Está en la página 1de 18

Resumen tercera parte del libro Sociología Jurídica “Normatividad social y derecho”

Soriano, R. (2005)

Asignatura:

Sociología Jurídica

Presentado por:

Sandra Angulo Morales


Daniela Barros Cervantes
Jennifer Castro Petro
Carmen Elena Mendoza Cantillo
Lilibeth Torres Sánchez

Grupo:
Transformación Social

Derecho III

Docente

Rosario Joaquín Reales

Fecha: 18 de marzo de 2021

Horario
6:00 pm a 7:30 pm
Viernes

Corporación Universitaria Rafael Núñez

III Semestre

Barranquilla- Atlántico
RESUMEN TERCERA PARTE DEL LIBRO SOCIOLOGIA JURIDICA “NORMATIVIDAD SOCIAL Y DERECHO”
SORIANO, R. (2005)

RESUMEN o ABSTRAC.

Esta tercera parte del libro de Ramon Soriano nos permite entender unos de los

grandes apartados del derecho y es el estudio comparativo de las relaciones del derecho y las

demás normas de comportamiento como la moral, los usos sociales entre otros. sin lugar a

dudas son temas que han sido abordados desde la óptica de la Filosofía del derecho pero que

sus títulos permiten analizarlos desde la perspectiva de la sociología Jurídica.

El autor expresa que no existe una materia jurídica específica, dado que los ordenes

normativos como la ética, moral el derecho mantienen un duro combate por la apropiación de

esta materia, es por ello que el proceso de transformación normativa tiene su origen en las

ideas dominantes de los grupos y formaciones sociales, pero que también tiene su origen, en

un plano más general, en las características de las sociedades; él nos expresa que un análisis

solvente de las normas de comportamiento no puede hacerse prescindiendo del referente

social; no como punto de referencia externo, sino como referente interno de la propia

evolución y transformación de estas normas, porque las normas cada una de ellas son un

reflejo de la sociedad. Las relaciones de autonomía o dependencia de las respectivas normas

ayudan a conocer el tipo de sociedad que ellas regulan. En la forma de conjunción de esta

pluralidad de normas se esconde un diseño de sociedad. Por ello las relaciones del derecho

con otras normas de comportamiento es un tema de obligado estudio de la sociología del

derecho.

pág. 1
DERECHO COMO NORMA SOCIAL:

En esta temática el autor nos da una visión inicial sobre cómo se percibe el derecho y

se relaciona con las personas del común , aquellas que no poseen conocimientos jurídicos

pero que de una u otra forma poseen un concepto del mismo a través de su vivencia ,

sabemos que el derecho es un orden normativo de comportamiento social y que este forma

parte de nuestra realidad cotidiana de ahí que se parte la primera etapa epistemológica la cual

señala tres vías de acceso al concepto del derecho; es decir lo que se refiere al Psicología

humana, el lenguaje coloquial y etimología esto conjuga a como se presenta el Derecho en la

mente humana , en la manera en que se expresa en el lenguaje común , estas tres vías nos

permiten un primer acercamiento con la realidad del derecho.

Cuando hablamos de la vía Psicológica entendemos esta primera vía, como la

evidencia de que aún sin tener total claridad del derecho, se encuentra este mismo en la mente

de todo ser humano, pues se dice que está escrito de tal manera que forma parte de nuestros

más íntimos sentimientos. en nuestro lenguaje coloquial, usamos expresiones tales como; “a

esto no hay derecho”, “no es justo” , y que identificamos por ende que responden bien a este

sentimiento natural que habíamos dicho (TODO SER HUMANO POSEE de la JUSTICIA ).

