Está en la página 1de 510

MANUAL

DE APOLOGÉTICA
INTRODUCCION

A LA DOCTRINA CRISTIANA
P O R EL

Dr. A. BOULENGER
C A N Ó N IG O H O N O R A R IO DE ARKÁS

Primer* edición eipaftala, traducid* de la 5.° edición (ranee** por el


Dr . J o a q u ín S en d ra, C an ó n ig o

li D I T O tí I A I. P O L Í G L O T A
PETR1TXOL. 8 - B A R CELO N A
M CMXXIX
(ΠαπιιαΙ de Apologética
INDICE DE MATERIAS
P á g in a i

I n t r o d u c c ió n . — Nociones g e n e r a l e s .................................................................... 7

Primera Parte: Los preámbulos racionales de la Fe.


SECCION I : DIOS
Cap. p re lim in a r. — El problem a de la certeza ................................. ....... 19
C a p. I. — De la existencia de Dios ..............................................................30
Cap. II. — De la naturaleza de Dios ............................................................. 70
Cap. III. — Acción de Dios. Creación y Providencia ...................... ........ 82

SECCION II : EL HOMBRE
I. — Naturaleza del hombre ............................................................
C a í ·. 103
C ap. II. — Origen y destino del hombre. — Unidad de la especie
humana. — Antigüedad del hombre ............................. 119
SECCION III : RELACIONES ENTRE DIOS Y EL HOMBRE
C ap. I- — Religión y R ev elació n ............................................................... 138
Cap. II. — Los criterios de la Revelación. El Milagro y la Profecía. 160

Segunda Parte : Investigación de la verdadera Religión


SECCION I : LAS FALSAS RELIOIONES
Cap. único. — Las principales religiones no cristianas ..................... 183
SECCION II : LA VERDADERA RELIGION. EL CRISTIANISMO
C a p. I. — Los documentos de la R evelación............................................ 202
C a p. II. — La afirmación de J e s ú s ............................................................... 228
C a p . III. — Realización en Jesús de las profecías Mesiánicas .............. 245
C a p . IV. — Jesús ha conlirmado su aserto con sus profecías, con
sus milagros, y con su resurrección ...................................263
Cap. V. — La doctrina de Jesús. Su rápida difusión, su conserva­
ción maravillosa. El M a rtirio ............................................. ..... 290
MANUAL DE APOLOGÉTICA

Tercera parte : La verdadera Iglesia


SECCION I : INVESTIGACION DELA VERDADERA IGLESIA

C ap. I. — Institución de una Ig le s ia ........................................................ 325


C a p. II. — La verdadera Iglesia. Sus notas. Unicamente la Iglesia
Romana las posee ............................................................... 576
SECCION II : CONSTITUCION DE LA IGLESIA

C a p. I. — Jerarquía y poderes de la Iglesia ........................................ 412


C a p. II.— Los derechos de la Iglesia. Relaciones entre la Iglesia
y el E s t a d o ............................................................................ 441
SECCION III : APOLOGIA DE LA IGLESIA

C a p. 1. — La Iglesia y la Historia ........................................................... 466


Cap. II. — La Fe a rte la razón y la ciencia ........................................ 496
NIHIL OBSTAT

F.l C en so r,
D r. J o a q u in S c n d ra . C a n ó n ig o

B a rc e lo n a . 21 de en ero de 1929.

Im p rím ase .

t J O S É , O b is p o de B a r c e lo n a .

P o r m a n d a to de s u E xcm a. lim a
D r. F ra n c is co M.® O r t e g a de la L o ren a ,
C an c ille r - S e c re ta rio

E S P R O P IE D A D
C o p y r ig h t b y E d ito r ia l P o lig lo ta . 1979.

• Traducción publicada con ¡a autorización de! Canónigo B o u lsn g e r y de ta Librería


Católica E m m anuel Virte, P laza Belleeour. J - L yon ; que s e reservan p a n elÍQ9 to d o s
aua d erechos ►,
OBISPADO DE ARRAS
f

M u y estim a d o s e ñ o r c a p e llá n :

E l é x it o oblig a. L a prim era obra de V . “ L a D o c tr in a C a tó lic a " le


ha llev a d o y ca si o b lig a d o a da rle un co m p lem en to co n e l "M a n u a l de
A p o lo g é tic a ” .
T o d o es d eb id o a su s e x c e le n te s cu a lid a d es de m éto d o , de p r e c i­
sió n , de p rob id a d c ie n tífic a . E lla s son la s q ue le han co n qu ista d o tan tos
le c to r e s y tan gran n ú m ero de d iscíp u lo s y ellas le s han dado m o tiv o
para esp era r de V . e ste n u ev o e s fu e r zo .
U n m an ua l d e a p o lo g é tica , en e fe c t o , no es co sa fá c il. E l o b je to
es una cosa co m p le ja , a rdua, y en p erp etu a tra n sfo r m a ció n , p o r lo m e ­
n o s en lo q ue se r e fie r e a su pa rte n eg a tiva. U n tra b a jo d e ta l Indole
req u iere un a in te lig e n cia iie m p r e a lerta q ue sep a h erm a n a r la f l e x i b i ­
lid a d con la fir m e z a d e esp íritu .
P o r otra pa rte, no es la A p o lo g é tic a , p o r ra són d e s u o b je to , un
arte y una cie n cia a la v e s ? S i ella p r ete n d e c o n v e n c e r y m o v er , no
p u ed e en ninguna m anera d e sd e ñ a r la s circ u n sta n cia s d e tiem p o, de
p a ís, de persona s. E l ta len to d e l a p o log ista , su m érito y su é x it o d ep en ­
de p recisa m e n te d e ¡a e le c c ió n q u e hag a de lo s a rg u m e n to s, d e s u im ­
porta ncia resp ectiv a y de la m an era cóm o sep a p rese n ta rlo s y d e sa rr o ­
llarlos.
E l " M a n u a l" de V ., setio r ca p ellán , e s fr u to d e d e te n id o estu d io,
en un p a c ie n te tra b a jo de ela bora ción .
P a ra dar en fir m e e l p u n to de pa rtida en la in v e stig a c ió n de la
v erd ad era I g le s ia , ha estado V . m uy a certa d o a l p r e s e n ta r n o cio n es
ra cio n a les so b re la c e rte za , la n a tu ra leza d e l h om b re y la s re la cio n e s
q ue e x is te n e n tre e l alm a y su C ria d or. N a d a m ás op ortu n o en lo s a c ­
tu a les tiem p os. L o m ás d ifíc il h oy día es tra er a lo s in d ife r e n te s a c o n ­
fe s a r la n ec esid a d d e una relig ió n . L le g a d o s a e ste ter re n o , la elec ció n
pron to está h ech a . L a relig ió n cristian a y ca tólica sa le v ic to rio sa de
toda com p a ra ción .
S in em b argo, aún en e ste terren o es p r e c is o co m b a tir co n tra te ­
m ib les a d versa rios. L o s sa b ios m od ern os, fo r m a d o s en la s d iscip lin a s
6 M ANUAL DF. A P O L O G É T IC A

cie n tífic a s , h a b itua dos a pasar por e l tam iz tod o s lo s te x to s y lo s a rg u ­


m en to s tod o s, son ig u a lm en te h á b iles para el ataque com o para la
réplica. C o n m u ch a sag a cid a d y a ten ción ha e xp lo ra d o V . lo q ue p o ­
d ríam os llam ar su s p o sic io n es de com bate. N o creo q ue haya elu d id o V .
nin g u n a d e la s c u e stio n e s p rom ov id a s re cie n te m e n te en lo s d iv e rso s
d om in io s don de se en cu en tra n la f e y el r a c io n a lism o : e x é g e s is , h is ­
toria de las re lig io n es, ev o lu ció n de los dog m as, h istoria de la Ig lesia
prim itiva.
A p esar d e las im p e r fe c c io n e s in e v ita b le s en una m ateria que s e re la ­
ciona con p rob lem a s tan d e lica d o s, l h a realizado una obra de gran
valor.
T ie n e V . el m érito esp ecia l de po n er las ideas en un orden lu m in o ­
so y ju s to . L e g u sta a V . m ás /« s o lid e z de lo s a rg u m en to s q ue la Hom­
bradía d e su s a utores. S a b e /'. h allar Lis m e jo r e s fu e n te s para su s in ­
fo r m a cio n e s , sin m en oscab o de la leg itim a in d ep en d en cia d e su propio
ju icio .
P o r tod o s e sto s m éritos, yo d eseo a su lib ro , m i estim a do s eñ o r C a ­
pellán, e l m ism o ¿ x ito q ue han ten id o lo s q ue le p rec ed ie ro n , y e n c a ­
recid a m en te le pido que prosiga lo s tra b a jos a lo s cu a les v ie n e V . d e d i­
cán d ose desde h ace a lg u n o s años, para la d ifu s ió n de la cien cia m ás
n ecesa ria y aún podría d e cir la que m ás apasiona entre tod a s: la
cien cia de la R e lig ió n .
D e cora zón ben d igo , estim a do s eñ o r C a p ellá n , la n ob le in icia tiv a
de I ’ ., a l m ism o tiem p o que le ren u ev o el sen tim ien to de m i m ás p a ­
tern a l a fe c to en N u e str o S e ñ o r .

t E u g e n io - L u i s ,

O b isp o d e A rra s.

A r r a s , 23 ile m a y o do i()20.
F iesta de P e n te co sté s.
IN T R O D U C C IÓ N 7

INTRODUCCION

N ociones generales
D efinición.
J u s tific a c ió n ir cati lica. — M otivos d e credl-
O b jeto . b 'lid ad
D e fe n s a de ta íe c a tó lic a
A. C o n fir m a r r» la f«* a los c rey en te s. C o n v e r t i r &
Fin. lo s inoife« ei leí- y «tro*·
B. R e f u t a r l«*<* t>h)e<.l nes de lo s In c ré d u lo ·.
B a s v de la le.
4 ° Im p o rta n c ia
C ondi» ió n i-eL »aria de la tenlogfa.

A. P a r t e f i o· a)
s ó fic a b) El h o m b 'e .
O S u s rv litclo n es La relig ió n .
Ivlslón. o) D e m o s tra c ió n d e la re lig ió n
LA APOLO­ P a r t e /lis ·
c iis ilu n a .
tó iic a .
I») D e m o a t'a c ió o d e l a Iglesia
GÉTIC A, l c a to lk a .
A. r a c i o n o ! e a la p a r te filosófica.
i o ) S e g ú a el f>uo' í 1. d e s c e n d i e n t e .
I lo de p a n l d · . | J_ascendenlc
6.° M étodos.
3 . h is tó r ic o v b ) S e g ú n la d b ' 1. e i t r h e c o .
i lu ra le z a de los
f arg u m e n to s . 2. in tr is e c o .

A. T r a d ic io n a l.
7.a H is to ria D, M o d ern o .
C. M o d e r n is ta .
8.° P la n de A. 1 “ p a n e . P r e á m b u lo s d e la f e
B. 2.a p a rte . L a v e r d a d e r a R e lig ió n .
C. 3 * p a rte . L a v e r d a d e r a I g le s ia .

La Apologética. Definición. Objeto.

1.—Definición. — E tim o ló g ic a m e n te la p a la b ra a p o log ética (en


g r ie g o a p o lo g é tik o s, a p o log ía ) iju iere d e c ir ju s tific a c ió n , d e fe n s a . S i-
8 M ANUAt DE A P O L O G É T IC A

gu ie n d o pues, la e tim o lo g ía , la a p o lo g é tic a es la ju s tific a c ió n y la


d e fe n s a d e la fe ca tó lica .
2.— Objeto. — C o m o se v e p or la d efinición , la a p o lo g é tic a tien e
un doble o b j e t o : — a ) la ju s tific a c ió n de la f e ca tólica. C o n sid eran d o
a la re lig ió n en su fu n d am en to , esto es, en el h ech o de la rev ela ció n
c r is tia n a de la cu a l la I g le s ia c a tó lic a se afirm a d e p o s ita ría fiel y ú n i­
ca , la a p o lo g é tic a ex p o n e los m o tiv o s de cred ib ilid a d qu e prueban
la e x is te n c ia de a q u ella re v e la ció n . E l p rob lem a q ue debe re s o lv e r es
el s ig u ie n te : D a d o que un c ie rto nú m ero d e relig io n e s se re p a rte la
h u m an id ad , se tr a ta de a v e r ig u a r cu á l es la v e rd a d e ra . A h o r a bien , el
a p o lo g ista ca tó lic o p reten d e q ue su fe es la única verdadera y la o b je ­
tiv a m en te v er d a d e ra ; y d ebe p rob ar su aserto . E sto co n stitu ye la a p o ­
lo g é tic a d em ostra tiva o constructizra;— b) la d efen sa de la f e católica.
L a a p o lo g é tic a no só lo p resen ta los títu lo s de la R e lig ió n c a tó lic a a
n u e stra ad h esió n , sin o que h ace fre n te a los a d v e rs a r io s y resp on d e al
m ism o tiem p o a sus ataq u es. Y com o esto s v a r ía n se gú n la s ép ocas,
tam bién la a p o lo g é tic a d ebe e v o lu c io n a r y r e n o v a r sus m étod os, d e ­
ja n d o a un lad o la s o b je c io n e s a n ticu a d a s y acu d ien d o al te rre n o de
co m bate e le g id o p o r los a d v e rs a r io s en la h o ra p resen te. M ira d a b a jo
este segu n d o asp ecto, la a p o lo g é tic a tien e un c a r á c te r n eg a tiv o y se
lla m a a p o lo g é tic a d e fe n siv a .
3 ,— C o ro lario. - A P O L O G E T I C A Y A P O L O G I A .— S e a c o s ­
tu m b ra d is tin g u ir e n tre A p o lo g é tic a y A p o lo g ía . "A p o lo g é tic a s ig n i­
fica p ro p ia m e n te : cie n c ia d e la A p o lo g ía , co m o d o g m á tic a s ign ifica,
cie n cia de lo s d o gm as. L a A p o lo g é tic a es la d e fe n s a sab ia d el c r is t ia ­
n ism o p or la e x p o s ició n d e la s ra zo n e s que le ab on an... U n a a p o lo g ía
es u n a d e fe n s a o p u esta a un ataq ue, ( i ) E l o b je to de la A p o lo g é tic a es,
p o r co n sig u ien te, m ás g en e ra l. L a A p o lo g ía , p or el c o n tra rio , se m u e­
v e en u n a e s fe r a re s tr in g id a , se re d u ce a la d e fe n s a d e un p u n to de
d o ctrin a ca tó lica , sea en el d o gm a , en la m o ral o en la d iscip lin a. (2)
P ru e b a , p or ejem p lo, que el m isterio d e la T r in id a d no es ab su rd o , que
es in ju s to a c u s a r a la m o ral c r is tia n a de in teresa d a , que el ce lib a to ,
le jo s d e s er u n a in stitu ció n rep ren sib le o fr e c e in estim a b les v e n t a ja s ;
o re h a b ilita , si es p reciso , la m em o ria de tin santo. L a tip o lo g ía se r e ­
m on ta a la p rim era edad d el c r is tia n is m o ; la A p o lo g é tic a , sien d o u n a
cie n cia , h a v e n id o m ás ta rd e , o m e jo r, e stá siem pre en v ía s de fo r m a ­
ció n o a l m enos d e p e rfecc io n a m ien to .

(I) T . H i m N C E R , T e o lo g ía fu n d a m e n ta l, lom o I.
(9 L a ap o lo g ía tie n e au lu g ar « t la e s p o a k ió n d e la D octrina caióüca. R em ítin io · al
lectof a toa trea faacfculoa d e n u estra o b ra .
I N T R O D U C C IÓ N 9

Fin e Importancia de la Apologética.

4 .— Fin. — E l o b je to de la A p o lo g é tic a (N ú m . 2) m an ifie sta c la r a ­


m ente c u á l es el f i n qu e p e rsigu e.
A . E N C U A N T O D E M O S T R A T I V A , se d ir ig e p or u n a p a rte al
c re y e n te , y por o tra al in d ife re n te y al ateo , a) a l crey en te p a ra so ste n e r­
le en sus co n v ic c io n e s p e rm itién d o le e s ta b le c e r la bien fu n d a d o de su fe,
e s cla re c ie n d o su in te lig e n c ia y co n firm a n d o su v o lu n ta d .— b) al in d ife ­
ren te p a ra c o n v e n ce rle de que la cu e stió n r e lig io sa no es p o testa tiv a
sin o o b lig a to r ia y que en m a te ria ta n g r a v e , la in d ife re n c ia es a lg o
ir r a c io n a l; y al ateo p a ra s a c a rlo de su in cre d u lid a d . A uno y o tro p re ­
ten de lle v a r lo s a la r e fle x ió n , al estu d io d eten id o y a la c o n v e rs ió n . (1 )
H. E N C U A N T O D E F E N S I V A , la a p o lo g é tic a se d irig e só lo a
los a n ticr cy c n lcs y tien e co m o fin alid ad r e fu t a r sus p re ju ic io s y sus
o b je cio n e s . D ecim o s a n tierey en tes y n o in c ré d u lo s por;|iie, ésto s o r ­
d in a ria m e n te se co n te n tan con no cr e e r, al p aso qu e aq u ello s tienen una
esp ecie de re lig ió n que q u iere n o po n er a la c a tó lic a : la re lig ió n q u e
llam an ello s, de la cie n cia , de la h u m an id ad , de la d e m o c ra c ia , de la s o ­
lid a rid a d , ele.
5 .— Im portancia. — L a im p o rta n c ia d e la a p o lo g é tic a se d e d u ce de
la s d os ra zo n e s s ig u ie n te s :— o) E s tá en la base de la fé . R eco rd e m o s
co n e fe c to , que la fe im p lica un trip le c o n c u rs o : el de la in te lig e n cia ,
el de la v o lu n ta d y el de la g r a c ia . (2) A s i, p ues, la A p o lo g é tic a tien e
p or m isió n el co n d u c ir h asta los u m b ra les de la le , h a c ié n d o la p osible, al
d e m o s tra r qu e es ra zo n ab le (3 ). K s v e rd ad que si nos aten em os al h ech o,
la cu e stió n en su p rin cip io ni s iq u ie ra se p lan tea en n u e stro en te n d i­
m ie n to ; la to m am o s re su e lta , an tes d e qu e n u estro e s p íritu p ien se en
d is c u t ir la ; p orq ue c u a lq u ie ra q ue sea n u estra re lig ió n , la hem os r e c i­
b id o de n u e s tra e d u ca ció n y de n u e stro m ed io am b ien te. N o s v ien e
de n u e stro s p a d res y de n u e stro s m aestro s. M u ch o s se co n te n tan con
esto y la a cep tan en su to talid a d sin d iscu sió n y sin o tra s p ru eb as m is

(1) L a ap o lo g é tic a, y a «e d iríja a c re y e n te · o a no cre y e n te s, siem p re se p ro p o n e p ro ­


d u cir e n la · a lm a · la c e rte z a e n c u a n to a la ex iste n c ia d e la rev elac ió n c ris tia n a . P e ro m u ­
c h a · e s c u e la · filosóficas p o n e n e n d u d a e l p o d e r d e l espírit j h u m a n o p a r a c o n o c e r la v e rd a d ,
p o r eso u rg e re so lv e r, a n te to d o , e l p ro b le m a d e la c e rtid u m b re <véa se c a p ítu lo prelim inar).
(2) V é a s e n u e s tra D octrina católica. N úm . 292,
(3) L a s p ru e b a s q u e el a p o lo g ista d a d el h e c h o d e la rev ela ció n , d e b e n co n d u c irn o s a
fo rm u la r u n d o b le ju ic io : el p rim ero , q u e la re v elac ió n s e n o s m an ifieste co n evidencia
o b je tiv a , q u e e s creíb le, Juicio d e cred ib ilid a d ; s e g u n d o , q u e ai e s cre íb le fcou obligación
d e cre e r, juicio d e cre d e n d id o d . E | p rim e r juicio e s d e o rd e n esp e cu /efio o y sólo se d irig e
a la in telig en cia, e l se g u n d o v a m i · alU . e s práctico, y s e d irig e a la volu n tad .
10 M ANUAL I)F. A P O L O G É T IC A

que la de au to rid ad . P e ro , puede lle g a r el m om ento en que s u r ja la d u ­


da y sea n ecesa rio d a r arm as a n u estra fe co n tra los ataques de sus
en em igos. ¿ S. P e d ro no recom en d ab a y a a los p rim eros cristia n o s que
e stu v ie re n d ispuestos a d a r ra zó n de su fe ? ( 1, P ed ro . I I I . 15). A h o ra ,
pues, m ás que n u n ca d ebe el c a tó lico e s ta r en co n d icion es de ra zo n a r
sus cre e n cia s y de ju s tifica rla s an te Jos dem ás (1 ).— b) L a ap o lo g ética es
la con d ició n n ecesa ria de la teología. C o n e fe c to , la e x p o sició n de la
D o ctrin a ca tó lic a (p rop ia de la te o lo g ía ) supone la fe ya ad m itid a y
no co n ciern e m ás que a los creyen tes. P ero la fe se a b rió el cam ino
p or m edio d e la A p o lo g é tic a que em pleando com o único instrum ento
la razón p a rle de la s cr ia tu ra s p ara e le v a r se al C re a d o r, al D io s re ­
v e la d o r y v ien e a p a ra r al h ech o de la Iglesia docen te, al paso que la
te o lo g ía p artien d o del p u nto-térm ino de la a p o lo gética, a sab er, del
m a g iste rio in fa lib le de la Ig le s ia ex p o n e las en señ an zas de la fe. Com o
se v e , am bas d iscip lin as tienen sus puntos de co n tacto y trata n de la re ­
v e la c ió n , p ero d ifie re n en el punto de p artid a y en la d irecció n .

División de la Apologética

6.— L a re lig ió n ca tó lic a tiene por fun d am en to el v ín cu lo o las re la ­


cion es que se dan e n tre D io s y el hom bre, o m ejo r, el alm a hum ana.
D e aquí se sigu e que la A p o lo g é tic a debe h a b la r de D io s, del hom bre
y de las relacio n es e x is te n te s e n tre am bos térm inos. P e ro la solución
de los p rob lem as que se r e fie r e n a este trip le o b je to es del dom inio
de la filo so fía y de la h isto ria . D e donde flu y e la d iv isió n e n : p arte
filo s ó fic a y p arte histórica.
7.— 1.“ Parte filosófica. — L a s p rin cip ales cu estio n es que p erten ecen
al cam po de la filo s o fía son las sigu ien te s.— A . D I O S . F.sla p rim era
sección tr a ta de la e x isten c ia , naturaleza y acción de D io s (C re a ció n y
P ro v id e n c ia ).— B . E L H O M B R E . L a segu n d a secció n debe d em o strar
(1) S in em b a rg o , conviene h a c e r n o ta r q u e ai e s tá perm itido d c la m e n , 1« d u d a n o lo
e s tá . EJ Concilio V a tic a n o d e c la ra q u e »los q u e h an recibido la íe p o r el m ag isterio d e la
Iglesia n u n ca p u e d e n ten e r u n a ra zó n válid a p n ia c a m b ia l su fe o d u d a r d e ella»
(C onsl. D ei Elius, C an, 111 y C an. IV). A los q u e p re te n d e n q u e e s m en e ste r h a c e r ta b la
ra sa d e su ie p a r a Mesar a la v erd ad , re sp o n d e L e ib n itz : «C uando qu erem o s d a m o s cu e n ta
d e las c n u , la d u d a n o tiene n uda q u e h ac er. Q u e se h a g a e ia m e n p a ra so b re p o n erte a
u n a d u d a , p a s e : p ero , q u e p a r a e ia m in a r se a n ec esario c o m e n zar p o r la d u d a , e s to e s lo
q u e yo nieiio.D J. M . B londel. d esp u é s d e e s ta c ita d e L eibnitz. a ñ a d e p o r su c u e n ta :
«Ceven d e e n g a ñ a rs e sobre el sen tid o v erd ad ero d el esp íritu c r itic o : ten e r el espíritu b u en o
y aplicarlo b ien n o es, e n el m o m en to d e la investigación, d e ja r d e v e r ; p o r el co n tra río ,
ea ver q u e h ay siem pre nu ev a s co sa s q u e v er, n u ev a s co s a s q u e c o m p ro b a r y nu ev a s
c o s a · q u e vivir. E sto es b u sc a r la luz con la luz. <! A c a so com ienza p o r extin g u ir la luz
el q u e q u ie re ver co n c la rid a d ? ·
I N T R O n i'C C t Ó N II

la existen cia d e l alma hum ana, de un alm a espiritual, libre e in m orta l.—
C . R E L A C I O N E S E N T R E A M B O S . T-a tercera secció n fo rm a com o
la co n clu sió n de la s dos p rim eras. P a rtie n d o de la n a tu ra leza de D ios
y del h om bre tien e por fin a lid a d esta b lece r la s re lacio n es que de la
co m paració n de los dos térm in o s se sigu en y a com o n ecesa ria s y a c o ­
mo posibles. L a s tres seccio n es de la p rim era P a rte co n stitu yen lo que
puede lla m a r s e : preám bulos racionales de la fe .

8.— 2.“ Parte histórica. — C o n e sta segu n d a p arte ab ordam os la


cuestión de hecho. P e ro todo h ech o es del d om inio de la h is to ria ; luego
el ap o lo gista debe p rob ar con docum en tos h istó rico s la ex iste n cia de
la re v e la ció n p rim itiv a y m osaica, y d espués, de la re v ela ció n c r is tia ­
n a h ech a por J esu cristo y encom endada a la Ig le s ia p a ra su cu stod ia.
L a p arte h istó ric a , pues, se subd ivid e en d os s ecc io n es: la d em ostra­
ción cristia n a y la d em ostració n cató lica.
A . D E M O S T R A C I O N C R I S T I A N A .— F.n esta p rim era secció n
se tr a ta de p ro b ar .el origen divin o de la religión cristian a p or sig n os
o criterios que d eterm in an n uestro asentim ien to. E sto s sign o s son de dos
c la s e s :— a )cri(m 'o £ ex tr ín se co s, esto es, hech os, m ila g ro s y p ro fe c ía s,
que no pudieiido ten er o tro au to r que D io s, nos han sido su m in istra ­
dos por E l con m iras a la rev e la ció n p ara a u to riza r y co n firm a r nu es­
tra fe. y — b) criterio s in trín secos, esto es, inh eren tes a la d o ctrin a
rev ela d a (v éase núm. 156).
R. D E M O S T R A C I O N C A T O L I C A . U n a v e z probad o el o ri­
ge n d ivin o de la relig ió n cristia n a , el ap o lo g ista debe d em o strar que só­
lo la Ig le s ia ca tó lica posee las señ ales d e la v erd a d e ra I g le s ia fu n d a ­
da por C risto .
9·— O T R A F O R M A D E D E M O S T R A C I O N .— L a s dos seccion es
de la p arte h istó ric a pueden fu n d irse en una y h acer in m ed iatam en te
la d em ostració n ca tó lica sin el interm edio de la d em ostració n cristia n a.
E l a p o lo gista que ad op ta este m étodo de 1111 grado v a d erech o a la
Ig le s ia ca tó lica que presenta com o “ ilu strad a con ta les ca ra c te re s que
todo el m undo puede fácilm en te v e rla y reco n o cerla por g u a rd ia n a y
m aestra ún ica del depósito de la re v e la c ió n ” , p oseyen do ella so la “ el
tesoro inm enso y m a ra villo so de los h ech os d iv in o s que lleva n h asta
la e v id e n cia la cred ib ilid a d de la fe c r is tia n a ” y sien d o e lla m ism a
un hecho d ivin o, “ un gra n d e y perpetuo m otivo de cred ib ilid a d , por
su ad m irable p rop ag ació n , su san tid ad em inente, su in a g o ta b le f e ­
cu nd id ad en toda clase de-bienes, su unidad ca tó lica y su in ven cib le esta-
12 M ANUAL DE A P O L O G É T IC A

h ilid a d ” . ( i ) A d m itid a la cre d ib ilid a d d el m a g is te rio d iv in o de la I g le s ia


y a no h a y sin o e s cu c h a r sus en señ an za s. T a le s son las g ra n d e s lín ea s de
la A p o lo g é tic a dem o stra tiv a . P o r lo d em ás, ca m in a al p a r d e la a po lo­
g é tica d e fe n s iv a que la d e s p e ja el te rre n o r e fu ta n d o la s o b je cio n e s de
su s a d v e rs a r io s y a en la p a rle filo s ó fic a y a en la p a rte h is tó ric a .

L o s M étod o s d e la A p o lo g é tic a

10. — 1.“ D efinición— M é to d o a p o lo g ético es el c o n ju n to de p r o c e ­


d im ien tos q ue em plea el a p o lo g is ta p a ra d e m o stra r la v e rd a d de la r e ­
lig ió n c ris tia n a .
11.— 2.° E sp ecies. — C o m o el m éto d o de la a p o lo g é tic a d ebe v a r ia r
n e ce sa ria m e n te p o r ra zó n del asu n to que tr a ta , se p uede d is tin g u ir :
a ) e l m étodo filo s ó fic o o ra ciona l, en la p a rte filo s ó fic a donde se in ­
te n ta d e m o stra r p or la ra zó n la e x is te n c ia y la n a tu ra le za de D io s y
del alm a h u m an a, y de e s ta b le c e r sus rela cio n es.— b) el m étodo h is tó r i­
co, en la segu n d a p a rte donde h a y q ue p ro b a r p or la H is to ria el h ech o
de la re v e la c ió n . E l m étodo h istó ric o a su v e z , to m a d ife re n te s nom ­
b re s segú n el p ro ced im ien to que use el ap o lo g ista .
1. S E G U N E L P U N T O D E P A R T I D A q ue ad o p te ten d rem o s
el m éto d o d escen d en te o el a scen d en te, i) E n el m étodo d escen d en te,
el a p o lo g is ta sig u e el ca m in o qu e h em os tr a z a d o en el núm . 8 : v a de
la ca u sa al e fe c to , de D io s a su o bra. R em o ntán d o se a los o ríg e n e s del
m undo, a p o rta s u ce siv a m e n te las p ruebas de la trip le R e v ela ció n d i­
v in a, p rim itiv a , m o sa ica y c r is tia n a .— 2) en el nictodo a scen d en te s i­
gu e el ord en in v e rs o de q ue h em os h ab lad o en el núm. (j : v a del e f e c ­
to a la ca u sa, de la o b ra al au to r. P a rtie n d o d el h ech o a c tu a l de la
Ig le s ia e sta b lece los títu lo s qu e posee p ara n u e stra ad h esió n y a s e n ti­
m ien to, d espu és de lo cu al só lo resta que e scu ch e m o s resp etu o sam en te
su testim on io so b re la re v e la ció n m ism a.
2. S E G U N L A N A T U R A L E Z A D E L O S A R G U M E N T O S y
la im p o rta n c ia q ue el a p o lo g is ta les a trib u y e en la d em o stració n te n ­
d re m o s: el m étod o e x trín s e c o o el in trín se co .— i) E l m étodo e x tr ín s e c o
se lla m a a s í porq ue tien e su punto de p artid a e x trín s e c o , eslo es, lo ­
m ad o d e fu e r a del h om bre y porq ue h ace uso casi e x c lu s iv o de los c r i ­
te rio s e x trín s e c o s . ( V c a s e núm . 156). 2) E l m étodo in trín seco, al c o n tr a ­
rio, p arte del hom bro p a ra e le v a r se h asta D io s y co n ced e m a y o r im ­
p o rta n c ia a los c r ite rio s in trín se co s ( V é a s e núm . 1561. C o n sid era n d o

(I) C an * , d · Flde, c. 111.


IN T R O D U C C I Ó N 1A

al h o m bre en su a sp ecto in d ii’ id u a l y s o c ia l m u e stra cu án bien r e s ­


ponde la re lig ió n s o b re n a tu ra l a los lla m a m ien to s y n ecesid a d e s d e su
alm a.
12.— N ota. — E L M E T O D O D E I N M A N E N C I A . U n a v a rie d a d
d el m éto d o in tr ín s e c o es el m étodo de la in m an e n cia. L o s p a rtid a rio s
de él tom an co m o p unto de p a rtid a el p en sa m ien to y la a c ció n del h o m ­
b re. E l h o m b re— n os d ic e n — s ie n te en sí m ism o u n a n ecesid a d in s a ­
cia b le d e f e lic id a d ; tien e h am b re y sed de id eal, de lo in fin ito, de lo d i­
vin o. E n m om en to s de m e la n c o lía y de tr is te z a e x p e rim e n ta , en fra s e
de S . A g u s tín , un a in q u ietu d q u e no le p erm ite rep oso . E s to s e sta d o s
de án im o que son o b ra de la g r a c ia , d eben p r e p a ra r a l h o m b re d e b u e ­
na v o lu n ta d a la a c e p ta c ió n de la re v e la c ió n c r is tia n a , la ú n ic a q u e
puede c o lm a r el v a c io d e su c o ra zó n . A s í la s a s p ira c io n e s in te r n a s e
in m an en tes (d el la tin o in man ere, in m a n en s, q ue p erm a n ece d e n tro ),
esto es, segú n la e tim o lo g ía de la p a la b ra , que está n en el fo n d o de
n u e stra a lm a , d e m u e stra n q ue n u e s tra n a tu r a le z a tie n e n e ce sid a d de
un a c re c e n ta m ie n to y que p ostu la ( i ) en c ie r ta m a n era lo s o b re n a tu ra l,
lo tra n s ce n d e n te , lo d iv in o que nos b rin d a la r e v e la c ió n c r is tia n a .
13.— V a lo r d e e sto s d ife r e n te s m éto d o s.— 1. N o n o s d eten d rem o s en
la a p re c ia c ió n d e los d o s m éto d os d escen d en te y ascen d en te. B a s ta
o b s e r v a r que la d e m o stra c ió n de u n g ra d o — m éto d o a sce n d e n te— tien e
la v e n t a ja de la b r e v e d a d ; p ero ta m b ién , el in c o n v e n ie n te de s e r m e ­
nos co m p leta .— 2. ¿ Q u é p e n sa r de los m éto d o s e x trín s e c o , in trín s e co y
de la in m a n e n c ia ? E s ev id e n te qu e su e fic a c ia y en c o n s e c u e n c ia , su
v a lo r, v a r ía segú n la s é p o cas y el esta d o d e lo s e s p íritu s a q u e se d ir i­
ge. (2) T o d o s o fr e c e n sus p e lig ro s si no se co n tien e n d e n tro d e sus j u s ­
tos lim ite s.— 1) E l m éto d o e x tr ín s e c o a u ltra n z a c a e en el in t e le d u a lis m o
E x a g e r a n d o la p a rte d el e s p íritu y la fu e r z a d e la ra zó n p a re c e d e s ­
tr u ir la lib erta d d e la l'c y a r r ie s g a r su fin a lid a d ; p u es a u n q u e d e ­
m u estre co n la e x a c titu d de un te o re m a qu e e x is te una r e v e la c ió n d i­
vin a y q u e la I g le s ia es su d e p o s ita ría no co n s e n tire m o s en a d h e rirn o s
a e lla si 110 co rre sp o n d e a n u e s tra s a s p ira c io n e s .— 2) D e ig u a l m a n e ra
el m éto d o in trín sec o , si d ep rim e la ra zó n y co n ced e d em asia d o a la v o ­
luntad y al se n tim ie n to en la g é n e s is d el a c to de fe, v e n d r á a p a ra r

(1) P o íh x ia r··d e m a n d a r, llev ar co m o se c u e la , te n e r n e c e s id a d d e .


(2) B ajo e s te p u n to d e v ista , s e ñ a la d a m e n te la ap o lo g é tic a p u e d e c o n s id e ra rs e com o
un arte. T e n ie n d o p o r o b je to co n v e n ce r lo s e s p íritu s y m o v er los c o razo n e s, e s n a tu ra l
q u e em p le e los m e d io s m á s a d a p ta d o s a la con d ició n in m u ta b le e n su fo n d o , v a ria b le en
la fo r m a , p u e s la m a n e ta d e p re s e n ta r lo · m o tiv o · d e c re d ib ilid a d , la ele cció n d e a r g u ­
m ento*, la im p o rtan cia q u e d e b a d a r a c a d a u n o , lo d o e s to son coaaa q u e se d a ja a la
h a b itu a d < U ap o lo g ista.
14 M ANUAL DE A P O L O G É T IC A

al su b je tiv is m o y al fid e ísm o y fr u s ta r á igu a lm e n te su fin. P o rq u e no


b a sta d e m o strar la co n fo rm id a d de la re v e la ció n cris tia n a con la s a s ­
p ira c io n e s d el c o r a z ó n ; si g u a rd a m o s silen cio sobre la s pruebas h is tó ­
rica s que a te s tig u a r su o rig e n d ivin o, los a d v e rs a r io s podrán siem pre
o b je ta r que la relig ió n c a tó lic a no tiene v a lo r que ex ced a al de las
o tra s re lig io n e s.— 3) L o que acab am o s de d e c ir del m étod o in tern o se
a p lica en su p rop o rció n al m étodo de la inm anencia. K ste p uede s e r ­
v ir al alm a de e x ce le n te p re p a ra c ió n , p ero no se rá irre p ro ch a b le sino
en la m edida en qu e 110 sea e x clu s iv o .
14.— A p o lo g ética integra l. — L a a p o lo g é tic a in teg ra l deberá, pues,
re u n ir los tres m étodos, e x trín s e c o , in trín se co y de in m an en cia.— o ) P a ­
ra lle g a r m ás se g u ra m e n te al a c to de le es co n v e n ien te, p rim ero , pre­
parar e l a lm o bien por el m étod o in trín seco , bien por el de la in m a ­
n e n cia "p o rq u e so lam en te en el v a c ío del co ra z ó n — d ice M . R lon d e!—
y en las alm as de rec o g im ie n to y de buen a v o lu n ta d es donde la r e v e ­
la ció n de fu e r a se d e ja o ir. E l sen tid o de la s p a la b ra s y el resp la n ­
do r de lo s sig n o s no s e ría n ad a si 110 h u b iera in te rio rm e n te el d e s ig ­
nio de a c e p ta r la c la rid a d d iv in a " .— b) A c a b a d o este tr a b a jo p relim in ar
d ebe a g r e g a r s e al m étod o in trín seco y al de in m an en cia el m étod o e x ­
trín se co y co m e n za r con él la encu esta h istó ric a p ara en co n tra r la p ru e ­
b a de la re v e la ció n .

Noticia histórica de la Apologética


Q u e lo · m éto d o s d e la a p o lo g é tic a h a y a n ten id o q u e ca m b ia r con loa tiem p o s p a ra
ac o m o d arse al m edio a m b ien te , e s cn&a q u e e s tá fu e ra d e d u d a . P e ro en tre la s diversaa
te n d e n c ia · e s lác il d istin g u ir tres co rrien tes prin cip a le s y, p o r co n sig u ien te, tre s cla se s de
a p o lo g é tic a : la tradicional, la m o d ern a y la m o dernista.
1$.—APOLOGETICA TRADICIONAL—L a apologética tradicional e s aq u e lla q u e siem p re h a
e stad o y e s tá en u so e n la Iglesia, fo rm a n d o com o u n a trad ic ió n n o in terru m p id a . Se
c a ra c te riz a p o r la im portancia q u e d a a los criterios externo«. S e d irig e p rin cip a lm e n te a le
intelig en cia sin q u e p o r ello se d e s e n tie n d a d e la s disp o sic io n es m o rales. B asta ec h ar u n a
o je a d a so b re los p rin cip a l« · ap o lo g istas p a ra co n v e n ce rse d e q u e es la ap o lo g ética ha s a ­
bid o h a c e r u n a o p o rtu n a alia n z a e n tre los m étodos e x trín se co e intrínseco. 1. Y co m e n zan d o
p o r e l m ism o C risto S efior n u estro . í n o ea e v id e n te el gra n valor q u e asig n a a la prep o ra-
ción m o r a l) (P a rá b o la s d el sem b ra d o r. M arc., IV , 1-20; d e los in v ita d o · a la s bo d as, M a ­
teo , X X I I, y LuC·, X IV .) D e ordinario, no co n sien te a d a r s eñ a le s d e su m isión divina
sino a lo s «;ue tien en fe. confianza y hu m ild a d . 2. L os ap ó sto les p ro c ed en d e la m ism a
m a n e ra q u e el M aestro. 3. M as ta rd e , e n el tiem p o d e las p ersecu c io n es, la ap o lo g ética
e s , a n te todo, defen siv a. L o s cristian o s son a c u s a d o s d e ateísm o, d e in m o ralid ad o d e c o n s ­
p ira r c o n tra el E sta d o . P a r a d efen d erlo s d e e s ta s ca lu m n ia s Ion ap o lo g istas institu y en un
p a ra le lo e n tre e l p ag a n ism o y el cristian ism o y po n en d e relieve la tran sc en d e n cia d e é s te
(c riterio· internos) y luogo invocan los m ilagro» d e orden m o r a l : la co n versión del inundo,
la s a n tid a d d e vida d e los cristian o s, su h eroica c o n stan c ia en m edio d e los suplicio·, su
n ú m e ro siem p re crecie n te . 4. S a n to T o m á s d e A q u in o , el gra n a p o lo g ista d e la E d a d
m ed ia, d e s p u é s d a h a b e r e x p u e sto lo · p re ám b u lo s d e la fe y re fu tad o la s o b jeciones d e
tu s en em igos (S um a c o n tra G entes), m u e s tra e n su S u m a T e o lo g ía la h arm o n ía y ac u erd o
d · la s v e rd a d e s c ris tia n a s co n la s a s p ira cio n es d e n u estro esp íritu (criterios intrínseco·}.
IN T R O D U C C IÓ N 15

5. E n el aíslo XVI] B ossuel. e n v e rd a d , u s a o c lu s iv a m e n te loa crite rio s ex te rn o s (1). p e ro , e n


c a m b io , P k K k l i e a tie n e co n p re fe re n c ia a le s criterios in tern o ·, e n fo rm a , q u e ea can·
sid era d o co m o e i iniciador de! m éto d o de la in m an en c ia d e q u e h a b ia m o a a n te rio rm en te
(núm . 12). C o m e n za n d o p o r los crite rio s in tern o s d e o rd e n s u b jetiv o co n sid era a la n atu ra le z a
h u m a n a a n tu g ra n d e z a y en su m iseria- A s í q u ie re llevar a l h o m b re a reco n o cer q u e la re­
ligión la e s n e c e s a ria com o ex p licació n y re m e d io d e su in d ig e n c ia ; p u e s sólo ella nos
h ac a c o m p re n d e r n u e s tra m ise ria c u y a c a u s a e s el p e c a d o original y nos in d ica el rem edio
en la R edención p o r C risto. A s í P a s c a l p ro c u ra la p re p a ra c ió n del co razó n a n te · d e p ro b a r
la v e rd a d d el cristian ism o p o r loa criterios ex te rn o s.
16.-—i.® A pologética MODé RKA.—L a ca ra c te rís tic a d e e s ta ap o lo g ética e s la p re p o n d e ­
ra n cia a trib u id a a los crite rio s in tern o s. P re te x ta n d o q u e la · p ru e b a · h is tó ric a · y lo · c rite ­
rios e s t e m o s : m ila g ro s y p ro fecía s, tien en p o c a fu e rza p ern con v e n ce r a loa esp íritu s H -
b u id o · e n la · id e a s filosóficas m o d e rn a s, los bp o lo g ista s po n en au p rincipa) in teré s e n la
p re p ara ció n m o ral. E n con se cu en c ia, ex p o n e n la · m a ra v illa · d el cristian ism o , la p e rfe c ta
harm o n ía d el cu lto católico y el te n lid o «M élico (C h ate au b rian d ), su valor y t u virtud
in trín seca (OUé>Laprim e, (ve· L e Q u e rb ec ), su tra n sc e n d e n c ia (A b a te d e Droglie), t u a be·
Uezas ín tim a s, su s ad m ira b le s efecto s, p o r ejem plo, en e l co n su e lo d e loa q u e su fren (m é­
todo íntim o d e M gr. B ougaud), o ven en la religión y la au to rid a d d e la Iglesia el fu n d a ­
m ento d el o rd e n m o ral y social (L a co rd a ire. B alfour, B runetiére), etc. Y a h em o s dich o q u e
esta m étodo, e x c elen te d a suyo, se ría in com pleto ai exc lu y era to ta lm e n te los criterios ex te r­
n o s : m ilagros y p ro fe c ía · (núm ero 13).
17.—3.0 Al*01-0G£TK4 m o d e rn is ta .—I .a ap o lo g é tic a m o d e rn ista , cu y o s re p re s e n ta n te s m á s
conocidos son : en F ran c ia , L oisy H L '& vangile e t l'E a lis e . a u to u r d ‘u n p etit livre), L e R oy
(Ooa-me et C ritiq u e ); en In g late rra . T y rre l (D e C a rib d i· a S c y lle ); e n Italia. Jo g az zaro
(II S an to l. h a sido c o n d e n a d a p o r el D e cre to L a m e n la b í/í (3 julio 1907) y la E ncíclica P a··
cendj (8 se p tie m b re 1907). H e a q u í s u · ra ag o s p rin c ip a le s :
A . E n la p a r te filosófica.—D os p u n to s ca ra c te riz a n a la filosofía m o d ern ista : a) E n su
oip ec fo n egaftoo es agnávfica. A lim en tp d o d e Iaa m o d ern a s filo so fías: su b jetiv ism o de
K anf. positivism o d e A . C om te. intuicionism o d e M . B ergson, el m o d ern ism o p ro fe sa que
la p u ra ra zó n es im p o te n te p a r» re b a ja r el círc u lo d e la ex p e rien c ia y d e lo · fe n óm enos
y, e n ta l su p u esto , in e p ta p a ra d em o stra r la e x isten c ia d e D ios n i p o r m edio d e la · c ria ­
tu ras. b) E n au aabecto pom tioo, la filosofía m o d ern ista es tá co n stitu id a p o r la do ctrin a
d e la fn m nnencía Uifa/ o religiosa ( ¡ n m a n e n iism o ). S eg ú n es ta teo ría n a d a se m anifiesta
al h o m bre q u e no e s té p re v ia m e n te co n te n id o e n él. "D ios n o e · un fen ó m e n o q u e se p u e d a
ob serv ar fu e ra d e u n o m ism o, ni u n a v e rd a d d e m o s tra b le p o r el raciocinio lógico. Q u ien no
le sien ta e n su c o razó n e n v an o le b u s c a rá fu e ra. E l o b je to del co nocim iento religioso no
se revela m á s q u e e n el sujeto, p o r el fen ó m e n o religioso m ism o (2). A sí, p u es, la razón
no d em u e stra a D ios, sino q u e la intuición (3) le d e s c u b re (4) e n e l fo n d o d el alm a, o,
m ejor, al d e c ir d e ellos, en los p ro fu n d id a d e s d e la su b co n sc ie n cia, e n d o n d e le e n c o n ­
tram os viviendo y a c tu a n d o .
B. E n la p a rte h istó rica.—El h isto riad o r m o d e rn ista , a u n q u e s e e x c u se, e s aiem pre tri­
butario d o s u · principios filosóficos. A gnóstico, p re te n d e q u e lo historia n o tien e o tro o b ­
jeto a u e lo · fe n ó m e n o s. E sta n d o D ios p o r en c im a d e e llo · n o p u e d e ser o b je to d e la
historia, am o a s u n to d e f e ; d e a q u í la g ra n «¿«tinción e n tre e l C risto d e la h isto ria y el
C risto d e la fe. el p rim ero re al, el s e g u n d o tran sfig u rad o y d esfig u rad o p o r la fe.
O tro s d o · p rin c ip io s : la in m an en c ia vital y la ley d e la evolución ex plican lo d e m á s :
el origen d e la religión n a c id a d el sen tim ie n to religioso d e C risto y d e lo · p rim ero · cris­
tian o s, su tra n sfo rm a c ió n su ce siv a q u e se p u e d e co m p ro b a r p o r la evolución d el d o g m a.

(1) BOSSUCT, e n la S e c u n d a P a rte d e l D iscu rso s o b re la historia u n iv ersa l, p ru e b a his·


trincam ente la d iv in id a d d el cristian ism o p o r la interv e n ció n d e D io · e n su origen, en su
p ro ’ re«», su d ifusión y au e s ta b ilid a d : d em o stra ció n p o r la P rovidencia-
(2) S a b a tie r, «E squiase d ’u n e ph ilo so p h ie d e la religión, d 'a p r é s la p sy co lo g ie e t l'his-
toíre·.
O) L a intuición (del latin o intaerí. co n te m p la r, ver) e s el co nocim iento direc to d e los
objetos, sin in term ed ia rio y sin ra zo n am ien to .
(41 S e co m p re n d e rá m eio r el m o d ern ism o c u a n d o s e h o y o e s tu d ia d o el c a p ítu lo sig u ie n te
y, en p artic u la r, el aistem a intuicionista d e M . B ergson.
16 M ANUAL DE A P O L O G É T IC A

E n re su m e n , el ap o lo g e ta m o d e rn is ta re c h a z a to d a» la s p ru e b a« trad icio n ales. E n U


p a r te filosófica, a rra n c a n d o d e la te o ría d e K a n t, q u e la Tazón p u ra n o d e m u e stra a D ios,
p o o e la s p ru e b a · d e l s en tim ie n to e n e l lu g ar d e las p ru e b o · racíonoJe*. E n la p a r te d e hís*
to n a n o a d m ite q u e D io s p u e d a s e r p e rs o n a je h istórico y su p rim e los crite rio s ex trín se co s :
m ila g ro s y p ro fe c ía s, a u e son lo s g ra n d e s sig n o s d e la re v elac ió n d iv in a. P o r lo d em á s,
estim a su p erflu o p e d ir n la h isto ria lo q u e el te stim o n io d e In co n c ien cia n o s re v ela. ¿ P o r
q u é b u s c a r a D io · fu e ra d e no so tro s, c u a n d o él e s tá e n n o so tro s y a s í lo sien te e l co razó n ?
LTa ta re a d e l ap o lo g ista se re d u c e « d e s c e n d e r a la p ro fu n d o d e n u e s tra a lm a y a p ro v o c ar
allí la ex p e rie n c ia re lig io sa. L a ú n ic a ra zó n d e cre e r, la ú n ica revelación y la fu e rza de
to d a re lig ió n e s el sen tim ie n to religioso, e s d e c ir, la co n c ien cia individual q u e n o s con v e n ce
d e q u e el cristian ism o vive e n n o so tro s y s a tis fa c e fas p ro fu n d a s ex ig e n cias d e n u e s tra
n a tu ra le z a . B a s ta es te b re v e e s b o z o p a r a d e m o s tra r q u e el m o d ern ism o d e s tru y e to d a id ea
d e v e rd a d e ra re lig ió n y s e p ro n u n c ia e n c o n tra d e la a p o lo g é tic a d e l catolicism o.

PLAN DE LA OBRA

18.— S e g u ire m o s en n u e s tra dem o stra ció n de la f e ca tólica el o r ­


den y a in d ic a d o en lo s n ú m e ro s 6, 7 y 8. E s t a o b ra , pues, te n d rá tre s
p artes:

1." PARTE.—Los Preám bulos racionales de la fe.


2.· PARTE.—La verdadera Religión.
3.a— PARTE.— La verdadera Iglesia.

C a d a p a rle irá p reced id a d e un cu a d ro s in o p tico p a ra s e ñ a la r los


p u n to s m á s salien tes.

BimJOCRAFU.—MaISONNEUVE, A rt. A p e io g é tiq u e , D*ct. d e ih éo lo g ie V a c a n t-M a n g e n e t (Lo-


touaey).—X . M . L e B a c h e le t, A r t. A p o lo g é tiq a e , D ict. d e la íoi ca th o líq u e d e A lé s
(B eauchesne).—A . DE PoULPIGUET, L ’o b je t in tegral d e I'A p o lo g étiq u o (B loud).—X . M . Le
B a c h e le t, D i A po lo g étiq u o traditionelle ot d e í*apologé fiq u e m o d e rn o (L ethielleux).—
BiUNVEL, D e vera R e lig ió n « e t A p o lo g é tic a (D eauehesite).—GaRDF.IL, L a credibili té e t í*apo-
io 0¿fiq u e (G ab a/d a).— BaiuvEL, L q F oi et r o c ié d o F ot iL elhielleu*].— W i l m e r s . D e religione
retíetata libri q u in q u é.—M a r tín , L ' A p o lo g é iiq u e tra d itio n n elle__.V a le n sin , A rt. /m m a n e n e e ,
D ict. d e A lé s .—E n la fte v u e p ra c tiq u e d 'A p o l o g é t i q u e : B a im e l, Un e*»oí d e «|/»temo·
fisafion o p o io g é tiq a e . I . ' d e m a y o y 1.a d e Junio d e 1908; L lb a e to n , A r t. L e M o d e m ie t e :
PrriToT, L ’ A p o lo g é tíq u e m o d e rn is ta , I.* d e s e p tie m b re d e 1911; PacauD , L 'o e v r e a p o lo g i-
tiq u e d e M . B ra g e re , fe b re ro d e 1906; GuJBERT, L ’ a palogéM que irfüonte, 15 d e en e ro
d e 1906; CaRTIER, B ru n efie re a p o lo g itte , 15 d e m a rz o d e 1907; X . Df.Mau, Un m étA ode
a p o lo g é tíq u e , 15 d e fe b re ro d e 1906; L ic e a rd , L e f a it c a th o líq u e . U n e q u e itio n d e m é th o d e ,
15 d e m a rz o d e 1906; M r . M i c n o t , L e tir e t u r V A p o lo g é tiq u e con te m p o r a in e (Albi).·—E n
la R e v ista «Lee A n n a le s d e la p h ilo so p h ie c h r e tie n n e » : M . B lo n d e l, L a tir é i u i ie · e*i-
gen c es d e ia p e n s é e co n fem p o ra rn e en m o tte re d 'A p lo g é tiq u e , enero-julio, 1896; artíc u lo s
d a L a r e r th o n n ie r e e n 1898, 1900, 1901.—M . B lo n d e l, L ’O f lé L a p ru n e , L 'a c h c tíe m e n t e t
('avenir d e son oei>re.—H . PlNARO, L 'A p o lo g é tiq u e , «es prob/eme», $o de/ínrtion. (Beau*
chesne).—Revue du Clergué fran^ais, Revue thomisle.—Encíclica P a tc e n d i.
IN 'T F O n U r C I(S > · 17

C ap. р гг/i' V a lo r de la raiÓD,


m in a r . — El p ro b le m a d s
la c e r t e z a . S u s J im iífs .

í A r t . i. — S u d em o stra b ilid ad .
C ap, I — E i l s te n e l a d e Dios ' A r t . I I . - P ru eb a s
( A r f . I I I . ■ A teísm o.
A rr. I. D ios n o es in co g n o scib le.
Fe

n e g a tiv a s o
A r t 11. — S u s a t r i · m eiasifícos
la

C ap. II. - N a tu r a le z a b u lo s p o sitiv o s o


DiuS. m o rales.
da

S e c c ió n I.
OIOS. D ios, d istin to
racióneles

А п . III P erno- del m undo.


n o h d ú d tic D io s. E rro r del p a n ­
teísm o
O r ig e n d e l
m u n lo
Preám bulos

A r t . I — C reüL O rig e n de la
Hda
C a p . III. — A celóa da D k s . O rlficn de las
e sp e cies.
I I . — P r o v i­ N ocion.
d e n c ia . bt> sienclo.
Loa

O b je c io n e s.
(parte- filo s ó fic a ).

C a p . 1. N a tu r a le z a A r t. [ — E x isten cia del al 'na.


d el ДгГ. I I . -■ N n tu ra rz n d rl alm a.
hom bro.
А п . I I I . — L ibertad del ulm a.
S e c c ió n 11. ) de! ulm a.
A rf. /. — O rigen
EL HOMBRE I del c u e rp o .
C a p . í¡. — Su o rig en y *u A rf. I I . — In m o rta lid a d del «lm a.
d e s tin o . A r t ¡ I I — U ntd*d de (a esp e cie h u ­
parta

m ana
A r t . J V . — A n tig ü ed a d del h o m b re.
Primara

r o o ce p to .
A r f. / . — La reljg(6n N e cesid ad .
C a p . l . — R llqlón y R e v e · en gencr«]. Origen.
S e c c ió n JII.
lac.óíi. A r l. II . — La Reve­ N oción.
* R e la c o n es lac ió n . P o sib ilid ad .
e n tr e OIOS i N ecesidad.
! e l HOMBilE.
C ap I I . — C rlla rlo s da la A r f. I. --· C r'te ríiis en 6*n*ral.
R ev ela ció n . А« г I I . — El M l«gro
A r t . i I I . — l.a ProJecJa.

APOLOGÉTICA.— 2
18 > T y ''r - M r'-F \PO»

Idea general de la Prim era Parte


19. — C o m o p uede v e rs e p o r el cu a d ro sin ó p tico qu e p re ce d e , el
a p o lo g is ta en la P r im er a pa rle se p rop o n e d e m o s tra r cine el h om bre
e stá o b lig a d o p or lo m en os a p r o fes a r la re lig ió n natural. D e aq u í se
s ig u e qu e su estu d io , d ebe v e r s a r sobre dos o b je to s : D io s y el hom ­
b re , p orq u e la re lig ió n n a tu ra l tien e por fu n d am en to , el la zo q ue une
al h om bre, en cu a n to c r ia tu r a , con D io s, co m o crea d o r.
A . L A A P O L O G E T I C A D E M O S T R A T I V A debe, pues, s itu a r
so b re estos dos o b je to s la s c u estio n es nniiL'ip;:lcs <;uc p resu po n e toda
re lig ió n . C o n la a y u d a de la ra zó n que es su ún ico insti u.nciU o, y cu y o
v a lo r co n v ien e p ro b a r a m e s |iie to lo, el a ix jlo g ista . debe d em o stra r
la e x is te n c ia de D io s, de un D io s perso n a l q ue ha cre a d o el m undo,
y q u e le g o b ie rn a , que se d is tin g u e d e su o b ra , p ero no se d esentien d e
d e ella. D esp u é s d ebe d e m o s tra r la e x is te n c ia del alm a, de un alm a
que d is tin g u e a l h o m b re del an im a l, de un a lm a qu e n o se co n fu n d e
co n la m a te ria , que es esp íritu lib r e e in m orta l: lib re, sin lo cu al no
te n d ría n in g ú n d eb e r re sp e cto d e su c r e a d o r ; in m o rta l, p ues de o tra
m a n e ra el h o m bre no se p re o c u p a ría d e su d estin o.
C u a n d o el a p o lo g is ta h a esta b le c id o la e x is te n c ia y la n a tu ra le z a
de D io s de u n a p a rle , y de o tr a la n a tu ra le z a d el a lm a h um an a, es
y a fá c il d e te rm in a r las o b lig a cio n e s que p a ra el h om bre se d e r i­
v a n de e ste h ech o que es ser c r ia tu r a de D i o s ; o b lig a cio n e s que c o n s ­
titu y e n la relig ió n n atural. T a l es la p rim era co n clu sió n , a que el
ap o lo g is ta d ebe Iieg a r en la p rim e ra p arte. O b te n id o este p rim er r e ­
su ltad o , es n e ce s a rio d a r un p aso m ás. P e rm a n e c ie n d o siem p re en el
te rre n o filo só fico , se p re g u n ta si la re lig ió n n a tu ra l, b a sa d a en la ra ­
zó n , es s u fic ie n te “ p a ra q u e la s v e rd a d e s aún n a tu ra le s to m a d a s en
su co n ju n to p uedan en la p re sen te co n d ic ió n d el lin a je h um an o , ser
fá c ilm e n te co n o cid a s d e tod os y sin m e zcla de e r r o r e s " si h a y lu g a r
de p re su m ir, qu e D io s h a y a q u erid o in s tru ir a la h u m an id ad p o r u n a
re v e la ció n , si esta re v e la c ió n es p osible, y aun n e ce sa ria , en el caso
en qu e D io s h a y a q u erid o m a n ife s ta r al h o m b re, v e rd a d e s q u e su pe­
ran su ra zó n , y e le v a r le a un fin s u p e rio r a la s e x ig e n c ia s d e su n a ­
tu r a le z a , y en esta h ip ótesis, cu a le s son la s se ñ ales qu e pueden d e ­
m o s tra r la e x is te n c ia de esta re v e la ció n .
D. L A A P O L O G E T I C A D E F E N S I V A tie n e p or p rin cip a le s a d ­
v e r s a r io s en e sta p rim era P a r te a los p o sitiv ista s o a g n ó stico s y a los
m ateria lista s en la cu estió n de D io s y d el a lm a ; y a los ra cio n a lista s
en ¡a cu e stió n d e la re v ela c ió n divin a.
S E C C IÓ N I. — D IO S 19

S E C C IO N I

DIOS

C a p ítu lo p re lim in a r . — El problem a de la certeza.

1 ° El p ro b le m a d e la c e r t e z a . N o c ió ·. E s p e c ie s y C rite rio .
o) E s c e p tic is m o .
2 .” L a s ( « I s a s Í 6) C r itic is m o k a n t i a n o .
ñp üronb'kleillr r 8 **** 'i c) P o s i t iv i s m o o a fgt n o s t ic
i cii s m o
m a. "
d) / n t u ic i o n is m o .
LA CERTEZA. / ( ^_ í i ) R a z o n e s e o las c u a te · se
' 3.° L a v e r d a d « · I D n oo jgmm oa tl ui si tmi o I apooyyoa·
.p
r a so lu ció n . }] m iit i g a d ao . j b) K lt, b l t « e | v,
< , l OI y | 0 , | Im l.
* V d« I·i razón.
A.~ L a c e r t e z a ( ¿ A g u í o r d e n p e r te n e c e .
rtlIfllM B ) *n /»u c n c ,a d e la r a z ó n .
( C. In f l u e n c ia d e la vo lu n tu *

El problema de la certeza

2o. — Kn el um bral do la a p o lo g é tic a , se n os p resen ta u n a c u e s ­


tión, e x tre m a d a m e n te jjr a v r . ¿ K 1 esp íritu d el hom bre puede co n o c e r la
re a lid a d de la s co s a s y lle g a r a la ccr/iditm bre o b je tiv a ? y p u esto que,
la ra zó n d ebe s e r el in stru m e n to p rin cip a l del a p o lo g is ta , ¿q u e v a le es­
te in stru m en to p a ra la in v e s tig a c ió n de la v e r d a d ? ¿ P o d e m o s n o so tro s
co n fia r en ella y p o d rá lle v a rn o s a la ce rtid u m b re ? T a l es la p rim e ra
cu e stió n q u e se im pon e al a p o lo g is ta , y a la c u a l n os p rop o n em o s re s ­
pon d er b re v e m e n te . Y d ecim o s b rev e m e n te , p o rq u e no e n tra en n u e s ­
tro c á lc u lo e s ta b le c e r e x p r o fe s o el v a lo r de n u e s tra ra zó n y la o b je tiv i-
20 M ANUAL DE A P O L O G É T IC A

d ad d e n u e s tro co n o cim ien to , pues ad em á s de que la m a te ria es d em a­


sia d o co m p le ja y re b a sa los lim ite s d e un sim p le m an u a l, p e rten e ce
al d o m in io de la f ilo s o f ía ; y si a lg u n o d e n u e stro s le c to re s , d e se a e s ­
tu d ia r la cu estió n en to d a su am p litu d , n o so tro s le rem itim o s a lo s t r a ­
ta d o s de filo s o fía qu e se ñ a la m o s en la s e c c ió n b ib lio g r á fic a ; n u e stro
ú n ico o b je to es p u es d a r u n a id ea del p rob lem a y de los sistem a s que
lo so lu cio n a n en d iv e rs o s se n tid o s, y p or este m ed io, b u s c a r y a el c o n ­
ta c to con los a d v e r s a r io s que no ta rd a r e m o s en e n c o n tr a r en n u e s tro
c a m in o . E s te ca p ítu lo co n tie n e c u a tr o a r tíc u lo s .
j.° N o c ió n , cla ses y cr ite rio d e la ce rte za .— 2 ° F a ls a s s o lu c io n es
d e l problem a d e la ce rte za .— 3.° S o lu c ió n verd a d era .— 4 .0 Q u é se d ebe
en te n d e r por c e r te za relig io sa .

Art. I.—La certeza. Noción, Especies, Criterio.


21.— 1.° Noción. — S e en tien d e por certeza el esta d o d e e sp íritu
q u e tien e la ín tim a p ersu a sió n de h a lla r s e de a c u e rd o co n la v e rd a d .
E s t a r c ie rto es p o r c o n s ig u ie n te , fo rm u la r un ju ic io , qu e e x c lu y e
la d u d a y to d o m ied o de e rra r,.
2 .“ Clases. — L a c e rte z a no ad m ite g r a d o s : o e x is te o no e x is te , p o r ­
q u e el m ied o de e q u iv o c a rs e p or le v e qu e sea d e s v a n e c e , la ce rtid u m ­
bre, p a ra d a r lu g a r a la o p in ió n o a la d u d a ; sin e m b a rg o se pueden
d is tin g u ir d iv e r s a s c la s e s d e c e rte z a , s e g ú n lo s a sp ecto s, en qu e se
co n sid e re .
A . S E G U N L A N A T U R A L E Z A D E L A S V E R D A D E S que
to c a , te n e m o s : a) la ce rte za m e ta física , fu n d a d a en la re la c ió n n e c e ­
s a r ia d e los té rm in o s del ju ic io . A s í cu a n d o d ig o que el to d o es
m a y o r que la p a rte , el a trib u to c o n v ie n e d e ta l m a n e ra al s u je to , que
no se p u ede su p o n er lo c o n t r a r io ; al em itir se m e ja n te ju ic io m i e s p ír i­
tu no so lam en te e x c lu y e la p o sib ilid a d d e la d u d a, sino q u e a fir m a q u e
la c o n tra d ic to ria es a b s u r d a ;— b) la ce rte za fís ic a fu n d ad a en la co n s ­
ta n c ia de la s le y e s del u n iv e rso . S ó lo la e x p e r ie n c ia , p u e d e d a rn o s esta
c la s e d e ce rtid u m b re , a s í cu an d o d ig o : lo s cu erp o s tiend en a c a e r en el
c e n tro de la tie r r a , m i esp íritu ju z g a que la p ro p o sició n c o n tr a r ia es
fa ls a , p o rq u e está en c o n tra d ic c ió n con to d o s lo s h ech o s co m p rob a d o s,
p ero no que es ab su rd a , p orq ue la s le y e s q ue son así p o d ría n s e r de
o tr a m a n e r a ;— c) ¡a ce rte za m oral, fu n d a d a en el testim o n io d e los
h o m b res, cu a n d o este p resen ta to d as la s g a r a n t ía s de v e r a c id a d ; la s
v e rd a d e s h is tó ric a s , y p o r co n s ig u ie n te la s v e rd a d e s re lig io s a s son
o b je to de la c e r te z a m o ra l.
SECCIÓN I . — DIOS 31

B. S E G U N E L M O D O D E C O N O C E R , la certeza e s:—o) in-


m fdia/a o d irecta o in tu itiv a cuando la verdad aparece a nuestro es­
píritu sin el interm edio de o tra v erdad; ejem plo: el todo es m ayor que
la p a rte ;—6) m ediata o in d irecta , o d is e n r s h a cuando conocemos la
verdad, indirectam ente por el interm edio de un razonam iento, por ejem ­
plo la suma de los ángulos de un triángulo, es igual a dos rectos.
C. E N R E L A C I O N C O N L A E V I D E N C I A , la certeza e s:— a) in ­
trín seca si la evidencia es percibida en el objeto mismo directa o in­
d irectam en te;— b ) e xtr ín se ca si se deriva de la autoridad del que la
afirma. E n el p rim er caso hay ciencia propiam ente dicha, en el segundo
hay creencia o fe m oral, como sucede en las verdades históricas.
22.—3 ." Criterio. — Se entiende por criterio en general la m arca,
o signo por donde se distingue una cosa de otra, el criterio de la certe­
za, es pues el signo por el cual se puede reconocer que una cosa es
verdadera, o que es cierta, de donde se sigue que el problem a de la
certeza, consiste en poder indicar el signo, por el cual se reconoce que
es la verdad lo que alcanzamos.
Se han propuesto diversos criterio s: la rev ela ció n divin a, ( II u e t,
d e B o n a i . d ) , el co n sen tim ien to u n iv e rsa l ( L a m f .n x a t s ) , el sen tid o com ún
( R e í d , H a m i l t o n ) , el sen tim ien to ( J a c o r i ) . T odos estos criterios deben
ser rechazados por insuficientes y porque proceden de una desconfian­
za inju stificad a respecto de la hum ana razón, tom ada en general o en
particular.
E l C riterio que es la señal infalible de toda verdad y el motivo
de toda certeza, es la evid en cia , ¿pero qué es la e v id c n c iu f L a palabra
e v id en te, según su etim ología, indica que la verdad lleva consigo tal
claridad, que la hace m anifiesta a nuestros o jo s; la evidencia ejerce
pues, sobre nuestro espíritu, una especie de violencia, ya que le pone
en la im posibilidad de no ver. Yo, porque veo, estoy cierto de que la
cosa es así, y no puede ser de o tra m anera, y veo que es así, bien por
inducción d irecta, bien por dem ostración o bien por un testim onio
innegable, que no perm ite a mi espíritu creer lo contrario.

Art. II.—Falsas soluciones del problema de la certeza

L a posibilidad de conocer la verdad, y de reposar en su certidum ­


bre, ha sido puesta en litigio, por m uchas escuelas filosóficas. N osotros
aquí, sólo plantearem os esta cuestión, ¿cuál es el oficio de la razón
en la investigación de la v erdad? P orque los e scép tico s, los c r itic is la s;
22 MANUAL DE APOLOGÉTICA

los p o sitivista s, y los in tu ició n isla.i, niegan o reb ajan el valor de la


razó n ; pasarem os rápidam ente revista a estos d iferentes extrem os.
23.—1.° El Escepticismo. — L os escépticos pretenden que el hom ­
bre es incapaz de d iscern ir en tre lo verdadero y lo falso, y por con­
siguiente que se debe suspender el juicio. P ara probar su tesis, aducen
cu atro m otivos: la ignorancia, el erro r, la contradicción y el dialelo.—
a) la ignorancia. La ignorancia hum ana es m anifiesta en un sin núm e­
ro de m aterias, pero como las cosas están enlazadas entre si, la igno­
rancia sobre una m ateria repercute sobre o tra y hace que la cosa
no pueda ser conocida a fondo, y tal cual es. No sabem os "E l todo
de n ad a” como decía P a sc a l.—b ) El error. El hom bre se engaña con
frecuencia y lo que es peor, cuando se engaña cree e sta r en la verdad,
;có m o saber entonces cuando está en la verdad, y cuando en el e rro r? —
f) la contradicción. Los hom bres no logran ponerse de acuerdo, la
verdad v aría.— 1.“ con los países. "D onosa justicia la que está lim itada
por una m ontaña o |>or un río, verdad m ás acá de los Pirineos y erro r
a la o tra parte, "dice tam bién P a sc 'a l;—2." con los tiem pos; acciones
que hoy se consideran líciLas, estaban prohibidas en otros tiem pos, y
vicev ersa;— 3.” con los individuos, lo que uno considera bueno, el otro
malo, aún más, un mismo individuo 110 tiene estabilidad en su m anera
de ver, y de ju zg ar.— d) E l díatelo ( r) este argum ento el m ás espe­
cioso del escepticism o se puede fo rm u lar a s í; el único m edio de probar
la potencia de la razón, es la razón mism a, y esto evidentem ente es
un círculo vicioso, luego por este m otivo y por los que preceden, el
escepticism o tiene derecho de sostener que la duda, es el único estado
legítim o del espíritu.
24.—2.“ El criticismo o relativismo kantiano. Según K a n t to­
dos n uestros juicios, se conform an a las leyes de nuestro esp íritu ; nues­
tro conocim iento no se regula sobre los o b jeto s; tam poco viene de
fuera por el interm edio de la ex p e rie n c ia ; no podemos conocer las co­
sas como ellas son en sí m ism as; los objetos son lo que nuestro espí­
ritu. quiere que sean, se am oldan por decirlo asi a las form as de nues­
tro entendim iento, y serian muy otros a nuestros ojos, si nuestro
espíritu estuviese constituido de o tra m anera. P o r consiguiente, nues­
tro conocim iento, es en un todo rclath-o, y no tiene v alor sino con rela­
ción a nosotros, puesto que son nuestras facultades las que imponen sus
form as su b jetivas a los objetos que vienen a su conocim iento. De

(1) L a p o U b fa (frie g o d¡-allcl¿n, lo u n o p o r lo 0( 10) ea «inánim o d e círculo


SECCIÓN I. — DIOS 23

aquí, el nom bre de relativism o, o de subjetivism o, que se da o rd in aria­


m ente a la doctrina de K ant. P ero si nosotros 110 tocam os las cosas,
sino únicam ente n u estras ideas (1): conviene que hagam os la crítica de
nuestras facultades de conocer, (de la razón pura, de la razón prác­
tica y del juicio) p ara d eterm inar la parte que corresponde a la in­
fluencia subjetiva, en el objeto conocido; de aquí el nom bre de c riti­
cismo por el cual se designa generalm ente la teoría de K a n t .
P o r o tra parle, el espíritu por su m ism a organización se siente im­
pulsado a concebir tres ideas transcendentales, el alma, el m undo y
D ios; a estas tres ideas parecen correS]H)nder tres seres, objetos o
noum enos (2), pero estas ideas ; dicen relación a existencias reales?
más allá de los fenómenos, existen realm ente los noúm enos? El espí­
ritu hum ano no puede co ntestar, la razón es im potente p ara resolver
el problem a, 110 puede tener ningún conocim iento del ser en sí, esto es
del alm a, del mundo, y de Dios. E s verdad que por un procedim iento
ingenioso K an t distingue entre la razón teórica, y la razón práctica,
y restablece por la segunda lo que había suprim ido la prim era. La
razón teórica ignora las cosas en sí. pero la razón p ráctica (3) descu­
briendo la existencia de la obligación en el fondo de la conciencia,
deduce de aquella la existencia de las cosas en sí, esto es de la
ley m oral como postulado de la libertad, la responsabilidad, la in m o rta­
lidad del alm a y la existencia de Dios, como necesarias, p ara explicar
la existencia de la ley m oral y la posibilidad de la sanción.
25.—3 .” El Positivismo. — El positivism o (A. C o m t e , L i t t r é en
F ra n c ia ; H a m i l t o n H. S p e n c e r , S t u a r t M i l l en In g laterra) profesa
que el espíritu hum ano puede alcan zar las verdades de orden experi­
m ental o verdades positivas, pero que es incapaz de resolver en aque­
llo que no puede experim entalm cntc com probarse; nosotros pues, po­
drem os conocer los fenóm enos, lo relativo, pero no la substancia ni lo
absoluto ( 4 ) así el espíritu hum ano, puede com probar hechos y de ellos

(I) La doctrina que tiene como principio que no podemos conocer el objeto como e t
en ii, tino solam ente como está en nuestro espíritu, lleva el nom bre genérico de idea-
Htmo. Y a hemos señalado aquí los dos principales: el idealismo critico, o criticismo de
Kant, y el idealiim o metafísica de Bergton, la m ás m oderna forma de idealism o que lla­
mamos m ás adelanto fnluldonlnm .
O £1 núm ero (del griego «noumenon», conocido por el «nousa, la razón pura) deaigña
U esencia d e las cosas, lo que es, por oposición a lo que aparece. Según Kant. el núm eno
puede ser objeto de fe, pero no de ciencia.
(31 La ratón práctica no es otra cosa au e U conciencia moral, esto es, la facultad da
juzgar del bien y del mal por m edio de la ley moral.
(4) Las palabras «absoluto», «com an d>, «númeno·, las to m a n » · en esta lección como
tiaónímas, por oposición a loe términos «raJoijiM»»·, «apariencia», «/emSmeno·.
2J M A IÍU 'L DE APniOC.KTirA

deducir leyes, esto es lo único cognoscible como objeto de la ciencia,


más allá de los hechos y de sus leyes se extiende el dominio inacce­
sible de las cosas en sí y de las causas, eslo es de lo incognoscible;
de aquí el nom bre de agnosticism o por el cual se designa a veces el
positivismo.
26.— 4.” El intuicionlsmo.— El intuicionism o,— nom bre con el cual
designam os aquí las teo rías de M. B e r g s o n sobre el conocimiento,—
procede del relativism o de K ant y del evolucionismo de H . Spencer.
P a ra M. B e r g s o n , hay dos m aneras de conocer: por la inteligen­
cia y por la intuición,—a) por la inteligencia. Lo mismo que K ant, ad­
mite que la razón no puede llegar al conocim iento objetivo de las cosas;
pero él señala a esta im potencia causas diferentes. M ientras que en
la teoría de K ant, el conocim iento es siem pre subjetivo, por el hecho de
im poner nosotros a los objetos, las form as inm utables de nuestro es­
píritu, M. Bergson pretende que una primera causa de error, viene por
el con trario de la actividad del espíritu, que lejos de poseer fo r­
mas invariables, tra b a ja sobre los objetos que toca, los mo­
difica asim ilándoselos, no de otro modo que nuestro o rg a ­
nismo tran sfo rm a los m an jares, que se le confían. U na segunda
causa de error, es que los mismos objetos están som etidos a
un perpetuo cambio, y no se les puede asir sino en un momento fu­
gitivo de su móvil existencia. Una tercera causa de error procede, de
que estos cambios se operan por insensibles conexiones; hay pues
evolución en las cosas m ás bien que transform ación, ahora bien,
estando obligada la razón a proceder por conceptos estables, se si­
gue que es incapaz de ex presar el m ovim iento de las cosas y de
señalar lo que hay de continuo en su evolución; necesariam ente,
ha de aislar los estados sucesivos de los objetos y sustituir lo continuo
y unificado del d evenir por lo discontinuo y fragm entario de la refle­
xión. — b )P or la intuición. Más, y es aquí donde M. Bergson en­
tiende av e n ta ja r a K ant, si la razón no llega al conocimiento objetivo
de las cosas, nos queda otro m edio p ara conocer la realidad, este
medio, es la intuición, que percibe lo real, viviente y movible, por una
vista inm ediata y directa del o b jeto ; luego sólo el conocim iento intui­
tivo puede llam arse objetivo; así el sistem a bergsoniano im agina
escapar a la crítica kan tian a añadiendo un nuevo elemento de conocer;
de aquí se sigue que aunque el conocim iento de Dios por la razón no
tenga v alo r alguno, podemos llegarlo a conocer, por la intuición,
p or la conciencia y p o r el corazón. H e aquí porque los m odem is-
SECCIÓN I. — DIOS 26

tas, adeptos de la filosofía bergsoniana han sustituido a la apo­


logética racional por la a po log ética de in tu ición o de la inm anencia
(véase núm ero 17)..

Art. III.—La verdadera solución del problema. El dogmatismo. Valor y li­


mites de la razón.

