10
(lo mejor, lo óptimo) la puntuación que, siendo honesto, adjudica al grado de satisfacción
en su vida de las áreas que se detallan (Tabla 2.1).

Tabla 2.1.

27
En segundo lugar, traslade las puntuaciones que ha señalado en la tabla a las barras
gráficas de la rueda que tiene más abajo. Por ejemplo, si en la tabla señaló que su
valoración de la salud alcanza un 5 ("estoy demasiado gordo, algún día adelgazaré"),
sitúe en la barra gráfica de la rueda la misma puntuación, un 5. Una vez situadas en las
barras todas las puntuaciones, una con líneas rectas las mismas (Figura 2.1).

Figura 2.1.

28
En la Figura 2.1 podríamos considerar que conforme más se acercan las líneas al
perímetro de la rueda, más armonioso es el dibujo al presentar menos irregularidades
Imaginemos ahora que esta rueda está representando la forma de las ruedas de su
coche. ¿Puede imaginar cómo andaría su coche? ¿Tendría un aspecto armonioso y
equilibrado?
Seguro que el coche podría circular por la vida, pero…, ¿sería ese movimiento
seguro, equilibrado, firme?
Recuerdo que hace ya años y mientras hacia los estudios de Medicina, asistía a una
clase sobre el sistema respiratorio. Estábamos en una enorme clase de las que constituían
la antigua facultad, con largas hileras de asientos que se inclinaban las unas sobre las
otras en un orden ascendente. Todos los alumnos atendíamos a las explicaciones que el
docente iba impartiendo, elevado sobre una tarima y vestido con su bata blanca, mientras
explicaba cómo la fisiología del aparato respiratorio era condicionada y deteriorada con el
uso de sustancias irritativas como el tabaco. Y recuerdo también el hecho que más me
llamó la atención: ¡Mientras el profesor exponía su tema durante su clase magistral,
también estaba fumando!
Aquel docente no era en nada consecuente con sus propias explicaciones, mientras
hablaba del riesgo de contraer enfermedades por el hábito de fumar, él mismo fumaba;
amén del propio ejemplo como profesional de la salud. ¿Eran, pues, los riesgos que tan
bien exponía para los otros y no para él mismo? ¿Los profesionales sanitarios podían
permitirse despreciar estos peligros? ¿Existía algún tipo de inmunidad para los médicos
que la población general no poseía? ¿A quién creer? ¿Qué creer? Esta situación de "haz
lo que escuches y no lo que veas hacer" ilustra muy bien el tema que planteo en este
capítulo.

Conceptos de congruencia o equilibrio personal

Bajo este concepto de equilibrio personal, también llamado congruencia o consistencia


personal, yace la idea de sostener un "equilibrio" entre nuestros diferentes niveles de
funcionamiento: el mundo de las ideas, el mundo de las emociones, y el mundo de los
comportamientos o actos. Actuar en la vida con un adecuado alineamiento de estos tres
niveles sería lo más parecido a la metáfora de las ruedas del coche.
Cuando hablamos de congruencia (o de su contrario, la incongruencia) nos
estamos refiriendo a la situación de "espontaneidad impuesta" en la que nos obligamos a
mantener un comportamiento porque "toca" y en cambio, no lo estamos sintiendo
íntimamente así.

29
En este caso lo que se está diciendo solo tiene un auténtico sentido cuando se está
acompañando con una mirada atenta y una actitud corporal consecuente.
Sin darnos la menor cuenta de ello, dilapidamos mucha energía en declaraciones de
compromisos que luego no nos sentimos capaces de mantener o realizar, decimos cosas
que no hacemos, hacemos cosas que no sentimos, o incluso hacemos lo que pensamos
que los demás esperan de nosotros aunque ni tan siquiera nos guste. Vivimos dentro de
cierto nivel de incongruencia.
Como individuos y seres vivos nos sostiene un equilibrio entre los diferentes
sistemas orgánicos (sistema pulmonar, sistema cardiocirculatorio, sistema digestivo, etc.)
y este equilibrio es el que nos permite la vida. Como seres sociales que somos, estamos
inmersos en un sistema social y cultural que también tiene su equilibrio y que, además,
nos construye como seres culturales. Las diferentes sociedades se sustentan en un
equilibrio que ha ido variando y mutando a lo largo de la historia. También participamos
como seres terrestres de un sistema global de relaciones existente en la Tierra. Esta, a su
vez, participa de un equilibrio con su satélite y el sistema solar al que pertenece. El
sistema solar está en equilibrio en una galaxia que es la Vía Láctea, que participa de un
equilibrado sistema de galaxias en el mismo Universo… Y así hasta donde nos alcance la
imaginación. Pero no voy a hablar aquí de este equilibrio "macroscópico" que nos
envuelve y que genera leyes que apenas alcanzamos a vislumbrar en nuestra era, voy a
hablar del equilibrio más "microscópico" o mejor expresado, "invisible" a nuestros
sentidos, pero constatable en nuestra calidad de vida, y que es el de nuestras relaciones y
de nuestro trabajo.
La idea del "equilibrio personal" debe rehuir la idea de la "persona perfecta" o de la
del "perfecto profesional". La perfección puede ser un ideal, una meta de avance para el

30
ser humano, pero no es nunca una realidad como tal. Es preferible la idea de la persona
que evoluciona, que conoce las áreas donde debe realizar trabajos adecuados para
mejorarse, que se conoce, que no evita afrontar sus fragilidades. La vida se entiende
mejor como un camino de equilibrio, y el equilibrio se obtiene con el movimiento, con los
cambios, y no como a veces lo conceptuamos, permaneciendo quietos. Cuando la
bicicleta se para, se pierde el equilibrio y se cae.
Por lo general, sentimos la necesidad de realizar rutinas para podernos sentir seguros
y estables, pero a su vez, nos aburrimos y entonces nos excita el sentir y vivir la
novedad, las situaciones nuevas. De ahí que un equilibrio óptimo en la vida lo constituiría
la alternancia de estados que permuten entre la novedad y lo conocido.
Por ejemplo y hablando de la comunicación, el flujo de señales no verbales puede,
hasta cierto grado, ser independiente del mensaje expresado de manera verbal. Esto nos
resta credibilidad y potencia de convicción. Piense, por ejemplo, en la experiencia del
profesor de sistema respiratorio que iniciaba el capítulo. No es posible fingir el lenguaje
del cuerpo. Podemos mentir de palabra, pero siempre habrá algo en nuestra postura que
nos delatará: Se produce una incongruencia entre los gestos, el lenguaje articulado y una
miríada de microseñales que no podemos evitar transmitir cuando hablamos, tales como
una contracción de las pupilas, un temblor en la comisura de los labios o levantar una
ceja. Sin embargo, nos podemos esforzar a base de un gran esfuerzo y derroche de
energía que acabaremos notando en nuestras vidas, al tratar de camuflar nuestra señales
de incongruencia, en declarar públicamente que fumar va contra la salud mientras
esperamos deseosamente llegar a casa para lanzarnos sobre el paquete de tabaco y fumar
con desespero un cigarro, en sostener una imagen pública que nos interesa pero que no
podemos edificar más que con mucho esfuerzo y poca naturalidad, en defender como
políticos valores como la fidelidad o la honestidad en los cargos económicos mientras por
nuestro lado oscuro estaremos manteniendo una relación de infidelidad o
construyéndonos un chalet a costa de los contribuyentes. Desde luego que podremos
hacerlo, de hecho se hace en la práctica…Pero estaremos permaneciendo en la vida sin
resolver nuestras incongruencias, estaremos en desequilibrio.
Merece la pena conocer lo que exponen autores(1) sobre la congruencia como
elemento de salud general y espiritual:

"La congruencia es un aspecto de la aspiración humana de unidad, sea cual sea


el concepto que cada cual tenga de ello. Cuerpo, mente y espíritu son
inseparables y ello se refleja en nuestro desarrollo biológico, pues corazón y
cerebro proceden de la misma célula embrionaria. Así, la curación del cuerpo se
relaciona de algún modo con nuestra vida mental y espiritual. Si consideramos
lo espiritual como nuestra conexión con los demás y con el mundo más allá de
nuestra identidad, la medicina moderna confirma las enseñanzas antiguas: la
mejor manera de cuidar de la propia salud es conectarse con otros.
Las tradiciones espirituales incorporan un interés esclarecedor hacia uno
mismo y tienen efectos neurofisiológicos beneficiosos. Un estudio realizado por

31
el inmunólogo Jeffrey Levin en doscientos cincuenta casos en los que la religión
o la espiritualidad estaban vinculadas con objetivos de salud observó que el
interés religioso tenía un efecto protector, no importaba la edad, el sexo, la
nacionalidad o la clase social. El efecto también era independiente de cualquier
adscripción religiosa en concreto.
David McClelland, psicólogo de Harvard, llevó a cabo una serie de
experimentos cuyos resultados han tenido gran difusión. En dichos experimentos
se mostraba a un grupo de estudiantes un breve documental sobre la madre
Teresa atendiendo a los enfermos y moribundos en las calles de Calcuta. Los
alumnos mostraron un incremento de la respuesta del sistema inmunitario,
indicado por sus niveles de antígeno inmunoglobulina salivar. Este incremento se
producía fuera cual fuese la opinión que les merecía la madre Teresa. Algunos
decían que la consideraban un fraude y que su labor era inútil, pero sus sistemas
inmunitarios siguieron respondiendo positivamente. El amor y el cariño nos
afectan a un nivel muy profundo, sea cual sea nuestra reacción consciente".

Las partes del equilibrio. El equilibrio en un mundo de cambios constantes

Un trípode es un maravilloso ejemplo de lo que es el equilibrio. Tres


puntos de apoyo son el mínimo mecanismo de equilibrio para
cualquier objeto

No se puede ser equilibrado a menos que haya distintas fuerzas que equilibrar. ¿Y cuáles
son estas fuerzas?, me preguntaría. Ni más ni menos que las descritas anteriormente,

32
fuerzas que parten de los diferentes niveles de funcionamiento del ser humano, y que
incluso hoy día solo comenzamos a conocer su correspondencia con los diferentes
estratos y niveles jerárquicos del sistema nervioso. Alinear los mensajes verbales con
nuestras emociones y conductas puede ser el deseo e intención que podemos plantearnos
como objetivo a alcanzar. Dicho de una manera más concisa: acortar el espacio o
distancia entre lo que decimos y lo que hacemos es un modo seguro de disminuir
nuestras turbulencias internas.
Podremos equiparar nuestro funcionamiento global asemejándolo al equilibrio que
requiere, por ejemplo, una mesa o un trípode para sostenerse en equilibrio. Alinear estos
tres niveles, haciendo aquello que pensamos y sentimos será lo más parecido al equilibrio
que crean los tres puntos de apoyo. Los diferentes niveles del ser humano se
corresponden con:

• Lo que pensamos (pensamientos).


• Lo que sentimos (emociones).
• Lo que hacemos (lenguaje y conducta).

Las experiencias o situaciones vivenciadas por el profesional de la ayuda van a dejar


un poso o sedimento de experiencia que se almacenará en forma de memorias de estados
psicoafectivos y corporales. Podríamos decir que este conocimiento queda almacenado
en forma de conciencia al haber integrado la información vivida, que ha pasado a formar
parte de nosotros a todos los niveles (al igual que el alimento pasa, tras continuados
procesos fisiológicos y metabólicos a formar parte de nuestro ser).
El conocimiento derivado del estudio, aquello que conocemos a través de la lectura o
por conceptualización, es un tipo de información que nos está más alejada porque
pertenece exclusivamente al mundo intelectual y no la disponemos más que como
almacén de información. Es información sin acompañamiento emocional, y lo que
muchas veces precisan las personas es que las palabras entren con el empuje de la
emoción.
Debido a esto, una buena e inexcusable formación técnica en cualquier orientación
terapéutica es preferible que esté acompañada de una buena formación personal que
haya permitido estructurar y dar coherencia interna a la persona que la utilizará como
técnica y herramienta.
He conocido muchos profesionales de la ayuda que, aunque quizás podían realizar
su tarea con encomiable y denodada aplicación y ayudaban a mejorar a muchos
pacientes, sin embargo, despreciaban a aquellos que no compartían su punto de vista o,
sencillamente, se limitaban a tildarlos como ignorantes. Es uno de los riesgos más
frecuentes en cualquier tipo de formación, extender o generalizar las teorías o modelos
que a nosotros nos puedan haber servido para organizar nuestras vidas a los demás.

EL CICLO DEL APRENDIZAJE

33
Si usted va en bicicleta, ha aprendido esa habilidad a fuerza de practicar y practicar.
Aunque seguramente ya lo ha olvidado, las primeras veces que usó la bicicleta andaba
desequilibrado, se cayó, se sentía inseguro. Ahora pasear con este vehículo se puede
haber convertido en un placer más de la vida.
La base del aprendizaje la constituye la automatización de procesos de
pensamientos, sentimientos y comportamientos, que se fusionan en un todo global y se
manifiestan como una habilidad (un saber hacer algo, como por ejemplo, montar en
bicicleta). El camino para adquirir esas habilidades lo constituye la repetición incesante de
aquella habilidad, que es lo que nos conduce a la competencia o destreza.
Es interesante conocer cómo se han creado y formado estos procesos para darse
cuenta de que en este recorrido hay períodos en los que cundirá el desánimo, la
sensación de "no poder" o la existencia de errores; pero que a su vez, solo habrá de ser
en este proceso y en estas circunstancias como habrá de realizarse cualquier aprendizaje.
Cualquier tipo de aprendizaje que realicemos pasará por las siguientes etapas:

• Incompetencia inconsciente. Es la primera etapa del ciclo del aprendizaje, en


la que no tenemos consciencia alguna de una habilidad. "No sé qué no sé" o
"No sabemos que precisamos saber".
• Incompetencia consciente. La segunda etapa del ciclo del aprendizaje, en la
que la atención consciente se centra en la tarea y los resultados son variables.
Aunque resulta incómoda, esta es la etapa en la que se produce un mayor
aprendizaje. "Sé qué no sé"o "Sabemos que no sabemos"
• Competencia consciente. La tercera etapa del ciclo del aprendizaje, en la que
todavía se necesita la plena atención consciente para desempeñar una
actividad. La habilidad aún no está plenamente integrada ni es automática. "Sé
qué sé" o "Sabemos que sabemos".
• Competencia inconsciente. La cuarta etapa del ciclo del aprendizaje, en la que
la habilidad ya ha sido plenamente integrada y se ha automatizado. Ya "no sé
qué sé" o "no sabemos que sabemos".

El equilibrio en la terapia

Cuando se miente se "construye" la experiencia, sin que exista una base de experiencia
vivida de referencia, una base de información que haya sido incorporada y grabada a
través de los sentidos y se haya integrado como una estructura cimentada que "ancle" la
experiencia. Aunque podamos aproximarnos a la experiencia vivida, jamás será la misma
experiencia. Podríamos leer libros y libros sobre el arte de hacer el amor, pero nunca será
lo mismo que practicarlo en la realidad.
¿Sobre qué lugares estables o seguros podemos agarrarnos los profesionales de la
ayuda para manejarnos en la incertidumbre que envuelve algo tan complejo como el ser
humano y la vida? En general, usamos lo que llamamos "orientaciones". Las
orientaciones son formas de explicarnos el mundo, la realidad, el porqué se producen y

34
suceden las cosas. Las orientaciones nos sirven para situarnos en una dirección, para
ganar seguridad apuntando hacia un "lugar mental" que nos da seguridad porque nos
sentimos bien en él. Ese lugar mental, las gafas a través de las cuales vemos el mundo, lo
llamamos también un "paradigma"; y con ello nos estamos refiriendo a un marco
conceptual de referencia que nos permite una buena organización intelectual, ordenada y
coherente consigo misma en cuanto a generar un propio cuerpo o mundo comprensivo
sobre la construcción de la realidad.
Una orientación conceptual ayudará a cualquier persona que trabaje en la ayuda a
ordenarse y ganar seguridad, más no por ello ha de dejar de estar acompañada de una
buena formación personal que haya permitido estructurar y dar coherencia interna. No es
por casualidad que los profesionales de la ayuda escogen la orientación de terapia que le
es más afín por su propia visión del mundo.
Una orientación no será efectiva si no actúa a un nivel de cambio de creencias o
pensamientos profundos sobre las causas, efectos y límites de la realidad, y que permita
ganar congruencia al individuo.
Cualquier tecnología enfocada al conocimiento y desarrollo del ser humano nos
puede ayudar a conocer los botones de ajuste interno que nos permiten ganar
congruencia.
Por este motivo no me atrevo a sugerir que una determinada visión de la realidad sea
la mejor, pues esta no dejará de ser superada al cabo de un tiempo por otra que acabará
engulléndola y hará que se quede obsoleta al cabo de poco.

VALORES

Los valores son unos de los elementos más importantes para mantener el equilibrio.
A modo de ilustración y dejando de lado enjuiciamientos, una buena muestra de lo
que son los valores y principios rectores del comportamiento es la que se expone en un
pasaje de la carta(2) que escribió el rey Luís XIV de Francia a su nieto cuando marchó a
España para ser rey:

"No favorezcas a las personas que más te adulen y ten, en cambio, en


consideración a quienes se atrevan a desagradarte por tu bien. No descuides tus
asuntos por el placer; hazte un plan de vida que fije el tiempo destinado al
descanso y a la diversión. Presta toda tu atención a los asuntos de gobierno.
Antes de decidir, comienza escuchando cuanto puedas. Haz todo lo posible por
conocer con exactitud a todos los hombres destacados para poder servirte de
ellos cuando los necesites. Sé amable con todos y no digas nada ofensivo a
nadie".

Resaltan en la carta la exposición de valores o principios del comportamiento como


"escuchar las críticas", "priorizar el trabajo en lugar del ocio", respetar tiempos de ocio y
trabajo", "escucha antes de tomar decisiones" o "no ofender a los demás". Estos

35
conceptos son valores; unas ideas-guías sobre cómo conducirse por la vida. De esta
manera Luis XIV facilitaba a su nieto un sistema o código con el que orientarse en sus
funciones como gobernador de un país.

¿Qué son los valores?

Los valores son aquellas profundas ideas o convicciones (principios o creencias) que
consideramos más importantes para nuestras vidas. Cuando yo hablo, por ejemplo, de la
honestidad, de la amistad, del honor, de la espontaneidad, de la obediencia, de la
independencia, de la aventura, de la solidaridad, de la libertad, o de la justicia me estoy
refiriendo a valores. Los valores no son solo aquellas declaraciones públicas que
podemos hacer diciendo lo que consideramos importante en la vida, propiamente son las
acciones o conductas que hacemos en la vida. Yo podría decir que para mí lo más
importante de mi vida es la solidaridad con las personas necesitadas, pero si después
resulta que no estoy invirtiendo ningún tiempo o trabajo en realizar algo tangible
(colaborar o trabajar para una en una ONG, visitar países necesitados, etc.). ¿Estaría
entonces siendo congruente con mis valores?
Al igual que el pez desconoce que vive en el agua, los valores son difíciles de
advertir porque forman parte de nuestra invisible realidad interior. Son lo que hacemos,
los "porqués" explicativos de nuestras acciones. Determinan nuestra inversión de tiempo,
energía y recursos en la vida. Conocemos lo que es importante para nosotros, lo que
valoramos en nuestra pareja, en nuestros hijos, lo que exigimos a nuestros amigos,
compañeros de trabajo, familiares, etc. Forman parte de ese intangible que nos empuja,
motiva y anima a trabajar para configurar y esculpir en la realidad nuestros sueños y así
los valores serían algo parecido al "pegamento" entre las metas u objetivos, pues nos
permiten organizar nuestro comportamiento en función de la prioridad que estamos
asignando a estos conceptos mentales. Serán aquellas direcciones mentales hacia las que
apuntamos y empujamos nuestras acciones y comportamientos.
Y además ocurre también, aunque sin que nos demos cuenta de ello, que estamos
uniendo estas declaraciones a unos comportamientos o a unos modelos determinados que
para nosotros encarnan a estos valores. Así, y por seguir poniendo ejemplos, yo puedo
hablar del liderazgo y estarme, por ejemplo, representando la figura de Máximo, el
general romano de la película Gladiator que tan bien representó la figura del líder que se
atenía a unos principios o valores que no traicionaba para gestionar su ejército, sus
amistades y su vida, por ello su vida tuvo un sentido y fue capaz de luchar hasta la
muerte.
Los valores provienen en su origen del estilo educativo y de la cultura familiar sobre
la que hemos crecido y nos hemos desarrollado, nos hemos impregnado de ellos y son de
tipo positivo (un valor, aquello que queremos) y negativo (un contravalor, aquello que no
queremos y evitamos).
Si queremos pistas para averiguar los valores de alguien le podemos preguntar: ¿cuál
es la persona que te puede servir como ejemplo para ese valor? Y después, para poder

36
encontrar los criterios comportamentales que describen ese valor, le preguntaremos: ¿y
qué hace en concreto esa persona para demostrar su valor?

¿Para qué sirven los valores?

Los valores son la conexión entre la mente y el cuerpo y activan nuestros sistemas de
motivación. Nos proporcionan energía para salir a la vida y trabajar o luchar por todo
aquello que nos parece importante.
No es lo mismo el precio que el valor de una cosa, sea esta material o no material.
Las cosas materiales no tienen valor por sí mismas, valen en cuanto les asignamos un
valor por su utilidad o por la satisfacción que nos puede producir poseerlas. De ahí la
utilidad de los valores, pues sirven para "decirnos", para "ver" o para "sentir" lo que es
importante para nosotros. En la vida se lucha por aquello que creemos es importante para
la misma
Cada día se está realzando más la importancia de los valores como indicadores de la
dirección del crecimiento y de la identidad de las personas, de las asociaciones, de las
organizaciones, de las sociedades, de la gestión de empresas, de los partidos políticos, de
los motivos de origen de las guerras, etc.
Pero tampoco habrá que pensar en los valores como entidades abstractas, éticas,
desprendidas de ningún tipo de materialidad. En su ilustrador libro(3) sobre las
emociones, Antonio Damasio, un eminente investigador neurocientífico, nos habla sobre
la conexión biológica de los valores.

"La finalidad de todo el proceso era la de salvar nuestro cuerpo. La señal para
iniciar el proceso provenía de nuestro cuerpo. Las señales que entraron en
nuestra consciencia, con el fin de forzamos a salvar nuestro cuerpo, también

37
procedían de nuestro cuerpo. Cuando el ciclo concluyó, las señales que nos
decían que nuestro cuerpo ya no estaba en peligro provenían de nuestro cuerpo.
Podría decirse que este es un gobierno para el cuerpo y por el cuerpo, aunque
es sentido y gestionado por el cerebro.
Los mecanismos preorganizados son importantes no solo para la regulación
biológica básica. También ayudan al organismo a clasificar cosas o
acontecimientos como «buenos» o «malos» en función de su posible impacto
sobre la supervivencia. En otras palabras, el organismo posee su conjunto
básico de preferencias (o criterios, prejuicios o valores). Bajo su influencia y por
medio de la experiencia, el repertorio de cosas categorizadas como buenas o
malas crece rápidamente, y la capacidad de detectar nuevas cosas buenas o
malas aumenta de forma exponencial".

¿Cómo participan en el equilibrio?

Los valores son direcciones de acción. Al ser los valores elementos de intermediación,
"interfaz" mente-cuerpo, alinean y ajustan el espacio entre nuestro lenguaje y nuestro
comportamiento, permitiéndonos avanzar por la vida en "equilibrio".

Volvamos a mirar ahora el dibujo de la rueda que hicimos en la primera página del
capítulo, y vamos a imaginar que circulamos en un coche con esas ruedas. Igual podrá

38
llegar a donde se proponga, pero le costará mucho más esfuerzo y energía hacerlo que si
se ha ocupado previamente de equilibrar las ruedas, pues todo irá más fácil de esa
manera.
Los valores, al ser unas direcciones mentales para la acción, constituyen una especie
de autopistas por las que podrán circular nuestros actos, dando así un sentido a nuestras
vidas y permitiendo que hagamos cualquier trabajo sintiéndonos "motivados" para ello.
Quiero remarcar la importancia de trabajar con los valores no solo como meros
conceptos o palabras, sino como una intención y una dirección hacia la que dirigir
nuestros comportamientos.
Doris Lessing, escritora británica, ganadora del Premio Nobel de Literatura, nos
habla sobre los valores cuando comenta sobre otro autor(4):

"Muchas palabras y conceptos han perdido su verdadero uso. En nuestra cultura


materialista de orientación científica, palabras como humildad, orgullo, codicia,
amor, idolatría, caridad, tienden a ser colocadas en ámbitos etiquetados como
«religión» o «ética». Este autor rescata estas palabras, las despoja de
sentimientos y emociones vagas, y las reintroduce como herramientas para
convertirlas en elementos de crecimiento humano".

Los valores, al permitirnos y facilitar el movimiento vital, participan muy


activamente en nuestro equilibrio, al igual que la bicicleta mantiene su equilibrio solo si
nos mantenemos pedaleando sobre ella, en movimiento. ¿Puede recordar el lector lo que
le ocurre cuando montado sobre una bicicleta se detiene? De ahí que, actuar en
concordancia con nuestros valores facilite nuestra evolución y desarrollo, mientras que
no actuar de acuerdo con nuestros valores o hacerlo en una dirección contraria hace que
nos sintamos mal, poco reconfortados, insatisfechos.
Otra forma de representarnos los valores y su utilidad será imaginarlos como señales
de tráfico que señalan los diferentes caminos por transitar en la vida. Si los conocemos, y
además los respetamos nos permitirán realizar trayectos sin tener sorpresas. Esas
"señales de tráfico" crean una especie de coordenadas mentales por las que circular y
conducir nuestros actos por la vida. Yo puedo tener como valor importante la salud
física, y sin embargo no permitirme ningún tiempo de cuidado a esa misma salud, no
pasear, o hacer footing, o cuidar la alimentación, etc., porque estoy dedicando la mayor
parte de mi tiempo al trabajo, y a la vez me repito internamente lo que "me gustaría"
hacer… ¿Estoy siendo congruente conmigo mismo, con mis acciones? ¿Estoy
traicionando uno de mis valores, estoy saltándome la señal de tráfico que me dice lo que
es importante, no estaré andando en equilibrio por mi vida?
Los valores tienen una traducción clara en nuestra realidad práctica cotidiana:
contabilice Vd. el número de horas al día, a la semana, al mes que está dedicando a
realizar o hacer cualquier tipo de actividades (trabajo, ocio, familia, etc.) y tendrá un
mapa realista de donde está usted depositando sus prioridades conductuales.
Lo mismo sucede en las empresas, organizaciones, instituciones y los gobiernos.

39
Poniendo un ejemplo y en el caso concreto de abordar un fenómeno sociocultural y
sanitario como es el tema del consumo de las sustandas psicoactivas, durante un periodo
histórico fue un valor prioritario para las organizaciones sanitarias apuntar la abstinencia
como diana de las intervenciones en las personas con problemas de adicciones a
sustancias. Con el paso del tiempo, se ha podido observar que desconsiderar la estructura
psíquica supuestamente disfuncional que hacía que el consumo fuera necesario para
sostener el equilibrio del adicto y depositar el peso de las acciones terapéuticas solo sobre
la abstinencia, no condujo más que a obtener problemas sobre problemas; y hoy día ya
se ha encarado esta problemática mundial hacia la creación de entorno terapéutico de
confianza donde los pacientes adictos se animen a cambiar, hacia la reducción de los
riesgos derivados del consumo, hacia la prevención del uso de sustancias y hacia la
potenciación de los propios recursos de las personas, es decir, pasándose a considerar la
abstinencia como un objetivo no prioritario y considerándose como primer objetivo la
preservación de la salud.

CONCLUSIONES

Quisiera alentar a las personas que lean este libro a mantener despierta la curiosidad y
dirigir la mirada allá donde sus intuiciones le indiquen. Opino que en el campo del
conocimiento no hay nada que no pueda dejar de ser incorporado, adherido, en un
marco teórico por más resolutivo y definitivo que nos pueda parecer. Pensar que ya
estamos en posesión de la verdad o de una ideología incuestionable no deja de
denotar una rigidez que expone nuestros propios miedos a abrirse a nuevos
conocimientos.
Tanto las religiones, como los modelos psicológicos, teóricos (marxismo, sectas,
modelos psicológicos, etc.) proporcionan al creyente un esquema mental sobre el cual
dar seguridad y coherencia a sus actos y a su vida. Ir aproximando las creencias y
valores a lo que realizamos conductualmente, nos facilitará ir ganando coherencia,
congruencia personal, pudiendo economizar energía, y eso nos permite que podamos
ganar consciencia, por lo que podremos acceder a percibir otras informaciones que
habitualmente no percibimos, permitiéndonos así cambiar y evolucionar.
Los modelos, marcos teóricos e ideologías, nos permiten transcender nuestras
realidades cotidianas, nuestros temores profundos y trasladarnos hacia un sentido más
amplio y espiritual de la vida. Pero, y esto es importante tenerlo presente, cualquier
construcción comprensiva del mundo, del universo, de la vida, no deja de ser más
que eso, un intento de reducir a términos comprensibles lo que todavía para el ser
humano es un hecho incomprensible: nuestra propia existencia y la realidad como tal.
He conocido muchos profesionales de la ayuda que, a pesar de realizar su tarea con
encomiable y denodada aplicación, ayudando a mejorar a muchos pacientes,
despreciaban sin embargo a aquellos que no compartían su punto de vista o,
sencillamente, los tildaban de ignorantes. Una forma más de miedo disfrazado de
arrogancia y "sabelotodo".

40
De ahí la idea de la congruencia personal, entendida como un concepto de
alineación entre la mente, cuerpo, y emociones, entre lo que se piensa, se vive y
experimenta, y lo que se habla. ¿Piensan ustedes que una persona podría enseñarles
con solvencia a nadar si no hubiera aprendido él mismo previamente nadar? Sería
muy difícil, yo diría que casi imposible… ¡Pero lo que sí podría decirse es que podría
ser un gran entrenador especializado en teoría pero sin idea de la práctica!

EJERCICIOS PROPUESTOS

Cómo ejercicio personal, para poder explorar nuestros propios valores, les propongo esta
vez volver a coger el papel y el bolígrafo para preguntarse (¡y responder!) ¿Qué es para
mí lo importante de:

• Las relaciones.
• El trabajo/ la educación.
• El autocuidado.
• El tiempo libre.

Y señalar uno o dos valores en cada dominio


Otro buen ejercicio, esta vez más extenso y que nos obliga a profundizar más es
realizar este cuestionario, con el que se trabaja como herramienta de una de las
orientaciones más actuales de la Psicología:

CUESTIONARIO SOBRE EL ESTILO DE VIDA VALORADO(5)

Campo de valores no 1: La familia

1. ¿Qué tipo de hermano/hermana, hijo/hija, padre/madre (o cualquier otra


relación de parentesco) quisieras ser?
2. ¿Qué cualidades personales te gustaría aportar a estas relaciones?
3. ¿Cómo tratarías a los demás si fueras el «tú ideal» en estas relaciones?
4. ¿Qué tipo de actividades quisieras llevar a cabo asiduamente con tus parientes?
5. ¿Qué tipo de relaciones quisieras construir?

Campo de valores no 2: El matrimonio y otras relaciones íntimas

1. ¿Qué tipo de compañero te gustaría ser en una relación afectiva?


2. ¿Qué cualidades personales te gustaría desarrollar en esta relación?
3. ¿Cómo tratarías a tu compañero si en esta relación fueras el «tú ideal»?
4. ¿Qué tipo de relación quieres construir?

41
5. ¿Qué tipo de actividades quieres realizar regularmente con tu pareja?

Campo de valores no 3: Las amistades

1. ¿Qué significa para ti ser un buen amigo?


2. Si pudieras ser el «tú ideal», ¿cómo te comportarías con tus amigos?
3. ¿Qué cualidades personales te gustaría aportar a estas amistades?
4. ¿Qué tipo de amistades quieres construir?
5. ¿Qué tipo de actividades quisieras realizar regularmente con tus amigos?

Campo de valores no 4: El empleo

1. ¿Qué tipo de trabajador o de jefe quisieras ser?


2. ¿Qué cualidades personales quisieras aportar a tu lugar de trabajo?
3. ¿Cómo tratarías a tus compañeros de trabajo/colegas/ empleados si fueras el
«tú ideal» en el lugar de trabajo?
4. ¿Qué tipo de relaciones quisieras construir con tus trabajadores/
colegas/empleados?
5. ¿Qué tipo de actividades quisieras realizar con regularidad con tus trabajadores/
colegas/ empleados?
6. ¿Qué daría más sentido a tu trabajo (independientemente de si te gusta o no)?

Campo de valores no 5: Estudios y desarrollo personal

1. ¿Qué es lo que valoras del aprendizaje, los estudios o la formación?


2. ¿Qué nuevas destrezas o conocimientos te gustaría adquirir?
3. ¿Qué otro tipo de estudios o formación te atrae?
4. ¿Qué tipo de estudiante/aprendiz te gustaría ser?
5. ¿Qué cualidades personales te gustaría aportar a tus estudios o curso de
formación?
6. ¿Qué tipo de relaciones te gustaría construir con otros estudiantes/ aprendices?

Campo de valores no 6: La recreación, la diversión y el ocio

1. ¿En qué tipo de aficiones, deportes o actividades de ocio quisieras participar?


2. ¿Cómo te gustaría relajarte y desconectar de forma regular?
3. ¿Cómo te gustaría divertirte de forma regular?
4. ¿De qué manera te gustaría ser creativo?
5. ¿Qué tipo de nuevas actividades te gustaría probar?
6. ¿Qué viejas actividades te gustaría hacer de nuevo o reanudar o practicar más?

42
Campo de valores no 7: La espiritualidad

1. ¿Qué es importante para ti en este aspecto de la vida?


2. ¿Qué actividades espirituales te gustaría llevar a cabo con regularidad?

Campo de valores no 8: La vida comunitaria

1. ¿Cómo te gustaría colaborar en tu comunidad (por ejemplo, a través de un


voluntariado, reciclando o ayudando a un vecino anciano)?
2. ¿Cuáles son los grupos, obras benéficas, partidos políticos de interés que te
gustaría apoyar o en los que LI te gustaría implicarte a fondo?

Campo de valores no 9: El entorno y la naturaleza

1. Con que aspectos de la naturaleza te gustaría conectar.


2. ¿En qué entornos te gustaría pasar más tiempo?
3. ¿Cómo te gustaría preocuparte, cambiar o contribuir a la variedad de entornos'
que te rodean (en la naturaleza, en el trabajo y en: casa)?
4. ¿Qué actividades te gustaría practicar que te hicieran pasar tiempo en medio de
la naturaleza?
5. ¿Qué actividades te gustaría llevar a cabo que alteraran tu entorno en casa y en
el trabajo de forma creativa, útil o agradable?

Campo de valores no 10: La salud y el cuerpo

1. ¿Cómo te gustaría preocuparte por tu cuerpo?


2. ¿Cómo quisieras que fuera tu salud física?
3. ¿Qué tipo de actividades quisieras llevar a cabo de forma regular en términos de
conectar con tu cuerpo y preocuparte por él?
4. ¿Cómo quieres cuidar tu salud por lo que respecto al sueño, la dieta, el
ejercicio, el tabaco y el alcohol?

Ha llegado el momento de repasar tus respuestas y reflexionar sobre ellas.


Pregúntate:

• ¿Cuál de los anteriores valores es más importante para mí?


• ¿Conforme a cuáles estoy viviendo de forma activa ahora mismo?
• ¿Cuál de ellos estoy descuidando más?
• ¿Cuáles son los valores en los que más importante sería empezar a trabajar de
inmediato?

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS
43
El equilibrio y su relación con la congruencia personal, la existencia de unos valores que
se tienen o se conquistan y no se abandonarán a pesar de las dificultades, es lo que les
ocurre a los protagonistas de dos películas fechadas en el mismo año y que acontecen en
dos lugares diferentes de Francia.

• Las nieves del Kilimanjaro (Les neiges du kilimandjaro) (2011). Dir: Robert
Guédiguian.
La película se sitúa en Marsella, en el barrio portuario de L'Estaque, de donde es
original el director y a donde nos conduce para hacer una reflexión sobre la solidez o
fragilidad de los propios valores, Película emotiva inspirada en un poema de Víctor
Hugo: La Pobre Gente, que se aconseja leer junto al visionado de la película.
• El Havre (Le Havre) (2011) Dir: Aki Kaurismäki.
El gran director de origen finlandés nos traslada a otro puerto francés, en este caso a
Le Havre. Un escritor bohemio, se ha exiliado voluntariamente y trabaja felizmente
de limpiabotas. La aparición de un niño inmigrante lo movilizará junto a los
entrañables vecinos del barrio. Los valores interiorizados se ponen en marcha. Si la
anterior película marsellesa era luminosa, solar; la de Kaurismäki utiliza una estética
más lunar, pero igualmente bella y optimista.

REFERENCIAS MUSICALES

• Deep time dreaming, de Byron Metcalf.


• Shamanic dream, de Anugama.
El movimiento interno como fuente y origen de los movimientos externos.
Música profunda con ritmos chamánicos que ahondan hacia el interior, abriendo
canales de comunicación entre nuestro mundo interno y el mundo externo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Ian Mc Dermott, Joseph O'Connor. PNL para la salud; p. 257.


2. Gombrich EH. Breve historia del mundo. Barcelona. Ediciones Península. 1999; p.
231.
3. Damasio AR. El error de Descartes. Barcelona. Edit. Crítica, 1999; p. 116.
4. Idries Shah. en la introducción del libro Aprender a aprender. Barcelona. Paidós
Orientalia. 1994; p. 19,
5. Cuestionario de Wilson. En: Russ Harris. Trampa de la Felicidad. Barcelona.
Editorial Planeta, 2012; pp. 300 y siguientes.

44
3
CÓMO MANTENERSE ESTABLE EN UN
MUNDO INESTABLE

La vida no es el veraneo de San Sebastián, sino perpetua centinela, y ser es


defenderse, y dejar de defenderse es ya como dejar de ser.
RAMIRO DE MAEZTU

UN CUENTO PARA EMPEZAR

Un prominente sabio de Asia Central estaba examinando candidatos que aspiraban a


convertirse en discípulos.

– Veamos, quien quiera entrenamiento y no aprendizaje, quien desee discutir en


vez de estudiar, quien sea impaciente, quien quiera tomar en vez de ofrecer…
debe levantar la mano.

Nadie se movió.

– ¡Muy bien! –dijo el Maestro–. Ahora vendréis conmigo y conoceréis a algunos


de mis discípulos. Han estado conmigo durante tres años.

45
Les condujo a una habitación de meditación donde había una hilera de gente sentada
y les dijo:

– Aquellos que desean ser entretenidos en vez de aprender, quienes son


impacientes y quieren discutir, los que toman y no ofrecen… por favor, que
todos estos se levanten.

La hilera completa se puso de pie. El sabio se dirigió al primer grupo:

– Según vuestro criterio, ahora sois mejores personas de lo que seréis dentro de
tres años, si permanecéis aquí. Vuestra vanidad actual os lleva incluso a
sentiros importantes. Así que volved a vuestros hogares y, antes de venir otra
vez en el futuro, si así lo deseáis, reflexionad bien acerca de si queréis sentiros
mejor de lo que sois o peor de lo que el mundo os considera.

Cuando nos sentimos amenazados o cuestionados por algo o alguien, "algo" interior
nos empuja a afirmarnos, a mostrarnos seguros, una rapidísima sucesión de
pensamientos y emociones, una ligerísima afectación corporal es lo que podemos llamar
una reacción de defensa. Una defensa es algo que salta, que surge desde dentro, que nos
ayuda a protegernos de cualquier cosa que vivimos como un peligro, una amenaza o una
agresión.
Una vez, mientras estaba visitando en mi ambulatorio, vino una chica joven,
enfermera de profesión, que había solicitado ayuda por padecer "ansiedad". Hasta aquí
nada original, de no ser por el hecho de que ella misma ya se había realizado el
diagnóstico, pasándose incluso una prueba –test– que mide el nivel de ansiedad, e incluso
había iniciado un tratamiento con productos naturales que se prescribió y administró. A
medida que fue discurriendo la entrevista, la inicial "ansiedad" se fue convirtiendo,
transformando en situaciones tan concretas como que tenía un continuo contacto con
pacientes convalecientes y con la muerte, con el subsiguiente desgaste emocional; en un
progresivo abandono de las actividades gratificantes que realizaba mientras era
estudiante, en unos rasgos de personalidad que irradiaban desde un núcleo central de
perfeccionismo, pocatendencia a compartir dudas, y la necesidad de aparentar ser una
persona fuerte y eficiente. Además había perdido recientemente a un ser querido y vivía
también enfermedades en familiares o allegados.
"Aparte de todo esto, lo demás me marcha la mar de bien", me dijo al final.
¿Qué había sucedido entonces? Sumergida en las funciones propias de su rol,
sometida al impacto de circunstancias vitales al que todos estamos expuestos (muertes,
enfermedades, conflictos, etc.) y con tan solo la preparación académica estándar que
había realizado, aun habiendo sido una estudiante ejemplar en su momento, la chica
estaba iniciando el proceso que hoy día denominamos burnout* ¡Todos tenemos
nuestros límites!