Decimos pues que es un sentimiento natural dado que: primero, tiene un carácter espontaneo,

inmediato, no reflexivo; en segundo lugar, por su generalidad, al no ser exclusivo de

determinados individuos y en tercer lugar por su constancia, opuesta a la intermitencia de

otros sentimientos (utilidad, belleza). Hablando nuevamente de la primera vía de

aproximación al derecho, decimos pues que está constituida por el sentimiento natural del que

antes habíamos ya hablado y que no tiene límite de edad, lugar y cuya importancia es tal que

difícilmente sin él sería imposible la existencia de una sociedad. la sociedad, en efecto, no

surge únicamente de la reflexión humana, que la aprehende como una necesidad, sino que

pág. 2
aparece también conjurada por la aspiración del hombre a la justicia, cuya actualización

constantemente reclama.

Nuevamente abarcando el área del sentimiento , decimos que se han detectado

determinadas constantes en el sentimiento de los pueblos , dada la aceptación que han tenido

estos del mismo , que se traduce por ende a la aceptación de principios generales comunes

tales como ; “dar a cada uno lo suyo” , más sin embargo tenemos pleno conocimiento que

esta noción no es de igual pertenencia a todos los pueblos y por ende a las culturas , al igual

que la reparación del daño injusto , el poder vinculante de las promesas , etc. … aunque

decimos pues que estos principios no conservan su originalidad en todos los pueblos y

culturas , dado a la tradición y experiencia jurídica que hay en cada pueblo . Por ello decimos

que el derecho nace con el hombre y que por ello poseemos una serie de estructuras o

categorías jurídicas innatas que nos hacen reaccionar de modo equivalente frente a la

violación de aquello que presentimos que es justo. Esto pues es lo que constituye el

sentimiento jurídico, sentimiento del derecho o sentimiento de la justicia.

Otra de las vías a conocer es la vía coloquial con aproximación al derecho, y

entendemos que constantemente en nuestra vida cotidiana utilizamos expresiones que hacen

referencia a algún aspecto del derecho; expresiones vulgares en torno a las cuales el

conocimiento técnico-jurídico ha construido una teoría científica sobre la realidad jurídica. de

estas expresiones encontramos tres clases que resumen el derecho como una facultad, como

un valor y como una norma externa.

La primera de ellas entiende el derecho como título, pertenencia, facultad del sujeto

experimentada con tanta evidencia que se reclama como algo propio y natural que debe ser

necesariamente reconocido y otorgado. Se resume en frases como “esto es mío “, “esto me

pertenece “, “tengo derecho a ello “, etc.

pág. 3
El segundo tipo de expresiones coloquiales sobre el derecho se centra en su contenido

valorativo, axiológico. Se hallan implícitas en ciertas frases: “no hay derecho a esto, ´esto no

debe ser”, “no es justo “Por otra parte, hacemos también referencia al derecho mediante

fórmulas lingüísticas reveladoras de su carácter de mandato externo, objetivo y vinculante.

Esto sucede con frecuencia en momentos de encuentro involuntario con la realidad jurídica,

cuando sobre nosotros o en nuestro entorno inmediato es aplicable, en situaciones

conflictivas, la norma de derecho; cuando en definitiva ó para decirlo con palabras vulgares

cae sobre nosotros “el peso de la ley” “la ley manda esto”, “no puede uno resistirse a la ley”,

“esto es conforme a derecho”, etc.

Asimismo, pasamos a conocer la tercera vía etimológica de aproximación al derecho

Decimos pues que la etimología puede ser una vía útil para acceder a la naturaleza del

derecho. el método etimológico presenta la evidente ventaja de proporcionar una perspectiva

diacrónica en el estudio de los conceptos jurídicos. Puede, por tanto, resultar de utilidad a

condición de que sea empleado cuidadosamente.

Desde el punto de vista etimológico, el termino derecho, presenta dos acepciones: en

un sentido dinámico; equivalente a movimiento y equivale a “ser dirigido hacia”, y en un

sentido estático traduce pues al sentido de “recto, enderezado”. Esta última es la más utilizada

por nuestra voz latina, más sin embargo la anterior a esta, no deja de aludir al contexto de lo

jurídico.

