Está en la página 1de 24

Teoría del Todo.

La Teoría del Todo es Spaxium sin lugar a dudas


CAPÍTULO 12
Libro primero de spaXium copyright por Mágnum Astron

Segunda parte

Global Theory of the Universe

¡Oh! Universo Infinito y Eterno


¡Oh! Espacio Profundo y Misterioso
¡Oh! Vida Exuberante y Bella
¡Oh! Unidad Magnificente y Pura…
¿Por qué te demoraste tanto en
revelarnos Tus Secretos?
El que ama la Naturaleza como se ama a sí mismo es
capaz de comprender el Universo...

Es mejor agitarse en la duda que descansar en el error.

Las verdades que menos se desean saber son las que más
se necesitan conocer.

No juzgar las apariencias como si fueran causas.

La ciencia es el arte de sacar conclusiones suficientes a


partir de datos insuficientes.

Pocos hombres han dado la vuelta a la Tierra más todos le


damos cada año la vuelta al Sol montados en esta nave
llamada "Tierra 1".

INTRODUCCIÓN A SPAXIUM
Vivimos en un mundo aparentemente sólido y
aparentemente real. Contentos con ello no nos damos
cuenta que todo lo que vemos y tocamos es completamente
insustancial.

SpaXium demostrará, apoyado en los descubrimientos de la física


moderna, que nadie ha encontrado ni podrá encontrar el
asiento real de la materia.

Ningún científico, físico atómico, químico, biólogo o electrónico;


ningún filósofo o religioso ha podido demostrar que este Universo es
sólido; nunca se podrá demostrar alguna cosa de la que se pueda
decir con certeza: ¡esto es materia!

Nos llevaremos la sorpresa cuando veamos que el electrón o el


protón, partículas que manejamos como tan reales, no son ni como
las describen ni como las pintan.

Es más: la concepción spaXium del átomo es totalmente diferente.


Vamos a demostrar que este mundo es simplemente una proyección
que vemos como real del verdadero Universo sólido que no vemos,
no obstante estar aquí mismo.

Es importante volver a advertir que la teoría spaXium no


tiene que ver con dioses, espíritus, religiones, misticismo
o exoterísmo.

Tampoco admite otros universos fuera de éste ni otras


dimensiones fuera de las tres dimensiones espaciales. (El
tiempo es nada y por tanto no es una dimensión; espacio-
tiempo es una paradoja).

SpaXium se ajustará fielmente a la ciencia y se someterá


a la más fría, rigurosa y despiadada comprobación
científica.

Ya sabemos que una partícula puede aparecer y desaparecer, y


aquello que aparece y desaparece no es del todo real, no puede tener
sustancia.

Estamos viviendo el sueño de la materia y, como los sueños son


reales mientras duran, no tenemos más remedio que continuar
desenvolviéndonos en esta irrealidad en que vivimos; y es aquí
donde la teoría de la relatividad funciona perfectamente, no se puede
desechar. No obstante, la reina de las teorías se quedará aquí, en su
relativo mundo.
Pronto nos trasladaremos al mundo real y absoluto de la cuántica;
únicamente nos llevaremos cinco cosas absolutas de Einstein: 1) la
máxima ecuación de la historia: E= mc2,

2) sus conceptos sobre la velocidad de la luz, 3) algo muy importante


que el genio no maduró;

4) su magistral mente la cual abrió las puertas a la conquista de la


inteligencia, y 5) su grandioso corazón que nos enseñó que el
respeto a la vida valía más que la ciencia.

¿QUÉ HAN DESCUBIERTO AL


RESPECTO LOS MEJORES
CIENTÍFICOS DEL MUNDO?

De Broglie presentó una famosa


ecuación de onda donde dejó sentado
que todas las partículas
manifiestan un efecto vibratorio.

Por otra parte, una de las demostraciones


más perfectas que ha servido de base a la
concepción cuántica es la de Schödringer
que define las partículas como campos
vibratorios. (o sea que no son partículas
de materia)

La ecuación de onda de Schödringer


demuestra que una partícula es un
paquete de ondas estacionarías las que
en nuestro mundo, que podríamos llamar virtual, se nos
presenta como una partícula.

