Está en la página 1de 26

CONTENIDOS

1. Usando la Hipnoterapia para combatir la Ansiedad de una Situación de Examen

Traducción: Karen Maturana Vaughan

2. Manejando la Ansiedad en los Exámenes

Traducción: Andrea Araya

3. Preparación Hipnótica Asistida de los Pacientes Ansiosos para Tratamiento Medico y


Dental
Traducción: Miriam Encina
4. ¿Puede el Entrenamiento en Relajación y la Hipnoterapia Modificar la Respuesta Inmune
al Estrés y es Relevante la Susceptibilidad a la Hipnosis?
Traducción: Paloma Arellano
5. Entrenamiento Autogénico: Una Técnica de Auto-Hipnosis para lograr un Cambio
Fisiológico mediante un Programa de Manejo de la Tensión
Traducción: Paola Alarcón

USANDO LA HIPNOTERAPIA PARA COMBATIR LA ANSIEDAD DE UNA


SITUACIÓN DE EXAMEN

Harry E. Stanton, Universidad de Tasmania

Traducción: Karen Maturana Vaughan

Once médicos quiénes anteriormente han suspendido su examen de pertinencia, han


solicitado ayuda en combatir la ansiedad que ellos sienten que ha sido la causa de su
fracaso. Ellos se estaban viendo individualmente, en sesiones hipnoterapia de 50
minutos preparando un diseño para acrecentar la confianza en sus habilidades y
combatir la ansiedad del examen. Para medir los resultados se utilizaron dos
medidas: la actual situación de examen y una escala de actitud, el Termómetro de la
Ansiedad del Examen. En la primera de estas, 10 de los 11 médicos registraron
pasarlo, mientras que en la segunda, 9 indicaron un cambio de actitud hacia niveles
inferiores con respecto al test de ansiedad. La atención se focalizó en el mínimo
gasto de tiempo implicado en el tratamiento y la generalización de la hipnoterapia a
otras áreas de la vida de los médicos.

La experiencia de los profesores provee de muchas anécdotas que evidencian la gran


cantidad de estudiantes que reaccionan con considerable ansiedad cuando están bajo cualquier
forma de evaluación. Esto parece ser verdad sin tener en cuenta la edad de los estudiantes.
Aunque un nivel moderado de ansiedad puede aumentar el rendimiento, un nivel elevado de
ansiedad empieza a ser negativo para éste (Allen, 1980). Esta visión es probable encontrarla
entre los padres, muchos de quiénes comentan sobre la extrema inquietud, a menudo con
síntomas físicos, respiración acelerada, elevado ritmo cardiaco, náusea y temblor de manos, visto
en sus hijos cuando la palabra “examen” es mencionada.
Apoyando la evidencia de las anécdotas están los resultados de experimentos que
afirman que la ansiedad al examen por parte de los estudiantes logra reducir su calidad
académica comparándolos con compañero menos ansiosos y de igual habilidad (Hill, 1984).
Parece que muchos de estos estudiantes ansiosos, siendo niños o adultos, no toman nota de su
rendimiento que han mantenido con otros índices de sus habilidades académicas y su
conocimiento (Deffenbacher y Kember, 1974).
Desgraciadamente, tal rendimiento bajo en la evaluación exacerba la existencia de la
ansiedad. Mediante la preocupación ante una situación de evaluación, mal manejada por el
estudiante, arregla el problema generando más ansiedad. Este patrón cíclico entre la ansiedad de
la evaluación y la realización de éste llegan a ser estrecho con los años, produciendo así una
disminución en la autoestima y expectativas de fracaso (Campbell, 1986).
Algunos aliviantes de la ansiedad ante la evaluación han sido logrados a través de
procedimientos de desensibilización/relajación (Barabasz 1973; Deffenbacher y Kemper, 1974;
Mann, 1973) y mediante hipnosis (Pulaski, 1979; Stanton, 1977; Wolf, 1986). Este último
enfoque es de un valor particular en el sentido que ayuda a los estudiantes a concentrarse en sus
recursos internos de una manera que ellos no han dispuesto anteriormente.
La hipnosis puede ser considerada como un procedimiento basado en la cognición, por
intentar alterar específicamente la percepción, las imágenes, pensamientos y creencias, ayudando
a la gente a comportarse más efectivamente (King, Ollendick y Gullone, 1991). Tal enfoque
parece ser muy adecuado al ayudar a los individuos a manejar una situación amenazante a través
del desarrollo de sus habilidades.
Sin embargo, dar una definición de hipnosis no es fácil. Como Rossi (1986) dice:
“Desde la inserción de la hipnosis hace más de 200 años, ha sido imposible lograr un consenso
entre los profesionales sobre qué es exactamente la hipnosis. No hay pruebas empíricas o
definiciones que alguna vez hayan sido diseñadas para evaluar exactamente la existencia de un
estado hipnótico.
Existiendo esta falta de acuerdo sobre una definición precisa, la hipnosis, en el presente
estudio, será operacionalmente definida abarcando los elementos de relajación, sugestión e
imaginería. Estos tres elementos podrían capturar la esencia de la hipnoterapia (Stanton, 1978),
aunque de una manera muy general. Sería preferible que fuera más específica, pero, como Rossi,
siento que la aceptación en general de una definición específica del estado hipnótico no existe
aún.

​El presente estudio


Este estudio clínico resume un enfoque usando dos sesiones de hipnoterapia con
médicos quiénes han experimentado dificultades en pasar el examen necesario para trabajar
como especialista. Sobre un periodo de dos años, 11 clientes, todos atribuyendo su falta de éxito
a los grandes niveles de ansiedad antes que a la falta de conocimiento o de esfuerzo, me han
consultado para ayudarlos a pasar este examen. La mayoría de estos médicos han fallado en este
examen más de once veces.
Yo use dos medidas para evaluar el éxito o el resultado del tratamiento. La primera y la
más importante de ellas fue la situación de examen, recordada como aprobada o no lograda. La
segunda, más simple, fue una escala de actitud que preguntaba al médico por su nivel de
ansiedad. La elección por esta forma subjetiva de medición fue influenciada primeramente por el
trabajo de Allport (1960) y Combs y Snygg (1959) quiénes han enfatizado que el elemento más
importante de medición de la personalidad es la autopercepción de la manera forma en que él o
ella funcionan. Si las personas dicen que ellos están ansiosos al hablar acerca de la situación de
examen, se están comportando considerando probablemente la ansiedad.
La escala de actitud elegida fue el Termómetro (Francis y Stanley, 1989). Entre las
ventajas del formato del Termómetro están su familiaridad, su fácil administración y su
satisfactoria confiabilidad y validez (ver Price, Mc Grath, Rafii y Buckingham, 1983). Como los
estudios de Francis y Stanley han demostrado la adecuada confiabilidad y validez para las frases
señaladas en la Escala del Termómetro, esta forma fue empleada para el presente estudio. Esta
fue administrada antes e inmediatamente después de dos sesiones del tratamiento. Estas
aplicaciones fueron antes de la situación actual de examen, así el conocimiento y el resultado
fueron excluidos como un factor interviniente.
Los médicos también completaron reportes sobre anécdotas inmediatamente después de
completar dos sesiones de tratamiento y después de la situación de examen, de nuevo antes de
que los resultados fueran conocidos. Sin embargo, no apareció en estado profundo de hipnosis.
Mi experiencia previa en el trabajo clínico con estudiantes que padecen ansiedad ante la
situación de examen ha indicado que sus éxitos no parece tener relación en tales mediciones.

Metodología del Tratamiento


​Sesión 1
​Después de haber hablado sobre el caso, creado el rapport y aplicado La Prueba del
Termómetro de la Ansiedad, con los médicos se siguió el siguiente procedimiento:
1. La relajación física fue inducida mediante la concentración en la respiración, que
fuera fluida y profunda, dejando ir la tensión, la fuerza y la incomodidad, en cada espiración. El
sujeto fue animado a desarrollar una actitud objetivo, como si ellos estuviesen viendo a alguien
más respirando.
2. La calma mental fue lograda imaginando la mente como un estanque, en el cual su
superficie está completamente quieta, como un espejo. Las ideas fueron vistas de una manera
objetiva, permitiendo ir a la deriva en el agua, devolviendo entonces la atención más allá de la
sola contemplación de la quietud del agua. Los estudiantes imaginaron la superficie del agua
como la parte consciente de su mente y la parte de abajo como su mente inconsciente, dentro de
la cual ellos pueden colocar cualquier deseo, como confidencias, la concentración, y mejorar la
memoria.
3. Quitarse de encima “la basura” imaginándose ellos mismos como “basureros” de los
obstáculos mentales como el miedo, dudas, preocupaciones y ansiedades bajo un vertedero desde
el cual no pueden regresar.
4. Remover la barrera que representa todas las cosas negativas en la vida de los sujetos.
Personificada en esta barrera sus ideas autodestructivas, sus miedos, dudas, fallas y defectos,
como obstáculos mentales, y autoimponerse limitaciones -todo eso lo maneja el estudiante en
situaciones de examen confidenciales. Esta barrera es destruida mediante el uso de la imaginería.
5. Disfrutar de un lugar especial como algún lugar de la infancia donde ellos se divertían
mientras crecían o algún lugar imaginario, puede llegar a ser un confortable y tranquilo desierto.
En cualquier lugar, ya sea la playa, el parque, el dormitorio favorito, o una confortable cama, el
paciente sentirá felicidad, alegría y tranquilidad. En este lugar ellos “desvían” el mundo de
afuera. Una vez que los pacientes encontraron su lugar, se les sugirió que pensaran en cómo les
gustaría ser, comportándose de la manera que ellos desean, y “viéndose” a ellos mismos
logrando el éxito que ellos desean lograr. Particularmente un patrón de gran utilidad es que los
pacientes se imaginen a sí mismos atravesando una puerta que puedan cerrar detrás de ellos para
excluir el resto del mundo. La sugestión puede, entonces, ser hecha en este lugar donde ellos
alcanzarán conseguir contactarse con la parte inconsciente de su mente que entonces resolverá
cualquier problema que ellos pudiesen tener. Un aspecto de tal solución sería que las cosas que
los han preocupado o perturbado en el pasado simplemente dejaran su vida como si nunca
hubiesen existido. Porque esas cosas tienen ahora menos importancia, el paciente probablemente
olvidará que estuvieron alguna vez perturbados de esta manera.
Los médicos envueltos en este estudio generaron un escenario exitoso en el cual se
imaginaron a sí mismos entrando al cuarto donde la situación de examen es llevada a cabo,
sentándose, contestando todas las preguntas, comenzando por las preguntas fáciles, escribiendo
fluidamente y sin gran esfuerzo, parando a sumar más puntos para su nota con las posteriores
preguntas, pasando a la siguiente pregunta y encontrando cada una más fácil que la anterior.
Ellos podrían imaginarse a sí mismos hablando con sus amigos después del examen dándose
cuenta de que han respondido correctamente y sintiéndose satisfechos con lo que han hecho. Si
es un examen oral, ellos podrían imaginarse a sí mismos respondiendo tranquilamente, muy
ordenado y pensando claramente.
Un muy atractivo escenario de éxito es así creado en sus mentes. En el futuro, cuando la
idea de un inminente examen cruce sus mentes, pueden hacer el cambio inmediatamente
imaginando la experiencia de éxito, la cual reemplaza el miedo y la ansiedad que ellos han
previamente asociado a tal situación. Al pensar de esta manera, ellos preparan sus mentes para
repetir este rendimiento en la situación actual de examen. Cuando ellos acuden a rendir el
examen, en lo que concierne a sus mentes, están listas para manejar la situación exitosamente en
30, 40, 50 veces, o más.