27.— 1.* El Dogmatismo. — Se llam a dogm atism o (en griego d og ­


m atizo, yo afirm o) el sistem a filosófico que sostiene que el espíritu
.hum ano puede llegar a la certeza y que la certeza corresponde a la
realidad de las cosas, esto es que hay acuerdo entre nuestras represen­
taciones y los objetos representados. El dogm atism o invoca en su favor
las razones siguientes:— a) la falsedad de los sistem as opuestos;—
b) la intuición inm ediata de la verdad objetiva de los prim eros prin­
cipios;— c) las exigencias del sentido común.
A. F A L S E D A D D E L O S S I S T E M A S O P U E S T O S .— a) A los
escép tico s responde el dogm atism o que la ignorancia y el e rro r en unas
cosas, no prueba que la certidum bre no pueda ex istir en o tra s; de que
nosotros no sepamos el todo de nada,, no se sigue que no sepamos
nada de todo; el hecho que nosotros mism os descubrim os a veces
nuestro erro r, ¿no prueba por el co n trario que el espíritu no aáolece
de im potencia to tal? La contradicción no prueba m ás en favor del es­
cepticismo porque está lejos de ser u n iv e rsa l; no se extiende a todos los
dominios, ni se refiere a todas las proposiciones. E n cuanto al arg u ­
m ento del dialelo o del círculo vicioso que ellos invocan, no va más
contra el dogm atism o, que contra el escepticismo porque el círculo
vicioso es el mismo si se quiere probar con la razón la potencia de la
razón, que si se quiere probar con la misma razón su propia im poten­
cia;— b ) a los c rilictsta s y a los p o sitiv ista s el dogm atism o hace ad ­
v ertir que la distinción establecida por ellos entre el fenóm eno y el
num eno no es absoluta, pues no puede aplicarse a los hechos de con­
ciencia, toda vez que nosotros en la m ism a intuición alcanzam os nues­
tro ser y la representación que de él tenemos. E s otro e rro r el preten­
d er que n u estra ciencia se detiene en los fenómenos, y que jio hay
nada cierto, si 110 lo que puede se r comprobado experim entalm ente,
y que no podemos sacar conclusión legítim a de lo que aparece a lo que
es, pues es indudable por el contrario que la razón puede con los
datos sum inistrados por los sentidos y la conciencia, in fe rir los prin­
cipios de causalidad y de substancia, de los efectos puede rem ontarse
26 MANUAL DE APOLOGÉTICA

V.
a las causas, j¡te las cau sas segundas relativ as a la causa prim era y
absoluta.— c) El dogm atism o adm ite con M. B e r g s o n que hay dos
modos de conocer, p ero ju z g a que la razón es un procedim iento ta n
legitim o como la in tu ic ió n ; la d iferen c ia en tre los dos, no es por lo
dem ás tan g ran d e como p arece, ya que el conocim iento racional su ­
pone u n a intuición en su punto de p a rtid a y en su punto de térm ino.
Tom em os por ejem plo la dem ostración de un teorem a de g eo m etría;
la razó n debe ap o y arse prim ero en los axiom as cuya v erd ad percibe
el esp íritu d irectam en te, esto es por intuición, poniendo en claro o tra
verdad, que h asta entonces estaba oculta y cuya evidencia ap arece al
fin de la dem ostración. Tam poco es exacto decir que la a ctividad del
espíritu tra n sfo rm a la n atu ra le z a (le los ohjetos. P o r la abstracción
el esp íritu sep ara lo que hay en el fondo de las cosas, porque si los
seres están som etidos a una evolución cuya m arch a es continua, si
se h allan en un perpetuo devenir, sin em bargo este devenir no abarca
lodo el ente, algo queda siem pre que no cam bia en los seres, y a es­
te algo nosotros le llam am os, substancia. A trav és de las m úl­
tiples m utaciones de mi existencia, yo tengo conciencia clara de con­
tin u a r siendo el m ism o hom bre, así pues en la m edida que la razón
alcan za la substancia, puede lleg ar a un conocim iento objetivo, no de
o tra m an era que se llega a él por la intuición.
B. I N T U I C I O N I N M E D I A T A D E L A V E R D A D O B J E T I V A D E
L O S P R I M E R O S P R I N C I P IO S .— H ay cierto núm ero de prim eros
principios que descubrim os por una intuición inm ediata, y cuya verdad
nos ap arece con tal evidencia que se im pone a n uestro espíritu, por
ejem plo el principio de identidad y el de razón suficiente, ¿quien o sa rá
p reten d er que A no es A o que una cosa puede com enzar a e x istir sin
razón suficiente? T enem os la íntim a convicción de que estos a x io ­
m as no son sim plem ente representaciones de n u estro espíritu, sino
leyes del ser.
C. E L S E N T I D O C O M U N .— E s muy cierto que el sentido co­
m ú n depone en fav o r del dogm atism o. T odos los hom bres creen,— y
aú n los filósofos que hacen profesión de 110 cre e r— , que su pensam iento
tiene algo m ás que un valor subjetivo y que es conform e a la realidad
de las cosas. ¿ "C uál es el sabio que no se ponga a re ir si le decimos
seriam en te que las proposiciones de física o de quím ica que él ha des­
cu b ierto después de ta n penosos tanteos no corresponden a nada, que
el oxígeno o el carbono por ejem plo no son nad a fu e ra de su pensa­
m iento y que los eclipses de la luna o de V enus son p u ra s rep re sen ­
SECCIÓN' I. — DIOS 27

taciones de su conciencia"? P orque no es admisible que el instinto


n atural y universal del linaje hum ano le haga engañarse así en una
cosa de tal im portancia (i).
28.—2." Valor y limites de la razón. — De lo que precede se de­
duce:— a) que el espíritu hum ano puede en cierto núm ero de m aterias
llegar a la certeza objetiva ya por intuición, ya por razonam iento,
pues nosotros seriam os los seres m ás desventurados de la creación,
si con un espíritu hecho p ara conocer nos engañáram os siempre, o no
pudiéram os e sta r nunca seguros de no engañarnos;— 6) que la cien­
cia no se lim ita al conocim iento de los fenóm enos, y que puede en
cierta m edida, llegar al ser en s í;—c) y decimos en cierta medida
porque aún llegando a la certeza nuestro conocim iento nunca es ab­
soluto y adecuado, no puede penetrar la esencia intim a de las co­
sas, la razón tiene lím ites infranqueables, y el conocim iento es más
im perfecto cuanto m ás supera a la razón el objeto de su estudio;
así la razón puede dem ostrar la existencia de Dios y saber algo de
su natu raleza, pero cuanto m ás quiera avanzar en este cam ino más
inadecuada será su ciencia, y m ás envolverá el m isterio a nuestro co­
nocimiento.
C o n c lu sió n .— “Lo que nosotros afirmam os de las cosas es por
consiguiente verdadero, aún que no sea la exacta y adecuada repro­
ducción de la cosa m ism a; siendo hom bres sería insensato desear lo
imposible, y asp irar a una ciencia sobrehum ana”. (2). Conservem os por
consiguiente, el consejo de L a c tan cia que nos enseña que “la sabiduría
consiste no en creer que se sabe todo, que esto pertenece a Dios, ni que
no se sabe nada, porque esto es propio del bruto".

Art. IV.—La certeza religiosa. Oficio de la razón y la voluntad

29.— Certeza religiosa. — ¿D e qué orden es la certeza que engen­


dra la apologética? Indudablem ente la certidum bre religiosa, es de
orden m o r a l :— a) es verdad que en la parte filo s ó fic a las verdades
son m etafísicas por su naturaleza, pero las cuestiones que allí se es­
tu dian: la existencia de Dios y del alma, su naturaleza, las relaciones
entre el mundo y Dios, son tan com plejas y tan fuera de toda expe­
rim entación directa que la solución de estos problem as no se nos

(I) F o n s e g r i v l Elementos d e filosofía, ta m . 11.


U) Fq w ic MVL Elemento· de filmolU. h n . 11
28 MANUAL DE APOLOGÉTICA

puede im poner con evidencia m atem ática y requieren por consiguiente


disposiciones m o rales;— b) en la purte h istó ric a las pruebas de hecho
de la revelación descansan en el valor del testim o n io ; el m otivo de
n u estra certeza estará tom ado de las señales que nos atestigüen la
existencia y la credibilidad del testim onio pero en una y o tra parte,
histó rica o filosófica, la razón y la voluntad deben desem peñar cada
una su propio oficio.
Oficio de la Razón. — L a razón es la que debe reconocer la v e r­
d ad ; ah o ra bien, el criterio de la verdad es como dijim os a rrib a la
evidencia y no el sentim iento; no se cree que una cosa es verdadera,
porque querem os que sea así, sino que la creem os porque vemos que es
verdadera, el sentim iento y la voluntad, 110 pueden suplir a la razón,
porque p ara am ar y q uerer una cosa es preciso conocerla previam ente,
luego no llegam os a la certidum bre religiosa, sino porque la Revelación
se nos presenta con caracteres de evidencia m anifiesta, y con m o ti­
vos de credibilidad que atraen nuestro asentim iento.
Oficio de la Voluntad. — Sin em bargo la razón seria aquí insufi­
ciente si la voluntad se quedase a un la d o ; ella tiene una doble labor.—
a) a n tes d e l ju ic io es preciso que prepare al espíritu para ver la lu z ;
ella es la que elige el objeto de estudio, la que lleva y fija en él
la atención, y aún m ás p ara que la inteligencia esté en m ejores con­
diciones de ju zg ar, debe la voluntad a p a rta r del alm a los p reju i­
cios y las pasiones, b) en e l m om en to de e m itir e l ju ic io , la in te r­
vención de la voluntad no es menos necesaria, para decidir la inteligen­
cia a adh erirse a la verdad, pues esta adhesión no se v erifica sin sa­
crificio s; las verdades m orales, como la existencia de Dios, de un sobe­
rano Juez, de la in m ortalidad del alm a, de la ley m oral, y de la vida
fu tu ra, im ponen deberes penosos a nuestra naturaleza, y que instinti­
vam ente nos sentim os tentados a rechazar. Sin e x ag erar pues la m i­
sión de la voluntad podrem os decir que la verdad religiosa no puede
e n tra r en el espíritu por la simple v irtu d de un silogism o; habrem os de
a ñ a d ir con B ru n etiere que ¿ “no se cree por razones de orden in te ­
lectu al?” mal in terp retad as estas palabras o frec erían blanco a la c riti­
ca, pero en el espíritu de su au to r significan sin duda que la fe no n a ­
ce de la fu erza de los argum entos, si previam ente no se dispone el alm a
por la hum ildad, la m ortificación de las pasiones y sobre todo por la
oración (1). L as g ran d es conversiones, las transform aciones m orales

(I) V éa·« nuestra «Doctrina católica», núm . 282.


SECCIÓN I. — DIOS 29

operadas por el cristianism o cu el transcurso de los siglos, han sido


obra de la voluntad y de la gracia, tanto o más que fru to del razona­
miento.
C o n clu y a m o s, pues, que es necesario saber dar a la razón y a la
voluntad la parte que les corresponde. Según la frase de Platón, es
necesario “ir hacia la verdad, con toda el alm a”. Razón, voluntad y
corazón deben unirse p ara la conquista de la verdad.
BIBLIOGRAFIA.—Lo» T ratados de Filosofía ; en particular lo· de Fonlaegrive, del
P. Lahr y de G . Sortais.—Santo Tom ás. 5 u m m a , tr. D e Oerífafe.—Kleutgcn, La pJitfoaophíe'
tecÍómíígub (Gaume). —C ony, A lt. C ertitude, Dict. de A lé·. —Chollel, A rt. C ertitud*. Dicl.
Vacant-Mangenot.—O llé'Lapnm e, L a certitude m orale (Belin).·—Farges, L a c r ite de la cer-
titade (Be rehe et TraJin).—Michelet, Dieu e l la g n o tU c ir m e con te m vo ra in (Gabalda).—De
Pascal, L e cJtritfíaniame, primera Darle, La Vérité de la Religión (LathieUcux).—Newman,
G ratnm aire d e V a esentím ent (Bloud).—Pacaud. Art. L a ce rtitu d e rélia ieu te <Tafrri* la p h l ·
loto p h ie ' tT O llé -L a p n in u t, Rev. pr. d ’apol., I mayo 1907.—L. Ruy. Le procé» d e J‘rnté/Jj-
gen ce. Cap. L e rSte d e 1'intéÍligcnee d a n * la c o n n a itu m c e d e D ieu (Bloud).
90 MANUAL PE APOLOGÉTICA

C a p ítu lo I. — De la existencia de Dios.

V P u e d e /'
ti © m o s - 1
tra r s e la < É rrores. J a ) M aterialismo.
c x iitc n c ía ) Agnosticismo.
D o t io t lr a b l-
d e D ios? V
a) O otologism o e Intuido*

¡
lld a d .

B Con q ué 1 cism o.
arrumen·'
to s ? I

b) Fideísmo y Tradiciona­
o) E x is te n ­ lismo, 1. p osltivl·'
c ia . c) Criticismo. tas.
(Causa prl* 1 d) Objeciones.
M odernismo 2. m a te ria ­
mera y con·
tldgeocltt) listas.
Mundo
exte tor 1. lo hipóte'
b) M o vi­ sis
(P ru eb a s ' m ie n to / Inexplicable m ecanista
EXISTENCIA DE co sm old (Prim er i por 2. la hipóte-
£<cas). motor) sis
0109. dinam lsta
9 P ruebas
cadas del ) O rd en 1. el acaso.
del m undo. ) In e x p lic ab le
l·· (causas
ünale»)
| Por
2. la evolu*
cióo
3. M undo
in terio r I
(
P*r^tc to Pr - m e ta sific a
(A lm a i Aspiraciones del alm a. Pr. psicológica,
hum ana) Ley moral y sanción. Pr. m o r« /.
* ( ( a ) el rmiedo.
I·Imil.n.ñ
. t ^i in e n p n c a o ie )■I.)
oj 1.
la <
e d u c a c ió n .
UllltOrsal | por I cí la Influencia de los legisla
dores y de los sacerdotes
C o n c ltjs ló · · V a lo r de las diferentes pruebas.
H a ij a t e O s?
Ia) intelectuales
3.· A teísm o. ,b )
[o)
m orales.
sociales.
C. C o n se­ a) para el individuo.
cu en cia s. b) p ara la sociedad.
CAPÍTULO I. — DE LA EXISTENCIA DE DIOS 51

D IV IS IO N D E L C A P IT U L O

30.— La cuestión de la existencia de D ios lleva consigo un triple


estudio: 1." U na cuestión p relim in ar: ¿ E s posible dem ostrar la ex is­
tencia de D ios? 2.0 Segundo estudio: E xposición de las pruebas que
establecen la existencia de Dios. 3.° U ltim am ente, una cuestión subsi­
d iaria; si la razón dem uestra a Dios de una m anera term inante, ¿cómo
explicar la existencia de los ateosT Cuales son las causas del ateísm o
y cuales sus co nsecuenciast De aquí la división en tre s artícu lo s:

Art. I. — ¿Se puede demostrar la existencia de Dios?


E sta p rim era cuestión de la dem ostrabilidad de la existencia de
Dios se subdivide a su vez en dos m ás: 1.° ¿ E s posible dem ostrar la
existencia de D ios? 2.” ¿ P o r qué cam inos se puede hacer esta dem os­
tració n ? .

§ 1 .— ¿ E s p o s i b l e d e m o s t r a r l a e x i s t e n c i a d e D ios? E r r o r e s del
MATERIALISMO Y DEL AGNOSTICISMO

31. — A nte el problem a de la existencia de Dios, es posible


una triple a c titu d ; se puede responder por la afirm ación, por la ne­
gación, y por u n a simple inhibición. Al prim er grupo pertenecen los
teístas o creyentes, al segundo las m aterialistas o ateos, al tercero los
agnósticos o indiferentes.
1.“ T eísm o.- (Del g riego Theos, D ios). — Los teístas afirm an que
es posible d em o strar la existencia de D io s; en el artícu lo siguiente
expondrem os las pruebas en que apoyan su creencia.
2.” Materialismo. — El ateo, cualquiera que sea su nom bre, (m a­
terialista, n atu ralista, o m onista) ( i ) pretende que no se puede dem os­
tra r la existencia de D ios porque no existe. Considera que no es ne­
cesario re c u rrir a un cread or p ara explicar el m undo, y por consi­
guiente Dios es una hipótesis inútil. L a m ateria es la única realidad
que ex iste: siendo etern a y estando dotada de energía, ella sola se

(II La* Iré· denom inaciones: materUJl$ta, naturalista y monista, designan, b ajo aspecto·
«tterenlee, el mismo fondo de doctrina. T odo· pretenden explicar el m undo por la existen­
cia da un solo elem ento, pero, m ientras el m aterialista habla, ante todo, de la sola m a­
teria, el naturalista habla de la naturaleza, término y a m ía vago, y el m onista invoca
el movimiento cósmico. El móntala en cuestión aquí as, evidentem ente, el m aterialista.
MANUAL OE APOLOGÉTICA

basta p ara resolver los enigm as del universo. L os argum entos del m a­
terialism o los expondrem os en el artícu lo segundo con el título de
objeciones.
3 ." Agnosticismo. — D e una m anera general el positivista o ag­
nóstico ( i ) d eclara que la existencia de Dios está en el dominio de lo
incognoscible. La razón teórica no puede ir m ás allá de los fenóm enos;
el ser en sí, las substancias y las causas, aquello que está en el fondo
íntim o de las ap ariencias, todo está fu era de su alcance. “ El problem a
de la causa últim a de la existencia— escribía H usley, en 1874,—me
parece definitivam ente fuera del alcance de m is pobres facultades”.
T ara L ittré (1801-1881) el intinito es "com o un m ar que azota nues­
tra s playas con sus o n d as” , pero para este m ar, “no tenem os barco
ni v ela”. A u g u sto Comte y la filosofía positiva. De aquí una conclusión
muy n a tu ra l; puesto que la investigación de las causas en general y
a fortio ri, de la causa últim a, está condenada al fracaso, no perdam os
el tiempo en em prenderla. Y este es tam bién el consejo que nos dá
L ittré. “¿P o rq u é os obstináis en investigar de dónde venís y a donde
vais, si existe un criad o r inteligente, libre y bueno? Jam ás sabréis, de
esto u n a palabra. D ejáo s pues de quim eras... La perfección del hom bre
y del orden social, consiste en no hacer caso de esto... E stos problem as
son una enferm ed ad ; p ara curarse, es necesario no pensar en ellos”. (2)
Así donde el m aterialista tom a posiciones co n tra Dios, el agnóstico
g u ard a una reserv a p ru d en te: “no niega ni afirm a, porque afirm ar o
n eg ar sería d ar a entender que se tiene algún conocim iento del origen
de los seres y de su fin”. (L ittré ). K1 agnóstico no rechaza la distin­
ción entre el fenóm eno y la sustancia, entre lo relativo y lo absoluto,
con tal que se le conceda; que lo absoluto es inaccesible. La fórm ula
agnóstica, se puede reducir a desconocer y despreocuparse de la cues­
tión. E s cierto que esta n eutralidad frecuentem ente es una m era
apariencia, porque es evidente que de la abstención a la negación
no hay m ás que un paso, y la m ayor p arte de los agnósticos lo dan.
Después de haber dicho “m as allá de los datos de la experiencia nada

(I) Agnóstico (del griego privativa, y »gnosis», conocimiento). Por *u etimología, U


palabra agnóstico se opone a gnóstico. El agnóstico declara ignorar lo que el gnóstico |.-re·
ten de saber. E sta palabra ha sido puesta en circulación por el filósofo ingle* Husley
hacia el 1869. «La mayoría d e mis contem poráneo·—dijo en u na ocasión, p ara hacer pro*
íerión del librepensam iento—, creían haber llegado a una cierta gnojf· y pretendan haber
resuello el problem a d e la existencia; yo estaba completam ente seguro de no aaker nada
sobre el particular y bien convencido de que el problem a es insoluble; y como tenía de
mi parte a H um e y a Kant. no creo presunción el pensar así.
(2> K e v u e d e s O e u x -M o n d ts , I junio 1665.
CAPÍTULO I. — DE LA EXISTENCIA DE DIOS 95

sabem os”, a ñ a d e n : “m ás allá de los objetos de la experiencia nada


existe”.
Sin em bargo no todos los agnósticos llegan a este extrem o. A lgu­
nos como K ant, Locke, Iíam ilton, M ansel, H. Spencer, distinguiendo
entre la existencia y la n atu raleza de Dios, proclam an que el se r en
sí existe, pero que nosotros 110 podemos saber nada de su esencia. Si
cu este sistem a, D ios viene a ser, según la frase de H. Spencer, una
"Realidad desconocida", queda sin em bargo como realidad y como
objeto de creencia.

§ 2 .— ¿ P o r ij u e c a m in o s d e m o s tra r la e x is te n c ia d f. D io s ? E rro res

32. — l.° ¿Por qué caminos demostrar la existencia de Dios? —


T^as pruebas de· la existencia de Dios, nos son sum inistradas por el
alm a toda e n te r a : por la razón, por el sentim iento y la conciencia.
Sin em bargo, bueno será an o tar que si bien la razón no es el único ins­
trum ento dem ostrativo, es ciertam ente el instrum ento principal. Se pue­
de ir a Dios por otro cam ino, pero con la condición de no rechazarla ni
deprim irla, como si fu era ya un medio defectuoso, y que cuadra mal
con el pensam iento moderno. El Concilio V aticano ha declarado, con
efecto, que "la S an ta Iglesia n u estra m adre tiene y enseña que, por la
luz natural de la razón hum ana, Dios, principio y fin de todas las
cosas, puede ser conocido con certeza, por medio de los seres creados;
porque desde la creación del mundo, sus perfecciones invisibles se
hacen visibles a la inteligencia de los hom bres por m edio de los seres
que ha creado” (Rom ., I, 20). A su vez la Encíclica P ascendi h a re ­
cordado la decisión del Concilio V aticano. Y m ás recientem ente el
juram ento antim odernista prescrito por el M otu-P roprio de 1.* de
Septiem bre 1910, ha confirm ado y com pletado el tex to del C oncilio:
"P rim eram ente yo profeso (se dice allí) que Dios, principio y fin de
todas las cosas, puede ser conocido, y por consiguiente tam bién de­
mostrado con certeza por la luz natural de la razón, m ediante las
cosas que han sido hechas, eslo es, por las obras visibles de la creación,
como la causa por sus efectos". Conviene n o tar las dos im portantes
adiciones hechas por el ju ram en to antim odem ista al texto del Con­
cilio V atican o : E ste últim o afirm aba que Dios puede ser conocido,
pero como se podía cuestionar sobre los cam inos que llevan a su
conocim iento, el ju ram en to antim odernista h a precisado lo que se
debía entender por aq u ello : Dios puede ser conocido y por consiguiente
tam bién dem ostrado; luego cognoscible y demostrable. D em ostrable,
APOlOOtnCA .—
3
34 MANUAL DF. APOLOGÉTICA

cómoT P o r la luz n a tu ra l de la razón, que, partiendo de los seros c re a ­


dos, y apoyándose en el principio de causalidad, se rem onta de los
efectos a la causa, ( i)
33. — Errores. — F o r estas diferen tes decisiones la Iglesia con­
d en a:— o) A los ontologistas, como M alebranche, y a los intuicionislas,
como B ergson, que sostienen que Dios no es dem ostrable por la r a z ó n ;
si bien es verdad que en sus sistem as esta dem ostración no es nece­
saria, porque en su lu g ar, ponen la idea in n ata o la intuición directa
de D io s;— b) a los fid eista s y a los tradicionalistas (J. De M aistre,
De B onald, L am ennais) que afirm ando o ex agerando la im potencia
de la razón, pretenden que la existencia de D ios no puede ser dem os­
tra d a por el razonam iento y que la hem os obtenido, por la f é o a
consecuencia de una revelación prim itiva tran sm itid a de edad en edad,
por el camino de la tra d ició n : e rro r condenado por el Concilio V a ti­
cano, sess. I II , C. II, can. I. (2). c) a los criticistas que, ju n tam en te con
K ant, distinguiendo en tre la razón teórica y la práctica, niegan el valor
de la prim era, y ju zg an como un postulado de la ley m oral la creencia
en Dios, (véase n.° 2 4 );— d) a los m odernistas que sólo adm iten la
experiencia in dividual como prueba de la existencia de Dios, juzgando
que las o tra s no tienen v alo r alguno, o por lo menos son incom patibles
con la filosofía contem poránea. Según ellos, Dios no puede ser dem os­
trado por la ra z ó n ; es el corazón quien le descubre; la experiencia
religiosa es la que lo hace todo, ella resuelve el problem a del conoci­
m iento de Dios, el origen de la revelación y el de la religión (véase
17 ·>
H asc do n o tar que la iglesia lia condenado la teo ría m odernista
de la inm anencia no por que use la prueba del sentim iento, sino porque
reduce todos los m otivos de credebilidad a la sola presencia de Dios
en el alm a. La Iglesia, pues, adm ite que en las alm as de buena voluntad,
D ios puede h acer sen tir su presencia y su acción, que puede llegar a
ser, de una cierta m an era, inm annente, pero no cree que esta inm anen-
ll) L ^ i adicione« hechas por el juram ento antim odernista al dogm a definido en el Conci­
lio Vaticano < se nos impone como verdad d e íe o como veidad cierta en conexión con un
dogm a? E n el prim er caso, el negarles la adhesión sería u n a h erejía; en el segundo, con··
tituiria sospecha de herejía solam ente, porque no se puede rechazar una verdad íntim a'
m ente ligada con un dogm a ain aparentar q ue se niega el dogm a mismo. La prim era hipó·
tesis es bastante verosímil, ya que estas adiciones form an p arte de u na profesión de fe
y están precedido· d e la palabra profUeor, yo profeso, que en el lenguaje «le la Iglesia
designa un acto d e fe.
(2) (.JuJ.-LapRVNF ha dicho muy justam ente, a propósito del fideísm o: «La Iglesia conde·
n a todo fideísmo. Ella, que sin la fe no existiría, comienza por rechazar como contraria a la
esencia de la fe, una doctrina que lo redujera todo a la fe. El orden d e la fe no pueda
estar s e g ú n · flaquea el orden de la razón.» (Ce qa'o n vo cAercher a Roma.)
CAPÍTULO I. -— DE LA EXISTENCIA DE DIOS 36

cia de Dios sea siem pre percibida directam ente por la conciencia y el
sentim iento, eslos son estados m ísticos bastante raros, favores que no
constituyen un derecho y que por consiguiente no pueden ser conside­
rados como el medio ordin ario de llegar al conocim iento de Dios.

A rt. II. — Exposición de pruebas de la existencia de Dios.

C la s ific a c ió n d f. l a s p ru eb as de la e x is te n c ia de D io s

34. — Hay m uchas m aneras de presentar las pruebas de la - existencia de Dios.


1° Algunos no ctatifican; se contentan con presentar un conjunto de pruebas. Así
Santo Tom ás ofrece cinco pruebas que se reducen a lo siguiente: Partiendo de las cosas
que se observan en el mundo, viene a deducir cinco atributos que implican la existencia
de Dios. Es cierto, y los sentido· lo comprueban, que en este m ondo hay cosas que
•on movidas, seres que son causados por otros, cosas que pueden aer y no ser, que son
más o menos perfectas, seres desprovistos de inteligencia que obran de una m anera con­
forme a sus fines. Ahora bien, todo ser movido, no se explica sino por el ser inmóvil
(argumento del primer m otor); todo ser causado, por una causa prim era (argumento de
las causas eficientes o de la causa prim era); el ser contingente, por el ser necesario (ar­
gumento de la contingencia); los seres imperfectos, por el ser perfecto (argumento de
los grados de loe seres); el orden por el ordenador (argumento sacado del orden del
mundo). Luego es necesario rem ontarse a un primer motor, a una causa prim era, etcé­
tera, <jue llamamos D kn.
2.« O tro· cJosí/Jcan las pruebas en grupos distin to s: a) Kant distingue los argumentos
teóricos y los argum entos moro/es; los primeros tienden a dar una demostración racio­
na], y los segundo· son simplemente razones de creer. A dem ás, sub<fivide los argum entos
teóricos en argum entos a priori у a potteriori (I), según que se tome como base una idea
que encontramos en nuestro espíritu o un hecho, ya determinado, ya indeterminado,
b) La clasificación m ás corriente consiste en dividir las pruebas según la naturaleza del
hecho que sirve de punto de partida. Se obtienen entonces tres clases de p ru eb a s: las
pruebas físicas, las pruebas metafUiea» y las pruebas morales, según que procedamos
de un hecho físico, de una idea racional o de un hecho moral. Desgraciadamente, esta
clasificación ae presta a equívocos, porque las subdivisiones de tres clases no están com ­
pletamente delim itadas; por ejemplo, el argumento de la contingencia es físico p ara unos
y m eta físico para otros (2).

c) N os serv irán de puia las palabras del Concilio V aticano y «leí


juram ento an tim o d ern ista; partirem os de las cosas que se pueden ob­
servar en el mundo, y tendrem os así una doble cla se d e argum en tos.
Pues si consideram os las obras visibles del universo, nuestro estudio
puede v ersar sobre dos cosas: lo que hay fuera de nosotros y lo que
hay dentro de nosotros. A hora bien, este doble conocim iento del
m undo e x te r io r y del m undo in terior es el que debe conducirnos al

(0 La expresión a priori quiere decir anterior a la experiencia, y significa que se razona


independientemente de la experiencia, apoyándose sólo en los principios de la razón. La
frasa a poeteriori tiene el sentido contrario y significa que nos tasam o s en la experiencia
remontándonos de los efectos a las causes.
Se podrá objetar igualm ente a esta daaificación que todas las pruebas racionales
■on, on suma, metafísicas, puesto que todas se apoyan en el principio de causalidad.
96 MANUAL DE APOLOGÉTICA

conocimiento de la Divinidad. De aquí dos clases de pruebas: las prue­


bas cosmológicas sum inistradas por el estudio del cosmos, y las pru e­
bas psicológicas y morales que nos da el estudio del alma humana. A
estas dos clases de pruebas, se podrá añ ad ir como confirm ación el
hecho de la creencia universal de los pueblos.

"§ i..— E i . m undo e x t e r io r . — P ruebas c o s m o l ó g ic a s

35..— O bservando el mundo exterior tal cual es, o al menos en la


medida en que podemos conocerle, comprobamos tres cosas:— a) su
existencia en p rim er lugar.—b) el movim iento de que está anim ado.—
c) el orden que reina en él. E stos tres hechos, suponen que existe a l­
guien fuera del m undo que es la causa de la existencia de este, el
m anantial de su actividad y el principio del orden que en él descubri­
mos. Este alguien recibe el nom bre de Dios. De donde estudiarem os
tres pruebas sacad as:— i. de la existencia del mundo. 2.—del m ovi­
m iento del mundo.— 3. del orden del mundo.

I> Prueba sacada de la existencia del mundo.—Argumento llamado de la


causa primera o de la contingencia.

36.—Argumento. — E ste argum ento puede presentarse de diversas


m an eras; se puede decir sim plem ente: la existencia de un mundo con­
tingente, no se explica sin la existencia de Dios.
B o s s u e t lo ha form ulado a s í : "si en algún momento no h u í» nada,
nada hab ría eternam ente” ; o lo que es lo mismo, existe un ser eterno
y necesario; es así que el mundo no es eterno ni necesario, luego
Dios existe.
D esarrollarem os este argum ento por medio del silogismo (1) si­
guiente : las causas segundas, suponen una causa prim era y los seres
contingentes suponen un ser necesario, pero en el mundo no hay m ás
que causas segundas y seres contingentes, luego el mundo supone una
causa prim era y un ser necesario que es Dios (2).
(I) £1 silogismo es un razonamiento compuesto do tres proposiciones, de tal forma que.
admitidas las dos primeras tías premisas) se ha de admitir la conclusión que se deríve de
alias necesariamente. L a prim era de las prem isas se llama mayor, menor la secunda. Para
mm m is clsras, distinguiremos la mayor y la menor y las probaremos separadamente.
(A Eata argum ento se formula algunas veces en la siguiente fo rm a: Todo lo que ha
comenzado a asistir no aliste por sf mismo y supone un creador. Es así que el m undo
ha comenzado a en stir. Luego ha debido recibir la existencia de Dio·. Aaf presentedo el
argumento, parece defectuoso, porque loe adversarios dirán en la m en o r: es así que el
CAPÍTULO I. — DE LA EXISTENCIA DE DIOS 37

A. P R U E B A D E f.A M A Y O R . — l.as causas segundas suponen


una causa primera y los seres contingentes suponen un ser necesario.
H ay que entender por causo sejrunda una causa que ea a la vez causa y efecto que
debe su existencia a otra c a u ta (ejemplo, el padre), y por ser contingente aquel que no
no tiene en sí la razón de su existencia y que podrían no existir. Al contrario, la cauta
primera es aquella que no debe su existencia a ninguna otra, y el ser necesario e» aquel
que lleva en yf la razón de su «iiiten cia, y que no puede no existir. Como se ve, toda
causa secunda « contingente, puesto que no tiene en sí la razón de su existencia y recí­
procamente todo ser contingente es causa segunda potque tiene su existencia de otro. La
diferencia entre las dos denominaciones está en que por una parte nosotros consideramos
al mundo en el hecho de sn erisfencta, esto es, en cuanto causa segunda, y de la otra,
en que le estuchamos en su naturaleza, esto es, como contingente.
Que las causas segundas supongan una cansa prim era, es cosa que
se deriva a la vez del principio de causalidad y del principio de razón
suficiente, porque no se puede alegar que las causas segundas, se expli­
can las unas por las otras, pues si se rem onta la serie de causas se­
gundas. si se va del hijo al.p ad re, del padre al abuelo, y así sucesiva­
m ente tan lejos como se q u iera; y aún que se suponga, si es posible,
una serie in fin ita ( i ) no se h ará m ás que traslad ar la dificultad y siem ­
pre será necesario re c u rrir a una causa prim era, pues es m anifiesto
que si cada causa subordinada es incapaz de darse la existencia, por
mucho que se m ultiplique el número de estas causas no se cam biará la
naturaleza de ellas. Tom ad diez, veinte, ciento, una m ultitud infinita
de ignorantes y no obtendréis como resultado un sabio. Incom pletas
e insuficientes por naturaleza las causas redundas, requieren pues una
causa prim era, d istinta de ellas, y que les haya dado la existencia.
E l razonam iento es el mismo si se considera los seres no ya como
causas segundas, sino como seres contingentes, que no teniendo en sí
mismos la razón de su existencia reclam an un ser necesario, que ten ­
ga en sí la razón de ser de aquellos.
R. P R U E B A D E L A M E N O R . — E l m undo está compuesto de
causas segundas y de seres contingentes. P a ra dem ostrarlo, considere­
mos en el mundo la m ateria hruta, y los seres vivientes.
mundo no ha comenzado. £1 argumento, pues, no se funda en el comienzo del mundo,
sino en su contingencia, considerado en su existencia y en su naturaleta. Que haya co­
m enzado o no, que sea eterno o creado en el tiempo, no por eso deja de ser contingente,
esto es, insuficiente, y exige un ser necesario. Los filósofos como Platón y Aristóteles,
que creian en la eternidad del mundo, no dejaban por esto de admitir la existencia de
Dio·, y, ademó», no se ha demostrado por la razón que Dios no haya podido crear e)
mundo ab aeiem o.
(I) S eg ú n AflISTÓTELES. S a n to ToM ÍS, LUBNITZ y Kami, u n a m ultitud in ñ n ila d e ca u aa s
s eg u n d a s, d e seg u n d o s m o to res no e s c o n tra d ic to ria ; la ra zó n n o p u e d e d e m o stra r, por
ejem plo, q u e la serie d e g en e rac io n es a n im ale s o d e tran sfo rm ac io n e s d e la e n e rg ía h a
d eb id o te n e r un principio en vez d e e x istir ab aetemo, Lo q u e re p u g n a a · q u e u n a serie
d e c a u s a s seg u n d a s o d e m o to res m ovidos ex ista n sin una c a u s a p rim era y un p r i m a
m otor q u e s e a la ra zó n d e su ex isten c ia .
38 M.ANUAÍ. DE APOLOGÉTICA

a) M a teria bruta .— Si exam inam os la m ateria que se ofrece a


n uestra observación, vemos que se puede concebir muy bien su no
ex iste n cia; nosotros, nunca pensamos que los m inerales y que los
g u ijarro s de nuestro camino deban existir necesariam ente o que exis­
tan por si mismos.
b) S e r e s v iv ie n te s .—P ero cuando la cosa aparece no digam os más
cierta, pero sí m ás fácilm ente dem ostrable es cuando se tra ta de los
seres vivientes, y com enzando por nosotros mismos ¿110 es evidente
que tenemos el sentim iento de nuestra contingencia? (1) E l ser que
tenemos lo hemos recibido de nuestros padres; en ningún momento
nos sentim os dueños de nuestras v id a s; hubiéram os podido no nacer,
asi como deberem os m orir. Y lo que es cierto respecto de nosotros, no
ln es menos respecto de los otros hom bres y a fo r tio r i, respecto de los
seres inferiores, los anim ales y los vegetales.
Pero nosotros podemos ir m ás allá. No solamente pensamos que
los seres vivientes que venios no tienen su vida de sí mismos, que
h ubieran podido 110 ex istir y que 110 existirán siempre, sino que la
ciencia i>ositiva establece, que la vida ha tenido principio sobre la
tie rra ; que hulm un tiempo en el cual no había en el mundo ningún
ser viviente, y la vida misma era del todo imposible. F.sto nos lo en­
seña la geología; ella ha estudiado el glolx> terrestre pidiéndole los
secretos de su pasado. Kn las capas superiores, en los terrenos cua­
ternarios, ha encontrado vestigios de las razas h u m an as; más abajo
en las capas terciarias solo encuentra restos de plantas y de animales
superiores, después, m ás en lo profundo, en los terrenos secundarios,
ha descubierto restos de moluscos que poblaban los m ares, y de g ra n ­
des reptiles que dom inaban en los continentes húm edos; m ás abajo
todavía, en los estratos prim arios la vida revestía las form as más sen­
cillas. En fin ntás lejos aún, en las rocas cristalinas prim itivas no hay
vestigio alguno de vivientes, y 110 es que el tiempo haya hecho desapa­
recer sus huellas sino que, en aquel entonces no existía ningún ser
viviente, y la corteza terrestre hallándose en estado de ignición, a tres
mil grados de tem peratura, no ofrecía condiciones com patibles con la
vida. El mundo, pues, considerado bajo el punto de vista de la m ateria
b ru ta y de los seres vivientes que encierra, 110 lleva en sí la explica­
ción de su existencia, y no habiendo podido hacerse el solo, supone la

(1) En realidad, este a n iliiii de) yo y de iu contingencia podría reducirte al segundo


grupo da pruebas que parte de la observación del m undo interior. Si se pretendiera nacer
d e él una prueba especial bastaría d e c ir: la contingencia y las imperfecciones de nuestro
ser suponen una causa primera, necesaria y perfecta.
CAPÍTULO I . — DE LA EXISTENCIA DE DIOS 39

intervención de un ser soberano que le ha comunicado la esencia y la


vida (véase el valor de esta prueba, núm. 6o).
37. — Objeciones, i.” C O N T R A L A M A Y O R .— A. El principio
de causalidad en el cual se apoya el argum ento de las causas prim eras
y de la contingencia es rechazado por K a n t y los positivistas. “N osotros
no ro s ocupamos en las causas (¡ice A. C o m t e , estudiam os solamente
las relaciones de sucesión y de sem ejanza en los fenóm enos”. E n sen­
tir de H u m e , la causalidad no está en las cosas, sino únicam ente en
nuestro espíritu. El fuego hace hervir el agua, el agua trasfo rm ad a en
vapor m ueve la locomotora. ¿ Vais a deducir de aquí que el prim er
fenóm eno es causa del segundo? esto es una deducción que no tiene
carácter científico; todo lo que os es perm itido afirm a r es que el p ri­
m ero es un antecedente invariable y una condición necesaria del segun­
do— de toda suerte la ciencia no conoce sino los fenómenos, y jam ás
puede p asar del fenómeno al noúm eno, esto es a Dios.
Refutación. — Los positivistas entienden no estudiar más que los
fenómenos y sus relaciones de sucesión y de sem ejanza. P ero «¡qué
es este antecedente invariable y esta condición necesaria, sino lo que
llamamos causa!’ C uando pretenden, adem ás, que la ciencia no va más
allá de los fenómenos, estam os de acuerdo con ellos. Porque no es la
ciencia experim ental la que debe llevarnos a Dios. Dios no se ve al
extrem o de un telescopio, ni en el fondo de una probeta. Así no co­
rresponde a la ciencia positiva el buscar a Dios sino a la m e ta físic a ;
ahora bien, esta no se sale de sus fronteras al apoyarse en el principio
de causalidad que se impone a la razón como evidente, aún que no
siempre la experiencia pueda hacer su comprobación. T odos adm iten,
excepto los positivistas, que, lo que no tiene en sí su razón de ser,
exige una causa, y que la causa no sólo puede ir seguida de su efecto,
sino que le produce.
38.— B. La causalidad, dicen todavía, implica el paso de la inacti­
vidad a la actividad, y por consiguiente el cambio. Con efecto, conce­
bir a Dios como creador de 1111 mundo que no es eterno, es afirm ar que
ha puesto en el tiempo un acto que no es eternal, esto es adm itir que
al convertirse en causa, Dios ha cambiado y, que, por consiguiente, no
es necesario ni inmutable.
Refutación. — Es un e rro r concebir la causa prim era al modo que
las causas segundas que nosotros observam os, pues m ientras éstas se
hallan som etidas a la ley del tiempo, aquella está fuera de esta ley.
Desde toda la eternidad Dios es causa prim era, y ha concebido y de­
40 MANUAL DE APOLOGÉTICA

cretado la creación del m undo; que esto efecto se produzca en el tiem ­


po, sin d e ja r de ser algo m isterioso no m odifica en nada la n aturaleza
•de Dios, que perm anece inm utable y necesario.
39.— C O N T R A L A M E N O R .— A. Si el m undo ha tenido princi­
pio, objetan los materialistas, hay que adm itir sin duda la intervención
de un creador, pero el m undo no ha com enzado, pues que es eterno.
N ad a nos impide rem ontar indefinidam ente la serie de las causas
segundas. La im posibilidad que en ello creem os enco n trar no está en
las cosas, sino en n uestro espíritu que es incapaz de concebir lo infinito.
Refutación. — Aún suponiendo que podemos rem ontarnos indefini­
dam ente en la escala de las causas segundas, (1), siempre se rá necesario
ex p resar quien les h a dado el ser, y si cada causa segunda tiene nece­
sidad de o tra causa p ara ex istir, esto no será m enos verdadero en la
serie infinita, como lo hem os dicho ya, en la prueba de la m ayor.
40.— B. Forma moderna de la objeción materialista. — —La nueva
escuela m aterialista ( 2), (K arl, Vogt, B uchner. M oleschott, H aeckel)
que se rem onta a la m itad del siglo X IX ha probado d a r una explicación
científica del origen del mundo, con el intento de suprim ir a Dios. P ara
esto se ha apoyado en la filo so fía de la inm anencia que supone que
el m undo contiene el principio de su actividad. Según este sistem a, el
mundo, o de o tra m anera, la substancia universal tiene dos atributos
que le son esenciales: la m ateria y la fuerza. La m ateria es pues, la
sola realidad que aparece y, como es eterna y está dotada de energía,
se basta p ara explicarlo todo, a) Pero ¿cómo probar que el m undo es
eterno ? — P o r tres hechos que, según dicen, están dem ostrados por la
ciencia: a saber, la indestructibilidad de la m ateria, la conservación de
la energía y la necesidad de las leyes de la naturaleza.— 1. Indestructi­
bilidad de la materia. E s un principio adm itido, dicen ellos, desde los
(1) L o· fiU n fo · distinguen entre la serie infinita y el número infinito. Si el número
infinito ea un imponible m atemático, porque no hay núm ero al que no l e pueda añadir
una unidad, do eucede io miamo a la serie que ea un conjunto de co ta· distinta! y w c··
atoa» do alguna m anera. Según Aristóteles y Santo T c m il, no hay repugnancia en admitir
una regresión sin fin en la serie de fenómeno· que se han sucedido en el pasado ni tam ­
poco en concebir una m uchedum bre actualm ente infinita e innumerable. Por esto piensa
Santo T om ás que sólo por la revelación sabem os que el m undo no ha sido creado desde
la eternidad,
(2) H u a m h a sido uno de loe m ás recientes y m ás entusiastas cam peones d e esta es­
cuela. 9u libro. Los Enigm as def Untoerio. aparecido en 1900 y extendido profusamente en
Alem ania y en Francia en 1905, tiene por finalidad exponer el monismo puro y resolver
los problem as del universo. «Nosotros—dice él—nos atenem os firmemente al monismo
puro... que reconoce en el universo u na sola substancia, a la vez Dios j N atu raleza: la
m ateria y el espíritu o la energía son los dos atributos lundam entales, las dos propiedades
esenciales del Ser cósmico divino, d e la universal substancia que lo abraza todo.»
CAPÍTULO T. — DE LA EXISTENCIA DE DIOS 4Í

experim entos tic I.avoisier, que la masa de los cuerpos 110 se altera
en medio de las tran sfo rm aciones que puedan s u f r ir; nada se crea y
nada se pierde ( i ) .— 2. C o n serv a ció n de la energía. A sí como la m ate-
ri.'·. e: indestructible, la cantidad de energía que posee el universo per­
m anece siem pre constante.— 3. N e c e sid a d de las ley es d e la n aturaleza.
La m ateria obedece a las leyes que perm anecen invariables. Si pues
la m ateria y la energía se conservan siem pre y obedecen a leyes inm u­
tables, podemos concluir, dicen los m aterialistas, que el m undo no a c a ­
bará, y si no debe ten er fin tam poco ha tenido principio, es etern o,
b 'i S upuesta ya etern a la m ateria, acuden lo s m a terialistas a la teoría
de la ev o lu ció n p ara explicar la fo rm a ció n d el m undo y de lo s ser es
v iv ien tes. Los átom os eternos form an en el principio una inm ensa ne­
bulosa que poco a poco y bajo la acción de fuerzas inherentes a la
m ateria dan lugar a los astros sem bradós en el espacio infinito, y sí
consideram os especialm ente este m undo nuestro, le vemos p asar por
una serie de cam bios indispensables; la tie rra como todos los astros
se modela ella m ism a, yendo del período gaseoso al período sólido, re ­
cubriéndose con el tiempo, de una corteza que pronto llega a ser h a­
bitable.—c) C uando las condiciones requeridas p ara la vida existen,
se ven ap arecer los prim eros seres vivientes, por g en e ra ció n esp on tá ­
nea, por una especie de ev o lu ció n creadora (2) (B crgson) y sin que sea
necesario re c u rrir a la intervención de un Dios creador. I.os seres p a rti­
culares contenidos en germ en en la m ateria eterna, son pues como las
células de este inmenso organism o que se llam a m undo; si nos p are­
cen a nosotros contingentes es porque tenem os el defecto de a bstra er­
ías d e l todo co n tin u o (L e Roy) y 110 los m iram os en su co lectiv id a d .
En resum en, etern idad de la m ateria, fo rm a ció n d e l m undo por e v o ­
lu ción , aparición de los prim eros seres vivientes por g en e ra ció n esp on ­
tánea , y después su tran sfo rm ación en especies; tales son las tres g ra n ­
des fórm ulas con las que pretenden los m aterialistas explicarlo lodo
sin recu rrir a un C reador.
Refutación. - a) E te rn id a d de la m ateria. Notem os ante todo,
que los dos prim eros principios invocados por los m ateria lista s para
probar la eternidad de la m ateria, esto es la in d estru ctib ilid a d y la

(1) Así un mismo cuerpo puede pasar por diferente· estado* físicos sin variar en can­
tidad, como el agua que puede hallarse en estado sólido (hielo), líquido y gaseoao (vaporl.
(9 A unque hagam os alusión aquí al sistema bergsonlano, que supone una gran co>
’Tiente vital emanando d e su centro e insinuándote en la m ateria para organizaría y crear
asi los vegetales y los animales, no es, sin embargo, nuestro pensam iento el colocav a
M. Bergeon entro loe m aterialistas.
42 MANUAL DE APOLOGÉTICA

conservación de la energía, no son m ás que hipótesis, autorizadas sin


duda por experim entos científicos, pero nada más. Sus principios no
son evidentes en si mismos, ni susceptibles de una dem ostración p u ra­
m ente experim ental. Mas suponiendo que fuesen absolutam ente cier­
tos ¿qué p ro b arían ? U nicam ente que es de naturaleza de la materia
el ser indestructible y estar dotada de una suma de energía inalterable,
m as no que sea eterna. Que Dios haya creado a la m ateria indestructi­
ble, no nos au to riza p ara concluir que exista desde la eternidad. En
cuanto al tercer principio, la necesidad de las leyes, es fácil el ver
que no prueba nada en favor <le su eternidad, porque las leyes expresan
únicam ente la m anera de ser constante de la m ateria, sin decir una
p alabra sobre su origen. P ero concedamos que la m ateria sea eterna;
¿se podrá decir por lo mismo que es necesaria? haría falta probar
entonces que tiene en sí su razón de ser, y que no puede no ser, ni
ser de o tra m anera que cual es. ¿ P ero qué es un ser necesario que es
sujeto del d evenir que se tran sfo rm a indefinidam ente, y que sigue una
incesante evolución cread o ra? ¿qué es un ser necesario que está lim i­
tado por dos térm inos, el nacim iento y la m uerte?— Sin duda los m a­
terialistas responden que no es así como ellos lo entienden, y que en su
pensam iento, el m undo no es un ser necesario, sino m irado en ju
conjunto, y no en las p artes que le componen. P ero basta un poco de
buen sentido p ara v er que si todas las p artes son contingentes, el con­
ju n to 110 puede ser necesario, ( t) Así, que se le suponga o no eterno,
que se le considere en su conjunto o en sus partes, el m undo es con­
tingente, luego supone un ser necesario que lo haya llam ado a la exis­
tencia.
b) F orm ación del mundo.— H abiendo establecido como principio
que la m ateria es etern a y que 110 hace falla un creador, los m ateria­
listas tratan de explicar la form ación del mundo, prescindiendo de
Dios. A doptando la hipótesis cosmogónica de Laplace generalm ente
adm itida, aunque con m odificaciones, suponen_que el universo era en
un principio como un polvo de átom os, y un día bajo la influencia de
ur. fluido cualquiera llam ado indiferentem ente fuerza, energía, o elec­
trón, la m ateria comenzó a evolucionar, y ha form ado sucesivam ente
01 Lo· 61ó*ofo· modernos de la eaeuela bergsoniana tratan de eludir la murria difi­
cultad alegando que el conjunto, el G ran Todo no e i precitam ente una suma de to d a· la·
parte·. tino un m anantial.de donde ella· brotan, la substancia de donde em anan todos loa
•ere* por vía de evolución. M. Bergaon habla de »un centro de donde irradiarían loa
m undo· a la m anera que «altan la· ch u p a · luminosas, de una inmérita rueda de Fuego·
de artíficioji (La evolución creatriz, p. 70). Pero, cuand oae ha explicado la formación del
m undo por la evolución de la m ateria, queda por decir de dónde viene la m ateria misma.
CAPÍTULO I. — nF. LA EXISTENCIA DE DIOS 48

los mundos <|,u‘ contemplamos. P ero una de dos, o la m ateria y la ener­


gía son ambas eternas, o no lo son.— i.— Si son eternas, han debido
estar evolucionando desde toda la eternidad, pero esta suposición con­
tradice 1í. hipótesis de Laplace, que adm ite un principio y un fin en
el movimiento de la m ateria, y lo mismo respecto de la evolución; y
es claro, por o tra parte, que si la evolución debe tener fin, este ya
habría llegado, desde el momento que se supone que ha tenido lugar
desde toda la eternidad.—2.— Es pues necesario adm itir la segunda a l­
ternativa que supone que la m ateria y la energía han tenido un prin­
cipio ambas o al menos una de las dos; ( i) pero si la energía por
ejemplo, no es eterna ¿quien la ha dado a la m ateria? no teniéndola
desde la eternidad, no se la lia podido atrib u ir después, porque no se
da lo que no se tiene. Luego la ha recibido de alguien, de fuera o de por
encima de ella, y es necesario por tanto, que la haya recibido de Dios.
e) Generación espontánea y Transform ism o.— P a ra explicar el
origen de los seres vivientes, los m aterialistas invocan dos hipótesis,
la generación espontánea y el transform ism o.— i.— D esgraciadam ente,
la prim era hipótesis (generación espontánea) es anti-científica y se
estrella contra las conclusiones de la ciencia positiva, como diremos
más adelante (núm. 86). Ningún sabio ha podido presentar las prue­
bas del paso real o posible de la m ateria inorgánica a la v id a ; lo m ás
no sale de lo menos. Los experim entos de P asteu r han dem ostrado
(I) Cierto· apolopU ts, p a r· demostrar que la evolución de la materia ha tenido prin­
cipio, m> apoyan en la ley de ¡a degradación de ia energía. Notemos, desde luego, que
le· físicos distinguen do· ciase· de energías. Según su diversa aptitud, para producir tra­
bajo la energía «e llam a de cualidad superior {ejemplo, el movimiento) o de cualidad tn·
feriar (ejemplo, el calor). Y ai e» una ley el que la energía ae conacrVe, que la suma de
energía que hay en el mundo permanezca constante, tam bién ea ley el que baje en
cualidad, que ae degrade. En otros térm inos: la energía de cualidad superior no se gasta
sin que caiga una parte de ella en el estado de energía de cualidad inferior o de calo·.
La bala elástica que rebota nunca llega a la altura de donde p a rtió ; al contacto con e)
■uelo, una parte de su velocidad se han transformado en calor. Por otra parte, esta ener­
gía de cualidad inferior no sube jam ás integralmente al estado de energía superior. De
aquí resulta que a todo momento la energía se d e g ra d a ; en una palabra, el universo tiende,
en virtud de la· leye· que le rigen, hacia un fin que no e» la nada, sino el reposo. Ahora
bien, lo que debe terminar así no puede ser concebido como infinito. Si la energía utíH-
zeble fuera infinita en cantidad, no podría agotarse, su gasto no podría llegar al fin. Si.
pues, vemos con certeza que llegaría el término, la cantidad de energía utilizable no e*
infinita. Si se viniera gastando y consumiendo desde una duración infinita, suponiendo
que estos términos no sean contradictorio·, el fin hubiera llegado hace ya mucho tiempo,
y, puesto que no ha llegado, es que no se remonta al infinito» (Guibert). «El conflicto de
Íes creencia* re/fgfosas u la* ciencias de ¡a nafura/eui». Así. de esta ley de la depen­
dencia de la energía, loa apologistas en cuestión, deducen : 1.° Que hubo un principio en el
mundo, que la energía utilizable ha comenzado, pues no es infinita, y 2.° Que, por con­
siguiente, el movimiento del mundo no ha podido venir de la materia, que no está dolada
de energía utilizable. Este segundo punió pertenece a la prueba siguiente (argumento del
primer motor).
44 M A N U A I.D E APOLOGÉTICA

p or el co n trario que el viviente procede de otro viviente, oiun c vivttm


e x v iv o . — 2.La hipótesis tra n sfo rm ista que explica la transform ación
de las especies por vía de evolución no es m ás que esto, una hipótesis,
muy verosím il (n." 89). M ás aún que llegara a ser una certeza (1) nada
vale p ara la teoría m aterialista, sino es una continuación de la gene­
ración espontánea, porque si hay que re c u rrir a un C reador para el
p rim er ser viviente, se com prende que los m aterialistas 110 tengan nada
que hacer con la hipótesis tran sfo rm ista. Como se ve. la teoría m ate­
rialista lejos de poder apoyarse en la ciencia experim ental, está en opo­
sición con e lla ; su explicación del m undo sin Dios es tan co n traria a
la razón como a la ciencia, hay por consigiente que rechazarla.
2.a Prueba sacada del movimiento del mundo.
41.— A rgum ento. — En su aspecto m ás sencillo, este argum ento
puede ser presentado a s í : el m ovim iento que com probam os en el m un­
do no se explica sin Dios. D esenvolverem os esta prueba por el silo­
gism o sig u ien te: todo lo que se mueve, todos los m otores segundos, su ­
ponen un p rim er m otor inm óvil ; es así que com probam os el m ovim ien­
to en el m undo, luego el m ovim iento del m undo supone un prim er
m otor, (a)
P R U E B A D E l . A M A Y O R . — L o s m otores seg u n d o s suponen j i i i
p rim er m o to r in m óv il. — Los m otores segundos, son aquellos que 110
tienen en sí la razón de su movmiento, y que lo han debido tener
p or una impulsión venida de fu e ra ; es claro que por los m otores se­
gundos, como por las causas segundas, habrem os de ir a p arar siem pre
a un prim er m otor. Q ue se supongan todos los m otores que se quiera,
aún una serie infinita, desde el m om ento que cada uno recibe el m o­
vim iento de que está im pulsado, necesariam ente se h ab rá de suponer
un prim er m otor que sea inmóvil, porque si no se adm ite un prim er
m otor que dé, sin recibir, el m ovim iento jam ás ten d rá lugar, porque
nunca ten d rá causa. La m ayor se apoya, pues, como el argum ento de la
contingencia, en el principio de causalidad.
P R U E B A D E L A M E N O R .— Q ue existe el m ovim iento en el
m undo, es cosa incontestable, y si nos lim itam os al m ovim iento local
(1) De cualquier m anera, la teoría de la evolución no podría aplicarse al hom bre, a lo
m enoi a su aliña. Veremos m i· adelante (Núm». 106 y siguiente·) cómo el hom bre no
e i un anímdl per/accionado, y que si su cuerpo no difiere esencialm ente del de lo· aním a­
le· superiores, tu alm a es de otra naturaleza y posee facultadla intelectuales y m orales
que le separan enteram ente del bruto.
(2) t i argum ento del primer motor se relaciona con el arjrumento de la causa primera,
•e apoya en el mismo principio y sigue la m isma m archa. A sí algunos autores lo· exponen
CAPÍTULO 1. — DE 1.Л EXISTENCIA DE DIOS 46

<lc la m alcría, com probarem os que lodos los planetas, giran a la vez
sohrc sí mismos y entorno del s o l; el sol tiene tam bién un movimiento
de rotación sobre su eje y se dirige acompañado de su sistem a planeta­
rio hacía un punto fijo del Cielo llamado apex. La tie rra misma que
habitam os y que nos parece inmóvil, tiene un doble m ovim iento de
rotación sobre su eje, y de traslación alrededor del s o l; además, lodo
lo que h a / en su superficie está dotado de movim ientos, las aguas bajan
de los montes, y corren lentas o rápidas form ando arroyos y ríos que
van hacia al m ar; el m ar tiene su flujo y su reflujo, sus ondas, y
sus corrientes, (véase el valor de esta prueba, núm. 60 y 61).
42.—Objeciones. — i."Contra lo mayor.— Un prim er m otor inmóvil,
se objeta, es una contradicción; todo m otor debe pasar de la potencia
al acto; luego no puede perm anecer inmóvil. Además si él ha com enza­
do a mover, ya no está inm utable. E sta objeción es la 4.“ antinom ia de
Kant.
Refutación. — IX-finainos prim eram ente los térm in o s; se entiende
por potencia, la posibilidad de recibir o de adquirir una cualidad; y por
acto (1) la posesión misma de esta cualidad, por ejemplo el agua fría es­
tá en potencia respecto al calo r; puede llegar a caliente, pero 110 lo está;
cuando está caliente se dice que está en acto ; m ás para pasar del
frío al calor, es necesaria la acción del fuego, que posee el calor y que
él mismo está en acto. Establecida esta distinción, es fácil ver que la
contradicción que se ha querido encontrar en el hecho de un m otor
inmóvil 110 existe en realidad, y proviene de un falso concepto del p ri­
mer m otor inm óvil; no hay que confundir inmovilidad con imnliz'idad.
Cuando decimos que Dios m otor prim ero es inmóvil, esto no signi­
fica que sea inactivo, sino al contrario que El no pasa de la potencia
al acto, porque siendo acto puro por definición, es la actividad misma,
se asem eja a una hoguera que calienta por el hecho mismo de ser
hoguera, y si esta hoguera es eterna calienta eternam ente; la dificul­
tad está evidentem ente en com prender como los efectos no son eternos
y se producen en el tiempo. Ya hemos respondido a esta objeción a
propósito de la causa p rim era (núm. 38).
43·—2."— Contra la m enor.— N osotros 110 pensamos, dicen los ad ­
versarios, en negar que haya m ovim iento en el mundo, pero podemos
explicarlo sin Dios. Dos hipótesis, pueden dar la explicación del m ovi­
miento de la m a te ria : la hipótesis m ecanista, y la hipótesis dinam ista.—
(I) La palabra acto ae opone a potencia. De donde, decii que Dioe м acto pufo e i
como dociz que en ¿1 no h a y nada que eaté en polencia, que e· una realidad plena y
completa o, a ae quiere, que poaee lodaa la· perfecciones.
46 MANUAL DE APOLOGÉTICA

A. h ip ó tesis m eca n isla .—E sta hipótesis se apoya en la ley de la in e rc ia ;


según este principio adm itido por la ciencia, los cuerpos son in d iferen ­
tes al reposo o al m ovim iento, son por consiguiente incapaces de mo­
dificar el estado en que se encuentran sin la intervención de una causa
ex trañ a. P ero si un cuerpo persiste en el estado en que se encuentra,
m ovim iento o reposo, esto basta para explicar el m ovim iento del m un­
do, suponiendo que es eterno.
Refutación. — N otem os desde luego que el principio de la inercia
invocado por la h ip ó tesis m ecan ista en tanto que a firm a que un mo­
vim iento continúa indefinidam ente, si ninguna causa le pone obstáculos,
110 puede ser com probado por la experiencia “jam ás se ha podido
ex p erim en tar este principio, declara H. Poincaré, en cuerpos sustraídos
a la acción de toda fuerza, y 110 es m ás que una hipótesis sugerida por
algunos hechos p articu lares (proyectiles) y extendida sin tem or a los
casos m ás gen erales (en astronom ía por ejem plo) porque sabemos que
en estos casos generales la experiencia ni lo puede confirm ar ni con­
tra d e c ir”. P e ro adm itam os el principio de la in e rc ia : si los cuerpos
son in d iferen tes al reposo y al m ovim iento, para explicar el que estén
en m ovim iento m ás bien que en reposo es necesaria una causa d istin ­
ta de los cuerpos, hay que suponer una causa e x tra ñ a que les haga
salir de este estado de in diferencia, y no basta decir que el m ovim iento
es eterno, hay que decir quien lo ha im p rim id a ; por lo dem ás ya hemos
visto an terio rm en te que según la hipótesis de Laplace el m ovim iento,
h a tenido principio, y es anti-cicntífico el suponerlo eterno (véase la
no ta sobre la ley de la degradación de la energía, núm. 40).
B. F lip ó tc sis d in a m ista .— E sta hipótesis explica el m ovim iento del
m undo de o tro modo. E s verdad, dicen los dinam istas, que los cuerpos
son inertes, pero tam bién poseen o tra propiedad, la de a tra e rse mú-
tuam ente según una ley que se llama la a tracción u n iv e rsa l, y si
los cuerpos tienen el poder de a tra e rse ya no hay necesidad de un mo­
to r, p ara ponerlos en m ovim iento, la form ación de los mundos, el m ovi­
m iento que los anim a, no ten d rán o tro principio que las fuerzas m ism as
de la m ateria.
Refutación. — Si adm itim os que los cuerpos están en movim iento en
v irtu d de la ley de atracció n universal, esto es, por hallarse dotados de
tina fu erza que im pulsa a los unos hacia los otros, ¿cóm o se explica
que los átom os no se hayan reunido en una m asa única? P a ra explicar
la form ación de los m undos, los dinam istas tienen que adm itir dos
fu erzas en concurrencia. L a fu erza a tra ctiv a o ce n tríp eta está según
CAPÍTULO I . — DE LA EXISTENCIA DE DIOS 47

ellos, contrabalanceada por o tra fuerza, la fuerza tangencial o centrí­


fuga, que produce m ovim iento g irato rio y origina el nacim iento de los
astros innum erables que se agitan en el espacio. ¿ P e ro cómo explicar
que la m ateria esté anim ada de dos m ovim ientos, el de la atracció n y
el c'c i.', rotación cuyos efectos se oponen y co n trarían ? H ab ría pues
a i 1;·. m a te i.a dos fu erz as c o n tra ria s ; adem ás la hipótesis dinam ista
supone a la m ateria etern a, de donde se sigue que los átom os deben
atraerse desde toda la eternidad, y que la evolución de los m undos no
hubiera tenido principio, y así una vez m ás nos encontram os en c o n tra ­
dicción con el sistem a de L aplace, luego es necesario, de grado o por
fuerza, re c u rrir siem pre a la excitación inicial del prim er motor.

3.* Prueba sacada del orden del mundo.—Argumento llamado


de las causas finales.
44.— Argumento. — El orden del m undo no se explica sin Dios,
este mismo argum ento le encontram os en form a poética en aquellos
tan citados versos de V o ltaire:
“ Me ad m ira este reloj del m undo entero
M as ¿puede haber reloj sin re lo je ro ? ”.
N osotros expondrem os el argum ento en el silogismo siguiente:
El orden requiere una inteligencia o rd en ad o ra; es así que hay orden
en el mundo, luego el orden del m undo supone una inteligencia orde-
dora.
E sta prueba muy popular, presentada ya por S ócrates (M em ora­
bles) por Cicerón (D e natura deoriim ), por Séneca (D e beneficiis)
expuesta con m ayor am plitud por Kenelón (Tratado de la existencia de
Dios) y por la cual sentía adm iración el mismo K ant, es conocida con
el nom bre de prueba teleológica (D e lelos fin) o de las Causas finales.
Que hay que entender por causas finales.— P a ra com prender esta
expresión causas finales, es necesario d eclarar antes qué se entiende
por fin y por medio. E l fin de una cosa, es aquello a que esta cosa
está d e s tin a d a : un reloj tiene como fin indicar la hora, el ojo está
hecho p ara ver. El medio es aquello por lo que se llega a conseguir el
fin. E s cosa clara, que a cada fin corresponden medios d iferen tes; de
donde se sigue que el fin perseguido inspira el tra b a jo del operario, el
es la causa que le decide en la elección de medios. La finalidad o causa
final, es decir, esta busca y apropiación de medios al fin, que consti­
tuye el orden, supone una inteligencia que tenga conciencia a la vez
48 MANUAL DE APOLOGÉTICA

del fin que se lia de alcan zar y de la aptitud de los medios consi­
guientes. Cuando se tra ta del m undo se pueden distinguir dos clases
de fines, el fin inferno y el externo. Si consideram os a cada individuo
en p articu lar vemos que til él hay órganos, perfectam ente adaptados
al fin que persig u e; el pez tiene órganos para nadar,, el ave alas para
volar, etc., este es el fin interno. El fin externo es el que está asigna­
do a cada ser en el conjunto de la creación: el m ineral tiene como fin
n u trir la planta, la p lanta es utilizada por el anim al, el anim al es u tili­
zado por el hom bre. L a finalidad externa, como es m ás difícil de d eter­
m inar, la om itirem os en el argum ento y sólo' hablarem os del fin in­
terno.
1.” I ’ R U L H A D li L A M A Y O R .— lil urden .supone una inteligen­
cia ordenadora. El principio invocado por la m ayor es como se ve el
mismo que el de los dos argum entos precedentes: se tra ta siem pre del
principio de causalidad. Kl orden, hemos dicho, consiste en la a d ap ta­
ción de los medios a un fin; es pues tul efecto y supone una causa,
1111 artífice inteligente que haya elegido los medios capaces de condu­
cirle al fin que se propuso.
2." P R U H H A D l i L A M L N O R .— lis asi que hay orden en el
innndo. Considerado en su conjunto el m undo nos aparece como un
vasto sistem a perfectam ente ordenado, donde todo está en su lugar, se­
gún un plan, tan d iestram ente concebido como realizado. Los sabios, ca­
da uno en su esfera podrían pintarnos las m aravillas que resplandecen
en todos los porm enores de este plan. Si guiados por el astrónom o es­
cru táis la inm ensa profundidad de los ciclos, quedaréis mudo ante el
espectáculo grandioso que se ofrece a vuestra m irada, pero vuestra
adm iración su b irá de grado cuando sepáis que estos astros innum e­
rables que están a enorm es distancias de nuestro planeta, y que tienen
dim ensiones tan grandes, se m ueven con velocidades vertiginosas, si­
guiendo un curso determ inado y con tal regularidad que se puede pre­
decir cuando se lev an tará el astro, y cuando se ocultará en el horizon­
te, cuando en co n trará a otro en su trayectoria...
Y si del m undo celeste bajáis vuestra m irada a la tierra que h a ­
bitam os no d ejaréis de en co n trar el mismo orden y harm onía. El físico
os expondrá las leyes a las cuales obedecen los cuerpos de una m ane­
ra inllexible (Ley de la caída de Jos cuerpos, del calor, de la propa­
gación de la lu z;) el botánico, llam ará vuestra atención sobre la flor
adm irable de los campos, la sim etría de partes que la componen, su ele­
CAPÍTULO I. — DE LA EXISTENCIA DE W PS 49

gante form a, la riqueza y variedad de sus colores, todo os m anifestará


que es la obra de un a rtista consumado.
A su vez, el fis ió lo g o os describirá todo lo que hay de herm oso
en los órganos del cuerpo hum ano, y especialm ente en estos dos ó rg a ­
nos tan delicados como el ojo y el oído. Y si queréis descender en la
escala de los seres, encontraréis cosas m ás sorprendentes a ú n ; porque
habréis de m aravillaros ante el in stin to de la abeja que ela­
bora tan ingeniosam ente su panal, de la arañ a que urde su tela de una
m anera tan perfecta del p ájaro que construye irreprochablem ente su
nido, veréis cómo todos los seres adaptan los medios al fin que intentan
alcanzar.
“El m undo actual podemos concluir con K anl, nos ofrece un tan
vasto teatro de variedad, de orden, de finalidad y de belleza que toda
lengua es im potente |Kira trad u cir su im presión, en presencia de tan tas
m aravillas” (V éase 11." 59).
45. — Objeciones. 1." C O N T R A L A M A Y O R .— Los ateos han di­
rigido sus ataques principalm ente contra la m ayor. H an reconocido ge­
neralm ente el orden que reina en el mundo, pero han intentado ex ­
plicarlo de o tra m anera. Todo orden supone un ordenador han dicho,
pase; pero este ordenador 110 es Dios, es el acaso, o m ejor según la
fórm ula nueva, es la evo lu ción .
A. l i l a ca so .— Es el acaso, se decía en la antigüedad. Según De-
mócrito, E picuro y L ucrecio el m undo actual es una de las innum e­
rables com binaciones por las cuales ha pasado el universo. Obedeciendo
a ciegas fuerzas, inconscientes y fatales, los átom os dispersos en el es­
pacio infinito y anim ados de un movim iento oblicuo, que em pujaba a
los unos hacia los otros, se han encontrado y se han reunido; estos
encuentros fortuitos, han dado origen a aglom eraciones inestables que
han durado m ás o menos, pero un día, una com binación m ás arm óni­
ca y m ás afo rtu n ad a tuvo lugar, y se ha perpetuado precisam ente por­
que en razón de su orden y su arm onía se había presentado m ás v ia­
ble que las demás. El orden pues, no es el efecto de una causa in te­
ligente sino el resultado del azar.
Refutación. — La explicación del orden del mundo, por la h ip ó tesis
d el acuso 110 es en su m a .o tra cosa que la ausencia de toda explicación.
Cuando no se sabe como se ha hecho una cosa, podéis aleg ar que el
acaso es su au to r, pero nadie se llam a a engaño, ni pone en duda
vuestra ignorancia, y puesto que el acaso tiene justam ente por carac-
APOLOOÉT1CA, —4
30 MANUAL T)F. APOLOfiÉTICA

teres la in con sta n cia y la irreg ula rida d, ¿ c ó m o puede ser causa del o r­
den? ( i ) “N o sc saca veinte veces seguidas el mismo núm ero, dice L r.-
Gouvfi (F lo r e s de in v ier n o ). N o cae veinte veces el dado por la m ism a
c a ra ; ah o ra bien, la natu raleza saca el mismo núm ero y lo vuelve a sa­
c a r desde m illares de siglos. Si nosotros no podemos com prender que un
reloj sea efecto del acaso ¿cómo podríam os adm itir que el m undo que es
una m áquina m ucho m ás com plicada, no tenga o tra causa? El acaso pue­
de explicar un orden frag m entario, un dichoso golpe de la suerte, pero
no un orden que se extiende a casos incontables; preten d er que el acaso
haya producido el orden universal; es decir, que hay efectos sin cau­
sa y que el orden puede sa lir del desorden, y esto es suponer el absurdo.
B. L a e v o lu ció n . — A l acaso han sustituido en nuestros días por
una p alab ra que suena m e jo r; la e v o lu ció n . El orden del m undo, se di­
ce ahora, no es la obra de Dios, sino fru to de la evolución; lo que
llam am os fin a lid a d , es m era ilusión de nuestro e s p íritu ; las alas no se
h an dado al p á ja ro para i ’ olar, sino que el p á ja ro vuela porque tiene
a la s; el hom bre no tiene ojos para ver. sino que ve p o rq u e tiene o jos;
por o tra p arte la form ación del órgano se explica por el largo trab ajo
de la evolución. “Considerem os el ejem plo sobre el cual han insistido
los abogados de la finalidad, la estru ctu ra de un ojo como el hum ano;
todo p arece m aravilloso, en efecto, si sc considera un ojo como el nues­
tro, en el cual hay m illares de elem entos coordinados a la unidad de
función, pero sería necesario tom ar la función en su origen, en el in­
fusorio, cuando se reduce a la simple im presionabilidad (casi puram en­
te quím ica) de una m ancha de pigm ento a la luz. E sta función que no
era m ás que un hecho accidental al principio ha podido ya directam en­
te p o r un m ecanism o desconocido, ya indirectam ente por el sólo efecto
de las v en tajas que procuraba al ser viviente, y del asidero que o fre ­
cía así a la selección n atu ral, tra e r una complicación ligera del órgano,
la cual h ab rá llevado consigo el perfeccionam iento de la función. De
esta m anera, por una serie indefinida de acciones y de reacciones entre
la función y el ó rgano y sin hacer in terv en ir una causa extra-m ecáni­
ca, sc ex p licaría la form ación progresiva de un ojo tan bien combinado
como el n u estro ”. (2). El sería el resultado de una serie de adaptaciones

(1) El a z a r, d ic e B oasuet, e s u n n o m b re co n el cu a l c u b rim o s n u e s tra ig n o ra n c ia . Lo


q u e ee c a s u a lid a d a l a m iia d a d e n u e stro s c o n se jo s in cierto s, e s u n d e s ig n io co n c erta d o
en u n c o n se jo m á s alto, e · d ec ir, e n e s te co n se jo ete rn o q u e en c ie rra to d a s la s c a u sa s
y to d o s loe efecto s e n u n a m ism a disp o sic ió n (D iscurso so b re la H isto ria u n iv ersa l, ca­
p ítu lo V III).
(2) H . S w b m o , L a Evolución c re a d o ra .
CAPÍTULO I. — DE LA EXISTENCIA DE DIOS 61

a circunstancias accidentales, y no la realización de un plan. A sí el o r­


den del m undo se h ab ría form ado poco a poco a consecuencia de una
lenta evolución y por un concurso de leyes que rigen la m ateria y las
fuerzas que le son in h eren tes; pero nada de finalidad, si por ella se
entiende la obra de una inteligencia que hubiera dirigido según un
plan la organización de la naturaleza, porque 110 se puede hab lar en la
tesis evolucionista, sino de una fin a lid a d in co n scie n te .
Refutación. — La finalidad es 1111a ilusión de nuestro espíritu, nos
dicen los evolucionistas, o por lo m enos no es obra de una causa inte­
ligente, sino el resultado de fu e r z a s in c o n scie n te s, propias de la n a tu ­
raleza, que adaptan los órganos a las necesidades según la ley de la
evolución; así no se puede decir que el p á ja ro tiene alas para v o la r;
hay que d ecir: el p ájaro vuela porque tiene alas; pero que las alas h a ­
yan sido hechas p afa volar o que el p ájaro vuele porque tiene alas, no
por eso es m enos cierto que hay 1111a m aravillosa adaptación entre la
función y el órgano, y la conclusión es siem pre la mism a, esto es, que
la adaptación de medios al fin supone 1111 plan, y que el plan según el
cual el m undo h a sido concebido supone un a rtista m uy aventajado.
Pero, se nos replica entonces, este artista ingenioso que ha hecho el
ala del ave y el ojo del hom bre, es la e v o lu ció n . E s el mismo m edio el
que crea el órgano. E sto sí que es una a firm a ció n g ra tu ita y que los
evolucionistas son incapaces de d em ostrar experim entalm ente, porque
nosotros no vemos claro cómo el aire ha podido c re a r el ata del p á ja ­
ro, ni córtio la luz h a podido producir por su acción él órgano que le
es apropiado, este ap arato m aravilloso que hacía decir a N ew to n :
“¿El que ha hecho el ojo podía desconocer las leyes de la ó p tica?”
Adm itam os, sin em bargo, que la evolución sea la g ran ley que gobier­
na el m undo; siem pre podríam os p reg u n tar, quién es el au to r de esta
ley, ella supone la existencia de la m ateria, y hem os visto que la m ate­
ria no tiene en sí misma la razón de su existencia. De cualquier modo
la e vo lu ción puede ser un procedim iento de form ación, como otros, pue­
de ser una ley, pero no una causa, luego si, como consecuencia, la teo ­
ría evolucionista adm ite que este Dios en la base p ara c re a r los á to ­
mos, p ara darles la en erg ía y tru ca r e l plan según el cual la m a­
teria debe realizar su desarrollo en el tran scu rso de los tiempos, nos­
otros no tendríam os porqué com batir este hipótesis. Dios queda en­
tonces en su lugar, y no será dism inuido por no in terv en ir a cada paso
en la organización incesante del un iv erso ; y si esto es lo que se llam a
evo lu ción creadora, no m enoscaba en nada la grandeza de Dios. “H ay
62 MAMUAL DE APOLOGÉTICA

m ás gloria aun, dicc S an to T om ás, en c re a r cansas que en c re a r efec­


tos". Q ue el orden del m undo sea resultado no de un acto inm edia­
to de Dios, sino producto de causas segundas y de leyes que él ha es­
tablecido desde la eternidad, nosotros no tenem os porque p re fe rir este
hipótesis a cualquier o tra ( i) .
46.— 2.° C O N T R A L A M E N O R . — N o es verdad, dicen los pe­
sim istas, que reine el orden en el mundo, por el co n trario , son num e­
rosas las pruebas del desorden. El m undo está lleno de m onstruosida­
des, de seres mal conform ados o inútiles, en él son frecuentes las ca ­
tástro fes. Si existe pues, el desorden, no hay un ordenador.
Refutación.— A esta objeción responderem os cuando se tra le de la
providencia; aquí harem os n o tar solam ente que 110 se tra ta de saber
si hay m al en el mundo, si hay ta ra s y desórdenes, a titu lo de e x c e p ­
ció n , si no solam ente si hay un plan, si existe la arm on ía de la n a tu ra ­
leza de una m an era general, y si en este caso hay que asignarle una
causa. La objeción versa pues, sobre excepciones, sobre casos aisla­
dos que no m erm an en nad a la belleza del conjunto, sem ejantes a las
disonancias de una sinfonía que contribuyen a la m ás arm oniosa ple­
nitud de los acordes, los desórdenes en este m undo no sirven sino para
poner m ejo r de relieve el orden general. Si el ateo quiere invocar el
desorden parcial del m undo, tam bién estará obligado a convenir en el
orden que en él reina, y si o b jeta que hay una d esg a rra d u ra en la tr a ­
ma tiene que co n fesar que la tram a existe.

§ II. — P ruebas tom ad as del alm a jiu m a n a

47. — Después de h ab er observado el m undo exterior, debem os in­


te rro g a r al alm a hum ana. E l estudio de este m undo íntim o que cons­
tituye el fondo de n uestro ser, nos conducirá igualm ente a D ios; nos­
otros encontram os en n u estra inteligencia la idea de perfección, en
n uestro corazón las aspiraciones a lo infinito, en nuestra conciencia la
existencia de la ley m oral, pero la idea de perfección, la necesidad de
infinito y el hecho de la obligación m oral, im plican la existencia del
ser perfecto e infinito, y del soberano legislador, de aquí tres pruebas
tom adas, la p rim era de la idea de p e r fe c to , segunda, de la s a sp ira cio ­
n es d e l alm a, tercera, de ¡a e x is te n c ia d e l deber. E sta s tres pruebas son
p sico ló g ica s, esto es: están sacadas del análisis de n u estra al-

(I) M áa a d e la n te e x p o n d r á n o · la te o ría e v o lu c io n ista d e u n a m a n e ta m i a co m p le ta .


(V é a s e N úm a. 69 y ^ g u íe n te ·.}
CAPÍTULO I. — DE LA EXISTENCIA DE DIOS 58

m a ; sin em bargo, la prim era que se llam a ontológica, es consi­


derada como prueba m eta física , la tercera es conocida con el nombre
de prueba m oral, de modo que sólo la segunda conserva el titulo de
prueba p sico lóg ica .

1.a Prueba tomada de la idea de perfecto

Prueba ontológica
48. — E x p o s ic ió n . — Si interrogam os a nuestro pensam iento, nos
dirá que todo lo que vemos es incompleto, limitado, dependiente, en una
palabra, im perfecto; m as p ara reconocer que las cosas son im perfectas,
es necesario que tengam os la idea de lo perfecto, porque sin ella no
podríamos ju z g a r de lo im perfecto, luego el ser perfecto existe, por­
que si no ex istiera no sería ya perfecta. Kste argum ento ha sido ex ­
puesto diferentem ente por san Anselmo, D escartes y Bossuet.
49. — Argumento de San Anselmo. — Después de citar las pa­
labras de la E sc ritu ra ; “ D ixit insipiens in corde suo: non est O eus” (1).
San Anselmo se projíonc p ersuadir al impío que es una locura negar
a Dios. E l hom bre, dice él, tiene la idea, de un ser tal, que no se puede
concebir otro m ejo r que él, luego este ser perfecto, existe en realidad
porque si no ex istiera m ás que en la inteligencia, yo podría concebir
otro m ayor atribuyéndole la existencia real, lo que no se puede hacer sin
contradicción, ya que le concebía como el m ejor de todos, luego Dios
existe en la inteligencia y en la realidad (véase la crítica de la prueba
ontológica núm. 60).
50. — Argumento de Descartes. — Yo encuentro en mí la idea de
un ser perfecto, pero esta idea no puede venirm e de la nada, que es in­
capaz de d ar algo, ni de mí, pues que encuentro por todas partes en
mi ser lím ites e im perfecciones, luego esta idea debe venirm e de un
ser infinito y perfecto que la ha grabado en mí, como la m arca de un
autor sobre su o b ra”.
51. — Argumento de Bossuet. — “ El impío p reg u n ta: ¿por qué
existe D ios? yo le le respondo: y ¿por qué no ex istiría? ¿acaso por­
que es p erfecto? ¿ la perfección sería un obstáculo al se r? E rro r insen­
sato. Al contrario, la perfección es la razón del ser. ¿ P o r qué no h a ­
bría de ex istir el ser a quien no le faltase nada, m as bien que el ser
a quien le falta algo?" ( P rim era elev a ción sob re io s m isterio s).
64 MANUAL DE APOLOGÉTICA

2.a Prueba sacada de las aspiraciones del alma humana


Prueba psicológica
52. — Argumento. — E s un principio adm itido por la filosofía y
por la ciencia el que un deseo de la naturaleza no puede ser vano;
ah o ra bien, el hombre llama a Dios con todos sus deseos, luego Dios
debe de existir.
P R U E B A D E L A M A Y O R . — Un d eseo de la n a turaleza no pu e­
de s e r v a n o ; en o tros térm inos, es necesario, que las tendencias n a tu ­
rales de un ser sean satisfechas. Los filósofos m ás célebres, P latón
A ristóteles, C icerón, lo han proclam ado, . las ciencias unánim em ente
lo reconocen. S ería fácil aducir num erosas pruebas de que la n a tu ra ­
leza no hace jam ás nada en vano, y que los instintos están siempre
en relación con objetos reales; las alas del p ájaro atestiguan la existen­
cia del aire, las aletas del pez la existencia del agua, el ojo prueba
la luz, el ham bre supone el alim ento; si por consiguiente existe en el
hom bre un deseo irresistib le de ideal y de felicidad es porque debe
ex stir un Dios capaz de satisfacerle algún día.
P R U E B A D E L A M E N O R . — L o s d eseos d el hom bre llam an a
D io s ” ( i ) .
“L im itado en su natu raleza, infinito en sus aspiraciones”.
“el hom bre es un Dios caído que se acuerda de los cielos” .
(L am artin e) decía el poeta. El hom bre, en efecto, tiende a lo infinito por
todas las potencias de su alm a, tiene una inteligencia que desea lle­
g a r a la verdad, una voluntad que a pesar de su flaqueza y sus e x ­
trav ío s propende al bien, tiene sobre todo un corazón ávido de felici­
d ad ; ah o ra bien, no solam ente la tie rra no nos da lo que querem os,
sino que nos trae m uchas veces lo que no querem os, nuestra inteli­
gencia se siente rodeada por lo desconocido, nuestra voluntad em pu­
ja d a hacia el mal, y n uestro corazón es torturado frecuentem ente por
la tristeza. A un en los m om entos en que la vida nos es g rata, y la fo r­
tu n a nos sonríe, en ninguna parte podemos enco n trar la felicidad, en

(I) E s ta p ru e b a p u e d e p r e to i t a r N p a rtie n d o d e o tro principio. En ve* d el d ese o pón-


f a i « la acción humana. N u e s tra acción n u n ca e · tal cu a l la qu isié ra m o s. S ie m p re h a y
d e sp ro p o rció n e n tre e l o b je to y d p en sa m ie n to , e n tre e l ac to y la v o lu n tad . N u e s tra acción
a s p ira in c e sa n te m e n te a lo m ejo r. »Al e l trem o d e la cie n cia y d e la c u rio sid a d d el e s ­
píritu—d ic e M . B load«!— , a l e s tre m o d e la p a sió n sin cera y m artiriz ad a, a l ^ « 1 d e l su·
M in íe n lo y d el h a s tío re n a c e la m i a u nec esid ad » , la n e c e s id a d d el tra n s c e n d o ite , d e
CAPÍTULO t . — DE LA EX ISTENCIA DE DIOS 56

sueños e n tre v ista ; ni la riqueza ni la gloria, ni la ciencia, ni el am or,


pueden llen ar los inm ensos deseos de n uestro corazón, que cuanto son
más grandes, m ás nos hacen se n tir n u e s tra m iseria.
P ero ¿ cómo ex p licar que n u estra inteligencia y n u e stra voluntad, y
nuestro corazón que son, sin em bargo, potencias finitas y lim itadas nos
impulsen hacia la V erdad, el Bien, la Belleza, hacia lo soberanam en­
te deseable, como dicc A ristótoles, si no h ubiera nad a p a ra respon­
der a n u estro llam am iento? L a necesidad de infinito de u n a vida inde­
fectible y dichosa supone, pues, la existencia de un objeto infinito, y
de un m an an tial de felicidad, que pueda colm ar la insuficiencia de
nuestra alm a; este infinito es D ios ( i.)

