Está en la página 1de 17

UNIVERSIDAD NACIONAL DE PIURA

Facultad de Ingenieria Industrial

Escuela Profesional de Ingenieria


Agroindustrial e Industrias
Alimentarias

ELABORACIÓN DE UNA DIETA BALANCEADA PARA UNA


ESTUDIANTE UNIVERSITARIA SEGÚN EL MÉTODO
FAO/OMS/UNU Y EL SISTEMA DE EQUIVALENTES

ESTUDIANTES:

Ruth Noemi Arteaga Riofrio


Karen Lorena Bayona Calderón
Paola Nicol Castillo Álvarez
Cinthia Katherine Flores Flores
Leslie Stella Mondragón Carmen
Hilary Alexandra Seminario Pérez
Anghye Sicha Saavedra
Janssen Efraín Sullon Maza
Sonia Amarilis Velásquez Tejada

CURSO:

Alimentación y Nutrición Humana

DOCENTE:

Ing. Roberto Salazar Rios

Piura, Perú
2021
ÍNDICE DE CONTENIDO
INTRODUCCION...........................................................................................5
I. ASPECTOS DE LA PROBLEMÁTICA................................................6
1.1. JUSTIFICACION E IMPORTANCIA...............................................................6
1.1.1. Justificación....................................................................................................6
1.1.2. Importancia....................................................................................................6
1.2. OBJETIVOS..........................................................................................................6
1.2.1. Objetivo general.............................................................................................6
1.2.2. Objetivos específicos......................................................................................6
II. MARCO TEÓRICO.................................................................................6
2.1. ALIMENTACION EN LA ADOLESCENCIA..................................................6
1. Que es la etapa de la adolescencia. Características de la etapa.................6
2. Necesidades nutricionales del adolescente...................................................6
3. Alimentación del adolescente sano...............................................................6
4. Hábitos alimentarios a seguir........................................................................6
5. Hábitos alimentarios a evitar........................................................................6
6. Nutrición y problemas frecuentes en la adolescencia.................................6
7. Recomendaciones en la alimentación del adolescente.................................6
8. Importancia de la buena alimentación en esta etapa..................................6
2.2. ALIMENTACION EN LA EDAD ADULTA.....................................................6
1. Que es la etapa de la adultez. Características de la etapa..........................6
2. Necesidades nutricionales del adulto............................................................6
3. Alimentación del adulto sano........................................................................6
4. Hábitos alimentarios a seguir........................................................................6
5. Hábitos alimentarios a evitar........................................................................6
6. Nutrición y problemas frecuentes en la edad adulta...................................6
7. Recomendaciones en la alimentación del adulto.........................................6
8. Importancia de la buena alimentación en esta etapa..................................6
2.3. ALIMENTACION EN EL ADULTO MAYOR.................................................6
1. Que es la etapa de la adultez mayor. Características de la etapa..............6
2. Necesidades nutricionales del adulto............................................................6
3. Alimentación del adulto mayor sano............................................................6
4. Hábitos alimentarios a seguir........................................................................6
5. Hábitos alimentarios a evitar........................................................................6
6. Nutrición y problemas frecuentes en la edad adulta...................................6
7. Recomendaciones en la alimentación del adulto mayor.............................6
8. Importancia de la buena alimentación en esta etapa..................................6
CONCLUSIONES...........................................................................................7
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS..........................................................7

INDICE DE TABLAS

Tabla 1 Ecuaciones para estimar el GER.............................................................................17

INDICE DE ILUSTRACIONES

Ilustración 1. Criterios de la SEEDO para la clasificación del peso según el IMC.............13


INTRODUCCION
I. ASPECTOS DE LA PROBLEMÁTICA
1.1. JUSTIFICACION E IMPORTANCIA
1.1.1. Justificación
1.1.2. Importancia
1.2. OBJETIVOS
1.2.1. Objetivo general

1.2.2. Objetivos específicos


 .