Derecho en el sentido de directus es una terminología propia del imperio, al parecer

de origen cristiano. pero antes los romanos le llamaban al derecho con un vocablo más

clásico y de enormes resonancias; ius, que en un principio ha de tener una acepción subjetiva,

pero que posteriormente adquirido una dimensión subjetiva, esto para expresar la idea de la

norma. El ius sustituyo alfas (lo que es licito), que representaba a un orden estático y

pág. 4
permanente. Además, nuestra lengua dispone de vocablos con sinónimos del término derecho

tales como; juez, jurisprudencia, jurídico, cuya procedencia decimos es de nuestra voz latina.

De tal modo todos estos vocablos resultan complementarios, contribuyendo a determinar el

significado global del concepto de derecho.

Hemos visto a través del estudio etimológico del término ´derecho que se trata de un

concepto de difícil análisis, lo que, por otra parte, confirma la polisemia que respecto del

mismo nos revelaba la indagación del lenguaje coloquial, al mostrar cómo el derecho era

portador de múltiples significados, dependiendo entre otras cosas del sujeto que lo

mencionase.

El autor expone seguidamente sin profundizar todavía en el campo de la ciencia

jurídica los conceptos técnicos de derecho los cuales se definen como derecho subjetivo y

derecho objetivo, un primer análisis técnico del derecho nos proporciona una visión del

mismo como norma positiva establecida por los poderes públicos y también como la facultad

que esta norma otorga: son las dos acepciones

Cuando se habla del derecho objetivo nos referimos al conjunto de normas e

instituciones del ordenamiento jurídico vigente en una comunidad en cualquier momento de

su historia. Esta primera acepción técnica del derecho se designa generalmente con la

expresión ´derecho objetivo, porque hace referencia al derecho puesto, dado al sujeto, a quien

se le impone desde fuera aun cuando su propia voluntad no haya intervenido de algún modo

en la elaboración del mismo. El derecho objetivo es omnicomprensivo de las diversas normas

e instituciones jurídicas, rebasando el ·ámbito de las concepciones unilaterales normativistas

e institucionalistas. Cuando nos referimos al derecho subjetivo esta segunda acepción técnica

el derecho aparece como la facultad atribuida a un sujeto por el ordenamiento jurídico, que le

permite exigir de otros un determinado comportamiento, sea este activo (hacer algo) o pasivo

pág. 5
(omitir cierta conducta). De esta facultad jurídica pueden ser sujeto pasivo los individuos, los

grupos sociales o el propio Estado. Pues bien, esta segunda acepción del derecho recibe la

denominación de derecho subjetivo.

La oposición derecho positivo/derecho natural es quiz· la cuestión clave de toda la

filosofía jurídica. El problema se plantea en los siguientes términos: ¿debe entenderse por

derecho exclusivamente el sistema de normas e instituciones establecido por los poderes

públicos, o cabe admitir la existencia de un derecho supra positivo independiente de la

voluntad legisladora? ¿es, en rigor, derecho ˙únicamente el derecho positivo, o lo es también

el denominado derecho natural?

El autor nos indica que se entiende como derecho positivo al derecho puesto, es decir,

al derecho ya establecido como tal por los órganos del poder. coincide en gran medida con el

derecho objetivo. Así, pues, el derecho objetivo se opone al derecho subjetivo, representando

a la norma externa y vinculante frente a la facultad jurídica que dicha norma concede. Por su

parte, el derecho positivo se opone al derecho natural, representando, a su vez a las normas

promulgadas por el poder contra unas normas o principios que no precisan ser establecidos

por los poderes públicos para ser derecho. Asimismo, cuando se habla entendemos pues que

la teoría del derecho natural o iusnaturalismo se caracteriza básicamente por su dualismo

jurídico, es decir, por la distinción de dos clases de derecho: primero; el derecho positivo y

segundo; el derecho natural, prevalente y paradigmático este último con respecto al primero.

El dato básico del iusnaturalismo en contraste con el positivismo jurídico reside en la defensa

de la doble juridicidad, natural y positiva, sostenida por aquel, contra la juridicidad única

positiva defendida por el segundo. Los iusnaturalistas creen en la existencia de dos derechos:

el natural y el positivo. Los positivistas, en uno solo: el derecho positivo.