​Sesión 2
​Después de un estado inicial de relajación y trance logrado mediante “la observación de
su respiración” esbozado arriba, la técnica del “puño cerrado” de Stein (1963) es introducida.
Esta técnica accede a un buen estado de ánimo en el estudiante, el cual se condiciona entonces a
la señal del puño cerrado, pudiendo evocar este estado. En suma, al estudiante se le demuestra
como dejar ir los sentimientos negativos, reemplazándolos con un previo condicionamiento, por
estados emocionales agradables.
Los médicos fueron llamados a recordar una situación positiva pasada en la cual
hubiesen experimentado sentimientos de relajación, confianza o seguridad. Como ellos
mentalmente recrearon sus sentimientos, los sujetos empuñaron su mano dominante, y fueron
sugestionados a que en el futuro cada vez que ellos cerraran esta mano y apretaran el puño, ellos
podrían reexperimentar los sentimientos deseados. La práctica con dos experiencias positivas
pasadas siguió incrementando la confianza del sujeto y su habilidad para evocar el estado
emocional deseado.
La atención se focalizó sobre el estado emocional desagradable experimentado en la sala
de examen, como un estado que generalmente incluía ansiedad, indecisión, o duda en sí mismo.
Como los clientes recrearon mentalmente este estado, se les sugirió que los sentimientos
desagradables podrían estar representado en el hombro y el puño del brazo no dominante el que
podrían cerrar apretadamente.
Los clientes conectados a las dos partes del procedimiento que en forma simultánea
apretaban su mano dominante con fuerza, confianza, felicidad y abrían su mano no dominante,
permitiendo que los sentimientos desagradables fluyan, evaporándose, convirtiéndose en nada.
De esta manera, ellos logran reemplazar los sentimientos negativos por sentimientos positivos.
En los médicos que más incrementaron la confianza en sus habilidades al controlar su estado de
ánimo, se utilizaron dos metáforas para aumentar su ego. La primera de estas (Hitchcock, 1981)
está diseñada para “remover” las razones de las conductas indeseables. Se sugirió a los clientes
que ellos vieran una nube cerca cernida, y en esta, colocaran todas las razones, directas e
indirectas, que ellos piensan que han contribuido a su ansiedad en la situación de examen. Esta
nube fue entonces evaporada por el sol de sus deseos y así desvanecer todas las cosas que ellos
pusieran.
Otra metáfora efectiva en el aumento de la autoestima (Gibbons, 1973) es la de la
pirámide. En esta metáfora, los clientes acceden a su fuerza interior, la cual no han utilizado aún.
Ellos alcanzan a encontrar estas cualidades en su vida pasada, ayudándolos a lograr las cosas que
ellos quieren, tal como el éxito en el examen.
Esta metáfora puede dar pie a la construcción de confianza, estimulando en el cliente los
insospechados y sin uso recursos interiores. La pirámide puede ser utilizada también como un
símbolo, donde los médicos estuvieran diciéndose que en cualquier ocasión que ellos sientan
falta de confianza en sus habilidades para hacer algo, puedan pensar en la pirámide y el tesoro
contenido en ella. Al mismo tiempo, apretando su mano dominante en un puño. Cuando ellos lo
hagan, sentirán un sentimiento de confianza, fortaleza y poder que fluirá a través de ellos,
sintiendo la certeza de que son capaces de cumplir la tarea que ellos tanto dudaban.

Resultados
Después de dos sesiones de 100 minutos de entrenamiento, se redujo la puntuación en el
Termómetro de 9 de los 11 médicos participantes en el estudio sintiendo menos ansiedad acerca
de su inminente realización del examen. Sólo dos no mostraron tales cambios, uno quién fue el
único participante en el estudio que falló en su examen de incorporación o de especialidad.

CONCLUSION

El enfoque de dos sesiones de hipnoterapia resumido aquí parece haber sido útil para 10
de 11 médicos en el logro de su objetivo, un objetivo que había sido inalcanzable por lo menos
en una ocasión. Este éxito fue logrado primeramente, creo, ayudando a los clientes a sentir más
confianza y menos ansiedad al manejar la situación de examen de manera efectiva.
Frank (1972) ha expresado la creencia que los pacientes buscan terapia principalmente
no a causa de los síntomas específicos, si no a que están desmoralizados, un estado que
sobreviene “cuando una persona es incapaz de hacer frente a situaciones en la vida en la cual
esperan ser capaces de manejar. Esto parece ser una exacta descripción del estado de la mente
expresado por los médicos en el presente estudio. Todos creyeron que sus previos fracasos eran
el resultado de la ansiedad frente a la situación de examen y a la falta de confianza en sus
habilidades para vencer a la ansiedad.
Si uno acepta la visión de Frank, la función de una terapia es restablecer en el paciente
la confianza en sus habilidades para hacer frente a su entorno. Esto es lo que me propongo lograr
al adoptar el método de tratamiento descrito aquí. Tanto los datos del Termómetro de Ansiedad
al Examen, el cuál es un reflejo de la actitud de los médicos, y el excelente resultado arrojado en
la prueba logran este objetivo.
Particularmente interesante fue el mínimo gasto de tiempo requerido para efectuar este
cambio. También interesante fue el reporte de anécdotas comentadas por varios de los médicos
que la experiencia de la hipnoterapia los ha focalizado en el valor de esta modalidad de
tratamiento que hasta sus pacientes se preocuparon. Ellos también aceptaron que podría ser muy
útil ayudándoles en manejar situaciones en propia vida, tales como en sus relaciones personales y
en problemas de trabajo, los cuales previamente le han causado dificultades.
Cada técnica descrita fue utilizada con todos los médicos, y no fue posible determinar la
de mayor valor. Esta es una de las limitaciones del estudio, la falta de un grupo de control de
“atención/placebo”. El haber sumado un grupo como este podría haber hecho más exitoso este
diseño. Sin embargo, a pesar de estas limitaciones, el estudio tuvo resultados positivos; el
informe de anécdotas indicó que todos los aspectos de las sesiones del tratamiento fueron
valoradas como útiles, no necesariamente compartido esto por todos los clientes. Algunos
encontraron que el enfoque de los 5-pasos de la primera sesión fue extremadamente útil,
mientras que otros aumentaron su entusiasmo acerca del valor del puño apretado y la metáfora en
aumentar la confianza.
Quizás el valor de soportar la experiencia de la hipnoterapia fue que los médicos fueron
capaces de tomar más el control de sus vidas que lo que había sido previamente el caso. No
solamente fueron capaces de conseguir la tarea inmediata, que era pasar su examen de
especialidad, también fueron capaces de generalizar esta técnica aprendida, viendo esto como de
un gran valor.

MANEJANDO LA ANSIEDAD EN LOS EXÁMENES

Traducción: Andrea Araya

RESUMEN

Hipnosis fue usada en un grupo formado por 28 estudiantes que asistieron a un


taller de ansiedad en los exámenes, previo a sus exámenes del nivel A. El taller
incluyó una discusión sobre ansiedad y estrés, destrezas de estudio, cómo desafiar lo
negativo que resulta declararse así mismo derrotado, y unos 30 minutos de sesión de
hipnosis. La hipnosis apuntó a la relajación mental y física y a ir cambiando
actitudes frente a los exámenes. La retroalimentación inmediatamente después del
taller, claramente indicó que todos los estudiantes sintieron que su asistencia fue
muy provechosa, y que en un gran porcentaje del día el elemento hipnosis fue
importante. Luego 4 meses más tarde se indicó que más participantes pensaron que
el taller fue útil en el manejo de la ansiedad, tanto antes y durante los exámenes.