II. MARCO TEÓRICO


2.1. ALIMENTACION EN LA ADOLESCENCIA
1. Que es la etapa de la adolescencia. Características de la etapa
2. Necesidades nutricionales del adolescente
3. Alimentación del adolescente sano
4. Hábitos alimentarios a seguir
5. Hábitos alimentarios a evitar
6. Nutrición y problemas frecuentes en la adolescencia
7. Recomendaciones en la alimentación del adolescente
8. Importancia de la buena alimentación en esta etapa
2.2. ALIMENTACION EN LA EDAD ADULTA
1. Que es la etapa de la adultez. Características de la etapa
2. Necesidades nutricionales del adulto
3. Alimentación del adulto sano
4. Hábitos alimentarios a seguir
5. Hábitos alimentarios a evitar
6. Nutrición y problemas frecuentes en la edad adulta
7. Recomendaciones en la alimentación del adulto
8. Importancia de la buena alimentación en esta etapa

2.3. ALIMENTACION EN EL ADULTO MAYOR


1. Que es la etapa de la adultez mayor. Características de la
etapa
La edad adulta también se conoce como edad madura. La madurez es
el estado de crecimiento y desarrollo completo que por lo general se
produce en el periodo de la vida comprendido entre la adolescencia y
la senectud e incluye el periodo en el cual el organismo es capaz de
reproducirse. En esta etapa las necesidades nutricionales de las
personas son estables, primordialmente porque se ha detenido el
crecimiento. En esta edad, una alimentación adecuada es necesaria
para conservar la buena salud, lograr productividad en el trabajo y
retardar o disminuir el deterioro conforme avanza la edad. Es
importante también para prepararse para vivir la etapa del adulto
mayor de forma plena.

5
La dieta debe ser de tal manera que permita el mantenimiento del peso
corporal a las personas con peso adecuado o que se ajuste a los casos
particulares en los que se requiera aumentar o disminuir el peso.
[ CITATION Ins042 \l 2058 ].
CARACTERISTAS DE LA ETAPA
 Empiezan a padecer enfermedades biológicas como artrosis,
diabetes, cataratas, Parkinson, osteoporosis, etc.
 Aislamiento social.
 Su memoria pierde la originalidad que tenía.
Características Psicológicas
 Rigidizarían de los rasgos de personalidad previos.
 Conductas de atesoramiento, apegamiento a sus bienes.
 Refugio en el pasado.
 Sentimientos de inseguridad.
 Cambios en las relaciones sociales, reducción de intereses.
 Mayor rigidez para aceptar los cambios tecnológicos y
sociales.
 Agresividad, hostilidad
Características Psicosocial
 Una interiorización creciente.
 Un cambio y una complejidad cada vez mas grande de las
experiencias vividas.
 Cambios en la perspectiva temporal.
 Cambios en todo lo concerniente al dominio del entorno.
2. Necesidades nutricionales del adulto
Las necesidades nutricionales en esta etapa cambian en relación con
varios factores, principalmente con edad, peso, temperatura ambiente,
intensidad y duración del trabajo y la actividad física adicional.
Energía
A partir de los 25 años de edad, los requerimientos energéticos de las
personas comienzan a disminuir. Sin embargo, si la persona se
mantiene en una actividad física moderada o intensa, sus
requerimientos de energía aumentan. En el Cuadro 1 se presentan las
categorías de actividad física según tipo de actividad.

Cuadro 1. categorías de actividad del adulto según tipo de


ocupación
CATEGORIA EJEMPLOS DE TIPO DE OCUPACIÓN

Ligeramente Activo Oficinista, profesionales tales como abogados y médicos, profesores,


ejecutivos de empresas, conductores de buses.
Hombre

Mujer Oficinistas profesoras, amas de casa con poca actividad física

Moderadamente Activo Obreros de industrias livianas, artesanos (sastres, zapateros, panaderos)


estudiantes.
Hombre

Mujer Ama de casa, artesanas (costureras, tejedoras, etc.) tortilleras, lavandería


manual.