46
¿QUÉ SON LOS MECANISMOS DEFENSIVOS?

Su origen

El ser humano, en su existencia individual y colectiva como humanidad, es una criatura


que combina dos dimensiones esenciales que forman una dualidad, y con las que convive
a lo largo de su vida y de su historia. Por un lado está su parte material, biológica, que
comparte con el resto de los animales del mundo y que le obliga al sometimiento de las
leyes físicas y procesos fisiológicos básicos que lo anclan a la vida terrenal. En la otra
parte convive con la dimensión de trascendencia y espiritualidad propia de su condición,
lo que le conduce a pensarse a sí mismo como algo más allá de un mero y mecánico ser
material.

Vivir toda la vida inmerso en una dualidad

La consciencia de su materialidad le pone al frente del que constituye el mayor dilema de


su existencia: conocer con certeza que va a morir algún día, que dejará de existir. Esta
consciencia de finitud y de que habitamos un mundo en el que no podemos preveerlo
todo, de tener un final seguro, nos genera un malestar y nos produce unas tensiones que
hemos de canalizar para poder "descomprimir", malestar que nos podría llegar a sumir en
la parálisis (o en la enfermedad mental) si no desarrolláramos algún artefacto psíquico
que nos permitiera transcender, olvidar, o como mínimo sobrellevar esta terrible certeza.
Nuestro aparato psíquico, nuestra fisiología y nuestro cuerpo se organizan para
transformar ese temor esencial, nuclear, en un elemento de trascendencia o sentido de
vida, buscando sobrepasar nuestra mortalidad a través del heroísmo, de la religión, del
trabajo, del arte, de la familia, de la política, de la posesión material, etc. Ese empuje
constante hacia la trascendencia, junto al impulso inconsciente y poderoso hacia la
conservación biológica son algo así como dos fuerzas que interaccionan entre ellas
llegando a crear una tercera fuerza que nos permite adaptarnos al mundo complejo e
impredecible. Esta fuerza se expresa en los seres humanos como mecanismo que busca
darnos la máxima estabilidad en un mundo altamente inestable. A estos procesos se les ha
llamado mecanismos defensivos.
Multitud de autores desde diferentes ramas del conocimiento como la Filosofía, la
Psicología, la Religión, la Psiquiatría, el Psicoanálisis, han hablado y discutido sobre ello,
y si algún denominador común pudiéramos extraer acerca de una cuestión tan centrada
en el ser humano podríamos apuntar a considerar que los seres humanos son, en su
esencia, iguales y que son las organizaciones defensivas frente a ese temor vital las que
construyen sus rasgos de carácter o personalidad.

47
Nuestra personalidad es el conjunto de modos de pensar, sentir y experimentar el
mundo que se manifiesta externamente en comportamientos o conductas. Podría
equipararse a las capas de una cebolla, donde una capa aparece detrás la otra y la otra, y
así sucesivamente. En el núcleo de nuestra personalidad podría situarse nuestra "manera"
especial y particular de relacionarnos con ese temor esencial a la muerte.

¿Existen los mecanismos defensivos?

Aunque no podremos verlos como una realidad física que podamos medir o pesar, sí que
puede comprobarse su existencia funcional, como mecanismos automáticos que tienen
una finalidad. Tampoco podemos "ver" la fuerza de la gravedad, y sin embargo,
"funciona".

Desde la psicología psicodinámica (psicoanálisis)

Sigmund Freud, enumeró nueve tipos de mecanismos defensivos, Anna Freud describió
diez. Posteriormente se han descrito hasta veinticuatro. En todo el armazón intelectual
que sustenta las teorías psicoanalíticas, un mecanismo defensivo, la represión, es el
elemento principal, es decir, el esfuerzo que realiza nuestra parte inconsciente por
contener impulsos y deseos inaceptables por nuestro consciente.

48
Desde la psicología cognitiva

Aunque no se reconoce la existencia funcional de estos mecanismos, sí que podría


llamárselos, utilizando el lenguaje de estas orientaciones, algo asícomo patrones o hábitos
en las formas de reaccionar, que se ha automatizado por repetición y aprendizaje y cuya
finalidad busca eludir la propia responsabilidad para realizar nuestra gestión psicoafectiva.

Descripción

Podemos identificarlos como un conjunto de operaciones automáticas mediante el cual


nuestra mente sopesa sus intereses competitivos.
Todos hacemos uso inconsciente de ellos en mayor o menor medida. Alguno de
estos mecanismos acostumbra a predominar en nuestro carácter. No constituyen de por
si ningún tipo de patología, aunque sí que tienen un significado relevante en algunos
cuadros psicopatológicos
Serían, entre otros, los siguientes tipos(1):

• Represión. Rechazar fuera de la consciencia una situación conflictiva para el


que la vive
• Proyección. Poner fuera lo que llevas dentro. Implica expulsar fuera de sí, y
situar en los otros cualidades, sentimientos o deseos que la censura moral
repudia en sí mismo. Es un mecanismo básico de las personalidades
paranoicas e indica un fracaso de la represión, pues el material rechazado
tendría que haber sido reprimido, pero no pudo serlo.
Es una situación muy común entre las personas que se dedican a la
ayuda. Asisten a un curso o realizan una formación en la que se imparten y
facilitan opciones, recursos técnicos para resolver problemas con los que los
asistentes se sienten identificados. Al aplicarse a sí mismos las técnicas creen

49
que muchas de las personas que les rodean también padecen el mismo
problema y que también podrían beneficiarse de aquellas herramientas que le
sirvieron tan bien a él. En eso consiste su proyección, en arrojar sobre su
entorno su propia problemática y su afán reparador.
• Transferencia. Traspasar o colocar en el otro nuestras fantasías. Por ejemplo,
poner en el profesional de la ayuda el sentido de la vida. En sentido amplio se
trata del intercambio emocional, de expectativas y de creencias entre dos
personas, especialmente entre la persona y el profesional. Puede ser de
carácter positivo o negativo.
• Contratransferencia. Conjunto de las reacciones inconscientes del profesional
frente a la persona.
• Identificación. Cuando reconozco en el otro aspectos proyectados de mi
mismo. Supone asimilar un aspecto o atributo de otro. Más que un mecanismo
de defensa, constituye una actividad del yo necesaria para el desarrollo y la
educación que eventualmente puede utilizarse defensivamente
• Fantasía. Realizar imaginariamente lo que se quiere hacer en la realidad.
Frecuente en la adolescencia, puede ser patológicamente utilizada por adultos
con grandes frustraciones.
• Sublimación. Desvía la finalidad inmediata inaceptable y la encauza hacia otra
nueva que generalmente tiene valores ideales. No entraña patología, a no ser
que afecte seriamente pulsiones sexuales o agresivas.
• Desplazamiento. El afecto o la emoción pasa de una representación a otra.
Ocupa un lugar importante en la interpretación psicoanalítica de las fobias,
donde un afecto desagradable abandona su representación original y se fija en
otra sustitutiva más tolerable, la cual se convierte en el estímulo fóbico. Es,
asimismo, un mecanismo típico en los sueños.
• Racionalización. Es la búsqueda de razones que justifican los deseos, pero sin
violentar los principios ético-morales. Se aplica más especialmente a las
actitudes que a las pulsiones.
• Formación reactiva. Es hacer lo contrario a lo que estamos deseando. Es una
extensión del mecanismo de anulación que incluye conductas manifiestamente
inversas a los efectos latentes. Son frecuentes, asimismo, en el obsesivo.
• Negación. La exclusión de una representación molesta se consigue en la
negación, no reconociéndola (anulación) ni rechazando su implicación
personal (denegación), sino negando la realidad perceptual vinculada a esta
reconocimiento. Es un mecanismo de ubicación habitualmente psicótica.

¿PARA QUÉ SIRVEN? ¿CÓMO SE MANIFIESTAN?

A usted puede gustarle el footing, puede practicarlo como actividad de ocio y


mantenimiento físico que le ayude a estar sano; pero si cada día va a correr y además lo
hace por un tiempo exagerado, no dude de que acabará sufriendo lesiones. La

50
exageración de cualquier funcionamiento físico o psicológico humano puede llegar a
dañarnos.
Los mecanismos defensivos nos ayudan a mantenernos estables en un mundo
básicamente inestable, que cambia y muta continuamente aunque no tengamos
conciencia de ello. Son como un armazón sólido, un auténtico esqueleto que nos aporta
solidez. Pero este armazón también precisa del movimiento para funcionar óptimamente.
La solidez está basada en la adaptabilidad a los continuos cambios a los que asistimos
cada día. No constituyen algo negativo, sino todo lo contrario. Sin embargo, su
hiperfuncionamiento puede llegar a dañarnos. Forman parte de un equilibrio.

En el caso de la chica que explicaba al principio del capítulo, esta estaba haciendo
prevalecer sus mecanismos defensivos (negación, racionalización) para sostenerse fírme
frente al embate de los acontecimientos y así preservarse del contenido mental doloroso.
La chica había racionalizado su ansiedad, olvidando los procesos que intervenían en la
dinámica intoxicadora. Sus defensas estaban ayudándole a sostenerse firme y estable en
un mundo laboral como el que vivía, repleto de malestares y dolor. Era una persona
firme y rígida a la vez. Y lo que comenzaba a percibir era el dolor de su poca
adaptabilidad. Su lucha por evitar el malestar la conducía a padecer mayor malestar.
Consensuadamente fuimos llegando a estas conclusiones a lo largo de una visita en la que

51
en ningún momento se adjudicó un diagnóstico por mi parte.
Otro de mis clientes, con una habilidad especial para hacer bromas y llegar a caer
bien a las personas, llegó a decirme en una ocasión que había comprendido que con el
hábil manejo del humor que tenía al mostrarse gracioso frente a los demás los estaba
condicionando para así evitar cualquier crítica y obtener su admiración. En este caso el
humor, algo tan sano e higiénico en nuestras vidas, había sido convertido en seducción,
llevado por la necesidad de gustar al otro. Su necesidad de quedar bien solo encubría en
realidad un temor a "quedar mal frente a los ojos de los demás".

"Hay que arreglar la casa propia antes que lanzarse en pos de arreglar la casa de los
demás".

Conectándolo con el capítulo de "Cómo he llegado hasta aquí", retomo el tema de


que muchos profesionales de la ayuda padecen lo que se llama "la necesidad de ser
necesitado". El sanador que necesita siempre de personas insanas, nunca está sano en
realidad, porque sus curas en los demás son el síntoma patológico de que sus problemas
no se arreglan, sino que se van posponiendo y posponiendo. Su problemática y miedo es
el de evitar el propio enfrentamiento. Podemos proyectar nuestro mundo en el paciente y
luego crearnos expectativas irreales de que van a resolver sus problemas, y que pueden
llevarnos a la frustración porque no dependen de nosotros (aun que las hemos creado
nosotros) sino de los otros. El profesional de la ayuda, como se desconoce a sí mismo,
hace un trabajo con el que ayuda a que los demás se conozcan (sublimación); o bien
como no se entiende a sí mismo, por lo menos trata de entender a los que tiene delante,
creando así la falsa ilusión de entenderse.

Un autor conocido, J. Markowitz, llega a decirnos que:

– El tratamiento más eficaz no funciona si no se llega a tomar (y un tercio o más


de las personas no lo toman).
– Cuando la terapia no funciona, se da más terapia y más frecuente.
– Hay más variaciones entre profesionales de la ayuda que entre los propios
fármacos.
– Desde el momento en que se piensa que el paciente es un caso perdido se
precisa buscar otros profesional de la ayuda para el profesional de la ayuda.
– Y que incluso en aquellos casos en los que el tratamiento que se administra es
farmacológico, es preciso hacer una psicoterapia de la farmacoterapia.

LOS MECANISMOS DEFENSIVOS Y SU RELACIÓN CON LA TOMA


DE DECISIONES, EL CAMBIO Y LA RESISTENCIA AL CAMBIO

Habitualmente experimentamos incomodidad o resistencia frente a las novedades, frente

52
a los cambios. El concepto de resistencia al cambio proviene de identificar el
desequilibrio de las estructuras que nos dan estabilidad.
Por ejemplo, al realizar un nuevo aprendizaje asimilando nuevas técnicas, sobre
cualquier tema, lo más habitual es que los primeros resultados sean malos (por no decir
desesperantes). Sentimos ansiedad que racionalizamos diciéndonos que es "inseguridad".
Puede extrañarnos, pero al percibirse la impericia de las nuevas técnicas y perder la
familiaridad de los hábitos conocidos nos sentiremos mal. Pero para aprender hay que
equivocarse, por ello decimos que "si lo estamos haciendo bien, nos sentiremos mal".
Recuerdo que una vez, mientras andaba por el metro, vi una mujer muy guapa y
esbelta, que caminaba con el mentón alto y muy pendiente de sí misma; tan pendiente de
sí misma iba que empezó a subir por las escaleras mecánicas… ¡de bajada! Se dio cuenta
cuando ya había subido varios escalones. Me parece un buen ejemplo de lo que es ir
pendiente de sí mismo. Tan enfocada en obtener la atención de los demás, prestaba poca
atención a lo que hacía. Nos aferramos a aquello que nos da seguridad, pero ello nos
hace desviar la atención del mundo externo y no percibir muchas de las cosas que
ocurren, de ahí que hemos de estar pendientes de nosotros mismos cuando estemos
encarando nuevos cambios.
Los mecanismos defensivos no se dan solo individualmente. También los grupos y
las organizaciones disponen sus propios mecanismos defensivos, que tienen el mismo
carácter que en los individuos solo que en el grupo se comparten de forma inconsciente.
De ahí que sea un aspecto muy interesante cuando se trabaja con grupos, equipos u
organizaciones averiguar qué mecanismos defensivos son los que prevalecen. Por
ejemplo y en ocasiones, una excelente "entente" en el seno de un grupo, puede ser
consecuencia de evitaciones complacientes que sirven sobre todo para preservar una
impresión favorable de clan bien establecido o para sobrellevar conflictos
(enfrentamientos) latentes entre sus miembros; y este aspecto podríamos observarlo
conductualmente como una "calma tensa" que sería el clima emocional que se podría
respirar en aquel grupo.
Identificar y conocer nuestros mecanismos defensivos puede ser una herramienta de
primer orden en la terapia, en la ayuda, en el coaching.
¿Y cómo podemos ayudarnos a identificar nuestros mecanismos defensivos? Pues es
muy fácil y a la vez complicado. Exige ser consciente de cuando nos sentimos "saltar" en
las experiencias y reacciones con otras personas, bien sea en grupo o individualmente.
Un gran acto de honestidad personal.

Cómo ayudar en la ayuda

Transcribo sintetizado el texto de John O. Stevens(2) sobre la importancia de ser honesto


y recordar que las funciones del profesional de la ayuda son, en su esencia, ayudar a que
las personas tomen consciencia de sus emociones y sentimientos.

"A veces, la gente describirá experiencias agradables, bienestar, alegría, amor,

53
etc., y a veces, experiencias relativamente desagradables: cólera, confusión,
pena, etc. Cualquiera sea la experiencia que una persona descubra, su
experiencia debe ser respetada. Hay muchas maneras en que la experiencia de
una persona puede no ser respetada. He aquí algunas comunes:

Juzgando. Cualquier juicio, desprecio, burla, etc., es una condena de la experiencia y


no alentará a la gente para que se explore en profundidad. El conductor debe
también ser capaz de frenar el juicio de otros, sea verbal o no verbal.
Ayudando. Una de las maneras más comunes (y también más aceptadas) de no
respetar a una persona –la experiencia de una persona– es correr en su ayuda
cuando se siente "mal" o incómoda. Apresurándose con sus primeros auxilios,
detiene la expresión de sentimientos que son dolorosos para él. Además se
convence y convence a los otros de que es capaz de ayudar a otros y no necesita
la ayuda de nadie. Casi todo "ayudador" tiene fuertes sentimientos de desamparo
que se atenúan temporalmente cuando ayuda a alguien. Esto es válido para una
gran cantidad de gente que ejerce profesiones de "ayuda": maestros, psicólogos,
terapeutas, coaches, psiquiatras, médicos, trabajadores sociales, educadores, etc.
Deberes y obligaciones. Si usted de alguna manera dice o sugiere que una persona
"debería" tener una experiencia particular, esta imagen oscurecerá la experiencia.
Explicando. Averiguar las causas y razones, interpretar, explicar, etc., son modos muy
aceptados y recurridos de "comprender" su experiencia. De hecho, esos son
realmente todos los modos de evitar su experiencia, lo cual puede explicar su
popularidad. Explicar, interpretar, justificar, etc., son todas actividades de la
fantasía, hablar de la experiencia y no expresiones de esa experiencia. Tan pronto
como usted comienza a explicar su experiencia, empieza a perder contacto con la
experiencia en sí, y se pierde en una jungla de porqués, porqués, síes
condicionales y peros".

CONCLUSIONES

Los sistemas defensivos del ser humano no son algo propiamente malo o negativo en
sí mismos, están ahí debido a que proporcionan estabilidad y sensación de seguridad.
Su propio conocimiento nos ayudará a desarrollarnos como seres conscientes de
nuestras fortalezas y debilidades, pueden ayudarnos a reconocer estrategias psíquicas
y partes propias como potencialidades, a la vez que como debilidades.
Paradójicamente, el conocimiento de nuestras propias debilidades nos puede dar
poder, mientras que su desconocimiento, negación o hipertrofia dificultarán el
desarrollo de la persona.
Es importante, mientras permanecemos en el rol de ayuda, conocer que resortes
son los que nos están saltando en cada momento.
El mejor modo de tener un reflejo de nuestras defensas es el grupo y la escucha
sincera. Muchas veces las cosas que nos molestan de los demás son el disparo de

54
nuestros mecanismos defensivos.

EJERCICIOS PROPUESTOS

Si usted tiene este síntoma, tendrá que explorarlo y aceptar sus propios sentimientos de
desamparo antes de que realmente pueda ayudar a otros. Intente un diálogo imaginario
con alguien a quien ayuda, y desempeñe ambos papeles para descubrir cómo se ayuda a
usted mismo ayudando a otros.

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

Los mecanismos de defensa siempre están presentes en las personas. En muchas


ocasiones su intensidad puede hacer peligrar las posibilidades de afrontar la realidad o de
intentar modificarla. Tanto la realidad externa como la interna. Esto es lo que puede
ocurrir a tres personajes de una película turca cuyo director ganó el Festival de Cannes a
la mejor dirección.

• Tres monos (Üç Maymun) (2008) Dir: Nuri Bilge Ceylan.


Una situación desgraciada lleva a una familia a mantenerse en mentiras, evitaciones
y negación de la realidad. Como los tres monos eligen "no ver", "no oír", "no
hablar". Película de gran fuerza visual.
• Hierro. Película española de 2010, rodada en la Isla de El Hierro (Islas
Canarias) y dirigida por Gabe Ibáñez sobre guión de Javier Gullón.
Su argumento describe como una mujer, María (Elena Anaya), decide irse de
vacaciones hacia la Isla de El Hierro, con su hijo Diego. Durante el trayecto el niño
desaparece en el ferry. Agobiada, destrozada y sin pistas de su hijo, esta comienza a

55
tener pesadillas y un miedo inusitado al agua. Al pasar seis meses María recibe la
llamada de que han encontrado un niño. Deberá regresar y desvelar algunos
misterios. En la película se puede ver muy bien el mecanismo de negación de la
mujer frente al dolor por la pérdida de su hijo.

REFERENCIAS MUSICALES

• Space Hotel de Al Gromer Khan.


Las sutiles y elegantes músicas sufies nos acompañan por diversos paisajes
emocionales al pasar por las diversas etapas de cambio para evolucionar
• Helpers, guides and allies de Byron Metcalf.
Ganar conciencia dejándose conducir por esta música profunda hasta llegar a darse
cuenta de cuáles son nuestras fijaciones, defensas, etc.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Hales RE, Yudosky SL, Talbott JA. Tratado de psiquiatría. Madrid. Áncora.
1966; p. 166,
2. Stevens JO. El darse cuenta. Santiago de Chile. Editorial Cuatro Vientos.
2005; p. 91.

*Burnout Así es como se llama al síndrome del "desgaste profesional".

56
4
¡BALONES FUERA! NO SOY YO, SON LOS
OTROS

Las excusas son los clavos con los que construimos el edificio de nuestros fracasos.
DON WILSON

Un erudito llamado Awami, durante una discusión privada, dijo a un anciano sabio
conocido como Rahimi:

– Rahimi, lo que acabas de decir carece de referencias y de pruebas, ni tan solo


mencionas a las autoridades del pensamiento.
– Te equivocas –le dijo el anciano Rahimi al erudito–. Mira, aquí tengo todas las
citas que apoyan lo que digo, con cada capítulo y versículo mencionado.

57
Awani se marchó de casa del sabio diciendo:

– Ah, bueno, esto es todo lo que quería saber.

Al día siguiente, el erudito pronunció la presentación a un discurso que iba a dar


Rahimi, diciendo lo siguiente:

– La conferencia del anciano Awani que estáis a punto de escuchar carece de


convicción. De hecho, está tan inseguro de sí mismo que ha buscado pruebas
escritas y autoridades que defiendan lo que dice.

EJERCICIOS(1)

Primer ejercicio:

1. Tómese unos cinco minutos para hacer una lista de cosas que usted no puede hacer:

NO PUEDO .........................

NO PUEDO .........................

NO PUEDO .........................

NO PUEDO .........................

2. Retroceda a todas esas frases recién dichas y reemplace el "No puedo … " por "No
quiero … ".

NO QUIERO .........................

NO QUIERO .........................

NO QUIERO .........................

NO QUIERO .........................

Ahora tómese tiempo para recapacitar sobre cómo se sintió diciendo cada frase. ¿Es
algo realmente imposible, o es algo posible que usted se niega a hacer? Quiero que se dé
cuenta de su capacidad y poder de negación.

Segundo ejercicio:

1. Dedique cinco minutos aproximadamente para hacer una lista de cosas que teme

58
hacer

TENGO MIEDO DE .........................

TENGO MIEDO DE .........................

TENGO MIEDO DE .........................

TENGO MIEDO DE .........................

2. Vuelva sobre todas esas frases y reemplace el "Tengo miedo de"… por un "Me
gustaría….."

ME GUSTARÍA .........................

ME GUSTARÍA .........................

ME GUSTARÍA .........................

ME GUSTARÍA .........................

ME GUSTARÍA .........................

3. ¿Se dio cuenta de algunos de los deseos y ganancias posibles que sus miedos le
impiden lograr? ¿De qué otra cosa se dio cuenta?.

Cuando decimos "Tengo que", "No puedo", "Necesito" o "Tengo miedo", me


hipnotizo creyéndome menos capaz de lo que realmente soy. "Tengo que" me convierte
en esclavo, "No puedo" y "Tengo miedo de" me debilitan y acobardan, y "Necesito" me
hace desvalido e incompleto. Siempre que digo "Elijo", afirmo que tengo el poder de
elegir, aún cuando continúo eligiendo de la misma manera que antes.
Siempre que digo "No quiero", afirmo mi poder de negación y frecuentemente tomo
conciencia de las grandes reservas de energía escondida y disfrazada, útiles para resistir.
Cuando digo "Me gustaría", puedo darme cuenta que experimento atracción tanto
como miedo. Puedo entonces estimar las posibles ventajas tanto como los perjuicios
posibles de aquello que temo intentar. Puedo darme cuenta que cada riesgo tiene
aspectos positivos así como negativos.

******

Hace algún tiempo, visitaba a Manuel, que nos había sido remitido al servicio donde
trabajaba por problemas de ansiedad. Trabajaba como camillero de una importante
clínica. Manuel me hizo sonreír cuando se autodiagnosticó de padecer un "exceso de

59
responsabilidad". Relacionaba sus dificultades para dormir, la sensación de estar en una
permanente alarma, el gran cansancio, su respiración entrecortada con tomarse "muy a
pecho" sus responsabilidades en el trabajo. Nadie lo presionaba ni lo controlaba, pero él
pensaba continuamente en la imagen que ofrecía ante sus superiores y su trabajo se
había llegado a convertir en algo estresante hasta el punto de repercutir sobre su salud.

¿QUÉ ES EXTERNALIZAR?

Externalizar es buscar fuera de nosotros la responsabilidad sobre aquello que nos ocurre;
atribuyendo al exterior, a los demás, la responsabilidad del control emocional. Es colocar
el centro gravitatorio emocional en el exterior, fuera de nosotros y de nuestro propio
control. También podríamos emplear como conceptos similares las palabras
externalización, externoorientación y desresponsabilización.
Desde una perspectiva psicoanalítica, podríamos encuadrar la externalización como
un mecanismo defensivo que englobaría a otros (desplazamiento, proyección), pero
debido a su envergadura e importancia actual he preferido dedicarle un capítulo aparte.

¿PARA QUÉ SIRVE LA EXTERNALIZACIÓN?

Quien no se gobierna a sí mismo no merece gobernar nada

Cuando me digo, o digo a otros, "estoy mal porque fulanito me hace sentir así", estoy
externalizando las causas de mi malestar.
Externalizar las causas de nuestros estados psicoemocionales sirve para descargarnos
un poco (¡o mucho!) del peso de las responsabilidades. Aunque pueda parecernos
chocante, desresponsabilizarse tiene sus VENTAJAS.
Una posible ventaja es que podamos llegar a asumir un rol victimista en la vida. Hay
personas que abrazan la versión trágica de la vida, y es una forma de eludir
responsabilidades. Basta con tener malísima opinión de todo, y eso es terriblemente fácil.
La persona que se victimiza puede caer en otros problemas mayores (como las
dependencias, codependencias, etc.) y así irse convirtiendo en una persona que
"reacciona" frente a la vida en lugar de crear y asumir sus propias circunstancias vitales.
Pero lo peor es, seguramente, el sufrimiento que conlleva el trasladar hacia los
demás la responsabilidad de nuestros estados emocionales, sobre todo si estos son
negativos, pues les estamos dando una especie de poder psíquico que no tienen.

60
La persona no hace nada porque nada depende de ella, sino que son los demás los
que deben de hacer cosas para beneficiarla. Así, no se arriesga a asumir el peligro de
equivocarse porque nada depende de ella.
La mayor parte de las veces, la externalización de nuestros estados emocionales se
vincula con una bajo concepto de uno mismo o autoestima, ya que ello induce a las
personas a buscar su reconocimiento y valor a través de los demás.

¿CÓMO TRATARLA?

A nadie le gusta estar al lado de personas irresponsables. Solo ocasionan, traen o nos
cargan de problemas. Por eso es importante revisar el concepto de que "ser" o "no ser"
responsable para pensar en que podemos entrenar habilidades para dar respuestas a las
circunstancias, así estaremos construyendo la responsabilidad.

61
¿QUÉ ES LA RESPONSABILIDAD?

La responsabilidad es la habilidad para responder a los hechos que nos suceden.


El amor y la aprobación son indispensables para nuestro progreso personal ya que
promueven la autoaceptación, el paso necesario para amarse a sí mismo y el núcleo
originario para ir construyendo nuestra autoestima. La autoestima es el núcleo central de
la personalidad. El temor a sentirse rechazado es uno de los más arraigados en todos
nosotros, de ahí la fóbica aversión que se padece en nuestra cultura a admitir los propios
errores y la tendencia natural a "colocarlos fuera de nosotros" ("no soy yo, sino él quien
hace que yo esté así", la búsqueda del culpable de que algo vaya mal en lugar de asumir
responsabilidades, etc., etc.).

¿CÓMO IDENTIFICAR LA RESPONSABILIDAD?

Les propongo hacer un pequeño experimento. Si les pregunto: ¿Me estoy explicando?
¿Me están Vds. comprendiendo? Y les pregunto ahora sobre quien recae la
responsabilidad de la comprensión. ¿Qué me responderán? Los más probable es que
respondan que sí…, pero hay una trampa. En la primera pregunta el que explica –en este
caso, yo, se atribuye a sí mismo la responsabilidad de la comprensión del texto; y en el
segundo caso, la responsabilidad es derivada hacia el que atiende la explicación.
En el libro La Paradoja, de J.C. Hunter(2), un alumno y su profesor mantienen un
diálogo muy ilustrativo:

62
"Creo –continuó el profesor– que uno de los problemas es que en este país nos
hemos pasado un poco con lo de Sigmund Freud. Aunque el trabajo de Freud
supuso una enorme contribución al campo de la psiquiatría, y hemos de estarle
agradecidos, plantó también las semillas del determinismo, que le ha
proporcionado a nuestra sociedad todo tipo de excusas para justificar malos
comportamientos, permitiéndonos evitar la asunción de las responsabilidades de
nuestras acciones.
"Es curioso que digas eso, Simeón –dijo la enfermera–. Al principio de mi
carrera, trabajé un par de años en la planta de psiquiatría de un gran hospital. Una
de las cosas que descubrí rápidamente fue que la gente con problemas
psicológicos padece con frecuencia de «trastornos de la responsabilidad». Los
neuróticos asumen demasiada responsabilidad y creen que todo lo que pasa es
culpa suya. «Mi marido es un borracho porque soy una mala esposa», o «Mi hijo
fuma porros porque he fracasado como padre», o «El tiempo es malo porque no
dije mis oraciones esta mañana». Por otro lado, la gente con problemas de
trastornos del carácter, generalmente asume demasiada poca responsabilidad
sobre sus actos. Dan por sentado que todo lo que va mal es por culpa de otro.
«Mi hijo tiene problemas en la escuela porque los profesores son infectos», o
«No puedo ascender en la empresa porque le caigo mal al jefe», o «Yo soy un
borracho porque mi padre también lo era». Y luego tenemos los que están entre
dos aguas, caracterópatas-neuróticos, que unas veces asumen demasiada
responsabilidad y otras demasiado poca".

Hoy día, la desvinculación sobre las causas de nuestros estados emocionales es una
moderna enfermedad de nuestro tiempo. Incluso hay pensadores(3) que llegan a opinar
que los estados occidentales actuales pueden entenderse como una "cómoda
irresponsabilidad tutelada".

EL PODER DEL COMPROMISO

Es necesario un cambio de pensamiento y pasar del "las cosas que me ocurren…" al "lo
que estoy haciendo para que me pasen cosas.", o "de mi fracaso son responsables los
otros" al "¿Qué es lo que hago para fracasar?". Es un paso mágico que irá de la mano del
compromiso. ¿Por qué? Porque el compromiso entendido como una obligación contraída
consigo mismo, puede convertirse en una formidable herramienta para evolucionar. El
compromiso engendra responsabilidad; genera una energía que permite que el sueño se
transforme en meta, y la meta en realidad. El compromiso crea responsabilidad, poder y
confianza.
Por eso es importante no comprometerse haciendo promesas o declaraciones cuando
nuestro estado de ánimo es elevado o eufórico; cuando nos hemos calmado, entonces
podemos no sentirnos con ánimos para llevar adelante lo prometido. Es preferible hacerlo
desde la calma, así iremos modificando nuestra manera de relacionarnos con las

63
responsabilidades

CONCLUSIONES

Tomar consciencia de nuestra responsabilidad en la vida nos sirve para darnos las
instrucciones a seguir; o nos servimos del cerebro o podemos acabar siendo servidores
de él.
Atribuir a otras personas nuestro control emocional nos resta poder sobre nuestras
vidas y nos deja en manos de otros, no hay porque permitir que quienes gobiernan
nuestros estado emocionales sean otras personas.
Si no asumimos la responsabilidad de haber creado nuestro presente, nuestra
realidad actual, nos estamos negando poder realizar cambios sobre ella. El responsable
de mis actos soy yo y no mi pasado, nadie es un prisionero del pasado.
Y para terminar un cuento…
"En Grecia existía un sabio. Con ánimo de divertirse, dos jóvenes querían
ridiculizar y poner en duda la reputación del sabio. Intentarían engañarlo mediante
el siguiente ardid: irían a hacerle una pregunta. Uno de ellos llevaría un pájaro en la
mano y le preguntarían al anciano si el pájaro está vivo o está muerto. Si el anciano
contestase que está vivo, el joven apretaría al ave, matándola y dejándola caer al
suelo. En cambio, si el viejo contestara que el pájaro está muerto, lo soltaría y el
pajarillo emprendería su vuelo. Fue así que fueron al encuentro de aquel sabio; este
los recibió con sencilla cordialidad y cuando se pararon frente a él, el joven dio un
paso adelante y preguntó: "sabio, el pájaro que tengo en la mano: ¿está vivo o está
muerto? A lo que el sabio respondió: muchacho, la respuesta está en tus manos".

EJERCICIOS PROPUESTOS

Ten en cuenta los derechos asertivos que fórmula Manuel J. Smith(4)


Tienes derecho:

1. A ser el único juez de tu comportamiento, tus pensamientos y tus emociones.


2. A no tener que dar razones o excusas para justificar tu comportamiento.
3. A juzgar –decidir– si asumes o no la responsabilidad de buscar soluciones para
los problemas de otras personas.
4. A cambiar de opinión.
5. A cometer errores y ser responsable de los mismos.
6. A decir: "No lo sé".
7. A ser independiente de la buena voluntad ajena.
8. A tomar decisiones ajenas a la lógica.
9. A decir: "No lo entiendo".
10. A decir: "No me importa".

64
Y practique, practique el autocontrol sobre todo aquello que le cueste realizar,
cambiar… Yo, por ejemplo, pienso que trabajar como terapeuta es un juego de niños
comparado con ejercer como padre.

¿Y Vd.?

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

La externalización como una forma de poner afuera la responsabilidad y la culpa hace


que sintamos y veamos que el otro es un "enemigo". Podemos construir sin darnos
cuenta una imagen del otro "pintada" con nuestros prejuicios y nuestras emociones.
Dos películas, que tienen en común el estar dirigidas a cuatro manos, nos pueden
dar buenos ejemplos de esto. Una un clásico que siempre es agradable de revisitar, y la
otra una película argentina más actual en la que unos personajes han de convivir como
vecinos.

• El hombre de al lado (2009) Dir: Mariano Cohn y Gastón Duprat.


La película nos muestra una disputa vecinal entre dos hombres. Una pared
medianera que divide dos mundos opuestos. La luz de una ventana es el motivo de
la disputa. Poco a poco podemos pensar si la ventana no es más que un espejo
donde aparentemente vemos al otro pero donde nos estamos reflejando a nosotros
mismos.

• West Side Story (1961) Dir: Robert Wise y Jerome Robbins.


En este musical juvenil vemos como el enfrentamiento entre los "sharks"
portorriqueños y los "jets" de ascendencia europea, carece de cualquier capacidad
reflexiva. Todo lo malo viene del otro. La externalización surge como un
pensamiento automático caldeado por el grupo. Revisitación de Romeo y Julieta, la
tragedia de Shakespeare en las calles de Nueva York. Una historia similar
barcelonesa es la película Los tarantos (1963) de Francisco Rovira Beleta, en este
caso enfrentados dos grupos gitanos: "Los Tarantos" y "Los Zorongos". Los
Tarantos fue nominada al Oscar como mejor película de habla no inglesa. También
se puede leer la obra de Shakespeare y comparar con los films.

REFERENCIAS MUSICALES

• Dreamseed. Hemy-Sync.
Música altamente meditativa y reflexiva, crea un "efecto espejo" para facilitar la
autoobservación.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

65
1. Tomado del libro El darse cuenta. Véase referencia en Bibliografía final.
2. Hunter JC. La Paradoja, de Edit. Empresa Activa, 1999; pp. 146-147.
3. Marina JA, en el semanal de La Vanguardia.
4. Smith MJ. Cuando digo no me siento culpable. Barcelona. Edit. Grijalbo.
1989; pp. 81-110.

66
5
APRENDER A DESCONECTAR

Nos convertimos en aquello a lo que prestamos atención.


EPICTETO

¿Le ha ocurrido alguna vez mientras trabajaba con su ordenador que este se quedara
bloqueado? ¿Qué es lo que hizo en aquel momento? Es bastante probable que, después
de haber intentado una y otra vez su desbloqueo, acabara por apagarlo o reiniciarlo.
¿Qué es lo que hace cuando alguna vez se siente bloqueado, atascado por algún
problema o por las circunstancias que vive? Creo que es una lástima que no poseamos un
botoncito que nos pueda reiniciar para poder volver a comenzar de nuevo desde el
principio
Una vez estaba junto a mi esposa en una tienda de cocinas. Llevábamos bastante
tiempo hablando con la vendedora y diseñadora, a la vez que paseábamos por la tienda
mirando posibles modelos y haciendo diseños, tomando medidas, valorando materiales,
etc. En un momento dado y sintiéndome cansado cuando ya llevábamos un buen rato
enfrascados en estas actividades, propuse sentarnos en la mesa para descansar. Allí
comenté que empezaba a sentirme "embotado" de lo que estábamos haciendo. La

67
vendedora dijo, con mucha puntería, que me entendía, que ella precisaba "sacarse de la
cabeza" la cocina que tenía anteriormente en "la mente" para iniciar su trabajo con otros
nuevos clientes.
Me sorprendió que describiera de una forma tan sencilla la necesidad de
"descontaminarse" del trabajo anterior para ubicarse en una nueva tarea, y ello me
condujo a reflexionar si hacemos algo parecido cuando nuestro trabajo son las personas.
La idea de limpiarse, de ventilarse, de dejar la mente en blanco para comenzar de
nuevo, no es algo que se contemple habitualmente desde los espacios terapéuticos,
aunque no dudo que quien más y menos dispondrá de sus propias técnicas para
renovarse.
Nos ocurre a menudo que en momentos en los que nuestras emociones "se mueven"
y se eleva la intensidad emocional que vivimos por cualquier causa, grabamos de forma
inconsciente la información que estamos percibiendo en aquel momento. Este es un
hecho bien conocido en la comunicación, donde se sabe desde hace mucho que cualquier
información que se quiera hacer llegar al receptor, va a grabarse con más facilidad y
profundidad en una persona si está asociada a un estado emocional intenso. ¿Tiene
alguna duda el lector? Piense en los anuncios de la TV, o en el cine, donde se conjugan
con tanta perfección las emociones con la información para grabar los mensajes. Es un
mecanismo terroríficamente eficaz, pues crea condicionamientos inconscientes que son
difíciles de romper.

¿QUÉ SON LAS TÉCNICAS DISIPATIVAS Y PARA QUÉ SIRVEN?

Las técnicas "disipativas "(de "disipar", desvanecer, evaporar, hacer más ligero) son
herramientas que nos ayudan a liberar presiones emocionales.
Aunque vamos a hablar en un capítulo específico sobre ella, conviene que hagamos
algún apunte práctico sobre la preocupación. La preocupación sería la persistencia de la
atención consciente sobre un determinado hecho, idea, pensamiento. Curiosamente, es
un proceso que no se controla desde la consciencia y la voluntad, ya que su desarrollo o
anulación es inconsciente (no voluntario).
Parece que no existe nada en la naturaleza que no tenga su propia función, e incluso
podríamos decir que en el caso de que parezca que algo no tenga función, lo que esté
ocurriendo es que, sencillamente, lo ignoremos todavía. A lo largo de la evolución ha sido
adaptativo y funcional que nuestra atención persistiera y se fijará a cualquier problema
para tratar de resolverlo, de ahí que la "preocupación" tenga una buena base práctica,
pues preocuparnos sobre algo nos puede conducir a su resolución.
Conociendo que la mente tiende a persistir en sus ocupaciones, por eso es bueno y
conveniente distraerla antes de pasar a otra ocupación diferente.
De ahí que muchas veces hablemos de nuestras preocupaciones como "llevarnos los
problemas a casa", que hablemos del "no desconectar" o de "seguir trabajando en casa
después de haber salido del trabajo", etc.
Igual que abrimos ventanas y puertas para permitir renovar el aire viciado de un

68
espacio como un cuarto, una sala, etc., sería ideal que lo pudiéramos hacer con nosotros
mismos para renovar nuestro "aire emocional", permitiéndonos la salida de presiones
emocionales y así poder cambiar la atención desviándola de los focos que nos preocupan.
En nuestro caso, estaríamos hablando de ventilarnos, de "sacarse el caso o el problema
de encima".
Los técnicas disipativas son herramientas que atenúan o rompen este mecanismo
mental de persistencia de la atención sobre una idea o pensamiento que nos atrapa y nos
sirven para distraer la atención. Las técnicas disipativas son técnicas de ventilación
emocional que sirven para cambiar el estado físico-psicoafectivo. Nos permiten,
mediante maniobras simples, cambiar nuestro foco de atención o variar nuestra fisiología,
identificar emociones y gestionar de forma equilibrada las tendencias que producen (a
preocuparnos, angustiarnos, actuar, etc.). Sirven para romper los condicionamientos
inconscientes establecidos en aquel momento.