Para el autor, el derecho natural presenta cuatro grandes núcleos de problemas

pág. 6
interrelacionados: a) su propia existencia como derecho; b) la determinación de su contenido;

c) su fundamento, y d) su función. Veamos cada uno de estos aspectos brevemente.

El primer problema del derecho natural reside en la precisión de que se entiende por

derecho natural. hay quien consideran a este como una simple ética, ideología, o cualquier

otra forma cultural, sin relevancia jurídica, faltándole por lo tanto la fuerza coactiva. este

derecho está formado por postulados críticos, axiológicos, y orientadores de las normas

positivas, pero no están dispuestos a reconocerle juridicidad.

Otros por otro lado ven al derecho natural como a normas jurídicas, situadas más altas

en cuantos las normas jurídicas positivas, para las que le sirven de modelo y orientación. En

cuanto al aspecto de contenido Si resulta difícil pues la definición jurídica para el

iusnaturalismo, no lo es para menos la determinación de su contenido.

1 – contenido iusnaturalista cerrado, con pretensiones de validez universal en el

espacio y tiempo y 2 – contenido; contenido iusnaturalista abierto, favorable al cambio de los

preceptos en función de la diversidad y/o evolución de las culturas, que solo conserva

inmutables los principios iusnaturalistas.

Finalmente muestran un contenido abierto gran parte de las concepciones

contemporáneas iusnaturalistas, incluso algunas enraizadas en la tradición iusnaturalista.

Algunas de estas concepciones adoptan una visión deontológica o metodológica del derecho

natural, reduciéndolo a principios orientativos y crítico-valorativos del derecho positivo, sin

ofrecer un contenido determinado de preceptos Iusnaturalistas.

Fundamento: El fundamento del derecho natural, se revela abiertamente extra

positivo y caracterizado, además, por una fuerza impositiva superior al mandato de voluntad

legisladora, o a la fuente del derecho positivo; dicho fundamento puede situarse de manera

pág. 7
exterior o interior respecto de la persona; es decir, en la inteligencia y/o voluntad divina, o

bien en la propia naturaleza racional humana, o incluso en el sentimiento humano del derecho

y justicia o por último en la naturaleza de las cosas. Y por último la Función los

iusnaturalistas, en general, atribuyen al derecho natural una función de importancia extrema;

la inspiración del derecho escrito y la valoración critica de sus normas. El derecho natural va

por delante y por detrás del propio derecho positivo. por delante, marcándole las pautas que

ha de seguir. por detrás, valorando y corrigiendo sus normas ya promulgadas.

Conocimiento, realidad y fines o valores del derecho

Para poder hacer una definición hay que peguntarse que métodos y procedimientos

conducen a su intelección y que finalidad o valores desarrolla. Dicho discurso debe de

atravesar tres fases; epistemológica, ontológica y deontológica. por tanto, antes de definir

seleccionemos los medios que se aproximan a ella, como; sus fines, consecuencias. El como

el que ¿? Y el para qué.

El derecho es pues un producto humano, por tanto, solo aplicable y referible a los

hombres en efecto, el derecho como norma de comportamiento social requiere inteligencia y

voluntad tanto en el creador de la norma _ quien elige el tipo de conducta dependiendo las

circunstancias y condiciones – como el destinatario, que puede libremente atender o no al

mandato. El derecho entonces seria visto como un proyecto racional y como un producto

claramente antropológico.

Los valores del Derecho

La axiología es una ciencia que estudia los valores, en consecuencia, pues, la

axiología jurídica es la disciplina que tiene por objeto el estudio de los fines y de los valores

que el derecho debe realizar.

pág. 8
Es una rama de la filosofía del derecho condicionada por la ontología jurídica, pues

esta añade las ultimas precisiones a la tarea de construir un concepto consistente de derecho.