Leibniz tenía razón cuando dijo: “La sustancia perceptible


procede de la imperceptible”

Max Planck, el Padre de la grandiosa


Teoría Cuántica, observó que la energía
radiante depende de la frecuencia
vibratoria y se emite en paquetes enteros
de energía, ó sea los trenes de ondas que
llama spaXium; estos trenes actúan como
partículas más nunca serán
partículas: siempre serán ondas.

El hecho de que las dibujan como


partículas es porque la física tiene
arraigado el concepto de que los
electrones y los protones son esferitas de
materia, así nos las han dibujado y en esta forma nos las han
enseñado. Más, por el hecho de que la física explique algo de alguna
manera no ha de ser que en La Naturaleza ocurra de esa forma.

Si una partícula tiene masa no podrá alcanzar nunca la velocidad de


la luz; pero si la partícula no tiene masa es porque es luz y nunca
podrá abandonar su velocidad. Los científicos dudan si el fotón tiene
masa o no.

Es fácil saberlo: si está en reposo es porque constituye un tren de


ondas lumínicas empatado de cabeza a cola; lo vemos como en
reposo. El estado que llamamos partícula adquiere aquello que
llamamos masa, le basta con desenvolverse en ondas de luz u otras
ondas para perder el efecto masa. La masa es un efecto, no una
causa.
¿POR QUÉ NO SE HA LLEGADO AL DESCUBRIMIENTO
DE UNA TEORÍA TOTAL?

Nadie duda que la teoría Cuántica sea correcta; nadie duda tampoco
que es incompleta. La teoría de la Relatividad se comprobó en casi
todos los casos, sobre todo a nivel astronómico.

Mas, la Teoría de la Relatividad poco tiene que hacer en el mundo


subatómico que estamos estudiando.

Ninguna de las dos grandes teorías nos explica qué es la gravedad, el


espacio, la fuerza magnética, los campos eléctricos o magnéticos y
por tanto quedan muchas preguntas importantes sin responder ya
que dos verdades no se pueden contradecir: solo existe una verdad
en el Universo.

Los ejecutivos de los grandes aceleradores de partículas esta


tratando por todos los medios de distorsionar la teoría de la
relatividad buscando neutrinos que supuestamente superan la
velocidad de la luz, no dándose cuenta que también se derribaría la
misma física de partículas y se generaría la incredulidad en toda la
física clásica u ortodoxa.

El caos anterior —que realmente va a ocurrir ya que los físicos


están divididos y confundidos— beneficiaría en grande a nuestra
teoría ya que admitirían que la física debiera comenzar de nuevo…
como se recomienda en este tratado.

Los físicos de los aceleradores de partículas están desesperados


tratando de justificar los astronómicos gastos que han generado sin
haber encontrado absolutamente nada que beneficie a la humanidad.
Es tan atrevida la farsa de los aceleradores de partículas que merece
un capítulo extra al final del libro.
Lo que si son reales son los resultados que han dejado todas las
teorías fantasiosas de finales de siglo hasta el año 1012 que
produjeron cero comprobaciones y millones de especulaciones
ridículas que situaron a la cosmología al borde del abismo.

¿Por qué le han ocurrido estas cosas a la ciencia? Muy sencillo:


porque no han sabido desechar las dualidades y han cohabitado
peligrosamente con ellas.

La mayor parte de la humanidad es ignorante porque cree


en cosas que no son ciertas. Mejor entremos en temas
sólidos.

LAS DUALIDADADES

La dualidad no existe en el Universo. Todas las fuerzas y leyes


universales son siempre absolutas sin posibilidad de cambio. No
obstante, en el Universo que vemos y sentimos se nos presenta de
un modo relativo, ilusorio, donde todo cambia menos la ley que hace
cambiar. Nunca vemos el Universo real sino una proyección
cambiante del mismo.

En verdad el Universo real es este mismo pero nosotros lo vemos de


una forma ilusoria y no como realmente es. La ciencia en parte lo
explica como realmente es y en parte como parece ser, admitiendo
alegremente las paradojas. La anterior explicación parece filosófica y
vamos a ver que es fríamente científica y crudamente real.