INTRODUCCIÓN

Un número de aproximaciones fueron desarrolladas para ayudar ha estudiantes a manejar sus


‘nervios’ en la escena del examen, incluyendo comportamiento, cognitivo e hipnótico. Davies
(1988) y Stanton (1991-1993-1994), ambos describieron protocolos para ir manejando problemas
en revisión y ansiedad durante exámenes. Davies (1988) notó que el tiempo de tratamiento quiso
ser similar en ambos grupos, pero el tiempo de cualquier intervención fue menor con estudiantes
que tenían dificultades con revisión. Su principio guía fue que la relajación se convertía en una
respuesta condicionada a alguna característica de la escena del examen, y así el protocolo pasa a
comprometer una inducción hipnótica seguida por ensayos de imaginería usando un ancla
asociada con relajación.
Stanton (1991) describió 10 sugestiones administradas dentro de un contexto hipnótico,
derivado del ir combinando ‘ego-strengthening’ (fortaleciendo el yo) de Hartland (1965) con
terapia racional-emotiva en el tratamiento de tres estudiantes universitarios. Dos sesiones,
separadas por una semana fueron usadas al tratar a un estudiante con problemas en examen de
revisión, otro estudiante que sufría por ansiedad ante el examen y un tercer estudiante con
ansiedad ha hablar en público. Todos los estudiantes respondieron bien a la intervención.
Una aproximación hipnótica llamada ‘quinto paso’ es descrita por Stanton(1995) en su
tratamiento a médicos, quienes no tuvieron éxito en sus exámenes debido a la ansiedad. La
aproximación incluye relajación física y mental disponiendo de ‘ basura’ mental u obstáculos,
eliminando las barreras que representan influencias negativas, y placer de un lugar especial,
donde sujetos se ven a sí mismos como felices, contentos y tranquilos. Los sujetos fueron vistos
individualmente en dos sesiones de hipnosis de 50 minutos. 10 de los 11 participantes aprobaron
su examen posterior y 9 informaron menos ansiedad en el test.
En 1994 , Stanton comparó su aproximación del ‘quinto paso’en un contexto hipnótico con
una condición de control en el tratamiento de un grupo de 40 estudiantes de escuela mayor que
informaban altos niveles de ansiedad en el test. Un importante efecto del tratamiento emergió
después de sólo 2 sesiones de 50 minutos, demostrando la gran efectividad de la intervención
hipnótica cuando se comparó con una discusión grupal. Esta diferencia en el test de ansiedad fue
mantenida durante seis meses.
Un interesante producto de las intervenciones informadas por Stanton en todos los estudios,
fue una positiva generalización de los efectos a otros aspectos de la vida de sus sujetos, en
términos de adquirir más confianza en general. Él además informó del exitoso uso del método
del ‘quinto paso’ en el tratamiento de niños con obesidad y depresión.
Aunque el informe se focalizó en el uso de hipnosis, los resultados positivos de ir aplicando
reestructuración cognitiva que se ven en el test de ansiedad, fueron bastante impresionante como
para convencernos de incorporar esta aproximación, como buena, dentro de nuestro protocolo.
En suma, una corta revisión de hábitos de estudio también parece ser indicado, el cómo
estudiantes necesitan conocer su material académico, independiente de cómo efectivamente
manejan la ansiedad. De este modo, el propósito de nuestro taller fue simplemente aplicar la
aproximación del ‘ quinto paso’ de Stanton (1994) con estudiantes que experimentan ansiedad en
exámenes. Nuestra intervención no fue humilde al haber sido un ensayo controlado, pero sí al ser
la aplicación que pretendió probar la intervención psicológica en una escenario educacional.

MÉTODO

28 estudiantes de un colegio de sexto grado asistieron a 1,5 horas de largo taller. Todos
ellos se auto seleccionaron de acuerdo a un anuncio en el apremiado colegio. Nosotros
conocimos a los estudiantes como grupo, tres meses antes de sus exámenes del nivel A, en una
de las salas de clases del colegio. Después de revisar el temario del taller, nosotros negociamos
con algunos conceptos erróneos acerca de hipnosis, informamos a los estudiantes que ellos
debían esperar un completo cuestionario de evaluación y que ellos podrán participar con tal que
utilicen un cassette de hipnosis para practicar diariamente en casa.
El objetivo del taller fue identificar áreas problemáticas, describir el estrés y ansiedad que
tuvieron, y disminuir la ansiedad en los exámenes. Nosotros esperamos hacer esto, junto a ir
inculcando buenos hábitos de estudio y el hablar positivo de sí mismo, cambiando el pensar
negativo, y aumentando la confianza y relajación mental y física con hipnosis.
El procedimiento del taller en más detalle se ve aquí:
1. Brainstorn: Nosotros comenzamos preguntando por qué los estudiantes asistieron, atendiendo
al problema de ellos. Nosotros descubrimos que los estudiantes estaban preocupados por ir
fracasando en sus exámenes, el estar bajo la mirada y presión de sus padres para hacerlo bien, y
algunos tuvieron una pequeña motivación para estudiar como resultado de lo que les dijeron los
profesores sobre no estar ansiosos como probablemente ellos estarían (en un ensayo para motivar
a los estudiantes).

2. ¿ Que es ansiedad y estrés?: La experiencia de estrés fue normalizada y reafirmada como útil
en muchas situaciones, mientras eso no hizo echar afuera. Una figura curva invertida “U”
iluminó nuestra descripción de lo importante de la naturaleza del estrés donde el punto más alto
de desempeño de uno es conseguido en unas y otras tareas física o mental. La psicología,
cognitiva y aspectos comportamentales de ansiedad fueron después descritos con un registro de
signos comunes y síntomas de cada uno.

3. Lo positivo de hablar de sí mismo: El modelo cognitivo de ansiedad fue después presentado al


explicar cómo pensamientos producen sentimientos, los cuales producen comportamientos.
Comunes ejemplos de la vida diaria de ellos fueron usados para demostrar el poder de hablar
positivo de sí mismo. Nosotros tuvimos estudiantes que fueron originando ideas de un si mismo
derrotado ante la revisión y toma de exámenes, seguido por el mirar la evidencia y ponerse
enfrente de éstos pensamientos negativos automáticos. Nosotros incitamos al grupo a
habitualmente desafiar sus pensamientos a su manera.

4. Destrezas de estudio: La necesidad de estudiar el material para examen fue para dar énfasis en
el hecho de cómo el pensamiento positivo o hipnosis de sí mismo pudo recuperar material que no
estaba en el primer lugar. Nosotros sugerimos que estudiando en bloque de 45 minutos, seguidos
por una pausa de 10 a 15 minutos fue más productivo que períodos largos de estudios o
“cramming” de los exámenes. Es importante mencionar que en el horario de tiempo y diversión,
el tomar tiempo de relajación, escuchar música y socializar fue también estresante. Ratos largos
de esto producen probablemente una sensación común, siendo esta la apreciación de dos
psicólogos.

5. Cómo relajación y hipnosis pueden ayudar: Nosotros describimos cómo el inducir


hipnóticamente la relajación pudo prevenir estrés echándola afuera de la mano y maximizar la
habilidad de uno de hacer uso de esto. El grupo dijo que ellos estarían enseñando a andar de la
tensión a aumentar su confianza de revisión exitosa y examen cumplido. Como resultado, se
predice aumento en su memoria y concentración que ellos desean mejorar ,así como desean la
habilidad de relajar. Finalmente los estudiantes dijeron que la sugestión hipnótica sería dada para
la calma física y mental cambiando hábitos, ensayo en el manejo de la ansiedad cuando estudian
y toman exámenes, y, disfrutar de un lugar especial.

6. Preguntas y respuestas acerca de hipnosis: Nosotros discutimos los preconceptos y conceptos


erróneos de los estudiantes y comparáramos hipnosis a otras ocurrencias naturales de estados
alterados, tal como sueños diurnos y el sentir experiencias del despertar. Nosotros predecimos
que ellos sentirán alteraciones en sensaciones, pero desearán retener el control y podrán abrir sus
ojos en cualquier momento si ellos lo desean. El procedimiento hipnótico fue brevemente
descrito y especial atención hubo sobre lo provechoso al ir explicando la inducción de los
ojos-rotados y la imaginería del pizarrón , para evitar cualquier confusión durante la sesión.
Cualquier pregunta final fue respondida, seguido por una pausa de 10 minutos.

7. Sesión de hipnosis: Como Staton (1994) mostró que su protocolo es efectivo en ensayo
controlado, la hipnosis escrita usada fue básicamente una modificación de su aproximación al
“quinto- paso”, en nuestro propio lenguaje. Después inducción de ojos- girar con un conteo
desde uno a tres, estudiantes solicitaron a ellos el ir notando su y cualquier cambio sensorial, tal
como ligereza y pesadez. Un conteo desde uno a diez después siguió, con la sugestión de que con
cada número su relajación y comodidad aumentaría. Varias partes del cuerpo fueron después
mencionadas, seguidas por las palabras que las gatillaba, que eran “relajar ahora”. Cuando los
estudiantes escucharon la palabra “ahora”, aquella fue su señal para relajar aquellas partes de sus
 cuerpos​[1]​c​omo muchas ellos pudieran. Luego, sugerimos que nosotros hablaríamos a los
estudiantes en una forma especial, a la parte inconsciente de sus mentes, donde sus hábitos están
almacenados. Nosotros sugerimos que cuando en un estado de relajación esto gusta, los hábitos
podrían ser cambiados, incluyendo a esto el pensamiento que se tiene acerca del examen.
Nosotros después anclamos los sentimientos de comodidad teniendo los estudiantes que frotar su
dedo índice y pulgar a la vez sobre una mano , seguido por la sugestión pos-hipnótica que
usando ésta ancla vuelve a causar más, si es que no todos, los sentimientos de calma física y
mental y estar bien. En orden a remover “obstáculos mentales” acerca de su buen desempeño en
exámenes, una imagen de un pizarrón fue después sugerido. Estudiantes solicitaron a ellos
imaginarse escribiendo las razones de por qué los exámenes les producen molestia en una mitad
de la tabla, y escribiendo la manera de ir venciendo la ansiedad en la otra mitad. Ellos después
pidieron borrar las razones que estuvieron impidiendo su desempeño con un borrador, con la
sugestión aquella de que estos “obstáculos mentales” también van sobrando en su mente. “Futuro
andando” fue después usado en ensayos en el ir revisando y tomando, exámenes con un sentido
de maestría sobre la inquietud y ansiedad. Un “lugar especial” fue después sugerido para los
estudiantes al estar en su imaginación y además el anclar va acompañando sentimientos
positivos. Algo generales son sugestiones que van realzando el yo que fueron después dadas,
seguido por el ir deshipnotizando con un conteo desde cinco a uno.
Fueron entonces brevemente discutidas las experiencias hipnóticas de los estudiantes, seguido
por preguntas a ellos en un completo Cuestionario de Satisfacción del Cliente antes de
abandonar. Ellos fueron cada uno dando una copia del procedimiento hipnótico en un cassette
para tomar en la práctica diaria. Cuatro meses más tarde, justamente después de sus exámenes,
otro cuestionario fue pasado a los 28 estudiantes y 17 fueron devueltos (cassettes y cuestionarios
con resultados están disponible desde el autor de mayor edad).

