Está en la página 1de 3

EL GÉNERO LÍRICO 1º ESO

Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,


La primavera ha venido.
al borde del abismo, estoy clamando,
Nadie sabe cómo ha sido.
a Dios. Y su silencio, retumbando,

ahoga mi voz en el vacío inerte.

Qué suavidad! ¡Qué clareza! Pasáronse las flores del verano


¡Qué rancio gusto y olor! el otoño pasó con sus racimos,
pasó el invierno con sus nieves cano
¡Qué paladar! ¡Qué color!

¡Todo con tanta fineza!

Vivir quiero conmigo, Y encontré mi ilusión desvanecida


gozar quiero del bien que debo al cielo, y eterno e insaciable mi deseo;
palpé la realidad y odié la vida;
a solas, sin testigo, sólo en la paz de los sepulcros creo.
libre de amor, de celo,

de odios, de esperanzas, de recelo.


Poesía es nada, apenas: Verde que te quiero verde

es la feliz expresión verde viento. Verdes ramas.


atada con las cadenas
forjadas por la ilusión. El barco sobre la mar

y el caballo en la montaña.
Cerrar podrá mis ojos la postrera 
sombra que me llevare el blanco día,  Con la sombra en la cintura
y podrá desatar esta alma mía 
ella sueña en su baranda,
hora a su afán ansioso lisonjera; 
mas no, desotra parte, en la ribera,  verde carne, pelo verde,
dejará la memoria, en donde ardía: 
con ojos de fría plata.
nadar sabe mi llama el agua fría, 
y perder el respeto a ley severa.  Verde que te quiero verde
Alma a quien todo un dios prisión ha sido, 
bajo la plata gitana,
venas que humor a tanto fuego han dado, 
médulas que han gloriosamente ardido,  las cosas la están mirando
su cuerpo dejarán, no su cuidado; 
y ella no puede mirarlas.
serán ceniza, más tendrán sentido, 
polvo serán, más polvo enamorado
EL GÉNERO LÍRICO 1º ESO

Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,


La primavera ha venido.
al borde del abismo, estoy clamando,
Nadie sabe cómo ha sido.
a Dios. Y su silencio, retumbando,

ahoga mi voz en el vacío inerte.

Qué suavidad! ¡Qué clareza! Pasáronse las flores del verano


¡Qué rancio gusto y olor! el otoño pasó con sus racimos,
pasó el invierno con sus nieves cano
¡Qué paladar! ¡Qué color!

¡Todo con tanta fineza!

Vivir quiero conmigo, Y encontré mi ilusión desvanecida


gozar quiero del bien que debo al cielo, y eterno e insaciable mi deseo;
palpé la realidad y odié la vida;
a solas, sin testigo, sólo en la paz de los sepulcros creo.
libre de amor, de celo,

de odios, de esperanzas, de recelo.


Poesía es nada, apenas: Verde que te quiero verde

es la feliz expresión verde viento. Verdes ramas.


atada con las cadenas
forjadas por la ilusión. El barco sobre la mar

y el caballo en la montaña.
Cerrar podrá mis ojos la postrera 
sombra que me llevare el blanco día,  Con la sombra en la cintura
y podrá desatar esta alma mía 
ella sueña en su baranda,
hora a su afán ansioso lisonjera; 
mas no, desotra parte, en la ribera,  verde carne, pelo verde,
dejará la memoria, en donde ardía: 
con ojos de fría plata.
nadar sabe mi llama el agua fría, 
y perder el respeto a ley severa.  Verde que te quiero verde
Alma a quien todo un dios prisión ha sido, 
bajo la plata gitana,
venas que humor a tanto fuego han dado, 
médulas que han gloriosamente ardido,  las cosas la están mirando
su cuerpo dejarán, no su cuidado; 
y ella no puede mirarlas.
serán ceniza, más tendrán sentido, 
polvo serán, más polvo enamorado
EL GÉNERO LÍRICO 1º ESO