3 .a P rueba sacada de la ley moraL

53. — Argum ento. — L a conciencia nos a testig u a que existe 411a


ley m oral que nos p receptúa el bien y nos prohíbe el m al y que esta ley
debe estar apoyada por una sa n c ió n ; pero la ley m oral y la sanción
suponen un le g is la d o r y 411 j u r s que no pueden ser sino Dios. L uego
Dios existe.
I.* La ley moral. — A. L a e x is te n c ia d e la le y m ora l está fu e r a de
dudas.— E x iste una reg la absoluta, universal, a n te rio r y superior a loda
legislación hum ana, que se im pone a n u e stra voluntad, nos prescribe
ciertos actos, y nos prohíbe o tro s; poco im porta que los hom bres se
engañen a veces sobre el concepto del bien y del m al, el principio p e r­
manece intacto, aquello que es ju zg ad o bueno por la conciencia está
mandado, lo que es considerado m alo está prohibido.
B. P e r o la e x is te n c a de la ley m ora l su p o n e u n le g isla d o r . — Y es­
te legislador hay que buscarlo fu e ra de n osotros y de nuestros se m ejan ­
tes.— a ) F u e r a de n osotro s. N o se puede ser a la vez superior y súb­
dito, y si nosotros somos los legisladores nad a nos im pedirá a b ro g ar
una ley hecha por n o so tro s; la conciencia nos dice por el co n trario que
si tenem os libertad física p ara v io lar la ley m oral no tenem os el poder
de suprim irla.— b ) F u e r a de n u estro s se m e ja n te s . La ley m oral se im­
pone a todos los hom bres, luego no rep resen ta la superioridad de un
(I) N o s e t r a t a d e co n Fundir c e ta prueba Ptlcoiógica, to m a d a d e la s asp ira c io n e s d el
•кой, co n la q u e lla m a n lo · m o d e rn is ta s experiencia individual. P a r a loa in m a n e n tia ta s , la
a p a r ie n c ia in d iv id u a l e · la q u e n o · h a c e d e s c u b rir a D io s, n o s le h a c e to c a r d ire c ta m e n te
a la a p ro b ín d i d a d e · d e la co n c ien cia, m ie n tra * q u e la p ru e b a p s ico ló g ica, to m a n d o co m o
ponto d e p a r tid a n u e s tro · e s ta d o · d e a lm a , n o d e d u c e la n i si e n c ía d e D io · sin o p o r e l ra -
nm im ifflitn 7 n o c o n o fru to d e l a in tu ic ió n d ire c ta .
56 manual de a po l o g é t ic a

hom bre sobre sus sem ejantes, pero si el legislador está fuera de nos­
otros y de nu estro s sem ejantes hay que buscarlo m ás arrib a, sólo Dios
puede m andar. E l es la única razón de la existencia del deber, del im ­
p era tiv o ca teg ó rico ( i ) . (V éase la crítica de la prueba m oral, núm. 6o).
54.— Objeción. — Se h a querido explicar la existencia de la ley
m oral prescindiendo de Dios. D e los num erosos sistem as que lo han
intentado, m encionarem os solam ente los dos principales, la m oral evo­
lucionista y la m oral racional.
A. — M o ra l e v o lu cio n ista . — Los positivistas y los m aterialistas
explican así la form ación de la m oral. E n un principio los hom bres se­
guían sus apetitos y sus in stin to s; el bien era lo que les agrad ab a, el
mal lo que les rep u g n ab a: esta fué la m oral del placer. Sin em bargo,
poco a poco la experiencia les enseñó que algunas acciones, aun a g ra ­
dables a los sentidos, tenían m alas consecuencias, m ientras que otras,
penosas a la n atu raleza, daban buenos resultados: esta fué la m oral del
interés. M ás tard e, una su erte de instinto los determ inó a la sim patía
y a la benevolencia recíprocas y esta fue la m oral de la sim patía y de
la solidaridad. Así por su tu rn o el placer, el interés individual, el in ­
terés general, la sim patía y el altruism o, fueron los principios que
sirv iero n p ara clasificar las acciones en buenas o m alas; en d ife re n ­
tes ocasiones los p atriarca s y los cabezas de la sociedad intervinieron
p ara im poner las unas y p rohibir Iqs otras. La m oral en cuanto esta­
blece el c a rá c te r absoluto del bien y del mal, es pues en la hipótesis
m aterialista, un fru to de la evolución y no supone a Dios como legis­
lador.
Refutación de la Moral evolucionista. — D e la exposición de la
m oral evolucionista se d esprende que, hablando en propiedad, no es una
m oral sino u n a preten d id a h isto ria de la m oral, cuyas diferen tes faces
h ab rían sido la m oral del placer, la m oral del interés y la m oral de
la sim patía. A h o ra bien, todos estos principios de acción son im poten­
tes p ara fu n d ar la m oral. N i el placer ni el interés individual pueden
ser reglas obligatorias de co n d u c ta ; nada me obliga a buscar mi pla­
cer ni siq u iera mi in te ré s; el interés de otros y la sim patía son segu­
ram ente m otivos m ás nobles, pero si ellos m andan independientem en­
te de un legislador suprem o, se estrellarán co n tra el egoísmo individual
y serán incapaces de c re a r la obligación.

(I) K u i t a p e llid a a la le y moral oim perativo c a teg ó rico ^ . E s un im p e ra tiv o p o rq u e


ü v io le n ta r ; e* c a te g ó ric o p o rq u e s u · ó rd e n e s «on a b e o lu ta a. sin co n d ic io n e · d e
n in g ú n g é n e ro .
CAPÍTULO I . — DE LA EXISTENCIA DE DIOS 57

B. — M o ra l racional. — La razón, dicen los partidarios de esta


moral, es suficiente p ara fu n dar la m oral. El hom bre no es súbdito si­
no de si mismo, tiene la razón que le dicta sus deberes respecto de si
(moral individual), para con la fam ilia, para con la patria y la hum a-
m anidad (m oral social). El deber, la ley m oral, es pues, la obligación
que la razón impone y el bien es el respeto de esta ley.
Refutación. —- La m oral racional seria irreprochable si dejase a
Dios como fu n d am en to ; si la razón está sola p ara im poner la obliga­
ción, la voluntad es libre p ara aceptarla o rechazarla.— Pero, se dice,
es el ord en d e la n a turaleza ; entonces nosotros preguntarem os quién es
el au to r de la natu raleza que ha creado el o rden; si nos responden
que es Dios, estam os de acuerdo, y concluim os que en Dios que ha crea­
do el orden y la naturaleza es en definitiva donde hay que buscar el
origen de la obligación. Entonces podemos concluir que ninguna moral
tiene base ni apoyo sólido si no busca su fundam ento en Dios.
55.— 2. La Sanción. — A ntes de nuestros actos la conciencia nos
hace conocer la existencia de lina ley m oral que m anda las acciones
buenas y prohibí· las malas. Puestos ya los actos, interviene de nue­
vo la conciencia para proponer la doble cuestión de responsa bilid a d
y de san ció n . Y cuando ha em itido juicio sobre el valor intrínseco del
acto, la conciencia proclam a que el bien tiene derecho a la recom pen­
sa, y que el mal m erece el castigo. A hora bien, es manifiesto que sólo
Dios puede aplicar a nuestros actos una sanción ju sta y proporcionada
a su valor.
56. — Objeción. — Pero, se d irá : la san ción no es necesaria para
fundar la m oral, y si lo es, pueden encontrarse sanciones sin recu­
rrir a Dios.— a) la sa n ció n , dicen los partidarios de la m oral racional,
no es n ecesaria p ara establecer la m oral. H ay que h acer el bien por el
bien y no por am or a la recom pensa; cuanto menos cálculos in teresa­
dos en la práctica del bien más grandeza y m érito h ab rá en nuestra
acción.— b ) Mas suponiendo que sea necesaria la sanción, ¿no po­
dremos en co n trar num erosas sanciones sociales y aun naturales fuera
de D ios? Tenem os, ]«>r ejem plo: — l. la op inión pública, — 2. la re­
presión so cia l. — la ju s tic ia inn uin n le de Uts cosas. —■ 4. sobre lodo,
el testim onio de una buena co n cien cia .
Refutación. — a) toda sanción, se dice, es inútil porque la virtud
debe ser desinteresada.—'Que el bien debe hacerse por el bien, an te to ­
do, y no por la esperanza del prem io, no lo negarem os nosotros, pues­
to que es uno de los principios esenciales de la m oral cristiana. No
88 MANUAL DE APOLOGÉTICA

to m ar la recom pensa como m otivo de acción, es seguram ente cosa bue­


na, pero el m en osp recia rla , no es ya v irtu d sino una s e ñ a l de o r g u llo ;
el re ch a za rla es ir co n tra e l ord en de la s cosas y la ju s lic ia . P orque si
110 hay sanciones, si no hay recom pensa p ara la virtud, tam poco h ab rá
castigo p ara e] crim en ; el bien y el m al son colocados entonces al m is­
m o nivel, lo que es co n trario a toda idea de m oral. La sanción es, por
tan to , necesaria, no p ara fu n d ar la m oral, sino p ara servirle de coro-
itam ien to.
b) O tro s que adm iten la n e c e s id a d de la sanción p ara c o ro n ar la
m oral alegan como sanciones suficientes:— i. la op in ión púb lica . P ero
todo el m undo sabe que la opinión pública, lejos de poder se rv ir de sa n ­
ción, es m uchas veces in ju sta en sus ju icio s; la popularidad no es siem ­
pre paten te de honradez ni de v irtud, y los favores oficiales no siem pre
son p ara el m érito. — 2. L a rep resión so cia l. ¡ C uántos crím enes
quedan sin castigo, y cuántos m alhechores van por la callc a pesar
de la p o lic ía ! — 3. La ju s tic ia in m a n en te de la s cosas. E l mal y el vicio
llevan frecuentem ente en si el germ en de sufrim ientos que m ás tard e
o m ás tem prano vienen a ser su castigo. P o r ju sta y frecuente que sea
esta sanción no puede considerarse como una ley inflexible. — 4. El
testim o n io d e la co n cien cia . E n verdad, que al llegar aquí nos parece
hab er encontrado una sanción aceptable; la conciencia, sin em bargo,
com o ju sticiera, no está siem pre al abrigo de todo reproche. H ay alm as
v irtu o sas que conocen la intranquilidad y el escrúpulo, y tam bién
hay crim inales que ignoran el rem ordim iento y viven en el m ás apaci­
ble reposo. M as si de u n a p arte la sanción debe ser el com plem ento de
la ley m oral, y si por o tra, nada nos g a ra n tiz a la ju sticia de las sa n ­
ciones te rre s tre s ¿no tendrem os todos m otivo p ara creer que hay en
o tra p arte un R cm u n erad o r equitativo, que después de h aber estable­
cido la ley m oral ap reciará los actos en su verdadero valor y les aplica­
rá las sanciones que hayan m erecido?

§ III. — P ru eb a sacada d e l c o n s e n tim ie n to u n iv e r s a l

57. —· Argumento. — E l testim onio de la h isto ria nos prueba que


en todos los tiem pos y en todos los países han creído los hom bres en la
existencia de Dios. P ero aquello que todos los hom bres tienen instin­
tivam ente p o r verdadero, dice A ristóteles, es una verdad de n a tu ra le ­
za, luego D ios existe.
P R U E B A D E L A M A Y O R . — S ie m p r e y en toda s p a rtes los
hom bres han creído en la D ivinidad. A penas hace falta d em o strar este
CAPÍTULO TI. — DE LA NATURALEZA DE DIOS

hecho histórico. “Un pueblo sin Dios, sin oraciones, sin juram entos,
sin rito s religiosos, sin sacrificios, dice P lu tarco , no se ha visto j a ­
m ás”. “ No hay nación alguna, dice C icerón, tan g ro sera ni tan sal­
vaje que no crca en la existencia de los dioses, aun que se engañe
sobre su n atu raleza” (D e n atura d co ru m ).
N inguna época ha llevado m ás adelante que la n u estra el estudio
de las R eligiones; ah o ra bien, el inventario de docum entos sum inis­
trados por la h isto ria y la p rehistoria 110 lia podido señ alar ningún caso
de un pueblo sin creencia religiosa. T al es la com probación hecha por
eruditos, como M ax M uller y de Q u a tre fa g e s: “O bligado por mi en­
señanza mism a, dice este últim o, a pasar revista a todas las razas h u ­
m anas he buscado el ateísm o en las in ferio res como en las m ás ci­
vilizadas pero 110 lo he encontrado en ninguna p arte, sino en estado
individual, o de escuelas m ás o m enos restringidas como se ha visto en
E uro p a en el siglo últim o, como se ve todavía en el día de h o y ; el
ateísm o no se encuentra sino es en estado errá tico ". Así la h isto ria de
las re lig io n es nos conduce a esta conclusión, que ningún pueblo consi­
derado en su conjunto ha sido jam ás ateo, y que el ateísm o, solo ha po­
dido darse en algunos individuos o en algunas escuelas. Poco im porta
av erig u ar si sus ideas sobre la divinidad fueron m ás o m enos ju sta s ;
de todas m an eras han sido m enos groseras de lo que se podía creer
a prim era vista, y por ex trañ as im presiones que sobre ellas nos die­
ron algunas m itologías, se ve que indudablem ente contenían una g ran
parte de verdad. (1)
C ualquiera que fuese el m im bre de la divinidad: Zeus en tre los
griegos, Jú p ite r en tre los rom anos, M arduk entre los babilonios, B aal
entre los fenicios, B ram a entre los indios, y aún el g ran espíritu de
las estepas del nuevo m undo, siem pre es, en el fondo, el mismo Dios
que todos los pueblos ad o ran b ajo nom bres diversos. (2)
(1 ) 'M a x M uller Ile s a h a a ta p re te n d e r q u e la u n id a d d iv in a n o e ra d e s c o n o c id a d e loe
pu e b lo · p o lite ísta · e n a p a rie n c ia . «L as ra z a s p a g a n a s prim itivas—dice—n o fu e ro n p o b e ta -
t a i , p ro p ia m e n te h a b la n d o . E s to n o e s d e c ir q u e a d o ra s e n a u n D ios ú n ic o : p e r o s e p u e d e
afirm ar q u e , e n cie rto sen tid o , a d o r a b a n a D io s un o . e s to e s , q u e su s h o m e n a je e s e d in ·
glan, e n s u m a , a la d iv in id a d , a u n q u e é s ta a p a re c ie s e h a ¿o d iv e rs a s fo rm a s pe r so n a le s,
q u e re co g ían a lte rn a tiv a m e n te p o r u n a co n tra d icció n q u e v e la b a e l vím bolo, lo s h o m e n a je s
ca si ex c lu siv o s y so b eran o s.»
(2) S o h a n m u ltip licad o la · p e s q u is a s p a r a d e s c u b rir u n p u e b lo a te o . S e a e y ¿ p e r a l­
g ú n ¿ a m p o h a b e rle h a lla d o en )a O c c a n ta , e n la s ialas salv aje s d e A d a m a n , h a b ita d a ·
p o r u n a p o b la c ió n n e g ra t s n p rim itiv a q u e ig n o ra b a e l cu ltiv o d e la t i e n a y la c ría d e
g an a d o s. D e s p u é s d e u n e x a m e n m á s p ro fu n d o h a sido n ec esario re co n o ce r q u e e s to s hom ­
b re s in cu lto s a d m itía n su D io · único, c re a d o r y re m u n e ra d o r. Ig u a lm e n te h a sido fovso«p
reconocer q u e lo s N e g rito s d e la p e n ín s u la d e M a la c c a y d e F ilip in as, los p ig m e o s d e
A fric a , k»s b o te n to te s y b o sq u im a n o s p ra c tic a b a n u n a religión. (C fr. M g r. L e R oy, oLa R e·
Bgi6 a d a loa P iim itiv a a iJ
MANUAL DE APOLOGÉTICA

P R U E B A D E L A M E N O R .— A h o r a bien , lo q ue lo d o s lo s h o m ­
bres tien en in stin tiv a m en te com o v erd a d ero es una v erd a d de la na-
tu ra leza . “Lo que está afirm ad o por consentim iento universal, dice
S anto T om ás, 110 puede ser enteram ente falso. U na falsa opinión en
efecto es una enferm edad de espírtu y por consiguiente accidental a
su natu raleza, pero lo que es accidental a la n atu raleza no puede en­
co n trarse en todas p artes ni siem pre (C ontra gentes, I, II, c. 34).
58. — 1. Objeción---- El su frag io universal es un m al criterio de
v e rd a d ; d e c ir : todos los hom bres creen en Dios, luego Dios existe,
es sacar una conclusión que no está en las prem isas, porque han ex is­
tido erro res universales, por ejem p lo : la creencia en la inm ovilidad
de la tierra.
Refutación. — El consentim iento de las m uchedum bres, hay que
convenir 110 es una prueba infalible, pero crea una seria p resun­
ción en su favor. “A ntes de creer que lodo el m undo se en­
gaña, dice el P. M onsabré, está uno tentado de pensar que
todo el m undo tiene razó n ”. La creencia colectiva adquiere un valor
señaladam ente elevado cuando se apoya en razones graves.— P ero lia
habido,— se nos dice,— e rro re s u n iv e rsa les. E sto no se discute, pero
hay que a ñ a d ir que estos erro res tenían una causa y han acabado
por ser descubiertos y rectificados. A sí la creencia en la inm ovilidad
de la tierra, que se explica por la ilusión de los sentidos que han to­
m ado la apariencia por realidad, ha cesado con el progreso de la
ciencia.
59.— 2. Objeción. — P recisam ente la creencia universal en la D ivi­
nidad se explica por u n a de las causas de e r ro r :—<i) bien por la ig ­
n oran cia y e l m ied o. — b) bien por lo s p r e ju ic io s de la ed u ca ció n . —
c) bien por la in flu e n c ia de lo s le g isla d o r es y de lo s sa cerd o tes.
R efutación..—a) la ig n ora n cia y el m iedo no pueden explicar en ­
teram ente la creencia univ ersal en Dios. El hom bre prim itivo al p e r­
cibir el m ugido del viento, el fra g o r del trueno, cuando el rayo s u r­
ca la nube, q uedaría, se nos dice, espantado, y no sabiendo la causa
d e esto s fe n ó m e n o s, en co n traría m uy sencillo atrib u irlo s a los a gen tes
sob ren a tu ra les. C reyó entonces que había un dios d etrás de la nube
p ara em pujarla, o tro p ara lanzar el rayo, 1111 o tro en medio de los m a­
res p ara a g ita r las ondas y llevarlas hacia las riberas... E s pues el
m iedo y la ignorancia a la vez lo que ha engendrado a los Dioses,
según la frase del poeta latino S lacio : “ P r im u s i 11 orbe d é o s fe c i t
tim a r". P ero la ciencia ha explicado estos fenóm enos, ha dem ostrado
CAPÍTULO I I . — DE LA NATURALEZA DE DIOS 61

que eran efecto de las fu erzas de la natu raleza y ha suprim ido de un


golpe a los dioses, como ag entes inútiles e inexistentes.— E s verdad
que la ciencia ha encontrado la causa inm ediata d e lo s fe n ó m e n o s, y,
por no c ita r m ás que un ejemplo, ya no se dice: Jú p iter lanza los r a ­
yos, sino el rayo es efecto de la electricidad. E sto está bien; pero
no se han descubierto todavía sino las causas inm ediatas y las causas
segundas, y esto no suprim e en m anera alguna la causa d e la s causas.
P a ra el hom bre prim itivo como p ara el sabio es el m ism o el punto de
partid a ; los hechos, los fenóm enos que es necesario explicar ; y si el p ri­
m itivo se equivocaba deteniéndose dem asiado pronto en la investigación
de las causas, su conclusión al m enos era ju sta , m ientras que el cien tí­
fico, teniendo razón p ara rem ontarse m ás lejos, saca, a fin de cuentas,
una conclusión que es falsa. Si por o tra p arte el progreso de la .cien ­
cia hubiera podido resolver, fu era de Dios, el enigm a del universo,
la D ivinidad no ten d ría ya adeptos en tre los hom bres de ciencia; ah o ­
ra bien, si tuviéram os que enu m erar a todos los hom bres ilustres que
han creído en Dios, la lista sería larga. Citem os solam ente en tre los
m atem áticos y astrónom os célebres a C orpém ico, G alilco, K eplcr,
N ew ton, Cauchy, H erschell, Le V erric r, Ijvplace, F a y e ...; entre los fí­
sicos, a A m pere, V olta, M ayer, Liebig. Biol, D a llo n ; en tre los n a ­
tu ralistas, a C uvier, A gassiz, L atrcille. M ilnc-E dw ards, C. S ain t-H i-
laire, W u rtz, C hew reul, P aste u r, De L apparent. L am ark el padre del
tran sfo rm ism o y D arw in m ism o rendían hom enaje al C reador. C ite­
mos, en fin, al cread o r de la cristalo g rafía H auy, De Q u atrefag es,
V an Beneden, gloria de Bélgica. F. Bacon d ecía: "Hoca ciencia a p a r­
ta de Dios, m ucha cicncia vuelve a él”, ¿no es esta la conclusión que
debemos sacar en presencia de tan to s nom bres ilu stres? la creen cia
en D io s no ha n a cido p u e s d el m iedo ni de la ign ora n cia.
6) E l consentim iento universal 110 procede tam poco de los p r e ju i­
cio s d e Ui e d u ca ció n . Sin duda que la e d u ca ció n ju e g a un papel im­
portante en orden a Jas ideas y las creencias, pero tam bién hay que
o b serv ar que los p rejuicios cam bian de país en país, de generación en
generación y que no resisten a la instrucción y al progreso, pues no
hay ejem plo de que un prejuicio que vaya co n tra las pasiones no haya
sido rápidam ente desterrado.
c) En fin, la in flu e n c ia de lo s le g isla d o r es y de lo s sa c e rd o te s no
puede ser invocada como explicación a la creencia de los pueblos—
i. Los le g isla d o r es han podido servirse de la creencia en Dios para
g o bernar m ejo r a los pueblos pero 110 han podido crearla. P o r lo dem ás
63 MANUAL DE APOLOGÉTICA

nadie cita el nom bre del inventor, y suponemos que si ha existido de­
biera saberse quien es, en razón de las dificultades que hubiera tenido
que vencer p ara im poner un dogm a contrario a las inclinaciones y a
los instintos perversos del corazón hum ano.—2. La su p erch ería de los
sacerdotes es una explicación todavía menos aceptable, puesto que los
sacerdotes no pueden ex istir sino por la religión, no son an terio res a
ella y no tienen razón de ser, sino desde el m om ento que hay estable­
cido ya un c u lto ; considerar a los sacerdotes como inventores de la
Divinidad y fundadores de la religión, es com eter según el mismo
M. R einach: "U n anacronism o ridiculo”, ( l) .

Conclusión. — La c reen cia u n iv ersa l no se explica pues, por ningu­


na causa de erro r. Si em anara de una causa de e rro r: tem or, ed u ca ­
ció n , in flu e n cia de lo s le g isla d o r es o d e l sa cerd o cio , no hubiera de­
jad o de desaparecer con la causa que la dió origen. P ero esta creencia
se m antiene en todas partes a despecho de los obstáculos que ha en­
contrado, luego hay que adm itir que tiene otra causa, que procede
y a del sen tim ien to relig io so depositado por Dios en el fondo de nues­
tra alm a, ya <lc- la fu e r z a d e l ra cio cin io que nos perm ite deducir su
existencia. E n am bas hipótesis es idéntica la conclusión. Si Dios se
ha m anifestado por una revelación prim itiva, transm itida de edad en
edad, y si, previas ciertas disposiciones, los hom bres le sienten vivir
y o p erar en sus almas, tan to m ejor. Si la idea de Dios es fru to del
razonam iento, la creencia u niversal se explica tam bién perfectam ente,
puesto que la razón es patrim onio del linaje hum ano. (2) (V éase el
valor de esta prueba núm. 60, 3.").

(I) E l l e e rro r fu é o b ra p rin c ip a lm e n te d e to s im píos de] siglo XWU y se ñ a la d a m e n te d e


V oU aíre,
(I) P ru e b a por revelación. — A l a · p ru e b a · ra c ió n a le · d e la ex iste n c ia d e D io · {co n v ien e
a ñ a d ir o tra co m p lem e n ta ría to m a d a de} iestimonio de ¡a h isto ria b o s q u e ja d a e n la fo rm a
s ig u ie n te ? 3 i estu d ia m o s loa L ib ro s S a g ra d o s , p re scin d ien d o d e su in sp irac ió n , y to m ín ·
dolos aólo co m o libros A u m an o i, p u e s tien en todos los c a ra c te re s d e a u te n tic id a d y v e ra ­
c id a d q u e la c rítica p u e d e ex ig ir d e to d o lib ro H istórico, co m p ro b a m o s q u e Dio« se h a re ­
v e la d o a A d í a , a N oé, a A b ra h a m . a Isa ac, a J a c o b , a M oisés, a l p u e b lo israe lita e n el
d esierto , a loa p ro fe ta s y ú ltim a m e n te a Jesu c risto , q u e t e h a m a n ife sta d o co n frecu e n cia
y se m an ifiesta aú n e n n u e s tro s d ía s (ejem plo, L o u rd e s) p o r el m ila g ro y la p ro fecía .
L u eg o d e b e m o s c re e r e n la e x isten c ia d e D ios, co m o c re e m o s e n la d e A le ja n d ro M a n o ,
d e C ésar y d e N a p o le ó n , p u e s ella nos e s a te stig u a d a p o r d o c u m e n to · d ig n o · d e fe. b>·
p u e s ta a s í e s ta p ru e b a n o tie n e n in g ú n v alo r p a r a aq u e llo s q u e n ieg a n la a u to rid a d d e los
L ib ro s S a n to s , q u e n o será d e m o s tra d a sino m á s ta rd e . L a p ru e b a ae d irig e, p u e s ,
a aólo loe c re y e n te ·, y, en e s te caso, p a r e c e p re fe rib le re s e rv a rla p a ra la p a r te d o g m ática ,
en d o n d e la e s iato n c ia d e D ios se p re s e n ta rá co m o u n a verdad racional y u n a Verdad
d» fe , a p o y á n d o s e a la v ez e n e l razonamiento y e n la ftrtie fa c ió n . (V ¿a»e n u e s tra D oc­
trin a C ató lic a, N ú m . 28.)
CAPÍTULO I I . — DE LA NATURALEZA DE DIOS 69

C onclusión general de las pruebas de la existencia de D ios

6o.— Si echam os lina m irada retrospectiva sobre las pruebas de la


existencia de D ios, se rá de no escaso interés aq u ilatar el valor y al­
cance de cada prueba, separadam ente considerada; lo harem os b re­
vem ente volviendo sobre cada grupo de pruebas aducidas.
1." Valor de las pruebas cosmológicas. — D e las tres pruebas que
nos da la ob serva ción d e l m undo e x te r io r , las dos prim eras— argum en­
to de la contingencia y del prim er m otor—nos perm iten concluir que
hay un S er n ecesa rio y por consiguiente e te rn o , pues que el S er nece­
sario no puede m enos de e x is tir; d istin to d e l m undo puesto que el m un­
do está sujeto al d e v e n ir, se tran sfo rm a, y el ser necesario, la causa
prim era el prim er m otor, no pueden ser sujetos de m utación. La terce­
ra prueba por el orden d e l m undo, tiene menos alcance. A pesar del o r­
den y belleza que reinan en él, el m undo tiene sus im perfecciones, y
por consiguiente no arguye un a rte infinito, requiere únicam ente uno
o v ario s arq u itecto s suficientem ente hábiles, p ara realizar la unidad
de plan ( i ) ; adem ás que el o rg an izad o r del m undo no es necesariam en­
te el C reador. E l orden del m undo supone pues una inteligencia
superior, pero no un S er in finito C reador y único. L a prueba de las
causas finales no deberá pues p resentarse separadam ente de las o tras
dos prim eras. T am bién es cierto que, cualquiera que adm ita ya un
arquitecto del m undo sald rá al m enos de su ateísm o y ten d rá poca
dificultad en p asar del arquitecto al Dios creador.
2 .° Valor de las pruebas sacadas del alm a hum ana. — A. La p ru e­
ba o n to ló g ica (2), sacada de la idea del ser perfecto, contiene un
sofism a, y por consiguiente no debe rep u tarse como de valor. N o se
puede decir de un ser que posee estas o aquellas cualidades sino en
el supuesto de que exista. L a existencia no es un a trib u to ; m ás supo­
niendo que lo sea, según las reglas del silogismo, el atrib u to debe ser
de la m ism a n atu raleza que el sujeto, pero cuando afirmo que la idea
de ser p erfecto im plica la existencia de este ser, se habla del ser
perfecto co n ceb id o por mi intligencia, y el a trib u to que yo le doy, h
saber la existencia pertenece por consiguiente al ser ideal concebido
por mí, no a un ser real. La proposición rigurosam ente verdadera,
( l| E s ta p ru e b a Dcva ig u a lm e n te a l p o lite ísm o q u e a l m o n o teísm o .
(21 N o ·« c o n fu n d a la fm ie b a o n to fó g ica , q u e a p o y a e n l a n a c ió n d e D io ·, co n el
onioloffiim o, p u e» to m i · a rrib a e n tre lo · e rro re · p o r p re te n d e r q u e te n e m o · u n a intuición
in m ed iata d e D io *
64 MANUAL DE APOLOGÉTICA

m ientras es hipotética sigue siendo proposición hipotética, y las leyes


de la lógica me prohíben tra n sfo rm a r la hipótesis en realidad, pasar
de la existencia ideal a la existencia real.
B. La prueba p o r las a sp ira cio n es d e l alm a no tiene un valor
absoluto, pues 110 es posible dem ostrar rigurosam ente que una felici­
dad lim itada no pueda basLar a los deseos del hom bre, y m enos to ­
davía, que el deseo, aún n atu ral, implica necesariam ente la existencia
del objeto deseado.
C. L a prueba p o r la ley m oral y lo sanción, tenía una g ran fuerza
n los ojos de K an t, pues le a rra n cab a aquella confesión tan sig n ificati­
v a : "dos cosas me llenan el alm a de 1111 respeto y de 1111a adm iración
siem pre renacientes, el ciclo estrellado sobre mi cabeza, y la le y m oral
lii el fondo de mí m ism o". Sin em bargo, no está dem ás observar que
un la exposición de esta prueba no seguimos nosotros el mismo cam i­
no que el filó so fo 'alcm án . Según él la existencia de la ley m oral supo­
ne a Dios no como legislador sino como rcittnncrador. El cum plim iento
del deber nos co n fiere un derecho a la felicidad. P ero aunque seamos
libres p ara o b rar bien y hacernos dignos de la felicidad, no siem pre
depende de n osotros el que esta felicidad venga a recom pensar nu estras
buenas acciones. P o r consiguiente, para que la ley m oral no sea una
quim era, es necesario que haya una voluntad soberanam ente ju sta
y poderosa que realice la arm onía de la bienaventuranza y de la v ir­
tu d ; es necesario que haya 1111 D ios: Así la e x is te n c ia de D io s viene a
ser un sim p le p ostula do de la ley litora l; por el co n trario en el a rg u ­
mento, tal como lo hemos expuesto nosotros, la existencia de la ley
m oral su p o n e un D io s com o leg isla d or, de la m ism a m anera que el m un­
do contingente le exige como ser necesario; en am bos casos nos apo­
yam os en el principio de causalidad y nos rem ontam os de un efecto
a sil causa.
Sin em bargo, de p resentarse así, la prueba tom ada d e la ley
m ora l está su je ta a reparos en su m ayor. Con efecto, el conocim iento
claro y d istin to de una ley m oral de carácter universal y obligatorio
presupone el conocim iento de la existencia de Dios, de un leyish td or
suprem o, único que tiene el poder de ligar la conciencia, intim ándole
una obligación absoluta ( im p erativo c a t e g ó r ic o ) ; m ás si el conocim iento
de la ley m oral exige previam ente conocer la existencia de Dios, es
porque la noción de Dios es a n te rio r a la ley m oral, y por consiguiente
no se deriva de ella. El arg um ento es, por tanto, defectuoso, porque
CAPÍTULO I. — DE LA EXISTENCIA DE DIOS 65

contiene en sus prem isas lo que no debe estar sino en la conclu­


sión. ( i) .
3 ." Valor de la prueba del consentimiento universal. — La creen cia
un iv ersa l es una confirm ación del conjunto de las pruebas. La u n a­
nimidad de la creencia no se explica en efecto, m ás que por el valor
intrínseco de las razones que la producen; de donde se sigue que el
co n sen tim ien to u n iv e rsa l, sin ser, propiam ente hablando, un nuevo a r ­
gumento ni un cr ite rio de certeza (2), constituye sin em bargo una d e­
m ostración in d ir ecta de la existencia de Dios. As! el conjunto de pru e­
bas que se com pletan las unas por las otras, y nos presentan a Dios bajo
un aspecto d iferen te form an un bloque intangible. Cada uno sin em ­
bargo, queda libre p ara elegir el argum ento que esté m ás en arm onía
con su m entalidad, con las m odalidades de su espíritu, y el que a la
vez sea m ás apto p ara co n firm ar sus convicciones.

Art. III. — Del Ateísmo

¿Existen los ateos? Causas y consecuencias del ateísm o


61.— E x puestas las pruebas de la existencia de Dios, una cuestión
subsidiaria, como ya dijim os, se presenta a n u estra investigación. Si
Dios es necesario para ex p licar el m undo, ¿cóm o es que se dan los
ateos? ¿pero os cierlo que los ateos existen? y si los hay, ¿cuáles
son las ca usa s y las co n se cu e n cia s del ateísm o?
1.“ ¿Se dan los ateos? — El ;ileo (del griego a, p riv ativ a y theos,
Dios) es aquel que no cree en la existencia de Dios. De esta definición
se desprende que no hay que clasificar en tre los ateo s;— o) a los

fl) S eg ú n «L’A m i d u C lergé» (10 m a y o 1923), e n lu g a r d e la ley m oral» d e b ie ra ( e m a n e


c o n o p u n to d e p a r tid a e l o rd e n e s e n cia/ q u e rig e a lo* t e t e · ra c io n a le s ; e n to n c e · s e t e n ­
dría la c u a rta p ru e b a d e S a n to T o m é » «por loe g ra d o · d e perfección·· m ira d a b a jo el
aspecto d e v e rd a d y d e b ien. >Se v e e n la n a tu ra le z a a lg o m á s o m en o s b u en o , m i s o
m anos v erd ad ero , m á s o m e n o s noble· P e ro e l m ás y el m en o s d e p erfec ció n n o se p u e d e
atribuit a lo s o b je to · sin o p o r c o m p a ra c ió n co n e l se r m á s p erfec to . E x iste, p o r ta n to ,
alvo q u e e · lo b u en o , lo v erd ad ero , lo noble, e s to e s . el s e r p o r ex c e le n c ia ... q u e e s c a u s a
de lo q u e h a y d e ser, d e b o n d a d y d e p erfec ció n e n to d o s lo s seré a. y a e s ta c a u s a la
llam am os D io·» (S um a T e c l., I· I.*, c. 2, a r t. 3). (V é a s e so b re e sto e l T ra ta d o d e F ilosofía
d · los p ro feso re s d e la U n iv e rs id a d d e L ovaina.)
12) N o p re te n d e m o s co n stitu ir e l c o n s e n tim ien to u n iv e rsa l e n c rite rio d e U c e rtez a
(Núra. 22); se rla ir c o n tra la Iglesia, q u e e n s e ñ a lo co n tra rio , y c o n tra la £acrituim , según
la cual, loe p u e b lo s a n tig u o ·, e x c e p to e l Judio, ig n o ra b a n a l v erd a d e ro D io · y desc o n o cían
m 1 2124
(R o n -, , * ).

APOLOOfTICá. —5
66 MANUAL DE APOLOGÉTICA

in d ife r e n te s que d ejan d o a un lado la cuestión de los orígenes del


m undo y del alm a, viven sin preocuparse de su destino. A unque esta
m an era de ser venga a p a ra r prácticam ente al ateísm o, sin em bargo
los in d iferen tes no son ateos en realidad.— b ) los a g n ó stico s que procla­
m an que Dios está en el dom inio de lo incognoscible, tam poco pueden
llam arse ateo s; por m ucho tiem po que perm anezcan en esta afirm ación,
su estado de esp íritu equivale a un esc ep tic ism o re lig io so . — c) aún
m enos se puede co n tar en tre los ateos a aquellos que están en una ig ­
norancia casi com pleta de la cuestión religiosa, y aunque hagan p ro fe ­
sión ex terio r de ateísm o, es porque croen que esta actitud conviene a
espíritus fu ertes que no q uieren seguir al vulgo, o porque estim an que
de esta m anera han de fav o recer y fom entar m ejor sus intereses m a­
teriales.
Luego no se pueden considerar como a teos m ás que los hom bres
de cie n cia y los f iló s o f o s que después de m aduro exam en de las razo ­
nes que hay en pro y en co n tra de la existencia de Dios, se pronuncian
por estas últim as. E stos ateos, los únicos que m erecen reten er aquí
n u estra atención, son seguram ente un núm ero m uy escaso; bastaría
p ara probarlo reco rd ar el testim onio de uno de ellos. "E n nuestra
época, escribe M. Le D an tec ( E l a te ísm o ), dígase lo que se quiera,
los ateos form an una ínfim a m in o ría"; pero hay que añ ad ir p ara ser
ju sto s, que en cambio el núm ero de agnósticos que pretenden que la
cuestión es insoluble ha crecido en serias proporciones.
(52.— 2 .“ Causas del ateísmo. — G eneralm ente se explica el ateísm o
por razones intelectuales, m orales y sociales.
A. R A Z O N E S I N T E L E C T U A L E S . — a) L a incredulidad de los
c i e n t í f i c o s : físicos, quím icos, biólogos, médicos, etc., debe atrib u irse
frecuentem ente a sus p r e ju ic io s y a la aplicación de un fa ls o m étodo.
Con efecto, es claro que si pretenden em plear aquí el m étodo e x p e r i­
m en ta l que no adm ite sino aquello que puede ser com probado por la
experiencia, lo que cae b ajo la acción de los sentidos, jam ás podrán
reb asa r los fenóm enos y lleg ar a las substancias, ( i) O bservem os ade­
m ás que ciertas fórm ulas de las cuales abusan para favorecer sus n e ­
gaciones no son verdaderas, al m enos en el sentido en que las tom an.
C uando alegan ellos, por ejem plo, que la m ateria es necesaria y no
contingente, invocan p ara d em ostrarlo la necesidad de la en ergía y
de las leyes (N úm . 40). P ero se ve enseguida que la palabra necesaria

II) L o a filosofo· i n t l o i a l i i l u l e in c lu y en e n M tm c t l e i o r i i .
CAPÍTULO I I . — DE LA NATURALEZA DE DIOS 67

es equivoca; la n ecesid a d en efecto, es re la tiv a , cuando la cosa de que


se tra ta , en la hipótesis de su existencia, debe ten er esta o aquella n a ­
turaleza, esta o aquella cu alidad: A sí un ave debe tener alas, pues de
olra m anera no ^ería av e: De que la energía y las leyes sean necesa­
rias en sentido relativo, los m aterialistas hacen m al en concluir que la
misma m ateria es el s e r n ecesa rio en sen tid o a bsoluto .
b) El ateísm o de los f iló s o fo s contem poráneos se deriva del c riti­
cismo de K ant y del positivism o de A. Comte. H em os visto en el
capitulo p relim inar que según los criticistas y los positivistas la razón
110 puede lleg ar a la certeza ob jetiv a ni alcan zar a la substancia a t r a ­
vés de los fenómenos. M erm ando asi la razón se a rru in a n al mismo
tiempo las pruebas tradicionales de la existencia de Dios. Podem os pues
afirm ar que en la m ayor parte de los filósofos contem poráneos la
crisis de la fe es de hecho una crisis de la r a z ó n ; en n u estra época, los
nepadores de Dios son tam bién los llenadores de aquella noble facu l­
tad, pero esta, como sucede siem pre contra las sentencias injustas, será
uu día reh ab ilitad a y reco b rará sus derechos.
H. R A Z O N E S M O R A L E S .— A ducirem os en tre las razones mo­
rales: —u) la fa lta de buena v olu n ta d . Si las pruebas de la existencia
de Dios se estu d iaran con m ás sencillez y m enos espíritu crítico, h a ­
bría m enos rebeldía contra la fuerza de los argum entos. T am poco se
lia de ex ig ir a las pruebas m ás de lo que pueden d a r ; su fu erza de­
m ostrativa aunque real y absoluta 110 lleva consigo una evidencia
m atcn u itica; — b) las p u sion es. E s evidente que la fe se yergue ante
las pasiones como 1111 obstáculo, pero cuando una cosa m olesta siem pre
se hallan razones p ara suprim irla. "E11 un corazón extraviado por las
pasiones, dice M onseñor F rayssinous, hay siem pre razones secretas
para en co n trar falso lo que es verdadero, fácilm ente se cree lo que
se d e se a ; cuando el corazón se en treg a al placer que seduce, el espíritu
se abandona volu n tariam en te al e rro r que ju stific a ” (1) y P au l R our-
gct en un análisis muy penetrante de la incredulidad escribe las si­
guientes lincas. “El hom bre que se desprende de la fe se a rra n c a sobre
todo una cadena insoportable a sus placeres... Y o 110 sorp ren d ería a
ninguno de los que lian realizado los estudios en nuestros liceos, al
afirm ar que la im piedad precoz de estos librepensadores con uniform e
tiene por punto de partid a alguna flaqueza de la carne, acom pañada
del h o rro r a la confesión. El razonam iento—y qué razonam iento !--vienc

ti) F rm yt¿nou«, « D e te n ·· d e l criituanU m o. L · in c re d u lid a d d e loa joven*·».


68 MANUAI. DE APOLOGÉTICA

enseguida a su m in istrar las pruebas en favor de una tesis de negación


aceptada de antem ano p ara las necesidades de la práctica” ( i ) .—
c) L o s m ulos lib ro s y lo s m alos p erió d ico s. — B ajo esta denominación
no entendem os los libros y diarios que son inm orales, sino aquellos
que, bajo pretextos y disim ulos, atacan todo lo que hay en la base de
la m oralidad y quieren hacer creer, en nom bre de un pretendido pro­
greso y de una falsa ciencia, que Dios, el alm a y la libertad, no son
m ás que palabras que sirven de vestido a puras quim eras.
C. R A Z O N E S S O C I A L E S . — Señalem os solam ente:—u) la e d u ­
cación. N o es exagerado el decir que las escuelas n eu tras han sido
p ara el ateísm o un terren o de cultivo excepcional; tom ada en conjun­
to n u estra sociedad va hacia el ateísm o porque q u iere;— b) el respeto
h um ano — M uchos tienen miedo de pareccr religiosos porque la reli­
gión no goza ya de sim patías, y por el tem or de caer en el ridículo.
63.—3 .“ Consecuencias del ateísmo. — El ateísm o, al suprim ir a
Dios, quita todo fundam ento a la m o ra l; de aquí las m ás graves con­
secuencias p ara el in d iv id u o y para la sociedad.
A. P A R A F .I. I N D I V I D U O . —o) El ateísm o lo entrega sin f r e ­
no a su s p a sion es. Si el hom bre no reconoce a un soberano que tenga
el poder de preceptuarle el bien y de castigarle por el mal, ¿p o r qué no
se ha de d e ja r llevar de sus deseos y no c o rre rá tras la felicidad te rre s­
tre o al m enos lo que él crea tal, por cualquier clase de m edios?;—
fr) más, a la inversa, el ateísm o q uita al hom bre todo co n su elo en m e­
dio de las pruebas de la v id a; el que no crea en Dios debe rechazar
toda esperanza de consolación cuando la vida se le vuelva am arg a y
la tie rra le niegue las alegrías que él le pidió.
B. P A R A L A S O C I E D A D . — Las consecuencias del ateísm o son
aún m ás ruinosas p ara la sociedad. Al suprim ir las ideas de justicia
y de responsabilidad, lleva hacia el despotism o y la anarquía, la fuerza
sustituyendo al derecho. Si los gobernantes no sienten por encim a de
ellos a un S eñor que les pedirá cuenta de su gestión estarán libres para
g o b ern ar a la sociedad según su capricho. “Yo no querría, afirm aba
V oltaire, tener cuentas con un príncipe ateo que m o strara interés
en h acen n e m achacar en un m ortero, porque estoy seguro que me m a­
ch a c a ría ”. P o r o tra parte, en toda sociedad hay distancias en tre sus
m iembros, bajo el punto de vista de jerarq u ía, de dignidades, de hono-

(I) P . B o u ig tt, uE n say o d e psico lo g ía co n lem pocánea».


CAPÍTULO I. — DE LA EXISTENCIA DE DIOS 69

res, de situación, y de riq u ezas; si no existe Dios para recom pensar


un día a los que, m enos favorecidos, aceptan su destino con v alor y
cumplen su penoso deber ¿p o r que no rebelarse co n tra una sociedad
tan mal org an izad a y reclam arle im periosam ente su parte de felicidad
y de placeres?

B ibliograf!« j D ic tio n n aire d a la foi c a t h · : C h o s s a t. A r t. A a n o a tid sm e ; GaARICOU-


LaCRACCL. A lt. D ieu ; GRIVET. A rt. E oolu tio n créotrice: D a rio . A r t. M o té r io lie m e ; McHSANT,
A rt. i4 th éi» m e.—C hossaT , A r t. D ieu. D iet, d e th c o l.—StRTlLLANGE?. L ea S o u rc e s d e la
erouance en D ieu .—M ic h e le t. D ic u e t r A gn o a ticism c e o n t em p o r a in .—F a r g l s , N ouoella A p o -
logétu/ue; L ’ld é e d e D ieu d 'p r i» la R aieon e l la S cie n c e (B erchc c t T ra lin ).—GuiKEÄT, L v i
O rig in e· (L e to u z e y ); L e C o n flit d e a c ro y a n te s rH ig ieu ses e t dea s cien c es d e la n ature
(B ea u ch e w e)__ D uiLHt Df. S * in t-P ro je t et S 4NDERFJ49. A p o lo g ie ic ie n tijiq u e d e la f o i chré-
tienne (P o u ssielg u e).—M gr. G o u a a u d , iVoh'oni élé m en ta iree d 'a p o io q é tiq u e (Belin).—P runLL,
Les F o n d e m e n U d e /a d o ctrin e ca tlio liq u e (U eauchecne).—M gr. D HULST, P re m i¿ r · C o n /,
car. 1892 (P o u w ielg u e).—Po& lin e t L o u t h . D ieu <Bonne-Pre*»e).—M gr. L e K o r , L a R elig io n
dee P r im ttift.—Q . P u t , D e la erouanee en D ie u (A lean),— V i l l a r d . D ieu d e v a n i la scien ce
el la ra tio n (Oudün).—D t LafpaRENT, S c ie n c e e t A p o lo g é tiq u e (Bloud), T ra ité d e aéologie
—P . JaMCT. L e e c a u s e s fin a le s : L e m atérialiam e con te m p o ra in (B alliére).—S a in t THOMAS,
C ontra g e n te s, S o m m e T héo lo g itru c .— K LEUTGEN. P M /osop/iie sco /as fiq u e,—T ra ité » d e phi-
loeophie d e G . SoRTAis, d u P . L i u r . d e F o n s e c riv e , d e l a b b é DoMCCq (C attier. T o u r·).—
D t M a r g e n e , T h é o d ic é e .— A b b é de B ro c lie , L e P o titiin sm e e t la S cie n c e e x p érim a n ta le
(V ictor P alm é).—L 'A m i du C lergS, 10 m ai 192).
70 MANUAL DE APOLOGÉTICA

C a p ítu lo TT. — D t la naturaleza de Dios.

A. Error del a g n o sticism o .


B. Dios in co m p ren sib le , pero no incognoscible.
1.°Podamos o) a priori.
1. Via de nega'
conocerla?
C. M étodos.

S o ció n y Espccíes.
b) a posterior!
{ 2.
ción.
Via de em i­
nencia.

a) Unidad. Frror del p c litew m o .

Í 6) Simplicidad. Dios ea espíritu

c) Inmutabilidad,). su m anera de
d) E urnidad. conocer.
e) Inmensidad.
a) In telig en cia 2 su objeto.
2 * Atribuios
d · Dio·. perfecta en P resciencia
d ivin a y lib e r ­
ta d h u m a n a .
NATURALEZA I B. P o sitivo s o
DE m o ra les. 1. om nipotente.
D IO S . | b> VoJu 2. Ubre e n su»
actos exte<
riores
I v
c) A m or.
A. Dios, p e rso n o d istin ta d el m undo.
a ) D efinición.
1. Panteísm o n a ­
turalista
j b) Formo». 2. P a n te ís m o
Idealista-
3 ° Peraoaall*
dad do Oíos 13 P a n te ísm o . I . Argumeoto
i metaífslco.
2■ Argumento
f c) R e fu ta ció n psicológico.
3. Argumento
m oral.
CAPÍTULO I I . — DE LA NATURALEZA DE DIOS 71

División del capítulo

64. — I-a n a tu ra les« de Dios, como su existencia, es susceptible de


un triple estudio: r.°_Una cucstión prelim in ar; ¿la razón nue dem uestra
la existencia, puede tam bién conocer la n atu raleza? 2." ¿C uál es la n a ­
turaleza de Dios y cuáles sus atrib u to s? 3.“ El conocim iento que ten e­
mos de su n atu raleza ¿nos perm ite a firm a r contra los p a n teista s que
Dios es una persona distin ta d el m u n d o ?; de aquí la división en tres
artículos.

Art. I. — ¿Podem os conocer la naturaleza de Dios?

E sta prim era cuestión se subdivide en dos: l.° ¿es posible conocer
la n atu raleza de D ios? 2 ° ¿p o r qué cam ino se puede llegar a este c o ­
nocim iento?

§ I. — E l ERROR AGNÓSTICO. D ios NO ES INCOGNOSCIBLE

65.— D ios ex iste; ¿podem os nosotros saber lo que es? ¿podem os


tener de su natu raleza 1111 conocim iento, sino adecuado, al menos
inicial y confuso?
1." El error agnóstico. — A esta cuestión los a g n ó stico s d o g m á ti­
cos (1) responden negativam ente. Los filósofos, como K ant y H . Spen-
cer, declaran que no conviene d e ja r en los fundam entos de la vida
religiosa verdades m etafísicas que no puede probar la razón pura.
Los p rotesta n tes lib era les, como Ritschl, S a b a lie r; los m od ern ista s, co­
mo Le Roy y T ir r e l ; los prag m atista s como W . Jam es, suponiendo la
existencia de Dios dem ostrada por el sentim iento y la experiencia re ­
ligiosa, pretenden que es imposible y por ende inútil form arse una re ­
presentarán cualquiera de la esencia divina, y reprochan a los teólo­
gos su ¡ntelectualism o, esto es sus afirm aciones categóricas y definidas
sobre la natu raleza intrínseca de Dios. ¿ P a r a que representarse a
Dios? dicen los p rag m atistas; una religión no tiene m ás valor que el
de sus fru to s y el g rad o de piedad que engendra y no sus fórm ulas

(I) L U m im o· a g n ó stk & i dogmático» aq u e llo · q u e Limitan w ig n o eticiam o a la natu-


i i k z t de D io ·, p o r oposición · lo · a g ftM c o i p aro ·, q u e lo e s lie n d e n ta m b ié n « cu emi»·
72 MANUAL DE APOLOGÉTICA

dogm áticas ( i) . Sin duda que es la piedad lo que im porta, pero ¿es v e r­
dad, como afirm an los pragm atistas, que la práctica religiosa sea in­
dependiente de las ideas del espíritu? Si consideram os a Dios como el
alm a del mundo, o como un ideal abstracto, según la doctrina panteís-
ta ¿p o d rá ser todavía objeto del culto y de la plegaria? E s evidente
que n o : para com enzar la vida religiosa es necesario que tengam os
un conocim iento racional de Dios, y la oración no saldrá de nuestros
labios, sino en tanto que conozcamos a Dios como ser personal, bue­
no, m isericordioso y distinto del mundo.
66.— Dios incomprensible pero no incognoscible. — Cuando se habla
de la naturaleza de Dios, conviene distinguir, si se quieren ev itar equi­
vocaciones, entre el conocim iento y la com prensión de la n aturaleza
divina. Dios es incom prensible pero no incognoscible.— o) in c o m p r e n ­
sible. B ajo cualquier aspecto que considerem os a Dios, es e l S e r
in fin ito ; ah o ra bien, es evidente que una inteligencia finita como la del
hom bre es incapaz de com prender lo infinito; Dios es superior a nues­
tros conceptos y a n uestra len g u a: es el in e fa b le, como dicen los teó­
logos.— b ) P ero no incug noscible. Donde dicen los agnósticos: nada
absolutam ente podemos saber, los apologistas católicos, replican: nos­
o tros sabem os con seguridad poco, pero sabemos algo; al revelarnos su
existencia, la razón nos ha enseñado que Dios es la causa prim era, el
ser necesaria, e te rn o ; el prim er m otor, el organizador del mundo, al
mismo tiem po que el ser perfecto, el soberano bien, el suprem o legisla­
dor. Cuando se sabe esto se tiene ya un conocim iento que perm ite em­
p u ja r hacia adelante nuestra investigación. (2)
N aturalm nte, el conocim iento que alcanzam os no es un conoci­
m iento adecuado y entero del objeto. ¿H ay de que sorprenderse? Si
es verdad que nosotros no “sabemos el lodo de n a d a ” ¿cuánto m ás se
podrá aplicar esto a la n aturaleza divina, ya de suyo muy obscura!
Cuando vemos que la ciencia 110 puede explicarnos los num erosos m is­
terios de la naturaleza, y no sabe decirnos, por ejem plo, qué es la elec­
tricidad, la luz, la g ravitación, la germ inación, etc., ¿por qué se nos

(II «La a Beldad da D ios. n i n ec esid ad , su in m ateria lid a d , su sim plicidad, in d ividualidad,
in d eterm in a ció n lógica, infinidad, p e rs o n a lid a d m etafísica; relacione* co n e l m al q u e £1
'p erm ita ain crearlo , su su ác ie n cia. el am or a sí m ism o, su a b s o lu ta f e lic id a d ; fra n c a ­
m en te, todoa e sto s a trib u to s, ¿ q u é im p o rtan a la vida d el h o m b re ? —d ice W . J a m e s —.
S i n a d a p u e d e n influir en n u e s tra c o n d u c ta , { q u é im p o rta al p e n s a m ie n to religioso q u e
se a n v erd a d e ro s o falsos?·. (L a e x p e rien c ia religiosa).
12) A q u í sólo h a b la m o e d e l co nocim iento d e D io · p o r la razón, q u e h a stdo ac re­
c e n ta d o p o r la R ev ela ció n , d e sc u b rié n d o n o s lo s m iste rio s de la E n c a m a c ió n y d e la T r i­
n id a d 1 lo q u s noa h a perm itid o p e n e tra r m i s a i lo s sec reto s d e la vida divina.
CAPÍTULO I I . — DE LA NATURALEZA DE DIOS 75

querrá en cerrar en este dilem a inaceptable: o conocéis enteram ente la


naturaleza de Dios, o no sabéis de ella absolutam ente nada?

§ I I .— P or qué c a m in o s se pu ed e conocer la naturaleza de D io s

67. — P artien d o de los seres creados, hem os visto que la razón


prueba la existencia de una causa prim era, de un ser necesario y de
un prim er m otor. Si nos lim itam os a esta sola prueba indicada por el
Concilio V aticano llegarem os a deducir la n aturaleza de Dios por un
doble m étodo, a priori, y a po steriori.
1.” A P R I O R ! . — E sto es, deduciendo lo que se contiene en las
nociones de causa prim era, de ser necesario y de prim er m otor, pode­
mos concluir que Dios, es el .Ser p e r fe c to . Con efecto, un ser im per­
fecto es lim itado y contingente, toda vez que puede cam biar, p ara ser
m ejor y ad q u irir la perfección que le faltaba, pero si pudiera recibir
esta cualidad de otro, ya no sería la causa prim era de todo, ni el ser
necesario, puesto que p odría ser de o tra m anera de como es. L a Causa
prim era, el ser necesario es pues, a la vez, el ser perfe cto ; luego de
esta noción de ser perfecto podemos nosotros deducir todos los a tr i­
butos de Dios.
2 ° A P O S T E R I O R I . — E sto es, tom ando como punto de partida
los seres creados deducim os las perfecciones divinas. Si exam inam os
la obra de Dios, en p articu lar el hom bre, encontrarem os cualidades
mezcladas con im p erfeccio n es; pero habiendo supuesto que Dios es el
ser perfecto como lo hem os establecido a priori, se sigue que debemos
apartar de su n atu raleza todas las im perfecciones de los seres creados,
y atribuirle todas sus cualidades (1 ); de aquí dos procedim ientos:— a) la
vía de n eg a ción o de e lim in a ció n que suprim e en Dios todos los de­
fectos de las criatu ras, y :—■ 6) la v ía d e em in en cia que le atribuye,
elevándolas a lo infinito, todas las perfecciones de los seres creados. El
método a posteriori no in cu rre en el a n tro p o m o rfism o (2 ); nosotros nos
valemos de las cualidades de las cria tu ra s para representarnos a Dios,

(I) A trib u im o s a D io · to d a · 1a· p erfe c c io n e s d e la · c r ia tu ra · , p o rq u e h a m o · esta b le c id o


a priori q u e D io · « · d S a r perfecto. N o n o · ap o y a m o s, p u es, e n e l p rin cip io d e c a u s a ­
lidad, seg ú n e l c u a l, to d o lo q u e h a y e n loa e f e c to · se e n c u e n tra e n la c a u s a . E s te m é ­
todo últim o p a re c e ría d e fectu o so , p o rq u e d e h a lla rs e e n la c a u s a l o d i i la · p o f t e c i o i . . . d*
les ele cto s, au n e n g ia d o aú p e n o s, n o *e s eg u iría q u e la c a u s a p rim e ra (u e w infinite y
perfecta, pu ee q u e los efe c to s son im p e rfe c to · y finito· y no re c la m a n u n a c a u s a p e rfe c ta .
(Z) E l antnfpom orfim io (griego, nantropo·», h o m b re, y "inorfe», form a) d e s ig n a en
filosofía la te n d e n c ia a p re s ta r a la div in id a d los s e n tim ie n to s, p a s io n e s , p e n s a m ie n to · y
•acto· de loe hom bree.
74 MANUAL DE APOLOGÉTICA

pero no concebimos la natu raleza de Dios calcada sobre la nu estra, co­


mo modelo, y no le hacem os a n u estra im agen y sem ejanza. A trib u i­
m os a Dios las cualidades de las c ria tu ra s por a n alog ía ( i ) solamente,
y sabemos m uy bien que la inteligencia divina no es sólo superior a
la inteligencia hum ana, sino que pertenece a un orden d istin to .

Art. II. — La Naturaleza de Dios

Los atributos de Dios. Noción. Especies.

68 . — 1. Noción. — E l a trib uto en general es toda cualidad esen­


cial a un ser. Los atrib u to s de Dios son, pues, sus perfecciones, es
decir, lo que constituye su esencia. E n realidad, esen cia y a trib u tos
designan una m ism a cosa. No hay m uchas perfecciones divinas; no
hay m is que la esencia divina que es p eríecta y simplicisim a. L a d is­
tinción, pues, que nosotros establecem os es de sola razón, im puesta
por la debilidad de nuestro entendim iento.
69. — 2. Especies. — l ’nr el doble procedim iento indicado m ás
a rrib a obtenem os dos clases de a trib u to s :— a) los atributos n eg a tiv o s o
m eta física s, por v il de negación, y b) los atributos p o sitiv o s o m o ­
rales por vía de em inencia.

§ r . — L o s ATRIBUTOS NEGATIVOS O METAKISICOS

70.— Los atributos negativos se obtienen, según dijim os, cercenan­


do de la n atu raleza divina todas las im perfecciones de los seres crea­
dos; pero estos son m últiples, com puestos de partes, sujetos a m uta­
ción, lim itados por el tiempo y el espacio; luego los atributos n eg ati­
vos de Dios serán la un idad, la sim p licid a d , la in m u tab ilid a d , la e te r ­
n idad y la inm ensidad.
1. Unidad. — L a razón no puede adm itir la existencia de d os s e ­
res in fin ito s : porque o son independientes el uno del otro, o el uno de­
pende del o tro ; en el prim er caso, la potencia de uno estará lim itada
por la potencia del otro, y ninguno será infinito; en el segundo caso
el que dependa del otro tam poco lo será. El p o liteísm o que adm ite la
existencia de m uchos diuses va pues contra la razón.

(I) Analogía (griego, капа», p o r, » lo g o ·,, relación). L a an a lo g ía , co m o la etim ología


ín d ica, v etu lia d e u n a co m p a rac ió n y co ncluye u n a s e m e ja n z a e n ire d o · c o u i ; p e ro и ла
■■nrijnnTi d e ja fu b v b tH la · d ife re n c ia · y n o im plica id en tid ad .
CAPÍTULO I I . — DE I.A NATURALEZA DE DIOS 75

2.° Simplicidad. — Dios no está co m p u esto de p a rte s; si estuvie­


ra com puesto de partes, estas serían fin itas o infinitas; si fuesen
finitas, Dios no sería infinito, porque la adición de lo finito a lo finito
no produce lo infinito. D ecir por el co n trario que las p artes sun infinitas
es cosa co n trad icto ria: acabam os de ver m ás a rrib a que la noción de
infinito im plica la unidad. Pen> si Dios es sim p le es tam bién e sp íritu ,
puesto que la característica de la m ateria es el estar com puesta de
partes y ser divisible.
3 .“ Inm utabilidad. — D ios es inm utab le. F.l cam bio no se verifica
siuo p ara ad q u irir las perfecciones que faltan o para perder las que se
tien en ; en am bas hipótesis D ios un sería ya el ser necesario ni el ser
perfecto, pues no perm an ecería siem pre el m ism o y p asaría de un esta­
do menos p erfecto a uno m ás perfecto o viceversa.
4." Eternidad. — S e r t u ie s a r iu que no puede no ser, Dios es por
consiguiente e te r n o ; pero no debemos explicar esta perfección diciendo
que Dios no tiene principio ni fin; esta m anera de h a b la r sería im propia
pues no se aplica m ás que al tiem po, y la eternidad precisam ente es lo
contrario del tiem po. Cuando decimos que Dios es eterno, entendem os,
aun que esto sea difícil de concebir, que Dios está fuera del tiem po,
fuera del principio y del fui. Y ; por qué D ios está fu era del tiem po?
porque el tiem po es divisible, im plica el cambio, la sucesión, la evolu­
ción. está hecho de un pasado que no existe ya, de un porvenir que
no existe todavía, y de un presente que huye en tre lo pasado y lo fu­
turo, en una palabra, es im perfecto, luego repugna a la perfección e
inm utabilidad de D io s; de donde se sigue que es necesario concebir la
eternidad divina como un e tern o p resen te donde no hay pasado ni
futuro.
5.° Inm ensidad. — Lo que acabam os de decir de la eternidad se
aplica a la inm en sid a d de Dios. Lo mismo que la eternidad está
fuera del tiem po, la inm ensidad está fu era del esp acio. Dios está en
ludas p arles no a la m anera de los cuerpos lim itados por su propia ex ­
tensión, sino como un espíritu que lo penetra todo aun los cuerpos
m ateriales sin co n fu n d irse en m anera alguna con ellos (por ejem plo
el alm a hum ana). Si es verdad que Dios está en todo y por todas p a r­
tes, tam bién es verdad que todo está en el y por él según la frase de
San Pablo a los aten ien ses: “en él vivim os, nos movemos y som os”.
(Hechos, X V II, 28).
76 MANUAL DE APOLOGÉTICA

§ II. — LO S ATRIBUTOS POSITIVOS O MORALES DE D lO S .

71. — Los a tr ib u io s p o sitiv o s se inducen tom ando como punto de


p artid a las facultades del hom bre y elevándolas a un grado infinito.
Las facultades del hom bre son inteligencia, voluntad y sensibilidad, los
atrib u to s de Dios serán pues la in te lig e n cia , la v o lu n ta d y t i amor.
I.° Inteligencia. — La inteligencia del hom bre está lim itada en
íií m odo de c o n o c er y en su o b je to ; de o rdinario no llega a conocer
sino lenta, penosam ente y p or medio del d isc u rso ; adem ás, está su je ­
ta al erro r, a la duda, al olvido, y su saber es siem pre limitado. La
inteligencia divina por el co ntrario, es perfecta.— a) en su m odo de
co n ocer. ]x> ve todo de una sola in tu ició n , y sin re c u rrir al discu rso ;—
b ) en su o b je to . La ciencia divina lo abraza todo, Dios se conoce a si
mismo, y conoce su obra de una m anera p e rfe c ta ; lo pasado y lo fu­
tu ro no existen an te él, pues son un eterno presente.
72. — Objeción. Presciencia divina y libertad hum ana___Si Dios
conoce lo porv en ir ¿qué se hace de la libertad hum ana, puesto que lo
que p rev é Dios sucede n e c esa ria m e n te ?
Refutación. — La conciliación de la prescien cia divina y de la li ­
berta d h u m an a es una dificultad m ás aparente que re a l; o) Im porta a n ­
te todo ponerse de acuerdo sobre las p a la b ra s: 1. Y en prim er lugar
la p alabra presciencia o previsión aplicada a Dios es un térm ino im pro­
pio pues ya hem os visto en el núm ero 70 al h ab lar de la eternidad, que
en Dios no hay pasado ni futuro, sino un eterno p resen te; en conse­
cuencia Dios no p r e v é , Dios vé. — 2. D ecir adem ás, que lo que Dios
ha previsto sucede n ecesa ra im en te no es una expresión m ás correcta
que la an terio r. Sin duda, la ciencia de Dios es infalible y lo que Dios
ve desde la eternidad ciertam ente sucederá en el tiem po, pero no nos
engañem os; la cosa su c ed erá:— 1) de una m anera n ecesa ria si se tr a ­
ta de seres privados de razón que obedecen a leyes físicas de su n a tu ­
raleza, o a los im pulsos de su instinto. — 2). de una m uñera lib re si se
tra ta de seres racionales.
b) M as suponiendo que el térm ino p r escien cia sea adecuado y
pueda ser retenido al h ab lar de la ciencia divina ¿110 es acaso evidente
que el hecho de p rev er un acontecim iento 110 es en m anera alguna la
causa de él? Yo preveo que un ciego, que avanza hacia un precipicio,
va a despeñarse y a m ata rse ; ¿se d irá que mi previsión ha sido la causa
de su caída y de su m u erte? Luego la presciencia de Dios, por eterna
CAPÍTULO I I . — DE LA NATURALEZA DE DIOS 77

e infalible que sea, no es la causa de nu estras acciones, sino una con­


secuencia de ellas.
c) F.s verdad que n u estra im aginación representa mal estas co­
sas, pero, cuando no se pueden p en etrar todos los secretos de un m is­
terio hay que seguir el consejo de B ossuet, según el cual, debem os te ­
ner firm em ente los dos extrem os de la cadena, p r esc ie n cia d e D io s y
libertad d e l h om b re, au n que no veam os los anillos interm ediarios.
73. — 2 .“ La voluntad de Dios. — L a voluntad del hom bre es li­
mitada en su m odo de op era r y en su o b je to ; no llega generalm ente a
sus fines sino a costa de laboriosos esfuerzos, y no siem pre hace lo que
quiere. En Dios la voluntad es to d o p od ero sa , no conoce el esfuerzo ni
el límite. Dios puede todo lo que quiere, pero no puede q u erer sino
lo que es conform e a los dictados de su inteligencia, es decir, el bien.
En cuanto al m al, si es fís ic o , Dios puede quererlo como m edio su b o r­
dinado a un bien su p e rio r; si se tra ta de un m al m oral, jam ás puede
quererlo, sólo puede to lerarlo p ara d e ja r al hom bre la libertad de elec­
ción en sus actos, y por consiguiente, el m érito o el dem érito.
74. — Objeción. — P ero , se d irá, Dios no es lib r e si no puede ele­
gir entre el bien y el mal.
Respuesta — No confundam os la libertad divina con la libertad h u ­
mana: el hom bre puede vacilar entre el m al y el bien y decidirse por el
mal; esto es una im perfección de la libertad hum ana, pues la X’erd a d e-
ra liberta d consiste en la e le c c ió n e n tre d os b ie n e s ; tal es la libertad
divina; ah o ra bien, siendo D ios el ser infinitam ente perfecto, el sobera­
no bien, se am a a sí mismo necesariam en te; la libertad divina no con­
cierne, pues, m ás que a los a cto s e x te r io r e s , y que son relativos a las
criatu ra: Dios ha creado el m undo lib r e m e n te ; ha creado el m undo que
existe como h u b iera podido c re a r otro.
75. — 3 ." El amor de Dios. — El am or es el m ovim iento de la sen­
sibilidad hacia el b ie n ; pero el hom bre se engaña con frecuencia
sobre lo que deba ser su objeto, y cuando no se engaña, el bien que al­
canza jam ás es com pleto, ya porque se mezcle el tem or de perderlo o
por la decepción de no haberlo encontrado tan g ran d e como lo soñó.
Hay que su p rim ir en D ios estas im perfecciones y los sufrim ientos que
acompañan aun a la posesión de la felicidad. Dios am a las cosas en
proporción de su v a lo r; se am a pues a sí m ism o infinitam ente, y am a
el bien que en cu en tra en sus obras en la m edida en que refleja sus
propias perfecciones, y, como el am or engendra la bondad, D ios de­
rram a sus beneficios en tre sus c ria tu ra s “B onum diffusivum su i”. C on­
78 MANUAL DE APOLOGÉTICA

siderándolo bajo este aspecto es como San Ju an ha dicho de Dios que


era caridad “ D a is ca rita s e st" (1 Juan IV -8). F.nlrc los atributos m o­
rales de Dios se citan ¡i veces la santidad, la ju s ticia y la m isericord ia.
Infinitam ente perfecto Dios, es evidentem ente santo, justo y m isericor­
dioso de una m anera infinita, pero en realidad esto son perfecciones
de su voluntad m ás bien que atributos distintos.

Art. III. — La personalidad de Dios.

§ I. — D ios E S l'N A P E R S O N A L ID A D D IS T IN T A DEL M UNDO

76. — Los atrib u to s que acabam os de estudiar constituyen lo q:;e


se llam a la persona lida d divina. Pero decir que Dios es un ser per­
son a l es afirm a r que es una substancia individual distinta de las c ria ­
turas. Dios es:— a ) una substan cia , esto es, un ser perm anente y no
un modo o un fenóm eno p asajero : no está en perpetuo d ev en ir;—
b) una substancia in div idua l, en otros térm inos: Dios es capaz de obrar
por sí mismo, y sus actos le son im putables como los efectos lo son a
su c a u s a ;— e ) una substancia distin ta de las cria tura s, de lo contrario
el m undo y Dios serían un sólo ser, como pretenden los pa n teista s, de
los cuales hablarem os en el p árra fo siguiente.
I*a persona lida d de Dios fluye de su perfección infinita. Con efec­
to, si Dios no fuera un ser perso n a l ( i) y distinto del m undo no sería
independiente, y si no fuera independiente no seria el S e r p e rfec to .

§ II — E l p a n te ís m o . R f.ilta lio n .

77. — I." Exposición del panteísmo. — P ara el pa n teista , Dios no


es una personalidad tra n scen d en te y d istin ta; es tina misma cosa con
el mundo, el cual le es inm anente (2). Veamos la razón principal que
invocan p ara apoyar su tesis: Dios, dicen, es infinito; pero nada pue­
de ex istir fu era del infinito, luego el mundo debe ser parte integrante
de D io s; Dios es todo y todo es Dios. De aquí el nombre (del griego
" P a n ” todo y "tite o s ” , D io s.)

(J) E m p le a m o s a q u í la e x p resió n c o rrien te «ser perso n al" en c u a n to se o p o n e a» »»»tema


p a n te is ta , q u e c o n fu n d e a . D ios co n el m u n d o . E v id en tem e n te , no q u erem o s significar p o r
e s to q u e h a y a u n a sola p e rs o n a e n O íos. E n rig o r, la e x p resió n se r p erso n al p o d ría sus«
litm rao v en ta jo sa m e n te p o r é s ta u o tra «su b stan cia distinta··.
(2) A sí, la p a la b ra inmanente se op o n e a transcendente. D ecir d e D ios q u e e s trans*
c a n d e n te e* afirm ar su e x isten c ia a p a rte d el m u n d o ; d ec ir q u e e s in m an en te , e s identi·
ficario eo n el m undo.
CAPÍTULO I I . — DE LA NATURALEZA DE DIOS 79

78. — Formas del panteísmo. — A cabam os de ver cual es el p rin ­


cipio general del panteísm o. A unque guardando siem pre este fondo co­
mún, la doctrina p anteista ha revestido num erosas form as siendo las
dos p rincipales: el panteísm o n atu ralista o m aterialista y el panteísm o
idealista o evolucionista.
d) Según el p a n teísm o n aturalista Dios y el inundo son dos subs­
tancias incom pletas, que se unen como el cuerpo y el alm a p ara form ar
el mismo individuo; en este sistem a Dios es el alm a del m undo, una
fuerza inherente a la natu raleza, el principio de la vida. E sta d o ctri­
na, por lo dem ás, se confunde con el m aterialism o de que hem os h a­
blado en el capítulo an terio r, (núm . 40), apenas se distingue de él por
el nom bre de Dios que co n serva; es si se quiere un ateísm o d isfra z a ­
do o según la frase del P. G ratry ‘ es el ateísm o con una m en tira m ás”.
b ) el p a n teísm o id ea lista de E spinosa (1632-1677) y de Hegel (1754-
1831) se ha puesto m uy en m oda por las ideas de progreso y de evo­
lución introducidas en el sistem a. l i a sido popularizado en F ran cia
por Relian, T aine, y W achcrot. E11 el panteísm o evolucionista Dios
se llama la "C a teg o ría d el ideal·'’ lo que equivale a decir que 110 tiene
más realidad que el nom bre, es 1111 ideal que evoluciona, que se realiza
poco a poco y que está cu m archa hacia 1111 progreso indefinido; 110 se
puede decir, pues, que Dios existe, sino que se hace y que se está crean ­
do de día en día. El m undo es así, la evolución necesaria de la subs­
tancia divina.
79. — 2. Refutación. — La doctrina panteista que confunde a Dios
con el mundo, está en pugna con los principios de la razón ( a rg um en to
m eta física ) con el testim onio de la conciencia ( arg u m en to p sico ló g ico )
y es inadm isible por las consecuencias desastrosas que de ella resul­
tan p ara la m oral y p ara la sociedad (a rg um en to m ora l).
a ). A R G U M E N T O M E T A F I S l C O . — El panteísm o va contra el
principio de contradicción que enseña ser imposible que una misma
cosa sea y no sea al mismo tiempo, y bajo el mismo respecto: la m is­
ma linca 110 puede ser a la vez recta y oblicua. M ás el panteísm o,
haciendo de Dios y del m undo una m ism a substancia, supone que lo
necesario y lo contingente, lo infinito y lo finito, el espíritu y la m a­
teria, el yo y el no yo, lo verdadero y lo falso, lo blanco y lo negro
son una m ism a cosa. P roclam a pues la identidad de los contrarios, lo
cual es absurdo.
b) A R G U M E N T O P S I C O L O G I C O . — El panteísm o contradice
el testim onio de la conciencia. N osotros tenem os vivo el sentim iento de
80 MANUAL DE APOLOGÉTICA

nuestra individualidad, de personas distintas las unas de las otras, y


no de m aneras de ser o de m odos de la misma su b stan cia ; el yo no se
confunde con el no yo. A dem ás no tenem os la im presión de ser parce­
las de la divin id ad : n uestras im perfecciones, nuestras m iserias, y nues­
tras enferm edades, nos arrancan de nuestros sueños altivos, para
traefn os a la doloroso realidad de las cosas.
c) A R G U M E N T O M O R A L . — E l panteísmo tiene consecuencias
d esastrosas para el orden m oral y el social. Si nosotros somos parce­
las de la sustancia divina, del ser necesario y perfecto, ya no hay lu­
g a r a la libertad ni a la responsabilidad; la m oral se derrum ba, y la
sociedad es im potente para levan tarla. Con efecto , si todo es D io s, todo
está bien, todo lo que sucede es evolución de la substancia d iv in a ; d es­
de este momento y a no hay virtu d ni vicio, derecho ni violencia, m éri­
to ni d em é rito ; todo es igual, todo respetable y sagrado, com o lo re­
conocía el mismo W ach ero t “ D iv in izarlo todo,— decía,— es ju stifica r­
lo y con sagrarlo todo, |qué espantosa n e ce sid a d ! ¡que am arga irr i­
sió n !” ( i) .
80 . — Objeción. — E l m undo— dicen los panteístas,— debe form ar
parte in tegrante del infinito, sino el infinito tendría lím ite, lo que es
contradictorio.
Respuesta. — a) N otem os desde luego que el panteísm o no supri­
me en m anera alguna la dificultad, porque si los seres particu lares y
finitos, form an parte de la divinidad, si son modos de la sustancia d i­
vina, D ios no es y a ser infinito, puesto que los seres finitos son im ­
p erfectos y contingentes y en este supuesto, por num erosos que sean,
no pueden con stituir lo infinito.— b )M as, de otra parte, la objeción
panteísta descansa sobre un concepto falso de lo infinito. N o h ay que
con fu n dir in fin id a d con tota lid a d . L o in fin ito no es una colección in­
finita de seres, sino la p le n itu d d e l s e r ; no es una sum a, un total,
sino una perfección infinita, una sustancia trascendente. P o co im por­
tan las p erfeccion es que se encuentran en los seres, pues en nada dis­
m inuyen la perfección del ser infinito, lo m ismo que la ciencia de un
m aestro no aum enta ni dism inuye a medida que sus discípulos parti­
cipan de ella. A n tes com o después, no h ay allí m ás ciencia sino ú n i­
camente más sabios.
L a cr e a c ió n , pues, que los panteístas consideran com o imposible,

(I) Vadvero*. «E l bu«vo EipirítualiMno».


CAPÍTULO I I . — DE LA NATURALEZA DE DIOS 81

porque habría lim itado lo infinito, nada ha agregado a la perfección


de D ios; ha habido, sí, a más de E l causas segundas, seres limitados,
im perfectos, en una palabra finitos, pero el S er infinito perm anece el
mismo. L a coexistencia del infinito y de lo finito no es, por tanto,
contradictoria, puesto que los dos n o p e rte n e ce n a l m ism o orden.

B I B L I O G R A F I A . — Los mismos autores que en el capitulo prece­


dente.
83 MANUAL DE APOLOGÉTICA

C a p ít u l o III. — Acción de Dios.

o) Errores, Í1. Dualismo.


\ 2. Panteísmo.
A. Origen del Dcfiolclóo.
m undo. b) Creación.
Ü:.. Necesidad,
Posibilidad.

í 1. directa-
o) C r e a c ió n . I 2. Induecta,
Hipóte«!» an-
B- Origen d e
la vida.
:
tlftua.
b) generación ¡ J Nc> " « líc a d .
eexponfdneaX
x p o n fd n e o \ Por >· cleocl*
3. Admisible al
se halla Dios
1.“ C r M e l in ■
«o la bate.
Creación directa de lai
a) Fijismo especies
i;Su ¿jeta.
1. Explícalo todo por la evo­
lución.
C. Origen 2. Traocíormación de J a ·
de las es-{ especies (transformis­
ACCION peclcs. mo).
b) Evola* f 3. Sistemas
cionismo\ de Lamarck y
BE üarwln.
0101 1) materia'
/ 4 Las dos i lista.
1 escudas, i 2) e s p l r l '
tuallsta.