RESULTADOS

Los estudiantes estuvieron generalmente muy positivos acerca del taller inmediatamente
después y el elemento hipnosis fue descrito como la parte más útil. Los 28 estudiantes
informaron que esto sucedió en un tiempo adecuado y 96% quedó satisfecho con el total de
ayuda por ellos recibida. Todos los estudiantes se sintieron “un tanto” más confiados acerca de
manejar la ansiedad en examen y todos ellos también informaron sentir mas confianza en ser
hábiles al hacer mejor los exámenes. 82% de ellos dijo definitivamente recomendar el taller a sus
amigos, con los otros 5 estudiantes informando que ellos probablemente lo harían. Más
estudiantes fueron positivos cuando se les preguntó acerca de la discusión sobre ansiedad y
estrés, pero fueron algo menos positivos acerca de nuestra contribución en las destrezas de
estudio y la discusión sobre por qué ellos asistieron. En suma, ahí hubo un número de
sugestiones para ir mejorando el taller, incluyendo una sala más cómoda, reuniones en más de
una ocasión y agotando más tiempo en ir venciendo el pensamiento negativo.
Cuatro meses más tarde, justamente después de los exámenes, los estudiantes fueron
supervisados una vez de nuevo por su opinión de cómo fue de útil el taller al irlos preparando.
Los resultados indicaron que el taller ayudó a un 47% de los que respondieron en su revisión;
59% sintió menos ansiedad previa a los exámenes; y 53% sintió menos ansiedad durante los
exámenes. El uso de la autohipnosis con el cassette varió considerablemente, con 53% diciendo
que lo escucharon desde dos a cinco veces en la semana. Interesantemente “viendo otros con la
misma ansiedad”, y la sesión de hipnosis explica más aún que los estudiantes pudieron establecer
que el taller fue útil. Quince de los 17 entrevistados dijeron estar dispuestos a recomendar el
taller y un 53% piensa que ellos probablemente lo hagan en futuros exámenes. Del mismo modo
que Stanton, nosotros creemos que un número de estudiantes informó de una positiva
generalización del taller a otros aspectos de su vida, incluyendo siete personas las cuales se
sintieron “más confiados, relajados y positivos”, y dos estudiantes quienes fueron ahora capaces
de “mirar el examen como un agradable desafío”. Un estudiante informó que su madre encontró
útil el cassette.
DISCUSIÓN

Un breve taller usando hipnosis como un elemento fue exitoso al ir ayudando a mejorar
a 28 estudiantes preparándolos para enfrentar exámenes. Mientras un número de métodos
terapéuticos fue usado aquí, es imposible evaluar la contribución individual de cada uno, pues el
nuestro no fue un ensayo controlado. No obstante, la retroalimentación recibida inmediatamente
después y a los cuatro meses siguientes indicó que la hipnosis fue vista como un útil
componente. Esta es nuestra impresión que los estudiantes también establecieron muy
confiadamente al ir viendo como muchos de sus colegas estaban también inquietos acerca de los
nervios ante los exámenes. Esta “normalización” del proceso fue combinada con una
oportunidad para ellos de discutir sus inquietudes con dos profesionales en una situación
amenazante. En suma nuestra razón para seguir usando hipnosis es que presenta una fase válida y
todos los estudiantes reconocieron antes que esto sería un elemento del taller.
Una futura búsqueda puede usualmente importunar los méritos relativos a las variables
independientes usadas en el taller, incluyendo hipnosis, desafiando pensamientos negativos
automáticos, destreza de estudio y discusión general. Respecto a los resultados, de informar del
sí mismo parece ser una medida más válida en combinación con resultados del examen actual.
Stanton (1993, 1994), usó “el termómetro de la ansiedad en examen” y el “test con escala de
ansiedad” de los cuales fue ideado nuestro actual “cuestionario de satisfacción del cliente”.
Medido antes y después que el examen es recomendado. Aunque Stanton usó dos sesiones de
tratamiento, no hizo esto por miedo a que algún estudiante decidiera no asistir a la segunda
sesión por una variedad de razones. Aunque nuestro taller de 1,5 horas fue posiblemente breve,
la suma de una sesión adicional necesita ser considerada cuidadosamente. En lugar de ello,
nosotros entregamos el cassette para una autohipnosis, para ser practicada diariamente en casa.
Un testimonio final del procedimiento es que algún colega fue invitado a repetir el taller durante
estos años con un grupo de treinta estudiantes.

PREPARACION HIPNOTICA ASISTIDA DE LOS PACIENTES ANSIOSOS


PARA TRATAMIENTO MEDICO Y DENTAL

Selig Finkelstein, Colegio Médico de Nueva York


Traducción: Miriam Encina

La preparación hipnótica de los pacientes de procedimientos médicos y dentales


tiene varios aspectos. Es importante alentar la cooperación en fijar las áreas
problemáticas y determinar el orden de lidiar con esos problemas. El terapeuta
puede adaptar las estrategias de tratamiento hacia áreas de preocupación mientras el
paciente las nombra. La severidad y número de preocupaciones y miedos de los
pacientes, junto con factores motivacionales, determinarán la dirección y el número
de las sesiones de terapia. La historia presentada ilustra una aproximación hacia una
paciente aprensiva que sintió que una experiencia dental había gatillado su miedo a
la cirugía. La autohipnosis, el fortalecimiento del ego, y la repetición mental
durante las 11 sesiones hicieron posible que la paciente se sometiera a la cirugía que
necesitaba.

La preparación hipnótica para tratamientos médicos y dentales puede ser dividida en dos
aspectos: uno, como sustituto de los tradicionales métodos de anestesia; otro, como un método
de reducción de la ansiedad junto con algún o todos los métodos tradicionales de anestesia. En
algunos casos, la meta es permitir al paciente pasar por los procesos de manera cómoda o ayudar
al paciente a seguir con una cita para el tratamiento y la aceptación de la rutina necesaria para el
procedimiento médico o dental.
Antes de discutir el uso de la hipnosis para aliviar la ansiedad para el tratamiento médico o
dental, los aspectos individuales detrás de la ansiedad deben ser entendidos por el terapeuta. El
enfrentamiento con ansiedad varía según la condición física, pues cuando la gente está cansada,
enferma o herida es fácilmente amenazable. Los precipitantes comunes de ansiedad en la vida
diaria son circunstancias de conflicto, en las cuales se necesita una solución, pero la solución
correcta puede ser difícil de discernir. Una posible consecuencia de la ansiedad es el trastorno
del funcionamiento cognitivo que hace difícil: Pensar claramente, usar un juicio apropiado,
aprender eficientemente o recordar con exactitud ( Beeson, McDermott & Wyngaarden, 1980).
Esto es importante para fijar o considerar cuando se traza un plan de tratamiento a un paciente.
Nosotros sabemos que la hipnosis es muy efectiva para la relajación. También estamos
conscientes que con la hipnosis podemos enseñar a algunos pacientes a cambiar algunas
funciones psicofisiológicas. Esta habilidad para cambiar éstas funciones es la base para la
premisa de que podemos usar las técnicas hipnóticas para superar la ansiedad asociada con
muchas situaciones médicas y dentales. Golan (1986) describe el uso de la hipnosis para
cambiar la fisiología del paciente con el propósito de un exitoso tratamiento. Miller (1986)
reporta el uso de la hipnosis para manejar los estados de ansiedad. Gravitz (1988) ha fijado usos
tempranos de hipnoanestesia para cirugías. Werner, Schauble y Knudson (1982) llaman al
renovado uso de la hipnosis por parte de los obstetras. Ellos discuten el desarrollo histórico del
uso de la hipnosis para el embarazo y el nacimiento en éste y otros países. Wain (1980) describe
el uso de la hipnosis en el control del dolor para disminuir o eliminar la necesidad de
medicación. Morse y Wilcko (1979) describen el uso de la hipnosis en un paciente ansioso que
era incapaz de recibir alguno de los métodos tradicionales de anestesia y necesitaba tratamiento
de endodoncia para un diente vital. Fredericks (1978) describe las técnicas hipnóticas
preoperatorias y operatorias que alivian la ansiedad asociada con los procedimientos
quirúrgicos. Ella detalla métodos para controlar la ansiedad y suavizar las experiencias
preoperatorias, operatorias y postoperatorias del paciente.
Aumentar las habilidades de enfrentamiento y un sentido de autovaloración son importantes
factores para reducir la ansiedad. Esto puede ser cumplido con un programa grabado en
cassette, como reportan Finkelstein y Greenleaf (1982-3).
En adherencia a las situaciones en las cuales la hipnoanestesia es usada exclusivamente,
deben hacerse notar ciertos puntos :
1. La dificultad del procedimiento
2. La duración del procedimiento
3. La naturaleza extensiva e invasiva del procedimiento
4. La familiaridad del equipo médico o dental con la hipnosis
5. La familiaridad del sistema de apoyo del paciente con la hipnosis
6. La capacidad y responsividad hipnótica del paciente
7. La motivación del paciente a recibir el procedimiento
8. La actitud de los miembros de la familia
9. La percepción del paciente de la satisfacción de una salida exitosa
10. La percepción del paciente de las habilidades del médico o dentista
11. La percepción del paciente de las habilidades del terapeuta

Lo básico a todo lo mencionado anteriormente es la motivación del paciente. Sabemos que


el paciente maneja su propio estado de trance. Si la motivación es suficiente, la misión puede
ser cumplida incluso cuando el paciente está seguro que la hipnosis no existió, y menciona otras
razones del manejo exitoso del procedimiento.
Las variadas aproximaciones a la hipnoanestesia han sido reportadas muchas
veces, y hay muchas referencias en la literatura que la describen (August, 1960; Hilgard &
Hilgard, 1976; Antich, 1967; Crasilneck & Hall, 1973; Kroger & DeLee, 1957). Yo di a
conocer una aproximación en detalle, en la cual el dolor de una extracción fue cambiado por una
percepción de anestesia ( Finkelstein, 1984 ). Yo describiré un caso en el cual la anestesia
tradicional fue usada, pero las ansiedades del paciente acerca de la anestesia y la cirugía, junto
con su incapacidad para enfrentar la posibilidad de una cirugía o de tomar decisiones la han
impedido de seguir el tratamiento tan necesitado.