Intensamente Activo Obreros de industrias pesadas, mecánicos, carpinteros, trabajadores en


agricultura no mecanizada, estibadores, soldados en servicio activo, atletas.
Hombre

6
Mujer Trabajadoras en agricultura no mecanizada, acarreo de agua, atletas.

Fuente: Necesidades de Energía y Proteínas. Informe de un Comité Especial Mixto FAO/ OMS de
Expertos. OMS Serie de Informes Técnicos No. 522. Ginebra, OMS, 1973.
La edad es otro determinante de las necesidades de energía; a igualdad
de peso, si a los 20 años se necesitan 3,100 calorías, a los 65 se
necesitan unas 2,300. A medida que avanza la edad hay que moderar
el consumo de alimentos, para mantener el peso adecuado evitando el
sobrepeso y obesidad y por consiguiente el padecimiento de
enfermedades crónicas, tales como: presión alta (hipertensión),
enfermedades cardiovasculares, diabetes y otras.
Tanto el exceso como la deficiencia del peso corporal perjudican la
salud. Los hábitos alimentarios basados en la variedad y la
moderación, pueden ayudar a mantener un peso saludable y evitar la
enfermedad.
Debido a la importancia de la prevención o la detección temprana de
obesidad o sobrepeso es deseable que el adulto sano se someta a
evaluaciones periódicas del peso y de la grasa corporal.
Una forma sencilla para evaluar es estado nutricional, es el uso de las
medidas de peso en kilogramos y la talla en metros al cuadrado (Peso
(Kg)/Talla (metros al cuadrado), la cual se denomina Índice de Masa
Corporal -IMC-. Además de ser uno de los indicadores más utilizados
para conocer la composición corporal; también se ha considerado
como un indicador de riesgo de mortalidad (a mayor el IMC, mayor el
riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con exceso de grasa
corporal). El Índice de Masa Corporal -IMC- es ampliamente utilizado
para el diagnóstico del sobrepeso (IMC = 25 kg/m2) y obesidad (IMC
= 30 kg/m2) en hombres y mujeres, ya que esos valores se relacionan
con el aumento en el riesgo de enfermar y morir.
Para calcular su IMC necesita los siguiente: balanza, cinta métrica,
calculadora.
• Utilizar sus datos de estatura y peso.
• Siguiendo el ejemplo y la fórmula presentada, calcule su índice de
masa corporal.
• IMC= Kg. peso actual/ altura en (m)2
• Ejemplo= María pesa 150 libras y mide 1.60 m
• Convertir las libras a kilos= 150 libras/2.2 = 68.18 kilos
• 68.18 kilos/ (1.6m) X (1.6m) = 68.18/ 2.56 = 26. 6
• El IMC es de 26.6
Cuadro 2. clasificación del estado nutricional
RESULTADO DE LA INTERPRETACIÓN CONDUCTA A
SEGUIR
FÓRMULA
Menor de 18.5 Bajo peso Mejorar la calidad y
variedad de los alimentos
que consume.
Entre 18.5 – 24.9 Normal Comer la misma cantidad
de alimentos y aumentar
la variedad de la dieta.
De 25.0 – 29.9 Sobrepeso Disminuir la cantidad de
alimentos, mejorar la