Adrersarlos-
B. £xi5fenr{a. Pruetas. \\ 1.
l.
a prlorl.
a posterlorl.
(\. Provldend®
o) Objeto. I general.
\ 2. P roT ididenda
es
Í ( especial.
spcdal.
C. Modo 1. Leyes ¿ e n e '
3.° P rovid e n cial rales.
I b) Manera 2. Interven cio ­
nes partlcu'
lares.
’ a) de la naturaleza divina,
i b) de la libertad humana.
Objeciones m ctafislco.
sacadas. , f) de la exi ílslco.
tencia del mal
;;{i moral.
CAPÍTULO I I I . — ACCIÓN DF. M OS 85

División del Capitulo

81. — Después iU- haber establecido la existencia y naturaleza de


Dios debemos in vestigar cuál es su acción o, si se prefiere, cuáles son
sus relaciones con e l m undo. D ios es la causa prim era de todo; lo he­
mos visto al dem ostrar su existencia, ahora debemos adelantar un pa­
so más y h acer sobre esta m ateria una doble encuesta. N os pregunta­
remos primero cómo I )ios (pie es el único ser necesario, ha producido
el mundo, si lo ha a c o d o o si lo ha e x tr a íd o d e su su b sta n cia , y segun­
do, cómo Ic gob iern a . De aquí dos artículos.

Art. I. — De la Creación

Este artículo se sulnlividirá 111 tres p á rra fo s: 1." O rigen del m un­
do; 2." O rigen de la vid a ; 3. n O rigen de las especies.

¡51. — O r ig e n i >e i . m i ' n i x í

H2 . — I. Errores sobre este punto. — No se puede exp licar el o ri­


gen del mundo más que de tres m aneras:— a) O decimos que la m ate­
ria es eterna, necesaria, independiente, como Dios, que en este caso-
sería sólo 1111 organizador, y es la respuesta del dua lism o.— b ) O de
cimos que el mundo es una em an ación de la substancia divina, que
fDios lo ha sacado de su substancia propia, y es la respuesta del pan ­
teísmo. U na form a de panteísmo mas en moda en nuestrs días, el
pan/cismo e v o lu cio n ista (núm. 78), dice, con preferencia, que D ios es
el mundo que evoluciona.— c ) O decimos que el mundo ha sido creado
tic la nada por la om nipotencia de Dios, y esta es la respuesta del
¡cismo.
Esta última respuesta es la única aceptable, las dos prim eras son
erróneas, a) El d u a lism o que hace de la m ateria un ser necesario c
independiente supone por este lu ch o la existencia de dos dioses; pero
ya hemos visto (núm. 70) que siendo D ios el ser in fin ito no podría
existir al lado suyo otro ser independiente, pues este últim o lim itaría
su poder (1 )— b) el p a n teísm o ha sido igualm ente refu tado en la lec-

(I) Mencionaremos también nquí el dualismo maniqueo, según el cual existirían dos
principios, uno bueno y fuente de todo bien, que es el espíritu y otro malo y manantial
da lodo mal. que e· la naturaleza. EJ bien y el mal que vemos en el mundo ae explicaría
pot la lucha eterna entie esto· doa principios.
84 MANUAL DE APOLOGÉTICA

ción precedente (núm. 79). L a teoría de la emanación es, por lo demás


1111a hipótesis contradictoria, ¿cóm o explicar que una substancia e x ­
traída del infinito, no tuviera los atributos de la substancia de donde
em ana? ¿Cóm o la substancia necesaria e infinita llegaría a ser con ­
tingente y finita? H abría que suponer que una parte de la substancia
divina, perdía sus propiedades al desprenderse de la substancia común,
lo que es contradictorio en un ser simple c inmutable.
83 .— 2 ." La Creación. — A. D E F I N I C I O N .— C r e a r es sacar de la
nada. La creación del mundo es por consiguiente. D ios que saca el
mundo de la nada y no de su substancia propia ni de una m ateria pre­
existente.
B. P O S I B I L I D A D .— ¿P e ro la crea ció n es p o s ib le ? Se o b je ta: de
la nada nada se saca " E x n ih ilo iii/iii f i t " . Ksto es cierto, si por ello
se entiende, que la nada no puede ser causa, pues 110 existiendo, nada
puede p ro d u c ir; también es verdad, si se supone una nada absoluta y
la no existencia de Dios, pero es falso, si se pretende que donde no
había nada no es posible que haya alguna cosa (1). En este hecho no
hay contradicción ni imposibilidad. Por otra parte el concepto de cre a ­
ción tiene analogías entre las causas segundas, pues si ninguna subs­
tancia creada tiene el poder de crea r otra substancia, puede sin em bar­
go dar origen a nuevos accidentes, o producir nuevas substancias; de
esta m anera nuestro espíritu produce nuestros pensamientos y nuestra
voluntad produce nuestras voliciones. P or la síntesis y el análisis, el
químico produce nuevas substancias (por ejem plo: el agua con el o x jj
geno y el h id ró ge n o ); no hay pues porqué rehusar a D ios, cuya po­
tencia es infinita lo que puede el hombre realizar en cierta proporción.
C. N E C E S I D A D . — L a creación no es solamente posible, sino que
es necesaria, pues hemos visto que los sistem as dualistas y panteistas
eran inadm isibles; luego la creación es la única explicación válida del
origen del mundo. (2).
Pero si el hecho de la creación puede afirm arse con certeza, el pro­
blema se com plica cuando tratam os de determ inar el modo. ¿Cóm o ha

II) Deapuéa de esto es Fácil precisar el verdadero sentido de la expresión «sacar de


la nada». La nada y el objeto criado no dicen aquí relación de causa a efecto» tampoco
son loa do· término« de una evolución. La relación entre ambos estáfente es puramente
mental. Sacar de la nada quiere indicar el paso del no aer al ser sin que haya entre el
primero y el secundo otra relación que la de dos momentos diferentes.
(2) No será ocioso notar que la ciencia no tiene nada que poder oponer al dogma de
la creación; éste se halla fuera del campo de la observación científica y nada preamta
ova sea contrario a los hecho· comprobado· por la ciencia.
CAPÍTULO I I I . — ACCIÓN DE DIOS 85

sido form ado el m undo? P a ra las respuestas que la ciencia y la fe


dan a esta cuestión remitimos al lector a nuestra “ D o c tr in a C a tó lic a "
(núm. 55-57)·

§ 2. — O r ig e n de la v id a

&).— Los seres vivientes no lian existido siempre sobre la tierra:


los sabios unánimemente lo han reconocido. L a h ip ó tesis d e ¡.a p la ce
para exp licar la form ación del mundo supone que la tierra ha pasado
por un período de incandescencia incom patible con la vida. Pero si la
vida no ha existido siempre ¿cóm o ha tenido su com ienzo? N o hay más
que dos hipótesis posibles: C rea ció n o g en n tciñ n espontánea, ( l)
85 .— 1.” Creación. — Según esta hipótesis los primeros seres v i­
vientes han sido creados por D io s ; sin em bargo esta creación ha podi­
do hacerse de dos m an eras:— a) o bien D io s por un acto de su om nipo­
tencia ha hecho aparecer los prim eros seres vivientes, cuando se die­
ron las condiciones necesarias para la vida en la tierra y, en este
caso, hubiera habido crea ció n d irecta — b) o bien D ios ha depositado
al principio en el seno de la m ateria gérm enes o fuerzas capaces de
producir los prim eros organism os en el momento propicio para su
aparición ; en este segundo caso se habría dado la crea ció n indirecta .
La suposición de gérm enes creados por D ios al mismo tiempo que la m a­
teria es por la demás poco verosím il porque sería d ifícil exp licar en
esta hipótesis cómo dichos gérm enes hubieran [jodido resistir las tem ­
peraturas extrem adam ente elevadas porque pasó la tierra en su perío­
do incandescente.
86.— 2 ° Generación espontánea. — Se llama g en e ra ció n espontánea
o h etero g en ia (del griego h ele ro s, otro y g en o s, genero) el nacim iento
de un ser v ivo sin gérm enes preexistentes por el simple ju ego de ac­
tividades físico-quím icas de la m ateria, o, en otros términos, el primer
ser viviente habría salido de la m ateria : el m ineral habría producido
el vegetal, el cuerpo bruto habría dado origen a un ser dotado de vida.
¿Qué pensar de esta hipótesis? ¿qué valor tiene en el punto de v ista
cie n tífico y qué im portancia tendría desde e l pun to de v ista filo s ó fic o ,
si pudiera ser com probada?

(I) No cabe una tercera hipótesi·, como La del pansfxrmtono intoragtrai, que pretende
que la tierra ha «ido inaeminada por gérmenes caldos de lo· espacio· interplanetario· en
•1 oportuno momento en que empezaba ni corteza a enfriarse. Esta respuesta sólo aer-
tíiU para hacer retroceder la dificultad un resolverla* pues siempre cabría preguntar cómo
se «Bcortnban esto· g fn w m · a i Loe otra· astro· y cuál era n i origen.
86 MANUAL DE AFOI-OGÉTICA

A. P U N T O D E V I S T A C I E N T I F I C O . — E n él la idea de la
generación espontánea no es cosa nueva, pues se rem onta a la más
alta antigüedad. A ristóteles creía que el mundo estaba lleno de almas
y de vidas y que llevaba en sí los gérm enes de los seres. E s conocido
el pasaje de las G e ó rg ica s (Libro cuarto) donde V irg ilio describe el
nacim iento de un enjam bre de abejas que sale del costado de un buey
muerto. Según Lu crecio (D e re ruin natura, libro quinto, v. 794-95 ).
"S e ve salir ele la tierra a los anim ales producidos por la lluvia y los
tibios vapores del S o l” . O vidio (M e ta m o r fo sis I, 416-438) hace salir
a los anim ales del poso de limo depositado por el diluvio. V an Helmont
en ti siglo X V T enseñaba todavía la m anera de producir espontánea­
mente ratones; otros autores daban recelas para producir las ranas
y las anguilas. L a hipótesis de la heterogenia estuvo en boga hasta el
siglo X V I I I , pero, hay que decirlo, no fue explotada, al menos en
general, en un sentido ateo, y la prueba de ello es que Padres de la
Iglesia como San A gu stín y más tarde escolásticos como A lberto el
M agno, y Santo Tom ás, pensaban que todos los seres vivien tes habían
sido creados en potencia, en sus razones seminales, al primer instante
de la creación y que la m ateria había recibido de Dios el poder de
organ izarse b ajo la acción de fu erzas terrestres o de influencias as­
trales; en tendida en e ste sen tid o la g en era ció n esp on tán ea era un a cr e a ­
ció n ind irecta .
Solam ente hacia la m itad del siglo X I X la hipótesis de la generación
espontánea tomó otro rum bo; com enzó a ser considerada por la escue­
la m aterialista o monista (V o g t, B uchn er-H aeckel) como el
único medio de prescindir de Dios. Porque, con efecto, si se establece
como principio que la m ateria es cierna, que eslá dotada de fuerza
capaz de producir la vida y que los prim eros seres vivientes pudieron
desarrollarse y organ izarse poco a poco en especies, si, según la fó r ­
mula de H aeckel, "desde la caída de una piedra hasta el pensamiento
del hombre todo en el universo se reduce a m ovim iento de los átom os”
será permitido afirm ar con K a rl V o g t que, “ D ios es un lim ite que re­
trocede, a medida que la ciencia avanza".
E l p rim e r problem a que los adversarios de D ios tenían que resolver
era dem ostrar que la vida podio s a lir de la m ateria. En más de una o ca ­
sión los heterogeniStas creyeron haber encontrado la solución, pero los
experim entos de P asteur (1859-1865) derrum baron sus esperanzas. Un
sabio de m arca, Pouchet, había pretendido que no hay gérm enes en el
aire y que él había obtenido la generación espontánea de infusorios
CAPÍTULO I I I . — ACCIÓN DE DIOS 81

en una m ateria putrescente. P asteu r demostró, en contrario, por un


triple experim ento: i que el aire contiene en suspensión corpúsculos
organizados, sem ejantes a gérm enes;— 2 que si se tiene cuidado de
eliminar estos gérm enes, jam ás habrá producción de in fu sorios;— 3 que
se puede obtener o suprim ir la producción de infusorios según que se
introduzcan o se eliminen los gérm enes obtenidos por el prim er método.
Ante las conclusiones de P asteur los partidarios de la generación es­
pontánea 110 quisieron confesarse ven cid os; cambiando de táctica obje­
taron que los seres unicelulares que el m icroscopio nos revela no re­
presentan el primer esbozo de la vida, sino que son ya el térm ino de
un largo periodo de evolución y de perfeccionam iento: que la vida
apareció en un principio b ajo la form a de organism os m ucho más ru ­
dimentarios que los m icrobios, y que los primeros seres vivien tes eran
un intermedio entre estos últimos y las m oléculas quím icas. E n 1868
se creyó haber descubierto la famosa nuínera p rim itiv a (1 ). S e había
recogido del fondo del m ar una m ateria gelatinosa sem ejante a un
informe proto-plasm a. (2) H aeckel creyó hallarse en presencia de un
tipo elemental de ser vivo salido de la m ateria inerte. H u xley lo b au ­
tizó entonces cou el nombre de B a ty b iu s (esto es, que v iv e en las
profundidades). Sin embargo, la felicidad del campo m aterialista duró
poco; la crítica científica no tardó en dem ostrar que el ba tibio no era
un verdadero protoplasma dotado de vida, sino un conjunto de muco-
sidades que las esponjas y ciertos zoófitos esparcen cuando sus tejidos
sufren la presión de los aparatos de pesca” (M ilne E d w a rd ). Pero,
además aún admitido que el ba tibio hubiera sido una m ónera dotada
de todas las propiedades vitales, todavía fa ltaría probar que había
sido producto de la generación espontánea.
Pero entonces,— se d ijeron los m aterialistas,— si la naturaleza nos
niega ejemplos de generación espontánea, ¿po r qué no en sayar nos­
otros producir q u ím ica m en te organism os elem entales sem ejantes a la
mónera? L a ciencia ha establecido que el ser vivien te no tiene una

(I) La manera ei. en la teoría moni si a, el o titaitm o más sencillo que ae puede cono­
cer, ana porción de protoplasma un núcleo. La célula ae compone de núcleo en el centro
7 proioplosma
da alrededor. E«te k halla formado de un conjunto de filamento· sumer­
gido· en un líquido de bastante densidad; e* ye un onanism o mái puc*
contiene un núcleo. Por encima de loe organismo· imícafuXarea (de un aoja célula}, como
lo· microbio·, bey organismo· pluricelulares, compuesto· de un número incalculable de
céblas; y en el organismo pluricelular hay diferente· clase· de célula·. EJ grupo de cé-
fahs semejante« entre sí forma el tejido: nervio·®, muscular, etc.
C9 El pro(op/osma (del griego «proto·», primero, y »plassekt», formar) designa, según
la etimología de la palabra, el organismo punitivo, la primera (o m s det eev viviente.
88 MANUAL DE APOLOGÉTICA

m ateria especial, que todos ellos se componen en gran parte de hidró­


geno, de oxígen o, de ázoe, de carbono y en menor proporción de fó s­
foro, hierro, a zu fre, etc. por lo demás, B erth clot ha llegado a recons­
tru ir artificialm ente los azúcares, éter, alcohol, enlazando así la quí­
m ica orgán ica con la inorgánica. M ás si la m ateria vivien te es reduc-
tible a la m ateria inorgánica, ¿ por qué no se podrá por procedim ientos
de laboratorio, crear m aterias que se consideraban otras veces como
obra propia de la fu erza v ita l? ¿a caso las fu erzas fís ic o -q u ím ic a s no
serán suficientes para exp licar la vida v eg eta tiva ? Se hicieron muchas
tentativas en este sentido y en nuestros últim os tiempos han tenido
lu gar dos experim entos que m etieron gran ruido y que term inaron por
un lamentable fra c a so ; los recordarem os brevem ente.

b) L o* radíobios de En 1903 un Joven físico inglés, J. Burke, creyó haber


obtenido pot el rúdiam, organismos enteramente primitivos y que ¿1 llamó radiobloa, esto
es, vivientes, por obra y gracia del Túdium. He aquí como hizo sus experimentos: lomó
tres balones en los cuales introdujo un caldo de cultivo, esto es, una mezcla de substancias
orgánica· destinada· a servir de desarrollo a lo· microbios. Esterilizado cuidadosamente
este caldo decullivo introdujo en el primer balón bromuro de radium, en ei segundo cloruro
de radium, y dejó vacío el tercero, para servir de testigo. Después de alguno· día· Burke
pudo observar que los do· primero· balone· que contenían aquel compuesto de radhim
presentaban en la superficie del caldo una ligera capa que tenía todas 1*· apariencias
do un cultivo de microbios, mientras que nada aparecía en el balón testigo. Estos Irutoe
del radium o radiobios eran, a los ojos de Burke, lo· micro-organismos (al como debieron
de aparecer en el principio. Pero, poco tiempo después, hubo de reconocer Burke que
se había engañado tomando por vivientes lo que sólo eren apariencia· de viviente·, pues
que sus radiobio· no eran sino burbujas gaseosas formada· por la descomposición del
■ju> de la gelatina, bajo la influencia del radium.
b) Hacia el fin de 1906, un profesor de la escuela de medicina de Nantes, Mr. Ste-
phane Le Duc, comunicó a 1· Academia de Ciencias su reciente descubrimiento de ncélu·
las artificíale· que realizaban la mayor parte de la· funcione· de la vida·». La expe­
riencia consistía en sembrar gránulos de sulfato de cobre en una gelatina formada de ierro-
cianuro de potasio» de azúcar, de u l y de ag u a; pronto aquellos gránulo· se hinchaban
como granos vegetales y se desarrollaban ccmo plantas; de donde Mr. Le Duc concluía
hnh t realizado Ja vida sin gérmenes. Conclusión prematura, en verdad, pues muy pronto
le demostraron que lo que se había producido a sus ojos no era en modo alguno la
generación espontánea de un ser viviente, sino que se hallaba en presencia del «imple
fenómeno tan conocddo en lísica con el nombre de ¿xmosss. Cuando dos líquidos están
separados por una membrana o por un tabique poroso, hay paso del uno al otro que
puede aumentar indefinidamente lo que da a este último la apariencia de que se nutre
y crece a la manera de un vegetal. Mr. Le Duc no había, pues, producido más que una
caricatura de la vida. «Un calembour! de la vie·. como la llamaron de Ai«onTaJ y
Bonnier. miembro« del Instituto. ·

P ero ahí está la ciencia experim ental; los experim entos de Pas-
teur perm anecen in tacto s: e l ser v iv ie n te p roced e de otro s e r v iv ien te.
Si los lalxjratorios han sido impotentes para crear la vida es que en­
tre la m ateria orgán ica y la m ateria vivien te h ay a lo que p a rece una
b arrera infranqueable, el principio vital sobrepasa la fu erza de la m a­
teria ; en otros términos, la m ateria no puede producir la vida. M ientras
CAPITULO I I I . — ACCIÓN DE DIOS

se pruebe lo contrario tendrem os el derecho de concluir que la vid a


ha debido s e r crea d a fu e ra de las fu e r z a s d e la n a turaleza .
B . B A J O E L P U N T O D E V I S T A F I L O S O F I C O ¿qué debemos
pensar de la generación espontánea? E n el estado actual de la ciencia
todas las experiencias han demostrado que no e xiste; ¿tendrem os el
derecho de concluir que es imposible, y que hasta ahora jam ás
se ha dado? E stas dos conclusiones serían tem erarias. Porque si p re ­
tendemos que no ha e x is tid o ja m á s, porque de otra m anera existiría
aún, sabiendo que las leyes de la naturaleza son inmutables y que la
materia no ha debido perder su virtud, se nos responderá que hacen
falta por el momento las co n d ic io n es requeridas, pero que en lo pasa­
do no era así. Y si nosotros consideram os que la generación espontánea
no es posible porque nuestros adversarios son incapaces de hacer de
ello una prueba, se nos responderá que la creación es igualm ente im ­
posible, porque nosotros no estam os en condiciones de presentar de ella
ningún ejemplo, ( i)
Los apologistas católicos 110 tienen, pues, por qué tom ar partido
en este debate; afirman solamente que si la vida ha com enzado por g e ­
neración espontánea, es que D ios había dotado la m ateria de fuerzas
capaces de producir la vida. D ir e c ta o in d irecta m en te, siem pre hay que
recurrir a la creació n ; así concluirem os con el m aterialista V irch ow
“que no son y a los teólogos los que rechazan la generación espontánea
sino los sabios".

§ 3. — O r ig e n d e l a s e s p e c i e s . F i x i s m o o E v o l u c i o n i s m o .

87. — C ualquiera que sea el orig en de la vida se nos presenta a c­


tualmente b ajo diversas form as que van de los más sencillo a los
más complicado. S i consideram os los dos grandes reinos vegetal y a n i­
mal en los cuales se incluyen todos los seres vivientes, comprobamos
que desde la a lga unicelular hasta la encina y desde el in fu sorio hasta
el m am ífero hay m últiples variedades y numerosas especies cuyas se­
mejanzas y divergen cias están en proporción de la distancia que las
separa. ¿ D e dón d e v ie n en e sta s e s p e c ie s f ¿han sido creadas por Dios,

(1) «A decir verdad, ninguna de la· do· te*ia, ni la que afirma ni I· que niega la
powbilidad de producir químicamente un organiano elemental, puede invocar la autoridad
do la experiencia; ambas, pue«, «oo incomprobables, la primera porque la ciencia no ha
avanzado a ú i bastante para la sínlem· química de^ una substancia viviente, la aecunda
porque no hay medio concebible de probar esperimoatalmente la de un
(H. Bergaoo, oLa £voluci¿n cnadma·).
90 MANUAL DF. APOLOGÉTICA

por tantos actos creadores, cuantas especies h ay? o tienen por el


contrario un origen común y salen de un mismo tronco y de un mismo
protoplasma que habría poco a poco, evolucionado? tales son las dos
hipótesis que permite e l origen de las e sp ecies. Se llam an: i." el fix is m o
y 2." el evo lu cion ism o .
88. — 1. Fixism o. — En la hipótesis fix is ta las especies han sido
creadas por D ios Lal como las encontram os, o a lo más provienen de
gérm enes creados directam ente por Dios, en número igual a las d ife ­
rentes especies y que habrían aparecido en el momento que se dieron las
condiciones oportunas. Cualquiera que sea por lo demás la m anera co­
mo han sido creadas, las especies tienen por ca ra cterística el ser f ija s
y no poder su frir una m odificación esencial, y por consiguiente, son
ineptas para producir nuevas especies por v ia de evolución. E sta hi­
pótesis que, por la razón señalada, se llam a fix is m o ha' tenido como
partidarios la m ayor parte de los antiguos apologistas y naturalistas
de prim era nota: C u vier, de Q u atrefa ges, Flourens, A g a ssiz, F aivre,
Hebert, Blanchard, De N adaillac, etc. M ás adelante verem os los a r­
gumentos que oponen al evolucionism o.
89 . — 2 .“ Evolucionismo — Considerado desde mi [¡unto de v ista
g e n e ra l el evolucionism o es un vasto sistema que explica e l origen de
las cosas por la e v o lu ció n . Según esta teoría todo evoluciona, m ate­
ria, vida, pensamiento. L a evolución de la m ateria ha hecho pasar a
esta del estado de masa confusa y caótica al estado de mundo o rg an i­
zado y habitable ( teo ría de L a p la c e ). L a evolución de la vida ha dado
origen a las especies y la evolución del pensamiento explica todos los
adelantos realizados por el hombre en el dominio de las letras, cien­
cias y arles, ( i) .
90 . — Transformismo.— A p lica d o a las e sp ec ie s, el evolucionism o
lleva el nombre de tra n sform ism o. Como la palabra indica el tr a n s fo r ­
m ism o enseña que las especies han .sal:Jo las unas de las otras por una
serie de transform aciones sucesivas, que tienen un origen común y son
como las ram as de un mismo árbol. ¿ Pero có m o se han operado estas

(I) L-a euoJuctón no e», ain embargo, una idea nueva; la encontvamo· ya en lo· filó­
sofo· griego· (Escuela iónica, eataica, alejandrina), entre alguno· Padre· de la Iglesia
(San Gregorio de N ib b , San Hilario. San Ambroaio. San Agustín), entre Escolástico· (Al*
berto Magno, Santo Tomás.) Entre lo· moderno·. Bacon, Pascal, Liebnitz, son más o me­
nos evolucionistas.
Turgot y Coodoret defienden la idea de progreso afín a la de evolución. H. Spencet
«· el que hs hecho del evolucionismo una vssta síntesis donde la evolución es mirmda coma
U Uy i n n l q · · rige «1 nundo.
CAPÍTULO I I I . — ACCIÓN DE DIOS 91

transform aciones? El problema lo resuelven de diversos modos los dos


sistemas apelados la m a rekism o y d a r v in is m o ( i) .
91. — A . E l _ L A M A R C K I S M O . — Según L am arck, (1744-1829) que
puede ser considerado como el padre del transform ism o, el paso de una
especie a otra se explica por un triple fa cto r: el medio, la herencia
y el tiemiK). E l m edio, y por él se entiende el clim a, la luz. la tem pera­
tura, los alimentos, etc., es el (actor principal. El medio fuerza al o r­
ganismo a adaptarse a las condiciones que se le o frece n ; crea pues,
nuevas necesidades y las necesidades crean los órganos, los cuales se
transmiten por h ere n cia ; sin em bargo, las transform aciones no se
hacen sino lenta y progresivam ente, por eso el tiem p o es aquí un fa c­
tor indispensable.
92. — B. E L I 1A R I V Í M I S M 0 . — Según D arw in (1809-1882) otro
íaclor más importante aún explica el hecho de las transform aciones;
este factor es la s e le c c ió n natural. Si el hombre puede m ejorar las es­
pecies vegetales n anim ales por la s elec ció n a r tific ia l, no podrá, dice
Darwin, la naturaleza hacer otro tanto? Partiendo de esta idea, el na­
turalista inglés tenia que buscar la causa de la selección natural y
creyó hallarla en el hecho de la rom'iiiTí'jiríii n'/uí. I,a naturaleza pro­
duce en los mismos medios más individuos de los que puede sustentar;
entonces se establece entre ellos la lu ch a por la e x is te n c ia (slru gg le for
life) en la cual los más débiles sucumben, y sobreviven los fuertes
que transmiten a sus descendientes (2) sus propias cualidades. A sí
Darwin agrega a la influencia del medio y la herencia la se le c c ió n
natural, (3) esto es, la s u p c n i i c n c i a d e l m ás fu e r t e en la lu ch a por la
vida.
93. — Argumentos de los transformistas. — Q ue las especies no
son fijas y no han sido creadas en la forma en que se encuentran ahora,
que tienen un origen co m ú n , que provienen si 110 de un mismo tronco al
menos de 1111 número de ascendientes muy restrigido, todo esto lo pre­
tenden probar los evolucionistas cie n tífic a m e n te por e l d ob le estu d io
del p résen le y d e l pasado.

Id No se ha de confundir el transformismo, que ci la teoría general aürmsndo la


transformación de laa especie« con los sistema· particulares: el lamarkiamo. o sistema
da Lamark, el darwinismo, o sistema de Darwin, que pretenden explicar cómo ha tenido
lugar la evolución e indicar las causas que han determinado las transformaciones.
121 Según el darvinismo, loa supervivientes transmiten a sus descendientes loa carac.
tares adquiridos; según el neodarwinismo (Weismann), transmiten solamente sus carac-
Ufes innatos.
(3) La scfscctón (“seligere·', seleccionar) natural, es, pues, la naturaleza que para me
jm r las especias parece imitar a loe ganaderos que eligen, para la reproducción, los ani·
■■laa mejor constituido«.
92 MANUAL DE APOLOGÉTICA

A . L A H I S T O R I A D E L P A S A D O es, a decir verdad, el a r­


gumento más favo rab le a su tesis, puesto que uno de los factores
esenciales de la evolución de las cspecics es e l tiem po. Dicen los trans-
form istas que los paleontólogos estudiando los fósiles ( i) encontrados
en las diversas capas terrestres lian com probado: i) que hay una gran
d ife r e n c ia entre las e sp ecie s a ctu a les y las a n tig u a s; que estas últimas
han experim entado en el transcurso del tiem|xj numerosas m o d ifica ­
ciones con lo cual se dem uestra que 110 perm anecen fijas ni han sido
creadas tales cuales hoy se encuentran; 2) que las e sp ecie s han a p a re­
cid o las u n a s en pos de las otras, que su número aumenta a medida que
se remontan los terrenos. E sta aparición sucesiva de las especies, su
número siempre creciente indican a las claras que descienden las unas
de las o tra s; de lo contrario se habría de suponer que D ios retoca con­
tinuamente su obra, m odificando las especies antiguas y añadiéndoles
rasgos insignificantes para form ar especies nuevas.
B. P O R L O Q U E H A C E A L T I E M P O P R E S E N T E , los evolu ­
cionistas invocan los datos de dos ciencias la a n atom ía y la biolog ía.
a) E n an atom ía, dicen ellos, vem os que hay s em eja n za entre los ó r­
ganos y los huesos de d iferen tes especies; así la pata de un león, la de
una tortuga y los órganos natatorios de la ballena, el ala de un m ur­
ciélago y el brazo de un hombre tienen los mismos o sem ejantes dispo­
sitivos y no difieren sino por sus dimensiones rela tiva s; ¿pero esta se­
m ejanza no es la prueba evidente de un origen co m ú n ? b) P or su par­
te la b io lo g ía puede m ostrarnos aún actualm ente seres en v ía de e v o ­
lu ció n verdaderas creaciones de especies por el cultivo.
L o · cvohlcionU taa a le g a n , a d e m ¿ ·, q u e h a y d o s h e c h o · q u e n o t e ex p lica n e n la
hipótesi· filíala : I. La presencia de gran número de animales de órgano· rudimentario·,
tan poco desarrollado·, que para nada sirven; tale· ton, por ejemplo, los diente· fetales
de la ballena, la· ala· del avestruz que no le airven para volar, lo· lóbulo· de loe
pulmones en la· serpiente·, etc., etc. En la teoría fixista habría de decirse que Dio· ha
hecho una obra inútil creando fragmentos de órgano·; lo· evolucionista·, por el con­
trario, voi аЫ una prueba del origen común; estos órgano· atrofiados por desuso« recuer--
dan él tronco común y son como su rúbrica. — 2. La historia de/ de*em>llo individual
que noe revela la embriología. Según Haeckel y la escuela transformijta. la ontogene-
ai· (desarrollo del individúo), tetía la reproducción a grande· rasgos, de la filogénesis
(desarrollo de la especie), o en otros términos, cade individuo, en el curso de su forma­
ción, repetiría brevemente la· faae· por las cuales la especie ha debido pasar. Los h»ni-
formula· objetan a los fisista· que el paso de un »er por forma· inferiores a su
es incomprensible en la hipótesi· de ello·, mientra· que para el transformismo
la co«a es muy sencilla, toda vez que la evolución individual es como la reproducción
abreviada de la evolución de la especie.
(I) Loe /¿sil·* (latino, «fosailis». extraído de la tierra) son los reslo· petrificados de
plantas y de anímale· que se encuentran en la· capa· geológica·. Eato· resto· *on como
loe testigua de diferente· íaaes de 1* tierra y no· permiten reconstruir las etapas de su
CAPÍTULO I I I . — ACCIÓN DE DIOS 98

94 . — Argumentos de los fixlstas. — Los fix is la s creen, por el con­


trario, que la teoría evolucionista 110 tiene base c ie n tífic a en el pasado
ni en el p resen te, y que las transform aciones invocadas por ellos nunca
han sido bastante considerables para form ar nuevas especies y que
únicamente han logrado constituir, dentro de las especies, razas di­
versas.
A. L A H I S T O R I A D E L P A S A D O , lejos de apoyar la tesis trans-
formista la debilita, pues no solamente los paleontólogos han sido
hasta ahora incapaces de encontrar las form as de transición, por la
razón sencilla de que 110 existen, sino que han debido reconocer que
con frecuencia en los terrenos geológicos aparecen bruscam ente espe­
cies nuevas sin fo r m a s de trá n sito. F.l sabio D éperet ha dem ostrado
en sistem á tica (ciencia que trata de la clasificación de los seres), que
las series de m am íferos fósiles se presentaban como ram as paralelas
absolutamente separadas las unas de las otras sin lazo que las relacio­
ne en su base, lo cual no p erm ite q ue se les a tribuya un pa dre com ún.
Por otra parte, los paleontologistas no han tardado en darse cuenta de
que la evolución real que han podido establecer a vista de las piezas
recogidas 110 se había efectuado según la teoría transform ista, esto
es de lo más sencillo a lo más com plicado. La famosa s e le c c ió n n a tu ral
invocada por D arw in está en pugna con los h echos; más de una vez
son los anim ales más débiles los que han sobrevivido, m ientras que han
desaparecido los más fuertes (los reptiles, gigan tes de las capas secun­
darias).
B. P O R L O Q U E I I A C E A L P R E S E N T E , ni la a n atom ía ni la
biología aportan argum entos serios en fa vo r del transform ism o.— o) en
anatomía, la conclusión sacada de la s em eja n za en tre lo s órg a n o s de
d iferentes e sp ecie s se d eriva de una visión su perficial de las cosas.
Según el eminente profesor de H istología de M ontpellier, M. V ialleton
que ha hecho la dem ostración en un reciente trabajo ( M ie m b ro s y cin ­
turas de lo s v erte b ra d o s tetrá p o d os, cr itica m o rfo ló g ic a d e l tr a n sfo r ­
mismo) si se exam ina cada hueso con atención se ve que reviste en
cada caso una estructura particular, que tiene su naturaleza propia
adaptada a sus condiciones de existencia y que de hecho los o rgan is­
mos una vez form ados son como sistem as cerrados que no permiten
profundas m odificaciones, lo que es una prueba m anifiesta de que el
paso de »no e sp ecie a otra es im p o sib le ; — b) en b io lo g ía los fixistas
creen hallar su m ejor argum ento en el hecho de la infecundidad que
existe entre las especies, aun entre las más sem ejantes. ¿ E s compren-
94 MANUAL DF. APOLOGÉTICA

siblc que las especies que según los Lransfonnistas deben estar dotadas
de la más grande plasticidad o aptitud para la evolución estén conde­
nadas a la esterilidad o al menos a una fecundidad muy lim itada cuan­
do se las pone en contacto? H ay pues, derecho a concluir, dicen los
fixistas, que las especies son p erm a n en tes, que constituyen esencias dis­
tintas que rehúsan el m ezclarse entre sí, puesto que los esfuerzos que
han sido intentados para transform arlas no han tenido éxito. La per­
m anencia de las form as orgánicas a través de lardos periodos, está
también atestiguada por la h isto ria ; así podemos com probar que las
especies descritas por A ristó teles 110 han \ariad o en el espacio de
más de 20 siglos y que un gran número de especies actuales son se­
m ejantes en 1111 todo a las que se encuentran en los terrenos te rcia ­
rios. (1).

I) Lo· órganOM rudimentarios nada prueban en íavor ni en contra de la tesis Iraní*


formista »la apariencia morfológica—dice el profesor Rabaut (Rev. General de Cien­
cia·* 1923)—, no es suficiente para poder asegurar que esta· parte« que tenemos por
rudimentaria·, no tensan olía razón de ser que un estado ancestral·.
El argumento aacado d e l'desarrollo individual, no tiene más valor que el precedente.
•En realidad—escribe d profeaor Brachet. de Brusela· (Rev. Gen. de Ciencia·. 1915). que
e·, por otra parte, Iranaformiata convencido—. la ontogénesis no es jamás una recapitula·
dón de la filogénesis» y. ndemis : «Se ha hecho muy mal uso de la embriología histórica.
Está bien demostrado que es incapaz de alcanzar lu finalidad que sus fundadores le ha­
bían aawnado.

95 . Conclusión. — i. Actualm ente en lodos los países, en Francia,


B élgica, Italia, A lem ania, E stados U nidos, etc., hay unanimidad en
proclam ar que el transform ism o pasa una gra v e crisis, y que su pre­
tcnsión de exp licar la form ación de las especies por la evolución len­
ta y gradual de uno solo o de un número muy restringido de tipos, no
descansa en ningún sólido fundamento.
2 . Notemos, por lo demás, que sola m en te han sitio con d en a d os
por la ig lesia lo s ev o lu cio n ista s m a teria lista s, esto es. los que se sir­
ven de la evolución como do una m áquina de gu erra contra la religión,
los que para suprim ir a Dios, se esfu erzan en exp licarlo todo por esta
triple fórm ula: eternidad de la m ateria (véase número 40), generación
espontánea sin intervención sobrenatural (núm ero 86), form ación de las
especies por las leyes de la evolución.

(I) Colocándose en el terreno puramente filosófico, lo» ñxietas pueden aún objetar a
los evolucionistas que en lo menos no está lo más, o. en otros términos, qu« nadie da lo
qua no tiene, y, por consiguiente, la evolución podrá desarrollar cualidades, pero no crear
otras nuevas, y, en este caso, la especie de sí misma no tiene de qué producir otra es*
CAPÍTULO I I I . — ACCIÓN DE DIOS 96

N o es el mismo el caso de los e v o lu cio n ista s esp ir itu a lista s; estos


últimos hacen notar con razón que el fixismo no es en m anera alguna
un dogma de la religión católica, y que se puede ser a la v ez e v o lu ­
cionista y crea cio n istíi , con tal que se suponga a D ios en el origen
del mundo, en el origen de la vida, y en el origen del alma hum ana;
la form acón de las especies como consecuencia de un desarrollo cuyas
leyes hubieran sido establecidas por el creador, 110 es para D ios menos
gloriosa que la hipótesis contraria. Q u izá esta lo sea más aún, pues que
la evolución es una m aravilla de orden y de arm onía, m ientras que la
hipótesis de creaciones sucesivas parece reb aja r al C reador m ostrándo­
le bajo el aspecto de un artista poco hábil que retoca su obra a medida
que se da cuenta de sus d efectos (1). A más de esto y a hicimos constar
anteriormente que el evolucionism o en general (núm. 89), el tra n sfo r­
mismo en particular y aún la generación espontánea (núm. 86), habían
tenido partidarios entre los P adres de la Iglesia y los teólogos esco­
lásticos.

Art. II. — De la Providencia.

§ 1. — L a P h o v id e n c ia . N o c i ó n . E x i s t e n c i a . M odo

97 . — 1." Noción. — L a P r o v id e n c io (latino p ro v id e rc, prever y


proveer) es la acción por la cual D ios co n serv a y g o b ie rn o el mundo
que ha creado dirigiendo todos los seres al fin <jue su sabiduría se
propuso.
97. — 2.“ Existencia. — A . A D V E R S A R I O S . — L a Pro vid en cia ha
sido negada; a) por A ristó teles que no adm ite que el ser perfecto
pueda, sin rebajarse, ocuparse en los seres im perfectos— b ) por los
fatalistas (latino fa tiim , destino) que consideran el mundo como so­
metido al Destino inexorable que habría regulado irrevocablem ente la
trama de los acontecim ientos sin d eja r luj^ar alguno a la libertad
(véase núm. 114 )— c) P o r los d e is la s y los ra cio n a lista s, (2) para los
cuales el mundo una vez creado se conserva de suyo por sus propias

(1) P u s explicar la desaparición de ciertas especie· y la aparición posterior de otra·,


lo· firistas se ven obligado· a decir que la· especie* desaparecidas por los cataclismos de
la corteza terrestre o por otras causas, kan sido reemplazadas en seguida por nuevas
creaciones, de no admitir que hubo desde el principio gérmenes de todas las especies.
O Se llama deísta al que admite la existencia de Dios y de la religión natural,
pero no reconoce ni revelación ni Providencia. El racionalista rechace igualmente U reve­
s ó te y no quiere admitir sino las verdades que la razón demuestra.
% MANUAL DE APOLOGÉTICA

leyes independientemente de Dios— d) por los p esim ista s que pretenden


que todo lo que h ay en el mundo es mal.
B. P R U E B A S . — a) A prio ri. — L a existen cia de la Providencia
se deduce de la n atu raleza de los seres creados y de los atributos de
D io s ;— i. d e la n a turaleza d e lo s s e r e s creados. L a s criaturas, en
cualquier momento que se las considere, se revelan contingentes; no
teniendo en sí la razón de su existencia, perm anecen dependientes de
su crea d or; luego es necesario que el ser que las ha creado quiera man­
tenerlas en la existencia.— 2. de lo s a tr ib u to s de D io s y en particular
de su sab id u ría que después de haber creado el mundo, debe con servar­
lo en el o rd e n ; de su p o d er que puede ejecutar todos los planes con­
cebidos por su sabiduría y de su bondad, que fa lla ría si se desenten­
diera de sus criaturas.
b ). A p o sterio ri. — L a existencia de la Provid en cia se nos revela
por el orden que reina en el mundo.— 1. orden fís ic o . — E l orden y la
harm onía que comprobamos en todas partes, nos dem uestran que la
causa inteligente que ha creado y ha organ izado el mundo continúa
conservándole y dirigiéndolo.— 2. O rd e n m oral. D ios no solamente g o ­
bierna el mundo físico, sino que regula la voluntad del hombre hacién­
dole conocer la ley m oral por la voz de la conciencia.— 3. O rd e n socia l.
L a historia de la humanidad nos atestigua la acción de la P ro v id e n cia ;
a pesar de las pasiones y de los egoísm os que levantan y derrumban los
imperios, las sociedades 110 dejan de segu ir la ley del progreso en to­
dos los dominios, m aterial, económico, científico y moral. P ero este
hecho, mal podría explicarse, si no tuera por la intervención de una in­
teligencia superior que coordina los esfuerzos, saca el bien del mal, y
prosigue la realización de sus designios.
c ) C o n se n tim ie n to u n iv e rsa l. — Los pueblos en todo tiempo han
creído en la P ro vid en cia; las oraciones y los sa crificio s en uso en todos
los países son de ello una prueba eviden te; estos llam am ientos a la
divinidad, estos actos de dependencia y de sumisión para obtener los
favores y con ju rar los males, no tendrían sentido sin la fe en un ser
soberano que pueda in te r v e n ir en la m archa de los acontecim ientos.
98 . — 3 .” Modo. — L a Provid en cia existe, pero ¿ cóm o gobierna
el mundo, cuál es el o b je to y el m odo del gobierno d ivin o?
a) S U O B J E T O . — E ste com prende a todos los seres en conjunto
y en p articu lar; hay pues una providencia g en e ra l que vela por la h ar­
monía del universo, y una providencia e sp ec ia l que cuida de cada ser
particularm ente desde el más grande al m ás pequeño. Q ue sea el hom­
CAPÍTULO I I I . — ACCIÓN DE DIOS 97

bre entre las criatu ras objeto de una solicitud especial porque es un
ser dotado de m oralidad y llamado a un destino más alto, es cosa fácil
de dem ostrar por la historia y se v erá claram ente cuando estudiemos
la revelación cristiana. (V éase Bosuet, D is c u r s o so b re la h isto ria u n i­
versal).
b) S U M O D O . — E n cuanto a la m anera como la Providencia
gobierna, podemos decir que su acción se e jerce de un doble m odo: por
las leyes generales y por intervenciones particulares.— i . P o r la s ley es
generales·, leyes fís ic a s según las cuales, las mismas causas segundas
producen los mismos cfccto s con esta regularidad in flexib le que cons­
tituye el orden del mundo; leyes m ora les que se dirigen a seres de
libre albedrío, para prescribirles el bien y prohibirles el mal.— 2. P o r
in terven ciones p a rticu la res. Si las leyes generales son el modo ordina­
rio del gobierno divino, es manifiesto que quien ha hecho las leyes
puede d erogarlas y las deroga cuando lo tiene por conveniente. A sí
la gracia, el m ilagro y la pro fecía, son otras tantas intervenciones que
sobrepujan las fu erzas y el orden de la naturaleza, pero no son, sin
embargo, un trastorno en el plan p ro vid en cial; que se trate de leyes o
de excepciones, todo está previsto desde la etern id ad ; solamente que
la derogación de las leyes es para D ios una m anera más brillante de
revelarnos su acción y de hacernos oir su palabra.

§ 2. — O b je c io n e s c o n t r a la P ro v id e n c ia

99. — S e hacen contra la Proiriden cia tres clases de objeciones:


la primera sacada de la naturaleza de D io s; la segunda, de la d ificu l­
tad en conciliar el gobierno divino con la libertad hum ana; U tercera,
de la existencia del mal en el mundo.
I." Objeción sacada de la naturaleza divina. — Según A ristóteles,
Dios no puede ocuparse en las criaturas porque son im p e rfe cta s; el
gobierno del mundo distraería a D ios de la contemplación de su ser y
perfecciones infinitas, y en este caso no sería soberanamente ven turoso;
lo que es inadmisible.
Respuesta. — D ios para contem plar su ser no encuentra obstáculos
en la visión de las criaturas, puesto que las conoce a través de su esen­
cia; por lo demás, el hecho de conocer una cosa im perfecta y de cu i­
darse de ella no constituye ninguna im perfección.
100. — 2.“ Objeción. La Providencia y la libertad del hombre.—
Si Dios concurre a nuestro.' actos, ¿cóm o concebir que perm anezca
intacta nuestra libertad?
APOLOGÉTICA. —7
89 MANUAL DE APOLOGÉTICA

Respuesta. — E sta objeción viene a ser la que se hizo más arriba


contra la ciencia de Dios (núm. 72). E l concurso divino no m odifica
la naturaleza de los seres. "D io s m ueve las criaturas, dice Santo Tom ás,
según el modo de su n a tu ra le za ; necesariam ente al ser necesario y li­
bremente al ser libre” . L a cooperación divina acompaña pues y robus­
tece la voluntad, pero no la violenta.
101. — 3." Objeción. Existencia del mal. — H e aquí la gran ob­
jeción contra la P ro vid en cia; si el mal existe en el mundo, es in co m ­
pa tible con los a trib u tos d e D io s ; con su om n ip oten cia si no ha po­
dido evitarlo, su bon dad si no lo ha querido e v it a r ; ahora bien, nos
dicen: el mal existe en el mundo y se presenta bajo una triple form a:
M al m c ta fís ic o , mal fís ic o y mal m oral.
1.” M A L M E T A F I S I C O . — P o r mal m c ta fís ic o entendemos la im­
perfección de los seres; el mundo, dicen, no tiene la perfección que
debiera, y añaden los p esim ista s que es esencialm ente m alo y si se
hace un balance de bienes y de males, la vida es peor íjue la nada.
Respuesta.— M an ifiesto es, en verdad, que el mundo no tiene toda
la perfección que podría tener, (1) pero aún que fuera más perfecto,
siempre tendría lím ite, porque quien dice creatura dice ser contingente
y lim itad o; en este caso reprochar a Dios el haber creado un mundo
im perfecto es sencillamente reprochar la obra de la creación. Toda la
cuestión pues consiste en ave rigu a r si el mundo, a pesar de sus im­
perfecciones, es bueno o malo, si es preferible que exista o que no e x is­
ta ; y no hay duda que el ser es preferible al no ser, que la vida presen­
te es buena, y que depende de nosotros, creaturas libres, el que pro­
ceda en ascensión continua hacia lo m ejor y que se aproxim e más cada
día a la perfección. P or consiguiente la vida vale lo que nosotros que­
remos que v alga, y si llega a ser m ala no podemos acusar a nadie
sino a nosotros mismos y a nuestra conducta.
2.“ M A L F Í S I C O . — M ientras que el mal meta físico es pura­
mente n egativo pues consiste en el d efecto de ser o de perfección, el
mal físico tiene un carácter positivo: es la privación de un bien debido
a la naturaleza. ¿ C ó m o con ciliar entonces el mal físico con la potencia

(I) Sobre la cuestión del valer del mundo Hay tres opiniones : a) £1 optimismo abso­
luto (Malebrancbe, Leibnitz), según el cual el mundo, considerado en su conjunto, es el
mejor de los posibles; b) £1 pesimismo (Leopardi, Schopenhauer, Hartmann. Bahnsem),
que «firma ser el mondo esencialmente malo. La relición budista profesa también el peas·
mismo y enseria a sus adeptos que deben destruir en ai mismos el deseo de vivir, y ten­
der al nirvana, esto es, al aniquilamiento del s e r; c) El optimismo rslaHoo (San Anadino,
Santo Tomás, Bossuet, Fanelóo), es lo que nosotros exponemos.
CAPÍTULO I I I . — ACCIÓN DE DIOS 99

y bondad de Dios, por qué hay tantos d esó rd e n es en la naturaleza,


por que los terrem otos, inundaciones, incendios, por que las catástrofes,
ios azotes, pesie, ham bre y gu erra, en una palabra, por qué el dolor?
¿Cómo justificar a Dios de haber rehusado a la naturaleza y a determ i­
nados seres la perfección a la cual parece que tenían derecho?
Respuesta— A. L O S D E S O R D E N E S D E L A N A T U R A L E Z A .
— A decir verdad, los d esó rd e n es de la naturaleza, esto es la existen ­
cia de cosas, o de seres que parecen perjudiciales como los terrem otos,
inundaciones, calam idades, los anim ales dañinos, deben figurar en lo
que llamamos mal m etafisico; son la consecuencia inevitable de las
im perfecciones del mundo. Considerado b ajo este punto de vista, no
podemos alcan zar el por qué del mal, por la sencilla razón de que
nuestra ciencia es muy lim itada y para ju zg a r una obra nos seria nece­
sario conocerla en su conjunto y en sus pormenores.

B. E L D O L O R .— Adem ás de esto, si el nial que existe en la na­


turaleza nos subleva es porque sufrim os sus consecuencias, todo pues
se reduce a esta cuestión ún ica: ¿po r qué existe el d olor? Indudable­
mente el dolor es un mal, pero si puede con vertirse en bien, si no es un
fin. sino un medio, no podemos reprochar la Iwindail d ivin a ; para ju sti­
ficar la Providencia, basta establecer que el bien puede salir del mal fí­
sico y por consiguiente que es bueno el fin perseguido por Dios.
Conviene también no hacer a Dios re sp o n sab le de los males que son
obra del hombre. ; Cuántos accidentes provienen de su tem eridad o
de su incuria, (i ) cuántas enferm edades tienen su causa en la m ala
conducta de los individuos, (2) cuántas fam ilias, cuántas sociedades
son desgraciadas por sr, propia culpa! H11 cuanto a los casos en que
el dolor no se pueda im putar al hombre, se ha de tener en cuenta que
es una consecuencia de la naturaleza y la condición de un bien m ayor.

ID A n te cierto· cataclism o·, com o lo · de la M artinica y d e M e teína. cu yo recuerdo


too*vía es recial te. Ilesa a eenliiee un cierto Impulso de maldecir la aparente feocided
de I·· fuerza· de la naturaleza. Ma·. con frecuencia estos desastres no aeaecen, amo en
aquellas regiones donde el hombre, con manifiesta temeridad, ha querido establecer una
сам durable. El Ha creído poder desafiar un peligro cuyas manifestaciones habían desapa­
recido, y casi siempre este denuedo ha sido recompensado con notables provecho· (ferti­
lidad de la tierra). ¿Por qué lamentarse, pues, el día que la naturaleza vuelve a usar, por
v t momento, de sus derechos que no había aún abdicado)· (De Lapparent, La Provideп и
«adrice).
O «Seamos—dice Mr. Fraysainous—, más moderados en nuestros deseo·... más sobrios,
mil templado«, más alejados de la voluptuosidad y de los vicio· que enervan a la vez
«j alma y el cuerpo, y veremo· entonces como desaparecen la mayor parta de loa malea
Ф>е do· aquejan.·
100 MANUAL PE APOLOGÉTICA

o) es la co n se cu e n cia de su n a turalesa . E l hombre como dotado de


sensibilidad debe aceptar las penas de igual m anera que las alegrías
que se derivan de las facultades de su alma, b) Pero el dolor es sobre
todo la co n d ició n d e m: m ayor bien , ya en el orden físico, y a en el
orden m oral. — i. E n el orden fís ic o , es la fu e n te d e l p rog reso, estimu­
lando la actividad e impulsando a la búsqueda de remedios que puedan
curar el mal.— 2. En el orden m ora l es la escuela de las más herm osas
virtudes y un excelente medio de expiación. — I) E s c u ela de la s m ás
h erm osa s v irtu d es. E l dolor es un m aravilloso instrumento de p e rfe c­
ción m oral, desarrolla en el hombre las virtudes más altas, la pacien­
cia, el dominio de sí, el h ero ísm o ; no hay nada que dé a las almas su
temple como el dolor, nada como el para con ferirles esta grandeza
moral, esta energía sobre-hum ana, esta delicadeza "este no se qué de
acabado y perfecto" según frase de Bossuet, que distingue a las almas
conocedoras del sufrim iento, de aquellas que no lo han conocido, o
no se han resignado a soportarlo. T en ía razón el poeta cuando d ecía:

E l hombre es un aprendiz, el dolor es su m aestro;


N adie llega a conocerse hasta que no le ha probado el dolor
(A . D e M usset).

2) En fin el dolor es un excelente »tedio de e x p ia ció n , es el c r i­


sol donde el hombre culpable purifica su alma. V iene a ser entonces
“ la bon ne s o u ffr a n c c " que arran ca al hombre a las cosas de la tie­
rra y le hace v olver su m irada al cielo (1 ). “ Las pruebas ¿ n o tienen
como efecto obligar al hombre a en trar dentro de sí mismo o aplicar
su atención a la realidad eterna y al m enosprecio de los placeres?
¡ Cuántas alm as, que se estaban perdiendo porque todo les sonreía
en el mundo, han retom ado a Dios, gra cia s a las decepciones disgus­
tos y m enosprecios! ¡quién 110 ha oído decir a la antigua sabiduría
que la virtud languidece si 110 experim enta la contradicción y que se
p u rifica en la adversidad, como el oro se purga y refin a en el crisol,
que se la reconoce por su fu erza en medio de las pruebas y que el más
hermoso espectáculo es el del ju sto luchando con el infortunio y m os­

to A i í e n te n d id o , e l d o lo r p u e d e trocare« e n gozo, co m o lo alp a lig u a e l e je m p lo d e


« nlo·. En lo m i· rudo del tormento, lo· grandes eriabano· aaben conservar el alm»
y naata alegrar·«, porque entonce· *e asemejan m á s al objeto de «u am or: Jeaúa
crucificado; y experimentan en ai miamos la verdad de esta· palabra· de la Imitación,
■Cuando haya· llegado al punió que la tribulación aoportada por amor de Criato te pirezcp
dulce y aabroaa, entonce· habrá· hallado el p a ra ta en la Berra.* (Lib. II. c. X II.)
c a p ít u l o m . — a c c i6 n d e d io s 101

tratándose superior a él ? S i Dios, cuando nos castiga, obra como un pa­


dre que conserva a sus h ijos b ajo una disciplina severa, a fin de h acer­
los virtuosos, como un m édico que ordena un b rebaje am argo para
restablecer la salud o fortificarla, lejos de qu ejarse o de m urm urar con
motivo de las pruebas del ju sto, no hay por el con lrario razones para
bendecir y dar g ra c ia s? ( i) .

3." E L M A L M O R A L .— Con este título com prendem os:— a) todas


las in fra cc io n e s de la ley del deber— b) secundariam ente todas las in ­
ju sticia s m ora les que se dan en el mundo. ¿C óm o adm itir que D ios
que es la misma santidad perm ita el pecado, y cómo exp licar que un
ser soberanamente justo haya repartido los bienes de este mundo de una
manera tan desigual, pues, con frecuencia la fortuna sonríe a los m al­
vados, m ientras que lo» justos son víctim as del fracaso y de los más
duros reveses?
Respuesta,— a) D ecim os del m al m oral como hemos dicho del fís i­
co; preguntarse porque Dios permite el pecado, pudiendo impedirlo,
es preguntar de qué otro bien puede ser la condición; ahora bien, es
fácil darse cuenta de que el pecado es una consecuencia de la lib e rta d ;
para suprim ir el pecado precisaría suprim ir la libertad, y entonces ya
no habría lugar para el bien m oral, 110 e xistiría ni el m érito ni la v ir­
tud; y ¿quién osaría afirm ar que 1111 mundo sin libertad ni m oralidad
hubiera sido m ejor que un mundo con el pecado y la virtud.
b) L a rep a rtició n d esig u a l de b ien es es un hecho incontestable,
P(.to no se debe e x a g e ra r; no siem pre es desgraciada la virtud ni prós­
pero el v ic io ; además hay un bien que no abandona al ju sto nunca ni
aún en el seno de la m iseria, un bien que a él sólo pertenece: la paz
del alma que procede únicam ente del testimonio de una buena con­
ciencia. P ero conviene, sobre todo, no perder de vista que los bienes
de la tierra son algunas veces perjudiciales y siem pre son efím eros
y la vida presente no es un térm ino: existe una vida ulterior donde se
harán las debidas com pensaciones; poco importan, pues, las privacio­
nes pasajeras si son prenda de una recompensa m ás elevada.

''L a vida es un combate cuya palma está en el ciclo ”

A sí la existencia del mal moral como del mal físico lejos de ser

(l| Beraeaux. La «dance iaerte. loano I.


102 MANUAL DE APOLOGETICA

un argum ento contra la Provid en cia dem uestra la necesidad de un


D ios infinitam ente ju ste, para restablecer en su día el equilibrio que
no encontram os aquí abajo, de un D ios sabio que se sirve del su fri­
miento temporal como de medio para conducim os a la glo ria eterna ( i) .

B ib lio g ra fía : S o b re la C ita c ió n .—P in AMD. A rt. Création, D iet. d e la fot c a th .—M gr.
FargEA, L a V ie e l 1'EiW uN on J e i E i t ti c e i (Q erche el T ra lin ).—G u i b u t , L ee Originé» (Le»
to u x e y ); L e e C ro y e n c e · relifteute» »< le» Science» de la Naiure (B eaucheane).—DimlHÉ de
SiWT*PllOJlT e l SaND£ren&, i4 p o /o g íe ic íe n h /iq u * d u chriftianisme (Poueeielffue).—O t Lap-
PtU N T, S cien c e e l A pologétique (Bloud).—G k£cO (re, L e Matérialisme contemporain (Col.
Scm dco e t Foi),—D o c t. L u a u n , La thiorie de ¡'éüolution (Se. et Foi).—D a u m o n t. L ee preu-
o u , le* principe* et te* limite* de íévohatíon (Se. e í Foi).—D a u m o n t, L e s théorie* d e f évo-
h itio n , D ararinJam e e l Néo-Darurinisme (Se. el Foi).—F antoM . L e · R o d to b e a de M . Borfce
(R ev . p ra t. d ‘A p o l„ 15 fév. 1906).— W i n t r e b e r t , R ev . p re i. d ’A p o í., 15 ianv. 1907.—C o lín .
Les O iéoriu récente* de Vávcbatíon . R ev. p ra t. d ’A p o l., 19 m ai 1910.—L 'A m i du Clergé,
aiui^e 1925· N.° 20·—La Presee mádieole, 3 m ii 1924.—Lc Dantzc, La en te du tranefer·
m im e .
S o b ee la P ro v id en cia .—M oiasiNT, Poar dimtiter le problém e du mal. R ev. p ra t. d 'A p o l.,
15 a v ril 1910. TraM · d e pJiifo«ophie d u P . L aHü . de G . S o a t a is , e t c P r u n e j . , Le* Fonde-
menfa de la D o c trin e cuthotioua.—D e U ppaJU N T , La Prooídenee eréatrlce fBloud).
105

SECCION II

EL HOMBRE

C a p ít u l o I. — Naturaleza del Hombre.

i . ” MMarli Nada de alm a espiritual y libre.


El hombre es un an im al perfeccionado.
llsm·
II El pensam iento es an producto del cerebro.
A. L a existen· ( o ) liieexperiencia,
d a del alm a I b ) l iiecooclencia.
hum ano de j r) Idi iutulcióo.
i
Objeción materialista.
mostrada por I ObJecM
1. Lenguaje con-
B, ■ncia I
D iferencia vención^!.
i- 1 2. Juicio y ráelo*
t entre el aal- . _ , cíalo
i m a hum ana 3. Progreso
g el alm a del i i. Moralidad.
Eruto. i 5. Religiosidad.
b) Libertad.
1. Naturaleza de las opera»

NATURALEZA
í
1 c) Pruebas { 2 rÍ
clones del alma.

DEL
° E spíritu·-/ \3
2 Natnraleca de la voluntad
HOMBRE llin o \ C. Espiri­ 3. El alma no envejececon
tual idod ti cuerpo.
del alm a | b) Objeción ( sacada de laa relaciones en-
hum ana. m ateria* \ tre el cerebro y el pea*
lista. ( aamiento-
( 1. la c o n d i'

I
1 ción.

M . Teatimoolo de la con·
i ciencia.
. / 2 , o « y so*
lo
| a) E x ¡ 9- ) El
2. cerebro
Pruebases moral··
\ como
t encía. \ cíales. i del pen>
D. Liber­ 13. C onsentim iento nni'
tad. l «amiento
^ universal.
I. Definición.
miniamo
I
b) D e t e r - 2. Forma·.

. 3. Refutación.
104 MANUAL DE APOLOGÉTICA

Naturaleza del hombre.— El error materialista.— División del capítulo

102,—lie m o s dicho (n." 6) que la religión consiste en un conjunto de


relaciones existentes entre D io s y el h o m b re; el hombre es pues, el se­
gundo objeto que se impone a nuestro estudio. M ás en el estudio del
hombre la prim era cuestión que interesa al apologista es la de su
n a tu ra leza , porque solamente la naturaleza de un ser permite hacer
deducciones sobre su origen y d e stin o , y por consiguiente sobre las
re la cio n e s que de aquí se pueden in fe rir entre el y su creador. A esta
cuestión capital se pueden dar dos respuestas: la del m aterialism o y la
del esp lritu a lism o.
1.· E l materialismo. — L a doctrina m aterialista sobre el hombre
es consecuencia de la doctrina del m aterialism o sobre Dios, sobre el
origen de la vida y de las especies, que liemos expuesto en el anterior
capitulo. Partiendo del principio que nada hay fuera de lo que pueda
ser comprobado experiinentalm ente, los m aterialistas no adm iten más
que una substancia, la m ateria eterna que ha producido la vida por
generación espontánea, y después, gracias a transform aciones sucesi­
vas, todos los seres vivientes, incluso el hombre.
H e aquí por lo demás, los puntos fundam entales que resumen la
teoría m aterialista sobre el hom bre:— a) el hombre está form ado de una
sola su b sta n cia : el cuerpo. E l alma es una hipótesis inventada para
exp licar ciertos fenóm enos que a prim era vista parecen inexplicables
para la sola m ateria. — b) E n tre el hombre y el anim al no h ay d ife ­
rencia de n atu raleza; el hombre es un an im al p e r fe c cio n a d o que debe
su superioridad al desarrollo de su cerebro.— c) E l pen sa m ien to es un
p rod u cto de la m ateria ce re b r a l; la lib erta d , u n a ilu sió n .
A qué g ra v e s co n se cu e n cia s lleva el m aterialism o, puede in ferirse
de estos tres puntos de su d octrina: si en el hombre h ay una sola
su b sta n cia , el cuerpo, si no hay d iferen cia de naturaleza sino de grado
entre el hombre y el bruto, si el pensamiento no es más que un produc­
to cerebral, en una palabra, si el hombre no tiene un alm a esp iritu a l, y
lib r e, no puede e xistir la religión, pues se suprimen los dos términos,
Dios y el alm a; ya no puede haber m oral ni deber pues aún suponien­
do que se pueda distinguir entre actos buenos y malos, el hombre
estaría privado de libertad y sometido al determ inism o de la m ateria.
103.— 2 .° El Esplritualismo. -.-C ontra una doctrina tan perniciosa
queremos dem ostrar con el esplritualism o cristiano que el hombre está
fo rm a d o de una d ob le su b sta n cia , cuerpo y alm a que entre él y el ani­
SECCIÓN II.-C A P. I .— EL HOMBRE. NATURALEZA DEL HOMBRE 105

mal hay d ife re n c ia de n a tu ra leza , que los hace irreductibles e imposi­


bilita una descendencia común por vía de evolución, que sólo el hombre
tiene u n alm a esp iritu a l y libre. A l mismo tiempo, expondrem os y re fu ­
taremos las objeciones m aterialistas. E ste capitulo com prenderá tres
artículos:— I. E x is te n c ia . 2. N a tu r a leza y 3. L ib e r ta d d e l alma.

Art. I. — Existencia del alma humana. Objeción.


104.— 1." Existencia del alma humana. — L a e x is te n c ia d el alm a,
esto es, de una substancia que se distingue del cuerpo, que es el prin­
cipio del conocer y del pensar nos está atestiguada sim ultáneam ente por
la ex p erien cia , por la co n cien cia y por la in tu ició n .
A . E X P E R I E N C I A . — L a o b serva ción nos enseña que hay en
nosotros dos clases de fenóm enos: L o s fenómenos fis io ló g ic o s , como
la nutrición, digestión, circulación de la sangre, y los fenómenos
psicológ icos, como el pensamiento, el ju icio, el recuerdo, etc., pero
el más simple raciocinio nos dice que fenóm enos de naturaleza d ife re n ­
te no pueden proceder del mismo principio, pues cual es el efecto debe
ser la causa, luego debemos adm itir en el hombre dos principios que
expliquen el uno los hechos fisiológicos y los hechos psicológicos el
otro.
B. C O N C I E N C I A .— L a co n cien c ia percibe en nuestro ser un prin ­
cipio que a través de las vicisitudes de la existencia perm anece siem ­
pre el m ism o; por lejano que sea mi pasado yo lo recuerdo como
recuerdo lo que era en mi prim era in fan cia, cuales fueron mis gustos,
mis ideas, mis inclinaciones. A s í me veo forzado a adm itir que ha
habido en la m archa de mi existencia algo más que una serie más o
menos la rga de hechos sin lazo que los relacione, porque es evidente
que un fenómeno no lleva en sí la mem oria de aquellos que lo prece­
dieron. Aún más, yo me siento responsable de las faltas que he co­
metido hace ya m uchos años; esto no se com prendería si la causa de
estos actos hubiera sido totalm ente cambiada, luego es necesario con­
cluir que hay en nosotros un principio que perm anece siem pre idénti­
co, que hace que yo sea el mismo ser, la misma persona en las d iferen ­
tes etapas de mi vida, un principio permanente en una palabra que cons­
tituye mi identidad personal. A h ora bien, el cuerpo no puede ser este
principio porque científicamente se ha dem ostrado que está sometido
al torbellino v ita l, que evoluciona y se transform a incesantemente hasta
tal punto que en algunos m eses según ciertos fisiólogos (Flourens) y
solamente en un mes según otro (M oleschot) se hace la renovación
106 MANUAL DE APOLOGÉTICA

total, habiendo un cambio completo de todas las m oléculas que le com­


ponen; luego esta substancia idéntica que la conciencia nos revela no
puede confundirse con el cuerpo, este principio es el alma, ( i)
C. I N T U I C I O N . — Adem ás de los ra zo n a m ien tos que preceden y
dem uestran la existencia de una substancia inmutable, la in tu ic ió n des­
cubre en el fondo de nuestro ser un principio que produce nuestro pen­
samiento y nuestra acción y que no puede ser el cuerpo; este principio
distinto del cuerpo es lo que llamamos alma.
C o n c lu sió n . — El hombre pues, está compuesto de dos substancias
distintas que totalmente difieren en n atu raleza; la una extensa, com ­
puesta, mudable, n en oíros términos, m aterial, es el c u e rp o ; la otra
inextensa simple, idéntica, en otros términos, inm aterial, es el alm a (2).
105.— 2. Objeción. — N adie ha visto el alma, dicen los m aterialis­
tas, pero la ciencia experim ental nos prohíbe creer en aquello que no
puede ser comprpobado. “ Un hombre razonable, dice B roussais, no pue­
de adm itir la existencia de una cosa que no está dem ostrada por nin­
guno de los sentidos.” L u ego hay que considerar la existen cia del alma
co m o 'u n a hipótesis desprovista de fundam ento.
Respuesta. — E s cierto que el alma no cae b ajo la observación de
los sentidos, pero ¿es verdad que los sentidos, es decir la percepción
exterior, sea el único medio de conocer? Creem os por el contrario que
la co n cien cia es un procedim iento también legítim o y acabam os de
establecer que percibe directam ente el yo, sus actos y sus m odificacio­
nes, al mismo tiempo que su perm anencia. P o r lo demás, decir que el
alma 110 existe porque no se la ve es un argum ento que puede v o l­
verse contra aquellos que lo invocan, porque si el pensamiento fuera
un producto de la m ateria una función del cerebro, ¿cóm o es que los
m aterialistas no pueden com probarlo experim entalm ente? luego pode­
mos concluir que el alma no se ve, no porque no exista, sino porque
es esp iritu a l (véase mím. ro8).

(1) Eile_ argum ento de la renovación integral se presta a b astan te· discuuone·. Nos-
oira» no· lint i tamo» a reproducir el original. (Nota del traductor.)
(2) Uno d e lo· problem a· m ás ard u o · que se presentan ai espíritu hum ano e · el
explicar como do* substancia» d e naturaleza tan opuesta pueden unirse, form ar un todo
arm onioso y ejercer el uno sobre el otro u na influencia recíproca. Las soluciones propues­
tas no tienen m ás que un vaJor relativo. Por lo demás, esta cuestión interesa m is al
filóeofo que al apologista. Remitimos, pues, al lector, a los tratados d e Filosofía. Recor­
demos únicam ente la teoría del animismo, profesada por A ristóteles y después por Santo
Tom ás y los escolásticos, según la cual el cuerpo y el alm a m u i dos substancias incom­
pletas que constituyen con su estrecha unión un lodo substancial, llam ado compuesto
humano, en el cual el alm a vivifica el cuerpo y es la forma que le anim a, distinguiéndole
de los dem ás. Sin em bargo, aunque el alm a sea incompleta, si se le considera « i el
conjunto de sus facultades, algunas d e las cuajes (sensibilidad, percepción exterior...) nace-
SECCIÓN' II.-C A P. I .— EL HOMBRE. NATURALEZA DEL HOMBRE 107

Art. 11. — Naturaleza del alma humana.


§ I .— E l ALM A DEL H O M BRE Y EL AI.MA DE LOS AN IM A LES

106.— K1 hombre tiene un alm a, es decir un. principio que es la


causa de los fenómenos psicológicos que es imposible exp licar por las
simples fuerzas físico quím icas.— M ás, se dirá, en este sentido los a n i­
males también tienen un alma.------La cuestión que se plantea es, saber
si hay entre una y otra d ife r e n c ia s e se n cia les, de tal m anera que 110
pueda concebirse la transición de la una a la otra. A h ora bien, dos
facultades caracterizan el alma humana y la distinguen completamente
del alma de las bestias, estas dos facultades son la tacón y la libertad.
A. I .A R A Z O N . — B a jo el título de razón no se ha de entender
aquí la inteligencia en general, esto es la simple facultad de conocer,
porque b ajo este punto de vista hay rasgos comunes entre la inteligen­
cia del hombre y la del a n im a l; uno y otro tienen conocim ientos sen­
sibles que abarcan objetos particulares y determ inados, poseen la m e­
moria de las cosas sensibles, la facultad de recordar y de asociar las
sensaciones, las im presiones exteriores, y aún se adm ite que los ani­
males tengan la facultad im aginativa.— La razón, de que vam os a
hablar, por consiguiente es la fa c u lta d de p en sa r y ra zo n a r que pertene­
ce exclusivam ente al hombre, y que tiende mi abismo entre él y el
animal. P or sil razón, el hombre tiene el poder Je a b stra cció n , ( i) (le
separar de lo particular las ideas gen erales: tendrá por ejem plo, la
noción del triángulo en general sin pensar en el triángulo tomado en
particular; llega a alcan zar las rea lidades inm a teria les, como la verdad,
el bien, la belleza, el ser, la substancia, etc., etc.
De esla facultad de pensar, razonar y abstraer se derivan conse­
cuencias de gran im portancia que levantan una barrera entre el hombre
y el anim al; tales son: i. K 1 le n g u a je . Sin duda los anim ales tienen
un len g u a je n atural, compuesto de signos exteriores, m ediante los cu a­
les m anifiestan las impresiones de su alm a, pero lo que no han podido
ni podrán jam ás, es crear el le n g u a je a r tific ia l, e o iir en c io n a l, que sirve
para traducir el pensamiento, y si la impotencia que observam os en
ellos es definitiva 110 se debe atrib uir a que les falte el órgano de la pa­
labra— (el mono tiene lodos los órganos que se requieren, incluso la

«¿tan ·] eoncuiM de lo· ¿ruano·, en sus facultades superiore·. es una substancia com­
pleta. capaz de vivir con vida propia.
(I) L a palabra abstraer significa aquella opetación del eipiiitu que consiste en
etnaderaf ona cualidad separada del obieto que la p o se e : por e jem p lo : la blancura de
n a pared, abstrayéndola de la pared que la posee. La palabra abstracto es la opuesta
d· la palabra concreto.
108 MANUAL DE APOLOGÉTICA

cam panilla; los periquitos repiten las palabras que se les enseña sin
com prenderlas)— es que les fa lta el pensamiento, y el lenguaje con­
vencional tiene como finalidad justam ente la expresión del pensamiento.
2. E l ju ic io y e l ra cio cin io . E l hombre tiene el poder de com parar las
ideas entre sí, de estudiar sus relaciones, y de pronunciar ju ic io s , d es­
pués puede com parar estos ju icio s y por el ra cio cin io deducir de ellos
nuevas conclusiones. El anim al, no teniendo la facultad de pensar, es
incapaz, por lo mismo, de ju icio y de raciocinio. 3. E l p rog reso. G racias
al razonam iento y al lenguaje, esto es, al poder de com unicar sus pen­
samientos, los hombres desarrollan sus conocim ientos incesantemente
hasta el punto que la humanidad sigue una m archa continua por el c a ­
mino del progreso y de la civilización . E l anim al tiene adm irables ins­
tintos de que servirse pero no inventa ni progresa; el arte m aravilloso
con que la abeja dispone su colmena no se ha m odificado desde el pri­
m er día en que existen a b eja s; siempre es la misma perfección, que
parece más bien la perfección de una máquina, que desde el prim er ins­
tante de funcionar cumple perfectam ente su tarea, pero no puede reali­
zar ninguna otra. E l in stin to es pues, para el anim al una facultad
preciosa que suple a la ra zó n ; sin em bargo, hay que con ven ir que entre
el instinto y la razón nada hay común, el uno no puede conducir a la
otra. 4. L a m oralidad. G racias a su razón el hombre adquiere las no­
ciones de bien y de mal y su conciencia le dice que las acciones buenas
le están preceptuadas y las m alas prohibidas; el anim al no hace seme­
jante distinción; si evita el mal es por miedo del castigo cuya memoria
guarda. 5. L a relig io sid a d . S i el hombre es 1111 ser religioso es porque
su razón le dem uestra la existencia de un Creador, m ientras que el
anim al, privado de la facultad de pensar y de razonar, no puede ele­
varse hasta Dios. “ Sólo la naturaleza humana, dice Bossuet, conoce a
Dios y he aquí, por este solo térm ino, a los anim ales muy por debajo de
ella hasta lo in fin ito ". (1)
107.— B. L A L I B E R T A D . — I-a segunda (acuitad por la cual el
hombre se distingue del anim al es la liberta d. La libertad es, por lo
demás, una consecuencia de la razó n; para elegir entre dos cosas es
necesario conocer por la razón los m otivos que inclinan más a un lado
que a otro. E l anim al 110 puede d ejarse gu iar sino por sus sensaciones,
sus apetitos y su in stin to : cada impresión recibida por los órganos de

(I) P o d rí. aún mencionáis« el reír como una de la· característica· m ás cariosas
QUO' diferencian al Hombre del anim al. £1 lado cómico o ridículo de las coaaa que mueven
* ría·· suponen la razón para percibirlo·.
SECCIÓN П .-С А Р . I .— EL HOMBRE. NATURALEZA DEL HOMBRE < 09

sus sentidos, al transm itirse al cerebro provoca una acción re fle ja , esto
es una reacción relacionada con la im presión recibida. Si en el hombre
las sensaciones se convierten también en vibraciones cerebrales, él
tiene n lo menos el poder de m odificar sus resultados, de d irig ir las
fuerzas puestas en ju ego y de transform arlas. M ás adelante, probare­
mos que el hombre tiene este poder (mim. m ) . H ay derecho pues a
concluir que, gra cia s a estas dos facultades ro só n y lib erta d , el hombre
está separado del bruto por una distancia infranqueable, que la evolu­
ción no puede exp licar el paso del alma del animal al alm a del hombre
y que sólo la acción divina ha podido crear el alma humana ( i) .

