Está en la página 1de 2

LA MORAL Y LA CONDUCTA ÉTICA EN EL HOMBRE

Es increíble el sinfín de formas de actuar o pensar que tenemos los seres humanos. Por
esta razón, cada uno de nosotros somos capaces de juzgar y ser juzgados sobre nuestras
acciones día tras día. ¿Ceder el paso a las personas mayores? Está bien. ¿Insultar a
alguien? Está mal. ¿Faltar a tu trabajo? Es una irresponsabilidad. Todo esto de valorar
a algo como bueno o malo se resume en dos términos fundamentales: moral y ética.
Estas palabras suelen ser muy usadas, sin embargo, no significan lo mismo. Se debe
reconocer la diferencia entre cada una de estas y aplicarlas correctamente en situaciones
de la vida real.
En primer lugar, debemos definir correctamente el término moral. Este se refiere al
conjunto de creencias y normas de una cultura, transmitidos de generación en
generación por la sociedad. Asimismo, “la palabra moral tiene además el sentido de lo
que se hace por costumbre en una comunidad y época determinadas, esto significa que
lo que es moral en una determinada parte del mundo, puede no serlo en otra” (Boff,
2003). Esto quiere decir que la moral puede variar con el tiempo, pues se apoya en
costumbres y normas exteriores que influyen en la conducta de cada uno. Por ejemplo,
antes, o incluso ahora en algunas culturas, es moralmente mal visto que las mujeres usen
shorts o prendas cortas, mientras que en otros países esto es completamente normal.
En segundo lugar, llamamos "ética" a esa disciplina filosófica que constituye una
reflexión de segundo orden sobre los problemas morales" (Cortina, Orts y
Navarro,1996). En otras palabras, es una reflexión crítica que se hace de la moral,
intentando encontrar una justificación a las normas de la sociedad. Esto sucede en el
interior de una persona, producto de su elección y análisis. Por eso decimos que la ética
tiene influencia de la moral. Asimismo, la ética es una rama de la filosofía, pues se basa
en la razón, la conciencia y la voluntad.
Podríamos decir, entonces, que estos dos términos representan lo mismo, pero desde
distintas perspectivas, pues ambos se relacionan con lo que está bien o mal. La moral
está enfocada en lo grupal y exterior, mientras la ética es individual y se orienta en las
convicciones y principios de cada ser. Una persona es moral cuando se basa en las
costumbres y valores establecidos, aquellos que pueden o no cuestionarse por la ética.
Por esta razón, un individuo puede ser moral, por sus costumbres, pero si no obedece a
sus propios principios y fundamentos, no es una persona ética. La importancia de la
moral es que permite que los individuos actúen éticamente y la aplicación de estos
conceptos en la sociedad es esencial, pues gracias a estos dos se logra una convivencia
armoniosa, de lo contrario, las personas no serían conscientes de cometer actos malos y
los conflictos se agravarían
En conclusión, es necesario reconocer la diferencia entre ética y moral. A pesar de que
ambos nos conlleven a determinar si algo es “bueno o malo”, la moral se rige por las
costumbres de un grupo social mientras que la ética se basa en las reflexiones de uno
mismo. Estos términos se complementan para dar lugar a una sociedad más justa y
consciente. Frente a esto, nuestro deber como personas libres de pensamiento y
decisión, es saber llevar un adecuado proceso para discernir lo que está bien o no, y
actuar en base a un buen balance de las normas externas y nuestros propios principios,
logrando construir una mejor sociedad, con más altruismo y menos egoísmo.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Boff, L. (2003). Ética y moral. La búsqueda de los fundamentos (5ª ed.). Bilbao:
Editorial Sal Terrae.
https://www.academia.edu/download/55984212/Etica_y_moral.pdf
Cortina, A., Orts, A. C., & Navarro, E. M. (1996). Ética (Vol. 4). Ediciones Akal.
https://books.google.com.pe/books?
hl=es&lr=&id=_HtC1_tTjfUC&oi=fnd&pg=PA9&dq=la+moral+y+etica&ots=h
FkJ2RS4HL&sig=VEkU6Z735p5nlbtAIfYCsyhZwJU