7
De 30.0 y más Obesidad variedad y aumentar la
actividad física.
Tomado de: Necesidades de Energía y Proteínas. Informe de un Comité Especial
Mixto FAO/
OMS de Expertos. OMS Serie de Informes Técnicos No. 522. Ginebra, OMS, 1973.
Nutrientes
Al igual que para las calorías, hay variaciones individuales para las
necesidades de proteínas, minerales y vitaminas. Las necesidades de
proteína al igual que las calorías son mayores para el sexo masculino;
mientras que las necesidades de hierro para el sexo masculino son
inferiores, ya que las mujeres requieren más, principalmente por la
pérdida menstrual. Las necesidades de vitaminas A, C, complejo B y
de minerales como el calcio y potasio son iguales para ambos sexos.
Cubrir las necesidades de calcio en esta edad también es importante ya
que es necesario para la coagulación de la sangre, desarrollo de los
impulsos nerviosos, los latidos del corazón, las contracciones
musculares y para el mantenimiento de huesos y dientes sanos y
fuertes.
3. Alimentación del adulto mayor sano
Como en todas las edades, la alimentación en esta etapa de la vida
debe reunir las características generales de la alimentación correcta: es
decir, debe ser completa, equilibrada, suficiente, variada, inocua (que
no hace daño) y adecuada a las circunstancias particulares del adulto.
Los efectos de la alimentación y del estilo de vida en general tardan
años en manifestarse; por ello, es importante convencer a la población
de la importancia de adoptar medidas preventivas tempranas. Entre
estas, la alimentación y la actividad física constante desempañan un
papel muy importante, ya sea para prevenir, aminorar o retardar la
evolución de las enfermedades que deterioran la calidad de vida y
conducen a una muerte prematura. Generalmente, en los países
centroamericanos, los horarios de trabajo incluyen un tiempo de
merienda para los empleados a nivel público o privado, por lo que,
para que la alimentación sea balanceada se deben mantener las
cantidades recomendadas; por ello, se sugiere utilizar algunas de las
porciones de los alimentos indicados en el desayuno, como la fruta, el
cereal, queso y algunas porciones de grasa y azúcares, para preparar y
consumir meriendas nutritivas.
Asimismo, en nuestras poblaciones, en el tiempo de la cena se
acostumbra consumir altas cantidades de alimentos fritos o típicos, los
cuales aportan principalmente grasas y carbohidratos en exceso. Por,
lo que, es más conveniente aprender a consumir vegetales, verduras o
legumbres en este tiempo de comida, que pueden prepararse en una
gran variedad de platillos sabrosos, variados y nutritivos; tales como:
guisos de verduras, tortas de huevo con vegetales u hortalizas,
ensaladas, encurtidos, sopas o cremas de vegetales.
A continuación, se mencionan algunas modificaciones alimentarias y
de estilo de vida que, junto con las reglas generales de la alimentación
correcta, pueden ayudar a disfrutar de la comida y a la vez gozar de
una buena salud para tener la oportunidad de alcanzar y disfrutar la
vejez.
 Mantener un Peso de Acuerdo a la Talla o Estatura
El peso es la medida corporal que refleja más significativamente el
consumo de alimentos. Tanto el exceso como la deficiencia en el peso
perjudican la salud. Esto se puede lograr equilibrando el consumo de

8
energía con la actividad física para alcanzar o mantener un peso
saludable.
 Comer Alimentos Variados
Una alimentación que incluya frutas, verduras, cereales, leguminosas,
carnes, leche y derivados, en cantidades adecuadas a cada individuo, y
en forma combinada en cada tiempo de comida, asegura al organismo
las diferentes sustancias nutritivas que requiere; sin ser necesario
tomar complementos vitamínicos o minerales.
 Aumentar el consumo de frutas y verduras
Prefiera aquellas verduras y frutas que se pueden consumir crudas,
que sean de color verde y amarillo intenso, frutas cítricas, pues
aportan fibra y vitaminas (en particular antioxidantes como los
betacarotenos y vitamina C), minerales y otras sustancias
(fitoquímicos). Se recomienda consumir de 5 a 7 porciones al día.
 Comer Grasa en Cantidad Moderada
o Utilizar aceite vegetal (maíz, canola, cártamo, y oliva)
en la preparación de alimentos. En caso de sobrepeso
u obesidad también se debe reducir el consumo de
estos.
o Seleccionar carnes con poca grasa.
o No comer chicharrones, crema, carnes grasosas, pollo
con piel, tocino y embutidos o hacerlo con
moderación.
o Limitar el consumo de alimentos fritos.
o Limitar el consumo de grasas vegetales que son
sólidas a temperatura ambiente como la manteca
vegetal y margarinas por su elevado contenido de
ácidos grasos que son nocivos para la salud.
 Comer alimentos con fibra
Nuestro organismo no es capaz de digerir la fibra, pero es necesaria en
el proceso de digestión, porque favorece los movimientos del intestino
y da volumen a las heces. Todo esto evita el estreñimiento y otros
padecimientos.
o Elegir los productos elaborados con cereales enteros
(es decir, con cascarilla) sobre los pulidos, por su
mayor contenido de fibra. Por ejemplo, las tortillas de
maíz nixtamalizado y los panes integrales.
o Consumir leguminosas (frijol, lenteja, garbanzo,
habas) todos los días por su bajo contenido de grasa y
su apreciable contenido de fibra y proteínas.
 Mantener un consumo adecuado de calcio
Para prevenir la osteoporosis y reducir el riesgo de hipertensión.
Preferir las fuentes de calcio bajas en grasas, como los productos
lácteos descremados o semi descremados, las tortillas de maíz cocido
con cal, las sardinas, así como las verduras de hojas verdes, y
acompañarlas de fuentes de vitamina C (limón, tomate, entre otros).
 Prefiera consumir más pescado con relación a carne de
aves y carnes rojas
Por su alto contenido en ácidos grasos buenos: omega 3 y 6. En lo
posible, optar por las variedades de agua fría, que contienen mayor
proporción de ácidos grasos buenos, por ejemplo, salmón, macarela,
arenque y trucha. Favorecer el consumo de atún envasado en agua
pues los ácidos grasos se disuelven en el aceite, que por lo general se
elimina.

