Está en la página 1de 8

CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LIMA - Sistema

de Notificaciones Electronicas SINOE


SEDE ALZAMORA VALDEZ,
Juez:CANALES VIDAL Julio Heyner (FAU20159981216)
Fecha: 07/10/2015 12:36:10,Razón: RESOLUCIÓN
JUDICIAL,D.Judicial: LIMA / LIMA,FIRMA DIGITAL

EXP. N° 25252 – 2014 – 0 – 1801 – JR – LA – 02


CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA
DE LIMA - Sistema de
Notificaciones Electronicas
SINOE
ESP. ARMAS ABANTO
SEDE ALZAMORA VALDEZ,
Secretario:ARMAS ABANTO
Edwin Angelo
(FAU20159981216)
Fecha: 07/10/2015
12:38:12,Razón: RESOLUCIÓN
RESOLUCION N° 03 (SENTENCIA N° 420)
JUDICIAL,D.Judicial: LIMA
/ LIMA,FIRMA DIGITAL
Lima, veintiuno se setiembre del dos mil quince

ANTECEDENTES
Mediante escrito de fojas 82 a 87 DOÑA VANESSA MAXIEL HERRERA ICAZA interpone
DEMANDA SOBRE NULIDAD DE DESPIDO contra BIJOU PERU SAC a fin que cumpla
con reponerla a su puesto habitual de labores más el pago de remuneraciones devengadas.
Sostiene haber ingresado a prestar servicios para la demandada desde el 03 de junio del
2013 en el cargo de Supervisora Regional no obstante con fecha 16 de septiembre del 2014
fue despedida tras procedimiento de despido por haber incurrido en inasistencias
injustificadas, lo cual resulta ser un despido arbitrario en tanto si habría cumplido con
justificar tales inasistencias ante la Gerente Jessica Benza que conocía que del 31 de agosto
del 05 de setiembre del 2014 se encontraba internada en el hospital y desde el 06 a 22 de
setiembre contaba con descanso medico; por otro lado el despido realizado significa también
un despido nulo al encontrarse motivado en su estado gestación puesto que el 25 de agosto
del 2014 dicha circunstancia fue puesta a conocimiento a través de comunicación a la Sra.
Jessica Benza Gerente de Operaciones, por lo que le corresponde la reposición a su puesto
de labores y el pago de las remuneraciones devengadas

Convocada las partes a Audiencia de Conciliación y Juzgamiento, estas se han realizado


conforme a los términos de lo registrado en Audio y Video que se anexa al expediente y que
sucintamente se recoge en las Acta de su propósito, oportunidad en la cual la emplazada
cumple con entregar su escrito de contestación de demanda, por lo que al haberse tramitado
la causa conforme a su naturaleza ha llegado el momento de sentenciar.