Encontramos dentro de esta pluralidad axiológica; justicia, seguridad, libertad e

igualdad, que constituyen una especia de cuarteto privilegiado; son los principales valores

que debe realizar el derecho, NO los UNICOS, pero SI, los más SOLICITADOS.

Sin embargo, desde la axiología; la justica es el valor primordial del derecho. la

justicia, aun cuando sea imperfecta, es la legitimadora del derecho; este carece de sentido si

no supone su materialización, dada la estimabilidad de un derecho puesto que se mide este

mismo, por el grado de justicia que expresa, aun por encima de la seguridad que proponga.

Hemos visto pues lo difícil que ha sido establecer un concepto de justica más sin

embargo podemos definir unos criterios fijos; a) distributiva, conforme a la cual el poder

político reparte beneficios y cargas entre los ciudadanos de manera proporcional a los méritos

de cada uno, y b) conmutativa, busca establecer igualdad de relaciones de intercambio que los

ciudadanos mantengan entre sí.

Los caracteres del derecho: norma social histórica, plurifacetica y

pluridimensional

Norma social histórica Norma social histórica: Así como los derechos fundamentales,

el núcleo sustancial de los derechos, tienen una componente histórica de igual manera la tiene

el derecho como categoría general. Decimos pues que el derecho no es una categoría

necesaria y connatural de la misma existencia de la sociedad. En el origen o en el final de las

sociedades no es inevitable la presencia del derecho como una de las regulaciones sociales.

En principio estaba este origen confundido con una serie de normas que tenían un

carácter ético, además de una regla de organización social.

pág. 9
Plurifaceta.

El derecho es plurifacetico en sus formas de manifestarse. El problema de los juristas

de todos los tiempos es que han absolutizado parcelas concretas de la realidad jurídica en la

misma medida que han rechazado de plano a otras. Para unos el derecho es un deber ser, una

prescripción; para otros, una realidad fáctica, un hecho social.

El derecho es ser y deber ser prescripción y hecho. la condición plurifacetica del

derecho explica la diversidad de definiciones del mismo, incluso contrapuestas y

contradictorias, das por los sociólogos de derechos.

Pluridimensional

El derecho es además pluridimensional, en la medida que no abarca campos acotados

y definidos; ni en el espacio, ni en el tiempo. Una definición del derecho es una definición

posible, limitada y ajustada a condiciones de espacio y tiempo. En este contexto cabe predicar

varias dimensiones de la realidad jurídica, que resumo en dos principales: estricta y amplia.

Derecho en sentido estricto y en sentido amplio. Sentido amplio y pluralismo de

derechos

El derecho presenta dos acepciones: una acepción estricta, cuando se le identifica con

el derecho del Estado, es decir, con las normas e instituciones protegidas por el Estado (a

través de la coercibilidad institucionalizada), y una acepción amplia, cuando se le identifica

con las normas de los grupos de la sociedad, impositivas y reconocidas por los mismos, para

la solución de los conflictos sociales, estén o no reconocidas por el derecho estatal.

En esta acepción amplia las normas del derecho son válidas en un sentido social, en

cuanto que son normas reconocidas por los sujetos y sentidas como obligatorias por ellos,

generando una red de derechos y obligaciones recíprocas en las relaciones entre los sujetos.

pág. 10
200 SOCIOLOGÕA DEL DERECHO La acepción amplia de derecho remite, por ende, a una

pluralidad de derechos coexistentes en cuyo ámbito el derecho estatal es uno de los derechos.

En la acepción amplia el derecho o mejor: los derechos son producido por diversas

formaciones sociales o Estado, corporaciones, asociaciones, movimientos populares,

marginados, poblaciones aborígenes, periferias urbanas, etc.

El derecho es plural y tiene diversos orígenes. Los derechos mantienen entre sí una

variada gama de relaciones: en una línea vertical: relaciones de dominancia o autonomía; en

una línea horizontal: relaciones de aislamiento o interdependencia. Es más frecuente el

ejemplo de los derechos en relaciones de dominio e interdependientes.