§ I I .— E s p i r i t u a l i d a d del alm a hum ana. — O u jE c r ó v m a t e r ia l is t a

108.— 1-a razón y la libertad son las dos facultades que distinguen
al alma humana del alma de las b estias; debemos ahora avan zar un paso
más y preguntarnos de qué na turaleza es el principio productor del
pensamiento; debemos pues dem ostrar con el esplritualism o cristiano
que el alma humana es una su b sta n cia e sp ir itu a l y no m aterial, como
pretenden los m aterialistas.
I." Espiritualidad del alma humana. — A. C O N C E P T O . — Una subs­
tancia e sp ir itu a l o in m a teria l es una substancia independiente de la m a­
teria en su ser y en sus operaciones; una substancia m a te ria l por el
contrario es aquella que en su ser y en su ob rar depende in trín seca­
mente de la m ateria, por ejem plo las almas v eg etativas y anim ales que
no tienen ser ni operación sino por la m ateria y los órganos a que están
unidas. Se ve, por consiguiente, cuan g ra v e es esta cuestión de la es­
piritualidad del alma, porque si el alma del hombre no fu era espiritual,
si en su operación dependiera del cuerpo, no le podría so b re v iv ir.
B. P R U E B A S .— D e la definición que precede se deduce que para
probar la espiritualidad del alma humana hay que establecer que posee
una existencia y acción prop ia s, cuando menos en su v id a in te le ctiv a .
a) P ru eb a sacada de la n a tu ra leza de la s o p era cio n es d e l alm a. — Es
un principio adm itido en filosofía que el obrar sigue al se r; en otros té r­
minos, que la naturaleza de los efectos indica la naturaleza de las cau ­
sas; luego se puede ju zg a r de la esencia de un ser por sus operaciones
y también por los objetos de sus operaciones. A b o ra bien, nosotros

(I) E lla imposibilidad de) paso del anim al al hom bre puede ser invocada como
pcueba de la extatencia d e Dio·· Si, en electo, el alm a Humana no puede «bJít por evolu­
ción del ?ím· anim al, necesariam ente ©· precito recurrir a alguien que la cree directam ente.
110 MANUAL DF. APOLOGÉTICA

concebimos ciertos objetos que nada tienen de común con la m ateria:


tales son la idea de verdad, bien, belleza, ideal, deber, virtud, tales
son también todas las ideas abstractas; luego hemos de concluir que
estas ideas tienen pon principio un agente de la msma naturaleza, esto
es un agente inm aterial, pero como el cuerpo es m aterial, hay que
adm itir aparte de él un prin cip io esp iritua l.
b) P r u eb a socada de la n a turaleza de lo v o lu n ta d . — La libertad
de que gozam os para elegir entro dos objetos, entre el bien y el mal,
la facultad que tenemos de obrar o no obrar, prueba igualmente en
nosotros un principio de acción que no es la m ateria, porque la m ateria
es inerte, indiferente al reposo o al movimiento, y como consecuencia,
incapaz de modificar el estado en que se halla. Luego si el alma es li­
bre, si puede m overse a su salxjr es porque no está como el cuerpo
sometida a las leyes de la m ateria.
c) l.a esp iritu a lid a d d e l alm a aparace aún en el hecho que la in ­
teligencia Jejos de debilitarse con la edad, se desarrolla frecuentem ente
y se aprovecha de la experiencia adquirida. M ientras que los sentidos
enflaquecen con el tiempo y la vista, el oído y el gusto decaen con sus
órganos, se ven ancianos que guardan su inteligencia más vigorosa y
lúcida que la tuvieron en sus años florid os; este fenómeno sería in ex ­
plicable en las hipótesis de que el alma, aún en sus facultades superio­
res, fuera dependiente del cuerpo.
109.—2.“ Objeción Materialista.— El cerebro y el pensamiento.—
A . El gran argum ento de los m aterialistas contra la existencia del alma
o al menos contra el alma espiritual y distinta de la m ateria está to­
mado de las R E L A C I O N E S E N T R E E L C E R E B R O Y E L P E N S A ­
M I E N T O . — E l cerebro, dicen los m aterialistas, es la causa única pro­
ductora del pensamiento. "K1 cerebro, según K . V ogt. segrega el pensa­
m iento como el hígado segrega la bilis y los riñones la orin a” ; y
Bouchner, en una fórmula más hábil y con menos apariencia de false­
dad, declara "que hay la misma relación entre el pensamiento y el ce ­
rebro que entre la bilis y el hígado, la orina y los riñones" y creen
h allar la prueba de que el cerebro es la causa del pensamiento en la
estrecha co rrela ció n existente entre uno y otro, por el hecho de que,
a m ayor desarrollo del cerebro corresponde m ayor in te lige n cia ; y en
el otro hecho de que los accidentes,— lesiones, alteraciones m orbosas—
que afectan al cerebro tienen en el pensamiento su repercusión.
1-i. Y ahora ¿se quiere saber el p roceso del pensamiento?— Para
m ostrar cómo el cerebro produce el pensamiento, los m aterialistas in ­
SECCIÓN П .-С А Р. I .— EL HOMBRE. NATURALEZA DEL HOMBRE til

vocan Ja ley física de la tra n sfo rm a ció n de fu e rz a s . “ E l pensamiento,


dice M oleschott, es un movim iento de la m ateria” es una form a de mo­
vimiento propio de la substancia de los centros nerviosos, y es licito
afirm ar que el cerebro piensa como el músculo se con trae: de una parte
y de otra los hechos se explican por una tra n sfo r m a ció n de las fu e rz a s .
Así la vibración n erviosa se convierte en sensación, emoción, pensa­
miento, e inversam enre, el pensamiento se transform a en emoción,
determinación voluntaria, vibración nerviosa, y después en m ovim iento
muscular y m ecánico.
Refutación. — A . L A S ESTRECH AS R E L A C IO N E S OUE
E X I S T E N E N T R E E L C E R E B R O V E L P E N S A M I E N T O no se
pueden poner en d u d a ; pero lo que se trata es de saber si el cerebro es
la causa, o la co n d ició n del pensamiento.— o) S i es causa, debe haber
siempre una ecu a ción en tre e l cereb ro y la in te lig e n cia , porque es un
principio gen eral que en las mismas condiciones, la misma causa pro­
duce siempre los mismos fcctos, y tendrían entonces que decirnos como
se puede, establecer esta co rrela ció n . El valor de la inteligencia depen­
de del peso o del v olu m en del cerebro, o del número y la fin u r a de sus
circu n vo lu cio n es o de la cu a lid a d de la substancia que le compone y de
su riqueza en fó sfo ro ? Los m aterialistas se sentirían muy em barazados
рата responder, porque si dicen que el peso, su les objeta enseguida:
al lado de un cerebro como el de C u vier que pesaba 18jo gram os, el
de lord [lirón 1795 gram os, se les puede citar el de otros como el de
Gambetta que no pesaba más que 1160: si alegan el v olu m en , la cere-
brologia o ciencia de las funciones del cerebro les dem ostrará que la
cubicación del cráneo oscila en todas las razas entre lím ites estrechos:
4 7 7 У 1588 cc. y sin em bargo hay que adm itir que existen razas que
son superiores por su grado de inteligencia. Las deducciones hechas
por la com paración entre el n úm ero y fin u ra y riqueza en fó sfo ro de
las circunvoluciones, tampoco tienen m ás sólido fundam ento; la corre­
lación pues entre el cerebro y el pensamiento está lejos de ser una ley
rigurosa, y por consiguiente la tesis m aterialista parte de 1111 falso
supuesto. AÚ11 más, la cerebrologia ha llegado a establecer la perfecta
sem ejanza m o rfo ló g ic a del cerebro humano y el del sim io; ¿cóm o se
explica que, siendo idénticos los cerebros, sólo el hombre piense y ra ­
ciocine ?
Adem ás, otros dos hechos se levantan contra la doctrina m ateria­
lista: la locura y las localizaciones cerebrales.— 1. La lo cu ra . E stá
reconocido que la locura puede e xistir sin lesión cereb ral; ¿cóm o e x ­
112 MANUAL DE APOLOGÉTICA

plicar que un instrumento que es la causa única del pensamiento fu n ­


cione mal estando in tacto?— 2. L a s lo ca liza cio n e s cereb ra les. H ubo un
tiempo en que los m aterialistas fundaban grandes esperanzas sobre la
teoría de las localizaciones cerebrales; habían determ inado el lu gar de
los centros sensitivos y motores, de la memoria, etc. y aún creían poder
localizar el pensamiento en los lóbulos frontales, pero su teoría, que
estaba insuficientemente dem ostrada por la experim entación, ha sido
arruinada completamente por las com probaciones m édicas realizadas
durante la gu erra 1914-1918. S e han podido o b servar numerosos casos
de le s io n e s cereb ra les — pérdida considerable de substancia cerebral,
“ ablación de los pretendidos centros sensitivos y motores, los lóbulos
frontales hechos tortilla— sin que los heridos se hayan resentido g r a ­
vemente y sin que hayan cesado en el uso de sus facultades, de sentir,
andar, pensar, hablar, como antes de la le sió n ; luego hay que concluir,
contra la teoría de las localizaciones, que no hay en el cerebro ninguna
región q ue sea la sed e y órg an o d e l p en sa m ien to .
b) En segundo lu gar si el cerebro es la causa del pensamiento,
debe haber s e m e ja n za de n a tu ra leza en tre e l e fe c to y la ca u sa ; luego
si la causa es m aterial, el efecto también debe serlo. L a frase de
K. V o g t se vuelve contra la tesis m aterialista. E s verdad que el hígado
segrega la bilis, pero aquí el efecto es m aterial como su ca u sa ; para
que la com paración fuese verdadera sería necesario que el cerebro que
es m aterial, compuesto y m últiple produjese un efecto del mismo orden;
pero la inteligencia es una y simple, y sus ideas no tienen nada de co­
mún con la m ateria, luego no procede de una causa m aterial, supone
una actividad in m a te ria l que es el alma.
c) En fin, ¿cóm o conciliar la id en tid a d perso n a l d e l yo , de que
hablamos más arriba (núm. 104) con el cambio continuo de los cuerpos
y del cerebro en particular, cómo lo idéntico puede ser fru to de la
m utación y cómo las m oléculas nuevas que han sustituido a las anti­
guas en el cerebro pueden gu ardar el recuerdo de los hechos o de
las im presiones que afectaron a las m oléculas, cuyo lugar ellas han
ocupado ?
d) Debemos pues, concluir, con el esplritualism o, que el cerebro no
es la causa d e l p en sa m ien to , sino únicam ente la co n d ic ió n ; no hay
pues órgano de la in teligen cia; es simplemente un instrumento a su
servicio, sem ejante al arpa que no puede dar sus sonidos sino b ajo
los dedos del arpista. E l alm a sóla e s la causa d e l p e n sa m ie n to ; abso­
lutam ente hablando no necesita de ningún órgano, pero en el estado
SECCIÓN II.-C A P. I .— EL HOMBRE. NATURALEZA DEL HOMBRE 118

actual de las cosas, toda vez que no pensamos sino valiéndonos de


imágenes que son transm itidas al cerebro por los órganos de los sen­
tidos, el cerebro es un in stru m en te n ecesa rio al e jercicio del pensa­
miento. Luego no hay que extrañ arse de que los accidentes, las le­
siones acaecidas en los centros nerviosos paralicen las funciones que
deben desempeñar. De una arpa rota, el artista no puede sacar sonidos
y no deja por eso de ser arpista.
B. E N C U A N T O A L P R O C E S O D E L P E N S A M I E N T O , nada
empece que sea el mismo en las dos hipótesis; que el cerebro sea
causa o simplemente condición, la m anera de funcionar es la misma.
Por el hecho de servirse el alma del cerebro como de in stru m en to , la
producción del pensamiento debe ir acom pañada de fenóm enos m ateria­
les que dependen de la fís ic a ; nada pues, tiene de particular que entre
en vibración, que desprenda calor y de m argen a nuevas substancias
químicas. E l error de los m aterialistas está en detenerse allí, y concluir
que el pensamiento, por estar unido al m ovim iento, no es más que m o­
vimiento. De lo que precede [»dem os deducir que el cerebro sólo no
explica el pensamiento*)' que jior ■consiguiente n o es la causa de é l;
sólo es la co n d ició n n ecesa ria , al menos en el estado presente de 1?
humana naturaleza.

Art. III. — Libertad del alma.

§ L — E l l i b r e a l b k u r io . N o c i ó n . E x i s t e n c i a

110.— 1.° Noción, — Etim ológicam ente, ser lib r e (latín, lib e r ) es
estar desligado de todo vínculo. Y como hay vínculos físicos, mate­
riales (cadenas) y vínculos m orales (leyes) hay también dos clases
de libertad: la libertad fís ic a y la libertad m oral. E s claro que no go­
zamos de estas dos libertades, siempre ni de una m anera completa.
Así el prisionero encadenado no tiene libertad física y ninguno de
nosotros goza de una absoluta libertad m oral, porque la ley m oral
la restringe en la medida en que nos impone sus preceptos. Luego
en este punto nuestra libertad sólo com prende aquello que no está
prohibido por nuestra conciencia.
La liberta d de que hablamos aquí, o m ejor, el lib r e a lb ed río es el
poder que tiene la voluntad para elegir dada una alternativa, para
obrar o no obrar, para decidirse por una cosa o por otra, sin que esté
constreñida por ninguna fu erza interior ni exterior. M ientras que
la materia obedece n ecesa ria m en te a las leyes que la rigen, y los ani-
A F O L O O frn C A .— A
114 MANUAL DE APOLOGÉTICA

m ales siguen irresistiblem ente los impulsos del instinto, el hom bre es
dueño de sus decisiones y opta por una cosa u otra, según le pla­
ce. Luego es la libertad la que hace del hombre solo, un ser m oral,
resp o n sa ble, capaz de m érito y de d em érito . D e aquí la im portan­
cia de probar la existencia del libre albedrío.
111. - 2.“ Existencia. — A . P R U E B A D I R E C T A . T e s tim o n io de
la co n cien cia . — "Estam os tan segaros — dicc D escartes — de nuestra
libertad m oral, que no hay nada que conozcam os tan claram ente.”
A n tes de obrar, deliberam os; en el momento de ob rar fijamos nues­
tra elección. A h ora bien, deliberar y elegir son dos actos que dan
testimonio de nuestra libertad; y aunque teó rica m en te niegan a l­
gunos la libertad, p rá ctica m en te nadie la pone en duda, y cuanto
m ás hemos reflexionado y pesado previam ente el pro y el contra,
m ás libres y responsables nos creem os al com probar que no hemos
seguido el prim er impulso ciego.
B. P R U E B A I N D I R E C T A . — a ) P r u e b a s m orales. — i. L a exis­
tencia de la le y m ora l im plica la libertad. T o dos adm itimos que hay re ­
g la s de conducta que se imponen a nuestra ’ voluntad, que ciertos
actos nos están prohibidos, como otros mandados. P ero tal estado de
cosas sería absurdo sí no tívíésem os la libertad de cum plir los debe­
res prescritos. — 2. L a e d u ca ció n postula igualm ente la libertad. P o r­
que ¿cu á l es el fin del educador? D irig ir la voluntad del educando,
im pulsándole a p racticar ciertos actos y a desviarlo de otro s; lo que
sería irrealizable si no hubiera posibilidad de optar, lo que es pro­
pio del libre albedrío.
b ) P r u e b a s s o cia le s. — i. M uchas in stitu c io n es so c ia le s suponen la
libertad: por ejem plo, los contratos, los compromisos, las promesas,
que ningún valor tendrían si los interesados no fuesen libres para
cum plir lo tratado. — 2. L a s p r o h ib icio n es decretadas por las leyes
civiles tampoco se com prenderían si los individuos no pudieran obrar
de muy diversas m aneras en una situación dada. — 3. L a s pen alid a ­
d e s que sancionan las leyes no tendrían fundamento m oral, quitado el
libre albedrío; pues sería cruel y tiránico el ca stigar actos impuestos
por la necesidad. A esto, los adversarios de la libertad, objetan que
en cualquier hipótesis los castigos son útiles para la sociedad, por
ser el único medio de ga ran tizar el orden y asegu rar la protección
recíproca de los ciudadanos. L a observación es justa, pero si el casti­
g o de los culpables es útil, aun cuando el hombre no fuese libre, tam­
bién perdería por ese hecho todo carácter m oral. P o r lo demás, los
SECCIÓN II.-C A P . I .— EL HOMBRE. NATURALEZA DEL HOMBRE 116

hechos hablan en contra de esta m anera de pensar, pues antes de la


sentencia buscan siem pre los ju eces si hay razones — ignorancia, fla­
queza, falta de prem editación— que dism inuyan la responsabilidad o
que sirvan de atenuante, lo que seria supérfluo si. la pena sólo tendiera
a corregir y a curar.
C. P R U E B A S A C A D A D E L C O N S E N T IM IE N T O U N IV E R ­
S A L . — “ N o solam ente— dice J. Sim ón ( E l d e b e r ), todos los hom ­
bres, desde que el mundo existe, creen en la libertad, sino que esta
creencia es natural e invencible. E l sa lva je cree en su libertad como
el ciudadano de una sociedad civilizad a, el v iejo com o el niño...
Aquel que a fu erza de ca vila r se ha creado un sistem a en que no
tiene lugar la libertad, habla, siente y v iv e como si creyera en ella.
No encontraréis un fatalista sin orgullo ni rem ordimientos... L u ego te-
nemqs que decir, o que el hombre es libre o que ha sido creado gara
creer invariablem ente en el e rro r” .

§ 2. — E l D e t e r m in is m o .
112.— 1.’ Definición. — P o r d eterm in ism o se entiende todo sistema
que niega la libertad pretendiendo que la voluntad del hombre está
siempre determ inada a tal cosa más que a tal otra por influencias
necesitantes.
113.— 2 .° Formas. — Según la n atu raleza de las influencias el
determinismo reviste d iferen tes fo rm a s. Se llam a :-o) determ inism o teo ­
lógico o fa ta lis m o , cuando se supone la voluntad sufrien do la influen­
cia divina de una m anera n e ce saria:— b) determ inism o c ie n tífic o si
se considera el hombre como sometido a las leyes necesarias de la m a­
te r ia ;— c) determ inism o fis io ló g ic o o p s ico ló g ico si se m ira al hom ­
bre como arrastrad o necesariam ente por las condiciones de su n a­
turaleza.
114.—3.° Determinismo teológico. — Ksta prim era form a de de­
terminismo se subdivide en varia s especies: — r. E l fa ta lis m o que en­
contramos en la base de ciertas religiones, que fué como el dogma
fundamental de la religión grieg a y lo es todavía en la musulmana.
En este sistem a los hombres son conducidos por una fu erza in exora­
ble y ciega que se llam a Destino (latín fa tu m , de donde el nombre,
fatalista) cuyos efectos ni se pueden prever ni cam biar. N ad ie escapa
a su destino; lo que debe acontecer, acon tecerá; “ E staba escrito” , d i­
cen los discípulos de M ahom a; luego el e sfu erzo es inútil y lo más
práctico es abandonarse a su suerte. — 2. E l fa ta lism o pa n teista . T oda
doctrina panteista lleva necesariam ente, al fa ta lism o ; porque si D ios es
116 MANUAL DF- APOLOGÉTICA

la única substancia, si todo es Dios, no queda, ya lugar para el libre


albedrío, porque Dios es el ser necesario y lo contingente no halla ca­
bida en £ 1. — ,v El fa ta lism o teo lóg ico o predestin a cion ism o, según el
cual, el destino de los hombres malos o buenos eslá prefijado por la
voluntad divina, de tal suerte que no hay medio de alterarlo. I’ or otra
parte el hombre es incapaz de hacer el bien sin la gracia, y la gracia
es un don puramente gratu ito; luego no podemos influir en la
naturaleza de nuestro destino y hemos de aceptarlo integro como Dios
quiere decretarlo.
Refutación.— i. S e ve bien a las claras que e l fa ta lism o m ahom etano
separando los efectos de las causas, proclamando que los efectos lle­
gan necesariamente, aun prescindiendo de sus causas, y que es inútil
huir el peligro si está escrito que se debe ser víctim a de él, es un
sistím a absurdo y completamente irracional.— 2. E l fa ta lism o panteista
no es más defendible. Basta un momento de observación para descubrir
en todas partes c o sa s‘que comienzan, que se transform an, que evolu­
cionan sin cesar, esto indica que el mundo es contingente, pues el
cambio es incompatible con la idea de ser necesario. — 3. Las dificul­
tades que se originan del p redestin a cian ism o (Lulero, Calvino) han
sido ya refutadas al tratar la presciencia divina (N.° 72). E s cierto que
nuestros aclos están previstos y predeterminados por Dios, pero lo son
en conform idad con su naturaleza, esto es, nuestros actos libres están
previstos y predeterminados como libres; también es cierto que el hom­
bre nada puede sin la gracia y que la gracia es un don puramente g ra ­
tuito pero D ios no la rehúsa a nadie y la voluntad del hombre es la
que acepta o rechaza los auxilios que D ios pone a su disposición.
115.— 4." Determinismo científico. — E l determinismo científico es
el que está en moda. Invoca dos principios de la ciencia, indiscutibles
un suposición s u y a : el determinismo universal y el principio de la con­
servación de la en ergía .— 1. D etcrm iiiisin o un iversal. En el mundo
todo obedece al determinismo, es decir, a una ley, según la cual todos
los fenómenos están enlazados entre sí por relaciones n ecesarias; to­
dos los hechos se derivan de otros, como los efectos de sus causas. A d e­
más el determinismo es una con dición de la cien cia : esta no podría
establecer sus leyes en la hipótesis de la lihertad.
2. C o n serv a ció n de lu energía. Según este principio, la cantidad de
energía existente en el mundo permanece constante; se transform a, pero
no aumenta ni disminuye. De aquí se sigue que nuestras decisiones,
que nos parecen libres, no son en realidad más que un nuevo esta­
SECCIÓN II.-C A P . 1.— EL HOMBRE. NATURALEZA DEL HOMBRE 1 (7

do de fu erzas que están en nosotros y que se transform an según una


ley necesaria y absoluta. E l determ inism o científico form a parle de
la doctrina m aterialista que, viendo en el mundo una sóla substancia,
la m ateria, pretende que todos los fenómenos son regidos por las le­
yes de la m ecái.ica.
Refutación. — i. D ecir que el d e te rm in ism o que observam os en el
mundo es una regla un iv ersa l, es una afirm ación cuya prueba sería di­
fícil. De que el determ inism o de las leyes parezca re gir torios los fe ­
nómenos del orden físico ¿se puede concluir legítim am ente que rija
también en el mundo del espíritu? Y hay menos razón de concluir así
cuando se considera que los dos órdenes de hechos no tienen entre sí
nada de común, y lo que es verdadero para el uno, puede no serlo
para el otro. Adem ás ¿es verdad que el libre albedrío se opone a la
ciencia, esto es, ,1 la determ inación de las leyes? De ninguna manera.
La ley dice que la misma ía u sa produce los mismos efectos en las
mismas circu n stancias; pero si mi voluntad modifica las circunstan­
cias, si hace por ejem plo, desviarse un m ovim iento de su dirección
normal, es m anifiesto que la ley perm anece la misma, a pesar de mi
intervención, aunque no se siga el e lecio , por la no aplicación de la
ley a aquel caso. L a ciencia, por tanto, nada tiene que tem er de la
libertad y puede continuar estableciendo las leyes que rigen el mundo de
la m ateria. — 2. L o dicho del determ inism o de las leyes v a le 'p a ra el
principio de la co n serv a ció n de la en erg ía . Los determ inistas no pue­
den dem ostrar que este principio, que se aplica a las fuerzas de la na­
turaleza valga igualmente para la voluntad. Pero, aún suponiendo que
nuestras determ inaciones sean transform ación de fu erzas residentes
en nosotros, siem pre nuestra voluntad está facultada para dirigirlas
en un sentido o en otro, lo cual basta para constituir la libertad.

116.— 5 .” Determinismo fisiológico. — Según el determ inism o fisio­


lógico, nuestros actos que creem os libres, son en realidad la resultante
de causas físicas, com o el medio, el clim a, el temperam ento y todo lo
que constituye el carácter de cada individuo. T an to es así, que si co­
nocemos el carácter de un hombre y las circunstancias en que se_ halla
podremos prever qué decisión tomará.
Bibliografía.— Sin duda, el temperam ento, el carácter, las c ircu n s­
tancias de tiempo y de lu gar son factores m uy im portantes y tienen
una gran influencia sobre nuestras determ inaciones, pero no explican
todos nuestros actos. L a prueba de elle es que m uchas veces obramos
diferentem ente en circunstancias idénticas. L a previsibilidad sería
118 MANUAL DE APOLOGÉTICA

m uy relativa, pues el carácter cam bia y, justam ente, a la voluntad


pertenece el m odificarlo. E n la hipótesis del determinismo fisiológi­
co, la virtud se confundiría con un afortun ado tem peram ento; y ¿no
es verdad, por c! contrario, y la experiencia lo dem uestra, que la edu­
cación endereza los caracteres y que seeiín Bossuet, un alma generosa
es dueña del cuerpo que ella anim a?
117. — 6.“ Determinismo p sicológico. — F.ste determ inism o preten­
de que nuestras decisiones estén siem pre determ inadas por el m otivo
más fuerte, no, desde luego, por el que tenga más gran valo r moral,
como el deber, el m ayor bien en sí, sino por el m otivo que e jerce m a­
yor atractivo sobre nosotros, sobre nuestra inteligencia y señaladam en­
te sobre nuestra sensibilidad. A s í el egoísta se d eja gu ia r por su inte­
rés, el avaro por el amor del tesoro, el ambicioso por sus sueños de
gloria.
Refutación. — N o es verdad que nuestras determ inaciones depen­
dan siem pre del m ayor a tra ctiv o ; con frecuencia, por el contrario, el
hombre resiste a sus inclinaciones, prefiere el sacrificio al placer:
el egoísta no obra siem pre como Lal, ni el avaro, como avaro... N a ­
turalmente el m otivo que a rrastra nuestra voluntad es más fuerte,
pero conviene determ inar si es el más fuerte por que ha sido e ligid o
o si ha sido elegido por ser el más fuerte.
C o n c lu s ió n . — N inguno de los sistem as brevem ente expuestos de­
bilita las pruebas de la existencia de la libertad. Podemos, pues, con­
clu ir que D ios ha dotado al alm a hum ana de la noble prerro gativa de
poder elegir entre el bien y el mal, de ser dueña de su destino. P ero
escribe Paul Janet: “ el hombre no es verdaderam ente libre sino cuan­
do se ha libertado no solamente del yugo de las cosas exteriores, sino
también del yugo de sus pasiones. T o do el mundo reconoce que aquel
que obedece a sus deseos de una m anera ciega no es dueño de sí m is­
mo, es esclavo de su cuerpo, de sus sentidos, de sus deseos, de sus
temores... E n este sentido no cabe com prender la facultad de hacer el
bien o el mal, de elegir entre el uno y el otro. P o r el contrario, ha­
cer el mal es d eja r de ser libre, hacer el bien es serlo con efecto .” ( i)
B ib liografía. — V éase el capítulo siguiente.

0 ) Paul Janet, La Morola, lü>. Jk


119

C a p ít u l o I I . Origen y Destino del hombre.—Unidad de la Especie hu­


mana.— Antigüedad del hombre.

A. del alm a. Creación directa de Dio·.


a) Cuestión n o definida por U
Iglesia.
1. tradicional;
creación d i '
recta,
6) H ipóte·!·
2. evolucionis­
ta : o r i g e n
anim al.
I 1. E v o lu c ió n ,
| leg general.
2. S e m e j a n ­

B. del cuerpo. { z a s entre el


hom bre y el
anim al,
3. Argum ento
I sacado de la
| prehistoria.
EL HOMBRE I 1. L e y d e la
ev o lu d ó a no
{continuación) | dem ostrada.
d) Valor de es­ ( 2. D if
tos argumea* entre el born·
tos. bre y el anl·
mal.
3. La prehlsto·
ría no h a h a ­
llado las for*
m as d e tra n ­
A, Im portancia de la cuestión. sición,
B. Definición de la inm ortalidad.
2.» Dm IIbo . C. Pruebas de o) Argum ento m etaflslco.
la inm ortal f* 6) Argum ento psicológico.
dad del atm a c) Argum ento moral.
d) C onsentim iento universal.
A. Contenida
en ¡os dog­ o) del pecado original,
3· Ualdsd m a ·. b) de la Redención.
la « ip u f o J
humano. B. Objeciones
sacadas d e o) el tipo blanco.
las divergen · b) el tipo amarillo.
d a s entre c) el tipo negro.
120 MANUAL DC APOLOGETICA

a) indirecta. Las divergencia» °o


•os esenciales-
3.· Uildad l
d t llH P K lM C. Pruebas.
hum aaa. I

EL HOMBRE
A. Según la a) C u e stlta n o definida.
(continuación) b) N in g u n a c ro n o lo g ía d e r l a en
i.
4° im n a r
intlfltt·-
Fe.
í la Biblia.
dad d i l no·*- o) C uestión d e l dom inio de la
b r ·. prehistoria.
B. Setfún ta 6) Diversas respuestas de los
Ciencia prehistoriadores.
c) Luego ningún conflicto posible
entre la Fe y la C iencia.

1 18. — Después de haber estudiado la naturaleza del hombre, el


apologista debe in vestigar cuál es su orig en y su d e s t in o : dos cuestio­
nes, sobre todo la segunda, que son de un interés capital para la moral
y la religión. Tam bién hay razón para preguntarnos si todos los hom­
bres pertenecen a la m isma fam ilia por salir de un tronco único, y
en qué fecha apareció el prim er hombre. D e aquí, cuatro a rtíc u lo s:
i.°, O r ig e n ; 2 ° , D e s tin o d e l h o m b re ; 3.”, U n id a d d e la e sp ec ie h um a n a;
4.”, A n tig ü e d a d d e l hom b re.

Art. I. — Origen del hombre.


1 1 9 .— E sta d o d e la cu estió n . — A l estudiar la naturaleza del hom­
bre hemos visto que se compone de una doble su b stan cia: una espiri­
tual, el a lm a ; otra m aterial, el cuerpo. De donde, la cuestión del o ri­
gen hum ano se subdivide en dos puntos: 1.”, orig en d e l a lm a ; 2.", o r i­
g en d e l cuerp o.
Evidentem ente, para el m aterialista la cuestión no se presenta b a ­
jo el mismo aspecto. N o adm itiendo en el hombre más que una subs­
tancia, considerándolo como un anim al perfeccionado, no tiene por
qué preguntarse por el origen del alma, pues para él no existe, al m e­
nos como principio distinto; a él le basta a ve rig u a r el origen del cu er­
po. P a ra probar su tesis debe presentarnos los seres de transición,
interm ediarios entre el anim al y el hombre y dem ostrarnos, documen-
talm cntc, que el cuerpo del anim al ha evolucionado y se ha trans­
form ado poco a poco para llegar hasta la form a humana. L o ha
CAPÍTULO I I . — ORIGEN Y DESTINO DEL HOMBRE 121

intentado, en verdad; más adelante verem os si sus trabajos han sido


coronados por el éxito.
120.— 1. Origen del alma. — Hemos dicho que el alma es un prin ­
cipio espiritual distinto del cuerpo, del cual depende sólo de una m a­
nera relativa y accidental, pudiendo subsistir sin el. Pero el origen
de una substancia debe estar en arm onía con su naturaleza. Siendo sim ­
ple e in m a teria l, el alma no puede ser producida por el cuerpo que vs
compuesto y m aterial, porque no habría proporción entre la causa
y el efecto. E l alma tampoco puede proceder de la de sus padres,
porque esta siendo simple y espiritual no puede dividirse, pues lo sim ­
ple no se fracciona. Luego es preciso que sea directam ente obra de
Dios y proceda por crea ció n . N o se puede decir lo mismo del alma del
animal, pues que depende totalmente del cuerpo y por consiguiente
debe ser producida comí} él, es decir, por vía de generación.
121.— 2 ." Origen del cuerpo. — A este propósito la cuestión que
se plantea es la siguiente: E l cuerpo del primer hombre considerado
independientemente de su alm a ¿h a sido creado d irecta m en te por Dios,
o es fr u to de la e v o lu ció n , en el cual caso se habría elevado por eta ­
pas sucesivas hasta la form a humana ?
O bservem os, antes de pasar adelante, que esta cuestión no está
deñnida por la Iglesia y que subsiste por tanto, cierta amplitud y li­
bertad para el debate entre los apologistas católicos. Sin duda, se
dice en el capítulo II del G é n e s is que “ D ios form ó al hombre del
limo de la tierra y le inspiró un soplo de vida” y que hizo a la m ujer
de una de las costillas de A d án (v. 7, 21-22). Tam bién es verdad,
que la m ayor parte de los P a d re s d e la I g le s ia han interpretado estas
palabras en él sentido obvio de una creación directa de D ios y que
conforme a esta op inión tra d icion a l, la Iglesia reprueba como tem e­
raria la teoría de los e v o lu cio n ista s ca tó lic o s, según la cual Dios se
habría lim itado a lom ar el cuerpo del anim al más perfecto e in fu n ­
dirle el alma humana. Pero hay otra doctrin a ev o lu cio n ista m ás m o­
derna que no parece inconciliable con la opinión tradicional de la
Iglesia y con las ideas de S. A gu stín ( T ra ta d o so b re e l G é n e sis, l. V I I .
c. X X I V ) y de Santo T o m ás; (II, i.* q. 91, 2, ad 4.) es aquella que
profesa que D ios para crear al hombre se había servido de un cu er­
po organizado completándolo y añadiéndole algunas perfeccions anles
de introducir el alma en él. L a tierra, pues, de que habla el Géne­
sis habría sido cu esta hipótesis un organism o preparado poco a poco
por un largo trabajo de evolución y acabado por una n u ev a y directa
133 MANUAL DE APOLOGÉTICA

in terv en ció n de D io s ( i) . E sto notado, veamos, situándonos en el


plano cie n tífic o , lo que valen los a rg um en to s de la tesis m ateria ­
lista.
122.— Teoría materialista. — A . Su s arg um en tos. — P ara probar
que el hombre procede del animal por vía de evolución, que no es
un ser aparte, sino simplemente un anim al perfeccionado, los m ateria­
listas invocan un triple argum ento: u) L a ev o lu ció n , dicen, es la ley
g en era l que gobierna al mundo. El sistema de I-aplace la supone como
hipótesis necesaria para explicar la form ación del mundo físico, tam ­
bién se admite de un modo general para el origen de las especies
vegetales y anim ales ; por qué seria el hombre la única excepción
escapando a esta ley general ? — 6) L a s sem eja n za s que existen entre
el h om b re y el an im al in d ica n su parentesco y origen común. E x am i­
nando el hombre en su organización corporal (anatom ía) y en sus fun­
ciones vitales (fisiología) los naturalistas lo colocan entre los m amí­
feros, en el orden superior de los P rim ates; pero aunque esté por enci­
ma de otros animales por la perfección de sus órganos y sus funciones,
sin embargo, por sus caracteres generales figura como uno de ellos.
“ En esta clasificación de los seres — dice M. Charles Richet — el hom­
bre ocupa el primer lu gar de la jerarquía, pero no está fuera de ella;
los mismos órganos, los mismos aparatos, las mismas fu n cio n es,. el
mismo nacim icntc, la misma vida, la misma m uerte.” Sería, pues,
muy extraño, concluyen los m aterialistas, que D ios hubiera hecho del
hombre el objeto de una creación aparte para form arle según el
mismo plan y el mismo modelo que los animales.
c) Los m aterialistas, además, quieren probar la proced en cia a n i­
m al d e l hom bre por la h isto ria o m ejor por la preh istoria (2). S i el
hombre tiene por antepasado un animal cualquiera, el simio o el
canguro, la paleontología debe encontrar entre los fósiles los anillos
de transición que según la ley evolucionista habría señalado el paso
entre el punto de partida y el de término. ¿E xisten estas form as tran­
sitorias? Algunas veces llegaron a pensarlo así los m aterialistas. Pero
veamos, siguiendo el orden de los descubrimientos, los diversos fó-

(1) Esta es la opinión de R usul Wallace, iranaíormista convencido, el cual, después


de Darvrin. fuá el más ardiente defensor de la teoría de la «elección natural. Según
el cuerpo humano debe a una «elección, no simplemente natural, sino divina, las faculta·
des quo le caracterizan: habría Dios intervenido para dar la forma humana a un orga*
nismo ya preparado por la evolución.
(2) Entendemos por prehistoria la historia de lo« tiempo* acerca de los cuales no
esíste ningún documento escrito. Esta historia debe, pues, valerse de otros m edus para so
confección · el descubrimiento, por ejemplo, de huesos humanos (fósiles), de objetos
luttnaüios, armas, atavio·)« da habitad l as donde el hombre se habla cobijado.
CAPÍTULO I I . — ORIGEN Y DESTINO DEI. HOMBRE 123

siles en los cuales han creído h allar el precursor del hom bre: — i. el
cráneo d e N e a n d e rth a l, en P ru sia R enaua (1856), el crá neo d e G i-
broUar (1866), los dos e sq u e leto s d e S p y , en B élgica (1886), los hue­
sos famosos (fragm en tos de cráneo, íem ur y algunos dientes), en­
contrados en la isla de Ja va por el doctor Dubois y bautizados por
él con el nombre de P ite c á n tr o p o de J a ra (1895), diez o doce cráneos
y esqueletos humanos del albergue de K r a p in a , en C roacia (1899).
Más recientem ente el ma.viUir d e M a u cr . cerca de H cid elb erg y el de
Piltdown en Inglaterra (1907), los esqueletos de la C h a p e lle -a u x -
Saints, en Correze, de M u s tie r , en D ordoña (1908); los dos esqueletos
de la F c r r o s s ic , uno de hombre y otro de m ujer, en D ordoña (19091,
el cráneo de la R lio d e s ia , en A fr ic a del S u r (1921). T o dos estos fó ­
siles son representantes d f las tíos razas más antigu as que se cono­
cen: la raza c h e le u s c y la m u ste rien se, cuyos tipos más característicos
son, para la prim era, el Pitecántropo de Java y al cráneo de la Rho-
desia y para la segunda el cráneo de N eanderthal y el hombre de la Cha-
pelle-aux-Saints. A h o ra bien, estos fósiles pa recen p resen ta r, a los ojos
de los transform istas, lo s ca ra cte re s recla m a d os p o r su teo ría : el cráneo
huido y de poco ángulo facial, prolongado h acia adelante por arcadas
superciliares muy salientes, gran desarrollo de la facies que termina
en hocico, n ariz ancha y profundam ente asentada, reducción y hasta
inexistencia del mentón en fin, todo un conjunto que aproxim a a la
forma pitecoide (sim io ); por otra parte, brazos, piernas, manos y de­
dos, que son de hombre por sus dimensiones. T a l es— dicen los tran s­
formistas— el s e r in te rm ed io y si, en último caso, 110 fu era éste, nada
nos impide co n jetu rar que pudo e xistir en la época tercia ria y que los
paleontólogos lo encontrarán en sus capas algún día. Adem ás— añaden—
110 hay necesidad de recu rrir a lo pasado para descubrir los escalones
intermedios entre el hom bre y el anim al. P o r una parte el s a lv a je
actual es un testigo vivien te de este tipo prim itivo: se asem eja a él
por su estructura física y 110 muy superior al anim al por su inteli­
gencia ni por su m oralidad; por la otra, el niño en su evolución re­
produce todas las fases de transición que ha debido atrav esar la inte­
ligencia hum ana antes de em erger com pletam ente de la anim alidad.
123.—B. Qué valor tienen los argumentos materialistas. E x a m i­
nemos los argum entos m aterialistas por v er qué valo r tienen.— a) L a
evolución, dicen los m aterialistas, o existe en tod a s p a rtes o en n in gun a.
Pero es d ifícil n egar que existe al menos en el mundo físic o ; luego se
extiende a todos los seres sin e xc lu ir al h o m b re E ste es el argum ento
124 MANUAL DE APOLOGÉTICA

que los fix ista s no tienen d ificu ltad en vo lver contra los que lo em ­
plean. “ S i la evolución— dicen— es la ley que rig e la vida, en el m ás
amplio sentido de la palabra, la vida vegetal como la anim al, no puede
ser más que una ley tan general que abarque todos los seres que habitan
o han habitado el globo, extendiéndose a todos los tiempos y a todas
las regiones. A h ora bien, en los tiempos actuales como en los prehis­
tóricos, por muy alto que nos remontemos 110 hallam os ninguna huella
de la evolución, ninguna especie o género, u orden en vía de form ación,
y podemos decir que las especies cu aternarias que tienen todavía sus
representantes en nuestros días no han experim entado modificación
orgán ica que autorice la idea de transform ación del tipo especifico ( j ) ” .
En otros términos, si la evolución es una ley general que se aplica a
todos los tiempos y a Lodos los seres, debieran los transform istas poder
presentarnos ejem plos actuales de algún anim al en vía de evolución,
los monos— si son ellos nuestros antecesores— en vía de convertirse
en hombres. L u ego no se puede decir que la evolución sea la ley gen e­
ral que gobierne al mundo (2) y mucho menos, que la teoría transfor-
m ista está cie n tífic a m e n te probada (V . núms. 94-95).
b) L a s s e m e ja n z a s entre el h om b re y el anim al, a que conceden
gran im portancia los m aterialistas, están singularm ente contrapesadas
por las d ivergen cias sobre las cuales ellos naturalm ente insisten mu,·
poco. Si se com para el cuerpo del hombre con el del mono, por e je m ­
plo, se advierten d iferen cias esenciales: la posición vertical, propia del
hombre, (3) la existencia de sólo dos manos, el ángulo facial (4) que
en la especie humana oscila entre 70 y 90" m ientras que en el mono su
m á xim o es de 50" sin hablar de las facultades del alma, razón y liber­
tad que abren un abismo entre ellos.
Y además, ¿cóm o explicar en la hipótesis de la procedencia ani­
mal del hombre, que el animal sea superior a él por los órganos de los
sentidos (ej. o lfato del perro) cuando la selección natural debiera ha-

0) De Nadaillac, L’ftomm» el U finge.


(2) Aon «oponiendo Que )· evolución hubiera sido una ley definitivamente establecida.
cod toda ella no suprimiría a Dio*. Hemoi ya demostrado en otra parte (núm. 45), que
no sería por eeo meno· necesaria la asistencia de un Set omnipotente para crear la materia
y reaulat su desenvolvimiento según la ley de la evolución.
(3) «EJ hombre—dice de Lapparent—, es el único mamífero que tiene la posición abso­
lutamente vertical y el único cuyo rostro está hecho pava mirar de frente el Gelo donde le
llama su destino.» La Providente eréatrica. El poeta latino había dicho y a ;
Os homini sublime dedit. coelumque tueri
Jussil. .
(4) El dngu/o facial es el ángulo formado por el encuentro de dos líneas hipotéticas i
1inf vetical, que va de lee incisivos superiores al punto más saliente de la frente; y otra,
horizontal, que va del conducto auditivo a ios mencionados dientes.
CAPÍTULO I I. — ORIGEN Y DESTIMO DEL HOMBRE 126

bcr desarrollado en el hombre las cualidades que existían y a en el an i­


mal? ¿ P o r qué el hombre nace desnudo sobre la desnuda tierra, n udus
in nuda hum o, como dice Plinio el V ie jo ? Si los pelos eran en el ani­
mal un precioso recurso para garan tirse del frío, no hubiera podido
rendir igual beneficio al hom bre? A sí m ientras el animal Heva consigo
sus armas de defensa, que le permiten luchar con sus adversarios, el
hombre está obligado á buscarlas en las fu erzas de la naturaleza. L u c ­
io, aunque sólo m iremos el cuerp o, tío e x is t e p a ren tesco d ire cto e n tre el
hombre y e l anim al.
r) Kn cuanto a las fo rm a s dr tra n sició n invocadas por los evolu­
cionistas m aterialistas podemos decir que la paleontología no ha hecho
hasta ahora descubrim ientos muy concluyentes. H u xlcy, cuyo
testimonio nada t ic n e .d c sospechoso, ¿no ha dicho refiriéndose a
los huesos de N eanderthal, que "no pueden ser considerados como
de un interm ediario entre el hombre y el m ono?". Los otros documentos
paleontológicos que nos quedan tienen frecuentem ente un dudoso v alo r;
así es muy d ifícil precisar que los huesos atribuidos al pitecántropo de
Java han pertenecido realmente a un mismo individuo. “ A ú n más, los
esqueletos, nos dice M. Bonnier (E l encadenam iento de los organism os)
lo mismo que muchos cráneos humanos de los depósitos cuaternarios
más antiguos indican razas humanas evidentem ente superiores a las
más degradadas de las que actualm ente vive n ” .
E sto nos conduce a estudiar el caso del s a lv a je , que en la hipótesis
m aterialista, sería aún hoy, 1111 representante de la form a intermedia
entre el anim al y el hombre. Los evolucionistas pretenden que hay
menos distancia entre el anim al y el sa lva je que entre el sa lva je y el
hombre civilizado. Esta es una aserción m anifiestam ente absurda, pues
es indudable que entre el sa lva je y el civilizad o no hay d ife r e n c ia de
naturaleza y sólo d ifiere el desarrollo. E l salvaje, por m ucho que lo sea,
permanece hombre en toda la fuerza de la palabra, es decir, dotado de
1111 alma racional que le hace apto para el progreso, m ientras que el
animal, aunque vaya erguido, nunca es capaz de pensar, discurrir, in­
ventar, etc. Sin duda que es in ferior la inteligencia del salvaje, por no
estar cultivada, pero no representa un término medio entre la inteli­
gencia del civilizad o y el instinto del animal.
O tro tanto podemos decir del n iñ o. La evolución por que pasa, antes
de llegar a hombre, 110 repite, en m anera alguna, las fases que habría
atravesado la hum anidad; no puede considerarse el niño como si fuera
simple animal, al com ienzo y se elevara poco a poco hasta la form a
126 MANUAL DE APOLOGÉTICA

hum ana; sino que obedece solamente a las leyes del desarrollo que ri­
gen la naturaleza del hombre.
C o n c lu s ió n .— D e lo que precede se deduce que en el estado actual
de la ciencia, el m aterialism o no puede aportar ninguna prueba del o ri­
gen anim al del hombre.— i. E n cim illo til alma existe una dem arcación
radical para el hombre y para el bruto; el paso del uno al otro no ha
podido hacerse, pues la evolución desarrolla lo que exislc pero 110 crea
lo que no existe ni en germ en.— 2. E n cuanto a l cu erp o, la hipótesis
evolucionista no está comprobada. Todos Ins esqueletos humanos, que
conservan nuestros museos, pcrienccen a la misma hum anidad que la
n u estra ; el hombre apareció sobre la tierra con todos los caracteres
que hoy le distinguen y le separan del animal. Y si las investigaciones
científicas demuestran un día lo contrario, la Iglesia será la prim era en
adoptar una solución que nunca ha combatido oficialmente. (1).

Art. II. - Destino del hombre. Inmortalidad del alma.

1 2 4 .-1 .“ Importancia de la cuestión.— L a cuestión del fin del hom­


bre 110 ofrece para el apologista menos interés que la de su origen,
porque de la cuestión del destino se derivan gravísim as consecuencias.
‘'Todas nuestras acciones y nuestros pensamientos deben tom ar d ife ­
rentes caminos— dice Pascal— según que esperemos o 110, bienes eternos,
y es imposible dar 1111 paso juiciosam ente sin ordenarlo a este objeto
que es nuestro último fin. N uestro primer interés y nuestro deber p ri­
m ordial es ilustrarnos sobre esta m ateria de que dependerá toda nues­
tra conducta... Bien está que no se profundice más la opinión de Coper-
nieo, pero en esta ¡ es de im portancia decisiva saber si el. alma es m or­
tal o in m o rtal!” (Pensam ientos, art. I X y X X I V . 17).
1 2 5 .-2 .“ Definición de la inmortalidad---- ¿Q u é debemos entender

(I) El libro de M. Boule, p roí raor en el Museo nacional de H i81omi Natural, apare­
cido a principios de 1921. y que llena el título Lea fiommn /ossijos, no puede modificar
nuestra conclusión. Después de haber recordado los principales descubrimientos de fósiles
llevados a cabo hasta nuestros días, este sabio palcontologisla pretende que de la recons­
titución anatómica de los hombres prehistóricos que él ha podido hacer con los esqueletos
que ha hallado, se desprende que el hombre primitivo difiere menos de los mono· antro­
poidea que éstos de los monos inferiores. Apoyándose lucio en este principio que la «eme-
fanMa demuestra el üarcnicsco. M. Boule concluye que el cuerpo del hombre prov'ene
por filiación o bien del mono o bien de un ascendiente común al mono y si hombre.
Esta deducción no es más que una hipótesis que nosotros tenemos el derecho de no
admitir, mientras no sea demostrada (Véase números 94 y 95.) Por otra parte, esta hipó­
tesis no se rcíiore más que al cuerpo; el abismo que separa el alma del hombre y el alma
da U · be ni*· es infranqueable.
CAPÍTULO I I . — ORIGEN Y DESTINO DEL HOMBRE 127

por in m orta lid a d ? D esde luego hay que repudiar: i E l co n cep to p o si­
tivista para el cual “ la inm ortalidad reside enteram ente en las conse­
cuencias que pueden tener nuestros actos para el porvenir y felicidad
de la especie” . (H . Spencer) o también en el largo recuerdo que d eja ­
mos a la posteridad.— 2. E l co n cep to p a n teista que considera el alma
como una parcela de la divinidad, y destinada a en trar un día en el
Gran Todo, de donde m omentáneam ente se desprendió, y a con fu n dir­
se con él, perdiendo su propia personalidad.
La inm orta lida d, para los espiritualistas cristianos es la s u p e r v iv e n ­
cia d e l alm a que, a su separación del cuerpo, continúa viviendo su pro­
pia vida, guardando sus facultades superiores, su identidad, la mem oria
de su pasado y el sentimiento de su responsabilidad. Veam os cuales
son las pruebas de l j inm ortalidad, así comprendida.
126.— 3 .° Pruebas de la inmortalidad del alma.—T re s argum entos de­
muestran la inm ortalidad del a lm a : el argum ento m e ta fisic o , el p s i­
cológico y el argum ento moral.
A . A R G U M E N T O M E T A F I S I C O . — La inm orta lid a d del alma se
deriva de su n a tu ra leza , esto es, de la doble propiedad que tiene de
ser substancia sim ple y e sp iritu a l. — 1. Siendo sim p le, — no compuesta de
partes— no puede perecer por d esc o m p o sició n , a la m anera de los cu er­
pos m ateriales, cuya muerte consiste precisam ente en la descomposición
de los elementos que los componen.— 2. Siendo esp iritu a l — no depen­
diendo e se n cia lm en te del cuerpo— no será arastrada en la ruina de
éste, toda vez que posee en sí lodo lo necesario para poderle sobrevivir.
Es verdad que el alma humana, como todas las criaturas, es contingen­
te; de la misma m anera que hubiera podido no e xistir podría ser an i­
quilada. Pero la razón dem uestra que tal a n iq u ila m ien to repugna a los
atributos de D io s , en particular a su bon dad y a su ju s tic ia como v ere ­
mos en los argum entos que siguen. (1).
B. A R G U M E N T O P S I C O L O G I C O . — Debe haber ecuación entre
las in clin a cio n es n a tu rales de un ser y los medios de sa tis fa ce rla s , de
1» contrario este ser estaría mal hecho y fallarían la bondad y sabiduría
de Dios. P ero las a sp ira cion es del hombre reclam an la inm ortalidad
de su alm a ; pues su corazón está lleno de un inmenso deseo de felici-

(I) A peear de w valor demostrativo, esta prueba no puede ir separada de la» otras
do·. PorQue, por una paite, el aniqut'/omienio, que « la base de la argumentación, no es
de ninguna manera una cosa inconcebible, pues Dios puede reducir a la nada lo que de ella
ha sacado; y, por otra parte, la inmortalidad de la substancia no es necesariamente la
inmortalidad de la persona. Conviene, por tanto, completar esta prueba con las otras d o s:
la psicológica y la moral.
128 MANUAL DF. APOLOGÉTICA

dad y suspira por una vida donde pueda conocer la verdad, contemplar
la belleza y am ar el bien. Es, por otra parte, evidente que no encuen­
tra aquí abajo sino verdades incom pletas, im perfecciones y alegrías
efím eras. Luego hace falta otra vida donde el alm a apague su sed de
felicidad, una vida sin fin , pues no se puede go zar plenamente de un
bien hasta que desaparece el temor de perderlo; es preciso que Dios,
que ha puesto en nuestra alma la necesidad de lo infinito, al mismo
tiempo que el sentimiento de no poderlo alcan zar en esta vida, nos re­
serve un porvenir en el cual haya ecuación entre nuestros deseos y los
medios de realizarlos; pues de otra suerte, el hombre que es el ser más
perfecto de la tierra sería también el más d esven tu rad o ; pues, m ientras
el anim al encuentra las satisfaccion es que reclam a su instinto, sola­
mente el hombre se vería condenado por su naturaleza a perseguir un
fin que le sería imposible alcanzar.
C. A R G U M E N T O M O R A L . — L a inm orta lid a d del alma es una
co n d ició n d e la m oral. E s muy conform e con la ju s tic ia de D ios, que
cada uno reciba según sus obras, que el bien sea recompensado y el
vicio castigado. Pero, es m anifiesto que, en la vida presente, este orden
no siem pre se observa, y no es raro que la fu erza prevalezca sobre el
derecho y que el vicio campee sobre la v ir tu d ; situación anormal e
injusta que D ios no puede tolerar sino transitoriam ente. Luego hay que
adm itir que D ios no dice aquí abajo su última palabra, que espera otra
v ida donde se harán las com pensaciones necesarias y donde cada uno
recibirá lo que corresponda a sus m éritos. P o r esto debe ser inmortal
el alm a humana y con servar su vida individual consciente de su pasado,
así de sus faltas como de sus virtudes.
D. C O N S E N T I M I E N T O U N I V E R S A L . — A las pruebas preceden­
tes puede añadirse como confirm ación la c ree n cia de todos lo s pueblos.
Encontram os ra stro s.d e la creencia en la inm ortalidad del alma en
todos los tiempos y en todos los países. Q ue la mansión de los buenos
se llame Cielo o E líseo; la de los malos, infierno o tártaro, siem pre se
m anifiesta la fe en la supervivencia de las almas. L a s cerem onias fúne­
bres, el culto de los muertos, las plegarias en fa vo r suyo, 110 tendrían
sentido sin la creencia en la inm ortalidad del alma. A gregu em os, en fin,
que esta creencia no es fru to de la civilización , pues se encuentra igu al­
mente en los pueblos sa lv a je s: “ Sea cualquiera la degradación de a l­
gunos pueblos salvajes— dice L ivin gston e— hay dos cosas que no es
necesario enseñarles: la existencia de D ios y la inm ortalidad del alm a".
CAPÍTULO I I . — ORIGEN Y DESTINO DEL HOMI1RE 129

Art. III. — Unidad de la especie humana.


127.—Estado de la cuestión.— ¿L o s hombres todos que componen la
humanidad tienen un tronco común y pertenecen a la misma espe­
cie? ( i) H e aquí una cuestión que importa resolver, pues el m onogenis-
mo 11 origen de una pareja única, está im plícito en los dogm as del pe­
cado original y de la Redención que se hallan en la base de la religión
cristiana. S e trata pues de saber si la ciencia está en oposición o en
armonía con la íe que, apoyándose en la E scritu ra, afirma que el linaje
humano todo ha salido de un sólo hombre, A dán, y de una sola m ujer,
Eva.
E l m oiio g cn ism o ha sido negado en el siglo X V I I por un gen til­
hombre protestante, D e la P eyrére, que figurándose que los hombres de
cuya creación en el 6.“ día habla el Génesis (Gen. i 26-y siguientes)
no son A d án y E v a de los cuales sólo habla en el cap. I I ; creyó que
habían tenido lugar dos creaciones y por lan ío dos especies: la primera,
los P rea d a m ita s de donde procederían los gentiles, la segunda, los
A d a m ifa s de donde habrían salido los judíos. E sta opinión que se apo­
ya únicamente en una falsa interpretación de la B iblia y que fué re­
tractada por el autor cuando se pasó al catolicism o, fué reegida por
los filósofos del siglo X V I I I en nombre de la ciencia y de la razón.
Mas, a partir de O u atrefa ges que acum uló en su obra la “ E s p e c ie h u ­
m ana ” los hechos y las pruebas que dem uestran el monogenismo, la
cuestión está resuelta en fa vo r de este. Pasarem os rápida revista a los
argumentos de los poligcnislas para ver como los m onogenistas les
responden.
128.— 1.° Argumentos de los poligenistas. — S i se com paran los di­
ferentes grupos humanos y se consideran los principales caracteres
m orfológicos que los distinguen, como el color de la piel, la naturaleza
del caballo, la conform ación del cráneo y del rostro y el ángulo facial,
se puede distribuir la humanidad en tres tipos fundam entales: el blanco
o ca u cásico , el a m urillo o m o n g ó licio y el n egro o etió p ic o .—
a) L a ra za blan ca se caracteriza por el color blanco de la piel,
cabellos sedosos, lisos o ensortijados, cráneo bien desarrollado,
frente elevada y ancha, arcos superciliares salientes, la abertura de los
ojos horizontal, nariz derecha, el mentón no huido y ángulo facial apro-

(I) Do Quatrefage· define asi la «anecie: «el conjunto de individuo*, m ái o menoa


semejante* entre ai. que pueden ser considerado· como descendiente* de un padre primi­
tivo único, por ona •uceü6n de familia· ininterrumpida y natural.
a p o l o g é t ic a . —9
130 MANUAL DE APOLOGÉTICA

xim ado a los 90°. E sta raza que encontram os en E uropa, norte de A f r i ­
ca y de A m érica y en el sudoeste del A sia , comprende el 42 % de la
población total del globo.— 6) L a rasa am arilla se distingue por este
color, cabellos rígidos, cráneo b raquicéfalo, esto es, corto de delante
hacia atrás, rostro ancho, pómulos salientes, o jos oblicuos y estrechos,
nariz más ancha que en los blancos, pero no achatada como en los ne­
gros, ángulo facial un poco más reducido que en los blancos. L a raza
am arilla que ocupa casi toda el A sia , representa el 44% de la humanidad.
c ) L a rasa negra se caracteriza por el color, que va del moreno oscuro
hasta el negro más profundo, pelo lanoso, el cráneo dolicocé falo, e s t )
es, alargado de delante a atrás, frente estrecha y huida, arcos super­
ciliares salientes, o jos negros y grandes, nariz corta y achatada, m an dí­
bulas prognatas (del griego, pro, hacia adelante y g u a la , m axilar) esto
es proyectadas hacia adelante y term inadas por gruesos labios, lo q u :
hace al mentón huido, y un ángulo facial que b aja a veces a 70°.
L a raza negra que puebla el A fr ic a , excepto el norte, las islas african as
m eridionales, M ad agascar, algunos islotes asiáticos, la A u stralia y la
M elanesia y que se halla diseminada en A m éricia, cuenta un 12 % de la
especie humana. A eslos tipos principales se podría añadir las rasas
m ix ta s com prendiendo grupos de caracteres entrem ezclados, como los
P ieles-R ojas que están dispersos en A m érica y form an el 1 ó 2 % de la
humanidad. A sí los polygcnistas insistiendo en las d iferen cias que
acusan los tres tipos que acabam os de reseñar, concluyen que el lin aje
humano no tiene un tronco común y se deriva de varias parejas.
129.— 2 * Pruebas del monogenlsmo. — Los partidarios del monoge-
nismo prueban la unidad de la especie hum ana por un doble argum ento:
a) M uestran en prim er lugar, que las d iferen cias invocadas por los po-
ligcnistas no son tales que constituyan especies diferentes, sino razas
d istintas: esta, es la prueba in d ir ecta y n eg a tiv a. — b) después, estable­
cen que las sem ejanzas entre las razas piden la unidad de especie: y
esta es la prueba d irecta y p ositiva .
A . P R U E B A I N D I R E C T A .— N inguno de los rasgos que d iferen ­
cian los tres tipos m encionados puede considerarse como constituyente
de una d ivergen cia esencial entre ellos, tanto más cuanto que existen
diferen cias m ayores entre ciertas razas de anim ales cuya unidad espe­
cífica nadie discute.
Los poligenistas in vo can :— 1. E l co lo r. Pero todos saben que la
coloración de la piel resulta de la influencia del medio y del régimen,
y dependen de la capa de pigm ento que se encuentra entre el dermis
CAPÍTULO I I . — ORIGEN Y DESTINO DEL HOMBRE 151

y la epidermis, capa que se espesa y ennegrece a fuerza de sol.—2. L a n a ­


tu ra leza d e l ca b ello. C ualquiera que sea su form a y su color, su natu ­
raleza es la misma en (odas las r a z a s : los cabellos perm anecen cabellos
siempre. M ás grandes son las variaciones en algunos anim ales, por
ejemplo en los carneros que pierden sus lanas en A fr ic a para cubrirse
de un pelo corto y liso.— 3. L a s d ife r e n c ia s a n atóm ica s, en lo que con­
cierne, principalmente, en la conform ación del cráneo. Pero, hay poca
d iferencia entre las razas en relación a la capacidad cran ean a: el peso
medio del cerebro entre los blancos pasa un poco de los 1400 gram os
m ientras que entre los negros apenas llega a 1250 gram os; h ay que aña­
dir también que el cerebro de algunos blancos cuya inteligencia era
notable, como el de G am ljclla, desciende por debajo del de los negros.
¡C uánto menores son estas d iferen cias si se las com para con las que
existen entre ciertas razas de anim ales como entre los perros bulldog,
lebrel y b arb el! La diferencia en la conform ación del cránco-braqui-
céfalo (corto y ancho) en los blancos; d olycocéfalo (alargado de de­
lante a atrás) en los negros, el alargam iento del rostro que distingue
a los ortognatos de los prognatos— 110 tiene tampoco un valo r absoluto,
porque es fácil probar que existen dolycocéfalos y prognatos en todas
las razas. Podíase a legar aún la diferen cia en la estatu ra: h ay pata­
gones que miden dos m etros casi, m ientras que los bosquimanos tienen
apenas 1111 m etro; pero ¡cuánto m ayor es esta d iferen cia entre ciertas
razas de anim ales! el perro spaniel no tiene más que los 2 ¡io de la talla
del S. Hvrnardo.— 4. El á n gulo fa c ia l varía apenas 20" en las razas hu­
manas m ientras que en los monos desciende bruscam ente a 40”.
l^os poligenistas ohjctan también la diversidad de lenguas, algunas de
las cuales parecen 110 tener ninguna raíz común. S i esto fuera así,—
y algunos filólogos distinguidos como M ax M ullcr lo dudan— solamente
se podría concluir que la lengua prim itiva única, habría desaparecido
sin d eja r huella.
l··. P R U E B A D I R E C T A .· — I^as d iferen cias de razas no levantan
entre ellas b arreras infranqueables. A ú n más, su comunidad de origen
se desprende de sus sem ejan zas:— 1. S e m e ja n z a s an atóm ica s. “ Cuanto
más se estudia, dice De Q u atrefa ges, más se saca la convicción de que
cada hueso de esqueleto desde el más voluminoso hasta el más diminuto
lleva consigo en su form a y en sus proporciones un certificad o de o ri­
gen imposible de desconocer".— 2. S e m e ja n z a s fis io ló g ic a s . T an to en el
aspecto de vida individual como en el de la conservación de la especie,
las razas son idénticas y difieren notablem ente de los anim ales. A d e ­
132 MANUAL DE APOLOGÉTICA

más, la interfeeundidad de razas es el signo más inequívoco de la


unidad de la especie, ( i) .— 3. S e m e ja n z a s p sico ló g ica s. S i consideram os
las razas b ajo el punto de vista intelectual y moral, h ay sin duda noto­
rias d iferencias en su grado de cultura y de m oralidad, pero están
lejos de ser irreductibles y la distancia puede salvarse más o menos
deprisa por la educación: ¿n o se ven sem ejantes d iferen cias también
entre individuos de la misma raza y del mismo territorio? ¿no se en­
cuentran en P a rís individuos medio sa lva jes al lado de personas de
la más elevada cu ltu ra? Sea lo que fuere del grado de civilización pro­
pio de ciertas razas o individuos, lo cierto es que todos los hombres
gozan de inteligencia, siendo capaces, por ello, de pensar, razonar, pro­
gresar e inventar.
A h ora se in sistirá : bien que los hombres actuales parezcan descen­
der del mismo tronco, pero ¿se puede a firm a r lo mismo de los que han
pertenecido a tiempos prehistóricos?
"Cuando visitam os las colecciones prehistóricas— responde a esto
el marqués de N adaillac,— es imposible eludir una verdadera sorpresa
viendo por todas partes las mismas form as, los mismos procedim ientos
ile trabajo y esto en pueblos que no tienen com unicaciones entre sí,
separados por océanos o por áridos desiertos” .
C o n c lu s ió n .--D e lo que precede podemos sacar una doble con clu sión :
o) Colocados en el terreno científico vem os que todos los hombres son
m orfológicam ente y fisiológicam ente sem ejantes: luego es verosím il su
origen común. “ ¿ H a sido realmente así--añade l)e Q u a tr e fa g e s .- ¿ N o
hubo al principio para cada especie anim al más que una pareja, o apare­
cieron sim ultáneam ente y sucesivam ente m uchas parejas enteram ente se­
m ejantes entre si m orfológica y fisiológicam ente? Son estas cuestiones
de hecho que la ciencia no puede ni debe abordar porque ni la obser­
vación ni la experiencia le sum inistra el más leve dato para su solución.
L o que puede afirm ar la ciencia es que las cosas se m uestran como si
cada especie (y por tanto, la especie humana) hubiera tenido por punto
de partida una pareja prim itiva y ú n ica” . (1 ) — i>) L u ego la ciencia no
se opone a la doctrina de la Iglesia cuando enseña que todos los hom­
bres descienden de una pareja sola y que son todos hermanos por n a ­
turaleza y por origen.

(1) Conviene notar» en efecto, que el carácter esencial que di «tingue a la raza de la
especie, es que lo· cruzamiento· entre individuo· de razas «Eferentes son indefinidamente
fecundos, al paso que entre individuos de especies diferentes, «un las más aiines. resultan
estériles inmediatamente, o por lo menos en muy breve plazo.
(2) De Quatrefages, L'Etptci* húmala·.
CAPÍTULO I I . — ORIGEN Y DESTINO DEL HOMBRE 155

Art. IV. — De la antigüedad del hombre.


1311.— L a íe nos enseña— y la ciencia no lo contradice— que todo el
linaje hnmano desciende de una pareja única. ¿C uán do hizo su ap ari­
ción en la tierra esta p areja prim itiva? E sta es una última cuestión
que para el apologista tiene señalado in terés; ¿qué enseña la Iglesia
sobre este particu lar?, ¿está en oposición con los datos de la cien cia?
I." Antigüedad del hombre según la Fe.— P a ra fijar la edad del lina­
je humano, la Iglesia 110 tiene otras fuentes sino la B iblia que narra
la creación del prim er hombre. D esgraciadam ente “ la B iblia, dice
Francisco Lenorm ant, no da ninguna c ifr a positiva sobre el nacim iento
del género humano. En realidad 110 tiene cronología para las épocas
iniciales de la existencia <lcl hombre, ni para la que se extiende de la
creación al diluvio, ni para la que va del d iluvio a la v o ca ­
ción de Abraham . I-as datas que los com entaristas han pre­
tendido sacar son puramente a rb itrarias y 110 tienen autoridad
de d o g m a ; entran en el dominio de la hipótesis histórica. La
cronología de la B iblia, cuyo verdadero texto no se conoce, se nos pre­
senta profundam ente corrom pida. Forzosam ente se ha de n egar ca rá c­
ter histórico a las c ifr a s de tiempo enunciadas en el Génesis, con o ca ­
sión de los patriarcas antediluvianos... Lo s núm eros son hoy de tal
m anera inciertos que su estudio verdaderam ente científico es casi im ­
posible. Las tres recensiones del texto c a n ó n ic o : hehreo o de la V u lg a ­
ta, de los Setenta y Sam aritano, ofrecen entre sí divergen cias enormes
y S. A gu stín 110 vacilaba en reconocer, como lo hace la crítica actual
huellas de retoques a rtificia le s y sistem áticos.” (1) A s í notarem os es­
tos dos puntos im portantes:— o) L a Biblia 110 sum inistra la fecha de
la aparición del prim er hombre.— b) N o se conoce el texto origin al
de la Biblia, y los datos sobre la vida de los patriarcas antediluvianos
varían según las diferen tes version es; ha habido, pues, alteración de
c ifra s por obra de los copistas. P or este doble m otivo los cálculos de
los exégetas que han querido establecer la edad del hombre, presentan
grandes divergencias, de suerte que la creación del primer hórfibre se
remonta según unos a 3500 a. C. aproxim adam ente, y a 7000 años, se­
gún otros.
Y aún adm itiendo que el texto origin al de la B iblia se conociera,
se tendría que dem ostrar que el autor inspirado trataba de darnos una
cronología auténtica y una listoria com pleta del pueblo hebreo. P arece,

(I) F. Lenormant, Manuel Je rhietoire andenne de lO n er.í; le· Origine» de f h iito ir e .


134 MAIÍl'AI. DE APOLOGÉTICA

por el contrario, que su fin esencial era inculcar a los Judíos verdades
m orales y religiosas. Q ue hay lagunas en los árboles genealógicos de
los prim eros patriarcas parece verosím il y aún evidente si se o b se rv i
que los escritores sagrados, como todos los orientales, se dejaban guiar
generalm ente en sus cronologías, por una razó» » ¡n e m o té c n ica ; pues
no se debe olvid ar que los Sagrad os Libros estaban destinados a ser
aprendidos de memoria, y para fa cilita r esta labor los autores no te­
nían reparo en suprimir, en sus listas gcneológicas, algunos interm edia­
rios agrupando los nombres en c ifra s más fáciles de retener. P or esta
razón sin duda, los patriarcas de antes y después del diluvio están
distribuidos en grupos de diez. A n álogos ejem plos se pueden h allar en
libros donde las om isiones son fáciles de ad v e rtir; p. ej. la geneologia
de Jesús por S. Mateo, donde tres nombres de antepasados muy noto­
rios, O cozias, Joás y A m azias, son omitidos, sin duda porque el evan­
gelista quiere dividir su lista en tres grupos sim étricos de algunos
nombres cada uno.
L u ego hay que concluir que la B iblia no fija fecha alguna de la
aparición del hombre. M al inform ados o mal intencionados pueden
objetar, como G., de M ortillet, que el mismo Bossuct en su D isc u r s o s o ­
bre la H is to r ia n u ir e r s a l ha hecho rem ontar la creación del mundo
a 4000 años antes de J. Cristo, fecha que muchos catecism os han repeti­
do y repiten todavía. E s verdad; pero ni Bossuet ni los catecism os han
pretendido nunca dar esta cronología como enseñanza oficial de la
Iglesia; prueba de ello es que los exégetas no se creen ligados a nin­
guna fecha determ inada y uno de los más ilustres entre ellos, L e H ir,
ha escrito las palabras siguientes, que adoptamos como conclusión.
“ La cronología bíblica flota con indecisión; a las ciencias humanas
toca el encontrar la data de la creación de nuestra especie” .
131.— 2 .° Antigüedad del hombre según la rienda. — L a cuestión de
la antigüedad del hombre, que la Iglesia jam ás ha pretendido decidir,
¿está resuelta por la cien cia? ¿ S e halla esta en condiciones de deter­
m inar, al menos de una m anera aproxim ada, la fecha a que debe
adju d icarse el com ienzo de la hum anidad? A n tes de responder a esta
cuestión preguntam os qué documentos posee la ciencia para resolver el
problema. Evidentem ente la historia no puede sum inistrarle ningún in­
form e sobre este pu n to; esta se remonta apenas a 2000 años antes de
Jesucristo. E s verdad que h ay monumentos y tradiciones populares til
los países reputados más antiguos como China, India, E gipto y Caldea,
pero los monumentos datan de épocas en que las naciones estaban ya
CAPÍTULO I I . — ORIGEN Y DESTINO DEL HOMBRE 196

constituidas y no pueden tener por consiguiente, sino m uy restringida


antigüedad; y por lo que hace a las tradiciones populares, son m is del
dominio de la leyenda que del de la H isto ria: p. cj. la c ifr a de más de
dos millones que cietros literatos chinos asignan a la existencia de su
país. Luego la historia no es de ninguna utilidad en la resolución del
problema, cuando más, puede fija r un mínimum más allá del cual la
ciencia deba llevar sus investigaciones. L a a n tig ü ed a d d e l hom bre no
puede, por consiguiente, determ inarse sino por la p reh isto ria , si esto
es posible. P ero la ciencia prehistórica es m uy im perfecta, por la sen­
cilla razón, que ella debe acudir a otras ciencias, como a la geología,
paleontología, arqueología, que son incapaces de señalar fechas pre­
cisas.
S ea lo que quiera, la prehistoria trata de encontrar los primeros
vestigios de la especie humana y de calcular cuántos años han podido
correr desde esta fecha. E l problema, como se ve, encierra una doble
dificultad. L a prim era es que la geología nunca está segura de alcan ­
zar las huellas del primer hombre, y la segunda es que resulta muy
d ifícil establecer la cronología.
Veam os ahora cómo proceden los sabios para solucionar e 1 proble­
ma. E l primer trabajo es el de la G eo lo g ía . Estudiando las diferentes
fases porque ha pasado la tierra, desde la form ación de su corteza,
los geólogos distinguen cinco períodos de duración más o menos larga,
designados, siguiendo la naturaleza de los terrenos y el orden de super­
posición, con los nombres de prim itivo, prim ario, secundario, terciario
y cuaternario. L a vida com ienza a partir del período prim ario, pero
solamente en los terrenos cuaternarios se encuentran vestigios ciertos
del hombre. L a hipótesis de su aparición en la época terciaria no ha
sido dem ostrada hasta el presente. Y hay que entender por vestigios
ciertos no sólo fas osam en tas que son un testimonio irrecusable de su
existencia, sino también los a b je to s que se puede probar fueron tra ­
bajados o utilizados por é l : como el sílex tallado, los huesos labrados
en punta o en form a <le a gu ja s y harpones, los collares y los colgantes
que les servían de ornato. T o dos los prehistoriadores convienen en
afirm ar que los sílex de la forma chelense, ( i) tallados en form a de al-

(1) Bofa el punto de oista arqueológico, y considerando la malcría, la forma y el


grado de perfección de Lm instrumento*, de las arma·, etc., que Fueron labrado· por el
hombre primitivo» sueleo distinguirse (re· edades: la edad de piedra, la edad del bronce
7 la edad del hierre.
L e edad de la piedra se subdivide en iré» períodos: neotflico, o da la piedra cascada»
paleolítico o da la piedra tallada y neolítico o de la piedra pulida. El período paleolítico
136 MANUAL DE APOLOGÉTICA

mendra aplastada, representan por ahora los indicios más antiguos de


la existencia del hombre. En 1867 el abate Bourgcois, superior del
pequeño sem inario de Pontlevoy descubrió en Th en ay (Luir et Cher)
en capas de terreno mioceno (1) numerosos eolithos o silex estrellados
en form a que parecía indicar las huellas de industria humana. Pero
en 1878 en el congreso del T ro cad cro, la m ayoría de una comisión
científica fue de contraria opinión. Después se ha reconocido que estos
eolithos podrían ser muy bien resultado de agentes naturales, por ejem ­
plo los sílex arrastrados por un torrente podían al entrechocar recibir
esa form a que el abate había tomado por obra del hombre! L u ego no
hay pruebas de que el origen de la humanidad deba referirse al período
terciario. La cronología debe, por consiguiente, hasta que se pruebe lo
contrario, establecerse a partir de la época cuaternaria, que se divide
en dos partes: época g la cia r y época m oderna. L a glaciar se subdivide
en tres fases principales de avance, seguidas de un período de retroceso
de los glaciares. Los restos de esqueletos humanos faltan al principio
de la era cu ate rn a ria ; en cambio los más antiguos sílex que poseemos
elaborados por el hombre son considerados por los geólogos como de
le época que precedió a la segunda invasión glaciar. T oda tentativa de
cronología, debe, por tanto, partir desde ese momento. Pero ¿cóm o
apreciar la edad de la época cu atern aria? S e han hecho ensayos ba­
sándose en la m archa de los glaciares. Los unos, como D e M ortillet han
calculado la edad del hombre en más de doscientos mil años; otros
en diez mil. E sta d iferencia basta para m ostrarnos la falta de precisión
en los resultados de la ciencia.

C o n c lu sió n . — Como se v e, la R evelación no puede contradecirse con


la ciencia, puesto que por una parte, no fija ninguna fecha determ inada,
y de otra, la ciencia no tiene todavía datos suficientes para resolver un
problema que debe perm anecer b ajo su dominio.

se divide t su vez en cuatro época·, conocidas con el nombre de las regiones donde
parecen dominar los diversos tipos característicos: la época ehetíiana (Chelles. muni­
cipio de Seine-et-Mame). la época mutleriana (de Moustier, en la Oordosne). la época
soJurnoño (Solutré, municipio de Saone-et-Loire) y la época magdalcniana (de Made-
teine, Dordogne).
(1) El periodo terciario comprende cuatro lases: Eoceno, oh'goeeno. mioceno y
plloMno. Loa silex del abate Bourgeois fueron hallados en una capa de mioceno.
(2) M. Reíd Moir ha hallado recientmente, en un terreno terciario de Ipswich, cerca
<*· Cambridge (Inglaterra), utensilio· de silex evidentemente tallados por el hombre y cuya
presencia en este terreno parece que no se eiplica sino por aportaciones artificiales. Estos
utensilios, que son de tipo musteriano, manifiestan ya, por lo delirado del trabajo, u n
c a p ít u l o n. — o r ig e n y d e s t in o del hom bre 13 7

B ib lio g ra ffa : L 'A m l d u C le rg e, l .e r m a n 1923 (N .° 9).—M g r. F arces, L e C erveou,


V A m e e t le» F o c u ilis {Berche el Trolin).—P . Janet. L e M a U ria lism e e o n te m p o ra in .—
M gr. DuiLHC DE SaINT-ProjET, A fto io g ic a cienlifiquc d e la For'.—GutBtRT. L e c o n flit do»
croyancet re/igteuaea e t lea science· d e la nature; l-e9 Origrnea.— POULIN et Lo*TIL, Dieu
(Bonne-Presse).—Dana le Diclionnaire ap. de la F o i; DaRIO, A rt. M aifaioliam e; COCON-
nier. A rt. A m e; Dr. S u r b u d , A rt. C 6 r4 b ro h g ie : P . 0£ M u n n w o c . A rt. D itv r m in itm e ;
ab b e a BREU1L et Bot'Y&soNNIE, A rt. L 'H o m m e pr6hiatorujue d ’a p r i t le» d o c u m e n t» pal6on-
tologique»: Guil-BERT. U nit6 d e I'E apcce Jmmainc.— DaUMONT. L e p r o b le m e d e f iv o lu tio n
d · I’liom m e (Sc. el Foi).—Df. Nadaiij.AC, f/hom m e e t le lir tf e (Bloud), L e p r o b le m s de la
oie (M asson).—DE QuaTRF.McES, L 'E epm ce humainm (Alcan).—-Df. LapparENT, L ’anet’o n n ilc de
rhommo et lea wilox tatiU e iBloud).—M . B ou le, L e» Homme» fo»»U·», Element· de Pa-
I6ontotogie hamatne. V o ir but ce livre le compte rendu dea Etude» (5-20 m a r · 1921) el le
Chronique d e Prehistoire dana la Rev. d'Ap. (l.er el 1$ avril 1921).

cierto grado de evolución y de cultura, superior a loa producto· del hombre acheliano.
3i ningún nuevo descubrimiento no viene a contradecir eataa aserciones. He seguiría que el
hombre existía ya. por lo menos en 1a época terciaria. El porvenir no· reeerva. ain duda,
nuevo» deacubrimienloa todavía. Sea cuales fueren tales oeacubrímienloa. no podían, de
ninguna manera, modificar nuestras conclusiones, ni oponerse en nada a la Fe católica, la
cual declara: I. Que no existe cronología bíblica, y 2. Que la antigüedad de) hombre ei
un problema que ha de ser resuelto por la Gencia y no por la Fe.
138 MANUAL DE APOLOGÉTICA

SECCION III

RELACIONES ENTRE DIOS Y EL HOMBRE

C a p I t u l o I. — Religión y Revelación.

Dogma· o creencias.
a) Elemento». Moral.
A. Concepto. II: Culto.
b) Definición.
c) Objeción
a) Abversarios.
| 1- Metafica: La criatura' de­
be homenaje a su criador.
D. Necesidad. I 2. Psicológica·. La religión
responde a las aspiraciones
HO M BRE

del alma.
3. Histórica·. La religión es
un hecho universal.
1) la te o ria
Y EL

naturisfu.
2) la te o ría
sociotógi -
OIOS

ca.
Rallgldnan a) Hipótesis ra ­ 3) la te o ria
gto o ra l cionalista: Re> psicológi·
ENTRE

llglónde origen ca.


humano.
El animismo
serla la íor*
RELACIOES

ma primi­
tiva de las
C. Origen. religiones.
R efu tació n
I. Arg n de las teo­
gativo. rías ráelo*
nalittas.

b ) I llpóte& lt c a - El p r im e r
l ó l i c a i R eli­ hombr e
gión de o rig en ' in stru id o
divino■ 2. Arg posi­ p o r Dios,
tivo como el
hijo lo es
S E IT i A n II.-CAP. г . — RELIGION Y REVELACION 139

A. Noción y Especies.
í o) A d v r r
I garios.

132. — Las Relaciones entre Dios y el hombre. — Importa m u­


cho saber cuáles son las rela cio n es que exislen entre D io s , creador y
Providencia y el h om b re dolado de alma racional, libre с inmortal.
Que el vínculo de dependencia que ata a la criatu ra con el Creador
imponga deberes al hombre respecto de Dios, es cosa que está fuera
de d u d a : como también es cierto que con la sola razón puede el
hombre determ inar, con más o monos exactitud, el conjunto de obli­
gaciones que constituyen lo que se llam a la relig ió n . P ero la razón
no sabría pasar de ah!. L o que no puede ella decir a priori es, si las
relaciones que deben e xistir </,' d e re ch o son las que existen de h echo.
Porque las relaciones que se constituyen entre dos personas no de­
penden siem pre y únicam ente del orden natural de cosas, sino tam ­
bién y sobre todo de su lib r e volu n tad . Pero, sobre este punto sólo la
historia puede ilustrarnos. L u ego a ella debemos consultar para sa ­
ber si, además del lazo natural que une a la criatura con el creador,
plugo a Dios establecer otras relaciones con la humanidad, si habrá
elevado al hombre a un fin más alio que aquel a que tenía derecho y,
por consiguiente si le ha impuesto nuevos deberes.
S i es verdadera esta hipótesis ¿cóm o podremos tener de ello la
certidum bre? D e suponer que D ios haya intervenido en la m archa de
la humanidad, que haya entrado en eovivencia con ella se seguirá
que habremos de dar crédito a su palabra, pero siem pre con una con­
dición : a saber, que su intervención esté rodeada de tales sig n o s que
no dejen en nuestro espíritu el menor lugar a duda.
140 MANUAI. ])F. APOLOGÉTICA

133. — División del Capitulo. — La investigación h istórica de


la v erdadera relig ió n supone tres cuestiones preliminares. H ace falta
saber: i.", qué es la R eligión en gen eral: 2." qué, la Religión revelad a:
y 3 ". por qué signos se puede reconocer la Revelación . Tratarem os
las dos prim eras cuestiones en este capitulo y dejarem os la tercera
para el siguiente.

Art. I. — De la Religión en general.


134. — Considerada la religión en general podemos pregun tam os:
1.", qué co n cep to debemos form ar de ella; 2.", cuál es su n ecesid a d ; y
3.”, cuál es su origen.

§ I. — L a R e l i g i ó n . — Sus e i . em k n t o s . — D e f in ic ió n . — O b je c ió n .

135. — E tim o ló g ica m en te, la palabra religión viene </) según unos
(C icerón) de “ r e le g e r e " , recoger, reunir, considerar con atención, y se
opone a n eg lig er e, m enospreciar; la religión seria entonces la observan­
cia fiel de los ritos; — b ) según otros (Lactan cio, San Jerónimo,
■San A gu stín ) de relig a re, volver a atar, pues la religión tiene como
fundamento el lazo que ala al bombre con Dios. Si la primera eti­
m ología parece más probable, la segunda es más sencilla y expresa
m ejor la razón de ser de la religión.
136. — 1.° Elementos que constituyen la Religión. — H ay dos
m aneras de determ inar los elementos que constituyen la religión con­
siderada en g e n e ra l: a priori y a posterior!— </) A priori. Si se loma
como punto de partida lo que sabemos ya sobre la naturaleza de Dios
y la del hombre, es posible deducir las relaciones que nacen de este
hecho que el primero es Creador y Dueño y el segundo criatura y
servidor. — b) A p o sterio ri. S i en vez <le considerar la religión en
abstracto, interrogam os los hechos, si a la luz de la historia estu­
diamos lo que se llama el fe n ó m e n o re lig io so , tal como se presenta
y a en el pasado ya en el presente, es fácil descubrir lo que constituye
el fondo de todas las religiones.
P o r este doble'procedim iento llegam os al mismo resultado, y v e­
mos que la religión lleva un triple elem en to : creencias, preceptos y
cu lto: — r. C re e n c ia s o dogm as. E s m anifiesto que ninguna religión
puede subsistir sin cierto número de creencias, tanto sobre la existen­
cia y naturaleza de la divinidad, cuanto sobre la existencia y super­
viven cia del alma humana. "S in duda, dice De O u atrefages, esta reli­
gión podrá ser rudim entaria, con frecuencia pueril o un poco rara...
SE C C IÓ N II.-C A P . I. — RELIG IO N Y REVELACIO N 141

pero no pierde por esto su carácter esencial... T o d a religión reposa


sobre la creencia en ciertas divinidades. J*as ideas que los diversos
pueblos se han form ado de estos seres que ellos veneran o temen
110 podían evidentemente ser las mismas. P ero lo mismo para el
salvaje que para el judío, el mahometano o el cristiano, el Ser, ohjeto
de sil culto, es el dueño de sus d estin o s; por eso le ruega con la espe­
ranza de obtener hienes o d esviar m ales.” A sí, en la base de la reli­
gión encontram os la fe en una divinidad superior de la cual depende
nuestro destino y que interesa lanío hacerse favorable. — 2. P r e c e p ­
tos fundados en la distinción entre el bien y el mal. T o d a religión
lleva consigo obligaciones m orales cuya guarda o in fracción implica
recompensa o castigo: pues, no hay duda, que si se adm ite una di­
vinidad soberana, la impiedad y la in justicia no deben tener la misma
suerte que la ju sticia y la piedad. — 3. C u lto , esto es, ritos — cere­
monias externas, oraciones, sacrificios — por los que el hombre tra ­
duce su respeto y reconocim iento a su Soberano y Bienhechor, con­
fiesa su dependencia, implora los favores de la divinidad y se esfu er­
za por calm ar su ira en el caso de ofensa. E l culto es. pues, una
secuela de la creencia en uno o varios S eres superiores: así le encon­
tramos de una manera más o menos perfecta en el centro de todas las
religiones.
137. — 2." D efinición. — L a religión, cuyos elementos constitu­
tivos acabam os de determ inar, puede definirse: el conjunto de c r e e n ­
cias, de d e b e re s y de p rá ctica s por las cuales el hombre confiesa la
divinidad, le rinde sus hom enajes e implora su asistencia.
N o ta . — L a definición que precede se aplica a la religión en ge­
neral pero , de hecho, cabe distinguir la religión natural de la so­
brenatural — a) 1.a relig ió n n a tu ral es el conjunto de obligaciones
que fiuyen para el hombre del hecho de su creación y que con la ra­
zón sola, puede discernir. — b) L a relig ión so b re n a tu ra l o p o sitiv a es
el conjunto de obligaciones impuestas al hombre a consecuencia de
una revelación divina y que no se derivan necesariam ente de la na­
turaleza de las cosas.