FUNDAMENTOS
1. En proporción al contenido y alcance de las pretensiones, posiciones y defensas
esgrimidas por las partes en los actos postulatorios y en el debate producido en la
Audiencia de Juzgamiento resulta indiscutible que constituyen aspectos no controvertidos
por ende ya ajenos a la exigencia de análisis y esclarecimiento en proporción a los
contornos del contenido esencial del derecho a la adecuada motivación de las
resoluciones judiciales con sede en el inciso 5 del artículo 139 de la Constitución Política
del Estado que exige que toda resolución judicial debe contener una adecuada
fundamentación jurídica, ser congruente y una justificación el hecho que la demandante
ostentaba la condición de trabajadora a plazo indeterminado como Supervisora Regional
desde el 03 de junio del 2013 hasta el 17 de setiembre del 2014 en que se produce su
cese con la recepción de la carta de despido de fojas 19 a 20 por formalmente haber
incurrido en inasistencias injustificadas al centro de labores por los días 1 a 9 de
setiembre 2014 configurándose el supuesto de falta grave descrito en el inciso h) del
artículo 25 del Texto Único Ordenado de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral
aprobado por Decreto Supremo N°003-97-tr.
2. Partiendo de la inequívoca premisa que fija el primer párrafo del numeral 12.1 del artículo
12 de la Ley N° 29497, Nueva Ley Procesal del Trabajo “(…) En los procesos laborales
por audiencias las exposiciones orales de las partes y sus abogados prevalecen sobre las
escritas sobre la base de las cuales el juez dirige las actuaciones procesales y pronuncia
sentencia…(sic)” resultan relevantes los planteamientos y reconocimientos efectuados
por las partes en sus Alegatos de Apertura e intervenciones que tuvieron lugar dentro de
la Audiencia de Juzgamiento.
3. En tal escenario como primera conclusión se determina que la supuesta condición de
trabajadora de confianza que imputa la demandada a la accionante no podría oponerse a
la pretensión de reposición en tanto conforme fluye del contenido de la carta de pre aviso
de despido de fojas 15 a 16 y de la propia declaración del representante de la demandada
en audiencia de Juzgamiento, lo que habría motivado el despido ha sido la comisión de
falta grave como sanción disciplinaria y mas no el retiro de confianza propio de los
despidos amparados en el cargo de confianza del trabajador y en base a lo cual
justamente se sostiene la imposibilidad de brindar tutea restitutiva a los trabajadores
despedidos por la causal de retiro de confianza, de donde se colige además que al
haberse invocado esta supuesta condición recién en la contestación de demanda, lo que
buscado realmente la emplazada es acumular argumentación que no cuentan
necesariamente con reflejo en la realidad.
4. Es decir, la determinación del cargo de confianza de la demandante no constituye
controversia en el presente proceso en tanto que no es la pérdida de confianza lo que ha
motivado su cese y por tanto no podría invocarse la pérdida de confianza en el trabajador
frente a un virtual mandato de reposición por parte del juzgado.
5. El artículo 22 de la Constitución Política del Estado reconoce al trabajo como un deber y
un derecho, como base de bienestar social y un medio de realización de la persona, por
lo cual a través de su artículo 27 establece que la ley otorga al trabajador adecuada
protección contra el despido arbitrario. Justamente en proporción a tal mandato el artículo
16 del Texto Único Ordenado del Decreto Legislativo N° 728 aprobado por Decreto
Supremo N° 003 – 97 – TR, Ley de Productividad y Competitividad Laboral fija al despido
como una causa de la extinción del contrato de trabajo siempre que se produzca en los
casos y formas previstas por ley, así conforme a su artículo 22 para el caso del despido
de un trabajador sujeto al régimen de la actividad privada, que labore cuatro o más horas
diarias para un mismo empleador es indispensable la existencia de causa justa
contemplada en la ley y debidamente comprobada. Entre otras, constituye causa justa de
despido la comisión de falta grave según lo enuncia el literal a del artículo 24 de la misma
Ley de Productividad y Competitividad Laboral.
6. En los términos del artículo 25 de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral la falta
grave consiste en la infracción, cometida por el trabajador, a los deberes esenciales que
emanan del contrato de trabajo, de tal índole que haga irrazonable la subsistencia de la
relación de trabajo. Entonces, la falta como causa legítima de la extinción de la relación
de trabajo se caracteriza por reunir los siguientes elementos:
a. La infracción a los deberes esenciales que impone al trabajador el contrato de trabajo
los cuales si bien no son establecidos de manera expresa por la Ley de Productividad
y Competitividad Laboral, pueden deducirse de las disposiciones normativas que
regulan cada falta grave y que justamente a través de su proscripción buscan
garantizar.
b. La gravedad de la falta que consiste en una lesión irreversible al vínculo laboral
producida por la desobediencia, la deslealtad, el engaño, el abuso de confianza o la
inmoralidad del trabajador que hace indeseable su continuación.
c. La culpabilidad del trabajador que alude a su actuar libre que determina la imputación
de la responsabilidad por el incumplimiento de sus obligaciones laborales por dolo o
negligencia inexcusable.
7. Es a partir de este criterio general de interpretación de la falta grave que debe examinarse
las faltas que en numerus clausus delimita el mismo artículo 25 de la Ley de
Productividad y Competitividad Laboral entre ellas las contenidas en su literal h que
determina que constituyen falta grave “(…) El abandono de trabajo por más de tres días