ALGUNAS TÉCNICAS DISIPATIVAS

Puede Vd. ir caminando por la calle, o está en un transporte público y puede ver a
personas que tienen pequeños auriculares puestos para escuchar música, caminan o están
sentados ajenos a lo que les rodea, están inmersas en una especie de "autismo evasivo";
están evadiéndose de sus actividades cotidianas. Cualquier situación que nos distraiga ya
es, por sí misma, una técnica disipativa. El cine, el teatro, los espectáculos, la lectura la
televisión son grandes elementos (podríamos considerarlos "técnicas") distractivos y
disipativos. Con mesura y bien empleadas, nos ayudan a distraernos y aligerar las cargas
de la vida cotidiana. Este tipo de actividades humanas tiene un gran reconocimiento,
siendo sus profesionales, sobre todo sus "estrellas", personas de gran prestigio social. Por
algo será. Pensemos en que, por ejemplo, grandes científicos que realizan importantes
investigaciones no tienen, en cambio, ni ese reconocimiento ni las importantes
remuneraciones de muchos artistas.
En la vida, hay que apegarse a la experiencia para vivir, pero también para poder
vivir hay que desapegarse de algunas experiencias. ¿Se imagina Vd. haciendo el amor
mientras está con la mente puesta en la cotización de la bolsa? Más nos vale que estemos
bien apegados en este caso; pero si no somos capaces de desapegarnos de un problema o
trauma que hemos vivido o que hemos escuchado de otra persona, lo pasaremos mal.
Aprender cómo "desconectar" constituye una tarea difícil de dominar, tanto como
aprender a "como conectar".
Con estas técnicas es probable que no resuelva sus problemas, pero sí que
conseguirá aliviar tensiones que nos bloquean y "enganchan" a aquellos:

– Una buena técnica para ir ganando objetividad y perspectiva sobre nuestras


acciones es esta: Estando en la cama, en el momento justo antes de ponernos
a dormir, imaginar que podemos proyectar en la pantalla de nuestra mente la
película de todo lo que hemos vivido durante el día. Solo proyectar los

69
hechos, tratando de no realizar ninguna interpretación sobre lo vivido.
Realizarlo 3 o 4 veces. Una vez hecho, pasarse la misma película de los
hechos del día, pero esta vez iniciándola desde el final, es decir, la "película
imaginaria" debe comenzar por el momento de acostarse y también esta vez
tratando de no realizar ningún tipo de interpretación sobre los hechos, solo
verlos. Practíquelo.

– Otra buena técnica es desapegarse, desagregarse emocionalmente de las


palabras. Esa es una de las técnicas de mayor eficacia en la terapia para
modificar las asociaciones (interpretaciones) que hacemos con los hechos
vividos. ¿Cómo hacerlo? Aquí tiene una técnica sencilla y muy económica:
Escribir. Escriba en un papel sobre algo que le preocupe. Tan solo escriba, sin
pensar en hacerlo "bien o mal" o "tener faltas de ortografía". Tómese Vd.
mismo como un personaje y escriba sobre lo que le está ocurriendo en tercera
persona ("él" está preocupado porque no sabe si su jefe quiere despedirle;
"ella" está angustiada porque no sabe cómo puede resolver el problema que
tiene con su hijo, etc.).

OTRAS TÉCNICAS Y EJERCICIOS PROPUESTOS

• Respirando. Practicar la respiración diafragmático-abdominal.


• Mirando una foto que nos conecte con un estado emocional positivo
• Moviéndose. ¡Cuántos paseos conocen los alrededores de mi servicio!
• Hablar: ¿Por qué será que hablar es bueno para los problemas? Ya lo dice el
vocabulario popular, la sabiduría popular. "Hablar reduce los problemas a la
mitad de su peso".

CONCLUSIONES

Hay que desapegarse de las experiencias para aprender.


Quedarnos pegados a pensamientos, a experiencias, no es señal de patología sino
de nuestra naturalidad. El cerebro persiste en buscar salidas a cuestiones que nos
influyen, pero no discrimina la veracidad o falsedad de la información que está
manejando, y el sistema nervioso sufre por ello. Por ese motivo nos interesa más
hacer cosas diferentes que seguir pensando sobre lo que nos preocupa.
Podemos ejercitar técnicas para reducir la intensidad emocional asociada con el
ejercicio de la terapia, de la ayuda, del coaching, de la formación. No hay técnicas
mejores, peores o ideales, hemos de probar la que mejor se ajuste a nuestras
condiciones.

70
REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

Un ejemplo de técnica disipativa lo podemos encontrar en una película sencilla, que es


como un pequeño cuento de hadas.

• Tres deseos (Three wishes) (1995) Dir: Martha Coolidge.


La película está ambientada en los años 50 y explica la historia de una joven viuda
que tiene dos hijos y que atropella a un misterioso vagabundo, protagonizado por el
malogrado actor Patrick Swazyne, fracturándole una pierna. Lo acogen en casa
hasta que se recupere y comienza a ser entrañable para los niños. Uno de ellos juega
en un equipo de béisbol y el resultado es nefasto ya que es un equipo que pierde
todos los partidos. El misterioso vagabundo se va acercando al grupo y les empieza a
enseñar y aconsejar una serie de técnicas. Aquí es donde entraría la técnica
disipativa. El grupo vive con la angustia y la ansiedad de golpear la pelota, de no
perder y él les enseña a olvidar todo esto. No obsesionarse en golpear la pelota
cuando les lancen, abandonarlo de la mente. Con ello disminuye la ansiedad que
impedía sacar las cualidades y aumenta la confianza. El resultado es positivo. De
hecho pronto sabremos que el misterioso vagabundo era una figura legendaria del
béisbol que se retiró y desapareció.

REFERENCIAS MUSICALES

• Cavern of sirens de Steve Roach. Vidna Obmana.


Música tribal electrónica que llega a digerirte para acabar expulsándote hacia otros
mundos desconocidos, que se van delineando en la imaginación con las pinceladas
musicales.

71
6
PONGA UN OBSERVADOR EN SU VIDA

Vemos las cosas no como son, sino cómo somos nosotros.


I. KANT

EJERCICIO

Esta vez le planteo un ejercicio* en el que le pido que haga una descripción de Vd.
mismo teniendo en cuenta estas premisas:

• Hacerlo en tercera persona. Es importante hacerlo de esta manera.


• Hacerlo con todo detalle.
• Hacer la descripción como si estuviera siendo descrito por alguien que le
conoce perfectamente, como podría hacerlo un/a amigo/a que le conoce
íntimamente. Puede Vd. decir, por ejemplo, "Juan me describiría …"
• Describirle en todo lo que es personalmente significativo para él. Por ejemplo:

72
– ¿Cómo se ve a sí mismo/a?
– ¿Cómo le ven los demás?
– ¿Cuáles son sus cualidades positivas?
– ¿Cuáles son sus cualidades negativas?
– ¿Cómo se relaciona con los demás?
– ¿Cómo se comporta cuando está relajado?
– ¿Cómo se comporta cuando está bajo estrés?
– ¿De qué habla cuando habla?
– ¿Le prestan atención sus conocidos cuando habla?
– Etc.

¿Cómo fue el ejercicio? ¿Es usted objetivo a la hora de describirse? Parafraseando a


G. Kelly, podríamos llegar a decirnos que "si no sabes qué es lo que anda mal en tu
cliente, pregúntaselo". Pero, con honestidad y honradez, ¿Somos capaces de
"autodiagnosticar" lo que no funciona de nosotros mismos?
A veces queremos hacer o decir algo a alguna persona y, de forma sorprendente (y
muchas veces también desagradable) comprobamos que nuestra intención ha sido
malinterpretada o ignorada.
Con regular periodicidad, precisamos llevar el coche al taller mecánico para revisar
su funcionamiento, o tenemos necesidad de mirarnos al espejo para peinarnos. Sin
embargo, hemos olvidado que precisamos de la opinión de los otros para comprobar si
estamos bien vestidos o no lo estamos y si la imagen que queremos dar es la que se
corresponde con la vestimenta. A igual manera, nuestro funcionamiento, nuestros
comportamientos son reflejados en el "espejo social", es decir, en nuestras relaciones con
los demás. Los resultados de nuestra comunicación son las respuestas que estemos
obteniendo. En definitiva, no somos objetivos con nosotros mismos y precisamos de la
mirada de los demás para contrastar nuestra propia percepción.
¿Le ha podido pasar a alguno de Vds. haber pensado en alguna ocasión cosa del
tipo?:

• Yo soy el más inteligente… o …no soy inteligente.


• Yo no me equivoco como otros… o …me equivoco más que otros.
• A mi esas cosas no me ocurren… o …se me ocurren cosas mejores.
• Soy el único que se entera de lo que está pasando… o …no me entero de lo
que está pasando.
• Mi trabajo es el mejor de todos… o …no llego a ser como todos.
• Etc.

No es nada extraordinario. Todos somos humanos y compartimos nuestra


humanidad. Somos cualquier cosa menos "objetivos" con nosotros mismos. Percibimos,
o ni siquiera llegamos a percibir, una imagen muy distorsionada de cómo nos ven las
otras personas.

73
En general, cuando nacimos fuimos durante un tiempo algo único e importante para
nuestros padres, éramos el centro de atención. Algo nos ha quedado de este pasado. Esa
sensación interior forma parte de nuestras estructuras defensivas, las que nos permiten
mantenernos en pie en la vida. Quien más quien menos, vive envuelto en una capa de
vanidad que puede tener mayor o menor "grosor", según la persona.
No vemos las cosas que ocurren y el mundo tal y como son o suceden, sino tal
como somos. Posemos un sistema de filtrado de la información que nos influye
enormemente, aunque lo ignoramos porque hemos crecido con este sistema incorporado
y forma parte de nuestra "naturalidad".
Algo similar ocurre con las tareas de ayuda y cuidado. Las personas, los
profesionales de la ayuda y también los equipos de trabajo de las instituciones sanitarias,
de las empresas, de la psicología, de salud mental, etc., viven dentro de esta distorsión
perceptiva, por lo que precisan revisar sus actuaciones para analizarlas y cuidarse, para
así poder cuidar a otras personas.
Frases del tipo como "somos los mejores", o "somos muy buenos en esto u lo otro",
… las he podido escuchar en los diferentes equipos en los que he trabajado a lo largo de
mi vida. Son una forma de afirmarse sobre sí mismos frente a las difíciles tareas de la
ayuda; ya que "ser el mejor" o "muy bueno" implica una comparación con otros
servicios, equipos y … ¿Se conoce el funcionamiento de los demás? Nuestra distorsión
nos lleva a decirnos que somos mejores que los demás desconociendo del todo a los
demás, pero la afirmación por sí misma constituye una forma de sentirse seguro en la
forma de trabajar.

¿QUÉ ES UNA SUPERVISIÓN?

La supervisión consiste en exponer nuestro trabajo al análisis externo con la finalidad de


mejorarlo.
El término supervisión se acuñó en el campo de la formación de psicoanalistas,
aludiendo a una práctica específica de la formación, en la que someten a la consideración
de una persona externa el trabajo que realizan con sus pacientes. Eso hizo que se
difundiera el término de supervisión. Pero en organizaciones empresariales y hospitalarias
el vocablo supervisión está referido a un concepto de autoridad y fiscalización, que
conviene que dejemos claro que en este contexto no tiene.
Entendiendo las supervisiones como procesos de entrenamiento y formación de
recursos humanos, su existencia sirve para generar procesos de cambios que ayuden a las
personas en el desempeño de sus profesiones con el desarrollo de las tareas y funciones.
De ahí que cuando alguna persona revisa nuestros trabajos nos podamos sentir
incómodos, controlados, vigilados incluso. Sin embargo es preferible ser consciente de
que si lo que hacemos no puede verse y no puede medirse (el trabajo que realizamos)
entonces tampoco podrá mejorar. En este contexto, entenderemos la resistencia al
cambio no como algo negativo, sino simplemente como inevitable
En muchos equipos clínicos se genera ansiedad entre los profesionales al afrontar

74
casos complejos y graves; no es extraño –quizás sea de los más habitual– que esas
tensiones induzcan el movimiento y la inercia a la acción para encontrar salidas y
soluciones. La angustia es contagiosa. En el caso de la ayuda y, paradójicamente, a
medida que aumenta el número de profesionales que se movilizan en un caso,
disminuyen las posibilidades de que el paciente se mueva para cambiar. Este tipo de
situaciones, por ejemplo, son las que precisan ser supervisadas.

OBJETIVOS DE LAS SUPERVISIONES

Es difícil, imposible, navegar por carretera, con una nave por el espacio o por el mar en
un barco si no vamos haciendo continuamente ajustes para corregir el rumbo.
Continuamente nos estamos desviando y continuamente hemos de rectificar. ¿Los
hacemos nosotros en nuestro trabajo?
En primer lugar, nos interesa comprender el presente como parte imprescindible para
diseñar el futuro. Se trata de conocer el "donde estamos ahora" (estado actual) para
poder construir el "donde queremos estar" (el estado deseado o futuro).

75
En segundo lugar, trataremos de identificar conflictos y carencias, tanto propias
como de nuestros equipos y organizacionales, conocer los hábitos y obstáculos que
impiden cambiar, para poder ir del cuidado individual al cuidado grupal.
Los objetivos de estas supervisiones clínicas, de equipos e institucionales, son los de
promover la mejora de los profesionales en sus tareas de trabajo, para estimular y
enriquecer sus aportaciones en el seno de sus propios equipos.

OBJETIVOS DE LAS SUPERVISIONES Y DE LAS INTERVENCIONES

1. Generar un espacio que favorezca la reflexión participativa en grupo y con el


grupo, para lograr el intercambio y la producción de conocimiento, e inducir la
autocrítica, no en el sentido de examen ni de fiscalización, sino como un
elemento esencial en la realización de la tarea.
2. Propiciar la creatividad de las personas y del equipo.
3. Facilitar el despliegue de estrategias de intervención terapéutica, de los procesos
de mejora y de cambio.
4. Detectar focos de conflictos.
5. Plantear interrogantes y no afirmaciones.
6. Diseñar intervenciones eficaces.
7. Contener la angustia y favorecer la manifestación y elaboración de las
ansiedades de los miembros de los equipos.
8. Promover mecanismos de protección para detectar el malestar que produce en
los profesionales los encargos imposibles de satisfacer con los recursos
disponibles.
9. Prevenir los riesgos de actuaciones improvisadas cuando no se cuentan con los
recursos de formación y técnicos necesarios para la realización pertinente y
oportuna de cada intervención profesional. En este sentido, es esencial

76
recordar que en el campo sanitario especialmente, y en operaciones cotidianas,
el propio psiquismo de los profesionales es el instrumento privilegiado para el
desarrollo de las acciones que lleva a cabo. Hay que cuidarlo. Si existe algo
importante en los trabajadores de la salud y que no debemos perder de vista,
es que nuestro trabajo contiene en su seno las semillas de la salud y de la
insalubridad, en tanto que operamos con dos grandes temas de la Humanidad:
las ansiedades de la muerte y la locura.

REFLEXIÓN GENERAL

El rol del supervisor comprende tareas de liderazgo y coaching. Las técnicas empleadas
dependen de la orientación de la persona, pero como rasgo común, comparten aspectos
del counselling, la terapia, la formación e incluso a veces de la consultoría.

77
La mirada combinada de varias personas sobre el mismo cliente, paciente, caso o
situación nos puede dar una mayor y mejor imagen sobre aquello que está sucediendo.
Por así decirlo, pasamos de una percepción "unidimensional" a otra "multidimensional".
Para el profesional de la ayuda las supervisiones deben de entenderse como
procesos de entrenamiento y formación de recursos humanos, con el objeto de alcanzar
sus metas en diversos periodos de tiempo (Tabla 6.1). Solo es analizando los vínculos
como podemos desvincularnos de algo…

Tabla 6.1. Cronología de una supervisión.

FASES SUPERVISIÓN

1. Análisis topográfico: fase de exploración e Entrevistas individuales. Sesiones grupales.


identificación de dificultades (individuales, grupales, El papel del supervisor es más activo.
organizativas, etc.). Cabe esperar que en esta fase
aparezcan negaciones, resistencias, conflictos.

2. Fase de transición: Aceptación de conflictos, gestión Sesiones grupales. Alguna individual.


de estos y toma de decisiones. Papel activo del supervisor y coach.

3. Fase productiva o creativa: La energía individual y Sesiones grupales. Alguna individual.


grupal se dirige hacia la obtención de resultados. Papel de acompañamiento y coach.

CONCLUSIONES

Las supervisiones son una parte importante de las profesiones de ayuda. Permiten
revisar los trabajos, someterlos a la crítica constructiva y poner en marcha planes de
mejora.
Supervisar los trabajos de ayuda no significa fiscalizar, sino revisar el trabajo
realizado.
En general, las situaciones que se supervisan acostumbran a ser las que reflejan
mayores dificultades en su manejo para los profesionales.
La supervisión es un proceso de aprendizaje y mejora profesional.
Es importante que el trabajo de supervisión se realice a nivel grupal.

EJERCICIOS PROPUESTOS

Propongo, para comprobar nuestras dificultades para objetivar hechos, realizar el


siguiente ejercicio:

1. Escoger de nuestro entorno a una persona que no nos guste. Una vez elegida,
describir enumerando todas las cosas que no nos gusten de ella.

78
2. Después, describir todo lo que alguien debería decirnos, sobre la misma
persona, para definirla por todo aquello por lo que debería caernos bien.
3. ¿Qué es lo que ha podido aprender? ¿Ha descubierto algún aspecto nuevo que
antes no consideraba?
4. Escribir. El poder de escribir. La escritura tiene el poder disociante del lenguaje
y de la experiencia. A medida que más hablas de la experiencia negativa más
te obligas a sacarla de ti, te obligas a ordenarla, a separarte para verte y hablar
de lo que sentías, lo ves desde otro ángulo.

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

Un observador externo un experto, que ayude a conducir por la arboleda de la


incertidumbre lo podemos encontrar en dos comedias en las que los guías/supervisores
de los atribulados protagonistas son mitos idealizados.

• Sueños de un seductor (Play it again, Sam) (1972). Dir: Herbert Ross.


En esta divertida comedia basada en una obra de teatro escrita por Woody Allen, el
protagonista (W. Allen), un neurótico e inseguro personaje que fracasa en sus
intentos de seducir a las mujeres, recibe la ayuda y los consejos del mismísimo gran
seductor en la pantalla: Humphrey Bogart.
• Loco de amor (Lovesick) (1983). Dir: Marshall Brickman.
Aquí el protagonista es un psicoanalista, interpretado por Dudley Moore, que se
enamora obsesivamente de una paciente. Al angustiado psicoanalista le visita nada
menos que el espíritu de Sigmund Freud, interpretado por el gran Alec Guinness,
para irle guiando y ayudando.

Si en ambas películas ambos supervisores son mitos grandiosos, encontramos algo


más cercano a la realidad en dos estupendas series de TV que abordan el tema de la
psicoterapia, los diferentes pacientes, la vida del terapeuta y la supervisión realizada por
otro compañero experto.

• En terapia (In treatment) (2008-2010). Dir: Varios directores.


Serie emitida por la HBO durante tres temporadas y ganadora de numerosos
premios (Emmy, Globo de Oro) en la que el protagonista (Gabriel Byrne) es un
psicoanalista que acude en busca de ayuda a su supervisora, Gina.
• En terapia (2012) Dir: Alejandro Maci.
Serie argentina, cuya 1a temporada (desconozco si continuará) tiene 45 capítulos y
aborda las sesiones de psicoterapia psicoanalítica por el terapeuta (interpretado por
Diego Peretti) con determinados pacientes fijos. Cada episodio es una sesión, y la de
los viernes será la que él hace con su supervisora Lucía Aranda.

Tanto la serie norteamericana como la argentina son un remake de una serie

79
televisiva "madre" que se hizo en Israel y se tituló: Be 'Tipul (2005) Dir: Hagai Levi, Ori
Sivan, Nir Bergman

REFERENCIAS MUSICALES

• Whale Rider, de Lisa Gerrard.


• Call of the mystic, de Karunesh.
Músicas introspectivas, intimistas, meditativas para poderse conducir hacia la
observación del mundo y del misterio de la vida.

*Esta técnica se conoce como AUTOCARACTERIZACIÓN, y está basada en los trabajos de George Kelly
(1905-1967), un destacado investigador y autor sobre la Psicología de la Personalidad. Busca conocer cómo las
personas "construyen" subjetivamente sus modelos del mundo, de la vida, de sus causas y de las relaciones
sociales.

80
7
LOS MITOS DE LA TERAPIA

La condición del ser humano se caracteriza por la volubilidad, el tedio y la ansiedad.


BLAISE P ASCAL

EJERCICIO

¿Alguna vez asistió por sí mismo o acompañó a alguien en una sesión o charla con algún

81
profesional de la ayuda, o quizás de la enseñanza? En caso de haber sido así, y si el
recuerdo que mantiene es positivo respecto a la experiencia, ¿Qué fue lo que le gustó de
aquel profesional cuando tuvo trato con él? ¿Quizás lo que le decía?, o ¿cómo lo veía?, o
¿cómo se comportaba?
Hace ya años y a los pocos meses de iniciar mi trabajo como profesional, estaba
entrevistando a un joven que había acudido al servicio donde trabajaba para tratar
problemas de ansiedad. Aunque hoy día también continúa ocurriendo, en aquel momento
de mi vida y de mi trabajo, cada persona y sus problemas abrían ante mí un mundo
sorprendente y, en la práctica, desconocido. Era consciente de mi falta de práctica y de lo
inseguro que me sentía en mi papel, aunque procuraba compensarlo tratando de
aparentar seguridad. Recuerdo la sorpresa que me produjo cuando aquel joven, en un
momento de la entrevista, me dijo: "Hay que tener mucha seguridad en uno mismo para
estar ahí sentado, donde está Vd.". Yo pensé: "Si tú supieras…" Pero no dije nada y tan
solo convertí mi inseguridad en una sonrisa.
Aquel joven no me estaba mirando y viendo tal cual yo hacía (un médico muy joven
que comenzaba a trabajar) sino que estaba "fijado a la imagen"; solo veía aquello que yo
representaba para él, o sobre lo que yo "debería ser o hacer". Estaba observando su
propio mito sobre lo que era un profesional de la ayuda.

REFLEXIÓN GENERAL

Freud(1) dijo muchas veces que hay tres cosas que no se pueden hacer a la perfección:
curar, educar y gobernar. Sus aspiraciones en el terreno del tratamiento analítico se
limitaban a conducir al paciente a poder trabajar, para ganarse la vida y para aprender a

82
amar.
En la ayuda y en la terapia, uno de los mitos más grandes que existen es el de que,
por el hecho de realizarla, se evita el sufrimiento y se dejan de tener problemas. De ser
así, la terapia supondría un estado utópico de ausencia de sufrimiento. Pero, ¿existe una
vida en la que no haya problemas ni sufrimientos? ¡No será en la vida humana del
planeta Tierra, tal y como lo conocemos!
La meta de una terapia consciente y responsable solo puede ser el enfrentamiento
eficaz con los problemas, no un mundo sin problemas. Por ello, la finalidad de cualquier
terapia habrá de apuntar preferiblemente hacia lograr mejorar la capacidad de adaptación
al sufrimiento, a la adversidad y a los conflictos.
Vamos a examinar ahora algunos de los mitos más prevalentes sobre el profesional
de la ayuda, sobre los pacientes, sobre las terapias y sobre los problemas.

MITOS SOBRE EL PROFESIONAL

El hecho de dar por supuesto (como se da habitualmente en los medios laborales) que los
profesionales ya poseen una serie de habilidades específicas para las profesiones que van
a ejercer, profesiones de ayuda, crea un mito difícil de afrontar y resolver. Es preciso
conocer el propio funcionamiento para poder orientar a otras personas sobre cómo están
funcionando en sus vidas.
Otro de los grandes errores consiste en que el mismo profesional de la ayuda se
atribuya los éxitos a la propia responsabilidad y los errores o fracasos a la
responsabilidad del paciente. Algo muy común entre profesionales. Cada cual, paciente
o cliente y profesional de la ayuda, conductor o coach; debe asumir su propia
responsabilidad (sobre su compromiso, implicación, sobre el aprendizaje, sobre el
conocimiento, sobre la técnica empleada, sobre la idoneidad del momento, etc.).
El artífice de los cambios será siempre el paciente o cliente, ayudado o acompañado
por el profesional de la ayuda o conductor. Él es quien modificará creencias,
comportamientos, sentimientos, y no el profesional de la ayuda…, aunque también la
terapia y el coaching puedan ser (y habitualmente los son) transformadores para las
personas que los realizan
Otro mito, El profesional debe mantener siempre la distancia con los pacientes. Es
deseable aprender a manejar la distancia en la relación terapéutica o de ayuda.
Precisamos entrenarnos en no permanecer tan próximos como para acabar yendo de
copas con todos los pacientes o clientes; pero tampoco es recomendable estar tan lejos
como para no llegar a verlos (¡ni ellos a ti!). Es importante la cercanía para transmitir
empatia y proximidad humana, y alejamiento emocional para no resonar con el mismo
sufrimiento que el paciente o cliente experimenta. Si así fuera, las profesiones de ayuda
serían algo insoportable.

MITOS SOBRE EL PACIENTE

83
Los pacientes quieren cambiar…, o los pacientes no quieren cambiar. Tanto una
creencia como la otra son, en realidad, pensamientos distorsionados que aparecen en la
mente del profesional de la ayuda, que confunde lo que se dice a sí mismo con la
observación de lo que está presenciando. Claro que no siempre es así, pues una larga
experiencia basada en la observación y la reflexión crítica y supervisada pueden apoyar
esta creencia en ocasiones.
Ocurre que, muchas veces hay personas que ponen mucha más atención sobre lo
que le está pasando en el momento actual, que no en lo que han estado haciendo a lo
largo del tiempo (incluso de su vida) para que eso le ocurra. Les es difícil relacionar lo
que les ocurre con estructuras y automatismos, hábitos, de los que no se dan cuenta; se
desconocen, entendiendo que el "suceso", el "problema" o el malestar psíquico o
emocional que presentan es algo sobrevenido y de lo que no son responsables.

MITOS SOBRE EL "PROBLEMA"

"Ha de llegarse a la solución total y definitiva de un problema"(2). Parece como si por


el hecho de conducir las preguntas hacia supuestas causas del pasado se pudiera llegar a
conocer y averiguar el porqué estas causas generaron los problemas actuales; y que
además este conocimiento causal sea imprescindible para hacer los cambios en el
presente.
Creer en este mito es entrar en un juego en el que se piensa que la aclaración
racional de las causas que han originado el problema, unido a las argumentaciones
también racionales emitidas por el profesional de la ayuda con soluciones que permitirán
resolver el sufrimiento del paciente.
Lo que está pasando sin que nos demos cuenta es que estamos aplicando en la
terapia humana una ley práctica de la física mecánica: La ley de la causa-efecto, válida
para muchas cuestiones de la Naturaleza ("si el cielo está lleno de nubes grises de
tormenta, es probable que acabe lloviendo". Nubes = causa, llover = efecto). El mito del
trauma es un buen ejemplo de esta situación.
Pero se obvia lo que es más evidente en la persona que tiene el problema, que el
verdadero problema es la solución hasta el momento intentada del problema. La
persona se está empecinando una y otra vez en tratar de solventar sus dificultades
usando el mismo método, más de lo mismo, en lugar de ensayar alternativas diferentes.
En algunas tecnologías del cambio, como la Programación Neurolingüística, se dice: "Si
lo que hace no funciona, cambie haciendo algo diferente".
Que el conocimiento del problema, o su descubrimiento, implica la óptima
resolución de este. Una importante y distorsionada creencia entre los profesionales de la
ayuda y los clientes es la de que una vez a la persona ha comprendido lógicamente el
problema que le hace sufrir ya va a poder arreglarlo todo.
Otro de los mitos es creer que los cambios han de producirse rápidamente y en la
dirección deseada (¿por su profesional de la ayuda?).

84
MITOS SOBRE LA TERAPIA

Piense el lector que cuando el paciente llega a la consulta del profesional de la ayuda, ya
ha intentado todas las opciones racionalmente posibles desde su comprensión del mundo.
Solo le falta que ahora el profesional de la ayuda comience a dar nuevas
explicaciones racionales sobre lo que le pasa. Es ilusorio pensar que estas explicaciones
van a ayudarle a cambiar algo. Nada está más lejos de la realidad práctica.
En pocos ámbitos como en la psicoterapia predominan las ideas de lo absoluto. Hay
que aprender a aceptar que no existen soluciones perfectas, que los problemas pueden
volver a presentarse y que la vida es un proceso adaptativo en el que podemos aspirar a
hacerlo lo mejor posible por el mero hecho de que el escenario se modifica sin cesar.
Cabe preferir mejorías esenciales o parciales. Pensemos, por ejemplo, en que la persona
reduzca sustancialmente su sufrimiento, que pueda dormir algo más o mejor que antes,
que padezca menos miedo en el ascensor, etc.
Así se elimina la idea del cambio como cuadro utópico en puros colores blanco y
negro, en términos de éxito total o fracaso definitivo.
Resalto esa dicotomía que muchas veces predomina en la terapia en la que la
persona, cliente o paciente no sabe o está roto y el profesional de la ayuda, conductor o
coach es competente y está intacto; en la que parece que conforme más competente e
importante parezca el profesional de la ayuda, más pequeño e incompetente se hace el
cliente. Tema sin duda complejo y difícil de conceptuar desde nuestra percepción
habitual y científica sobre los modelos de terapia, hoy más volcados en el peso biológico
que en una integración sobre el peso constructivo de una realidad social cambiante.
Hay técnicas que funcionan, y no precisamente desde lo racional, aunque no
siempre ni para todos. Eso se conoce muy bien. Y el hecho de que las técnicas no se
adapten al marco conceptual de otras teorías está muy lejos de ser una demostración de
inexactitud y de la inexplicabilidad de la técnica (como ocurre, por ejemplo, en la
hipnosis).

85
CONCLUSIONES

Es muy higiénico cuestionarse los mitos y dogmas sobre:

• Los profesionales de la ayuda.


• Los pacientes.
• La terapia.

Cuando una persona nos habla de sus problemas nos está también orientando
hacia sus soluciones, hacia sus dificultades. Cuando la persona habla del malestar, de
la insatisfacción con la que vive su vida, las más de las veces nos habla de sus
esquemas de ideas y pensamientos rígidos y poco favorecedores de las relaciones.
Mi propuesta pretende desarrollar valores y actitudes, comprendiendo que:

• Es imposible cambiar al otro.


• Solo es posible cambiar el propio comportamiento, y que solo se puede
aspirar a incorporar nuevos conceptos e ideas para cambiarse como
profesional de la ayuda y así poder influir sobre los otros.
• Solo podemos aspirar a relacionarnos con los demás de otra manera.
• Es posible aspirar al equilibrio y control de uno mismo trabajando el
autoconocimiento.
• Es muy sano contactar con nuestra responsabilidad, reflexión y compromiso
frente a las tareas y acciones.
• Hay que aprender a marcarnos objetivos y metas.
• Podemos aprender a potenciar nuestras partes sanas (las propias y las de los
pacientes o clientes, ya que acostumbra a ser más efectivo que centrarse en

86
lo inadecuado; aunque esta situación no es generalizable a casos
psiquiátricos graves).

En absoluto es posible brindar una solución para cada caso sin un análisis más
profundo, ya que correríamos el riesgo de no desarrollar las actitudes y valores
adecuados para aprender a cambiar.
Como decía B.F. Skinner, un famoso psicólogo norteamericano: "En cierto
modo, toda psicoterapia es una reprogramación. Usted no está curando un desorden,
usted está añadiendo algo a la historia de un individuo. Si lo añadido es
suficientemente poderoso, conducirá, con seguridad a un comportamiento diferente".

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

A lo largo de la historia del cine la figura del terapeuta ha sido idealizada en muchas
ocasiones y también ridiculizada. Son como las dos caras de la misma moneda. Entre los
años 50 y principios de los 60, coincidiendo con la popularización del psicoanálisis en EE
UU, aparecieron muchas películas que mostraba a un psicoanalista o a un terapeuta
altamente idealizado. Un ejemplo de ellas:

• Las tres caras de Eva (The three faces of Eve) (1957). Dir: Nunnally Johnson.
La película está basada en el caso real de una mujer que sufre un trastorno de
identidad múltiple y desarrolla tres personalidades diferentes. Por esta película la
actriz Joanne Woodward ganó un oscar. Un esforzado terapeuta, interpretado por
Lee J. Cobb, logra dar con el trauma infantil inconsciente que provocaba la
alteración y también con su remedio. Esta visión cinematográfica del psicoanálisis se
extendió por aquellos años como un mito: un trauma inconsciente siempre estaba
detrás de la alteración y su recuerdo y catarsis en presencia del idealizado terapeuta
liberaba y curaba al paciente. El propio psicoanálisis refería que eso era un mito
cinematográfico, que no tenía que ver con la realidad de los tratamientos. La propia

87
Eva, en la que se basaba la película, que se llamaba Chris Costner Sizemore, publicó
un libro en los años 70 explicando que si bien el trauma infantil existió en realidad, la
recuperación no vino por su recuerdo sino por un largo y laborioso periplo de
psicoterapia, con adelantos y retrocesos. El libro se tituló I'm Eve y se puede
encontrar en inglés.

Mitos sobre el paciente, el enfermo, también lo encontramos largamente extendido


en la sociedad y el cine también se hizo eco de ello. Un mito típico es que el enfermo
mental es un asesino. Muchas películas lo reflejan: un enfermo mental se escapa de un
psiquiátrico y empieza a matar, convirtiéndose en un asesino en serie. Una
desmitíficación de este estereotipo aparece en una película italiana, sencilla y poco
conocida:

• Sin piel (Senza pelle) (1994) Dir: Alessandro D'Alatri.


Un joven (Saverio) es un enfermo mental. En el fondo es alguien vulnerable, "sin
piel" protectora, como simboliza el título. Al ser extraño la comunidad lo va a vivir
como alguien peligroso. El director quiso hacer esta película como respuesta al
sensacionalismo conque los medios de comunicación trataban en Italia las noticias
referidas a los enfermos mentales.
• Una terapia peligrosa (Analyze this). Film del año 1999, dirigida por Harold
Ramis.
El capo de la mafia Paul Vitti (Robert De Niro) precisa de atención psiquiátrica a
raíz de problemas de estrés y una infancia traumática. Aunque escéptico de partida,
busca a un psiquiatra (Billy Crystal) para que lo trate. Con muchos tintes cómicos,
se presentan los estereotipos del terapeuta, que también vive sus propios problemas,
del paciente, y de la "causa" del trastorno, y de cómo su análisis conduce a la
curación.

REFERENCIAS MUSICALES

• Sacred Hymns de Gurdjieff, de Hartmann.


La música de carácter sagrado proporciona solemnidad y la dignidad para afrontar la
vida.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Citado por Theodore Reik, psicoanalista austro-norteamericano (1888-1969).


2. Watlawitz P. El lenguaje del cambio. Barcelona. Herder. 2002; p. 142.

88
8
NADA ES, TODO CAMBIA

Abordar lo difícil, por su parte más fácil; hacer lo grande, comenzando por lo
pequeño. En el mundo, las cosas difíciles se hacen siempre comenzando por lo más
fácil, y las cosas grandes, comenzando por lo más pequeño.
TAO TE CHING, LAO T SE

¿Cuál es el mejor momento para reparar un tejado? El mejor momento para reparar un
tejado es cuando el tiempo permanece estable y luce el sol.
Una de las situaciones habituales en la ayuda, la terapia y el coaching es que cuando
una persona siente malestar o quiere mejorar en su vida, quiere cambiar. Por ese motivo
busca algún profesional que pueda ayudarle. Es del todo lógico y comprensible; la
insatisfacción, el malestar, el dolor, actúan como señales de alarma que empujan a hacer
algo para aliviar la sensación de que las cosas no están como quisiéramos. Nos lanzamos
animosamente hacia los cambios, que muchas veces parecen funcionar al principio, pero
muchas veces también los viejos patrones de funcionamiento retornan de nuevo y
entonces podemos desesperanzarnos, incluso renunciar a nuestro propósito. Es como si
quisiéramos reparar el tejado cuando está lloviendo.
En un excelente comentario acerca del cambio, Paul Watlawitz, nos dice:

89
"Yo propondría, para empezar, responder a la pregunta de la manera más
práctica que sea posible: quien acude a nosotros en busca de ayuda, es porque,
de alguna manera, sufre bajo el peso de su relación con el mundo. Con esto
quiere decirse –y esta opinión se remonta hasta el primitivo budismo que, como
es bien sabido, era eminentemente práctico– que sufre bajo el peso de su
concepción o imagen del mundo, bajo la no resuelta contradicción entre lo que
las cosas son y lo que, de acuerdo con su visión del mundo, deberían ser. En
este punto, le quedan dos posibilidades: una intervención activa, que acomoda
en mayor o menor grado el medio ambiental a su visión del mundo, o, donde
esto no es posible, proceder a la inversa, es decir, acomodar su visión del
mundo a los datos inamovibles. La primera de estas dos soluciones puede muy
bien ser objeto de consulta y asesoramiento, pero difícilmente de la terapia en
sentido estricto; la segunda es, en cambio, el objetivo y la meta propia del
cambio terapéutico".

EJERCICIO

Imagine por un momento el lector que es el trabajador de una empresa. Hasta aquel
momento de su vida Vd. ha trabajado puntual, eficaz y diligentemente para su empresa,
y además está orgulloso por ello y la empresa también lo está de Vd.; pero llega un
momento en que la empresa, por las causas que fuere, ha decidido que va a hacer
reestructuraciones. Uno de esos cambios consiste en que se ha decidido prescindir de sus
servicios como trabajador, pues ya no se le necesita. ¿Puede Vd. imaginarse cómo se
sentiría?
Algo parecido nos ocurre cuando decimos que queremos cambiar nuestras vidas.
Las diferentes parte componentes de nuestra estructura psíquica (una estructura que
constituye más bien una corporación que una unidad) son y han sido "trabajadoras" en
aras de nuestra adaptación y equilibrio para la vida, han participado activa, alegre y
efectivamente en construir nuestro "psiquismo global" y entonces, de pronto, les
enviamos el mensaje de que vamos a "cambiar algo". Como reacción, algunas partes de
nuestra estructura se comienzan a sentir inseguras, intranquilas, tienen miedo y,
consecuentemente, se resisten a cambiar.
El malestar, la incomodidad, el disconfort, son indicadores de buena dirección.
¿Cuesta creerlo? Seguramente, pues los seres humanos tenemos incorporada la respuesta
de huida frente a las situaciones desagradables, pero hay que diferenciar bien este
malestar o incomodidad del "estar mal", ya que es la señal inequívoca de que estamos
contrariando hábitos y automatismos, de que estamos haciendo cambios.
Puedo poner varios ejemplos de situaciones de cambio:

• En una ocasión, acudió a nuestro servicio un matrimonio maduro. Habló el


marido: "vengo para que cambie Vd. a mi esposa". La esposa no dijo nada.
• Un equipo de dirección diseña un plan maravilloso para cambiar las creencias y

90
conductas de los empleados. El plan no funciona. La "culpa" se le echa a los
empleados porque no quieren cambiar. ¿Se ha contado en este plan con los
empleados?
• María se presenta como caso. Piensa que ha identificado su problemática. Se
cree hipercontroladora, y cree que no puede solucionarlo si no es haciéndolo
mediante el consumo de medicación ansiolítica. El profesional de la ayuda le
pide que le indique qué comportamientos concretos quiere cambiar o
"descontrolar", para encontrar una alternativa de control de estados
emocionales frente a la medicación. Se define la intervención como una
manera de ayudar a expresar la totalidad potencial de la persona, y como una
manera de ayudar a focalizar, para ir a lo concreto. Hay que concretar la
información. Es la parte más importante de los cambios en la terapia y el
coaching.