9
 Moderar la ingestión tanto de alimentos ahumados y de
productos curados o de salchichería
Estos contienen compuestos que se pueden convertir en sustancias
carcinogénicas (que producen cáncer). Consumirlos sólo en forma
ocasional y acompañarlos de una fuente de vitamina C.
 Evitar el Exceso de Azúcar
El exceso de azúcar que recibe el organismo se transforma en grasa
que se deposita en diferentes partes del cuerpo haciendo que la
persona aumente de peso, lo que ocasiona otros problemas de salud.
Otro perjuicio que ocasiona este mal hábito es la caries dental. Por
todo esto, en general, es necesario limitar el consumo de azúcar
refinada, dulces y postres.
 Evitar el exceso de sal
Para controlar el consumo de sal poner en práctica lo siguiente:
o Aprender a disfrutar el sabor propio de los alimentos.
o No agregar sal a los alimentos ya preparados.
o Cocinar con poca sal.
o Limitar el consumo de golosinas y productos salados.
o Usar otros condimentos naturales que resaltan el
sabor de las comidas, ejemplo: limón, tomate, hierbas
y especias.
 Consumir líquidos en abundancia
Por lo menos 8 vasos de agua al día.
4. Hábitos alimentarios a seguir
Los hábitos alimentarios en la edad adulta ya están establecidos, sin
embargo, estos pueden ser modificados o mejorados con
perseverancia y voluntad.
Hábitos Alimentarios y Calidad de Vida:
La salud y el desarrollo físico y mental están directamente
relacionados con la calidad y la cantidad de los alimentos que se
comen. Los problemas de salud como la obesidad, la desnutrición, la
presión alta, enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la caries
dental y algunos tipos de cáncer están relacionados con hábitos
alimentarios inadecuados. Los hábitos alimentarios basados en la
variedad y la moderación, puede ayudar a mantener un buen estado de
salud y evitar la enfermedad.
Los efectos de la alimentación y del estilo de vida en general tardan
años en manifestarse; por ello, es importante convencer a la población
de la importancia de adoptar medidas preventivas tempranas. Entre
éstas, la alimentación y la actividad física constante desempeñan un
papel muy importante, ya sea para prevenir, aminorar o retardar la
evolución de las enfermedades que deterioran la calidad de vida y
conducen a una muerte prematura.
Entre los hábitos alimentarios para mantener un peso adecuado están:
 Comer únicamente la cantidad de alimentos que se necesita.
 Preparar y servir porciones pequeñas de alimentos variados en
cada tiempo de comida.
 Comer despacio y evitar repetir alimentos.
 Aumentar la actividad física diaria.
 Consumir una dieta variada y adecuada.
5. Hábitos alimentarios a evitar
Según [ CITATION Pal02 \l 10250 ]: Para mantenerse saludable, se
deben evitar algunos hábitos alimentarios.
 Consumir calorías vacías o huecas

10
Estas son alimentos que tienen muchas calorías pero pocos
nutrientes, como papas fritas, dulces, productos horneados,
bebidas azucaradas y alcohol.

 Preferir alimentos altos en colesterol y grasas:


Especialmente evitar los que contienen grasas saturadas y trans.
Las saturadas son grasas de origen animal, mientras que las trans
son grasas procesadas en margarina y grasa alimentaria. Se
pueden encontrar en los productos horneados que se venden en
tiendas o alimentos fritos en los restaurantes de comida rápida.