Al escudriñar La Naturaleza, nuestros sentidos nos presentan


siempre un panorama dual: luz-oscuridad, calor-frío, bueno-
malo, arriba-abajo, grande-pequeño…
Por otra parte, la ciencia al tratar de explicar los fenómenos de las
cosas duales se enreda en el mundo de las paradojas: partícula-
onda, materia-energía, finito-infinito, absoluto-relativo.

Lo grave del caso es que la ciencia, conociendo muy bien que las
paradojas científicas entorpecen la ciencia, al no poder descifrarlas,
las admite olímpicamente y las disimula asignándoles palabras
elegantes. Iniciemos con entusiasmo el estudio de nuestra Teoría
Global.

Todos sabemos que las dualidades tienen dos componentes. Sin


embargo a veces desconocemos que el uno es verdadero y el otro es
apócrifo.

"Calor y frío". El calor es real, el frío ilusorio. El calor es energía, se


compone de ondas. Él frío no tiene asiento real, simplemente es la
ausencia de calor.

Sin embargo nosotros decimos “tenemos” frío, y construimos


aparatos para que “fabriquen” el frío. Lo que hacen estos aparatos es
desalojar el calor porque el frío no se puede producir ni desalojar; el
calor sí.

Cuando una persona muere de frío, muere por falta del calor que
necesitaba; el frío no mata por que no existe; la deficiencia de calor
mata porque es un imperativo vital.

Sin necesidad de más explicaciones vemos claramente que en la


dualidad calor-frío, un elemento es verdadero y el otro
ilusorio.

No obstante haber entendido el caso a la perfección necesitamos


seguir manejando el elemento ilusorio como si fuese real: "hace
mucho frío", "cierre la puerta porque entra mucho frío" (en realidad
no entra el frío sino que sale el calor).

Luz-oscuridad. La luz está


constituida por ondas; la oscuridad
es la ausencia de ésas ondas. La luz
existe, la oscuridad no.

Encontrándonos en un cuarto
oscuro, al abrir la puerta entra la luz;
la oscuridad que "estaba" dentro,
nunca puede salir hacia la luz porque
la oscuridad no existe.

Entra lo que existe, obviamente lo


que no existe no puede entrar ni
salir.

De todas formas tenemos que seguir


manejando dicha dualidad como si ambos elementos fuesen reales:
"existe mucha oscuridad aquí"; “se hizo oscuro.”

LAS RELATIVIDADES

Son aquellas que para darles existencia real es necesario hacerlas


depender una de otra: Grande-pequeño: somos grandes
comparados con una hormiga y pequeños en comparación con un
elefante; pero si no tuviésemos un punto de comparación no
podríamos saber si somos grandes ni pequeños.

Pesado-liviano, arriba-abajo, fuerte-débil... vivimos en un


mundo de dualidades relativas que, aunque nos servimos de ellas,
nos distorsionan la verdadera imagen del Universo real. Hemos
creado un mundo ilusorio y, únicamente pensando profundamente
descubriremos que no es tan real como parece.

LAS NULIDADES: por ejemplo pasado y futuro. Ninguna de las


dos existe y sólo cobran realidad en la imaginación fugaz.

LAS IRREALIDADES: Por ejemplo el "0”, los quebrados, los


decimales, no existen en la Naturaleza y menos pueden estas
concepciones de dudoso origen expresar el Universo real.

LAS FALSEDADES CIENTÍFICAS: Por ejemplo la singularidad,


las dimensiones extras, viajes en el tiempo, otros Universos paralelos
con leyes diferentes, el Universo en una cáscara de nuez… o mas
pequeña; el nacimiento o la congelación del tiempo, comienzo y fin
del Universo, el Big bang y otros desatinos.

ABSURDOS CIENTÍFICOS: El vacío absoluto, la nada, creación


de la nada, ondas que atraviesan el vacío absoluto, densidades
infinitas. partícula-onda, espacio-tiempo, y otros errores crasos
imperdonables los cuales detallaremos.

Recapacitando en lo anterior nos damos cuenta de que nos cubre


una nube de inconsistencias que nos distorsiona la visión de la
realidad.

Comprenderás por qué hablamos de mundo ilusorio y un Universo


real. Ya te diste cuenta porqué las grandes teorías han dado
resultados parciales y por qué se forman contradicciones entre ellas:
porque todas cohabitan con las rémoras y confunden el
Universo real con el ilusorio.