La palabra cambiar deriva del latín tardío cambiare, trocar, se supone que aludía a
una onomatopeya de golpear, chocar, por el choque o apretónde manos del trueque en la
antigüedad. Era el contrato por excelencia. En nuestro contexto sociocultural, la
definición de cambiar significa reorientar, redireccionar. Cambiar es también evolucionar.
Un cambio es una cascada de eventos que van encadenándose entre sí para acabar
formando un todo lineal, que adquiere carácter cualitativo, cuantitativo y diferencial
cuando se examina retrospectivamente en el tiempo.
Pero, ¿de qué cambio hablamos cuando estamos hablando de cambiar? Queremos
cambiar algo de nosotros mismos pensando que así podremos vivir más tranquilos, más
seguros, más realizados. Pero a la vez, todos estamos en el convencimiento de que
nuestro modelo del mundo, nuestra forma de ver las cosas, nuestra forma de organizar la
vida es la mejor que existe y por ello nos resistimos a abandonarla cambiando. ¿O no?
De no ser así, ya haría tiempo que todos nosotros hubiéramos hecho cambios.
Cambiar es un proceso consistente en acortar las distancias entre dónde estamos y
dónde queremos estar, entre lo que somos y lo que nos gustaría ser.

91
A veces, y en las terapias se les dice a los pacientes que los profesionales ya saben lo
que les ocurre, que se les ha hecho un diagnóstico y que se les va administrar un
tratamiento… ¡Aunque el paciente no esté de acuerdo! Por descontado que no estamos
hablando de situaciones psíquicas o psiquiátricas de gravedad donde la alteración que se
produce afecta la capacidad y juicio de la persona para discriminar la realidad. Lo mismo
ocurre en organizaciones donde los directivos "diagnostican" a los trabajadores y deciden
un "tratamiento" que administrar, gran parte de las veces sin que exista tampoco acuerdo
con los implicados.

La vida, el mundo y las cosas que conocemos están cambiando continuamente.


Podríamos decir que hay que cambiar para permanecer estables y conservar el equilibrio

92
en un mundo de cambios constantes

NUESTRAS RESISTENCIAS A LOS CAMBIOS

Alguien dijo una vez que la fórmula de la felicidad era un equilibrio óptimo en la vida
entre la novedad y lo conocido

El sentimiento de autoeficacia (y autoestima) proviene de la realización de proyectos


en el mundo material. Ello es lo que nos da la energía para realizar los cambios.
Entonces, y frente a unas perspectivas de cambiar algo para mejor, ¿quién no
querría hacerlo? Muchas veces la resistencia a los cambios está situada en nuestro
interior. Si fuera tan sencillo hacer cambios, pasaría como cuando desechamos alimentos
cuya fecha de caducidad ha sido rebasada. Tiraríamos a la basura algo que no nos sirve
ya y se acabó el asunto. Pero ocurre que los seres humanos somos como autómatas
repetitivos. Nos empecinamos una y otra vez en repetir lo mismo, o en pelearnos
internamente para vencernos y salirnos con la nuestra. Hacemos la guerra… solo que con
nosotros mismos. Nos olvidamos de que solo hay construcción y avance cuando hay
paz. El camino del desarrollo está marcado por la pacificación interior y no por la lucha
contra uno mismo.
Estar aplicando soluciones de ayer a los problemas de hoy es uno de los
comportamientos o pautas de actuación que nos lleva a las mayores cotas de sufrimiento.
En los cambios es muy importante mantener la atención de nuestra mente fija sobre
nuestro propósito y relativizar la importancia de los resultados, puesto que los cambios
van a ser, ante todo, un tema de aprendizaje y no hay aprendizaje en el que no se den
resultados negativos, al menos en su inicio.
Podemos decir que algunas leyes físicas intervienen en el microcosmos que es el ser
humano. La inercia (la tendencia de los objetos a mantener su estado de reposo o
movimiento) se opone a nuestra capacidad para hacer cambios en la vida. Cuanto mayor
sea la inercia (las rutinas, los hábitos) por inconsciencia de esta, mayor habrá de ser la
fuerza para mover o variar las rutinas. En este caso, la fuerza iniciadora y mantenedora
del cambio es la motivación, el deseo y el recuerdo permanente de aquello que queremos
alcanzar, del fin, de los objetivos propuestos. De ahí que haya que estar pendientes de
uno mismo para no repetir lo mismo.
Lo primero de todo es observar, ser conscientes de aquellas rutinas que hemos
creado nosotros y que hemos automatizado, convirtiéndonos en seres robóticos,
alienados. Este será el primer paso para cualquier cambio.

ALGUNAS PERCEPCIONES DISTORSIONADAS SOBRE LOS

93
CAMBIOS EN:

Las terapias

• La mayoría de las terapias buscan que el otro cambie. El cambio comienza por
aceptarse.
• A menudo se dice a los clientes: "Conforme haga cambios va Vd. a sentirse
mal". La incomodidad es diferente al desagrado. La incomodidad corresponde
a la primera parte del cambio (véase el tercer modelo al final del capítulo).
• Los modelos más clásicos de terapias pretenden cambiar desde la
confrontación. Puede creerse que dar buenos argumentos pueda llegar a
convencer a la otra parte. Sin embargo, nuestra tarea no consiste en hacer
posible el cambio, sino en ayudar a hacerlo deseable, y ello pasará por una
atención exquisita hacia la persona que quiera cambiar, en la que ella se dé sus
propios argumentos, aceptándose y dirigiendo su proceso. Nuestra tarea será
acompañarlos.
• El profesional de la ayuda está habituado a observar el cambio conductual sin
reparar en que el primer nivel de los cambios se realiza en el observatorio
mental. Es preferible trabajar con objetivos.
• También muchas terapias encaran su trabajo pretendiendo hacer los cambios
contra el pasado (revivir el trauma para salir de él, analizar lo patológico para
sanarse, luchar contra la propia historia, etc.). No es que esta estrategia no
haya de ser empleada en ocasiones, sino que es mucho más útil hacer los
cambios a favor del futuro, "mirando adelante" para orientar nuestras
acciones.

94
LOS GRUPOS, EQUIPOS Y ORGANIZACIONES

Uno de los grandes mitos es el de que las personas, los grupos, los equipos y las
organizaciones son resistentes a los cambios.
Una cosa es la incomodidad, o la pérdida de privilegios cuando esta se da en el
cambio, pero otra bien distinta es la resistencia. La queja de muchos profesionales no es
resistirse al cambio, sino la de no haber participado activamente en él. Entonces los
cambios se viven como algo externo, impuesto y, consecuentemente, se rechaza.

CÓMO FAVORECER LOS CAMBIOS

Estamos culturalmente condicionados a pensar "Estoy mal así"; pero podemos salir de
ese atrapamiento introduciéndonos esta pregunta (para romper el "círculo de la
preocupación") "¿Cómo quiero estar?".
Si conceptuamos el cambio como desprendernos de alguna parte, de enajenarla de
nosotros, de desecharla, de dejar algo con lo que estemos a disgusto, nos estaremos
condenando a padecer un conflicto permanente. Por el contrario, si construimos una
imagen deseable de un logro futuro, todas nuestras partes se entusiasmaran con el
cambio.
Interesa imaginar y visualizar los cambios. Solo con saber que es posible podemos
ya ponernos en la dirección adecuada.
Cuando aparezcan pensamientos del tipo:

95
• "No podré".
• "No sabré".
• "No saldrá bien".
• "Siempre sale mal".

Vamos a llamarlos "parásitos mentales", y podemos "desactivarlos" diciéndonos


también: "En estos momentos, estoy teniendo el pensamiento de que…"

• "En estos momentos, estoy teniendo el pensamiento de que no podré".


• "En estos momentos, estoy teniendo el pensamiento de que no sabré".
• "En estos momentos, estoy teniendo el pensamiento de que no saldrá bien".
• "En estos momentos estoy teniendo el pensamiento de que siempre sale mal".

Pruebe a hacerlo y experimente cómo le funciona.


Podemos introducir "semillas mentales positivas", pensamientos cuya repetición
favorezca sentirse cómodo en la incomodidad…

• La semilla germina de día y de noche, estando dormido o despierto


(relacionado con las creencias).
• Las personas pueden cambiar y tienen en sí todos los recursos que precisan
para cambiar.
• La vida que lleva la ha creado vd., no es un producto de las circunstancias, por
lo tanto también puede determinar las circunstancias para cambiar su vida.
• Si lo que está haciendo no funciona, cambie y haga algo diferente.
• Uno de los secretos es saber transformar las buenas vivencias en recuerdos
permanentes, y las malas, en momentos fugaces de nuestra existencia.
• Establecer el compromiso con la intención, más que con el comportamiento (el
acto puede fallar, pero la intención ha de permanecer).
• Permitirse la palabra dejar por la palabra perder. Para tomar, coger, llenarse
primero es necesario soltar.
• Al vivir dentro de una cultura que privilegia y fomenta la individualidad y la
originalidad, tenemos en mayor o menor medida incorporadas creencias que
pueden impedirnos dejarnos asesorar para cambiar, ya que podríamos
conceptuarlo como una debilidad. Les propongo que cuando podamos pensar
que "debemos ser originales", o "que nos bastamos por nosotros para hacer las
cosas", poder recordar una bonita frase de Marco Aurelio(1):

"Cambiar de camino, seguir a quien te coloca en la dirección correcta, no


significa perder la libertad: cambiar es una acción tuya, que precisa tu
impulso, tu decisión y también tu inteligencia".

Podemos utilizar lo que se llama en Psicología la "pregunta milagro" y que en su

96
aplicación práctica es una especificación de objetivos. Por ejemplo: ¿cómo sabrías que
has resuelto tu problema si lo estuvieras viendo filmado en vídeo?
Eric Kandel, ganador del Premio Nobel de Fisiología en el 2000, dice lo siguiente:

"En la medida en que la psicoterapia es eficaz y produce cambios duraderos en


el comportamiento, cabe suponer que lo hace mediante el aprendizaje,
produciendo cambios de la expresión génica que alteran la fortaleza de las
conexiones sinápticas y cambios estructurales que alteran la configuración
anatómica de las interconexiones entre células nerviosas del cerebro(2).

Algo así como decir que tenemos poder para cambiar incluso nuestra biología.
Quiero exponer, de forma ilustrativa, varios modelos del cambio que viene
utilizándose hasta hoy en las terapias, en situaciones de crecimiento y desarrollo personal,
en el desarrollo de las organizaciones, etc. Estos modelo se aplican como una manera de
representar visualmente "el mapa" por el que transitamos cuando estamos inmersos en
los cambios.
Dos de los modelos son conocidos desde hace tiempo, pero el último es hoy por hoy
menos conocido (aunque también tiene sus años). Todos los modelos son
representaciones gráficas sobre como suceden las cosas, más no representan a la realidad
tal cual es, compleja y variante. No hemos de confundirnos.

• El primer modelo es de características lineales. Las cosas suceden y se


desarrollan una detrás de la otra. Es un modelo que atiende a la causalidad de
las circunstancias, ordenado en el tiempo. Puede ser válido y aplicable, por
ejemplo, sobre los cambios biológicos en el desarrollo del ser humano.

97
• El segundo modelo es una representación de tipo circular(3).
Se aplica en varias situaciones, sobre todo en el ámbito de las dependencias.
Se habla de etapas o estadios del cambio aludiendo a una secuencia circular en
la que puede haber un avance o retorno sobre cualquiera de las etapas. Las
etapas son las siguientes:
– Precontemplación. La persona ignora, no es consciente, no se cuestiona
sus comportamientos y creencias, pero aumentan las dudas.
– Contemplación. La persona duda sobre sus patrones de comportamiento
y las consecuencias de ellos. Se evocan razones para cambiar.
– Acción. La persona desarrolla consciencia de lo que ocurre, ya está
buscando activamente el cambio, se dan los pasos para cambiar.
– Mantenimiento. La persona "mantiene" el cambio de creencias y
comportamientos realizados.

98
• El tercer modelo es poco conocido y muy interesante. Nos sitúa frente a un
cambio evolutivo que ocurre tanto en las personas como en los grupos y
colectivos, sociedades y en toda la humanidad. Se describen varias etapas que,
muy en resumen, son las siguientes:

α Permanecemos en una situación estable.

β La rutina comienza a invadirnos y nos planteamos el cambio.

γ Aún frente a la posibilidad del cambio, nos insegurizamos y padecemos al comprobar


que no es tan fácil cambiar, que todavía no somos diestros. Es una situación de crisis.

δ Comenzamos a comprobar que, vemos la luz al final del túnel, "algo nos puede ir bien".

nueva δ Alcanzamos un nuevo equilibrio, hemos adquirido nuevas creencias y habilidades,


hemos evolucionado.

Y podemos situar estas fases en un diagrama de este tipo:

99
CONCLUSIONES

A veces nos empeñamos en perseguir y acosar a otros para que cambien, algo que es
imposible, y olvidamos cambiar nosotros, algo que es posible.
Más que empecinarse en resaltar el malestar por lo que no nos gusta que estemos
haciendo, es preferible crear una imagen que encienda el deseo de cambiar.
Hay que tratar de no desanimarse frente a las primeras dificultades, ya que antes
de mejorar las cosas parecen empeorar (el propio proceso del aprendizaje conlleva el
error como medio para aprender).
Los cambios mentales preceden a los cambios de nuestro comportamiento. Para
cambiar la forma de vivir hay que cambiar la forma de pensar antes de que la forma
de vivir nos cambie la forma de pensar.
Un aspecto importante sobre los cambios es el de que cuando vivimos
situaciones de estrés parecen reactivarse o renacer patrones de creencias y conductas

100
que parecían ya superados y olvidados. Ocurre en las dependencias a las sustancias,
dependencias emocionales, etc. Es posible que si los cambios que se han realizado
desde la misma estructura psíquica de la persona, la reactivación pueda deberse a que
inconscientemente nuestro psiquismo busca la estabilidad, la seguridad de lo
conocido, al incomodarnos e insegurizarnos lo nuevo, y el pasado nos da mucha
seguridad, pues ya se conoce al haberse vivido.

EJERCICIOS

Llevar un registro de logros y tiempo. Proponernos un cambio pequeño y monitorizarlo.


Si no lo hemos podido realizar, pensar qué es lo que puede haber fallado. A este respecto
son herramientas muy útiles los cuadernos para ir anotando, los diarios, etc.
La renovación interior, el cambio, puede también tener su correspondencia simbólica
con el correlato de la acción, que es la muestra externa del movimiento interno. Podemos
renovarnos internamente cambiando el orden en el que permanecemos junto a las cosas
materiales. En momentos de inseguridad, de malestar, en que nos sentimos inestables,
podemos ordenar, recomponer, nuestras fotografías, libros, muebles, etc.; es decir,
ordenando nuestro espacio externo.

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

La resistencia a los cambios la podemos ejemplificar en el cine a través de dos comedias


que nos hablan de los cambios sociales y la resistencia del protagonista a asumirlos.

• Good bye, Lenin! (2003) Dir: Wolfang Becker.


En el Berlín oriental, unos días antes de que caiga el Muro, la madre del
protagonista, que es una gran seguidora comunista, entra en coma. Cuando despierta
todo ha cambiado. Alemania se ha reunificado y ahora es capitalista. El hijo intenta

101
por todos los medios que la madre, al despertar, no sepa de la realidad del cambio y
convierte la casa en un santuario socialista intentando ocultar la realidad
transformada.

En otras películas el personaje no ha estado "dormido" en un coma, sino encerrado


y oculto en un agujero, o un subterráneo, saliendo a la nueva realidad. Tras la guerra civil
española se les llamó "Los Topos", pero se traerá como ejemplo una película, divertida,
galardonada en Cannes con la Palma de Oro:

• Underground (1995) Dir: Emir Kusturika.


La película explica el destino de dos amigos, Marko y Petar en Belgrado, durante la
2a Guerra Mundial. Tras el bombardeo de la ciudad por los nazis, Petar resulta
herido y junto a otros partisanos se refugian en un sótano. Desde allí fabricarán
armas que luego Marko vende. Pero tras acabar la guerra Marko oculta a su amigo y
compañeros encerrados que esta ha acabado y les hace creer que el conflicto
continúa para que no salgan y sigan fabricando armas que él vende
clandestinamente. Marko se convierte en un héroe y favorito del régimen de Tito.
Pero la guerra entre Bosnia y Serbia 53 años después, destruye el subterráneo y los
partisanos salen al exterior y se encuentran con otra guerra y como si nada hubiera
cambiado.
La película es tremendamente enloquecida, cómica, a ratos surrealista, pero con
un trasfondo dramático típico del director.

REFERENCIAS MUSICALES

• Reiky whale song, de Kamal.


Entre relajada y profunda música ambiental. Acompaña en el cambio.
• Mercedes Sosa.
Entendimiento y enérgica impulsión hacia la vida, aceptando los cambios.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Meditaciones de Marco Aurelio. Enseñazas de una cultura moral. Ediciones


Temas de Hoy, 1994; VIII.16.
2. "A new intellectual framework for psychiatry?) (¿Un nuevo marco de
referencia intelectual para la psiquiatría?), publicada en American Journal of
Psychiatry en 1998; 155: 460.
3. Modelo Transteórico del cambio de Prochaska y di Clemente.

102
9
EL PODER DE LA ACCIÓN

Aunque estuviéramos mudos y quietos como las piedras, nuestra pasividad también
sería una acción.
JEAN P AUL SARTRE

Vamos a comenzar este capítulo realizando un ejercicio(1)…

PROCURE SEGUIR CORRECTAMENTE LAS SIGUIENTES


INSTRUCCIONES:

1. Siempre hay que leer con cuidado todas las cosas antes de actuar.
2. Escriba su nombre en el ángulo superior derecho de esta hoja.
3. Rodee con un círculo la palabra «nombre» en la instrucción 2.
4. Dibuje cinco cuadrados pequeños en el ángulo superior izquierdo de esta
hoja.
5. Escriba una X en cada uno de los cinco cuadrados que ha dibujado.
6. Rodee con un círculo el número de la instrucción.
7. Dibuje un círculo alrededor de la palabra «hoja» en la instrucción 4.
8. Cuente en voz alta: 1,2,3,4,5,6,7,8,9,10.
9. Ahora que ha terminado de leer cuidadosamente estas instrucciones, lleve a
cabo solamente las instrucciones 1 y 2.

¿Qué ha ocurrido? Aunque es posible que haya "seguido correctamente las


instrucciones" íntegramente antes de lanzarse a realizarlas, es más probable que se haya
volcado en realizarlas una por una.
Uno de nuestros automatismos más arraigados es el de lanzarnos a actuar, a "hacer
algo", sin una reflexión previa que nos oriente hacia ese algo al que se van a dirigir
nuestras acciones. La acción, sin una preparación reflexiva previa, adquiere
habitualmente más un carácter de "reacción" (acción o conducta mecánica frente a un
estímulo) que, en puridad, de acción (acción o conducta encaminada hacia un fin
determinado previamente).
Este es su primer aprendizaje en este capítulo. ¿De qué es ahora consciente?

¿DAR EJERCICIOS PARA LA AUTOEXPERIMENTACIÓN?

103
La idea de que este libro le proponga ejercicios para la autoaplicación parte de considerar
que los conceptos, las ideas mentales que tenemos sobre las cosas, permanecen
invariables en el tiempo, mientras que la experiencia de la vida varía continuamente. Al
experimentar con un ejercicio y realizarnos algunas preguntas se ponen en marcha
nuestras conexiones con la experiencia, despertando la propia reacción psicoemocional
por autoexperimentación de la respuesta o las respuestas. Al producirse información
desde la vivencia se cuestiona el concepto y se abre la puerta para hacer los cambios.
Conocer esta realidad nos permite usar los ejercicios como un buen método para generar
información. Los ejercicios permiten crear un distanciamiento entre los hechos, las cosas
y las distintas interpretaciones que hacemos sobre ellos. De ese modo resultan útiles para
experimentar diferentes perspectivas y así relativizar los contenidos y significados que
tenemos tendencia a atribuirles a los hechos, que las más de las veces solo sirven para
corroborar creencias y autoconfirmarlas más que para cambiarlas. Otro efecto de la
autoexperimentación es la "salida" de nuestra "autopercepción idealizada" para
conocernos tal cual actuamos, por mucho que no nos guste (¡Nuestras defensas!).
Cuántas veces se dice en medio de las reuniones de trabajo, entre compañeros por
los pasillos, o sencillamente, nos lo decimos a nosotros mismos: ¡¡¡Habría que hacer
algo!!!
Mi propuesta es esta vez pasar de una frase imperativa como esta a una
interrogación: ¿Hay que hacer algo?

Nuestra sociedad en el mundo occidental crea un moldeamiento cultural que nos


empuja con tremenda fuerza a crear o forjar creencias (pensamientos profundos) de este

104
tipo. No somos conscientes de que quien determina nuestro comportamiento no somos
nosotros mismos, sino nuestra estructura psicológica, y las más de las veces esta nos
viene dada por la cultura que compartimos a nivel familiar y social.
¿Quién mueve a quien? Si tuviera Vd. que hacer mover un carro tirado por bueyes,
¿pondría usted el carro delante de los bueyes?
La palabra acción proviene del latín actus, derivado de agere, obrar, action-
actionis, y que significa efecto de hacer. Esta palabra también tiene una relación
ideológica con el verbo poder..
Hoy día, una de las señas identitarias del hombre moderno lo constituye la
sobreocupación del tiempo. Disponer de una agenda saturada casi equivale a una imagen
de marca de la persona eficiente, que ocupa bien su tiempo. Dentro del flujo constante
de estímulos, actividades frenéticas y educación consumista que es nuestra sociedad,
piense el lector en cuando alguna persona conocida le propone realizar alguna actividad y
este le responde que no hay ningún problema pues dispone de tiempo libre para
dedicarle… ¡Casi suena a algo sospechoso!. A veces, nada es más lejano a una buena
calidad de vida, pues si en esa agenda no queda tiempo para uno mismo, ¿dónde está la
vida que vive esa persona?
En nuestra sociedad estamos entrenados en valorar, apreciar y admirar (fijarlos
como modelos) a las personas por lo que hacen y no por considerar lo que son.

¿SOMOS LIBRES DE HACER EN NUESTRAS VIDAS?

Un curioso estudio

Lo que nos dice la ciencia: "El acto voluntario está precedido por procesamientos
inconscientes en alguna parte del córtex frontal". La cosa da para pensar sobre quién
decide qué. Kornhuber et al.(2), descubrieron que existía una activación neuronal 800
milisegundos antes de iniciar el acto motor voluntario. Antes de decidir se desencadena
un potencial eléctrico negativo. Las implicaciones son tremendas. El estudio nos señala
que antes de que seamos conscientes de mover, por ejemplo, un brazo, ya se ha
estimulado la zona correspondiente en el cerebro, y que solo después es cuando somos
conscientes de ello.

UTILIDADES DE LA ACCIÓN

Para el profesional de la ayuda

Nada en nuestras vidas es un absoluto y la acción tampoco lo es. Sí que nos interesa
considerar uno de los aspectos de la acción, y es que actuar, permanecer en el
movimiento, tiene un efecto ansiolítico o reductor de tensiones internas atenuando
nuestra intranquilidad interior.
Actuar, "hacer algo", nos permite también justificarnos diciéndonos que ya estamos

105
haciendo algo, sentirnos útiles al hacer cualquier cosa. Por eso muchas veces que nos
lanzamos a la acción no buscamos tanto "solucionar" los problemas del otro como calmar
nuestra propia ansiedad. La acción, la movilización motora de nuestro cuerpo realizando
cualquier actividad nos tranquiliza al disipar parte de la tensión que conllevan
determinadas situaciones.
No cabe duda de que hay que interesarse por los pacientes o clientes, y pudiendo
comprender el sufrimiento, no hemos de incurrir en llegar por ese interés a movernos
más incluso que el propio paciente o cliente, ya que estaríamos asumiendo por él su
responsabilidad al estar olvidando algo muy importante y es que la acción no debe partir
desde nosotros, sino que ha de generarse en el propio implicado.
Por otro lado, que el profesional inicie la acción, tratando de intervenir, de
solucionar, implica que:

• Automáticamente estamos produciendo una reacción en el otro.


• Evitamos que la persona alcance consciencia sobre su implicación en el proceso
de las causas (si es que son identificables) de lo que le ocurre.
• Presuponemos que la persona no es creativa ni tiene capacidad de resolución
por sí misma.

Lanzarnos a la acción también puede servirnos para reducir el tiempo de espera de


resultados, si lo que pretendemos es disponer de resultados inmediatos que certifiquen
nuestra implicación en el proceso.

Utilidades para los ayudados

El ser humano es un experto evasor de responsabilidades, y por ello no es de extrañar


que tengamos tendencia a desplazarlas hacia los demás (véase capítulo sobre la
Externalización).
Hay que tener en cuenta el número de profesionales que están teniendo participación
en un caso o en una situación para no agregarse. A mayor número de profesionales en
movimiento, por lo general, menor movimiento del paciente. Funcionamos asumiendo la
parte de responsabilidad no asumida por la familia, formamos parte del problema y
queremos formar parte de la solución.

LA ACCIÓN CREA REALIDAD


Del dicho al hecho, hay mucho trecho.

Otro de los interesantes matices de la acción es que actuar, la acción, traduce en el


mundo material las cosas que pensamos que podemos hacer. Si pensamos que no
podemos hacer algo, ya no vamos a activarnos para hacerlo y si, por el contrario,
pensamos en que podemos, vamos a motivarnos para hacerlo. En el peor de los casos,
aún cuando no hayamos conseguido algo que pretendíamos hacer, siempre se habrá

106
desprendido una experiencia de aprendizaje realizada desde la realidad material y no solo
desde el pensamiento.
La desocupación atrae la preocupación, mientras que la ocupación atrae a más
actividad y la experiencia que deriva de esta. (Véase el Capítulo 10 sobre la
Preocupación).
A veces podemos fallar en lo que hacemos, somos humanos, Pero si nos
recordamos que nuestro comportamiento tiene una intención positiva, entonces es
preferible buscar el compromiso con la intención, no con una acción. La acción puede
fallar, la intención (el "objetivo a la vista") es lo que hemos de mantener constante. La
acción concreta puede no salir como desearíamos, puede ser inadecuada, torpe, o errar,
pero uno de los principios del aprendizaje es el de la repetir los comportamientos hasta
mecanizarlos e integrarlos. De ahí que el recuerdo constante de nuestra intención para
hacer algo sea la brújula que nos mantenga apuntando hacia ese norte donde queremos
llegar.
Al imaginar que podemos hacer algo ya iniciamos un primer movimiento en nuestra
mente, en nuestras emociones. Por eso el primer movimiento y la primera acción
comienzan en la mente. Si soy capaz de hacerlo en la imaginación, será ya una primera
vez… ¡Y la segunda vez no acostumbra a ser tan difícil como la primera!
Al igual que el arquitecto diseña primero en su mente el edificio, actuar, hacer cosas,
crea realidad, pues traslada al espacio externo aquello que poseemos en nuestro interior.
Además, está vinculado al compromiso pues nos genera la sensación de eficacia al hacer
aquello que decimos, y esto ya es, de por sí, un importante principio de congruencia o
equilibrio personal.
La acción es un verbo que está ligado al proceso de toma de decisiones. En primer
lugar hay que decidir, y en segundo hay que actuar en la dirección que hemos decidido
(véase Figura 9.1).

107
Figura 9.1.

108
Conforme más se acorte la distancia entre lo que decimos y lo que hacemos mayor
será nuestro propio concepto de eficacia en la vida (porque nos sentimos capaces de
"hacer lo que decimos"), y de manera subsiguiente, también se incrementará nuestro
propio concepto sobre el valor que nos atribuimos, es decir, la autoestima. Y ahí es
donde radica el poder del compromiso, nos prometemos a nosotros mismos algo que
vamos a realizar. Otras veces será el propio análisis de las acciones a realizar lo que nos
puede conducir a redireccionar las mismas, lo que estará relacionado con la
autoafirmación, entendiéndola como una creencia sobre la propia capacidad de eficacia,
aunque estén en aquel momento fallando los resultados. Este enfoque se está ya
aplicando como técnica en la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), la
Programación Neurolingüística (PNL), y otras terapias.

109
EL PODER DEL COMPROMISO

Anthony "Tony" Campolo, es un conocido pastor jesuita estadounidense, profesor


universitario de sociología, autor y conferenciante que ilustra como su fe puede ofrecer
soluciones en un mundo de complejidad. Habla con frecuencia del poder de la praxis
para restablecer matrimonios en dificultades. Asegura que la pérdida del sentimiento
romántico, que tantas parejas experimentan previo al divorcio, se puede paliar de hecho
si la pareja está dispuesta a resolverlo. Para conseguirlo, la pareja debe asumir un
compromiso de treinta días. El marido debe comprometerse a tratar a su esposa como
solía hacerlo cuando todavía estaba vivo el sublime sentimiento romántico, cuando la
estaba cortejando. Debe decirle que es bellísima, comprarle flores, sacarla a cenar, etc.
En resumen, debe hacer todas aquellas cosas que hacía cuando estaba «enamorado» de
ella. A ella le toca algo parecido, debe tratar a su marido como si fuera un novio reciente.
Tiene que decirle que es muy atractivo, hacerle sus platos favoritos, etc. Campolo
asegura que las parejas suficientemente comprometidas como para llevar a cabo estas
difíciles tareas, siempre consiguen que vuelvan los sentimientos. Eso es la experiencia
práctica y vivencial: los sentimientos que derivan de los comportamientos.
Kennon M. Sheldon, profesor del Departamento de Psicología de la University of
Missouri de Columbia, nos dice que la fórmula de la felicidad sería

Lo importante es que se realicen acciones que exijan la aplicación de nuestro


esfuerzo y capacidades, comprometiéndonos más con la intención que con el resultado,
ya que en la primera etapa del aprendizaje van a existir necesariamente errores. Sentimos
la máxima realización personal cuando nos enfrentamos a una tarea difícil pero que
podemos resolver gracias a las propias capacidades.

ROMPIENDO MITOS

Sobre la motivación. La acción precede a la motivación o voluntad. La motivación es


desarrollar un comportamiento, sin que exista ninguna obligación externa a ello, que se
sabe que es adecuado para uno mismo, aunque suponga esfuerzo o penuria.
Cualquier tema comienza a gustarnos cuando llevamos un tiempo haciéndolo,
aunque sea a desgana. Pensemos por ejemplo en el entrenamiento deportivo, en aprender
música. El aprendizaje conlleva una parte de tedio desagradecida en el que vas
incorporando como automatismos o hábitos la "técnica" para realizar la tarea. Y este
proceso se repite prácticamente con todos los temas humanos. Estar motivado es

110
encender el deseo por el cambio, y después, convertir ese deseo en comportamiento.

CONCLUSIONES

La conducta activa la motivación, y está relacionada con las creencias y se enciende


por la visualización de objetivos.
No distorsionar: ayudar es diferente a hacer por el otro.
La reactividad no engendra responsabilidad. Es preferible evitar el tic compulsivo
a dar soluciones, dejando que los clientes las encuentren por sí mismos.

EL PODER DE DETENER LA ACCIÓN

Una técnica interesante y novedosa es la llamada «Terapia de Aceptación y


Compromiso» (ACT)(3,4). Su objetivo esencial es cambiar ciertos afrontamientos de
experiencias vivenciales negativas que, paradójicamente, producen un efecto rebote y
conducen a una amplificación de los efectos negativos que pretenden controlar. Propone
una manera diferente de actuar, ya desde el pensamiento, ante los eventos para que sean
percibidos, observados y apreciados, al igual que se observa el valle desde la cima de la
montaña, sin lucha, sin combate internos. Plantea una inacción activa, en la que se
entrena al paciente a aceptar su experiencia vivenciada.
Hay que educar a los pacientes y clientes en tolerar la incomodidad del aprendizaje.
Dejar de tener un hábito gasta mucha energía, ya que "desaprender" es agotador.

EJERCICIOS

111
Instalar nuevas creencias

Nos será mucho más interesante y práctico instalarnos creencias que nos puedan ser más
útiles para la terapia. Se pueden "instalar" estas creencias por repetición y recuerdo,
diciéndonos y repitiéndonos otras ideas que nos sirvan mejor.

• No hacer nada ya es estar haciendo algo, o como mínimo, aquello que hay que
hacer.
• Disminuir el hábito compulsivo de "hacer cosas" en la terapia, muchas veces
ligado a la creencia de que el mejor profesional de la ayuda, o un buen
profesional de la ayuda, es el que más hace, el que más se mueve por sus
paciente. Hay que hacer justo lo que hay que hacer.
• La acción adquirirá sentido cuando vaya precedida previamente de reflexión
sobre la finalidad a la que irá dirigida
• Una buena manera de que las personas aprendan a iniciar sus primeras
acciones (mentales, en este caso) es preguntarles:
– ¿Qué has aprendido hoy aquí?
– ¿Qué saco yo de aquí, qué me llevo y puedo aplicar desde ahora mismo?

• La primera acción es mental. Podemos hacer trabajar a las personas


imaginando un contexto donde el comportamiento deseado se torne accesible.
Esta técnica nos permite crear opciones conductuales. No se preocupe si su
paciente o cliente se ríe, será una buena señal de que ya ha empezado a
"desatascarse".

112
REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

La relación entre la motivación, la acción y los propios deseos la podemos encontrar en


una película del maestro John Huston.

• Evasión o victoria (Victory) (1981) Dir: John Huston.


En la 2a Guerra Mundial un grupo de prisioneros de los nazis preparan una fuga. La
excusa será la preparación de un partido de fútbol entre un grupo de los prisioneros
y la selección nacional alemana. Para los prisioneros lo importante es la fuga y no el
encuentro deportivo. Pero poco a poco, mientras se entrenan, va apareciendo la
motivación de vencer también a los alemanes en el campo de fútbol y de realizar el
partido. De ahí el titulo de la película, ¿evasión o victoria?
Michael Caine capitanea un equipo formado por estrellas del balompié
como Ardiles, Boby Moore y el gran Pelé.

REFERENCIAS MUSICALES

• Cuadros de una exposición, de Modest Moussorgsky.


Cuando abandonar o dejar algo nos entristece, el cambio de ritmo también puede
conducirnos a la alegría de encontrar algo, de estar avanzando hacia algo. La vida es
un tema de ritmos y podemos aprender a sentirnos en ritmos diferentes para actuar

113
en la vida.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Ejercicio tomado y modificado del libro Dinámica de grupo en formación de


formadores. Véase referencia en la bibliografía.
2. Libet B, Gleason CA, Wright EW, Pearl DK. "Time of conscious intention to
act in relation to onset of cerebral activity (Readiness-Potential): The
unconcious initiation of a freely voluntary act". Brain, 1983; 106; 623-642.
3. Bayés R. El reloj emocional. Alienta Editorial, 2007; pp. 69-70.
4. Terapia de aceptación y compromiso de Steven C. Hayes, de la Universidad
de Nevada, Kelly G. Wilson, de la Universidad de Missisippi y Carmen
Luciano, de la Universidad de Almería.

114
10
CUANDO SE PONE EN MARCHA LA
BATIDORA. EL CÍRCULO DE LA
PREOCUPACIÓN

Nadie se castiga más que yo, y a propósito de todo. Pues no importa cuál sea el
pretexto del tormento. Y no puedo hacer nada.
E.M. CIORAN, CAHIERS

Hace un tiempo estuve compartiendo unas clases formativas con una compañera de
trabajo. Durante el desarrollo de las clases colaboramos en crear una situación
desagradable en la que ambos vimos mermados nuestros propios potenciales y
transmitimos una imagen de poco acuerdo y desconfianza. Di mucha importancia al
hecho y comencé a preocuparme por lo que había pasado, pues el curso acababa de
comenzar y aún quedaba por delante un buen segmento por completar, por lo que las
conjeturas que me hacía sobre las posibles y negativas consecuencias iba in crescendo.
Este pensamiento se me iba haciendo cada vez más absorbente y ocupaba la mayor parte

115
de mi atención y tiempo, cualquier resquicio que disponía entre medio de mis variadas
actividades lo dedicaba –de forma no voluntaria, claro está– a pensar sobre lo que le iba
a decir a mi compañera, sobre lo que ella podría decirme a mí, sobre lo que podrían
pensar los alumnos, sobre lo que podrían decir los directivos, etc., etc. Llegó un
momento en que mi preocupación fue tal que me era difícilmente soportable. Al final,
acabe decidiendo lo que podía hacer; asumiría en solitario todo el curso a sabiendas de
que era una tarea enorme, pero la alternativa me parecía mucho más válida que continuar
al lado de alguien en quien ya no confiaba.
Cuando te sientes impelido por ti mismo o por los demás a resolver algo o a dejar de
preocuparte por algo, podemos inducirnos un malestar creciente sin llegar a ser
conscientes de lo que estamos haciendo.
Muchas veces le decimos a conocidos: "No debes preocuparte por esto o por
aquello, ya que no tiene mayor importancia". Sin saberlo, la mayoría de las veces no
estamos sino ayudando a reforzar la angustia que experimenta la persona, ya que esta
sabe y conoce por sí misma lo perjudicial que es preocuparse por cualquier tema, pero
sin embargo le parece imposible dejar de hacerlo al no saber cómo. Es como si hubiera
entrado dentro de nuestras cabezas un insecto y que con su molesto zumbido no nos
permitiera escuchar otra cosa. Entramos en una especie de "tío vivo" mental, de agujero
negro que comienza a absorber los pensamientos; haciendo que los pensamientos giren y
giren, den vueltas, hasta llegar a convertirse en una batidora. ¡Y las batidoras hacen
mucho ruido!
¿Conocemos y sabemos lo que podemos hacer con nosotros mismos o con nuestros
clientes y pacientes para "despreocuparnos? ¿Conocemos alternativas para dejarnos de
preocupar cuando estamos preocupados?

¿SIRVE PARA ALGO PREOCUPARSE?

Preocuparse por algo es humano y natural, forma parte de nuestra manera de estar en el
mundo, de entender el mismo mundo y sus problemas. Usamos nuestra capacidades
cerebrales y nuestro pensamiento tal y como nos enseñaron. El cerebro y nuestros
pensamientos trabajan centrándose en la amenaza, buscando una salida, y persistiendo en
la búsqueda.

LOS ASPECTOS POSITIVOS DE LA PREOCUPACIÓN

Preocuparse tiene una función, que es resolver un problema, nos prepara para un suceso
futuro, nos motiva a emprender acciones y, sobre todo, evita pensar sobre otras cosas.
Frente al pensamiento de alguna amenaza o de un peligro potencial, (aunque sea una
catástrofe imaginaria), el cuerpo reacciona desencadenando un ataque moderado de
ansiedad; encendiendo un sistema de alerta que nos permite estar al cien por cien de
nuestras posibilidades defensivas. Nada que objetar al respecto, salvo que este sistema de
alarma se diseñó y era útil hace varios miles de años, cuando caminábamos indefensos

116
por las sabanas africanas y nuestra mejor defensa era prever el peligro, permanecer
siempre alerta y huir cuando era necesario.

LOS ASPECTOS NEGATIVOS DE LA PREOCUPACIÓN

De sus aspectos negativos destaca el hecho de que "estarse preocupando por algo" nos
sitúa en el futuro, nos hace distraernos del momento presente. Se evitan cosas que se
desean hacer. Causa fatiga, tensión, cansancio, alteraciones del sueño, de la
concentración. Es que bien conocido que cuanto más te enredas en tus pensamientos,
menos te implicas en lo que estás haciendo.
Aún a veces y para algunas personas, también preocuparse tiene sus ventajas, como
es distraerse de los temas emocionales e incluso puede funcionar como un mecanismo de
enganche (o defensa) en el que la persona preocupada deja de ocuparse de otras cosas
que le cuestan más afrontar.

CÓMO ACOSTUMBRAMOS A DAR VUELTAS. GÉNESIS DE LA


PREOCUPACIÓN.

Son más las cosas que nos atemorizan que las que nos atormentan, y sufrimos más a
menudo por lo que imaginamos que por lo que sucede en la realidad.
SÉNECA

A veces, cuando estamos bajos de energía, las dudas pueden llegar a inundarlo todo. No
sentimos que tengamos energía suficiente para salir de un estado de indecisión, nos
sumergimos en un eterno dilema, un amargante conciliábulo con nosotros mismos, tan
pronto vemos las cosas de una manera como las podemos ver al momento siguiente de
otra manera igual de válida, no salimos de este círculo, podemos llegar a desesperarnos.
Como no estamos ocupándonos activamente de algo, esta desocupación atrae la
preocupación, mientras que la ocupación atrae a más actividad y la experiencia que
deriva de esta.