consecutivos, las ausencias injustificadas por más de cinco días en un período de treinta
días calendario o más de quince días en un período de ciento ochenta días calendario,
hayan sido o no sancionadas disciplinariamente en cada caso, la impuntualidad reiterada,
si ha sido acusada por el empleador, siempre que se hayan aplicado sanciones
disciplinarias previas de amonestaciones escritas y suspensiones…(sic)” y en cuya
configuración las disposiciones contenidas en el artículo 37 de su Reglamento aprobado
por Decreto Supremo N° 001 – 96 – TR tienen incidencia limitada habida cuenta que en
forma exclusiva y excluyente regulan el supuesto de abandono de trabajo que en
términos de lo regulado en el literal h) del artículo 25 de la Ley de Productividad y
Competitividad Laboral constituye y es enunciado como un supuesto distinto al de
ausencias injustificadas al que el mismo reglamento le concede tratamiento distintivo y
que es propiamente su configuración lo que discute en este proceso.
8. Sin embargo, la demandante aduce que en la realidad las inasistencias imputadas si se
encuentran justificadas para lo cual, en observancia de la carga probatoria que le impone
el artículo 23.1 de la Nueva Ley Procesal del Trabajo que establece que “La carga de la
prueba corresponde a quien afirma hechos que configuran su pretensión…(sic)”, ofrece el
mérito de las comunicaciones cursadas entre la Sra. Jesicca Benza y Leslie Silva de
fecha 5 de setiembre del 2014 que demuestran a esa fecha dichas personas ya tenían
conocimiento de que hace varios días la demandante se encontraba indispuesta por lo
que no había podido concurrir a la laborar y que desde el día siguiente, 06 de setiembre,
iniciaba un descanso medico fijado hasta el 22 de setiembre fecha en que recién se
reincorporaría a sus labores y por lo que la Sra. Leslie Silva se encontraba ya realizando
sus labores en su reemplazo.
9. El representante de la demandada no ha negado que en efecto la demandante se haya
encontrado indispuesta por problemas de salud vinculados a su estado de gestación por
los días del 1 al 9 de setiembre que por lo demás e encuentra respaldada en
consentimiento de hospitalización, notas y exámenes de fojas 21 a 80, sino que se
limitado a señalar la falta de la debida justificación ante el empleador, lo cual no obstante
se encuentra descartado desde que el propio representante ha reconociendo que
ciertamente la Sra. Jessica Benza ostentaba un cargo de Gerente dentro de la empresa
calificada como personal de dirección y la Sra. Leslie Silva era también Supervisora
Regional, de donde se colige que las comunicaciones cursadas realmente justificaron las
inasistencias de la demandante desde que esta justificación fue realizada ante una
superior con cargo de dirección trascendente para la toma de decisiones del empleador
de tal modo que incluso se dispuso la cobertura de las funciones de la demandante
momentáneamente hasta su reincorporación programada para el 22 de setiembre.
10. En se sentido se aprecia que no se ha aportado elemento de prueba o sucedáneo
probatorio que sirva para enervar, soslayar o descartar en forma razonable y proporcional
el mérito probatorio de las comunicaciones ofrecidas por la accionante que debe ser
resguardado desde los contornos del Principio de Primacía de la Realidad implícitamente
impuesto por los artículo 22 y 23 de la Constitución Política del Estado y que permite
concluir que al encontrarse justificadas las inasistencias de los días 01 a 09 de setiembre
del 2014 debe descartarse la configuración de la falta grave imputada a la demandante.
11. Del mismo modo debe apreciarse el mérito de las comunicaciones ofrecidas por la
demandante a fojas 14 cursadas entre la demandante y la Sra. Jessica Benza los días 25
y 26 de agosto y 8 y 12 de setiembre del 2014 que acreditan que la Sra. Jesicca Benza,
que como se ha dicho ostentaba un cargo de dirección dentro de la empresa, desde el 25
de agosto del 2014 ya conocía del estado de gestación de la demandante.
12. Contra esta apreciación no cabría oponer la declaración jurada de la mencionada Sra.
Jessica Benza obrante a fojas 122 negando expresamente que se la haya comunicado el
referido estado de gestación, puesto que constituye una declaración extraídas por la
demandada de su propio personal, por lo que adolece inobjetablemente de eficacia
probatoria alguna al encontrarse absolutamente relativizadas las exigencias de
imparcialidad, intención, libertad y veracidad que debe caracterizar y tipificar su
producción no sólo porque no fueron prestadas ante funcionario público que por sus
competencias, atribuciones y funciones garantice su resguardo, cautela y observancia
sino porque además fueron actuadas ante su propio empleador que no reúne per se tales
condiciones cuanto más es claro su sometimiento a su potestades de subordinación y
dependencia.
13. En el escenario descrito con el ya constatado conocimiento de la emplazada del estado
de gestación de la demandante desde el 25 de agosto y a haberla despedido el 17 de
setiembre del 2014 a sabiendas que las inasistencias incurridas en verdad si se
encontraban justificadas, debe determinarse que la decisión del concluir el vínculo laboral
no respondió sino al estado de gestación de la trabajadora para lo cual la imputación de
falta grave fue una mera herramienta para tal propósito aplicación de las presunciones
que acoge el numeral 23.5 del artículo 23 de la Ley N° 29497, Nueva Ley Procesal del
Trabajo “En aquellos casos en que de la demanda y de la prueba actuada aparezcan
indicios que permitan presumir la existencia del hecho lesivo alegado, el juez debe darlo
por cierto, salvo que el demandado haya aportado elementos suficientes para demostrar
que existe justificación objetiva y razonable de las medidas adoptadas y de su
proporcionalidad”.