​REPORTE DEL CASO

La paciente era una mujer que tenía un hombro dislocado. A través de los años, se lo
había dislocado más de 40 veces. En un nivel intelectual, ella sabía que la cirugía era necesaria;
pero ella le temía a la cirugía y sentía que una parte fundamental de su miedo venía de una
experiencia desagradable con el oxido nitroso en una oficina dental.
La sesión inicial se orientó a su historia y a una introducción a la hipnosis con una
inducción a la relajación (Finkelstein, 1984). Ella llevó una lista de sus miedos con relación a la
posible cirugía; éstos fueron discutidos y el miedo asociado con el óxido nitroso se convirtió en
la primera prioridad del tratamiento.
Cada sesión empezaba con una discusión de la lista de ansiedades que ella trajo. Esta
lista cambiaba, puesto que ella continuaba agregando cosas mientras las sesiones proseguían. A
la tercera sesión, fue usada una inducción para que se diera cuenta de lo somático, diseñada
después de la inducción indirecta de Barber ( J. Barber, comunicación personal, 1979). Con esta
inducción, la paciente fue capaz de alcanzar un estado amnésico, indicando un nivel de trance
profundo. Esta inducción fue usada durante el resto de la terapia. No fue utilizada una medición
de hipnotizabilidad. El tratamiento empezó con una discusión del método que fue usado. A la
paciente, en trance, le fue presentada una pieza que tenía olor a óxido nitroso. Muchas veces fue
ubicada encima de la nariz por algunos segundos y luego removida. La paciente fue sacada del
trance, se le dijo lo que se había hecho y se le pidió que ella hiciera lo mismo. El período de
sostener la pieza fue aumentando hasta que la paciente, fuera de trance, estuvo cómoda con el
olor y la presencia de la pieza. Esto fue seguido por un corto nivel subanalgésico de óxido
nitroso hasta que la paciente estuvo cómoda con el olor y la presencia de la pieza. Los niveles
analgésicos fueron alcanzados y tolerados hasta que la paciente sintiera que sus temores previos
al óxido nitroso han sido completamente eliminados. Mientras la práctica “en vivo” proseguía,
con y sin hipnosis, continuamente se alcanzaban otros problemas que ella sentía que deberían
ser agregados; éstos fueron discutidos y entonces, en trance, ella fue recordando su
entendimiento intelectual, junto con sugestiones de fortalecimiento del ego ( Hartland, 1971) y
aumento de habilidades de enfrentamiento ( Finkelstein & Greenleaf). Esta combinación fue
usada en cada sesión. Sus vacilaciones, evidenciadas por su incapacidad de elegir cualquier
cirujano, disminuyeron gradualmente. La parte hipnótica de las sesiones fue grabada y la cinta
fue dada a la paciente para que la escuchara en su casa.
Después de un período de tiempo, sus vacilaciones en elegir un cirujano disminuyeron
aún más. Ella era capaz de aceptar la perspectiva de que había elegido al mejor cirujano para
ella, y era tiempo de hacer un compromiso para la operación. Su miedo a los procedimientos
hospitalarios y a los anestesistas fue agregado. Con la elección del cirujano hecha, ella se centró
en su miedo a que cuando el anestesista se acercara a ella en la sala de operaciones, ella tendría
un ataque cardíaco irreversible y que moriría en la mesa operatoria.
La paciente se acercó hacia el cirujano y al anestesista con la sugestión de que fue
encargada una consulta de hipnosis para ellos. Ninguno de los dos estaba interesado en aprender
hipnosis; la meta era aislar a la paciente de los comentarios y acciones negativas por parte del
anestesista y del equipo de cirugía. Nadie del personal del hospital estaba consciente de la
intervención hipnótica.
Muchas sesiones fueron hechas usando su capacidad de trance para imaginar el
hospital, pasando por la recepción, siendo llevada a su cuarto y descansando cómodamente en
él. Ella fue dirigida a imaginar visitas del staff del hospital para aconsejarla, extraerle sangre y
hacerle exámenes físicos de manera general, para que las variaciones fueran aceptables. Ella
interpretaba las interacciones del staff con ella como preocupación, mientras el personal del
hospital la transfería de su cama a la camilla, al elevador, a la sala de operaciones y a la mesa de
cirugía. Cuando el anestesista se acercaba, cualquier cosa que él le dijera a ella sería la clave
para que ella entrara en un trance más profundo y se concentrara en una linda vacación, que ella
disfrutaría a salvo y felizmente. Las voces y sonidos en la sala de operaciones se convertirían en
un fondo poco importante, hasta que ella se despertara en la sala de recuperaciones. Fueron
hechas las sugestiones para comodidad, facilidad para recuperarse y control de las funciones
corporales; y fueron repetidas en muchas sesiones. El período desde la aparición del anestesista
hasta despertarse en la sala de recuperaciones fue enfatizado, ya que este parecía ser el aspecto
más terrible del procedimiento.

RESULTADOS

Después de la cirugía, ella informó que había sido capaz de acercarse a la operación
con una ansiedad mínima y había estado en un profundo trance después de que el anestesista
apareciera. Ella estaba complacida con el hecho de ser capaz de enfrentar una situación que
parecía imposible.

DISCUSION

Este caso muestra como un paciente puede ser ayudado usando la modalidad hipnótica
para superar miedos y como las estrategias y metas terapéuticas pueden ser adaptadas para
encontrar cada obstáculo que el paciente alcanza.
Mientras esta paciente presentaba el problema específico de miedo a la cirugía,
subyaciendo al problema había una falta de fortalezas del ego y pocas habilidades de
enfrentamiento. En la superficie, esto parecía indicar una falta de motivación y resistencia al
procedimiento necesitado. El uso de sugestiones para fortalecer el ego y para mejorar las
habilidades de enfrentamiento, además de agregar a cada nuevo miedo sugestiones específicas,
hizo posible eventualmente para esta paciente asumir la responsabilidad de su propia salud. La
paciente informó más refuerzo al escuchar las cintas entre las sesiones, indicando que esta
intervención terapéutica había sido exitosa.

¿PUEDE EL ENTRENAMIENTO EN RELAJACIÓN Y LA HIPNOTERAPIA


MODIFICAR LA RESPUESTA INMUNE AL ESTRÉS Y ES RELEVANTE LA
SUSCEPTIBILIDAD A LA HIPNOSIS?

Vanessa Johnson, Leslie G. Walker (Unidad de Oncología Conductual, Escuela de


Medicina de Aberdeen), Steven D. Heys (Unidad de Nutrición Quirúrgica, Esc. de
Medicina de Aberdeen), Paul H. Whiting (Departamento de Ciencias Farmacéuticas,
Universidad De Monfort, Leicester) y Oleg Eremin (Departamento de Cirugía, Esc. de
Medicina de Aberdeen).

Traducción: Paloma Arellano

RESUMEN
Un estudio fue realizado con los siguientes objetivos: (1) evaluar los efectos
psicológicos e inmunológicos de una práctica de relajación de 3 semanas; (2)
investigar los efectos del entrenamiento en relajación y de la hipnosis en la
regulación de la respuesta inmune ante un estresor experimental, y (3) relacionar los
cambios con la susceptibilidad a la hipnosis. Fueron asignados veinticuatro
voluntarios saludables, en bloques estratificados, permutados repartidos al azar al
entrenamiento en relajación con hipnosis o al grupo control. Los sujetos asistieron
en tres ocasiones: día 1, día 21 y día 22 o 23. Diversos tests psicológicos fueron
realizados en cada ocasión y, además, fueron tomadas muestras de orina y sangre
para el análisis inmunológico y bioquímico. Dos muestras de orina fueron tomadas
en la segunda visita, una antes de la exposición a un estresor experimental durante
el día 21 y otra inmediatamente después.
La relajación tuvo diversos efectos, incluyendo aumento en varias
mediciones del estado mental y una reducción en la respuesta de los linfocitos y de
la secreción de IL1. Sin embargo, la exposición al estresor, previa al entrenamiento
en relajación y antes de la exposición a la sugestión hipnótica, conduce a una mayor
respuesta del linfocito y secreción de IL1.
El grado en que aumentó la IgA como resultado de la terapia de relajación
de tres semanas fue correlacionado positivamente con los puntajes en la Escala de
Imaginación Creativa (CIS) (los cambios en el grupo control durante el mismo
período no fueron correlacionados con los puntajes de la CIS). Además, los
cambios en la IL1 que siguieron inmediatamente a la exposición del estresor fueron
correlacionados positivamente con los puntajes en la CIS del grupo experimental y
negativamente en el grupo control. La susceptibilidad a la hipnosis, evaluada por
la CIS, puede ser un importante moderador de la respuesta psiconeuroinmune al
entrenamiento en relajación y a la exposición a un estrés agudo.

INTRODUCIÓN

Durante la década pasada, ha habido un interés creciente en al campo de la


psiconeuroinmunología y han sido publicados varios análisis (Ader, Felton & Cohen, 1991;
Lewis, O´Sullivan & Barraclough, 1994; Walker & Eremin, 1995). Es cada vez más claro
que, en ciertas situaciones, estresores ambientales e intrapsíquicos pueden conducir a mayor
riesgo de enfermedad debido a la baja regulación de las defensas. Los mecanismos involucrados
en las interacciones entre al sistema nervioso central y el sistema inmune, y el importante papel
de las hormonas, han sido bien analizado por Black (1994 a, b).
Los efectos psiconeuroinmunes de la hipnosis y del entrenamiento en relajación no han
sido bien evaluados y, en particular, poco se sabe sobre cómo estas modalidades de
intervención pueden modular la respuesta a un estresor experimental agudo (véase Walker,
Johnston y Eremin, 1993).
Por lo tanto, fue llevado a cabo un estudio con tres objetivos: (1) para evaluar los
efectos psiconeuroinmunes de una práctica de tres semanas en relajación; (2) para investigar los
efectos del entrenamiento en relajación y de la hipnosis en la modulación de la respuesta inmune
ante un estresor experimental; y (3) para relacionar los
cambios inmunológicos con la
susceptibilidad a la hipnosis.