 Consumir mucho más alimentos sólidos que líquidos


No dejar de hidratarnos es muy importante. Algunas personas
pierden la capacidad de sentir sed a medida que envejecen.
Además, ciertos medicamentos pueden aumentar la importancia
de beber suficientes líquidos

 Tener una vida sedentaria


Si se comienza a perder el apetito, conllevando a eso a no tener
una buena alimentación; la actividad física puede ayudar a este
problema, haciéndonos sentir hambre; esto debido a que
gastaríamos con más frecuencia calorías.

6. Nutrición y problemas frecuentes en la edad adulta


Los adultos mayores son más propensos a sufrir enfermedades que
deterioren gravemente su salud, tanto física como mentalmente.

 Disminución de la masa ósea


Asociados a estos cambios físicos, la disminución de la masa ósea
podría estar acompañado de enfermedades como la osteoporosis,
que son propias de la edad. Es importante, desde antes de la vejez,
mantener un estilo de vida saludable con buenos hábitos
alimenticios, de ejercicio y de descanso para recudir estos riesgos.

 Cambios en la piel
El órgano más grande y largo del cuerpo, la piel, comienza a sufrir
visibles cambios al perder su elasticidad. Además, las
inclemencias del tiempo también afectarán en demasía al ser
humano. Es primordial cuidarse la piel con protectores solares e
incluso con productos de higiene especializados.

 Incontinencia urinaria
También es natural que los sistemas del cuerpo humano
comiencen a fallar. Uno de los más comunes es el sistema
urinario, debido a que el adulto mayor puede presentar escapes de
orina por una alteración en el funcionamiento de la vejiga.

 Deterioro cognitivo
Por supuesto, la mente también pierde capacidades, con
afectaciones en las actividades cognitivas y cotidianas como la
memoria, la atención y la velocidad de procesar información.
Enfermedades como el Alzheimer son comunes en esta etapa de la
vida.

11
 Cambios emocionales
El envejecimiento puede manifestarse con cambios emocionales
en las personas derivados de las transformaciones que viven a
nivel fisiológico y psicológico.

7. Recomendaciones en la alimentación del adulto mayor


 Energía:
Si se aumenta la ingesta sin incrementar en forma simultánea el
gasto energético, se inducirá un aumento de tejido adiposo
favoreciendo el desarrollo de obesidad. Por otra parte si se provee
solo lo necesario para mantener un balance energético para un
nivel de gasto bajo, se estará manteniendo una situación poco
saludable creando situaciones de desnutrición.

Tabla 1: Recomendaciones de energía según edad y sexo.

 Proteínas:
Los requerimientos de proteína son un tanto mayores para
personas de la tercera edad considerando que existe perdida de
músculo (sarcopenia).
La inmunidad celular se ve particularmente afectada por el déficit
proteico con infecciones más frecuentes y severas en esta
población. Una dieta con mayor cantidad de proteína, acompañada
de ejercicio físico especialmente de tipo isométrico (pesas y
resistencia), favorece una mejor síntesis y utilización de la
proteína.
Al relacionar las cifras de requerimiento de proteínas con las de
energía se recomienda que la dieta tenga un aporte de 1.1 o 12%
de calorías proteicas.

 Grasas
La ingesta de grasas es fundamental como fuentes de energía,
como aporte de ácidos grasos esenciales y de vitaminas
liposolubles. Las recomendaciones de grasa son de 23% del total
de calorías, debiendo ser menor del 10% como grasa saturada,
menor o igual del 10% como grasa poliinsaturada y con
predominio de grasa monoinsaturada. La ingesta de colesterol ha
de ser menor a 200 mg/día.

 Hidratos de Carbono
Se recomienda que el aporte de carbohidratos sea de un 65% de la
ingesta calórica total, y que dicho aporta se realice a expensas de

Tabla 2: Recomendaciones de macro nutrientes según edad y sexo. 12


carbohidratos complejos (almidones), limitando la ingesta de
carbohidratos simples (azucares y derivados) a menos del 10% de
las calorías totales. Se recomienda una dieta rica en carbohidratos
ricas en fibra lo que previene el estreñimiento, favoreciendo la
función del colon.