139.—3.rt O bjeción.—No « · verdad—se nos objeta—que lodaa las religiones comprendan


lo· t ie · elem ento· que hem os señalado como constituyente· de la esencia de la religión en
general. E s posible encontrar en toda· partes el culto» ai damos este nom bre a la · innu­
merable« práctica· de m agia y superstición. P e to no e s lo mismo, cuando se trata de
creencia· y precepto«.—o) Por lo que hace a las creencias, hay religiones que no admiten
ninguna divinidad; por ejemplo, la religión de los salvajes, cuyos únicos elem entos son—
se güín S . R einach (Orfeo) el animismo, la magia, los tabú· y el totemismo.—6) E n cuanto
a la moral—según Tylor—«no tiene relación alguna con la religión o e s aquella muy rudi-
142 M AN UAL DE APOLOGÉTICA

mentaría» (I ): y loa principales factores del desarrollo de la moral habrían sido, según
C . Lo Son (21, la utilidad. la opinión, el medio, los sentimientos afectivos, la herencia,
pero no la religión.
Refutación.—A . C R E E N C IA S . En opinión do S . Reinach, la religión de los salvaies o
primitivos, designada frecuentem ente ccn el nombre de Fetichism o (3). comprende supers­
ticiones y prácticas como el animismo, la magia, lo · tabúa. el tetemismo, pero no la
creencia en la divinidad.
Definamos, ante todo, las palabras.— I. El oiim ism o es la creencia on la existencia de
rere» espirituales, los unos unidos a cuerpos, ccm o el olma de ellos, los otros indepen­
dientes de los cuerpos, pero pudiendo entrar en comunicación con ellos. El animista,
pues, puebla el mundo de «Im ai, de espíritus, coi· loa cuales puede ponerse en tela·
ción (4).—2. L a magia es el arte de entrar en comunicación con loa espíritus que ae supone
están Iras los cuerpos, captar su influencio y asociarlos mediante un pacto, para opera­
ciones ocultas.—3. E l tabú es una interdicción de carácter sagtado. E fta palabra -se apii»
a todo lo que ha sido señalado, por la uloridad compútenle—personas, anim ales, plantas,
lugares, palabras, acciones, etc.—como sagrado e interdicto b s jo p e ía , en caso de infrac­
ción, de m ancha o de pecado que le acarrea lo muerte u otra desgracia ai no se ab ­
suelvo a tiempo o fe satisface por una penitencia Apropiada, ordinariamente una ofrenda
o sacrificio» (I).—4. K1 totemismo es difícil de definir. Según S , Reinach. es »una especie
de culto tributado a los animales o vegetales considerados como aliados o emparentados
con el hom bre»; el nombre de fotcm, de origen indio (oiam. marca), designa el animal,
vegetal o m ás raramente d mineral o cuerpo celeste en el cual el clan reconoce su ante-
pasado, un protector o una señal de unión ·. El totemismo "no ha crcado el tabú, cuya
razón de aer parte de otro principio, pero ha sido ocasión de numerosos ta b ú s . así está
generalm ente prohibido a los miembros de la fam ilia que lleva el nombre de un 7*ofem o se
precia de estar relacionado ccn él, el matarlo o alimentarse de él si no es en sacrificio,
o por manera de comunión—, tocarlo y hacta mirarlo·' (2). »El animal o vegetal de que
se haya convenido abstenerse, se le considera bien como »Agrado o bien com o inm undo;
on realidad no en lo uno ni lo o tr o ; es tabú. L a vaca es tabú entre los indios, el cerdo
entre los musulmanes y judíos, el perro es tabú casi en toda Europa (3).
¿F.s verdad que la Religión de los Primitivos consiste únicamente en algunas creencias
y prácticas supersticiosas al modo de las que acabam os de reseñar como principales}
Indudablemente '«hay Fetichism o entre los negros, dice Mgr. I-e R oy. pero también hay
otra co s a : el Fetichism o no es lodo su culto, y mucho menos, toda bu Religión... Cuando

(1) Ty lo r, L a crui/isation primítiVe.


(2) G . L e Bon. L es premieres cjiM'/ÍAoliona.
(3| «El fetiche es un objeto vulgar, sin ningún valor en sí mismo, pero que el Negro
guarda, venera y adora, porque cree que en él habita un espíritu... Una pisara, una raíz,
un vaao, una pluma, un tronco, una concha, una tela abigarrada, un diente de anim al ona
piel de serpiente... lodo lo del mundo puede ser fetiche para estos grandes ninos». Reville.
L es religión» de» peup/cs non civilhé».—Hay- tres categorías de fe tich e s: los fetiche»
familiare», cuya virtud proviene de les reliquias de los antepasados y tienen bajo su
protección a la fam ilia, la población. ]a trib u ; los fetiches d e los genios buenos y los
fetiches d e los espíritus malo», o fetiches vengadores.
E l fetiche se d iferen cia: o) del amuleto en que el fetiche saca su fuerza c influencia
del espíritu que habita en é], mientras que el amuleto Ique e s un pequeño objeto que
uno lleva encima), es considerado como medio para preservarse de toda suerte de infor­
tunio» y para procurarse prosperidad en virtud de una fuerza secreta, misteriosa e incons­
ciente ; y b) del fafísmón, pequeño objeto lleno de signos cabalísticos que uno no lleva
siem pre enchna com o el amuleto y que es destinado a ejercer una acción determinada
sobre las cosas o los acontecimientos y a cam biar su curso o su naturaleza. (V éase Le
Roy, L a Religión des Primitifs.)
(4) Como se ve, el animismo es, entre los salvajes, lo aue el espiritismo en los pue­
b lo · civilizado·.
(5) M r. L e R oy. ob. cil.
(6) M r. L e R oy. ob. cil.
S . Reácach, Orpheu»,
S E C C IÓ N II.-C A P . I. — R ELIGIO N Y REVELACION 145

•e ha convivido mucho tiempo con lo« Prim itivo· se Mega a esta comprobación que, detrás
de lo que se llama su naturismo, animismo o fetichismo, surge por todas parte real y
viviente, aunque m ás o menos velada, la noción de un Di « superior—superior a lo · Hom
brea, a los m ane·, a lo» espíritus y a todas lae fuerza» de la naturaleza. Laa otras creencias
varían como las cerem onias con ellas relacionadas; pero esta es fundamental y univer·
sel· (4). L a religión de loe primitivos no ea, por tanto, como alguien ha pretendido, un
fetichismo puro y simple, pues allí, como en otra« parles, conviene distinguir entre aquello
que constituye los verdaderos clem entes de la Religión y aquello que no es más que su
contrafiguxa.
B . M O R A L .—En cuanto al segundo elemento de toda religión, ¡a Moral £ae puede afir­
mar que el conocimiento de Dios no ejerza influencia sobre la vida del Prim itivo?... Nada
mejor que copiar la respuesta del mismo S . R einach. 'L a hum anidad^escribe—cree ins­
tintivamente que hay una relación íntima entre la moral y la religión, a pesar de los
filósofos que quisieron constituir la moral como simple creación de la ra2Ón... Una res-
triclón (moral) entra en la categoría de los tabús, cuyas prohibiciones, teniendo carácter de
moralidad permanente, no son m ás que un caao particular de ella. Pero, un rasgo carac*
terático de las antiguas legislaciones religiosas... ea el no distinguir con precisión las
interdicciones morales de otras que son de naturaleza supersticiosa o ritual» (I).
Conclusión,—Para los preceptos y para las creencias e s necesario distinguir entre las
prohibiciones de nalu ·alera religiosa y las de orden supersticioso. Pero es incontestable
qne la· Religiones, aun las m á· rudimentaria·, com o las de los Primitivo·. Uevan consigo
la ere en d a en un ser superior y obligaciones que se derivan de este conocimiento,

§ 2. — N e c e s id a d de i. a R e l ig ió n

139. — E l vínculo tic dependencia que liga al hombre con Dios


es el fundamento de la Religión. Se trata, pues, ahora de s;il>er si el
hombre puede substraerse a éste vínculo y rechazar las obligacio­
nes que de él se derivan. ¿ La religión es para el hombre 1111 d eber
al cu a l n o le es líc ito s u str a e rse ?
I." Adversarlos. — N iegan esta n ecesid a d : — <i) los a teos. E s natu­
ral que la religión 110 tenga razón de ser para aquellos que no adm i­
ten la existencia de Dios, como los a teos, ni para aquellos que le
declaran incognoscible, como los p o sitiv ista s y los a g n ó stico s. — 6)
los in d ife r e n te s que sin ser ateos piensan que Dios 110 sabría qué
hacer de nuestros homenajes, esto es, que no los necesita. — c ) al­
gunos d eísta s que niegan la utilidad de la oración o estiman que
Dios debe ser adorado en espíritu y en verdad y 110 con un culto
exterior y público.
140. — 2.“ Tesis. — Todo hombre está obligado m orulm cnte a pro­
fesar la religión, esto es, a reconocer a D ios como su Señor y
Dueño y rendirle culto. E sta proposición se apoya en tres argum en­
tos, m eta física , p s ico ló g ico e h istórico.
A. A R G U M E N T O _ M E T A F Í S ! C O . — E l hecho que D ios sea
nuestro Creador, Providencia y nuestro Legislad or — como se de-

11) Mr. L e R oy, ob. cat.


12) 3 . Reinach, C obo·, M vtfi·· e f R eligión·.
144 M A N U A L DE APOLOGÉTICA

mostró en la prim era lección — impone al hombre deberes ineludi­


bles. Como C rea d o r D ios tiene derecho a nuestro hom enaje y adora­
ciones: es necesario que, por una parte, mediante los actos de culto,
reconozcam os su soberano dominio, y por otra, nuestra absoluta de­
pendencia. Kii cuanto P r o v id e n cia que es. D ios nos conserva la vida
y continúa sus beneficios; luego tiene derecho a nuestra gratitud.
Como L eg isla d o rt y aún no considerando más que la religión natural,
nos ha dado la razón que nos permite distinguir entre el bien y el mal.
Debemos, pues, obedecer esta ley que la conciencia nos hace cono­
cer y cuando sea necesario, reparar nuestras faltas por la penitencia.
K. A R G U M E N T O P S I C O L O G I C O . — Preguntando a las fa cu l­
tades de nuestra alma, se nos presenta como necesaria la religión,
en el sentido de que sólo ella puede satisfacer sus aspiracions. — i.
N uestra in telig en cia busca irresistiblem ente la v erd a d y no puede en­
contrarla más que en Dios, verdad infinita. M ás la religión tiene
como finalidad conducirla hasta ella arrancándola de este modo a las
angustias de la duda: “ ¿Cóm o v iv ir en sosiego, dice J o u ffro y , cuando
no sabemos de dónde venim os ni a donde vamos, ni lo que tenemos
que hacer aquí? cuando todo es m isterio, enigm a y objeto de inccrti-
dutnbres y de alarm as” (r). Dándonos la solución de estos problemas,
la religión fija y da paz al espíritu. — 2. N uestra v olu n ta d tiende al
b ien ; pero se siente débil, indecisa y reclam a unos auxilios que no en­
cuentra fuera de la religión ; — N uestro co ra zó n , en fin, tiene sed de
fe lic id a d ; en vano la pide a las riquezas, a la gloria, a los placeres
de este mundo. L a que, por azar, encuentra, se m archita y oscurece
al momento: jam ás cumple sus promesas, pues nunca es lo que pa­
recía y mucho menos lo que desearíam os que fu e r a ; sem ejante a una
sombra, a un sueño falaz, la dicha en este mundo, pasa como ilu­
sión fu gitiva. Sólo la Religión puede llenar el vacío de nuestra alma
poniendo en ella a Dios.
C. A R G U M E N T O H I S T O R I C O . — La historia acredita que la
religión es un h ech o u n iv ersa l, hasta el punto que los antropólogos
han definido al hombre “ un anim al religioso". P ero este hecho sería
incomprensible si la creencia en lo sobrenatural ( i) no respondiese a un
anhelo íntimo del hombre y no se le im pusiera como n ecesida d.

(H Joufíroy, M élang9$ philoeophíQUO».


(2) Lo •ofcrenoturai» tal como lo entendemos nosotros aquí, siffnifica el mundo invi­
sible, distinto del nuestro, donde hay seres reales, vivientes, personales y libres» con los
cu ajes todas las religiones enseñan Que el hombre puede entrar en relaciones. Conviene
S E C C IÓ N II.-C A P . I. — RELIG IO N V REVELACIO N 145

Q ue la religión sea un h c c h o u n iv e r s a l es un punto h istóri­


co que nadie lo discute en nuestros días. — i. E s verdad que a lgu ­
nos paleontólogos, com o G. de M ortillet lo han negado respecto del
hom bre prim itiv o y han pretendido que la prehistoria no podría apor­
tar pruebas de Religión en la edad de la piedra tallada. A sí hubie­
ra sido si nosotros no hubiéram os podido inclinarnos a una u otra
hipótesis, toda vez que aquellas generaciones tan rem otas pudieron
desaperecer sin d ejar huellas de su religiosid ad ; pero no es así, pues
se han encontrado en m uchas estaciones paleolíticas num erosos ob­
jetos que los paleontólogos convienen en considerar como o b je­
tos de culto, am uletos o talismones. — 2. N uestros adversarios a le­
gan aún el ejem plo de los s a k u j e s a ctu a les, y algunos v iaje ro s como
Lubbock, han intentado establecer que 110 se había encontrado entre
ellos ninguna creencia religiosa. Y a vim os anteriorm ente (N .” 138)
lo que se debe pensar sobre esta opinión, que se apoya en in vestigacio­
nes su perficiales que han· hecho decir al célebre profesor holandés
Tiele, en su "M a n u a l de la h istoria de las R e l i g i o n e s “ L a aser­
ción, según la cual, existirían pueblos o tribus sin religión, reposa,
bien sobre observaciones inexactas, bien en una confusión de ideas...
Tenemos, pues, derecho a llam ar a la religión, tomada en su sentido
amplio, un fenóm eno propio del conjunto de la hum anidad."
3. C ierto que los p o sitiv ista s, como A . Comte, aún reconociendo
el h ech o tratan de d esvirtu ar su v a lo r haciendo en trever la desapari­
ción de los dogmas en un porvenir más o menos próxim o, poniendo
a la ciencia en el lugar de la religión y la era te o ló g ica dejando su
lugar a la r e lig ió n de la H u m a n id a d que responderá de una m anera
definitiva al irreductible instinto religioso de la naturaleza humana.
Pero esto es una pura 'hipótesis que no tiene fundam ento algu no y
que en último térm ino, se sale del dominio de los hechos. N osotros
no podemos rasgar el velo que oculta el porvenir ni co n jetu rar lo que
la humanidad llegará a ser algún d ía ; aquí tratam os de lo que ha sido
y de lo que actualm ente es. Sobre este doble terreno ue los hechos —
el único sobre el cual puede sitiuarse un positivista consecuente con
su doctrina — podemos a segu rar que los hombres de todos los
tiempos, no sólo han afirmado la existen cia de lo sobrenatural.

no confundir esta lignificación con el sentido estiicto de la palabra, y con el que


emplean loa t«¿lo co s cató lico · para designar la revelación propiamente dicna y U g rad a,
medio sobrenatural, e s decir, iti&s allá de laa exigencia· de nuestra naturaleza, para llegar
a la viuón beatífica.

A PO IO O ¿TIC A .“ 1 0
146 M AN U AL DE APOLOGÉTICA

sino que han creído en la posibilidad de entrar en relaciones con los


seres superiores y hacérselos propicios, ya por la oración, ya por otros
medios. T odas las religiones se han propuesto poner al hombre en
relación con la divinidad, y la R e lig ió n n a tu ral , por seductora que
se o frezca en las descripciones de J. J. Rousseau (P rofesión de f e de
un V ica rio Saboyano), de V . Cousin y de J. Sim ón (L a .R e ligió n natu­
ral), ha parecido siempre insuficiente. Tenemos, pues, derecho a con­
clu ir que la n ecesid a d de la R e lig ió n se dem uestra por la razón,
por las a sp ira cion es d e l altna hum ana y por la historia.
O b serv a ció n . — Podríam os preguntarnos si la necesidad de una
R eligión, en general implica el deber de cumplir c ie rto s a cto s de re ­
lig ión en particular, y qu é a cto s m ás principales dehen hacernos pro­
picia la divinidad. Estos d iferentes puntos corresponden más a la e x ­
posición de la Doctrina católica, donde se trata de la oración, de los
actos de culto y del sacrificio. Rem itimos allí al lector ( i) .

§ 3. — O r ig e n de l a R e lig ió n .

141. — P la n tea m ien to d e l problem a. — B u scar el origen de la R e ­


ligión es preguntarse si viene de D ios o del hombre, si es invención
humana o si tiene origen divino. L a cuestión puede ser investigada
desde un doble punto de v ista: el h is tó ric o y el dog m ático. E viden te­
mente el apologista no tiene derecho a tratar la cuestión más que des­
de el punto de vista histórico, pero al mismo tiempo tiene el deber
de probar que no hay oposición entre uno y otro. Dos hipótesis prin­
cipales se han propuesto para exp licar el origen de la R e lig ió n : la
primera, sostenida por los ra cio n a lista s , supone que la religión prim i­
tiva es producto humano, y su prim era form a, el politeísm o; la se­
gunda cree, por el contrario, que la cspccic hum ana fué al principio,
instruida por D ios mismo, y que la prim itva religión fué monoteísta.
Expondrem os brevem ente am bas apiniones.
142. — H ip ó te sis ra cio n a lista , — i.° P r elim in a re s. Notem os, an­
tes de abordar el sistem a racionalista, que muchos historiadores de
religiones, con tendencias m aterialistas y positivistas, atribuyen gran ­
dísimo interés a la cuestión que nos ocupa, menos por curiosidad fi­
losófica, muy legítim a seguram ente, que por la segunda intención
de encontrar un terreno en donde poder dar la batalla al catolicism o.

(I) V i o l e nu cjtra Doctrine catholique, núma. 171, 327, 38! y siguiente·.


SEC CIÓ N II.-C A P . I. — R ELIGIO N Y REVELACION 147

Estudian, pues, los h ec h o s re lig io so s, como el físico y el químico los


hechos de la naturaleza. Aplicando el método positivo, describen, ana­
lizan, clasifican los fenómenos religiosos con rigurosa precisión; des­
pués, como en toda ciencia positiva, buscan las leyes que presiden la
aparición y desarrollo del sentimiento religioso. Pasando así revista a
las ciencias, prácticas, supersticiones y m agias de los pueblos, tanto
modernos como antiguos, pretenden llegar a esta conclusión: que
toda religión tiene origen natural y no supone ninguna intervención
superior. Se adivinan en seguida las consecuencias de tal hipótesis,
si fuera históricamente v erd a d e ra ; significaría la ruina del dogma ca ­
tólico que enseña que Adán y Kva fueron ilustrados, con respecto a
sus deberes, por una revelación divina.
2." Exposición del sistema racionalista. — La hipótesis racionalista
se apoya en 1111 doble argum ento: filo s ó fic o c h istórico.
A. A R G U M E N T O F I L O S O F I C O . — Los racionalistas que adop­
tan la tesis de /<i cz o lu c ió n — y son la m ayor parte — discurren de
la siguiente manera. El hombre, salido del anim al por una larga
serie de lentas transform aciones, nn fué religioso al principio, llegó
a serlo poco a poco. Su religión inicial fué vaga y grosera, como
lo comprobamos todavía en los salvajes que representan a nuestros
ojos las costumbres y creencias de los hombres prim itivos. S e fué
perfeccionando c idealizando gradualm ente: el prim itivo fué, primero
animista, fetichista, después idólatra, politeísta más tarde, y por fin
monoteísta. Las diferentes creencias m arcan, pues, las etapas que
van desde el estado sa lva je a la civilización.
Entretanto, la ev o lu ció n no es más que una parte del sistema ra­
cionalista, porque es claro que si ella basta para exp licar en cierta
medida el desa rrollo de las religiones, no dice, sin embargo, cóm o ha
nacido e l sen tim ien to relig ioso. L a cuestión del origen no está resuelta
en la doctrina evolucionista. S i el hombre no ha sido siempre re li­
gioso o si constantemente lo ha sido ¿de dónde le v ie n e esta n ecesid a d
de lo sob ren a tu ra l? Los racionalistas, para resolver el problema, han
propuesto muchas teorías. Las principales son tres: la n alurisla, la
sociológica y la psicológica. — i. T e o r ía naturísta. E l hombre, a medida
que iba emergiendo de la anim alidad quiso explicarse los fenómenos
maravillosos de la naturaleza que herían su im aginación. Incapaz
de descubrir su causa real, supuso que había detrás de ellos agentes
que los producían a su capricho y de esta manera, pobló el mundo
de seres invisibles, almas, genios, dioses, etc. E l origen de la religión
148 M AN UAL DE APOLOGÉTICA

estaría, pues, en la adm iración ante la grandeza de los fenóm enos at­
m osféricos, en la ignorancia y el miedo físico o m oral, en la turbación
de la conciencia por tem or al castigo. E sta teoría ha sido adop­
tada, al menos en su fondo, por los positivistas. A . Comte,
L ittré, H. Spencer, Lubbock, y más recientem ente por A . R éville. — 2.
T e o r ía s o c io ló g ica , Segú n los partidarios de la teoría, (D urkeim , Mauss,
I^évy, H ubert), la religión sería obra de la socied a d . A l principio se­
ria un conjunto de creencias, y de prohibiciones (tabús), impuestas a
los miembros por la colectividad, prohibiciones y creencias sin las cu a ­
les ninguna sociedad podría existir ni desarrollarse. Y la prueba de
que tal es el origen de la religión — dicen los sociólogos — es que el
culto y todas las m anifestaciones religiosas han form ado siem pre p ar­
te de la vida social. — 3. T e o r ía p sico ló g ica . Aunque difieran en las
explicaciones todos los psicologistas, convienen en este punto general,
que la religión habría nacido de la naturaleza del hombre, que las
creencias, la moral, el culto, en una palabra, toda la organización re­
ligiosa sería producto del corazón humano. Su principal argum ento se
basa en la perm anencia e identidad del fenóm eno religioso. Los m is­
mos efectos suponen las mismas causas, luego se ha de rechazar
la hipótesis de una simple coincidencia o casualidad, y adm itir como
sóla causa posible le identidad de la naturaleza humana. “ H ay o% ue
buscar, pues, el origen de las religiones — dice S. Reinach (Culto,
Mitos, Religiones) en la psicología del hombre, no del civilizado,
sino en la psicología de los actuales sa lva jes.”
A Ib teoría psicológica podría tam bién juntarse la te o r ía m o d e m iit a que atribuye el
origen do la religión a la acción J e D io* o de lo ¿i'úíno en la subsconscíencía· Según loa
partidario· de este •¡•teme, la · relacione· entre D io· y el hom bre *e establecerían primera­
mente en las profundidades del almo, en aquel lunar que form a el dominio del incons­
cien te. Después nacería la religión el día en que estas relaciones íntim as entre Dios y t i
Hombre saldrían de la subconciencia y serían percibidas por la conciencia que, solamente
entonces, haría la experiencia individual de sus relaciones con lo in v isib le; en esta
hipótesis el subconsciente seria el lazo de unión entre el mundo sobrenatural y el mundo
de la naturaleza. (V éase W . Ja m e·, J ‘E x p én en ce rcifgieuie.)

B. A R G U M E N T O H I S T O R I C O . Cualesquiera que sean los serv i­


cios que la filosofía pueda prestar a la investigación del origen de la
religión, es manifiesto que el problem a es. ante todo, h istó ric o . L o s ra ­
cionalistas, por otra parte, así lo han comprendido, y piden a la histo­
ria pruebas que es incapaz de sum inistrarles. H an pretendido, piles, que
el an im ism o (v. núm. 138) constituía el fondo religioso de los pueblos
antiguos de los Sum erios y A ccadios, razas prim itivas de Caldea, de los
E gipcios y de los Chinos, y que de esta form a prim itiva, de esta sim-
SE C C IÓ N II.-C A P . I. — RELIGIO N Y REVELACION 149

pie creencia en los espíritus invisibles y en los genios habían salido


las form as m is perfectas y las religiones más elevadas.
143.. — II. Hipótesis católica. — Llam am os así la hipótesis de los
historiadores de religiones, que sin apoyarse en el dogma católico pre­
tenden que desde el sólo punto de v ista histórico, es muy admisible y
aun más verosím il atribuir el origen de la re lig ió n a una rev ela ció n
prim itiva y creer que la prim era form a religiosa fué el m on oteísm o.
L a hipótesis católica se funda en un doble a rgu m en to: el n eg a tiv o y el
positivo.
A. A R G U M E N T O N E G A T I V O . — Uno de los m ejores argum en­
tos en fa vo r de la tesis católica es precisam ente la debilidad e insufi­
ciencia del sistema racionalista. Los historiadores católicos no tienen
dificultad en dem ostrar que las razones aducidas por los racionalistas
en apoyo de su tesis, no son convincentes. — o) Y primero, por lo que
afecta al arg um en to filo s ó fic o , hacen notar que la doctrina de la evo­
lución, aunque m uy en boga, está muy lejos de ser cosa demos­
trada y tampoco se puede aplicar a todos los dominios. P ero basar una
teoría religiosa en una hipótesis no comprobada es un procedimiento
poco científico. Los tres sistemas que se esfuerzan por explicar el ori­
gen del fenómeno religioso, aunque contengan parcelas de verdad, no por
eso son menos incompletos.— i. L a teoría n attiristu poniendo el origen
de la religión en la ignorancia o el miedo, no explica la permanencia
del culto, si es que llegó a explicar su o rigen ; pues la ignorancia y el
miedo son causas pasajeras que deben desaparecer al explicarse los fe ­
nómenos m aravillosos de la naturaleza.— 2. L a teo ría so c io ló g ica ¿es
más aceptable cuando atribuye el sentimiento religioso a la in flu e n cia
de la s o c ie d a d t E s lícito ponerlo en duda. Ciertam ente uno de los ca­
racteres del fenómeno religioso es el ser co le ctiv o y esta nota ha pa­
recido tan esencial a ciertos apologistas que a veces han exagerado su
im portancia, como lo prueban las palabras siguientes: “ N o hay reli­
gión individual— dice Brunetiere— , no se puede ser solo de su fam ilia
o de su p a tria : patria, familia, religión son expresiones colectivas, si las
hay", ( i) Pero, de que la religión sea ordinariam ente social— y esto no
extraña, pues el lazo que nos une a D ios es para todos los hombres

(1) L a historia de laa religione· parece contradecirla también. EUa no· asevera, en
efecto, que la · ideas religios as, no siempre Kan adelantado en perfección, antes luán,
m ucha· v e c e · han retrogradado t así, los pueblos sem íticos, muchas veces han evolucio­
nado de lo máa perfecto a lo menoe perfecto, del monoteísmo al politeísmo, a la idejatría
y al fetichismo. >
(2) B n w d ír e , Su r fas chsmíns da la c r o v a ic ·. C. III.
160 M AN U AL DE APOLOG ÉTICA

el mismo— no se debe concluir que el hombre no puede ser religioso si­


no en cuanto form a parle de la sociedad, ni menos, que el origen de la
religión se encuentre en la sociedad o co le ctiv id a d S e puede ser re li­
gioso viviendo en el desierto: testigos, los erem itas y anacoretas. T o do
lo más, lo que se puede decir es que la form a social acompaña gen e­
ralmente el fenóm eno religioso, pero es falso pretender que ella lo crea.
Luego el s o c io lo g is m o no re s u e lv e e l prob lem a . — 3-La teoría p s ic o ló g i­
ca y la m od ern ista no hacen mal cuando conceden tan señalado puesto
y a al sentimiento religioso ya a la in fluen cia de D io s sobre el alma
humana, pero son insuficientes al prescindir del oficio im portante de
la razón.
6) E l a rg u m en to h istó ric o invocado por los racionalistas no es de
m ayor fuerza. L a historia no prueba que el animismo sea la m ás an­
tigua form a religiosa. “ Con efecto, dice el abate B ro g lit, hay una con­
cepción religiosa m uy d iferente de la anim ista y tan antigua como ella
y que parecen irreductibles, así como imposible el que procedan la
una de la o tra ; y es el concepto de la divinidad que encontram os en
los V ed as de la Tndia y en la religión oficial de E gipto y que parece
ser también la antigua religión de Siria. Lo que caracteriza a estas
religiones es una concepción de la divinidad muy elevada, pero v a ­
g a ” ( i) . Pero, aun suponiendo que la historia fa voreciera la tesis ra ­
cionalista, la cuestión del origen de la religión no estaría resuelta,
porque de la historia habríam os de subir a la prehistoria y esta, como
vim os no puede sum inistrar para la solución más que datos m uy in­
com pletos. (V éase núm. 140. A r g u m e n to h is tó r ic o ).
B. A R G U M E N T O P O S I T I V O . — S i consideram os como irrumpe
y se manifiesta el sentimiento religioso en cada individuo, com proba­
remos que el niño recibe la religión de sus padres y del medio ambien­
te. Sin duda, el hombre al n acer aporta facultades y disposiciones re­
ligiosas; no solam ente su corazón tiene aspiraciones que le impulsan
h acia lo Infinito, hagia lo divino, mas su razón consciente de su flaque­
za c insuficiencia, se eleva de la contingente del mundo a la idea de una
C ausa prim era, del S e r Suprem o.. Seguram ente el sentim iento de de­
pendencia es una de las fuentes principales de la creencia en D io s; pero
también es cierto que según el curso ordinario de las cosas, estas dis­
posiciones no se desenvuelven espontáneam ente; la iniciación religiosa
se opera por la tradición. <¡P o r qué, entonces, no podemos suponer que

II) A . de Bragiie, P n U c m u mi e o n d id o n i de rhítio ire dea rWlaion·.


SE C C IÓ N II.-C A P . I. — R ELIGIO N Y REVELACION 161

lo que sucede cada día al individuo, tuvo lu gar también en el comienzo


de la especie humana ? ¿ Por qué el primer hombre no podría ser ins­
truido directam ente por D ios? P a ra que esta hipótesis fuera inadm isi­
ble se habría de suponer que 110 existe D ios o que no se interesa por
su obra. Luego es verosím l la idea de una revelación prim itiva, y tiene
además la ven taja de explicar este fondo idéntico que encontramos
en las ideas religiosas de todos los tiempos y lodos los países. (1)
C o n clu sió n . — Como se ve la hipótesis católica es una interpreta­
ción de los hechos, Lan sencilla y lógica corno la racionalista. Desde
el solo punto de vista h istó rico , nada impide adm itir: I. que la reli­
gión tiene su origen en una en señ an za prim ordia l dada por el Creador
a su criatura, enseñanza que halló en las a sp ira cion es re lig io sa s del
hombre en terreno preparado.— 2. que esta religión espiritualista se
fué degradando poco a poco, al contacto con las pasiones hasta llegar
a las form as más groseras, salvo en un pueblo (el pueblo judío) que
permaneció m onoteísta y fué el único guardador del depósito de la
tradición prim itiva.

Art. II. — La Revelación.

L a relig ió n n a tu ral es para el hombre un deber tanto como una ne­


cesidad. Acabam os de verlo y con certeza en el capítulo precedente
(núra. 139). A h ora, a otra cuestión: ¿basta la religión natural? S e ­
guramente que s í, en el supuesto de que entre D ios y las criaturas no
medien más relaciones que las derivadas de la creación ; indudablemen­
te que n o, si D ios ha establecido un nuevo orden de cosas, si le plugo,
por un don enteram ente gratuito, llam ar al hombre a una vida supe­
rior, sob ren a tu ra l, llevando consigo el conocim iento de otras verdades
y de otros deberes. P ero es claro que si esta hipótesis se ha realiza­
do, los hombres no pueden saberlo sino por r ev ela ció n divin a. De aquí
que se imponga a nuestro estudio una investigación preliminar. 1.” qué
se entiende por re v ela ció n , 2.“ si es p o sib le y 3.° si es n ecesa ria .

(I) O tra hipóte«·· (М ая Muller), llamada henotsivno, pretende que la religión e t el


(«cuitado de un doble elem ento: un elemento sujetivo y un elemento objetivo. El elemento
«tx/effDo consistiría en una facultad especia] del hombre en virtud de la cual percibí« ía
el infinito y tendría el sentimiento de lo divino. EJ elemento obfetiOo sería proporcionado
por el universo y lo · grande· fenóm eno· de la Naturaleza. De la unión de estoe do·
elem ento· habría «urgido la idea de la divinidad, una en ai, pero susceptible do subsistir
en diverso· sujetos,* por opodción al monoteísmo que cree que lo · m iU itm divino· residen
e n sujeto único.
159 M AN U AL DE APOLOGÉTICA

§ I. — L a R e v e l a c i ó n . N o c io n . E s p e c ie s .

144. — 1.' N oción .— Etim ológicam ente, revelar (en latín, re v e la re )


significa levantar el velo que oculta una cosa y nos impide verla.
o) En el sen tid o g en e ra l del térm ino, revelación es la m anifestación
de una cosa oculta o desconocida. E s hum ana o d ivin a según que la co­
sa sea revelada por el hombre o por Dios.— b) En un s en tid o esp ecia l y
teo ló g ico , la revelación es la m anifestación hecha por D ios de v erd a ­
des o deberes que el hombre no conoce. L a revelación es siempre un
hecho sob ren a tu ra l, puesto que im plica la intervención de D ios; pero
puede serlo de doble m an era; en cuanto a la substancia y en cuanto al
modo.— I. Cuanto a la su bsta n cia , si la verdad revelada excede las
fu erzas de la razón; esta es revelación prop iam en te d ich a . — 2. C uan ­
to al m odo si la verdad revelada es una verdad natural y que, en ri­
g o r, puede la razón descubrir: en este caso la revelación es im p ro ­
pia m en te d icha.
145. — F A L S O S C O N C E P T O S D E L A R E V E L A C I O N . — De
cualquier m anera que ella sea, la revelación no debe ser entendida:—
1. a la m anera de los ra cio n a lista s o de los protesta n tes lib e ra le s que
siguiendo a K ant, Schleierm acher, R itschl, Sabatier, aplican la pala­
bra revelación a ciiTto com ercio con el S e r Suprem o, establecido prin­
cipalm ente por la oración.— 2. ni a la manera de los m odern ista s para
quienes la revelación no manifiesta una doctrina cuyo objeto son v e r­
dades “ caídas del cielo" (L oisy) sino que es “ la co n cien cia a dqu irid a
p o r e l hom bre de su s re la cio n e s con D io s ” . En esta teoría, la rev ela ­
ción es enteram ente sub jetiva y se produce en la conciencia de cada
individuo.
146. — 2.° Especies. — A . Según el m odo, la revelación es inmedia­
ta o m ediata: — o) inm edia ta, cuando viene directam ente del m is­
mo Dios.— b)m ed ia ta , cuando viene a nuestro conocim iento por el in­
termedio de otro hombre, como la revelación que nos han trasmitido
los Apóstoles.
L a revelación inm ediata se subdivide e n :— in tern a , si Dios m ani­
fiesta la verdad por una sencilla acción directa sobre las facultados del
alma, sin acom pañarla de signos visib les; y 2. e x te rn a , cuando la luz
que se hace en el alma v a acompañado de signos sensibles.
B. Según e l fin que persigue, la revelación e s : — o) priva d a, cuan­
do se dirige a una o varias personas particu lares; — b )p ú b lic a , si se
ordena a una colectividad (cf. revelación m osaica para el pueblo ju ­
dío) o para todo el género humano (revelación cristiana).
SE C C IÓ N I I . -C A P. I. — R EL IG IO N Y REVELACIO N 153

§ 2. P o s ib il id a d d e l a R e v e l a c ió n .

147. — ¿ E s p o sib le la re v ela ció n , entendida en el sentido de una


com unicación hecha por Dios, y a de verdades accesibles o no a la
razón, ya de preceptos que obliguen la conciencia del hombre?
1.· Adversarios. — N iegan la p o sib ilid a d de la revelación: — a) los
ateos, m aterialistas, panteístas, etc. E s evidente que para los que no ad ­
miten la existencia o personalidad de D ios no hay intervención divina
posible. — b ) los deístas y los racionalistas, que en su m ayoría, recha­
zan la revelación, en general y especialmente la revelación mediata,
así como la de los misterios.
148. — 2.° Tesis. — L a revelación, cualquiera que sea la su b sta n ­
cia y el m odo, no im plica imposibilidad alguna. L a proposición tiene en
su apoyo una doble p rueb a: in d irecta y directa.
A . P R U E B A IN D IR E C T A T O M A D A D E L A C R E E N C IA U N I­
V E R S A L . — Si se echa una m irada sobre las religiones del pasado o
del presente se observa que todos los pueblos han creído en la existen ­
cia y, por consiguiente, en la p o sib ilid a d de un com ercio sobrenatural
con Dios. La misma religión de los P rim itivos adm ite relaciones con
los Seres superiores (núm. 138). ¿N o tienen todos los cultos sus libros
santos donde se consignan las verdades revelad as? Encontram os entre
los Persas el A v e sta, los V ed a s entre los Indios, el K o ran en los mu­
sulmanes, la B iblia (A n tigu o Testam ento) en los judíos, la B iblia (A n ­
tiguo y N uevo Testam ento) en los cristianos.
B . P R U E B A D I R E C T A S A C A D A D E L A R A Z O N . — L a razón
no v e repugnancia alguna en la revelación ni por parte de Dios, ni del
hombre, ni del objeto revelado. — a) P o r pa rte de D io s . L a revelación
no repugna a los atributos divinos, no a su m ajestad ni a su sabiduría.
— ■1. ¿ P o r qué D ios que ha creado al hombre no podría hablarle,
instruirle y darle una norma de vida? N ad a hay en esta hipótesis que
sea contrario a sti m a jesta d . — 2. L a sab id u ría divina no su fre m enos­
cabo por el hecho de la revelación, como pretende el racionalista a le­
mán Strauss, que la considera como un retoque de la obra d ivin a; pues
la revelación lo mismo que la creación están previstas desde la eter­
nidad, y aunque al realizarse en el tiempo se nos presenten como dos
momentos de la acción divina, son sin embargo, eternas en el pensa­
miento de Dios.
b ). P o r parte d e l hom b re. L a revelación no merma en nada la a u to ­
nom ía de la ra zó n ; respeta su independencia en el terreno de las in ves­
tigaciones científicas. Si a veces, las verdades que contiene están por
164 M AN UAL DE APOLOGÉTICA

encima de la razón nunca lo están en c o n tra ; lejos de contradecirla, g e ­


neralmente la revelación se propone com pletarla y confirmarla.
c) P o r pa rle d e l o b je to rev ela d o . E s evidente que D ios puede reve­
larnos verd a d es a cc esib le s a la ra zón , p ero que la inteligencia por su
debilidad y reducida a sus propias fu erzas no podría alcan zar fá cil­
mente y con certeza.
2. Q ue revele p recep to s p o sitiv o s que no nacen de la naturaleza
de las cosas sino de la libre voluntad divina, también se comprende,
pues Dios, como Creador, es nuestro soberano y como soberano es le­
gislad or; luego tiene el derecho de dar leyes, bien para precisar los
mandamientos de la ley natural, bien para reclam ar de nosotros la su­
misión que le debe toda criatura y que con tanta frecuencia olvidamos.
3. L a dificultad comienza cuando se trata de m isterio s, esto es, de
verdades que superan a la razón, hasta el punto que ella no puede
d escu b rirla s ni dem ostra rlas ni co m p ren derlas, aunque conozca su
existencia. ¿ E s posible la revelación de sem ejantes verdades?
149. — P O S IB IL ID A D D E L A R E V E L A C IO N D E L O S M IS ­
T E R I O S . — L a revelación de los m isterios no repugna por parte de
Dios ni por parle del hombre.— 1) P o r parte de D io s. Dios es om nis­
ciente, y si a él le place com unicar al hombre verdades de orden sobre­
natural que son inaccesibles a la razón humana, ¿qué m otivos se lo po­
drán im pedir? Pero se dirá, el m isterio es el m isterio; D ios no puede
revelarlo sin que cese el m isterio. L a revelación de un m isterio que
permanece m isterio implica contradicción en los términos.— La contra­
dicción es sólo aparente, porque cuando decimos que D ios revela un
m isterio no entendemos por esto que nos ha hecho penetrar la n atu ra­
leza de la cosa revelada. L a revelación nos enseña solamente que una
cosa es; nos hace saber, p. ej. que tres personas distintas subsisten
en una sola naturaleza divina, pero se detiene ahí, no nos hace com­
prender cómo es ni cómo puede ser esto. E l m isterio perm anece in ­
co m p ren sible. Pero no confundamos el término incomprensible con
in in telig ib le . E l m isterio sería ininteligible si careciera de sen tido; pero

(I) No hablam os aquí mAi que de verdades det orden sobrenatural. No e s que pre*
len d u n ot negar que h ay · m isiono* en el orden natural. Creemos al contrario, que la
C iencia «*tá muy lejos de haber resuelto todo« loe enigmas de la Creación, y que el
sabio Berthelot, cuando proclam aba que <-el mundo y a eslá hoy día san misterio alguno··,
bacía una afirmación totalmente gratuita. Sin em bargo, e s preciso confesar que en este
(•freno la impotencia de la razón no e s m ás que accidental, y que a medida que avance
la Cifr**·“1. m ás retrocederá e l misterio. No podemos afirmar lo mismo de las verdades
del orden sobrenatural, las cu ales han de eer siempre m isterio· para la razón, pues
p m trn crm * 'un orden que « c e d e a la naturaleza.
S E C C IÓ N II.-C A P . I. — RELIG IO N Y REVELACIO N 156

no es asi. Cuando afirmamos que C risto está presente b ajo las espe­
cies sacram entales, sabemos lo que decimos y que no hay contradicción
entre los dos términos de nuestra ju icio ; el m isterio empieza cuando
queremos pasar adelante y averigu ar cómo se verifica o se puede v e r i­
ficar esto.— 2) P o r p a rle d el hom b re. El hombre tendría derecho a re­
chazar el m isterio si fuera absurdo y repugnase a la razón. P ero el m is­
terio no encierra ningún absurdo. Las contradicciones aparentes, que
los incrédulos creen encontrar, provienen ya de una explicación d efe c­
tuosa— imputable a teólogos inhábiles— ya de una falsa interpretación
de la verdad propuesta— imputable a los inncrédulos mismos. L ejo s
de repugnar a la razón el m isterio puede serle de gran utilidad. A d e ­
más de abatir su orgullo recordándole su debilidad e insuficiencia no
hay, tal vez, tema más propicio a la piedad afecLiva que la meditación
de los grandes m isterios de amor, como la T rin idad, la Encarnación, la
Redención, la E u caristía, etc.
C o n clu sió n . — Podemos, pues, concluir que la revelación conside­
rada en su su b sta n cia no repugna, antes co n v ie n e . L a misma conclu­
sión se impone si nos referim os al tundo por el cual se nos da a co­
nocer, y en particular la revelación m ediata. Si la revelación inm e­
diata nos parece un procedim iento más cómodo para nosotros, la m e­
diata se recomienda por doble razó n : — 1) Desde luego, porque en­
tra en el orden e leg id o p o r D io s en su s obras. ¿ L a experiencia 110 nos
m uestra a cada paso que D ios se sirve de las causas segundas para
realizar sus designios? — 2) Adem ás, este modo de revelación está
en arm onía con la n a tu ral esa s o c ia l d e l h om bre. M ientras que la re­
velación inmediata aislaría a los hombres en cuestión religiosa, la me­
diata los une por los lazos más estrechos de la caridad y de la obe­
diencia.

§ 3. N e c e s id a d de la R e v e l a c ió n .

150. — L a revelación es posible, aún más, es conveniente; ¿pode­


mos decir que es n e c e s a r ia f
1.“ ¿Qué se entiende por necesidad? — D e un modo general se
dice que una cosa es necesaria cuando es el único medio de llegar
al fin intentado. Pero el medio es: — a) fís ica m e n te n ecesa rio cuando
ningún otro lo puede suplir. — b) m ora lm en tc n ecesa rio cuando sin
él el fin no se puede alcan zar sino con dificultad o im perfectam ente.
151. — 2 ,- Necesidad de la Revelación. — Cuando nos pregunta­
mos si la revelacipn es necesaria im porta, ante todo, desdoblar la
156 M AN UAL DE APOLOGÉTICA

cuestión y tener en cuenta las dos hipótesis de una religión natural


y de una religión sobrenatural. L a doctrina de la Iglesia puede fo r­
m ularse en las dos proposiciones sigu ien tes:
I. Proposición. — H I P O T E S I S D E L A R E L I G I O N N A T U ­
R A L . — En la co n d ició n p resente de la humanidad, la revelación es
m o ra lm en lc necesaria para que io d o s los hombres puedan llegar a un
conocimiento cierto y exento de error, del co n ju n to de verdades y
de deberes de la religión natural.
N o ta . — O bservem os antes de probar la tesis católica que se tra ­
ta d e : — a) una necesidad relativa y m o ra l; relativa cuando re­
sulta de las condiciones ( i) actuales de la hum anidad; moral, por la
gran dificultad que hay en conocer las verdades de la religión natu­
ral. — b ) se trata, además, del conjunto d e l lin a je hum ano y d el
c o n ju n to d e v erd a d es relig io sa s y no de un individuo tomado en par­
ticular ni de una verdad aislada. L a Iglesia no cree que la razón sea
radicalm ente im potente; guarda un ju sto medio entre: — i. la opinión
de los tra d icion a lista s y fid e is ta s (Ilu e t, D e Bonald, Rautain), se­
gún la cual, la razón es tan débil que de suyo 110 puede llegar a cono­
cer ninguna verdad religiosa; y — 2. la opinión de los ra cio n a lista s
(J. J. Rouseau, Cousin, Jo u ffro y , J. Sim ón), que sostienen lo supér-
fluo de la revelación, toda vez que la razón se basta para conocer la
religión natural.
L a tesis católica se apoya en un argum ento h istó ric o y otro p s ico ­
ló gico.
A. A R G U M E N T O H I S T O R I C O . — I^i hisLoria nos enseña que
todos los pueblos, aun los más civilizados, corno G recia y Roma, ca­
yeron en los más gra v es errores en religión. Vem os por sus m itolo­
gías que no sólo eran politeístas e idólatras, sino que concebían a
los dioses a su propia im agen, viciosos y crim inales como ellos a fin
de encontrar aliento o excusa a sus peores excesos, porque es ló gi­
co que de una noción falsa de la divinidad se deriven las más perni­
ciosas consecuencias para la moral. E l culto mismo ¿no fué entre ellos
un pretexto para la liviandad? ¿Q uién no ha oído hablar de las ba­
canales, lupercales, saturnales, de aquellas fiestas en honor de los
dioses donde se daba libre curso al desorden y al lib ertin aje? Pero,

(I) Según el dogma católico, 1« torpeza de la razón N consecuencia de un decaí·


m íenlo de la naturaleza humana, causado por la culpa original. Sin em bargo, com o quieta
que e sta -verdad tan sólo e s conocida por la Revelación, d apologista no puede esgri­
mirla aquí.
SE C C IÓ N II.-C A P . I. — R ELIGIO N V REVELACIO N 157

se dirá, los filósofos ilustres de la antigüedad, un Sócrates, Platón,


Aristóteles, Cicerón, Séneca, M arco-A u relio >no podían instruir a la
m uchedumbre? Prescindiendo del m enosprecio profundo con que la
m iraban, como se expresa el vate latino.
“ Odi profanum vulgus et arceo (H oracio, 1. III. O da. i),
hubieran debido, ante todo, ponerse de acuerdo sobre las cuestiones
más vitales de la religión, sobre la naturaleza de D ios y del mundo,
sobre el origen y deslino del alma humana, etc. ( l) . ¿ S e añadirá to­
davía que aquello que no se pudo hacer en lo pasado lo han consegui­
do los filósofos, modernos y que si se encuentra entre ellos cierto nú­
mero de m aterialistas, positivistas, o agnósticos, también h ay espiri­
tualistas como J. Simón, que sin otro recurso que la inteligencia ha
podido tra za r los deberes de la re lig ió n ti a tu ra !? Sin duda; más,
de suponer que los citados filó so fos 110 hayan sido influenciados
por la revelación cristiana — lo que seria d ifícil de probar, pues lo
contrario aparece evidente en el libro de J. Sim ón (L a R e lig ió n N a tu ­
ral) donde el autor promete la visión beatífica a sus adeptos — de
suponer que la razón sea bastante poderosa para establecer las g ra n ­
des líneas de la religión natura), se seguiría justam ente nuestra
tesis en sus dos puntos: a saber, que la razón considerada en particu ­
lar no es radicalm ente impotente, pero que lo es si se la considera en
el conjunto del linaje humano.
B. A R G U M E N T O P S I C O L O G I C O . — E sta prueba es una conse­
cuencia de la precedente. Si la experiencia de todos los tiempos nos
demuestra que el hombre generalm ente se ha engañado en la solución
del problema religioso debe suponerse que existe una causa perm a n en ­
te tic error. P ero esta causa 110 puede ser otra que la d ebilid a d rela ­
tiva d e !¡t razón . E s que los hombres tomados en conjunto, son in ca­
paces, bien por falta de inteligencia, o por falta de tiempo o de
atención, ya a consecuencia de prejuicios o de pasiones, de alcan zar
la verdad y solucionar los problemas esenciales que constituyen el
fundamento de la religión natural (2).

(1) «Entre lo* filósofo· antiguo· que carecieron del beneficio de la (e—dice León X III.
en au Encíclica CEtem í Potril— , loa mismos que pasaron por m ás sabios cayeron en multi-
tud de errores. Voeotro» no ignoráis cuantas cosas falsas y absurdas enseriaron a través
de algunas verdades, y cuantas dudas e incertídumbres sufrieron en lo que se refiere a
la naturaleza de la divinidad, al origen primero del Universo, al gobierno del mundo, al
conocim iento de Dios y del porvenir, a la causa y el principio de los m alas, al fin último
del hombre y su eterna felicidad, a las virtudes y los vicios y otros puntes de doctrina,
cuyo conocim iento verdadero y cierto e s de necesidad absoluta para el género humano.·
(2) Cuando un elocuente escritor del siglo pasado dice £ . Saiaset en sus Essafs
138 M AN U AL DE APOLOGÉTICA

C o n c lu sió n . — De esta in s u fic ie n c ia de la razón humana podemos


ya co n je tu r a r la e x is te n c ia de la rev ela ció n o al menos de un socorro
especial. Pues difícilm ente nos avendríam os a creer que la P rovid en ­
cia haya podido fallarnos en cosas tan necesarias y no podríamos com ­
prender que la bondad y sabiduría de D ios 110 hubiera resj>ondido a
las necesidades de nuestra naturaleza.
152. — 2 .· Proposición. — E N L A H I P O T E S I S D E U N A R E ­
L I G I O N S O B R E N A T U R A L , esto es, en el caso en que Dios hu­
biera querido establecer con los hombres otras relaciones que las que
se derivan del hecho de la creación, la revelación se presenta entonces
como una n ecesid a d absoluta . E s claro, desde luego, que si Dios,
por un don gratu ito enteram ente, se ha dignado señalar al hombre
un f i n so b ren a tu ra l (t) y .suministrarle los medios a él adaptados, el
hombre no puede saber esto sino es ]xtr una revelación especial. A h o ­
ra bien, podemos presum ir que tal revelación existe por este doble he­
ch o: i." que todas las religiones se hacen pasar por sobrenaturales y
suponen la intervención d ivin a; y — 2." que el lin aje humano es in ca­
paz, por sus propias fu erzas y sin el auxilio de Dios, de adquirir la
suma de verdades necesarias para cumplir su destino.
153. — Corolario. — De que la revelación es posible y m oralm cn -
te n ecesa ria en la hipótesis de la religión natural y a bsolu ta m en te n e ­
cesaria en la hipótesis de una religión sobrenatural ¿debem os concluir
que tenemos obligación de in vestigar si esta revelación e xiste?
E sta obligación ha sido n e g a d a : — <i) por los ra cio n a lista s que ju z ­
gan que la razón basta para establecer la religión n atu ral; — b) por
los in d ife r e n tis ta s que afirm an que son buenas todas las religiones, y
f) por los m od ern ista s, que situando la revelación en la conciencia

sur la philoaophie et la religión—, pretendía escribir el símbolo de la religión natural bajo


la única inspiración de su conciencia, escribía, en efecto, bajo el «fictado de u n · filosofía
preparada por el Cristianism o. No es el hombre de la Naturaleza quien habla en la Profe»·
síon J e foi J u Vicaire satíoyard, sino un sacerdote convertido en filósofo."
«Y o no sé por qué razón se pretende atribuir al progreso de la filosofía la bella
m oral da nuestros libros—confiesa el mismo J . J. Rousseau (/.effres J e la m ontagne)— .
E lla moral, sacada del Evangelio, fué cristiana antes de ser filosófica.··
(I) F in sobrenatural.—P e ía comprender bien esta es presión, es preciso recordar que
lodo· los aeres creados por Dios persiguen un fin apropiado a su naturaleza. A sí el
hombre· en cuanto e s criatura racional, debe llegar, medíanle su rezón, al conocim iento
del Ser infinito, y mediante su voluntad, al amor de Dios proporcionado a tal conoci­
m ie n to : este e s su fm nafuroJ y el orden natural de Ies cosas.
Pero si Dios ha señalado al hombre, com o fin último, la dicha de contem plarle un
día cara a cara, tal com o es, en la plenitud de su esplendor (I C or.. X U l. 12), y de
am arle y poseerle, el fin está muy por encim a de las exigencias de la naturaleza humana ;
e s. por tanto, eobrm ataral, y constituye un nuevo orden de c o s a · : el orden «ofcrenotareí.
S E C C IÓ N IL - C A P . I. — RELIG IO N Y REVELACIO N 169

que tenemos de nuestras relaciones con D ios hacen de ella un aiwn-


lo priva d o e in d iv id u a l, lo <|ue sign ifica, en otros términos, que todas
las religiones son verdaderas en la medida en que nosotros podemos
experim entarlas.
A pe^ar de las pretensiones de los racionalistas, de los in diferen ­
tistas y modernistas, la ob lig ia ció n se impone para nosotros de b u scar y
abrasar la verdadera relig ió n . S i D ios nos hace un presente no so­
mos ya libres de aceptarlo o de rechazarlo. N osotros lo admitimos de
buen grado cuando se trata de la v ida del cu e rp o ; por qué no será
asi para la vida sob rena tura l del alma, si se prueba que D ios se ha
dignado otorgarnos este nuevo beneficio ?
N o hay que pretextar que todas las religiones son buenas y que a
D ios es indiferente la m anera como se le honre, pues es inadmisible
que D ios considere lo mismo lo verdadero que lo falso, lo bueno que
lo malo. Importa, pues, in vestigar la verdadera relig ió n , pero la en­
cuesta será infructuosa si no deponemos todo prejuicio, toda idea
preconcebida y 110 vam os hacia la luz con todo el ardor de nuestra
alma.

B ib liografía. — V éase al final del capítulo siguiente.


160 M A N U A L DE APO LO G ÉTICA

C a p ít u l o II. —Los criterios de la Revelación.— El Milagro y la Profecía.

1° C rite rio · A. fntrinSCCOS. a ) Negativos.


jan e ral. H. E x trín se co s. b) Positivos,
o ) Definición.
1. hecho s e n s i­
ble.
2. e x t r a o r d in a ­
A. N a tu ra lez a . < b) C o n d icio n e s.1
rio .
3. h e c h o p o r
D io s.
, c) E sp ecies,
a ) Adversarlos.
1. las le y e s de la n a tu ra
leza.
B Poaibi' 1. n i a su
lid u d . 2. Dúm.KI inm utabi­
m ila g r o
lidad.
norepug*
2- OÍ d su
»«bkdurla
2° E l Milagro.
1. R a c i o n a l ! » '
a ) Adversarios. tas.
2. Positivistas.
1. C om petencia
del testigo.
LOS I b) E l hech o a c ­
C C om proba tual. 2. Probidad del
C R IT E R IO S ción . testigo.
DE LA { O bjecion es.
R E V E L A C IÓ N 1. C ritica del d o ­
o) El hecho a n ­
cu m e n to .
tigu o o h istó ­
2. C r i t i c a d e l
ric o .
t es tim o n io ·
■D V a lo r d e- El m ilagro confirm a la verdad de la
! m o stra tiv o. d octrina.
' a ) Definición.
(.1 . c ieP rev i» i ó o
r t a del por-
venir.
A N a fu r a le z a .( b) C ondiciones 2. No cognosci-
I b le p o r la »
I ca u s a s n a t u *
V ra les .
o) Prueba sacada de la creencia uní-
B . P osib ilid a d , versal.
6) Prueba sacada de la razón.
a ) C om probar la r e a lid a d delapro«
C o m p ro b a ­
ción. fecia.
b) C om probar su cu m p lim ie n to .
D. V a l o r d e - } La profecía confirma el valor de la
i m o 9tra tiv o . t doctrina.
161

DIVISION D EL CAPITU LO
154. — Y a hemos visto en el capítulo precedente cómo la revelación
es m ora lm en te n ecesa ria para constituir la religión natural y a bso­
lu ta m en te n ecesa ria , en la hipótesis de una religión sobrenatural.
Más si existe la revelación ¿ cómo (lodremos saberlo ? Sin duda, por
la h istoria; pero nos hacen falta sig n o s por los cuales la podamos re ­
conocer, porque es natural que antes de creer en la palabra de Dios,
debemos asegurarnos de si realmente nos ha hablado. F.l asentim iento
de le no es razonable sino cuando se apoya en m otivos m oralmente
ciertos; aun más, en m otivos tanto más ciertos y más firmes cuanto
que la verdad revelada es más oscura y no lleva en sí el resplandor
de la evidencia intrínseca (m isterios). V am os a tratar de estos sig ­
nos o criterios en general, y en particular del m ilagro y de la p rofe­
cía. Este capítulo com prenderá, pues, tres artícu lo s: t.” de los c r ite ­
rios en g en e ra l; — 2 ° del m ila g ro ; — de la p r o fec ía -

Art. 1. — Criterios en general.


155. — 1.” Definición. — Los criterios (griego, k r ite rio n , que sirve
para ju zg ar) son los signos que permiten discernir la v erd a d era re v e ­
lación de las fa lsa s.
156. — 2.” Especies. — I,os criterios son intrínsecos o extrínsecos.
A. C R I T E R I O S I N T R I N S E C O S . — Llám anse criterio s in trín ­
seco s o in te rn o s aquellos que son inherentes a la doctrina revelada;
son de dos clases: negativos o positivos. — 1. L o s criterio s n eg a tiv os
tienen doble a sp ecto — 1) o son signos que denotan la falsedad de
una doctrina y entonces se llaman tlim inatorios, por ejem plo si una
doctrina que se dice revelada es contraria a la razón — no decimos
si es superior a la razón, que este es el caso del m isterio — , sino: si
va contra la razón, si es contradictoria, podemos concluir en segui­
da que 110 procede de D io s; tal es el caso de aquellas religiones que
enseñan la existencia de muchos dioses, que niegan la libertad del
hombre y la inmortalidad del alma. Lo s criterio s negativos nos servi­
rán al principio de la segunda parte para exclu ir las diversas reli­

(I) Esta expresión “D io* ha hablado a lo» hom bres", no debe aer entendida necesaria·
m ente en el sentida estríelo, salvo cuando se trata de la e n m a m oral de C ítalo. E s
claro que Dios tiene muchos medios para instruir a los h o m bres: representaciones imagi­
nativas o intelectuales, impresiones visuales o auditivas, y sabe él muy bien acomodar
la forma de su m ensaje a las aptitudes de su destinatario. L o que importa, pues, e s que
w revelación vaya acompañada de señolea que no dejen duda alguna respecto a U
realidad del hecho.
A P O L O O iT IC l.— 11
162 MANUAL DE APOLOGÉTICA

giones. fu era del judaism o y cristianism o, de su pretensión de ser la


religión verdadera. — 2) O son signos que indican que «na revelación
puede ser verdadera sin probar por esto que lo sea. A sí, el que una
religión esté exenta de errores ya es una señal de que puede ser
de origen divino, pero no prueba que lo sea, con efecto.
2. L o s criterio s po sitiv o s son signos que dem uestran, en cierta pro­
porción, que la revelación que los posee es divina. Q ue se suponga,
por ejem plo, una religión 110 solamente en conform idad con la ra ­
zón y aspiraciones del corazón humano, sino que produzca en el o r­
den m oral e fe c t o s que parezcan superar la virtualidad de toda otra
doctrina filo só fica o religiosa y entonces habrá m otivos para creer
que es de o r ig e n d iv in o . (1) Los criterios internos positivos, aparecen,
pues, en todo su v alo r si con la ayuda del análisis y de la com para­
ción se puede poner de relieve la tra scen d en cia de una religión sobre
todas las otras ( m étod o d e l a b a le D e B r o g lic ) .
B. C R I T E R I O S E X T R I N S E C O S . — Los criterios e x tr ín s e c o s son
hechos sobrenaturales distintos de la revelación misma, pero sum i­
nistrados por D io s con el fin de atestiguar el origen divino de la re­
velación ; estos criterios pueden también ser n egativos o positivos.
— 1. N e g a tiv o s , por ejem plo: S i el interm ediario que propone una re­
velación no es persona digna u honrada se puede concluir que es
falsa su afirm ación . — 2. P o s itiv o s , éstos criterio s son: — 1) las
virtudes sobrenaturales, la santidad del m ensajero que com unica de
parte de D ios la doctrina revelada. — 2) L o s m ila g ro s y las p r o fe c ía s
(véanse los artículos siguientes).

Art. II. — El Milagro


D ividerem os la cuestión en cuatro puntos. E stu diarem os: i.” su
n a tu r a leza ; 2 ° su p o sib ilid a d ; 3.0 su d isc er n ib ilid a d ; 4.° v a lo r d e m o s­
tra tiv o del m ilagro.

§ 1. — N a t u r a l e z a d e l M il a g h o .

157. — 1.· Definición. — Etim ológicam ente el m ilagro (latin, m i·


ra cu lu m , a d m ira rse, designa todo lo que es m aravilloso cuando se pre­
senta como efecto inesperado, inexplicable por causas ordinarias.
B. E N U N S E N T I D O A M P L I O el m ilagro es un fenóm eno cuya

(I) L o · criterio· interno· podrían lla m a r·· tam bién criterio· pto ím U m , por opoakión
• lo · criterio· earfemo· (m ilagro· y p rofecía·), que *on criterio· cierto».
CAPÍTULO II. — LOS C R IT E R IO S DE LA REVELACIÓN 163

causa es un agente sobre-humano, un fenómeno in só lito que parece e fe c­


to de seres inteligentes distintos del hom bre; si el agente sobrehumano
no es Dios, sino simplemente una criatu ra superior al hombre, ángel o
demonio, el m ilagro es im propiam en te dich o. E sta clase de m ilagros
más bien se llaman p rodig io s o prestig ios.
B. E N S E N T I D O E S T R I C T O el m ilagro es un hecho s en sib le y r.v-
truordinario producido por D io s o en otros términos, un efecto que no
puede tener como causa ninguna n a turaleza crea d a ; solamente es­
tos hechos ·> efectos constituyen el m ilagro prop ia m en te dicho.
158. — 2." Condiciones del milagro propiamente dicho. — De la
definición que precede se deduce que son tres las co n d ic io n es requeri­
das para un m ilagro propiamente dicho. — a) El hecho ha de ser
sen sible. Teniendo el m ilagro como finalidad sum inistrar una prueba
irrecusable de la intervención divina, se sigue que el fenómeno debe
ser percibido por los sentidos, sin lo cual d eja ría de ser signo, por
consiguiente toda obra sobrenatural, toda operación divina que no cae
bajo ¡a acción de los sentidos, como h justificación del hombre por
la gracia, no es un m ilagro; b) H a de ser e x tr a o rd in a rio ; todo fen ó­
meno insólito y raro cuya causa no se descubre no es un m ilagro nece­
sariam ente: debe producirse fu e r a d e las le y e s g en era les, tanto n atn ralrs
como sob ren a tu ra les, que sea inexplicable por una causa creada,
en una palabra, que sea extra o rd in a rio. De aquí se sigue, que la
creación , por ejemplo, no es un m ilagro porque precediendo, al m e­
nos lógicam ente, a la existencia de las leyes, no puede estar fuera
de cll;;s; asi también la presencia de Cristo b ajo las especies eu caris­
t í a s producida por las palabras de ¡a consagración, no es tampoco un
m ilagro, porque a más de no ser sensible, entra en un orden sobre­
natural establecido por Dios. Si un día esta presencia se m anifestara
a los sentidos, sería un m ilagro por ser hecho sensible y extraor­
dinario.
i? ;. — L A S D O S M A N E R A S D E C O N C E B I R E L I I E C I I O E X ­
T R A O R D I N A R I O . — Hemos dicho que el hecho debe ser e x tr a o rd i­
nario, esto es, realizado fu e ra de las leyes establecidas; pero convie­
ne notar aquí que se puede concebir el m ilagro de dos m aneras: —
i. Se puede decir que el m ilagro es una d erog a ción de las leyes, que va
contra la leyes. — 2) O se le puede concebir (y es como acabam os de

(l) E s por este motivo que lo« prodigio· obrados por el demonio, que n una causa
creada, no ton m ás que m ilagro· impropiamente tales. Ealos prodigio· w n aobreoatura*
lea para acaotros, pero naturales para el demonio que loa produce.
164 MANUAL DE APOLOGÉTICA

explicarlo), tom o una cosa que sucede fu e ra del orden de la natu­


raleza, (Santo Tom ás) como un hecho que está al lado o por encim a
de la ley, pero que no la viola y ni m ucho menos la destruye; así
concebido el m ilagro, aparece como la acción de una fuerza sobre­
natural que se opone a la a plica ción de lina ley. Pongam os un ejem ­
plo. Supongamos que una piedra desprendida de una montaña rueda
hacia la cuneta que está al borde del camino, y que dándome cuenta
de ello yo detengo su caída oponiéndole la resistencia de mi mano.
} se dirá que he violado la ley de gravedad ? evidentemente que n o ;
yo solamente he impedido la aplicación de esa ley. Supongam os ahora,
que en vez de una piedra, es un enorme bloque de granito, que ningu­
na fu erza natural puede detener, el que se precipita desde la cima
de la montaña, y repentinamente se detiene, sostenido por una fuerza
sobrenatural: es el mismo caso que el precedente; allí no existe v io ­
lación, ni siquiera suspensión momentánea de una ley de la n atu ra­
leza; ahí hahrá habido solamente la no aplicación de la le y ; el orden
de las cosas establecido permanece como estaba, pero la in terv en ció n
de D io s que ha sobrepuesto a la naturaleza una fu erza que la aven ta­
ja , que ha obrado no contra el orden de cosas, sino fu e r a de este or­
den constituye lo que se llama m ilagro.
c) Para que haya m ilagro, propiamente dicho, hace falta, en ter­
cer lugar, que el hecho sea p roducido por D io s , pero ;có m o reconocer­
lo? L a cosa es d ifícil si se trata de un ángel o de otra criatura tom a­
da por D ios como interm ediario; poco im porta por lo demás, puesto
que en este caso, el taum aturgo no es más que el instrumento de la
voluntad divina. En cuanto a las obras realizadas por el demonio se
las puede distinguir de las que tienen a D ios como autor por ciertos
signos que más adelante señalaremos. (N." 166).
160. — F A L S O C O N C E P T O D E L M I L A G R O . — Los m oder­
nistas consideran el m ilagro como una d isp osición su b je tiv a del cre­
yente, no como una realidad o b jetiv a ni como un h ech o divin o. S e ­
gún unos, el m ilagro presupone la fe, para ser comprobado y creído
como ta l; según otros (Le Roy, D o g m c et C r itiq u e ), es la fe la que
causa el m ila g ro ; obrando a la m arera de una fuerza de la natura­
leza, produce como una sacudida fisiológica, y b ajo su impulso el es­
píritu triu n fa dé la materia.
161. — 3-" Espedes. — Se pueden distinguir tres clases de m ila­
gro s: — a) de orden fí s i c o , cuando está fuera de las leyes ordinarias
de la naturaleza física, como la m ultiplicación de los panes, curación
C A P ÍT U I.0 TI. — LOS C R IT E R IO S DE LA REVELA CIÓN 16S

ile un leproso, resurrección de un m uerto; — b ) de ord en in te le ctu a l


cuando la inteligencia descubre cosas que están por encim a de sus
medios, como la profecía, conocim iento de los secretos; — c) de o r­
den m ora l cuando los hechos son inexplicables por las reglas ordina­
rias que gobiernan los actos humanos como la propagación del evan ­
gelio a pesar de los obstáculos, la constancia de los m ártires.

§ 2. — P o s i b i l i d a d d et . M il a g r o .

162. — 1." Adversarios. — E ntre los adversarios del m ilagro se


cuentan: — a) los a teos y los pun teistas. E s lógico que los que no
creen en la existencia de D io s, o 110 lo conciben como un ser perso­
nal 110 admitan la posibilidad de una intervención d ivin a ; — b) los
d eísta s del siglo X Y 'l l l y X I X , según los cuales el m ilagro repugna
a la sabiduría e inmutabilidad de Dios.
R. E n n uestra época , la idea del m ilagro es rechazada sobre todo
por dos sistem as filosóficos que, para hacerlo, se sitúan en puntos
de vista enteram ente diferen tes y opuestos: — a) por una parte los
ra cio n a lista s y los tlctcn n iu is tiis dicen: F.I universo obedece a leyes
in flex ib les; si 110 fuera así sería imposible toda ciencia, puesto que
la ciencia consiste en la determ inación de las leyes que rigen los
cuerpos, cosa que 110 podría hacer si las mismas causas no produ je­
ran siem pre los mismos efectos. Pero la ciencia existe, luego el m i­
lagro no existe, porque es una excepción a la ley y se opone al de-
lerm inism o: — b) a la parte opuesta los teóricos de la co n tin g en cia
y de la co n tin u id a d como Ed. I.e Roy, dicen: L e jo s de estar som eti­
do al determinismo, el universo es una realidad que evoluciona, que
cambia sin cesar y jam ás se repite con exa ctitu d ; de aqui la im posi­
bilidad de establecer leyes inmutables, sólo puede haber leyes que se
modifiquen sin cesar y al compás del m ovim iento de las cosas; por
otra parle, en virtud del principio de continuidad todo está relacio­
nado en el mundo, un fenóm eno por consiguiente no puede aislarse
del conjunto de fenóm enos a los cuales está ligado y que a la vez
lo e x p lic a n ; pero si en el mundo lodo es im previsto y continuo, si 110
hay leyes absolutas, cómo podrá e xistir el m ilagro? 110 puede h a ­
b er e x ce p c ió n sin o d on d e hay una regla (1).

0 ) E s claro, en efecto, que b¡ concebim os loda realidad sobre el modelo de loa aerea
lib re· y espirituales. cu yo· a cto · no pueden ser previstos, ya no es posible estableces
leyes y, por consiguiente, tampoco es posible comprobar el milagro. E ste sistem a llevado
a ta le · lim ite·, ha «ido obra de M. Ed. L e R oy. Sin em bargo, lo · paitidaito·
do lo q u · · · ha llamado la nu«va ftiowofia, Boutroux, Bergaon, DuKem, Enrique Poin·
166 MANUAL DE APOLOGÉTICA

2.“ Testa. — N ada se opone a la posibilidad del m ilagro ni por


parte de las ley es de la n a turaleza ni por parte de D io s.
A. POR PA R TE DE LA S LE Y E S DE LA N ATU R ALEZA. —
Situém onos sucesivam ente en los dos conceptos del m ilagro (N.° 159)·
— ■o) Considerém osle prim ero como una d e r o g a d o 11 de la ley, como
un hecho que no está solamente fuera y por encim a del curso ord i­
nario de las cosas, sino que va contra ellas. ¿ E l m ilagro concebido
as! es im posible? Sí, dicen los determ inistas, porque las leyes son iif-
cesa rias, pero eso es precisam ente lo que convendría probar, que las
leyes son necesarias. — 1. P ero si se mira la cuestión desde el pun­
to de vista filo s ó fic o , adm itiendo a Dios, no vem os cómo él que ha hecho
el mundo y lo ha sometido a leyes 110 tendría ningún poder sobre su
obra y no podría modificar e! orden que ha establecido. — 2. Desde
el punto de vista c ie n tífic o , la necesidad de las leyes está lejos de ser
un hecho incontrovertible, y la prueba es que los teóricos de la con­
tingencia sostienen por el contrario que el mundo evolucionando no
puede esr gobernado por leyes inmutables. Sin pretender, con estos
últimos, que las leyes científicas sean m eras construcciones a rb itra­
rias sin reposar en fundamento alguno objetivo, nosotros queremos
conceder a los determ inistas que las leyes son necesarias si entien­
den por necesidad la m anera co n sta n te cómo las causas producen sus
efectos, pero por muy necesarias que sean con relación al mundo, las
leyes de la naturaleza, 110 dejan de ser contingentes con relación
a D ios; en otros términos, el que ha hecho la ley está por encima de
la ley y puede derogarla si le place.
b) S i consideram os ahora el m ilagro como obra extraordin aria
aporte y por encim a de la ley, pero no contra ella, toda objeción se
desvanece porque el m ilagro entonces, como lo hemos dicho más a rri­
ba (n." 159), no es la violación de la ley, sino únicam ente la no-apli-
ca ción . Pero es evidente que desde el punto de vista de su aplicación
las leyes son contingentes y sólo tienen una n ecesid a d co n d ic io n a l;
la ley sign ifica solamente que en tales condiciones tal causa produci­
rá un determ inado efecto. S i la voluntad del hombre viene a cam biar
aquellas condiciones, la causa 110 producirá ya su efe cto ; la piedra que

c a té , W . Ja m e·, no ban ido tan leío·. Ello · Kan afirm ado únicamente que hay contingencia
en el mundo, Que no todo está sometido a una necesidad absoluta, y que lo que es eon-
riderado poc lo · icíenfw ta· o determinista», como leyes universales y ciertas de toda
realidad, no es. en suma, m ás que un conjunto de reg la· aproiim ativa· que gobiernan la
m ateria, y que conviene, por consiguiente, conceder un lugar a lo fMlqotco, e t decir, al
elamento espiritual, al cual · · preciso reconocer la posibilidad de intervm ción.
C A PITU LO I I . — LO S C R IT E R IO S DE LA REVELACIÓN 167

rueda de la montaña, debe caer sí, pero a condición de que ningún


obstáculo se oponga a su c a íd a ; abundan por lo demás los ejemplos
de casos en que el hombre impide la aplicación de las le y e s : levanta
diques que contengan o desvíen los ríos, sanea las m arismas y su
vida se pasa en poner en m ovim iento las fu erzas de que dispone
para luchar contra los elementos. ¿N o s atreveríam os a rehusar a
Dios la potestad de hacer, en una proporción más grande, lo que el
hombre realiza en la esfera de su poder? N o parece evidente que lo
mismo que podía haber establecido otro orden de cosas, podrá a c­
tuar fu e r a del orden establecido, toda vez que está por encima de
él?
164. — R. P O R P A R T E D I O S . — E l m ilagro no repugna a la
inmutabilidad ni a la sabiduría de Dios. — a) N o repugna a su ¿n-
m utabilidad, pues el m ilagro no puede considerarse como una mu­
tación de la voluntad divina, porque ha sido previsto desde toda
la eternidad. “ U na cosa, dice Santo Tom ás, es cam biar la voluntad
y otro querer el cambio del curso ordinario de los acontecim ientos.”
— b) E l m ilagro tampoco repugna a su sab id u ría, porque no se ha
de creer, como han escrito V o ltaire y A . France, que el fin persegui­
do por D ios es co rreg ir o retocar su obra. S i fuera as!, podríamos de­
cir con M. Seaillcs que el m ilagro "es un procedim iento indigno de
una alta inteligencia a la cual no convendría turbar las leyes por
ella establecidas” (1). Tero no es as!; si D ios obra prodigios es por
razones dignas de é l: — I. P a ra la m a n ife sta ció n de su p oten cia . Y
no es que el poder de D ios no se m anifieste en todas partes por el
espectáculo del universo, pero el hombre es de tal naturaleza, que
las m aravillas que tiene constantem ente delante de los ojos ya no las
adm ira " A s s u c la v ile s c u m t" . “ G obernar el mundo entero es sin duda,
dice San A gu stín (2), más gran m ilagro que dar de com er a cinco
mil hombres con cinco panes, más el prim ero nadie lo adm ira, m ientras
que adm iran el segundo, 110 porque sea más grande sino porque es
más raro." — 2. P a ra la m a n ife sta ció n de su bo n dad; ¿D io s podría
m ostrar su bondad y m isericordia de m ejor m anera que concediendo
por ejem plo la salud a un enferm o en m érito de su fe y de sus
plegarias ?; — 3. y sobre lodo para la co n firm a c ió n de s u doctrina.
¿ N o es evidente, como dijim os ya, que si la revelación es moralmente

(1) G . Seaillea, ¿ « i afílrmatian» de la conw ienca moefeme.


(2) 3 * n A g u ith , T ro cí. X X I V (n )oann*m .
166 MANUAL DE APOLOGÉTICA

necesaria, por lo mismo se impone el m ilagro como el m ejor medio de


hacernos conocer su existencia?

§ 3. — C o m p r o b a c ió n del M il a g r o

E l m ilagro es posible, pero si existe, ¿cómo se co m p ru eba ? En


otros términos, ¿cóm o discernir el ca rácter m ilagroso de un hecho?
165. — Adversarlos. — La posibilidad de com probar el m ilagro
ha sido negada por ciertos racionalistas y señaladamente por los po­
sitivistas (Littré, Renán, Clinrcot, S eailles” ). “ Nosotros no creemos,
dice M. Seailles, que se haya comprobado jam ás en el curso de los
hechos la intervención de una potencia sobrenatural” (1). F.11 el mis­
mo orden de ideas Renán había escrito ya después de L ittré: “ no
ya en nombre de tal o cual filosofía, sino en nombre de una experien­
cia constante, es por lo que desterram os el m ilagro de la historia;
nosotros no decim os: el m ilagro es im posible; decim os: hasta aquí
no ha habido ningún m ilagro comprobado” (2). Como se ve, siempre
se repite la misma fórmula positivista; no se niega, se declara que no
se conoce; más adelante veremos las razones que invoca.
166. — 2.° Tesis. — L a com probación d e l m ilagro es posible. —
Dos casos podemos estudiar: o) un h ech o actual referido por un tes­
tigo ocu lar; — b) un h ech o pasado referido por la historia.
A. Caso de un hecho actuaL — ¿Q ue se necesita para que el tes­
tigo ocular que refiere un hecho de carácter m ilagroso sea digno de
fe ? Dos c o sa s: que esté bien in form a d o y sea sin cero , o lo que es lo
mismo, que tenga la com p etencia que se necesita para darse cuenta
del m ilagro y la probida d necesaria para re fe rir el hecho tal como
lo ha visto, sin desnaturalizar su carácter.
o) L A C O M P E T E N C I A . — Dado que el m ilagro es un hecho
sensible, extraordinario, producido por Dios, se sigue que el testigo
debe comprobar la existencia de estas tres condiciones: La realidad
del hecho sensible, el carácter m aravilloso y la causalidad divina;
ahora bien, estas tres condiciones 110 exjgcn una competencia especial,
(3) como verem os en seguida.
1. En cuanto a la e x is te n c ia d e l h ech o sen sib le , la cuestión no

(1) Seailles, ob. cit.