Encontrar la realidad quiere decir librarnos de las dualidades, de las


paradojas, de las relatividades y de los conceptos confusos que
tenemos sobre la materia prima de la cual estamos hechos.
Es la única forma de encontrarle la realidad a este mundo en el cual
nos desenvolvemos Tú y yo, junto a todas las demás criaturas
vivientes.

EL ENIGMA DE LA DUALIDAD
ONDA-PARTÍCULA... PARTÍCULA-
ONDA

El famoso e importante principio de


indeterminancia (incertidumbre) de
Heisemberg, demuestra que no es posible
medir la posición de una partícula en un
momento dado.

Muy obvio: spaXium demuestra que las


partículas no existen: son trayectos cuantificados de ondas que se
unen en sus dos extremos y continúan girando en un espacio circular
o elíptico y tridimensional, describiendo complejas figuras
armónicas, siempre desplazándose en su modalidad de ondas a la
irrenunciable velocidad de la luz.

La velocidad de la luz es el único medio de existencia de


algo que consideremos material. La
luz nunca se queda quieta.

(Entiéndase aquí que no es la figura


completa la que necesariamente tiene que
moverse, puede estar detenida en relación
con otras; lo que se desplaza a velocidad
luz es el haz de ondas que componen la
figura.)

Nada hay en el Universo, en ningún


momento ilusorio, que no se esté
moviendo a velocidad-luz. Para que algo se manifieste en el
mundo físico debe estar transmitiendo vibraciones (Tensiones y
distensiones) a la velocidad natural que permite la elasticidad del
espacio.

Cuando la energía se enrolla sobre


sí misma la vemos como partícula
o materia y la percibimos estática
o con movimientos lentos con
relación a nosotros.

Aquí es cuando entra a funcionar


el mundo de la relatividad, un
mundo ilusorio proveniente del
mundo real.

(Después del átomo, o sea de la agrupación de átomos en adelante,


estos forman el mundo ilusorio de las formas. Del átomo hacia
adentro, o sea en la constitución del átomo, no funciona para nada
la relatividad…allí todo es absoluto…es real.)

El mundo real lo constituyen las ondas hertzianas. Lo demás es


ilusorio, es la materia que vemos, es el mundo de las hamburguesas,
las comidas rápidas, y los infartos.

SOLUCIONES
“SALOMÓNICAS”

Recordemos que en un
principio Young demostró
que la luz estaba constituida
por ondas. Newton explicó
que la luz estaba constituida
por corpúsculos.
Luego se volvió a creer que eran ondas y después Planck observó
que venían en paquetes que llamó quántos.

Naturalmente se formó un debate en el cual ambos bandos tenían


razón. A principios del siglo 20 se llegó a una solución salomónica:
"la luz, por sus hábitos de partícula y onda, es una
partícula-onda. Puede haber sido una solución salomónica, mas
no científica.

Por el hecho de que le inventemos nombres a


las cosas no quiere decir que conozcamos el
fenómeno de esas cosas.
Actualmente el mundo científico está lleno de paradojas
aparentemente solucionadas a fuerza de ponerle un nombre
elegante.

Es el caso de nombres hermosos como singularidades, horizonte de


eventos y, en el presente caso, la gran solución que nos dieron fue
ridícula: la luz tiene "hábitos".

SpaXium no admite como demostración esos "hábitos" para explicar


la dualidad partícula-onda porque, si es partícula no puede viajar a
la velocidad de la luz, y si es onda no podría detenerse; o es gallo o es
gallina pero ninguna de las dos cosas a la vez.

Por tanto aquí se explica el fenómeno claramente: La luz se


comporta como una partícula únicamente cuando intercepta otra
onda detenida en una figura, en este caso ingresa a esa figura y
permanece como energía estacionaria.

Si el tren de ondas se queda allí alterará la figura con una frecuencia


armónica que la interpretan como fotón. Ahí no la veremos como
onda sino como una aparente partícula.
La dualidad partícula-onda se derrumba aquí: cuando viaja como
luz, es luz; y cuando interacciona o se envuelve sobre sí misma,
aparenta ser partícula; pero es en realidad energía enrollada.
Ampliaremos generosamente este asunto.

