Está en la página 1de 14

MAURICIO ANDRES RAMIREZ ISAZIGA

SEGURIDAD SOCIAL

Análisis y conclusiones 
De las presentes sentencias queda previsto una diferencia al momento en que el
funcionario judicial imparte justicia, en la sentencia SL 347 DE 2019 se determina que
en la fase del litigio en primera instancia el a quo condena a la empresa prestadora de
servicios de fondo de pensión a pagar la pensión de sobreviviente junto con la mesada
que está prevista por la ley de forma temporal por 20 años  porque la demandante es
menor de 30 años y la filiación post mortem aún no ha sido concedida pero esta
cambiara a vitalicia cuando se compruebe la misma. Posteriormente el
a quem confirma la sentencia de primera instancia argumentando que su competencia
le permite pronunciarse sobre el problema jurídico ¿si la demandante reunía el
requisito de la convivencia con el causante? Ya que el recurrente solicita la revisión del
funcionario superior porque la demandante solo convivio con el causante por un lapso
de 2 años y 1 mes y esto es un requisito imperativo para que se pueda otorgar dicha
pensión. Se encuentra que el causante cotizo 174.71 semanas dentro de los últimos 3
años, este último también necesario para otorgar la pensión. Hay que mencionar
también que la corte suprema de justicia ha emitido diferentes sentencias que pueden
en este caso tomarse de línea jurisprudencial para determinar cuánto es el tiempo de
convivencia ya que existe una controversia sobre este pero es claro en precisar que
para otorgar pensión de sobreviviente a cónyuge o compañero permanente de
causante pensionado se debe cumplir no menos de 5 años pero no ocurre lo mismo
con el afiliado, es por esto que era necesario determinar si el causante era afiliado o
pensionado y así partir de este causal para emitir una providencia. De igual forma, con
base en la decisión de la primera instancia el a quem decide ratificarla. Aunada la
decisión el recurrente interpone recurso de casación y formulo dos cargos en los que
esboza que las dos sentencias anteriores nunca estuvieron encaminadas a resolver si
la convivencia de 5 años era aplicable o no para conceder pensiones de
sobrevivientes y tanto para otorgar sustituciones pensiónales y el segundo cargo de
revisar por qué se omite prever lo que dice el artículo 13 de la ley 797 de 2003 que
versa sobre el tiempo de convivencia que se debe cumplir en este caso para otorgar la
pensión de sobreviviente. 
La sala laboral en respuesta al recurso de casación emite decisión aduciendo que no
debe  confundirse el concepto de unión marital de hecho, propio del derecho de
familia, con el de compañera o compañero permanente dentro del ámbito de la
seguridad social y, mucho menos, sostener que con los 2 años de convivencia que
exige la ley para que se configure la referida unión marital, se satisface el requisito de
la convivencia que exige la Ley 797 de 2003, para que se estructure el derecho a la
pensión de sobrevivientes, es decir 5 años. Dicho esto, la sala concluye que el
demandante no probo la convivencia por dicho tiempo entonces es suficiente para
revocar la sentencia de primera instancia y absolver a la entidad prestadora del
servicio de fondo de pensión, pero sin perjudicar aquellos derechos que podría tener el
hijo póstumo al concedérsele en un futuro la filiación post mortem.  
Así las cosas, considero que el recurso de casación no fue objetivo en cuanto a lo
estipulado por la norma ya que la pensión que se otorgó en primera instancia fue
temporal y esta no exige un tiempo de convivencia mínima de 5 años ya que esta solo
sería exclusiva para quienes soliciten la pensión vitalicia y cuenten con los requisitos
como es la edad, si hubo hijos, etc. En este caso a la demandada debía otorgársele la
pensión temporal porque el hijo aun no terminaba el proceso post mortem, si bien es
cierto la decisión tenía una variable que consistía en que de concederse la filiación la
pensión cambiaba a vitalicia, pero considero que se solicitó un recurso para prevenir lo
que pasaría de forma futura y omitiendo los derechos que debían otorgársele en su
momento al cónyuge. 