El concepto ´pluralismo de derechos es distinto al de ´pluralismo jurídico estatal o

´pluralismo de fuentes jurídicas estatales; estos ˙últimos representarían un pluralismo jurídico

interno, y el primero un pluralismo jurídico externo. En realidad, el derecho estatal también

comprende el derecho de la jurisprudencia y el derecho de la doctrina.

Los defensores del pluralismo de derechos suelen separar dos bloques de derecho: el

derecho oficial y el derecho no oficial en la literatura de los países del Este y el derecho

NORMATIVIDAD SOCIAL Y DERECHO 201 estatal y el derecho no estatal en la

correspondiente a los países occidentales. Son las terminologías más al uso. También

describen una serie de vías de manifestación del derecho, que, de mayor a menor cercanía al

derecho estatal, serían las siguientes: a) innovaciones dentro del derecho estatal en respuesta

a las nuevas necesidades sociales (reconocimiento jurídico estatal de usos, sistemas de

arbitraje, formas de justicia informal, derechos de las minorías Étnicas, etc.); b) uso

alternativo del derecho del Estado: interpretación flexible del mismo, sin salirse de su marco;

c) derechos alternativos complementarios del derecho estatal, y d) derechos alternativos

contrarios al derecho estatal. La acepción amplia de derecho, esto es, la de un pluralismo de

pág. 11
derechos esta próxima a las fórmulas del uso alternativo del derecho y de derecho alternativo,

ambas extendidas en Europa y América, respectivamente. Sin embargo, hay importantes

diferencias. El uso alternativo del derecho (al que cabría llamar con más propiedad

jurisprudencia alternativa) es un método interpretativo del propio derecho del Estado, que

defiende una interpretación abierta de las normas constitucionales en favor de los valores de

libertad e igualdad. Se mueve, por consiguiente, dentro del ámbito del propio derecho estatal.

Es una fórmula interpretativa, no una alternativa jurídica dentro del concepto de pluralismo

de derechos. El derecho alternativo se mueve en una Órbita de más amplias dimensiones,

pues se refiere a un modelo de derecho distinto al derecho estatal opresivo, que tanto puede

ser presentado y defendido como un derecho complementario del derecho estatal como

incompatible con el mismo.

DERECHO Y MORAL

Antes de empezar a hablar de moral y derechos de manera unificada, debemos hacer

cierto bosquejo y saber el significado de cada palabra por individual para que tengamos una

idea amplia del ¿por qué la unión de estos dos términos?

Moral son un conjunto de virtudes, comportamientos, pensamientos, etc. Que cada

individuo tiene sobre las cosas o las situaciones que se le presentan diarias las cuales

desarrolla dentro de una sociedad, es la regulación de los actos que considera moralmente

bueno o malos en sí misma, entiéndase que la moral es algo individual cada persona

desarrolla; y el derecho lo podemos definir como el arte de lo bueno y lo equitativo, ofrecerle

a cada persona los mismos derechos de manera equitativa, esto se realiza mediante normas o

leyes que se encargan de regular los comportamientos de los seres humanos en la sociedad

buscando el bien común. Debemos considerar que la voluntad de los ciudadanos aporta una

solución lineal e integracionista a las relaciones entre el derecho y la moral, las directrices

pág. 12
morales se convierten en normas jurídicas con la constitución de la sociedad política. Las

normas se crean en base a las problemáticas sociales, la moralización es inevitable en la tarea

legisladora no sólo porque el legislador es portador de criterios morales, a los que

difícilmente puede renunciar en el momento de valorar situaciones y hechos y enmarcarlos en

las normas jurídicas, algunas veces sus comportamientos traen prejuicio a la sociedad he aquí

donde entra el derecho y se encarga de regular por medio de leyes todo eso con ayuda de la

moral.

