Está en la página 1de 5

SENTENCIA No.

T-291/95
REF.:    Expediente No. T-63001. Acción de tutela presentada por SIGIFREDO
VELASQUEZ VELEZ contra la empresa EL RECREO LTDA.
PARTE ACCIONANTE: SIGIFREDO VELASQUEZ VELEZ
PARTE ACCIONADA: EL RECREO LTDA.

FALLO DE PRIMERA INSTANCIA: El proceso correspondió al Juzgado Tercero Penal


Municipal de Buga (mismo Juzgado al que correspondió el proceso donde la empresa El
Recreo Ltda. demandó los hechos que ocurrieron con algunos trabajadores que hurtaban
mercancía de la misma), el Juez resuelve tutelar los derechos que, en opinión del
trabajador, señor SIGIFREDO VELASQUEZ VELEZ habían sido violados al
despojarle de su cargo; derecho al trabajo, a la igualdad y al debido proceso, así mismo el
juez ordenó a la empresa demandada reincorporarlo al ejercicio de las funciones de
auxiliar de cuartos fríos, en las mismas condiciones en que las desempeñaba antes de ser
sancionado por dicha compañía.

La sentencia que profirió el Juez Tercero Penal Municipal de Buga, estaba fundamentada
en que, en su opinión, era evidente que “el actor había sido colocado por parte de la
demandada en una situación laboral irregular, que le impedía ejercer libremente su
derecho al trabajo, atentando contra su dignidad y sometiéndolo a una situación
ejemplarizante de "escarnio público”. Además, concluyó también que: “se estaría violando
tangencialmente el derecho a la libre asociación”. El juez aplicó al proceso lo contenido en
el articulo 42, numeral 4 del Decreto Ley 2591 de 1991 “Tutela contra los particulares.
ARTICULO 42.- Procedencia. La acción de tutela procederá contra acciones u omisiones
de particulares en los siguientes casos: numeral 4. Cuando la solicitud fuere dirigida contra
una organización privada, contra quien la controle efectivamente o fuere el beneficiario
real de la situación que motivo la acción, siempre y cuando el solicitante tenga una
relación de subordinación o indefensión con tal organización”. Destaca también que
debido a que no se había probado la culpabilidad del actor se estaba vulnerando su honra,
igualdad y derecho a buen nombre. Cita los artículos 25 (Derecho al trabajo), 13
(Igualdad) y 29 (Principio de presunción de inocencia) de la C.P.

FALLO DE SEGUNDA INSTANCIA: La decisión fue impugnada y le correspondió por reparto


al Juzgado Segundo Penal del Circuito de Buga conocer del recurso de apelación
interpuesto por la empresa a través de apoderado judicial. Por otro lado, el Juez Segundo
Penal del Circuito de Buga decide, mediante sentencia, revocar la decisión proferida por el
Juez Tercero Penal Municipal de Buga que en primera instancia había resuelto tutelar los
derechos.

El Juzgado Segundo Penal del Circuito de Buga afirmó que, el procedimiento idóneo para
proteger los derechos que el señor SIGIFREDO VELASQUEZ VELEZ consideraba
violados se encontraba previsto en los artículos 114-118 del Capítulo XVI del Decreto -Ley
2158 de 1948, Código de Procedimiento Laboral, ya que dada la existencia de un
mecanismo alternativo de defensa judicial para los trabajadores protegidos con fuero
sindical, no procedía emplear acción de tutela puesto que “el ser subsidiaria e inmediata
son dos de las características esenciales de esta acción, por lo que no es propio de ella
reemplazar los procesos ordinarios o especiales que para cada caso prevé la ley”. Al hacer
uso inadecuado de la acción de tutela y en su lugar no haber presentando el caso ante un
juez del trabajo porque se está en presencia de un conflicto jurídico de intereses de
carácter laboral, el Juzgado Segundo Penal del Circuito de Buga revocó en todas sus partes
el fallo proferido en primera instancia.

FALLO DE LA CORTE CONSTITUCIONAL: El proceso pasa a ser revisado por la Honorable


Corte Constitucional, quien podríamos decir es la máxima autoridad en materia judicial,
en lo que respecta a velar por que se cumpla lo consagrado en la Constitución Política del
país. La Honorable Corte, tuvo algunas consideraciones que expuso en la sentencia.

Luego de la decisión proferida en segunda instancia, donde el juzgado revocó en todas sus
partes el fallo de primera instancia, la Corte compartió “los criterios que motivaron la
revocación que ordenó el juez de segunda instancia, por cuanto ellos señalan que existe un
conflicto de intereses laborales para el cual la ley prevé una acción específica que debe
dirimir el juez especializado”. Sin embargo, la Honorable Corte Constitucional trata de
determinar, en el caso analizado, si la medida adoptada por la empresa demandada de
separar al actor de las funciones que venía desempeñando como auxiliar de cuartos fríos,
sin asignarle ninguna otra, por estar éste vinculado a un proceso penal, vulnera o no los
derechos fundamentales al trabajo, a la igualdad y al debido proceso.

Sobre la orden de no prestar servicio, afirmó la corte que es completamente erróneo


aseverar que sería ilícito por parte del patrón exonerar al empleado de prestar el servicio
y, por el contrario, cita el artículo 23 del C. S. T, literal b “ La continuada subordinación o
dependencia del trabajador respecto del empleador, que faculta a éste para exigirle el
cumplimiento de órdenes, en cualquier momento, en cuanto al modo, tiempo o
cantidad de trabajo, e imponerle reglamentos, la cual debe mantenerse por todo el
tiempo de duración del contrato. Todo ello sin que afecte el honor, la dignidad y los
derechos mínimos del trabajador”. Con respecto al derecho a la igualdad, en resumen,
afirmó que debido a que el empleado se encontraba vinculado a un proceso penal, el
patrono estaba en su derecho de salvaguardar su patrimonio, debido a la desconfianza
generada a raíz del incidente por lo que, la empresa no obraba de manera injusta si no
que toma una medida que, “tiene como finalidad, protegerse de la posible comisión de un
ilícito, y de abstenerse de ubicarlo en un puesto de trabajo para el cual no le tiene
confianza”.