 
 
Con respecto a la sentencia SL 1730 DE 2020 se haya una similitud ya que ambas
versan sobre recurso de casación para pensión de sobreviviente en una de forma
temporal y otra vitalicia. En el caso de esta sentencia se determinó en primera
instancia la condena a positiva S.A entidad prestadora de servicio de fondo de pensión
a pagar en favor de los hijos del causante quien falleció a causa de un accidente
laboral y declaro que luz Stella Quiceno (interviniente) no era beneficiaria de la
pensión de sobreviviente, quien solicitaba la misma por ser compañera permanente
del causante.  la segunda instancia modifico la anterior decisión condenó a la
demandada a reconocer y pagar la pensión de sobrevivientes de origen profesional en
un 50% a Luz Stella Quiceno, en calidad de compañera permanente del afiliado
fallecido, la indexación de las mesadas y el porcentaje restante, a favor de sus hijos
menores de edad, condicionando el pago entre los 18 y 25 años, a la acreditación del
requisito de estudios. Un factor determinante para que se interpusiera el recurso de
casación por la parte demandada es el origen o causa de la muerte ya que el causante
fue asesinado mientras conducía un taxi que era de la propiedad de su compañera
permanente, es por esto que aduce en el recurso que el ad quo violo la normatividad
por interpretación errónea ya que considera que la muerte no tenía relación con el
trabajo y que esta fue de forma violenta, no existe relación directa para la labor que fue
encomendado. Para la sala el ad quem no desatino las normas aplicadas porque
considero que la muerte ocurrió mientras estaba ejerciendo su labor y por lo tanto es
una muerte de origen laboral, aunque no desconoció el nexo causal entre el suceso y
la normatividad de la ARL. Por parte de la demandante también se interpuso recurso
de casación para que la sala case la decisión del Ad quo Acusa la sentencia de violar,
por la vía directa la interpretación errónea del art. 47 de la Ley 100 de 1993. 
La sala laboral considera que la pensión de sobreviviente vista desde el punto de vista
constitucional constituye un derecho y que estos buscan respaldar un hecho, en este
caso la protección del núcleo familiar del causante, por otro lado, el cónyuge o
compañero permanente debe cumplir ciertos requisitos o causales para acceder a esta
pensión como es el tiempo de convivencia, la edad y si existen hijos.  puesto en
conocimiento todos estos hechos la sala decide no casar la sentencia. 
Mas allá de lo descrito en los análisis se puede observar que el factor determinante
para que se pueda acceder a la pensión de sobreviviente es el tiempo de convivencia
entre el cónyuge o compañero permanente y el causante puesto que es la causal que
obstaculiza el acceso a esta, o por desconocimiento del mismo puede ser negado,
también existe la confusión entre el lapso de convivencia para que se determine la
unión marital de hecho en el área de familia; necesaria para algunos trámites de
liquidación de sociedad y sucesión pero distinto al trámite que debe diligenciarse para
adquirir la pensión de sobreviviente, tema perteneciente a la seguridad social. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
UNIVERSIDAD AUTONOMA DEL CARIBE 
 
Formato para evaluar las Competencias Jurisprudenciales  
en el Programa de Derecho 
4° A 6° Semestre 
 
Introducción   En el presente cuadro
se realizará un análisis de la
sentencia SL 1730 DE 2020 la
cual trata de un litigio de por
la obtención de
una pensión de sobreviviente
para hijos y compañera
permanente del causante. 