117
Por extraño que parezca, y como lo señalan Lizabeth Roemer y Thomas
Borkovec(1), psicólogos de la Universidad de Pensilvania, el hábito de la preocupación
proporciona un refuerzo en el mismo sentido en que lo hacen las supersticiones. Dado
que la gente se preocupa por muchas cosas que tienen muy pocas probabilidades de
ocurrir en la vida real –que un ser querido muera en un accidente de aviación, que vaya a
la bancarrota, y cosas por el estilo– existe, al menos para el primitivo cerebro emocional,
algo mágico con respecto a eso. Como un amuleto que nos protege anticipadamente de
algún mal, la preocupación tiene fama de evitar psicológicamente el peligro por el cual se
obsesiona.
El círculo vicioso de la preocupación se inicia por algo negativo que nos decimos a
nosotros mismos, y que promueve el disparo automático de una imagen o imágenes
catastróficas relacionadas con el tema que nos ocupa. Como descubrió Borkovec, las
imágenes son la parte más poderosa de los pensamientos a la hora de activar la ansiedad
fisiológica. Es por esto por lo que la inmersión en los pensamientos y la exclusión de las
imágenes catastróficas es capaz de aliviar parcialmente la angustia. Y, en ese sentido, la
preocupación se ve reforzada porque constituye una suerte de antídoto parcial de la
angustia.

118
No tomar consciencia de que estamos ocupándonos de los supuestos problemas del
futuro también puede conducirnos a la preocupación, y por consiguiente, a generarnos
tensión y estrés.

Estructura de la preocupación y de la esperanza

PREOCUPACIÓN ESPERANZA
• Pensamiento improductivo (circular) • Pensamiento productivo (hacia resultados)
• Inhibe acción • Aumenta acción
• Visión de acontecimientos indeseables • Expectativas de un futuro mejor

Las preguntas activan respuestas


¿QUÉ HARÉ SI SUCEDE ESO?
¿Y si sucede tal cosa...? ¿QUÉ PASARÍA ...

119
• SI LO HICIERA?
• NO LO HICIERA?

TÉCNICAS

• En primer lugar: verificar la realidad. La preocupación casi nunca se basa en


hechos sino en conjeturas pesimistas
• El antídoto de la preocupación es la ocupación. Al estar ocupado has de dividir
forzosamente la atención hacia lo que estás haciendo, por lo que al repartirla,
la atención no puede fijarse y obsesionarse solo con un objeto. ¿Quiere hacer
una prueba? Le propongo que, por unos momentos, piense en algún tema que
le pueda preocupar…, después, trate de resolver este pequeño jeroglífico,
deduciendo el nombre de mujer que se esconde detrás de estos dibujos…

Relajación. Las técnicas que ayudan a distender, al rebajar la tensión del cuerpo nos
ayudan también a disminuir las preocupaciones, pues el cuerpo es muy voraz y al
mantenerse tenso busca absorber la atención y la energía de la mente. La relajación
organiza un patrón de ruptura motora (corporal, postural) e intelectual, rompiendo las
asociaciones que "anclan" el bucle de la preocupación y permiten el acceso o la
recuperación de nuevas informaciones, realizar nuevas asociaciones más adaptativas, o
simplemente, tomar consciencia de los propios patrones desadaptativos (pensamientos y
emociones).

CONCLUSIONES

La preocupación constituye un mecanismo humano que apunta a la resolución de


problemas.
Su intensificación puede llegar a suponer un problema por sí mismo.
La forma de salir del círculo de la preocupación consiste en:

120
• Tomar consciencia de que estamos "dando vueltas a las cosas".
• Conocer técnicas que nos ayudan a salir de este círculo, como la relajación,
la verificación de la realidad, el distanciamiento de los pensamientos, etc.

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

A veces, la batidora se pone en marcha y no se puede parar. Se entra en el círculo de la


preocupación a modo de un laberinto mental. Esto es lo que le ocurre al protagonista de
la siguiente película, enredado por su propia tela de araña.

• Spider (2002) Dir: David Cronenberg.


Ralph Fiennes interpreta en la película a un enfermo mental que sale de la institución
psiquiátrica a un centro de acogida. Le llamaban Spider porque le gustaba de
pequeño hacer complejas construcciones con cordeles a modo de tela de araña. Sin
embargo, la mente del protagonista es también como una tela de araña por la que sus
pensamientos van moviéndose pero en la que queda ineludiblemente atrapada. Un
círculodel que no se puede salir a modo de laberinto mental. La fotografía de la
película se inspira en los cuadros del pintor Lucien Freud y Cronenberg hace un
homenaje consciente a los personajes del dramaturgo Samuel Beckett, eternos
deambulantes existenciales que se preguntan y se preguntan, pero nunca obtienen
respuestas.

Otra película en que la preocupación está presente en los personajes, les asalta, pero
no saben por qué viene desde una propuesta del surrealismo:

• El ángel exterminador (1962) Dir: Luís Buñuel.


En una cena de alta sociedad se produce un hecho inexplicable: los invitados, a la
hora de marchar sienten que no pueden marcharse ni abandonar la casa, dando para
ello las más diversas excusas, ya que no saben por qué. El hecho de marchar,
provoca angustia y las excusas y explicaciones sirven para calmar esa angustia y para
que nada cambie. Quedan así en la casa varios días y el deterioro va haciendo mella
en ellos.
Simbólicamente podemos ver cómo la preocupación puede ser, en ocasiones,
como una prisión en la que se queda atrapado y cuya repetición obsesiva lleva a un
deterioro del funcionamiento psíquico (como los comensales de Buñuel).

REFERENCIAS MUSICALES

• Alina, de Arvo Part.


Un tema que da vueltas y vueltas, que aparece y reaparece, que crea una nube sobre
nuestras cabezas pero que esconde nuestras ansiedades y tristezas.

121
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Estudio citado sobre la función de la preocupación, véase Lizabeth Roemer y


Thomas Borkovec, "Worry: Unwanted Cognitive Activity That Controls
Unwanted Somatic Experience" En: Wegner y Pennebaker, Handbook of
Mental Control. Capítulo 5, Esclavos de la pasión. Inteligencia emocional. D.
Goleman.

122
11
ME EMOCIONO, LUEGO EXISTO

Estoy convencido de que la emoción artística se acaba donde el análisis y el


pensamiento intervienen.
MAX JACOB

Hace muchos años un joven responsable, prudente y buen trabajador sufrió un terrible
accidente cuando trabajaba poniendo barrenos de explosivos para perforar un túnel para
el tren. Una barra de metal le atravesó parte del cráneo. A pesar de su gravedad, el joven
consiguió sobrevivir. Pero su existencia se modificó drásticamente. Aunque tuvo una
buena recuperación física, cambió su personalidad hasta el punto de que llegó a
convertirse en un ser pendenciero, irresponsable, insociable. Acabó siendo despedido de
la empresa donde hacía pocos meses le auguraban un prometedor futuro por sus
cualidades. Es el famoso caso Phineas Gage, cuyo estudio ha cambiado la forma que
había tenido la ciencia de mirar las emociones.

¿QUÉ SON LAS EMOCIONES?

Hasta hace relativamente poco tiempo las emociones eran ignoradas por la ciencia, o

123
como mínimo tenidas por la antítesis de la racionalidad, hablar de emoción podía
equipararse a hablar de "irracionalidad".
Una emoción es una reacción conductual y subjetiva producida por una información
proveniente del mundo externo o interno (memoria) del individuo. Se acompaña de
fenómenos neurovegetativos(1). El sistema límbico ("Limbic System". Véasedibujo y
explicación más adelante) es una parte importante del cerebro relacionado con la
elaboración de las conductas emocionales. Las emociones están ligadas a la fisiología, al
cuerpo y tienen que ver con las vísceras ("sentir miedo me remueve las tripas").
Las emociones más básicas, al experimentarlas en el cuerpo y "subir" a la mente
sufren un proceso de "racionalización" o "intelectualización" y entonces las llamamos
sentimientos.

Corresponde a Allen Ginsberg, poeta beat estadounidense, una gráfica definición de


las emociones: La poesía es la articulación rítmica de la emoción. La emoción semeja
un impulso que despierta en nosotros algo parecido a un impulso sexual. La emoción
parte del hueco del estómago, sube por el pecho y después se va por la boca y los oídos
en forma de una queja, de un gruñido o simplemente de un suspiro.

124
125
¿PARA QUÉ SIRVEN LAS EMOCIONES?

La emoción, al ser algo ligado a la biología, a lo genético, forma parte del "encendido" de
la conducta y constituye uno de los principios rectores del comportamiento humano.
Varios neurocientíficos como Joseph Ledoux y Antonio Damasio, pioneros en la
investigación de las emociones, nos dicen que son mecanismos ligados a nuestra biología,
automatizados y no conscientes, y que nos permiten tomar decisiones. Son mecanismos
reguladores de la vida y también son un instrumento de comportamiento social.
La emoción no existe en el fenómeno que se produce, en aquello que pasa, sino en
la explicación que damos a este. Yo puedo estar viendo a un feroz león delante de mí,
pero la emoción que sentiré será diferente si yo soy el domador a si yo soy solo un
espectador. También así, yo puedo estar sintiendo la activación de mi cuerpo, el latido de
mi corazón y temblar ligeramente de emoción; pero este fenómeno puede darse
indistintamente si es la primera cita con mi chica o si estoy por hacer una oposición en la
que me juego mi trabajo. La emoción podrá ser la misma, pero el carácter se lo dará mi
pensamiento sobre la emoción.
Podremos decir que las emociones son un "biofeedback"o nexo de
intercomunicación biológico tamizado y concienciado entre el mundo externo y nuestro
mundo interno. La retroalimentación (en inglés, feedback) es un mecanismo de control
de los sistemas dinámicos por el cual una cierta proporción de la señal de salida se
redirige a la entrada, y así regula su comportamiento. El feedback también está presente
en numerosos espacios tecnológicos. En este sentido, gran parte de los aparatos y
máquinas que utilizamos en nuestra vida cotidiana funcionan a través del sistema de
feedback, ya que suponen el intercambio y traspaso permanente de datos (de cualquier
tipo).
En una interesante definición que nos hace el neurofisiólogo N.R. Carlson(2),
relaciona las emociones con los sentimientos y la utilidad evolutiva que se deriva de
aquellas:

"La palabra emoción puede significar varias cosas. La mayoría de las veces
se refiere a sentimientos positivos o negativos producidos por situaciones
concretas. Por ejemplo, que nos traten injustamente hace que nos
enfademos, ver sufrir a otra persona nos pone tristes, y estar con una persona
querida nos hace sentir felices. Las emociones consisten en patrones de
respuestas fisiológicas y de conductas típicas de la especie. En humanos estas
respuestas van acompañadas de sentimientos. De hecho, la mayoría de
nosotros utiliza la palabra emoción para referirse a los sentimientos, no a las
conductas. Pero son las conductas, y no las experiencias privadas, las que
tienen consecuencias para la supervivencia y la reproducción. Por tanto, son
los objetivos útiles de las conductas emocionales los que han guiado la

126
evolución de nuestro cerebro. Los sentimientos que acompañan a estas
conductas surgieron bastante tarde en el proceso evolutivo".

El sistema límbico: un cerebro dentro de otro cerebro

Sistema límbico (Limbic System). Concepto genérico de delimitaciones anatómicas


y funcionales imprecisas. Refiere a aquel conjunto de áreas cerebrales a las que se les
supone formando circuitos que codifican el mundo personal de la emoción (placer, rabia,
agresividad, etc.) y la motivación (ingesta de agua y alimentos, actividad sexual, etc.).
Estas incluyen: giro del cíngulo, giro parahipocámpico, hipocampo, amígdala, séptum,
núcleo accumbens, hipotálamo y corteza orbitofrontal).

¿CUÁNTAS EMOCIONES EXISTEN?

Discusiones aparte, las cuatro emociones universalmente reconocidas son cuatro: miedo,
ira, alegría y tristeza

127
Las emociones están conectadas, podemos representarlas como polaridades o partes
extremas de una línea, al igual que un péndulo tiene dos polos opuestos sobre los que
oscila; y las polaridades trabajan conjuntamente en la naturaleza, en el mundo fisiológico
y conductual.

128
MIEDO.........................IRA

ALEGRÍA.........................TRISTEZA

Al ser reacciones del cuerpo que son filtradas por nuestra conciencia, pueden
mostrarse como patrones de respuesta diferentes entre las personas. No siguen una lógica
e inteligencia más o menos lineales, como sucede con el pensamiento racional, sino más
bien obedecen a "otra lógica", correspondiendo mejor con los opuestos. Las emociones
"resuenan" (algo así como el efecto de recuperar la melodía entera a partir de haber
escuchado solo unos acordes) como las notas o acordes de un instrumento musical, de
ahí que sea fácil que conecten a unas personas con las otras, o que grupos enteros creen
su propia "atmósfera emocional". Otra característica importantísima es que las emociones
son el "encendido" de la conducta", las emociones nos lanzan de forma rapidísima hacia
la acción, el movimiento, marcan unas tendencias de comportamiento que acostumbran a
regir sobre la racionalidad. Una vez disparada una emoción, el "jefe" de lo que hagamos
acostumbrará a ser la emoción y no nuestro raciocinio.

¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA EMOCIONAL?

El dicho conócete a ti mismo proviene de los dioses.


JUVENAL

Este concepto fue avanzado por otros autores(3), aunque D. Goleman, periodista
científico, fue quien lo popularizó en su libro Inteligencia Emocional. Denomina
inteligencia emocional a las habilidades para el autoconocimiento de las emociones; es
decir, la capacidad para percibir, identificar y gestionar las emociones. Sus aportaciones
han sido importantes para poder salir de la idea históricamente arraigada de que las
emociones debían ser controladas y "no dejarse llevar por ellas". Otra situación muy
interesante es la de que en el núcleo de toda emoción subyace un impulso a la acción.
¿Qué hace Vd. después de haber pasado toda la noche durmiendo en su habitación?
Por lo general, se acostumbra a abrir las puertas o ventanaspara renovar el aire viciado.
Con las emociones sucede algo parecido, precisamos liberar, de tanto en tanto, "presiones
emocionales" que se han ido acumulando a lo largo de los días, de las semanas, de los
meses, de los años.
Aunque, como ya está dicho, tienen su lógica y todavía no la conocemos bien,
obedecen a leyes que todavía hoy estamos comenzando a explorar. Tienen sus ritmos, su
tiempo y están muy influidas por el estado fisiológico del cuerpo y por la naturaleza.
Como contrapartida, la cognición (la atribución o no del permiso para realizar el
comportamiento) es algo mucho más cultural.

¿CÓMO SE EXPRESAN LAS EMOCIONES EN EL SER HUMANO Y

129
PARA QUÉ SIRVEN?

Nuestra evolución ha precisado de mecanismos adaptativos rápidos y eficaces que nos


permitieran tomar decisiones vitales en millonésimas de segundo, y eso es algo que no
acostumbramos a realizar con nuestro cerebro pensante. Somos muy lentos decidiendo –
pensando– en lo que vamos a ponernos para salir a pasear, en decidir a qué lugar
desplazarnos el fin de semana, etc. Pero en cambio, somos muy "rápidos"
inconscientemente cuando nuestro cuerpo realiza un ajuste de la tensión arterial, o
acomoda el cristalino a la distancia, etc. Joseph LeDoux, un importante neurocientífico
del Center for Neural Science de la Universidad de Nueva York, ha sido pionero en
descubrir y averiguar las funciones que desempeña una pequeña estructura interna del
cerebro: la amígdala. Se percató de que la amígdala es una especie de "sala de mandos
central" que asume el control absoluto de nuestro organismo cuando recibe alguna señal
de peligro o amenaza, y que además realiza esta función aún cuando el cerebro pensante,
el córtex cerebral, todavía no ha decidido lo que hacer. Llamó a este mecanismo el
"secuestro amigdalar" en referencia a que cuando percibimos el peligro, la respuesta de
nuestro organismo es rapidísima y predomina la emoción del miedo. Después, a
posteriori, nuestro cerebro pensante interpreta la emoción a su manera y la reviste de
pensamiento justificativos. Esto explica que la emoción predominante en el ser humano
sea el miedo, y que el carácter de muchos de nuestros pensamientos sean
intelectualizaciones del mismo.
Las emociones son fenómenos que aparecen en los seres humanos de todas las
culturas.
No solo están presentes en ellos, pues también lo están en los mamíferos. A lo largo
de la evolución nuestro sistema nervioso y cerebral ha ido desarrollándose en progresivas
"capas" que se han superpuesto unas sobre las otras, y todo el sistema que compete a las
emociones se localiza anatómicamente en una zona que se llama el "sistema límbico".
Una parte de las emociones es la "fisiologización" del lenguaje interno, dicho de otra
manera, los cambios interiores que se producen crean cambios en nuestra biología y en
nuestro cuerpo. Las emociones disponen de su correspondencia expresiva en el cuerpo,
en la cara, y todas las culturas comparten unos gestos faciales básicos.
Al empujarnos a actuar es preferible no luchar contra las emociones, pero en cambio
sí es posible modificar nuestro comportamiento. Por ejemplo, puedo sentir la ira y sentir
el "impulso" a agredir a alguien, pero puedo derivar este impulso en hablar, discutir o
retirarme. Dar reconocimiento a las emociones desactiva la impulsión a actuar que
generan y ayuda a crear empatia.
Intentar influir en las emociones sin cambiar el estado es tan inútil como hacer
desaparecer un iceberg quitándole la punta, este saldrá más a la superficie, a menos que
invierta una cantidad enorme de energía para mantenerlo sumergido, y esto es lo que
muchas veces hacen las personas con ayuda de drogas o fuerza de voluntad. Con las
drogas nos evadimos temporalmente de las emociones que no nos agradan y con la
voluntad podemos "contener" las emociones pero no suprimirlas. Al final, las emociones

130
acaban apareciendo.
Otra interesante peculiaridad de las emociones es que el ser humano es el único
animal que vive una doble dimensión simultánea de la experiencia. Pongamos un ejemplo
ilustrativo: hacer una buena comida en el campo. Por un lado "vivo emocionalmente" la
experiencia mientras como, disfruto del aire limpio, de las vistas relajadas y bucólicas,
etc. Por otra parte, después de haberlo vivido, puedo hablar sobre la experiencia y
"revivir" (hasta cierto punto, claro) lo que hice.
Al ser reacciones universales pero que son filtradas por nuestro intelecto, nuestra
estructura de personalidad influirá en la expresión emocional y estas podrán mostrarse de
muchas maneras, pero generalizando.

Emoción Podrá mostrarse como expresión conductual en:

El miedo Inseguridad, Inhibición, parálisis: necesidad de control, sobrecontrol y


cumplimiento

La ira Enfado, irritabilidad, gran necesidad de acción

La tristeza Sometimiento, serenidad, no mostrar emociones, apatía, negatividad

La alegría Excitación, Sociabilidad, humor, entusiasmo

131
RELACIÓN ENTRE EL ESTADO DE ÁNIMO Y LOS PENSAMIENTOS

Podemos considerar el estado de ánimo como aquella interacción entre los pensamientos,
las emociones y la fisiología que determina un "estar en el mundo" dentro de un clima
emocional predominante. Es probable que los pensamientos afecten al estado de ánimo
de una forma compleja. Probablemente tienen un efecto muy importante en el nivel de
tensión, al tiempo que su efecto en el nivel energético es más limitado. El efecto que los
pensamientos puedan tener sobre la energía siempre será menor que el efecto de otros
factores biológicos como el apetito, el sueño, la fatiga, etc. Sin embargo, el estrés

132
también afecta al estado de ánimo y su principal efecto es el incremento del nivel de
tensión. Nuestros pensamientos pueden acentuar o atenuar nuestra tensión, y puede
darse el caso de que niveles de estrés moderados pero duraderos puedan llegar a agotar
nuestros recursos y alterar nuestro estado de ánimo.
Nuestras percepciones pueden ser incorrectas, pero eso no es importante, ya que las
percibimos como correctas. A pesar de que los pensamientos tienen un efecto moderado
en la energía, su principal efecto se produce en la tensión.
Nuestro sistema nervioso no discrimina entre lo que es realidad o lo que es
imaginación, y nuestra fisiología se dispara por igual frente a determinados estímulos. Lo
que varía es el sentido ("atribución", como se le llama en la Psicología de tipo cognitivo)
que le damos en nuestra mente, es decir, lo que nos decimos sobre aquello que nos está
sucediendo. No es lo mismo excitarse frente a un león que se dirige hacia nosotros, que
cuando nos ponen una multa o frente a una cita con una chica o chico.

LAS EMOCIONES Y LA TOMA DE DECISIONES

Una parte importantísima de la importancia de las emociones la constituye su relación


con el proceso de toma de decisiones.
Nos han educado tradicionalmente en un armazón cultural que "racionaliza" el
proceso de tomar decisiones, pero en contra de lo que nos pueda parecer, cuando

133
estamos decidiendo sobre cualquier asunto son las emociones las que tienen un papel
protagonista. Recojo textualmente las notas de E. Punset en su libro El viaje a la
felicidad(4).

"Al comienzo y al final siempre hay una emoción. El siguiente rodeo conceptual
que nos aproxima en las fronteras mismas del concepto de emoción es la
presencia bipolar de las emociones en todos los procesos, tanto en la fase inicial
como en la final. En muy pocos años se ha pasado de una situación en la que las
emociones no formaban parte del mecanismo de toma de decisiones y en que no
merecían más que rechazo, a otra en que se amontonan tanto a comienzos de los
proyectos que se pretende traer a buen puerto, como en la decisión final con que
suele culminar una reflexión.

Todo comienza con una emoción. Ya lo intuyeron algunos grandes hombres de


acción hace medio siglo y lo corrobora ahora la ciencia. Pero el descubrimiento más
reciente y revolucionario lo debemos de a científicos como Dylan Evans, de la Facultad
de Informática, Ingeniería y Ciencias Matemáticas de la University of the West of
England, a Bristol, que ha demostrado que las decisiones –todas las decisiones– son
emocionales. ¿Cuál es la trama normal de cualquier planteamiento? Al comienzo –si lo
que acabamos de decir es correcto– hay una emoción. A continuación se lleva a cabo un
proceso de cálculo racional en el que se va ponderando toda la información disponible. A
diferencia de la primera fase, en la cual todo tiene lugar a una velocidad de vértigo, la
segunda etapa es lenta y tediosa: hay tanta proliferación de argumentos a favor y en
contra que, a base de ponderar y sopesar datos, la lógica de la razón no acaba de
imponerse. Afortunadamente, al final reaparecen, como una tabla de salvación, las
emociones. Si antes no sabíamos para qué servían las emociones, ahora constatamos que
sin ellas no tomaríamos nunca decisiones. Por esto muchos especialistas en robótica
ahora están emperrados en que los robots del futuro sean capaces también de sentir
emociones, ya que así podrán decidir en igualdad de condiciones que los humanos. "Si
nosotros no podemos decidir sin emociones, los robots tampoco".

134
DYLAN EVANS. University of the west of England, Bristol.
El viatge a la felicitat E. Punset

EMOCIONES Y APRENDIZAJE

Otro aspecto importante de las emociones es cómo se relacionan con el aprendizaje.


Cualquier enseñanza que se esté realizando se hará mucho más amena y se grabará
mejor en nuestras memorias si se acompaña de una intensificación emocional. ¿Le cuesta
creerlo? Recuerde algunas de las escenas de películas que más pueden haberle
impactado; se conservan como recuerdos casi indelebles, y ese recuerdo o aprendizaje se
grabó en su memoria en un momento dramático, de gran intensidad emocional. Ese es el
arte cinematográfico, conseguir recrear realidades virtuales a las que nos trasladamos
sentamos en un cómodo sillón. Las teorías son discutibles, las experiencias son
convincentes y arrastran, y las experiencias se viven al lado de las emociones.

INTERRELACIÓN ENTRE EMOCIONES, DECISIONES Y


APRENDIZAJE

Transcribo(2) esta interesante observación y recogida de datos sobre el humor como una
emoción rápida y su efecto como "decontracturante" y potenciador de la creatividad,
aunque pueda parecer singular la asociación entre nuestro ánimo y los pensamientos o la
toma de decisiones.

"Una forma de ayudar a alguien a resolver un problema consiste en contarle un


chiste. La risa, al igual que la euforia, parece ampliar la perspectiva y, de ese
modo, ayuda a la gente a pensar con más amplitud y a asociar con mayor

135
libertad, advirtiendo relaciones que, de otra manera, podrían pasar inadvertidas,
una habilidad mental importante, no solo para la creatividad sino también para el
reconocimiento de las relaciones complejas y la previsión de las consecuencias
de una decisión. Los beneficios intelectuales de una buena carcajada son más
sorprendentes cuando se trata de resolver un problema que exige una solución
creativa. Un estudio ha descubierto que quienes acaban de ver una película
cómica en vídeo resuelven mejor los rompecabezas que suelen usar los
psicólogos que se ocupan de valorar el pensamiento creativo. En esa
investigación se le da a la gente velas, cerillas y una caja de tachuelas y se les
pide que busquen la forma decolgar la vela a un panel de corcho para que pueda
arder sin que la cera gotee al suelo. La mayor parte de la gente, ante este
problema, cae en una especie de «fijación funcional» y solo piensa en utilizar
los objetos de un modo convencional pero, comparados con aquellos otros que
habían visto una película de matemáticas, quienes acababan de ver la película
cómica descubrieron un uso alternativo de la caja y llegaron a una solución
creativa, clavándola con tachuelas a la pared y utilizándola como palmatoria.
Incluso los cambios más ligeros de estado de ánimo pueden llegar a
modificar nuestros pensamientos. La capacidad de planificar y tomar decisiones
de las personas de buen humor presenta una predisposición perceptiva que les
lleva a pensar de una manera más abierta y positiva. Esto se explica, en parte,
porque la memoria es un fenómeno específico de estado, es decir que, por
ejemplo, en un estado positivo, solemos recordar acontecimientos positivos. De
este modo, en la medida en que nos sentimos a gusto mientras estamos
pensando en los pros y los contras de un determinado curso de acción, nuestra
memoria busca datos en una dirección positiva, inclinándonos, por ejemplo, a
emprender acciones más aventuradas y arriesgadas.
De la misma manera, los estados de ánimo negativos sesgan también
nuestros recuerdos en una dirección negativa, haciendo más probable que nos
contraigamos en decisiones más temerosas y suspicaces. Así pues, el descontrol
emocional obstaculiza la labor del intelecto pero, podemos volver a hacemos
cargo de las emociones descontroladas, la verdadera aptitud maestra que facilita
otros tipos de inteligencia".

CONCLUSIONES

La naturaleza no separa razón y emociones, ni a las emociones del cuerpo. Todo


forma un entramado de interacciones que constituyen lo que llamamos mente global.
Llamamos inteligencia emocional a la capacidad de identificarlas, reconocerlas,
para actuar a favor de ellas, en lugar que bloquearnos en ellas.
Trabajar solo con la inteligencia intelectual es trabajar solo con una de las
inteligencias, trabajar con todo el cuerpo (con las emociones) es trabajar con todas la
inteligencias del organismo.

136
Las emociones se relacionan con postpensamientos, con los estados de ánimo,
con tomar decisiones y con el aprendizaje.
Es diferente sentirse triste a sentirse insatisfecho. Puede trabajarse con las
emociones variando (resignificando) la calidad atributiva de la emoción que se
experimenta, es decir, dando otro significado a la emoción.
Las emociones inducen al movimiento, a la acción, pero si no somos nosotros
mismos quienes gobernamos nuestro propio movimiento, ¿entonces?, ¿quién o
quienes gobiernan sobre nosotros y hacen que nos movamos?, ¿nuestras emociones?,
¿los demás? No tenemos por qué dejar que sean los demás quienes gobiernen
nuestros estados emocionales.
Podemos hacer preguntas sobre las emociones para dar un camino de evacuación
a las mismas, convirtiéndolas en sentimientos (los sentimientos son las emociones
pasadas por el filtro de la consciencia racional). Por ejemplo, ¿qué siente Vd. ahora?,
¿qué piensa Vd. acerca de lo que está experimentando?

EJERCICIOS PROPUESTOS

Programarse un par de veces al día la alarma del teléfono móvil. Cuando esta suene.
Deténgase y, durante unos instantes, preste atención a lo que esté experimentando
en aquel momento:

1. ¿Qué es lo que puede ver? Observe los detalles.


2. ¿Qué es lo que puede escuchar? Identifique matices.
3. ¿Qué es lo que puede sentir? En qué parte del cuerpo lo siente.

ESCRIBIR SOBRE ALGO EMOCIONALMENTE INTENSO

La escritura. Escribir nos sirve para separarnos de la experiencia. Nos obliga a ordenar
aquello que hemos vivido. Nos alejamos de la emoción, del tirón que hace el cuerpo.
Hemos de realizar un esfuerzo para distanciarnos delo vivido. Nos convertimos en
observadores de nosotros mismos. Al distanciarnos de la experiencia, generamos otra
perspectiva, otra observación diferente de la que disponíamos, disminuye la intensidad
asociada a la vivencia de la experiencia. Convertimos la energía, canalizándola,
moviéndola, desplazándola, en otro movimiento mecánico.

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

Hay muchas películas, casi un subgénero, que aborda el tema de las emociones desde el
punto de vista de la humanización. Se trata de personajes que no son humanos pero que
tienen que conquistar el acercamiento a "lo humano" a partir de la adquisición de
emociones. Las emociones serían la entrada a este paralelismo con el ser humano.
Recordemos la reciente:

137
• El origen del planeta de los simios (Rise of the planet of the apes) (2011) Dir:
Rupert Wyatt.
La película es un antecedente de la historia que llegó a los cines en 1968
protagonizada por Charlton Heston. Aquí Caesar es un mono sobre el que el
protagonista experimenta un tratamiento contra el Alzheimer. El tratamiento
provocará un cambio en la inteligencia y en el desarrollo emocional de Caesar, que
iniciará una rebelión.
Este mismo tema lo encontramos en películas en las que los protagonistas son
robots y aunque tienen la inteligencia, no pueden conjugarla con las emociones.
Cuando esto se conjuga, aparece el conflicto. Ejemplo de películas serían:

• A.l. Inteligencia artificial (A.l Artificial intelligence) (2001) Dir: Steven


Spielberg.
• Yo, Robot (I, Robot) (2004) Dir: Alex Proyas.
• Eva (2011) Dir: Kike Maíllo.

Tampoco podemos olvidar a Hal 9000, el primer robot con emociones que reclama
su derecho a sentir, en 2001: Una odisea del espacio (2001: a space odyssey) Dir:
Stanley Kubrick.
Todos estos personajes reclaman su derecho a existir. Solo existen cuando también
sienten y piensan sobre lo que sienten.
Pero, una película, a modo de fábula, que aborda el tema de las emociones, los
convencionalismos y la idealización es una película con un guión original y que tuvo tres
nominaciones para los Oscar:

• Pleasantville (1988) Dir: Gary Ross.


Dos hermanos son transportados al mundo ficticio de las series de televisión. En este
caso a una serie que se desarrolla en una ciudad ficticia: Pleasantville. En la serie
todo es perfecto, convencional, ideal, artificial. Esto queda reflejado en que esa falta
de autenticidad emocional está filmada en blanco y negro. La "contaminación" desde
el mundo real que traen estos hermanos, irá contagiando a los personajes de la serie
que irán adquiriendo emociones propias, quedando esto expresado en que adquieren
color y abandonan el blanco y negro. Poco a poco el color emocional se irá
extendiendo por la gris Pleasantville.

REFERENCIAS MUSICALES

• Chakra Journey with Hemy-Sync. Las emociones están ahí y nuestros hábitos
las ocultan muchas veces. Hay músicas que nos ayudan a ganar apertura para
acercarnos a su reconocimiento
• Gladiator. Banda sonora original. Música muy emocional, que recorre los
diversos paisajes emocionales por los que discurre su protagonista.

138
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Neurovegetativo: Relativo al sistema nervioso vegetativo (que "vegeta", como


los vegetales), dotado de funciones relativas a la nutrición, desarrollo y
reproducción.
2. Carlson NR. Fisiología del comportamiento. Barcelona. Ariel Neurociencia.
2005; p. 422.
3. Mayer J, Salovey P. Rev. Imagination, Cognition and Personality, 1990.
4. Punset E. El Viatge a la felicitat. Columna editorial. 2005; pp: 61-62.
5. Goleman D. Inteligencia emocional. Editorial Kairós, 2005; pp: 138-139.

139
12
INFORMAR NO ES COMUNICAR

Nada le he dicho ni me ha dicho, y, sin embargo, nos lo hemos dicho todo.


JUAN VALERA

No hace muchos años estaba conversando con un par de compañeros pediatras. Mientras
charlábamos coloquialmente durante la comida, uno de ellos comentaba como con la
experiencia del tiempo había aprendido a distinguir que observando el comportamiento de
las madres que acompañaban a sus niños en la sala de espera podía hacerse una idea
sobre cuál era el niño que padecía una afectación más importante. Había aprendido, por
así decirlo, a "leer" otro lenguaje que no se correspondía con el mero relato de los
síntomas y se había convertido en un experto observador de la comunicación no verbal.

140
La terapia, la ayuda, el counselling, el coaching, la conducción y acompañamiento de
grupos funcionan y se inscriben en un entorno de comunicación. La comunicación es la
atmósfera envolvente que respiramos y en la que nos relacionamos o realizamos nuestro
trabajo, nuestra vida.

La ayuda, la terapia, los tratamientos, incluidos los farmacológicos, funcionan si la


relación entre el profesional y la persona funciona. Algo tan obvio como un tratamiento
con medicación funcionará solo si el médico ha generado suficiente confianza como para
que el paciente se lo llegue a tomar.
Cuando hablamos de comunicación no tenemos por qué ceñirnos tan solo al
concepto de la comunicación con los demás. La comunicación puede ser con los demás
(interpersonal) y también con nosotros mismos (intrapersonal).
También cuando pensamos en comunicar acostumbramos a pensar en hablar, ya que

141
lo habitual es usar el lenguaje para comunicarnos, el lenguaje "verbal", pero no obstante,
existe otro lenguaje que va por delante en la comunicación y es que está íntimamente
ligado al cuerpo, el lenguaje "no verbal". También podemos añadir que este último es el
lenguaje de las emociones. Es un lenguaje veraz en cuanto a que no engaña sobre cómo
se experimenta el cuerpo.
Se ha calculado(1) que cada individuo emplea tan solo 12 minutos al día en
comunicarse a través del habla.

MIRANDO HACIA LA ETOLOGÍA

En el año 1872, Charles Darwin, naturalista inglés, sorprendió a la comunidad científica


con su trabajo en un libro "La expresión y las emociones en el hombre y en los
animales", verdadero germen de los estudios modernos sobre la comunicación no verbal.
Sus trabajos se han ido conjugando a lo largo del tiempo con toda la investigación de la
Biología y la Etología.
La etología (del griego «ηθος» ethos, costumbre, y «λόγος» logos, razonamiento,
estudio, ciencia) es la rama de la ciencia que tiene por objeto de estudio el
comportamiento animal. El profesor de la Universidad de Pennsylvania, Ray Birdwhistell
Eibl-Eibesfeldt, un importante autor del campo de la etología y cuyos estudios han sido
importantes para educadores, psicólogos y sociólogos ha vinculado la transmisión
genética con una gramática expresiva innata, explicando cómo existen
comportamientos comunes que corresponden a nuestro patrimonio genétíco, porque
revelan, para bien o para mal, nuestras tendencias naturales; y cómo el lenguaje corporal,
sobre todo el del rostro, se transmite genéticamente. En sus libros ilustra con buenos
ejemplos estos estudios. Así nos dice que:

• Todas las culturas comparten unos gestos faciales básicos.


• Todos los hombres, incluidos los occidentales, efectúan el saludo ocular
alzando la ceja izquierda durante un octavo de segundo.
• Todos muestran el rechazo cerrando la boca, entornando los ojos y girando la
cabeza.
• El ritmo cardiaco aumenta cuando alguien es mirado intensamente. Este truco
suele ser usado por los políticos para establecer contacto con sus posibles
votantes.
• 40 cm. es la distancia mínima de seguridad que se da entre las personas cuando
no hay confianza entre ellas.
• La función del color blanco de la esclerótica humana es la de aumentar la
expresividad.

Otro dato interesante es respecto a lo que denominamos popularmente "intuición


femenina" atribuyendo al sexo femenino cualidades perceptivas mayores que las de los
hombres. (¡Aunque existan muchos hombres "intuitivamente femeninos"!). Si hablamos

142
de la intuición femenina como aquella habilidad para percibir y procesar, dándole
significados, la información no verbal, entonces lo que denominamos "intuición
femenina" es un mayor adiestramiento en la lectura de la comunicación no verbal.

LA COMUNICACIÓN VERBAL (CV)

Vamos a tratar más extensamente este tema en el capítulo sobre el lenguaje, por lo que
no me detendré más que para resaltar que uno de los grandes errores de las terapias, o
como mínimo un tema poco estudiado, consiste en que muchos profesionales de la ayuda
conocen bien la materia, pero desconocen a los pacientes. No saben cómo procesan la
información, o cómo aprenden los alumnos, no están familiarizados con sus sistemas de
representación mental, sobre si son más pensadores "visuales" que "auditivos-
lingüísticos" o "sensoriales"; ignoran el funcionamiento de su mente. El uso que hacemos
de estos componentes tiende a ser subconsciente y son pocas las personas que son
capaces de alcanzar un control directo sobre ellos. Esta es una revelación emocionante,
pues indica que mientras más conscientes estemos sobre el uso y las sutilezas de la
comunicación verbal, mayores son las posibilidades de que lleguemos a ser mucho más
efectivos.

LA IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN NO VERBAL (CNV)

Allá por el año de 1967, el profesor Albert Mehrabian de la Universidad de California


realizó un estudio de que se infiere que el canal verbal se usa básicamente para transmitir
información y datos, mientras que el NV se utiliza para expresar emociones, sentimientos
y actitudes personales.

Impacto Comunicacional

Aunque hoy pueda cuestionarse este trabajo, resalta el hecho de que la CNV es más
"potente" en términos comunicativos que la CV.

143
Una razón para la importancia de la comunicación no verbal es su independencia
con respecto al canal auditivo. Esto permite obtener una retroalimentación instantánea y
transmitir mensajes importantes incluso mientras otros están hablando. La CV es
secuencial, mientras que la CNV es simultánea.
El comportamiento de los animales se determina genéticamente, como la forma del
cuerpo, y como resultado de la selección natural que ha producido las estrategias mejor
adaptadas a la supervivencia. En el "disco duro" están ya preinstalados programas
derivados de la evolución humana.

¡OJO CON EL GESTO! ¡EL GESTO EN SU CONTEXTO!

Es un error interpretar un gesto aisladamente de los demás. Los gestos han de


interpretarse en su conjunto y no aisladamente. Por ejemplo, los gestos inconscientes de
hombre y mujeres, han demostrado ser más decisivos que las palabras en la primera fase
de acercamiento. Una caída de párpados no tiene el mismo significado si estamos
sentados en un sofá y con sueño que si estamos hablando con una chica (o chico) que
nos gusta en un lugar romántico. Como decía una amiga mía: "¡No es lo mismo una
pierna en la playa que una pierna en la cama!".

EL CUERPO NO MIENTE

No es posible fingir el lenguaje de cuerpo. Podemos mentir de palabra, pero siempre


habrá algo en nuestra postura que nos delatará: se produce una incongruencia entre los
gestos, el lenguaje articulado y una miríada de microseñales que no podemos evitar
transmitir cuando hablamos, como una contracción de las pupilas, un temblor en la
comisura de los labios o levantar una ceja. Algunas señales no verbales escapan a todo
control consciente. Entre estas se incluyen las reacciones y reflejos biológicos, los cuales
son puramente subconscientes.
Incluso cuando existe consistencia entre las señales verbales y no verbales, las
personas tienden a poner más atención a las expresiones no verbales. Podríamos
extrapolar a partir de esto que si el mensaje verbal no es compatible con las expresiones
no verbales el sentido común nos dice que debemos confiar en las últimas. Hay
informaciones que, aunque no se pongan en palabras, se llevan en la postura del cuerpo.
La comunicación no verbal es algo más que la postura del cuerpo, y alude a tres
tipos de movimientos: faciales, gesticulares, y postura general del cuerpo. En realidad, no
es fácil hacer de forma consciente una lectura del mensaje corporal a no ser que se esté
muy, pero que muy entrenado para ello o que el mensaje sea muy evidente; pero
afortunadamente disponemos de un gran lector de estos mensajes que es nuestra mente
inconsciente, capaz de apreciar globalmente lo que la otra persona nos puede estar
diciendo.
Paul Ekman y Wallace Friesen, profesores de Psicología de la Universidad de
California, mantienen que existen tres fuentes para nuestras variadas conductas NV:

144
1. Las expresiones heredades con base neurológica.
2. Las expresiones comunes a todos los miembros de una especie en particular.
3. Las expresiones que varían según la cultura, clase, familia o los individuos.