 Recomendaciones de Vitaminas
Una ingesta adecuada de vitaminas es uno de los pilares
fundamentales en una alimentación saludable. Existen estudios
epidemiológicos que demuestran la importancia de la ingesta de
vitaminas antioxidantes como vitamina E, vitamina C y beta
caroteno en la prevención de enfermedades cardiovasculares,
cáncer y cataratas.
a) Vitamina D:
De acuerdo a la información disponible se ha establecido
que una ingesta dietética de 10 a 15 ug/día en los adultos
mayores es adecuada en la prevención de la osteoporosis
y en la regulación de la homeostasis del calcio y fósforo.

b) Vitamina A
La vitamina A en forma de 11 cis-retinol participa en la
transmisión del estímulo luminoso que da lugar a la
visión.
La ingesta de alimentos ricos en carotenos como
provitamina A, el beta caroteno y otros
carotenos como el licopeno y zeaxantina, que no son
provitamina A, actúan como potentes antioxidantes, y
pueden contribuir a la defensa del organismo
neutralizando los radicales libres y la peroxidación
lipídica involucrados en el proceso de envejecimiento y
desarrollo de enfermedades cancerígenas o las demencias.

c) Vitamina E
En altas dosis podría tener un rol en hacer más lento el
desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Su deficiencia
se ha implicado en la génesis de procesos como cataratas,
alzheimer o parkinson y a la regulación de procesos
inmunes, aunque un déficit no es muy marcado en adultos
mayores incluso con ingesta calórica disminuida se
requiere de suplementos farmacológicos que deben ser
indicados por un médico.

d) Vitamina C
Es también un potente antioxidante, que por ser
hidrosoluble ejerce este rol en un medio acuoso. Se ha
demostrado en estudios de laboratorio que la vitamina C
plasmática evita la oxidación de las liproteínas LDL y que

13
el ácido ascórbico potencia la acción del tocoferol en la
prevención de lesiones ateroscleróticas.
Existen evidencias epidemiológicas que muestran una
asociación inversa entre la ingesta de vitamina C y
enfermedades cardiovasculares.

e) Ácido Fólico
El Ácido fólico tiene gran importancia en el
mantenimiento del organismo, especialmente en la
función cognitiva, esta también involucrada en
patogénesis y/o manejo de la depresión y trastornos
neuropsiquiatricos del adulto mayor.

f) Vitamina B 12 (Cianocobalamina)
La carencia de esta vitamina no solo incluye la anemia
megaloblastica y daño neurológico, sino que contribuye a
la elevación de los niveles de homocisteina asociada a
riesgos cardiovasculares. Se ha demostrado, que en
muchos casos los adultos mayores presentan mala
absorción de vitamina B 12, por esto es importante cubrir
los requerimientos con 2.4 ug/día.

 Recomendaciones de Minerales
a) Calcio
La salud ósea de los adultos mayores está en gran parte
condicionada por lo que pase en la etapa de la niñez,
adolescencia, y de adulto joven. El envejecimiento se
acompaña de una pérdida progresiva de minerales y de
sustancia ósea, que lleva a un aumento de riesgo de
fractura.
La densidad ósea mide mejor del estado mineral de los
huesos. En los adultos mayores, la osteoporosis es una
enfermedad común, la cual se produce porque el esqueleto
se desmineraliza, contribuyendo así a la fragilidad de los
huesos y casi siempre a fracturas de cadera. Con
frecuencia se recomienda un alto consumo de calcio
aunque este no ha sido demostrado como efectivo.
Las recomendaciones para el adulto mayor son de 1300
mg/día para ambos sexos.

b) Fósforo
El fósforo desempeña un importante papel en los tejidos
blandos, en especial en el músculo, ya que el
almacenamiento de energía depende de fosfatos asociados
a enlaces de alta energía, como el ATP. Alrededor del 85
% del fósforo corporal se encuentra en el tejido óseo en
una proporción de masa P/Ca de 1 a 2. Se suele
recomendar que la ingesta de fósforo no exceda la de
calcio porque interfiere con su absorción

c) Magnesio
El magnesio participa en procesos bioquímicos y
fisiológicos que afectan al metabolismo energético y la