Fecha de análisis  03 DE ABRIL 2021 
Nombre del evaluador  Mauricio Ramírez 
Corporación (Corte Corte suprema de justicia 
Constitucional, Corte
Suprema de Justicia, Consejo
de Estado, Otra) 
Tipo de providencia  Sentencia 
Identificar la Providencia   SL1730 
Fecha de la providencia  3 de junio de 2020 
Magistrado Ponente  Jorge Luis Quiroz Alemán 
Demandante   Luz Yanet Ramírez Ruiz 
Demandado  Luz Stella Quiceno 
Tema  recursos de casación
interpuestos por LUZ YANED
RAMÍREZ RUIZ, en
representación de L. M.E.R. y
M.A.E.R., y POSITIVA
COMPAÑÍA DE SEGUROS S.A.,
contra la sentencia proferida
el 28 de septiembre de 2016,
por la Sala Laboral del
Tribunal Superior del Distrito
Judicial de Medellín, dentro
del proceso ordinario laboral
que cursó entre las partes, al
que se vinculó como
interviniente
ad excludendum a LUZ
STELLA QUICENO. 
Subtema  Pensión de sobreviviente 
Hechos  Luz Yanet Ramírez Ruiz, en
representación de L.M.E.R. y
M.A.E.R., demandó a Positiva
Compañía de Seguros S.A.,
pretendiendo que se
condenara al reconocimiento
y pago de la pensión de
sobrevivientes de origen
profesional, por la muerte del
afiliado Nelson Javier
Echeverry López, a partir
Radicación n.° 77327
SCLAJPT-10 V.00 2 del 21 de
septiembre de 2007, así como
al pago de los intereses
moratorios y/o de la
indexación de las sumas
adeudadas. Como
fundamento de sus
pretensiones, afirmó que
Echeverry López fue
asesinado el 21 de
septiembre de 2007, cuando
laboraba como conductor del
taxi de placas TPQ019 de
propiedad de Luz
Stella Quiceno, quien informó
del hecho a la Administradora
de Riesgos Laborales del ISS,
a la que se encontraba
afiliado el trabajador
fallecido, cuyas obligaciones
fueron asumidas por la
demandada; que el 26 de
agosto de 2008, radicó
reclamación administrativa
para el reconocimiento de la
pensión de sobrevivientes de
origen profesional a favor de
los hijos menores del
fallecido, M.A.E.R. y
L.M.E.R.; que a la
presentación de la demanda
no había sido reconocida la
prestación, ni conocía acto
administrativo que la negara;
y que, la demandada incurrió
en mora en el pago de las
mesadas pensionales y las
sumas adeudadas se han
depreciado. Positiva
Compañía de Seguros S.A., se
opuso a la prosperidad de lo
pretendido; indicó que el
accidente no había sido
valorado por las instancias de
ley, ni determinado como de
origen profesional; y, formuló
la excepción previa de falta
de reclamación
administrativa, que en la
oportunidad legal fue
declarada no probada. Luz
Stella Quiceno, vinculada
como interviniente
ad excludendum, se opuso a
lo pretendido en la demanda
principal, solicitó se
condenara al reconocimiento
y pago de
Radicación n.° 77327
SCLAJPT-10 V.00 3 la pensión
de sobrevivientes a su favor y
de intereses moratorios.
Como fundamento de lo
pretendido, adujo que
convivió con Nelson Javier
Echeverry López como
compañeros permanentes,
durante más de cinco años,
desde principios del 2002
hasta la fecha de su muerte.
Además de lo afirmado en el
libelo inicial, respecto a las
circunstancias en las que el
afiliado falleció, señaló que
éste se encontraba en la
jornada normal de trabajo; y
que, mediante el comunicado
SAL 6684 de 2011, la
demandada desconoció el
infortunio como accidente de
trabajo. La demandante
principal, se opuso a lo
pretendido por la
interviniente, y formuló como
excepción la que denominó
inexistencia de prueba de la
supuesta convivencia efectiva
dentro de los 5 años
anteriores al deceso del señor
Echeverry López. 