A lo largo de la historia del hombre hemos evidenciado que la vida siempre ha regido

por una ley humana, sea cual sea la ley, siempre conlleva o tiene una proyección de los

valores éticos-religiosos, los cuales son impuestos o guiados por una ley superior.

En épocas pasadas el estado gobernado por los filósofos en Siracusa a la sociedad

comunista sin clases ni derecho, se regirán por normas morales o la moralidad será el

principio de su organización, quedando el derecho marginado o reducido a segundo plano.

Un tiempo después debido a que la moralidad no se bastaba a sí misma, ni podía subsistir por

sí misma. Se impuso un acuerdo o pacto entre los hombres para salir del estado de naturaleza

y crear una sociedad política organizada dotada de poderes públicos y de normas coactivas, la

historia nos ofrece ejemplos en los que el derecho refleja los criterios morales de una época;

cuando estos criterios generales toman cuerpo en un texto jurídico fundamental, podemos

hablar de la consolidación de un acuerdo jurídico-moral que se da entre dos grandes

dimensiones. Al momento en que la moral y el derecho realizan una unión para crear una ley,

es cuando en la práctica del derecho, es labor de los jueces captar y desarrollar los valores

latentes en la sociedad, en una tarea difícil, pero necesaria, de interpretación de los criterios

morales más objetivos, vinculantes y de mayor implantación social.

pág. 13
Tiempo después se empezó a hablar de la legalización de la moral se definió como

una cuestión que sólo residualmente puede ser contemplada en un sistema democrático de

derecho, puesto que en este caso no es la moral la que directamente se impone, sino las

normas democráticas, en las que inevitablemente hay una proyección de los valores morales

de la sociedad plural. Dentro de estas normas existe algo llamado paternalismo jurídico o

paternalismo del Estado, consistente en la imposición por razones morales de una norma

contra el deseo de su destinatario y en beneficio del mismo. El paternalismo es una limitación

de la libertad personal, que no parecía bien a los primeros liberales, reacios a cualquier

intromisión de la ley del Estado, sobre todo cuando no estaban en juego intereses generales.

En pocas palabras el paternalismo jurídico se refiere a las acciones del Estado o amparadas

por él que protegen a los individuos de sus propias acciones y su mal juicio, cuando un

individuo realiza algunas malas acciones de las cuales puede salvar responsabilidad con la

justicia debido a que existen leyes o normas que amparan esa mala acción.

Naturalmente, que el Derecho y la Moral sean diferentes no significa que entre ambos

órdenes exista una separación absoluta, como se mencionó al inicio de la lectura la moral

como algo individual siempre va hacer una parte importante para la creación o interpretación

de algún texto, debido a que la moral es el orden individual y el derecho es el orden social,

buscando siempre un bien común.

DERECHOS Y LOS USOS SOCIALES.

Los usos sociales son conductas repetitivas construidas por la sociedad las cuales

deben respetarse y son de mínima obligatoriedad, no obstante cuando hablamos de integrar

los usos sociales a los hábitos y a las normas jurídicas, podemos deducir que mirado como

un habito los usos sociales no son un deber impuesto y estos carecen de menor

obligatoriedad, se mezclan entre las costumbres para facilitar las relaciones y mejorar la

pág. 14
convivencia social ya que este no produce más que asombro, en cambio la costumbre jurídica

es vista como con mayor aporte de obligatoriedad en cuanto a la relación estrecha que majea

con el derecho y visto como una norma jurídica comparte características simultaneas que son

reglas impuestas y que pueden ejercer sanción según el caso siendo necesarias para

diferenciar roles de autoridad. Por otra parte, tenemos la moda que es también una conducta

repetitiva que recoge actitudes y obedece a un carácter psicológico, que carece de tiempo

viéndose como algo efímero pero necesario para la convivencia y socialización del ser

humano, aunque con lo rige una alta obligatoriedad que se extiende por amplios grupos,

siendo universal y respaldando la tradición. Al mismo tiempo el rito es la conmemoración de

un suceso relevante que alcanza la formalidad como la forma de vestir, las palabras,

emblemas, el uso del cuerpo y otros, que proporcionan una serie de seguridad y estabilidad ya

sea en un espacio abierto o cerrado, pero si estas si pierden su formalidad y contenido pueden

volverse simples hábitos.