(2) Renán, Vi« de Jcsu», intrvd.
())) Aunoue nosotros hablemos de la» tres condicione« exigida» para comprobar un
milagro en lo <¡ue se refiere al testigo, es evidente que el oficio de esto último puede, y
m uchas t s c s i debo reducirse a 1a comprobación del hacho sensible. (V éase núnt. 167.)
C A PÍTU LO II. — LOS C R IT E R IO S DE LA REVELACIÓN 169

o frece duda. Aunque el m ilagro se realice fu era de las leyes de la


naturaleza, es un hecho como los otros, que cae b ajo los sentidos, por
tanto es observable. C u alquiera puede com probar la curación de un
ciego de nacim iento; b astará saber que el individuo en cuestión h a­
bía nacido ciego y que ha recobrado la v ista; lo mismo para la resu­
rrección de un muerto, basta com probar dos momentos diferen tes:
el estado de vida que sucede al estado de m uerte; — 2. ¿ S e puede
conocer igualm ente si el hecho es so b r e n a tu r a l? Ciertam ente, y la
cosa es fácil en gran número de casos; basta com probar que 110 hay
proporción entre los m edios empleados y los efectos producidos, de
tal m anera que los efectos no se pueden atribuir sino a una causa so­
brenatural. E s evidente, per ejem plo, y nadie lo pondría en duda,
que un hombre m uerto ya de cuatro días no vuelve a la vida por
m andato de otro hombre, aun que fuera este el m édico más reputado
del m undo; un poco de polvo humedecido con saliva, tam poco es un
medio apto para devolver la v ista ; si por consiguiente hechos de este
género pueden ser com probados, 110 hay duda que sobrepasan las
fuerzas de la naturaleza, no hace falta, pues, requerir testim onio de
especialista, sino para casos patológicos, cuyo diagnóstico exige co­
nocimientos especiales.
3. A v e rig u a r la ca usa lidad d ivin a constituye m ayor dificultad, pero
no es cosa imposible porque hay señales que distinguen la obra de
Dios de las obras del demonio. E slas señales son: 1) la n aturaleza
y el b rillo de la obra. Los demonios no tienen poder ilim itado, coniu
por ejem plo para resu citar un muerto, porque resucitar es en rea li­
dad crear, y el poder de crear sólo pertenece a Dios. 2) Los cdrac-
leres m ora les de la obra. Como toda obra d ivin a es necesariam ente
buena y m oral, h ay que considerar las circunstancias en las cuales
se realiza el m ilagro. C irc u n sta n c ia d e persona s. E l taum aturgo no
puede ser interm ediario elegido por D ios, si no es persona virtuosa
y m origerada. C irc u n s ta n c ia de m odo. Si los medios empleados para
la realización del m ilagro no son honestos ni decentes revelan un
origen que no es ciertam ente divino. E l f i n de la obra. L a acción de
Dios, no puede perseguir otro fin que la beneficencia, o la enseñanza
de una d octrin a; si los m ilagros se hacen en confirm ación de una
doctrina revelada, el valor de ésta nos perm itirá conocer y ju zg a r el
v alo r de aquellos; si la doctrina es falsa ciertam ente y con traria a
la divinidad. D ios no podrá confirm arla con m ilagros verdaderos.
170 MANUAL DF. APOLOGÉTICA

“ Los m ilagros, dice Pascal, sirven para d iscernir la doctrina, y la


doctrina para d iscernir los m ilagros” ( i) .
b) L a P R O B I D A D . — A la com petencia debe el testigo añadir la
prob id a d para que sea aceptable sil testim onio, más cómo saber que
un testigo es sincero? N o tenemos otro medio de a verigu arlo sino es­
tudiando su estado de alm a, sus tendencias naturales y sus disposi­
ciones, y preguntándonos si su testim onio ha podido ser inspirado por
la pasión o por el interés. E s m anifiesto, desde luego, que cuanto el
testigo es más crédulo, im presionable, exaltado, am ante de lo e x ­
traordinario, menos crédito m erece; a la in versa, si es con trario a lo
m aravilloso, si abriga prejuicios contra él, si es escéptico, más aún,
si es ateo, tendrá m ayor tu erza su testim on io;. agreguem os que el
valor de un testim onio se acrecienta con el número de testigos com ­
petentes y probos.
167 . — Objección. — Los ra cio n a lista s y p o s itiv is ta s objetan que
el m ilagro es c ie n tífic a m e n te in d e m o str a b le , porque, dicen ellos, la
segunda condición requerida para la com probación del m ilagro, no
se puede cum plir si previam ente no se conocen todas las fuerzas
de la naturaleza. "P u esto que el m ilagro, escribe Juan Jacobo Rous­
seau, es una excepción de las leyes de la naturaleza, para ju z g a r de
él es preciso conocer estas leyes, y para ju z g a r cor. seguridad es
necesario conocerlas todas" (2 ). 2. Renán y Charcot son menos e x i­
gentes ; se contentarían con que D ios se aviniese a rea lizar sus mi­
lagros "ante una com isión constituida por fisiólogos, físicos, quími­
cos. y personas ejercitad as en la critica h istórica". (3)
Respuesta. — 1. E l m ilagro, se asegura, no es cien tíficam en te de­
m ostrable; entendámonos. Si con esto se quiere sig n ific a r que es
incapaz la ciencia de probar el carácter m ilagroso de un hecho,
nosotros nada objetarem os, pero tam poco se le pide esto a la cien­
cia, porque no olvidam os ju e la com probación de un m ilagro, pasa
por el triple terreno de la historia, de la ciencia y de la filo so fía ;
la historia debe dem ostrar la existencia del hecho probando que los

(1) A pesar de b u form a, la palabra de Pascal no contiene círcu/o v iciotc. Porque


00 «e trata de dem ostrar la doctrina por lo · m ilagro· solo· y lo · m ilagro· por la sola
doctrina. Eli Ib razón quien demuestra prim eram ente el valor de una doctrina y quien
declara su bondad o m alicia, y e s tam bién la razón quien juzga i¡ los m ilagro· tienen
o no la · «eñale· de que acabam os de hablar y que no nos permiten atribuirlo· a D io ·. Una
vez hecho este trabajo preliminar, e · evidente que la doctrina confirm a los m ilagro· y
recíprocam ente lo · m ilagro· confirman la doctrina.
(2) Ju an J . R ousseau. L eitres écritos do ¡a montaign».
(3) R enán, Vio de Jesut, Introd., p. 15 14.* Ed.)
C APÍTULO I I . — LOS C R IT E R IO S DE LA REVELACIÓN 171

testigos son dignos de fe; la ciencia debe declarar a continuación


si el hecho es conform e o 11c a las levos de la naturaleza y ahí te r­
mina su misión, pero entonces es la filosofía la que se encarga de
decir si el hecho es explicable por una causa distinta de Dios. Más
para esto, no es en m anera alguna necesario conocer todas las fuerzas
de la naturaleza, basta como dijim os arriba (N." 16Ó), que se eslé
cierto de que no hay pro[>orción entre el efecto y la causa.
2. En cuanto a la pretcn sión insinuada por Renán y Charcot de
que D ios realice sus prodigios ante lina com isión de sabios, es una
ocurrencia m uy gra cio sa ; ¿es que toman los m ilagros por espectácu­
lo destinado a d ivertir al público o a provocar las investigaciones de
los sabios? Los m ilagros no son esto; vienen a su tiempo debido, y
cuando Dios ju zg a conveniente m anifestar su poder o hacer o ir su
palabra, clije los testigos que quiere: los humildes y los ignorantes
de la misma manera que los soberbios y los sabios, el testimonio de
los no profesionales tiene el mismo valor que el de los prefesiona-
les pues 110 se trata en la m ayor parte de los casos, sino de poseer
los órganos de los sentidos en buen estado, y de registrar los hechos
tal como son y referirlos como en realidad han pasado. Por lo de­
más, si las comisiones cien tíficas tienen interés en presenciar el m i­
lagro, en vez de requerir a Dios para que com parezca ante ellas y
realice allí sus m aravillas, ¿ ( o r qué no van ellos a donde estos m ila­
gros tienen lugar, por ejemplo a L o u r d e s ?
168. — Instan (1). Los hechos de Lourdes. — Precisam ente, re­
plican los adversarios del m ilagro, los hechos de Lourdes, como lo ­
dos los otros de este género, pueden explicarse en verdad sin recu­
rrir a una intervención sob ren atu ral; los numerosos prodigios que
allí se obran y que nosotros no negamos, se deben ya a la v ir tu d c'11-
rativa de aquellas aguas, ya a la sug estió n , ya a cu a lq u ier otra fu e rza
•de la n u tu r a le-a , aunque desconocida.
Respuesta. — Exam inem os sucesivam ente las tres solucioines pro­
puestas. — í. Prim eram ente se alega lu v ir tu d cu ral iva 1le las aguas
de la gru ta . Porque así conviene a su causa le atribuyen propiedades
químicas especiales, cierta potencia radioactiva o se invocan los e fe c ­
tos terapéuticos de los baños fríos que lus enferm os toman en la

(1) No e» este una objeción nueva. P e io . mientras la objeción precedente (núm. 167),
no se mueve de un punto de vista general y abstracto, aquí, en cierta manera, se concre­
t e s el caso. *Tornando un ejemplo en el /iccho de Lourdes, que es siempre de actualidad,
tiene la ventaja de manifestar de manera m ás patente la táctica de los incrédulos.
172 MANUAL DE APOLOGÉTICA

piscina; pero ha sido reconocido por el análisis de esla agua, que en


nada d ifiere del agua de 1a fuente pública que se encuentra en el pue­
blo, y que ‘ no contiene ninguna substancia activa, capaz de com unicar­
le propiedades terapéuticas señaladas” : ( i) cu cuanto a la hidroterapia
y a la r a d ioa ctivid a d del agua— suponiendo que el agua de la gru ta po­
sea estas propiedades— . jam ás lian producido curas tan m aravillosas
como las que se comprueban m Lourdes. H ay más, en la prim era hipó­
tesis que se nos propone como solución verosím il. ;có m o exp licar
que se hayan producido aun prescindiendo del usn »le esta agua. y
para citar sólo un caso, el del belga Pedro de Rudder. ¿cóm o exp li­
car que ios fragm entos de sus huesos rolos se soldaran bruscamente en
O ostacher, cerca de Gante, en una capilla de la V irgen de Lourdes,
muy lejos de las piscinas de la gruta pirenaica?
2. l^a s u g e stió n parece, en nuestra época, una »olución más aca­
bada; según los sugesti )nadcrcs ‘‘loda célula cerebral accionada por
una idea, acciona las fibras nerviosas que deben icalizar esta idea;
(3 )” en otras palabras, basta hallarse persuadido de que uno se va a
curar, para que en realidad se cure. —■; Es verdad que la sugestión
produce tan m aravillosos resultados? Diremos primero que los m é­
dicos acostum bran a distingi-ii dos clases de en ferm edades: ui/ro/ic-
da d es org á n ica s en las cuales hay lesió n de órgano y cn krm ed ad es
fu n c io n a le s o n e n i o s a s en que el órgano permanece intacto y sin
lesión pero funciona m al; ahora bien, hoy lodo el mundo admite que
la sugestión no cura sino las enferm edades funcionales, jam ás las en­
ferm edades orgánicas, que 110 tienen más que resultados efím eros, y que
aun para obtener estos resultados es necesario ejercerla repetidam en­
te y por cierto tiempo; por el contrario las curaciones de Lourdes se
refieren tanto a las enferm edades orgánicas como a las nerviosas (4);

(1) Informe del Dr. Kilhol, de la Facultad de Ciencias de Touloime.


(2) V é ase la lista detallada de la» curaciones obtenidas en Lourdes. desde 1658 a 1901,
en C . Bertrin, Hl$to(rc critique de* eoenem enl* d e Lourdc*.
(3) Bem heim , Hi/Dnofiimt, su g g c* tin n , p sych oivra p w
(4) Según Bertrin, L e Fait d e Lourdes fD ict. ap. de la hoi cal.), la O ficina médica
rechaza ca ti siempre las enfermedades nerviosas, cuya curación podría ser atribuida a una
causa natural. S e equivocan, pues, los Que ernen o dicen oue las dolencias nerviosas
componen la gran clientela de L o u rd es; ellas no llegan ni a la decimoquinta parte de
la · curaciones. En 1913, llegaban a 2 S 5 , mientras que en igual t c c h a se contaban 6 9 4 cura­
ciones de enferm edades del aparato digestivo y sus anexos, 106 ríe enferm edades del
aparato circulatorio. 61 de las cuales eran enferm edades de! co razó n ; 182 de enferm e­
dades del aparato respiratorio (bronquitis, pleuresía·) ; 6 9 de enícim ed ade· de vías urina·
r ia s ; 143 de enfermedades de la m édula; 530 de enlerm dades m en tales; l>5 de enfer­
m edades de los h u e s o ·; 206 de enfermedades articu lares; 42 de enfermedades de la p ie l;
119 de tu m o re·; 346 de enfermedades generales y enfermedades d iv e r···, 170 de las cuales
C A PÍTU LO II. — LOS C R IT E R IO S DE LA REVELA C IÓ N 175

son radicales, durables, y también instantáneas, luego la sugestión no


soluciona el problema <le 1 .oiinles
3. O bligados a abandona.- estas dos prim eras hipótesis, 110 queda
a los ¡«"crédulos otro recurso que apelar a las fu e r z a .t d e sc o n o c id a s de
la n a tu raleza , de que hemos hablado en la objeción anterior. Estam os
lejos, nos dicen, de conocer todas las fuerzas de la .n a tu ra le za : la cien­
cia hace más de 1111 siglo que va m ultiplicando sus descubrimientos,
vapor, electricidad, telefono, rad io grafía, te le g ra fía sin h ilos; ;n o
tenemos, pues, m otivos para suponer que los m ilagros son debidos
a fu erzas ignoradas y no a la intervención d ivin a? E s cierto que no
conocemos todas las leyes de los cuerpos, pero poco importa, porque
lo mismo si las conocemos que si no, los cuerpos no lian esperado
que N'ewton descubriese su fam osa ley para atraerse en razón directa
de su m asa e inversa del cuadrado de las d istancias; si por consi­
guiente las curaciones de Lourdes, son efecto de una fu erza desco­
nocida, deben producirse siempre de ln misma m anera siendo igu a ­
les las condiciones; pero sucede justam ente todo lo con trario; la fu e r­
za m isteriosa obra en las rr.ás d iversas y desiguales circunstancias,
lo mismo en pleno sol al paso del Santísim o Sacram ento, que en el
agua, en el fondo de las piscinas, de noche como de día, y lo que
parece más raro aún, solamente sobre ciertas personas, y 110 sobre
otras tan creyentes y tan virtuosas como aquellas y que tal vez han
rogado más que las primeras. Por otra parte, aun que 110 se conozcan to ­
das las fu erzas f¡s ic a s y (1) p síq u ica s del mundo, se sabe muy bien que
por lo que afecta a la curación de enferm edades orgánicas, que supo­
ne la restauración del (ejido in terin o y a por renovación de las cé­
lulas antiguas, ya por la creación de nuevas, no hay fu erzas natu­
rales que sean capaces de prescindir del concurso del tiempo para con­
sumar esta obra de regeneración. L u ego las tres explicaciones, que
dan nuestros adversarios a los hechos de Lourdes, 110 pueden sostener­
se seriamente, y desde luego, si se descarta a pesar de todo la hipó­
tesis de lo sobrenatural y de la intervención divina, será necesario
encontrar otra m ejor que la sustituya (2).

eran casos de reumatismo, 22 de cáncer y 34 de llagas. Señalem os tam bién en especial


Y* ciegos que han tenido la dicha de v e r ; 24 mudos que han recobrado el habla, y 3?
sordos que han recobrado el oído.
(I) l’ uerza» jíaicaa (del griego {d /i u i í j , naturaleza), quiere decir fuerzas m ateriales,
y fuerzas p áq u ícd i (de ptu ch e, alma) es lo mismo que luerzas espirituales.
12) Por ahí se ve que las cura dones tan numerosas y tan m aravillosas que ee realizan
continuamente en la G ruta de 1-ourdes, pueden ser un argumento precioso al servicio de
la A pologética. Esta tiene e) derecho de sacar de ellas diferentes p r u e b a ·: a) 1· prueba de
174 M AN UAL DE APOLOGÉTICA

169. — B . El caso de un hecho antiguo referido por la historia. —


Si si* Irata de nn hecho de antigua data, antes de proceder a la crí­
tica del testimonio, hay que com enzar por la crilica del documento
que lo contiene; de aquí que se havan de establecer dos cosas.
a) C R I T I C A D E L D O C U M E N T O . — Para ju zg a r el valor de
un documento escrito — porque esto es lo que so b re'tod o nos inte­
resa — . es preciso, ante todo, asegurarse de si lo poseemos en toda su
integridad; a continuación se lia fie a verigu a r el a u to r.'fe ch a de com ­
posición ( i >. fuentes; en íj¡). es necesario interpretarlo esforzán ­
dose por penetrar cu el pensamiento íntimo del autor, el fin que se
propone, y las razones que han podido determ inar su manera de ver.
Todas estas cuestiones las propondremos el emprender el estudio de
los Libros sagrados que contienen el depósito de la Revelación.
b) C R I T I C A D E L T E S T I M O N I O . — Cuando el estudio del do­
cumento nos ha revelado el nombre del autor y la lecha de com posi­
ción, ya no hace falta otra cosa para la crítica del lestim omo sino
aplicar las mismas reglas que liemos señalado anteriormente a pro­
pósito del testigo de un hecho actual, esto es, establecer su co m p ete n ­
cia y su probidad.
170.—O bjecion es.—'N uestros adversario* rechnran leu milagtos irleriHo» por la historia,
por diferentes motivo·.—a) Los uno*, como M. M. Seig o ob o· y Langlois. y los positivista·
en general, descartan el milagro histórico porque está en contradicción con las /oyes don-
tíficat (2).--A *«puala.—L o falso de esta aserción ec desprende de las pruebas demostró
(ivas de la posibilidad del milagro (véanse núms. 16) y 164).—6) O lio · (Stuart Mili, Hume)
■on de opinión que e» necesario siempre, en la interpretación de los hecho·, buscar la·
explicaciones m ás sencilla· y m ás veroaímile·. esto es. las que no recurren a la interven­
ción sobrenatural.—Respuesta.—Esta opinión no es m ás admisible que la precedente; en
este sistema, serían necesario arrancar de la historia todos los hechos raro·, singulares,
anormales, todo 1· que no ee haya visto todavía. L a aplicación de teoría sem ejante, con­
duciría fatalm ente a los peores resultados; así ha sucedida que hechos eaclufdoa en otro
tiempo de la historia (aerolilos, estigmas) como aparentemente inverosímiles, han tenido
que admitirse y reconocerte como auténticos.
o) O tro· dicen, con J . J . Rousseau, que el milagro que no es conocido m ás que por
testimonio humano, no puede garantizar con certeza una revelación.—R espuesta.—Esto e·

la existencia de/ mi'/aaro, y b) la prueba de la i>crded d e la Religión católica, pues que


esto· m ilagro· son realizado· en favor de su doctrina y para apoyar su autoridad. Y si se
consideran las circunstancias de la aparición de la Virgen a Bernardita y su respuesta
a la · preguntas de la niña *Y o soy ta Inmaculada Concepción··, nos e s permitido creer
que Dios quiso ratificar la decisión doctrinal de Pío IX . pocos años después de la pro­
mulgación del dogma. .
(T) Y a se comprende cuanto importa conocer la fecha de composición y el au to r; con
eeto, en efecto, conocemos si el historiador ha podido ser testigo ocular o no. Cuando
el historiador no ha sido testigo ocular, el valor de «u testimonio depende de las fuentes
da que se ha servido.
(2) «Una verdad científica no se establece por el testimonio. No puede afirmarse una
proposición, si no se cuenta con razones especiales en que apoyarla.· Seignobos et
L lan sloi·. introducirán a ¡a M éthode hiatorlqua.
C A P ÍT U L O I I . — LOS CR IT E R IO S DE LA REVELACIÓ N 175

rechazar la historia que no tiene otro fundamento que la antoridad del testim onio; sino
hay nada cierto, m ás que lo que uno puede experimentar, no sólo desparecería toda ce r­
teza histórica, sino que se reduciría grandemente la suma de nuestros conocim ientos, pues
la mayor parte de las cosas que sabemoe. las sabem os por testimonio.
d) Después de J. J . Rousseau. Renán (I) y Loisy. hacen notar que en otros tiempos la
humanidad veía müagros por todias parles, pero con los progresos de la crítica, lo m ara­
villoso ha perdido terreno y según ¿líos está llamado a d e sap arecer; las causas naturales
han explicado ya muchos fenómenos tenidos oirás veces por milagros, y nada impide creer
que un día se podrá explicar de la mismit manera lodo lo que hasta ahora ha perma­
necido desconocido.—R espuesta.—E sta objeción es poco m ás o menos como la expuesta
en el número 167; lo que la diferencia es que en vez de colocarse únicamente en el te ­
rreno científico invoca los errores históricos. E s verdad que antee eran desconocidas m u­
chas fuerzas de la naturaleza, y muchos fenómenos pasaban por maravillosos sin se r lo ;
desde este punto de vista, es justo decir que la ciencia, al descubrir ciertas leyes igno­
radas ha hecho retroceder el dominio de lo maravilloso. Pero no hay que e x ag e rar; loa
antiguos no ignoraban todas las leyes de la naturaleza; también como nosotros podían
ellos, decir, por ejem plo, que la resurrección de un muerto es un hecho que está fuera y
por encima del curso normal de las cosas.
v) E n el mismo orden de ideas R énan dice que los milagros referidos por T ito Livio
y Pausanias son Inventado·; luego, concluye él, lo mismo debe hacerse respecto de loi
milagros ettangé/ícos.--Respuesta.—D e que haya habido en todos los tiempos y en lo p a­
sado m ás que en nuestros días, historiadores cu ya· narraciones aon fantásticas, no hay
razón para concluir que lodos son iguales : no se pasa así de lo particular a lo general,
• T ito Livio y a Pausanias ae les puede oponer historiadores concienzudos, como Tuci*
dides y T ácito.
§ 4. — V alor d e m o s t r a t iv o u f i. M il a g r o .
. 171 . — Tesis. — J^os m ilagros, obrados en fa vo r de una doctrina
son señal cierta de su origen divino. Esta proposición se apoya en
la razón y cu el consentimiento universal.
A . P R U E B A DF. R A Z O N . — El m ilagro propiamente· dicho apa­
rece como una obra que 110 puede tener otro autor que Dios (N'."158).
Sin duda, considerado en sí mismo, sign ifica que ha habido in terven ­
ción d ivin a; pero si está asociado a otro becho, si el taum aturgo lo
realiza en confirm ación de la doctrina que enseña, es evidente que
esta doctrina debe venir de Dios, o por lo menos tener su aprobación ;
de lo contrario habría que decir que D ios ra tifica la m entira y la im ­
postura, que es “ un testigo de falsedad" (Santo Tomás"!, cosa que
repugna a sus atributos.
B. P R U E B A S A C A D A D E L C O N S E N T I M I E N T O U N I V E R ­
S A L . — En todos los pueblos encontram os la creencia que los m ila­
gros son una prueba incontestable de la intervención d ivin a; así todas
las 'lalsas religiones atribuyen a su fundadores el poder de obrar m i­
lagros. Precisam ente — se objeta — la creencia universal depone con­
tra el valor de los m ilagros alegados por el cristianism o, puesto que

(I) »Ninguno de los m ilagro· de que están llenas las viejas historias—dice Renán—.
se ha verificado en condiciones científicas. Una experiencia que nunca ha sido desmentida
nos enseña que únicamente ha habido milagros en los tiempos y en los países en los
cuales ae creía en ellos y delante de personas dispuestas a creer.»
176 M A N U A L DE APO LO G ÉTICA

cada religión pretende tener los suyos — . E sta objeción tiene un fu n d a­


mento falso, porque no se trata de m omento de establecer una
com poración entro el valo r resp ectivo de los m ilagros alegad os por
las d iferen tes religiones. N osotros invocam os la prueba del consenti­
m iento universal, con el único fin de dem ostrar que todos los pue­
blos lian creído en la existen cia de m ilagros obrados por D ios en favor
de una doctrina. En cuanto a saber si los prodigios de tal o cual religión
son m ilagros propiam ente dichos o no, obras de D ios o del demonio,
esto es una cuestión que pertenece a la crítica h istórica y de la cual
nos ocuparem os cuando vayam os en busca de la verdadera religión.

Art. III. — La Profecía.

L a cuestión de la p ro fecía, no e x ig e un estudio m uy extenso, pues


la p ro fe cía es un m ilagro de o rden in te le c tu a l (N.° 161). L o que se ha
dicho del m ilagro en gen eral conviene, por consiguiente, a la p ro fe cía ;
nos lim itarem os a in d icar rápidam ente lo que ella tiene de particu lar
siguiendo el mismo orden que para el m ilag ro : I." N a tu r a le z a ; 2 ° P o ­
s ib ilid a d ; 3.“ C o m p r o b a c ió n ; 4.“ V a lo r d e m o stra tiv o de la profecía.

§ 1. — N atu raleza de la P r o f e c ía .

172. — 1." Definición. — E tim ológicam ente la palabra profecía


(griego p r o p h e t e s ) ; p ro, a n te s ; fh e m i, yo digo) significa predicción.
A . E N U N S E N T I D O A M P L I O , y con form e a la etim ología, la
profecía es la predicción de un acontecim iento fu tu ro; en este sentido
la predicción de un eclipse es una profecía.
B . E N E L S E N T I D O E S T R I C T O de la palabra, que es com o se
toma generalm ente, la p ro fecía puede definirse según S an to T o m á s: “ L a
previsión cierta y el anuncio de cosas fu tu ras que no pueden ser co ­
nocidas por causas n atu rales.”
173. — 2.” C O N D I C I O N E S D E L A P R O F E C I A . — D e la pre­
cedente definición se desprende que son dos b s condiciones reque­
ridas para que haya p ro fecía en sentido estricto. — a) E s necesario
que la previsión sea cie rta y 110 am bigua como sucedía generalm ente
en los orácu los paganos, de los cuales decía C iceró n “ estaban tan há­
bilm ente com puestos que cualquier cosa que sucediera siem pre pare­
cía que estaba prcdicha y tan oscuros que los m ismos versos en otras
circun stancias podían aplicarse a otras cosas” , b) E s necesario que

(I) Cicarón, D e d iv m .. 1, II.


C A P ÍT U L O I I . — LOS C R IT E R IO S DE LA REV ELACIÓ N 177

la previsión no pueda h acerse por medio de causas na turales. Q u e el


astrónomo anuncie un eclipse, el m arino una tempestad y el medico
la m uerte de un cliente suyo esto no son profecías propiam ente d i­
chas, porque la predicción 'le estos hechos futuros puede in ferirse
fácilm ente del conocim iento de las leyes de la n a tu ra le za ; no hay
verdadera profeefa sino cuando el hecho futuro no puede ser conocida
por sus causas naturales, porque éstas no existen todavía y dependen
de la voluntad humana.

§ 2. — P o s in iL ln A D PF. LA P R O F E C ÍA .

17-1- — I-a p o sib ilid a d de la profecía se dem uestra por una doble
prueba: indirecta y directa.
A P r u eb a in directa sacada de la creen cia un iversa l. — L a
historia nos atestigua que todos los pueblos han tenido sus
adivinos, a los cuales les pedía los secretos del porvenir.
Que los oráculos que estos dieron hayan sido verdaderas profecías
o no, no es lo que aquí nos in te re sa : se trata solamente de a le­
gar la creencia de todos los pueblos como una presunción en fa vo r de
la posibilidad de la profecía.
B. P ru eb a d irecta sacada de la razón. — P a ra que
la profecía sea posible, se requieren dos condiciones: — a ) que
Dios co n o zca el po rven ir: b ) y que nos lo p ueda re v e la r; pero estas
condiciones son ciertam ente realizables, pues de una parte, D ios es
o m n iscie n te ; ningún secreto del porvenir le escapa, conoce todos los
acontecim ientos futuros, no solamente los llamados fu t u r o s n ecesa rio s,
es decir que se puedan prever por el conocim iento <le sus causas,
sino también los fu tu r a s lib r es, esto es, los que dependen de la libre
determ inación de la voluntad. Esto no debe sorprender, pues, como
liemos visto y a, el termino presciencia aplicado a D ios, es un té r­
mino im propio: D ios no preve. D ios v e ; para él todos los hechos, que
según nuestra manera de hablar, llegarán a ser un día, y a son. P o r
otra parte D ios p u ed e revelarnos lo porvenir como se desprende de
las pruebas que dem uestran la posibilidad de la revelación en general.
S i se establece con efecto que Dios puede hacer conocer al hombre
verdades que éste ignora, no vem os quién podría im pedirle el que nos
revele el porvenir.
178 M A N U A L DE APOLOGÉTICA

§ 3. — C o m p r o b a c ió n d e l a P r o f e c ía .

175. — Com probar una profecía es lo mismo que dem ostrar los
dos puntos siguientes: i.° la rea lid ad de la p ro fe cía; y 2.° su cu m p li­
m ien to.
1." R e a lid a d de la p r o fec ía . — E ste primer punto no es d ifícil de
establecer; basta darse cuenta de que las dos condiciones necesarias
para constituir una profecía se han cumplido. Esto es un trabajo que
pertenece a la crítica h istó rica : ella debe exam inar los documentos
donde se encuentran consignadas las palabras que anuncian el aconte­
cim iento venidero, ju zg a r si la previsión fué hecha en términos cla ­
ros y precisos, y si el hecho prenunciado no podía ser conocido por
la ciencia de las leyes naturales. 2 .* C u m p lim ie n to de la p r o fec ía . Este
segundo punto, no presenta m ayor dificultad, pues basta com parar el
acontecim iento en cuestión con las palabras que le anuncian y v er si
el hecho corresponde bien y en todos sus pormenores a la predicción
que le ha precedido. Y que no se objete con J. J. Rousseau que la
com probación de la profecía e x ig iría que el misimo hombre fuese tes­
tigo de la profecía y de su cumplimiento, pues parece más bien que
cuanto la predicción está m ás alejada del cumplimiento, adquiere más
valor, porque si es d ifícil anunciar con algunos días de anticipación
un hecho que depende de la libertad humana, la dificultad se hará
más grande con el intervalo que separa a la profecía de su realiza­
ción. Q u e no se aleguen tampoco las pr ed icc io n es de lo s son á m b u los;
todos saben que tienen un v alo r muy relativo y que, sem ejantes a los
antiguos oráculos, no brillan generalm ente por su claridad.

§ 4. — V alo r d e m o s t r a t iv o de la P r o f e c ía

176. — L a profecía es un m ilagro propiamente dicho, puesto que


D ios sólo conoce los hechos que dependen de las decisiones libres del
hombre, de donde se sigue, que todo lo dicho sobre el valo r dem ostra­
tivo del m ilagro se aplica también a la profecía.
C o n c lu sió n . — D e lo que se ha dicho de los criterios en general
y en particular del m ilagro y de la profecía se deduce que la v e r ­
dadera re lig ió n debe ser aquella que reúna en sí el conjunto de estos
signos: Prim ero, los criterios in tern os, excelencia y transcendencia de
la d octrina; después los criterios e x te rn o s que son en verdad el prin­
C A P ÍT U L O I I . — LO S C R IT E R IO S DE ’LA REV ELACIÓ N 179

cipal argum ento, como lo ha indicado perfectam ente el concilio V a ­


ticano en la siguiente decisión dogm ática: ’‘para qtic la sumisión de
nuestra fe estuviese de acuerdo con la razón, ha querido D io s unir
a los auxilios interiores del E spírtu Santo, pruebas exteriores de su
revelación, a saber, hcclios divinos y sobre todo los m ilagros y las
profecías que dem ostrando la om nipotencia y la ciencia absoluta de
Dios son signos ciertos de la revelación divina, y apropiados a todas
las inteligencias*'.

B ib lio g rafía! San to ToM ÍS. Contra Gentile».—TanqULRE.0, Thcologie JondamentnJe


fO etclée).—BaINVLL, D ( vera Religions et A pologetica; N ature et Surnaturel (Beauchesne.—
Valvekens, F oi et Raiaon (de Meeater, Bruxelles).—De P ascal, L e Chrittianirme, La Vérité
d e ¡a Religion (LelhieUeux).—Mkhf.LÍT, Dfeu et VA gnoaticíame contemporain. —MffT. Le
R oy, L a Religión dea Primitifa (Ueauchenne).—De B ro g lie . Critique ot Religion (L ecoffre);
Problémea et conduwiona d e l'hiitoire dea Religión» (Putoia-Cretté).—C o n d al. L a Religión.
L e Sum aturel {Roger e l Chemovitz).^HuBY. Chriatuo (Beauchesne).—B r k o u t, L'H iatoire
dea Religiona et la Foi chrétienne (Bloud).—BRUNNETltAE, Sur lea chemina d e la croyance
(Perrin).—Em ile BO-'TROUX. Scien ce e l Religion iFlammarion).—LjctAHD, Vera le Cathnli-
d sm e (V itte).—A lfafu c. Valeur A poiogétipuc d e I'Hist oiré dea Religions, R ev. prat. dA pol..
I .ex nov. 1905.—ERMONI, Chmnique d’H litoirv dea Aeligi'om, R ev. pral. d'A po)., 15 jui-
llet 1907.
Sobre el m ilagro__ Dane le D iet, de la Foi cat. : J . DE TanqoÉdlc. Art· Mfracle ¡ C . Ber*
tin, Lourdea (Le fait de).— L lr o y , La Conatatation du miracle et rO b jection poattiviste:
La Conatatation du miracle (Bloud).—D e BONNIOT, L e M trade e l tea coníre/a^ona (Rétaux).
—M onsaBRé. Introduction au D ogm e (tome III).—M éric, L c M erveilleux ct la S cien ce.—
Dr. L avrand, L a »uggestión et lea gucriaona d e Lourdea (Bloud).—VouRCH. Quelouoa coa
de guóriaona de Lourdea et la Foi out guérit (Lethielleux).—COSTE, L c M iracle (Sc. et Rel.).
—C ondal. L e M iracle.— D e la B arre. Faita aurnaturels (Bloud).— J. Dt T onouI dec. Introduc­
tion & I’eludo da M entetlfetu el du M iracle (Bcnucheane).—G . SoATAlS. L a Providence et
le Miracle jBeaucheanei.— F.. R abier, Letona d e fjhilosophie.— BOUTROUX, D e la continger.ce
dea loia d e la nature.
180 id e a Ge n e r a l ub la se g u n d a pa rte

Art. 1. El Paganism o.
A rt. 2. Las R eligiones de China
la s C ap ítu lo ú n ico . - Les Art. 3. El Z oroastrism o (Persia)
FALS A S p rn clp a le s Religio­ A rl. 4. F.l M ithraciem o.
RELIGIONES. nes no orletlanas. Art. S. Las Religiones de la India.
Art. 6. El Islam ism o.
Arl. 7. El Judaism o aclu sl.

( Art 1. El P en ta- Integridad.


C ap. f . -L o s d o c u m -n to * ) teu co .
A u te n tic id a d .
Ari. 2. L o s E v a n ­

I
da la Revelación.
g elio s. {i Veracidad.

Art. 1. Jesús se presenta com o M esías.


Cop. K . — La afirmación Art. 2 jesú s se presenta como H ijo d e
da Jesús D ios.
£ecci<Ín // Arl 3. Valor de este doble te stim on io.

Arl 1. f t jia f e n fiú de las profecías me-


C ap. 111 — Las ProloQlas stdnicas.
meslánleas. Arl. 2. C u m p lim ien to en Jesús de las
profecías m esidnJtas.

1. Predicciones
de Jesú s.
Arl. 1. C on &u.« So n verdade­
p ro fecía s ra« profecías
Para co n ­
f i r m a r su
La mislÓQ-
Segunda pa<ta {Porte hísfdríco) \w

VEROAOERA
RELIGIÓN. Histórica'
me n t e cier­
C ap. /V* — Jesús ha con- tos.
firmado au afirm a ' ■ 2- Con su s Ver daderos
elén . m ila gro *. m ilagros.
Para con*
f i r m a r su
m isjón.

El Hecho hifeló-
CR IS ­ rtcaroent e
Art. 3. Con su R e * cierto.
TIA NISM O .
« u rrc rc íó n . P a r a coo*
f i r m a r su
misión.

La religión crisiian a no e s una


sín te sis d e doctrinas d i­
versas.
f 1. El hecho.
Art. 2. S u rá pid a ) 2. S u carácter
Cop. V — La doctrina da j sobrenatU'
d ifu sió n .
Jesús ( ral.
l. El hecho
Art. 3. E l M a rtirio
Í 2. S u ca r e c ía
sobrenato'
ral.
CAP ¡T V LO H . — LOS CR IT E R IO S DE. LA REVELACIO N 181

Idea general de la segunda parte

177. — Dos cosas han quedado establecidas en la prim era parle


ilc la A pologética: la prim era es que el hombre, como criatura dota­
da de un alma racional y libre, está obligado cuando menos a pro­
fe s a r la relig ió n n a tu ra l; la segunda es que muy verosím ilmente, Dios
Creador y Providencia, ha intervenido en la m archa de la humanidad
para gu iar al hombre en la investigación de la verdad religiosa y
tal vez para elevarle a una dignidad más grande y a un fin más alto.
A h ora se trata en esta segunda parte de som eter a examen esta se­
gunda hipótesis. P a ra ello hemos de interrogar la historia, y pre­
guntarle si con efecto, nos trae testimonio de una revelación d ivin a;
pero ¿cóm o instituir esta encuesta religiosa? I.a cosa sería sencilla
si no existiera en el mundo más que una re lig ió n ; bastaría entonces
probar sus títulos a nuestro crédito; pero no es así. pues son num ero­
sas las religiones, ya en el pasado ya en el presente, que han reivin di­
cado o reivindican un origen divino.
Dos caminos se presentan al apologista cristiano que pretende
que en la actualidad su religión es la tínica revelada. — I. D e ja r a
un lado todas las demás religiones y dirigirse rectamente al cristia­
nismo y aplicarle los criterios de que hemos hablado anteriormente
(N." 156); y si de este exámen resulta que la religión cristiana es
sin ninguna duda religión revelada, entonces es superfina toda en­
cuesta ulterior, pues como de una parte, es m anifiesto que muchos
puntus de su dogma y de su m oral están en oposición con las otras
religiones, y como de otra parte es evidente que D ios no ha podido
revelar verdades sucesivas y contradictorias, la verdad de la una im­
plica la falsedad de las otras. Kl estudio de estas últimas, en tal
caso, sólo se podría hacer a título de contraprueba.
2. /-,/ seg u n d o m ela do consiste en seguir el orden in verso; el apo­
logista cristiano se dirige primero a las religiones distintas de la suya
y cuya falsedad quiere dem ostrar. En verdad que esta prim era en­
cuesta podría parecer un camino muy largo si se hubieran de exp o­
ner con pormenores todas las form as de religión que han existido
y existen sobre la tie rra ; pero tal necesidad no se impone, porque es
m anifiesto que si se puede probar que las religiones que más se reco­
miendan a nuestra atención, ya por el número de sus adeptos, o por
el valor de su doctrina, deben ser rechazadas como falsas, 110 hay
necesidad y a de estudiar otras religiones, cuya inferioridad es incon­
182 manual de a p o l o g é t ic a

testable. T erm inado este prim er trabajo, y despejado ya el terreno,


y a no habría más que abordar el estudio de la sola religión que no ha
sido elim inada, esto es la relig ió n cristian a . Sin embargo, no es per­
mitido decir, como hace poco en el prim er método, que la falsedad
de todas las relgiones pasadas en revista, im plica la verdad de la re­
ligión cristiana, pues ésta podría ser falsa como las o tr a s ; para te­
ner derecho de sacar una tal conclusión sería necesario dem ostrar de
antemano que h ay certeza de la e x is te n c ia de un a relig ió n revelada.
Q ue existe una presunción en este sentido 110 o frece duda; pero un
hecho de historia se establece por la historia y no por el razona­
miento, luego la verdad de la religión cristiana, ju n to con su existen ­
cia debe probarse por la historia. Seguirem os, pues, este seg u n d o m e-
to lo ; esta parte com prenderá dos sec cio n e s.
A . L A P R I M E R A S E C C I O N , menos extensa, será una exposi­
ción rápida_y sucinta de las principales religiones 110 cristianas, don­
de aparecerá, con la sola aplicación de los criterios n egativos, que no
llevan en sí las m arcas de un origen divino.
B . L A S E G U N D A S E C C I O N , será la dem ostración propiamente
dicha del cristianism o. Apoyándonos en el testimonio de los evan ge­
lios, cuyo valo r histórico habremos establecido previam ente, debere­
mos com probar los títu lo s d e l fu n d a d o r y exam inar la cu a lida d de su
d o c trin a ; si de este estudio se deduce que Jesús es el "E n v ia d o de D io s " ,
sólo faltará concluir que el cristianism o, cuya difusión tuvo lugar
de una m anera tan extrao rd in aria a través del mundo, es una re li­
gión de origen divino, y c9, por consiguiente, la z'Crdadera religión.
L A S F A LSA S R ELIG IO N E S 185

SECCION I

A. O rig en de la i mitologías.
1. b ajo el punto
1· El paganls~ de vista d o f'
me. B . Doctrina. S u Inferioridad. m ilic o .
2. bajo el punto
de vista m oral.
A. Taoismo.
2.° R e lig ió n «· B . Confucia- o ) El Fundador,
de la China. nismo- b) La D octrina.
C . Budismo.
A. Fundador.
o ) M etafísica. 1. D ualism o.
3.® Z o ro astrle -
mo (P eíala). B . Doctrina.
b ) C ulto. 1. S u p ersticion es
2. Magia.
A. Sem ejanzas con el cristianism o .
4.® Mltraelsmo. B. El cristianism o no es el plagiarlo.

LA S
o ) O rigen Incierto
F A LS A S 8 . Brahma* 1. Pan teísm o.
nismo. b) D octrina. 2. M etempsfcO'
RELIGIONES 4
{ i5 sis.

1. S u vida.
2. M ilagros que
a ) Fundador. se le acrlbu*
5 ° R e lig ió n » yen.
de la ladla- C . Bu d ism o.
1. A teísm o.
2. M ctam pslco'
sis.
3. Pesim ism o.

a ) Sem ejanzas con el cristian ism o .


D . Hlndaism o.
M El cristianism o no e s el plagiarlo.

a ) Su vida.
A . F u n d a d o r.
¿>) G uerra san ta.
B . Doctrina.
JatfaJsmo A. R eligión preparatoria.
a ctu a l. B , Falsa después de la veoH a del M esías.
184 M AN UAL l»E APOLOGÉTICA

La encuesta religiosa

178. — A n tes de com enzar nuestra encuesta religiosa conviene de­


term inar las co n d icio n es en que debe hacerse y las relig io n es sob re las
cu a les debe versar.
1.“ Condiciones. .— Hem os visto (N." 156) que hay dos clases
de criterios para reconocer el valor objetivo de una religión. — a)
unos están sacados de la misma doctrina (criterios in trín sec o s). A sí
toda religión que, sobre D ios o sobre el hombre, tiene conceptos con­
trarios a las conclusioncs que la sóla razón nos ha permitido estable­
cer en la primera parte no puede ser la verdadera religión. — b) Los
otros están tomados del fu n d a d o r (criterios e x tr ín s e c o s ). Y a se com­
prende que no basta a un hombre presentarse como encargado de una
misión d ivin a; es necesario que la pruebe, y garantice su enseñanza
por signos auténticos que vengan a ser como el sello de Dios. Para
saber lo que vale una religión, la someteremos, por consiguiente, a
una doble prueba: primero nos dirigirem os a su fundador, y le pedi­
remos exhiba sus cred en cia les, después estudiaremos su doctrin a y
verem os cuál es su valor.
2.· Religiones sobre las que versará nuestra encuesta. — Nuestra
encuesta versará primero sobre religiones en las cuales no reconocemos
señal alguna de origen d ivino; hablarem os: 1.“ del p aganism o; 2 ° de
las re lig io n es de la C h in a ; 3.° d e la re lig ió n de P c r s ia ; 4." d e l M i-
tra cism o ; 5.° de las re lig io n es de la In d ia ; 6 .° del Isla m ism o , y 7·° del
Ju d a ism o actual.

Art. 1. — El Paganismo
1 79. — Con este título s ; comprenden diversas religiones que han
profesado o profesan todavía el p o liteísm o. P or muy arriba que re­
montemos en la historia, podemos com probar que el paganismo fue
la religión de todos los pueblos de la antigüedad, excepto de los ju ­
díos: los Caldeos, los Egipcios, los A sirios, los B abilcnios, los G rie­
gos y los Romanos, todos fueron politeístas. En nuestros días, el paga­
nismo es aún la religión de muchos pueblos fetichistas del A sia y del
A fr ic a .
1.° Fundador.— N o solamente es inútil buscar los fu n d a d o r es del
paganismo sino que es imposible saber cóm o han podido fo rm a rse las
m itolog ía s, fl) Según E vhem ero, filósofo griego del siglo I V antes
de Jesucristo, los mitos han sido rela cion es leg en da rias y los dioses
SE C C IÓ N I.-C A P ÍT U L O Ú N IC O . — LAS FALSA S RELIGIO N ES 188

héroes divinizados, b ) Según Plotino y Porfirio (tercer siylo de nues­


tra era), los m itos paganos son sím bo lo s que ocultan dogm as filosó­
ficos y nociones m orales; asi la aventura de U liscs y de las Sirenas,
seria una alegoría destinada a precavem os contra las seducciones del
mal. c ) L a e scu ela tra d icion a lista ha querido ver en los m itos d e fo r m a ­
cio n es d e la tra dición p rim itiv a que sólo se habría conservado intacta
entre los Judíos; asi se exp licarían fácilm ente muchos paralelism os que
se pueden observar entre las creen cias paganas y las n arraciones bíbli­
cas, por ejem plo la ca ja de Pandora, de donde salieron todos los males,
correspondería a la caída de E va . d ) Según una escuela más reciente
(M ax M uller, en In g la te rra ; M iguel B real, en F ra n cia), los mitos
habrían tenido su origen en el lenguaje. H abiendo sido considerados
al principio los dioses como agentes m isteriosos de los fenóm enos de
la naturaleza, sus nombres no serían otra cosa que los epítetos que de­
signan estos fenómenos.
180· — 2 .° Doctrina. — L a d octrin a del paganism o se encuentra
consignada en las m itologías cuyas descripciones encontram os en poe­
tas como Hom ero o en historiadores como Ilesiodo. Las m itologías
son un conglom erado de fábulas m ás o menos ridiculas, de m itos e x ­
traños sobre la vida de los dioses y sus relaciones con los hombres.
P a ra subrayar la inferioridad de las doctrinas paganas 110 es necesa­
rio entrar en porm enores; nos basta con m ostrar la m ultiplicidad de
sus dioses y las im perfecciones de su naturaleza, donde se mezcla
la grandeza con la debilidad, y la virtud con el vicio. Y no teniendo
valor bajo el punto de v ista doctrinal ¿cóm o podrá tenerlo el pagan is­
mo con respecto a la m oral ? ¿ Cóm o los dioses, dominados de las
mismas pasiones y los mismos defectos que el hombre le habrían pre­
dicado a éste la virtu d? E l hombre esquiva más fácilm ente sus debe­
res morales, cuanto inás excusas encuenlra en sus creencias.
181. — 3.° Crítica. — Siendo im perfecta y 110 teniendo ninguna se­
ñal de origen divino, ¿se podrá concluir que la religión pagana era
absolutamente m ala o inútil? N ada de eso; pese a sus inconcebibles
lagunas, el paganism o tenia por lo menos la innegable ven taja de sos­
tener en el hombre el sentimiento religioso, de hacerle levan tar los
ojos al cielo y m editar en su destinio fu tu ro; el pagano que vivía en
relación constante con potencias ocultas, que temía desagradarlas, que
solicitaba su protección y se hum illaba ante ellas, podía encontrar en
ésto medios eficaces para luchar contra las perniciosas tendencias de
su n atu raleza; luego, bien contado todo y "si se quiere com parar el
186 M AN U AL DE APOLOGÉTICA

politeísmo antiguo con un estado de la humanidad en el cual no hu­


biera ninguna religión, estado al que querrían llevam o s los m oder­
nos m aterialistas, es fácil que la conclusión fu e ra : que es preferible
el paganismo, y que m ás v ale una creencia cualquiera, aún supersti­
ciosa, en un mundo invisible, que el estado del hombre sin más pre­
ocupaciones que las de esta vida terrestre... ¿C u á l era, entretanto, la
situación de las almas sinceras y rectas que buscaban la verdad en es­
tos largos siglos de e rro r? Podemos atenernos a lo que enseña la fe
respecto de la bondad de D ios, de su ju sticia y m isericordia, y a lo que
San Pablo nos dice a propósito de los gentiles, que no teniendo ley
escrita serán ju zgad os según la ley natural grabada en su concien­
cia. Sea lo que quiera (le este problema, es evidente que el politeís­
mo antiguo no podría entrar en com paración, como solución de los pro­
blemas del destino humano, con el cristianism o, ni siquiera con las
religiones fundadas sobre la idea de una revelación positiva” ( i) .
Art. II. — Las Religiones de la China
182. — L a China cuenta tres religiones oficiales; dos indígenas:
el T a o ism o y el C u fu cia n ism o , y la tercera importada de la India:
el Budismo, del cual hablarem os más ¡.»delante (Núm s. 194 y si­
guiente).
1. El Taoism o. - 1.° F u nd ador.— L a religión conocida con el
nombre de T aoism o se atribuye a I-ao-tse, filósofo contem poráneo y
rival de Confucio. Poco se sabe de su v id a ; algunos creen que la reli­
gión fundada bajo su nombre 110 era en m anera alguna, obra suya,
sino solamente una colección de antiguas supersticiones de la China
rechazadas por C onfucio, y que, con el fin de oponerse al confu-
cianismo, habrían sido recogidas y agrupadas b ajo el nombre de un
sabio, Lao-tse, a fin de darles m ayor autoridad.
183. — 2 .“ Doctrina. — E l T aoism o es una am algam a de supers­
ticiones gro seras de h echicería y m agia con las doctrinas filosóficas
de Lao-tse desfiguradas por sus discípulos; es por lo demás una
re lig ió n p o liteísta , y por esta razón es inútil que nos ocupemos en
ella.
184. — II. El Confucianistno. — 1.° Fundador. — C o nfucio nació
en el 551 antes de nuestra era, en el reino de Lu, de una antigua
fam ilia cuyo nombre era K un g. M uy precozm ente se distinguió por
la vivacidad de su inteligencia y por la rectitud de su carácter, de tal

(I) Btofiüft, P ro M a m » «1 concbufan« da l'/iüitrin da* ratlaionJ .


S E C C IÓ N I.-C A p fT U I.O TÍNICO. — LAS F A LSA S RELIG IO N E S 187

manera que el rey de L u no vaciló en confiarle, a pesar de su ju v e n ­


tud, funciones de gran im portancia en su g o b ie rn o ; pero él las aban­
donó m uy pronto liara segu ir su vocación . Se en tregó entonces al es­
tudio de los K in g s o libros sagrados de a Clhina y quiso con sagrarse
a la dirección de los pueblos. Con este designio recorrió los prin ci­
pados feudales que com ponían el Im perio Chino y después, cansado
de esta vida errante, regresó Lu, donde abrió una escuela cuya di­
rección tuvo hasta el fin de sus días. E n tre sus muchos alum nos
distinguió setenta y dos, como selectos y que él llam ó sus discípulos,
T al fue el origen de los L e tra d o s que desde esta época han desempe­
ñado tan im portante papel en la China form ando una especie de ca s­
ta cerrad a que. m erecía todos los favores del poder. E ste estado de
cosas ha durado hasta el principio de nuestro siglo. “ A l presente, b ajo
la república China todo ha cam biado: la casta de los L etrados ha f e ­
necido, la doctrina de C o n fu cio ha dejado de ser clásica, los autores
de la nueva China no han atentado todavía contra los templos d esier­
tos del Sabio, pero han elim inado sus obras, como anticuadas, de la
enseñanza prim aria y las han relegado, a título de filo so fía antigua,
entre los accesorios de la enseñanza secu n daria; así desaparece sin
-sacudidas y sin ruido una cosa que parecía roca inquebrantable y
que no era m ás que un leño carcom ido” ( i) .
185. — 2 .“ Doctrina. — E l confuciauism o es más bien una filo ­
sofía m oral que una religión. Lo s dioses, esto es el C ie lo (Chang-
T i), la T ie r r a y los E s p ír itu s su p e rio r es son considerados no como
personas reales, sino como abstraccion es; así el único culto tenido
en gran honor es el de los a n tep a sa d o s, y por esto el confucianism o es
una religión tan nacional. Parece, por lo demás, que a los o jos de C on ­
fucio y de sus adeptos, el C hang-ti o Señ or del C iclo y los otros dio­
ses no son sino los espíritus de los prim eros antepasados de aquella
nación; pero cosa extrañ a, aun afirmando la su perviven cia de los
espíritus, C o n fucio no habla de la vida futu ra, y no aborda la cues­
tión de la inm ortalidad del alma. L a m ora l de C o n fucio no carece de
elevación y se distingue por un verdadero am or a la hum anidad;
sifi em bargo no rebasa los lím ites de una m ora l h u m a n a ; proclam a
muy alto que no se debe hacer a los otros lo que no quisiéram os
que nos hicieran a nosotros mismos, pero no pasa más allá de esta
sencilla regla de ju sticia.

(I) León Wieger, Religiones y doctrinoj J e lo China (Ghriitui). Editorial PoligloU·


B ticc b u .
188 M AN UAL DE APOLOGÉTICA

186. — 3 .° Critica. — Si la doctrina de C onfucio no contiene muy


graves errores, es, sin embargo, una religión "incompleta, insuficien­
te para la necesidad de las almas, un conjunto de sabias advertencias
y de sensatos consejos, pero sin cosa alguna <|tie inspire el entusias­
mo. Se comprende que no liay.i bastado para el pueblo chino y que
haya preferido la idolatría y la magia del Taoism o y del Budism o:
podemos, pues, considerar esta doctrina como una obra humana bas­
tante bella, un código religioso y moral casi puro, pecando por de­
lecto más que por exceso; pero no hay necesidad de añadir, tan evi­
dente es, que no ha habido en la vida del fundador y en la doctrina
por él enseñada ningún signo de revelación divina. Confucio no ha
pretendido jam ás el título de P rofeta, ni ha reclamado para su
doctrina otra prueba que las d e la razón y la tradición inmemo­
rial" ( i) .

Art. III. — La Religión de Persia. El Zoroastrismo o Mazdeismo


187. — La antigua religión de P ersia o del Irán se llama Z o r o ­
a strism o, del nombre de su fundador, o M a zd e ism o , del nombre del
Dios A k u r a M a sd á , que Zoroastro pone por encima de todos los
otros Dioses, aun de M itra , el D ios de la luz.
1.“ Fundador. — N o se sabe si el profeta a quien se atribuye
la funtíación de la religión de los magos (1) pertenece a la historia
0 a la leyenda. Según la una o la otra, Zoroastro vivió en el siglo
V I antes de Jesucristo. Indignado por los abusos de la idolatría, y
del culto de los D e v a s , o malos genios, se retiró a una cueva solita­
ria, y se entregó a la meditación por espacio de siete años; allí tuvo
re v ela cio n e s de A h in a M azda, el señor lodo-poderoso, que confirmt'i
1 11 m isió n haciendo en fa vo r suyo numerosos prodigios.
188. — 2 ° Doctrina. — E l Z en d-A vcsta, es el libro sagrado del
Zoroastrism o; la fecha de su composición es in cierta: contiene, por
lo demás, fragm entos de épocas diferentes, algunos de los cuales pa­
recen ser de composición relativam ente moderna. Kn m eta física el
Zoroastrism o admite la doctrina del dualism o; es verdad que el Dios
supremo O n n a s d es creador, Dios del Cielo. Pero en oposición a
él existe un principio malo llamado A h rim a n que le disputa su Impe­

(1) Brogli¿, o b. eit.


(2) Loa mago« eran lo · sacerdote· del zoroaitriamo. Pasaban por astrólogo· y mogo».
E l E Tan telio de S . M ateo {II, 1. 7). cuenta que al nacimiento de Je iú ·, uno· mago· guia-
doa por una estrella ae dirigieron a Belén y adoraron «al rey de loa judfoau.
SE C C IÓ N I.-C A P ÍT U L O Ú N IC O . — LAS FALSA S RELIGIO NES 189

rio. Los dos principios del liicn y del m al son eternos, si 110 iguales, ro­
deados cada uno de un ejército, deben luchar durante 9.000 años.
O rhazd será vencedor y precipitará a Ahritnan y a los D evas, sus
secuaces, en el infierno. La m ora l del tnazdeismo es pura y elevad a;
impone el respeto a la m ujer y al niño, recomienda los buenos pensa­
mientos. las buenas palabras y buenas obras; desgraciadam ente el
cu lto 110 oslá a la altura de la m oral, pues se halla afeado con prác­
ticas de superstición y de m agia.
189. — 3 ." Crítica. — N o tenemos necesidad de d iscutir el ca rác­
ter puramente hum ano de esta religión ; es sin duda por algunos as­
pectos superior al paganismo, pues combate la idolatría y enseña un
esplritualism o elevado, pero e1. principio dualista es un error funesto
que hace vacilar la m oral del zoroastrism o y la vuelve irracional. La
revelación hecha a Z o ro aslm carece de serias pruebas; 110 se com ­
prendería que Dios hubiera hecho una revelación a un hombre, y no
le hubiera dado como prueba de la verdad de sil palabra testimonios
más seguros que las narraciones legendarias de los libros sagrados,
pertenecientes a 1111 pequeño pueblo (1).
190. — O f í S U K l'. - l C I O S '. — Se ha podido notar entre la r e li­
gió n de lo s p ersa s y la de los ju d ío s cierto número de sem ejanzas
que parecen indicar que una de ellas ha sido influenciada por la otra :
así una y otra esperan el reino de P ío s , y admiten la resu rrecció n
de lo s m uertos. N aturalm ente, los racionalistas pretenden que son
los judíos lo que han copiado; es cierto que estos últimos, habiendo
estado b ajo la dominación do los persas, hubieran podido adoptar una
parte de las creencias de sus vencedores, sin embargo, la hipótesis
es poco verosím il, porque las convicciones de los judíos estaban dem a­
siado firmes, y se remontaban muy lejos en el pasado, para poder
su frir tan fácilm ente las influencias extran jeras. Y por lo que con­
cierne a la idea del reino de Dios, 110 hay duda, dice el I*, l^igrangc,
que "el reino esperado, que es el de D ios y el del bien, cuyo adveni­
miento procuran los justos y que tendrá su M esías, es el reino de D ios
de los profetas y a com ulación el del E va n ge lio ; porque si hay a l­
guna idea en el pueblo judío, cuyo desarrollo sea posible seguir, es
indudablemente la del reino de D ios y de su M esías... E sta primera
concepción escatológica, es. a nuestro ju icio , ciertam ente de origen
ju d ío” . Lo mismo, a propósito de la resu rre c ció n de lo s m u erto s "es

(0 Broglié. o b. eU.
190 M AN UAL DE APOLOGÉTICA

d ifícil hacer remontar muy alio la creencia de los persas...” En Is­


rael form a parte, según los fariseos contemporáneos de Jesús, de la
fe nacional y se apoya en textos que en la peor hipótesis, no se pue­
den hacer descender más que a unos 150 años antes de Jesucristo.
De una manera general se comprueba que los Persas han sido más
bien influenciados por los sem itas que no a la inversa.

Art. IV. - - El Mitracismo


191. — E l M itra cism o es una religión derivada del M a zd cism o.
Poco tiempo hacía que había penetrado en Roma y en el Occidente,
cuando los Apóstoles del cristianism o vinieron a él para predicar la
fe de Cristo. N o nos entretendríamos en hablar de esta religión de
secundaria im portancia, si los adversario«. aprovechando también aquí
las numerosas analogías existentes entre el M itracism o y el C ristia ­
nismo, no acusaran a éste último de plagio. H e aquí las principales
s em eja n za s que se complacen en poner tie relieve. .Mitra es un joven
dios que ha vivido entre los hom bres; nació también en una cueva, n
en un establo; cuando creció venció a los anim ales nocivos, y en par­
ticular a un t o r o ; después subió al ciclo desde donde sigue velando
sobre aquellos que se hacen iniciar m sus m isterios v le dirigen o ra ­
ciones. L a m oral m itríaca impone a Ioí iniciados el respeto a la v e r ­
dad, la fidelidad al juram ento, la fraternidad, el culto de la pureza
m oral y física, y sobre el cumplimiento de; estos preceptos ju zg ará
M itra al alma después de la m uerte; si se encuentra ju sta, es llevada
al ciclo, con O rm azd, si aparece culpable es entregada al fuego, y
consumida en com pañía de Ahrim an. El culto de m itra ofrece analo­
gía s no menos perceptibles con el culto cristiano. L a iniciación m itría ­
ca, comprende siete grados que suelen com parar con nuestro siete
sacram entos: lleva también consigo, entre otras cosas, abluciones sim ­
bólicas, la impresión de un signo en la frente, la oblación de pan y
de agua, unciones de miel... Se lian com parado también ciertos por­
m enores de ambas litu rg ia s, m itríaca y c ris tia n a : por ejemplo la F ies­
ta de N avidad, habría sido fijada el 25 de diciembre porque en este
día se celebraba ya el nacim iento de M itra: estas son las seme­
jan zas más notables que se registran entre las dos religiones. Los
historiadores racionalistas de religiones concluyen de esto que el m i­
tracism o es un antepasado del cristianism o; ¿110 será lo contrario lo

(I) Lagrange. Iran {Religion de V), Diccionario de A l¿s.


SE C C IÓ N I.-C A P ÍT U L O Ú N IC O . — L A S F A LSA S RELIGIO N ES 191

que debemos con cluir? L o s puntos de contacto que acabam os de seña­


lar entre las dos religiones no son de data posterior en la tradición
romana sobre M itra? Los primeros apologistas cristianos, San Jus­
tino y T ertu lian o lo creían así, y denunciaban ya el plagio m itríaco
de los ritos cristianos. S i no estaban en lo cierto, cómo exp licar que
el em perador Juliano que hubiera tenido a gran dicha el sorprender
a los apologistas en error no hubiera acusado a estos últimos de h a­
ber tomado su doctrina de la religión de M itra? L a hipótesis de una
influencia m itríaca, sobre los dogm as y el culto cristiano no tienen
por tanto fundamento histórico.

Art. V. — Religiones de la India


192. — Las principales religiones que se han sucedido en la In ­
dia son: el V c d is m o , el B r a h m a n ism o , el B u d ism o y el Juda ism o o
N eob ra hm an ism o .
1. E l V cd is m o es, entre las diversas religiones de la India, el p ri­
mero que ha dejado huellas en la historia. L a religión V éd ica está
contenida en los libros sagrados, que se llaman V edas, principalmente
el más antiguo de todos el R ig -V c d a . E s una religión naturalista, don­
de se divinizan los fenóm enos y las fu erzas de la naturaleza, y por
donde el Vcdism o, puede ser asim ilado al paganismo, del cual hemos
hablado anteriorm ente, lo que nos dispensa de insistir en probar su
falsedad.
193. — II. El Brahmanismo. — 1.“ Fundador. — N ingún docu­
mento nos permite fijar de m anera cierta el origen del brahmanismo,
y m ucho menos indicar el nombre del fundador.
2 .“ Doctrina. — S e encuentra en los V e d a s, pero la interpretación
de los libros sagrados quedó enteram ente al arbitrio de los brahm a­
nes o sacerdotes de B ra h m a; ahora bien, los V ed as contienen como
dos religiones sobrepuestas: la una que constituía el fondo de la an ti­
gua religión V cd ica y es un p o liteísm o n a tu ra lista ; la otra que es
un pa n teísm o id ea lista , unido a la idea de la tn etein p síco sis y es el
brahm anism o propiam ente dicho. E l dios Braham a es el ser único;
el mundo procede de él por em an ació n ; todos los seres, pues, salen
de él y a él vuelven para salir de nuevo un número determ inado de v e ­
ces hasta que el alma pu rificad a de toda mancha pueda ser absorbi­
da definitivam ente por Brahm a, entrando así para siempre en el
N irv a n a . L a m oral del brahm anism o se deriva de esta doctrina de
la metemsícosis. D ando por supuesto que a la m uerte el alma pasa a
192 M AN U AL DE APOLOGÉTICA

otro cuerpo el cuerpo de un anim al o ele un monstruo, según que haya


sido ju zgad a como más o menos culpable, debe considerarse la vida
como el mal supremo. Importa, pues, poner término a estas m uer­
tes y renacim ieinlos continuos, y para llegar a este resultado ha de
practicarse la doctrina de la ren u n cia c ió n , aniquilando la concupis­
cencia. en una palabra, extinguiendo en sí mismo el deseo de vivir
causa de todo m a l; be aquí como la doctrina bahmanistn ha condu­
cido a la práctica d e l a scetism o a esas m ortificaciones exageradas de
los fakires que Habitan en los bosques, se nutren de yerbas y de
frutos silvestres, permaneciendo meses enteros en la misma postura o
exponiéndose a los ardores del sol tropical durante dias y dias.
3 .° Crítica. — Hemos visto que los Vedas contienen una mezcla
de politeísmo y de panteísm o; luego no es posible reconocer en ellos
un origen divin o; aunque su parte m oral contiene sabios preceptos so­
bre la lucha contra las pasiones, y prescripciones excelentes, relativas
a la castidad, veracidad y fidelidad a las promesas, perm anece sin
em bargó muda sobre los deberes de beneficencia y de caridad.
104. — III. El Budismo. — El antiguo brahm aiiismo con su aus­
tera m oral y su culto frío, sin ídolos y sin templos no podía ser una
religión popular; de aquí que la India acogiese con entusiasm o la
religión de Buda.
I o Fundador. — La vida de Buda fue escrita mucho tiempo des­
pués de su m uerte: sus b iógrafo s, pues, tuvieron ocasión y tiempo
para introducir tantas leyendas como quisieran en ella. Unicamente
después de la era cristiana — y nótese esto muy bien — se ordena­
ron los documentos que se poseían, agregando no pocas interpolacio­
nes. Buda nació en el siglo V I o V antes de la era crisLiana, perte­
necía a la fam ilia S ak yas y se llamaba Siddartha. El título de S a -
k y a -M n n i, con el cual es conocido, quiere decir solitario de la familia
de los S ackyas. N um erosas leyendas, que sería largo de contar, rodean
su nacim iento y su ju ven tu d; algún tiempo después de haberse casa­
do abandonó a su m ujer y fam ilia para convertirse en asceta y tra ­
b aja r para su salvación ; durante muchos años se entregó a espanto-
sii5 austeridades; 1111 dia que estaba b ajo una higuera se sintió Buda
(raiz bu th , com prender) esto es sabio, iluminado, el que ha com pren­
dido. H abía encontrado el secreto para no v o lver a reencarnarse. El
quiso hacer participantes a los hombres de esta felicidad predicán­
doles su doctrina, pero antes decidió pasar cuatro semanas en retiro
y durante él, M ara, el E spíritu tentador le o freció la entrada inme­
S E C C IÓ N I.-C A P ÍT U L O Ú N IC O . — L A S FALSA S RELIGIO N ES 195

diata en el N irv a n a , para ahorrarle las penas y desengaños de la vida.


Buda rechazó el ofrecim iento, juzgando que se debía a la propaga­
ción de la verdad y a la salud de sus hermanos.
E l para lelism o que existe entre el retiro y la tentación de Buda,
por una parte y el ayuno de nuestro Señor en el desierto, por la
otra parte, es cosa evidente, pero es inútil defender las tradiciones
cristianas contra la acusación del plagio, toda vez que los Evangelios
son anteriores a la redacción defin itiva de los documentos budistas
(véase N.° 278).
M ás de cuarenta años predicó B uda su doctrina de la liberación.
Acudían de todas partes para consultarle, se trasladaba de un pais a
otro país, instruyendo los pueblos y viviendo de limosnas, hasta que
a los 80 años murió de una indigestión. Cuentan sus bió grafos que
se oyó entonces una música celestial y que Brahm a en persona vino
a buscar a Buda para introducirlo en el N irvana. V isiblem ente la le ­
yenda se m ezcla con la historia en tales proporciones, que ésta des­
aparece, y que algunos sabios han podido preguntarse si B uda llegó
a existir realmente.
195, — · 2 ° Doctrina. — Los puntos salientes que caracterizan la
doctrina de Buda so n : — o) E l ateísm o, o si se prefiere, el a gn os­
ticism o. Q ue haya una causa primera, un ser supremo o no, B uda no
lo investiga, juzgando que esta cuestión es insoluble u ociosa; — 6)
la creen cia cu la m ctcm p sicosis, doctrina que le es común con el
brahmanismo; el hombre a su m uerte es llevado al tribunal de Y am a
que le ju zga y le entrega a sus verdugos; cuando ha sido expiada la
culpa, pues el infierno no es eterno, el alma es enviada nuevam ente al
mundo para com enzar una nueva existencia, tomando en la escala de
los seres el lu gar que ha merecido por la actuación de su vida ante­
rior; solamente aquellos que son proclamados Budas, quedan libres
de el renacimiento y entran en la bienaventuranza perfecta del N ir­
vana; — c ) el p esim ism o; en la doctrina de Buda la existencia es
un mal, y la felicidad suprema consiste en librarse de ella para llegar
al N irvana, pero jc u á l es la felicidad del N irv an a? D ifícil es contestar;
el N irvana no es la nada, pero es la no existencia individual es la libe­
ración de las trasm igraciones y por consiguiente del dolor; una es­
pecie de bienaventuranza pasiva y negativa, donde la vida y el amor
están ausentes.
L a m ora l budista se parece bastante a la del brahmanismo. P a r­
tiendo del principio: que la existencia es un mal, profesa también que
APOIOO¿T1CA.—13
194 M AN U AL DE APOLOGÉTICA

no hay otro remedio que la p r a d ic a de la re n u n cia c ió n ; ahora bien,


esta práctica supone una serie de ejercicios muy sem ejantes a los que
se usan en las órdenes religiosas; así la m editación, la confesión de
las faltas, la dirección de conciencia, la castidad (O , y la pobreza,
son reglas estrictas para los B ikchus o m onjes budistas. Esto es,
como se ve, toda la p a n e n eg a tiv a de la perfección cristiana, el re­
nunciam iento absoluto que debe term inar en la m uerte o en el N ir­
v an a; no es como en la m ística cristiana el desasim iento de los bie­
nes en este mundo para ir con más seguridad hacia Dios, y para en­
contrar un día en E l la vida plena de el am or p e r fe c to . — El cu lto B u ­
dista, en su origen, estaba reducido a un mínimum insignificante, y
en verdad ¿a dónde podía dirigirse este culto, puesLo que la doc­
trina de Buda era atea y por consiguiente inútil el orar a un D ios
cuya existencia es ignorada?, pero a la m uerte de Sakyam uni se esta­
bleció un culto en su honor; para con servar sus reliquias se cons­
truyeron al principio sencillos monumentos, más tarde templos g ra n ­
diosos por lo general en el centro del M onasterio, y como consecuencia
de ello se dió culto no solamente al gran Buda Sakyam uni, sino a
todos los otros Budas sem ejantes a él, es decir, los que habían logra­
do en trar en el N irv a n a ; se añadió a ello el culto de las im á g en es y
de las estátuas ,1o que dió lugar a un verdadero politeísmo al mismo
tiempo que una idolatría m ezclada con la m agia.
196. — N O T A . — E l budismo se propagó principalmente en C h i­
na, en la Indo-China, en el Cam bodgc, en Siam . en Birm ania, en el
Tibet y en el Japón. E sta difusión tan amplia se explica por la insu­
ficiencia del culto Brahm anico, sin ídolos y sin templos, por el apos­
tolado de sus m onjes y también por la proieción del poder C ivil, pro­
tección que se les concedía, tanto más gustosam ente cuanto que los
m onjes budistas eran preciosos auxiliares para extender la influencia
de los reyes más allá de sus territorios; por lo demás, si la m oral re­
comendaba ante todo la práctica de la renunciación, sin embargo, no
prohibía a los laicos ni la poligam ia ni el divorcio.
197. — 3 ." Crítica. — N o hace falta in sistir en dem ostrar que la re­
ligión de Buda, no es de origen divino, pues Sakiam uni jam ás ha pre­
tendido que le tuvieran por D ios ni por enviado s u y o ; sólo aspiró al

(1) Conviene hacer notar que el monje budista no está ligado por ningún voto, sino
que se contenta aceptando la castidad como una norma de vioa. Asimismo, pasa su vida
mendicaodo y meditando eobie la nada de la ex iste n cia: no se dedica a trabajo manual
alguno.
SE C C IÓ N T .-C A PÍT U LO Ú-VICO. — LA S FALSA S RELIGIO NES 195

título de sabio. Si consideram os atentam ente su doctrina, hemos de


reconocer que desde el punto de vista m oral, tiene un valor in d iscu ti­
ble ; predicando la renunciación y el desprendimiento de los bienes
de la tierra, la castidad y el espíritu de apostolado, inspirando a los
hombres un gran tem or del castigo futuro, lia logrado obtener noto­
rios resultados, pero desgraciadam ente su doctrina m etafísica no está a
la altura de la moral. Merece en primer lugar el grave reproche de ateís­
mo, aunque, prácticam ente sus partidarios sean politeístas e idólatras.
Adem ás, las doctrinas de la tra n sm ig ración y del N irv a n a tienen el in­
conveniente de colocar el ideal de la vida m onástica en la co n tem p la ­
ción pura v la m endientad ociosa. “ M ientras la vida m onástica a n i­
mada por el sentimiento cristiano y dando al trabajo su parte, ha sido
en occidente una fuerza civilizadora, los conventos budistas, por el
contrario, han llegarlo a ser causa de embotamiento y letargía en los
pueblos donde ha florecido esta institución; es una religión sin acción
social... Sakiam uni ha prescrito el celibato a los religiosos, pero no
se ha ocupado para nada en los laicos... A s í los hombres iinparciales,
aun del campo racionalista, renuncian a com parar el Budism o con el
cristianism o, y confiesan noblemente que el cristianism o es superior...
Luego, no encontram os en el budismo esta palabra divina que ven i­
mos buscando.”
198. — IV. El Indulsmo o Neobrahmanismo. I." Fundador. —
El budismo, como lo acabam os de exponer, 110 v ivió en la India más
que algunos siglo s; hacia el siglo III antes de Jesucristo, nacieron
otras sectas, a las cuales se dió el nombre genérico de indn ism o o n e o ­
brahm anism o. L a nueva religión era producto de m uchas escuelas y
no se puede señalar ningún nombre, en su fundación; es por lo d e ­
más, lina especie de fusión entre el brahm anism o y los antiguos c u l­
tos idolátricos de la India. Sus dos principales sectas son el V isn m s-
1110 y el S'iraisino, nombres que proceden de V isn u o de S iva, consi­
derados alternativam ente como Dios suprem o; el V isn u ism o solamente
podrá interesarnos por las sem ejanzas que su doctrina ofrece con el
cristianismo.
199. — 2.” Doctrina. — L o que caracteriza al V isnuism o o al me­
nos lo que le da m ayor interés para nosotros, es la presencia en su
doctrina de los dos dogmas T rin id a d y E n ca rn a ció n , a) L a T rin idad
indú o T r im u rti se compone de Brahm a D ios creador, de V isnu D ios

11) B o b . cü.
196 M A N U A L DE APOLOG ÉTICA

conservador y de S iva Dios destructor, b) Las e n c a m a cio n e s o a va la res


de Visnti, tienen un puesto im p orta n te en el induismo. V'isnu se encarna
varias veces, toma sucesivam ente las form as de pez. tortuga, jabalí,
león, y aparece sobre todo i K T S o n f i c a d o en dos héroes famosos Ha mu
y K r is n a , este ú l t i m o es s i n g u l a r m e n t e célebre: tuvo mi nacim iento
m ilagroso, íué adorado p o r pastores, p e r s e g u i d o jxir el rey Kansa,
que le t e m e como com petidor y ordena la m atanza de los inocentes.
H ay allí, pnes, m ateria para a s i m i l a c i o n e s entre el Budism o y el C r is ­
tianismo y los adversarios d e éste no han dejado ./le aprovechar la
ocasión para acusarnos de plagio: pero acusar no es lo mismo que
probar y, ante lodo, sería necesario dem ostrar que las leyendas de
V'isnu existían antes de su redacción definitiva que 110 ha tenido
lugar sino en el siglo X II de la e r a cristiana, y esto no se ha hecho
todavía (veáse el núm. 194 y el J7Xi.
200. — 3 ." Crítica. — Ni en el induismo ni en el budismo se en­
cuentran señales de la acción d ivin a : el culto neobrahm ánico se dis­
tingue por el contrario )>or sus ritos groseros y cru eles; pasa de 1111
extrem o a otro, de una ascetism o exagerad o al lib ertin aje; es una
m ezcla de exaltación religiosa y de corrupción moral. P a ra dar idea
de ello hastará recordar que el gobierno inglés, cpie por otra parte
profesa respeto a las creencias de los pueblos que están b ajo su
autoridad, se ha visto forzado a proscribir gran número de ce re ­
monias religiosas y de costum bres bárbaras, en particular los sa c rifi­
cios humanos, ofrecido s aun recientem ente a la diosa K ali, el su ici­
dio de la viuda sobre el sepulcro de sus m aridos, y las inmolaciones
voluntarias de los fanáticos que se hacían aplastar por el ca rro del
D ios V'isnu.

Art. VI. - - El Islamismo


201. — A n tes del M ahom etism o los á ra bes, sem itas como los lie
breos, se consideraban descendientes de Ismael, h ijo de A braham y de
A g a r, y estaban divididos en tribus independientes, nóm adas las unas
y las otras sedentarias. F.l único lazo que unía a estas tribus era la
Caaba, santuario común que se elevaba en una ga rgan ta del H ed jaz, a
unos 90 kilóm etros aproxim adam ente del m ar R o jo ; allí adoraban al
D ios de Abraham , pero este culto no excluía el de los ídolos p a rticu ­
lares de cada trib u ; los árabes acudían allí todos los años en p eregri­
nación. Notem os, además, para m ejor conocer las influencias que pu­
dieron ejercerse sobre el espíritu de M ahoma, que la M eca construida
S E C C IÓ N I.-C A P ÍT U L O Ú N IC O . — LA S FALSA S R EL IG IO N E S 197

hacia el siglo Y de nuestra era estaba poblada en parte por judíos y


cristianos.
i." Fundador. — ,Mahorna (M ahom et en árabe) nació en la M eca en
el año 570 después de Jesucristo. Pobre y huérfan o desde su in fancia,
fue dedicado al com ercio por su tío A b u -T a lib ; precisam ente en un
v iaje com ercial que hizo por cuenta de una rica viuda, K a d id ja con
quien casó después, se dice que tuvo ocasión de encontrar un m onje
cristiano con el cual se puso en com unicación. Tam bién A tu v o en tr a ­
tos con Zeid, ju dío -cristian o que pretendía restaurar la religión de
Abrahatu. ¿H em os de buscar aquí el origen de su vocación ? Podemos
dudar de ello, pero lo cierto es que hacia el año cuadragésim o (le su
vida com enzó a preocuparse de las cuestiones religiosas y se retiró
a la soledad, donde se entregaba a largas m editaciones. Un (lia que
estaba en contem plación en el monte I lir a tu vo dos visiones, en el cu r­
so de las cuales, se le apareció el A rc án gel ("¡abrid y le inandó predi­
car que 110 habla otro D ios que A lá y que M ahom a era su p ro fe ta ;
en cumplimiento de esta orden predicó M ahoma prim ero en la M eca,
pero allí filé acogido con burlas por sus parientes los K oreischitas y
tuvo adem ás que s u frir las objeciones que le oponían los judíos. Más,
no fue esto todo; a consecuencia de una persecución de ca rácter más
violento tuvo que abandonar la ciudad, m archando con algunos fieles a
M edina, población rival de la M eca. D e esta fuga, llam ada la hégira
data la era M usulm ana ( i <5 ju lio 622). Recibido com o p rofeta en M e­
dina se instaló en ella, y a partir de esta data, com enzó a predicar
la gu erra Santa, diciendo a sus partid arios: “ gu erread contra aquellos
que no creen en Dios, ni en su P r o fe ta ; luchad con ellos hasta qu·:
sean hum illados y paguen el tributo". Entonces los árabes em prendie­
ron la gu erra Santa, 110 sólo durante la vida del P ro fe ta , smo des­
pués de su m uerte, y así por medio de las arm as, im pusieron la nueva
religión a los pueblos de A sia (S iria , E gipto, P ersia) y del A fr ic a
(T rípoli. T ú n ez, A rg e lia, M arruecos). A principios del siglo V IH ,
atacaron a E uropa, penetraron en E spaña, donde la v icto ria de Je­
rez (Giuidalete) les entregó el pais; entraron en la G aliu, por el valle
del Ródano hasta Lión, después conquistaron el valle del Carona,
y avanzaban por el del L o ira cuando los francos, m andados por C a r­
los M artel, vinieron a detenerlos y a derrotarlos en P o itiers (732).
E sta victoria quebrantó el aliento musulmán en el frente occidental,
corno quince años antes el E m perador León 111 y los B izantinos lo
habían quebrantado en el frente O rien tal.
198 M AN U AL DE APOI-OC.fcTICA

202. — 2 ° Doctrina. — E l C orán es el libro sagrado del Islam is­


m o; contiene las revelaciones del A rcán g e l Gabriel al profeta. Aunque
el libro no está escrito por el profeta m ism o; es una colección de fr a g ­
mentos de discursos que sus discípulos habían conservado en la memo­
ria o guardado en tabletas. E l Corán es para el M ahometano el libro
por excelen cia el que sustituye a todos los d em á s; contiene la ley-
civil, lo mismo que la religiosa; el código del ju ez, y el evangelio
del sacerdote; he a quí su s p u n tos p r in c ip a le s : a) Sobre la divinidad.
M ahoma enseña la u n id a d d iv in a ; rechaza la T rin idad y la E n carna­
ción, y considera a los cristianos que adoran a Jesucristo como po­
liteístas. E n tre los a trib u tos de Dios, señala principalmente la po­
tencia que se m anifiesta más bien por el orden y belleza del mundo
que por los m ilagros, habla también del "D io s clemente, m isericordio­
so” . M ahoma admite los antiguos profetas, siendo para él los prin­
cipales: Abraham , M oisés, Juan B autista y Jesús. Mahoma es el úl­
timo y el más perfecto, es el Paráclito prometido por Jesús a sus
apóstoles (Joan, X V , 26).
b) Sobre el h om bre. Segú n el Corán, parece ser que el destino hu­
mano en este mundo y en el otro depende en absoluto de la volun­
tad arbitraria y soberana de Dios. E s verdad que los doctores mu­
sulmanes no quieren que su religión sea fatalista, pero de ello tiene
todas las apariencias, y si en teoría no lo fuera, al menos ese es su
paradero en la práctica. Sabem os que los pueblos musulmanes se so­
meten sin pena a los golpes del deslino, corno se decía en la antigüe­
dad, y la palabra Islam significa resignación, abandono en la volun­
tad divina. L a m uerte va seguida del ju icio particular, el alma es en­
viada al paraíso o al infierno, pero hasta la resurrección permanece
en el sepulcro, dichosa o m alaventurada según la sentencia me­
recida.
'c) C u lto y m oral. L a m ora l y el cu lto de la religión de Mahoma
prescriben cinco deberes principales: — 1. la f e ’“ N o hay más Dios
que D ios y M ahom a es su pro feta" tal es la breve profesión de fe im ­
puesta al m ahom etano; — 2. L a ora ción . El m ahometano debe orar
cinco vcccs al d ía : a la aurora, al medio día, a prim era tarde, a la
puesta del sol y ya entrada la noche. L a oración puede ser en parti­
cular o en común, en la m ezquita; para las m ezquitas la hora de ora ­
ción es anunciada por el m uezzin desde los m inaretes. L a oración
va precedida de abluciones: el musulmán se lava las manos y los
brazos hasta el codo, los pies hasta los tobillos, y se descalza antes
SE C C IÓ N I.-C A P ÍT U L O Ú N IC O . — L A S FALSA S RELIGIONES 199

de entrar en la mezquita. Las actitudes están prescritas; al mismo


tiempo que recila las fórm ulas de las plegarias tomadas la m ayor par­
te del Corán, el musulmán hace genuflexiones, y postraciones, levanta
las manos a la altura de la cabeza, las b aja a lo largo del cuerpo o
sobre las rodillas; ora sobre alfom bras especiales vuelto hacia la M eca,
como los cristianos hacia Jerusalén; — 3. la lim o sn a ; esta afecta do­
ble form a, una obligatoria y en una tasa fijada según la fortuna in­
dividual, la otra no oficial en plata o en especies y practicada sobre
todo al fin del mes del ayu n o; — 4. e l ayuno. E l Corán impone un
mes entero de ayuno, el mes de Ramadán. Dos horas antes de apuntar
el clía los fieles reciben aviso de preparar su com ida de la m añ an a;
después'! a partir de este tiempo hasta la puesta del sol el musulmán
110 puede comer, ni beber, ni fum ar, ni siquiera tra gar exp rofeso la
saliva; — 5. una p ereg rin ació n a la M eca que todo musulmán que
tiene medios debe realizar al menos una v ez en su vida.
203. — 3.° Crítica. — Se ha preguntado si Mahoma, que se hacía
pasar por profeta inspirado, estaba realmente convencido de su
misión. E l tono entusiasta de sus predicaciones, la convicción profun­
da que supo inspirar a sus com patriotas, su tenacidad ante la in d ife­
rencia y hasta la hostilidad de los suyos puede autorizarnos a creer
que fné sincero al principio de su misión, pero no es menos verdad que
en la segunda fase de su carrera, en nada da señales de m ensajero
divino, pues no retrocede ante ningún medio para propagar sus ideas
y hasta finge falsas revelaciones para exeusar su inm oralidad y su
bandolerismo. "S i se pretendiera — dice el A b ate de B roglie — a tri­
buir al islamismo un origen divino se podría plantear este dilem a;
o el cristianism o directam ente opueslo al islamismo es divino por
su jp a ile, o es una obra humana; si es divino habría dos religiones di­
vinas opuestas; la una predicando la castidad, la paciencia, la resig­
nación de sus m ártires; la otra permitiendo las costumbres d isolu ­
tas y la propagación de la verdad, por la cim itarra. S i por otra parte
se considerara el islamismo como divino y el cristianism o como huma­
no, entonces sería el hombre el que predicaría la castidad, la indiso­
lubilidad del matrimonio, la paciencia, el m enosprecio de las riquezas
y seria Dios el que, por su profeta, autorizaría a los hombres para
que se entregaran a sus pasiones sensuales y a su am bición” . P od re­
mos, pues, concluir que el islamismo presenta la más extrañ a m ezcla
de error y de verdad que puede im aginarse. Su dogma fundam ental, la
unidad de Dios, es una grande y saludable verdad, así como el princi­
300 M AN U AL DE APOLOGÉTICA

pió de la exclusión de la idolatría que es su con secuencia; la sanción


de la m oral se encuentra también en la idea de la vida futura, con su
ju icio, cielo e infierno. Las plegarias precedidas de abluciones que
tienen lugar cinco veces al día, el ayuno riguroso del Ramadán son
prácticas excelen tes; por lo que podemos suponer que los musulmanes
que “creen que D ios existe y recompensa a los que se acercan a él"
según la frase de San Pablo (Ileb , X I , 6) y están de buena fe en su
religión siguiendo el dictamen de su conciencia, encontraran los ele­
mentos necesarios para obtener la salvación,

Art. VII. — El Judaismo actual.