Juez de primera instancia  Juzgado Sexto Laboral de
Descongestión del Circuito de
Medellín 
Decisión   declaró que Nelson Javier
Echeverry López falleció a
causa de un accidente de
origen laboral; condenó a
Positiva Compañía de Seguros
S.A. a pagar a favor de
M.A.E.R. y L.M.E.R., en
calidad de hijos, la pensión
de sobrevivientes con ocasión
de la muerte del afiliado; los
intereses por el retardo en el
pago de las mesadas
pensionales a partir del 27 de
octubre de 2008 y hasta el
pago de la obligación;
declaró que Luz
Stella Quiceno no ostentaba
la calidad de
Radicación n.° 77327
SCLAJPT-10 V.00 4
beneficiaria de la prestación
y, condenó en costas a ésta y
a la entidad, a favor de los
demandantes 
Motivación de la decisión   xxxxxx 
Juez en segunda instancia  La Sala Laboral del Tribunal
Superior del Distrito Judicial
de Medellín. 
Decisión   modificó la decisión de
primera instancia, condenó a
la demandada a reconocer y
pagar la pensión de
sobrevivientes de origen
profesional en un 50% a la
interviniente Luz
Stella Quiceno, en calidad de
compañera permanente del
afiliado fallecido, la
indexación de las mesadas
causadas desde el 1º de
octubre de 2007 y hasta el
pago, y el porcentaje
restante, a favor de sus hijos
menores de edad,
condicionando el pago entre
los 18 y 25 años, a la
acreditación del requisito de
estudios; revocó la condena
en costas a la interviniente y
condenó a Positiva en costas
a su favor. 
Motivación de la decisión  la norma que definía el
accidente de trabajo era el
literal n) del art. 1º de la
Decisión n.º 584 de 2004 de la
Comunidad Andina de
Naciones, por cuanto los art.
9º y 10º del Decreto 1295 de
1994, habían sido declarados
inexequibles mediante
sentencia CC C-856-2006, y la
Ley 1562 de 2012 fue
expedida el 11 de julio de
2012. Señaló que, para que el
evento que genera la muerte
sea considerado como
accidente de origen laboral,
el trabajador debe
encontrarse desarrollando
labores propias de su trabajo
y en Radicación n.° 77327
SCLAJPT-10 V.00 5
cumplimiento de un mandato
dado por su empleador, esto
es, debe existir relación de
causalidad entre el hecho y la
prestación del servicio, y
producirse por causa o con
ocasión del trabajo. 
Citó las consideraciones de la
sentencia CC C-1094- 2003,
respecto a la convivencia
mínima de cinco (5) años
prevista en la Ley 797 de
2003, en la que, dijo, se
precisó que tal requisito solo
es para el caso de causante
pensionado; la sentencia CSJ
SL 24445, 10 mayo. 2005, en
la que, adujo, se señaló que
antes de la reforma de la Ley
797 de 2003, el requisito de
dos (2) años de convivencia
contenido en el art. 47 de la
Ley 100 de 1993, se refería al
pensionado y no al afiliado;
así como las sentencias CSJ
SL 42631, 5 jun. 2012 y CSJ
SL 40309, 3 mayo. 2012, que
indicaron que tanto la
cónyuge como la compañera
permanente, debían
acreditar convivencia
efectiva de cinco (5) años,
con afiliado o pensionado 
Decisión de la corporación  NO CASA la sentencia
proferida el veintiocho (28)
de septiembre de dos mil
dieciséis (2016), por la Sala
Laboral del Tribunal Superior
del Distrito Judicial de
Medellín, en el proceso
ordinario
Radicación n.° 77327
SCLAJPT-10 V.00 33 laboral
promovido por LUZ YANED
RAMÍREZ RUIZ, en
representación de L.M.E.R. y
M.A.E.R., contra POSITIVA
COMPAÑÍA DE SEGUROS S.A.,
al que fue vinculada como
interviniente
ad excludendum LUZ STELLA
QUICENO. 
Motivación de la decisión  Para la Sala, el ad quem no
incurrió en desatino alguno
en la intelección de las
normas aplicadas, según
acusa la censura, ni omitió
ninguna de las que regulan el
asunto, al concluir que,
conforme a los supuestos
fácticos establecidos, el
hecho violento que
desencadenó en la muerte
del afiliado constituía un
accidente de origen laboral.