Podemos señalar algunas características principales de los usos sociales , como lo es

la trascendencia social ; Y que vigilan las relaciones entre los habitantes de una sociedad y

establecen pautas que configuren sus conductas además, de hacerles ver la necesidad del uso

de estas por otro lado, existe un carácter diverso y heterogéneo que consiste en la expansión

de estudios psicológicos que ayuden a construir e imponer reglas que mejoren el desarrollo de

los grupos sociales buscando conseguir una eficacia social, se valen de su función de

exterioridad mientras se ejecute la regla del uso y sus consecuencias y por último y no menos

importante una de las características de los usos sociales es que se resisten al cambio, pues no

buscan ser modificados de forma abrupta con nuevas normas. Existen algunos criterios

conceptualmente hablando de los usos sociales y el derecho , vistas generalmente como

normas porque tiene la finalidad de regular el comportamiento social , ya que su origen

normativo radica en la sociedad y forman un estado de normas morales y jurídicas según

pág. 15
G.RDBRUCH (1959,669), conforme a lo expuesto por G. del Vicchio (1974,321-322) en la

historia pasan de una norma imperativa a una atributiva que les impone deberes y concede

derechos; se tienen en cuenta ambos puntos de vista conforme a que existe un desconociendo

en verlo como una regla de comportamiento.

En materia y contenido los usos sociales tienen mayor relevancia por ser objeto de

regulación de las relaciones y conductas sociales , respecto al aspecto material, ambas

comparten la misma materia: “ la regulación de la vida social” en todas sus vertientes y

manifestaciones; Ihering sostiene que la diferencia entre los usos y el derecho es básicamente

el grado de obligatoriedad, pero Theodor sostiene que el derecho carece de un objeto

especifico puesto que necesita de otros usos para poder introducirse, siendo así no se puede

desligar el uno del otro aunque estas estén en constante cambio y en evolución permanente.

En cuanto a la dimensión y el lugar de referencia de los actos nos revelan que tantos usos

sociales, y las normas de derecho son bilaterales puesto que este no es lógico si no se realiza

dentro de la sociedad. Y en el caso de las normas jurídicas y la moral dispone que las normas

son bilaterales y externas y la moral es unilateral por condición e interna, aunque este carácter

sea en distinto plano no posee una amplitud considerable que delimite su concepto. En los

usos sociales la cualidad del sujeto es indiferenciado y funcional que puede ser

intercambiable de un grupo a otro, con la obligación de mantener una buena conducta que

valla a acorde al rol encomendado, Si bien es cierto los usos sociales complementan las

normas jurídicas quienes tienen como finalidad proteger los bienes esenciales para que exista

una convivencia social que persigue hacer más agradable la vida del ser humano, teniendo en

cuenta que sin derecho no hay sociedad pero tampoco la habrá sin la aplicación de los usos

sociales quienes evidentemente se caracterizan por su puro gesto de amabilidad según

González Vicen (1991,491), pero no todos se reducen a la pura amabilidad pues algunos usos

carecen de ella por propia necesidad. Las normas del derecho disfrutan de una protección

pág. 16
institucionalizada porque existen órganos dedicados únicamente a protegerlos. Numerosos

juristas tomaron como base este criterio al intentar separar el derecho de la moral porque

diferencian el derecho por lo coercitivo y las diferentes reglas de conductas.

En síntesis, de lo anterior se puede determinar que existe una contrariedad al definir

explícitamente los criterios de delimitación entre los usos sociales y las normas del derecho,

así como en las normas morales y jurídicas puesto que existe complementación del sentido y

del contenido de su finalidad, aunque algunos puedan perder obligatoriedad hasta volverse

simplemente usos sociales no exigibles bajo una dinámica de transición.

pág. 17

También podría gustarte