EN BUSCA DE LA MATERIA

Desde tiempos inmemoriales al hombre le ha intrigado saber de qué


está hecho el Universo y las cosas que lo componen incluyendo su
cuerpo.

Los antiguos nos hablaron de cuatro elementos: Tierra, Agua, Fuego


y Aire. La búsqueda continuó y en el siglo 20 se demostró de una
manera concluyente, y ya sin ninguna duda, que cualquier cosa que
exista en el Universo se compone únicamente de 92 átomos
estables y diferentes.

El 92 en cuanto a número de átomos se refiere, es un tope


universal como lo es la velocidad de la luz y otros topes absolutos
que veremos. Si el Universo no presentara topes se desbordaría
incontenible en todos sus efectos, sus fuerzas se desencadenarían
incontrolables y no existirían leyes que lo contuvieran.

Cuando un átomo trata de albergar un número mayor a 92


electrones en sus ámbito energético, arroja sus componentes de
sobra en forma de energía (ya de por si son energía) hasta
estabilizarse nuevamente en 92.

Esos átomos inestables se llaman trans-uránicos. Como sabemos,


los 92 elementos se combinan en múltiples formas para formar
compuestos como el agua, la sal, el vidrio, la madera etc.

¿Conociendo lo anterior se encontró la materia? De ninguna manera.


Se supone que los átomos están compuestos por numerosas
partículas enormemente separadas unas de las otras. Ahora bien: si
creemos que al encontrar esas bolitas o partículas hemos encontrado
la materia estamos muy alejados de ello.

Joseph John Thomson (1856-1940), descubrió


el electrón. A principios del siglo 20 ya el átomo
había tomado una forma muy convincente que se
componía de un núcleo de protones y neutrones
alrededor del cual giraban “esas caniquitas de
materia” llamadas electrones.

Surgió entonces la física de partículas donde,


mediante choques de “partículas” en potentes aceleradores, se
siguieron encontrando un sinnúmero de otras “partículas” que
desaparecían una vez que se formaban.

Se creyó que quebrando esas esferitas en pedacitos se encontraría la


clave. Fue el nacimiento de la física de partículas.

El número de bolitas evanescentes fue creciendo alarmantemente y a


él se sumaron las creadas matemáticamente —y las que cualquiera
quisiera proponer para explicar cómo funcionaban las fuerzas que
nos intrigan, y las demás cosas que aún se encuentran sin
explicación alguna—.

A falta de resultados confiables, los zoológicos de partículas


comenzaron a perder clientela. Rayando el año 2000 ilustres físicos
consideraron que la física de partículas comenzaba a agonizar... y
tuvieron la razón.

Oppenheimer expresó: “El Premio Nobel se le debiera dar


al físico que no descubriera una nueva partícula
durante un año”.
Ocurrió que en el año 2012 ya habían anulado unas 180 partículas de
las que habían demostrado que existían para obtener premios, y
dijeron que con unas 18, o después 12 tenían para fabricar el
universo a su real amaño.

Sin embargo necesitaban crear el bosón de higgs el cual la llamaron


la partícula divina para que les hiciera el milagro de demostrar la
masa.

Los gobiernos que invirtieron enormes sumas, tal vez con la


esperanza de que con los costosísimos aceleradores se descubriese
alguna bomba de antimateria que destruyese una ciudad y fuera tan
pequeña que se pudiese enviar por correo... así se recuperaría la
platica.

Los militares perdieron la esperanza pero los políticos continúan


derrochando ingentes cantidades de dinero de los pueblos en crisis
para repartirlo entre ellos y los físicos de la rosca.

En el 2012, como habían prometido, dijeron al mundo que habían


encontrado con casi toda la seguridad que los caracteriza, el
anhelado bosón de Higgs, pero que tenían algunas dudas muy
pequeñitas. Debían entoces apagar el cañón del engaño durante
algunos años para repararlo, y mientras tanto seguir cobrando
sueldos estrafalarios…

…Los legos quedaron fascinados y felices.


En tanto, los aceleradores de partículas no han dado absolutamente
ningún resultado práctico.

Ténganlo bien presente: Con ninguna de las evanescentes partículas


visualizadas en los grandes aceleradores no se puede fabricar ni un
palillo para limpiar los dientes.
Ahora quieren pues hacer correr a los neutrinos más de la cuenta
para demostrar que Einstein estaba equivocado, y lo que va a
ocurrir muy pronto es el derrumbe total de la física como lo predice
spaXium.