204. — N o nos detendremos mucho en el estudio del ju d a ism o u r­
in a l; la prueba de que no es él la verdadera religión, se deduce de la de­
m ostración que más adelante harem os de la divinidad del cristian is­
m o; pues como luego verem os, la religión m osaica era una religión
preparatoria y uno de los dogmas principales de su doctrina estaba
constituido por la idea m esiánica, esto es, la espera de un Enviado
divino que transform aría la religión particularista y nacional de los
Judíos en una religión universal. Pero si nosotros demostramos que
esta esperanza se ha realizado en Cristo, el judaism o actual se halla
en el error de pretender que el M esías no ha venido o que vendrá
un día como rey temporal a quien todos se le someterán en todas las
naciones, o que ya ha venido pero quedó incógnito por los pecados de
su pueblo.
205. — ■ Conclusión general. — 1.“ D el rápido examen que acaba­
mos de hacer de las principales religiones de la humanidad, resulta
que ninguna lleva señales de un origen sobrehum an o. — a) P or una
parte sus fu n d a d o r es ni son ni pretenden ser enviados divin os; y suce­
de a veces que su misma existencia como la de Zoroastro, es proble­
m ática o que las relaciones que se dan de su vida, como en el caso
de Sakiam uni, entren más en el dominio de la leyenda que en el de
la H istoria. — b) P or otra parte su doctrina está m ezclada con im­
perfecciones, y los m ilagros que se les atribuyen no están suficiente­
mente demostrados o son explicables por una causa natural, como los
oráculos de D clfo s y de Memfis y los hechos m aravillosos atribuidos
al emperador Vespasiano, como los hechos de m agia que se producen
frecuentemente aún a nuestros días en el E xtrem o Oriente.

II) Broglié, 06. ctt.


SE C C IÓ N I.-C A P ÍT U L O Ú N IC O . — LAS FALSA S RELIGIO NES 201

2." D e que las religiones que acabamos de estudiar sean falsas no


pedemos concluir que el cristianism o sea verdadero: esto sería sacar
una consecuencia que no estaba en los antecedentes, pero 110 es tam ­
bién 1111 iloy ism o sem ejante el que cometen los historiadores raciona­
listas de religiones cuando pretenden que, siendo falsas las religiones
mencionadas arriba, lo sea también el cristianism o? lis verdad que
ellos disimulan su razonam iento vicioso bajo una forma llena de ha­
bilidad; o bien conceden que la religión cristiana es una religión su­
perior, que su doctrina es la más bella y su fundador el hombre ideal,
en u n a jia la b ra , quieren conceder que es tra scen d en te, pero con el fin
de negar m ejor su origen d ivino: o bien exaltan las falsas religiones,
y rebajan la cristiana para poder concluir más fácilm ente que todas
vienen a ser iguales, que hay una equivalencia de doctrinas y de fu n ­
dadores y por consiguiente que todas las religiones son falsas. I-a úni­
ca respuesta a estos ataques es la dem ostración del origen divino del
cristianismo, que nos proponemos hacer en la sección siguiente, justifi­
cando los títulos de su fundador, y poniendo de relieve la excelencia
de su doctrina.
3.· Cuando decimos que la religión cristiana es la sóla verdadera
y que todas las otras formas religiosas son falsas, 110 queremos de­
cir que existe una oposición total entre la una y las otras ni que todo sea
censurable en las falsas religiones, pues entendemos, por el contrario,
que son verdaderas y buenas en todos aquellos puntos en que están de
acuerdo con la verdadera religión.

B IB L IO G R A F IA .—Df. BrocU E, Probléme» el eon d u iíom de íhitioire de» religión» Tin ·


c o n ) : Religión e t critique (Lecoffre).—D u fourcq, Hiitoire com paré* dea religión» paienne»
■I do la religión ¡u ¡Ve (Bloud).—PoULIN ITT LouTIL, L a Religión (Bonne P r e iw ).- Du D¡c-
tionnaira d 'A Í i s ; CONÜAMIN, art. fiabyione el la B ib le ; J . Huby, a it. Re/igfon de» C re e » :
MáIION, art. Egvple . LaGJUNC£, Religión d e tira n ; d’A IÍS . Lti Religión d e M ilJira ; RoUS-
SEU Religión de l’l n d e ; C ih ju DL V\ux, L 'h la m itm » et »es »ecl e · ; P o v e r , arr. Moho-
m e i: TOUZAAO, L e peapfe juif dans r a n c ie n Testam ent.—BfUCOUT, 0 6 en e»t l'hi»toire de»
religión» (Letom ey).—HuBY. CAnifua iBeauchesne).

II) No e s éste lugar oportuno pera establecer aquí la trascendencia de la religión


cristiana. Ella será suficientemente demostrada cuando habremos presentado las pruebas
de la divinidad del cristianismo. Evidentem ente, la trascendencia es una condición nece­
saria de 1a verdadera religión y el mostrarla puede servir de argumento preparatorio para
la demostración de la divinidad; pero e * éste un camino que no e s necesario seguir para
llegar al fío que nos proponemos.
202 MANUAL DE APOLOGETICA

SECCION II

LA DIVINIDAD DEL CRISTIANISMO

C a p it u l o 1 — Los documentos de la Revelación. Valor histórico del

Pentateuco y de los Evangelios.

/ División del Pentateuco.


« i ‘ a- a f ° ) no absoluta.
n £ 1 i b) p ero ai s u b s ta n c ia l.
ai A d v e r sa r io s : racionalista«.
1.® V a l o r
hlstórioo 1. Testim onio del A nticuo y Nuevo Tes*
A u te n tic i­ tam eoto.
del
OE LA REVELACION

dad-
Pentataaco 2. Tradición )udia
h) P ru eb a s
3. Testim onio de Jesu -C risto
4. Indicios internos.
· . . í <i) M oisés estaba bien informado.
\ c r a c d a d I b ) Mo|>fa er„ s|uctro

a ) S u stan cial.
1.° In teg rid ad
frj P asajes cuya autenticidad es dudosa,
2.'- A u ten tici­ n ) Argumento e x tr ín s e c o . T estim on io de la Tradición.
DOCUMENTOS

dad. b) A rgum ento inlríTSC co C ritica interna

( estaban j ¡ El problem a sinóptico.


1 bien ln· ·. 1r
2.° V a l o r A. J e fos form ados ( 2 So lu cio nes propuestas,
hlstórioo S in óp ticos
b) eren sin cero s.
de ios O b feccló o : Teoría de la idealización
Evangelios
LOS

3 .° V era cid a d (
a ) Adversarlos.
B . cíe S on ¿ 1. d e lo s
lu á n . C arácter * hechos.
b) P r u e b a s .'
histó rico. 2. d e la
discursos.
SE C C IÓ N I I . — LA DIVINIDA D DEL C R IS T IA N IS M O 203

DIVISION DEL CAPITULO


206. — lío s m clodos se ofrecen al apologista cristian o para d e­
m ostrar el origen divino del cristianism o. — i." Procediendo, como
lo hemos hecho nosotros a propósito de las falsas religiones, puede ir
directam ente a el fundador y pedirle que exhiba sus títu lo s; si éste
puede aportar el testim onio de numerosos m ilagros debidam ente com ­
probados y consignados en docum entos auténticos cuyo v alo r y a u ­
toridad «lo puedan ponerse en duda, entonces no h ay que v a c ila r: es
un enviudo divino, y a nosotros sólo nos corresponde escuchar su pa­
labra y aceptar su doctrina. — 2." S i este prim er método parece muy
lógico, tiene, sin em bargo, el d efecto de no ser totalm ente conform e
a la historia, porque no se debe olvid ar que Cristo, el fundador del
cristianism o, no se presentó como simple enviado de Dios, sino como
el enviado que esperaban ya los judíos, como el M esías prometido
por Dios al pueblo por él elegido, como depositario del tesoro de la
verdadera religión. L a dem ostración cristiana, pues, no debe ser una
dem ostración independiente; el cristianism o se presenta como la te r­
cera fase de la revelación divina y enlazado m uy particularm ente con
la religión m osaica de la cual viene a ser coronam iento; en realidad,
la dem ostración que hace fa lta se re fiere a esta triple revelación.
Para esto es indispensable ante lodo exam inar los docum entos que
refieren el hecho de esta triple revelació n ; luego, debemos establecer
el valor histórico: u) del Pentateuco que contiene las dos prim eras
revelacion es: L a revelación prim itiva (1) y la revelación m osaica (2 );
y b ) el de los E vangelios, donde está consignada la revelación c r is ­
tiana. Seguirem os este segundo método con p referencia al primero
que nos parece incom pleto y peligroso, sin creernos obligados a de­

(1) L a Revelación primitiva o patriarcal e s la que hizo Dio» a nuestros prim ero·
padrea y a loa patriarcas. E lla tie n e : I. por dogm as p rin cip ales: la unidad Je D ios, crea­
dor del cielo y de la tierra, que lo hizo todo bien desde un principio, dogm a que excluía
el politeísmo y e l d ualism o; la existencia ¿ e l alma humana, espiritual y libre, la calda
original y la prom esa Je un seilvador. 2. Por preceptos : la obligación de dar culto a
Dios, de olrecerle sacHKcio· y m ás tarde, en tiempo de A brahan, la Circuncisión, como
signo de la alianza entre D ios y el pueblo judío.
(2) L a Revelación mosaica es la que fue hecha al pueblo judío por medio de M oisés
y de los p ro íe ta a : tenía por o bjeto la restauración de la religión primitiva y la prepa­
ración del pueblo a la venida del M esías y a la religión cristiana. Ella tie n e : I. Loa
mismos Jogm a» que la religión primitiva, pero pone m ás particularm ente de relieve el
dogma de la unidad divina (monoteísmo), que los dem ás pueblos habían ya olvidado.
2. L os precepto» m oróle» /ormutados en el Decálogo, que son una promulgación de la
ley natural, y que se dirigen, por tanto, a toda la humanidad, encepluando la santilicación
del sábado, que no afectab a m ás que a los judíos, y que regulaba las cuestiones del culto
(ceremonias, o b jeto · sagrados, días de Beata, peraonas consagradas a Dios).
304 MANUAL Un APOLOGÉTICA

m ostrar de una manera completa el origen divino de las dos prime­


ras revelaciones iFirqne su verdad si* encuentra contenida n i la de­
mostración cristiana, ( i) Establecerem os brevem ente la autoridad hnm*i-
na del Pentateuco e indicaremos la nía relia de la demostración m osai­
ca; este capitulo comprenderá. pues, dos artículos: i." l'a lo r históri­
co del Pentateuco. j." ¡ ’olor histórico de los F.vantfdios.

Advertencia previa a los dos artículos


207. — Se trata de saber si los d ocu m en to s que contienen el //r-
cho de la revelación merecen nuestra confianza del mismo modo que
los otros documentos de la historia profana, como los Anales de T á ­
cito y los Comentarios de Cesar. Poro, para darse cuenta del valor
histórico de un documento hay que someterlo a un triple exam en:
Lo primero que hay que exam inar es el documento mismo: ; Lo l e ­
seemos original y tal como salió de las manos de su autor? (2) El se­
gundo punto es averigu ar quién es el autor. El tercero es asegurarse
dr si el autor es digno de fr. V eam os si estas tres condiciones para
el valor histórico de 1111 libro: intef/ridod, an fen ticid u d y fe ro cid a d , se
encuentran en los dos documentos de la triple Revelación, es a saber,
en el Pentateuco y en los E van gelios; y como nosotros tenemos
necesidad, sobre todo en esta segunda pan e, de los documentos de
la Revelación cristiana, insiste-remos señaladamente en el valor de
los E vangelios.

Art. I. - - Valor histórico del Pentateuco.


V am os a dem ostrar en tres párrafos: 1." la integridad; 2.** la un*
tcv.ticidad ; la veracidad del Pentateuco.
208, — 1.“ El Pentateuco. — División. — El Pentateuco (del grie ­

to Decimos que el primer m é to d o e · : I. in co m p le to , pues concretando«« él a demos­


trar que Jesucristo e s simplemente un le g a d o divino, suprime po r lo mismo el argumento
sacado de las profecías, que e s uno d e los más solidos del cristianism o; 2. peligro***, por­
que tiene todas las apariencias de ser una concesión a la tesis racionalista aue rechaza la
autenticidad del Pentateuco. E s cierto que la v erd a d del crislianiumo puede ser demos­
trada independientemente de toda otra cuestión y apoyándose únicamente en la credibi­
lidad de los E v angelios; mas A ceptan do en realidad o en apariencia el punto d e vista
racionalista, como han hecho los apologistas que han seguido al principio este camino,
{cóm o lo aeguirin después para justificar lo · dogmas del cristianismo, entre los cuales se
halla el del origen divino de )a religión mosaica ?
(2) L a integridad e s evidentemente el primer punto que se ha de establecer, puesto
que p a r · buscar el autor, es pieeiao apoyarse en la crítica interna del documento, la cual
no tiene autoridad un o en cuanto se refiere al documento auténtico.
SE C C IÓ N I I . — LA DIVINIDA D DEL C R ISTIA N ISM O

go "pentc" cinco y “ truchos", fihrn» llama así porque contiene cin


ru libros, a ¡»aber: — ni Kl C¡énesis ({friego "génesis*', origen) que
refiere la creación y el origen He las cosas: — b) el E xodo (griego
'cxoíios". salida) que narra la salida de los israelitas de la tierra He
K gipto: — ( ) el ¡.cvUico, es decir la ley di los sacerdotes, o levitas,
llamado asi |>orqne es cuino el ritual del culto y de los sacrificios; d)
los Núm eros, apelación que viene de que esle libro com ienza por la
cnumeraoión^dcl pueblo y de l<,s levitas; r) el l.h'utrronoinio, o según*
da ley; libro que contiene una recapitulación do la ley ya Hada. El
Pentateuco era designado por los judíos con el nombre de Thoruh
o la Ley. porque contiene la legislación mosaica.
jo<). — 2." Integridad. Antes de valerse do un documento
hemos dich.> que era necesario exam inar su contenido, para con ven ­
cerse de que el texto que se lienc entre manos está conform e con el
manuscrito au tó grafo del autor. La cosa sería muy fácil, si se poseye­
ra el origin al, el a u tó g rafo mismo del a u to r; pero esto 110 se tiene
cuando se trata de obras de la antigüedad; los origin ales lian desapa­
recido hace mucho tiempo y 110 podemos conocerlos sino a través de
las copias más o menos líeles que se han sacado de ellos. Luego pode­
mos distinguir dos clases de integridad: — a) la integridad absoluta
cuando el texto del original ha llegado a nosotros en su forma prim i­
tiva; y — b) la integridad substancial cuando las m odificaciones in­
troducidas no destruyen la esencia de la obra, lo que constituye por
decirlo asi su verdadera substancia.

La ir,tegridad de/ Pentateuco actual e« una integridad Mubttancial , se comprende fácil


mente Qtw en el transcurso de teñios siglos se hayan producido algunas modificaciones.
I j CofTu'jióri bíb/ied en su decreto del Z7 de junio de 1906 señala especialm ente cuatro
fuentes de m odificaciones: 1. adicione« posteriores a la muerte de M oisés, aun hechas por
un autor inspirado, pues e s cosa manifiesta que la relación de la muerte de M oisés en el
fin del DeuteroiHxnio e s una adición. 2. L as ffocos y eip/icacioncs inserías en el texto pri­
mitivo que tenían por finalidad explicar los p asajes que no se entendían. 3. Los términos y e x ­
presiones caídos en desuso y traducidos en lenguaje m ás moderno. 4. Por último, lecciones
defectuosas atribuibles a la incorrección de los copistas que se han podido engañar invo­
luntariamente transcribiendo una palabra por otra o voluntariamente, creyendo que debían
corregir el texto que tenían a la vista. A sí. pues, com o lo admite la Comisión Mb/tco,
el Pentateuco ha sufrido en el decurso de los tiempos cierto número de modificaciones

(I) Todo lo que ha sido adicionado en medio de un texto se llama inJerpofación. H ay.
pues, dos clases de adiciones : la continuación y la interpolación. L a continuación consiste
en proseguir el relato desde e| punto en que el autor lo había dejado, y com pletarlo; este
procedimiento estuvo muy en boga durante la Edad M e d ia : m uchas crónicas han sido
continuadas, sin que sea posible conocer dónde empieza y dónde acab a el trabajo de los
diverso· continuadores, no habiéndolo consignado ellos. L a interpolación e s la inserción,
en medio del texto, de palabras o írases que no estaban en el manuscrito del autor.
MANUAL DE APOLOGÉTICA

que se refieren a punto· accesorio» y no «1 fondo de la o b ra ; la crítica debe determinar


cuáles Fueron e«4a$ modificaciones ¡ la Com iaíói bíb/fca le reconoce este derecho con una
condición, esto es. que justifique b u s hipótesis y que deje la última palabra a la Iglesia,
pues ella e s la que debe juzgar en último recurso y decir si los críticos tienen razón o si
•us conclusiones carecen de valor.

§ 2 . — AUTF,NTini).\n DEL PENTATEUCO

2 1 0 .-1 .° Definición.—S e dice que un libro es auténtico cuando e s del autor a que te
ajribuye. A sí el Pentateuco es auténtico si verdaderam ente ha sido escrito por M oisés.
211.—2.° Autenticidad.—A . /Idüersarios. · El origen mosaico del Pentateuco ha sido
puesto en duda por los críticos racio n alistas; y si están acordes en afirmar que no es
obra de M oisés no se ponen de acuerdo para determinar el autor ni el modo de compo­
sición de) libro. Entre las muchas hipótesis forjadas, tre· «on las príncipalea : la hipótesis
documentaría, la fragmentaria y la comp/emenfarfa. a) Hipótesis documentaría. El francés
Juan A alruch ( t 1766) y el alemán Eichhorn (i- 18271 han visto, el primero en el Génesis
sólo, el segundo en todo el Pentateuco, una reunión de documentos siendo los dos princi­
pales : el documento elohiita y el documento jafiOijfcj. Eftta opinión está en boga, pero con
algunas m odificaciones; pues el racionalismo en nuestro» días considera al Pentetateuco
como fusión de cuatro docum entos: el ElohUta, el Jahvista, el Dvuteronomio y el C¿dtgo
sacerdotal, redactados en épocas diversas que ee extienden entre el siglo IX y vi—muy
posteriores, por consiguiente, a los hechos referidos y que. por tanto, no pueden reconocer
la paternidad de M oisés. b) Hipótesis fragmentaria. Esta opinión profesada por el eacocés
Geddes (I IR02) y por e] alemán V ale r Il8?6). considera ni Pentateuco como un conjunto
de fragm entos, bastante inconexos por lo demás, r) f /ip e te sis complementaria. Esta opinión,
cuyo primer representante es el alemán Ewald (7 1875) admite un escrito primitivo com ­
puesto por sacerdotes entre los eifrlos mi o x . el EJohitta, al cual un autor m ás reciente,
que llam aba Jau>eh a Dios, avresó numerosos sup/emento* HK

B. P R U E B A S . — E l oru/cn mosaico del Pentateuco se apoya en cu a­


tro pruebas tradicionales, recordadas por la Comisión bíblica el 27 de
junio do k;o6: — a) en el testimonio de numerosos pasajes del Anti-
gtto Testam ento. Desde luego el Pentateuco se presenta como e scri­
to por M oisés (E xodo, X V I I , 14; X X .IV . 4 ; Deul. X X J X . X X X )
Todos los libros posteriores al Pentateuco confirman su origen mo­
saico: el libro de Josué lo m en cion a; los Salm os y los P rofeta s es­
tán im pregnados de la ley de M oisés. Suprim ir a M oisés y la L e ­
gislación m osaica contenida en el Pentateuco es hacer ininteligible toda
la H istoria Santa. — b) en la tradición judia, que atribuye el P en ­
tateuco a M oisés: los escritores Josefo y Filón 110 permiten duda a l­
guna sobre esle p articu lar; — c) cu el testimonio del N uevo T esta­
mento. N uestro Señor y los autores del N uevo Testam ento hablan
m uy frecuentem ente de M oisés y están unánimes en mirarlo como añ­

il) En suma, los adversarios de la autenticidad del Pentateuco han seguido la táctica
de loa críticos literarios que hnn atribuido a varios autores la composición de la llíada y
de la O disea, considerando a estos dos poem a· como un conjunto de pequeños poemas
independientes, o como originarios de un núcleo primitivo aum entado con adiciones y re­
com postura· u c e a n · .
SE C C IÓ N I I . — LA DIVINIDA D DEL C R IST IA N ISM O 207

tor del Pentateuco (M al. V I I I , 4; X I X , 7, 8; \Iarc. V II , 10, X II,


26; I-uc. X V I . 29, 3 1; X X I V , 44; A ct. X X I , 2 1; X X V I , 22; Rom. X ,
5; — d) en los criterios internos que se d erivan del libro mismo. A
decir verdad, esta cuarta prueba del origen mosaico del Pentateuco
es utilizada en sentido contrario por los racionalistas cuyas princi­
pales hipótesis señalam os a r r ib a ; pues precisam ente en la critica in­
terna del libro se apoyan para pretender que el Pentateuco es lina
congeries d e escritos — documentos, fragm entos o suplem entos — ,
de épocas diversas e imposibles de atribuir a M oisés. P ara dem os­
trar su tesis a le g a n : — 1. Lsulivcrsidad de lengua, de estilo y de ideas
que delatan épocas y autores d iferen tes; — 2. el emplea de dos nom­
bres Elohim y Jalnveh para designar a D io s ; — 3. los duplicados,
esto es, los hechos contados por dos veces: por ejem plo, la doble re­
lación de la creación, diluvio, rapto de S ara, expulsión de A g a r ;
José es vendido a los Ism aelitas y a M adianilas. lodo lo cual, parece
inexplicable en la hipótesis de unidad de composición y de au tor; —
los pasajes que señalan hechos o instituciones m anifiestam ente pos­
teriores a M oisés, por ejem plo lo relativo a la tierra de la otra p a r­
te del Jordán que jam ás habitó M oisés, la narración de su m uerte y
las leyes concernientes al reino (Deut. X V I I , 19).
A estas dificultades suscitadas por los racionalistas respondemos
inspirándonos en las conclusiones de la Com isión Bíblica : — 1. Que
muchos términos egipcios son testimonio de que el autor ha vivid o en
E gipto, y este es el caso de M oisés, que la diversidad de lengua y
de estilo se explican no sólo por la diversidad de asuntos sino también
porque M oisés ha podido servirse de secretarios que, b ajo su d irec­
ción y según su plan, han redactado, cada uno, obras com pletas en
si mismas y con frecuencia paralelas; que él pudo u tilizar por sí
mismo o por sus colaboradores fuentes anteriores o contemporáneas,
escritas u orales, documentos que han sido insertos al pie de la letra
o cu substancia, y a compendiados, y a amplificados, como ciertos epi­
sodios de la historia de A braham , de Jacob y de José. — 2. A ñ a d a ­
mos, por otra parte, que en el deerto de la C. B . de 27 de junio de
1906 nada hay que obligue a suponer que estas obras de M oisés y de
sus escribientes se hubieran fusionado en una sola durante la vida
de M oisés. N os basla creer que estos documentos so remontan a M oi­
sés, que dependen de él, que se le pueden atribuir y 110 han sufrido
ninguna alteración substancial. — 3. El empleo de los nombres Elohim
y Jahwch, aplicados a D ios, no im plica la existencia de dos fuentes
208 MANUAL DE APOLOGÉTICA

·' autores d iferen tes; pues las dos palabras no tienen el mismo senti­
do : la prim era designa a D io s como creador y providen­
cia ; la segunda designa al D io s de Israel, al D ios que ha contraído
una alianza solemne con el pueblo elegido. — 4. P o r lo que concierne
a los pasajes de origen ciertamente posterior a M oisés, se puede e x ­
plicar el hecho por m odificaciones que han podido producirse en el
transcurso de los siglos sin destruir, por ello, la integridad substan­
cial (V . N." 909). D e estas cuatro pruebas resulta que la autenticidad
mosaica del Pentateuco es incontestable.

§ 3. — V e r a c id a d del P en ta teu co .

212 — De que el Pentateuco se halle substancialm ente íntegro y


sea la obra de M oisés ¿podem os concluir que es fidedigno, o m ejor,
el testimonio de M oisés que encontram os en el Pentateuco reúne las
condicioncs de veracid ad ? Un testimonio es fidedigno cuando el que
lo dá no ha podido en gañarse ni ha querido en gañ ar: <es de esta
naturaleza el testim onio de M o isé s' Q ue M oisés no ha podido en ga ­
ñarse parece evidente, pues que n arra hechos en los cuales fig u ra él co ­
mo principal a c to r: tampoco ha querido engañar, pues no se puede su ­
poner ninguna clase de interés en hacerlo y aunque lo hubiera preten­
dido le hubiera sido imposible, toda vez que escribía para un pueblo
que era al mismo tiempo testigo y actor de los acontecim ientos
narrados.

213. — Observación. — U na vez adm itido el valor histórico del


Pentateuco serA necesario dem ostrar aquí el origen divino de la re­
velación prim itiva y señaladam ente de la revelación m osaica, con la
cual se liga tan estrecham ente la revelación cristian a; sólo in dicare­
mos el procedim iento que se debe segu ir por lo que hace a la re v e ­
lación m o saica ; dos puntos hay que dilucidar lo mismo que hemos
hecho al tratar d¿ las falsas religion es: los títulos del fundador y el
valor de la doctrina.
A. E L F U N D A D O R . — L a m isión divina del fundador se deduce
del hecho, que por m ediación suya, haya D ios realizado numerosos
prodigios, en cuyos porm enores no podemos entrar. Recordem os so­
lamente las .diez plagas de E gipto, el paso del M ar R ojo, el maná

II) E n el artículo «obre los E v u u e lÍM (números 233 y siguientes) insistirem os m ás de­
tenidamente en la cuestión de la veracidad.
SE C C IÓ N I I . — LA DIVINIDAD DEL C R ISTIA N ISM O 209

que sustenta a los Israelitas durante cuarenta afios en el desierto, la


aparición de D ios en el Sinaí, ele.
B . L A D O C T R I N A . — P a ra que aparezca la trascendencia de la
religión judía bastará señalar dos rasgos esenciales: el monoteísmo
y la idea m esiá n ic a :— o) y en primer lu gar el monoteísmo, esto es, la
creencia en el D ios único y creador, y la adoración exclusiva de este
Dios. Este monoteísmo es un hecho único en la H istoria de las R eli­
giones, y él solo es suficiente para colocar a la religión ju día en un
sitio aparte, ninguna causa natural puede darnos de él una exp lica­
ción su ficien te: ni la raza, ni el clim a, ni la lengua, ni las circunstan­
cias son causas admisibles. Con efecto, el pueblo judío ¿n o estaba ro ­
deado de pueblos de la misma гага, sem itas como él, de la misma len ­
gua, A sirios, A rabes, A ram eos y todos politeístas? Aún más, los m is­
mos judíos ;n o eran propensos a la idolatría, no se dejaron a rra s­
trar por ella muchas veces hasta el punto que los racionalistas han po­
dido pretender que la nación judia com enzó, como todas las demás,
por el politeísm o? E l monoteísmo hebreo na tiene, pites, explicación sino
por la intervención sobrenatural tic I)¡os. S i el pueblo judío no reco­
noce a otro D ios que Jahvé, si él echa fuera de su campo o de su
ciudad cualquier ídolo que le trajera el recuerdo de un D ios extraño
es porque ha recibido la enseñanza de M oisés que le instruyó en nom­
bre de Dios, enseñanza que los profetas lan ías veces tendrán que
recordarle después para contenerlo en el camino señalado por D ios
y preservarlo de la idolatría. — b) El segundo carácter de la re li­
gión ju día es la esperanza nicsiánica. Si por una parte M oisés y los
profetas han proclam ado que el monoteísmo era el dogma esencial
de su religión, por otra parte lian anunciado también que esta religión
no era definitiva y que a su form a restringida e im perfecta había
de suceder otra form a religiosa destinada a ser la religión universal,
y han predicho que el fundador de esta religión y su apóstol serla
un enviado de Dios, un M esías, luego la esperanza m esiánica es la
cspectación del reino de D ios que se extenderá a todo el universo, de
un Rey, de un U ngido — Cristo o M esías — que conquistará el m un­
do para el verdadero Dios. L a cuestión que propondremos ahora será
por consiguiente, a verigu a r si esta jsperan za se ha realizado, si es
en la actualidad un hecho y a cumplido. L o s apologistas cristianos
que responden afirm ativam ente tendrán como tarea m ostrar que Jesu­
cristo, el fundador del cristianism o, es el M esías esperado, y lo es,
porque realiza en su persona todos los caracteres anunciados por los

4POLOO¿nCá.-l4
210 MANUAL DE APOLOGETICA

profetas; de )a tribu de Juda, de la raza de D avid y porque ha proba­


do su origen divino por sus obras; esto es lo que haremos nosotros
cuando hayamos exam inado los documentos de la revelación cris­
tiana.
Art. 11. — Valor histórico de los Evangelios
214.--Los cuatro E van gelios (r) según (2) S. Mateo. S. M arcos. S. L u ­
cas y San Juan son los prncipales (3) documentos que contienen el hecho
de la revelación cristiana. H ay, pues, ocasión de investigar como lo
hicimos respecto a) Pentateuco, cuál es su valor histórico; en tres
párrafos establecerem os: 1.“ la integridad; 2* Xa, autenticidad, y 3.0 la
veracidad de los Evangelios.
§ I. — I n t e g r id a d de lo s E v a n g e l io s

215. — Los textos actuales de los Evangelios se hallan tales como


salieron de las manos de sus autores? Esta es la primera cuestión que

(1) L a palabra Evangelio (del griego cuagge/jon, buena nueva) tiene un doble signifi­
cado. Sig n ifica: I. la nueva por excelencia, eso es. la salvación (roído al mundo por
Jesu cristo ; 2. los mismo· libros que contienen esta buena nueva. No hay. pues, m ái que
un Evangelio, que e s el de Jesucristo. y cuatro libros que lo contienen.
(2) A primera vista, esta expresión según podría significar aue nuestros Evangelios
actuales son documentos que se presentan únicamente con la autoridad de San M ateo, et­
cétera. M as, toda Ja antigüedad ha visto en esta fórmula la indicación de los autores,
com o demostraremos en el paráerafo 2.
(3) Décim o· que los Evangelios son los principóle» documentos de la Revelación cris­
tiana. No son d io s, en efecto, nuestra única fuente de información sobre le vida y obra
de Cristo- Fuera de los Evangelio·, ten em os: a) entre las fuentes cristianas canónicos, los
H echos de /os A póstolaa y los dem ás escritos del Nuevo Testam ento, entre los cuales las
Cortos da San Pablo ocupan un lugar de primer cid en ; 2. entre las fu oitcs cristianas no
canónicos, los Evangelios apócrifos. L a palabra apócrifo Idel griego abofcroofios. oculto!
«irre para designar ya las obras o escritos que conviene tener secretos, ya obras cuyo
origen es desconocido o dudoso. A quí es usada en este segundo sentido y designa un
cierto número de escritos, compuestos entre los siglos ti y v, los cuales pretenden relatar
1« historia evangélica, pero que no han sido reconocidos por la Iglesia como inspirado«
y no figuran en el canon o lista oficial de los Libres Sagrados. Los principales Evangelios
apócrifos so n : et Evangelio de San Pedro, el Evangelio de 1 ‘omás, el Evangelio de los
H ebreos, etc. Ellos no tienen apenas valor alguno docum ental; les pormenores cu e con­
tienen, por eiemplo, sobre la ¡iJa n c ia de Jesús, sobre sus últimos momentos en la cruz,
eon pormenores novelescos en los cuales la puerilidad se junta c otí la indecencia: c) entre
laa /uentes no crisfion as: I. los escritos judío·, tale· como las Antigüedades lúdateos del
historiador Joaefo, donde se hace alusión a la misión de Jesús, y las obras de f*i)ón, que
noe muestran las ideas que en tiempo de Jesús fermentaban en las alm as preocupadas de
la cuestión religio sa; 2. los escritos de los historiadores latinos, entre otros de Plínio el
Joven, que send o gobernador de Bítinia, escribía n fra ja n o preguntándole qué suplicios
convenía infligir a los cristianos (Epístola 97); de Sudonio {Vidas d e Claudio y de Nerón),
y sobre todo de T ácito , que le íala cómo Jesús íué crucificado reinando Tiberio y siendo
P o n d o Pílalos gobernador de Judea M nno íes, libro X V ).
Notemo· finalmente que, aun en el supuesto de que no tuviéramos ningún documento
eacrito, para conocer los rasgos de Jesús podríamos contar siempre con el testim on io de
ía tradición, este portentoso hecho histórico de la existencia de una comunidad cristiana
cuyo nacimiento y desarrollo no tiene explicación «i se prescinde de la vida y de la
obra da Jefaeristo.
SE C C IÓ N I I . — LA nlV lN TIlA IJ DEL C R IST IA N ISM O S il

se propone; y fácilm ente se adivina la dificultad de su solución si


se tiene en cuenta, por tina parle, que los originales escritos sin duda
en papiros, m ateria frágil y de poca duración desaparecieron hace
mucho tiempo, v por otra parte que los críticos han notado más de
150.000 lo ria n tes en las numerosas copias conocidas, variantes <|ue
|H>r lo demás nada tienen de sorprendente, pues era imposible que el
texto prim itivo pasara por lautas manos sin su frir alteración, al m e­
nos en sus detalles. A veces los copistas han olvidado palabras, han
saltado una linea, han escrito un termino por otro, algunas veces
también las variantes no eran accidentales, pues se ha dado el caso
que los copistas deliberadam ente hayan sustituido un lu gar obscuro
por expresiones que ellos consideraban más apropiadas i> también
sustituido ideas por otras más conform es a sus opiniones persona­
les y a sus preocupaciones doctrinales. E l prim er trabajo de la cri-
íiV11 histórico, por consiguiente, ha sido el reconstituir con la m ayor
fidelidad posible los textos origin ales por medio de m anuscritos (1) d es­
cubiertos, versiones antiguas (2) y citas de los Padres (3). La cosa no
era fácil, habida cuenta de el gran número de variantes, sin etnbarg.),
como la m ayor parte de éstas tengan poco im portancia y sean muy
ni rus (4) y fácilm ente discernidles las correcciones tendenciosas, no hay
duda de que el texto critico actual sea idéntico en sustancia al texto
original.
216. — H e aquí los pasajes Cuya autenticidad se ha puesto en

(1) Son m ás de 12.000 loa manuscrito· griegos y latino· que m Kan descubierto hasta
el presente. Los principales so n ; el Vaticanus, de) siglo iv, que se halla en la biblioteca
del V a tica n o ; el ¿'maífteu·, del siglo 1«, descubierto en el convento del Monte Sin ai por
Tischendorf y actualm ente en Leningrado; el /1/exandrinut. del siglo v, que se halla
en el M useo británico de L o n d res; el Codcx Ephroem t resertfitus, del siglo V. en la B i­
blioteca Nacional de P a r ís; el Codea Reza«, del siglo VI, en la Universidad de C am ­
bridge.
(2) Habiendo sido escrito en griego lo· Evangelios, excepto el primitivo de S an Mateo
que lo lué en lengua hebrea, llaman se üem ion e» las traducciones que de e llo · se han hecho
en otras lengua·. La m ás céleb re de las antiguas versiones ae llama ta Vutfala, traduc­
ción latina que fué hecha per $an Gerónim o a últimos del siglo iv. Hay, adem ás, las ver­
siones siríaca, egipcia, etiópica y armenia.
(3) L o s Padres de la Iglesia citan a menudo las Escrituras. M as sus citas no siempre
son tilerales, y por lo mismo no pueden servir m ás que para la reconstrucción del sen­
tido. pero no para lo reconstrucción literal.
(4) Q ue los correcciones tendenciosa» » c a n r a r a s , se explica por una doble razón. La
primera ea que los cristianos vigilaban sus Escrituras con un cuidado receloso, aprendién­
dola · de memoria, leyéndolas en loda· sus reuniones, en una palabra, rodeándolas de un
respeto y de un culto casi igual al de la Eucaristía, considerando la alteración de sus
Libros Sagrados como una grave profanación. L a otra raión e s que los adversarios de los
cristiano s: iudío·, herejes, infieles, «egv.tan tam bién con atención el empleo que se hacía
de la· Escrituras y acechaban todas las ocasiones para descubrir los puntos débiles de las
mismas o para sorprender a los cristiano« en Sagrante delito de falsificación.
212 MANUAL DE APOLOGÉTICA

duda en cada E va n ge lio : — a) San M aleo. L a cuestión de autenti­


cidad. del prim er E van gelio es más com pleja que la de los otros, y
la razón es, porque este E van gelio muy verosím ilm ente se escribió
prim ero en idioma aram eo, lengua corriente de los judíos de Palesti­
na y después fue traducido al G riego. ¿ Cuál es la correspondencia
exacta entre el texto grieg o que poseemos y el texto aram eo prim iti­
vo? A esta cuestión, la Comisión bíblica ha respondido en su decreto
de junio de 1911, que el E van gelio griego es substancialmente idén­
tico al E van gelio escrito por el apóstol en la lengua de su país. — b)
San Marcos. Sólo la autenticidad del final ( X V I , 9, 20) ha sido re­
chazada por cierto número de críticos, por fa lta r en gran número
de m anuscritos antiguos y no estar conform es con el estilo de San
M arcos. L a Com isión bíblica (26 de junio de 1912) ha declarado que
se debía tener a San M arcos por autor de los doce últimos versícu ­
los. — c) San Lucas. H ay discusión sólo en algunos pormenores, es­
pecialmente en los versos 43 y 44 del cap. X X I I . L a Com isión bíblica
ha decretado (26 de jun io de 1912) que no es permitido dudar de la
canonicidad de la narración de San L u cas sobre la in fancia de C ris­
to, la aparición del ángel que con fortó a Jesús y el sudor de sangre.
— d) San Juan. L a s d ificultades a propósito del cuarto E van gelio se
limitan a tres lu gares: la narración relativa al ángel de la piscina
probática (V , 3, 4) al episodio de la m ujer adúltera ( V I I , 53; V I I I , 11)
y por último al apéndice ( X X I ) ; pero no hay que in sistir; estos
pasajes que acabamos de m encionar — los únicos cuya autenticidad
ha sido seriamente controvertida — son de poco interés para la apo­
logética y 110 hay necesidad apenas de utilizarlos en los argumentos
que servirán para la dem ostración de la divinidad del cristianism o;
que estén o no interpolados, esto es aquí cucstión secundaria.

§ 2. — A u t e n t i c i d a d o e l o s E v a n g e l io s

217. — Una vez reconstituidos los evangelios en su texto primi­


tivo hay que estudiar de dónde vienen, cuáles son sus autores y cuál
la fecha de sn composición, porque, un documento t í o tiene valor sino
en la medida en que el autor ha podido conocer los hechos que re fie ­
re y ha querido referirlo s fielm ente. ¿L o s E van gelios han sido es­
critos por San M ateo, San M arcos, S an L u cas y San Juan, com o-lo
pretende el apologista cristiano, do acuerdo con la doctrina de la Igle ­
sia? E sto no lo podremos saber por los escritos mismos, porque ade­
más de que los antiguos y especialmente los orientales no ponían su
SECCIÓ N I I . — LA DIVINIDAD D El. CR ISTIA N ISM O 215

nombre el frente de sus obras, hemos dicho más arriba que los ori­
ginales desaparecieron hace mucho tiempo. P or consiguiente la auten­
ticidad de los E vangelios 110 puede establecerse sino por dos clases de
argum entos: a) Argum entos extrínsecos sacados del testimonio de
la historia, y — b) argumentos intrínsecos deducidos de la critica
interna, esto es, del examen del libro mismo, de su estilo, de su
método, y sobre iodo de sus ideas, porque es claro que las ideas de
una época no pueden ser reflejadas fielmente sino es por un contem ­
poráneo. Apoyándonos en estos dos argumentos, vamos a dem ostrar la
autenticidad de cada uno de los Evangelios.
1.“ Autenticidad del Evangelio de San Mateo. — A . A R G U M E N ­
TO E X T R I N S I C O . — A l fin del siglo segundo la tradición común
en todas las Iglesias cristianas admite que el apóstol San Mateo es
el autor de nuestro primer E van gelio; así lo testifican Clemente A le ­
jandrino, Tertuliano, S. Ireneo, este último decía hacia el 185: “ A sí M a­
leo publicó por escrito el evangelio de los hebreos en su propia lengua
cuando Pedro y Pablo evangelizaban Roma y fundaban la Iglesia” .
Y a en la mitad del siglo segundo, Papias, Obispo de H ierápolis en
Frigia y que fue amigo de Policarpo, discípulo de San Juan, hablaba
del Evangelio hebraico compuesto por San M ateo: "M ateo, dice, “ s-
cribió las Logia en lengua hebraica y cada uno las ha traducido
como pudo” y los críticos más notables creen que el término Logia no
debe restringirse a los discursos del señor, sino que puede aplicarse a
las narraciones y designar por consiguiente nuestro E vangelio actual.
Como se ve por los precedentes testimonios, los escritores eclesiás­
ticos de los primeros siglos unánimemente atribuyen la composición
del primer Evangelio al apóstol San Mateo. E sto no se explica sino
por la verdad del hecho, porque si se hubiera tratado de poner una
obra, anónima bajo la autoridad de un hombre célebre se hubiera
elegido un nombre de más relieve, el de Pedro, por ejemplo, y 110 el
de San M ateo, uno de los últimos venido al Apostolado y que no h a ­
bía desempeñado en el colegio apostólico más que un papel secundario.
B. A R G U M E N T O IN T R I N S E C O . — El testimonio de la tradi­
ción está confirmado por la critica interna del libro; esta, con efecto,
establece que el autor era a la vez judío palestinense publicano y que
escribía para los judíos conversos; tres caracteres qué encuadran per­
fectamente con el apostol San Mateo.
a) E l autor del primer E van gelio era judio de la Palestina. Los
hebraísmos abundan en su obra, se nota que está al corriente de todas
214 MANUAL DE APOLOGÉTICA

las costumbres judias, conoce la ley de Moisés y los profetas m ejor


que ningún otro, además describe la Palestina con estricta fidelidad,
conoce la topografía de los lu g a re s: C afarn au n es señalado como ciu­
dad asentada sobre los confines de Zabulón y N eftalí, habla de los li­
rios que cubren los campos, de las rudas tempestades que se levantan
en el Lago de Genazarelh, etc., el autor era, pues, palestino o tenía
sus inform es de uno de aquella tierra. — b) El autor era publieano,
por lo menos si se tiene en cuenta la competencia especial que dem ues­
tra en m ateria de im puestos; es el único de los evangelistas que dice
que el apóstol San M aleo era publieano en C a fa n iau n , y en su enume­
ración de los apóstoles cita a Santo Tom ás antes que a sí mismo,
m ientras que San M arcos y San Lucas hacen lo contrario. E s de
suponer que por modestia ha dejado el primer lugar a su compañero.
— r) E l autor- escribe pura judíos convertidos·, la prueba c-s que em­
plea numerosas locuciones de origen arameo, corno Kabbi, raca. mam-
mona, gehenna, corlxm a, sin sentir la necesidad de exp licarlas; pero, lo
que indica más claram ente aún que se dirige a los judíos es la finali­
dad de su obra. Siempre aparece que quiere probar que Jesús era el
M esías; para esto coloca al frente de sil Evangelio el árbol gen ealó­
gico, que demuestra en el S alvador su origen de D avid y de Abrabam ,
y a cada instante recuerda que en Jesús se cumplían las profecías
antiguas; tal objeto, tal método no tendría razón de ser con otros lec­
tores que ju d ío s; podemos, pues, concluir que la autenticidad del pri­
m er E van gelio descansa en un conjunto de pruebas de orden interno
y externo del más alto valor.
Fecha y lugar de composición. — L a m ayoría de los críticos ca­
tólicos sitúan la composición del primer E van gelio entre el año 36 y
70 y creen que San M ateo lo escribió en la Palestina, tal v ez en Je-
rusalcn ; de cualquier modo no se puede hacer retroceder la fecha
más allá del 70, como lo han hecho los racionalistas en general, y
tnucho menos a lejarla hasta el 130, según el sistema de la escuela de
Tubin ga (B au r).
218. — 2." Autenticidad del Evangelio de San Marcos. — A . A R ­
G U M E N T O E X T R I N S E C O . — A partir del siglo segundo se tienen
numerosos testimonios atribuyendo el segundo E van gelio a San M ar­
cos, discípulo de San Pedro en Roma. Los principales son el de T e rtu ­
liano, Clem ente de A lejan dría, San 1rento, el del Canon de M ara­
tó n , de San Justino, y de Papias. E ste último refiere hacia el año
(0 E l Canon Maratoriano, liu rudg &AÍ porque M uralori, lab io italiano, lo d s c u b i t í
SECC IÓ N I I . — LA DIVINIDAD P E I. C R ISTIA N ISM O 21»

150 que "M arcos, intérprete de San Pedro, escribía con exactitud,
aunque no con el orden cronológico, lodo lo que él recordaba de las
■cosas dichas o hechas por Jesús, porque él no había visto al Señor
y no 1c había acompañado, pero había acompañado a Pedro que daba
sus enseñanzas según las necesidades de los que le escuchaban... De esta
manera M arcos no com etía falta al escribir algunos hechos tom o los
record aba: su sóla preocupación era no om itir nada de lo que él
había oítlo, lo mismo que reproducirle con fidelidad". F.I testimonio
de la tradición representa 1111 valo r de im portancia suma, porque es
incontestable que el segundo E vangelio, conteniendo los recuerdos de
San Pedro, le hubiera sido atribuido a el si se hubieran dado algunas
dudas sobre su verdadero autor.
R. A R G U M E N T O I N T R I N S E C O . — D el examen del libro en
sí mismo resulta que su autor era judío, discípulo de San Pedro y que
escribió para Romanos. — a) Era judío, como lo atestiguan los fr e ­
cuentes hebraísm os que allí se encuentran y las cilas siro-caldaicas o
aram eas com o: “ Ephpheta” (ábrete, v n , 34), “ E loi, Eloi, lamma sabach-
laui” (D ios mío, Dios mío, ¿porque me habéis desam parado?) X V , 34.
La m anera de describir los usos y costumbres y la g e o g ra fía de la pales­
tina indican que era judío palestinense y que se encontró en Jeru-
salén a la m uerte de Jesús, por que el joven de que se habla en la es­
cena del prendimiento en Getsem aní que seguía a Jesús, no teniendo
sobre sus carnes más que un lienzo, parece no ser otro que él. — b)
E ra discípulo de San Pedro : esto se desprende del lu gar preponderan­
te que San Pedro ocupa en este E va n gelio ; todos los actos y gestos
del primero de los Apóstoles son referidos allí con la más grande p re ­
cisión ; el autor se extiende también con más com placencia en los
defectos, debilidades y faltas del je fe de la iglesia que no en lo que
hay de glorioso en su vida, lo que no se explica sino porque el au­
tor reproduce la predicación de San Pedro. — c) E l segundo E va n ­
gelio ha sido escrito para romanos. Los m últiples pormenores que su ­
ministra al lector acerca de la lengua, usos y costumbres judías, el
cuidado que pone en traducir los térm inos aram eos que cita, las e x ­
presiones y giros latinos que abundan en su len guaje griego son de
ello una prueba muy m an ifiesta; ahora bien, todos los caracteres
que acabam os de indicar convienen a m aravilla a M arcos discípulo de

t publicó en 1740, e s un documento en el cual «en enum erada· la· Escritura· del Nuevo
Testam ento por el mismo orden ccn que eran leídas en la Iglesia romana entre 170 y
200. L o s cuatro Evangelios aún m encionados allí com o formando parte «le la colección
bíUtCM.
316 MANUAL DE APOLOGÉTICA

San Pedro, cuya m adre llam ada M aría, tenía eli Jerusalén una casa
donde Pedro se refu gió al salir de la cárcel en que le tenia H erodes
(H echos, X I I , 12).
F echa y lugar de composición. — Según los críticos católicos el
segundo E van gelio se escribió del 67 al 70 lo más tarde, y muy proba­
blemente en Roma, puesto que la obra estaba destinada a los Romanos.
219. — 3.° Autenticidad del Evangelio de San Lucas. — ■A . A R ­
G U M E N T O E X T R I N S E C O . — Desde el fin del siglo segundo la
tradición común atribuye el tercer E van gelio a San Lucas, discípu­
lo y com pañero de S an Pablo. “ E l médico carísim o” , como le llama el
apóstol de las Gentes, en su epístola a los de Colosa (IV , 14). Entre
¡os principales testimonios, hay que alegar el de Clem ente de A le ja n ­
dría, San Ireneo, Tertu lian o y el Canon de M uralori. P ero San
Lu cas era en la comunidad cristiana un personaje dem asiado os­
curo para que se colocara b ajo su nombre una obra que representaba
en parte la predicación de San Pablo.
B. A R G U M E N T O I N T R I N S E C O . — E l análisis interno del li­
bro confirm a el testimonio de la tradició n; ella m uestra que el autor
era médico, griego de origen, espíritu culto y discípulo de Pablo. —
o) E ra médico, como lo prueba la precisión con que describe las en­
ferm edades; — b) griego de origen y espíritu cultivado; un estilo más
puro y más elegante que el de los dos prim eros evangelios, m ayor rique­
za de vocabulario, más arte en la com posición, son indicios seguros
de que el grieg o era la lengua m aterna del au to r; c) discípulo de San
Pablo; hay con efecto, entre el E van gelio tercero y los escritos de
San Pablo notables afinidades tanto en el fondo como en la fo r m a :
la relación de la cena, en el tercer E van gelio ( X X I I , 17, 20) es casi
idéntica a la d e 'la prim era Epístola a los Corintios (X I, 23, 2 5); rl
tercer E van gelio, m ás que los otros, pone de relieve las tesis fa v o r i­
tas de S an P ab lo: la necesidad de la fe, la gratuidad de la ju stifica­
ción y el carácter universal del cristianism o; en cuanto a la forma,
se han podido señalar 175 palabras usuales a los dos escritores.
F echa y lugar de composición. — L a opinión de la m ayor parte
de los católicos y aún de los protestantes, es que el tercer E va n g e ­
lio fu e compuesto antes del año 70 en Roma o en el A sia menor,
o en Corinto, o en Cesárea.
220. — 4.0 Autenticidad del Evangelio de San Juan. _ L a au ­
tenticidad del cuarto E van gelio ha sido negada por cierto número de
criticas protestantes y racionalistas (B au r, Strauss, J. R cvillc, Loi-
SECC IÓ N I I . — LA DIVINIDAD DEL C R IS T IA N IS M O 817

sy). M uchos críticos liberales, entro ellos Renán H arn ack, Julicher, le
reconocen una autenticidad p a rc ia l: el cuarto E van gelio contendría
un fondo tradicional más o menos im portante que tendría el apostol
San Juan, por autor. L a autenticidad del E va n gelio de San Juan,
admitida por lodos los críticos católicos se apoya en los mismos a rg u ­
mentos que los tres E van gelios primeros.
A. A R G U M E N T O E X T R I N S E C O . — A l final del siglo segundo
son ya numerosos los testim onios que atribuyen el cuarto E van gelio al
apóstol San Juan. A dem ás de los de Tertu lian o y el Canon de Mura-
tari, de Teófilo de A n tioqu ia, he aquí dos testim onios im portantes:
— i. E l de San Ircnco, obispo de Lion, discípulo de San Policarpo,
que a su vez había sido discípulo de San Juan. E scrib e hacia el año
185: “ Juan, discípulo del Señ or que descansó sobre su pecho, ha es­
crito también su E van gelio cuando vivía en E feso , 111 A sia ". — 2. E l
de Clem ente de A leja n dría, que escribe algunos años después de San
Ireneo que “ Según la tradición de los antiguos, Juan, el último de
los evangelistas ha escrito el E van gelio espiritual, b ajo la inspiración
del E spíritu Santo y a ruego de sus fam iliares.” — 3. L a tradición
cristiana que viene a ser corroborada por los testimonios de la tra­
dición heterodoxa, Celso, los judaizantes, los gnósticos B asilides y
V alentín, defienden el origen Joánicn del cuarto E van gelio. A sí este
E van gelio cuarto ya estaba difundido por lodo el universo cristiano
a mediados del siglo segundo, lo que supone que se remonta el pri­
m er siglo, y testim onios ortodoxos y heterodoxos autorizados lo a tr i­
buyen al apóstol San Juan. E s inverosím il que se hayan engañado
sobre el verdadero autor y que hayan confundido a Juan el A póstol,
con Juan el anciano de que habla T a p ia s; por lo demás es bastante
probable que ambos designen una misma persona.
B A R G U M E N T O I N T R I N S E C O . — D el exam en intrínseco del
libro se infiere que el autor del cuarto E van gelio era judío de origen,
apóstol; aún m ás, que era el “ apóstol amado de Jesús” .— a) era j u ­
dio de origen, los m uchos hebraísm os que se encuentran en su len ­
g u aje grieg o , los términos aram eos que cita y que correctam ente in­
terpreta a sus lectores, los usos judíos que fielm ente describe, los
pormenores topográficos que da sobre Palestina y Jerusalén, lodo
esto prueba bien a las claras que se tra ta de un autor fam iliarizado
con las ideas, lengua y tradiciones religiosas de los judíos. — b) E l
autor era apóstol. L a narración de los hechos es tan v iva , tan pre­
cisa e íntima que supone un testigo ocular que re fiere lo que ha v is ­
218 MANUAL DE APOLOGÉTICA

to. — c) E l autor era el discípulo amado de Jesús. S i oreemos el ú lti­


mo capílulo cu ya autenticidad no o frece duda alguna, el cuarto E va n ­
gelio tiene por autor al discípulo amado de Jesús ( X X í. 20, 24); ahora
bien de los tres apóstoles Pedro, S an tiago el m ayor, y Juan que v i­
vían en más íntima fam iliaridad con N uestro Señor, los dos primeros
deben ser eliminados porque habían m uerto antes de la composición
del libro. H ay que notar, además, que Juan el Apóstol y los miembros
de su fam ilia, jam ás son nombrados explícitam ente en el cuarto E va n ­
gelio, m ientras que los otros apóstoles lo son con m ucha frecu en ­
cia ; este silencio es muy natural en la hipótesis de que el autor del
libro callaba su nombre por discreción.
F ccha y lugar de composición. — E l cuarto E van gelio ha sido
compuesto en É feso, hacia el fin del siglo primero, entre el ochenta y
cien, al menos según la opinión de los críticos católicos. (1)

§ 3. — Y 'e r a c i h a d i>f i o s E v a n g e lio s

221. — Los E van gelio s han llegado hasta nosotros substancialmcii-


le Íntegros y tienen por autores a dos apóstoles: San M ateo y San
Juan, y a dos discípulos de los apóstoles: San M areos y San Lucas.
A h ora falta resolver una tercera cuestión: ¿cuál es el valor histórico
de estos documentos?
Dos condiciones se requieren para que el historiador sea digno
de fe : i." que esté bien inform ado; y 2." que sea sincero (V . núme-
meros 166 y 169). Conocer los hechos tales como se lian desarrollado,
saber la verdad y quererla d ecir: todo está en esto. V am os, pues, a
in vestigar si los E van gelistas han llenado estas condiciones, propo­
niéndonos la cuestión separadamente, según se trate de los Sin ópti­
cos, esto es, los tres prim eros E van gelios, o del cuarto, el de San
Juan.
222. — I. Valor histórico de los Sinópticos. — L a palabra “Synop-
ticos", aplicada a los tres prim eros E van gelios, viene de que si se dis­
ponen los textos de los citados E van gelios en tres columnas, co n fro n ­
tando las partes comunes, se obtiene una synopsis (gr. vista sim ultá­
nea), esto es, una vista de conjunto del contenido evangéliieo con­
cordante en numerosos puntos. P a ra determ inar el valor histórico de

(I) Loa crítico· racionalista· atrasan mucho m ás U fecha de composición del cuarto
E v an g e lio : entre 160-170 (Baur), haría 125 (Rénan). entre B0-110 (H am adcl, entre 100 125
(Loiay).
SECC IÓ N I I . — LA DIVINIDAD DEL C R ISTIA N ISM O 319

los Sinópticos responderemos a esta doble cuestión: i." ¿ L o s tres pri­


meros evangelistas estaban bien inform ados? 2." ¿E ra n sinceros?
223. — 1." Los tres primeros evangelistas estaban bien informados.
— I’ara establecer esta prim era p an e se impone un trabajo prelim i­
nar: exam inar los documentos mismos para saber en qué condiciones
fueron com puestos; ¿son relaciones de testigos oculares o auriculares
que si- limitan a re fe rir exactam ente lo que han visto ti oído, o han
sido escritos por historiadores que han bebido en diversas fuentes
o utilizado otros docum entos? En otra form a: ¿son obras de primera
mano o de segunda?, y si son de segunda mano ¿cuál es el valor de
las fuentes; son dignas de crédito? N os vemos (aillo más forzados a
proponernos esta cuestión cuanto que los tres primeros E van gelios
presentan sem ejanzas sorprendentes m ientras que difieren enteram en­
te del cuarto. ¿C uál es la explicación de esto? Problem a delicado
que 110 ha recibido hasta el presente otra solución que hipótesis
m á s o menos aceptables. Direm os unas palabras sobre el problema
y soluciones indicadas.
224. — A . E L PK O IiLF.A i.-l S I N O P T I C O . — S i se comparan los
tres primeros E van gelios entre si se advierte en seguida la identidad
de numerosos pasajes, al lado de otros absolutamente divergentes. —
a) Sem ejanzas. I. Y desde luego, el mismo plan t/cueral. M ientras
que el cuarto E van gelio 110 reproduce sino el m inisterio <le Jesús en
Judca antes de la última semana, los tres primeros adoptan una di­
visión cuatripartita, encuadrando los acontecim ientos de la vida pú­
blica de N uestro Señ or en estos cuatro puntos: bautismo de Jesús,
ministerio de Galilea, v ia je a Jerusalén y la última semana en l;i
Ciudad Santa (pasión, m uerte y resurrección). — 2. Narración tic los
mismos hechos. Los tres primeros E van gelios refieren con frecuencia
los mismos hechos m ilagrosos y aún en el mismo estilo y expresiones
ig u a le s: los mismos discursos, sobre tocio en San M ateo y
San Lucas, introducidos por el mismo procedim iento y desembocan­
do en las mismas conclusiones. — b) Divergencias. A l lado de estas
sem ejanzas hay d ivergencias curiosas. A sí encontram os en San M a­
teo y San Lu cas narraciones d iferentes sobre la in fancia de Jesús,
m ientras que en esto guarda silencio absoluto San M arcos. Adem ás,
la ¡a rte narrativa está más desarrollada en San M arcos y los discur­
sos son menos abundantes. L a s partes son especiales a cada uno de los
Evangelistas.
225. — B. S O L U C I O N E S P R O P U E S T A S . — Las tres solucio­
220 MANUAL DK APOLOGETICA

nes principales propuestas al problema sinóptico son la hipótesis de


la mutua dependencia, de la tradición oral y de los documentos. — i.
H ipótesis de la mulita dependencia. Según los partidarios de este
sistem a, los E van gelios se habrían utilizado recíprocam ente, o, con más
exactitud, los de fecha posterior habrían utilizado la obra de los an­
teriores. ¿M ás, quién escribió el prim ero? N o hay acuerdo entre los
crítico s; la hipótesis generalm ente seguida supone que M arcos, q u '
es el más breve, es anterior a San Lu cas y a San M ateo (versión
griega) y les ha servido de fuente.
2. H ipótesis de la tradición oral. Según ella (M eignan Cornely,
F illion, Fotiard. L e Cainus, Levesque) los F.vangelios no tuvieron otrj
fuente que la t radie ion hablada, o al menos, fue ésia la principal;
fueron una reproducción de la catcquesis o predicación prim itiva. Los
apóstoles y m isioneros de la nueva religión, queriendo dar una ense­
ñanza única, tuvieron que h acer una selcción entre los actos y pala­
bras del Señor, por eso encontram os el misino fundo en los tres E va n ­
gelios. A ú n más, los apóstoles, hombres sencillos y sin cultura 110 se
preocupaban en v a ria r la form a b ajo la cual presentaban este fondo
idéntico; a fu erza de repetirse lo que constituía la m ateria de la ca-
téquesis acabó por tom ar una form a única, y por decirlo así. estereo­
tipada. E n tre tanto, como la tradición oral estaba llamada sino a d es­
aparecer, al menos a alterarse, al fa lla r los testigos de la vida de
Cristo, los cristianos quisieron fijarla en escritos autorizados, y du·
aquí, el origen de los Sinópticos. L a s sem ejanzas se explican por el
fondo único que era el objeto principal de la catcquesis prim itiva, y
las d ivergen cias nacieron de la necesidad que tendrían los primeros
predicadores de la fe de adaptar la caléquesis a los d iferen tes m e­
dios o auditorios a que se dirigían. E s claro que el punto de vista
judío no era el m ismo que el g rieg o o el rom ano; ante los judíos
se tenía que dem ostrar que Jesús era el verdadero M esías anunciado
por los profetas y que había instituido el reino esp erad o; en Roma
o en las ciudades grieg as el argum ento protético 110 tenía ningún
alcance, los apóstoles presentaban a Jesús como un enviado divino
a quien D ios había dado todo su poder. — 3. H ipótesis de los docu­
mentos. Según esta hipótesis, las relaciones entre los Sinópticos se
deberían al empleo de documentos e sc rito s; los unos (Eichhorn...)
suponen un sólo documento prim itivo más o menos retocado; los otros
(Schleierm acher, Renán, Schm iedel, I-oisy) adm iten, en la base de
los sinópticos, m uchos documentos a rám eos y griegos que los auto­
SECC IÓ N I I . — LA DIVINIDAD DEL C R IST IA N ISM O 221

res sagrados habían utilizado y adaptado a su o b jeto : por último,


hay algunos (VVciss. W cn dt, S tap fer, A. R e v illcl que distinguen en
los E van gelios dos fuentes principales: un proto-M arcos en griego o
extracto de los principales hechos y discursos del Señor, y un proto-
mateo, en hebreo, o colección de discursos. U na hipótesis m ás recien­
te (B a tiffo l, Ertnoni, Lagran ge, Gigot, Cam erlyn ck) supone en lugar
del proto-M arcns, el M arcos actual que habría sido utilizado por los
otros dos sinópticos, que también se habría servido de las Logia o dis­
cursos del proto-M arcos y de otras fuentes particulares como lo ates­
tigua San Lucas (T. i.).
¿C uá l es el valor de estas ires hipótesis? — L a hipótesis 1.“ de la
dependencia común no exp lica las d ivergen cias existentes entre los
tres documentos. S an M arcos 110 hubiera podido serv ir de fuente
más que para los hechos. P o r otra parte si suponemos que San Lucas
ha utilizado a San M ateo ¿cóm o se explica que las relaciones so­
bre la infancia de Jesús no estén acordes y que los discursos y pará­
bolas de San M ateo falten en San Lucas cuando ambos conceden
tanta im portancia a las enseñanzas de Jesús? — La hipótesis 2.* d¿
la tradición oral explica fácilm ente la sem ejanza general por lo que
hace al fondo; es muy verosím il que la catcquesis prim itiva haya
tenido el mismo o b jeto; los mismos hechos, m ilagros y discursos. Pero
lo que 110 explica esta hipótesis es 1) que los mismos hechos estén
agrupados en el mismo orden y con los mismos lazos artificiales, y
2) que los autores sagrados concucrden en porm enores secundarios y
difieran en cosas más im portantes, como en la fórm ula de la oración
dominical y al re fe rir la institución de la E ucaristía. Indudablemente
estas particularidades suponen una dependencia respecto de docu­
mentos escritos. — L a hipótesis 3.· ríe un documento primitivo único es
inadmisible porque 110 se comprende en este caso por qué San M ar­
cos habría elim inado los discursos. La hipótesis de varias documentos
explica las d ivergencias pero no la concordancia de los escritores sa­
grados ya en el plan general, ya en la elección de m ateriales, ya en
su orden y disposición. Tam bién la hipótesis de las dos fuentes ha
sido rehusada por la Com isión bíblica el 26 de junio de 1912.
Conclusiones. — 1. N inguna de las tres hipótesis: dependencia
mutua, tradición oral, documentos es del todo satisfactoria. L u ego no
se puede resolver el problema sinóptico con una de las tres hipótesis
exclusivam ente: deberán com binarse y tom ar de cada 1111a lo que sea
m ejor. Desde luego hay que conceder una gran parte a la in fluen cia de
222 MANUAL LIE APOLOGÉTICA

la tradición oral, asi corno lanil>icn titilemos suponer que cada evan­
gelista ha puesto a contribución sus recuerdos personales y sus fuen­
tes particu lares. En fin. nada impide creer, para e xp lica r el plan gene­
ral. que los. Sinópticos se hayan servido de uno o dos documentos
prim itivos: uno conteniendo lina selección de los hechos del Señor
y el otro una selección de sus discursos.
2. Sea cual fuere el modo de composición de los Sinópticos, se
desprende de lo dicho — y esta es la única cuestión que nos intere­
sa — que podemos considerar el testim onio de los tres prim eros E va n ­
gelios como viniendo de historiadores bien informados, porque, o los
S inópticos refieren aquello de que han sido testigos o aquello que mu­
chos otros habían visto y oído, lo que constituía el objeto de la pre­
dicación corriente, lo que los prim eros m isioneros de la religión cris­
tiana anunciaban por doquier sin que sus adversarios hayan podido
convencerlos del error. En uno y otro caso nos hallam os en presencia
de testigos que conocían con exactitud las cosas que referían .
226. — 2." Los tres primeros Evangelistas eran sinceros. — No
sólo estaban bien inforinados los Sinópticos, sino que también eran
sinceros. E sta sinceridad se deduce evidentem ente: — a.) de lo cri­
tico iiilcriiii de los livongelíos. La exposición que hacen da la im pre­
sión de que se trata de personas que refieren hechos tal como pasa­
ron y que dicen las cosas como son: (pié jioco liso njero es el re tra ­
to que hacen de sí m ism os; 110 vacilan en con fesar su origen hum il­
de, la estrechez y lim itación de su inteligencia, sus debilidades, sil
cobardía en el curso de la Pasión de su M aestro, su descorazonam ien­
to e incredulidad después de la m uerte del S alvador, b) del ningún
Ínteres que podían tener en mentir. E l hombre 110 m iente, de ordinario,
sino es en su pro vech o; pero aún piensa menos en m entir si teme qu’e
le pueda costar la vida su im postura. E s verdad que se puede m o­
rir por fanatism o o por defender una idea errónea, pero aun enton­
ces es necesario que la ten ga por verdadera, porque a mellos de ser
loco, no se miente para sostener lo |ue se cree falso. In que 110 re­
porta utilidad alguna, lo que im]>onc sa crificio s, y si 110 es absoluta­
mente ju sto concluir con Pascal (1 ), que se ha de creer “ las historias cu-

(I) Según la edición H avet, página 387. el texto de Pascal ea com o sig u e : »Yo no
cre o m ás que la · historias cu yo· testigos se dejarían degollar. · L o que equivale a decir
que jam ás nadie se ha prestado al martirio per afirmar que he visto milagros que en rea­
lidad no ha presenciado, y que nadie será tan insensato hasta el punto de sufrir el m ar­
tirio por sostener una mentira.
SE C C IÓ N I I . — LA DIVINIDA D DEL C R ISTIA N ISM O 223

yos testigos se dejan d egollar", por lo menos podemos decir que no


hay m otivo para dudar de la sinceridad de sem ejantes testigos.
P ero ¿a que insistir sobre la sinceridad de los E van gelistas? En
nuestra época no hay ningún critico serio que la ponga en duda. En
verdad “ hubo un tiempo — dice M. H arnack — en que se consi­
deraba obligatorio m irar la literatura cristiana prim itiva, incluso el
N uevo Testam ento, como un tejido de m entiras y de frau des; pero
esos tiempos han pasado". Indudablemente los tiempos en que los ad­
versarios del cristianism o acusaban a los E van gelistas de impostura
y de fraude han pasado, pero los ataques no han hecho más que cam ­
biar de terreno, como vam os a ver.
227 . — Objeción. — Teoría de la idealización. — Los racion alis­
tas modernos admiten la sinceridad de los E v a n g e lista s: pero dicen
que hay que distinguir en los evangelios un doble elem en to: el na-
lu r a l y el sobrenatural. Partiendo a priori del principio, que el m ila­
gro 110 existe ni es posible, 110 reconocen valor histórico sino al ele­
mento natural. ¿Cóm o exp licar entonces la presencia del elemento
sobrenatural en los E va n gelios? Un antiguo sistem a — escuela natu­
ralista de Paulus — pretendía que los m ilagros eran hechos ordina­
rios que habían tomado un carácter m aravilloso al pasar por la im a­
ginación de los orientales y que la crítica podía reducir a sus justas
proporciones y exp licar según las leyes de la naturaleza. O tro siste­
ma, el único de que debemos hacernos cargo actualm ente, cree elim i­
n ar el elemento sobrenatural atribuyéndole a un lento trabajo de idea­
lización progresiva realizado en torno tle la vida y persona de C ris­
to; los E van gelio s 110 serán libros puramente históricos sino "ante
todo, libros de edificació n ” donde la crítica debe discernir lo que es
“ recuerdo prim itivo de lo que es apreciación de fe y desenvolvim iento
de la creencia cristiana (1 )" . Las narraciones de curas m aravillosas
obradas por C risto 110 serán, en m anera alguna, procesos verbales autén­
ticos de lo que sucedió en tal o cual ocasión ; han sido transpuestos,
corregidos, am plificados según el gusto de los E van gelistas, el interés
de la edificación y las necesidades apologéticas (2). E11 otros términos,
los m ilagros serían mitos o leyendas ingertadas en la historia real
del Salvador. ¿C uán to tiempo lia sido necesario para la elaboiación
lie esas leyendas? A penas un siglo, según la escuela mística de
Slrauss. M ucho menos, según una nueva escuela (B randt, Schm icdel,

0 ) L oity , L e t Evan giles synotftiQuet.


(2> Ibid.
224 MANUAL DE APOLOGÉTICA

L o isv), que estima que el trabajo de idealización ha podido llevarse a


cabo en menos de medio siglo ( i) .
Refutación. — i. E l punto de partida del sistema de la idealiza­
ción. esto t's, la negación de lo sobrenatural, es un p reju icio raciona­
lista cuyo fundam entó 110 se puede justificar. — 2. E l sistema mismo
aplicado a los sinópticos está en contradicción con los hechos. En pri­
mer lu gar no está de acuerdo con la fech a de composición de los
evangelios. L a redacción de éstos ha seguido a los acontecim ientos
muy de ccrca, pero la idealización, la leyenda, requiere para form ar­
se, largo espacio de tiem p o : esto es, lo que decidió al racionalista ale­
mán Strauss, a relegar la com posición de los evangelios hacia el
año 150. Cuando la crílica im parcial hubo de reconocer que los si­
nópticos habían sido compuestos antes de fin a lizar el prim er siglo
fué necesario introducir algunas m odificaciones en la teoría de la idea­
liz a c ió n : entonces se pretendió que la idealización puede llevarse a
cabo más rápidamente, luego se achacó a la fe lo que en otro tiem ­
po se había atribído a la leyenda y tuvim os la famosa distinción en­
tre el Cristo de lo f e y el de la historia. M ás ¿cóm o la fe hubiera po­
dido ponerse en contradicción tan flagrante con los hechos de la his­
toria cuando éstos eran tan recientes que todo el mundo podía com ­
probar su exactitu d? — 3. S eria fácil, por lo demás, dem ostrar que
los evangelistas se preocupan únicam ente de dar una narración fiel
de la carrera de su m aestro y no de describir la fe cristiana de aque­
llos tiempos prim itivos, pues en este punto vienen con retraso, con res­
pecto a San Pablo, cuyas epístolas, sin embargo, eran anteriores.
San Pablo, con efecto, ¿no a firm a claram ente la divinidad de Cristo
y el valor satisfactorio de su m uerte, cuando estos dos dogm as apenas
están insinuados en los sinópticos, hasta el punto que los racion alis­
tas han podido pretender su ausencia completa en ellos? L a teoría
de la idealización carece de base y la conclusión que se impone tras
el exam en de los sinópticos es que sus narraciones son independientes
de la fe nueva de la iglesia y no han sufrido la inflcneia de las ideas
ambientes, en una palabra, que son puramente históricas.
228. - Valor histórico del IV. Evangelio. — A . A D V E R S A R I O S .
La m ayor parte de los críticos racionalistas han negado v alo r h istó­
rico al cuarto E van gelio y si le conceden algo es una historicidad re-

(I) Según M. Loiey, U redacción definitiva del Evangelio de San M arco· puede ver
ñjada aproximadam ente hacia el año 75, y la del primer Evangelio y del tercero cerca
del año 100.
SECC IÓ N I I . — LA DIVINIDAD DEL C R ISTIA N ISM O 225

lativa. — o) Los unos (Strauss) han pretendido que el autor del cuar­
to E van gelio había pintado un Cristo histórico según el ideal que h a­
bía forjad o su mente. — b) O tros, como Renán y ciertos críticos in ­
dependientes de nuestra época (Ilarn a eh ) reconocen en esta obra un
fondo de tradición histórica, pero consideran los discursos como fic ­
ciones. — b) O tros, en fin, como J. R evíllc, Loisy ( i ) , Gouignebert,
consideran el cuarto E van gelio — tanto en su liarte n arrativa como en
sus discursos — como una composición artificial, destinada a exponer
bajo el velo de la alegoría las ideas propias del autor.
B. P R U E B A S D E L A H I S T O R I C I D A D — E l cuarto E van gelio no
es en m anera alguna una com posición artificial, pues fácilm ente se de­
muestra el carácter histórico de los hechos y discursos que allí se con­
tienen. — n) Carácter histórico de los hechos. Q ue los hechos m ila­
grosos reseñados en el cuarto E van gelio no sean simples alegorías,
sino hechos m uy reales se desprende: — i. del fin de la obra. E l
autor mismo declara, al fin fie su obra, que trata de inducir a sus
lectores a creer “ que Jesús es el Cristo, el h ijo de D ios, para que cre ­
yendo en él tengan la vida en su nom bre” . A menos de considerarle
un impostor — cosa que 110 hacen los racionalistas — es preciso ad­
mitir que él ha entendido dem ostrar su tesis no apoyándose en n a ­
rraciones alegóricas sino en hechos tomados de la historia de Jesús:
que de esta historia él separe un pequeño número de hechos, que eli­
ja los más típicos, los que hacen más a su objeto (2), que omita los ges­
tos y las palabras del Señor que 110 llevan a su intento y señaladamente
aquello que ya estaba contado por los sinópticos es cosa muy natural,
pero tampoco es menos cierto, que el es un testigo que re fie re "lo que
ha visto con sus ojos y percibido con sus oídos y lo que sus manos
han tocado del V erb o de vid a” (I, Joan I, 1, 3 ); — 2. del exam en tn-
terno del libro. N o se podría pretender desde luego que el E v a n ­
gelio de San Juan no es histórico porque no tiene el mismo fon ­
do que los Sinópticos, porque ni los Sinópticos ni San Juan han te­
nido la intención de ser completos y si San Juan ha querido com pletar

(1) Según M . Loisy H n to u r <fun netff liort). el cuarto Evangelio no e s el eco directo
de la predicación de Cristo. E s m is DÍen un libro de teología m ística en el cual se per­
cibe la voz de la conciencia cristiana, pero no el Cristo de la historia.
(2) E s indudable que el autor del cuarto Evangelio cuida menos de exponer los hechos
(pie de interpretarlos, y que su lelato de la vida del Salvador no es esencialm ente histó­
rico como el de los tres primeros Evangelistas, sino que es m ás bien doctrinal y teoló*
gico. P ero criando el historiador no se contenta con narrar simplemente un hecho Histórico,
sino que se aplica m ás a comentarlo y a deducir de él conclusiones dogm áticas, no por
esto d e j· de ver histórico el hecho comentado.

1PO LO O ÍTIC A . — 15
226 M A N fA r. of: a p o l o g é t i c a

a sus antecesores, como insinuam os arriba, se explican muy bien las


d iferen cias de fondo: por lo demás, no lodo son d ivergen cias; los S i­
nópticos y el cuarto E va n gelio tienen fu ñ io s inm unes. H ágase la com ­
paración y se com probará que a través de variantes de pequeña im ­
portancia, los hechos son referidos por una y por otra parte con la
misma exa ctitu d ; tales son, por ejemplo, la relación de la m ultiplica­
ción de los panes, del cam inar de Jesús sobre las olas, de su entrada
triu n fal en Jerusalén y de su P a s ió n ; ahora bien, si sobre todos estos
puntos se concede v alo r histórico a los Sinópticos, ¿con qué derecho
se le rehúsa al cuarto E va n gelio ? En cuanto a las narraciones que son
propias de este último, podemos todavía ob servar que los sucesos
se refieren con tanta muchedumbre de pormenores que serían muy
supérfluos en la hipótesis de una narración sim bólica. E l cuarto E va n ­
gelio nota las circunstancias de persona, tiempo y lugar con más
diligencia que el mismo San Lu cas, señala, por ejem plo, que Nico-
demus vino a Jesús de noche (111,2), que la entrevista de Jesús con
la Sam aritana tuvo lu gar a la hora sexta (IV , 7 ), dice que la piscina
probática se encuentra en Jerusalén cerca de la puerta de las O v e ­
jas (V , 2), no menos m inuciosam ente describe los usos y tradiciones
de los judíos, sus fiestas, las divisiones intestinas entre judíos y sama-
ritanos, entre fariseos y saduceos, el estado político de Palestin a, los
detalles topográficos relativos a G alilea, el lago de Genezareth, Jeru ­
salén. T o d o esto indica muy claram ente que se trata de un historia­
dor escrupuloso que re fiere los hechos tal como pasaron, y no de
un místico, que inventa historias para adaptarlas a su sistema o
teoría.
6). Carácter histórico de los discursos. — Si los hechos con­
tenidos en el cuarto E van gelio son históricos, no vemos por qué
razón no lo serían los discursos. Se ha hecho notar, es verdad, que
m ás que los hechos, tanto en el fondo como en la form a difieren
los discursos de aquellos que encontram os en los Sinópticos. P ero aun
que no se debe ex