14
transmisión nerviosa. Alrededor del 60% del magnesio
corporal se encuentra en el hueso.

d) Hierro
La absorción de hierro está influida por las necesidades
corporales, las reservas del organismo, el pH gástrico y
los alimentos ingeridos. El hierro hem (aproximadamente
el 40% del hierro de los tejidos animales) se absorbe más
fácilmente que el hierro no hem. Se ha visto que el ácido
ascórbico facilita la absorción de este tipo de hierro.

e) Zinc
El zinc es necesario para la función de múltiples sistemas
enzimáticos, relacionados con síntesis proteica y de
ácidos nucleicos. Por lo tanto es esencial para el
crecimiento y reparación celular. El zinc desempeña un
papel clave en funciones del organismo.
Importante para los adultos mayores, por ejemplo en la
cicatrización de las heridas, la agudeza gustativa y la
función inmunitaria. La biodisponibilidad del zinc es un
factor de gran importancia para establecer
recomendaciones de ingesta.

f) Selenio
Se ha señalado una posible participación del selenio en la
prevención de las enfermedades cardiovasculares, cáncer
y en la función inmunitaria. Las recomendaciones
actuales de ingesta son de 25ug/día en mujeres y 33ug/día
en varones.

Tabla 3: Recomendaciones de vitaminas y minerales.

 Agua

15
El agua es el constituyente más abundante del cuerpo humano,
alrededor del 60% del peso corporal en los adultos jóvenes y
desciende hasta aproximadamente el 50% en los adultos de edad
avanzada. Puesto que el cuerpo no puede almacenar agua, este
líquido debe consumirse diariamente.

El recambio normal diario de agua corporal se estima en un 4%


del peso corporal, lo cual sugiere que la ingesta debe ser
semejante.
La cantidad de agua que se debe calcular para el adulto mayor es
de 1000ml por cada 1000 calorías.

Considerando que las personas mayores son las vulnerables a la


deshidratación como resultado de la menor función renal, es
preciso reforzar la recomendación de incrementar la ingesta de
líquidos entre 1500 a 1800 ml/día, a menos que este
contraindicado en cuadros renales o cardiacos.

8. Importancia de la buena alimentación en esta etapa

A medida que los años pasan, las necesidades nutricionales van


cambiando. Cuando se está comenzando a salir de la adultez se hace
necesario llevar una dieta equilibrada en la tercera edad en la que se
deben reducir las calorías vacías y potenciar el consumo de proteínas,
fibras, vitaminas, además de asegurar que la comida provea de calcio,
hierro y demás minerales esenciales para la buena salud.

La importancia de la buena alimentación radica en que con el paso de


la edad(al salir de la adultez), vienen asociados varios cambios, como
son los fisiológicos y sociales que afectan considerablemente el estado
nutricional de las personas mayores, y por ende sus pautas
alimenticias.
Lo que sobrelleva esto a realizar una terapia nutricional adecuada con
el propósito de corregir estos problemas o alteraciones nutricionales
como: desnutrición, sobrepeso y obesidad, osteoporosis, así como
distintos problemas de salud de la tercera edad; y estos pueden verse
favorecidos con una adecuada y correcta intervención en sus hábitos
nutricionales, lo que conlleva a una buena recuperación de su
organismo y mejorar y aumentar su esperanza de vida. [ CITATION
Esc12 \l 10250 ].

CONCLUSIONES

 AUN NOS FALTAN LAS CONCLUSIONES XD :c


16
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
Escott, S. (2012). Nutrición, diagnóstico y tratamiento. . Barcelona: Wolters Kluwer.

Ministerio de Salud, D. (2007). Recomendaciones de Energía, y Nutrientes para la Población


Boliviana. La Paz, Bolivia: Primera Edición.

Nutricion, I. d. (2004 ). Alimentacion en la edad adulta . Centro America y Panama : INCAP/OPS.

Pallás, M. C. (2002). Importancia de la Nutrición en la Persona de Edad Avanzada. Novartis


Consumer Health S.A., 5-8.

17

También podría gustarte