Está en la página 1de 10

PRESENTACION ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL

CONTENIDO

1. Introducción

2. Definición de ETS

3. Causas de la infección

4. Enfermedades de transmisión sexual

5. Prevención

6. Control

7. Conclusión
INTRODUCCIÓN

Las ETS están actualmente siendo padecidas por muchas personas en


especial personas entre los 18 a 28 años por ser ellos(as) las personas con
mas actividad sexual entre la población. Su incidencia se halla en aumento por
el hacinamiento, el aumento de la densidad de población, las corrientes
inmigratorias y su relación con la conducta sexual de los seres humanos, En
este trabajo hablare de las enfermedades de transmisión sexual. Conoceremos
sus causas, algunas ETS y sus síntomas, la forma de prevenirlas, además de
algunas formas de control que podemos abordar . Descubriremos como
protegernos y como evitar contagiar a los demás.
DEFINICIÓN DE ETS

Las enfermedades de transmisión sexual son infecciones que se adquieren por


tener relaciones sexuales con un portador y/o por el mal uso de instrumentos
contaminados.
Los contactos asintomáticos (individuos infectados que no presentan síntomas
pero pueden transmitir la enfermedad) juegan un rol vital en la transmisión de
las ETS.
Las ETS afectan tanto a hombres como a mujeres, pero la mayoría de los
problemas pueden ser más graves en las mujeres; si una mujer embarazada
padece de ETS, puede causar problemas de salud al bebé.

CAUSAS DE LA INFECCIÓN

 Carencia de conocimiento sobre enfermedades de trasmisión sexual.


 Relaciones sexuales sin protección.
 Uso de Jeringas contaminadas.

ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

⇒CLAMIDIA: Es una enfermedad común causada por una bacteria, se


contagia a través de contacto sexual con una persona infectada, no suele
causar síntomas pero cuando sí presenta síntomas, puede aparecer una
sensación de ardor al orinar o una secreción anormal por la vagina o el
pene.

En los hombres puede infectar el epidídimo, que es el conducto que


lleva el esperma. Esto puede causar dolor, fiebre y, en raros casos,
infertilidad.

La infección por clamidia puede curarse con antibióticos


⇒GONORREA: Es una enfermedad curable. Es más común en los adultos
jóvenes. La bacteria que causante puede infectar el tracto genital, la boca
o el ano.

Algunas veces, la gonorrea no provoca síntomas, especialmente en las


mujeres. En los hombres, puede causar dolor al orinar y secreción
proveniente del pene. De no tratarse, puede afectar los testículos y
causar infertilidad. En las mujeres, la gonorrea puede provocar
hemorragias entre los períodos menstruales, dolor al orinar y aumento
de las secreciones vaginales. De no tratarse, puede provocar problemas
de infertilidad y en el embarazo, La gonorrea puede pasar de la madre al
bebé durante la gestación.

La gonorrea puede curarse con antibióticos indicados por el médico. El


uso correcto de preservativos de látex reduce enormemente, aunque no
elimina, el riesgo de contraer y contagiar la gonorrea.

⇒HERPES SIMPLE: El herpes es una infección causada por un virus. El


herpes bucal provoca llagas alrededor de la boca o en el rostro. El herpes
genital afecta los genitales o la región anal. El herpes genital es una que
Puede adquirirse por medio de las relaciones sexuales, aún con el sexo
oral. El virus puede diseminarse aunque no exista la presencia de llagas.
Las madres también pueden infectar a sus hijos durante el parto.

Algunas personas no tienen síntomas. Otras presentan llagas cerca del


área por la cual penetró el virus al cuerpo. Éstas se convierten en
ampollas que causan picazón y dolor y posteriormente se curan. El virus
puede ser peligroso para los recién nacidos o las personas con sistemas
inmunológicos debilitados.

La mayoría de las personas tiene brotes varias veces al año. Con el


transcurso del tiempo, los brotes se hacen menos frecuentes. Los
medicamentos que ayudan al cuerpo a combatir el virus pueden ayudar
a mejorar los síntomas y disminuir los brotes.

⇒VIH/SIDA: SIDA es la sigla del síndrome de inmunodeficiencia adquirida.


Es el estado más avanzado de infección por el virus de inmunodeficiencia
humana (VIH). El VIH es un virus que mata o daña las células del sistema
inmunológico del organismo.

El VIH suele contagiarse a través de las relaciones sexuales sin


protección con una persona infectada, también puede contagiarse por
compartir agujas con drogas o mediante el contacto con la sangre de
una persona infectada. Las mujeres pueden transmitírselo a sus bebés
durante el embarazo o el parto.

Los primeros signos de infección con VIH pueden ser inflamación de los
ganglios y síntomas gripales. Los mismos pueden presentarse y
desaparecer un mes o dos después de la infección. Los síntomas graves
pueden no aparecer hasta pasados meses o años.

Con un análisis de sangre se puede saber si una persona tiene una


infección por VIH. No existe una cura, pero hay muchas medicinas para
combatir la infección por VIH y las infecciones y cánceres que la
acompañan. Las personas pueden vivir con la enfermedad por muchos
años.