Contrario a lo expresado por
el recurrente, el Tribunal no
desconoció que, para ser
calificado como de origen
laboral, el hecho debía
enmarcarse de manera
directa o indirecta en el
riesgo ocupacional creado por
el empleador, esto es, que
debía sobrevenir por causa o
con ocasión de la actividad
laboral, lo que constituye el
nexo causal para la
Radicación n.° 77327
SCLAJPT-10 V.00 12
calificación del origen, que
advirtió acreditado, pues
justamente ese análisis
efectuó en las
consideraciones de la
decisión, para concluir
acertadamente que, como el
afiliado se encontraba
ejecutando la actividad
laboral para la que fue
contratado, en el horario
habitual de trabajo, bajo la
autoridad de su empleadora,
el infortunio tuvo origen
profesional, sin que la ARL
demostrara la ruptura del
nexo causal, esto es, una
causa u origen distintos. Lo
anterior, encuentra apoyo en
el precedente de esta
Corporación, entre otras, en
las sentencias CSJ SL 29582,
26 abr. 2007 y CSJ SL 34511,
28 may. 2009, citadas por el
Colegiado, CSJ SL11970-2017,
CSJ SL14280-2017, CSJ
SL2582-20191 
Salvamento de voto (si, no)  xxxxxxx 
Magistrado  xxxxxxx 
Resumen del salvamento  xxxxxxx 
Aclaraciones de voto  xxxxxxx 
Magistrado  xxxxxxx 
Resumen de las aclaraciones  xxxxxxx 
Observaciones  xxxxxxx 
Análisis sobre el tema   xxxxxxx 
 
  
 
 
 
 
 
 
Introducción   En el presente cuadro se realizará
un análisis jurisprudencial de la
sentencia SL 347 de 2019. 
Fecha de análisis  03 de abril de 2020 
Nombre del evaluador  Mauricio Ramírez  
Corporación (Corte Cortes suprema de justicia 
Constitucional, Corte
Suprema de Justicia, Consejo
de Estado, Otra) 
Tipo de providencia  Sentencia 
Identificar la Providencia   SL-347 
Fecha de la providencia  13 de febrero de 2019 
Magistrado Ponente  Rodrigo Echeverry Bueno 
Demandante   Administradora de fondo de
pensiones y cesantías PROTECCION
S.A 
Demandado  Paula Lorena Valencia Giraldo 
Tema  Decide la Sala el recurso de
casación interpuesto por la
ADMINISTRADORA DE FONDOS DE
PENSIONES Y CESANTÍA PROTECCIÓN
S.A. contra la sentencia proferida
por la Sala Laboral del Tribunal
Superior del Distrito Judicial de
Medellín, el 26 de marzo de 2012,
en el proceso que le promovió
PAULA LORENA VALENCIA GIRALDO. 
Subtema  Recurso de casación.  
Hechos  PAULA LORENA VALENCIA
GIRALDO llamó a juicio a la
ADMINISTRADORA DE FONDOS
DE PENSIONES Y CESANTÍA
PROTECCIÓN S.A., para que,
previos los trámites del proceso
ordinario, fuera
condenada a reconocerle y
pagarle la pensión de
sobrevivientes de Estiven Arango
Corrales, a partir del 29 de junio de
2009, en calidad de compañera
permanente; los intereses
moratorios o la indexación; y lo ultra
y extra petita. Fundamentó sus
peticiones, básicamente, en que el
29 de junio de 2009, falleció por
causas de origen común, su
compañero permanente, Estiven
Arango Corrales, con quien había
convivido durante más de 5 años
hasta la fecha del
deceso, «compartiendo techo, lecho
y mesax; que solicitó ante la
demandada el reconocimiento de
la pensión de sobrevivientes y esta
le fue negada; que procreó un hijo
con su compañero fallecido, que
nació el 2 de septiembre de 2009, es
decir, después de la muerte de «su
presunto padre, por lo cual adelanta
proceso de filiación post
mortem del  menor».  
contestar la demanda, la
entidad convocada a juicio se opuso
a las pretensiones y, en cuanto a los
hechos, aceptó los relacionados con
la solicitud pensional elevada por la
actora y la respuesta negativa. Lo
demás dijo que no era cierto o no le
constaba. En su defensa propuso
las excepciones de
mérito de inexistencia de la
obligación y cobro de lo no debido.  