NECESITAMOS AIRE A NUESTRO ALREDEDOR

Ulf Lundberg, otro investigador del comportamiento, realizó un curioso e ilustrativo


estudio. Analizó la adrenalina y noradrenalina en la orina de los pasajeros de ferrocarril
de Estocolmo-Nynashamn, al principio y al final del trayecto, y constató que las
cantidades aumentaban significativamente cuanto más lleno estaba el tren. Este estudio
puso de relieve la relación existente entre el comportamiento no verbal y el espacio vital,
aquel que precisamos disponer libre a nuestro alrededor para sentirnos bien, no
invadidos; conforme menos espacio libre tenían los pasajeros, más segregaba nuestra
fisiología sustancias que nos mantenían en alerta. La invasión no deseada del propio
espacio provoca sensaciones que van desde la mera incomodidad hasta la aceleración
cardiaca y la elevación de la adrenalina. La tendencia es siempre a dejar aire a nuestro
alrededor.
No es extraño que después de un apretado trayecto en el metro o el tren acabemos
diciendo: ¡Uf, que agobiante ha sido el viaje!

COMUNICACIÓN

VERBAL (DIGITAL) NO VERBAL (ANALÓGICA)

• Limitaciones culturales • Transcultural


• Secuencial • Simultánea
• Consciente, "lógica" • Inconsciente, "otra lógica"
• Lenta • Rápida
• Limitada en lo corporal • Engloba todo el cuerpo
• Hemisferio izquierdo • Hemisferio derecho
• Depende del canal auditivo • Depende de varios canales sensoriales

145
TECNIFICAR LA EMPATÍA

En terapia se habla usando muchas veces como sinónimos las palabras relación
terapéutica, empatia, rapport, y últimamente, mirroring (aunque esta alude a una
técnica).
Son parámetros importantes a considerar en la comunicación nuestro
comportamiento y creencias (pensamientos profundos o convicciones) al igual que el
comportamiento del interlocutor y sus creencias. Lo semejante atrae lo semejante, y
cuando las personas se identifican con otros cooperan. Es la mejor manera de vencer las
resistencias.
Para crear empatia nos interesa asemejarnos o parecernos al interlocutor; si
resaltamos las diferencias no ayudaremos a crear la corriente empática, mientras que si
resaltamos las similitudes será más sencillo que fluya la corriente.
Albert Scheflen descubrió en sus investigaciones que los individuos frecuentemente
imitan las actitudes corporales de los demás. Al compartir opiniones y gustos se
comparten también las posturas; por lo que, por ejemplo para fomentar la empatia y para
estimular las reacciones positivas de sus pacientes, algunos profesionales de la ayuda
adoptan las mismas. Por el contrario, las posturas incongruentes (diferentes) denotan un
distanciamiento psicológico.

Otro tema importante es considerar que la comunicación, para ser realmente eficaz,
ha de ser redundante, es decir, hay que reafirmar el feedback, confirmando el mensaje
por el receptor y el emisor. El lenguaje corporal es una parte más de la comunicación
interpersonal que no debe entenderse aisladamente del oral.

LA COMUNICACIÓN INTRAPERSONAL

Se habla mucho de comunicación derivando el concepto hacia varias personas que


participan del acto comunicativo, pero se obvia que la más importante comunicación se
da con la persona consigo misma. Es lo que llamamos el nivel intrapersonal.
Unos de los mitos sobre los que han caminado durante mucho tiempo la Psicología y

146
la Psiquiatría, es la conceptuación general en nuestra sociedad de que el ser humano
constituye una "unidad", una unidad de ideas, de emociones, de sentimientos, de
comportamiento. ¿Alguno de Vds., por casualidad, no padece alguna de esas molestas
costumbres de hacer algo que en realidad no quiere hacer (morderse las pieles de los
dedos o las uñas, sentirse a veces en contradicción por pensar y sentir diferente, comer a
pesar de no querer hacerlo, sentirse "dividido" frente a un conflicto, etc.). ¿Dónde está
esa unidad? Es más una cuestión ideal que real. Hoy día los problemas comunicativos
intrapersonales del ser humano son uno de los factores que mayor profusión de
problemas están generando y que está promoviendo una creciente demanda de asistencia
psicológica.
El ser humano está constituido por partes fragmentarias de un todo mayor y global,
que es su psiquismo. El ser humano es, en sí mismo, un compendio de personajes que ha
ido dejando huellas sobre él: los padres, los abuelos, familiares influyentes, amigos,
profesores, compañeros de trabajo, parejas etc.

LA COMUNICACIÓN GRUPAL-TRABAJO EN EQUIPO

Tan importante es el nivel de comunicación existente entre los miembros de un grupo o


equipo de trabajo, como lo es el nivel de comunicación que esos miembros tienen con las
personas externas a ese grupo, llámeseles clientes, usuarios, iguales, etc.
Un equipo de trabajo transmite, por encima de su propia autodefinición ideológica y
de identidad, la cultura en la que vive inmerso (compañerismo, competitividad,
inseguridad, soberbia, vanidad, baja autoestima, etc.,) y esta se transmite de forma no
verbal.

CONCLUSIONES

El resultado de la comunicación es el resultado que usted obtiene.


Los porcentajes de comunicación verbal y no verbal varían según la situación y
el contexto.
Una buena pregunta para asegurarnos de que nos entendemos con nuestro
interlocutor puede ser: "Antes de que pasemos a pensar respecto a esta situación,
asegurémonos de que estamos de acuerdo a donde vamos".
Y por último, no olvidar que una buena comunicación pasa por la escucha, y que
escuchar implica callar.
El cemento de unión de las relaciones es la confianza.

EJERCICIO PROPUESTO

Ejercicio de observación no verbal. Observe a su alrededor mientras permanezca en una


reunión, cuando viaje en autobús, en tren o metro, las conversaciones entre las personas.

147
¿Qué es lo que están diciendo? Ponga su atención sobre el lenguaje del cuerpo y no en lo
que Vd. pueda decirse sobre lo que hagan, huya de las interpretaciones.

UN CUENTO PARA ACABAR

El tesoro del baobab

"Un día muy caluroso, una liebre hizo un alto a la sombra de un baobab, se sentó
sobre sus cuartos traseros y, contemplando a lo lejos la sabana que zumbaba bajo
el viento ardiente, se sintió infinitamente bien. «Baobab –pensó–, ¡qué fresca es
tu sombra y qué ligera en el horno del mediodía!». Y levantó el hocico hacia las
poderosas ramas. Las ramas se estremecieron de gusto, felices de los
pensamientos amistosos que subían hacia ellas. La libre se rió al verlas contentas.
Permaneció un momento plácido y luego dijo, guiñando el ojo y chasqueando la
lengua, con juguetona malicia:

– Cierto que es buena tu sombra. Probablemente mejor que tu fruto. No quiero


criticar, pero ese que cuelga sobre mi cabeza tiene toda la pinta de ser un odre
de agua tibia.

El baobab, contrariado al oír que dudaban de esa forma del sabor de sus frutos
después del cumplido que le había llegado al corazón, se sintió herido en su amor propio
y dejó caer su fruto en una mata de hierba.
La liebre lo olfateó, lo probó y lo encontró delicioso. Entonces lo devoró, se relamió
el hocico y levantó la cabeza. El gran árbol contuvo la respiración, impaciente por
escuchar su veredicto.

– Tu fruto está bueno -admitió la liebre.

Después sonrió, contenta por hacerle rabiar, y añadió:

– Probablemente es mejor que tu corazón. Perdona mi franqueza: el corazón que


late en ti me parece más duro que una piedra.

El baobab, al oír estas palabras, se sintió invadido por una emoción desconocida
hasta entonces. ¡Dios del cielo, deseaba ofrecer a aquel animalito sus bellezas más
secretas, pero qué miedo le daba de pronto desvelarlas a la luz del día! Abrió lentamente
su corteza y aparecieron collares de perlas, taparrabos bordados, finas sandalias, joyas de
oro. Todas las maravillas que llenaban el corazón del baobab se derramaron con gran
profusión ante la liebre, a la que le temblaba el hocico y cuyos ojos estaban
deslumbrados.

148
– ¡Gracias, gracias! ¡Eres el árbol mejor y más hermoso del mundo! –exclamó
riendo como un niño satisfecho, mientras recogía febrilmente el magnífico
tesoro.

Volvió a su casa, con la espalda curvada bajo el peso de sus riquezas. Su mujer le
recibió dando saltos de alegría. Le descargó a toda prisa de su hermoso fardo y en
seguida se puso un taparrabos y se calzó unas sandalias, adornó su cuello con joyas y
salió a la sabana, impaciente por ganarse la admiración de sus compañeras.
Se encontró con una hiena. La carroñera, deslumbrada por las envidiables riquezas
que se mostraban ante sus ojos, se fue en seguida a la madriguera de la liebre y le
preguntó dónde había encontrado los soberbios adornos con los que se había ataviado su
esposa. El otro le contó lo que había dicho y hecho a la sombra del baobab. La hiena
corrió hacia allí, con la mirada encendida, ávida de los mismos tesoros, y jugó al mismo
juego. El baobab, a quien había regocijado la alegría de la liebre, se complació en volver
a dar su frescor, y después su sabor, y después la música de su follaje, y después el sabor
de su fruto, y por fin la belleza de su corazón.
Pero, cuando la corteza se partió, la hiena se lanzó sobre las maravillas que se le
ofrecían como sobre una presa y, escarbando con uñas y dientes las profundidades del
gran árbol para arrancar algo más, se puso a gruñir:

– ¿y qué escondes en tus entrañas? ¡Quiero devorar también tus entrañas! ¡Te
quiero entero, hasta tus raíces! ¡Lo quiero todo!, ¿oyes?

El baobab, herido, desgarrado y llenó de espanto, volvió a cerrarse con sus tesoros,
y la hiena, insatisfecha y rabiosa, regresó al bosque con las manos vacías.
Desde aquel día busca desesperadamente disfrutes ilusorios en los animales muertos
que encuentra, sin escuchar nunca la brisa sencilla que apacigua el espíritu. En cuanto al
baobab, ya no abre su corazón a nadie. Tiene miedo. Hay que comprenderle: el mal que
le hicieron es invisible, pero incurable.
Verdaderamente el corazón de los hombres se parece al de este árbol prodigioso: está
lleno de riquezas y de favores. Pero, ¿por qué se abre tan poquito, cuando se abre? ¿De
qué hiena se acuerda?".

¿QUIÉN ESTÁ SIENDO MARGINADO DEL GRUPO?

149
RAPPORT Y COMUNICACIÓN
1. El rapport es como se denomina en inglés a la buena relación, al entendimiento o
compenetración, a la sintonía.
La sintonía crea una alianza curativa, (aumenta la satisfacción del profesional y
lo vuelve a acercar al primer motivo que lo llevó a su profesión: atender y cuidar
personas. Destaco la importancia de obtener una adecuada relación de confianza
entre los profesionales y los pacientes o clientes. Dos conocidos autores de la
Programación Neurolingüística, Ian McDermott, J. O'Connor(2), nos dicen:
Resulta de especial importancia tranquilizar y dar confianza a los pacientes
que están en el hospital. El ambiente es impersonal y los enfermos, aislados de
amigos y familiares, están inquietos por su enfermedad. y muchas veces sucede
que los médicos hablan entre ellos de un paciente delante de él como si no
estuviera, reduciéndolo a sus síntomas orgánicos y haciendo que se sienta
despersonalizado. Esto puede llevar a que el paciente se sienta aún más desvalido
e irritado, sentimientos que pueden contribuir a empeorar su estado.

2. En segundo lugar, si confiamos en el tratamiento es, sobre todo, porque confiamos


en la persona que nos lo administra. Los médicos gozan de un poder y de un
prestigio enorme en la cultura occidental. Son los herederos de una tradición de
curación que se remonta a la edad de piedra. La otra emoción que se respira en una
consulta médica es el miedo. El espectro de la mortalidad ronda todas las salas de
consulta. De hecho, es tan inusual recibir a un paciente tranquilo y relajado que, la
mayoría de las veces el médico recela. Cuando acudimos al médico, tenemos un
fugaz contacto con el misterio de la vida y la muerte. El médico tiene conocimientos
y el conocimiento es poder. El médico puede conseguir que el cuerpo haga las paces
con nosotros. Cuando extiende una receta, escribe desde el conocimiento y el poder.
Pero su autoridad no basta. La sintonía entre médico y paciente es fundamental para

150
que el tratamiento sea eficaz de verdad. Siempre habrá médicos que se lleven bien
con sus pacientes, que gocen de popularidad entre ellos y cuyos enfermos parecen
recuperarse más deprisa.

COMUNICACIÓN NO VERBAL

¿Cuál de estas imágenes representa la agresividad?


¿Qué emociones expresan las otras imágenes?

Asombro

Asco

151
Tristeza

Felicidad

Agresividad

152
Miedo

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

El uso de la comunicación no verbal como la única forma de comunicación al margen del


lenguaje la podemos ejemplificar en tres películas que se corresponden al término de
"clásicas". En ellas, los personajes tienen impedida la posibilidad del lenguaje verbal y
reflejan el esfuerzo de la persona que cuida, por comunicarse con ellos:

• El milagro de Anna Sullivan (The miracle worker) (1962) Dir: Arthur Penn.
Anna Sullivan (protagonizado por Anne Bancroft) es contratada por una familia para
educar a Helen, una adolescente (protagonizado por Patty Duke). Helen es ciega y
sorda, no habla y la comunicación con ella parece imposible. El trabajo paciente,
firme y sensible de la educadora lleva a un encuentro entre los personajes y a la
posibilidad de la comunicación. Ambas actrices fueron galardonadas con el Oscar a
la mejor interpretación.
• Johnny cogió su fusil (Johnny got his gun) (1971) Dir: Dalton Trumbo.
El director adapta su propia novela al cine. En la 1a Guerra Mundial, un joven tras
un bombardeo a causa de una explosión queda ciego, sordo, no puede hablar, sin
brazos ni piernas. Se despierta en un hospital sin entender o que le ha ocurrido. Los
médicos piensan que solo tiene vida vegetativa. En la película asistimos al proceso
de conocimiento de su propio estado y cómo una enfermera descubre que Johnny
no está en un estado vegetativo sino que siente y piensa. La enfermera establecerá
una forma de comunicación no verbal con el protagonista. Película antibelicista y
también una reflexión sobre la eutanasia.
• El pequeño salvaje (L'Enfant sauvage) (1970) Dir: François Truffaut.
Truffaut encontró en una librería la obra de Jean Itard que explica el proceso de
educación de un niño que creció solo en un bosque, sin contacto ninguno con el ser
humano, un llamado "niño salvaje". Basado en hechos reales, el propio Truffaut
interpreta al profesor Itard. La historia, situada en 1790 (y en la época de la
Ilustración) muestra la relación entre Itard y el niño Víctor y el proceso de establecer

153
una comunicación entre ambos, así como el proceso de "educación" que intenta el
profesor.

REFERENCIAS MUSICALES

• Philippe Bestion. La simple música de la naturaleza y sus ritmos. Las palabras


tapan en ocasiones la comunicación y escuchar sonidos sencillos nos educa a
percibir lo importante.
• W.A. Mozart. Una música cargada con mucha información sonora que induce
ritmos cerebrales adecuados para la buena comunicación entre las personas,
con uno mismo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Ray Birdwhistell, profesor de la Universidad de Pennsylvania. Citado por Flora


Davis en el libro. La comunicación no verbal. Madrid. Alianza Editorial.
1984.
2. McDermott I, O'Connor J. PNL para la salud. Barcelona. Ed. Urano. 1996;
pp: 120-121.

154
13
PONERSE EN EL LUGAR DEL OTRO. LA
EMPATÍA

Si se me obliga a decir por qué le amaba, siento que no puedo expresarlo más que
respondiendo: porque era él, porque era yo.
MICHEL DE MONTAIGNE

En el servicio donde trabajo proponemos muchas veces a los estudiantes realizar un


pequeño ejercicio de autoexperimentación: han de permanecer sentados en la sala de
espera durante un tiempo, como si estuvieran esperando visitarse con alguno de los
profesionales. Después les preguntamos respecto a lo que han vivido. Experimentar el rol
de paciente aumenta la conciencia que se tiene sobre el proceso terapéutico, desde que se
entra en una sala de espera hasta llegar a ser visitado por el profesional.
Es posible que la experiencia personal ayude al futuro profesional de la ayuda a
identificarse con los miedos, las preocupaciones y las perspectivas de los futuros
pacientes y clientes, pudiéndose concienciar sobre lo que estos encontrarán útil.
Empatia es una palabra de origen griego, Eμπάϑεια, y que literalmente significa
"caminar al lado".
La empatia es la participación afectiva, y por lo común emotiva, de un sujeto en una

155
realidad ajena. Es la capacidad de transportarse al sentir del otro, la capacidad para entrar
en el mundo del otro.
Nos sentimos empatizar con otra u otras personas cuando el canal de comunicación
emocional está libre y nos sentimos "bien" con la otra persona. La empatia será esa
corriente emocional creada entre las personas y, más que algo en sí, es un continuo lineal
en el que nos movemos en la relación con los demás.

La relación, sintonía, alianza, rapport, relación sintónica, son palabras diferentes


para describir el mismo concepto. Términos y frases tan populares como "ponerse las
zapatillas del otro" describen bien este concepto. La empatia es establecer no solo
sinapsis entre nosotros, sino también sinapsis entre las neuronas de dos o más personas
Empatizar no es lo mismo que seducir. Seducir es un inadecuado manejo de la
empatia, en la que se busca influenciar y agradar al otro para satisfacerse a sí mismo.
¡Que cubre necesidades narcisistas, dirían los psicoanalistas!

PARA QUÉ SIRVE

¿Para qué hablar sobre ello? Casi podríamos considerar algunos de los problemas
psiquiátricos más relevantes como trastornos de la empatia (autismos, esquizofrenias,
psicopatías, etc.).

156
En las relaciones sociales, tener en cuenta los componentes emocionales a la hora de
tomar decisiones fomenta la colaboración con el otro, una vez mostrado su acuerdo con
el objetivo. Entablar relación no quiere decir amabilidad y sonrisas sino reacciones
ajustadas.
La empatía, como tantas otras cosas en el ser humano, parece haber seguido un
desarrollo evolutivo favorecedor de nuestra supervivencia. Es un tipo de conexión que no
debe solo pensarse sino que ante todo se siente, es inconsciente, y ayuda a establecer
rápido una alianza con otras personas. Esta alianza favorece la cooperación, la
colaboración y el altruismo para obtener un fin y este tipo de comportamientos se
aprecian también entre los animales.
S. Taylor nos dice en otro interesante libro(1), que "La ausencia relativa del
egoísmo puede ser el factor que explique por qué, en general, los pueblos primigenios
parecen tener un sentido más intenso de la empatía que los europeos y americanos.
Nuestro desarrollado sentido del ego significa que, en mayor o menor medida, estamos
amurallados con respecto al mundo y atrapados, dentro de nosotros mismos, en
nuestras propias necesidades y deseos".
Descrita en muchas y diferentes áreas (empresa, deporte, política, coaching,
pedagogía, enseñanza, psicología, medicina, psiquiatría, etc.), existe un común acuerdo
sobre ella como elemento capital y soberano en cualquier tipo de transacción humana,
ayuda o aprendizaje.
Gran parte de la ineficacia de las acciones de ayuda, terapia, de crecimiento y
desarrollo personal, del liderazgo o en campos tan aparentemente distintos como el
deporte, se debe a la incapacidad para establecer una buena relación con el cliente o
paciente. H. S. Sullivan se refirió al profesional de la ayuda y a la empatia como al
"observador que participa en la vida del paciente". Algo nada fácil, pues no todas las
personas pueden llegar a permanecer como observadoras, ya que muchas veces nos
puede asaltar el movimiento hacia decir cualquier cosa o a hacer algo.

PRIMERO FUERON LOS ANIMALES…

157
Si nos fijamos en los comportamientos de ayuda característicos de unos parientes
próximos, como los mamíferos acuáticos, podremos observar que son las inmediatas
necesidades de supervivencia los factores ecológicos que parecen condicionar la
asociación de los individuos de la misma especie. La intensidad y el tipo de depredación
al que son sometidos, la calidad y la cantidad de los bancos de presas y las dificultades a
que se enfrentan en el ambiente acuático convierten la agregación frente a la dispersión
en una ventaja para sobrevivir. El hecho de vivir en el medio acuático al parecer favorece
mucho el altruismo. Una ballena o un delfín heridos, incapaces de nadar hasta la
superficie para respirar, pueden confiar en sus compañeros de grupo para que los
sostengan. El altruismo no implica necesariamente una intención consciente de hacer un
favor, se trata más bien de un comportamiento adaptativo en el que la ayuda de otros
miembros es superior al esfuerzo individual. Ese conjunto de comportamientos
adquiridos a lo largo de la evolución que obligan a ayudar a un compañero de grupo
dando por supuesto que los demás harán lo mismo si es necesario, es lo que se conoce
como «altruismo recíproco».
No se trata ahora de dilucidar si los cetáceos aprenden a prestar asistencia a sus
compañeros como una de sus reglas sociales o si se trata de un acto instintivo; la
necesidad de desarrollar ese comportamiento es lo importante y lo que cuenta es que los
actos de altruismo forman parte integral del comportamiento social de los cetáceos. Por
poner un ejemplo sorprendente e ilustrativo. El nepotismo, como se conoce a la ayuda
prestada a los parientes, también es común entre los cetáceos (por supuesto, este término
debe entenderse despojado de las connotaciones políticas que tiene en las sociedades
humanas). Los animales que desarrollan una ventaja competitiva frente a otras especies
mediante la cooperación, sobreviven mucho mejor si están constantemente a la vista los

158
unos de los otros. Los comportamientos altruistas no son ni mucho menos exclusivos de
ellos, pues muchos mamíferos terrestres también los realizan. Los babuinos, por ejemplo,
que necesitan de la ayuda de los compañeros para protegerse de los leopardos y las
hienas que vagabundean en la sabana, tienen pocas oportunidades de alcanzar la madurez
si abandonan su manada.
Pero evitando humanizar comportamientos animales y yendo a "animalizar" los
comportamientos humanos, podemos conjeturar que las mismas condiciones deben haber
seleccionado el comportamiento gregario como una característica positiva para la
supervivencia entre nuestros antepasados. No es una sinrazón llegar a pensar que algo de
todo esto hemos retenido en nuestra especie, y que esa información ha quedado grabada
en nuestros genes.
Cuando la adaptación humana empezó a recaer cada vez más en la cultura,
empezaron a ser importantes otras razones adicionales que las propias de la
supervivencia. Por ejemplo, cuanta más gente dependía del conocimiento en vez del
instinto para la supervivencia, más se beneficiaban de compartir mutuamente lo que
habían aprendido. Toda esa información ha quedado reflejada en el lenguaje, medio
transmisor de las experiencias y que disponemos en exclusividad –a saber– los seres
humanos. Así, para los antiguos griegos, un individuo solitario se convirtió en un idiota,
que en griego originalmente significaba una "persona encerrada en sí misma", es decir,
alguien incapaz de aprender de los demás. Por ejemplo, la locución latina para estar vivo
era Inter Homineesse, que literalmente significa "estar entre hombres"; mientras que
estar muerto era Inter Hominem essedesinere, o "cesar de estar entre hombres"

159
CÓMO FAVORECER LA EMPATÍA

La imitación constituye una de las vías mediante las cuales los organismos comunican sus
emociones. Por ejemplo, si vemos a alguien con aspecto triste tendemos a asumir una
expresión triste nosotros también. La retroalimentación de nuestra propia expresión nos
ayuda a ponemos en el lugar de otra persona y aumenta la probabilidad de que
respondamos ofreciendo consuelo o ayuda. Quizás una de las razones de que
obtengamos placer en hacer reír a otra persona es que su sonrisa nos hace sonreír y
sentimos alegres a nosotros mismos.
Cuando las personas ven a alguien expresando una emoción, tienden a imitarla. Esta
tendencia parece ser innata. Field et al., pidieron a un grupo de personas adultas que
mostraran expresiones faciales delante de bebés. La propia expresión facial de los
pequeños se registró en vídeo y posteriormente era clasificada por personas que
desconocían qué expresión habían mostrado los adultos. Los investigadores hallaron que
incluso los niños recién nacidos (con una edad promedio de 36 horas) tendían a imitar las
expresiones que veían. Claramente, este efecto aparecía en un momento demasiado
temprano de la vida como para ser resultado del aprendizaje.
Desde tiempos remotos las personas han reconocido que las emociones van
acompañadas de sensaciones que parecen surgir del interior del cuerpo, lo cual impulsó el
desarrollo de teorías fisiológicas de la emoción. James y Lange, dos importantes
investigadores de la fisiología y las emociones, sugirieron que las emociones eran

160
principalmente reacciones ante situaciones.

CÓMO CREAR EMPATÍA CON EL USO DEL LENGUAJE

Los "borradores universales"

Un adecuado uso de las conjunciones gramaticales puede llegar a crear sintonía en lugar
de desintonizarnos del interlocutor.
Existen palabras que se consideran borradores universales porque anulan todo lo
dicho con anterioridad a ellas, y según como se utilicen sirven tanto para calificar como
para descalificar.
La palabra pero tiene el poder de distanciar, de separarnos del otro por pretender
hacer prevalecer nuestro criterio por encima del interlocutor. Cada vez que respondemos
a nuestro interlocutor "si, pero…" estamos tratando inconscientemente de imponer
nuestra opinión y visión sobre las cosas.

161
LAS "CARICIAS LINGÜÍSTICAS"

Al igual que puede ocurrir cuando sintonizamos una emisora de radio, que puede requerir
irla resintonizando de tanto en tanto, podemos aprender a "resintonizarnos" con nuestro
interlocutor o interlocutores.
Las palabras que llamamos caricias lingüísticas NOS AYUDAN A RESIN-
TONIZARNOS CON NUESTROS INTERLOCUCOTRES, haciendo que este se sienta
escuchado y respetado, permiten crean un puente entre las personas y ayudan a
fragmentar las resistencias.

EN LUGAR DE CAMBIARLOS POR


• NO ESTOY DE ACUERDO • CONSIDERO SU PARECER
• NO TIENES RAZÓN • CONSIDERANDO LO QUE VD.
• ESTÁ VD. EQUIVOCADO • ME ESTÁ DICIENDO…
• RESPETO SU OPINIÓN
• RESPETANDO QUE VD. ME
• ESTÁ EXPONIENDO…

CON LA COMUNICACIÓN NO VERBAL, DEL CUERPO

162
La sustancia de unión (el cemento) de las relaciones es la confianza, y esta se establece a
través de "corrientes empáticas". Las personas que se parecen tienden a apreciarse y
cuando nos identificamos con los demás, tendemos a cooperar. Trabajar
"empáticamente" es la mejor manera de vencer las resistencias de los otros
Las personas tendemos a confiar en lo que es semejante a nosotros, por ello durante
la comunicación pueden resaltarse las diferencias y no obtenerse una buena empatia o,
por el contrario, resaltar las similitudes, por lo que probablemente se obtendrá un mejor
contacto empático.
Cuando dos personas hablan entre sí y se van sintiendo en confianza, tienden,
inconscientemente, a igualar las posiciones de sus cuerpos. ¿Se ha fijado alguna vez en
ello? De ahí que un buen método para favorecer la empatia sean los acompañamientos o
mirroring, es decir "reflejar como un espejo refleja las posturas de la otra persona.

APLICADO EN LA AYUDA Y LA TERAPIA

Prosiguen los debates en torno a cuáles son los componentes que intervienen en el
proceso psicoterapéutico. De hecho, el análisis de la influencia de la relación paciente-
profesional en los resultados de la psicoterapia constituye una de las preocupaciones más
antiguas dentro de la investigación terapéutica. A principios de 1900, Freud exploró las
diferencias entre los aspectos neuróticos (o transferenciales) del vínculo entre paciente y
profesional de la ayuda, y los sentimientos normales, amistosos y positivos que los
pacientes suelen desarrollar hacia sus profesionales de la ayuda. Aunque la bibliografía
psicoanalítica siempre ha puesto el acento principalmente en los aspectos distorsionados
de la transferencia, Freud pensaba que el componente positivo y realista de la relación
favorecía una asociación terapéutica que demostraba ser de utilidad en la resolución de la
neurosis del paciente. En realidad, la expresión "alianza de trabajo" se utilizó por primera

163
vez sobre la base de los escritos psicoanalíticos. Con el paso del tiempo, sin embargo, se
desarrollaron otras muchas formas diferentes de intervención al margen del psicoanálisis
que demostraron ser de utilidad aplicadas a una amplia variedad de problemas. Así fue
cómo surgió la investigación sobre los factores comunes que promueven el éxito de la
ayuda.
El establecimiento de una relación sintónica (rapport) es el primer paso de la
entrevista terapéutica y los entrevistadores suelen valerse de sus propias reacciones
empáticas para facilitar el establecimiento de ese tipo de relación con el entrevistado. Se
han enunciado(2) seis estrategias necesarias para lograrlo:

1. conseguir que las dos partes se sientan cómodas;


2. descubrir el dolor del paciente y expresar compasión;
3. evaluar la capacidad de introspección del paciente y convertirse en su aliado;
4. demostrar competencia;
5. establecer la propia autoridad como profesional de la ayuda;
6. equilibrar los roles de oyente empático, de experto y de autoridad.

Aplicado al coaching, a la ayuda, a la terapia, a la dirección de equipos, implica que


el primer trabajo del profesional se ha de centrar en el establecimiento de sintonía y
confianza. Sin ellos, no será factible iniciar ningún trabajo. La función del profesional de
la ayuda es ayudar a crear un marco, un contexto, donde el paciente pueda realizar
reajustes, cambios, en su narrativa interna para poder reeditar su historia de vida y así
abrir nuevos caminos, horizontes, establecer metas, hacia las cuales dirigir su recursos
naturales
En una encuesta(3) realizada a 700 pacientes, estos coincidieron sustancialmente en
que los médicos no tenían ni el tiempo ni la predisposición para escuchar a los pacientes
y considerar sus sentimientos, que no sabían lo suficiente sobre los problemas
emocionales y el contexto socioeconómico de sus familias y que aumentaban sus temores
al expresar sus explicaciones en un lenguaje técnico.
Gran parte de la ineficacia de los tratamientos se debe a la incapacidad de los
médicos para establecer una buena relación con sus pacientes. Una relación sintónica
exige comprensión y confianza entre ambas partes. Los factores psicosociales y
económicos ejercen una profunda influencia sobre las relaciones humanas, y los
profesionales deben esforzarse por conocer las subculturas de sus pacientes. Las
diferencias de orden social, intelectual y cultural pueden interferir seriamente con la
sintonía.
Conocer las presiones sociales que el paciente soportó en las etapas tempranas de su
vida ayuda a que el profesional le comprenda mejor. Las reacciones emocionales, sanas o
patológicas, son el resultado de un interjuego constante de fuerzas biológicas,
sociológicas y psicológicas. Cada tensión sufrida deja su marca y sigue manifestándose
por el resto de la vida de forma proporcional a la intensidad de su efecto y a la
susceptibilidad del individuo afectado. Es imperativo caracterizar de la forma más

164
completa posible las tensiones y presiones(3).
Se ha estudiado que los factores más comunes que parecían conducir al cambio eran
los vínculos afectivos y de colaboración que se desarrollan entre los profesionales y los
pacientes. Esta línea de pensamiento prosiguió con la obra de Carl Rogers (1957), cuya
psicoterapia no directiva o centrada en el cliente sirvió para dar fe de la importancia de la
relación entre el paciente y el profesional. Rogers se concentró en el papel desempeñado
por la empatia y la atención positiva incondicional, a las que consideró como necesarias y
suficientes para que el cambio tuviera lugar. De acuerdo con su propuesta, a menos que
la relación entre el paciente y el profesional sea positiva, es improbable que se alcancen
los objetivos terapéuticos (por ejemplo, la reducción de la agresividad). Cuanto más
firme sea el vínculo, mayor es la probabilidad de que los resultados sean un éxito.
La alianza, sin embargo, es una fuerza cambiante. Puede ser firme en determinados
momentos, y también puede romperse en otros y restablecerse posteriormente. Dado que
los defensores de la importancia del vínculo terapéutico lo consideran como un factor
crucial para el cambio, son de la opinión de que su debilitamiento o su ruptura
interferirán con el cumplimiento de las tareas requeridas por los programas de
tratamiento(4).

CONCLUSIONES

Cualquier técnica de ayuda o psicoterapéutica está basada, aunque no se diga


explícitamente, en la empatía…
No basta solo con comprender intelectualmente lo que es la empatía, es preciso
experimentarla y conocerla por las propias vivencias para poder potenciar los recursos
empáticos que todos disponemos.
Hace ya varios años que se investiga sobre las áreas cerebrales donde se cree que
se organizan los fenómenos de empatía (mirror neurons) y que apuntan a que los seres
humanos poseemos en nuestra propia estructura biológica de dispositivos que nos
conectan con los demás.

EJERCICIOS PROPUESTOS

Recuerde el lector alguna experiencia en la que el mismo haya sido el paciente, usuario o
cliente; o bien ponga atención la próxima vez que acuda a algún lugar donde vaya a ser
atendido por personal. Puede ser una consulta de tipo médico (odontólogo, traumatólogo,
etc.) o alguna consulta en una entidad administrativa (Hacienda, Tráfico, ayuntamientos,
etc.). Después de haber sido atendido, puede hacerse esta pregunta: ¿cómo me gustaría a
mí, personalmente, que me atendieran?, ¿qué características prefiero encontrar en la
persona que va a recibirme?

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

165
Ponerse en el lugar del otro para poder entenderlo es lo que refleja alguna película de
intercambio de papeles o roles:

• El príncipe y el mendigo (The prince and the pauper) (1977) Dir: Richard
Fleischer.
Adaptación de la obra de Mark Twain, en la que un niño ratero y vagabundo se
encuentra con el hijo del rey Enrique VIII. Ambos son idénticos y deciden
intercambiar sus ropas y sus vidas para ver cómo es ser el otro. El mendigo es
tratado como heredero y el príncipe no puede volver al castillo y ha de vivir de la
mendicidad.
• Brubaker (1980) Dir: Stuart Rosenberg.
Robert Redford protagoniza la historia real de Tom Murtom, que antes de
presentarse como alcaide y director de prisiones decide hacerse pasar por preso para
comprender la situación de aquellos de los que tenía que hacerse cargo. Descubre
abusos, asesinatos y corrupción.
• Ponte en mi lugar (Freaky friday) (2003) Dir: Mark S. Waters.
Se trata de una sencilla película que plantea la relación entre una madre y su hija
adolescente (Jamie Lee Curtis y Lindsay Lohan) que se enfrentan continuamente.
Unas galletas mágicas hará que se intercambien los cuerpos y la adolescente ocupe el
cuerpo de la madre y esta el de la hija. Poco a poco comienzan a entender el punto
de vista de la otra. La película es un remake de otra de 1977 protagonizada por
Barbara Harris y una jovencita Jodie Foster.
Una historia similar aparece en un libro de un interesante escritor francés, que
se recomienda: Daniel Pennac y que tituló Señores niños. En él, tres niños se
despiertan y se dan cuenta que se han convertido en adultos. Pero sus padres
también han sufrido una transformación y se han convertido en niños. Los señores
niños y los niños señores tendrán que ponerse en la piel del otro y además afrontar
los problemas cotidianos que su situación les requiere.
• The Doctor. Película estadounidense del año 1991, dirigida por Randa Haines y
con guión de Robert Caswell (del libro: Ed Rosenbaum). A un médico frío y
nada empático, Jack MacKee (William Hurt), le diagnostican una enfermedad,
pasando a ser un paciente más de su propio hospital. Entonces sabrá lo que
sienten los enfermos, tendrá que confiar ciegamente en un sistema médico que
sabe que no es infalible y habrá de soportar con paciencia unos trámites
burocráticos que se eternizan, unos reconocimientos humillantes y unas
abarrotadas salas de espera. Ilustra como el cambio de rol ayuda a
experimentar cómo la empatia es el elemento clave en las profesiones de
ayuda.

REFERENCIAS MUSICALES

• Passion, de Peter Gabriel. Música dramática y empática, traslada al oyente

166
hasta la piel del protagonista del gran drama de la religión cristiana.
• Bachatta rosa, de JL Guerra. "Antidepresivo" y empatizante acústico. Ayuda a
crear buenas atmósferas emocionales entre personas y grupos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Taylor S. La Caída. Ediciones La Llave. 2010.


2. Ekkehard, Sieglin de Othmer, citados en: Sadock BJ, Sadock VA (eds.). Kaplan
& Sadock. Sinopsis de Psiquiatría. Baltimore. Edit. Lippincott-Willians &
Wilkins. 2009; p. 1
3. Sadock BJ, Sadock VA. Kaplan & Sadock. Sinopsis de Psiquiatría.
Baltimore. Edit. Lippincott Willians & Wilkins. 2009; p. 1.
4. Kasinove H, Tafrate RC. El manejo de la agresividad. Manual de tratamiento
completo para profesionales. Bilbao. Descleé de Brouwer. 2005; p. 146.

167
14
LA MAGIA DE LA COMUNICACIÓN

Cuéntame lo que has escuchado para saber si te he dicho lo que quería.


M.H. ERICKSON

Un día impartía un taller sobre comunicación y prevención del estrés laboral para un
equipo de atención al público y gestión de servicios. Participaban administrativos,
telefonistas, informáticos y directivos. La escucha era uno de sus temas centrales.
Habíamos hecho varios ejercicios para trabajar sobre la experiencia y dificultades del
escuchar. Cuando ya estábamos cerrando el taller y hacíamos una síntesis de los
aprendizajes realizados, una de las participantes me dijo:

– Sí, sí, claro, es Vd. psiquiatra y hace su trabajo…Pero nosotros… ¡nosotros sí


que atendemos problemas de verdad!

Me quedé entre sorprendido y perplejo. ¿Había "escuchado" aquella persona todo lo


que se había hablado en el taller? ¿En qué pensaba aquella persona que consistía mi
trabajo?

168
Me cuestioné internamente la utilidad que había tenido aquel taller (¡los temores de
los docentes!). También pensé que aquella persona no había atendido en nada a las
explicaciones y ejercicios que habíamos realizado y que solo había estado escuchándose
a sí misma durante todo el tiempo que duró el curso (unas 15 horas). Pero, ante todo, su
intervención me recordó lo difícil, difícilísimo que es escuchar, realizar una escucha
intensa y verdadera.
Transcribo las palabras de Don Campbell en su excelente libro Escuchando a
Mozart.

"Es imposible exagerar la importancia de la diferencia entre escuchar y oír. En


relación a oír, que es la capacidad de recibir información auditiva por los oídos,
piel y huesos, escuchar es la capacidad de filtrar, de centrar la atención
selectivamente, recordar y responder o reaccionar a los sonidos. Además de
recibir el sonido y transmitirlo al cerebro; nuestros oídos estereofónicos nos dan
habilidades impresionantes, entre ellas, la de percibir las relaciones de distancia
y espaciales. Esto es sencillamente milagroso. En un restaurante atiborrado y
bullicioso, uno puede captar las palabras y susurros de un amigo o amante; y sin
embargo, en el mismo restaurante, un magnetófono graba una sinfonía de platos
y conversaciones. Escuchar es algo activo, mientras que oír es pasivo. Muchas
veces oímos pero no escuchamos. Podemos captar conversaciones enteras,
noticiarios y música de fondo sin prestar atención a la información presentada.
Escuchar mal es la causa subyacente de muchas dificultades en las relaciones
personales, familiares y de trabajo o negocio. ¿Cuántas veces hemos dicho o
nos han dicho: ¿«No me estás escuchando»?".

ES IMPORTANTE DIFERENCIAR

Escuchar de permanecer callado

Escuchar no consiste solo en permanecer callado…, ¡para ensartar nuestras palabras a la


que se nos presente la ocasión! Sería algo así como el cazador que espera a su presa para
abatirla, una lucha en la que ha de haber un ganador y un perdedor. Escuchar es algo
mucho más allá de callar, es un acto mucho más humano, es ponerle luz a las cosas con
nuestra atención.
Estar callado no consiste en esperar a tener la ocasión de hablar. Que uno esté
callado no implica que no esté hablando. ¿Con quién? Con uno mismo, o
imaginariamente con el otro anticipando las respuestas que va a darle cuando el otro diga
esto o aquello. A este proceso de parloteo constante en nuestra cabeza le llamamos
"diálogo interior". Así que, ¡desangustiesé!, todas las personas lo mantienen, es "normal"
y humano, y forma parte de nuestro funcionamiento mental y de la organización de
nuestros pensamientos.
De ahí que escuchar, frenando el diálogo interno (algo difícilísimo y que poquísimas

169
veces se consigue), es diferente a permanecer callado. Lo más habitual es tener en la
mente dos o tres cosas para decir.
La reflexión e interiorización de los pensamientos requiere silencio. Por eso,
mientras nuestro incesante diálogo interior se mantiene, las respuestas que nos damos
frente a lo que estamos escuchando cierran el campo de la escucha y de la reflexión.