⇒VPH/VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO: Los virus del papiloma humano,


son virus comunes que pueden causar verrugas. Existen más de 100
tipos de VPH. La mayoría son inofensivos, pero aproximadamente 30
tipos se asocian con un mayor riesgo de tener cáncer. Estos tipos afectan
los genitales y se adquieren a través del contacto sexual con una pareja
infectada. Se clasifican como de bajo riesgo o de alto riesgo. Los VPH de
bajo riesgo pueden causar verrugas genitales. En las mujeres, los VPH de
alto riesgo pueden conducir al cáncer en el cuello uterino, vulva, vagina y
ano. En los hombres, pueden conducir al cáncer del ano y del pene.

Aunque algunas personas desarrollan verrugas genitales por infecciones


con VPH, otras no tienen síntomas. Un profesional de la salud puede
tratar o eliminar las verrugas. En las mujeres, el examen de
Papanicolaou puede detectar cambios en el cuello uterino que pudieran
evolucionar en cáncer.

El uso correcto de los preservativos de látex reduce enormemente,


aunque no elimina, el riesgo de contraer y contagiar el VPH. Una vacuna
puede proteger contra varios tipos de VPH, incluyendo algunos de los
que pueden causar cáncer

⇒SÍFILIS: Es una enfermedad de trasmisión causada por una bacteria.


Infecta el área genital, los labios, la boca o el ano y afecta tanto a los
hombres como a las mujeres. Por lo general se adquiere por contacto
sexual con una persona que la tiene. También puede pasar de la madre al
bebé durante el embarazo.

La etapa temprana de la sífilis suele causar una llaga única, pequeña e


indolora. Algunas veces, causa inflamación de los ganglios linfáticos
cercanos. Si no se trata, generalmente causa una erupción cutánea que
no pica, frecuentemente en manos y pies. Muchas personas no notan
los síntomas durante años. Los síntomas pueden desaparecer y
aparecer nuevamente.
Las llagas causadas por la sífilis facilitan adquirir o contagiar el virus
durante las relaciones sexuales. Si está embarazada, la sífilis puede
causar defectos congénitos o abortos. En casos raros, la sífilis causa
problemas de salud serios e incluso la muerte. Si se detecta a tiempo, la
enfermedad se cura fácilmente con antibióticos.

⇒TRICOMONIASIS: La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión


sexual causada por una bacteria. Afecta tanto a los hombres, como a las
mujeres, pero los síntomas son más comunes entre las mujeres, incluyen
una secreción vaginal verdosa o amarillenta, picazón en la vagina o cerca
de ésta y molestias para orinar. La mayoría de los hombres con
tricomoniasis no presenta síntomas, pero pueden tener irritación dentro
del pene.

La infección por tricomonas puede curarse con antibióticos. Entre los


hombres, la infección suele desaparecer espontáneamente sin provocar
síntomas. Pero un hombre infectado puede continuar infectando o
reinfectando a una mujer hasta que reciba tratamiento. Por lo tanto, es
importante que ambos integrantes de la pareja reciban tratamiento al
mismo tiempo.

PREVENCIÓN Y CONTROL DE ETS

Existen métodos para la planificación de embarazos y de enfermedades de


trasmisión sexual, el poco conocimiento de esto con lleva a las personas a
adquirir infecciones venéreas, cuando esta se contrae, es importante
controlarla para evitar su evolución.
El portador debe ser conciente del daño que puede causar al hacer contacto
sexual con otros, sin las medidas preventivas para transferir el virus.
Los programas de planificación familiar deben cubrir la prevención de las ETS,
al proporcionar los métodos que no son de barrera, debe informarse a las
mujeres y a los hombres que dichos métodos no proporcionarán protección
contra las enfermedades de transmisión sexual.

Esta es una de las opciones a las que podemos recurrir sobre el tema de ETS.

PREVENCIÓN

La experiencia nos dice que hay que combinar medidas preventivas y


curativas para detener la rapidez de la propagación de las ETS.

Aún admitiendo que la mayoría de las actividades para el control de ETS


deben dirigirse a combatir los comportamientos de riesgo en la población en
general, nadie duda de la necesidad de organizar intervenciones dirigidas a
grupos especialmente vulnerables.

Las estrategias específicas de control de las ETS serán distintas según se


dirijan a la población sana (tendrá por objetivo evitar que el sujeto contraiga
la enfermedad) o a la población infectada (el objetivo debe ser doble:
detectar y tratar tempranamente la enfermedad para evitar complicaciones,
y evitar que infecten a mas personas.)

En el primer caso cuando la estrategia de control se dirige a la población


sana, lo ideal sería la vacunación. Desafortunadamente, la única vacuna
realmente efectiva frente a las ETS que existe en el mercado, es la de la
Hepatitis B.

Son varios los puntos en los que se debe incidir si se quiere controlar o
erradicar la plaga de las ETS.