MÉTODO
Diseño
Veinticuatro voluntarios sanos fueron asignados, usando bloques estratificados
permutados repartidos al azar en grupo experimental y grupo control. Los sujetos asistieron en
tres ocasiones: día 0, día 21 y día 22 o 23 (la mitad de los sujetos asistieron el día 22 y el resto
el día siguiente). Varios tests psicológicos fueron realizados en cada visita y, además, fueron
tomadas muestras de sangre y de orina. Dos muestras de sangre fueron tomadas en la segunda
visita antes de la exposición ante un estresor experimental y una inmediatamente después. La
sangre fue tomada vía veflon el que estuvo presente por no menos de 20 minutos, y los
voluntarios tomaron sus muestras de sangre a las 8 AM en la mañana de cada visita. Los sujetos
asistieron al la Unidad de Oncología Conductual en parejas, cada pareja perteneciente al mismo
grupo (experimental o control).
Visita 1 (día 0).​ En la primera visita, después de haber obtenido el consentimiento informado,
los sujetos fueron totalmente informados acerca del experimento y el veflon fue insertado en la
vena cefálica en la fosa antecubital. Varios cuestionarios y tests psicológicos fueron
administrados luego en un orden específico y, después, fue registrada la presión sanguínea, el
latido cardíaco y la respiración. Una muestra de sangre venosa de 60 ml aproximadamente fue
tomada en jeringas heparinizadas y el veflon fue removido. Todos los sujetos luego escucharon
un cassette de audio que contenía la inducción hipnótica de la Escala de Hipnosis Clínica de
Stanford (Hilgard &Hilgard, 1983) seguido de la prueba de sugestibilidad de la Escala de
Imaginación Creativa (CIS) (Wilson &Barber, 1978). Al final de la visita, fueron entregados a
cada sujeto un diario de salud y un recipiente para la siguiente muestra de orina, junto con
instrucciones escritas.
Al final de la primera visita, a los sujetos del grupo experimental les fue entregada una
cinta de relajación y se les pidió que la escucharan una de las dos grabaciones una vez al día los
próximos 21 días. La primera grabación contenía instrucciones para relajación muscular
progresiva (22 minutos). Luego de pedirles a los sujetos que tensaran algún músculo, tenían que
pensar las palabras claves “uno, dos, tres, relájate” y, cuando pensaran en la palabra “relájate”
tenían que relajar el músculo en cuestión (relajación controlada por una señal). El segundo lado
de la grabación contenía instrucciones para la relajación principalmente basada en la imaginería
mental y otras cogniciones (16 minutos).
Visita 2 (día 21)​ Veintiún días después, los sujetos volvieron a la Unidad y a su diario de salud,
fueron tomadas escalas de clasificación del ánimo, fueron reunidas las hojas de dieta y las
muestras de orina. Un veflon fue insertado y luego se les pidió a los sujetos que completaran en
orden varios tests y cuestionarios. Las mediciones psicológicas fueron tomadas de nuevo. Los
sujetos del grupo experimental escucharon luego un cassette de audio, que duraba 12,5 minutos.
La inducción hipnótica usada en la primera visita fue repetida y, después, se les dijo a los
sujetos que durante el procedimiento a seguir, debían continuar sintiéndose relajados y
cómodos. Los sujetos del grupo control pasaron un período de tiempo equivalente sentados
leyendo tranquilamente. Después, en parejas, fueron expuestos al estresor experimental, a
saber, dos representaciones de doctor – paciente, las que fueron grabadas en video y luego
vueltas a exhibir con retroalimentación. Cada sujeto realizó dos representaciones, una como
doctor y una como paciente. Antes de realizar el último papel, a los sujetos les fue entregado un
resumen de los problemas que presentaba el paciente.
Inmediatamente después de la representación, fueron realizados más tests psicológicos,
fueron tomadas muestras de sangre y, evaluados los parámetros psicológicos. Luego a cada
sujeto se le dio una hoja de dieta y un recipiente para una muestra de orina en la madrugada, que
debía usarse en el día de visita número tres.
Visita 3 (día 22 o 23)​ La tercera visita se realizó 24 o 48 horas después (día 22 o 23). La
documentación y las muestras de orina fueron reunidas y fue insertado un veflon. Los sujetos
contestaron varios tests psicológicos. Fueron evaluados los parámetros psicológicos y,
después, fue tomada una muestra de sangre.

Evaluación inmunológica y bioquímica


La respuesta mitogénica a la Phytohaemagglutinina (PHA) fue evaluada en cuatro
concentraciones de PHA (0.25, 1, 4 y 16 µg ml​-1​ ​) usando un canal de timidina tritiada, medida
en duplicado en un contador beta y expresada en cálculos por minuto (cpm). La actividad
celular de los asesinos naturales (NK) fue evaluada usando una descarga de Cromo 51​​ . Se usó la
protección estándar de una célula blanco​ ​(K562) proveniente de la protección de leucemia
mielogénica crónica. La radioactividad fue medida en un medidor- γ usando técnicas estándar
en cuatro efectores: proporciones de células blanco (5:1, 10:1, 20:1, y 40:1). La concentración
de​ ​IL1 y de interferón fue evaluada usando métodos de ELISA. La IgA fue medida usando
ensayos inmunes turbidométricos. Las concentraciones de cortisol libre urinario (UFC) fueron
medidas por ensayos radio – inmunes y los resultados fueron expresados en nmol/mmol de
creatinina urinaria, una medida independiente del nivel de flujo urinario. La tiroxina (T​4​) fue
evaluada por ensayo inmune usando un anticuerpo monoclonal específico; la Prostaglandina E​2
(PGE​2​) también fue medida por ensayo inmune (Biotrack, Amersham International).

Evaluación fisiológica
Estando los sujetos sentados, se evaluó la presión sanguínea sistólica y diastólica,
usando un Medidor Digital de Presión Sanguínea Takeda (UA – 751).

Evaluación Psicológica
En la visita nº1, los sujetos respondieron el Cuestionario de Personalidad de Eysenck
(EPQ) (Eysenck &Eysenck, 1975), la Escala de Control Emocional Courtauld (CECS) (Watson
& Greer, 1983), la Escala de Ansiedad y Depresión Hospitalaria (HADS) (Zigmond y Snaith,
1983) y la Escala de Imaginación Creativa (Wilson & Barber, 1978). En la visita nº2 (previo al
estrés) y durante la visita nº3, fue administrado el Perfil de Estados de Ánimo (versión Bipolar)
(Lorr & McNair, 1984). Antes y después de la exposición al estresor durante la visita nº2, los
sujetos respondieron una Escala ​ad hoc​ de Índice del Ánimo MRS (seis escalas visuales
análogas (relajación, felicidad, energía, confusión, despreocupación y confianza) cada una de
las cuales tenían cinco puntos de soporte definidos).

Sujetos
Se reclutaron y mezclaron al azar veinticuatro voluntarios sanos, todos ellos miembros
o estudiantes de las profesiones de servicio. Los criterios de inclusión fueron los siguientes:
masculino o femenino, de entre 18 y 65 años de edad, aceptando voluntariamente la
cateterización venosa, y con disponibilidad para asistir al anochecer. Los criterios de exclusión
fueron: sufrir una enfermedad aguda o crónica que pudiera afectar la respuesta inmune, un
historial de enfermedad psiquiátrica mayor (por ejemplo, esquizofrenia), sufrir actualmente de
ansiedad o depresión clínicamente significativa, estar tomando actualmente medicamentos que
se sabe que afectan el sistema inmune (excepto un analgésico ocasional o anticonceptivos
orales), y resultados clínicamente significativos en análisis bioquímicos. Los datos de al menos
tres de los cuatro puntos estaban disponibles para 20 sujetos (10 experimentales y 10 del grupo
control). El análisis estadístico mostró que los dos grupos estaban igualados en términos de
edad, proporción de género, susceptibilidad a la hipnosis (CIS), personalidad (EPQ, CECS) y
ánimo (HADS).

Análisis Estadístico​
Debido a lo relativamente pequeño de la muestra, y a la distribución notablemente no
normal de algunos de los parámetros inmunológicos, los datos fueron analizados usando
métodos sin parámetro. La comparación entre grupos fue realizada con el Mann – Whitney U –
test y la comparación intra grupo por los promedios del Wilcoxon Matched Paris Signed Rank
test. Fue usado el coeficiente de correlación de Kendall. Alfa fue fijado en 0.05 (doblemente
cruzado). Los datos fueron analizados utilizando SPSS MS para Windows.

RESULTADOS

Cambios inducidos por la relajación y el estresor.​ ​


Las medianas y rangos para los dos grupos en la mayoría de los parámetros estudiados se
muestran en la Tabla nº1. Los cambios intra grupo estadísticamente significativos, y su
dirección, se muestran en la columna de la extrema derecha.
Inmunología. ​Si bien ninguna de las diferencias entre los grupos en los cuatro puntos estudiados
fue estadísticamente significativa, se observaron varias diferencias significativas dentro del
grupo para la actividad de la IL - 1β, la PHA, NK y la IgA (Tabla nº1).

Bioquímica. ​Los voluntarios del grupo experimental tenían niveles de PGE​2 más altos que los
sujetos del grupo control durante las pruebas de entrada (z = 2.08, ​P < ​ 0.04). Análisis
adicionales entre los grupos, aún después de haber hecho ajustes para las diferencias de la línea
base, no revelaron nuevas diferencias, y no se obtuvieron diferencias significativas dentro de
los grupos para este u otros parámetros bioquímicos.

Fisiología.​ No hubo diferencias significativas entre los grupos en la presión sanguínea. Sin
embargo, el patrón de cambios dentro del grupo fue diferente para los dos grupos (Tabla nº1).
Por ejemplo, sólo los voluntarios del grupo experimental mostraron una disminución en la
presión sanguínea diastólica en las 24 – 48 después del estrés.

Psicología. ​Después del entrenamiento en relajación (visita nº2 previo al estrés), los sujetos
experimentales, no los del grupo control, tuvieron puntajes más bajos en ansiedad de HADS
que la visita nº1.
El POMS bipolar fue administrado en la visita nº2 (previo al estrés) y en la visita nº3.
Durante la visita nº2, los sujetos experimentales estuvieron más tranquilos (z = 2.14, P< 0.03) y
despejados (z = 1.99, P< 0.05) que los sujetos del grupo control. En la visita nº3, las
comparaciones entre grupos de las seis variables del POMS revelaron que los sujetos
experimentales estaban significativamente más contentos (z = 2.22, P< 0.03), más confiados (z
= 1.97, P<0.05), más despejados (z = 2.33, P<0.02) y más energéticos (z = 2.33, P<0.02) que
los sujetos del grupo control. Durante la visita nº3, los sujetos experimentales estaban más
despejados (z = 2.14, P < 0.03) y más tranquilos (z = 1.99, P<0.05) de lo que estaban durante la
visita nº2.
La MRS fue administrada antes y después de la exposición al estresor durante la visita
nº2 y nuevamente durante la visita nº3. Comparados con los sujetos del grupo control, los
sujetos experimentales estuvieron más relajados inmediatamente antes de estresarse (z = 2.23,
P<0.03).
Los Diarios de Salud revelaron que, durante cada una de las tres primeras semanas del
estudio, no hubo diferencias significativas entre los dos grupos en el número de horas de
ejercicio o de sueño. Sin embargo, los sujetos del grupo control bebieron una cantidad
significativamente mayor de alcohol durante la primera semana del estudio (z = 2.35, P< 0.02)
que los sujetos experimentales.