Lo que vale aquí en este tema es que la ciencia moderna aún no ha


podido encontrar la materia. Ahora viene la teoría Global que afirma
de una vez que "la materia no existe", y remata: únicamente existe
la energía; lo que llaman materia es una proyección
tridimensional de la energía.

De igual forma que en la dualidad “calor-frío” el calor es el que


existe y el frío es una ilusión; en la dualidad "luz-oscuridad" la luz
en la que existe y la oscuridad es una ilusión, en la dualidad
“energía-materia” la energía es la que existe, la materia es una
ilusión.

Para saber qué es la energía no necesitamos gigantescos aceleradores


de millones y millones de vatios de potencia y de costos estrafalarios:
basta encender una pequeña linterna o encender una cerilla y ahí
está.

La energía es fácil de detectar y de explicar, porque existe; se trata


simplemente de ondas hertzianas de frecuencias variables. En
cambio, ha sido tan costosa como infructuosa la búsqueda de la
materia, porque no existe.

No solamente se ha demostrado que la materia puede ser tan


evanescente sino que es posible hacerla desaparecer por completo
como materia; se convierte en ondas, esto es, las figuras de ondas
que vemos como materia regresan al estado energético de
desplazamiento en línea recta… y ya las vemos como luz o energía.
Se ha dicho que la materia es energía congelada. Esa explicación
parece correcta más la palabra "congelada" expresa que todo está
quieto, sin vibración, y se puede pensar en una idea diferente.

SpaXium explica que las ondas hertzianas de


frecuencia elevada tienen la propiedad de enrollarse
sobre sí mismas; no se congelan sino que continúan
su desplazamiento a la velocidad-luz describiendo
círculos, elipses y figuras complejas como veremos.

Lo importante de todo esto es que la velocidad de las radiaciones


nunca se detiene; se puede comparar a un atleta que viaja en línea
recta en una ciclo vía y a otro que da vueltas en la cancha de un
estadio.

Ambos se desplazan a igual velocidad pero el que da vueltas a la


cancha no se transporta a otro sitio, ahí se queda. Mas por el hecho
de que esté dando vueltas no se puede decir que encuentre
congelado.

Es importante resaltar que en una fuente de luz constante que


produce haces lumínicos, tan largos como dure el encendido del foco
que lo produce, únicamente se pueden enrollar fracciones de largos
cuánticos determinados.

El tamaño de esos enrollamientos está regulado por estrictas leyes de


resonancia armónica que determinan el tamaño y las propiedades
que tendrá la figura que forme.

La peculiar forma de enrollarse la radiación en trenes de ondas,


simplemente forma aquello que la ciencia llama partículas. En este
momento la energía no continúa el desplazamiento por el espacio
abierto; ya que al circular los tramos de ondas sobre sí mismas,
quedan detenidas en relación con un observador inmediato.
Esas figuras detenidas conforman el mundo relativo de lo que
llamamos materia y está formada por figuras tridimensionales de
energía; no por partículas de algo que nadie sabe qué es… ni podrá
saberlo mientras se insista en buscar partículas de materia.

¿POR QUÉ UNA PARTÍCULA NO PUEDE ALCANZAR LA


VELOCIDAD-LUZ?

Supongamos que la velocidad máxima de una atleta le permite


desplazarse diez kilómetros en una hora y esa sea su velocidad tope.
Si el atleta camina en línea recta su cuerpo se trasladará entre dos
puntos distantes diez kilómetros en ésa hora.

Si a la misma velocidad de diez kilómetros-


hora el atleta comienza a desplazarse en
zigzag, nunca podrá llegar en una hora a un
punto distante diez kilómetros, ya que su
velocidad tope es de diez kilómetros hora.

En este caso el atleta al correr está trazando figuras y eso le impide


que su cuerpo se desplace y alcance la meta en una hora.

Exactamente cuando las ondas hertzianas forman figuras, aunque


internamente dentro de la figura su velocidad es de 300.000
kilómetros-hora, el desplazamiento visto como figura no podrá
alcanzar la velocidad-luz. Para que una partícula alcance la velocidad
luz debe desenrollarse por completo.
Las frecuencias muy elevadas por encima de la luz, o sea sus
armónicas, tienden a formar siempre enrollamientos simples. Estos
son detectados como partículas de alta energía.