Limite el número de compañeros sexuales que usted tiene. Pregúntele a su


compañero si él o ella tiene o si ha tenido una ETS y dígale a su compañero
si usted ha tenido una. Hable acerca de si ambos se han hecho pruebas
para ITS y acerca de si deberían hacerse las pruebas.

La única forma segura de prevenir las ETS es no teniendo relaciones


sexuales. Si usted tiene relaciones sexuales, puede disminuir su riesgo de
tener una ITS teniendo relaciones sexuales solamente con una persona que
no está teniendo relaciones sexuales con nadie más y que no tiene una
ETS.

Información sexual

La información rigurosa y objetiva, así como el desarrollo de actitudes y


conductas saludables en las relaciones sexuales es la mejor medida para
prevenir las enfermedades de transmisión sexual.

Concretamente, en la población adolescente, esta realidad cobra gran


importancia al estar caracterizada esta etapa, por un lado, por deseos de
experimentación, sentimientos de invulnerabilidad y una gran dependencia
del grupo, siendo éste en que muchas ocasiones mediatiza sus conductas
sexuales; y por otro lado, por ser la etapa en que, generalmente, se inician
las relaciones sexuales con mayores conductas de riesgo.

Por lo tanto parece necesario empezar desde edades muy tempranas, en la


escuela, con una educación correcta sobre las enfermedades de
transmisión sexual, creando unas pautas de conducta responsables y sanas
que incluyan información objetiva sobre: la naturaleza exacta de las ETS,
como se propagan, como pueden curarse y como se previenen.

Higiene personal
Practicar una correcta higiene personal antes y después de las relaciones
sexuales. Simplemente limpiar los genitales externos con agua y jabón,
nunca se deben hacer duchas vaginales internas, que destruyen las
defensas del organismo y favorecen la aparición de infecciones, como por
ejemplo las candidas.

Lávese sus genitales con agua y jabón y orine pronto después de tener
relaciones sexuales. Esto puede ayudarle a eliminar algunos gérmenes con
el lavado antes de que estos tengan la oportunidad de infectarlo.

La higiene incumbe a los dos miembros de la pareja. También es


aconsejable orinar después del coito.

La higiene corporal no garantiza la prevención de las ETS, pero la falta de


ella favorece la aparición y reinfección de las ETS.

Trabajo con población afectada

Recalcar la necesidad de abstenerse por completo de mantener relaciones


sexuales con penetración o de usar condón hasta la total curación, y de no
mantener contactos sin protección con sus parejas habituales hasta que
éstas hayan sido examinadas y tratadas, si fuese necesario.
Eludir los auto-tratamientos tan tentadores para evitar “el corte” de tener
que consultar con personal cualificado y que tan peligrosas consecuencias
pueden tener para la salud.

CONTROL

Entre las estrategias de salud pública figuran evitar que la epidemia de ETS
se propague mediante los transmisores principales en la población en
general. Los transmisores principales más comunes son las trabajadoras y
los trabajadores del sexo.

Las ETS generalmente se propagan mediante los transmisores principales


en la población en general por conducto de las personas que tienen
relaciones sexuales con ambos grupos. Por ejemplo, los hombres que
interactúan con las trabajadoras del sexo tienen probabilidades de contraer
una ETS. Si están infectados, esos hombres pueden transmitir la infección a
su compañera en el hogar.

Tratar de cambiar las normas sociales que influyen en el comportamiento


sexual, las relaciones de tipo sexual y el uso de condones constituye otra
estrategia importante de salud pública para prevenir las ETS.
El uso de medios de información como la televisión, la radio, películas,
canciones, carteleras y revistas fomenta la toma de conciencia e influye en
las opiniones y los comportamientos. Los folletos, carteles, tiras cómicas y
letreros escritos en camisetas pueden reforzar los mensajes que modifican
las normas sociales.

Además, los miembros influyentes de la comunidad pueden dar discursos y


adoptar otras medidas que ayuden a producir cambios gradualmente.

El uso de técnicas de mercadeo para promover una meta social como el


comportamiento de menos riesgo, llamadas mercadeo social, puede influir
en las normas. Las actividades de educación sexual en las escuelas pueden
aumentar la concienciación e influir en las opiniones y los comportamientos.

Entre otros ejemplos de transmisores principales figuran los conductores de


camiones y los militares. Los jóvenes activos sexualmente y solteros
también tienden a fomentar la epidemia de ETS porque muchos de ellos
cambian de pareja con relativa frecuencia.

A nivel de salud pública, la promoción del uso sistemático y correcto del


condón puede hacer disminuir considerablemente la incidencia de ETS.
Esto puede tener la máxima eficacia cuando los programas
gubernamentales exigen que los transmisores principales usen condones.
CONCLUSION

Al tener un poco de conocimiento acerca de este tema es fácil tratar


de prevenir los riesgos de contraer una ETS, sin embargo no somos
ajenos a que por un descuido contraigamos una de estas
enfermedades, somos responsables de nuestros actos y de ellos
depende no solo nuestra salud si no de las personas que están a
nuestro alrededor y mas aun nuestras compañeras (os) de
convivencia. “Es mejor prevenir que lamentar”.