La Corte, estudio el caso a la luz de la C.P, donde se dieron conclusiones importantes con
respecto a los derechos de la igualdad, trabajo y debido proceso, y resolvió “CONFIRMAR
el fallo proferido el 7 de febrero de 1995, por el Juzgado Segundo Penal del Circuito de
Buga, por medio del cual se revocó la sentencia del Juzgado Tercero Penal Municipal de la
misma ciudad y en su lugar negó la tutela impetrada por el señor SIGIFREDO VELASQUEZ
VELEZ”.

ANALISIS PERSONAL

Es importante resaltar que el señor, SIGIFREDO VELASQUEZ VELEZ, a diferencia de otros


empleados vinculados al proceso de los ilícitos, gozaba de una armadura llamada “fuero
sindical” que lo protegía de un despido por parte del empleador, única razón que
mantenía vivo el contrato de trabajo. De otra manera, la empresa habría pasado a
despedirlo inmediatamente, como ya lo había expresado. Con respecto al instrumento
utilizado por el actor a través de apoderado judicial, resalto que: el apoderado de la parte
accionante en los hechos y las pretensiones habría afirmado de primera mano que el
señor Sigifredo Velásquez Vélez, “no contaba con mecanismos de defensa judiciales,
dado su estado de indefensión y subordinación respecto de la empresa demandada ”, por
lo que decidió instaurar acción de tutela, incursionando de una vez en un error que más
adelante fue el centro de los argumentos del Juzgado que profirió el fallo de segunda
instancia. Es un poco irónico que un abogado no conozca la ley.
Que el juez de primera instancia, pasó por alto el hecho de que existía un mecanismo
previsto para este tipo de proceso y que habría cometido un nuevo error al afirmar que el
patrón no podía delegarle nuevas responsabilidades al actor, lo que puede llevar a pensar
que no siempre los jueces actúan a la luz de la norma o que sus malas interpretaciones y
sus opiniones fundamentadas en sus consideraciones personales pueden llevarlos a
proferir un fallo errado y tergiversar la razón de lo que compete. En este caso, el señor
Sigifredo Velásquez, como lo dijo la Honorable Corte, ciertamente se encontraba
vinculado a un proceso de hurto y aunque la decisión de la empresa podría atentar contra
su honra y buen nombre, lo cierto es que aquí las intenciones que motivaron a la
demandada no eran intenciones de agravio a su persona o directo atento contra él, por el
contrario, las decisiones estuvieron motivadas por un asunto propio de la compañía como
mecanismo para preservar su mercancía y proteger su patrimonio. Allego el caso de un
conocido a manera de aporte, el señor Farid Porto de SINTRAPOSTOBÓN, un caso del cual
tengo conocimiento, que la empresa Postobón en aras de despedirlo a como diera lugar le
exoneró de todas sus funciones y le asignó horarios de trabajo en el que el señor Farid
asistía únicamente a la empresa a sentarse en una silla y observar a los compañeros
trabajar, ya que no podían despedirlo porque gozaba de fuero sindical, por ser parte de la
directiva en su papel de presidente. Él contaba que en ese momento pensó: “Vamos a ver
quien se cansa primero, si ellos de pagarme por estar aquí sentado o yo” y aunque
conocía sus derechos se abstuvo de demandar. En este caso, no existía ningún indicio de
ilicitud por parte del señor o conocimiento de alguna falta por parte de la compañía, por
lo que la empresa buscaba aburrirle y causarle un disgusto para que, dada esta frustrante
situación, él accediera a un “retiro voluntario” de la compañía.

Del resto, la Honorable Corte Constitucional aclaró todos los puntos relevantes y a manera
personal, resalto la pertinencia de señalar la doctrina del Tribunal Europeo sobre el
derecho a la igualdad, que por lo menos a mí, me dio claridad para entender el punto del
derecho mencionado: "Justificación objetiva y razonable....toda desigualdad no
constituye necesariamente una discriminación; la igualdad solo se viola si la desigualdad
está desprovista de una justificación objetiva y razonable, y la existencia de dicha
justificación debe apreciarse según la finalidad y los efectos de la medida considerada,
debiendo darse una relación razonable de proporcionalidad entre los medios empleados y
la finalidad perseguida." (C.Const., Sent. jun.19/92, T-422.M.P. Eduardo Cifuentes Muñoz).
BIBLIOGRAFIA

Código Sustantivo del Trabajo [Código]. Última actualización: 15 de marzo de 2021 - Diario
Oficial No. 51.609 - 7 de marzo de 2021. Obtenido de:
http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/codigo_sustantivo_trabajo.html

Constitución política de Colombia [Const.] (1991).

Corte Constitucional, Sala de revisión de tutelas. (5 de julio de 1995) Sentencia T 291 de


1995. [MP Fabio Morón Diaz]

Presidencia de la Republica de Colombia. (19 de noviembre de 1991) por el cual se


reglamenta la acción de tutela consagrada en el artículo 86 de la Constitución Política. [Ley 2591
DE 1991]. DO: 40.165

También podría gustarte