Juez de primera instancia  Juzgado Dieciocho Laboral Adjunto
del Circuito de Medellín 
Decisión   Condeno a la demandada a pagar
a la demandante la pensión de
sobrevivientes, a partir del 29
de junio de 2009, en cuantía  
equivalente al salario mínimo
mensual legal vigente, junto con la
mesada adicional prevista en la
ley, «de manera temporal,
ya que es menor de 30 años,
mientras viva y la duración máxima
de 20 años. En este caso, la señora
PAULA LORENA VALENCIA GIRALDO
deberá cotizar al sistema para
obtener su propia pensión, con
cargo a dicha pensión. Sin
embargo, en el evento que en el
proceso de filiación post mortem
que se adelanta a favor de
(J.E.V.G], se declare que es hijo
del causante ESTIVEN ARANGO
CORRALES, la pensión se tornará
vitalicia, en la proporción legal que
corresponda.» Asimismo, condenó
al pago de intereses moratorios, a
partir del 16 de septiembre de 2009
y hasta que se hiciera el pago
efectivo de la prestación. 
Motivación de la decisión   se apoyó en la sentencia CC C-1094
de 2003, en las normas sobre unión
marital de hecho y en el artículo 10
del Decreto 1889 de 1994, según el
cual «Para efectos de la pensión de
sobrevivientes del afiliado,
ostentará la calidad de compañero
o compañera permanente la última
persona, de sexo diferente al del
causante, que haya hecho vida
marital con él, durante un lapso no
inferior a dos (2) años.»  
Juez en segunda instancia  Sala Laboral del Tribunal Superior
del Distrito Judicial de Medellín 
Decisión  mediante fallo del 26 de marzo de
2012, confirmó el de primera
instancia (Folios 95 a 101).  
Motivación de la decisión  fundamento de su decisión, que la
competencia de esa corporación
estaba determinada por los puntos
que habían sido materia de
apelación, en los términos de los
artículos 15 y 66 A del Código
Procesal del Trabajo y de la
Seguridad Social; que, en tales
condiciones, el problema
jurídico a resolver se centraba en
determinar si la demandante reunía
el requisito de la convivencia con el
causante, el cual resultaba
indispensable para que fuera
beneficiaria de la pensión ordenada
en primera instancia; que estaba
demostrado que el afiliado Estiven
Arango Corrales había fallecido el
29 de junio de 2009 y había
cotizado «174.71» (sic) semanas
dentro de los 3 años anteriores a su
fallecimiento; que en atención a la
fecha del óbito del afiliado, el
estudio del requisito de convivencia
se debía realizar a la luz del
artículo 13 de la Ley 797 de 2003,
vigente para ese momento; que,
sobre la interpretación del referido
precepto, esta Sala de Casación
Laboral, en sentencia CSJ SL, 2
mar. 2010, rad. 37853, había
considerado que «al igual que
sucede cuando fallece un
pensionado, para que el cónyuge o
la compañera o compañero
permanente del afiliado pueda
acceder a la prestación de
supervivencia, es menester la
demostración de que la vida en
común haya tenido una duración de
no menos de cinco años continuos
con anterioridad a la muerte, y que
esta convivencia hubiera estado
vigente al momento del
fallecimiento»; que la Corte
Constitucional, por su parte, había
trazado otra línea jurisprudencial
en torno al tema, pues en sentencia
CC C 1094 de 2003, al estudiar la
constitucionalidad del artículo 13
de la Ley 797 de 2003, ratificó la
postura expuesta en sentencia CC
C-1176 de 2001, según la cual, el
requisito de la convivencia durante
5 años antes del fallecimiento, solo
resultaba exigible respecto del
pensionado, mas no del afiliado;
que, de acuerdo con el criterio
jurisprudencial de la Corte
Constitucional, debía diferenciarse
si el causante era un afiliado o un
pensionado. 