DIFICULTADES DE LA ESCUCHA

El silencio permite escuchar. El "ruido" en forma de nuestro diálogo interior, sobre todo
en aquellas ocasiones en las que estamos preocupándonos sobre algún tema, de algún
problema, impiden la escucha.
Algunas dificultades para escuchar son del orden fisiológico. Por ejemplo:

• La velocidad del pensamiento es mucho mayor que la velocidad del lenguaje,


por lo que habitualmente oiremos más lo que pensamos que lo que nos estén
diciendo. La rapidez del pensamiento alcanza unas cuatro veces más rápido
que el lenguaje.
• Es normal y comprensible, el lenguaje articulado fónico precisa de los
movimientos de unas estructuras anatómicas que "enlentecen" la rapidez con
la que se genera nuestro pensamiento. En la práctica se traduce en que quien
nos habla lo hace mucho más lento de lo que nos hablan nuestros
pensamientos.
• Existe una tendencia de la mente humana a completar la información que
escuchamos. Se debe a la misma rapidez del pensamiento.
• Existe una elaboración de juicios automática sobre lo que estamos escuchando
• Desde que somos niños, la educación en las escuelas nos enseña y entrena a
leer y a escribir, pero no a escuchar.
• Una creencia muy difundida y cultural en nuestro medio es la equivalencia:
"escuchar = dar soluciones". Este hábito automatizado supone una importante
interferencia en nuestra escucha, pues de forma inconsciente y rapidísima
estamos haciendo juicios o elaborando soluciones sobre lo que la otra persona
nos va diciendo.

¿CÓMO ESCUCHAR EN LA AYUDA Y LA TERAPIA?

La naturaleza nos dio dos ojos, dos orejas y una sola boca para que pudiéramos
observar y escuchar el doble de lo que hablamos.
EPÍCTETO

UTILIDADES

Necesitamos aprender a ver, sentir, y, sobre todo, escuchar para evaluar el impacto de

170
nuestras intervenciones. Existe una histórica tendencia a interpretar la información que
nos dan las personas, los pacientes, pero ello nos lleva muchas veces a un punto muerto
en los cambios, en las la terapias. Nos interesa crear un nuevo caso para reorientar la
atención. ¿Cómo lo haremos? Escuchando nuevas versiones de los casos. Solo así
podremos incorporar nuevas informaciones.
Aunque es difícil, hay que tratar de romper la tendencia inercial al hábito compulsivo
interpretativo-especulativo de hacer juicios. Ese es uno de los grandes "ruidos" que nos
enturbian la escucha en la terapia, en el coaching, en la ayuda. Podemos aprender a
tolerar la incertidumbre, a sentirnos cómodos en el "no saber", para así favorecer el
silencio (no interpretar) y permitir que las personas que ayudamos encuentren su propia
información. No interiorizamos la información que escuchamos sino la reflexión que
hacemos sobre esta información. La información más importante para el paciente es
aquella que encuentra por sí mismo.
Muchas veces la potencia y utilidad del profesional de la ayuda no está en lo que
dice sino en cómo escucha.

AMIGOS DE LA ESCUCHA

En broma y en serio, un amigo mío me decía "diez minutos de atención verdadera de los
padres restan diez horas de atención psicoterapéutica para cuando se es adulto". No creo
que anduviera descaminado.
No hemos de olvidar que no solo se escucha con los oídos, sino con todo el cuerpo.
Por ello importa realizar una comunicación no verbal de forma activa, que implique:

• Afirmar.
• Mover la cabeza.
• Mantener el contacto visual.
• Escucha con paciencia, con intención de comprender.
• Mostrando atención e interés; sin interrumpir continuamente al que habla.
• Sin tener prisa en sacar conclusiones.
• Sintetizando lo esencial. No cabe perderse en detalles.
• Si queremos buenas respuestas, hemos de hacer mejores preguntas.
• Hablando, como mucho, la mitad que nuestro interlocutor.
• Dando feedback y manteniendo el contacto ocular.

Recordando que feedback significa retroalimentación. Aquí lo estamos traduciendo


en términos comunicativos, por lo que significará dar señales activas de que estamos
escuchando a la otra persona

ENEMIGOS DE LA ESCUCHA

Todo lo que no hagamos por escuchar será contrario a la escucha. Además, ¿recuerdan

171
Vds. cómo se sienten cuando hablan y alguien no les presta atención? Existen algunos
indicadores de una mala escucha, situación que podríamos equiparar a una de falta de
respeto por el interlocutor, de que no estamos prestando atención. ¿Por qué? Cuando no
estamos prestando atención a otra persona, no estamos reconociendo a la otra persona
como un ser existente:

• El principal, dejar que tu propio discurso te envuelva hasta el punto de pensar


en lo que tú debes decir y te olvides de los demás. Es un producto más del
diálogo interno. Si te escuchas a ti mismo no puedes escuchar al cliente.
• No mantener el contacto visual, o mantenerlo en exceso con la mirada fija. Tu
mente estará más abierta y receptiva si utilizas todo el campo visual, de modo
que suaviza tu enfoque y amplía tu visión. Permanece todo el tiempo que
puedas con la visión amplia y desenfocada.
• Cortar al que habla. Hablar imponiéndose a la otra persona. Es como decirle
"Lo que tiene Vd. que decir es mucho menos importante que lo yo tengo que
decir".
• Tensión muscular. No es fácil escuchar si estamos tensos, de modo que si
descubrimos que nuestra atención disminuye, relajémonos. Es preferible
asegurarse de estar cómodo, ya que la incomodidad física es otro factor de
distracción.

CONCLUSIONES

Escuchar implica callar (el diálogo interno).


El lenguaje se alimenta del lenguaje (V y NV). Callar no basta. Es preciso
incorporar en el discurso propio lo que otro dice.
La información de calidad proviene la más de las veces de haber aprendido a
escuchar las críticas.
A veces puede pensarse que escuchar o no escuchar se relaciona solo con las
conversaciones con nuestros semejantes. La acción de escuchar cubre todos los
sonidos de la vida, toda la información que nos llega a través del canal auditivo. Le
propongo un buen ejercicio que nos educa y recuerda que para escuchar podemos
emplear todo el cuerpo y no solo los oídos.

DIFERENCIAS ENTRE:
OIR.................... PASIVO......................... INTERVIENE EL OIDO
ESCUCHAR.........ACTIVO......................... INTERVIENE EL CEREBRO

EJERCICIO DE ESCUCHA(1)

1. Una tarde o una noche tómese un tiempo de relajación para explorar una pieza

172
de música. Elija una de entre siete a diez minutos de duración. Le sugiero algo
clásico, en que haya un instrumento solo y orquesta, por ejemplo la Pequeña
serenata nocturna de Mozart; el Intermezzo de Goyescas, para violonchelo y
orquesta, de Granados; la Pavane de Fauré; el primer movimiento de la sonata
Claro de Luna de Beethoven, o el movimiento lento de un concierto para
violín de Dvorak, Brahms o Mozart.
2. Oscurezca la habitación y póngase cómodo reclinado en un sillón o sofá. Tenga
a mano bolígrafo y papel. Cierre los ojos y escuche un movimiento.
3. Deje que la mente vague por donde quiera; incluso puede soñar despierto.
4. Acabado el movimiento, escriba sus impresiones. ¿Cómo sentía el cuerpo al
comenzar la música? ¿Qué notó en su cuerpo a medida que avanzaba la
música? ¿Entró alguna imagen en su mente? ¿Sintió alguna emoción?
¿Recordó algún determinado momento o acontecimiento de su vida? ¿O
simplemente se «distrajo»?
5. Ahora encienda la luz y ponga la misma música. Esta vez escúchela sentado
erguido en un sillón cómodo y mire un punto de la pared que tiene al frente.
Mientras suena la música mantenga los ojos enfocados en ese lugar.
6. Cuando acabe la música, escriba sus experiencias. ¿En qué difieren de las que
tuvo la primera vez que escuchó la pieza? ¿Qué encontró más interesante en
el hecho de estar sentado erguido y con los ojos abiertos? ¿Sintió alguna
molestia?
7. Ahora ponga la música por tercera vez. Si es una pieza orquestal o de violín,
escúchela de pie. Si es una obra para piano, siéntese en el borde de una silla.
Cuando comience la música imagínese que es el solista o el director de la
orquesta. Dirija la obra o tóquela con el instrumento imaginario, con
sentimiento, destreza, y con todos los recursos de interpretación de que sea
capaz (dirija o toque en serio, no en broma «haciendo el payaso»). Cierre los
ojos si lo desea. Procure mover el cuerpo y los brazos intuitivamente.
8. Cuando acabe la música, escriba nuevamente sus impresiones. ¿Qué aprendió
acerca de la música? ¿Aprendió algo acerca del instrumento?
9. Cierre los ojos y dedique unos momentos a percibir su cuerpo. ¿Lo siente
diferente a como estaba cuando comenzó el ejercicio? ¿Nota algún cambio en
la respiración, ritmo cardiaco o temperatura? ¿Se siente más alegre, más triste,
más ecuánime? ¿Está más relajado, más atento, más activo?

Aunque no hay ninguna respuesta «correcta», creo que le sorprenderá comprobar


cómo la luz, la postura y las otras variables influyen sutilmente en la escucha.

¿QUIÉN ESTÁ ESCUCHANDO A QUIÉN?(2)

Suponga el lector que tiene problemas en la vista y que decide visitar a un oculista.
Después de escuchar brevemente su queja, el oculista se saca las gafas y se las entrega.

173
– Póngase estas –le dice–. Yo he usado este par de gafas durante diez años y
realmente me han sido muy útiles. Tengo otro par en casa; quédese usted con
este.

El lector se las pone, con lo cual su problema se agrava. –¡Esto es terrible! –exclama
usted–. ¡No veo nada!

– ¿Por qué no le sirven? A mí me han dado un resultado excelente. Ponga algo


más de empeño.
– Lo pongo. Pero lo veo todo borroso.
– Bueno, ¿qué pasa con usted? Piense positivamente. -Positivamente no veo
nada.
– ¡Vaya ingratitud! –le increpa el oculista–. Después de todo, ¡lo único que
pretendía era ayudarle!

¿Qué probabilidad existe de que usted vuelva a ese oculista la próxima vez que
necesite ayuda? Creo que no muchas. No se puede confiar en alguien que no diagnostica
antes de prescribir.
Pero, en la comunicación, ¿con cuánta frecuencia prescribimos antes de
diagnosticar?

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

Hay una serie de películas que tratan del tema de la comunicación entre las personas y
también de su dificultad, la incomunicación. Uno de los maestros del tema de la
incomunicación en el ser humano fue Michelangelo Antonioni, quien hizo su Trilogía de
la Incomunicación:

• La aventura (L'Avventura) (1960).


• La noche (La notte) (1961).
• El eclipse (L'Eclisse) (1962).

Otra película que refleja las dificultades de la comunicación es una película española
realizada por dos hermanos:

• Pudor (2007) Dir: Tristán Ulloa y David Ulloa.


Se describe una familia cuyos miembros no pueden confesar o explicar sus temores,
deseos, secretos ni siquiera a los que tienen más cerca. El pudor, la vergüenza y el
qué dirán, conducen a la incomunicación y a la soledad. Todos viven juntos pero
están solos.

Una película que refleja las dificultades de la escucha y las dificultades de la


comunicación aparece en una de las obras más representativas y más compleja de

174
Bergman:

• Persona (1966) Dir: Ingmar Bergman.


Elisabeth, una actriz teatral, es hospitalizada tras perder la voz. En la clínica la cuida
una enfermera, Alma. Como Elisabeth se mantiene en mutismo, la enfermera Alma
comienza a hablarle sin parar. Elisabeth escucha y a veces toma notas de lo que dice
la enfermera, para enseñarlas a la doctora, con lo que las dos, poco a poco, van
intercambiando los roles de escucha y comunicación. Alma no quiere escuchar sus
propios miedos y habla, y Elisabeth no quiere comunicar los propios y calla.

REFERENCIAS MUSICALES

• Missa Gaia, de Paul Winter y la Music for the Mozart effect, Vol. 2 - Heal the
body: music for rest and relaxation.

Cualquier música que nos agrade puede ser buena para ello. Escuchar música es una
muy buena manera de educarnos en la escucha.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Tomado del libro de Don Campbell. El efecto Mozart. Barcelona. Edit. Urano.
1998; p. 64.
2. Extraído de S. Covey. Los siete hábitos de la gente altamente efectiva.
Barcelona. Paidós. 1997; p. 267.

175
15
LA VIDA ES TAL COMO ME LA CUENTO

El lenguaje no solo ayuda a expresar el pensamiento, también ayuda a estructurarlo.


B. RUSSELL

EJERCICIO

Coja esta vez un papel y un bolígrafo. Le planteo que trate de escribir, describiéndola.
¿QUÉ ES PARA USTED LA CONFIANZA?

• ¿Qué imágenes relaciona Vd. con la confianza? ¿Qué cosas le vienen a la


mente?
• ¿Qué sensaciones le produce esta palabra? ¿Qué siente cuando recuerda
experiencias de confianza?
• ¿Qué se escucha Vd. decir cuando piensa en la confianza, o qué es lo que
escucha decir a una persona que sea de su confianza?
• Una vez ha acabado con el ejercicio. Deje la hoja de papel y téngala a mano.
• ¿Le ha sido fácil hacer esta descripción? Seguramente habrá tomado
consciencia de lo dificultoso que es el hecho de concretar abstracciones. La

176
confianza no puede "verse", "olerse" o "tocarse" con el uso del lenguaje.

Entre cariño y sonrisas, recuerdo una persona que atendía en la consulta. Cuando le
hablé de que podríamos hacer terapia, pero que tendría que enviarle al psicólogo para
organizar mejor su tratamiento porque yo andaba escaso de tiempo, aquel hombre me
dijo sorprendido:

– "Y cómo va a ayudarme el psicólogo… ¿Hablando –largo silenciosolo?"

Aquella persona vino a darme una nueva lección, en forma de recordatorio, sobre la
poca importancia que estamos dando en nuestra sociedad al lenguaje como una
herramienta terapéutica de primer orden.
El lenguaje es una de las cualidades humanas por excelencia, me atrevo a decir que
la mayor de todas, es el signo diferenciador con otros animales. El lenguaje nos
humaniza. Constituye un inabarcable y vasto sistema de almacenamiento de las
experiencias (en forma de palabras, frases) que nos sirve para comunicarnos y para vivir.

CREACIÓN Y ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE

Entre el primer y el segundo año de vida el niño comienza a adquirir el uso de un


fantástico sistema de representación y comunicación: el lenguaje.
Para el niño, el aprendizaje del lenguaje consiste, principalmente, en asociar
etiquetas lingüísticas –palabras y frases– a experiencias sensoriales: lo que quiere,
escucha, siente, experimenta y respira. Cada palabra es un "ancla" asociada a
experiencias sensoriales, y esta asociación es la que da a la palabra su significado. Esa es
una característica primordial del lenguaje: la palabra no es la cosa nombrada y solo tiene
significado en función de la información sensorial (visual, sonora, somatosensorial) a la
que remite.

177
Por esta razón llamamos a la experiencia sensorial experiencia primaria y al
lenguaje (el cómo explicamos lo vivido) experiencia secundaria. De ahí que la palabra y
la frase no son la cosa nombrada. Por ejemplo, la palabra "agua" no moja a nadie.

178
Nuestro organismo es un sistema y nada funciona de manera independiente de todo
los demás. Cuando almacenamos la experiencia vivida no solo lo hacemos en nuestras
"memorias cerebrales", por así decirlo, sino que lo hacemos en todo el cuerpo. Por eso
hablamos de lenguaje y comunicación, (aunque no sean lo mismo) verbal y no verbal.
Cuando hablamos de que la comunicación no verbal es un sistema analógico nos
referimos a que funciona por "análogos" o semejanzas. Por ejemplo, señalar con un dedo
a una persona tiene el mismo significado aquí que en Oriente o Nueva Zelanda.
Cuando aludimos a que la comunicación verbal es un sistema digital nos referimos a
que una palabra es un símbolo acordado y consensuado en una cultura determinada, pero
que a la vez este símbolo solo tiene sentido en aquella cultura en la que se emplea. Por
ejemplo, la palabra mesa la entendemos todos en este país, pero la misma palabra en
Inglaterra no significa absolutamente nada.

COMUNICACIÓN VERBAL COMUNICACIÓN NO VERBAL


• Digital: un símbolo representa una cosa o una • Analógica: funciona por similitudes.
experiencia concreta.
• Es lenta (una palabra va detrás de la otra, una • Es rápida, simultánea.
frase sucede a otra frase, dos personas no
puede hablar a la vez.
• Es consciente y semiconsciente. • Inconsciente.
• Es el segundo lenguaje que se adquiere. • Es el primer lenguaje que se adquiere.
• Está determinado por la cultura. • Está determinado por la biología.

¿PARA QUÉ SIRVE EL LENGUAJE?

El lenguaje sirve para comunicarnos haciendo un intercambio de información, y esta


información está contenida en los símbolos que son las palabras.
No obstante, esta gran utilidad del lenguaje también puede tener sus limitaciones y
trampas. Vamos a realizar un interesante experimento…

PRUEBE A NO PENSAR EN UN ELEFANTE QUE NO ESTÉ


PERSIGUIENDO A UN RATÓN





Es imposible. Aunque sea en una fracción de segundo, ha necesitado representar primero


la situación y, posteriormente, encontrar un medio para representar su negación (quizá,

179
simplemente, haciendo desaparecer ambas imágenes de su pensamiento o, en el ejemplo
del elefante, paralizando la escena y haciendo desaparecer al ratón mediante el empleo de
cualquier otro medio).
El lenguaje, sistema digital (digital significa que un símbolo remite a un objeto u
concepto), permite expresar la negación, algo que no es posible en un sistema analógico
(analógico la similitud o igualdad). En el reino de la experiencia sensorial no existe la
negación: la experiencia no tiene un contrario. Si Vd. se baña en el río o en el mar, esa
será la experiencia que ha vivido; y no existe una "no experiencia", un contrario a esa
experiencia que vivió. No haberse bañado no sería su contrario, sino otra experiencia.
Para pensar en una negación en un sistema analógico, primero tenemos que
representar la situación en cuestión y luego introducir la negación de una manera u otra.
Sabiendo esto, se comprende mejor el efecto que sobre una persona puede tener un
intento de tranquilizarle con las palabras: «No, no tengas miedo, ese perro no muerde, no
te va a morder».
La formulación positiva de una sugestión o de una directriz no se corresponde
solamente con una visión optimista de las cosas, principalmente ayuda a la persona a
construir por ella misma una representación que le será más útil que otra que pueda
inducir a un comportamiento contrario. "Mantén tu vaso derecho" es por lo general más
eficaz que "no vuelques tu vaso".
Por su repetición incesante, el lenguaje llega a fisiologizarse y pasa a ser parte de
nuestro mundo interno, de nuestra intimidad e integridad, de nuestro cuerpo.

VENTAJAS E INCONVENIENTES DEL LENGUAJE

El lenguaje y sus componentes, las palabras y frases, son una parte importante de
nuestros pensamientos, y nuestra mente genera continuamente pensamientos. El primer
lugar donde vivimos está en la mente. Usar adecuadamente el lenguaje permite ordenar
nuestros pensamientos, nuestra mente y, consiguientemente, nuestras acciones.
Al crear parte de nuestro mundo interno con el lenguaje, somos a la vez víctimas de
este, de sus potenciales limitaciones. Si yo estoy diciéndome "no puedo hacer esto" llego
a confundir mi pensamiento con la realidad y voy a acabar por no hacer lo que creo "no
poder". ¿Cuántas veces en su vida se ha podido decir "no puedo, o no soy capaz de
hacer algo" y, a pesar de ello, ha acabado por hacerlo. Hay palabras, frases que forman
parte de nuestros pensamientos y que acaban por codificar limitaciones para nuestras
vidas. Los "no puedo", "no soy capaz", los "tengo que", "he de", se constituyen en
normas y reglas que nos encadenan sin que seamos conscientes.
Imagínese a una persona que sufre frente a la perspectiva de hacer cambios (frente a
cualquier cambio las personas pasan por fases de inseguridad, lo que no implica que lo
nuevo sea peor que lo ya conocido) y que llega a inhibirse y bloquear al repetirse esta
frase: "Más vale mal conocido que bueno por conocer". ¿Seguro? ¿Siempre habrá de ser
así?
Los dichos y refranes populares acostumbran a ser "capsulas de sabiduría

180
sentenciosa" y muchas veces guiamos nuestros pensamientos o tomamos decisiones
importantes para nuestras vidas de acuerdo a ellos al haber sido inculcados culturalmente.
"Año de nieves, año de bienes". Sin duda en algún momento y en otro entorno fue
estupendo que nevara, pero imagine ahora una gran nevada en la gran ciudad colapsando
sus transportes, colegios, etc. Tampoco dudo de que las estaciones de esquí no pensaran
lo mismo que en las ciudades.
Otras interesantes limitaciones del lenguaje son aquellas palabras que usamos como
si fueran cosas materiales. Por ejemplo, el "amor". En una pareja puede haber o no amor
entre ellos; pero, ¿qué es el amor? Lo que se ve en la pareja es la forma de tratarse, de
hablarse, de cuidarse uno al otro, en definitiva, lo que vemos son comportamientos (dar
un beso, servir el café, hablarse al oído, etc.) ¿Alguien ha visto alguna vez el amor como
tal? ¿Cómo es? ¿Qué color tiene? ¿Qué olor? Estas palabras conllevan el riesgo de
perdernos y confundirnos en el concepto sin que encontremos en ellas los actos que
necesitamos o deseamos.

LOS PENSAMIENTOS SON LENGUAJE

¿Ha pensado alguna vez en cómo está pensando?


Si le digo la palabra "agua", ¿le moja la palabra? La palabra no es la cosa a la que
nombra o se refiere. Olvidamos fácilmente que el lenguaje es una referencia hacia
símbolos de la experiencia de la vida, pero que no es de por sí, la descripción de ninguna
realidad.
Gran parte de nuestros pensamientos están construidos por palabras y oraciones
cortas. Durante mucho tiempo se ha hablado y se habla en Psicología de "pensamientos
erróneos" o "pensamientos distorsionados". En la práctica y a efectos del equilibrio
humano tan solo existen pensamientos que son más o menos adaptativos que otros.
¿Tenemos lenguaje o, por el contrario, es el lenguaje el que nos tiene a nosotros?

EL LENGUAJE CONSTRUYE NUESTRA REALIDAD

El hombre vive más en el mundo del lenguaje que en el mundo real. La narrativa mental
es el mundo en el que vivimos inmersos los seres humanos, pues acostumbramos a vivir
más dentro de un espacio semántico que en uno real. La narrativa interna o diálogo
interior dirige, de forma imperceptible, los estados mentales hacia los estados
emocionales-somáticos, hacia los estados de ánimo y por derivación, hacia los estados de
bienestar, de malestar, de la preocupación, de la depresión, de la ansiedad, etc.

¿Por qué muchos pensamientos tienen un carácter negativo?

Estamos marcados etológicamente por el miedo como emoción fundamental que nos ha
facilitado evolucionar a lo largo de nuestra historia como seres humanos. Tenemos la
necesidad de tratar de predecir lo que va a ocurrir en nuestro futuro inmediato, de ahí

181
que nuestro sistema cerebral busque continuamente dar explicaciones a todo lo que está
ocurriendo a nuestro alrededor, de que intentemos explicarnos todas las cosas de una
forma "lógica y racional". Pero nuestras vidas, y muchos de nuestros pensamientos no
tienen, mal que nos pese, nada de lógicos o racionales. A esta imperiosa necesidad de
darle un sentido y significado a todo lo que ocurre se le ha llamado el "imperativo
cognitivo".

Un tema de distancias

La autoeficacia es la creencia de que uno tiene sobre el control de los acontecimientos de


su vida y sobre cómo puede hacer frente a los problemas en la medida en que se
presenten. Vincula además este concepto con la idea del propio valor (la autoestima). Por
eso y en la vida, conforme más cercanas estén las cosas que hacemos a aquellas que
hemos dicho que vamos a realizar, mejor será nuestro propio autoconcepto e idea de
eficiencia.

EL LENGUAJE EN LA AYUDA Y LA TERAPIA

Usando el lenguaje para viajar al interior

182
Podemos usar el lenguaje para trasladar las experiencias al intelecto, alejándonos de
ellas. Podemos centrarnos en el lenguaje del cuerpo (emociones, sensaciones) para
acercarnos a las experiencias.
Es una gran y potencial capacidad la que dispone el ser humano al poder convertir y
almacenar sus experiencias mediante el lenguaje. Por ejemplo, nos interesa estar cerca de
las experiencias agradables y nos interesa alejarnos, distanciarnos, de aquellas
desagradables. Este proceso lo hacemos mediante el lenguaje.

SU USO EN AYUDA Y TERAPIA

183
Nos conviene recordar que el lenguaje es una representación de la experiencia
humana pero no la experiencia en sí misma. Cuando dos personas hablan entre sí, están
informando mediante el lenguaje de sus respectivas experiencias del mundo mientras
hablan. A las palabras que emiten las llamamos estructura superficial del lenguaje, y estas
son solo una pequeña parte de la estructura profunda, mucho más extensa y rica que la
superficial. A partir de la estructura superficial que presenta su paciente, el profesional de
la ayuda puede ayudar a conectar lo que dice con su experiencia, obteniendo así las
informaciones que necesita.
Conocer el funcionamiento de estos procesos nos permite también iniciar la acción
en el mundo mental, pues cambiar el diálogo interno permite cambiar la narrativa con la
que construimos el mundo interior, alterando su orden, su sintaxis, sus asociaciones y sus
significados para crear nuevos espacios mentales que abren al mundo nuevos caminos.
Un método como es el de realizar preguntas "pautadas" concede al usuario, cuando
escucha una estructura superficial emitida por su interlocutor, la posibilidad de reconocer
las transformaciones que ha realizado este para pasar de la estructura profunda a la
superficial. Aplicando estos criterios a lo que el paciente dice (la estructura superficial),
obtendremos un marco explícito para enriquecer su modelo del mundo,
independientemente del contenido de su discurso o del modelo terapéutico escogido. Por
regla general, para decidir el empleo de esta herramienta (las preguntas) nos basamos en
dos criterios principales:

• ¿Está nuestro interlocutor hablándonos de un asunto problemático para él (en el


caso contrario no es necesario adentrarse en la investigación)?
• ¿Qué tenemos necesidad de saber y con qué objetivo?

La relación establecida con el interlocutor es otro elemento fundamental para


ponderar el empleo preguntas. Algunas personas son reacias a las preguntas, lo que

184
puede apreciarse en sus reacciones verbales y no verbales.

La experiencia sensorial constituye aquello que la persona ha visto, escuchado,


sentido, experimentado, y de ella deriva la estructura superficial lingüística, que es lo
que la persona comunica a un interlocutor. El recorrido desde la estructura profunda
hasta la superficial (derivación) está casi siempre acompañado por una pérdida o
distorsión de la información.

CONCLUSIONES

El lenguaje es una moneda con dos caras: una mira hacia afuera, al mundo; la otra
hacia dentro, al reflejo del mundo en la estructura referencial del lenguaje que
construimos en nuestro mapa o representación interna de la realidad.
El lenguaje tiene sus ventajas y desventajas. La cultura está repleta de frases que
son recursos terapéuticos no organizados, pero a la vez, tiene sus trampas.
Podemos trabajar con las personas mediante el lenguaje. Se pueden hacer
preguntas que permitan "irnos" hacia la experiencia vivida para conectarnos con las
emociones; y podemos también manejar el lenguaje para separarnos de experiencias
desagradables.

185
¿QUÉ MEJOR PARA COMPRENDER QUE SENTIR?

Un día, cuando era joven, el gran sabio Nasrudín caminaba por una carretera solitaria.
Estaba oscureciendo y no tenía prisa por llegar al pueblecito hacia el que se dirigía. De
pronto, vio a un grupo de jinetes que cabalgaban a galope hacia él. Su imaginación
empezó a trabajar ¡y no sin cierta razón! ya que en aquellos parajes tan solitarios no eran
infrecuentes los robos.
Nuestro hombre temió que pudieran robarle o, peor aún, que fueran policías y le
obligaran a alistarse en el ejército, ya que ambas cosas sucedían en su tiempo. Este
miedo tomó tales proporciones que, sin pensárselo dos veces, saltó por encima de un
muro que había al lado de la carretera sin mirar dónde se metía. Así fue como, de
pronto, se encontró en un cementerio y corrió a agacharse entre dos tumbas para
esconderse.
Los jinetes, ignorantes de los motivos imaginados por Nasrudín, sintieron curiosidad
al ver un hombre que brincaba dentro del cementerio de la ciudad por encima del muro,
habiendo una puerta pocos metros más allá.
Pararon sus caballos, entraron en el cementerio y lo buscaron.
Cuando dieron con él, aterrorizado y tendido en el suelo entre dos tumbas, le
preguntaron:

– ¿Podemos ayudarte? ¿Por qué estás en esa posición?


– Es más complicado de lo que ustedes suponen –dijo Nasrudín– Verán, yo
estoy aquí a causa de ustedes y ustedes están aquí por causa mía.

En el lenguaje de nuestros pensamientos…

186
EL LENGUAJE Y LOS MODELOS MENTALES

Usar adecuadamente el lenguaje nos ayuda a estructurar nuestros modelos mentales. El


modelo mental viene a ser el hilo que engancha las perlas haciendo con ellas un collar. Y
las ideas son como perlas, preciosas por su valía, pero difíciles de conservar por su
rápido olvido. Si nos dan de tanto en tanto perlas, y las vamos guardando sin orden u
olvidando recordando dónde se encuentran, cuando pretendamos recuperarlas no
podremos hacerlo porque no lo recordaremos. Por ello es eficaz desarrollar modelos
mentales productivos, pues nos sirven como hilo conductor de ideas para guardarlas.

En el caso de las personas dedicadas a la ayuda será la familiarización con el

187
conjunto de presupuestos sobre la naturaleza y el comportamiento humano tales como
son las dicotomías entre los problemas y el libre albedrío y el determinismo, la naturaleza
y la educación, las experiencias infantiles y las experiencias posteriores, la singularidad
del individuo y la universalidad del comportamiento humano, el optimismo y el
pesimismo sobre la naturaleza humana; los que permiten al profesional ir realizando,
seguramente de forma inconsciente, su elección sobre los modelos, teorías y técnicas a
los que se adscribe para realizar sus trabajos. También tienen gran influencia los modelos
que han influido durante el periodo de aprendizaje, que se conjugan con las preferencias
personales, con los propios valores, con las experiencias vitales, con la filosofía de vida,
etc.; aunque si en algo puede existir coincidencias entre los diversos autores que han
investigado el tema de elegir orientaciones terapéuticas, ha sido en destacar la
importancia de la personalidad individual (recordemos el caso del eclecticismo en el
Capítulo 1).

USANDO EL LENGUAJE PARA GANAR FLEXIBILIDAD

Los reencuadres
No es que no sepamos prácticamente nada,
es que aún nos queda muchísimo por conocer.

Un día estaba junto a mi compañera en un grupo de terapia donde los asistentes hablaban
acerca de sus problemas. Uno de ellos explicó que de niño había sido abandonado por su
madre, que marchó junto a sus hermanos dejándolo al cuidado de una tía. Era la historia
personal a partir de la que había construido su vida, una vida llena de problemas
afectivos, consumo de drogas, etc. A todos nos sonaba como una historia terrible y
explicativa de los problemas que tenía; había sido un niño abandonado en contraste con
sus hermanos, que habían podido gozar de la compañía de la madre. Mi compañera le
dijo, de pronto: "Tu madre supo elegir al más fuerte y capaz de sus hijos para permitirle
que creciera junto a su tía. Aquel hombre se sobresaltó (también los demás, yo incluido)
al escuchar aquel nuevo significado que se le estaba dando a su historia. De sentirse
abandonado, pasó a considerarse "el más fuerte y capaz de sus hermanos". La vida ya no
fue después igual para aquella persona.

188
Podemos pensar a veces que un hecho no tiene más que un significado posible, lo
que nos encadena a un solo sentido o a una sola interpretación y las consecuencias que
se derivan de ello. Si esta es positiva y adaptativa a la vida, maravilloso; los problemas
surgen cuando no lo son. ¿Alguna vez le ha ocurrido que un tema que le daba vueltas en
la cabeza se ha desatascado por algo que le haya dicho algún allegado?
Los hechos solo son hechos, y lo que importa es lo que nos decimos sobre ellos. Por
ejemplo, llover. ¿Tendrá el mismo significado para…?

• … un agricultor que padece una larga sequía?


• … la pareja de enamorados que han organizado una cena al aire libre?
• … la familia que espera el fin de semana para ir a la playa?
• … un fabricante de paraguas?

DEFINICIÓN DEL REENCUADRE

Reencuadrar es cambiar el marco mental en el cual una persona percibe un suceso con el
fin de cambiar su significado. Entonces cambiaran las respuestas y las conductas.
Palabras sinónimas funcionales de reencuadrar son las palabras redefinir o resignificar.

189
También se denomina en Psicología reestructuración cognitiva.
La capacidad de usar los reencuadres está relacionada con la flexibilidad, que es la
capacidad de variar nuestras respuestas frente a los hechos o los diferentes
requerimientos de las circunstancias. Y el primer paso para variar nuestras respuestas o
comportamientos comienza por aquello que nos decimos a nosotros mismos sobre lo que
ocurre.
Esta forma de jugar con el lenguaje es lo que llamamos un reencuadre o
resignificación. Hemos dotado de un sentido diferente a los hechos, positivo en el caso
expuesto. Saber reencuadrar es una de las mejores habilidades (y de las más potentes
junto a la capacidad de escuchar) de las personas que trabajan en la ayuda. Por ejemplo:

• "Tengo miedo frente a los cambios" → Significado habitual: "Algo malo me


está ocurriendo".
• Reencuadre: "Tu miedo es un sistema de alerta para prepararte frente a las
nuevas situaciones. Sentir miedo te da la señal de que estás haciendo
cambios".

UTILIDADES DE LOS REENCUADRES

El adhesivo original usado en los pos-it fue inventado en 1968 por Spencer Silver, un
investigador de la compañía 3M. En realidad, estaba buscando un nuevo adhesivo
potente, pero al no encontrarlo no le otorgó uso alguno. Solo en 1974, a un colega suyo,
Arthur Fry, se le ocurrió usar aquel adhesivo para crear marcapáginas, mientras hojeaba
un himnario del coro de su iglesia. Los primeros prototipos estuvieron disponibles en
1977, y en 1980-1981, después de una poderosa campaña publicitaria, el producto fue
puesto a la venta en todo el mundo. Este fue un reencuadre sobre la utilidad de un
adhesivo que "no servía" como adhesivo, pero sí como marcapáginas. ¿Quién no usa hoy
día los pos-it?
Las cosas suceden en el mundo, pero hasta que no les damos un significado y las
relacionamos no tienen ningún tipo de sentido. La diferencia de unas personas respecto a
las otras radica, sobre todo, en cómo gestionan sus estados internos y la mayor parte de
las veces, en cómo "percibir lo que ocurre", más que en fijarse en el hecho como tal.

¿PARA QUÉ PUEDE SERVIR HACER REENCUADRES?

Para disminuir o atenuar las respuestas emocionales. Si lo que nos estamos diciendo
sobre lo ocurrido fomenta nuestra preocupación y sufrimiento, darle otra significación
que lo relativice nos aliviará.
Un caso real: frente al fallecimiento de una persona, uno de sus amigos hizo el
siguiente comentario: "He tenido la suerte de conocerlo y poder aprender a su lado".
Mentalmente nos trasladamos del "sentir la pérdida" al "sentir la ganancia" No nos
sustrajo la tristeza, pero la alivió en parte.

190
Para ganar perspectiva de observación mental. Si solo tenemos un camino por
donde ir acabaremos yendo siempre al mismo lugar y contemplando el mismo paisaje. Si
disponemos de varios caminos, las posibilidades se amplían, podremos llegar a varios
lugares y también a varios paisajes.
Puede ser muy beneficioso cuando tenemos una experiencia en apariencia negativa
preguntarse:

• ¿Qué aprendizaje viene de la mano con esta experiencia?


• ¿Para qué ha ocurrido esto?
• ¿En qué situación o contexto podría ser útil este comportamiento?
• ¿Cuándo podría servir?

Las personas que acostumbran a ser más inteligentes y más flexibles han
desarrollado esta capacidad de hacer este tipo de distinciones y dar diferentes significados
a lo que ocurre.
En su libro sobre la Inteligencia Emocional, D. Goleman nos habla sobre los
reencuadres:

"Uno de los antídotos más eficaces contra la depresión –muy poco utilizado, por
cierto, fuera del contexto de la terapia– es la llamada reestructuración cognitiva
o, dicho de otro modo, tratar de ver las cosas desde una óptica diferente. Es
natural lamentarse por el fin de una relación o sumergirse en pensamientos
autocompasivos como, por ejemplo, «esto significa que siempre estaré solo»,
pensamientos que no hacen más que fortalecer la sensación de desesperación.
Sin embargo, el hecho de recapacitar y reconsiderar los aspectos negativos de la
relación o de ver que esa relación de pareja no era la adecuada –en otras
palabras, reconsiderar la pérdida desde una perspectiva diferente, bajo una luz
más positiva– puede servir de adecuado antídoto a la tristeza."

Otro caso real: una vez buscaba los asientos libres en el vagón de un tren. Cerca de
mí, un matrimonio de personas de edad buscaba asientos para poderse sentar juntos. Al
estar también cerca otro señor de edad, se produjo una momentánea confusión a resultas
de la cual se acabó sentando el señor al lado de la señora del matrimonio. Todo sucedió
rápido y al poner cara de sorpresa el señor al igual que la mujer, el esposo le dijo: "No se
preocupe, puede Vd. disfrutar de mi señora". Aquel hombre había dado un giro total a la
situación y lo había hecho dándole un nuevo significado a un error involuntario de su
esposa y del extraño. Ni que decir tiene que aquel nuevo y humorístico significado
produjo la hilaridad de los que estábamos cerca.

Otros reencuadres y resignificaciones

SITUACIÓN REENCUADRE

191
Dibujar sonidos escribir
El ruido de la nada el silencio
Las disputas familiares favorecen el diálogo sobre algo. Permiten que no se cargue de
monotonía la vida

CONCLUSIONES

Otorgar más significados a los hechos implica más grados de libertad emocional.
¿Cuál es el significado "correcto" de un suceso? Cada uno tendrá el suyo. Nos
interesa extraer un aprendizaje de cada experiencia.
El poder del cambio de la perspectiva mental. Subirse a otro mirador para
cambiar los mensajes que nos damos.
Es siempre positivo esforzarse en encontrar diferentes significados a las
experiencias vividas, sobre todo cuando estas últimas tienen un carácter desagradable.

EJERCICIOS PROPUESTOS

Recuerde cualquier situación impactante que haya podido vivir. Buscar 3 sentidos
diferentes a lo que sucedió.

Situación vivida:

Sentido 1 ____________________

Sentido 2 ____________________

Sentido 3 ____________________

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

El reencuadre, la resignificación o cambio de perspectiva la podemos encontrar como


ejemplo en las películas siguientes:

• Ejemplo de la película La vida es bella, (1997, escrita, dirigida y protagonizada


por Roberto Benigni).
Es un reencuadre, donde un padre le dice a su hijo que están jugando un juego
donde el premio es un tanque, y eso le permite sobrellevar la estancia en un campo
de concentración.
• 12 hombres sin piedad (12 angrymen) (1957) Dir: Sydney Lumet.