Cambios relacionados con la susceptibilidad a la hipnosis


Durante las tres primeras semanas del estudio, el grado en que los niveles de IgA
aumentaron correlacionaban positivamente con los puntajes en la CIS sólo en el grupo
experimental.
Inmediatamente después de la exposición al estresor, se observó una correlación
positiva entre los niveles de IL – 1 β y los puntajes en la CIS en los sujetos experimentales (t =
0.571, P< 0.04) y una correlación negativa (t = -0.551, P<0.04) en los sujetos del grupo
control.

DISCUSIÓN

A pesar de las demandas hechas a los voluntarios, el acatamiento de los procedimientos


del estudio fue bueno. Veinte de los veinticuatro voluntarios completaron satisfactoriamente el
estudio. No sólo por los Diarios de Salud, existen razones para creer que los sujetos del grupo
experimental practicaron los ejercicios de relajación. Los efectos ansiolíticos de la terapia de
relajación son conocidos: luego del entrenamiento en relajación durante tres semanas, los
sujetos experimentales estuvieron menos ansiosos según la medición del HADS, no así los
sujetos del grupo control quienes en realidad tuvieron puntajes significativamente más altos en
la depresión del HADS durante la visita nº2. Además, los sujetos del grupo experimental
estuvieron significativamente más relajados (MRS) antes de la exposición al estresor.

Efectos de la relajación
Los niveles de IL –1 β disminuyeron significativamente entre el día 0 y el día 21
solamente en el grupo experimental. Esto sugiere que el entrenamiento en relajación durante tres
semanas reduce la secreción de esta citosina clave. En ambos grupos, la respuesta mitogénica
a la PHA disminuyó significativamente durante las tres primeras semanas del estudio. Aunque
no es estadísticamente significativa, esta reducción fue más marcada in los sujetos
experimentales, para quienes la reducción fue estadísticamente significativa para las cuatro
concentraciones de PHA (cf. Sólo un resultado significativo en el grupo control). En la visita
nº2, los sujetos del grupo control, no así los sujetos experimentales, mostraron una actividad
celular más baja en las NK; este es consistente con los hallazgos de Kiecolt Glaser, Glaser,
Williger et al, q​ uienes encontraron un aumento en la actividad celular de las NK en los
residentes geriátricos que aprendían técnicas de relajación. Luego del entrenamiento en
relajación, los niveles de IgA (un importante componente de las defensas) aumentaron
significativamente sólo en el grupo experimental.
En el día 21, un análisis entre los grupos mostró que los sujetos experimentales estaban
significativamente más tranquilos y más despejados que los sujetos del grupo control. Esto
sugiere que incluso tres semanas de entrenamiento en relajación pueden producir cambios
significativos en el ánimo. Esto es apoyado también por la reducción de la ansiedad observada
sólo en el grupo experimental en el día 21.

Regulación de la respuesta al estrés por la relajación y la inducción hipnótica


La exposición a un estresor, con un entrenamiento previo en relajación e inducción
hipnótica conduce a un aumento de la responsividad de los linfocitos a la PHA, tanto
inmediatamente como 24 – 48 horas después. Esto contrasta marcadamente con los sujetos del
grupo control, cuya responsividad se vio reducida significativamente en ambos momentos
comprado con las pruebas de entrada. De manera similar, sólo los sujetos experimentales
mostraron un aumento significativo en la IL – 1 β inmediatamente después del estrés y 24 – 48
horas más tarde.
El procedimiento experimental (entrenamiento en relajación e inducción hipnótica
durante la visita nº2) aparentemente regula los efectos del estresor en el ánimo. Durante la visita
nº3, los sujetos experimentales estaban significativamente más contentos, más confiados, más
despejados y más energéticos que los sujetos del grupo control. También durante la visita nº3,
los sujetos experimentales estaban más despejados y tranquilos de lo que estaban en la visita nº2.
No obstante el hecho de que todos los sujetos estaban sanos, los sujetos experimentales
mostraron una presión diastólica significativamente más baja durante la visita nº3 comparada con
la visita nº1. Los sujetos del grupo control no mostraron cambios significativos en este
parámetro durante el estudio.

Relevancia de la susceptibilidad a la hipnosis


Los puntajes en la Escala de Imaginación Creativa (CIS) moderan los efectos de la
practica de relajación durante tres semanas: cuando se le sustraen las concentraciones de IgA
en el día 21 (antes de la exposición al estresor) a las concentraciones en el día 0, se obtiene una
correlación positiva con los puntajes en la CIS en los sujetos del grupo de relajación, pero no en
los sujetos del grupo control. En estudio al azar con niños, Olness, Culbert y Uden (1989)
encontraron que la autohipnosis con sugestiones específicas para aumentar la inmunoglobulina
salival conduce a un aumento en la IgA. Sin embargo, en su estudio, la susceptibilidad no
estaba relacionada con los cambios en la IgA.
Cuando se le sustraen los niveles de IL – 1 obtenidos inmediatamente después a la
exposición a un estresor los niveles previos a la exposición, estos puntajes de cambio se
correlacionan positivamente con los puntajes en la CIS del grupo experimental y negativamente
con los del grupo control. La IL – 1 está pensada para jugar un rol fundamental en la regulación
de los procesos psiconeuroinmunes (Black ​et al,​ 1994b). Para nuestro mejor conocimiento, esta
es la primera vez que los cambios inducidos por el estrés en la IL – 1 han sido relacionados con
la susceptibilidad a la hipnosis.
Estos hallazgos indican que l susceptibilidad a la hipnosis, evaluada mediante la CIS,
puede ser un importante moderador de la respuesta psiconeuroinmune al entrenamiento en
relajación y a la exposición a un estresor agudo.
Aunque este estudio es considerablemente más largo que varios de los revisados
previamente (Walker ​et al).,​ 1993), algunos de los parámetros inmunológicos muestran una
variación considerable. Por consiguiente, para estas variables, el estudio debió haber sacado
provecho de más sujetos. Esto podría haber producido diferencias entre grupos más
significativas. Otra limitación es el número de comparaciones que fueron hechas. Esto
incrementa el riesgo de error Tipo I (esto es, rechazar la hipótesis cero cuando es verdadera).
Sin embargo, dado el tamaño de la muestra y la variabilidad de los datos, establecer un criterio
de significación más estricto ajustando el nivel de alfa hubiera aumentado mucho la probabilidad
de riesgo Tipo II. Los hallazgos deben ser interpretados teniendo estas consideraciones en
mente.
El diagnóstico y tratamiento del cáncer son experiencias muy estresantes y el estrés
puede dañar las defensas de una manera significativa para los pacientes con una enfermedad
maligna. Una mayor comprensión de los efectos de estas intervenciones en sujetos sanos puede
probar finalmente su utilidad en el manejo de pacientes con cáncer y futuros estudios a mayor
escala serían de gran ayuda.

ENTRENAMIENTO AUTOGENICO: UNA TECNICA DE AUTO- HIPNOSIS PARA


LOGRAR UN CAMBIO FISIOLOGICO MEDIANTE UN PROGRAMA DE MANEJO
DE LA TENSION
David M. Houghton
Traducción: Paola Alarcón

ABSTRACT
La terapia autogénica se enseñó a un grupo de maestros que asistieron a un
curso de manejo de la tensión como un medio u medio para lograr un cambio
fisiológico reduciendo las proporciones del pulso. El ejercicio autogénico permitió a
todos los maestros reducir su pulso presentando una consistencia significativa
durante un periodo de 14 semanas (P< 0.0001). no hubo diferencia entre mujeres y
varones en la magnitud de cambios de las proporciones del pulso. Los éxitos de los
maestros en el uso de la terapia autogénica no fueron influenciados por las
características conductuales Tipo - A, velocidad e impaciencia, e involucramiento en
el trabajo según lo revelado por el Estudio de Actividad de Jenkins o por conductas
identificadas en un inventario de auto - percepciones moderadas de vida - manejo de
habilidades.

INTRODUCCION

La introducción de la auto-hipnosis como parte de un programa de manejo de la tensión