Decisión de la corporación   revoca la sentencia proferida el 28
de octubre de 2011, por el Juzgado
Dieciocho Laboral Adjunto del
Circuito de Medellín, dentro del
presente asunto y, en su lugar,
absuelve a la demandada de
todas y cada una de las
pretensiones de la demanda. Sin
costas en el recurso extraordinario.
Costas en ambas instancias a cargo
de la parte demandante.  
Motivación de la decisión  además de las consideraciones
expuestas en sede de casación,
importa mencionar que no existe
fundamento legal para considerar
que en vigencia de la Ley 797 de
2003, solo se requiere demostrar 2
años de convivencia con el afiliado
fallecido para adquirir el
derecho a la pensión de
sobrevivientes, pues en estos casos
no resulta aplicable el Decreto 1889
de 1994, por el
cual se reglamentó parcialmente la
Ley 100 de 1993 dado que al
presente asunto no le resulta
aplicable la referida ley 100, en su
versión original, sino que la norma
llamada a regular el asunto es la
Ley 797 de 2003, dado que el óbito
del causante se produjo durante su
vigencia.  
Salvamento de voto (si, no)  si 
Magistrado  Rigoberto Echeverry Bueno 
Resumen del salvamento  En estricto rigor disiento en la
interpretación dada al artículo 13
de la Ley 797 de 2003, según
la cual, para el reconocimiento de
la pensión de sobrevivientes al
cónyuge, el requisito de
convivencia en los últimos 5 años
anteriores a la muerte se exija
tanto en caso de muerte de un
afiliado como de un pensionado.  
Sea lo primero resaltar que desde la
Ley 100 de 1993, se diferenció la
temporalidad del requisito de
convivencia exigido al cónyuge
frente al fallecimiento del afiliado
o pensionado, toda vez que en
dicha norma se estableció que la
convivencia que debía ser
acreditada en caso de muerte del
pensionado era de dos años
continuos con anterioridad a su
deceso, salvo que hubiese
procreado algún hijo. Por su parte,
la Ley 797 de 2003, modificó el
tiempo de convivencia en caso de
muerte del pensionado pasándolo
de 2 a 5 años, como se evidencia de
la lectura del aparte del artículo 13
de dicha normativa, así:  
Artículo 13. Los artículos 47
y 74 quedarán asi: Artículo
47. Beneficiarios de la Pensión
de Sobrevivientes. Son beneficiario
s de la pensión de sobrevivientes:  
-En forma vitalicia, el
cónyuge o compañera o compañero
permanente o supérstite, siempre
y cuando dicho beneficiario, a la
fecha del fallecimiento del
causante, tenga 30 o más años de
edad. En caso de que la pensión de
sobrevivencia se cause por muerte
del pensionado, el cónyuge o la
compañera o compañero
permanente supérstite, deberá
acreditar que estuvo haciendo vida
marital con el causante hasta su 
muerte y haya convivido con
el fallecido no menos de cinco (5)
años continuos con anterioridad a
su muerte.  
Nótese que: la ley estatuyó
una temporalidad a la
convivencia en caso de muerte
del pensionado no del
afiliado; y ii) no consagró tiempo
de duración de convivencia del
cónyuge tratándose de la muerte
del afiliado.  
Inclusive, puesta la mirada en la
exposición de motivos del
proyecto original, P. Ley
No. 56 de 2002, del
Senado, contenida en la Gaceta
350 de 2002, específicamente en
los pasajes en donde se explica el
artículo de beneficiarios, es dable
inferir que el legislador pensó en
la exigencia de un término de
convivencia
únicamente en tratándose
del pensionado.  
 
 
Aclaraciones de voto  xxxxx 
Magistrado  xxxxx 
Resumen de las aclaraciones  xxxxx 
Observaciones  xxxxx 
Análisis sobre el tema   xxxxx