192
Magistral película en la que 12 miembros del jurado juzgan un caso de asesinato.
Todo parece evidente para este jurado de que el acusado es culpable, salvo para el
miembro no 8. El miembro no 8 introduce la reflexión y otro punto de vista. Esto
siembra dudas sobre la certeza previa y provoca que los otros miembros del jurado,
poco a poco, vayan resignificando los hechos.
• Solo te tengo a ti (A la folie, pas du tout) (2003) Dir: Laetitia Colombani.
Esta sencilla película nos explica una historia de amor. Nos explica una historia de
amor patológico pero desde dos perspectivas diferentes: la perspectiva de Angélique
(Audrey Tautou) y la perspectiva del Dr. Le Garrec (Samuel Le Bihan). Nuestra
perspectiva de la historia queda modificada cuando vemos la misma película,
contada de dos formas diferentes.
• Rashomon (1950) Dir: Akira Kurosava.
Obra maestra del cine japonés, que fue premiada con un Oscar a la mejor película
extranjera y con el León de Venecia. Narra, en el Japón feudal del siglo XII, el
asesinato de un señor feudal y la violación de su esposa, siendo detenido un
bandido. La película es un ejercicio narrativo en el que aparecen los distintos puntos
de vista en la narración: el punto de vista del bandido, de la mujer, del señor feudal
asesinado (contado a través de un médium) y de un leñador testigo de los hechos.
Después de Rashomon el cine aportó otras películas en las que aparecían la
diversidad de los puntos de vista para comprender la misma realidad, pero quedó
definido como el efecto Rashomon.

REFERENCIAS MUSICALES

• Eight season, de Mari Boine. Cantante saami (lapona) noruega que se crió
inmersa en el ambiente natural de la región. Sus canciones están fuertemente
influenciadas por su experiencia de pertenecer a una minoría discriminada y la
belleza de la tierra lapona.
• Brian Eno. Música para aeropuertos. Música diseñada para disolver la tensa
atmósfera de una sala de espera; capaz de acompañar muy bien nuestro
trabajo, pensamientos, etc.

193
16
EL PODER DE LAS SEMEJANZAS. LAS
METÁFORAS

Con las analogías se hace visible lo invisible.


P ARACELSO

EJERCICIO

Trate de describir qué es la nostalgia…


Casi seguro que habrá tenido que recurrir a una comparación o trasladarse a un
ejemplo para ilustrar este concepto. La finalidad de mi propuesta es concienciar las
dificultades que tenemos para describir directamente cosas, hechos, experiencias, sin
buscar similitudes o comparaciones que nos las hagan más comprensibles.
En griego moderno, al vehículo que transporta los viajeros del avión a la terminal del
aeropuerto se le llama "la metáfora". Metáfora es una palabra originaria del griego
Metaphorá, compuesta por dos partes, meta que significa "más allá" y phrein, "llevar".
Significa traslado, transporte. La metáfora es el transporte del significado desde un
concepto hacia otro concepto.
Nuestro intelecto, nuestra mente racional, opera según principios de control y
asociación lógica. Este tipo de uso de nuestra mente se ha configurado históricamente

194
desde los tiempos de los antiguos griegos. Antes prevalecía otro uso de la mente, más
metafórica y alusiva a otras leyes que nos gobernaban (mágica). Hay otras culturas que
construyen su visión de la vida, de la realidad, y funcionan o han funcionado de acuerdo
a una organización más metafórica, como son por ejemplo las culturas orientales,
indígenas, nativas americanas, etc.
En unas bonitas y "metafóricas" alusiones a las metáforas, Idries Shah nos dice que
el relato es en cierto modo como un melocotón. Posee belleza, alimento y profundidades
ocultas: el hueso. Una persona puede ser excitada emocionalmente por el exterior, reírse
de una broma o contemplar la belleza. Pero esto es como si le hubieran prestado el
melocotón. Todo lo que realmente absorbe es la forma, el color, quizá el aroma, el
contorno y la textura. «Puedes comerte el melocotón y probar así un nuevo deleite:
comprender su profundidad. El melocotón contribuye a tu nutrición, se convierte en
parte de ti mismo. Puedes tirar el hueso, o cascarlo, y encontrar dentro una deliciosa
pepita. Esta es la profundidad oculta. Tiene su propio color, tamaño, forma, profundidad,
gusto, función. Puedes recoger los trozos del hueso y encender un fuego con ellos.
Incluso aunque las ascuas ya no te sirvan, la parte comestible se ha convertido en parte
de ti mismo.

¿CONFIAR EN LA RAZÓN? EL INTELECTO TRATA DE


CONTROLARLO TODO

Ser lógico se ha convertido en la señal de partida para el abordaje de los problemas de la


vida cotidiana, y vivimos en la cultura y en la idea de que afrontamos todas las cosas
racionalmente. La división artificial de la vida, del pensamiento y de la acción, tan
necesarios en las empresas humanas ordinarias, no tienen lugar en la realidad y para
comprender la vida en su totalidad nos hacen falta otros modelos y otros sistemas de
pensamiento.

PARA QUÉ SIRVEN LAS METÁFORAS

Cuando alguien llega a la consulta del profesional ya ha ensayado todas las posibilidades
lógicas y racionales posibles a su entender para resolver sus problemas. Y no solo él, sino
que también ha sido aleccionado por los que le rodean en multitud de "debes de ver esto
con lógica", etc.
Aunque hoy exista la TV en color, y que todo nuestro mundo nos parezca
abundantemente coloreado, nuestra cabeza piensa muchas veces en blanco y negro.
Los humanos tenemos tendencia a la generalización, al etiquetaje, al pensamiento en
blanco y negro para ordenar la realidad.
Nuestra realidad ha sido históricamente la misma, el mundo físico no ha cambiado,
hoy es el que era hace dos millones de años, pero ha ido cambiando la forma de verlo e
interpretarlo. La vida es una realidad compleja y nuestros métodos de exploración nos
aproximan a su conocimiento. Sin embargo, tan solo son aproximaciones y no métodos

195
objetivos (aunque traten de serlo) que nos garanticen conocer la realidad tal cual es.
Seguramente la ciencia es la mejor metáfora que poseemos para hacer esta aproximación.
Pensemos en Newton, personaje científico que "puso nombre" a muchas cosas del
mundo físico, y que hoy ha sido rebasado conceptualmente por otros científicos que van
desarrollando nuevas ideas y creencias sobre la realidad (la relatividad, la física cuántica,
por ejemplo).
Una de las ventajas de las metáforas es que son fáciles de recordar. Hay estudios
sobre la memoria que reflejan que el material verbal se recuerda mejor cuando está
organizado y es interesante, o provoca sorpresa, activando los sistemas emocionales(1).
Las metáforas permiten al cliente externalizar el problema y analizarlo con más
distancia, Nuestros sistemas conceptuales están constituidos para operar
metafóricamente.
¿Qué metáfora es la dominante en el lenguaje médico? Pues la metáfora con la
guerras o comparación con el ambiente bélico: "Atacar las defensas", "la guerra contra las
infecciones", "el abordaje de las enfermedades", etc.

UN CUENTO

El azúcar disuelto en leche impregna toda la leche.

Nasrudín caminaba con un amigo por una polvorienta carretera, cuando ambos se dieron
cuenta de que estaban muy sedientos. Se detuvieron en una casa de té y descubrieron
que entre los dos solo tenían dinero para comprar un vaso de leche. El amigo dijo:

• Bebe tú primero; yo tengo aquí un poco de azúcar que añadiré a mi parte.


• Añádelo ahora, hermano, y ambos lo compartiremos -dijo el Mulla.
• No, no hay suficiente para endulzar todo el vaso.
• Nasrudín fue a la cocina y volvió con un salero.
• Buenas noticias, amigo. Yo beberé mi mitad con sal, y hay suficiente para todo
el vaso.

El cuento nos habla a la vez de varias dimensiones y cualidades del ser humano: el
egoísmo, la manipulación y el engaño, las falsas amabilidades, la picaresca, compartir,
cooperar, etc. Aunque en el mundo práctico, pero también artificial, que nos hemos
creado, estamos acostumbrados a suponer que «lo primero es lo primero», y que todo
debe hacerse por etapas, el complejo mundo de la realidad, orientado de otro modo, no
acepta esta suposición. El cuento nos sirve para aprender al mismo tiempo varias cosas
distintas, en sus propios niveles de percepción y potencialidad. Esta es otra diferencia
entre las metáforas y los sistemas basados en la suposición de que solo se aprende una
cosa en cada momento determinado.

MODELO MILTON O CÓMO HABLAR PARA QUE NOS ENTIENDAN

196
Un célebre y eficaz profesional de la ayuda en su tiempo fue M.H. Erickson. Para tratar
de investigar cuáles podían ser las claves de su eficacia, varias personas se dedicaron a
estudiarlo. Los estudios y conclusiones a las que llegaron apuntaron hacia técnicas
concretas, pero sorprendentemente también hacia unos planteamientos y una filosofía
por los que M.H. Erickson se regía y guiaba en sus intervenciones. Estos son algunos
preceptos mentales desde los que operaba:

• Creía que detrás de cada comportamiento, por desatinado que pueda


parecernos, siempre hay una intención positiva.
• Creía que las personas toman en cada momento las mejores decisiones que
podían tomar según sus modelos mentales.
• Creía que las personas disponían de los recursos para resolver sus problemas,
aunque no supieran que los poseían.
• Creía en que la tarea principal del profesional de la ayuda era crear un contexto
en el que las actitudes, las capacidades, se manifiesten de forma natural.

También aquellos investigadores descubrieron que utilizaba el lenguaje adaptándolo a


la forma en que funciona la mente, con el fin de contactar con los recursos inconscientes,
para influenciar sobre la experiencia de la persona. En este sentido, otro hallazgo fue el
del frecuente uso de metáforas. Uno de sus discípulos, Jeffry Zeig, en el libro Un
seminario didáctico con Milton Erickson, señala que uno de los aspectos terapéuticos
de las anécdotas y metáforas es que no implican una amenaza, captan la atención del
oyente, fomentan la independencia del individuo, que extrae sus propias conclusiones o
emprende acciones por propia iniciativa, ofrecen un modelo de flexibilidad, y que
también imprimen su huella en la memoria.
M.H. Erickson usaba deliberadamente un lenguaje vago y confuso, con pocas
concreciones, que conducía a sus pacientes a "distraer" su parte racional y consciente
con lo que le hablaba directamente al inconsciente en forma de cuentos y metáforas.

EL USO DE LAS METÁFORAS EN LA AYUDA Y LA TERAPIA

Una buena metáfora puede iluminar rincones desconocidos al relacionar una cosa con
algo que ya se conoce. Es una técnica de comunicación de forma indirecta, relacionando
conceptos abstractos con algo que ya es familiar. Tienen la ventaja de "saltarse" las
barreras del hemisferio izquierdo, consciente y racionalizador, asistiendo al paciente para
hacer uso de sus propios recursos inconscientes.
Es un recurso lingüístico que implica una comparación y traslada el contexto más
allá de su contexto inicial, hacia un nuevo contexto.

197
OTRO CUENTO

Después de haber ganado muchas competiciones de arco y flecha, el campeón de la


ciudad fue a visitar al maestro de zen.

– Soy el mejor de todos –dijo–. No he aprendido religión, no he buscado la


ayuda de los monjes, pero he conseguido ser el mejor arquero de toda la
región. Me he enterado de que, durante cierto tiempo, usted fue el mejor
arquero de la región, y dígame: ¿era necesario convertirse en monje para
aprender a disparar?
– No –respondió el maestro de zen.

Pero el campeón no se dio por satisfecho. Cogió una flecha, la puso en su arco,
disparó y acertó a una cereza que estaba muy lejos. Sonrió como diciendo: "también
usted podría haberse ahorrado esta pérdida de tiempo dedicándose solo a la técnica." Y
para acabar de molestar al maestro, dijo:

– Dudo que pueda repetir este disparo.

Sin demostrar la menor preocupación, el maestro entró en el templo, cogió su arco y


empezó a caminar en dirección a una montaña cercana. En el camino, había un abismo
que solo se podía cruzar por una pasarela de cuerdas podridas y medio desprendidas.
Con mucha calma, el maestro de zen fue hasta el centro de la pasarela, sacó su arco,
puso la flecha, apuntó a un árbol que había al otro lado del despeñadero y acertó el
blanco.

– Ahora tú –dijo amablemente al muchacho, mientras volvía a terreno seguro.

Aterrorizado, mirando al precipicio que tenía a sus pies, el joven fue hasta el lugar

198
indicado y disparó, pero su flecha fue a parar muy lejos del blanco.

• Para esto me ha servido la disciplina y la práctica de la meditación –dijo el


maestro cuando el muchacho volvió temblando a su lado–. Puedes tener
mucha habilidad con el instrumento que has elegido para ganarte la vida, pero
será inútil si no consigues dominar la mente que utiliza este instrumento,

¿De qué le habla este cuento?

CONCLUSIONES

La dificultad de realizar explicaciones racionales para cosas irracionales (como son las
emociones, o muchas situaciones de la vida), No hay que empecinarse en trabajar
solo racionalmente, la lógica produce muchas veces atascos en la terapia, en la ayuda
y en el acompañamiento,
Las metáforas no provocan resistencias,
Podemos implicar a las personas, respetando, despertando e invocando su
imaginación y su creatividad,
El lenguaje es metafórico, alude a conceptos,
Si ya está usando las metáforas en su vida y en su trabajo, no sea tímido y
"oficialice" su uso, Fomente su creatividad,

EJERCICIOS PROPUESTOS

Le propongo ahora que haga una comparación, buscando la analogía que mejor pueda
encajarse con la idea que tiene Vd. de sí mismo:

• Mi vida es como …
• Mi carácter es como….
• Si yo fuera un animal sería…

Y ahora, vamos a dejar correr un poco nuestra imaginación y nuestra creatividad.


Tras la imagen que le propongo va una pequeña explicación sobre aquella. Léala, déjese
inundar por lo que le sugiere lo que ha leído y por la imagen que ve. Después, rellene con
información propia la línea de puntos.

199
¿De qué podría ser metáfora un Nautilus?*

Podrían simbolizar la perfección de la Naturaleza, o como ideal del ser humano, de


la visión, de la investigación y la innovación, de la renovación, de la continuidad, del
cambio o de la interconectividad entre todas las formas de la naturaleza. Dentro de la
espiral de este caracol existe una relación con lo que se describe como numero áureo,
que posee propiedades interesantes en cuanto a la construcción de la naturaleza, la
proporción del cuerpo del hombre, el grosor de las ramas de los árboles, en fin, es un
número relacionado con las proporciones naturales.

También me sugiere.........................

¿Que podría simbolizar un águila?(2)

El águila, capaz de elevarse por encima de las nubes y de mirar fijamente al sol, se

200
considera universalmente como símbolo celeste y solar a la vez, pudiendo los dos
aspectos, por otro lado, confundirse. Reina de las aves, corona el simbolismo general de
aquellas, que es el de los ángeles, el de los estados espirituales superiores. En la
antigüedad clásica es el ave de Zeus, con la que llega incluso a identificarse; su papel de
reina del cielo está explícito igualmente entre los chamanes siberianos. Su identificación
con el sol, fuente y radiación de la luz, es esencial para los indios de América del Norte
que, llevando plumas de águila, se identifican con esa radiación (que es espiritual, tanto
como física). El águila mirando fijamente al sol, es también el símbolo de la percepción
directa de la luz intelectiva.

También me sugiere.........................

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

Hay quien dice que el mundo es feo solo si no sabes contarlo. La metáfora es una forma
de contar algo y el cine, al igual que las otras artes, se ha servido del símbolo, de la
metáfora, para contarnos las cosas.
Un ejemplo de ello es una película poco conocida en la que el protagonista cuenta
algo feo, triste o deprimente, de una forma maravillosa.

• The fall: el sueño de Alexandria (The Fall) (2006) Dir: Tarsem Singh.
La trama de la película está situada en un hospital de Los Ángeles por los años 20.
Un especialista en escenas de acción del temprano cine mudo, ha sufrido una caída e
ingresa tras una fractura. Allí conoce a Alexandria, una niña que tiene un brazo roto.
El especialista desea morfina y desea morir y a cambio de que la niña le vaya
trayendo el fármaco del botiquín, le explicará la historia más maravillosa jamás
contada. A modo de Las Mil y Una Noches, el joven va explicando la historia
maravillosa de varios héroes que buscan venganza por el mal que les ha causado el
Señor Odio. Poco a poco, nos vamos dando cuenta que la historia que explica el
joven es una metáfora de su propia historia, que vamos conociendo. Pero, la niña,
también a través de las metáforas, cambia el final que el joven tenía preparado para
su historia. Podríamos decir que a través de las metáforas la niña salva al joven.
La película costó 4 años de realización. Aparecen paisajes bellísimos (no hay
trucaje digital) ya que el director recorrió 24 países buscando localizaciones. Es un
gran espectáculo visual. Pero también su contenido habla de la caída, como una
metáfora de lo depresivo. También de la imaginación, como una metáfora del mismo
cine. La película ganó el premio a la mejor película en el Festival de Sitges. Está
basada en otra película búlgara de los años 80: Yo Ho Ho (1981) Dir: Zako Heskija.

REFERENCIAS MUSICALES

• Homeland, de Bill Douglas. Es una música suave y dulce que acuna y acaricia

201
conforme la vas escuchando.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Otto MW. Stories and metaphors in cognitive-behavior therapy. Cognitive and


Behavioral practice, 2000; 7: 166-172.
2. Chevalier J, Gheerbrant A. Diccionario de los símbolos. Barcelona. Herder,
1986.

* Los nautilus (del griego vναυτίλος "marinero") son unas criaturas marinas del orden de los cefalópodos, con
una cabeza prominente, tentáculos y concha propia, llegando a medir 26 cm. Son considerados como fósiles
vivientes, ya que han sobrevivido sin apenas cambios durante millones y millones de años. La concha del nautilus
forma una espiral plana con tabiques sencillos y la cavidad orientada hacia la abertura. La forma de su concha es
una espiral equiangular, más conocida como espiral logarítmica.

202
17
¿ES LO MISMO, PERO DIFERENTE?
SIMILITUDES Y DIFERENCIAS ENTRE
DIFERENTES METODOLOGÍAS DE AYUDA

Toda teoría es gris, y verde es el dorado árbol de la vida.


J.W. GOETHE

El universo y el mundo tienen un orden inherente y unas reglas por las que funcionan
dentro de un todo armónico del que formamos parte. Llevado por su curiosidad y a lo
largo de su evolución, el ser humano no ha dejado de crear métodos para acceder a la
información y al conocimiento de la Naturaleza, del mundo que nos rodea y del hombre.
Esos métodos se han concretado en sistemas de clasificación, teorías, modelos, o
disciplinas del conocimiento como las ciencias, las artes, etc. y que son diferentes
maneras de una tentativa continua de tratar de ordenar y comprender el mundo.
Producto de estos esfuerzos ha sido la incesante cantidad de informaciones generadas,
pero a la vez, la también importante separación y desintegración en la que se incurre. El
conocimiento puede ser mucho, pero está muy repartido. No es de extrañar, pues, que
herramientas, teorías y métodos que se presentan desde diferentes conceptuaciones
tengan a su vez, sorprendentes parecidos.
Y de ese conocimiento nada más complejo que el estudio del ser humano por el
mismo.
Solo por citar algunas disciplinas científicas como la Biología Humana, la Medicina,
la Neurología, la Psiquiatría, la Psicología, la Filosofía, las Neurociencias, la
Neuropsicología, la Etología Humana, la Antropología, etc., comprobamos que
responden a un esfuerzo por estudiar al ser humano que parece inacabable.
Diversas técnicas y metodologías están aplicándose hoy (y con éxito) en campos
diversos como puedan ser las organizaciones, el liderazgo, el deporte, los equipos de alto
rendimiento, el desarrollo personal, las dinámicas de grupos, la psicoterapia, el coaching
individual y grupal. Por eso he considerado necesario crear un capítulo donde exponer las
diferencias y similitudes que presentan algunas de estas metodologías, siendo mi
intención la de crear consciencia sobre nuestro propio funcionamiento desde la práctica y
no solamente desde la teoría.

DIFERENCIAS Y SIMILITUDES

203
Siendo la salud y la enfermedad conceptos que han ido variando en función de la mirada
de cada época histórica y social, la intención de este texto es potenciar las partes sanas
que posee cualquier persona y he querido presentar técnicas dirigidas a "sanarnos" en el
sentido de desarrollarnos como seres humanos.
Algunas de estas técnicas utilizan herramientas similares, aunque existen algunas
diferencias importantes en las posturas y resultados deseados.
Sí parecen existir pocas dudas respecto a lo que puede ser una enfermedad mental
activa (depresión, ansiedad aguda, etc.) o un problema de abuso de sustancias, y de que
cabe su remisión y tratamiento por servicios especializados en la terapia; no ocurre lo
mismo cuando la persona manifiesta malestares o inquietudes vitales que no suponen
enfermedad o deterioro franco de la vida de la persona y a los que los recursos
asistenciales "estándar" de nuestro mundo occidental no acostumbran a dar una respuesta
adecuada. Es entonces cuando otros "recursos" creados también en la sociedad pueden
dar respuestas adecuadas (o al menos que pretenden serlo) al último caso. A menudo las
diferencias entre modalidades se encuentran más en las "posturas" de las profesiones y
los profesionales que en las técnicas utilizadas. Por ejemplo, ¿Cómo ve el cliente al
profesional?, ¿Cómo ve el profesional al cliente? ¿Cuál es el papel que el profesional ve
para sí mismo con su cliente? o ¿para qué viene el cliente?, son cuestiones que marcarán
que las personas se acojan a unas u otras modalidades para trabajar sus problemáticas.
Por poner otro ejemplo, y hablando del caso de las terapias, debe admitirse también
que las diferencias entre algunos tipos de terapia no siempre están claramente delimitadas
y que muchos profesionales de la ayuda son a veces algo así como "entrenadores
personales" en sus orientaciones y acaban compartiendo terreno común con otras ofertas.
Al igual ocurre con orientaciones en las que se puede estar trabajando con personas
completamente funcionales que están afrontando situaciones complejas, y de las cuales
(sin ser propiamente terapias) se desprende lo terapéutico del trabajo que se realiza. Al
final, será siempre el cliente (o paciente) el que decida qué es lo mejor para él.
Varias profesiones se centran en ayudar a las personas a realizar cambios y conseguir
objetivos que realmente importan para ellos. Veamos algunas de las similitudes.

TERAPIAS

La palabra TERAPIA significa "curar", y la palabra PSICOTERAPIA significa "curar lo


psíquico" y/o "mediante lo psíquico".
Varios tipos de terapia se han ido desarrollando a lo largo de la historia, basando sus
intervenciones en modelos o teorías que facilitan recoger el malestar o sufrimiento del ser
humano para reducirlo y para situarlo en un contexto de vida que sea más adaptativo.
Muchas de las modernas terapias de hoy son formas recicladas, modernizadas y
actualizadas de los filósofos estoicos de la antigüedad. En el cuadro de abajo pueden
verse, a grandes rasgos, los modelos o teorías que más se utilizan en nuestro mundo
occidental.
Terapias cognitivas proviene del término «Cognición» (del latin cognitio: acción de

204
conocer), proceso mediante el cual se tiene conocimiento de un acontecimiento del
mundo interno (personal o subjetivo) y externo (sensorial). Es el término técnico que
designa un producto de la mente tal como un pensamiento, una imagen o un recuerdo.

Tabla 17.1. Tipos de terapias.

TERAPIAS -PSICOTERAPIAS HISTORIA Y ENFOQUE

Psicoanálisis Freud.
Lo importante es lo no observable.
Metodología verbal.
Teoria de la represión del instinto que origina patología.
Conductistas J.B. Watson.
Lo importante es lo observable.
Cognitivas A. Bandura, A.Beck.
La imaginación como parte del comportamiento.
Humanistas C. Rogers.
Trabaja con la actitud del profesional de la ayuda.
El paciente es el cliente.
Gestalt F. Perls.
Todo organismo o grupo tiene tendencia a autorregularse.
Terapias familiaressistémicas Hirschfeld, Popenoe, Mudd, John Bell, G. Bateson.
Enfatiza el no aislar necesariamente los elementos sino
relacionarlos entre ellos con el fin de comprenderlos en su
interacción contextual y consigo mismos.

Las directrices para referir al cliente a un profesional de la ayuda surgirían cuando


existe una importante afectación de la funcionalidad o capacidad de realizar las
actividades vitales habituales de la vida o cuando se tiene la sensación de estar bloqueado
y sufrir por las circunstancias que se viven.
Las terapias centran su foco de atención en reparar o curar el sufrimiento del ser
humano realizando intervenciones desde un modelo de relación entre paciente y experto.
Así pues, la terapia sería un método terapéutico para tratar patologías. Por ejemplo,
una persona deprimida que no se siente capaz de levantarse de la cama, que no puede ir
a trabajar, que está todo el día triste o llorando, que deja de comer, etc. Otra cosa serían
los métodos de ayuda (algunos procedentes de las mismas terapias) que sirven para tratar
lo que serían problemas del ser humano que no son considerados propiamente
patologías, aunque dan pie al malestar psíquico. ¿Un ejemplo? Una persona que tiene
dificultades para tomar decisiones, u otra que se preocupa en exceso por las cosas…
Ambas situaciones producen tensiones y molestias pero no constituyen propiamente
patologías. Aquí las técnicas se dirigen más hacia los procesos de crecimiento y
maduración de la persona.
Estudiados sobre todo por los profesionales de la ayuda de orientación psicoanalítica
y basando sus concepciones sobre los conceptos de la transferencia y la

205
contratransferencia (véase en el Capítulo 3), varios autores han descrito diversos
modelos de relación entre el profesional de la ayuda y el paciente. A modo de ejemplo, y
aunque el enfoque se orienta hacia la medicina, es interesante observar cómo se han
estudiado y ubicado los diferentes modos de relación entre estos profesionales y los
pacientes, analizando el tipo de actividad y responsabilidad asumidos por cada uno.

Tabla 17.2. Modelos (1) de relación médico-paciente.

En general, las concepciones actuales de los profesionales con formación en


psicoterapias

• Sitúan a los clientes y la relación desde un modelo médico. Diagnostican y


tratan.
• Los profesionales están formados para trabajar con enfermedades mentales
graves.
• Se trabajan con clientes con problemas arraigados.
• El profesional es el "experto" y existe una diferencia jerárquica entre el
profesional de la ayuda y los clientes.
• El plan de tratamiento es diseñado en gran parte por el profesional de la ayuda.
• Se pone atención en la curación y comprensión del problema.
• Ponen el énfasis en el pasado y el presente.
• El proceso terapéutico es orientado a la introspección.
• El proceso terapéutico es orientado al problema.
• Explora la génesis de comportamientos que crean una baja autoestima.
• Se espera menos comúnmente la responsabilidad.
• Se hace contacto entre sesiones solo en caso de crisis o dificultades.
• Se utilizan técnicas terapéuticas.

206
• Se usa la transferencia como medio.

COUNSELLING (o consejo asistido)

Desde unos principios que tienen su asiento en las terapias humanistas, el counselling es
un acompañamiento no directivo que permite al cliente su desarrollo personal, así como
clarificar los elementos de su realidad favoreciendo la toma de decisiones y su
autonomía. Se facilita el apoyo emocional y la elaboración de los sentimientos, ya que se
parte de que los sentimientos son el origen de la mayoría de los problemas de las
personas. Estos principios son: no juzgar, ser empático con el cliente, no dar consejos, no
tomar la responsabilidad del problema de la otra persona, no interpretar la situación del
cliente, concentrarse en el aquí y ahora, concentrarse primero en los sentimientos, etc.

CONSULTORÍA

Un consultor es una persona experta en organizaciones y cambios empresariales, que


pone a disposición de empresarios y directivos, principalmente, sus capacidades y
experiencia para diseñar y llevar a término mejoras funcionales, de modo que la
organización o empresa adquiera competitividad.

COACHING

Me entretendré un poco más en el coaching, al ser una metodología que está dando
buenos resultados en la implementación de cambios sobre personas, equipos y
organizaciones.
El coaching es una asociación activa y cooperativa para el aprendizaje entre la
persona que conduce el coaching (el "coach") y la persona que lo recibe (el "coachee").
La metodología del coaching, busca la implicación del aprendiz sobre su aprendizaje
como responsable de este.
Una de las dianas esenciales del coaching la constituye el reconocimiento hacia la
persona. La persona es conceptuada en el coaching como un conjunto pleno de
potencialidades y de recursos, en la que el trabajo se fijará en lo que se quiere y se
ayudará en la identificación de obstáculos. Un elemento clave del despliegue de cambios
que podrá realizar la persona lo constituye el aprendizaje que esta realiza mediante la
práctica de acciones.
Es probable que la mayor parte de la metodología del coaching provenga de las
teorías del aprendizaje y de la pedagogía, mientras que la psicoterapia proviene del
tratamiento de la enfermedad y de teorías sobre el desarrollo humano.
Reflejo la bien explicitada opinión de un psicólogo y coach(2) y con la que me
muestro totalmente en línea…

"Pienso que idealmente todo coach debería tener una formación de base

207
psicoterapéutica y que todo psicoterapeuta debería tener una buena base de
Coaching, pues si manejan los dos estilos de intervención se verán con muchas
más posibilidades, recursos y herramientas que si se limitan a uno de estos dos
estilos de comunicación y cambio".

Aunque hoy día existen varias "marcas registradas" de Coaching, todas comparten
en común disponer de unos conocimientos configurados por una amalgama de partes
teóricas de diferentes orientaciones; de unas actitudes y valores que son propiamente la
filosofía y el valor intencional del coach; y de unas habilidades que son preguntas y
técnicas de comunicación de alto poder y, además, el coaching se ha ido convirtiendo en
una plataforma desde donde se están divulgando estrategias de aprendizaje que
anteriormente estaban más encriptadas.
En general, el coaching:

• Considera ambas partes (el coach y el cliente) y la relación como creativas,


emprendedoras y completas.
• No diagnostica ni trata.
• Está diseñado para trabajar con clientes funcionales.
• Trabaja con clientes que son capaces de formar una alianza entre ellos y tener
objetivos comunes.

El coach y los clientes están a un mismo nivel para generar acción. De aquí que,
como se dice en el mundo del coaching: "El "coaching no es terapia, pero puede ser muy
terapéutico". Otro gran valor aportado es usar sistemas de feedback que obliguen a
recordar los trabajos a realizar.

• Ni mucho menos la utilización de estas técnicas es patrimonio del coaching,


pero cabe reconocer que es desde el coaching desde donde se está trabajando
con ellas.
• Crea una alianza diseñada por el coach y los clientes juntos.
• Pone atención sobre la evolución y el potencial manifiesto.
• Pone énfasis en el presente y el futuro.
• Es un proceso orientado a la acción.
• Es un proceso orientado a la solución.
• Explora acciones y comportamientos que manifiestan alta autoestima.
• Considera y gestiona las creencias negativas sobre uno mismo como
"saboteadores"(obstáculos temporales).
• Disuade de la transferencia por considerada inapropiada.
• Considera importantes la responsabilidad y los "deberes" entre sesiones.
• Permite contacto entre sesiones relativo a responsabilidad y "ganancia"
esperadas.
• Utiliza habilidades de coaching.

208
Tabla 17.3. Similitudes entre la terapia y el coaching.

LÓGICA DE LAS TERAPIAS DEL COACHING


Lógica clásica Lógica coaching
La complejidad de las soluciones debe igualar la Soluciones diferentes. Un mismo problema puede
complejidad de los problemas planteados. tener diferentes soluciones.

Conocer las causas equivales a resolver los Tomar consciencia.


problemas.

Combatir y eliminar el síntoma, los comportamientos Señalar el síntoma, movilizar las fuerzas que ocultan.
disfuncionales, las resistencias. Aceptar para cambiar

Conflicto = ganador, perdedor. Reorientar la energía y recanalizarla al servicio del


cambio.

Transferencia pasiva de la información. Aprendizajes por medio de la experiencia.

Derivar en pseudoexplicaciones hipotéticas. Identificar cómo funcionan las cosas, los seres.
Definir objetivos.

Explicar problemas. Describir problemas.

Nos lleva a… razonar Reflexionar para actuar

Metafóricamente, podríamos decir que se ha creado un nuevo lenguaje a partir de


los sonidos de toda la vida. En la metodología el coaching no aporta nada nuevo, sino
que más bien destaca por incorporar e integrar Reflexionar para actuar (según los
diferentes estilos de coaching) otras tecnologías. Es su filosofía y los aspectos que
prioriza como herramienta para el cambio lo que distingue el coaching de otras
orientaciones.
En general, la gran aportación del coaching viene de la mano del poder ofrecer un
marco y un método más propicio para la solución de problemas y la consecución de
cambios, acompañando a los profesionales hacia el reencuentro de sus propios recursos.
Algunas de las técnicas que se emplean son: Programación Neurolingüística (PNL),
inteligencia emocional, técnicas cognitivo-conductuales, de las terapias sistémicas,
gestálticas, la Psicología Orientada a Procesos (POP), técnicas de dramatización; etc.
Si una técnica destacara entre todas las demás como para constituirse de por sí
misma en la protagonista podríamos hablar de la pedagogía de la acción, entendido que
la toma de conciencia de las causas de un problema, siempre hipotéticas, no
necesariamente producen el cambio y que lo importante para salir de un punto muerto es
la acción que surge de esa toma de conciencia.

209
Otro de los elementos que considero clave en el posicionamiento del trabajo de
coaching es la actitud pedagógica de los coaches, manteniendo su observación desde
una mentalidad de "principiante", desde el "no saber" y evitando las posturas del
"experto" que lo conoce todo y sin detenernos en el laberinto de las causas y
explicaciones que muchas veces nos perpetúan los atrapamientos mentales.

Tabla 17.4. Resumen de las similitudes y diferencias de diferentes modelos.

A veces las cosas se pueden entender mejor viéndolas que solo hablando de ellas.

210
Las diferencias entre terapia, psicoterapia, desarrollo personal, crecimiento humano,
counselling, coaching, etc., pueden no quedar claras de no situarse en un marco gráfico
donde pueda verse su correlación y ordenamiento.

El yo en psicología, (ego como latinismo), se define como el sujeto de todas las


percepciones, imágenes mentales, pensamientos, sentimientos y acciones. Es el individuo
consciente de su propia identidad y de su relación con el medio; es, pues, el punto de
referencia de todos los fenómenos físicos, psíquicos.

211
¿Hacia qué puerta dirigirse?

REFERENCIAS CINEMATOGRÁFICAS

Se llega a veces a una arboleda que despista, ¿qué tipo de terapia realizar, qué tipo de
ayuda, a quién acudir? Una película refleja las vicisitudes de un paciente cuando
atraviesa el bosque terapéutico:

• Psiquiatras, psicólogos y otros enfermos (2009) Dir: Pedro Telechea.


Se trata de una película hecha para la televisión y basada en un divertido libro de
Rodrigo Muñoz Avia. En ella, Rodrigo es un hombre de 40 años que aparentemente
es feliz. Tiene una familia y un gato que lo quieren, un bonito chalet y un trabajo
cómodo. Pero un día, un suceso con unos botones le llevará a un estado de angustia
que le hará pasar por diferentes psiquiatras, psicólogos, terapeutas, hipnotizadores y

212
hasta curanderos. La búsqueda a ciegas va llevando a nuestro protagonista a un
infierno inesperado.
• El discurso del rey (The King's speech).
Película británica de drama histórico, dirigida por Tom Hooper y escrita por David
Seidler del 2010. Las dificultades para realizar discursos públicos por parte del
duque Alberto de York le llevan a decidir recurrir a Lionel Logue, un terapeuta del
habla poco ortodoxo, para superar su tartamudez. Se expone muy bien el proceso de
acompañamiento y entrenamiento, un coaching mejor que una terapia, que realiza el
terapeuta (Geoffrey Rush), con el protagonista (Colin Firth). Pero el auténtico
protagonista es la situación de trabajo y sus dificultades, el esfuerzo, y el propio
proceso del acompañamiento al cambio descrito en la película.

REFERENCIAS MUSICALES

• Músicas de Reiki
• Almond Bolssom Day, de Al Gromer Kahn.
Músicas de acompañamiento para la introspección reflexiva.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Szasz TS, Knoff WF, Hollender MH. The doctor-patient relationship and its
historical context. American Journal Psychiatry. 1958; 115: 522-528.
2. Pibernat VO. PNL & Coaching. Una visión integradora. Rigden institute
gestalt. 2010; p. 64.

213
BIBLIOGRAFIA

• Bandler R, Grinder J. Estructura de la Magia. Volúmenes I y II. Santiago de Chile.


Editorial Cuatro Vientos. 1997.
• Bayés R. El reloj emocional. Barcelona. Alienta Editorial. 2007.
• Bidot N, Morat B. Estrategias mentales. Guía práctica de Programación
Neurolingüística. Barcelona. Robin Book. 1995.
• Campbell D. El efecto Mozart. Barcelona. Urano. 1998.
• Carlson NR. Fisiologia de la conducta. Barcelona. Ariel Neurociencia. 2002.
• Cayrol A, Saint Paul J. Mente sin límites. La PNL. Barcelona. Robin Book. 1994.
• Damasio AR. El error de Descartes. Madrid. Ed. Crítica. 1999.
• Davis F. La comunicación no verbal. Madrid. Alianza Editorial. 1984.
• Eibl-Eibesfeldt I. Biología del comportamiento humano. Madrid. Alianza Psicología.
1993.
• Fast J. El lenguaje del cuerpo. Barcelona. Kairós. 1988.
• Fericgla JMa Varios cuentos, notas y apuntes de cursos y talleres.
• Goleman D. Inteligencia emocional. Barcelona. Editorial Kairós. 2005.
• Guy D. La vida personal del psicoterapeuta. El impacto de la práctica clínica en
las emociones y vivencias del terapeuta. Barcelona. Editorial Paidós. 1995.
• Hunter JC. La paradoja. Barcelona. Edit. Empresa Activa. 1999.
• Luciano MC, Wilson NG. Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT). Un
tratamiento conductual orientado a valores. Madrid. Ed. Pirámide.
• Marco Aurelio. Meditaciones. Enseñanzas para una conducta moral. Barcelona.
Temas de Hoy. 1994.
• Marina JA. El misterio de la voluntad perdida. Barcelona. Anagrama. 1997.
• McDermott I, O'Connor J. PNL para la salud. Barcelona. Ed. Urano. 1996.
• Mindell A. Sentados en el fuego. Barcelona. Icaria. 2004.
• Mora Teruel F. ¿Enferman las mariposas del alma? Madrid. Alianza Ensayo. 2004.
• Mora Teruel F. Continuum. ¿Cómo funciona el cerebro? Madrid. Alianza Ensayo.
2002.
• Mora Teruel F. El reloj de la sabiduría. Madrid. Alianza Ensayo. 2002.
• Pérez de Villar Ruiz MJ, Torres Medina C. Dinámica de grupos en la formación de
formadores. Barcelona. Herder. 1999.
• Punset E. El viatge a la felicitat. Barcelona. Columna Editorial. 2005.
• Ribeiro L. El poder de la complejidad. Barcelona. Urano. 2007.
• Rizzolatti G, Sinigaglia C. Las neuronas espejo. Los mecanismos de la empatia
emocional. Barcelona. Paidós Transiciones. 2006.
• Sadock BJ, Sadock VA. Kaplan & Sadock. Sinopsis de psiquiatría. Madrid. Edit.

214
Lippincott-Willians & Wilkins. 2009.
• Shah I. Aprender a aprender. Barcelona. Paidós Orientalia. 1994.
• Stevens JO. El darse cuenta. Santiago de Chile. Editorial Cuatro Vientos. 2005.
• Thayers RE. El origen de los estados de ánimo cotidianos. Barcelona. Paidós.
1998.
• Watzlawick P. ¿Es real la realidad? Barcelona. Herder. 2001.
• Watzlawick P. El lenguaje del cambio. Barcelona. Herder. 2002.

215
Índice
Portada 2
Página de derechos de autor 3
El autor 4
ÍNDICE 6
Agradecimientos 7
Introducción 10
Presentación 12
1. ¿Cómo he llegado hasta aquí? 14
2. El equilibrio, una cuestión de movimiento 27
3. Cómo mantenerse estable en un mundo inestable 45
4. ¡Balones fuera! ¡No soy yo, son los otros 57
5. Aprender a desconectar 67
6. Ponga un observador en su vida 72
7. Los mitos de la terapia 81
8. Nada es, todo cambia 89
9. El poder de la acción 103
10. Cuando la batidora se pone en marcha. El círculo de la
115
preocupación
11. Me emociono, luego existo 123
12. Informar no es comunicar 140
13. Ponerse en el lugar del otro. La empatía 155
14. La magia de la comunicación 168
15. La vida es tal como me la cuento 176
16. El poder de las semejanzas. Las metáforas 194
17. ¿Es lo mismo, pero diferente? Similitudes y diferencias entre
203
diferentes metodologías de ayuda
Bibliografía 214

216
217