Está en la página 1de 1

Nikaury Coronado Belen-A00131919

En la transición histórica del siglo XVII al XVIII, Europa ha experimentado un cambio de


conciencia en los campos de la religión, la moral, la economía, la política y la sociedad.
Algunos teóricos contemporáneos se han dado cuenta de ello, como Albert Paul Hazza.
Alemania (Paul Hazard) O. Hirschman y JGA Pocock son igualmente importantes. Debido al
espacio y alcance de esta investigación, no podré repasar en detalle la crisis de la conciencia
europea durante los dos últimos siglos, pero intentaré limitar mi forma de aceptar ciertos
convenios relacionados con el comercio. La sociedad británica antes se consideraba formas
de maldad y corrupción, como credibilidad, interés, lujo, ambición, fama y gloria, y comenzó
a aceptar nuevas formas de propiedad y creencia en el crimen. Las costumbres inglesas
reformaron la sociedad, lo que legitimó la ideología Vuélvete necesario, veremos más
adelante.

En esta necesidad de legitimidad, el pensamiento de Maquiavelo es decisivo, como nos


mostró Pocock en su libro El momento maquiavélico, cree que el clasicismo del siglo XVIII
está lleno de vitalidad y rigor. El sexo, la existencia de la moral política transformada en una
forma de escepticismo de sistema moral puede durar para siempre, y advirtió que una vez
que comienza la corrupción, la vigilancia y el control son imposibles, incluso si se
restablecen los principios originales de la Constitución.
Las ideas de Maquiavelo influyeron claramente en la política clásica del pensamiento
occidental moderno en los siglos XVII y XVIII. Creía que, dado que la virtud es acción, su
fundamento cambiará tarde o temprano debido a cambios en las costumbres. Por tanto, la
historia hará imposible la virtud. Para ser una persona moral, uno debe vivir en una ciudad
moral, porque en una ciudad corrupta, la persona.
Para el ejercicio de las virtudes en la República se debe establecer una nueva base
conceptual, que debe basarse en la propiedad material. Para Maquiavelo, la república es
preferible a la monarquía, porque hay más genios en los contemporáneos, y a través de
voces cuidadosas, el gobierno y los ciudadanos viven mejor, porque la mejor decisión es
hacer felices a los súbditos. Es su objetivo final. Política, si hay virtud.
En la ética pública británica de la época, algunas personas decían que, si la función de la
propiedad es conferir independencia y autonomía al sujeto, deben evitarse las relaciones
accidentales entre individuos, es decir, deben evitarse las relaciones comerciales y
especulativas basadas en el crédito. Según la descripción de Pocock en los libros antes
mencionados, dado que el comercio y la especulación financiera se consideran formas de
riqueza contingente, que es cambiante y, por lo tanto, peligrosa, puede perderse a medida
que cambia la riqueza. De esta manera, el comercio se considera una forma de corrupción y
decadencia, una forma degradada de propiedad privada, por lo que el ideal de la propiedad
es la tierra, única forma tangible de riqueza y posibilidad de salvaguardar la herencia segura
de la propiedad. Descendientes.

También podría gustarte