EL CONSECUENTE DESPIDO NULO


14. El artículo 27 de la Constitución al prescribir que "La ley otorga al trabajador adecuada
protección contra el despido arbitrario" no consagra el derecho a la estabilidad laboral
absoluta, es decir, el derecho "a no ser despedido arbitrariamente" sino sólo reconoce el
derecho del trabajador a la "protección adecuada" contra el despido arbitrario aunque sin
indicar en qué términos ha de entenderse esa "protección adecuada". Por ende la
extinción unilateral de la relación laboral, fundada única y exclusivamente en la voluntad
del empleador configura el despido arbitrario que, por ser precisamente tal es repulsivo al
ordenamiento jurídico al producirse con violación de los derechos fundamentales de la
persona, reconocidos por la Constitución o los tratados relativos a la promoción, defensa
y protección de los derechos humanos, de allí que la pérdida de su eficacia legal deriva
de la conexión directa e inmediata entre el acto de extinción de la relación laboral y la
contravención de la Constitución o los tratados en materia de derechos humanos, pues
la naturaleza misma del acto inconstitucional es la que determina la ineficacia legal del
despido, en razón de que el principio de primacía constitucional, contenido en el artículo
51 de la Constitución Política del Estado, no admite que puedan reputarse como
legítimas y eficaces aquellas conductas y actuaciones que importan la vulneración de los
derechos que dicho conjunto normativo consagra.
15. La lesión de los derechos fundamentales de la persona constituye, per se, un acto
inconstitucional, cuya validez no es en modo alguno tolerada por nuestro ordenamiento
jurídico, en tal virtud resguardado por la Constitución se tiene la obligación de disponer a
favor del agraviado la tutela más amplia, efectiva y rápida posible, restituyéndole en el
goce integral y en el ejercicio pleno de su derecho amenazado o vulnerado, lo que se
conseguirá mediante la cesación del acto lesivo y la privación de efecto legal alguno que
por arbitrariedad el empleador quisiese consumar, precisamente tales efectos
restitutorios derivados de despidos arbitrarios o con infracción de determinados derechos
fundamentales reconocidos en la Constitución o los tratados relativos a derechos
humanos, se generan frente a la constatación del supuesto de despido Nulo.
16. Entonces queda corroborado que el despido de actor al no encontrarse fundado
realmente en una causa justa, sino más bien en la actividad sindical desplegada por los
demandantes y evidenciados por las comunicaciones de fojas 31 a 50, configura el
supuesto de despido nulo fijado en el inciso d) del artículo 29 de la Ley de Productividad
y Competitividad laboral.

EL DERECHO DEL DEMANDANTE A LA REPOSICION A SU PUESTO DE LABORES


17. Por tanto no existe impedimento para proceder conforme dispone el mismo artículo
invocado para reconocer el derecho de los accionantes a ser repuestos en el mismo
puesto de trabajo ostentado hasta su cese o en uno de similar naturaleza y categoría
adscrito a una relación de trabajo, con el respectivo pago de remuneraciones
devengadas.

PROCEDENCIA DE LA CONDENA EN COSTOS


18. El artículo 14 de la Ley N° 29497, Nueva Ley Procesal del Trabajo instituye que “La
condena en costas y costos se regula conforme a la norma procesal civil. El juez exonera
al prestador de servicios de costas y costos si las pretensiones reclamadas no superan
las setenta (70) Unidades de Referencia Procesal (URP), salvo que la parte hubiese
obrado con temeridad o mala fe. También hay exoneración si, en cualquier tipo de
pretensión, el juez determina que hubo motivos razonables para demandar” en tanto que
su Sétima Disposición Complementaria es clara al establecer que “En los procesos
laborales el Estado puede ser condenado al pago de costos”.
19. Justamente el artículo 412 del Código Procesal Civil de aplicación supletoria al proceso
laboral al fijar que “El reembolso de las costas y costos del proceso no requiere ser
demandado y es de cargo de la parte vencida, salvo declaración judicial expresa y
motivada de exoneración” reputa que la condena de su condena recae automáticamente
en el vencido en juicio salvo exoneración motivada y adecuadamente justificada.
20. En este proceso se ha constatado objetivamente la vulneración de los derechos
invocados por la demandante y por ende la conducta lesiva de la emplazada que justifica
la petición de tutela judicial efectiva para acceder a la restitución de su derecho
conculcado, situación que, en el presente caso, le generó costos para accionar el
presente proceso los cuales en aplicación de la Sétima Disposición Complementaria de
la Nueva Ley Procesal del Trabajo deben ser asumidos por la entidad pública
emplazada, a modo de condena por su accionar lesivo.
DECISION
Por estas consideraciones Administrando Justicia a Nombre de la Nación DECLARO
FUNDADA EN PARTE la demanda de fojas 82 a 87 interpuesta por DOÑA VANESSA
MAXIEL HERRERA ICAZA en consecuencia ORDENO que la demandada BIJOU PERU
SAC cumpla con reponer a la demandante DOÑA VANESSA MAXIEL HERRERA ICAZA
en su mismo puesto de trabajo o en uno de similar naturaleza y categoría adscrito a una
relación de trabajo de trabajo de naturaleza indeterminada, más el pago de remuneraciones
devengadas e intereses legales con costos y costas a liquidarse en ejecución de sentencia ;
Hágase Saber.-

También podría gustarte