para lograr cambios fisiológicos propone ciertos problemas. Primero, es necesario superar las
reservas comunes que tienen las personas en torno a la hipnosis. Segundo, la supervisión de
respuestas a la hipnosis por individuos en un grupo exige inevitablemente más que en una
situación uno - a - uno. Tercero, debido a que la auto - hipnosis normalmente se enseña por
medio de hetero-hipnosis, a veces es difícil aprender a utilizar la auto - hipnosis y creer que sus
habilidades en la hipnosis son independientes del hipnotizador. Algunos principios de Luther &
Schultz (1969) acerca de la terapia autogénica, pareciera ofrecer una técnica que podría evitar
estos problemas.
La terapia autogénica tiene sus orígenes entre 1894 y 1903 en la investigación sobre
sueño e hipnosis emprendida por el neuropatólogo Oskar Vogt y su asociado Korbinian
Brodman. Ellos informaron que el ejercicio mental que dieron a sus pacientes producía una
reducción en la tensión y fatiga, la anulación de dolores de cabeza y mejora en su eficacia. En
1905, Schultz, neurólogo y psiquiatra de Berlín, comenzó a explorar esta investigación para
desarrollar una técnica que terminaría con la dependencia pasiva del paciente hacia su terapeuta.
Él creó un set de auto - instrucciones para los pacientes, basados en las sensaciones de pesadez y
calor moderado, sensaciones que ellos informaron al usar hipnosis. A las sensaciones de pesadez,
calor moderado y frialdad él agregó las auto - instrucciones para lograr un control cardiaco y
respiratorio. Estos se convirtieron en la base de los seis ejercicios normales usados en el
entrenamiento autogénico.
El entrenamiento autogénico tiene como objetivo conseguir una auto - inducción cambiando un
estado psicofisiológico específico ( el estado autogénico) (Luther & Schultz, 1969, p.l). Aunque
Luther & Schultz declararon que "el estado autogénico... no es idéntico a las fases aparentemente
similares de sueño o hipnosis", ellos indican que "el cambio de estado autogénico es facilitado
por condiciones que involucran una significativa reducción de impulsos aferentes y eferentes, y
la práctica regular durante periodos cortos de concentración pasiva en la adaptación de estímulos
psicofisiológicos ( Luther % Schultz, 1969, p.l). un principio explícito de la terapia autogénica es
que " el paciente es el principal responsable de llevar a cabo su propio tratamiento realizando
cierto ejercicio mental regularmente..." ( Luther & Schultz, 1969,p.l).
Dada la importancia de las atribuciones de control en cursos de manejo de tensión, fue
considerado preferible para introducir a los participantes en semejante programa el enfoque del
cuerpo y auto - relajación poniendo énfasis en el entrenamiento autogénico en lugar de la
imaginería u otro enfoque de la persona común a los procedimientos de la inducción hipnótica
(la disputa del autor que considera que el entrenamiento autogénico es una forma de auto -
hipnosis, a pesar de las aserciones opuestas de Luther & Schultz, discusión teórica que resulta
impropia aquí).
El entrenamiento autogénico fue utilizado para lograr una reducción en la proporción del pulso
como parte de un programa de manejo de la tensión con maestros escolares de Irlanda del Norte.
Se anticipó que las características personales de los participantes que podrían estar
contribuyendo a sus experiencias de tensión y que podrían influir en su ritmo cardiaco, también
podría influir en su habilidad para utilizar la terapia autogénica. Por ejemplo, la inquietud e
impaciencia de la conducta Tipo - A podría interferir con la "concentración pasiva" requerida
para la terapia autogénica. (Josephina Hilgand (1979). El Estudio de Personalidad e Hipnosis
encontró que la "actividad orientada" y su competitividad se relacionaban para reducir sus
marcas en las medidas de hipnotizabilidad). Igualmente, las percepciones de control podrían
afectar la motivación para comprometerse sinceramente en los ejercicios de entrenamiento. Por
consiguiente, las características personales que podrían afectar el ritmo cardiaco o las auto -
atribuciones de control eran de influencia moderada en la respuesta a la terapia autogénica
estudiada.

METODOLOGIA
Diecinueve maestros escolares (14 mujeres y 5 hombres) y un maestro de enfermería
(varón), asistieron a las 14 semanas del curso de manejo de la tensión, fueron entrenados para
utilizar la terapia autogénica con el fin de lograr un reposo psicológico y fisiológico por un
entrenador calificado en terapia autogénica. (Aquí la "tensión" se define según Schultz & Luther
como "dolor", distinto del desafiar y manejar el "eustress").
El entrenamiento consistió de una semana, 30 minutos por sesión, durante las primeras 8
semanas del curso, y se dirigió una práctica continuada para cada uno de los seis talleres
siguientes. Durante ese periodo, los participantes aprendieron los seis ejercicios normales de la
terapia autogénica que incluyó un enfoque en la pesadez y calor moderado en brazos y piernas
junto con un enfoque para regular el corazón y el ritmo de la respiración. Cada ejercicio consistió
de una expresión sub - vocal que describía el estado de cambio en alguna parte del cuerpo. Por
ejemplo, el primer ejercicio sugirió "mi brazo derecho es pesado".
Como parte de la auto - supervisión fisiológica, se entrenó a los participantes para medir
su propio pulso (golpes por minuto) antes y después de cada sesión de entrenamiento autogénico.
Ellos realizaron la práctica del ejercicio autogénico por lo menos una vez al día entre las sesiones
semanales durante un periodo de 14 semanas y registraron su pulso pre y post entrenamiento.
El programa incluyó una apreciación psicológica de modelos de conducta habituales que
han sido identificadas por investigaciones anteriores para indicar tensión psicológica y
fisiológica (Mclntyre & Jenkins, 1984). El estudio de Actividad Jenkins (Jenkins, Zyzanski &
Rosenman, 1979) fue completado por cada maestro y las respuestas fueron analizadas para
obtener perfiles de modelos de conducta que indicaron los niveles de cada participante de la
Conducta Tipo - A, velocidad e impaciencia, e involucramiento en el trabajo.
El Inventario de Auto - Manejo ( Rosenbaum, 1980) buscó medir el grado en que los
participantes consideraron que ellos manejaban su propia conducta de un modo consciente por
medio de la auto - dirección. "La auto - dirección implica un proceso activo de planificar y
afrontar la resolución de problemas como opuesto al simple hecho de suprimir y controlar la
conducta" ( Hodgson & Miller, 1982, p.31.).
La investigación buscó descubrir si, durante su día de funcionamiento normal, los
maestros podrían reducir su pulso de una forma consciente por medio del ejercicio autogénico, y
si cualquier diferencia en su habilidad de usar la terapia autogénica fue influenciada por su
tensión y sus conductas relacionadas.

RESULTADOS

Los maestros varones promediaron 33 sesiones de entrenamiento, y las maestras


mujeres promediaron 34 sesiones. No hubo ninguna diferencia estadísticamente significativa
entre mujeres y varones pre-post autogénico en la medición de la proporción del pulso. Por
consiguiente, mujeres y varones mostraron una habilidad igual en el uso de la terapia autogénica
para provocar este cambio fisiológico. (Ver tabla 1).

Tabla 1. Cambios del promedio en las proporciones del pulso de los participantes registrados
antes y después de cada sesión de terapia autogénica sobre un periodo de 14 semanas.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Antes de las sesiones autogénicas
(N) Malo SD Máximo mínimo Rango
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hembra (14) 70.57 6.39 60.96 81.50
20.54
Varón (6) 65.53 10.54 50.25
83.12 32.87
Todos (20) 69.06 7.92 50.25
83.12 32.87

Después de las sesiones autogénicas


(N) Malo SD Mínimo Máximo Rango
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hembra (14) 65.63 6.06 55.17 77.00
21.83
Varón (6) 59.53 10.02 48.94
75.53 26.59
Todos (20) 63.81 7.79 48.94
77.60 28.66
----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pre y post, las proporciones del pulso por sesiones mostraron que cada participante pudo
disminuir su pulso inmediatamente después de una sesión autogénica (Wilcoxon Matched Pairs
Test, Z correlacionó = -3.92, P= 0.0001). Una correlación positiva se encontró entre la
proporción del pulso medio de cada participante antes de las sesiones autogénicas, y su éxito
reduciéndolo mediante ejercicios autogénicos (Spearman Rho corregido = 0.4, P= 0.05). El éxito
se definió como una diferencia media más baja entre las proporciones del pulso de un
participante antes de una sesión autogénica y la proporción después de ésta. La diferencia media
más grande fue de 62 a 50. La diferencia media más pequeña fue 1 golpe: una participante mujer
media redujo de 63 a 62. El 40% de los participantes pudo lograr una reducción media en la
proporción de su pulso de seis o más golpes por minuto.
No hubo ninguna correlación estadísticamente significativa entre los resultados entre el
Sub - test de la Escala de Actividad Jenkins, o el Inventario de Auto - Control, y los cambios en
la proporción del pulso logrados antes y después de las sesiones autogénicas. Para las
participantes mujeres, sin embargo, esta correlación se acercó en importancia estadística por el
Sub - Test de involucramiento en el trabajo - según la Escala de Actividad de Estudio Jenkins
(Spearman Rho corregido = 0.511, P= 0.06). Los maestros participantes pudieron utilizar
eficazmente la terapia autogénica para provocar un cambio fisiológico, independiente de sus
niveles de Conducta Tipo-A, velocidad e impaciencia, involucramiento en el trabajo o
percepción de control en términos de sus habilidades para manejar sus vidas.
DISCUSION

Los ejercicios autogénicos demostraron ser útiles para lograr la reducción de las
proporciones del pulso en un programa de manejo de tensión con profesores escolares. Como era
de esperar, algunos participantes fueron menos exitosos que otros utilizando el ejercicio
autogénico para reducir las proporciones de su pulso. Aquellos con más alta proporción del
pulso pre -sesión tendieron a lograr reducciones mayores que aquellos con baja proporción pre -
sesión. Éste podría ser meramente un resultado de probabilidad fisiológica; a mayor proporción
de arranque, mayor probabilidad de mostrar una reducción mayor post descanso, con relación a
una proporción de pulso de arranque más baja. Por otro lado, podría reflejar una influencia de la
motivación; los participantes con proporciones de pulso más alta estaban más involucrados en
los ejercicios, tenían una mayor necesidad de reducir su pulso.
Los cambios medidos en la proporción del pulso antes y después de los ejercicios
autogénico demostraron problemas. Las medidas post - sesión autogénica se asemejaron a las de
un participante que pasó por una "cancelación" de su rutina, pensando ponerse en acción al
retomar su normal funcionamiento fisiológico. Por consiguiente, las proporciones de pulso
parecidas a las de una sesión autogénica podrían comenzar a aumentar y con precisión reflejar la
proporción más baja durante el ejercicio autogénico. Una repetición podría lograr mayor
exactitud utilizando una correa como instrumento para medir el pulso, permitiéndoles al
experimentador o al entrenador autogénico supervisar el progreso de cada participante
visualmente.
Inesperadamente, las clases de auto - percepción y conductas medidas por el Estudio de
Actividad Jenkins y considerando la Escala de Stress, no interfirieron significativamente en el
éxito de los participantes en la utilización del ejercicio autogénico para reducir las proporciones
de su pulso.
Interesantemente, los participantes que se consideraron experimentados en controlar sus
vidas, frecuentemente ejercitan la práctica autogénica menos que los participantes que se
percibieron menos experimentados en el control de sus vidas. Esto simplemente podría significar
que los primeros decidieron que ellos podrían manejarse con una ayuda mínima de la terapia
autogénica. Ellos eran más renuentes a ser parte de una intervención terapéutica porque
disminuiría su auto - percepción como controladores de su vida.
El entrenamiento autogénico demostró ser útil para lograr un cambio fisiológico
limitado en un programa de manejo de la tensión. Sin embargo, determinar si es preferible a los
procedimientos de inducción más convencionales de hipnosis requiere una investigación extensa.
Esto requeriría de un plan de investigación más riguroso que comparara la terapia autogénica
directamente con el más convencional de los métodos de auto-hipnosis y el uso de un grupo
control. En la situación clínica de un programa de manejo de la tensión, tales controles eran
inaceptables en tierras éticas.

  M​o
[1]​

También podría gustarte