El hecho de que aparenten ser y comportarse


como partículas, no lo son… continúan siendo
ondas. De ahí la confusión onda-partícula ¡Aquí
se aclaró!

En caso de que una onda se desenrolle del todo, continúa a su


velocidad natural sin necesidad de acelerarse porque de hecho a esa
velocidad estaba dando vueltas formando lo que consideramos es
una partícula.

Hasta ahora no han explicado por qué la luz no requiere aceleración


cuando brota de algo. En todas las "partículas", que aparentemente
están quietas, lo que las forma es un tren de ondas que gira a
velocidad-luz empatando el principio con el fin de esa sección o tren
de ondas.

Al desenvolverse no aumentará ni disminuirá su velocidad natural


pero la figura que formaba —o sea la partícula—, desaparece y ya no
se manifiesta como partícula si no como radiación.

El anterior proceso se reinvierte:


cuando un haz de luz, que se desplaza
a 300.000 kilómetros-hora, penetra o
interacciona con arrollamientos de
ondas que vemos como partículas,
puede iniciar un proceso de enroscado
sumándose a esas figuras o partículas
haciéndolas cambiar sus figuras, y,
por consiguiente, sus propiedades.
La ciencia nos dice que ninguna partícula puede alcanzar la
velocidad-luz ya que, por más pequeña que fuese la partícula,
necesitarían de una en energía infinita.

Como el fotón se comporta como una partícula y a la vez viaja a la


velocidad-luz, tamaña contradicción la resuelven alegremente
diciendo que el fotón carece de masa y por ese motivo puede viajar a
velocidad luz.

Continúa la contradicción y más grande aún: porque lo que no tiene


masa no es partícula y lo que tiene masa no puede viajar a velocidad-
luz. Toda partícula, por ínfima que parezca, tiene masa... quienes
dicen que no tiene, que expliquen el porqué.

SpaXium aclara que, para que una partícula pudiese viajar a la


velocidad-luz precisaría que la energía superara la velocidad límite
universal y de esta forma poder viajar en zigzag formando la figura,
lo cual es imposible. Es clara la
razón por la que una partícula
nunca puede viajar la velocidad-
luz.

Si el hilo de la madeja de lana


fuese luz aquí se nos presentaría
como partícula. Pero si se
desenrollara lo veríamos como un
hilo de luz.

¿Acaso necesitas más claridad?

Actualmente tratan de demostrar que los neutrinos viajan más


rápido que la luz, por medio de ecuaciones matemáticas basadas en
datos difíciles de interpretar, originados en el acelerador de
partículas. Ocurrirán dos cosas:
Que estaban errados.

O, si dicen que son ciertas, peor porque se emplearon las mismas


matemáticas que demostraron que las partículas no podían viajar a
la velocidad de la luz, y con las mismas matemáticas se demostró lo
contrario.

Lo que estarían demostrando entones es que las matemáticas no


sirven para demostrar la verdad sino cualquier cosa que les convenga
demostrar con ellas… que lío.

HACES DE LUZ INICIANDO EL PROCESO DE


ENNRROYAMIENTO QUE DNA LA ILUSIÓN DE SER PARTÍCULA
MATERIAL O SUSTANCIAL… CONTINÚA SIENDO LUZ,
ENERGÍA.
La materia no la
constituyen esferitas
danzando en un espacio
vacío o en la nada.

Las aparentes partículas están


formadas por tramos
cuantizados de luz
relativamente apiñados en
madejas, y moviéndose
siempre a velocidad luz, dentro
del recinto formado por la
figura, dando la apariencia de
estar estático o con
movimientos lentos.
CAPÍTULO TOMADO DE LOS LIBROS:
(Puede publicarse siempre y cuando
se cite la fuente.)
Libro spaXium-EUROAMERICANA EDITORES-
copyright por Mágnum Astron

www.teoriadeltodo.com
www.magnumastron.com
www.ecociudadelasastron.com
www.spaxium.net
www.spaxium.org

Gracias por escribirnos a:


magnum.oficial@gmail.com
Es usted muy amable

También podría gustarte